www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3489942
Para todos los públicos La aventura del saber - 17/02/16 - ver ahora reproducir video 56.54 min
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hasta el 6 de marzo, Madrid acoge la feria

de arte contemporáneo FLECHA. Un encuentro que puede presumir

de contabilizar 8 millones de visitas

y que cumple 25 años de vida. Es una gran ocasión

para acercar el trabajo de grandes artistas

al gran público en general. Hoy, en "La aventura del saber",

les contamos dónde. Empezamos con el sumario.

Empower Parents es un proyecto destinado a familias

con niños con trastorno del espectro del autismo.

Tiene como finalidad desarrollar una metodología

y herramientas adecuadas para facilitar el acceso

a los museos por parte de personas con este trastorno,

con el fin de que puedan normalizar la visita a estas instituciones

dentro de sus hábitos de ocio cultural.

El programa tiene como objetivo claro

el hacer de los museos espacios más abiertos,

accesibles e inclusivos.

(Música)

Minuto gastronómico en "La aventura del saber"

con la presencia e inestimable ayuda de don Rafael Ansón,

presidente de la Real Academia de Gastronomía.

Hoy hablamos del auge de los mercados gastronómicos.

Bienvenido. ¿Qué tal?

¿Los mercados gastronómicos no son los mercados de toda la vida?

Porque esto de los mercados financieros,

los mercados de valores, son cosas...

Es otra cosa. Es otra cosa, ¿no?

Los mercados antes no era nada más que los productos de proximidad,

los que había alrededor del pueblo o del lugar.

Se reunían de vez en cuando, una vez a la semana,

o incluso, en América, mucho más tiempo,

porque era más difícil llegar al lugar.

Y ahí colocaban los alimentos y las bebidas

que habían conseguido a lo largo del tiempo.

¿Cómo ha evolucionado eso?

En la actualidad, con el transporte rápido y el frío,

la oferta de alimentos en el mercado, llamando mercado a Mercamadrid,

los supermercados, etc., etc., es enorme.

¿Cuál es el éxito de Madrid a mi modo de ver?

Hemos creado los mercados boutiques, los mercados gastronómicos.

No solo se va a comprar comida, se va a comer.

Se va a pasear, se va a tapear de mercados.

Tapear es una palabra que me encanta de Ferran Adrià.

Se puede tapear de museos, tapear de compras, de amigos.

Y se puede tapear en este tipo nuevo de mercados,

como el de San Miguel, el de San Antón y tantos otros.

La Boqueria, ¿no? Cada día más.

Y en Barcelona, La Boqueria, con su famoso Pinocho.

La Boqueria es uno de los lugares más visitados por los turistas.

Pero el Mercado de San Miguel, lo mismo.

Creo que en eso, como en tantas cosas,

España ha innovado y ha establecido un nuevo tipo

de mercados gastronómicos, de boutiques de mercados,

que son absolutamente singulares

y que permiten comer, pasear, charlar, tener amigos,

y además, comprar comida y llevarla a casa.

Muy bien. Muchas gracias.

Es para nosotros una oportunidad extraordinaria contar hoy

en "La aventura del saber" con Alison Margaret Peacock,

la doctora Peacock,

que es dama comendadora de la Orden del Imperio Británico

por sus servicios a la educación en su país.

Bienvenida. Muchísimas gracias por aceptar nuestra invitación.

Y enhorabuena.

Enhorabuena por su método y por sus esfuerzos

por la mejora de la educación en su país y en el mundo entero.

Gracias. La primera pregunta es:

¿qué debemos entender por una persona educada?

¿Qué es una persona educada?

(HABLA EN INGLÉS)

La educación es sobre la vida.

Todo lo que hacemos en la vida es aprender.

Y lo que necesitamos hacer en nuestras escuelas

es hacer posible que nuestros alumnos vean

que no hacemos algo con ellos, sino...

que lo que queremos es que se hagan preguntas sobre la vida.

Que averigüen lo que tienen que...

contribuir para la sociedad.

La educación es lo que hacemos todo el tiempo.

¿Y cuál es la tarea del educador entonces?

Ser profesor es ser guía, ser un instructor.

Ser alguien que inspire.

Alguien que haga que los niños encuentren lo mejor de sí mismos

y florezcan y sean lo mejor que pueden ser.

No hay ningún trabajo tan importante como es ser un profesor.

Hablemos ahora de su método, de un método que trata

de educar creativamente y sin límites.

Mi investigación, el trabajo que he hecho

con la Universidad de Cambridge, lo llamamos Aprender sin Límite.

Eso significa que el aprendizaje está abierto a todo el niño.

No solamente a los niños

que el profesor piensa que podrían aprender,

sino cada niño puede aprender.

Cómo nosotros como profesores encontramos la manera

de que cada niño aprenda.

En oposición de buscar siempre lo que el niño hace mal.

Sino es preguntarse qué podemos hacer.

Es también que la familia crea

que los niños pueden lograr mucho más de lo que piensan.

Es sobre ambición, inclusión,

esperar lo mejor de cada uno de ellos.

¿Es porque, a veces, de los alumnos que no se espera tanto,

luego uno se encuentra más?

Hablo mucho de que los niños nos sorprendan.

Que sean capaces de lograr mucho más si confiamos en ellos.

Y así podemos proveerles el mejor escenario para aprender.

Cuando dejamos las puertas abiertas a todos,

cuando nuestros profesores son creativos,

cuando les permiten expresarse de formas variadas.

No es sobre el aprendizaje estrecho,

no es sobre aprobar exámenes.

Es pensar, son ideas, emprendimiento,

ambición de la vida.

No solamente lo que tengo que hacer en una clase para aprobar.

¿Y qué exige eso de los profesores, ese modo de entender la enseñanza?

Los profesores, ellos mismos también son niños que han crecido.

Necesitamos reconocer que el aprendizaje dura toda la vida.

Tenemos que apoyar a los profesores que se abran a nuevas ideas.

Cuando tienes esa apertura en tu alma, en tu espíritu,

puedes asumir nuevas ideas, nuevos pensamientos.

En España, por lo que sé,

hay una sed real

para mejorar la educación hasta lo mejor que sea posible.

Para que nuestros niños puedan tener éxito

también en la industria, en los negocios,

pero también en su propia vida personal.

Sus amigos...

Necesitamos que los profesores

descubran que lo que ellos hacen supone una diferencia.

¿Y a los padres se les exige algo especial

en este nuevo modo de ver?

Bueno, nuevo o antiguo,

porque realmente ha habido muchos esfuerzos

en esta misma dirección.

Para los padres,

lo más importante que pueden hacer es quererlos, es disfrutar con ellos.

Pero también deben esperar mucho de ellos.

Deben saber que si les explican las cosas, lo entienden.

Les pueden introducir a la literatura, a las cosas.

Los niños aprenden pensando.

Cuanto más dialogan, cuanto más se comprometen,

hacen preguntas interesantes...

Cuanto más se compromete, se engancha un niño en pensar,

más aprende.

Los padres tienen un rol importante. Yo soy una madre,

y creo que lo más importante es quererles.

De todos modos, aquí, en España, hay ahora una discusión generalizada

acerca de los deberes en casa,

sobre todo de los críos menores de 9 o 10 años.

¿Cómo va eso en el sistema que usted propugna,

en su método de enseñanza?

Los deberes son una de estas cosas

que, internacionalmente, la gente nunca se pone de acuerdo.

Porque unas personas piensan que deben ser más; otros, menos.

Creo que lo más importante es que los niños,

si están en el colegio,

y lo que experimentan en el colegio

les hace sorprenderse y quieren saber más,

tienen que consultar Internet, libros,

tienen mucha suerte de poder averiguar mucha información.

Lo más importante que podemos hacer en casa

es alimentar las llamas de la curiosidad, de las preguntas,

de la investigación.

En términos de deberes formales,

lo más importante es que los niños lean.

Que lean toda clase de cosas.

Porque leer es abrirse a un nuevo mundo en nuestra cabeza.

Es el tipo de deberes más importante.

Pero no sé, nunca lo vamos a lograr del todo.

Siempre habrá gente que querrá más, gente que querrá menos.

Muy difícil.

En cualquier caso, ¿qué potencialidades ve usted

en este método de enseñanza, mirando a medio y largo plazo?

¿Qué espera de sus alumnos?

Creo que nuestra visión del aprendizaje sin límites,

tal como lo veo funcionando en Inglaterra,

es que los niños son más vivos,

están excitados, emocionados de aprender.

No les reñimos.

No se comparan unos con otros.

Están mucho más interesados

en sacar lo mejor de sí mismos a nivel personal.

Se preguntan qué puedo hacer, qué puedo hacer hoy que no hice ayer.

Si pensamos en los adultos en la vida profesional

y en la vida social,

los adultos que quieren hacer las cosas mejor,

quieren mejorar su jardín, quieren desarrollar nuevos hobbies...

El aprender alimenta el alma.

La idea de aprender sin límites

descansa en esto, que aprender es para siempre.

Y si algo no sabes hacer,

tienes que plantearte: "No sé hacerlo todavía",

que es muy distinto a decir: "No lo puedo hacer para nada".

Si podemos inspirar esta idea en los niños,

entonces sí que podemos lograr una diferencia siempre.

Muy bien, ha sido un verdadero honor compartir estos minutos con usted.

Muchísimas gracias, mucho éxito y hasta siempre.

Les hablamos ahora de Empower Parents.

Desde el inicio de este proyecto en 2013,

junto a Hablarenarte y el Queens Museum de Nueva York,

se ha trabajado en dos direcciones.

Por un lado, hacer de los museos espacios más accesibles,

y por otro, empoderar a las familias con niños autistas

para que estas asumiesen un mayor protagonismo

haciendo suyo el espacio del Museo ICO

y del resto de instituciones con las que se ha colaborado.

Las familias tienen mucho que decir en el diseño de las actividades,

las evaluaciones de las sesiones

y en gran parte del desarrollo del proyecto.

(Murmullo)

(CANTAN EN INGLÉS)

(CANTAN) "Hola, niños".

"¿Cómo estás?".

"Muy bien. Gracias".

-Empower Parents nace en 2013.

Es una iniciativa que se desarrollaba en Nueva York, en el Queens Museum.

En el 2013 tuvimos la oportunidad, gracias a una beca,

a un premio internacional, de conseguir financiación

para poder implementar el proyecto aquí, en Madrid, en el Museo ICO.

Es un proyecto dirigido a familias que tienen niños y niñas

con el trastorno del espectro autista,

y lo que se genera desde Empower Parents,

de ahí el nombre,

es orientar una acción y un trabajo

dirigido a los padres que tienen estos niños

para generar con ellos una comunidad de aprendizaje.

(Música)

-Desde la Fundación ICO llevamos mucho tiempo

apostando por desarrollar e implementar

una línea de actuación en torno a la accesibilidad

hacia la inclusión en el museo,

y digamos que Empower Parents fue el pistoletazo de salida

definitivo para poder desarrollar esta línea.

Y si nuestra pequeña aportación puede ayudar a sensibilizar

a parte de la población sobre qué es el autismo

y que tenemos que tener una capacidad más empática

hacia las personas que lo sufren,

pues también es uno de los objetivos conseguidos

además del resto del proyecto.

-Siempre tenemos una misma rutina de sesión,

una misma rutina de trabajo,

porque este aspecto es fundamental en lo educativo

para los niños y las niñas con los que trabajamos.

Es necesario que haya una estructura muy definida de espacio

y una estructura muy definida de tiempo

para evitar frustraciones,

y, sobre todo, para permitir que los niños

puedan crear y puedan desarrollar su actividad en el museo

con total libertad.

-Hola, me llamo David.

(TODOS) ¡Hola, David!

-¿Me llamo? -Nacho.

(TODOS) ¡Hola, Nacho!

(Música emotiva)

-Previo a la sesión que realizamos en el museo,

remitimos siempre una información

explicando la actividad que vamos a hacer a las familias

para que ellos puedan anticiparla en casa

y puedan prepararlo durante la semana.

Pues qué es lo que vamos a trabajar, cuáles van a ser los objetivos,

a qué personas se van a encontrar los niños en el museo...

Y siempre tenemos la misma secuencia.

En el hall del museo se recibe a las familias,

buscando siempre o intentando que esa comunidad

se siga manteniendo y se siga fortaleciendo.

Es el momento en el que las familias

se encuentran detrás de la sesión anterior.

Los niños empiezan tímidamente a interactuar unos con otros.

(Música)

-Alonso tiene ocho años.

Le diagnosticaron con tres años y medio,

aunque a los dos años y medio, más o menos,

empezamos a ver que algo pasaba.

Tiene diagnosticado autismo puro.

Con una inteligencia superior a su edad.

Pero aún no se puede medir por la edad que tiene.

Por un lado, es un alivio saber lo que le pasa ya a tu hijo,

y por otro, te genera la angustia

de no saber qué hacer a partir de entonces.

Nuestra trabajadora social fue la que nos empujó un poco

a que nos decidiésemos, y nos alegramos muchísimo.

Porque desde el momento de la entrevista

para ver si dábamos el perfil para entrar en el proyecto,

quisimos entrar en el proyecto.

Cada semana, unos son líderes, otros, colíderes...

Al final, estás implicado totalmente.

Las personas que llevan el proyecto desaparecen hacia atrás

y los padres son los protagonistas y los niños también.

La verdad es que es un proyecto para empujar un poco

y dar visibilidad al autismo.

Y queremos participar de los espacios

como cualquier otra familia.

-Trabajamos con niños que tienen trastorno de espectro autista,

pero realmente está dirigido a los padres.

Ellos son el centro que articula todo nuestro discurso

y toda nuestra estrategia de empoderamiento.

Ellos, de manera previa,

deciden qué tipo de actividad se va a hacer

para luego explicarla también ellos ese sábado por la tarde

cuando desarrollamos la actividad.

-Le veo contento.

Él está a gusto.

Nosotros nos vamos cargados de energía para otras tres semanas,

porque la sesión suele ser una vez al mes,

y es un sentimiento que tenemos todos.

-Una vez que hemos caminado todos como tortugas en el Museo ICO,

y cerramos esa actividad en sala,

nos dirigimos siempre a la sala de taller,

y es en la sala de taller en la que, a partir del contenido

de la exposición con la que estemos trabajando,

como hoy con la exposición de David Chipperfield,

desarrollamos una actividad creativa.

Hoy, por la tarde, hemos estado explorando la sombra.

Cómo proyectaban las maquetas diferentes juegos de luz

y de sombra en el espacio del museo.

Siempre intentamos que sean actividades

que permitan que cada niño se exprese con libertad,

exprese su propia identidad,

pero que entiendan que forman parte de un todo.

-¿Esto qué es, Javier?

¿Esto qué es?

Tu cabeza.

(Música)

-Miguel es un bichejo que no para.

Tiene muchísima energía. Está todo el rato moviéndose.

Es muy difícil tratar con él muchas veces, porque te agota.

Él hablaba.

Incluso iba más deprisa que los demás.

Al año y medio, todo lo que había ganado más rápido que los demás

lo fue perdiendo poco a poco. Dejó de hablar.

No nos miraba a la cara, no entendía su nombre.

Son cosas que te dan la pista de que algo no va bien.

Y aparte, están dentro del cuadro.

Es un jarro de agua fría que te deja que no sabes qué hacer.

Además, un montón de lluvia de información,

porque te dicen muchas cosas a la vez.

Lo primero que tú haces es: "No es verdad".

"Esto no es verdad, esto va a cambiar". Y no cambia.

Cuanto antes lo aceptes, mejor, es tiempo que ganas.

A eso me refería con lo de diagnosticar antes.

Los niños son esponjas,

y cuanto antes les des los refuerzos y apoyos que necesitan,

más vas a sacar de ellos.

Nuestros niños apenas tienen apoyos.

Porque cada vez hay más.

No sé si antes no se diagnosticaba, que es lo que decimos,

o si antes se escondían en casa y no se les sacaba fuera,

no teníamos visibilidad, o simplemente ahora hay más.

-Emma, por lo general, a nivel social,

sí que tiene ciertas carencias

en el aspecto de que tiene cinco años,

pero su manera de relacionarse con los otros niños

es como si fuera un poco más pequeña.

Lo intenta, inicia la comunicación, inicia el juego,

pero luego le cuesta continuar,

porque como las reglas pueden cambiar y los niños improvisan,

ahí es donde ella se pierde.

Si está jugando a un juego y es A-B-C,

como lo hagan A-B-J, dice: "Espera".

Para nosotros, ir al museo con Emma ha supuesto un reto muchas veces.

Es muy manejable, es una niña muy manejable,

pero no sabíamos cómo trabajar con ella en el museo,

en el colegio, sí, en el parque de bolas sabemos,

en el cine, más o menos,

pero en el museo, Emma entraba y andaba,

andaba, andaba y no miraba para atrás.

Entonces, venir aquí y organizar, que puedes parar,

que vas viendo las exposiciones,

que luego puedes tener algún tipo de actividad, de taller,

a nosotros nos ayuda también a organizarnos,

a trasladar ese patrón, luego, nosotros solos, en otro museo,

y a Emma también le ayuda a saber cómo moverse en un museo

de una manera armónica,

armónica para ella y armónica para el resto.

No te digo que sea una terapia total, porque es una vez al mes

y llevamos, en este año, tres, cuatro sesiones,

pero sí que se empieza a notar, sobre todo, cara al ocio,

con otros niños que se llaman neurotípicos,

el poder interactuar

y el poder aceptar que puede haber cambios.

Ha evolucionado mucho en la parte social,

que era la carencia que tiene Emma.

Otros niños tienen problemas o una discapacidad en el lenguaje,

incluso, en estereotipias... Cada uno es un mundo.

En nuestro caso en concreto, ha sido trabajar, sobre todo,

la labor de socializarse y de comunicarse,

aunque sea verbal y tiene un lenguaje muy evolucionado, en el caso de Emma,

tiene que aprender a utilizarlo en el momento adecuado.

-En Empower Parents algo muy importante que hacemos

es movilizar la energía de los padres para que entiendan que los museos

son lugares a los que pertenecen,

que deben trabajar esa reapropiación del espacio,

que tienen que hacerse visibles

y se convierten, un poco, como en activistas,

pero en activistas en el sentido

de que entienden muy bien ese discurso

de que una parte fundamental del sábado por la tarde

es ocupar el espacio

y entrar en comunicación con otros públicos que estén en el museo.

-Supone un reto, porque cuando entramos,

yo, al principio, solo miraba.

Veías a otros padres y pensaba: "A lo mejor, al el día, puedo ser yo

la que guía la sección y la que es, un poco, mamá de todos",

porque aquí somos todos mamá de todos.

Mi hijo tiene otra figura de referencia,

de alguien que sabe tratarle, que sabe los signos,

porque mi niño no habla.

Izan tampoco hablaba antes, ahora habla, o sea que es como...

También es una esperanza.

Sobre todo, es para los padres, creo que esto es para los padres.

-Cuando hemos estado en otros museos, en otros museos me refiero

que yo voy con mi hijo a ver otro museo,

tenemos que estar continuamente dando explicaciones

de por qué Teo, a lo mejor, se mueve un poco más

o, cuando hemos venido aquí, como está todo muy organizado,

se paran a mirar, alguna vez preguntan,

y el día más bonito fue, bueno,

una serie de personas que estaban viendo la exposición

y se unieron a trabajar con nosotros, a buscar, a ayudarnos con los niños.

Fue un día muy bonito.

-Abrir el museo, ¿cómo se hace? Abriéndolo de verdad.

Permitiendo que todo tipo de público entre en el museo,

pero también se abre formando al personal del museo.

Intentamos formar, en la medida de nuestras posibilidades,

tanto al personal de recepción y de seguridad

sobre qué es la discapacidad intelectual,

intentamos evitar dirigirnos a estas personas

y caer en los errores que cometemos, aunque sea de buena fe.

-A Teo jamás le ha rechazado un niño,

pero sí ha venido, a lo mejor, a algún papá, en un bar,

que me ha dicho: "El niño se está moviendo mucho

y la silla... El ruido me molesta".

Le explicamos y esa explicación nunca se la tienes que dar a un niño,

le tienes que decir: "Es que Teo todavía no ha aprendido a hablar",

"Ah, vale", todo vale.

Aquí tenemos niños en todo el rango

del trastorno del espectro del autismo

y entre ellos, todo lo ven con una normalidad

que dices: "Cómo hemos crecido,

de qué manera nos hemos hecho adultos,

que ahora nos vemos diferentes o los vemos diferentes,

¿qué ha pasado por el camino?"

Cuando de pequeñitos, un niño nunca va a rechazar a otro niño,

y los adultos sí, ¿qué ha pasado? Eso, a mí, me preocupa.

¿Cómo hemos crecido? ¿Cómo nos han educado?

¿Qué valores hemos absorbido de la sociedad?

-Voy con mamá y con papá...

Voy con mamá y con papá y con Tipso.

-Vamos a ir al museo, ¿de qué? -ICO.

-¿Y qué vamos a hacer? -Una exposición.

-Primero, vamos a ir, ¿en dónde?

¿En el metro, en el autobús, en coche, andando?

¿Cómo vamos a ir? -En coche.

-Para mí, el Museo ICO, desde el año 2013 hasta ahora,

se ha transformado, más que en una institución museística,

se ha convertido en un laboratorio

en el que las 20 familias que forman parte de Empower Parents

y el equipo de educación y de conceptualización del proyecto,

lo que hacemos aquí es experimentar.

-Hemos dicho que nos íbamos a presentar,

hemos presentado lo que vamos a hablar,

vamos a hablar de edificios, de arquitectos.

-Nacho es un niño sumamente hiperactivo,

es un niño que no está quieto en ningún sitio,

ni siquiera en casa, que tenemos una casa adaptada a sus necesidades.

Nacho nunca está quieto, Nacho tiene una inquietud tremenda.

Esa inquietud se deriva de la ansiedad

de no comprender el mundo en el que vive.

El primer día que llegó al museo fue un desastre,

se tiró al suelo, gritó y, sin embargo,

ha comprendido perfectamente que cuando viene al museo...

Yo digo que aquí echan polvos mágicos porque el niño está tranquilo,

está relajado.

Lo más atractivo que me pareció es que podíamos hacer algo en familia

y que, además, iba a tener un modelo correcto o normalizado

de comportamiento a imitar.

(Música)

Lo que hemos logrado demostrar es que, cuando somos capaces

de adaptar un poco el mundo a su nivel

y a su capacidad de acceso a la información, es posible.

Cuando uno trata de hacer actividades inclusivas

en el entorno educativo, que es donde más debería facilitarse esto

y, sin embargo, lo que se está demostrando

es que si aquí somos capaces con unas pequeñas adaptaciones,

con una metodología concreta, con un espacio estructurado,

con unos pasos que siempre son los mismos,

los niños responden y disfrutan.

Por lo tanto, si se puede hacer aquí con poquísimos medios,

con cosas tremendamente sencillas,

se puede hacer en Sanidad, se puede hacer en Educación

y se puede hacer en sitios de ocio.

(Música)

Estos niños que están aquí, ahora son 1 de cada 80 y pico,

desgraciadamente, no sé por qué, cada vez hay más, y es una realidad,

y es una realidad que o la incluimos ahora

o dentro de unos años será una epidemia

que no vamos a ser capaces de controlar.

Cuando me he visto en la necesidad,

lo he explicado con total tranquilidad:

"Mi niño tiene autismo, necesita otras ayudas"

y la gente está deseando hacerlo.

Al final, el freno te lo pones tú mismo.

Es verdad que lo que hay es un gran desconocimiento

y no se puede reprochar a quien no conoce

y es nuestra obligación hacerlo visible,

es nuestra obligación decir: "Pasa esto,

pero si le miras a los ojos, le agarras la cabeza,

si bajas a su nivel, si obligas a que te mire,

es mucho más sencillo.

No le grites, no te vuelvas bruscamente...",

Son una serie de instrucciones muy fáciles de seguir.

(Música)

Lo que intentamos aquí

es que todas las familias que entran en el museo,

sintiéndose en casa,

sin ningún tipo de tensión que proyecten a sus hijos,

con paz, con calma,

puedan generar actividades educativas y actividades creativas

que, realmente, funcionen para sus hijos

y para otros niños que se puedan beneficiar de este proyecto

y, sobre todo, que entre todos

empecemos a humanizar espacios como los museos.

(Música)

Parece fácil, pero para nosotros, muchas veces, es complicado

porque estamos acostumbrados

a que cuando se realiza una actividad pensada para los niños con TEA,

siempre lleva detrás la coletilla de "terapia"

y hay actividades preparadas para que disfruten los niños

y adaptadas a ellos,

pero aquí tenemos una actividad adaptada para nuestra familia,

para que los cuatro pasemos un momento de ocio,

de divertirnos, de trabajar juntos,

y adaptada a toda nuestra familia.

-Desde el momento inicial, en el que seleccionamos

el primer grupo de 6 familias, hasta ahora,

las familias se han convertido en beneficiarias del proyecto

y en equipo de evaluación, nos van dando el "feedback"

de cómo tenemos que caminar con ellos.

-El avance diario con ellos... No sabes qué va a pasar mañana.

Para mí, que mi hijo me dijese la primera vez "mamá"...

A lo mejor, me lo dijo con tres años,

no es lo mismo a que te lo diga con un año.

Pero la alegría de cada paso que ellos hacen,

es una alegría inmensa,

por insignificante que pueda parecer para los demás.

-Es que hay dos caminos,

o lo llevas y lo haces por tu hijo o lo escondes,

y si lo escondes no ganas nada, pierdes mucho.

-A veces viene, la pregunta viene,

"¿Qué va a pasar cuando yo no esté? ¿Qué va a pasar con Teo?",

Pero es una pregunta... que digo: "Puede pasar cualquier cosa",

entonces, no merece la pena. Pensamos en el futuro muy inmediato.

Hemos tenido que aprender, ¿eh?

No ha sido nada fácil, no es fácil, pero es lo que nos hace bien,

entonces, pensamos en mañana.

-Entras en pánico al principio y dices: "¿Qué voy a hacer?

¿Qué va a pasar? ¿Qué puedo hacer? ¿Qué no puedo hacer?",

y luego vas viendo que el niño tiene una extraordinaria capacidad

para hacer mucho más de lo que nos pensamos

y ahí es cuando dices: "Vale, tal vez, sí que hay una luz

y, tal vez, sí que hay una posibilidad

y, tal vez, sí que hay un futuro, el que sea, me da igual".

-Están aquí y no van a dejar de estar por mucho que cierres los ojos

y eso es lo que hay que decir.

Podemos ignorarlo y dentro de 15 años será un problema mucho mayor,

sin duda.

Lo que se invierta ahora, lo vamos a ahorrar mil veces en el futuro.

Es, realmente, una inversión.

-Nuestro objetivo es difundirlo y exportarlo a otras instituciones.

Hemos hecho réplicas en otros museos que es nuestra forma, digamos,

de enseñar la metodología que desarrollamos es el Museo ICO

en otros museos, para demostrar: "¿Veis? Es posible,

personas con autismo y sus familias pueden visitar los museos".

-Esto lo que te garantiza es que el proyecto es sostenible

y que es un proyecto que, al margen de la financiación o no,

es un proyecto que puede seguir perviviendo

porque ya hay voz en la calle y ya hay una comunidad creada.

Ahora, el reto de todos es apoyar a esta comunidad

para que no muera, para que cada vez se haga más fuerte,

para que se mueva a diferentes instituciones

y para que, quizá dentro de un año, si volvemos a repetir

la experiencia de salir en "La aventura del saber",

no sea para justificar por qué es necesario,

sino para contar los logros alcanzados

y cuántos somos,

quién más se ha asomado, a partir de ahora, a esta iniciativa.

(Música)

FLECHA,

Feria de Liberación de Espacios Comerciales Hacia el Arte,

es la segunda feria de arte contemporáneo

más antigua de Madrid y está de celebración,

cumple 25 años.

José Luis Aguirre, buenos días. Buenos días.

25 años, ya son años, ¿no?

Y se cumplen de la mejor forma posible, con una nueva feria.

Claro, sí, por eso, es la 25 vez que lo hacemos.

¿Cómo han sido todos estos años? Si tuvieras que hacernos un resumen,

no sé si los inicios fueron duros, no tanto...

Los inicios fueron como cuando un niño empieza a andar,

no sabíamos muy bien ni lo que estábamos haciendo

y, poco a poco, parece que es una buena idea.

Como dicen ahora: "Win, win", en este caso: "Win, win, win",

como que todo el mundo sale ganando y entonces, la cosa ha ido creciendo.

Es una feria que tiene de particular que se celebra

en el Centro Comercial Arturo Soria...

Claro, es alternativa por muchas razones,

una de ellas, por el sitio, que es un sitio, en principio...

¿Cómo decirte?

Poco habitual, pero lleno de ventajas.

Tiene alguna desventaja también.

Por ejemplo, cuando fuimos el primer año a ver cómo lo hacíamos,

lo primero que me decían los artistas es: "Pero si no hay paredes",

porque son todo escaparates de las tiendas.

Lo montamos con paneles y eso

y es cierto que los escaparates compiten ópticamente con las obras,

pero están separadas, iluminadas

y, más o menos, sabiendo hacerlo bien,

superas ese inconveniente.

Y las ventajas... Las ventajas son impresionantes.

Por ejemplo, en número de personas que pasa por ahí al día, de media,

son 15 000, de día, o sea, de media cada día,

entonces, resulta que ahora echamos los números

y es que han pasado por FLECHA 8 millones de personas.

Tiene mucha tela eso, ¿no?

Para un artista, que te vea tu obra tantísima gente...

Cada año, 300 000.

Este año van a pasar 300 000 personas, mínimo, por ahí.

Y ese entorno, ¿marca la forma de ver arte?

Por parte del visitante también, porque, no sé,

¿se te van un poco los ojos a lo normal, al escaparate?

¿O es algo que has notado que la gente ha ido aprendiendo?

Jugamos con eso

y creo que casi todo en la vida tiene ventajas e inconvenientes.

Yo, lo que veo, es que las ventajas pesan muchísimo más.

Por ejemplo, por supuesto, si quieres ir a ver FLECHA,

vas allí, es gratis, es facilísimo...

Que te distraes porque ves una rebaja de un vestido

como ese que llevas tan bonito, pues compras y tal o lo ves,

pero ahí sigues, como ocupamos todo el centro,

lo puedes hacer.

Además, hay mucha gente que no va a ver nunca una exposición

y allí van, igual van a comprar el pan, y se la encuentran

y creo que estamos haciendo también una labor educativa

y de difusión del arte superimportante,

porque el arte, normalmente, está como encerrado en reductos

donde solo accede una minoría de iniciados,

que también pueden ir a FLECHA,

pero es que hay mucha gente, como te digo,

que igual nunca se le ocurre ir a un museo o muy poco

o a una galería y allí se encuentra una exposición estupenda, gratis,

sin querer, casi.

¿Crees que tiene más dificultades el arte contemporáneo

para integrarse en la vida cotidiana?

Esto que decías, para salir de los grandes museos,

de las grandes exposiciones, ¿tiene un hándicap más importante?

Lo que me dicen mis amigos artistas y yo lo corroboro

es que, como que no tiene visibilidad el arte, o sea, no está...

en la televisión, como hablábamos hace un rato,

no hay un programa de arte, ¿no? ¿O sí que hay?

Específico, no, hay varios programas que abordan temas de arte.

En La 2 de TVE hay varios programas.

Pero bueno, un poquito así como...

Como las patatas con el filete, ¿sabes?

O sea, el tema nunca es el arte, ahora mismo.

Algunos programas ha habido,

pero creo que no es una cosa que está muy presente,

ni en los periódicos ni en los medios,

sí, se toca de vez en cuando, como los toros o lo que sea,

pero poquito, ¿no?

Entonces, todo lo que sea darle visibilidad

creo que es muy bueno, para el público y para los artistas.

-Al igual que una obra de arte surge de una idea,

la iniciativa de poner en marcha

una feria de arte contemporáneo un tanto peculiar

surgió de una idea de un grupo de personas

un tanto peculiares también.

Artistas que, aún con la resaca de la movida madrileña y esa euforia,

mezcla de liberación y felicidad, pusieron en marcha algo nuevo.

Jaelius Aguirre y algunos amigos decidieron lanzar FLECHA,

una feria que acercara el arte contemporáneo a la gente

utilizando espacios comerciales.

Las siglas FLECHA significan:

Feria de Liberación de Espacios Comerciales Hacia el Arte.

Una feria que lleva 25 años

celebrándose en el Centro Comercial Arturo Soria Plaza.

Cientos de artistas, muchos de ellos emergentes,

han expuesto sus obras arropados por otros de la talla Ouka Leele,

Antonio López o Eduardo Arroyo,

a un público de más de 7 millones de personas.

Una muestra que ha sido pionera, complementando la oferta de ARCO,

y que hoy se convierte en más contemporáneas que nunca,

porque FLECHA ahora está online.

Arte asequible y accesible

para alquilar o comprar en tan solo un clic.

Por fin, el arte contemporáneo español es global y para todos.

Bienvenidos a flecha.es.

(Música)

Tú, además de ser el director de FLECHA,

eres artista también.

Te hemos pedido que nos trajeras alguna obra,

alguna joyita que pudieras mostrarnos aquí.

Esta que nos has traído, ¿es una obra del formato tipo

que mostráis en FLECHA o no, o no tiene por qué?

No hay un formato tipo, esta es, más bien, pequeña,

porque la tenía que traer, para ponerla en la mesa,

no llega a ser formato de bolsillo, pero de bolso.

Es transportable. De bolso sí, de bolsa.

Y cuéntanos, explícanos qué es, José Luis.

Esto es un retrato del mar Mediterráneo.

No sé si lo está sacando la cámara... Sí.

Lo que he hecho es quitar la tierra

y recortar lo que es la silueta, el perfil del mar.

Aquí estaría Gibraltar, esto es la costa española,

Valencia, pun, pum, pum... Esto es Mallorca.

Esto es la bota de Italia, Sicilia, Grecia, pun, pun, pun...

A aquí está Israel, Siria, todo esto, esto es la costa de África.

Es una forma que estás acostumbrado a verla en el mapa,

pero como que están los países y es como el hueco que queda, ¿no?

Es como el contraformato que se suele mostrar, ¿no?

Lo malo es que en el hueco acabas... "Ay, un hueco",

y acabas tirando la basura y es chungo, ¿no?

Aquí, le damos un estatus como de ser vivo,

que creo que está muy bien... Porque parece un caballito de mar.

Sí, tiene su forma, esto es el ojo... Sí. Sí, sí, sí. Tiene una forma...

Si lo pones así, parece como un fantasmita, ¿ves?

Con la manita... Tiene diferentes lecturas, sí.

Antes comentabas que echabas un poco en falta

que en los medios de comunicación, en la tele.

Que hubiera espacios que se dedicaran en exclusiva

al arte contemporáneo.

No sé si en exclusiva, pero estaría bien...

Que le dedicaran más atención, ¿no? Sí.

Si hablamos de los niños,

yo no sé, por tu experiencia todos estos años,

a parte de la personal, la familiar que tengas,

supongo que Flecha es un lugar, una feria de consumo en familia, ¿no?

Vas con tus críos a dar una vuelta...

¿Notas que ellos perciben el arte de otra manera?

Quizá lo tienen más cerca...

¿Los niños? Muchísimo mejor que nosotros.

Todos los niños son artistas.

Todos los niños dibujan.

Les das un instrumento y hacen música.

Lo que pasa es que yo creo que a veces la educación

lo que hace es como cortarte el rollo o la creatividad.

A veces... ¿sabes?

Cada vez hay más escuelas que buscan lo contrario,

que buscan fomentar esa creatividad.

Lo que sí que es muy interesante, que ha empezado a pasar

desde hace no mucho, como dos o tres años en Flecha...

Todos los años pasa varias veces, que de repente se acerca

un señor o una señora con unos niños y dice:

"No, es que quiero que aprendan a apreciar el arte

y a ser coleccionistas como yo, y les he dicho

que se recorrieran todo y que le hicieran una obra...".

Me imagino que de precio barato y tal...

"Y ha elegido esta y venimos a comprarla".

Eso está muy bien.

No sé, les enseñan a mirar y a elegir lo que verdaderamente les llega

o les llama la atención. Sí, que siempre hay algo

que realmente te llama tu atención y dices: "Esto es lo que yo quiero".

Claro. Bueno, eso nos pasa a todos.

Los niños como que se cortan menos, ¿no?

Lo ven más claro. "Eso".

José Luis, ¿tienes la sensación de que en España seguimos...

pensando, e incluso defendiendo demasiado

eso de que el arte contemporáneo no es para todos,

solo es para unos pocos, es para una élite?

No sé. ¿Nos falta dar un paso adelante y entender

que arte contemporáneo es lo que tú dices?

Algo que te llegue y te emocione.

Sí, bueno... Pero el problema a lo mejor no es tanto contemporáneo,

sino arte nuevo, raruno...

Pero es que pasa también con el cine o con la danza contemporánea.

La gente está acostumbrada como que ya ha digerido un tipo de pintura,

de música, y cuando oyen algo que les suena raro,

hay gente que... le cuesta entenderlo más que a otra.

Hay gente que al revés, que algo que sea nuevo y diferente

le atrae más que lo que ya tiene conocido.

Y otra gente que no.

Pero yo creo que más que por contemporáneo, por raruno.

Porque también, en el arte antiguo, había cosas rarunas.

Lo que pasa es que ya, como las hemos visto,

no nos chocan.

Pero eran unos impresionistas...

Pero nos ha educado más en lo clásico,

en ese respeto más por lo... Es que lleva más años.

También tengo que decir una cosa.

Hay una cosa que pasa a veces,

que es que la gente se deja deslumbrar por lo que es lo último,

y parece ya que por ser lo último y una técnica supernueva,

ya tiene que ser muy bueno, y es que, a lo mejor

puede ser una técnica muy buena, y la obra pues...

que no te diga nada o que no mole.

Entonces sí que pasa que hay muchas veces...

Yo pienso que se cuelan cosas, que a lo mejor dentro de 50 o 100 años

no van a estar en los museos.

No van a soportar el paso del tiempo.

Claro. Las cosas que tienen más años ya han pasado ese filtro.

Lo que queda colgado en el Museo del Prado,

a ver, seguro que en la época de Velázquez

había un montón de pintores chunguísimos.

Pero ya, como que ya no...

Se quedaron por el camino y ya está.

Claro, claro.

Vamos a hablar un poco de uno de los sellos

más importantes que tiene Flecha.

Es esa combinación entre autores emergentes,

gente que está empezando.

Que muchos han logrado llamar la atención

de la crítica del público.

También otros muy consagrados.

Nombres indiscutibles que conoce todo el mundo.

Como el de Ouka Leele, que estábamos comentando.

¿Qué recomendarías?

Haznos una pequeña rutilla de lo que podremos ver este año.

De lo que se puede ver este año.

Uf, una pequeña rutilla... Te he pillado.

Creo que la gracia que tiene Flecha es eso.

Cuando elegimos a los artistas,

precisamente, nos gusta que haya unos que a lo mejor recién

hayan salido de la facultad o es la primera vez que exponen.

Y otros, como Ouka Leele

o como este año, que tenemos a Antonio López,

Eduardo Arroyo, Isabel Muñoz...

Hemos llevado en plan homenaje póstumo

un par de cosas de Tàpies también.

Están ahí mezclados codo con codo con unos...

desde una trayectoria mediana, con otros emergentes.

No sé qué recomendarte, porque a nosotros nos encanta todo lo que hay.

La recomendación es ir. Ir y vivirlo.

Claro, sí. Además, como es en un centro comercial...

Ni tienes que pagar, ni te está mirando nadie...

Puedes comprarte unas metidas en las rebajas, tomarte un café.

Hay unas esculturas muy grandes que ocupan el espacio.

No sé... Una rutilla...

Si es que se ve enseguida.

No es un centro comercial supergrande. Es recogidito.

¿Cuál es vuestra relación con Arco?

Hay a veces que este tipo de grandes eventos, ¿no?

Por una parte sirven de paraguas, pero por otra parte...

uno a veces se siente acomplejado por tamaño.

¿Vosotros no?

¿Habéis sabido convivir con el paso de los años?

La verdad es que es paraguas total.

Flecha se llama a Flecha porque Arco se llama Arco.

Pensábamos que el arco tenía que lanzar la flecha.

Pero bueno.

A veces pienso que somos como el poblado de Asterix

en los libros de Asterix.

Que Arco es como el Imperio romano,

y nosotros somos un grupo de galos irreductibles,

que estamos a nuestra bola.

Arco... Este año cumple 35 años.

Nosotros 25.

Arco es como...

Además, me acuerdo cuando empezó, era un faro...

que llegaba arte del exterior y como que toda la mirada

de toda la ciudad y del país se concentraba ahí.

"¡Ah, el arte contemporáneo!".

Era como una fiesta. Y sigue siendo, yo creo.

De hecho, habéis presentado una de las novedades...

Este año, precisamente, porque Arco cumple 35

y nosotros 25, ellos tienen un ciclo de presentaciones y conferencias.

Vamos a ir allí...

Yo quiero llevar a los arqueros a que tiren 25 flechas

con una orquestita, a ver si lo podemos armar,

porque no es un sitio muy grande.

Y contar la historia de Flecha.

El pasado, el presente, el futuro en internet que estamos preparando.

Porque Flecha, como decías tú, es la Feria de Liberación

de Espacios Comerciales Hacia el Arte.

Espacio comercial en el siglo pasado eran los centros comerciales,

pero hoy en día es internet.

El espacio comercial bestial.

Funciona 24 horas al día, 365 días al año en todo el planeta.

Es como que pensamos que hay que estar ahí

para seguir difundiendo y democratizando el arte,

internet es el salto siguiente natural.

Bueno, enhorabuena por los 25 años. Que cumpláis 25 más.

Sí. Todos ahí viejecitos. Bueno, será una buena noticia.

Y que nosotros lo veamos. Como se suele decir.

Muy bien.

Gracias, José Luis, por haber visitado "La aventura del saber".

A ti por darnos la ventana. Encantados.

Les invitamos a hablar de historia, en concreto, de la sorprendente

figura del gran estratega y militar cartaginés Aníbal.

Él es el protagonista de un extenso reportaje que pueden disfrutar

al completo a través de la web de "La aventura del saber".

Ahora un pequeño avance.

Como todos sabemos, la vida es un cuento que acaba mal.

Luego, no nos sorprenderá saber que, acusado por los romanos,

y con una edad más que avanzada para la época, 64 años,

les dio el último disgusto a sus enemigos suicidándose.

Al hacerlo, les arruinaba el espectáculo

de hacerle entrar en Roma cargado de cadenas.

Pero ¿cómo llegó a este fin y dónde fue?

Ocurrió en Vitinia,

y según Tito Livio, sus últimas palabras fueron:

-Liberemos a los romanos de sus preocupaciones.

Pero para comprender este fatal percance,

debemos retroceder 12 años.

Aníbal tiene 52 años.

Es un estadista mundialmente reconocido.

Vive en su ciudad, Cartago.

Este título es el más alto cargo público

de la República cartaginesa.

Comparable a un cónsul romano.

Han pasado 25 años de su derrota, en la Segunda Guerra Púnica.

Cartago ha saldado parte de la deuda económica que le impuso Roma

por iniciar la contienda.

Roma aún le teme. Pide su cabeza.

Aníbal emprende lo que llamaríamos ahora una movilidad exterior.

Un traslado.

Bueno, más bien una huida, poniendo tierra de por medio

entre sus adversarios de Cartago y Roma.

Y lo hace hacia la única dirección en que no domina Roma.

Hacia Oriente.

Presta sus servicios a los reyes que mantienen contiendas

contra los romanos.

Bien como estratega, entrenador de ejércitos o arquitecto de fortalezas.

En fin, era un freelance de la época.

Parte hacia Tiro, Antioquía, Éfeso y Armenia.

-Su etapa en Armenia, que es muy particular,

donde no parece primar tanto el elemento militar,

sino más bien lo que llamaríamos el elemento helenístico,

el elemento del personaje culto.

Allí lo vemos construyendo una ciudad,

que, de alguna forma, nos indica esa capacidad que tiene

el estratega militar de, en un momento determinado,

pasar a ser arquitecto...

sin que se produzca ninguna anomalía en su carrera.

-Las madres, por cautela, no solemos llamar a nuestros hijos

Atila o Aníbal,

Pues lo relacionamos con héroes feroces.

No es casual que el mayor carnicero cinematográfico

de los últimos tiempos se llame Hannibal Lecter.

Pero ¿qué significaba su nombre?

-El nombre de Aníbal es un nombre, que como los demás

de la familia de los Barca,

implica la incorporación del dios.

Es un nombre teóforo a su propio nombre.

Aníbal es el tocado, el bendecido por el dios Baal.

Igual que Amílcar es el servidor del dios Melkart.

Y los nombres son tan característicos

que el propio nombre de la familia, Barca, es un apellido,

un apodo que le dio a Amílcar con el significado de "el rayo",

"el relámpago", seguramente por su gran valor como gran general

en las batallas. "El rayo de la guerra".

-¡Acción!

-Aníbal viene a Hispania como parte del séquito de su padre Amílcar,

siendo un niño, como es bien conocido.

Y desarrolla aquí una política de crecimiento,

en cuanto a su personalidad y su personaje,

junto a su padre, y luego junto a su cuñado Asdrúbal,

y actúa como un gran príncipe cartaginés,

como un gran general cartaginés, que enseguida está revestido

ya desde orígenes por su propio padre,

del carácter de un verdadero príncipe helenístico.

-Y Toribio y Polibio, los historiadores clásicos,

todos ellos romanos,

afirmaban que su padre, Amílcar Barca,

le hizo jurar odio eterno a Roma.

-Aníbal no era el general bárbaro que retrataron

algunos historiadores romanos.

Al contrario, tenía una formación típicamente helenística.

No solamente conocía idiomas,

sino que había estudiado a Alejandro Magno.

Había estudiado el mundo de la historia de Grecia.

Había estudiado filosofía, tácticas militares.

Era un hombre de un gran nivel cultural.

-Conocemos a Aníbal, por desgracia y fundamentalmente,

solo por fuentes romanas, que son las fuentes de sus vencedores.

-Efectivamente, pues Aníbal llevaba con él lo que hoy serían

dos corresponsales de guerra para dar constancia de sus batallas.

Ambos eran historiadores griegos.

Sosilo de Esparta y Sileno de Caleacte,

respetados cronistas de la época.

Pero, desafortunadamente, sus libros no se han conservado.

-La versión romana de Aníbal es una versión

en la que se combinan siempre, por una parte la valoración

de su gran capacidad como estratega militar.

Pero luego lo sacrifican a base de calificativos

y de poco menos que descalificaciones que lo convierten

en un verdadero... casi un monstruo.

Aníbal, como una persona sin...

no amante de los dioses...

Sacrílego...

Sin ninguna religión.

-Hasta ahora hemos descubierto que alcanzó

una avanzada edad para la época.

Era un tipo culto e inteligente.

Además, desde niño, acompañó a su padre, Amílcar Barca,

por la conquista de España.

-Cuando eso... lo cierras. -Vale, vale, vale...

-Imagina que la carta es de los romanos

y te preguntan: "¿Por qué has invadido esto?".

Y tú piensas: "Anda ya...".

Si alguien ha pensado alguna vez en escribir el guión de una película

o ha soñado con formar parte del equipo de guionistas

de una serie de televisión, está de enhorabuena.

Acaba de editarse un libro que puede leerse

como si se tomara una medicina euforizante,

pero legal, totalmente legal, y sin malos efectos secundarios.

Este es el libro. "Objetivo Writers Room".

Las aventuras de dos guionistas españoles en Hollywood.

De Teresa de Rosendo y Josep Gatell, que ha publicado Alba Editorial.

Se trata justo de lo que el título promete.

Su lectura es fácil, simpática, y muy emocionante,

no solo para los interesados en el oficio de guionistas,

sino para todos.

Y porque supone una inmersión real, con nombres y apellidos

en la industria norteamericana del cine y la televisión.

Da una idea muy concreta de cómo funciona de verdad

y nos permite seguir soñando.

Intentaremos contar con ambos en "La aventura del saber"

y entrevistarlos en el estudio.

Mientras tanto, lean el libro.

Se llama "Objetivo Writers Room".

Las aventuras de dos guionistas españoles en Hollywood

y está escrito por Teresa de Rosendo y Josep Gatell.

Editado en Alba Editorial.

Lo dejamos aquí por hoy.

Mañana volvemos para hablarles, entre otras cosas,

del futuro de la televisión.

Una experta en redes sociales y comunicación audiovisual

nos va a ofrecer una visión panorámica de la situación actual.

Cómo ha variado y cómo se prevé que varíe el consumo.

En qué se traduce el hecho de que mucha gente mientras ve la tele,

opine en redes sociales.

Estas y muchas otras preguntas mañana a partir de las 10 aquí,

en "La aventura del saber".

Que pasen un feliz día.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 17/02/16

La aventura del saber - 17/02/16

17 feb 2016

Veremos los reportajes "El minuto gastronómico: El auge de los mercados gastronómicos" y "Empower parents". Además, entrevistaremos a la profesora Alison M.

ver más sobre "La aventura del saber - 17/02/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 17/02/16"

Los últimos 3.199 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios