www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4518888
Para todos los públicos La aventura del saber - 13/03/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días, y bienvenidos a "La aventura del saber".

Hoy, a un programa en el que los psicólogos clínicos

Alfredo García y Guillermo Blázquez abren consulta

y contestan a las cuestiones que ustedes les hacen llegar.

Después, "Taller de educación" con Marc Romera,

para hablar de la importancia de que los niños identifiquen,

comprendan y regulen sus emociones y las de los demás.

Sumario y empezamos.

El lobo ibérico y el tiburón blanco son dos especies

que siempre asociamos al miedo y la amenaza,

pero que son fundamentales en el equilibrio de los ecosistemas.

Es parte de lo que busca transmitir

el fotógrafo madrileño Ramón Carretero,

a través de treinta imágenes tomadas entre México y España

que pueden ver en el Museo Nacional de Ciencias Naturales

hasta el 1 de abril.

Es una de las noticias del resumen NCI

que también ha hecho parada en el Congreso de Educación Infantil

"Ser y Crecer Felices: un derecho cotidiano".

Pretende interesarse entre otras cosas

por el papel de la psicomotricidad en la infancia.

Martín Chirino es un gran artista e intelectual

que lleva más de sesenta años ejerciendo su labor.

Canario universal, Chirino ha hecho de la escultura en hierro su vida.

La Galería Marlborough de Madrid exhibe hasta el 28 de marzo

la exposición retrospectiva "Martín Chirino en su Finisterre",

obra desde 1952 a 2018.

Una oportunidad para ver de cerca e incluso palpar

la obra escultórica de este gran artista

que, a sus noventa y tres años, sigue en plena forma.

(Música tétrica)

Este señor mayor que golpea con determinación

un trozo de metal incandescente es Martín Chirino.

Chirino es escultor.

Escultor del hierro por excelencia.

Uno de los artistas españoles más veteranos y prestigiosos.

Chirino lleva la friolera de sesenta y seis años

de ejercicio profesional y creativo a sus espaldas

y aún, a día de hoy, a sus noventa y tres años,

está en plena forma.

¿Cuántos golpes sobre el duro metal ardiente

habrá dado a lo largo de su vida Martín Chirino?

Es una pregunta preciosa.

Golpes, golpes.

Los golpes que he dado han sido muchos, no cabe duda.

Imagínate haciendo una escultura en la que he tardado seis meses,

por hablar de una fecha.

Día a día, durante veinticuatro horas,

porque muchas veces ni siquiera dormía,

con un martillo sobre el yunque

y un hierro, intentando forjarlo.

-"El hierro, que tan importante papel juega en la industria,

puede convertirse en obra de arte

cuando un escultor lo trabaja en la fragua y en la forja".

"Esta es la labor de Martín Chirino,

que tiene su estudio en San Sebastián de los Reyes".

"A golpe de martillo, va dando forma

a las esculturas que representarán a España

en la trigésimo segunda Bienal de Venecia".

"Así, las nuevas formas del arte contemporáneo

resucitan en cierto modo

la añeja tradición artesana de la forja española".

Para hacer una semblanza de la figura y la obra

de este gran artista, la Galería Marlborough de Madrid

presenta la exposición retrospectiva "Martín Chirino en su Finisterre",

obra desde 1952 a 2018.

Una excelente muestra que recoge obras altamente significativas

de la trayectoria artística

de este gran escultor e intelectual español.

Desde alguna de sus primeras piezas forjadas

de principios de los años 50, como esta "Reina Negra",

hasta la espectacular escultura "Alfaguara, un arco para el mundo",

de 2005, con la que Chirino quiso rendir homenaje

al recuerdo de las víctimas de los atentados del 11-M.

No faltan en la muestra sus emblemáticas espirales,

en diversos tamaños y formas de instalación,

sus esquemáticas cabezas

o sus recurrentes aeróvoros que, como su nombre indica,

son bellas y estilizadas figuras metálicas

que interaccionan simbólicamente con el viento.

También pueden contemplarse atractivos y chocantes dibujos

y estudios preparatorios en papel

y algunas de sus creaciones más recientes, de 2017

e incluso de este mismo año 2018.

Pues Martín Chirino, a sus noventa y tres años,

sigue a día de hoy a pie de fragua.

Martín Chirino nació en Las Palmas de Gran Canaria

el 1 de marzo de 1925.

Lleva modelando el hierro desde que sintió de niño

la fascinación producida en él por la forja.

Su pasión por el hierro le viene de tradición familiar,

pues su padre trabajaba en los astilleros de Las Palmas.

Allí pasaba largas horas el pequeño Martín

embelesado con el olor, el color

y el ruido del modelado del hierro en los barcos.

Yo he dicho que...

De hecho, ahí está escrito: "Sin pasión no hay vida".

Es una pasión que tuve desde pequeño.

O sea, dibujar,

mirar las cosas desde otra perspectiva,

pensar que las cosas podían tener otra significación.

Y luego, cuando mi padre me llevó

a los astilleros que él dirigía

"y yo vi realmente cómo eran los barcos,

como aquellas grandes moles salían del mar,

con un imperio,

porque eran preciosos esos buques enormes...".

"Para nosotros, la vida fue muy difícil".

"Para los niños de aquella época...,

es un mundo lleno de infelicidad y no tenías prácticamente..."

ni comida ni juguetes

ni... ni chuches,

no tenías nada.

No había azúcar, no había nada.

Pero sobrevivías más, aprendimos a sobrevivir.

"Y cuando crecimos,

siempre hemos crecido con esa precariedad,

un aire de precariedad".

"Sobre todo, los isleños somos muy precarios".

En su adolescencia, en Las Palmas, Chirino se hace muy amigo

del futuro pintor y compañero de aventuras artísticas

Manolo Millares.

-Aquí respiro.

Y de aquí ha salido la mayor parte de mi obra

que se expone actualmente en Madrid.

Dos artistas canarios esenciales

influidos notablemente por su carácter insular.

Es una manera de ser, bueno, manera de estar,

una cadencia, un lugar, una distancia.

Todas esas cosas claro que importan, ¿no?

Pero importan como isla, como hecho geográfico,

como acontecimiento.

Y todas cosas juntas realmente crean

una especie de cosmos en el que te mueves,

y empiezas a pensar que eres así.

Y a lo mejor, resulta que no, que eres "asao".

A finales de los 40 y principios de los 50,

Chirino se traslada a Madrid

y recibe formación en Bellas Artes y Escultura.

Posteriormente, viaja a Londres,

donde se empapa de la escultura en metal contemporánea,

muy influenciado por su antecesor en España,

el escultor cubista en hierro Julio González.

Julio González, como Chirino, Chillida o Marcel Martí,

tiende a captar el hueco

y a interpenetrar la forma interior con la forma exterior.

-Yo creo que la escultura...

tiene el problema de siempre.

Lo único que perdió fue su entorno

y entonces, su situación también es diferente.

Entonces, los escultores actuales

hemos tenido que dedicarnos a la investigación,

buscando y empleando nuevos materiales...

y consiguiendo...

una nueva dimensión o...

una nueva proporción.

En 1957, Martín Chirino,

junto a su amigo Millares, Antonio Saura, Rafael Canogar

y otros jóvenes talentos del arte español,

fundan el grupo El Paso...,

uno de los baluartes del arte abstracto español

en pleno franquismo.

Para mí era muy importante

seguir estos movimientos, porque me interesaban,

porque me apasionaban,

porque tenían toda una tipología y toda una ideología

que me parecía interesante.

Y sobre todo, hablaban de una palabra fundamental,

la libertad.

De la que carecíamos, claro.

Desde 1962,

época en que me casé

con Margarita, la segunda hija de Ataúlfo Argenta,

y mi hija Marta,

vivimos en San Sebastián de los Reyes,

en mi casa estudio.

Ahora, estoy como muy preocupado intentando hacer toda la obra

para mi próxima exposición en Nueva York.

A partir del impulso que supuso para él y sus compañeros

el éxito del grupo El Paso,

Chirino lleva a cabo una exitosa carrera

que le conducirá a vivir a caballo entre España y EE. UU.,

donde goza de gran prestigio.

Una sección muy interesante

de la exposición "Martín Chirino en su Finisterre"

reúne en una sala el desglose de un cuaderno de dibujos hechos

con barra de carbón y ceras.

Una obra gráfica impactante y poco conocida del artista

ejecutada en Chicago en 1973.

La colección de láminas presenta infinidad de variables y desarrollos

de las típicas formas escultóricas de Chirino

que, jugando con la simetría,

van poco a poco evolucionando hasta conformar en conjunto

una suerte de lenguaje en escritura cuneiforme

o incluso una cierta partitura musical.

Platón es el que dice

que solo es bueno aquello que tiene la belleza de la simetría.

Esto es una cosa que tuve siempre en mi cabeza.

"Y, en efecto...,

mis obras son simétricas".

Están divididas en dos partes,

y una parte siempre es corresponsal de la otra.

Si no son iguales, son muy parecidas.

Y se expanden en el espacio

"de manera muy similar".

"Y realmente, claro, se puede decir..."

que es en realidad...

un sentimiento musical.

En el madrileño Palacio de Velázquez, se ha presentado una exposición

que reúne a los artistas que el año pasado recibieron

los Premios Nacionales de Artes Plásticas,

y que son Boix, Caneja, Cumella, Chirino,

Rafols Casamada y Carola Torres.

-"Esta es mi espiral, la espiral de siempre".

"A mí siempre me gusta decir que he sido un escultor..."

de una sola pieza, de una espiral.

Porque la espiral me ha dado mucho de sí:

la he envuelto, la he desenvuelto, ha crecido, ha decrecido y tal.

"La espiral es un símbolo,

es un símbolo eterno,

es un símbolo recóndito y extraño

que aparece inscrito

en las laderas basálticas de mi tierra canaria".

"Yo, cuando vi la primera espiral,

la verdad es que me quedé realmente conmocionado mirándola

y pensé: '¿Cómo han podido trabajar esta piedra tan dura?'".

Pero luego, empezó a interesarme el porqué.

No el cómo, sino el porqué.

Como presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid...

Aparte de su labor como artista, Chirino se ha implicado

en la promoción y desarrollo del arte en España

ejerciendo como gestor cultural.

...la casa de todos los artistas españoles.

Dentro del mundo de la cultura

y en lo que puede ser esta construcción de la democracia,

el Círculo tiene un papel muy significativo hoy en día.

Martín Chirino ha ostentado la dirección

del Círculo de Bellas Artes de Madrid

y del Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas

del que fue impulsor y primer director.

Yo soy el director.

-El director del museo. Es Martín Chirino, sobre todo.

-"Ha sido duro, pero es como la vida misma,

esas cosas siempre suceden en donde..."

Te metes en una especie de espiral con la que trabajas

y con la que quieres seguir y decir algo y contar algo

y colocarlo debidamente

no solo en el tiempo, sino en el espacio,

que es la gran dificultad que tenemos nosotros siempre,

ser y estar.

Entonces, eso es lo que sucede en mi estudio.

"Es un mundo de conflicto

en donde los golpes al final no hacen nada,

si no ese retumbar,

ese estar en la vida".

"Pero, yo por lo menos, tengo una gran capacidad de abstracción

y empiezo a hablar de otras cosas, vivo en otro mundo".

"Tener convencimiento de algo".

"Significa inmediatamente que..."

que ya no vas a ningún sitio.

Lo bonito es la inconsciencia con la que uno se mete

en todo tipo de nuevos planteamientos,

"y empiezas a descubrirlo y se hace camino al andar".

"En el 58...

o 59, exactamente no sé la fecha,

escribí un texto".

Mi obra se hermanaba perfectamente con la reja, con el arado

y con todo aquello que la cotidianidad me enseñaba.

"Se hermana perfectamente con el arado la reja;

lo que estos instrumentos populares tienen de prolongación humana

pudiera tenerlo mi obra".

Que Ortega y Gasset decía que...

la obra, la obra, la obra de arte

le demanda al autor,

le demanda al autor,

diciéndole: "Déjame ser".

"Déjame ser como la piedra, déjame ser como un árbol,

déjame ser como un rascacielos".

Y estas son realmente las grandes obras de la humanidad.

Hay como una connotación cercana.

Este sentimiento mío...

tiene que ver un poco con este pensamiento del maestro.

Este efecto maravilloso que he sentido

de España, de los españoles y de todos los amigos...

Martín Chirino no es solo un gran artista,

sino todo un intelectual.

Un veterano pensador con un discurso elocuente

que destila esplendor y sabiduría,

pero que no le impide tener los pies en la tierra

y contemplar la dimensión social e incluso económica del arte.

"Hay que decir que el arte se vende y se compra, claro que sí".

"¿Y qué?".

"Realmente, trabajamos para algo, ¿no?".

"Ahora, evidentemente no es realmente para lo que uno trabaja".

Cuando yo me meto en mi taller, mi pasión es esta.

Sin pasión no hay vida,

y esta vida mía realmente se mantiene

por esta pasión maravillosa que es el arte.

El arte tiene evidentemente

toda una "demiurgia", una liturgia, todo un sentimiento,

"que lo hace diferente a muchísimas de las otras...

de las ocupaciones habituales de los hombres".

"Yo sigo viviendo

y tengo todas las mismas dudas que todos los hombres"

y que toda la gente,

que todas las mujeres, que todo el mundo.

Soy un hombre completamente habituado a vivir en la Tierra.

Pero...

¿qué tengo que hacer?

No sé, tampoco tengo a nadie detrás que me diga cómo tiene que ser...

Es decir, esa concesión así estajanovista

de que tengo que hacer algo.

Eso no lo tengo.

Yo hago lo que sé.

Y me gusta soñar.

"Siempre hay...

un más allá, siempre hay otra preocupación,

siempre hay... otro momento".

"¿Y qué sé yo?".

"Algo que realmente se te escapa y que está mucho más allá".

"Es decir, la inquietud es constante en el hombre".

Pasados ya con creces lo noventa,

Martín Chirino parece ser indestructible,

como el hierro incandescente

que habrá inhalado durante décadas

y que quizá le haya transferido su férrea textura.

"Habitualmente, mi trabajo es un trabajo bastante exhaustivo".

"Siempre es así".

"Vivo concentrado".

"Y como no tengo otra cosa que hacer, sigo trabajando".

"O sea, que...".

Es todo...

un modo de ser, es todo un drama,

una manera de estar...

"Es lo que quieras, pero yo soy feliz".

"Martín Chirino en su Finisterre",

obra desde 1952 a 2018.

Cuesta creerlo, pero suena a compendio punto final,

puede que incluso a despedida.

Chirino, Finisterre...

¿No "Plus Ultra"?

Y también Ulises en su Ítaca,

¿te das cuenta?

Es lo mismo, es el viaje iniciático.

El mío... ya está redondeándose,

ya está llegando a su punto de término.

Y el término se llama Finisterre para mí.

Niña, qué bonita eres.

No me canso de mirarte.

(Música lenta)

"Taller de convivencia" con los psicólogos clínicos

Alfredo García y Guillermo Blázquez,

en "La aventura del saber", como cada quince días.

Hoy, toca que contestemos

los correos y Whatsapp que nos envían.

Bueno, en primer lugar, bienvenidos. Buenos días, Salva.

Tenéis por ahí el telefonillo, vamos a mirarlo.

Cojamos el aparatito del demonio. A ver.

Y a ver. Ahí está.

Y aquí... Trae, trae para acá.

-Ahí. Gracias.

"Hola. Lo primero es daros la enhorabuena por el espacio".

"Soy una fiel seguidora".

"Quería preguntar si la forma en la que se divierten hoy los niños

con videojuegos e Internet es

'menos sana'

que la de antes que todo pasaba por estar en la calle".

"Muchas gracias". ¿Qué opináis? -Muy buena pregunta.

Sí, buenísima. Y me viene fenomenal que me la contestéis.

-Pues a ver.

Me gusta mucho el término "menos sana".

Se nota que la persona ha pensado ahí un poco.

No quiere decir que los videojuegos no tengan un punto positivo,

y creo que la persona también lo ve.

Pero ¿hasta qué punto?

Que los niños se diviertan, sobre todo, de esa manera,

sí puede producir otras carencias, pienso yo.

En ese sentido, sí que pienso que puede producirlas de hecho.

Otras carencias en el terreno más de lo social o...

O incluso fisiológicas. En otros desempeños.

Porque si están seis horas en el cole

y luego, si tienen que hacer deberes,

una hora haciendo deberes

y luego, el resto del tiempo,

jugando con un videojuego sin moverse...,

-Sí, sí. por un lado, se pondrán gordos,

porque no queman.

Claro. Y por otro lado, no sé,

se pondrán nerviosos

porque tampoco pueden ejercitarse y el cuerpo les mandará...

Metabolizar esa energía.

Es verdad que antes era aquello de "aprovecha la luz del sol"

y ahora es "aprovecha el ancho de banda".

Es cierto.

Pero también hay que decir una cosa.

Yo creo que los niños y niñas de ahora...

Esto suena un poco raro.

Creo que son mejores, que están más preparados.

-Mejores, yo no lo sé. -En el sentido...

Por una cuestión de dignidad evolutiva,

nuestros peques nos tienen que superar.

-Debería. O no. O no.

El Imperio romano

tuvo su decadencia y, al final, llegó la Edad Media.

-Hay generaciones y generaciones. -¿No creéis que es lo suyo?

¿Y no creéis que los niños y niñas de ahora...?

Sería lo deseable. Claro, claro.

Tienen acceso a mucha información.

Antes, el médico fumaba en consulta.

Desde el principio, un niño ya sabe que el tabaco es malo.

Como tú has dicho, los videojuegos...

Jane Woods, creo que se llama esta mujer,

es una psicóloga, que no es ninguna tecnófoba,

no le da miedo la tecnología,

pero dice, y me encanta porque se deja, perdón,

de leches:

"¿Cuánto tiempo tenemos que pasar al día frente a este ocio?".

Cuánto tiempo y a qué edades.

Fíjate qué fácil. Dos horas.

Dos horas, ¿a qué edad?

A la infancia, a la adolescencia y a la adultez.

Hala. Dos horas diarias.

Y no hace falta más. Me voy a poner a mí mismo un premio.

Que te lo has ganado.

Pues estoy muy de acuerdo.

Porque los videojuegos favorecen

la psicomotricidad,

el razonamiento de problemas, la destreza cognitiva.

Pero a la vez es lo que dice Alfredo,

¿dónde queda dar cuenta de la belleza cuando surja, y ves algo bonito,

dar cuenta de las muestras de amor que suceden en la calle,

llevar una vida consciente, conectar con la naturaleza?

Todo eso te lo pierdes. Claro.

Hay una cosa buena también que tienen los videojuegos,

que se pueden poner en contacto

amigos del cole, por ejemplo...,

Sí. o de la calle,

del barrio donde vivan. -Has dicho que hay algo bueno.

Eres el primer padre que lo ve así.

Yo creo que sí, porque socializa. Sí.

Es decir, no estás jugando en solitario,

sino que estás hablando con tus amigos.

Claro.

Te digo por qué te lo he dicho así.

Porque los padres no piensan eso.

Normalmente, el problema del padre es:

"quiero que mi hijo salga a la calle a jugar,

pero como sus amigos juegan en sus casas conectados,

¿con qué amigos va a salir a la calle

si están todos en sus casas conectados?".

Claro.

Si quieres convencer a tu hijo para que salga

si sus amigos no lo hacen, es complicado.

Lo que hay que hacer quizá es buscar actividades extraescolares.

Yo qué sé, que le guste el fútbol o el baloncesto, o lo que sea.

-Si siempre es bueno.

Y que vaya con críos que hacen eso.

-Es que antes lo complicado era meterte en casa.

Yo creo que el problema estaba... Ahora, lo complicado es salir.

-Claro. Eso es...

Y también que deberían hacer los días de cuarenta y ocho horas

en vez de veinticuatro.

Si son dos horas de esto,

son seis horas y media de cole,

más luego llevarlos, traerlos

y luego, hacer deberes.

Y luego, encima, hacer algo de gimnasia

para estirar las piernas.

La idea es que se quieran desahogar. La idea es que se quieran desahogar.

Si es algo muy sano:

"Quiero echar una partida y relajarme".

Pero hay más formas de relajarse.

Echa la partidita, queda con los amigos,

juega, haz gimnasia... En fin.

La verdad es que es complicado.

-Una de las consecuencias directas

de divertirte en casa con una pantalla y no socializar...

es que hay muchas cosas de la vida

a las que te expones directamente.

Entonces, tienes menor nivel de exposición estando en tu casa,

que siempre va a ser una zona de más confort y más seguridad,

que en la calle, la calle siempre te va a hacer...

Tiene algo de peligro. Claro. Y eso siempre es bueno.

Para estar alerta.

Al revés, si estás siempre metido en tu palacio de cristal,

cuando sales a la calle... Cualquier cosa te asusta.

Eso es. Es el principal problema que veo.

Bueno, lo dejamos ahí, porque es un tema que da para mucho.

Vamos con el segundo, ¿vale? Sí, sí, perfecto.

"Buenos días. Me encanta el programa".

Muchas gracias.

"Ya que habéis sacado el tema de la publicidad,

¿qué opináis del mundo del 'like' y los influencers?".

Muy buena. Muy a mano. "Gracias".

-"Yeah". -Muy a mano.

Esto es lo bueno de que la gente nos mande preguntas.

Porque es verdad que luego se pueden seguir ampliando conceptos.

Claro. ¿Qué opináis de esto?

-Un influencer...

"'¿Qué es un influencer?',

dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul".

Pues alguien que influye

en la gente que le sigue, ¿no? Eso es.

Alguien al que sigue una serie de gente

que se mete en Internet

y, cuando quiere saber algo,

teclea el nombre de esa persona y de pronto...

¿A partir de cuándo es uno influencer?

Tienes que tener un conocimiento potente

de temas de interés público

y ser un referente digital

de eso de lo que eres tan bueno.

Y eso, ¿cuántos...

cuántos seguidores? Alfredo, ¿cuántos crees?

A partir de... -Tienen que ser un montón.

Para que tú seas influencer, te tienen que captar marcas.

Si no, por ti solo, ser un influencer...

Mil seguidores no. No, no, no.

¿Diez mil? Tampoco.

¿Cien mil? A partir de ahí, ya puede ser.

A partir de cien mil. Hablamos de a partir de cien mil.

Quizá treinta mil... Sí, bueno, ahí ya empieza la cosa...

Puede ser, sí.

-Que mil personas vean lo que haces, peccata minuta.

Nada. Tiene que ser a partir de treinta mil o más.

-Claro. -Exacto.

-El tema de la marca es que dice:

"Aquí ya tengo treinta mil potenciales personas,

o personas potenciales,

que va a ver la publicidad

porque están todo el día viendo a esa persona".

"Entonces, me sale incluso más barato

y va mucho más dirigido al público que quiero que la tele,

que es un público general y a saber si me están viendo".

"Sé que eso lo vas a consumir y te va a interesar".

Claro. Es todo lo que quiere la marca.

Es que, desde que apareció por primera vez...

Estudiaba a un tipo que hablaba de este fenómeno,

y citaba como una especie de punto raíz

que es, y es verdad:

"¿Por qué alguien como yo sabe lo que es el Chanel número cinco?".

"Por Marilyn Monroe". Eso es.

A Marilyn le preguntaron: "¿Con qué duermes?"

y dijo: "Con Chanel número cinco".

Antes eran famosos... Marilyn Monroe, perdona que te diga,

era Marilyn Monroe. Claro, claro, claro.

Había hecho películas..., Sí.

era una gran actriz, una gran estrella.

Y depende de quien sea el influencer,

a lo mejor el influencer no se caracteriza

por haber hecho nada...

que tú dirías: "Qué bien". Habrá de todo.

En un principio, se parte de ahí, de que...

el poder de estar o en la tele o en el cine o lo que sea

es un poder que todo el mundo quiere tener.

El problema para mí no es tanto hacer que tú vendas tus contenidos.

Alfredo y yo ofrecemos un servicio y lo publicitamos por YouTube.

Pero si es que eso es. Ahora bien...,

tú puedes vender un servicio, un producto, lo que sea,

pero cuando tu fin último de verdad es la viralidad de tus contenidos

y estar respondiendo a intereses del tipo: "Quiero que me conozcan"

y solo quieres eso, el problema es que tu producto va a ser malo,

no va a ser sostenible.

Es como aquello de...

Pero tu producto, Guille, es tu propia identidad.

Como influencer. -En influencer, sí.

-Yo creo que sí. -Y ese es el principal problema.

Estás expuestísimo.

Al final, lo que tú vendes es que eres una persona normal,

como tú y como yo y como los que te ven...

Pero que comes en tal restaurante extraordinario.

Que tienes un gusto,

que tienes una capacidad de elegir o de moverte o de hacer cosas...

Claro, que te das una vuelta

por yo qué sé. Claro.

Pero tu vida es auténtica.

Tú estás vendiendo autenticidad:

que vives así, que eres así, que piensas así.

Y eso puede ser verdad al principio.

Pero luego, no es cierto.

Y el caso de la última chica que...

-Celia Fuentes.

-que se ha suicidado en este tipo de circunstancias,

una depresión que se cree que se cogió,

porque yo no tengo acceso al diagnóstico,

pero se cree que se cogió una depresión

por intentar fingir una felicidad que no era real.

Que no era real.

En el fondo, estaban obligándola a mentir.

-Eso es. La presión es...

-Todo lo que comes mola, los sitios a los que vas molan,

toda la ropa que te pones mola. ¿Y eso cómo lo haces?

Se cuenta que la chica esta en concreto, tal día,

estuvo cinco horas en un restaurante intentando hacer la foto perfecta,

ya sea porque se maquillaba, se desmaquillaba, iba al baño,

el plato estaba frío o no sé qué...

Es una locura. Hacer la foto perfecta del plato

y recibir "likes". -Es la tiranía de la felicidad.

Y que vivimos en una sociedad... De la falsa felicidad.

Claro.

Es como "sé feliz, sé feliz, imbécil".

Tienes que ser feliz.

Y además, los "likes" se venden carísimos.

En esta sociedad, el umbral de asombro es alto.

Ya nada te sorprende.

Y los "Me gusta" se cotizan mucho.

Y exige una presión social brutal que es de "yo soy feliz".

Qué va, no eres feliz.

Y además, a veces,

que son las veces que menos pasa, hay otros problemas asociados.

A veces, se llega a un control que llega a ser como una extorsión.

¿Por qué nosotros no podemos escribir lo que queramos en Google?

Porque Google no busca las palabras clave

y no podemos ofrecer esos artículos.

Y se llega al caso, y voy a decir un nombre...

Hay un chico de 22 años que es un influencer espectacular.

Tiene miles y miles y miles de seguidores.

¿Qué pasa? Tienes hambre de éxito y aún no estás formado.

Paul Logan.

¿Qué hizo después de estar sus vídeos en YouTube?

Se disfrazó de Pikachu

y se fue a Japón al bosque de los suicidios.

Y ves que está con un cadáver echándose unas risas,

y esos son sus vídeos de YouTube.

Majara. Algo está pasando, claro que sí.

Además, es una influencia malísima.

Bueno, lo de buscar la viralidad, hay un caso también,

una novia a su pareja le disparó un tiro

porque quería que el libro, como en las películas,

parara la bala, y no la paró. -¿Qué dices?

-Sí, sí, sí. -Madre mía.

Estamos llegando a unos límites de locura increíbles, ¿no?

¿Y qué podemos hacer? Es que cuando conectas tu...

Perdona, Salva, es que va al hilo de lo que dices.

Cuando tú pones tu autoestima, tu valía, al servicio del "like"...

Malo. Eso es lo que pasa.

"Yo molo depende de la gente que vea esto o los 'likes' que tenga.

Si no, no molo.

Si tengo cero, no molo. Si tengo un montón, molo".

Entonces... Claro, es vivir un poco...

Había un cuento de Kafka, "Un artista del hambre",

y era uno que vivía de ayunar.

Es decir, que para comer, no comía. No sé, se dedicaba a ayunar.

Pues esto es un poco lo mismo.

Es vivir de cara a los demás una vida falsa,

que la tuya ni siquiera es vida, es decir, es tu trabajo.

Pero... Todo es trabajo.

Perdona. No, Guille, no.

Es que es la sociedad.

Hay un anuncio de cerveza, no puedo decir la marca,

que es un tío que hace footing todo contento en un sitio precioso.

Y qué va, qué va. Está en un bar donde hay un monte,

y se le ve tomando su cerveza sin alcohol.

Porque la tele, la todopoderosa tele,

te está diciendo: "Invéntate una vida,

y solo así serás feliz". Ese es el problema.

¿Por qué me debo inventar una vida? Qué mal asunto.

Y no la vives. Los influencers inventan una vida que no viven.

Están más pendientes de...

Bueno, habrá también quien lo pueda conseguir.

Hablamos de los malos casos. Que dé buen ejemplo

y que no se pase, y que tenga menos prisa

por tener más "likes" y los vaya teniendo a lo largo de...

Por supuesto que sí. -Si tiene un trabajo.

Porque si tiene que vivir de ello, complicado.

Pues hay que vivir de otra cosa, y eso tenerlo de hobby.

Claro. No sé si de hobby.

Cristiano Ronaldo, por ejemplo, es un influencer,

pero su dinero no viene por ahí.

Bueno, ha sido un verdadero placer. Igualmente.

Nos vemos en 15 días, ¿vale? Igualmente, sí, sí.

A ver de qué hablamos. Luego lo pensamos, ¿vale?

Tenemos un par de cositas. Pues venga.

¿Así, a botepronto? Sí, venga.

¿Ya las tienes en la mente? -Hay un problema,

no he hablado con mi compañero barra socio.

Hablando del tema de la crisis de la edad,

estábamos por abordar los problemas de crisis de edad por el trabajo,

o una cosa que se llama los estigmas familiares.

Ajá, vale. ¿Te suena lo que es un estigma?

Sí, sí. Me parece bien.

Me parece que es un tema que interesa a todo el mundo.

Claro. Gracias.

Pa'lante. Venga.

Damos paso ahora a la colaboración semanal

con la televisión educativa iberoamericana.

(Música)

Hola, ¿qué tal?

Bienvenidos a un nuevo encuentro con la actualidad científica,

educativa y tecnológica de Iberoamérica.

Hoy empezamos "NCI Universidad" con estos temas.

Asistimos a un taller de investigación escénica en Chile.

Además, desmitificamos el miedo a los lobos y a los tiburones

a través de la fotografía.

Y también viajamos por España, Argentina y Perú

con el resumen de noticias de "Conexión Universidad".

"Ser y crecer felices, un derecho cotidiano".

Fue el título de un congreso de educación infantil

que se llevó a cabo recientemente en Madrid.

Aprovechamos para hablar con una de sus ponentes,

la psicomotricista Evangelina Wagner.

(Música)

La psicomotricidad es una disciplina integradora.

Articula las primeras competencias que tenemos como seres humanos

para expresarnos, y esas competencias surgen de nuestro cuerpo.

Y en ningún momento como en la infancia,

como en esa instancia del desarrollo,

van por una misma vía el movimiento, la afectividad,

la capacidad para organizar representaciones mentales.

Emmi Pikler nos dice que nunca hay que poner a un niño pequeño

en una postura que no haya construido por sí mismo.

Las posturas son construcciones activas del ser humano.

Si nosotros verticalizamos a un niño antes de tiempo,

y aún no tiene un buen control cefálico,

su oído interno está todo el tiempo en movimiento.

Por lo tanto, esta desregulación de lo interno

hace que perdamos el equilibrio.

(Música)

Cuando dejamos a un niño solo, el niño juega.

El bebé comienza a diferenciar el objeto de su mano.

Y al principio lo fabuloso, lo maravilloso,

es que el bebé empiece a interesarse por su mano.

Muchas veces, les compramos los adultos,

creyendo que hacemos lo mejor por nuestros niños,

grandes juguetes que colgamos arriba de su cuna

y que tienen música,

y entonces el bebé se queda seducido por ese juguete musical,

y entonces sus manos quedan ahí, al lado de su cuerpo.

Es feroz para el niño.

Le estamos enseñando a ser un sujeto

que responde ante la seducción,

a someterse.

El adulto, por lo tanto, tiene que ser muy cuidadoso

respecto a qué entiende por acompañar.

Abrir espacios entendiendo que el otro

es suficientemente autónomo, que es un sujeto activo

y que tiene derecho a ser quien es.

(Música)

(Música)

Santiago Off es un festival internacional de música

y artes escénicas emergentes.

Se celebra en Chile desde el año 2012.

También sirve como un espacio de formación artística.

Asistimos a uno de sus talleres,

titulado "Metodologías de la investigación escénica".

(Música)

Una metodología de investigación escénica

en verdad es un metamétodo, porque no existe una fórmula.

-Generar tu propia metodología impartiéndola en una clase

a través de distintos ejercicios

que nos van haciendo experimentar a través del cuerpo.

(Música)

-Hay algunos creadores que encuentran una fórmula

y la repiten y la repiten.

O se repite una misma manera de hacer, que es improvisar,

ver qué sucede, armar módulos de contenido

y combinarlos.

Es como el tipo de creación que hacía Pina Bausch,

que hacían los antiguos creadores.

Creo que es interesante que cada uno encuentre esa propia creación

y ese propio proceso creativo y ese propio método.

-Puede ser un enfoque holístico, antropológico, sociológico.

No solamente se basa desde la historia de la danza en Chile,

sino que empieza a investigar el cuerpo, a situarlo.

-A mí me interesa mucho, por ejemplo, el caso uruguayo

o el caso argentino, el caso brasilero,

donde hay ciertos creadores que han generado sus propios métodos

y no solo de creación,

sino también de su manera de moverse y de lenguaje.

Las casas de estudio no se centran en las metodologías creativas.

Yo creo que se centran más en formar intérpretes

y formar técnicamente al cuerpo.

No hay necesariamente una universidad que se centre específicamente en eso.

Creo que ese trabajo aún está dentro de los creadores activos

en las escenas de cada país.

(Música)

(Música)

Cuentos, películas y canciones los han convertido

en temibles depredadores para los humanos.

Mitos sobre los lobos y los tiburones que el fotógrafo Ramón Carretero

desmonta en una exposición.

(Música)

Lo primero que me llamó la atención es la mirada que tiene el lobo.

Es una mirada que parece que te traspasa.

Llena de inteligencia.

El tiburón blanco puebla la Tierra desde antes de los dinosaurios

y se cree que en los últimos 100 millones de años

ya el tiburón no ha evolucionado

por estar plenamente adaptado al medio.

Al final, un día me llevó a la conclusión

de que eran especies que tenían mucho en común

por la mala prensa injustificada que tienen.

Hay una estadística que se mantiene año a año

que dice que los ataques mortales de tiburón son menos de 10 al año.

Yo he estado buceando sin ningún tipo de protección

con tiburones muy grandes como el tigre o el toro,

que son depredadores,

y aquí sigo, y lo he hecho unas cuantas veces.

En el caso de los lobos, la cifra es aún más irrisoria.

Por ejemplo, aquí, en España, el último posible ataque,

si es que fue cierto, fue en el año 74.

En general, unos 100 millones de tiburones son matados al año.

Incluso en las inmediaciones de las islas Galápagos

o la isla de Coco, que son dos santuarios

de los de mayor concentración de tiburones del mundo

y que están muy protegidos,

se han incautado barcos con toneladas de aletas de tiburón.

Y con el lobo pasa algo parecido.

El lobo aquí, en España, al norte del Duero está protegido,

pero se puede cazar legalmente, se pueden establecer cupos,

y al sur del Duero está totalmente protegido.

Pero también resulta muy sencillo poner cepos, poner veneno,

que además eso mata a más fauna, no solo al lobo.

Además, en algunos casos, las cazas legales de lobo

desestructuran las manadas.

Quizá cazan a un miembro o a los dos de la pareja reproductora,

que son los que enseñan a cazar y llevan la voz cantante.

Hay que tener en cuenta que el lobo regula las poblaciones

de herbívoros enfermos.

Es un gran controlador de posibles enfermedades y plagas.

Son grandes depredadores.

De hecho, los dos tienen una importancia ecológica tremenda

porque están en la cima de la cadena alimenticia.

(Música)

(Música)

La Universidad Nacional de Mar del Plata, en Argentina,

la Politécnica de Valencia, en España,

y la Universidad San Ignacio de Loyola, en Perú.

Hasta allí viajamos para conocer el resumen de noticias

de "Conexión Universidad".

(Música)

Reutilizar los huesos de oliva para fabricar nuevos morteros

y hormigones más sostenibles,

baratos y con buenas prestaciones mecánicas.

Lo han conseguido estos investigadores

de la Universitat Politècnica de València,

fruto de un trabajo conjunto con expertos

de la Universidade Estadual Paulista de Brasil.

El planteamiento es utilizar esta ceniza de hueso de oliva

en la preparación de nuevos cementos,

llamados cementos de activación alcalina.

Se trata del primer cemento fabricado en todo el mundo

en el que todos los materiales usados son residuos.

Más de 20 niños de 5 a 12 años aprendieron diversas técnicas

básicas de cocina y recetas de platos salados y dulces

en el taller "Minichefs" de la Universidad de los Niños USIL.

Me gusta hacer las pizzas.

-Queque de plátano, mousse de lúcuma...

Todos me salieron bien.

-Alfajores.

El taller, a cargo de la profesora Gisella Quesquén,

contó con la participación de alumnos de gastronomía,

que ayudaron a los pequeños a lo largo del curso.

Este año arrancamos con la muestra sobre Santiago Maldonado.

Es una convocatoria que se hizo a 100 artistas.

Es una muestra itinerante que seguirá recorriendo el país

durante todo el año.

-Comenzó por una iniciativa de Rubén Sassano,

un artista de Buenos Aires, que convocó a todos los artistas

que conciben el arte como un medio de denuncia.

El caso Santiago para muchos está cerrado

porque se encontró el cuerpo,

pero en realidad aún no sabemos qué pasó.

(Música)

A principios del siglo XX, habitaba toda la península ibérica.

Sin embargo, la persecución y la destrucción de su hábitat

han reducido la población del lobo ibérico.

Hoy nos despedimos con ellos, solos o en manada,

como viven estos animales, que se encuentran en la lista

de especies vulnerables. Hasta pronto.

(Música)

La educación es un tema inagotable que en "La aventura del saber"

nos interesa en todas sus facetas. Solemos hablar de innovación,

de formas de captar la atención y motivar a los alumnos,

y de las dificultades que se encuentran los docentes,

a los que no dejamos de pedir que hagan más con menos.

Hoy, con Mar Romera,

presidenta de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci,

nos interesamos por la educación emocional.

Hola, Mar. ¿Qué tal? Hola.

¿Tienes la sensación de que no dejamos de pedir más

y nunca estamos contentos del todo? Como sociedad.

¿Con la educación siempre pedimos más madera, más madera, más madera?

A ver, es que en cualquier caso se mezclan muchas variables

y muchos intereses diferenciados.

Por una parte, la sociedad le pide a la educación institucionalizada

y a la educación formal unos parámetros que le permita

la garantía de la pervivencia de la propia sociedad,

y cada uno de los grupos sociales, de los grupos políticos,

de instituciones, entienden que si pueden colocar ahí

sus principios, sus valores, su estructura axiológica,

eso será lo que perviva.

Porque la educación al final lo que nos garantiza

es la pervivencia de la sociedad. Por tanto, hay muchos intereses.

Por otra parte, estos intereses se relativizan demasiado,

porque apostar e invertir en niños

tiene una repercusión a medio-largo plazo,

no es inmediata.

Por tanto, esto ralentiza todo, y a veces entramos en contradicción.

También es fácil culpar a los modelos educativos

de los problemas que tenemos, porque nunca se sabe si será real.

Con lo cual, hay demasiados intereses y propuestas encontradas.

Y a la hora de entender la educación emocional

como algo muy nuclear dentro de las instituciones,

¿ahí sí lo tenemos más claro como sociedad, o tampoco,

o también hay esa lucha de fuerzas que nos decías

y no acabamos de tener claro por qué es tan importante

este tipo de educación?

A ver, al ser humano, a pesar de que es curioso por naturaleza

y que quiere evolucionar y aprender por naturaleza,

le cuesta mucho cambiar.

Nos cuesta cambiar porque estamos ubicados

en nuestra zona de confort como personas y como instituciones.

Y nuestra educación reglada es heredada de un sistema prusiano

que realmente nos formaba para el ejército y para la industria.

A día de hoy, en esta sociedad, como dice Bauman,

una sociedad líquida donde todo se nos escapa de las manos,

este modelo deja un poco de tener sentido.

No tiene sentido.

Y sí sabemos, de manos de la neurociencia,

que el ser humano aprende desde la emoción,

no aprende desde la razón.

Esto es una cuestión de química.

No es cuestión ni de creencia, ni de cultura, ni de religión.

Incorporar estos nuevos valores, estructuras y conocimientos

sobre el ser humano en un sistema educativo

tremendamente estructurado es muy costoso.

Es muy costoso porque nos cuesta abandonar creencias,

abandonar prejuicios, y nos cuesta perder aquello

en lo que nos sentimos cómodos.

Por tanto, a pesar de que sabemos que la educación del siglo XXI

debe estar orientada al desarrollo de personas críticas,

fuertes emocionalmente, capaces de aprender del error

y de responder al fracaso y a la frustración,

incorporar todo esto en los currículos

evidentemente cuesta mucho trabajo.

¿Y esa educación dónde empieza? ¿En casa o en el cole?

¿O realmente entra en conflicto la una con la otra?

¿Puede que yo en casa enseñe una casa,

y luego tú, como profe,

des instrucciones que cortocircuiten a los chavales?

Mira, yo pienso que la educación empieza en el paritario.

O sea, ni casa ni...

Y a partir de ahí, quizá antes del paritario,

los técnicos y los teóricos dicen que a partir del quinto mes

y medio de embarazo se empiezan a marcar

todas las secuelas emocionales para el resto de nuestra vida.

La educación de un niño realmente depende de toda la comunidad.

Yo siempre comento educar con tres "ces":

capacidades, competencias y corazón.

Y hacerlo en el cole, en casa y en la ciudad.

Cuando hablo de ciudad, hablo de medios de comunicación

y hablo de parque.

Hablo de todo lo que significaría la comunidad.

Trabajar en equipo es lo que nos ayudaría.

¿Empieza en casa? Por supuesto que sí.

¿Y por qué? Porque tú eres la persona más importante del mundo

para tu hijo, y tu hijo te mira, y tu hijo te aprende,

y tu hijo te siente, y tu hijo hace lo que tú haces

porque eres su modelo, y lo eres porque te ama.

No lo que tú dices. No, nunca lo que tú dices.

Lo que tú haces.

Porque ellos, que tienen una capacidad casi mágica

de vernos por dentro, realmente nos aprenden a nosotros,

no lo que nosotros les decimos.

Por eso la educación emocional empieza en casa, claro que sí.

Y continúa en casa y sigue en casa siempre.

El cole es un gran apoyo.

El cole debe regularizar y estructurar,

porque ser mamá o papá no es una profesión,

es un acto de amor incondicional, pero el cole sí es profesional.

Por tanto, el cole sí que tiene que regular los programas

que en casa no se regulan.

Y tampoco se le puede pedir a la familia

aquello que no está en condiciones de hacer.

Y no todas las familias hemos nacido en la misma calle,

con los mismos recursos, con la misma cultura

y con las mismas posibilidades.

Sin embargo, la escuela sí debe estar para compensar

lo que no se da de manera natural.

Por eso entiendo que debemos hacer una escuela de todos y de todas,

y para todos y para todas.

Mar, muchas veces, no sé, ¿no te ha dicho alguna vez un profe:

"Mira, yo ya con la carga de mi trabajo,

la parte más puramente académica, tengo bastante como para preocuparme

por esta otra educación emocional"?

¿O no? ¿O realmente están abiertos

y saben cómo integrar esas herramientas?

Porque al final, no lo sé, a lo mejor sales de la universidad

y nadie te habló de la educación emocional,

nadie te ha capacitado en ese sentido.

Sí que es cierto.

Tenemos unas lagunas muy grandes en formación inicial.

Pero también es cierto que, dentro del sistema educativo,

tenemos profesionales maravillosos.

Algunos otros no deberían estar en el sistema,

pero tenemos muchos muy potentes y muy buenos,

que además se trabajan a sí mismos.

Cuando un profe descubre que para aprender

no es necesario enseñar conocimiento, sino poner al niño o a la niña

en una posición emocional adecuada, esto es un gran privilegio.

Es decir, no consiste en quitar contenidos,

en modificarlos, que podríamos quitar la gran mayoría,

pero cuando el profesorado descubre que si un niño tiene inseguridad,

que si un niño pregunta,

porque el objetivo de la escuela del siglo XXI

debería ser la pregunta y no la respuesta,

lo que significa potenciar su curiosidad,

que si un niño te quiere, te aprende.

Si pregunta, está seguro,

no le importa arriesgar desde el error porque está seguro

y sabe que si se equivoca, no pasa nada,

que podemos volver a empezar de nuevo.

Todos estos condicionantes, que son emocionales,

hacen que el niño aprenda mucho más y mejor,

y esto el profe lo descubre.

Dicho muy rápidamente, me atrevería a decir

que la educación emocional en la escuela institucional

tiene dos dimensiones distintas.

Por una parte, sería la educación del afecto,

y esto sí sería la necesidad de estudiarnos y de conocernos,

y de saber cuáles son nuestras emociones,

cómo reaccionamos, construir nuestro propio autoconcepto,

la conciencia emocional, identificarlas...

Es como si dijésemos que hay que estudiar qué es alegría,

qué es miedo, qué es asco. Las emociones no son buenas o malas.

Las emociones ocurren de manera oportuna o inoportuna.

Y nosotros, cuando las conocemos,

debemos integrarlas todas ellas en nuestra vida

y saber qué pasa, cómo regularlas y cómo actuar con ellas.

Eso sería una dimensión: la educación del afecto.

Pero hay otra dimensión, que es la educación afectiva.

Ese educación afectiva genera una escuela apasionante,

ilusionante, motivadora, que provoca la curiosidad,

que te permite equivocarte,

y que te quiere por quién eres y no por lo que haces.

Hay dos dimensiones distintas.

¿Y hemos confundido un poco,

precisamente esto que decías de las emociones,

no entenderlas como emociones buenas y malas,

hemos entendido educación emocional

como tener entre algodones a los niños?

Como poner muy en valor la alegría, la felicidad...

Buscar esa parte que también es un poco irreal,

porque la vida está llena de otras cosas.

A ver, hay una parte que sí.

Primero, sabemos que nuestros niños y niñas están bastante fastidiados,

por no decir otro concepto.

Sabemos, de manera explícita,

que nuestros niños están sobreprotegidos,

están sobreestimulados, están sobrerregalados,

y esto está derivando en muchísimos problemas.

Falta de atención, hiperactividad...

Todo esto que nos suena todos los días.

La cultura del consumo rápido, que lleva a nuestros niños

a no tener espera, a no tener persistencia,

a no poder controlar su impulsividad.

Todo esto lo estamos haciendo evidentemente nosotros.

Y en casa lo hacemos por amor.

Yo no puedo juzgar a ninguna mamá ni a ningún papá,

porque realmente se hace por amor.

Además, en una evolución muy rápida de la sociedad

que no somos capaces de controlar,

hemos pensado que la mejor manera de facilitar la vida a nuestros hijos

es ubicarlos en alegría.

Pero la alegría es un poco una emoción engañosa.

Y es engañosa porque yo no puedo estar

las 24 horas de mi vida en fiesta.

Porque la vida nadie dijo que era justa.

Yo perderé a seres queridos, a mí me echarán de un trabajo,

yo no superaré una entrevista,

el chico que me gusta me dirá que no...

Es decir, me pasarán un montón de cosas.

Si mis modelos, mis adultos, mis referentes,

solo me preparan para estar en alegría,

cuando tenga todo este tipo de circunstancias,

evidentemente, no podré sobreponerme a ellas.

Por tanto, la alegría en su momento es genial,

pero no las 24 horas de alegría.

¿Y qué pasaba antes, cuando no nos educaban

ni para la alegría pero tampoco para asumir

que al chico que me gusta no le gusto yo,

para asumir que quizá este trabajo no lo consigo?

¿Cómo salíamos antes? En una parte, sí.

Mira, a título de ejemplo muy rápido.

Mi padre, cuando era pequeño,

le hubiese encantado tener una bicicleta.

Y él nació en una época muy dura en este país,

pero, no sé si la llegaría a pedir en algún momento, nunca la tuvo.

Cuando yo era pequeña, pedí una bicicleta a los Reyes,

y me costó dos años conseguirla.

El primer año no me la trajeron; el segundo, al final, me la trajeron.

Probablemente, de segunda mano, pero me trajeron la bicicleta.

Cuando mis hijas, de 18 y 22 años, pidieron una bicicleta,

se la trajeron ese año.

Cuando mi sobrino...

No la llegó a pedir, ya tenía tres bicicletas.

O sea, es imposible regalar a mi sobrino Ander,

que tiene ahora cuatro añitos, es imposible encontrar nada

que realmente le pueda romper en ilusión.

Él no espera. Pero no es un problema de él,

es un problema de todos los que tiene a su alrededor,

que intentamos hacerle la vida tan fácil, tan rápida,

que no espera nada. No espera y tiene todo.

Simplemente jugaba con generaciones.

Porque entre mi padre y yo hay una generación,

entre yo y mis hijas hay casi tres generaciones,

no es una.

Pero entre mi hija de 18 y mi sobrino,

que es hijo de mi hermano, hay 10 generaciones.

Esto es un proceso de inestabilidad emocional

muy grande para nuestros niños.

Bueno, Mar, se nos ha acabado el tiempo.

Queríamos darte las gracias por habernos visitado,

por hacer un hueco en tu agenda y por compartir con nosotros

las ideas que has puesto sobre la mesa.

Muchísimas gracias a vosotros,

y deciros también que os necesitamos mucho en educación.

Y os necesitamos como medios, porque se nos acusa

de que nosotros somos inmigrantes digitales.

Nuestros hijos, nativos digitales, y que por eso no podemos encajar.

Nuestros hijos necesitan el acompañamiento

y necesitan vuestro acompañamiento.

Porque, si no, siendo nativos digitales,

se quedarán huérfanos.

Lo que realmente están siendo es huérfanos digitales.

Y vuestra influencia en la educación de los niños

es tan tremendamente importante

como que más que nunca necesitamos ser equipo.

Así que muchas gracias por estar. Gracias, Mar.

Vamos a tomarnos un respiro. Ahora, con arte contemporáneo

extraído de un encuentro que se celebra todos los años

en el palacio de la Mosquera, en Arenas de San Pedro.

El recorrido íntegro, solo en la web de "La aventura del saber".

(Música)

Estamos en el palacio del infante don Luis de Borbón,

también llamado palacio de la Mosquera.

Mandó construir este palacio al arquitecto Ventura Rodríguez,

con tan mala fortuna de que se inició en 1780

pero no pudo finalizarse por el fallecimiento del infante.

Como veis, en la construcción desde fuera se percibe perfectamente

que hay una parte del palacio que está sin construir,

que sería el ala oeste en este caso.

El tiempo pasa muy deprisa.

Parece mentira, pero hace ya 200 años

del nacimiento de Carlos Marx, uno de los pensadores alemanes

más influyentes de todos los tiempos.

Fue periodista, activista y también un intelectual

bastante erudito. De hecho, tres de sus libros

se encuentran entre los más editados de todos los tiempos.

"El capital", "El manifiesto comunista" y este,

cuya lectura queremos recomendar ahora al amparo de la efeméride.

"El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte",

publicado en la colección de bolsillo de Alianza Editorial,

donde más fácilmente pueden apreciarse tanto su verbo ácido,

que sigue produciendo ampollas a unos y entusiasmo a otros,

como su condición de ilustrado.

Aparte de poner con él en práctica su famoso método de análisis social,

el materialismo dialéctico

y evidenciar su teoría de la lucha de clases.

Mañana volvemos con más recomendaciones de lectura.

Por ejemplo, las que nos sugiere Luis Pescetti,

un escritor, músico y actor con nutrida experiencia

de campo en la docencia y el encuentro con niños y familias.

En el "Taller de empresa" hablaremos con el presidente

de la Red de Mentoring de España.

Le vamos a preguntar cómo debe ser un buen mentor

y quién se puede beneficiar de su ayuda.

Les esperamos aquí con todas las respuestas,

como siempre, en "La aventura del saber",

alrededor de las 10 de la mañana. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 13/03/18

La aventura del saber - 13/03/18

13 mar 2018

Emitiremos los reportajes "Proyecto Chirino" y "Noticiario Cultural Iberoamericano". Además, entrevistaremos a los psicólogos Alfredo Gª Gárate y Guillermo Blázquez, y a Mar Romera, Presidenta de la Asociación Pedagógica Franceso Tonucci.

ver más sobre "La aventura del saber - 13/03/18" ver menos sobre "La aventura del saber - 13/03/18"
Programas completos (1551)
Clips

Los últimos 4.889 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios