www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3826561
Para todos los públicos La aventura del saber - 12/12/16 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, en "La aventura del saber", vamos a hablar de lo inspiradoras

que pueden resultar las buenas prácticas de otros

para hacernos mejorar en nuestro papel como educadores.

Mañana empieza en Madrid la 5 edición de Gestionando Hijos,

un gran evento que lo que busca es demostrarnos que, en el cine,

en la literatura, en la solidaridad o en la magia

hay elementos que nos pueden ayudar a ser mejores padres.

Antes de entrar en detalle, avance de contenidos en el sumario.

Hoy conoceremos la historia de superación personal

del emprendedor social Mamadou Saliou, un joven senegalés que,

con tan solo 16 años, llegó a España de manera ilegal

persiguiendo su sueño europeo.

Nos contará en primera persona cómo la imagen idílica

que se tiene de Europa en su país de origen no tiene nada que ver

con la realidad con la que se enfrenta un inmigrante

una vez llegado a su destino, tantas veces imaginado.

Cada vez viajamos más y también exigimos más.

Por ejemplo: ¿a quién no le gusta conocer un lugar

que promueve la cultura y el patrimonio

haciendo que el turista aprenda al tiempo que se divierte?

Es la oferta de la única ciudad Patrimonio de la Humanidad

de todas las islas canarias.

San Cristóbal de la Laguna nos descubre

qué son las visitas teatralizadas.

Bienvenidos al espacio reservado para la educación gastronómica

los lunes de La aventura del saber.

Les recordamos que cada semana ofrecemos dos oportunidades fijas

de mejorarla, los lunes y los miércoles.

En ambos casos, gracias a la desinteresada colaboración

del presidente de la Real Academia de Gastronomía de España

y de la Academia de Gastronomía Europea, don Rafael Ansón.

Hoy hablamos de las famosas e insípidas pastillas de vitaminas.

Sí.

Bueno, yo voy a decir una cosa que va a sorprender a la gente.

Yo creo en los suplementos alimenticios.

Pueden ser vitaminas o sales minerales, calcio, magnesio...

Vamos a ver, lo ideal es comer de todo un poco

y con eso está uno bien alimentado.

Pero cada persona es diferente.

Hay gente que le puede faltar calcio

o que les falta vitamina C,

ahora que llega el invierno y hay que evitar los catarros.

En ese caso, si uno saca ese calcio o esa vitamina C de alimentos,

dejará de comer otros si no quiere engordar.

Por lo tanto, es preferible seguir comiendo de todo poco,

tener toda la proporción normal que uno consigue cuando come,

pero si piensa que porque es mayor, como es mi caso,

necesitas un poquito más de calcio,

no importa nada tomar una pastilla de calcio.

Porque si yo tuviera que sacar el calcio de leche

o sacar el calcio de algún producto, dejaría de tomar verdura o fruta.

Engordarías. No.

Pero dejaría de tomar algo

que también necesito para estar bien alimentado.

Por lo tanto, en términos de normalidad,

con que uno coma de todo un poco, es suficiente.

Tiene todas las vitaminas y todas las sales minerales.

Si uno piensa que lo necesita, porque se lo recomienda el médico

o por una situación determinada, como es la maternidad

o en otros casos, que se necesita algo más,

en lugar de sacarlos de los alimentos naturales

que, además de calcio, en el caso de la leche

tiene lactosa, tiene calorías y grasa,

pues se toma una pastilla que solo tiene calcio.

Lo que pasa es que eso hay que hacerlo de acuerdo con el médico.

Claro.

Pero yo no estoy en contra.

Me hace gracia que parezca que solo es natural

lo que aparentemente es natural.

Eso también es natural.

El ser humano ha creado calcio y productos con vitamina C,

porque le conviene tomarla y no pasa nada.

Claro.

No hay que ser radical.

En general, no hay que tomar nada, simplemente hay que comer de todo,

pero cuando sí se necesita algo más, a veces es preferible tomarlo

como un complemento que buscarlo en los alimentos,

porque dejaríamos de comer otros o engordaríamos.

Claro, es una especie de medicina. Absolutamente.

No, mentira, es un complemento.

Igual que se saca el calcio de la leche, lo sacas de una pastilla.

No pasa nada.

Y en cuanto se equilibra, se deja de tomar la pastilla.

No hay que tomarla eternamente, no es nada malo.

Muy bien.

Se pueden tomar.

Pues muchas gracias, nos vemos en quince días.

Tiempo ahora para conocer la historia de esfuerzo y superación

del senegalés Mamadou Saliou, un joven emprendedor social,

que lleva años apostando por la educación como la mejor arma

para luchar contra la pobreza.

Las iniciativas de su ONG, Diandé África,

dirigida, entre otras cosas, a sensibilizar sobre la situación

que viven los inmigrantes en España,

ha sido reconocida con varios premios nacionales.

La historia de Mamadú ha sido elegida por TVE

para participar en la 5 edición de Inter-Rives,

el proyecto de coproducción audiovisual

de las televisiones públicas del Mediterráneo.

Yo nací en Guinea Conakry,

pero crecí en el sur de Senegal en la región que se llama Ziguinchor.

Desde pequeño, soñaba en venir a Europa

para convertirme en un futbolista de élite.

Los senegaleses que ya habían viajado, cuando volvían allí,

hablaban lo bonito que era y también te decían:

"Aquí en Europa, los empresarios te persiguen

para ofrecerte trabajo y te pueden pagar hasta 1500 euros".

Aunque al llegar aquí, la realidad es otra.

Un capitán de un barco me ayudó a entrar en su barco de pesca

y me facilitó llegar ilegalmente como muchos que han viajado en Europa.

Mis primeros días en Barcelona caminando para arriba y para abajo.

Mucha ilusión.

Hablando con compatriotas senegaleses,

les comenté que necesitaba un lugar donde quedarme

y entonces me recomendaron que fuera a la Cruz Roja

y explicarles mi situación.

Al ver mi pasaporte, automáticamente me dijeron que,

siendo menor, tenía que ir a un centro de menores.

Mi objetivo es llegar a informar a la gente de África o de Senegal

para que sepan exactamente cuál es la realidad

de la mayoría de los inmigrantes de Europa.

No les digo que no vengan, pero creo que es importante que sepan

cómo viven la mayoría de los inmigrantes en España.

Yo me sentí súper engañado,

porque veía a los africanos, a los senegaleses, cuando volvían,

que alquilaban coches allí en Senegal.

Nos hacían creer que eran sus coches,

pero en realidad son coches alquilados.

Les veía y decía: "Guau, yo también tengo que ir a Europa".

En Senegal o en África, donde conseguir veinte céntimos al día

es todo un problema, ¿qué haría? Se arriesgaría, ¿no?

Para poder venir a Europa.

Son muchos los que venden sus bienes,

algunos incluso, sus empresas, que les iban bien en África,

las venden para venir aquí.

De alguna forma, hay que decirle a la gente la verdad.

Con la experiencia que he vivido aquí en Barcelona,

de las diferentes organizaciones sociales,

que he pasado como usuario, todas las ayudas que me han dado,

en su momento pensé que esto no existía en Senegal.

Que de alguna forma veía que funcionaban algunos proyectos.

Entonces por eso creamos la asociación Diandé África.

Creo que la educación es la base de un desarrollo.

Es el arma para luchar contra la pobreza.

En África pasa que muchos padres no están convencidos

de que la educación sea el futuro para sus hijos.

Por eso, nosotros en Diandé África

queremos que los alumnos y los niños estudien,

más que nada para que puedan conocer sus derechos.

-La educación, que es la base de todo, debería ser para todos.

E igual para todos.

Que no sea un privilegio, sino un derecho básico.

-Yo he visto aquí a jóvenes luchar por sus derechos

y conseguirlo, porque saben sus derechos.

¿Pero en África?

En África la gente tiene miedo de luchar por sus derechos,

porque no los conocen.

Y creo que, para conocer tus derechos,

tienes que educarte primero.

Por eso, en Diandé África nos dedicamos a la educación.

-La inmigración es ahora un problema en Europa,

o alguna gente lo considera como un problema.

Es difícil, yo no tengo una solución,

pero sí hay que ser tolerante, hay que convivir,

hay que estar abierto a otras culturas,

porque los europeos no somos seres superiores

que tenemos que enseñar cómo vivir, no.

Podemos aprender de otras culturas.

Buenos días.

-Hola, ¿cómo estás, cariño?

-Muy bien, ¿qué tal?

-Aquí tomando el sol un poquito.

-Muy bien.

-Hace 50 años que vivo aquí,

pero ahora me gusta más que antes,

porque gracias a que ha venido gente de fuera,

los hemos integrado y ha habido una apertura de trato de todos,

que es muy gratificante para todos.

Hoy debemos de comprender que la gente que viene de fuera

tiene los mismos derechos que nosotros.

Lo importante no es vivir, sino convivir,

que es vivir con los demás.

Porque si vives tú solo, ¿para qué?

No merece la pena.

-Mi mayor punto de referencia ha sido una gran persona.

Al llegar aquí, mis tres primeros años

la consideraba como si fuera mi madre,

porque no tenía aquí familia.

Gracias a ella, hoy en día,

de alguna forma, soy quien soy.

-A día de hoy, eres tú un punto de referencia para muchos.

Para ellos, ¿no?

Más de una vez te mando algún chico, que está en situaciones parecidas

a las que tú estabas con 18, 19 o 20 años.

-Creo que es un placer,

el poder devolver este retorno.

Yo en su momento lo estaba pasando mal

y ahora con chicos que están en el mismo proceso,

puedo compartir con ellos la experiencia y explicarles

el punto donde estoy ahora y decirles, sobre todo,

que nada es imposible en este mundo.

Lo único es que hay que ser humilde, trabajador y...

-Luchar mucho, ¿no? -Mucho.

Nunca rendirse, porque en la vida nada es fácil.

Nada, nada, nada es fácil.

Todo se gana con esfuerzo.

¿Cuándo tienes pensado volver?

-Cuando tenga todos los papeles y un trabajo también.

Voy a ir a ver a mi familia

y veré si puedo traer a mi familia a España también.

Aquí se está mucho mejor.

-¿Los echas de menos? ¿A tu familia?

-Sí.

-Bueno, cuando un joven llega aquí, procedente de un país africano

o de Asia o de algún otro rincón del mundo,

viene con la idea del sueño europeo.

De poder venir aquí y, al cabo de poco tiempo,

estar trabajando y poder ayudar económicamente a la familia.

Básicamente es esta la idea.

Cuando llegan aquí, se dan cuenta de que es no es posible.

Para trabajar hacen falta un montón de cosas.

Para empezar, un permiso de trabajo que ellos no tienen.

Para empezar, el idioma, una formación muy completa.

También muchos contactos y una red.

Entonces, se dan cuenta de que esto que se habían imaginado,

pues no puede ser así.

Está claro que el futuro pasa por la mezcla.

Siempre ha habido también recelo hacia el que llega de nuevas.

Pero siempre hemos encontrado la manera de incluir a estar personas.

Ellos vienen con otro bagaje cultural,

con otra manera de hacer y serán fundamentales

para que nuestra sociedad tire para adelante.

-Veo en las noticias la cantidad de gente que quiere venir a Europa,

que intentan saltar en las vallas de Melilla para entrar

y buscar este sueño y veo mucha injusticia.

Somos iguales todos.

No veo por qué el español o el francés o el alemán,

cuando quiere ir a Senegal,

se hace su maleta y al día siguiente está en Senegal.

Y yo como senegalés,

cumpliendo todos los requisitos para que me den un visado

para venir aquí, me lo niegan.

No veo el porqué.

En mi país, los jóvenes me preguntan:

"Si Europa es tan dura como tú dices, ¿por qué no te vuelves?"

Yo siempre les digo que estoy preparando el terreno para volver,

porque el futuro es mi tierra.

Se ha convertido en una tradición en La aventura del saber.

Cada año les hablamos de una más que recomendable iniciativa,

cuyo objetivo es colaborar con padres y madres,

contribuyendo a la mejora del proceso educativo.

La 5 edición de Gestionando hijos arranca mañana en Madrid,

dispuesta a compartir un buen número de ideas para educar mejor.

Leo Farache y Jorge Salinas nos van a adelantar algunas de ellas.

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

-Hola, buenos días. -Buenos días.

Leo, por si queda alguien que no sepa

qué es Gestionando hijos y cómo es esa visión integradora

que tenéis de la educación.

Como director de proyecto, cuéntanos qué es este gran proyecto.

Es la punta del iceberg, ¿de qué?

Bueno, es la punta del iceberg de una idea.

Una idea que es ofrecer ideas e inspiración educativa

para el acto educativo más cotidiano y potente,

del que no hablamos normalmente en los medios de comunicación,

pero que se celebra en más de 13 millones de hogares todos los días.

Más de 13 millones de personas estamos todos los días

haciendo lo mismo, que es educar.

Queremos saber más para educar mejor.

¿Quién no quiere educar mejor a sus hijos?

Un poco para tener idea de hasta qué punto las ideas de otros

nos pueden contagiar, ¿no?

Lo elemental no se le ocurre a uno, pero te lo dice alguien y dices:

"Oye, ¿por qué no se me habrá ocurrido esto antes?"

Sí, son ideas y también es ilusión,

porque para educar bien, al igual que para trabajar bien,

hace falta ilusión.

Para jugar al fútbol hace falta ilusión.

Para vivir bien hace falta ilusión.

Y también hace falta conciencia, conciencia educativa.

Decir: "Estoy educando a mis hijos y me apetece esa ilusión".

Esas dos cosas también están muy presentes en Gestionando hijos.

Jorge, tú no debutas, ya repites, eres repetidor en Gestionando hijos.

¿Cómo fue tu primera experiencia?

Teniendo en cuenta que es un evento al que llegan

miles y miles de personas, que es muy viral en las redes sociales.

¿Cómo recuerdas ese primer paso?

Fue especialmente emocionante.

Fue realmente impactante, porque yo jamás me había visto

ante un auditorio de 1500 papás y mamás.

Mi trabajo tiene que ver más con el mundo de la empresa,

con directivos y directivas y, de buenas a primeras,

me encuentro con 1500 almas que querían saber cosas

sobre cómo acompañar a sus hijos.

Fue gratamente sorprendente.

¿Y qué tiene que decir la empresa sobre el mundo de la educación?

Porque, a priori, puede que haya gente que nos está viendo en casa

y diga: "Pues no entiendo yo la conexión".

¿Dónde está esa chispa?

Es bien fácil.

Porque en las empresas trabajan personas que son papás y mamás.

Creo que una de las cosas que estamos haciendo en los últimos tiempos

es sensibilizar a las compañías para que se den cuenta

que aquellos trabajadores que tienen en sus filas,

aquellas personas que colaboran con ellos,

los que hacen productivas a estas compañías,

además de ser buenos y buenas profesionales,

son padres y madres que tienen hijos e hijas en su casa a los que educar.

De tal manera que la empresa tiene que mucho que decir

a la hora de acompañar a personas

para que ellos también sean buenos educadores en su ámbito familiar.

Sí, vamos a hablar un poquito del programa.

Vamos a ver qué podemos avanzar.

Empieza mañana y yo me he apuntado aquí la chuleta.

Talleres por la tarde con expertos, como Álvaro Bilbao, neuropsicólogo,

la pediatra y neuróloga, Lucía Galán, con el mago Iván Santacruz.

Con Fernando Botella, experto en talento.

Cuéntanos, háblanos un poco de la oferta de 4 talleres tan distintos.

Esos que acabo de nombrar.

¿Dónde está la unión?

¿Qué se va a encontrar el que haya tenido suerte de sacar entrada?

Porque estaba complicadísimo.

Sí, está complicadísimo desde hace algún tiempo.

Bueno, en realidad lo que hacemos es ofrecer ideas, como decía antes,

A la mayoría de madres y padres nos gusta que nuestros hijos

puedan estimular la creatividad.

Ese es el encargo que va a tratar de comunicarnos Álvaro Bilbao,

que es el neuropsicólogo más importante de nuestro país,

hablando del cerebro de nuestros hijos.

Él sabe muchísimo sobre eso.

Después a las madres y padres nos interesa también

cultivas las emociones

y hacerlo desde el primer instante.

Eso es lo que va a hacer la maravillosa doctora Lucía, pediatra.

Finalmente, a las madres y padres también nos apetece

que nuestros hijos se vayan formando para la vida y, en ese sentido,

vamos a hablar de orientación, de cómo orientar a nuestros hijos,

utilizando también la magia.

Orientar a nuestros hijos, educar de mágico, de forma mágica.

Es lo que va a hacer Iván Santacruz,

el mago Santacruz, el papá mago, y Fernando Botella.

Muchas ideas inspiradoras, como nos decías.

Por ejemplo, Jorge, ¿tú cómo te lo has planteado?

No sé qué podemos avanzar.

Una vez que se pone Leo en contacto contigo y te dice:

"Oye, Jorge, ¿te apetece? ¿Te apuntas a esta nueva edición?"

¿Cómo diseñas y cómo te enfrentas a las 1200 personas?

¿Cómo se hace ese ejercicio?

¿Pero cómo no hacerlo?

Si solamente tenemos que escuchar a Leo,

que habla de contar qué es lo que van a hacer todas las personas,

es un seductor nato.

(RÍEN)

De tal manera que yo también me dejé seducir hace unos cuantos años por él

y cuando me llamó, estuve encantado de participar en el evento.

El año pasado en Barcelona y, en esta ocasión, en Madrid, Cine Palavox.

¿Qué es lo que voy a hacer?

Tampoco es un secreto de Estado, pero sí que en estos minutitos

que voy a tener como participante de este evento...

Unos cuantos, ¿no? Unos cuantos, sí.

Además, voy a participar junto con otra persona

con la que ya he hecho alguna otra cosa,

que es la responsable de formación del Grupo Lidl, Henar Marrón.

Vamos a hablar de aprender haciendo, esto que es el "learning by doing",

que hace ya muchos años que se habla de ello.

Queremos practicarlo en vivo y en directo

con todos los participantes de este evento.

De esa forma, va a haber algunas preguntas de algunos adolescentes,

que están en este momento, francamente, desorientados,

que están asustados, que tienen miedo.

Con esas preguntas, vamos a ofrecer la posibilidad a los participantes

de que se den algunas respuestas.

Lógicamente, Henar y yo acompañaremos estas respuestas

con alguna otra reflexión y con alguna otra sugerencia.

Ajá.

La idea, como tú nos decías, educar a los adolescentes en este caso,

que puede ser un poco más complicado.

Digamos que, cuando se habla de los niños pequeños,

siempre tenemos más margen de maniobra

y, según se van haciendo mayores, surgen otro tipo de dificultades.

Todos los padres lo comentan con frecuencia.

¿Cuánto hay de tu experiencia personal

en estas charlas que vas a dar?

Tú eres padre también, además de trabajar en el mundo de la empresa,

pero como padre, ¿todos tenemos margen de mejora?

¿Tú te has hecho un examen de conciencia en ese sentido?

Tengo muchísimo margen de mejora.

De hecho, me hace gracia que me hagas esta pregunta, María,

porque es cierto que la primera vez

que Leo me propone participar en el evento en Barcelona,

donde fui debutante, dije: "¿Y yo qué aporto aquí?

Si mi trabajo está más en el mundo de la empresa, sobre todo, con mánager,

directivos y profesionales y me dijo: "¿Pero tú no eres padres?"

Pues quizás en eso no había caído. Un pequeño detalle.

Me dijo: "Pues aterriza un poco aquello que tu sabes hacer

en el sentido de qué tipo de sugerencias o de preguntas

o de reflexiones puedes hacer para estos mánager o directivos

para que acompañen a las personas que les aportan, a sus colaboradores.

Aterrízalo en el mundo de la educación de los padres".

De tal manera que ahí lo vi claro, en eso no había caído.

Efectivamente, esta es la propuesta que hacemos

y cuando me preguntas por el auto chequeo,

me lo sigo haciendo.

Pegué un cambio radical cuando me apasioné por el mundo del coche,

pero aun así, cuando todavía hago una auto reflexión, me doy cuenta

la cantidad de áreas de mejora que tengo,

con lo que yo no solo voy a estar en mi participación del evento,

sino que pienso estar toda la mañana para empaparme de todo lo que pueda.

Ahí, tomando notas.

¿Cuánta gente esperáis?

Las que caben en el Cine Palavox, que son cerca de 900 personas.

Me gustaría que pudieran caber más personas, pero son las que caben.

Pero 900 personas no está nada mal, ¿no?

900 personas que están toda la mañana,

están en esa parte que comentábamos de los talleres por la tarde,

y el sábado, ese gran fin de fiesta.

Toda la mañana son una serie de ponencias,

que es donde va a estar Jorge, pero también a ver,

que tengo aquí la chuleta.

Se hablará de "Hijos solidarios para un futuro mejor",

se hablará de educar de cine con el cine,

de reflexionar sobre las emociones.

En fin, eso es otro perfil,

otras ideas inspiradoras de otro tipo.

Bueno, apetecibles sobre todo, ¿para quién?

¿Cuál es el perfil del asistente que habéis visto a lo largo de los años?

Son personas con hijos de cualquier edad, entre cero y 18 años

y que tienen una aspiración, que es saber más.

Yo siempre pongo el ejemplo de un ordenador.

¿Cuántas veces nos ha ocurrido que estamos delante de un ordenador,

sabemos lo que es un ordenador, pero viene el informático y te dice:

"Si cierras esto..."?

Pues simplemente, pretendemos eso.

Que quizás de esas seis, cinco horas que dura Gestionando hijos,

uno recupere una idea.

Una idea que, de repente, a uno lo ilumine.

También es verdad que estamos rodeados de otras madres y padres,

compartimos ideas y, en definitiva,

pasar una mañana de sábado muy agradable y muy útil.

Al final es que a veces no nos tomamos ese tiempo, ¿no?

El de charlar con otros padres y sacar conclusiones.

Es una experiencia que tenemos al alcance de la mano,

pero que a veces no hacemos ese ejercicio de contarnos qué haría,

de tú que has hecho o te has visto en esta o en la otra.

Estas ponencias al final lo que exponen son experiencias muy comunes

al servicio de todos, es otra manera de verlo también.

Absolutamente.

La verdad es que el poder compartir más allá de ir a escuchar

a una serie de participantes que tengan diferentes experiencias

y que lógicamente hablen de aquellas cosas

que suponen su propia trayectoria profesional

en cualquiera de los ámbitos o de las artes

en los que cada uno es un profesional,

más allá de eso es entender

que las inquietudes que tienen otros padres

no son menos que las propias inquietudes

que tengo yo como papá o como mamá.

Cuando compartimos eso en un entorno distendido,

de vulnerabilidad, donde todos aceptamos que no lo sabemos todo,

donde tenemos esta mente de aprendiz,

empiezan a pasar cosas muy interesantes.

Recogemos algunos mensajes

y cada uno de estos mensajes conecta con personas diferentes

en función de su momento vital

y en función de aquellas cosas que sean necesarias para cada uno.

Pero lo compartimos en un entorno distendido,

donde todos sabemos que no lo sabemos todo.

Leo, alguna vez hemos comentado que, en unos tiempos en los que

se da por hecho que tenemos al alcance de la mano más información

que en muchas otras épocas anteriores,

en ninguna otra época, diría yo,

hay gente que hace una crítica y dice que, a pesar de todo,

no nos va mucho mejor como educadores.

Tú que estás constantemente metido en el mundo de la educación,

¿cómo lo ves? Lo compartes, ¿sí o no?

¿Tal vez somos mejores educadores de lo que a veces nos creemos?

Bueno, es difícil dar un sí o un no, pero yo creo que lo hacemos mejor.

Indiscutiblemente.

En cambio, desde Platón, que anunciaba la dificultad de entenderse

con los adolescentes y desde Platón a nuestra época,

las madres y padres seguimos enunciando lo mismo:

la dificultad de entenderse con los adolescentes.

En definitiva, es la dificultad de entenderse con otra persona,

porque quizás no nos pongamos en el lugar de la otra persona.

Y eso varía lógicamente en función del educador.

Saber más es bueno,

digo, por definición.

Eso sí, como anuncia una de las ponencias,

la que va a hacer Noelia López-Cheda, que dice:

"Si le haces todo, si le resuelves todo, tú eres el problema".

Sí.

Es verdad, que cuando uno sabe mucho, uno puede pasarse de rosca

y decir: "Es que yo además quiero saberlo todo y hacerlo".

Es como un jefe, que pretende saberlo todo

y hacer el trabajo de la persona que está trabajando en el equipo.

Saber delegar, ¿no?

Hay que saber delegar, justamente.

En este caso, al final, lo que tenemos que delegar

es la responsabilidad que cada uno de nuestros hijos, desde pequeños,

desde muy pequeños, pueden hacer para desarrollarse como personas.

Decías que vamos a utilizar la música, el cine,

vamos a utilizar otras herramientas que están a nuestro alcance

para eso que decía al principio de la entrevista,

todos queremos que nuestros hijos lo hagan mejor.

Nosotros también sentirnos mejor,

que es nuestra leyenda: Saber más para educar mejor.

Y el humor, ¿verdad?

Porque en Gestionando hijos uno pasa un buen rato y se divierte,

que esto es importante.

Bueno, Jorge hace reír a la gente, pero es verdad

que todos o casi todos los ponentes saben que el humor es una referencia

casi imprescindible en la comunicación,

como también podríamos decir madres y padres.

Antes un compañero tuyo me ha venido a contar algo y le he dicho:

"Eso se resuelve con humor", y me ha dicho:

"Es que algunas veces, se me olvida el humor como herramienta".

Bueno, el humor es una herramienta maravillosa para todos nosotros.

Bueno, pues nada, tomamos nota.

Gracias a los dos por haber visitado La aventura del saber y por repetir,

porque los dos repetíais.

Suerte para la semanita que tenéis por delante

y a ti hasta el sábado también, Jorge.

-Hasta el sábado, María. -Muchísimas gracias.

Vamos a hablar de una singular familia de artistas americanos,

que llegaron a España a principios de los 70.

Son los Modlin y, durante diez años,

fueron toda una obsesión para el fotógrafo Paco Gómez.

El reportaje al completo solo lo pueden ver

en la web de La aventura del saber.

Ahora, un adelanto.

Armonizarán en España...

-Sábado noche.

-Toda mi historia con los Modlin

empezó un día de junio del año 2003.

Yo acababa de llegar a casa, era por la noche

y recibí una llamada de mi cuñado,

que me dijo que fuese rápidamente a Calle del Pez,

porque había un montón de fotografías y de cosas y me iba a interesar.

Él ya sabía que me gustaban las fotografías antiguas,

porque había hecho trabajos.

Yo había sido basurero, había trabajado con imágenes

y me gustaba coleccionarlas.

Entonces, baje corriendo allí

y cuando llegué, pues me encontré una montaña de fotografías,

de ropa, de libros y todo ello lo acabé metiendo en una caja de fruta,

que había allí en el mismo contenedor

y eso es lo que me llevé a casa.

Lo que hacía singular a esta caja

es que la cantidad de fotografías que había era inmensa

y, sobre todo, que eran fotografías muy extrañas.

Había, por ejemplo, estas.

Esta serie que era de las que más me llamó la atención,

porque no eran tres o cuatro fotografías,

eran sesenta o setenta fotografías diferentes de un tío en calzoncillos

retorciéndose contra una piedra.

Jugaba con ellas, no sabía lo que significaban,

pero en realidad el punto en el que la historia cambia

es cuando unas fotografías de una persona que aparece aquí,

la vi en casa de un amigo.

La vi en casa de un amigo,

porque una persona que coincidió conmigo en la montaña de basura,

pues se había inspirado también en los Modlin

para hacer unos trabajos pictóricos.

Parte de esas fotografías se las regaló a mi amigo.

Yo, al verlo ahí, y contarme que era una persona famosa,

es cuando me di cuenta de la dimensión de lo que tenía.

Y yo digo: "Pero si estas cosas las tengo yo en mi casa".

Y entonces lo que hago primero es teclear en internet

el nombre de esta persona, que yo ya sabía que se llamaba Margaret.

Tecleé Margaret, Calle del Pez, pintora y ya me salió un artículo,

que se había publicado en El País al año de su muerte.

En ese momento, vuelvo a la caja y ya la película se empieza a construir.

Ya empiezas a encontrar sentidos a ciertas cosas.

Son gente que están siendo retratadas

para representar el apocalipsis en los cuadros.

Como yo siempre digo, el apocalipsis como es tan jodido,

por eso estaban retorciéndose de dolor,

porque venía la furia divina.

Yo siempre digo que, en el libro, lo que estoy contando

no es la historia que yo quisiera contar de cómo eran los Modlin.

No, estoy contando cómo eran los Modlin y, además,

cómo ellos quisieron que se contara esa historia,

porque no paraban de dejar pistas.

Las mismas anécdotas me las decían diferentes personajes,

porque tuvieron conversaciones eternas con Elmer.

Todo lo que contaban era lo que Elmer

les había contado a ellos.

-Era un entusiasta,

un enamorado de la obra de ella.

Posiblemente, como consecuencia también

de que estaba muy enamorado de ella, es decir,

para él, ella era el mundo

y representaba todo lo que era la vida para una persona.

-Fui descubriendo quienes eran ellos.

Ellos eran Margaret Modlin, que era la madre.

Era una pintora, una pintora súper lista que se auto denominaba:

la mejor pintora del apocalipsis de todos los tiempos.

Debía serlo, porque no creo que haya muchos pintores

que dediquen su vida a retratar el apocalipsis.

Nació en Carolina del Norte,

seguramente en un ambiente interiorista religioso

y en una familia pudiente.

En esa época, conoció a Elmer, a su marido.

Elmer había llegado ya de la II Guerra Mundial,

porque Elmer participó en la II Guerra Mundial.

Él era pacifista y, en esa época, si no querías luchar,

te podían meter, si tenías algún objeto de conciencia,

y trabajabas en un barco hospital.

Fue el primer marino en pisar Nagasaki después de la bomba atómica.

-Las cosas tan horribles que él vio allí,

que yo no me lo podía figurar, lo que él tenía en su mente.

Eso siempre,

aunque cuando llegó a España, fue como un bálsamo para ellos,

lo digo para los dos,

pero esas cosas las llevaba él en su mente.

Convenció a su mujer de hacer un cuadro que se llama "Nagasaki y yo",

en el que él representa un poco todo lo que sufrió en esa guerra.

Ese cuadro se llegó a ceder al museo de Nagasaki

y ese cuadro está en Japón ahora mismo.

Elmer, en ese momento, también,

asqueado de la guerra se metió en grupos de teatro en la universidad

y allí conoció a su mujer, a Margaret.

La conoció en una obra de teatro,

se enamoraron rápidamente y, al poco tiempo, se casaron.

Tuvieron un hijo y escaparon a Hollywood.

Escaparon a Hollywood, según dice la gente que les conoció,

en busca de la fama: la de Margaret como artista y de Elmer como actor.

En realidad, esa fama siempre llegó

de forma mucho más floja de lo que ellos esperaban.

Si que es verdad que, en EE. UU.,

ellos regentaban un restaurante vegetariano en Hollywood.

Estuvieron en contacto con intelectuales,

conocieron a Henry Miller.

Margaret hizo varios trabajos, pero siempre de un perfil bajo.

Igual que Elmer en la televisión o en el cine.

Eran conocidos, pero siempre hacían papeles secundarios.

(HABLAN EN FRANCÉS)

-Cuando yo empecé con esta historia, Elmer aparecía en pocas películas.

Aparecía en tres o cuatro películas pero, por ejemplo,

una en la que aparecía era en La semilla del diablo.

-¡No!

-Mira sus manos.

-Sus pies.

-¡Dios!

-Me alquilé La semilla del diablo, empecé a buscarle,

no aparecía en los créditos.

Aparecía como hombre joven en los sitios de internet.

Empecé a buscarle y yo decía:

"Debe ser este, debe ser el que le lleva las flores al hotel".

No aparecía.

No aparecía y, de repente, en este grupo de gente,

aparece Elmer como hombre joven en un segundo plano.

No tiene ninguna frase,

pero curiosamente es el único momento

en el que aparece en una película de peso.

Entonces, yo lo que hice, es parar y centrarme en el personaje.

A mí los demás habían dejado de interesarme.

Le hice zoom al personaje y ahí está él, Elmer,

viendo esta escena que, para mí además,

tenía mucho que ver con su vida por esto que os he contado

de que la película va de una persona,

un actor secundario que vende su alma al diablo para conseguir la fama.

Taller de ciencia en La aventura del saber.

Tiempo para experimentar con la ayuda del profesor de tecnología

y escritor, Javier Fernández Panadero,

que hoy nos propone la siguiente cuestión:

¿Qué cantidad de azúcar hay en los refrescos?

Lo hacemos también con el concurso de nuestros dos ayudantes habituales

Mario, Andrea; Andrea, Mario, bienvenidos.

Gracias por estar aquí.

-Gracias. -Gracias.

Y Javier, a ver, ¿cómo es?

Pues es lo de siempre.

La gente nos dice cosas, la gente opina,

pero nosotros queremos saber y, para saber, tenemos que medir.

Entonces, la gente dice que hay mucho azúcar en los refrescos,

sobre todo, los papás, que no bebamos muchas naranjas, muchas colas.

Aquí tenemos un refresco y vamos a ver cuánta azúcar hay.

Lee, Mario, cuánta azúcar hay por ahí, cuántos gramos de azúcar.

-11,5 gramos.

-11,5 gramos, pero pone cada 100 mililitros.

-Sí.

-En una lata hay 300 mililitros.

Entonces, más o menos, multiplicamos por tres, ¿y nos sale?

Nos sale 34,5.

34,5. 34,5.

Pero los números son difíciles de ver y, por eso,

le vamos a pedir ayuda a Andrea para que nos pese 34,5 g de azúcar.

A ver cuánta azúcar es.

Entonces, empieza a echar hasta que marque 34.

34 o 35, lo que tú quieras. Más o menos.

Podríamos pensar que con una cucharada ya son 30 gramos,

pero ¿cuánto es una cucharada?

-Siete.

-Pues falta mucho todavía, ¿no?

Faltarían como cinco cucharadas.

-Quince.

-Veinticinco.

Sigue, a ver.

-Treinta y dos.

-Echa solo un poquitito.

No, menos, menos, menos.

Menos que te pasas.

Menos, menos, menos. Ahí.

Echa eso a ver qué tal.

33 con algo.

Eso no va a hacer mucho.

A ver.

Bueno, 36, más o menos.

Sí, se lo perdonamos.

No, muy bien, pero fíjate qué cantidad de azúcar es.

Toda esta azúcar está disuelta en este líquido.

Cada vez que te tomas esta lata, te tomas esta azúcar.

-¿Si lo tiramos sin azúcar y ponemos este?

-Si tu llenas este vaso de agua y te lo bebes,

es como si te bebieras esto.

Más o menos.

¿A que nadie haría eso, beberse un vaso lleno de azúcar?

Pues eso lo hacemos a veces.

-Como este, ¿no?

-Claro, pero fíjate,

si en lugar de beber una sola sola, bebemos más latas.

Tres, por ejemplo.

Vamos a ver, cuánta azúcar nos saldría.

Vamos a pedirle que nos haga la cuenta.

34,5 por 3.

Más o menos.

Ahí está.

103, 5.

103 gramos de azúcar, una barbaridad.

Voy a echar yo un poquito primero.

Así.

A ver cuánto es. ¿Cuánto marca, Andrea?

-49.

-Un poquito más.

Esto es muchísimo, ¿no?

-Ya, ya.

-No sé, ¿cuánto, Andrea?

-38.

-Espérate, que lo vamos a dejar en... ¿Cuánto?

-81.

-81, hasta cien.

Tú completas, Mario.

No, no muevas la báscula, que si no las medidas nos salen mal.

Venga esa cucharada para dentro.

-No, no te preocupes.

No muevas.

Andrea, ¿cuánto lleva?

-88.

-Más hay que echar.

-95.

-Más hay que echar.

Fíjate qué tremendo.

-101.

-Pues si quieres echar un poquito para llegar justo

y ya estamos.

103,5.

100, 100.

-100, 101. Echa un poquito más.

-No, 101.

-Yo creo que ya se ve.

Fíjate, si te bebes un litro de refresco, toda esta azúcar...

-Pero vamos a verlo.

-¿Lo quieres echar? Échalo.

Eso es un científico.

Aquí lo tenemos.

-¿Cuánto es?

-Ahora cero, porque lo he quitado.

Ya no lo pesa, porque lo tengo yo en la mano.

Pero 103, 5 más o menos.

103.

Justo.

Toda esta azúcar es la que te tomas si te tomas un litro.

Fíjate qué barbaridad, fíjate.

Si te metes un litro de refresco, te metes todo esto por el cuerpo.

Todo esto.

Tremendo, ¿no?

Bueno, pues ya lo sabemos.

Ahora que lo hemos medido, lo sabemos.

Y ahora que sabemos, podemos elegir.

Y nosotros recomendamos para beber,

pues agua.

Es lo mejor.

Bueno, pues nada, muchísimas gracias.

Hasta dentro de quince días.

Si podéis venir.

Quince segundos. O quince segundos.

Según se mire.

Gracias.

Seguimos.

Dejamos la ciencia para hablarles

de patrimonio monumental arquitectónico e incluso vegetal.

Es una de las caras que ofrece San Cristóbal de la Laguna,

una ciudad con 500 años de historia, que pone al servicio del visitante

un buen número de posibilidades para hacer turismo.

Hoy descubrimos qué son las visitas teatralizadas,

una oferta imprescindible para una ciudad dinámica y abierta,

que presume de ser Patrimonio de la Humanidad.

Las rutas y visitas teatralizadas o dinamizadas generan un valor añadido

al patrimonio tangible e intangible.

Diseñadas con rigor, criterio histórico y antropológico,

en San Cristóbal de la Laguna reviven la historia y las leyendas

de sus patios, templos, conventos o palacios.

Unos recorridos contextualizados que permiten retrotraerse a otras épocas

para sentir, vivir y palpar su inmensidad histórica.

Néstor Verona, historiador y antropólogo, buenos días.

-¿Qué tal? Buenos días.

-Estamos en una ciudad como La Laguna, Patrimonio de la Humanidad,

en la que hay otra forma de descubrirla, ¿no?

Tú nos la vas a mostrar de una forma más dinámica.

-Te propongo una visita a una ciudad Patrimonio de la Humanidad,

pero que además es una ciudad dinámica,

una ciudad que ha sabido conjugar perfectamente

ser una ciudad universitaria y joven

con ser una ciudad con 500 años de historia

y con un patrimonio súper interesante.

Te propongo un paseo por La Laguna

para descubrir sus secretos y sus encantos.

-Por ejemplo, de esta plaza en la que nos encontramos,

¿qué nos puedes contar de esta plaza?

-Pues mira, esta es una plaza simbólicamente representativa

de la ciudad, porque estamos en un contexto fundacional de la ciudad.

Esta plaza es un poco el símbolo de esa ciudad renacentista,

esa ciudad del 1500, en torno a la cual se establecieron

las principales familias, los conquistadores,

Alonso Fernández de Lugo, que fue el capitán de los conquistadores,

tenía su residencia aquí en la plaza y de él toma su nombre:

la Plaza del Adelantado.

Mira, María, como te decía, en torno a la Plaza del Adelantado

se establecieron a partir del año 1500

estos edificios súper representativos

de familias vinculadas con la conquista.

Por ejemplo, justo aquí detrás tienes el Palacio de Navas,

que fue fundado por Jorge Grimón.

Jorge Grimón fue uno de los que acompañó al Adelantado,

Alonso Fernández de Lugo, en la conquista de la isla de Tenerife.

A ellos se les pagó con tierras.

Se les pagó con buenas tierras en la isla y buenos solares en la ciudad.

Como ves, es un palacio fantástico,

aunque bueno, la fachada hoy en día ha sido modificada.

En el siglo XVII, le dieron el Marquesado de Villanueva del Prado.

Levantaron todo ese remate barroco

que tiene tan interesante en la parte alta

y ya en el XVIII se le pusieron todos los apliques neoclasicistas.

Se estableció la tertulia de Navas, que era una reunión de intelectuales

y de la ilustración de La Laguna.

En La Laguna hubo un movimiento ilustrado muy fuerte

en el siglo XVIII y, de hecho, esta gente traía libros

que estaban prohibidos su lectura en las listas de expurgo

de la Santa Inquisición y que estaban prohibidos leerlos.

Los traía de contrabando.

A lo mejor compraba un fajo de mantas en Londres

y le venía un libro de Rosseau escondido.

Fueron acumulando una fantástica biblioteca ilustrada.

-Curioso. -Sí, genial.

Es una historia fantástica la del Palacio de Navas.

Y justo al lado, tenemos una joya de nuestra arquitectura mudéjar.

Sabes que el mudéjar es esa mezcla entre la forma de construir

en Castilla, en la península y toda la influencia musulmana

que tuvo durante siglos la Península Ibérica.

En Canarias, el estilo mudéjar es una auténtica joya

y esta es una de las joyas que tenemos en La Laguna,

que es este balcón ajimez.

Es un balcón que está hecho para que las monjas de este convento

puedan vernos a nosotros, pero nosotros no podamos verlas a ellas.

-Son de clausura, entiendo. -Sí, es un convento de clausura.

Y tiene esa celosía tan interesante a nivel arquitectónico

y después porque hay historias vinculadas a este balcón.

Te voy a contar un chisme.

Resulta que en el siglo XVII,

un joven del palacio, un noble de aquí, Jerónimo Grimón,

se enamoró de una monjita del convento de clausura

y ellos se fugaron una noche.

Los cogieron en el puerto de Santa Cruz, los trajeron a La Laguna

y a él le cortaron la cabeza justo aquí donde estamos ahora

y a ella la obligaron a ver la ejecución desde ese famoso balcón.

Antes te decía que la ciudad de La Laguna

es una ciudad que tiene un urbanismo renacentista.

Es una ciudad de calles rectas y resulta que la calle principal,

la Calle de la Carrera, justo donde estamos,

que es donde están los poderes más importante de la ciudad,

el poder político, el económico, el poder religioso está en la Iglesia,

pues resulta que la calle principal está evidentemente torcida.

Se puede ver perfectamente que,

justo aquí, la calle hace como una especie de codo.

Resulta que hay una leyenda

que explica por qué la calle está torcida.

Una leyenda que cuenta que, a principios del siglo XVI,

descubrieron a una pareja que estaban haciendo el amor

y la familia de la chica mató al chico.

Resulta que ese chico que mataron era el hijo del Adelantado.

Al darse cuenta, se fueron a esconder en la Iglesia de la Concepción

y el cura los acogió en sagrado.

Entonces fue cuando el Adelantado traslada su casa que, supuestamente,

estuvo a los pies de la torre de la Iglesia de la Concepción,

a este nuevo solar y puso la casa torcida respecto al eje de la calle,

para que desde las ventanas y los balcones de su casa

no se viera la Torre de la Iglesia de la Concepción.

Así le estaba dando la espalda ostensiblemente

a la iglesia principal de la ciudad

y al cura que no le había ayudado con toda esta historia.

Pero creo que lo importante aquí es que haya una leyenda

para explicar que esta calle está torcida.

-Porque todas las calles de La Laguna van haciendo como una cuadrícula.

-Exacto, son calles rectas que forman cuadrículas.

Es un trazado renacentista como si fuera un tablero de ajedrez.

Y están estas fantásticas casas que, mira, te voy a enseñar.

Este patio de la Casa de los Capitanes

que es una de las joyas de la Calle de la Carrera.

-Precioso el patio, qué bonito. -Pues sí.

Además este patio nos está hablando

de cómo es nuestra arquitectura tradicional en las Islas Canarias

y aquí en La Laguna en concreto.

Son casas estructuradas en torno a estos hermosos patios.

Son patios principales alrededor del cual

se distribuyen las principales dependencias de la casa.

Todas estas casas tienen un segundo patio que está vinculado al servicio,

a las cocinas, a los corrales, a las caballerizas,

y todavía quedaría una tercera zona en la casa

que está vinculada con la huerta.

Todas las manzanas de casas en La Laguna tenían en el centro

un espacio de huerta, que son huertas comunitarias.

Todas las casas que daba su parte trasera a ese espacio

compartían ese espacio de huerta.

-La verdad es que no me extraña que sea Patrimonio de la Humanidad.

-No, además esta es una de las casas más visitadas

por los turistas en La Laguna.

Por eso está aquí el punto de información turística.

-Creo que oficinas turísticas en una ubicación tan curiosa habrá pocas.

-Sí, hay pocas.

Ten en cuenta que somos la única ciudad

Patrimonio de la Humanidad de Canarias.

Somos una de las 15 joyas

del grupo de ciudades Patrimonio de la Humanidad de España.

Esas cosas hay que cuidarlas.

-En este recorrido que nos estás haciendo por La Laguna,

ahora nos has traído al Museo de Historia y Antropología de Tenerife.

-Sí. -¿Qué podemos ver aquí?

-Aquí se estableció a finales del XVI la familia Lercaro Justiniani

y ellos levantaron este fantástico palacio del siglo XVI.

Efectivamente, ahora es la sede del Museo de Historia y Antropología.

Tiene una exposición permanente, pero también organizan

exposiciones temporales, actividades de dinamización,

charlas, conferencias...

Es un espacio imprescindible para la visita a La Laguna.

-Y con una leyenda muy curiosa. -Bueno.

La leyenda del fantasma de la casa.

Hay varias leyendas de fantasmas en la ciudad,

pero quizás la más conocida, la más famosa es la de este edificio.

Cuenta una leyenda que aquí hay un fantasma.

Dice la leyenda que en siglo XVI o XVII,

la familia obligó a una chica a casarse

con un señor mayor y con mala reputación.

Se tiró en un pozo y se suicidó.

Bueno, la leyenda cuenta que su fantasma todavía habita en esta casa.

-Pulula por aquí. -Sí.

-Por el museo y por la casa. -Sí.

El patio, como ves,

aunque mantiene la casa la estructura de los patios tradicionales canarios,

al ser la familia italiana, le dieron ese toque italianizante

a la arquitectura y entonces te encuentras algunos detalles.

Fíjate, por ejemplo, las caras de faunos que hay en la madera talladas,

que es como un detalle de iconografía muy romano.

-Sí, que no es típico de aquí de esta zona.

-Pero mantiene aún así la estructura típica de casa tradicional canaria.

-Nos hemos venido a otro patio.

¿Ahora dónde nos encontramos?

-Estamos en el antiguo convento de Santo Domingo,

un espacio de 1524 que fue, como ves, un antiguo convento

y este espacio se ha convertido en un espacio cultural

en el que se desarrollan desde obras de teatro, conciertos de música,

exposiciones, charlas, cursos, talleres.

Es un espacio que está muy vivo que ha ganado la ciudadanía

y un espacio que siempre está en continuo movimiento.

De hecho, imagínate que hace poco tiempo convertimos

este antiguo convento del siglo XVI

en la Verona de Romeo y Julieta de Shakespeare.

Y es que La Laguna se ha llevado los últimos diez años más o menos

un formato de rutas teatralizadas aquí en el caso histórico

y es que todos estos espacios se prestan perfectamente

a hacer estas visitas teatralizadas.

-Entonces entiendo que, en determinadas épocas del año,

las personas que visiten La Laguna

pueden hacer estas rutas teatralizadas.

Lo que estábamos haciendo nosotros, pero más bonito.

-Sí, bueno, más bonito imposible.

Porque con estos patios que te estoy enseñando...

Sí, además es que tiene esa espontaneidad.

Tú imagínate que, de repente, vienes a visitar La Laguna

y que te encuentras paseando por la calle

pues al mismísimo Alonso Fernández de Lugo o al corsario Amaro Pargo,

un famoso corsario lagunero del siglo XVIII

o este tipo de personajes, porque continuamente se están organizando.

La ciudad está muy dinamizada a nivel cultural.

Pero no todo es patrimonio monumental y arquitectónico.

-¿No? -No, no.

Ahora te voy a enseñar unos jardines con especies vegetales también

únicas de los archipiélagos macaronésicos.

-¿Conoces el drago? -Sí.

-Pues te voy a enseñar un drago que tiene más de 500 años,

que ha sobrevivido a tempestades, a tormentas y al paso del tiempo.

-¿Quieres venir a verlo? -Pues vamos a verlo.

-Claro, sí. -Venga, genial.

Como te decía, aquí tenemos este fantástico ejemplar de drago,

que está en la antigua huerta del ex convento de Santo Domingo.

Como te digo, no solo es patrimonio arquitectónico,

sino que también hay un patrimonio vegetal muy interesante.

De hecho, todo este jardín fue plantado con ejemplares

de la laurisilva de aquí, del Parque Rural de Anaga.

Son especies que son prácticamente del terciario.

Especies con miles de años.

Este drago, este ejemplar sabemos que estaba aquí plantado,

porque cuando los frailes compran este solar

para levantar el convento 1524, esto se llamaba la finca del drago,

por lo tanto el ejemplar tiene 500 y pico años.

-Vamos, desde luego, La Laguna tiene mucho que ofrecer.

Y bueno, esto es una pequeña visita,

esta que nos has hecho,

pero la oferta, las rutas que se pueden hacer por La Laguna,

pues son infinitas prácticamente.

-Claro.

-Así que bueno, muchas gracias por este recorrido

y yo creo que nos queda volver y descubrir La Laguna.

-Invitarles a descubrir esta ciudad universitaria e histórica.

Única ciudad Patrimonio de la Humanidad de Canarias.

-Muchas gracias. -Gracias a ti.

La editorial Demipage acaba de publicar este precioso libro.

"No me gustaría palmarla", de Boris Vian.

Una selección ilustrada de sus poemas que no tiene desperdicio.

Como ya se sabe, el artista francés Boris Vian fue cantante,

poeta, músico de jazz, ingeniero,

director de un sello discográfico, traductor, novelista

y muchas otras cosas en una tan corta como intrépida y fecunda vida.

Sus diez novelas siguen reeditándose regularmente

y sus canciones no han dejado de escucharse nunca.

El libro es un merecido homenaje al espíritu burlón, agudo y desesperado

al mismo tiempo de Boris Vian.

Es un excelente regalo para cualquiera

y una manera de recordar el resto de su obra.

Recuerden:

"No me gustaría palmarla", de Boris Vian.

Recientemente publicado en la editorial Demipage.

Se acaba La Aventura del Saber del lunes, pero mañana volvemos.

Por ejemplo, para hablar con Laura Rojas Martos

acerca de lo dice la psicología sobre el chantaje emocional.

Queremos saber qué es, qué objetivos persigue el chantajista emocional

y cómo podemos aprender a lidiar con él.

Después les vamos a contar una historia

que nos ha sorprendido descubrir.

La de un grupo de mujeres que tuvo un papel importantísimo

en los descubrimientos astronómicos de finales del siglo XIX.

¿Sabes quiénes fueron las calculadoras de estrellas?

¿No? Pues aquí, mañana a las 10 de la mañana

les damos todos los detalles en La aventura del saber.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 12/12/16

La aventura del saber - 12/12/16

12 dic 2016

Ofreceremos los reportajes "Interrives: Mamadou" y "Rutas teatralizadas La Laguna". Además, entrevistaremos a Leo Farache y Jorge Salinas, de Gestionando Hijos y al divulgador científico Javier Fernández Panadero.

ver más sobre "La aventura del saber - 12/12/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 12/12/16"

Los últimos 3.825 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios