www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4294558
Para todos los públicos La aventura del saber - 08/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenos días, bienvenidos a una nueva edición de "La aventura del saber".

Hoy, en el "Taller de nutrición", hablamos de la caída del cabello

en otoño y de si se puede prevenir o frenar de algún modo,

con la doctora Marián García.

En la segunda parte del programa hablaremos de los inolvidables

personajes de aventuras que inventó el gran escritor francés

Henri-Marie Beyle, Stendhal.

Autor de entre otras ficciones inolvidables:

"Rojo y negro" y "La cartuja de Parma".

También les ofreceremos en esta edición

de "La aventura del saber" un documento sobre la gastronomía

y la naturaleza que rodea La Victoria de Acentejo,

en las Islas Canarias.

Aratz Mendieta empezó a estudiar ingeniería de telecomunicaciones

hasta que un amigo le comentó la posibilidad de cursar

estudios de hostelería. Entonces, su vida dio un giro de 180°

y este viajero empedernido ha acabado a cargo de una bodega

con más de 200 años de historia, convirtiéndose en el sumiller

de uno de los mejores restaurantes de España, EL Cenador de Amós,

en Villaverde de Pontones, Cantabria.

(Música)

Es un proceso que dura mucho tiempo, no es rápido.

Requiere una parte de estudio y sobre todo requiere, en mi opinión,

una parte de viajar, de conocer y de llegar al origen de todo.

De saber que detrás de cada botella hay un viñedo, hay unas personas

y para saber lo que hay en el interior

tenemos que profundizar en el origen.

(Música)

Tienes que saber en qué situación está esa mesa,

si es una celebración, si no, qué necesita ese cliente,

qué quiere de ti y cómo tú se lo puedes dar.

No necesariamente el vino más caro tiene por qué llenarle,

si no es lo que ese cliente quiere en ese momento.

(Música)

Sobre todo, yo le pido una buena compañía.

Sin eso no consigue llegarme, necesito compartirlo con alguien.

No disfruto lo mismo de cualquier botella si me la bebo solo

que si la bebo con alguien.

Creo que el vino necesita de esa conversación

entre tú y la botella, y entre tú y la persona que tienes al lado.

Si ya la persona es especial, pues el disfrute será infinito.

(Música)

La botella que hoy te ha hecho disfrutar,

que te ha puesto los pelos de punta, mañana puede ser

insípida o casi como el agua

si tú no te sientes receptivo hacia ella.

Dentro de los estilos, dentro de todo, cada vino

tiene su momento y entra dentro de la psicología del cliente

saber qué necesita.

Igual en un momento necesita una cosa, en otro momento necesita otra.

En un momento un blanco te puede emocionar,

mañana puedes querer tinto. El clima, todo hace mella en eso.

(Música)

Para mí es el plato más versátil que hay

a la hora de hacer esa armonía.

Nos permite casi todo el abanico. Es un plato bastante neutro en sabor,

que nos permite tomarlo con blanco, con tinto.

¿Qué elegiría yo? Un buen champagne.

(Música)

Con un jamón me iría al sur. Me iría al marco de Jerez

y me lo tomaría con un fino, con una manzanilla,

incluso con un amontillado joven, por ejemplo.

(Música)

Hay una armonía muy divertida también,

que sería con un queso azul, por ejemplo.

Con un queso ya con años. Con este tipo de quesos

que ya van hacia los sabores picantes,

tomarlo con un Pedro Ximénez muy dulce.

(Música)

Yo le recomendaría a la gente eliminar los tabús

de que el vino blanco es para pescado y el vino tinto es para la carne.

Aquí en los maridajes que proponemos en los menús degustación

siempre ponemos un tinto con el pescado y un palo cortado,

un oloroso viejo con la carne, sobre todo si son carnes de caza.

Son tintos de otros estilos a los que no estamos habituados,

más ligeros, menos alcohólicos.

Realmente la sensaciones que producen son nuevas para el comensal

que no está habituado y al final funciona, que es de lo que se trata,

y emociona.

(Música)

"Taller de nutrición" en "La aventura del saber"

con la doctora en farmacia y nutricionista Marián García.

Hoy hablamos de un tema que se repite

con la llegada del otoño, cuando se caen las hojas

de los árboles y los pelos de la cabeza.

No es una leyenda urbana, que yo lo puedo atestiguar, Marián.

Que en otoño se cae más el pelo, ¿verdad?

El ciclo del pelo no es igual que el ciclo de las hojas

de la naturaleza, pero sí que es verdad

que por unas razones muy concretas el pelo se cae más en otoño.

El pelo tiene tres fases, en concreto.

Hay una primera fase, que es la fase anágena.

Viene del griego "ana", hacia arriba.

Es la fase de crecimiento y dura, mas o menos,

entre cuatro y ocho años, pero normalmente, unos tres años.

Podemos decir que es como la regla del tres,

tres años el pelo está creciendo.

Todo el mundo tiene el pelo en esa fase tres años creciendo.

Luego está en la fase catágena, que "cata" es hacia abajo

y también es degeneración.

En esta fase, que dura unas tres semanas, lo que ocurre

es que la alimentación que inyecta los nutrientes al folículo

se separa y este folículo se empieza a deteriorar.

Luego tenemos la fase telógena, que "telo" es fin, que es el fin.

Son tres meses y durante estos tres meses en cualquier punto

se puede caer el pelo.

Mientras te estás duchando, mientras te estás cepillando...

En ese segundo caso no se cae, solamente se pone, digamos...

En este segundo se retranquea el folículo.

Se deteriora y se queda ahí que ni para ti ni para mí,

pero todavía no se cae, se cae en la fase telógena

y dura tres meses.

¿Qué ocurre? Normalmente, hay muchos cabellos

que entran en la fase telógena al final de la primavera.

Eso se ha estudiado y estadísticamente es así.

Entonces, esos tres meses desde primavera, pasa el verano

y cuando llegamos a los meses de septiembre, octubre,

es cuando se va cayendo el pelo.

¿No tiene nada que ver con que el pelo

es como la parte arbórea, vegetal del organismo humano, no?

En un sentido poético podríamos decir que sí.

Lo real es que tienen más sentido esta fase es tres años creciendo,

tres semanas en stand by y tres meses que se cae.

¿Y cuál son las causas más frecuentes de caída de pelo,

Porque una de ellas puede ser genética, ¿no?

Hay personas que tienen a sus padres con poco cabello y ellos también,

y sus abuelos, y sus bisabuelos, etc.

La alopecia androgénica que se llama.

Es la causa más frecuente.

La mayor parte de las alopecias son por esta causa.

Son causas genéticas, que pueden ocurrir en hombres y en mujeres.

En hombres, todos sabemos, que es mucho más acusado,

por suerte para nosotras.

Luego hay otras causas diferentes como la alopecia areata.

Son como pequeños parchecitos. Sí, hemos visto ahí.

Son unos parchecitos que pueden ser por estrés.

No tienen que ver con otra cosa llamada efluvio telógeno,

como la fase telógena que veíamos.

El efluvio telógeno a mucha gente le sonará.

Es cuando tiene una especie de estrés, disgusto fuerte

y de repente a los tres meses se le cae el pelo.

Es por eso que decíamos de los tres meses.

Por una situación de estrés o de shock el pelo

entra en fase telógena.

En el caso de estos rodales de calvicie, no. ¿No?

Estos casos son distintos. Puede ser autoinmunes también,

también puede estar relacionado con el estrés,

pero hay que diferenciarlo de cuando se cae el pelo

a mechones, que sería el efluvio telógeno.

Queda la anterior ilustración, que es como la más normal, este.

Esta es la alopecia androgénica, que es la normal.

Esta es, bueno, se empieza a caer el pelo,

pues en la zona de las sienes y en la parte frontal.

Y está relacionada con la testosterona.

Está relacionada, pero no es porque la gente tenga mucha testosterona.

La gente dice que "los hombres, los más machos, somos calvos".

Aquí hay que diferenciar. La clave está en el folículo piloso.

Hay una enzima que es la que transforma la testosterona

en la dihidrotestosterona. Entonces, esa enzima

hace que se convierta en dihidrotestosterona,

hay gente que no la tiene, que no está tan expresada,

y, entonces, al no convertirse en dihidrotestosterona,

los folículos, realmente, no son sensibles y no se cae el pelo.

Lo importante no es la testosterona, sino la dihidrotestosterona.

Por eso hay fármacos que lo que hacen es inhibir esa enzima,

la dihidrotestosterona,

y, entonces, tienen testosterona, pero no tienen esa molécula

que es la que ataca y perjudica al folículo.

Pero, por ejemplo...,

una de las cosas que suele ocurrir, porque la he observado claramente,

en las farmacias, en otoño, muchas personas van

y piden un champú o una loción.

¿Realmente hay champús que sirvan para evitar la caída del cabello

o lociones...? ¿Cuáles son los ingredientes

que tienen que tener, caso de que fuera que sí?

Los champús... Es otro mito.

Los champús no son efectivos para la caída del cabello.

Un champú te puede dejar el pelo más brillante,

puede servir para el cuero cabelludo,

para dermatitis seborreica y cosas así...

O darle volumen a lo poco que tienes.

Pero los nutrientes que tiene el champú no se van a absorber.

El cuero cabelludo está diseñado para que, si te cae algo en la cabeza,

algo que hacen las palomas, por ejemplo,

se vaya y no se absorba. Entonces, los champús no son efectivos.

Pueden ser efectivas algunas lociones, como esta que tenemos aquí,

el minoxidil. Es un fármaco que tenemos en las farmacias

y se puede dispensar sin receta médica.

Hay distintas concentraciones.

Este fármaco sí que hay evidencia científica

de que realmente puede frenar la caída del pelo.

No que crezca, sino que no se caiga. No es un crece pelo.

No es un crece pelo, sino que detiene la caída del pelo.

El pelo que tienes, pues va a evitar que lo pierdas, que no es poco.

Aunque siempre es interesante consultar con el médico,

con el dermatólogo, para ver cuál es la concentración más adecuada.

Bueno, a lo mejor se pueden tomar también complejos vitamínicos.

No sé si estos serán complejos vitamínicos o pastillas

para la caída del cabello. Hay de todo.

Si empezamos por los fármacos, del que hablábamos antes,

que es la finasterida, la finasterida, lo que hace,

es inhibir a la enzima que transforma la testosterona

en la dihidrotestosterona. Este fármaco es muy eficaz

y se usa también para la hiperplasia benigna de próstata

y es un fármaco que necesita prescripción.

El minoxidil se puede comprar sin receta, la finasterida no.

Tiene efectos secundarios. Tiene efectos secundarios...

e interviene con otros mecanismos hormonales.

Es un medicamento que se utiliza también en el cáncer.

Se puede utilizar, pero a distintas dosis,

y lo tiene que establecer el médico. Y luego están las vitaminas.

En fin, la alimentación. Una buena alimentación.

Hemos hablado de alopecia androgénica, areata,

de los efluvios telógenos...

La alimentación no es la principal causa de la caída del pelo

y estamos todos empeñados en tomar muchas vitaminas

Es verdad que si no tienes un buen aporte vitamínico

se te puede caer el pelo, pero no es la causa principal.

¿Qué vitaminas pueden ser?

Pues la EFSA, que es la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria,

dice que hay cuatro minerales o nutrientes que son los que,

realmente, sirven para mantener el pelo, que son:

el cobre, el selenio, la biotina y el cinc.

Si alguien va a buscar un complejo vitamínico,

que busque cobre, selenio, biotina y cinc. ¿Vale?

A partir de ahí, hay otros minerales, como el hierro, que son clave,

porque se necesita para oxigenar el bulbo, para llevar el oxígeno,

por ejemplo la vitamina A, que regula el sebo del cabello,

esto es muy importante también... y la vitamina e para la piel...

Pero lo importante es que todas estas vitaminas

y todos estos minerales, incluidos el cobre, el selenio,

la biotina y el cinc están en la comida.

Tenemos, por ejemplo, los pescados. Los pescados azules.

Las legumbres, que son muy ricas en minerales.

Y luego, lo que ya he comentado alguna vez,

que la nevera se parezca a Portugal. Verde y rojo.

Si tú tienes mucho verde y rojo en la nevera tienes vitamina C,

que va a ayudar a la síntesis de colágeno,

porque el pelo tiene colágeno.

Vas a tener vitamina A en los carotenoides,

que estábamos comentando.

Es decir, con una buena alimentación, realmente, no sería necesario.

Digamos que las vitaminas solo en caso

de que no puedas alimentarte bien durante un tiempo

por razón de trabajo o lo que sea.

O porque has atravesado una enfermedad, estés convaleciente...

no es que sean perjudiciales, pero no hay que agarrarnos a ellas

como una forma de medicalizar un problema común

como puede ser la caída del pelo. Otra de las cosas que se suele decir

es que el uso del... ¿cómo se llama? ¡El secador de pelo!

Que lo pone muy caliente a veces, para dominar el pelo y que se...

Las planchas estas.

Las planchas, también, son perjudiciales para el pelo.

Eso es un mito. En realidad, las planchas, los secadores,

deterioran el pelo, es cierto, deterioran la composición del pelo,

la queratina, pero el bulbo sigue su ritmo

en su fase anágena, catágena..., sigue igual. Igual que los tintes.

Los tintes pueden perjudicar,

y cualquier mujer que ha utilizado un tinte,

hombres también, pero sobre todo los usan las mujeres,

saben que el cabello no se queda igual,

pero el bulbo sigue su curso.

Así que... no es un motivo para preocuparse.

¿Y es posible que dentro de cinco o 10 años ya no quede nadie calvo?

Quiero decir, porque se pueda operar o se pueda poner los pelitos

de un sitio de la cabeza en otro...

Sí, bueno, ahora hay unas técnicas fabulosas

que consisten en que te extraen pelo detrás, unas franjas,

y te las pueden insertar en la parte frontal.

¿Cómo se llama? ¿Abuelos? Los abuelillos de aquí.

Bueno, en realidad son de aquí detrás porque no se ven,

Se tapan con el pelo, pero también hay técnicas

en las que, directamente, inyectan los folículos uno a uno

y son las que quedan más naturales.

Hace unos años parecían unas macetas o unos pegotes...

Sí, ponían los pelos en orden y parecían los de la muñeca.

Pero ahora, realmente, cada vez está la técnica más depurada.

Es cierto que son técnicas que son caras,

pero también antes la depilación láser era carísima

y accesible a cuatro y ahora lo tenemos todos en cada esquina.

Así que esto, con el tiempo, esperemos que se vaya desarrollando.

Aunque lo ideal es no necesitarlo. Lo ideal es no necesitarlo,

pero sí que es curioso que muchos dermatólogos dicen

que llora más gente en su consulta cuando le diagnostican

una caída de pelo que por un melanoma.

Realmente afecta mucho a la imagen.

Es importante también poder tener este aspecto bien.

Muy bien, Marian, ha sido un placer, como siempre, contar contigo.

Muchas gracias por toda esta información. Tomo nota.

Seguimos. Nos desplazamos ahora

a La Victoria de Acentejo, en las Islas Canarias.

(Música)

El paisaje rural y agrario, sus frondosos bosques

y la belleza de sus cultivos, castaños y viñas,

acompañan al viajero por los senderos

de La Victoria de Acentejo, en el noroeste de Tenerife.

Un destino sostenible con caminos agrícolas llenos de vida

que seducen por su exuberante vegetación

en este municipio tinerfeño cuyo paisaje es fiel reflejo

de una tierra bendecida por la naturaleza

que apuesta por el turismo responsable.

La Victoria de Acentejo es un pulmón verde en el norte de Tenerife

con una importante oferta complementaria.

Patrimonio, tradición, escultura o actividades deportivas

se fusionan con gastronomía y enología.

A su valioso patrimonio natural,

encabezado por el célebre pino centenario,

se suman muchos otros atractivos.

(Música)

Dulce Gutiérrez, concejala de Turismo de La Victoria, buenos días.

-Bueno, estamos en el oasis de Tenerife, prácticamente.

Los espacios naturales que tiene La Victoria son fantásticos.

-Desde luego. Estamos, podemos decir,

que en el corazón de la comarca de Acentejo.

Porque, como verás, el entorno es absolutamente extraordinario.

El municipio de La Victoria

prácticamente ocupa el centro de la comarca de Acentejo,

entre los municipios de La Matanza y Santa Úrsula

y, como verás, nuestro entorno de naturaleza es, quizá,

uno de los elementos más relevantes del municipio.

Y, a partir de ahí, todos aquellos productos

que se generan a partir de estos elementos de la naturaleza,

el sector primario del sector vitivinícola,

que, como ves, son protagonistas en la zona.

-Donde nos encontramos estamos rodeados de viñedos.

Nos dices que el sector vitivinícola es importante,

pero el paisaje que genera también es impresionante.

-Es que son absolutamente complementarios.

Como tú podrás ver, el hecho de que la gente, los vecinos,

sigan conservando la tradición en cuanto al cultivo de la vid,

es lo que propicia que tengamos este manto de viñedos tan espectacular.

Una cosa va con la otra. Se conservan aquellas tradiciones

en cuanto a cultivo tradicional del viñedo,

pero, además, sirve para que ese elemento natural,

esa riqueza tan importante que tenemos en nuestra naturaleza,

sea un complemento perfecto para que la gente siga apostando

por conservar la tradición en el cultivo, como te digo.

-Y, además, con rutas de senderismo

como esta zona por la que estamos recorriendo ahora

y otras que también os permiten disfrutar de la naturaleza

y hacer deporte, caminar. -Sí, desde luego.

Aquí hemos diseñado, en principio, dos rutas,

que fue las que presentamos en Fitur en enero,

que eran la ruta de los viñedos, que además parte de esa ruta

se desarrolla justamente por toda esta zona

que estamos viendo ahora mismo, y la ruta del Castaño,

que está un poco más arriba, en una zona que se llama Los Dornajos,

pero también es una zona espectacular de naturaleza

donde el protagonista es el castaño, no la viña, como es en este caso.

Son dos rutas que están diseñadas

dentro de los propios espacios naturales del municipio

con ese objetivo, el de promocionar una forma de entender el turismo

alternativa a este sol y playa que, evidentemente tenemos,

ves que gozamos de un día espectacular, un sol esplendoroso,

pero ya hay otros municipios de Tenerife que pueden promocionar

ese turismo de sol y playa. Municipios como La Victoria,

estos espacios rurales, lo que pueden dar a conocer

y pueden potenciar son estas riquezas naturales,

unas viñas extraordinarias, que están muy ligadas

a la cultura de los espacios rurales, porque son las formas tradicionales

de mantener el cultivo de la viña, que para nosotros es un handicap

a la hora de desarrollar este proyecto de promoción turística,

porque hemos querido poner en valor ese binomio

de turismo y sector primario que, para nosotros, es muy importante.

¿Para qué? Para que nuestros vecinos, los victorieros y victorieras,

se sientan partícipes y protagonistas de este tipo de proyectos

y sigan motivados para conservar esta forma de cultivo,

este amor por la naturaleza,

este afán que tienen por proteger sus espacios,

porque son los espacios que enriquecen nuestra propia cultura

y ese entorno y proyecto que podemos vender al turista y al visitante,

esos que buscan hoy en día otra forma, otro turismo alternativo

que no solo está vinculado al sol y a la playa

sino que la gente quiere conocer las tradiciones y la cultura

y espacios naturales.

Nosotros tenemos, en el municipio de La Victoria,

distintas actividades deportivas,

que cada vez proliferan más,

es cierto, pero contamos con la ventaja

de que tenemos la materia prima, el espacio, los senderos homologados,

para desarrollar esas pruebas deportivas

que, como te digo, atraen a una multitud de visitantes.

Recientemente ha tenido lugar la prueba de La Conquista

que ha traído a 850 participantes, solo corredores 850,

y a eso le tienes que sumar a los amigos y familiares

y compañeros que quieren venir a apoyarlos.

Esa prueba de La Conquista, junto con el mountain bike

o el Castáñate las patas, que tiene un nombre muy particular,

pero como verás está ligado al sector primario.

La castaña es un elemento que no puede estar desvinculado

ni de nuestras tradiciones ni de la promoción

que se tiene que hacer del municipio

porque estos elementos que tenemos son nuestra auténtica riqueza

y es lo que tenemos que saber sacar de puertas afuera.

Yo siempre digo que es la fórmula de abrir las ventanas y las puertas

del municipio al mundo entero, con estos elementos naturales

que deben ser algo que no debe perderse de vista

porque tienen atractivo más que suficiente

para que cualquiera venga y se enamore de un espacio

más que interesante como es el municipio de La Victoria.

-Mencionabas la carrera de La Conquista.

Además lo habéis sabido fusionar con la gastronomía,

con los vinos de la zona, aunando deporte y gastronomía.

-Por supuesto. El día de la entrega de los dorsales,

que fue el sábado 1 de julio, se desarrolló en el entorno

del Mercadillo del Agricultor

la primera edición de Conquista los vinos victorieros.

¿Por qué ese nombre?

Porque hemos tratado de establecer ese paralelismo

entre ese evento gastronómico y ligado a la enología

con la prueba deportiva. ¿Por qué?

Porque no dejan de ser elementos de atractivo turístico

para que vengan y visiten el municipio

y poder dar a conocer toda esa serie de actividades que, como te digo,

se desarrollan en el seno de La Victoria de Acentejo,

pero que tienen relevancia más que suficiente

para que tengan un protagonismo especial

desde otros puntos del planeta, no solo de Canarias.

Piensa que en la prueba deportiva no solo recibimos visitantes

de la isla de Tenerife o de las Islas Canarias.

Tenemos gente que viene a visitarnos desde otros puntos del planeta,

de la geografía, no solo nacional, sino también internacional.

Así que aprovechemos ese tirón, aprovechemos esa coyuntura

que se va desarrollando gracias a esas pruebas deportivas

para atraer a las personas a conocer, no solo estos senderos

que son por los que se desarrolla la prueba deportiva,

sino también para que vean qué otro tipo de actividades

pueden tener lugar dentro de un entorno de naturaleza,

no solo ligadas al deporte, sino también...

Bueno, el que quiere venir de excursión y luego quedarse

a comer en un guachinche, que tenemos guachinches extraordinarios...

El guachinche es un establecimiento típico de las Islas Canarias,

pero en concreto estos espacios rurales,

como puede ser La Victoria de Acentejo o La Matanza,

o cualquier otro municipio colindante,

el guachinche es un elemento y un atractivo para muchísima gente.

¿Por qué? Por la calidad de la gastronomía,

por la calidad de los vinos, que en este caso son vinos a granel,

pero son los vinos que se obtienen de la propia cosecha

de aquellas personas, vecinos y agricultores del municipio

que tratan de sacar adelante sus terrenos y tratar de obtener,

al menos, el rendimiento oportuno o el apropiado

para poder reinvertir otra vez en el terreno

y que todos estos espacios no queden abandonados

por falta de ayudas o por cualquier cosa.

-Con lo cual, eso, lo que nos dices,

que es un compendio de diferentes cosas

que hacer un todo, que es La Victoria,

que merece la pena descubrir y disfrutar.

-Sobre todo porque la isla de Tenerife, en general,

es una isla rica. Es rica, variada, que tiene mucho que ofrecer.

Lo que no podemos seguir permitiendo es que esté localizado y centralizado

ese aspecto turístico de la isla en distintas zonas concretas

y que el resto de municipios, que tiene tanto que ofrecer,

hayan quedado relegados a un segundo plano.

Yo creo que las función es totalmente complementaria,

completamente complementaria. Está bien el sol y la playa,

perfecto, como ves, el día hoy es extraordinario para la playa,

pero también aquellos que quieren pasar un ratito

y disfrutar de la gastronomía,

de la buena gastronomía que tiene la isla,

y en concreto el municipio de La Victoria de Acentejo,

o la calidad de nuestros vinos, que tienen muy buena consideración

dentro de los profesionales de la materia,

pues también tengan esa oportunidad de darse a conocer

y quizá cualquier bodega tenga una oportunidad

de abrir sus puertas al exterior y que tengan una forma

de sacar adelante su producto y de comercializarlo,

que para eso están las actividades. Son empresarios.

La gente necesita tener un rendimiento

para seguir invirtiendo en aquello que hace.

Una fórmula, también, es la producción turística

de todas esas riquezas y esos elementos,

no solo la producción que viene derivada del sector primario,

sino el propio entorno de naturaleza y de pruebas deportivas

y de muchísimas otras actividades que se desarrollan dentro del municipio.

La romería es muy típica en las fiestas patronales.

También creo que es un atractivo más que suficiente

para atraer a visitantes que, quizá, se hospeden en hoteles

de otros puntos de la isla, pero esa visita debe ser obligatoria.

-Pues sin duda es un municipio muy vivo

y que merece la pena visitar. Muchas gracias, Dulce.

-A ustedes. Gracias, un placer.

(Música)

Taller de literatura universal con Luis Alberto de Cuenca

con quien hoy hablamos del escritor francés de nacimiento

y vocación italiana, Henri-Marie Beyle,

conocido con el seudónimo de Stendhal.

Bienvenido. Muy buenos días, querido amigo.

Pues, de momento, creo que no es Henri-Marie, sino Marie-Henry.

(RÍE) Ah, perdón. Primero era Marie.

Son esas cosas que pasan en Francia

que se puede llamar uno María primero y no después.

Nosotros siempre somos Luis María, José María...,

pero en cambio era Marie-Henri Beyle.

Pues un señor que nació Grenoble, en plena provincia francesa,

en un lugar montuoso, lleno de montes,

porque llegó incluso a deprimirse después,

la primera vez que visitó París, porque no había montañas alrededor;

en un lugar que él rechazó porque, igual que rechazó

la ideología de su padre, que era un hombre muy realista,

muy monárquico, partidario del absolutismo,

y él abrazó la causa liberal... y era un hombre que lo probó todo.

Inició estudios eclesiásticos, después fue militar,

y después tuvo también misiones consulares en Italia,

como bien has dicho tú,

cuando has dicho que era de vocación italiana.

Él quería ser milanés, pero se quedó ciudadano de Grenoble.

Pero vivió en Milán siete años seguidos, por ejemplo,

y conoció muy bien Italia.

Y fue uno de los grandes escritores del siglo XIX

que prolongan su mensaje hasta el siglo XXI

porque, realmente, leer a Stendhal, es totalmente un acto contemporáneo.

Nunca es una lectura de algo pasado.

Sino de algo, yo diría, incluso, que futuro, no solo presente.

¿Y por qué se llamaba Stendhal? ¿Por qué eligió ese seudónimo?

Pues porque él estaba en el ejército francés,

destinado en Alemania, cuando era muy joven,

y uno de los lugares que visitó y en los que acampó

o estuvo el ejército, era el pueblo de Stendhal.

Y, entonces, a partir de ahí, adquirió ese seudónimo.

Utilizó otros, pero el que tuvo una vigencia enorme fue "estandal",

pronunciado a la francesa..., deberíamos decir "estendal",

porque realmente es un pueblo alemán, un topónimo alemán.

¿Y qué hace que no lo olvidemos? Quiero decir, por ejemplo,

una de las cosas que pasa, yo creo, con Stendhal,

es que siempre recordamos a sus personajes, ¿no?

Y siempre que recordamos a sus personajes, en el fondo,

lo estamos recordando a él, porque él es siempre sus personajes.

Eso es lo que nos da esa visión de la obra de Stendhal

tan contemporánea y tan implicada en nuestras propias entretelas.

Porque él era Julien Sorel, él era Fabrize del Dongo,

él era, seguro, Henry Brulard, porque las aventuras de Henry Brulard

son sus propias aventuras. Es una autobiografía.

Se confunde con él. Pero, realmente, él, lo que hizo,

fue, digamos, desplegar su yo a lo largo de todos sus personajes

de una manera muy auténtica

y por eso respira tanto la obra de Stendhal, porque está viva.

De hecho, yo creo que fue Nietzsche

quien dijo que era un gran psicólogo.

Nietzsche fue uno de los grandes loadores de Stendhal,

después de Balzac, que fue el primero,

porque en su época... nadie es profeta en su tierra

y en su momento histórico, o muy pocos.

La verdad es que Stendhal fue leído... muy mal

y sin un eco público considerable.

Sin embargo, "La cartuja de Parma" tuvo una recepción en 1839,

pronto a morir Stendhal, que nació en 1783, creo recordar,

y murió en 1842... No vivió mucho tiempo.

59 años, pero bastante para la época, y, desde luego, le dio para llenar...

En la traducción española de Consuelo Berges en Aguilar,

tres o cuatro gruesos tomos, dependiendo de la edición,

de casi 2000 páginas cada uno, o sea que es bastante.

aparte de las grandes novelas que todos recordamos,

"Rojo y negro", "La cartuja de Parma"...

Escribió una historia de la pintura en Italia,

una vida de Rossini...

Todas esas obras eran sus ensayos primeros,

cuando todavía no sabía que era escritor

y qué es lo que quería hacer en el mundo.

Lo que quería era amar a Italia por todos los poros

y por eso se enamoró de la música de Cimarosa,

que fue uno de sus compositores favoritos,

y siempre estaba continuamente aludiendo a ese entusiasmo

que sentía por la obra de Cimarosa; y en los años 20 del siglo XIX

dio a luz ese tipo de ensayos,

que son ensayos de alguien deslumbrado por la belleza de Italia.

No olvidemos que es el que da nombre al síndrome de Stendhal,

que es el síndrome de que no se puede aguantar tanta belleza.

Es lo que le pasaba a él.

Se quedan colgados en Florencia. Se quedan colgados de repente.

Había que llevarlos al hospital porque tenían el síndrome de Stendhal

y eso lo inventa él, por supuesto.

Y esa fue la preparación para sus grandes obras,

que realmente fueron "Le Rouge et le Noir", de 1830,

"El rojo y el negro", "La cartuja de Parma", del 39,

y después dejó inacabadas dos obras que podrían haber sido importantes,

que es "Lucien Leuwen" y "La miel".

En "La miel", por ejemplo, tiene una idea de la mujer

extraordinariamente rompedora y moderna.

Es que Stendhal parece que escribió ayer

a la hora del café en uno de nuestros santuarios.

Es un personaje romántico, como sus propios héroes.

Totalmente romántico.

Consciente de que era el romanticismo la época que le tocó vivir.

Un napoleónico convencido, frente al padre, que ya sabemos

que era partidario de la restauración borbónica.

Él, sin embargo, siempre optó por Napoleón

y su credo revolucionario,

aunque muchos criticaron a Napoleón por traicionar la revolución.

Pero no cabe duda de que el liberalismo nace

con la Revolución Francesa

y es Napoleón quien lo exporta a toda Europa.

En ese sentido, él era uno de esos jóvenes fascinados,

como sus personajes, por la figura del emperador.

¿Por qué recordamos mejor a los personajes de Stendhal

que las tramas de sus historias? Porque a veces...

Bueno, leyéndolo no te importa, pero cuando piensas sobre la trama,

dices: "Es bastante inverosímil que hubiera ocurrido esto".

Las tramas, como todas las novelas, a veces escapan a la realidad,

pero en cualquier caso la realidad

muchas veces es tan portentosa como la narrativa inventada.

¿Por qué recordamos a esos personajes?

Porque están diseñados con un pincel tan extraordinariamente profundo.

¿Por qué recordamos unos determinados retratos de la historia de la pintura

y otros no? Porque están pintados con una autenticidad,

con un sentido del rigor descriptivo tan increíble

que Julien Sorel está vivo

y Fabrize del Dongo está vivo también.

Pero, absolutamente, son personas que podemos encontrar por la calle.

Y para empezar a leer a Stendhal, ¿cuál recomendarías?

¿Cuál de las obras que tiene recomendarías?

Yo recomendaría las "Crónicas italianas".

En las "Crónicas italianas", él pasó un tiempo en Italia

copiando crónicas del siglo XVI y del Siglo XVII

bastante apocalípticas y bastante terribles,

porque pasan cosas muy fuertes en esas crónicas italianas.

Después, lo que hace es traducirlas al francés

y darle una forma literaria que se escapa al contenido,

diríamos, más pobre de las crónicas...

Más documental. Y más documental.

Y lo enriquece literariamente.

Yo empezaría con "Crónicas italianas" y por su primera novela, "Armancia",

que es una novela en la que él prueba sus armas

en el ejercicio de la narrativa, después de venir del ensayo,

de todas estas obras de pintura italiana que mencionamos antes

y de la vida de Rossini, y que es una novela breve,

tendrá unas 180-200 páginas, y se lee maravillosamente

y anuncia ya al gran Stendhal.

Yo creo que "El rojo y el negro" es su obra maestra.

La prefiero a "La cartuja de Parma".

Pero hay gente que prefiere "La cartuja".

Pero yo creo que es más importante.

¿Y por qué "El rojo y el negro"? No me lo has preguntado.

Te lo iba a preguntar ahora.

Se dice que porque el rojo significa el traje militar,

y el negro, la sotana; porque son las dos cosas

que tuvieron que abrazar en algún momento de su vida

sus personajes y él mismo. Y él mismo.

Pero también se puede identificar con términos del juego de la ruleta,

que entonces empezaba a estar de moda en Europa,

y podía ser jugar al rojo o jugar al negro.

No se sabe a ciencia cierta.

En cualquier caso, la tesis de lo militar y lo eclesiástico

es la que prevalece.

Recordemos un poco la historia de "El rojo y el negro".

La historia la entresaca nuestro amigo Stendhal

de una crónica judicial.

Él decía que había que escribir como se escribe en el Código Civil,

el Código Civil napoleónico, por cierto.

Con esa concisión, con esa brevedad,

con esa autenticidad que tiene el lenguaje jurídico.

Pero en "El rojo y el negro" asistimos a un joven

que estaba presente en esa crónica judicial.

Lo único que hace es tomar la historia,

que es un joven de procedencia plebeya

y que trabaja como preceptor en casa de una familia noble.

Se prendará de él, y él de ella, de la señora de la casa,

aristocrática, y después ocurrirán muchas cosas

que no contaremos aquí para no destripar la novela.

Me da una envidia que haya gente que aún no lo haya leído

y que pueda adentrarse en la vida de ese Julien Sorel,

que le pasará de todo, que se enamorará de otra persona,

y acabará sus días de una manera amarga quizá.

Pero, por otro lado, muy entera, porque era un héroe de los de...

Es de esas lecturas que te ayuda a mejorar tu vida,

que te transforma, que sales al mundo.

Te identificas con Julien Sorel de una manera absoluta,

sobre todo si lo lees como lo leímos tú y yo,

jovencitos, entre los 12 y los 15 años,

que es una edad estupenda para empezar a leer a Stendhal,

pues aún mucho más.

¿Y por qué el tema milanés? ¿Por qué Milán?

Él está enterrado en Milán por voluntad propia

y además puso en el... "Milanés".

Sí. "Arrigo Beyle, milanés".

Ciudadano de Milán.

Yo creo que porque Milán tenía todas las características

que podían fascinar a una persona como Henri Beyle.

No era la Italia meridional confusa, desordenada.

La Lombardía tiene un giro verdaderamente civilizado

de la gran Europa central.

Entonces, estaba en poder de los austriacos Milán.

Aún no la habían perdido,

no había ocurrido la reunificación de Italia.

Entonces, Milán le fascinó siempre.

Cualquier ciudad italiana puede llegar a fascinar.

Él la tenía más cerca y quizá fuera por eso

por lo que fue un gran enamorado de Milán.

Muchas gracias, como siempre, Luis Alberto.

Ahora, a leer a Stendhal como locos todos.

Claro que sí.

Nos vemos dentro de 15 días.

Podemos hablar, si te parece bien, de Dostoyevski, otro de tus...

Tampoco el congrio es mal ave, que dice el refrán.

Muy bien. Gracias. Gracias a ti.

Recuperamos un fragmento del trabajo que hicimos en tiempo

sobre un grupo de cirujanos españoles

que se desplaza periódicamente a ayudar con su pericia

a las personas que viven cerca del lago Turkana.

(Música)

"Cirugía en Turkana" es una campana que nace en el año 2004

de la mano de una serie de cirujanos que estaban en el Ramón y Cajal

y que se les hace saber que en esta zona de África,

del norte de Kenia, no hay apenas asistencia especializada quirúrgica,

y se organiza la primera campaña en este año.

Desde entonces, todos los años hemos seguido realizando

una campaña de cirugía para asistir a esta población.

Cuando llegué allí, no era capaz de entender

lo que mis ojos estaban viendo. No procesaba.

Yo soy una persona que a veces reflexiono escribiendo.

Entonces, lo único que hacía era escribir por las noches

intentando sacar todo eso que no podía entender

para intentar luego...

"A ver si lo leo y me estoy enterando".

Fue un viaje al pasado,

un viaje a otras épocas prehistóricas.

Veía gente por ahí pululando con mantas de cuadros, con un bastón,

y veía a los niños morir, y veía violencia,

veía suciedad, veía falta de salud,

e indignidad en el morir y en el vivir de mucha gente.

La verdad que me costó mucho la primera campaña. Mucho, mucho.

Cada vez que vas a Turkana,

haces el viaje de ir allí y el viaje interior.

Cada año son diferentes pacientes, diferentes situaciones.

Claro, ya son tu familia, ya es diferente.

Empiezas a conocer, empiezas a comprender.

Empiezas a darte cuenta de muchas cosas

que la primera vez no ves. Que la situación es terrible, lo es,

porque las condiciones que esta gente tiene

son muy complicadas.

La salud, que es el bien más importante

que tiene cualquier ser humano debe estar basado en ciertos pilares.

En el agua. Allí no hay agua.

En la contención de las enfermedades. Allí no hay ningún control.

Seguimos hablando de la malaria, del VIH, de la tuberculosis...

Y esto es algo imparable.

Y, por supuesto, falta de alimentos.

Es un mundo completamente diferente al nuestro,

pero ser pobre tampoco significa no ser feliz.

Ellos son felices a su manera y te enseñan muchísimo.

Te enseñan lo que es vivir en una tribu,

lo que es que una mujer

tira para adelante con su inmensa prole cuidándoles,

llevándoles encima, acarreándoles, buscando alimento como pueden...

Llevándoles al médico cuando vienen los mzungus.

Aunque tengan que andar kilómetros para ver si pueden curar a su hijo.

Te enseñan el respeto hacia los mayores,

lo que es la vida como era hace siglos

y el cariño por los niños.

Ahí solo intercambias cosas...

Sentimientos, gratitud y muchísimos ejemplos

que, desde luego, son muy impactantes.

(Música)

Tienen sentimientos de profunda...

honestidad,

y son muy consecuentes.

Son gente que merece mucho la pena.

Durante todas las campañas no hemos tenido ningún problema,

pero también hemos sido muy sensatos y hemos ido con pies de plomo

y hemos hecho las cosas bien. Confían en nosotros plenamente.

Es muy importante buscar su confianza

y que entiendan por qué estás haciendo las cosas,

y hay que acoplarlo con sus ideas también.

Hay que nadar entre esos dos mundos para que las cosas vayan bien.

-El proyecto era pequeñito.

Financiado básicamente con el dinero de los familiares y de amigos.

Hay que ver cómo podemos hacer que esto se financie de otra manera

y pueda crecer.

Hace cuatro años es la primera vez que fui.

Cuando llegue allí, vi que había cosas

que eran fácilmente cambiables

y que posiblemente se podría mejorar mucho

la eficiencia si lo hacíamos.

Nos dimos cuenta de que para que, cuando llegáramos allí,

los médicos se encargaran solo de operar y nada más que de eso,

hacía falta que hubiera gente que se encargara de discutir

con el personal del hospital, sobre todo con el administrativo,

que siempre está poniendo trabas a todo.

Que si el generador no funciona, que no hay oxígeno,

que el agua está cortada, etc., etc.

Allí es un sitio que es supercomplicado las comunicaciones.

No hay carreteras. Se tarda en hacer 50 km,

tres, cuatro, cinco horas puedes tardar. O seis.

Hay que ir a las aldeas, localizar los casos,

para después volver a por ellos cuando llegan los cirujanos,

recogerlos, llevarlos al hospital, operarles y devolverles a casa.

Esto es un servicio puerta a puerta.

La mayoría de la población es gente que no tiene ningún recurso,

no tiene nada.

No pueden pagar.

Están en las aldeas tirados en el suelo

sin que nadie les pueda atender.

No tienen ninguna esperanza,

a no ser que campañas como esta les echen una mano.

-La muerte es natural en todas partes.

La muerte es consecuencia del nacer.

Lo que pasa es que allí la muerte muchas veces es prematura

por la falta de una salud o por la presencia de una infección

que a lo mejor es banal en este mundo.

Allí conviven con la muerte como hemos convivido nosotros

no hace tantos siglos,

y la aceptan de manera mucho más natural.

No es lo mismo operar a una persona sana

con una patología de un tipo que operar a un pastor turkana

o a una mujer turkana o un niño que están anémicos,

que están desnutridos, que vienen con la carga del VIH...

Son personas tremendamente frágiles, donde la cirugía es un auténtico reto

por fácil que sea la cirugía.

Operar una hernia tiene que ser una cirugía delicada.

Operar un bocio, operar cualquier cosa,

porque los pacientes en sí no aguantarían un sangrado

o cualquier otra complicación,

porque su estado de salud es muy frágil.

Esa es la principal diferencia.

Es mucho más difícil ser cirujano en África que serlo aquí.

Hay patologías simples, como pueden ser las hernias,

o los bocios por la alimentación carente en yodo,

hay tumores también,

hay muchas malformaciones en los niños, hay mucha trauma.

Y luego hay cosas más pintoresca. Las secuelas de las quemaduras.

Es muy frecuente que los niños, gateando,

se quemen con el agua o con las brasas de la fogata

que hace su madre para calentar el agua para hacer té.

O las picaduras de las serpientes, que dejan unas secuelas tremendas.

E infecciones endémicas, como el "Madura Foot".

Hay un poco de todo.

Es un hospital del Estado, pero un equipo de cirujanos españoles

somos sus médicos. Somos parte de su sistema sanitario,

y eso está bien asentado con los años.

Lógicamente, al trabajar en un equipo,

tienes que compartir conocimientos.

No hay tantos médicos como debiera, hay muy pocos médicos en Kenia,

y muchas veces la sanidad queda en manos de estamentos intermedios,

los clinical officers, enfermeras y tal.

A esta gente hay que formarla

porque muchas veces no tienen suficiente formación para afrontarlo.

E intentamos hacer sesiones con ellos,

compartir en quirófano los casos...

Este año hemos llevado ecografía,

a través de un sistema de videoconferencia,

para intentar implementar la telemedicina.

Y eso es lo coherente que es.

Cuando intentas sembrar, no puedes ser solo médico asistente,

tienes que cubrir todas estas cosas.

Realmente es una pata muy débil del sistema.

Sí es importante que vengan, como vienen todos los años,

residentes de nuestros hospitales, que empiecen a ver lo que es esto,

porque el día de mañana son los que van a coger el testigo.

Lo hacemos con los residentes, con los estudiantes,

y lo hacemos en todos los ámbitos donde haya gente joven receptiva

a que un día esto tiene que ser suyo.

(Música)

-Estaríamos como 15 días,

pero 15 días muy intensos, muy muy intensos.

Convivir con ellas en el quirófano, ayudarlas...

Allí es África, el quirófano es un sitio abierto,

hay moscas, limpias...

Estás totalmente metido en la pomada

de unas cirujanas que están haciendo unas intervenciones

a gente absolutamente como si te vas al Amazonas

a una tribu completamente perdida.

Era un poco logística de ir a por medicinas,

a la ciudad paupérrima...

Y luego, jugar con los niños. A mí me gusta hacer malabares.

Jugabas con ellos, te les ganabas un poco.

Una vez que te los ganabas, las mamás,

que son las que principalmente están allí,

en las zonas de espera del hospital,

un hospital que es como un campamento abierto.

No tiene nada que ver con uno de los que estamos habituados aquí.

Entonces, no es que esa fuera mi labor,

al final tú estabas allí, pasabas todo el día en el hospital,

ibas con la túnica verde

y era un poco lo que podías ir haciendo por allí,

aparte de ayudar en las intervenciones,

que hacíamos de chicos que valían para todo.

La idea partió de mi hermano Ismael,

que dijo: "¿Por qué no montamos un bar

y que todos los beneficios vayan a pagar la campaña de esta chica?".

Localizamos este local, que estaba en traspaso, lo cogimos,

montamos un equipo de camareros, que, por supuesto, se les paga,

y aparte, con los beneficios que se saca

es con lo que se contribuye al proyecto.

Es importante tener un sitio con el que te sientas identificado

y que quieras poner tu grano de arena para que las cosas mejoren un poco.

Con ese tipo de proyectos es fácil la conexión,

y al final es fácil que nos entendamos

en el sentido de que vienen aquí, hacen una presentación,

y es un lugar de encuentro para diferentes proyectos.

En ese sentido, es un sitio agradable para eso.

Hablamos el idioma todos parecido.

-Tenemos la combinación perfecta de ocio y ayuda.

Ese es el quid de la cuestión.

El hecho de que aquí, en el bar, tú vienes,

vienes con tus amigos, cenas maravillosamente,

Julián te atiende fenomenal, lo pasas bien,

te cuesta lo mismo que te costaría ir al bar de enfrente,

pero estás colaborando.

Esto tiene una labor importante de difusión,

que es lo que pretendemos desde el principio,

que la gente lo conozca.

Pero no para que te ayude en esto,

sino para que se sensibilicen con otros proyectos.

Hay miles.

-Se te pasa por la cabeza que qué injusto es el mundo.

Que cuando vas y lo ves,

que no son números, que son sonrisas,

que son ojos brillantes,

madres que se preocupan por ver a sus hijos,

aunque se estén muriendo...

Allí, en Turkana, te cobran el alquiler del quirófano.

Te cobran el oxígeno.

Yo me acuerdo, cuando estuve allí, que mercadeábamos con el oxígeno.

Si veían que teníamos más operaciones,

nos lo cobraban más caro.

Si veían que teníamos menos, te hacían una oferta.

Es África. Es un viaje muy complicado.

Querer ir allí tiene mucho mérito.

-Ahora les veo que nos miran distinto.

Totalmente. Ahora te sonríen. Te saludan, te vienen a buscar.

No sé, yo creo que eso ha cambiado mucho.

Todos los momentos gratificantes...

Cuando a tu paciente le dices: "Pase a la consulta.

Siéntese en la silla". Como no saben, se ponen de pie.

O cuando dices: "Ya puedes salir",

y se ponen delante del picaporte de la puerta,

y sabes que no hacen nada porque no saben abrir un picaporte.

O cuando les das un Sugus y se lo comen con papel.

Son momentos maravillosos de gente sencilla.

Turkana es un proyecto que se muestra muy cercano.

Solo le falta oler y un poco de calor.

Todo lo demás lo traemos a casa de la gente.

Y la respuesta está siendo maravillosa a todos los niveles.

Los niños saben qué es Turkana, la gente mayor,

nuestros alumnos en la universidad... Cada vez más.

Y esto beneficia a Turkana y a todas las turkanas del mundo.

Lo importante es dar a la gente la oportunidad

de poder participar en algo así.

Me gustaría que el futuro del proyecto

pasara por el futuro del mundo y que la gente se concienciara

de que en el mundo no faltan agua y alimentos, falta justicia.

Hay que repartir un poco.

Mientras medio mundo muere de obesidad,

medio mundo muere de hambre, y eso no puede ser.

Mi sueño es que mi hija y mi nieta un día me digan:

"Acabo de llegar de Turkana y las cosas están mejor".

O "he llegado de Etiopía", o "del barrio de al lado de casa".

"Y hemos compartido".

Para mí, sería el futuro perfecto. Mi sueño.

Por eso me encanta contar Turkana,

porque es adoptar los valores de igualdad, de la tolerancia,

de la justicia. Son valores universales.

Nos va a hacer salir un poco de este mundo

en el que vivimos tan agresivo

y tan alejado de la esencia del ser humano.

Yo creo mucho en que el ser humano es un ente maravilloso,

siempre y cuando hable un lenguaje universal,

y Turkana es un lenguaje universal.

La editorial Capitán Swing acaba de publicar este libro:

"Salvaje", del activista ambiental y colaborador habitual

del periódico "The Guardian" George Monbiot.

Se trata de una colección de relatos basados en experiencias reales

del autor en lugares salvajes y contados en primera persona.

Hace poco recomendamos encarecidamente

el último libro publicado por Edward O. Wilson

hasta el momento, donde se recomendaba, recordarán,

dejar en agrás la mitad del planeta.

Pues bien, estas 15 historias de Monbiot son otras tantas ideas

de cómo podríamos pasar nuestro tiempo en ese planeta sostenible,

divirtiéndonos y aprendiendo en plena naturaleza

disfrutando de ella.

En realidad, el libro puede definirse

como una atractiva invitación a admirar la vida salvaje

del estilo de la de los grandes escritores norteamericanos

de la misma cuerda, como Jack London,

pero en la actualidad.

Así acabamos hoy. Volvemos mañana jueves.

Hablaremos con Manuel Pimentel de su última novela, "Dolmen",

y con Mara Torres, también de su última novela,

"Los días felices".

Y tendremos actuación musical de Alba Messa

para cerrar el programa.

Gracias, como siempre, por su elección.

Les esperamos a todos mañana en "La aventura del saber",

en La 2, alrededor de las 10:00. Feliz día.

  • La aventura del saber - 08/11/17

La aventura del saber - 08/11/17

08 nov 2017

Veremos los reportajes "Sumiller: Aratz Mendieta", "La Victoria del Acentejo, gastronomía y cultura" y "Cirugía en Turkana"

ver más sobre "La aventura del saber - 08/11/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 08/11/17"
Programas completos (1430)
Clips

Los últimos 4.292 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios