www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
2431327
Para todos los públicos  La aventura del saber - 06/03/14 - Ver ahora
Transcripción completa

engranajes de las cadenas de producción.

Había muchas mujeres trabajando en fábricas con tecnología.

Pero casi siempre, como parte de esa tecnología

y, en muchos casos, como secretarias, administrativas.

Ha habido un acceso

incluso privilegiado de las mujeres a los ordenadores.

Pero el rol que han tenido ha sido de mediación y de repetición.

No ha sido un rol creativo.

En ese sentido, hay cambios.

Ahora, vemos que las mujeres

tienen acceso a todos los ámbitos de trabajo tecnológico.

No solamente los logros en igualdad que se han ido asentando,

sino también la formación y la posibilidad de utilizar

dispositivos de tecnología cotidiana para gestionar

la vida desde el ordenador y desde los dispositivos móviles

para convertirnos no solo en usuarias,

sino en productoras de conocimiento.

Tal vez el problema que encontramos

es que las mujeres siguen siendo minoritarias

en lo que es producción y liderazgo tecnológico.

Es quizá el terreno por conquistar más logros.

Podemos diferenciar tareas técnicas de tareas creativas.

¿Ahí está el matiz?

Aquí hay distintas posturas.

Mi opinión es que lo técnico y lo creativo

es, en gran medida, educado.

Yo creo en la igualdad social

y también creo en las diferencias.

Diferencias de todos los seres humanos.

Hay hombres a los que no se les da bien lo técnico.

Y hay mujeres que no son creativas.

Existen diferencias independientemente del género.

Pero hay una tradición que pesa muchísimo

y que se reitera día a día en los pequeños detalles,

en esa sutileza que tiene el poder

que conforma nuestras expectativas.

Ese poder que no te dice: "No hagas esto".

Es un poder que atraviesa las cosas,

que genera modelos de referencia y nuevos imaginarios.

En ese sentido, yo creo que las mujeres han estado más orientadas

a un mundo relacionado con las humanidades,

con lo creativo, con la imagen, con la estética

frente a una orientación de los hombres hacia lo técnico.

Pero aquí hay algo fascinante.

No lo han estado solo por los contextos

formales de la educación y del trabajo,

sino que han sido los espacios no formales del juego,

del ocio, de la afición los que van conformando esto

desde que somos muy pequeños.

Las cosas con las que jugamos con los amigos,

los modelos de referencia que tenemos

pueden hacernos pensar cómo, por ejemplo,

hoy en día, los trabajos en tecnología

más valorados y más prestigiados

son de los creadores de Google, Apple, Microsoft.

Todos ellos han sido jóvenes creadores

que han convertido una afición en un trabajo,

independientemente de sus estudios.

Han llevado a la práctica lo que llamamos cultura del garaje.

No es más que

convertir un juego, algo que te apasiona,

en un trabajo que luego se convierte en otras muchas cosas.

Es una cultura que tiene lecturas distintas del lado de las mujeres.

Por muchos elementos.

Tal vez hoy esté cambiando.

Ese garaje ya no es un garaje material.

Sino que es un ordenador y un cuarto propio

en el que uno puede experimentar.

Danos alguna pista más.

Porque este libro habla de mucho más.

No habla solo de mujeres y tecnología.

Mujeres que crean, programan, teclean.

¿Son modelos de mujer? No.

¿Qué quiere decir? Explícanos.

Es una forma también de articular un ensayo

rompiendo las clásicas lecturas

de las mujeres en la tecnología

en las que nos limitamos a recuperar

historias de mujeres científicas para visibilizarlas.

Mi intención no era esta.

Mi intención era problematizar

cómo desde una visión al pasado, al presente y al futuro

podemos hacernos preguntas sobre las mujeres y la tecnología

desde lo que viene heredado y desde lo que somos capaces de transformar.

Me parecía que había que considerar puntos de entrada a ese libro

conceptos como crear, las mujeres crean.

Crean de muchas maneras.

Los roles que nos han sido asignados nos han llevado

a crear en un determinado contexto

más limitado a la visión de lo público, que es el hogar.

Pero cada vez más hay una creación

mediante tecnología o al margen de la tecnología

fuera de

del ámbito del hogar.

Esos tres verbos que tal vez sean los centrales en ese libro,

programar, prosumir, teclear,

son tres formas de entrada

que nos permiten hablar de lugares donde las mujeres han estado

como repetidoras, mujeres tecleadoras,

las clásicas secretarias, administrativas.

Estos cargos han sido ocupados.

hasta hace muy poco por porcentajes muy altos,

80 por ciento de administrativas, gestoras de información,

personas que usaban los ordenadores para mediar, no para crear.

Me interesaba esa idea de la tecleadora como transcriptora

frente a lo que hoy somos, tecleadoras que también crean.

Y programar nos permitía hablar también

de personajes del pasado que han sido emblemáticos, como Ada Byron.

Y prosumir nos permite hablar de términos

que constatan una transformación

en la erosión de las formas de producir y consumir.

Todo el que quiera saber más de "Hadas",

ese juego de palabras que ha hecho con Ada Byron,

les recomendamos que se lo lea.

Ha recibido varios premios.

La gente tiene ganas de reflexionar

sobre otros campos que tenemos delante

y en los que profundizamos menos.

Aquí dejamos el libro. Gracias. Muchas gracias a vosotros.

El concepto de moneda social es anterior a la crisis.

Mucha gente participa en busca de una alternativa

a la centralización económica.

Es más que adquirir productos y servicios, es una filosofía

que encarna el puma, una exitosa moneda que manejan en Sevilla.

Buenas, Salva. -Muy buenas.

-¿Qué pasa? -Lo que usted mande.

-Vamos a hacer la comprita.

Quiero un pan de Marieta.

De trigo con semillas,

que es este.

Y quiero también tomate.

Cuando voy a la central,

aparte de hacer mi compra,

aprovecho también el espacio

para compartir

con los miembros de la red

que están en la central

y con todas las personas que van a comprar.

-Tenemos la iniciativa de la central de abastecimiento

en la que ofrecemos productos de primera necesidad

a los miembros de la red.

Eso lo hacemos con la entrada de euros.

Compramos los productos entre nuestros productores

con los criterios de proximidad, manejo ecológico y artesano

y se los ofrecemos en pumas a los miembros de la red.

Y esto, en pumas. -Vale.

-Todos los pumas que voy ganando,

de vez en cuando, voy a comprar algo, a hacer un intercambio.

Suelo venir al mercado de los sábados a comprarme cosas.

-Puma es una moneda de crédito muruo.

La crea la propia gente.

Lo que se hace es dar un saldo

en positivo para la persona que da el bien o el servicio

y en negativo para quien lo recibe.

No necesitas euros para conseguir pumas.

Tienes tu cartilla, empiezas de cero.

Si tú has dado, ya tienes pumas.

Al puma le caracteriza la participación y la apertura.

Es una moneda muy abierta.

-Ahora vengo. -Vale.

El origen, por un lado, está en una transición.

Y el poner en práctica este proyecto

nos ha llevado a la conclusión

de que también en tiempos de crisis, el proyecto

tiene muchísimo auge.

Físicamente, no es dinero.

Podríamos llamarlo intercambio.

Hemos estado durante muchos meses trabajando esto.

Son cosas a las que no estás acostumbrada.

Como no ves un billete, no ves algo físico,

también te preguntas: "¿Quién crea los pumas?".

"¿Dónde está el banco?".

Los pumas salen

del trabajo, del servicio que realizas.

Y algo sorprendente es que a ese trabajo o ese servicio

el valor se lo pones tú, no te viene estipulado de fuera.

El valor se lo pones tú

y es negociable con la persona que hace el intercambio.

Y como todo esto se basa en una red de confianza,

hay un diálogo, hay una negociación,

y al final, se estipula siempre

un precio en pumas

con el que ambas partes estén de acuerdo.

Que estén satisfechos con que ese precio es el real.

Aquí, en Sevilla, ha sido la moneda pionera, junto a la jara.

Y está creando

una comunidad con mucho potencial.

Yo conseguí mis primeros pumas

haciendo mermelada de pimiento del piquillo.

La llevé a una comida que tuvimos

después de una reunión entre los compañeros,

gustó mucho y empezaron a encargarme.

A partir de ahí, conseguí mis primeros pumas.

Mi meta es poder conseguir un pequeño taller,

una pequeña fábrica de producción de mermelada y dedicarme

a ello y poder vivir

de esta producción.

Ahora mismo, tengo que vivir con euros y con pumas.

Los pumas son fundamentales.

El éxito del puma radica en dos aspectos fundamentales.

Uno es el sentimiento de comunidad, de apoyo

que se tiene dentro de la red.

El aumento de autoestima que cada persona tiene

por todo el reconocimiento de lo que tú haces

por parte de todos los miembros.

Y segundo,

porque sin necesidad de euros,

estás obteniendo bienes y servicios

fundamentales para poder vivir.

-Para nosotros, es interesante utilizar la moneda social

porque es una manera de conectarnos y de ayudar a gente

que no tiene liquidez en esta situación de crisis

para que pueda acceder a productos de primera necesidad

con una moneda que crea la propia gente.

Se puede consumir la primera bebida en pumas.

Se puede pagar en pumas un vino, una cerveza.

Y también tenemos un porcentaje

para todos los productos de un 5 por ciento de pago en pumas.

Tenemos promociones para algunos productos de hasta el 20 por ciento.

Utilizar un precio mixto,

donde se combinen en el pago los euros con la moneda social,

es una manera de facilitar

que haya más productos.

Y es una manera de cubrir los gastos en euros.

A medida que se vayan incorporando nuevos productores

y que vayan aceptando porcentajes más altos en pumas,

también podremos aumentar el porcentaje en pumas.

Música

Con el Mercapuma, buscamos también

una entrada de euros

para financiar la rehabilitación de la Casa del Pumarejo,

una casa que necesita rehabilitación.

Hemos lanzado una campaña

desde la asociación de "Lo hacemos nosotr@s".

No vamos a esperar a que lo haga la administración.

Estamos esperando desde hace muchos años.

Pero esto necesita una rehabilitación.

Nosotros vamos a buscar la financiación

para empezar la obra.

Dos de uno y medio.

-¿Y chapitas?

-Son también a uno y medio.

-Muy bien. -Venga, hasta luego.

-Lo más valioso de esta moneda es la capacidad que tiene

de generar participación.

Y también es una herramienta transparente, democrática.

Una de las grandes riquezas es que te vincula.

Te vincula con la gente de tu barrio.

Te hace conocer a mucha gente a otro nivel.

Muchas veces conocemos al vecino, pero no sabemos sus habilidades,

qué es lo que te puede ofrecer.

Y...

Se establecen relaciones de apoyo mutuo que antes se podían dar,

pero recurrías a la economía que conocemos.

Lo que pretendemos con estas iniciativas de monedas

es que las comunidades no se queden quietas

por un hecho trágico, como es la escasez del dinero

por desempleo o por otros motivos.

Lo que sucede es que las comunidades se autoempoderan,

crean su propio dinero como herramienta de intercambio.

Y sin la característica del depósito de valor.

El dinero social no interesa acumularlo.

Son movimientos pequeños, pero están provocando un cambio.

Hay experiencias muy locales, de 20, 30 o 40 personas

y hay experiencias de más de 1200, 1500 personas

que funcionan con diferentes marcos legales,

dentro del marco legal de una cooperativa,

dentro de una asociación, sin marco legal, incluso,

pero que están dinamizando

esos colectivos para conseguir un propósito.

-Si damos a la sociedad esta capacidad de crear el dinero

y de crear monedas y fórmulas económicas,

saldrán algunas que serán más válidas que las otras.

Si nos mantenemos en un sistema centralizado,

ese sistema será bueno o será malo, pero es únicamente ese.

No hay la vida de cuando es el pueblo el que hace las cosas.

-En el puma, participa muchísima gente.

Somos más de 600 personas,

entre personas, familias, colectivos y comercios.

Y son muy diversos.

En un territorio próximo,

el puma actúa en el barrio, en el centro de Sevilla.

En el casco histórico norte.

Y está generando muchos vínculos

que favorecen que la gente tenga una identidad común

y que se esté dando

promoción a la actividad económica.

No podíamos imaginar cuando iniciamos el proyecto

que fuéramos a ser tantos.

Eso implica una complejidad a la hora de autoorganizarnos

y quizá cómo cuidar

el buen funcionamiento y las buenas prácticas

y que se siga promoviendo aquello que creemos.

Que sigamos promoviendo aquella economía cercana

que satisfaga las necesidadesde las personas

con un consumo local, ecológico y artesano.

-El valor representativo de un puma es un euro.

Y el de la moneda de Cataluña viene a ser un euro también.

Podemos hacer transacciones.

A la moneda social la veo como un medio.

La finalidad es moverla.

No es almacenar. ¿Para qué quiero tantos pumas?

El tema es dar movimiento.

Que los demás se beneficien

si yo les puedo comprar a ellos.

Lola viene conmigo, es mi socia.

He de comprar unos huevos.

Ofrece huevos y mermelada que él hace.

He hablado con él y nos hacen falta pumas.

-Tenemos que hacer el vídeo.

-Le he dicho: "Te lo vamos a hacer todo en pumas".

-Hay que repensarse las capacidades que uno tiene

y las posibilidades de hacer que uno tiene

y de intercambiar.

Tener unas gallinas, usar los huevos para hacer otras cosas.

Incluso los restos de comida que se tiran

los recupero y se los echo a las gallinas.

Si no, hago compost.

Vamos a hacer la transacción.

-Primero, hacemos la de la limpieza.

-El puma es más que dinero.

El puma, para mí, es una red de confianza.

Es una visión totalmente revolucionaria para mí

de cómo plantear el día a día.

Hay otras posibilidades, hay buena gente.

-Un modelo de moneda descentralizado

y que sea autogestionado

va ligado con otro tipo de valor, que es el cuidado de las personas,

el cuidado de la tierra y el reparto justo de los recursos.

Hola, hemos invitado hoy a "La aventura del saber"

a un gran empresario,

un gran creativo, un gran artista.

Desde luego, es un gran escritor.

Agudo, divertido, con una visión y una experiencia contrastada.

Es el autor de "La creatividad".

Lo acaba de publicar la editorial Conecta.

Bienvenido, Luis Bassat. Gracias.

A vosotros. Encantado de estar aquí. De nuevo.

Hacía mucho que no nos veíamos.

Me decías antes que me recordabas con el pelo negro y con gafas.

Y con gafas. Sí, hace un poco que vine.

Luis, ¿qué es la creatividad?

Así en general.

La creatividad es hacer algo

diferente a cómo se ha hecho hasta ese momento y mejor.

Cuando Dick Fosbury, el famoso atleta,

saltó al altura en los Juegos Olímpicos de Méjico,

lo hizo de espaldas y ganó, hizo un acto creativo fantástico.

Hasta entonces todos saltaban de frente.

Se llamaba el rodillo ventral, y él saltó de otro modo.

Hizo algo distinto y mejor.

Ganó la medalla de oro. Eso es un acto creativo.

Es hacer cualquier cosa que se hace en la actualidad,

pero mejor y distinto.

Eso es un acto creativo.

El que inventó el bolígrafo hizo algo mejor, más útil.

¿Y no da envidia eso a quienes no lo son?

A quien no es capaz... Yo es que creo

que todos somos capaces de hacer cosas creativas.

Se trata simplemente de pensar.

Yo me acuerdo que vivía en una calle en Barcelona,

la calle Mallorca, donde nuestra casa

daba a un patio central,

que era un colegio de monjas, y a la calle.

había dos dormitorios que daban a la calle

y el comedor-salón daba al patio.

Pero los otros dos dormitorios daban a la casa de al lado.

Y yo pensé un día: "¿y por qué las casas tienen que tener

dormitorios que den al interior?".

"¿Por qué no puede haber casas en donde todo sea exterior?".

Y con 12 años dibujé, mal porque no se me daba bien,

un cilindro donde el ascensor iba por en medio,

había una escalera de caracol, entrabas en la casa,

había como un pasillo en forma semicircular

y todo daba a fuera.

Y pensé: "Yo podría ser arquitecto de mayor".

No lo fui porque no dibujaba lo suficientemente bien,

pero, un día, el famoso arquitecto Coderch

hizo al lado de El Corte Inglés de Barcelona

cuatro edificios como estos.

No exactamente redondos pero casi.

Y pensé: "No iba yo tan desencaminado".

Por tanto, siempre que hay un problema,

siempre que hay alguna cosa que no funciona muy bien,

si alguien se pone a pensar cómo solucionarlo halla la solución.

Eso es la creatividad. Ajá.

¿Y todos somos igualmente creativos?

¿La creatividad es algo que se lleva en la genética?

Algunos, sí.

Mozart a los cuatro años ya componía sinfonías

y piezas maravillosas.

No, con la creatividad no todo el mundo tiene el mismo don.

Yo no nací creativo.

Yo, a los doce años, quizá hice mi primer acto creativo con esta casa,

pero cuando de verdad hice mi primer trabajo creativo

fue a los diecisiete,

que entré en la universidad.

Yo quería ganarme la vida y necesitaba hacerlo.

Y acepté un trabajo de vendedor de televisores.

Y me dieron una zona del ensanche de Barcelona

para vender los televisores.

Empecé a tocar el timbre, explicaba lo que era la televisión,

la gente quería saberlo, me daban café

hasta que les decía que el televisor valía 120 000 pesetas

cuando un Seat 600 valía 60 000.

Les valía el doble que un coche.

Entonces me decían: "No, yo no puedo".

Total, que llevaba dos días tocando timbres y explicando lo de la tele

y todo el mundo al final me decía que no podía comprarla.

Y al tercer día entré en un bar a tomar un café y pensar un poco.

El dueño del bar era un chico joven,

no como yo, pero era joven.

Le pregunté que cómo le iba el negocio.

Y me dijo que entre semana muy bien, pero sábados menos y domingo nadie.

Y se me encendió la primera bombilla.

Mi primera idea creativa.

Le dije: "Si te instalo un televisor aquí

y les escribo a tus vecinos una cartulina

invitándoles a ver el partido del domingo

por el precio de un café..."

Y me dijo: "Podemos probar".

Pedí a la casa que nos dejara poner un televisor de prueba.

Yo escribí a mano, eso que hoy se llama el marketing directo.

Yo, muy directamente... ¿En qué año?

Puf.

Yo tenía diecisiete.

En el año 58.

Por lo tanto, escribí cien cartulinas.

En algún caso incluso con el nombre y el apellido de la persona.

"Usted dijo que le gusta el fútbol, pues ahora podrá ver el partido".

No en todos el texto era lo mismo.

Y se llenó el bar. Yo fui a ver qué pasaba.

Y la gente tomó una cerveza, unos bocadillos,

de modo que el dueño del bar me dijo: "Oiga, me lo quedo".

Y nunca más toqué un timbre.

Y pensé que quizá yo podría ganarme la vida pensando.

Primero pensado y luego haciendo. Qué emocionante.

Y hasta que decidí montar una agencia de publicidad...

¿En qué año, Luis?

En el año sesenta y seis.

Monté una agencia de publicidad

y recuerdo que el primer cliente que tuve

un compañero de un postgrado que había hecho yo

porque no había carrera de Publicidad.

Este postgrado era

para que los ingenieros que quisieran dedicarse a la dirección

supieran algo de marketing. Los ingenieros industriales.

Total, un compañero mío era un chico de Guatemala

que al volver allí le hicieron director de turismo.

Y pensó: "Luis, que ha demostrado interés por la publicidad,

le voy a invitar a que haga la publicidad de Guatemala".

Y fuimos mi mujer y yo.

Yo ya estaba casado.

Fuimos a Guatemala, nos enamoramos del país

y cuando me dijo el presupuesto que tenían pensé:

"No tienen dinero ni para anunciarse en España".

Y dándole vueltas: "Tengo que encontrar una solución".

Y se me ocurrió,

en vez de hacer una campaña para el consumidor, para el viajero,

escribir una carta a los touroperadores,

a los que organizan viajes diciendo: "Ahora hay una oportunidad".

"¿Verdad que usted vende muchos viajes a Méjico de siete días?".

"Por el mismo precio puede ofrecer 5 días en Méjico y 2 en Guatemala".

"Y por el mismo precio, la gente verá dos culturas en vez de una,

dos países en vez de uno..."

Bueno, les gustó la idea, lo hicieron y duró 40 años la idea.

Durante 40 años Guatemala vivió de ser el hermano pobre de Méjico,

pero con ser el hermano pobre llenaba igualmente los hoteles.

Mucha gente visitó Guatemala como una extensión de un viaje a Méjico.

Y así, toda mi vida.

Siempre que me han encargado una campaña, he pensado...

Siempre, además, he tenido clientes con poco dinero.

Si hubiera tenido desde el primer una campaña mundial,

quizá no hubiera tenido que pensar tanto.

Siempre he tenido clientes pequeños que se han hecho grandes,

pero que para poder hacer algo me tenía que estrujar el cerebro

y pensar qué decir de un cliente para que compren su producto.

¿Y el encuentro con Ogilvy cómo fue? Pues...

Sé que lo has contado muchas veces.

Yo quería asociarme a una multinacional

y había leído el libro de Ogilvy "Confesiones de un publicitario".

Me había enamorado de ese libro y me fui a Nueva York.

Le fui a decir a David Ogilvy que le ofrecía

abrir una agencia de publicidad en España.

Me acuerdo perfectamente. De buenas a primeras, increíble.

Estuve un mes para que me recibiera, pero aguanté hasta que me recibió

Ogilvy y el que era su nuevo presidente,

que sustituía a David Ogilvy.

David Ogilvy sería director creativo mundial.

Y recuerdo muy bien que les dije:

"Miren, yo soy un joven publicitario

que he tenido una modesta agencia,

pero ahora quiero abrir una para asociarme con una multinacional,

creo que ustedes son el socio ideal para mí,

y yo les ofrezco que abramos juntos una agencia en España

y no hace falta que ustedes pongan dinero,

yo ya pongo todo el dinero del capital

y ustedes tendrán el 50 por ciento".

"¿Qué les parece?".

Alucinarían, claro.

Recuerdo que el señor Ogilvy y el presidente de la compañía

me dijeron prácticamente al unísono:

"Luis, 'at Ogilvy we don't accept presents'".

"Luis, en Ogilvy no aceptamos regalos".

No aceptamos regalos. "¿Y cómo hacemos?".

"Tú abre tu agencia", me dijeron.

Era el año 75.

"Nosotros te miraremos, veremos cómo lo haces

y si en el año 80 has triunfado, te ha ido bien,

no gusta cómo trabajas, ya te compraremos tu agencia

o una parte de la misma".

Entonces dije: "De acuerdo, pero con una condición".

"¿Me dejáis venir a aprender de vez en cuando a Nueva York?".

Sobre todo, a aprender televisión,

porque en aquel momento España hacía buena publicidad en prensa.

Pero no televisión. Aún no en televisión.

Y me dijeron que sí.

Abrí mi agencia sin ellos.

Se llamada "Bassat y asociados".

Y fui, entre el año 75 y 80,

12 veces a EE. UU., un mes y medio cada vez, a aprender.

Y recuerdo que yo era presidente de mi agencia.

Pequeñita, pero agencia.

Y el primer día que llegué a Nueva York a aprender,

fui a una productora de televisión,

llegué vestido como ahora, con americana, corbata,

y el director de producción me dijo: "¿Eres Luis Bassat?".

Yo: "Sí".

"Muy bien, ¿ves ese decorado? Pues hay que ponerlo allá".

Y yo pensé que quizá mi inglés no era bueno y no me había entendido.

Y ya me dijo gritando: "¡Ese decorado que lo pongas allá!".

Me quité la chaqueta, la corbata, me arremangué

y moví el decorado.

Ese día moví no sé cuántos decorados.

Al día siguiente, otro, y otro día serví cafés,

y otro moví luces.

Me pasé un mes y medio haciendo de peón

en un plató.

A la segunda vez ya fue mejor.

Y a la vez número 12 ya escribía guiones de televisión

con la directora creativa mundial.

Pero no se me cayeron los anillos por ir a aprender.

Y creo que ahora

que, con la aparición de Internet,

vuelve a pasar un poco como con la tele en el 75,

algunos publicitarios españoles

tenían que espabilar

Hacer lo mismo.

e ir a aprender y hacer mejor Internet

porque es cierto que Internet ha tenido una explosión muy grande.

Y es cierto que aquí hay gente que hace bien las cosas,

pero en Silicon Valley se hace mejor

y es donde ha nacido toda esta historia del digital.

Yo creo, y lo digo un poco en "La creatividad",

que a uno no le tiene que molestar nunca aprender.

Yo si he escrito este libro es para ayudar

a todos aquellos que quieren tener una vida más creativa.

La gente que busca un empleo,

que simplemente pueda presentar un currículum de un modo creativo.

O el que está empezando a trabajar en una empresa

y quiere que le asciendan.

Si tiene una actitud un poco inconformista

De querer hacer las cosas mejor.

Para él o ella he escrito este libro,

para tratar de motivar a hacer las cosas mejor.

Luis, ha sido, como siempre, un honor,

un privilegio tenerte estos minutos en "La aventura del saber".

Hemos aprendido mucho de ti

y esperamos verte pronto, en cuanto tengas el próximo libro.

Muchas gracias.

Estoy muy agradecido,

agradecido a Televisión Española,

gracias a la cual pude hacer mi carrera.

Hasta siempre. Adiós.

Seguimos. Vamos con la digitalización del día.

Un nuevo episodio de Rutas Literarias.

Los pueblos de García Loca 1.

El día 5 de junio de 1898

nació Federico Del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca

en esta casa de Fuentevaqueros.

Hijo de Vicenta Lorca,

exmaestra de escuela muy devota,

y de Federico García Rodríguez, un propietario de tierras

que había visto crecer su hacienda a la parque subía

el cultivo de remolacha de azúcar en la zona.

(LORCA) Amo en todo la sencillez.

Este modo de ser sencillo lo aprendí en mi infancia,

allá en el pueblo.

Porque yo no nací en Granada,

sino en un pueblo llamado Fuentevaqueros.

La memoria de Federico García Lorca permanece muy viva

en esta casa de Fuentevaqueros.

Aquí, Federico García Lorca es mucho más

que un nombre a memorizar para un examen

o un símbolo, por noble que fuera.

Él habría detestado convertirse en algo tan raro a sí mismo.

Si nos ponen a prueba

para ver qué sabemos de exploradores españoles,

la mayoría suspenderá.

¿Por qué nos cuesta ensalzar nuestra historia

y reconocer que hemos sido pioneros en muchos sentidos?

Miquel Silvestre viaja reivindicando nuestro pasado.

Hoy, a Candelaria, en EE. UU.

Soy Miquel Silvestre

y voy a hacer un viaje en moto por EE. UU.

Un viaje de costa a costa. Lo haré para contarte algo,

la historia de la exploración española en Norteamérica.

Hoy dejamos Presidio, este pueblo que prácticamente

no es nada más que un montón de casas prefabricadas.

Vamos a intentar llegar a Candelaria,

que es una aldea de unas diecisiete personas.

Antes tenía un puente que cruzaba con Méjico.

Entonces había comercios y los niños iban a estudiar a un sitio u otro,

pero la Border Patrol derribó el puente creo que en el 2008.

Desde entonces, aquello está perdido de la mano de Dios

y la carretera se acaba allí.

Lugar de establecimiento

de la misión de San Francisco de los Julimes.

Era una de las nueve misiones establecidas por los franciscanos

entre 1683 y 1684 en el área del Big Ben.

Pinto Canyon Road.

Vamos para allá.

Empieza bien Pinto Canyon Road.

¡Jo!

Qué fuerte.

Yo creo que es Candelaria.

Hola.

¿Esto es Candelaria?

¿Aquí no había un puente para cruzar a Méjico?

¿Y ya no está?

Pero...

¿Eh?

¿Lo quitaron?

¿Queda muy lejos?

-No, como un cuarto de hora. -vale.

Echaré un vistazo.

-Llegas y donde está la gente,

giras a la derecha y de frente. -Sí.

-¿La gente sigue cruzando? -A pie.

-"Es ilegal

para personas entrar a los Estados Unidos por esta localidad".

Os lo creáis o no,

esta es la frontera

entre EE. UU. y Méjico.

Como he dicho alguna vez,

el mundo está dividido en fronteras,

en líneas cerradas.

Yo tengo la manía de pasar al otro lado par ver lo que hay.

Yo creo que las verdaderas fronteras

están aquí.

Hola de nuevo.

Hoy recomendamos en "La aventura del saber"

la lectura del último premio Café Gijón.

"El cuarto de las estrellas", de José Antonio Garriga,

que acaba de publicarse en la colección "Nuevos Tiempos".

Se trata de la historia

de un hombre que sufre un accidente y pierde la memoria reciente

mientras que la memoria de lo acaecido hace mucho tiempo mejora.

Está basada en un hecho real.

El autor sufrió un golpe en la sien y quedó sin memoria.

Hay otros detalles, como el lugar en que se sitúa la acción,

el barrio de La Araña, junto a una fábrica de cemento,

un lugar que parte de un fantasmagórico lugar real

que hay cerca de Málaga.

Y es sugerente la historia que cuenta,

la de una familia a la que le toca la lotería

y empieza a decaer moralmente.

Recordemos que Garriga ha merecido los elogios

de escritores como Vázquez Montalbán, Eduardo Mendoza

o Enrique Vila-Matas.

Recuerden: "El cuarto de las estrellas", de José Antonio Garriga,

publicado por la editorial Siruela.

Les invitamos ahora a conocer a Gustavo Vega.

En su trabajo se aprecia el gusto por la filosofía,

la poesía y las artes plásticas.

Disfruta experimentando,

ha hecho que su obra sea referencia para muchos artistas.

Gustavo Vega es el protagonista de hoy de Beek Visual,

el mejor catálogo de arte experimental.

Obsesión.

Siempre buscando la forma perfecta.

Lo añorado de la añoranza.

Gustavo Vega persigue con palabras, con formas y colores, con objetos,

con espacios inventados la vida, la poesía.

¿Será un espejismo?

Los poetas como Gustavo Vega bucean en el espejismo.

Y entre un silencio y otro silencio, la vida, el mundo,

resueltos en imágenes.

Gustavo Vega.

Profesor, ensayista, poeta y maestro de poetas ilustradores.

Es autor de libros, artículos, plaquets

y ha realizado conferencias, recitales

y acciones poéticas en España y fuera de España.

Argentina, Francia, Italia, Inglaterra, Macedonia, Uruguay.

La calle donde nació hoy lleva su nombre.

Para terminar les presentamos a los miembros de Larumbé,

una banda catalana que nació en 2004

y que hoy nos presenta "Ahorita cuándo",

su tercer disco.

Juaco, David, Rafa, ¿qué tal? Hola.

Buenos días. Bien.

¿Por qué "Ahorita cuándo"? Bueno, es filosofía.

Muy latino, ¿no? Muy latino.

Y es un poco...

Bueno, nosotros siempre hemos sido latinos con españoles.

Aquello de "ahorita vengo". Y tú dices: "Ahorita es ahora".

Ahorita no es ahora, esa ahorita.

Es filosofía, ¿no?

¿Eso define un poco cómo sois como banda?

¿Es parte de vosotros el decir "ya veremos cuando"?

¿O no tiene que ver con esto? Sí, tiene que ver con todo.

Tiene que ver con lo que decía Juaco de la mezcla

cuando llegamos los latinos a la banda.

Dices "ahorita" y se quedan encima tuyo viéndote.

"Ahorita, ya voy".

Y después, bueno, la banda lleva diez años

y esta es la tercera maqueta.

Llevamos realmente dos discos en diez años.

Al sacar un disco ya tenemos canciones para hacer otro,

pero... ahorita. Ya veo.

Me gusta leer cuál era el espíritu que había detrás de ese disco.

Os habíais parado a pensar en qué hacer tras diez años.

La mejor idea era volver a empezar, hacer una maqueta

y como volver a empezar, nada de continuar donde lo habíais dejado.

-Es que siempre se vuelve a empezar.

Esto es así, siempre estás a cero aquí

y tienes que empezar a caminar de nuevo.

Porque si vamos avanzando, construyendo, uno de va del camino.

Entonces, volver a un lugar

para poder buscar otras vías está bastante bien.

Cuéntanos, Joaquín, cómo es, cómo suena vuestra música.

Es flamenco, experimentación... Son...

-Simplemente viene sonando más bailonga,

pero sí, lleva un poco de todo

desde la base del flamenco en el corazón,

porque, al final, pasa todo por la rumba, la salsa, el rock...

ero suena agradable,

suena a música de ponértela para ir de viaje, lavar los platos,

para... Es una música agradable.

Intentamos que, estéticamente, sobre todo sea bonita

y luego te quede un poso de filosofía que ayude.

Este momento para la música ¿cómo lo veis, David?

Vosotros que vivís de la música, que lleváis años trabajando en esto,

¿es peor que otros?

¿O en eso hay demagogia

y la cosa está complicada, pero como en otros momentos?

Bueno, es una pregunta difícil, pero, realmente, la parte económica afecta.

En esto no hay nada que hacer, en la cultura es en lo que recortan.

Pero realmente, a la vez, el tipo de vida que llevamos

estás acostumbrado a buscarte la vida.

Entonces, si no es por un lado, es por otro.

Ajá.

Yo, la verdad, lo llevo fantástico.

Al final, lo que comentábamos antes,

que poder decir que vivís de la música es un gran éxito.

Cuéntanos, Rafa, cómo es el tema que vais a tocar esta mañana.

-Bueno, pues se llama "Hoy hace sol"

y es un tema como casi onírico.

Es un día de sol en un parque

donde hay amor.

Bueno, pues no hay nada que decir después de esto.

Si os parece, id tomando posiciones

y gracias por haber visitado "La aventura del saber".

Larumbé dicen que hacen música para escuchar mientras lavas los platos.

Lo acaba de contar Joaquín.

Son canciones que se pueden entender.

El tema se llama "Hoy hace sol".

Esperamos que el lunes siga brillando.

Que lo disfruten. Feliz día.

Hay gente que solo piensa en la música.

Hay gente que se levanta por la mañana

pensando en un tambor.

Hay gente que solo piensa en surf.

Hay gente que se levanta por la mañana pensando

que hoy hace sol y está bueno para ir al parque

a tocar un ratito el tambor, a hacer un ratito el amor,

hoy hace sol

y está bueno para ir al parque

a tocar un ratito el tambor

y hacer un ratito el amor.

Ahí está, David.

Hay gente que solo piensa en pintar.

Hay gente que se levanta por la mañana

pensando en un color.

Gente que solo piensa en la mar,

gente que se levanta por la mañana

pensando que hoy hace sol

y está bueno para ir al parque

para tocar un ratito el tambor, hacer un ratito el amor,

hoy hace sol

y está bueno para ir al parque

a tocar un ratito el tambor

y hacer un ratito el amor.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

Ay, leré, leré.

Leré, lerele, leré, lerele.

  • La aventura del saber - 06/03/14

La aventura del saber - 06/03/14

06 mar 2014

 Emitiremos los reportajes "Moneda social Puma", "Miquel Silvestre: Candelaria" y "Boek visual: Gustavo Vega". Además, entrevistaremos a la profesora y escritora Remedios Zafra, al publicitario Luis Bassat y contaremos con la presencia del grupo musical catalán LaRumbé.

ver más sobre "La aventura del saber - 06/03/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 06/03/14"
Programas completos (1538)
Clips

Los últimos 4.832 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos