www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2600014
Para todos los públicos La aventura del saber - 05/06/14 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente,

una conmemoración que busca impulsar la sensibilización y la acción

para que miles y miles de pequeños gestos individuales

se traduzcan en un movimiento global que afecte a todo el planeta.

El pasado año se batieron todo tipo de récords

en lo que a menciones y presencia se refiere,

y en este 2014 podemos mejorar esas cifras.

Bienvenidos a "La aventura del saber". Adelante sumario.

Acudimos a un encuentro que como hoy,

el primer jueves de cada mes desde hace más de tres años,

se celebra en El Terrario de Intermediae,

un espacio abierto al público en Matadero, Madrid.

Es una actividad colectiva de intercambio de semillas

abierta a cualquier visitante y que pretende poner en valor

la importancia de lo que comemos

en favor de las variedades locales agrícolas.

Miquel Silvestre llega hoy a Potosí, una localidad de Bolivia

que roza los 4.000 metros de altitud

y que representa la gloria de una etapa pasada.

Para que se hagan a la idea, un dato:

en 1625, Potosí llegó a tener 160.000 habitantes,

después llegarían el colapso y la decadencia.

Es la etapa de este jueves del "Diario de un Nómada",

una aventura que cada vez está más cerca de llegar a su fin.

Y después, arte. Hoy en el capítulo de Boek Visual,

que colabora con nosotros cada semana

compartiendo su catálogo de artistas,

les presentamos a Julián Alonso,

un hombre polifacético que se atreve con la fotografía,

el diseño, la poesía, la prosa y la plástica.

Eso solo para empezar.

Nuestro primer contenido del día nos lleva a hablarles de guifi.net,

una red de telecomunicaciones abierta, libre y neutral

que se vertebra por un acuerdo de interconexión

en el que cada participante al conectar

extiende la red y obtiene conectividad.

¿Les parece demasiado teórico, difícil de entender?

Vamos a probar con un ejemplo real.

¿Les interesaría tener la opción de compartir el coste de Internet

con un amigo o con un familiar que vive en su misma ciudad?

Es una de las posibilidades que ofrece guifi.net

y que gracias a Ramón Roca y a Gabriel Lucas

les vamos a poder descubrir en los próximos minutos.

Hola, buenos días. Hola, ¿qué tal?

Buenos días. Ramón, empezamos contigo.

Justo con este ejemplo que acabo de contar yo.

¿Es así? ¿Realmente, yo con un amigo, con mi hermano,

alguien que vive en mi misma ciudad,

¿puedo compartir el coste de Internet gracias a guifi.net?

Sí, sí, se puede. Llevamos mucho tiempo haciéndolo.

Y es tan fácil como esto.

Empezar a compartirlo como empezamos,

y luego una vez ya lo compartes, lo envías al pueblo de al lado,

donde quizás no había Internet...

O lo llevas a gente que quizá no podía costeársela,

y de esta forma va creciendo hasta que en un momento dado

podemos tener nuestros propios accesos

a Internet sin intermediarios,

porque al principio, lo que haces es compartir el ADSL,

que es por donde se empieza,

y podemos... si vamos fomentándolo, hacer mucho más.

Yo sé que para vosotros es un poco complicado, ¿no?,

rebajar esto al nivel de que todos los profanos en la materia

lo podamos entender, pero quizá por eso el tema

de las experiencias nos puede ayudar, ¿no?,

a los que no entendemos mucho de tecnología en este sentido.

¿Se puede también...?

Otra cosa de vuestra web que es interesante,

a muchos les llamará la atención. El típico hijo que ayuda a su padre,

que le soluciona los problemillas informáticos casi cotidianos,

¿realmente puede tener conexión remota...

hacer una gestión remota de ese ordenador

compartiendo guifi.net?

Pues sí, la verdad, los usos son múltiples,

tantos como posibilidades da Internet...

y necesidades puede tener la gente.

Este caso que has puesto

Este caso que has puesto

encaja perfectamente.

Podrías ayudar a tu padre que vive en el pueblo de al lado

a solucionar los problemas de los virus, por ejemplo.

Y se dan casos extremos ya,

donde las redes se utilizan para teleasistencia

o cuestiones por el estilo.

Entonces, videoconferencia...

Ahora que está la impresión 3D tan de moda.

Mandar una pieza y que alguien se la imprima.

Entonces, pues...

Las posibilidades son enormes. Son muchas.

Esperamos en los próximos años, Internet se acaba de inventar,

ver muchas más.

(NARRADOR) "Actualmente Lisa es usuaria de guifi.net.

Guifi.net es una red de telecomunicaciones

libre, abierta y neutral,

basada en un acuerdo de interconexión procomún.

Aquí, puedes usar, conocer,

difundir y expandir la red.

Hemos desplegado en Extremadura

una isla que da cobertura a 60.000 ciudadanos.

Sé guifera. Sé guifero".

Y si vamos al principio...

¿Cómo se pone en marcha todo este gigante

con tantas posibilidades?

¿Cómo nace? ¿Por qué?

Por diversas motivaciones de cada uno.

Aunque luego convergíamos todos en un mismo proyecto.

Hace diez, quince años, era muy frecuente que, directamente,

en determinadas zonas rurales o alejadas no había Internet.

O que no podía pagársela la gente o lo que fuera.

Aún esto está pasando hoy en día, con lo cual sigue siendo vigente.

Además las redes se tienen que ir renovando,

ahora está la fibra óptica...

Entonces, básicamente, nace con la idea de suplir,

crear alternativas a lo que había, y que estuvieran fundamentadas

en algo que nos estamos construyendo nosotros mismos

y, por lo tanto, queremos que mantenga ese estatus.

No queremos entregárselo a las compañías,

sino crear algo procomún.

En ese sentido, abierta, libre ¿y lo de neutral?

Explícanoslo un poco, que forma parte de vuestra "marca", digamos,

que os define.

Realmente no es nuestra marca.

Internet desde un comienzo nace bajo estos principios,

en un paradigma de colaboración

entre toda la gente que quiera participar.

Eran unos principios que tienen que ver con cuestiones de...

muy obvias,

la libertad, participación, y la neutralidad

tiene que ver con un debate que se da ahora mismo en EE.UU.,

donde intereses económicos, de operadores

y a veces de gobiernos entran en juego en las redes.

Nosotros lo único que hacemos es lo que se viene haciendo.

Mantener recursos comunes para todos.

¿Porque cómo engarza todo este discurso con el procomún?

¿Es sencillo, es fácil explicarle a la gente que...

se trata de algo que es de todos

y que en ese sentido debemos y podemos proteger,

o es más profundo?

Tampoco le tenemos que dar más importancia que esta.

Pero es profundo, evidentemente, y es, además, la esencia.

Es decir, no queremos...

o queremos mantenernos fieles a los principios.

No la hemos inventado nosotros la neutralidad.

Internet ya se gestó de esta forma.

La hemos visto amenazada,

y por esto nosotros proclamamos los mismos principios

que había de Internet.

Es una cosa que va unida con otra en la esencia.

No sé si la palabra es profundo, pero desde luego es importante.

Es fundamental. ¿Querías añadir algo?

Sí, el tema de procomún viene interesante para este caso,

porque habla de cómo las comunidades

pueden gestionar un recurso compartido

del que ellos mismos son beneficiarios.

Hay casos distintos, de hecho, en España tenemos,

por ejemplo, el tema de los regadíos,

de la zona de Valencia y Murcia,

donde comunidades hacen gestión de ese recurso

y se ha dado durante mucho tiempo, desde los árabes.

Creo que engarza perfectamente en esa idea

de flujo de agua y los caminos por los que pasa el agua,

pues esta idea de las redes

y cómo la información puede ser de todos y gestionada por todos.

Y la comunidad es otro de los conceptos

que es básico explicar, si no explicar, señalar,

que forma parte del ADN de guifi.net.

Sí, somos todos. Todos los que quieran participar.

Luego habrá gente que participe a título individual o particular,

instituciones, asociaciones, cooperativas,

instituciones como administraciones públicas, ayuntamientos,

que también compartimos objetivos y preocupaciones,

o empresas, es decir, gente que...

antenistas, electricistas, que puedan hacer su modo de trabajo,

proporcionar servicios, en este tipo de redes de procomún,

es decir, donde el valor añadido, o el valor de su trabajo

está en los servicios que ofrecen,

instalar una antena, instalar un cable,

en lugar de controlar la red y decidir a qué precio

te ofrecen el catálogo de servicios.

No sé si es muy, supongo que sí,

que es muy reduccionista decir que lo que tratáis

es de dar una alternativa,

que uno pueda elegir entre los operadores comerciales,

lo público y lo privado.

¿Va por ahí?

Bueno, la idea es crear un ecosistema

donde pueda operar todo el mundo,

tanto lo público como lo privado,

como lo que no es ni público ni privado, donde está...

algo entre medias, que es justo la comunidad que estabas comentando.

Es importante entender que a partir de que las telecomunicaciones

se privatizaron, y esto ha pasado en toda Europa,

se supone que tiene que funcionar por reglas de mercado,

y no hay ningún mercado que funcione si no existen alternativas.

Por esto, guifi.net con la red procomún

no va en contra de nadie,

pero es fundamental que existan alternativas.

De lo contrario, es seguro que el mercado no funciona.

Y hace que a algunos les tiemblen las rodillas,

precisamente porque abre el mercado, es una alternativa,

y eso asusta a algunos. Eso es bueno.

Sin entrar en temas

de que ideológicamente qué piensa cada uno,

se incentiva, hace innovación que se hagan cosas distintas.

Y al final es lo que trata Europa de incentivar,

que las redes lleguen más allá.

Nos queda un minuto.

Quería daros la ocasión de destacar algo más,

porque nos quedan muchas cosas.

No sé, si el tema de la fundación,

que es la que encierra todo el proyecto.

¿Queréis hablar de la licencia?

Elige algo.

Pues... no, si quieres, tú primero. (RÍE)

Bueno, todo esto que es de principios y demás

es fundamental escribirlo y ponerlo en blanco y sobre negro,

para que no haya malas interpretaciones

o interpretaciones tendenciosas y demás.

El hecho de que haya una fundación,

que es lo clásico en proyectos de este tipo,

es para evitar que se pueda especular con ello.

Una fundación no se puede comprar, vender,

no tiene accionistas y demás,

y el hecho de poner una licencia es

para que no pueda haber

dobles interpretaciones de las cosas.

En el fondo no se trata de poner límites;

siempre defender las libertades.

Por ejemplo, una libertad no puede ejercerse

de forma que menoscabe la misma libertad para los demás,

por ponerte un ejemplo,

o que sea libre no significa que alguien

pueda adueñarse de ello y convertirlo en un bien particular.

Ese tipo de cosas hay que escribirlas,

y de esta forma nos ahorraremos muchos malentendidos.

Malos entendidos. ¿Algo más?

Y yo, solamente animar a la gente a que participe.

Me gustaría ver a más gente con estos temas y...

En la web puede uno descubrir todas las formas que hay

de formar parte de guifi.net. Sí.

Hay varias, no nos da tiempo a explicarlas,

pero invitamos a la gente a que se meta, a que curiosee,

a que busque información,

porque al que no conozca nada relacionado con guifi.net

le va a parecer interesante, curioso,

y puede encontrar la manera de resolver muchas dudas.

Gracias a los dos.

Gracias a vosotros. A vosotros.

Un placer.

Les vamos a hablar de actividades en las que está inmersa

la cooperativa de agricultura ecológica Ecosecha.

Nos interesa el Banco de Intercambio de Semillas,

un encuentro que se celebra una vez al mes

y que entiende las semillas como un procomún,

un bien que es de todos.

Es un proceso gratuito, colectivo,

en el que pueden participar productores,

aficionados al arte y cultura,

y todo aquel interesado en formar parte de una red social

en torno a criterios ecológicos y sostenibles.

Mira, te voy a enseñar un melón.

Mira, este melón...

Esto es melón azul. Dirás:

"Pues no, no hay melones azules". Pues sí.

Hombre, azulados, más bien azulados.

Este es un melón de conservación,

de la zona de Villaconejos, de Madrid.

-Aquí tenemos amarillos...

(NARRA) "Las semillas se han movido con los seres humanos

a lo largo y ancho del planeta, y gracias a eso podemos disfrutar

de la variedad ingente de hortalizas que tenemos hoy en día".

Esto son semillas de melón blanco muy comunes.

"El Banco de Intercambio de Semillas

es una adaptación a los tiempos modernos

de las antiguas técnicas de reproducción

y de transmisión de las semillas

de nuestros agricultores y agricultoras.

Antiguamente se intercambiaban las semillas en el mismo pueblo

o entre pueblos colindantes,

o a través incluso del producto que se comían y cogían la semilla,

eso actualmente es más difícil, donde todos vivimos en ciudades

y ya hemos perdido un poco el gusto por el cultivo,

y ahora como se está dando de nuevo este volver a la tierra, volver...

a recordar esos sabores o esas cosas,

pues el banco de semillas es un instrumento para que las personas

que tienen semillas o las entidades puedan aportarlas,

y otras personas, sin necesidad de conocer a los anteriores,

puedan recogerlas.

Es un proceso gratuito, colectivo,

y entendemos que intentamos reproducir ese modelo

y también un poco en contraposición

a la cultura predominante de la venta de todo,

y además entendiendo que las semillas es un procomún, son de todos,

y además, un sitio público como este

es el sitio adecuado para almacenar un banco de intercambio.

En el municipio o en otra zona, eso ya va en gustos, ¿vale?

Bien, entonces, ¿cómo vamos a hacerlo?

(Música de fondo y murmullos)

Hacemos una actividad formativa gratuita, o lo que sea.

Intermediae es un espacio dentro de Matadero, Madrid,

dedicado al arte comprometido con lo social, con la participación,

que no solo actúa en el centro de arte,

sino también en otras partes de la ciudad,

y que procura trabajar en red.

Este es un proyecto que surge del interés común

en los temas vinculados a la soberanía alimentaria,

a los huertos urbanos,

y a todo el movimiento que vincula el arte y la ecología,

que pensamos que no son ámbitos separados el uno del otro,

sino que tienen mucho que ver.

Y en ese sentido supone el conocimiento de...

digamos, una acumulación de sabiduría,

no es solo el valor biológico, sino también es el valor cultural

que está acumulado en la semilla.

El funcionamiento del banco de semillas es bastante sencillo.

Desde hace tres años y medio que ya llevamos funcionando,

es muy sencillo,

quedamos todos los primeros jueves de cada mes de 18.00 a 20.00

en este sitio, que es el Matadero de Madrid,

donde tenemos cedida por parte del Ayuntamiento de Madrid,

por parte del Área de las Artes, este espacio para que lo utilicemos.

Y cualquier persona está invitada a venir,

haya participado previamente en el banco o no,

aunque la gestión del banco de semillas la llevamos

desde una cooperativa de producción de agricultura ecológica

que se llama Ecosecha.

Un armario con unos sobres de semillas dentro.

Y la gente que viene tiene unos derechos a coger esas semillas

de forma gratuita.

Puede coger, en el caso de un particular, hasta cinco sobres,

cinco variedades distintas por año,

si es un huerto colectivo, puede cogerse hasta ocho,

y así tenemos una situación decreciente o creciente

en función de la colaboración de esa persona.

Si esa persona aporta semillas, podrá cogerse más sobres

de forma creciente en años sucesivos;

si esa persona no aporta semillas, podrá seguir cogiendo sobres

pero en forma decreciente en años sucesivos,

de tal manera que lo que buscamos

es que la gente adquiera el compromiso moral

para reproducir esa semilla y traerla al banco

y de esa manera, que esa semilla pueda ser

recolectada por otra persona,

por otro particular que pueda utilizarla dentro de su huerto.

Es un intercambio, si la gente va solo a recoger semillas,

pues entonces no se cumple el objetivo.

Nosotros lo único que hacemos es ordenar esa información,

garantizar que la semilla que llega reúne ciertos requisitos,

y luego ordenar cómo la gente se las va llevando.

Se están llevando ahora mismo unos 3.000 sobres anuales,

de los cuales nosotros aportamos 1.500,

pero nos gustaría dejar de aportar tantos sobres

porque la gente se ha animado poquito a poco

a aportar más sobres de variedades distintas

y poco a poco lo que vamos consiguiendo es que sea más autónomo,

no dependa tanto de nosotros,

sobre todo de nuestras aportaciones de semillas.

No queremos variedades híbridas en el banco,

ni híbridas ni variedades comerciales.

Lo que buscamos son variedades, no voy a decir locales,

sino variedades no comerciales,

que no sean propietarias, que no sean de nadie,

y por lo tanto, que sean de todos.

Entonces, para eso buscamos que no las hayan cogido

de cualquier sobre, en cualquier sitio,

y además que no sean híbridas.

Y para eso le pedimos a la gente

que al menos lleven tres años con ese particular,

que durante tres años lo hayan cultivado

y hayan comprobado que la variedad sea estable,

que más o menos tenga las mismas características

durante todo ese tiempo para evitar que entren híbridos.

Preferimos que la semilla que entre proceda

de agricultura ecológica.

Y a la vez, también queremos que la gente

la utilice en agricultura ecológica.

Si alguien trae al banco de semillas col china,

no le ponemos reparos aunque no sea una variedad producida aquí.

O coles rábano, que se producen en el norte de Europa.

Habrá quien diga: "¿Si no es una variedad local

cómo la metes aquí?". Pues tampoco es local el tomate, ¿no?

Si nos ponemos un poquito serios, ni la patata, ni el pepino,

ni el pimiento, ni la berenjena,

ni la mayor parte de lo que cultivamos aquí,

que en algún momento del desarrollo humano

a través de cualquiera de las civilizaciones

con las que hemos tenido contacto,

hemos tenido la riqueza que hemos tenido

gracias a ese contacto con ellas.

Y hemos tenido o hemos nutrido nuestras variedades,

las variedades que se dan en un entorno determinado,

de una forma increíble

si lo comparamos con un agricultor de la Edad Media.

Si les decimos lo que plantamos en nuestros huertos,

se quedarían impresionados.

Ecosecha es una cooperativa de trabajo,

donde todas las personas que trabajan en la cooperativa son socias.

O tienen derecho a serlo una vez que han participado en el proceso,

y lo que intentamos es, con una filosofía

parecida al banco de semillas

desde hace diez años que existimos como cooperativa,

pues lo que hacemos es producir verdura ecológica en cercanía.

Nosotros producimos verdura en Madrid

para consumidores de Madrid.

Hacemos agricultura ecológica por comisión,

distribuimos nuestra verdura directamente a consumidores,

porque entendemos que es otra manera de distribuir,

no solo eso, sino que de momento ni siquiera la llevamos a las casas,

sino que buscamos que los consumidores se agrupen

en nodos de distribución

donde ellos pueden recoger esa verdura

y de esa manera limitamos

la energía que gastamos en la distribución.

Somos lo más ecológicos que podemos en esa distribución,

y obviamente dentro de la huerta somos lo más ecológicos que podemos.

Vamos implementando poquito a poco medidas

de optimización que tienen que ver con la ecología,

con la ética en el trabajo,

con la ética en el desarrollo de los productos

y la ética en el desarrollo de nuestras relaciones

con el resto de los proveedores y de los consumidores.

Hay un proceso de confianza,

más que un proceso mercantil puro en este proceso.

Toda la financiación que hacemos de nuestra cooperativa,

la hacemos a través de cooperativas.

Todo lo que podemos

lo hacemos de una forma que entendemos que sea distinta

aunque no necesariamente sea más barata.

(Ruido de la azada y del viento)

Aquí cultivamos hortalizas en ecológico.

Tenemos más de 30 especies, de las cuales tenemos

una amplia gama de variedades.

Sobre todo tratamos de tener variedades locales,

que son variedades que están adaptadas a la zona,

y variedades no comerciales.

Nos basamos en una fertilización orgánica

con abonos de origen animal, estiércoles,

transformados en humus de lombriz.

Y luego otra peculiaridad que tienen es que no hacemos tratamientos

con productos químicos,

utilizamos alguno que está permitido en agricultura ecológica,

pero sobre todo lo que intentamos es que las plantas

tengan mucha salud,

y basarnos en el control biológico,

es decir, que las plagas estén controladas

por los depredadores que hay en el campo.

Después de un esfuerzo de varios años,

de intentar recuperar variedades locales para utilizar en la huerta,

lo que vimos es que era casi imposible, era muy difícil.

La gente no tenía, en Madrid en concreto,

pues ya quedan muy pocos agricultores,

hay muchos agricultores, pero con huerta muy pocos,

y entonces cuesta muchísimo encontrar variedades,

que vecinos te den variedades, etc.

Y entonces nosotros recurrimos a centros de investigación,

al INIA, al IMIDRA, a diferentes organismos públicos,

y fuimos legalizando todas esas variedades

en el comité de agricultura ecológica.

Ahora podréis ver aquí dentro del huerto

la prueba de variedades de lechuga, que está además preciosa,

donde podemos ver la diversidad gigantesca que hay de variedades

y lo poquito que estamos acostumbrados a ver.

Y vamos a hacer con ello una ficha de cultivo

para que la gente pueda tener información asociada a este cultivo.

Muchas veces, de las variedades locales no tenemos información.

Te llega alguien, te da una semilla,

y no sabes si es una lechuga verde, rojiza,

es de verano, es de invierno, no tienes información alguna.

Porque estamos acostumbrados a ver dos cosas distintas de lechugas.

Hemos visto romanas y batavias.

Y aquí nosotros tenemos 28, solamente con las que nos han llegado al banco.

Y algunas que con certeza escasa gente ha visto.

Bueno, aquí por ejemplo,

tenemos una lechuga, esta es una de las de tipo hoja de roble,

y hay otras lechugas que ahora si queréis os voy enseñando

y podéis ir viendo.

Y esta, por ejemplo, que es otra lechuga,

en este caso una punta de lanza,

también en algunos sitios se puede considerar como una hoja de roble,

que son suaves, son variedades de primavera,

variedades que en verano se dan mal,

y que son del tipo rojizas, una muy roja y otra un poco roja.

Por ejemplo, esta lechuga de aquí, que se parece muchísimo,

esta es la punta de lanza

y esta, sin embargo, es una lechuga que se llama radicheta,

que tiene las hojas afiladas, y sin embargo el sabor es distinto.

Esta es una lechuga de un sabor fuerte,

muy agradable para el que le gusten las lechugas fuertes,

y sin embargo esta es una lechuga de un sabor

muchísimo más flojo.

Es una lechuga esta bastante más pequeñita,

esta es más grande.

Bueno, pues son variedades, en este caso es una lechuga italiana,

de una variedad italiana,

que por aquí vemos muy poquito, por no decir que no la vemos.

Esta, por ejemplo, es una variedad de Madrid, la morondilla,

la morondilla de Patones, que es una variedad más o menos de romana

que se daba en la zona de Torrelaguna y Patones de Madrid.

También dentro del banco lo que intentamos es

tener diferentes variedades que pueden ser de Madrid o no,

pero las cinco variedades de Madrid que tenemos localizadas

están dentro de la prueba para ver qué tal se dan,

para ver si el gusto es adecuado

y se pueden adaptar bien al consumo

con los diferentes grupos de consumidores.

Y, por supuesto, si se da bien,

ya que es una variedad autóctona priorizaremos

su producción si es necesario.

(Ambiente de mercado)

Hacemos formación de todos los hortelanos

que vienen a recoger las semillas,

y hacemos un par de cursos o tres o cuatro de formación

para que la gente sepa cómo reproducir esas semillas que se coge

y cómo recoger la semilla con cierta eficiencia

y evitar que se hibride.

Y luego en septiembre hacemos una feria de biodiversidad,

donde invitamos a todo el mundo que viene al banco habitualmente

a traer su producto y a enseñarlo.

Y montamos aquí una especie de exposición superbonita

y luego intentamos hacer alguna conferencia o alguna charla

o catas de melones y de sandías.

Bueno, una cosa un poco más lúdica,

que los agricultores muestren al resto su producto,

su trabajo, el esfuerzo que han realizado.

También donamos planta, plantón de variedades locales

a huertos comunitarios,

y fomentar en los huertos colectivos ese interés

por las variedades locales y no ir

a cualquier lado a coger cualquier planta.

Por ejemplo, me ha venido hoy gente de un centro de salud,

donde trabajan con la gente mayor del barrio

no solamente desde la medicina, sino que tienen su huerto

para que los señores mayores vayan a cavar,

y lo entienden como una manera de prevenir enfermedades.

Ese es el espíritu que tenemos a la hora de buscar a gente

que reciba esos plantones.

Los que los plantéis...

Mirad, están espigados. ¿Los veis? Están espigados.

Entonces, los que los plantéis tenéis que plantarlos hasta aquí.

Estamos hoy aquí con los compañeros de Ecosecha

porque han hecho un reparto gratuito de dos mil plantones

para los huertos comunitarios pertenecientes

al Ayuntamiento de Madrid y alrededores.

Han sido más de 30 huertos

los que han participado en este reparto en total

y se han podido llevar plantones como de un palmo de alto casi todos,

de lechuga, escarola, tomate, pimiento, acelga.

Huertos comunitarios que no buscan un interés económico ni van a vender,

sino que son proyectos más colectivos, más de aprendizaje,

y más de saber de dónde viene tu propia comida

y preocupados un poco por esas viejas costumbres del campo

que se están perdiendo al vivir en una gran ciudad.

Espinaca.

Al banco de semillas, nosotros le tenemos un especial afecto,

dentro de la red de huertos y dentro de la huerta de Tetuán,

porque es algo que nos ha ayudado a casi todos los huertos a comenzar,

es algo que nos ha permitido poder empezar

tanto a nivel semillas como a nivel aprendizaje colectivo

dentro de cómo funciona todo este mundo de la horticultura urbana,

y ahora nosotros participamos con ellos

devolviéndoles el favor que nos hicieron al inicio

y dejando que algunas de nuestras hortalizas...

no las recogemos,

dejamos que se espigue y den semillas

para poder volver a traerlas aquí.

El banco es una especie de protesta también

hacia como está montado el sistema de patentes,

el sistema de reproducción de semillas,

de tal manera que los agricultores, sobre todo los profesionales,

casi nos vemos obligados a comprarles las semillas

a empresas multinacionales

que previamente se han apoderado de las patentes.

Para nosotros es una devolución de todo lo que hemos recibido,

y nos apetece devolver a la sociedad

toda esta información que nosotros hemos recibido aquí.

Hola a todos. Hablamos ahora del cartel publicitario en España

con ocasión de la publicación de este libro maravilloso:

"El cartel en España" del catedrático

de la Universidad Complutense de Madrid

y uno de los máximos especialistas en el tema,

Raúl Eguizábal.

Bienvenido, gracias por aceptar nuestra invitación.

Gracias a vosotros.

Oye, ¿deben ser bonitos los carteles?

Porque hemos dicho que es un libro maravilloso, y es que es muy bonito.

Hombre, ayuda el que sean bonitos.

Yo creo que en algunas ocasiones no solamente son bonitos,

sino que incluso son bellos, que es un grado superior, más excelso.

Pero en cualquier caso, diríamos que el aspecto estético

siempre ha sido un elemento fundamental del cartel.

¿Y cómo debe ser un cartel publicitario?

Pues yo creo que un cartel debe ser llamativo,

debe ser novedoso, debe decir mucho en poco espacio

y debe trabajar ideas y palabras muy fundamentales.

¿Y qué podemos aprender nosotros viendo carteles publicitarios?

Yo creo que se puede aprender mucho.

Diríamos que en los carteles,

desde que existen los carteles publicitarios,

pues está toda la vida social, toda la vida política

y toda la vida económica en ellos.

Incluso en las guerras.

Y por lo tanto, yo creo que a través del cartel

obtenemos un excelente documento

para conocer mucho mejor nuestra sociedad

y para conocernos mucho mejor a nosotros.

Y el cartel publicitario español, ¿tiene algo de particular?

Es decir, aquello de "España es diferente".

Por ejemplo, los carteles de toros.

¿O es un cartel que está dentro de las corrientes...?

Bueno, en realidad, se puede decir que básicamente

el cartel español se ha movido dentro de las corrientes generales

del diseño gráfico, del diseño cartelístico.

Lo que sí es cierto es que sí que ha habido

un apartado muy especializado,

como ha sido el ámbito del cartel de toros.

Si nosotros hablásemos de cartel español,

genuinamente español, nos tendríamos que referir

casi exclusivamente al cartel de toros.

El resto de los carteles comerciales o políticos

han seguido más o menos las tendencias generales del cartel.

Por ejemplo, los carteles

de la Guerra Civil española son famosos.

Y alguno de ellos es extraordinariamente conocido,

como el caso de Josep Renau.

¿Se relacionan con los carteles de los aliados

y los germanófilos,

perdón, de los alemanes y los aliados?

Sí, bueno, yo creo que quizá tenga más que ver

el cartel de la Guerra Civil española

tenga más que ver con el cartel anterior,

con el de la 1 Guerra Mundial, con el de la Revolución Soviética,

que con el de la 2 Guerra Mundial,

porque la 2 Guerra Mundial llega después.

Y digamos, la influencia que hay

en los dibujantes españoles,

fundamentalmente republicanos en los años 30

y durante la Guerra Civil,

pues son influencias que llegaban

de EE.UU., de Alemania, de Inglaterra, etc.,

tanto en el aspecto del cartel comercial,

como en el cartel de guerra, como en el cartel bélico.

Sí se notan ciertos paralelismos en algunos diseños

con diseños preexistentes.

También es verdad que no era muy conocido.

No todos los dibujantes españoles

conocían lo que se hacía fuera de España.

En el libro se dicen muchas cosas.

Una de ellas es que el cartel se ha considerado siempre

algo así como la aristocracia de la publicidad.

¿Pero va a seguir siéndolo, o Internet acaba con el cartel?

Eh, bueno, yo creo que...

lo que nos demuestra la historia es que hasta ahora

ninguna forma de comunicación ha sido barrida

por las que han llegado posteriormente.

Yo pienso que el cartel ha tenido muchas oportunidades para desaparecer

y no ha desaparecido.

Así que no sé por qué va a serlo ahora,

por qué va a desaparecer ahora.

Yo creo que ahora mismo lo que sí tiene que hacer el cartel,

y lo que está haciendo de hecho,

es cambiar y encontrar su propio nicho para sobrevivir.

Pero hoy en día producir un cartel es lo más fácil del mundo.

Cualquier persona con un ordenador y una impresora

puede hacer una tirada de carteles.

Y, de hecho, desde luego parte de los carteles

de las marquesinas de autobuses,

los que se mueven en el entorno de las agencias de publicidad,

pues el cartel fundamentalmente

es un cartel dedicado a la vida cultural,

un cartel de conciertos, carteles editoriales, etc.,

y de pequeño formato, de formato DIN-A4

más que de gran formato.

Yo creo que el cartel ya está cambiando, ya se está adaptando.

Y sigue siendo un instrumento muy utilizado

como elemento de convocatoria.

Sobre todo vinculado a temas

culturales.

También se emplea para el cine, para el teatro, etc.

Menos para la publicidad, ¿no? Mucho menos que en otras épocas.

Claro. Yo te lo preguntaba

porque me acordaba de "Blade Runner".

En "Blade Runner" hay un momento en el que alguien pasa

delante de un mural y entonces el mural se anima,

le lee la pupila, sabe lo que esa persona desea,

el tipo de consumos que hace,

y le adapta el anuncio, y es un cartel

pero es un cartel que es un anuncio.

Sí, sí.

Bueno, sí, de hecho, ahora mismo

nosotros tenemos en nuestro entorno vallas publicitarias que cambian

y ya no son vallas sobre soporte papel,

sino que son electrónicas.

Es decir que todo ese entorno está cambiando

y no sabemos a lo que puede llegar.

Lo que sí es cierto es que no da la sensación,

el cartel y la valla no son exactamente lo mismo,

son dos medios distintos,

pero no da la sensación de que la valla,

a no ser por imperativos legales, vaya a desaparecer tampoco.

Ya ha sufrido muchas restricciones en el ámbito legal,

ya está muy reducida,

no se pueden hacer anuncios de tabaco, anuncios de alcohol.

Vemos que está restringido a los entornos urbanos,

pero en cualquier caso, ahí sigue

estando, y yo creo que la tendencia

en principio es que siga evolucionando.

El libro es fruto de muchos años

de pasión por los carteles, ¿no?

Sí, efectivamente.

Dentro del ámbito de la publicidad, que es mi campo de trabajo,

bueno, el cartel siempre ha sido,

también he trabajado sobre cine publicitario,

pero sobre el cartel, digamos que ha sido mi constante,

la referencia que he tenido siempre.

En cierta forma, este libro es fruto de una serie de trabajos

parciales previos

en los que había trabajado distintos aspectos

relativos al cartel

y que ahora se han juntado y se han dado forma

en esta nueva obra.

Y cuando terminaste de escribir el libro,

¿qué conclusiones...?

¿En qué te ha transformado reunir esos trabajos

y volverlos a entretejer?

Pues, hombre, yo creo que cuando uno escribe algo de esto

nunca se queda, o no debe quedarse totalmente satisfecho.

Siempre piensas que... Se te ha escapado uno. (RÍE)

Sí, eso desde luego.

Siempre te llegan datos.

Además, normalmente, este tipo de publicaciones luego atrae

más información.

Gente que te aporta información que tú en ese momento no tenías.

Pero siempre uno se queda con la sensación

de que podría haber sido más potente, más documentado, etc.

Pero también es verdad que un libro tiene que ser leído.

Entonces, una carga de erudición excesiva

puede echar al lector,

y yo siempre pienso que una cosa que está impresa

es porque está pensada para que sea leída,

y leer tiene que ser un placer,

un libro de lo que sea, de filosofía, de matemáticas, una novela,

se tiene que leer para disfrutar.

Y yo he pensado en hacer un libro documentado, un libro ameno,

cuyo protagonista central es el cartel y que, diríamos,

esté al alcance no solamente del especialista,

sino también del profano que le interese

o bien por el lado estético o bien por el lado social.

Muy bien. Ha sido un verdadero placer, Raúl Eguizábal.

Muchísimas gracias por estos minutos tan extraordinarios.

Por este libro tan maravilloso.

Nos vemos pronto.

Muchas gracias a vosotros.

Seguimos con el programa. Vamos con la digitalización del día.

Un nuevo capítulo de la serie "Liebres: Sucesos".

Tiene que haber opiniones diferentes.

Si no, no habría apuestas en las carreras de caballos.

Respeto.

Tonterías, no decía más que tonterías.

Sí, digo tonterías, pero al menos mis tonterías son gratis.

No le cuestan un duro a nadie.

Pero para mí era solo un buen tipo

escondido tras la caricatura de un duro.

"Los criminales son muy creativos", decía Ray.

El mejor mensaje publicitario

lo inventó el que dijo por primera vez:

"La bolsa o la vida". (RÍE)

Tenía un gran surtido de frases.

¿Os acordáis lo que le dijo a la directora del periódico

cuando lo despidieron?

Nunca olvido una cara, pero contigo haré una excepción.

Él me escribía la biografía y me prestaba libros.

Yo le enseñaba Economía.

Respeto.

Escuchen, esto fue lo que escribió

cuando estuvo en la sección de Economía.

"Octubre: este es uno de los meses en que resulta

especialmente peligroso especular en bolsa.

Los otros son julio, enero, septiembre, abril, noviembre,

mayo, marzo, junio, diciembre, agosto y febrero".

Gracioso, ¿no?

"El dinero es mejor que la pobreza.

Aunque solo sea por razones económicas", decía Ray. (RÍE)

Si lo sabré yo.

Muy gracioso, sí.

Pero es que además no era suyo. Era de Mark Twain.

Se pasaba la vida fusilando a otros.

El aprendizaje basado en proyectos o en problemas

es una metodología que está totalmente centrada en el alumno.

Se basa en darle un problema o un reto al alumno

y este va a intentar solucionarlo,

de manera que se crea la necesidad del alumno

de comprender los contenidos

y es el profesor el que le va a ayudar a adquirirlos.

El aprendizaje basado en proyectos o PBL, que también se llama así,

es una metodología que hace que el alumno sea

el protagonista de su aprendizaje,

le ayuda a trabajar cooperativamente en grupo

para solucionar problemas del mundo real.

Y ahora, una de nuestras secciones fijas,

la que nos lleva a seguir paso a paso

la aventura de Miquel Silvestre cruzando Sudamérica en moto.

Lleva miles de km recorridos y cada vez está más cerca

de alcanzar su objetivo final: llegar a Panamá

y empezar a dar forma a una serie documental de 13 capítulos

sobre la exploración española.

En el tramo de hoy entenderemos un poco más

qué pasó, cómo fue el auge y la decadencia

de la Villa Imperial de Potosí.

(Música indígena)

¡Hola, jefe! ¿Para Potosí?

¿Por ahí?

-¿Para ir al centro?

-Todo derecho, una, dos, tres... tres cuadras para abajo.

-Tres cuadras para abajo. -Sí.

Potosí, la Villa Imperial.

Todo un símbolo.

(NARRADOR) "El primero de abril de 1545

el capitán extremeño Juan de Villarroel

toma posesión del Cerro Rico.

En 1560, la población en su falda ya superaba los 50.000 habitantes.

El 21 de noviembre de 1561,

se convierte en la Villa Imperial de Potosí

mediante unas capitulaciones".

Según el altímetro estamos a 3.980 metros de altitud

sobre el nivel del mar,

y la verdad es que el mal de altura ya se empieza a sentir,

cualquier esfuerzo hace jadear,

pero, bueno, es Bolivia y sabíamos a lo que veníamos.

(Música y cantos indígenas)

Adiós, adiós. Lo han hecho ustedes muy bien.

Son ustedes unos monstruos. Unos máquinas.

"Very good, very good, my friend".

(NARRADOR) "En 1625 era una de las ciudades

más importantes del mundo.

Con 160.000 habitantes.

A mediados del siglo XVII,

la producción de plata comenzó a decaer,

y con ella, la opulencia de la ciudad.

A medida que el metal se agotaba,

la población se evaporó asediada por epidemias y hambrunas.

A finales del XVIII solo quedaban unas 30.000 personas.

Y el lujo era solo un recuerdo".

(MIQUEL) Potosí es un icono del auge y caída

de un imperio sin bases sólidas,

de un coloso con pies de barro.

La puerta de América se malgastó por los reyes españoles

en guerras de religión

y en conflictos internacionales políticos

que dejaron agotadas las vetas del Cerro Rico,

pero nada en el patrimonio

de los habitantes de uno y otro lado del Atlántico.

Cuando la riqueza fácil se agotó,

España seguía siendo una nación pobre,

pero había dejado pasar dos siglos,

había malgastado dos siglos de un posible desarrollo.

Hola de nuevo. Recomendación de lectura para hoy.

Ya va por la segunda edición

esta colección de ocho narraciones extraordinarias,

especialmente indicadas para los amantes de jazz.

El único libro sobre jazz que recomendaría a sus amigos

nada menos que Keith Jarret, como se lee en la portada.

"Pero hermoso", un libro de jazz

del periodista y escritor británico Geoff Dyer.

Se trata de una recreación coherente

y como su título, muy hermosa y algo triste

y con bastante humor, de algunas conocidas anécdotas

de algunos de los más grandes músicos de nuestro tiempo,

entre ellos, por ejemplo, Ben Webster, Lester Young,

Charlie Mingus, Thelonious Monk,

y la línea argumental la lleva nada menos que Duke Ellington.

Quienes gusten del jazz tienen una cita ineludible

con este homenaje sincero, profundamente sentido y pensado,

que Geoff Dyer nos ha regalado

en este libro de pura poesía y amor incondicional.

Estamos todos de enhorabuena.

Gran libro para el verano.

Recuerden: "Pero hermoso" de Geoff Dyer,

recientemente publicado entre nosotros por Random House.

Tiempo para Boek. Les vamos a mostrar ahora

parte del trabajo de Julián Alonso.

Un explorador que halla poesía por todas partes

y que nos invita a reflexionar

sobre el aspecto del mundo que nos rodea.

Además es narrador, promotor y comisario de exposiciones,

publicaciones y eventos culturales.

Un artista poliédrico que les interesa descubrir.

(NARRADOR) "Vivir asombrado y asombrando, eso es ser poeta.

Como experimental que es,

Julián Alonso escribe con objetos y colores, y dibuja con letras.

Todo sirve para dar salida a su inteligencia y sensibilidad.

Para demostrar que el mundo todavía está en construcción.

Julián Alonso, Palencia, 1955,

es también narrador, promotor y comisario de exposiciones,

publicaciones y eventos culturales.

Miembro de la Asociación de Críticos de Arte

colaborador del Norte de Castilla

y coordinador de contenidos culturales de Forcal.

Su obra aparece en revistas y libros, tanto individuales como colectivos.

Saludamos ahora a Jorge, Alex, Carlos, Kiko, Miki y Abel.

Son los miembros de una banda de rock que se llama Sinestress

y que desde 2009 va dando guerra por diferentes salas de conciertos

aquí en Madrid.

Hoy nos visitan para presentarnos su segundo disco,

un trabajo que aún está en el horno,

pero que vamos a conocer por adelantado.

¿Qué tal?

Buenos días. Buenos días.

Bueno, vosotros vais a ocuparos de la parte de la entrevista

en nombre de vuestros compañeros.

Empezamos por ti.

Cuéntanos, ¿cómo nace Sinestress?

Y no sé, si ha sido difícil acoplaros,

porque casi todos vosotros teníais una larga trayectoria

ya a vuestras espaldas.

Sí, bueno, el grupo...

el grupo nace principalmente a raíz de...

de la separación de Abu Simbel.

Teníamos una banda anteriormente Carlos, Miki y yo...

y deshicimos el grupo,

y luego Kiko se puso en contacto con Miki, que antes estaban juntos

en una banda que se llamaba Armagedón,

y nada, pues, las conversaciones:

"¿Hacemos algo para divertirnos, para pasarlo bien?".

Y ahí empezó todo.

Y al final, yo leyendo cómo ha sido todo este proceso de formación

no sabía si el nombre,

si este "Sinestress", obedecía a lo difícil que ha sido

encontrar una formación estable.

Porque es difícil, ¿no?

Es muy difícil, pero no llevó a ello eso.

Eso es porque queremos tratar la vida...

queremos vivir la vida

y grabar discos y eso, dedicarnos a esto

sin pereza, y sin mucha caña de darnos ahí que haya...

Presión, ¿no? Sin mucha presión, efectivamente.

¿Qué mejor que "Sinestress"?

Y yo decía que este es el primer disco,

que el segundo lo tenéis en el horno,

que vamos a escuchar un adelanto ahora.

¿Cómo ha sido ese proceso?

Bueno, está siendo.

Sí. Está siendo...

largo en el tiempo, porque nosotros tenemos nuestros trabajos,

y tenemos que estar quedando fines de semana, días de fiesta,

por las tardes un rato, entonces va a ser...

está siendo...

Tenéis ganas ya, ¿no? Bah, unas ganas locas.

(RÍE)

Dos datos importantes que queríais destacar.

Bueno, cuéntame.

El 14 de junio que tocamos aquí en una sala madrileña

llamada We Rock.

Y luego la presentación del esperado segundo niño nuestro

que es el 25 de octubre en la sala El Grito de Fuenlabrada.

Presentaremos el disco si Dios quiere allí.

¿Nos presentas el tema

del que vais a darnos ese adelanto hoy?

Pues el tema se llama "Un mundo sin ti".

¿Y? Cuéntanos.

Bueno, viene un poquito a denunciar el maltrato infantil.

Y el ataque psicológico a los pequeños, y eso.

Bueno, pues vamos a ello.

Gracias a todos.

Abel, que casi no se te ha visto. Vamos a ello.

Bueno, por hoy jueves y por esta semana, nos despedimos.

Lo vamos a hacer Sinestress. Así da gusto.

Que lo disfruten y hasta el lunes,

a partir de las 10.00 en "La aventura del saber".

Adiós.

(Música rock)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 05/06/14

La aventura del saber - 05/06/14

05 jun 2014

Ofreceremos los reportajes "Banco de semillas", "Miquel Silvestre: Potosí" y "Boek visual: Julián Alonso". Además, entrevistaremos a Ramón Roca y Gabriel Lucas, de guifi.net, a Raúl Equizábal, Catedrático de la Universidad Complutense, y al grupo musical Sinestress.

ver más sobre "La aventura del saber - 05/06/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 05/06/14"
Programas completos (1701)
Clips

Los últimos 5.931 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios