Presentado por: Salvador Gómez Valdés Dirigido por: Salvador Gómez Valdés

Programa diario matinal destinado a la formación y la divulgación mediante entrevistas y series documentales. ''La aventura del Saber'' pertenece al espacio de TV Educativa, fruto de un Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Educación y Radio Televisión Española.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4573094
Para todos los públicos La aventura del saber - 19/04/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola. Buenos días. Bienvenidos a "La aventura del saber".

Tal y como anunciamos esta semana

hoy jueves contaremos en el estudio

con el investigador, psiquiatra y etólogo francés Eric Cyrulnik.

Tendremos el honor y el placer de escuchar atentamente

al celebrado autor de "Bajo el sino del vínculo",

"El encantamiento del mundo" y "El murmullo de los fantasmas"

entre otros muchos libros igualmente hipnóticos y útiles.

Será ahora mismo, dentro del un minuto.

En la segunda parte del programa contaremos

con la no menos interesante visita de Antonio Elorza,

quien agradecemos que aceptara nuestra invitación

para hablar del mayo francés cuando su cumplen 50 años.

A ver qué queda de aquellos días en estos nuestros.

Hoy cerramos la serie de cinco capítulos

en nuestra sección de arqueología

"El túnel del tiempo" a la memoria de la tierra.

En cinco capítulos hemos ofrecido la posibilidad de conocer

cómo eran los primeros poblado agrícolas

y cómo se vivía en ellos.

También nos desplazaremos al distrito de Fuencarral

para conocer de cerca "Experimenta Fuencarral".

Una iniciativa vecinal abierta y participativa

que se lleva a cabo en el centro autogestionado

"Playa Gata" de Fuencarral,

que cumple su primer año de andadura.

"Taller de humanidades" muy especial con el científico y filósofo

Boris Cyrulnik.

Nuestro invitado de hoy es médico, psiquiatra, neurólogo,

psicoanalista, etólogo

y autor de algunos libros deslumbrantes

con implicaciones importantísimas

en campos tan diversos como la educación,

la comunicación, la teoría del conocimiento

y hasta la filosofía,

entendida esta como una sucesión de eternas preguntas

que no pueden dejar de ser formuladas,

que necesitamos responder,

pero que nunca podemos responder del todo.

Muchísimas gracias por estar aquí.

Muchísimas gracias por su trabajo de tantos años.

(HABLA FRANCÉS)

Es un placer estar aquí con ustedes.

Señor Cyrulnik ¿existe el mal entre los animales?

Los animales cuando uno es fuerte una vez que el otro se somete

la agresión para.

Entre los seres humanos la agresión sigue.

Lo cual no ocurre con los animales.

¿Cuál diría que es el origen del mal entre los seres humanos?

Pienso que los seres humanos

piensan en el mal por la moralidad.

Es decir, cuando creen tener razón

quieren imponer su razón a los demás.

Y es por eso que hay una moralidad perversa.

Son morales para ellos,

pero son completamente perversos hacia los demás,

porque no toman en cuenta la opinión del otro.

¿Y diría que se podría hacer

un listado de razones

digamos estadísticas por las que un ser humano

ataca a otro o...

o es indiferente?

Los animales atacan para defender su territorio,

sus hijos. Mientras que nosotros, seres humanos,

atacamos también para defender a nuestros hijos,

pero hoy en día las guerras que están presentes hoy

es por motivos de creencias,

no tienen la misma realidad que nosotros.

Se ha convertido en una especie de alquimista capaz

de convertir la agresividad ajena

en virtud propia.

Sí, efectivamente. La educación, la literatura,

el cine. Todo aquello que permite

hacer presente el mundo de otro presente significa...

si no me someto al otro me convierto en perverso,

pero si tengo otro mundo

acepto otro mundo que no sea el mío.

Entonces el alquimista que soy gracias a usted

puede transformar el mal en bien gracias a la literatura.

Y digamos que ha inventado una palabra

que es la palabra resiliencia.

No sé si se dice así en francés.

Resiliencia es ya una palabra universal.

¿Qué es exactamente?

¿Por qué no nos recuerda lo que significa? Porque a veces

se ha convertido en una palabra tan usada

que no siempre está bien usada.

La definición de la resiliencia es muy sencilla.

Es el renacimiento tras un trauma.

Es muy simple, es muy sencillo, muy lógico.

He recibido un trauma,

mi cerebro no funciona como antes,

puedo quedarme en esa situación,

es un síndrome psicotraumático, pero si quiero volver a vivir

tengo que entender lo que funciona bien alrededor de mí y dentro de mí

para empezar

un proceso de renacimiento.

Y eso requiere estudios científicos

sobre la resiliencia del cerebro,

resiliencia afectiva, resiliencia psicológica y cultural.

Es ahí que tenemos que estudiar en equipo

para contestar esa pregunta.

Usted ha dicho que un trauma es igual a dos golpes.

¿Podría volver a explicarlo?

Nosotros, seres humanos, podemos sufrir dos veces.

Primero el golpe que recibimos y luego una segunda vez

sufrimos de la representación

que nos hacemos de ese golpe que hemos recibido.

¿Por qué recibo ese golpe? ¿Por qué me han dejado solo?

¿Por qué reaccioné de esa manera?

Nosotros, seres humanos, podemos sufrir dos veces,

mientras que los animales solo sufren una vez.

¿Qué pueden hacer un padre y una madre para estimular

la resiliencia en un hijo?

La base es la madre.

Es ella la que aporta la seguridad primordial al bebé.

Pero no debe de estar sola.

Tiene que estar rodeada por el padre,

de la abuela, así como los oficios de la infancia.

Y es así que el niño tiene un entorno

que le da mucha seguridad

y que aprende así en su memoria biológica

un factor de protección.

Es más fuerte. Tiene constancia en él

y si hay un mal que le llega

lo afrontará mejor.

Es el primer factor de la resiliencia.

¿Es más fácil hacer resiliente a un adulto o a un niño?

La resiliencia dura toda la vida.

La resiliencia es menos

eficaz a partir de los 120 años.

Pero cuando somos bebés

la resiliencia es muy rápida,

porque el cerebro envía sinapsis muy rápidamente.

Cuando un bebé se altera por enfermedad, soledad...

o por lo que le ocurre a su padre o a su madre

solo hace falta darle seguridad al niño

para que su cerebro, sus neuronas se reconstruyan.

Pero al final de la vida

la resiliencia sigue siendo posible,

aunque no se usen los mismos métodos.

Las neuronas funcionan menos bien,

pero la afectividad y la memoria siguen funcionando.

Entonces la resiliencia se apoya en otros factores.

En "Del gesto a la palabra" usted cuenta

el momento en el que nace el lenguaje en el niño.

Es aquel momento en el que el bebé

mira a su madre,

señala el objeto del deseo,

y balbucea una palabra.

Eso no ocurre en otros animales, solo en el ser humano.

Existe un poco en otros animales.

Pero por ejemplo los monos no apuntan con el dedo,

sino con la barbilla.

Los perros apuntan con la nariz.

Entonces apuntan con otros...

El bebé apunta con el dedo

eso significa que...

ya actúa sobre el mundo mental del otro.

Entonces entiende

que dentro de poco tendrá que aprender a hablar

y cuando un niño de 12 meses apunta

ya se sabe que va a hablar.

Eso es una forma precoz de detectar el autismo.

Eso es justamente cuando el niño mira a la madre

o a su padre, digamos que al objeto de apego

y gracias a esa...

a esa comunicación...

se desarrolla el lenguaje.

Cuando eso no ocurre no se desarrolla el lenguaje.

Es exactamente eso.

Un niño solo puede aprender si hay una relación afectiva.

La primera relación afectiva es mamá.

Pero después se amplía

a todos los que le entornan.

Si no tiene relación afectiva con los demás

el niño no aprende a hablar.

Acabo de dar al gobierno francés un proyecto

para desarrollar el afecto en el cole

y en la familia.

Eso facilita el aprendizaje.

Un niño que tiene seguridad gracias al afecto

va a mejorar sus rendimientos escolares.

Pero un niño que está solo o que tiene miedo,

ese niño va a disminuir sus rendimientos escolares.

Así pues el punto de inicio

no es el cerebro, sino la relación. Es el afecto.

Vamos a dejar aquí esta entrevista de momento,

pero vamos a seguir hablando.

La emitiremos otro día porque no nos cabe más.

Así que muchísimas gracias de todo corazón por su trabajo,

por compartir estos minutos, por el honor que nos hace.

Yo les doy las gracias.

Última semana conviviendo en nuestro poblado prehistórico

con sus costumbres. Hoy sembramos, volveremos con la cosecha.

(Música animada)

Estamos en el proceso final de la memoria de la tierra, Pablo.

La memoria de la tierra es justamente

elaborar todo el ciclo agrícola, desarrollar todo el ciclo agrícola

y justamente como final del día

estamos intentando preparar la tierra para proceder al sembrado.

Es un poco el culmen y el inicio también

de lo que nos queda del proyecto que será la recogida.

Y estos son todos los alumnos del grial que están trabajando

y tú nos puedes contar un poco todo el proceso de identización

y todo el proceso de inmersión de los chicos en nuestro proyecto.

En realidad hoy hemos hecho muchísimas cosas.

Hemos empezado haciendo cerámica,

a mano. Hemos ido incluso

facilitado el terreno,

hemos reconocido el terreno en el que trabajamos.

Hemos visto cómo se enmangaban estas piezas.

En realidad todo ello es una clase de historia aplicada

a través del propio trabajo y de los procesos de identización.

Es la única manera de que los alumnos acaben de reconocer

esto como suyo.

Es difícil respetar el patrimonio, reconocer los yacimientos,

valorar todo esto

solamente a través de lo que aprendemos en los libros.

Es mucho mejor hacerlo de esta otra manera,

mucho más práctica.

Ahora estamos en abril.

En abril solamente podemos sembrar cereal de primavera.

Vamos a sembrar mijo y panizo.

Es un cereal que se recoge luego en septiembre.

En septiembre tendremos que venir a ver el fruto de nuestro trabajo

y probablemente en septiembre, octubre,

volvamos a sembrar el cereal más típico, más tradicional

y que define el Neolítico, que es el trigo y la cebada.

-Tenemos que realizar otro tipo de herramientas

porque la cosecha no la podemos hacer con azadas,

con palos cavadores, con hachas.

Tendremos que fabricar hoces con microlitos,

tendremos que enseñarles incluso la técnica tradicional

de utilización de esas herramientas

que la memoria colectiva prácticamente la ha perdido.

La propia cosecha con una serie de hoces de todo tipo.

Y, bueno, estamos acabando esta primera fase del proyecto.

(Música animada)

Hay que mover la tierra, hay que ir poco a poco

moviendo la tierra. Vemos que estamos mezclando

dos tecnologías.

Digamos que la tecnología que acabamos de ver

explicada a las hachas pulimentadas

y herramientas actuales de la edad del hierro

que están moviendo la tierra, la están aireando

para poder sembrar después.

No podemos sembrar lógicamente lo que es la espiga.

Y lo que tenemos que hacer es conseguir...

Así...

con todo el brío posible porque se nos acaba el día,

conseguir el cereal para poder luego sembrarlo a voleo.

¿De acuerdo?

(Música dramática)

Esta es la siembra a voleo tradicional.

No he sembrado a voleo, pero sí he tirado abono a voleo

cuando era pequeño.

Y ahora estoy recuperando

digamos sensaciones y experiencias

sembrando un cereal que espero

que pueda nacer y que espero poder recoger

en septiembre.

Tenemos aquí un ejemplo de cómo se va formando

una aldea neolítica.

Sin ningún diseño previo, sin ningún organigrama,

ni ningún plano.

Por adición se van añadiendo una serie de elementos

que luego nos encontramos en las excavaciones, nos encontramos

lo que el tiempo nos ha dejado.

Todo surge a lo que son las cabañas,

el centro de una población permanente.

Tiene que explotar sus campos, tiene que estar en el sitio

durante un largo período de tiempo.

Lo que nos encontramos, lo primero que uno diseña

son las casas. Vamos a poner aquí las casas

en relación a un curso de agua, un lugar donde se facilite la vida.

Y luego nosotros mismos hemos ido creando el poblado.

Hemos hecho las actividades bien de formación,

sobre sílex, en el lugar que estaría el taller de sílex.

Eso nos lo encontramos.

Luego tenemos la zona donde hemos hemos hecho

la clase de formación sobre cerámica.

Ahí tenemos los restos y todavía quedan

de la construcción de la cerámica.

Luego nos movemos hacia otro sector

y eso va surgiendo poco a poco.

Y tenemos la zona donde trabajamos el barro para mantear las estructuras

y al lado hemos hecho un horno tradicional,

un horno cubeta.

Simplemente el más elemental de los conocidos

que es un hoyo en el suelo con una estructurilla por encima

de barros, de palos.

Aquí tenemos lo que son los restos

de un horno de los más primitivos.

Lo que ha quedado el día después de una pequeña hornada de cerámica.

Tenemos lo que es la cubeta tradicional,

con algunas de las estructuras,

perdón, con los materiales de combustión

para la cocción de la cerámica.

Lo que tenemos también, lo hemos dejado al lado,

y aparece frecuentemente es una cocción fallida.

Bien por un fallo estructural nuestro a la hora de realizar el horno,

bien porque la propia cerámica

estaba mal elaborada,

no había desgrasantes suficientes,

ha habido un contraste demasiado brusco de temperatura

o lo que sea.

Se ha roto y es lo que llamamos una cocción fallida.

Lo que tenemos son fragmentos de cerámica que quedan ahí

sobre el propio yacimiento

y que no conseguimos nunca pegar

y decimos: "Por qué habrá tantos fragmentos".

Y puede ser esto, cocciones fallidas, por ejemplo.

Y por último, y en relación con las cabañas,

tenemos unas estructuras peculiares

que aparecen recurrentemente

en yacimientos arqueológicos y se denominan

por analogías etnográficas

como fuegos polinesios.

Y son unas estructuras rectangulares

llenas de cenizas,

llenas de carbón. Es decir, con evidencias claras

de que se ha practicado fuego por encima.

Y en muchísimas ocasiones con muchísimas piedras.

Completamente rellenas de piedras.

Insisto, y carbón por arriba y por abajo.

Curiosamente ayer vimos para qué se podían usar

estas estructuras.

De hecho todas estas piedras que tenemos aquí

fueron ayer nuestros platos donde hicimos la carne

de uro que nos hemos comido, con mayor o menor éxito,

pero nos lo hemos comido.

Es una estructura rectangular que del yacimiento de los Cascajos

en el que hemos copiado el modelo para realizar estas cabañas

como otros yacimientos

desde Neolítico antiguo hasta la Edad del Bronce

y en el Calcolítico también,

aparecen estas estructuras rectangulares,

insisto con piedras y evidencia de fuegos continuos permanentes.

Probablemente sirvieran para la comida.

Luego tenemos otro tipo de estructuras también de fuego,

donde se ha practicado el fuego, y es donde hicimos el salmón.

Son estructuras circulares

que a veces identificamos como hogares,

pero por lo que hemos podido comprobar

no han tenido que ser de hogares,

sino simplemente son estructuras puntuales para un momento concreto

en el que se consume, se prepara

una comida especial

como fue en este caso el salmón que nos comimos ayer.

Luego el tiempo lo que hace es tapar todo esto.

Es lo que llamamos en arqueología

la tafonomía es lo que hace modificar las estructuras

y luego los arqueólogos lo que hacemos

es reconstruir toda esta historia en este fin de semana,

en este largo fin de semana, hemos querido vivir

lo más fielmente posible

en la medida de las posibilidades que tenemos en el siglo XXI.

Bueno, ya queda poco, ya estamos acabando

y la verdad es que ha sido una gozada estar aquí,

compartir esta experiencia, aprender a talar sílex,

a saber cómo se las apañaban con lo que encontraban.

Y la verdad es que ha sido superbonito

construir las cabañas, ir al río,

hacer las hachas. Ha sido una verdadera pasada.

La verdad es que yo no estaba en el curso

que empezaron a hacer este proyecto.

Me lo ofreció mi profesor y ha sido lo mejor que me ha podido ofrecer

porque realmente es una experiencia increíble.

La gente que está con nosotros son verdaderos profesionales

y hemos aprendido de todo.

Desde la agricultura hasta construir cabañas,

hasta cómo vivir, incluso valores también.

No sé, muy enriquecedora la experiencia.

Se cumplen 50 años de los sucesos de mayo de 1968 en París.

Una protesta estudiantil obrera que de uno u otro modo

se extendió por la República Federal de Alemania,

Suiza, México, Argentina, Uruguay, EE. UU.,

Checoslovaquia, Italia...

Y que tuvo también repercusión en España.

Hemos invitado hoy a Antonio Elorza,

catedrático de Ciencias Políticas de la Complutense de Madrid

para hablar de este medio centenario,

de lo que queda en nuestros días

cuando acaba de salir este libro

"Utopías del 68. De París y Praga, China y México",

y no nos ha dado tiempo prácticamente a mirarlo.

Así os habéis salvado del contenido.

Seguro que no.

Hemos estado mirando el índice,

y realmente lo abarca todo.

Sí. Si tiene una ventaja, están saliendo libros excelentes.

Hay que decirlo. Y desde diferentes ángulos.

La ventaja de mi enfoque, si es que tiene alguna,

es que no solo se centra

en lo que llamaríamos el 68 positivo, hermoso de Francia...

y toma los otros como entorno coral,

sino se fija en que incluso en Francia

influye el maoísmo.

Y en ese momento está,

no se puede olvidar que los estudiantes de Pekín

también hacen su revolución guiados por Mao

y matan y matan y matan y destrozan y destrozan.

Y de ahí salen Jemeres Rojos, Sendero Luminoso...

Es decir, que las utopías hermosas del 68, incluida la de Praga,

tienen a través del maoísmo que influyó en Europa

y que influyó en el interior de China

y en otras partes del planeta...

Un lado oscuro evidente. Un lado oscurísimo.

Cuando se dice es que en el 68 surge pues eso,

la idea de un hombre nuevo,

la idea de una nueva relación, de un placer.

Hay una preciosa canción

de Bustaqui, que se llama "El tiempo de vivir".

El tiempo de vivir que está grabado en los muros del 68

y que te invita a la posibilidad de otro mundo

y al amor.

Y a esperar sin límites

y sin permisos.

Pero claro la otra parte

no se puede olvidar que el hombre nuevo...

Lo dijo el fundador de las Brigadas Rojas,

Franceschini, uno de los dos fundadores,

nosotros queríamos un mundo nuevo

y la que armamos. Crearon una estructura terrorista.

Lo mismo el muy mal conocido

movimiento estudiantil de Alemania.

Que también había que ser burros de reivindicar la libertad

teniendo al lado a la RDA.

No lo idealizo nada.

Es de miopía histórica cargar solo con lo de casa...

Y termina en la Badenmaihof.

Hay una deriva extremista radical que no...

No se puede pensar eso

que los 40 millones de muertos

del gran salto adelante,

los 6 que pudo haber en la Revolución Cultural,

fueron parte de una realidad histórica igual

que las canciones y las pintadas de mayo.

Es la otra cara de un intento

que atrapa prácticamente a todo el mundo,

a muchas juventudes del mundo,

de pasar página después de la consolidación

de las consolidaciones que siguen, cada una de su padre y de su madre,

al final de la Segunda Guerra Mundial.

También había componente libertario. En China, no.

No, en China no.

Eso desde luego. Yo hablaba de París.

Hay un componente libertario que creo que es lo que...

No es bakuninista,

creo que la expresión con Bendit,

los libros de Bendit en ese momento...

Saca uno ahora, no lo he llegado a leer,

que dice "Forget Sixtyeight".

Pero luego en una entrevista da la razón a la necesidad del 68.

Es decir, lo que hay es una concesión

que él formuló como del hombre prometeico,

del hombre creador frente a unas estructuras coaguladas.

Frente a unas familias donde el aborto estaba perseguido,

las mujeres estaban, incluso en Francia,

severamente controladas y discriminadas.

Donde la situación de la universidad, era una universidad

hiperjerárquica,

y anquilosada también en cuanto a conocimientos.

Bueno, pues la juventud en ese momento

encarna se convierte en una bioclase.

En una clase transversal de naturaleza biológica

que choca contra el sistema.

Al chocar contra el sistema esto significa

que crea libertad.

Probablemente creó más libertad

porque es un proceso que se acotó en sí mismo.

No se sabe qué hubiera pasado de seguir

las ocupaciones de fábricas

y la deriva violenta que se apuntaba a finales de mayo.

Ideológicamente dio lugar a unos liberales,

a unos pensadores liberales, los nuevos filósofos.

Sí, que están de vuelta...

Sí, yo no me sitúo...

He de decir que mi 68...

Que tenías 18 años entonces.

Qué voy a tener 18... Tenía 24.

¿No tenías 18 años?

No, yo nací en el 43.

Tuve la suerte en ese momento

de conocer y unirme sentimentalmente a Marta Vizcarrondo

que era una militante que organizó,

colaborando con Jaime Pastor...

Eran militantes del PC.

No, no.

De otra cosa más sofisticada.

Perdona.

El Felipe que era el de la organización,

una especie de PSU francés pero más radical.

El que estaba como persona importante,

Nacho Quintana, imagino que Maragall también.

Mucha gente que luego acabó en el PSOE.

María del Carmen Iglesias, no Carmen Iglesias...

sino la misma persona con un nombre más largo.

Y entonces esto significaba,

era un partido revolucionario,

pero organizado en células,

pero que criticaba el estalinismo.

Entonces tenía mucha fuerza en la universidad.

Entonces yo siempre desconfié,

no me gustaba el estalinismo,

en toda mi vida no me gustó la historia esta.

Pero sí seguí de cerca la Primavera de Praga,

que me pareció también una utopía.

Se vivió como una esperanza.

Había un apoyo tan enorme...

Yo la seguí casi desde los orígenes

leyendo los sorprendentes artículos que publicaban en revistas francesas.

Por ejemplo Ninarsch, amigo de Gorbachov en la universidad,

que fue el teórico de esta historia

de crear un socialismo,

se llamó de rostro humano, un socialismo de base pluralista

y con elecciones libres y con libertad de expresión.

Entonces en España curiosamente esto tuvo influencia

a través de Jorge Semprún.

Ya había roto y estaba

en crítica radical con el Partido Comunista,

pero hizo un gran elogio, hizo una película, "La confesión",

hizo el guion de la película. Costa Gavras es el director.

Y curiosamente hizo comunistas.

Esto ya no es...

Nos creímos que Carrillo era demócrata.

Es un error.

Carrillo iba a luchar por la democracia

pero la cosa era menos bonita.

Es curioso porque esto se conté en una conferencia

cuando le hicieron doctor honoris causa

en una universidad francesas a Semprún.

Yo le temía mucho

porque cuando no le gustaba una cosa te llamaba idiota.

Y además te lo explicaba.

No he ido a una conferencia en mi vida con más miedo.

Y la sorpresa es que dijo: "Has dado en el clavo".

Me dedicó su biografía de Federico Sánchez

diciendo: "A Antonio Elorza,

con quien he compartido tantas vivencias".

Antonio, ¿cómo se vivía el mayo del 68 en la universidad española?

El malo era Franco, claro.

Vietnam era el término de agitación.

Se leía a la izquierda marxista, francesa y...

y británica también.

Estaban ahí gente como Balance...

Todo lo que era nuevo socialismo de izquierda.

También se trabajaba, se leía el Manifiesto Comunista

como libro de texto en prácticas.

Sabes que lo recomendó "El Wall Street Journal",

¿es posible?

¿Sabes quién lo introdujo? Yo.

En el 66.

Y curiosamente amparado por un catedrático

que no era para nada comunista,

había sido su padre fusilado en la guerra,

y estas cosas duelen.

Era don Luis del Corral, un gran historiador.

Dijo una cosa en este sentido:

"La primera parte del Manifiesto Comunista

es el mejor elogio de la burguesía que se haya escrito".

Otra cosa es la utopía de la segunda parte.

Este catedrático luego fue expulsado de la universidad.

Fue el gran éxito maoísta en la universidad

con un agitador, José San Roma.

Como lo reconoce no hay que ocultarlo,

el camarada Inchausti.

Que le interrumpió para leerle la ideología de Marx

y prácticamente lo echó de la docencia.

Y que luego terminó organizando el centenario del Quijote

del año 2005 con José Bono.

Los maoístas fueron gente que subió

poderosamente.

Nos queda un minuto. Esto es una pena.

¿Qué nos queda? ¿Qué de bueno queda del 68

por ejemplo en la estructura de los estados modernos,

o incluso en las relaciones sociales?

Yo creo que en las relaciones sociales

desde el principio el 68

es una revolución de la vida cotidiana.

Tiene un aspecto coyuntural.

Cuando dice la famosa frase de Bendit:

"No queremos ser los ejecutivos de la sociedad capitalista".

Podían permitirse ese lujo porque había casi pleno empleo.

Tú te caías y tenías la red de volver a trabajar.

Si el LSD no terminaba contigo tú terminabas dentro.

Claro, es la situación radicalmente opuesta de los indignados,

donde miles de jóvenes luchan por un trabajo precario.

Ese aspecto del 68 queda lejos

no la capacidad de contestación y sí, para mí el gran logro

es esto, es que se abrió una perspectiva

de libertad, de protagonismo de la juventud,

de desconfianza radical, lo que se llamó contestación

con el orden establecido que se afirma por pura jerarquía

en la universidad.

Y entonces esto se vivió también en el 68 español.

Los aspectos negativos vinieron casi después

y en toda Europa fue un hecho positivo.

Incluso el fracaso de Praga yo me atrevo a decir que fue,

que fue positivo.

Porque de ahí salió el eurocomunismo.

Fracasó pero contribuyó a la democracia en España.

Antonio, no nos da tiempo a más.

Vamos a volver a hablar de esto, ¿te parece?

Creo que sí.

Muchas gracias.

Edu Barbero es uno de los referentes de la poesía visual actual.

Tanto en su faceta de creador como de divulgador.

Es fotógrafo, cartelista, diseñador y dibujante.

"Boek visual" nos presenta hoy una muestra de su última obra.

(Música de guitarra)

Las cenizas del pasado remoto a veces se cierren

o depositan su levedad sobre los poemas que son

objetos sustraídos de la memoria

de tantos horizontes todavía por conquistar.

Las miradas se aproximan siempre singulares

para alcanzar la satisfacción de la belleza.

Pero también para arriesgar

en el análisis profundo de los episodios que convocan.

Todos los poemas son finos retales de la seda que los envuelve.

Podrían ser considerados hijos de la fascinación.

Y dueños de su propia magia recorren

la singladura de los rincones donde yace

con desolada tristeza el olvido.

Pero la fuerza del amor lo reconquista, mece

y otorga la nueva vida de la emérita sustancia,

pasión y alianza,

con el sueño de la esencial existencia.

Cada minúscula gota de esperanzada inteligencia,

cada rebrote inesperado de fantasía

litigan con las torpes causas del caustico vivir cotidiano.

Y es clara virtud del poeta Edu Barbero

atrapar la sinestesia,

realizar particular y tan especial salto en el vacío

para después esperando el ojo versátil de nuestra inocencia

enhebrar la aguja noble de la sensibilidad.

Y por tanto, ahora sí, se cumple la profecía.

La libertad es un canto para la creatividad.

Y tan solo necesita

que se manifiesta el prodigio de la comunicación,

y la paradoja.

Pero también la celebración de los encuentros insólitos

convergen en el ámbito fértil y en el susurro frágil

que aureola su poética.

El poeta nos tienta a la curiosidad

cuando nos acaricia con los versos erigidos

con tanto esmero.

Aunque también, y como recuerda Paul Klee,

el arte no reproduce lo visible,

sino que hace visible.

El artista, así pues,

escruta las sombras

a través de los undosos pliegues de la seda que contiene su mirada.

Así ve la obra de Edu Barbero Josep Sou.

La iniciativa Experimenta Distrito ha convertido el mes de abril

al centro autogestionado Playa de Gata de Fuencarral

en el lugar de encuentro

de los laboratorios vecinales de barrio.

Nos hemos acercado allí y este es el resultado.

Un prototipo que hicieron para poder trabajar en colaboración

para sacar unos proyectos en común.

los vecinos y asociaciones del barrio.

-Una iniciativa de Media Lab Prado para diferentes objetivos.

Realizar trabajo comunitario

y llevar adelante iniciativas positivas para el barrio.

-Generar un espacio de experimentación

donde las personas que participen puedan aprender unos de los otros.

De este modo crear una ciudad diversa,

activa y divertida.

-Un grupo de gente que se une para crear.

Colaborar, cooperar, escuchar, construir juntos

y consensuar de una idea inicial a una idea más desarrollada.

-Imaginar cosas que junto a otros se pueden hacer realidad.

-El salir de la soledad de mi casa

y encontrarme con un montón de vecinos

con inquietudes parecidas a las mías

y un sitio donde tramar contactos.

-Un colectivo de gente joven, muy activo,

y a nosotros, mayores, nos aportan vitalidad

que quizá teníamos abandonada.

Es una oportunidad de participación

y conexión con otras personas del entorno.

-Las personas que tengan una idea cojan autonomía

y empoderamiento a la hora de generar iniciativas.

Esto es una forma de dinamizar un barrio, de que la gente se mueva,

de que colabores, de que la gente vea que se puede vivir de otra manera.

-Crea vida donde muchas veces se descarta la vida

que es en la periferia.

No hay centro para tanta periferia.

Podemos tejer tejido social y hacer cosas entre todos

y crear comunidad.

-La vida es experimentar

y se le ha puesto ese nombre por algo.

Para seguir haciendo cosas

y que no nos quedemos parados en nuestra casa. Eso es Experimenta.

Si quieres hacer cosas en tu barrio acércate.

Experimenta Distrito proyectos en Fuencarral,

Moratalaz y Retiro.

Experimenta Distrito y en este caso Fuencarral Experimenta

responde a la necesidad de encontrarse,

conocerse, de crear redes, de conectar mundos.

Y en este caso hay una labor muy fuerte y un compromiso

muy grande en lo que tiene que ver con la mediación,

con las conexión de esas personas, saberes, conocimientos...

El programa tiene un equipo de mediadores,

de tres mediadores que trabajan en el territorio, en el barrio.

Conectando y poniendo en común diferentes acciones

con entidades y asociaciones del barrio.

El proyecto Experimenta Distrito comenzó hace dos años

en Villaverde con un piloto.

El año pasado se replicó el proceso

en tres distritos diferentes de Madrid:

Fuencarral-El Pardo, Moratalaz y Retiro.

Y en esa primera fase,

porque estamos ahora mismo en la segunda en Fuencarral-El Pardo

trabajamos a través de una metodología,

un protocolo de actuación a través de unas convocatorias.

Estaban "Huertos inclusivos", el proyecto "Libros libres".

La Bibliocabina que se trasformó en la Biblioverja

y continúa con un taller literario, "Nacidos de Playa Gata".

Para de alguna manera defender

que el corazón no solo está en la Gran Vía,

sino que hay muchos corazones y uno de ellos está en Playa Gata.

Hemos trabajado la energía, desde otro punto de vista,

fabricando placas solares...

Unos talleres de impresoras 3D

con una impresora que fabricamos con makers africanos

de un material reciclado.

Siempre intentando dar pequeñas pistas,

o pequeños pretextos

que generaran una continuidad a esos grupos de trabajo

previos a la primera fase, pero que revertieran

en la visibilidad y acondicionamiento de Playa Gata.

La definición de mediador ancla se ha ido construyendo

durante el proceso.

Se tenía una idea muy clara.

Era una persona que tuviera conocimiento del territorio,

de lo que fuera del territorio y que fuera el pie en la puerta

para el proyecto.

Una de las claves en las que creemos de este proyecto

es el hecho de hacer entre todos, hacer juntos.

De alguna manera dejar de ser del barrio, sino hacer por el barrio.

Eso cambia completamente la mirada.

No soy de Fuencarral

pero soy más fuencarrilista que la gente de Fuencarral.

Mis abuelos vinieron hace tiempo y he notado esa transición

de Fuencarral de pueblo a barrio.

Y como a mí me conocen como el nieto del Montañés.

Y cómo recuperar esas relaciones porque al final es

lo que gusta, ir hablando por la calle...

Hablas con el de 15, el de 40 o el de 80 años.

-La idea era un poco

empoderar al barrio, a la gente del barrio

dándole herramientas que le ayudaran un poco...

En este caso en blanco y negro sobre el fancín

historias del barrio...

Maneras de hacer del barrio. Tiene mucha idiosincrasia,

muchísima tradición, mucha historia.

Era un poco la idea de los latidos

encontrar los latidos de ese corazón,

que en la idea de Fuencarral

es muy grande y tiene muchas partes.

Pero hay un corazón muy vivo y muy antiguo además.

Me ha removido mucho porque hemos trabajado de lo que es

una periferia.

En el sentido de ser vecino

en barrios periféricos, nuestras historias pasadas.

A veces los estigmas

que determinados barrios pueden tener.

También el lado mágico del recuerdo.

Hemos trabajado con textos

que no estaban necesariamente enclavados

o encuadrados en Fuencarral,

sino autores que han trabajado el tema de la periferia

como Javier Pérez Andújar, Elvira Navarro, bueno...

autores y autoras que vienen pensando sobre las periferias.

Luego hemos trabajado con un diccionario de las periferias.

que lo hizo la gente de carabanchaleando,

que nos ha servido como palanca

para hacer nuestro propio glosario de Fuencarral.

-Este programa lo que justamente intenta es

esa vinculación entre esas personas que habitan

la ciudad y para mí es una manera de hacer ciudad diferente.

No solamente es algo lúdico,

que la parte lúdica esté centrada en este programa

porque experencial, encontrarse y hacer

familia y comunidad,

sino sentirse parte, partícipe

del lugar de donde tú eres.

Te das cuenta que la periferia

no tiene que ver con la distancia al centro,

que es una de las reflexiones que hemos hecho.

La periferia son procesos,

que viven las personas en muchos casos aisladas

o con déficit de lugares de encuentro,

de recursos básicos...

Es lo que hace que la gente viva

y a veces malviva, la gente viva, se busque la vida,

pero también que conviva.

Y eso es algo que en el centro,

en determinadas zonas de Madrid no se produce.

-Plena Inclusión Madrid desde el año 2017, desde agosto,

tiene un convenio con el ayuntamiento para poner en marcha

proyectos que se llaman Equipos de Actuación Distrital.

Los Equipos trabajan en los distritos,

en concreto en Fuencarral-El Pardo

trabajamos con la doble vulnerabilidad.

La vulnerabilidad de los barrios

para trabajar en áreas más degradadas de los barrios.

Y la vulnerabilidad del colectivo, con discapacidad intelectual

que tienen difícil acceso al empleo.

Hemos comenzado a trabajar en este proyecto

junto con Experimenta Distrito y con el centro Playa Gata

haciendo diversas actividades.

Empezamos por unos parasoles

que los hicimos en el "Huerto inclusivo".

Y ahora hacemos unos talleres de jardines verticales.

-El 100 por 100 de personas que contratamos

para la creación de jardines verticales

y tejados verdes

son personas de grupos sociales excluidos.

Personas con discapacidad, expresidiarios...

También hacemos trabajos en el monte.

Ahí el 85 % de las personas con quien trabajamos también tienen

algún problema social.

Y es una manera de integrarles.

Para ellos es rico tener la oportunidad de participar

con otros vecinos del barrio.

Al final han hecho formación a cargo de Sylvestris

de jardines verticales una semana.

Han tenido 20 horas de formación y los conocimientos adquiridos

ahora los ponen en marcha

con gente que no saben nada de jardines verticales.

Cambiamos el rol. Las personas con discapacidad

en un momento han sido alumnos y ahora son profesores

para otras personas con discapacidad o no,

pero que tiene la motivación de construir un jardín vertical.

Les ayudamos, les apoyamos, les enseñamos...

un poco a demanda de la necesidad de apoyo que tienen,

ahí cada uno es una necesidad.

Ahí apoyamos como podemos. -Claro.

Con nuestra pequeñas sabiduría y la suya también.

Hombre, nuestras técnicas para manejar las herramientas

que cuando empezamos de nuevo somos...

no somos hábiles, pero ahora ya sí.

Lo que pretendemos con estos talleres, proyectos,

es que personas que habitualmente no trabajan

en plantas o jardines verticales,

aprendan la técnica, una técnica modular que nos ayuda

a que ellos puedan realizarla y ejecutemos un jardín de verdad.

El proyecto es más amplio.

Trabajaremos en tres distritos distintos

y este es el primer caso. Las siguientes semanas en el resto.

El mundo laboral es un poco difícil.

Les hacemos ver que tienen que ser autónomos,

tienen que saber relacionarse con los jefes,

con los compañeros, tienen que saber poner límites...

Y tienen que saber la medida de aprender de los demás

y que los demás aprendan de ellos.

Es un poco una comunicación continúa con el exterior.

Pero que sobre todo sepan manejarse ellos

en un entorno laboral.

Es lo más importante.

-Noto compañerismo y fuerza.

Fuerza sobre todo en el equipo y en los preparadores.

No somos nada diferentes. Les hace sentirse útiles

en su vida personal.

Y eso les hace crecer, que su autoestima mejore

y que como personas que coja entidad.

Realmente no hay diferencia

entre ellos y nosotros, somos iguales.

-La lectura en la calle, el efecto espejo en niños.

Poder ver a gente adulta o a otras personas leyendo.

La cultura libre, gratuita.

Sin fronteras.

En algún momento dado el grupo educación del distrito

es la filosofía que tenemos, el libro en casa muerto no hace nada.

Compártelo.

Y si luego además como vecino puedes hacer una dedicatoria

ese es un plus con respecto a una biblioteca.

Puedes venir aquí, coger un libro con una dedicatoria de un vecino

y que luego cuando lo devuelvas pongas otra al siguiente.

Es un libro con amor.

La gente aquí enseguida a entendido lo que significaba esto.

Y estaban encantados.

Era un servicio más para ellos que habíamos hecho los vecinos.

Había que recuperarlo.

La cabina facilitaba muchas cosas.

Incluso era un concepto de...

de volver a reutilizar algo que está ahora mismo en desuso.

Por ahí era superinteresante.

Pero da igual, no era lo importante. Lo importante es

que la gente pueda tener acceso a la cultura gratuita

y que rule.

Y que cuando decimos "libros" y "activos" no es...

es un eslogan bastante potente.

Nosotros creemos que la cultura es eso.

Que fluya todo, que fluya.

-El año pasado dimos el premio Borbolla

a una de las propuestas seleccionada en esa convocatoria

que era "Marquesinas accesibles" y que consistía en...

delimitar y poner unas marcas donde se tiene que parar el autobús

para que la parada de autobús pueda bajar sin problemas

las rampitas para sillas de ruedas.

-Aquí lo que hay es un objetivo claro de que los edificios públicos

no se queden obsoletos, no se abandonen.

Son nuestros.

En cuanto se sepa que se abandona un edificio

que se nos dé al día siguiente a la sociedad para hacer cosas.

Esto tiene un enlace directo con los libros.

En algún momento dado es que todo esté en movimiento.

En cuanto dejamos de utilizar un centro como este

con una energía bestial algo estamos perdiendo.

Y esa capacidad que tenemos, yo hablo aquí ahora de libertad.

En algún momento dado entre mi vecino y yo no hay nadie.

Entonces podemos hacer lo que queramos.

Y podemos crear... Incluso podemos tener el resultado

de lo que queremos hacer, que es importantísimo

la participación ciudadana.

-Toñi hace un año estaba encerrada en una casa,

con una depresión que me daba importante.

Y estaba totalmente triste y hundida.

Metida en un pozo negro totalmente.

Y Toñi ahora es verde.

Verde, de colores, de semillas, de flores, de plantas, de huerto.

De ver a los mayores, sigo viéndolos.

Trato con ellos.

Volver a vivir.

A mí en Playa Gata me han tratado genial.

Es que parecía que era familiares de ellos.

Me han tratado muy bien, con mucho cariño.

También hay sociólogos, psicólogos, neurólogos.

Y todo eso a mí cuando voy un poquito baja

enseguida me dan un toquecito y subo.

-Hay asociaciones que están trabajando

una parcela minoritaria de la sociedad con problemas,

con enfermedades concretas, y no nos olvidamos de ellos.

Interactúan de forma conjunta con lo cual

volvemos a romper esa barrera.

Enfermedades que son distintas interactúan en el mimos espacio.

No pasa nada.

Todos somos iguales.

Todos podemos llegar a ser personas plenas.

-Esto es una oportunidad, una punta de lanza.

Es posibilidad de hacer cosas. Ahora mismo hacen un skate park.

Los amigos decimos que llega 15 años tarde, pero llega.

Playa Gata igual.

No la hemos tenido y ahora sí. Es una posibilidad por ejemplo

de tener cultura, estar resguardado

y a partir de ahí construir y crecer.

Hemos volcado mucha energía e interés en de repente hacer esto

como un sitio en el que uno pueda estar.

Que apetezca pasarse un ratito por Playa Gata.

Creo que también responde a una apuesta por parte

del ayuntamiento en este sentido

de descentralización de la cultura. No solo existe Media Lab

al lado del Prado, sino que existe un laboratorio

en clave de barrio en Fuencarral.

-Para el barrio es un espacio que te pone en un mapa.

De repente tienes algo que ofrecer...

Haces cosas que rompen con esa lógica

de tenemos que salir del barrio para hacer cosas interesantes.

-Es un espacio diverso que busca su identidad,

pero que ya tiene un año de vida.

O sea que tiene futuro.

Terminamos de momento, en realidad hasta nueva publicación

las recomendación de lectura de obras

de Boris Cyrulnik.

Lo hacemos con otro libro ya recomendado

anteriormente en el programa.

Este, "Superhéroes".

En el que el gran neuropsiquiatra y filósofo francés

analiza diferentes tipos de superhéroes

y por qué los necesitamos,

a la par que relaciona el carácter de esos superhéroes

con el tipo de sociedad que promocionan.

Si es totalitaria, una buena proporción de casos,

o abierta.

Cuando el proceso psicológico

es un proceso de identificación con el héroe,

y por tanto de enseñanza de resiliencia por imitación

entonces es bueno.

Cuando es una delegación

y un culto al héroe como alguien externo e inalcanzable,

entonces no es bueno para nosotros.

Un libro absolutamente extraordinario.

Así terminamos esta semana, volvemos el próximo lunes

con la misma ilusión que siempre.

Hablaremos de historia, matemáticas y de música clásica

entre otras cosas. Les esperamos a todos.

(Música de cierre)

La aventura del saber - 19/04/18

19 abr 2018

Programas completos (1504)
Clips

Los últimos 4.638 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios