www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3511067
Para todos los públicos José Mota presenta - T2 - Programa 5 - Ver ahora
Transcripción completa

Todo lo que siempre he sido es más de lo que pedí.

Hoy camino decidido y es por ti.

Déjame mi tele,

que me asome a tu pantalla. No tiremos la toalla.

Que te queda tiempo todavía para montar la algarabía.

¡Sonríe! ¡Vamos a empezar!

Siéntese.

Vale, pues te llamo en media hora. ¿Vale? Venga. Chao, chao.

Ramírez, ¿qué tal? ¿Cómo está? Muy bien.

No le quiero entretener. Se preguntará para qué le llamé.

Sí. Como sabe, esta empresa hace un año

invirtió una suma importante de dinero en botiquines,

botiquines que se han distribuido en todos los despachos de trabajo.

Botiquines como este. Sí.

¿De acuerdo? Bien.

También sabrá que no se ha producido ningún accidente laboral.

Bien, ¿no? Eso es bueno. No hay accidentes es bueno.

Sí y no.

Sí por el lado de que no.

Y no por el lado de que sí que no se le ha dado salida al género.

Ramírez, esta empresa ha invertido mucho dinero en botiquines

y, hasta ahora, tengo la sensación de que esto ha sido cuartos tirados.

No se están amortizando. ¿Lo puede comprender?

Verá, Ramírez, no debería decirle esto,

pero hay noches que me despierto en mi cama empapado en sudor.

No le digo que llegue a 38 de fiebre, pero décimas, sí.

Décimas tengo.

Mi mujer me da una pastilla hasta que entro en luz.

Como un loco grito: "Amorticemos los botiquines, los botiquines".

Y mi mujer: "Pero sí llevas ganancia este año".

"Ya, pero si no los amortizamos los botiquines no vivo".

Y esto, Ramírez,

no es vida.

O amortizamos los botiquines

o cierro la empresa.

Levante la carpeta marrón, por favor.

Válgame Dios. Pero ¿no le duele, Ramírez?

¿De qué añada es usted? Del 73.

Del 73, pero qué añada, Dios mío. ¡Qué contables dio esa cosecha!

Claro, criados en barrica de roble por fuerza.

Si hay dolor,

hay esperanza, Ramírez.

Porque el dolor dimana de la sartén.

Lo que es el dolor, dolor de verdad, imana de la sartén.

Ramírez, hay que amortizar el botiquín.

Usted mismo.

¿Qué hace? Me ha roto el tabique nasal.

Aproveche.

Aproveche que tenemos cerca un botiquín.

Betadine, Betadine para la infección

que vienen los virus y se hacen de ti.

Bueno, yo me voy yendo ya a mi despacho.

¡Espera! Porque si bien es cierto que hemos empezado a amortizar

los botiquines de primeros auxilios,

también lo es que los extintores caducan en mayo.

Y es una verdadera lástima

porque si no se les da uso

a su debido tiempo, entonces "futaren caganata".

Yo creo que ya.

Barbarie, depredación,

durante mucho tiempo nos han hecho creer

que las verduras no sufren.

Por primera vez, nuestras cámaras ocultas se adentran

en este matadero de verduras.

Matadero donde no dudan

en desollar patatas, quitarles la piel en vivo,

piel que se vende en el mercado negro

para envolver patatas peladas.

La tonta es chiquitina. No es de extrañar tampoco

como algunas lechugas huyen desesperadas,

agarrándose a la vida y lo hacen como rata por tirante.

Desde que estoy aquí no puedo comer hortalizas

porque me entra un cargo de conciencia que no puedo.

Observen ahora este montón de puerros en cautividad.

Son hacinados.

Si afinamos el oído todavía podemos escuchar

el quejido de la puerricie viva. Socorro.

(GRITA) Socorro, no te vayas.

Encima los calabacines los tenemos apilados,

-los cebamos. -¿Qué estás haciendo?

¿Contando los entresijos de la empresa a cámara?

Algunos activistas conscientes de las atrocidades que se cometen

en estos mataderos de verduras, terminan por adoptar

cebollas, pimientos, o incluso patata temprana.

A mí, adoptar una cebolla me ha cambiado la vida por completo.

Me la encuentro sentada en el sofá leyendo el AS.

"Buenas noches, buenas noches". Una educación.

Y lo que me da a mí, solo lo entiende el que tenga una cebolla en casa.

Es muy difícil de explicar.

Todavía existen lugares donde sobreviven

tradiciones tan crueles como esta.

¡Ole!

¡Ole!

Se justifican diciendo que el tomate de invernadero

no existiría si no fuera por la lidia.

Intentan argumentarlo

diciendo que en el tomatoreo el tomate no sufre.

¡Ole!

Buenos días.

Hola. ¿En qué les puedo ayudar?

Pues mire, este pantalón le queda grande a mi marido

y venía a cambiarlo. ¿Cómo no? Permítame.

Caballero, por favor. Por aquí.

Aquí tiene este otro modelo. ¿Qué le parece?

¿Seguro que le quedarán bien los pantalones?

Es de su talla. No se hable más, me lo llevo.

¿Se lo envuelvo? Sí, por favor.

Cómo no. Gracias.

Muy bien, pues aquí lo tiene. Me encanta.

Que lo disfrute. Muchas gracias.

Ya volveré, ¿eh?

Hasta otro día, cómo no. ¡Gracias!

Nostradamus, ¿ya estás trampeando otra vez con la báscula?

No. ¿Cómo que no?

No. Coges una pera, la pesas,

le metes el tique, metes más peras y la dejas en la bolsa.

No osamos, ¿quién intenta hacer eso?

Si te estoy viendo desde un rato. Mira, aguacates, ¿qué te juegas?

Pusiste la pegatina de los pimientos para que te salga a mitad de precio.

Es la señal inequívoca. ¿Qué señal?

Bienaventurado aquel que confunda la fruta tropical

con la verdura alargada

porque será el profeta que sobrevivirá

a la desolación de los campos y la tierra toda,

donde los mares se revelarán

y las montañas caerán.

Mira, Nostra, déjate de profetadas y de lo que te dé la gana.

Hazlo bien. Pesa bien, pon la bolsa, lo llenas y le das al tique.

Eso es lo que tienes que hacer. Y veo, sí,

que el hombre de uniforme de superprecio,

si no deja en paz al profeta

será el primero en cruzar el reino de Hades.

¡Morirá!

Muy bonito, o sea que encima robando. Lo que me faltaba.

He aquí que del uniforme del enviado surgirá la comida

para salvar a los faltos de fe.

¡Madre mía! Llevas algo más, ¿eh?

Mira, mira.

¿Qué te parece? La profecía está pronta.

Sin ninguna duda, Hades ha obrado en mí maravillas

haciendo que brote de mi ropaje

la salchichonicie viva. La embuteria.

Libro del Deuteronomio 15:42.

¡Qué tonterías! Saca todo lo que lleves, venga, sácalo.

No se puede hurgar al profeta.

Con ese sacrilegio se abriría un puchero de fieno.

Sería lo peor.

(GRITA) ¡Seguridad, seguridad! ¡Seguridad!

¡Qué deshonra, madre mía! No he podido caer más bajo.

De parte de lo que llevaba.

Dame. Bisturí.

Maldita sea, doctor. Le perdemos. Tranquilícese. Mantenga la calma.

Hace un minuto lo teníamos y ahora lo perdemos.

¿Cómo lo vamos a perder? Lo perdemos porque no está.

¿Cómo que no está? ¿Dónde está? A ver.

Que no está. Por eso digo que lo perdemos.

¿Dónde andará?

Estará donde menos te imaginas. (SILBA)

Detrás del cacharro.

¡Pillado! Por mí y por todos mis compañeros,

pero por mí, primero. Cuentas tú. Otra vez.

Venga, vamos. Diez, nueve, ocho, siete...

Pensé que él había estado fotografiando

este puente solo unos momentos antes.

Y me pareció intensamente erótico.

Casi todo lo relacionado con Robert Kinkey

había empezado a parecerme erótico.

¿Robert?

¡Francesca!

¿Cómo van las fotos?

Bien.

Bien, bien. Ahora estoy haciendo una fotografía de exposición lenta.

Porque a la foto hay que darle fuelle.

Si no pilla demasiada luz y se ahoga.

Te traigo algo de comer. Te lo acerco.

No, no, no. No, no, no.

Como es de exposición lenta, no te expongas a algo innecesario.

Digo por el ácido del revelado. ¿Estás revelando?

¿Ahora dices? Sí.

No, revelando, revelando, no estoy revelando.

Es algo que hacemos los fotógrafos pero no lo entenderás.

Cosas técnicas, vaya.

Deja si quieres la cesta. Déjala ahí y ahora yo ya me...

Yo ya...

Venga, ahora voy yo para tu casa.

Robert, te he traído de beber para que no te deshidrates.

Pensaba que te habías ido, Francesca.

Déjalo ahí y vete.

Vete yendo.

¿Cómo dices? No te oigo. ¿Bajo? No, no, no. Déjalo ahí.

Déjalo ahí con lo otro de dentro y ya,

ya voy yendo yo, vete tú.

Adiós. Venga, hasta luego.

Hasta luego. Venga.

Chao, Robert.

Cucú. Venga.

Venga, venga.

Hasta luego, Robert. Nos vemos ahora.

Te parte por la mitad, te revienta. Adiós, Robert.

Qué persona tan cansina.

Te traigo una manta porque está refrescando.

Déjala, Francesca. Ahora voy yo. Déjala

con lo otro de antes de lo otro.

Y te vas yendo.

Vale, me voy.

Venga, venga.

Y este candil porque está oscureciendo

y no te vayas a tropezar en la oscuridad.

Una persona de estas te revienta por la mitad, te hace pizcos.

Igual que la Cartigen. Si hubiera venido aquí

a la América profunda a retratar cansinos,

yo sería el primero en reconocerlo

porque ha venido a lo que ha venido.

Yo he venido por los puentes de Madison. Esto no me lo merezco.

Y te digo otra cosa.

Cuidado, no estamos haciendo nada por la profesión de fotógrafo.

Ya no quiero retratar. Hablando de retratar.

Te traigo el retrete.

Y el papel fotográfico de primera impresión

por si se te acaba el carrete.

Francesca, no.

Una pregunta. ¿No pensarás que yo estoy aquí amarrado en el seto...?

Lo sé.

¿Por qué lo sabes? Porque esta clase de certezas

solo se tienen una vez en la vida.

Y me fui pensando si Clint Eastwood hizo esto en Los Puentes de Madison,

imagínate en Harry el Sucio.

Fotografía exposición lenta, sí, me lo trago un minuto.

Se ha coscado. Lo tenía callado y bien que se lo ha comido.

Todo el amor tirado al suelo

por un rayo de vientre.

Ódiame, por favor. Yo te lo pido.

Ódiame sin medida ni clemencia.

Ódiame tú más que indiferencia.

Porque el hecho de verte te lo pido.

Se comprende, claro.

Cariño, ya que te has vestido, por favor.

Que me da mucho morbo. Ay, no sé.

Venga, porfa.

Anda, cariño, hazlo por mí. No tiene tanta importancia.

Me veo rara. Si es una fantasía sexual.

Pero a mí no me gusta. Vas perfecta.

Tú haces de profesora de instituto y yo de alumno travieso.

Me da morbo.

Ya, pero no sé. Porfa, va. Me pillas, sal y entras.

¿Vale? Venga, vale, lo intento.

Dale un poco de picante al asunto. Vale.

¿Qué hace, Martínez? ¿Eh?

¿Estaba copiando? No.

Lo he visto. Saque eso que tiene. Que no tengo nada.

Saque eso que tiene detrás. No tengo nada.

Que lo he visto. Se lo prometo.

¿Me está mintiendo? No estoy copiando.

¿Cómo que no estaba copiando? Si piensa que estoy copiando,

¿por qué no me registra, señorita?

Será posible.

(GRITA) ¡Alonso!

-¿Qué está pasando? -Se me insinuaba y estaba copiando.

¿Quién es este? El de gimnasia.

¿Cómo que copiando? ¿Tú qué te has creído?

-¡Dale! -¿Qué estás contando? ¡Te voy a dar

aventura sexual!

-¡Toma! ¿Te gusta? -¡Más fuerte!

-¿Te gusta la fantasía sexual? -¡Dale, dale!

Ahora si quieres, repites.

Porque sé que es una fantasía sexual,

si no juraría que me acaban de dar un palizón gordo.

Y atención

porque hoy estrenamos concursante.

¡Bienvenido, Serafín!

Muchas gracias, Jordi. Vamos con la primera prueba.

Memoria matemática.

¿Recuerda usted, Serafín,

cuánto dinero lleva en su cartera?

Sí, 180 euros. Vamos a comprobarlo.

Sí, hombre sí, porque luego tengo que ir al banco a pagar la luz.

¡Correcto! Vamos con la siguiente prueba.

Materiales valiosos.

¿De qué material está hecho, Serafín,

su reloj?

Mira, es de oro. 24 quilates.

¡Correcto! La prueba favorita de nuestra audiencia.

El peso exacto.

¿Cuánto cree usted, Serafín,

que pesa su ropa?

¿Dos kilos? Dos kilos.

¡Quítate la ropa! Así podremos comprobar

cuál es el peso exacto de la ropa de Serafín.

(HABLA EN FRANCÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

Calcetines incluidos, Serafín.

¡Correcto! Enhorabuena, Serafín.

Y ahora la prueba final.

¿Qué es esto?

¿Pistola o revólver?

No hace falta que respondas.

Esto es un atraco.

Y a ustedes decirles que les espero la semana que viene

en Saber y Mangar.

No quiero ningún movimiento en falso.

Oh, la Torre Eiffel.

¡Socorro! Necesito salir, no puedo. No te va a servir de nada gritar.

Te vas a pudrir entre estas paredes.

Así que acostúmbrate a estar entre rejas porque te quedan años.

No, no puede ser, soy inocente.

¿Eres inocente? Sí.

Ah, bueno, pues entonces.

¿Qué pasa aquí? ¿Por qué la sueltas?

Porque es inocente.

¿Tú eres inocente? No, no, yo culpable.

Pues ahí lo tienes.

Hace diez minutos ha terminado el campeonato de maratón

con un final inesperado.

¡En el Photocall, Jroskoobo Jroskobalbercas

que se ha hecho con el trofeo!

Jroskoobo, muchas felicidades.

¡Gracias! Llego el último, ¿cómo lo tiene?

La verdad que ha sido difícil.

Tuve que bajar al cuarto de calderas.

Abrí la caja de fontanero, saqué una llave, luego subí con la llave.

Fui al campeón, al croata

y le metí en todo lo seco del hueso, en la sien.

Le metí con la llave

y cayó redondo al suelo. ¿Se lo puso difícil?

La verdad que sí. La verdad que al principio

puso resistencia, tiré de piquete de mosco,

le rompí los dientes y di puñetazos en la tabla del pecho.

Tiré de la mandíbula y la saqué como el cajón de una registradora.

Cuando despertó de la pérdida de conocimiento,

tenía yo el trofeo en China.

Un orgullo para su familia. Sí, la verdad que sí.

La verdad que sí, mi madre se lo ha tomado con lágrima.

¿Se arrepiente?

Pues sí, ¿no? La verdad que sí que me arrepiento

de no haberle robado el trofeo al que llegó segundo.

Corría mucho el etíope.

Nos despedimos de Jroskobalbercas que ha añadido un trofeo más,

que suma a su oro olímpico, a su novel de literatura

y a su Óscar como actriz secundaria. ¿Algo más que añadir?

Bueno, sí, ¿no?

La verdad que...

...sí. La verdad que sí, ¿no?

Herrera, en COPE hoy, con algo

de suma importancia.

Estamos con David López, físico nuclear,

digno de las entrevistas más buscadas

por los medios de todo el mundo. Él está con nosotros hablando.

Don David, buenos días.

Hola, buenos días. Le agradezco que me atienda.

Hay que tener en cuenta la agenda de este hombre

y hoy ha tenido la amabilidad de atendernos diez minutos.

¿Cómo empezó todo el trabajo?

Realmente, Carlos, te tengo que contar que

todo empezó en un hotel. Un hotel, como el Santa Isabel

que con sus cinco estrellas ofrece todas las comodidades

que usted y los suyos pueden desear. Hotel Santa Isabel

de Sevilla. David, me decías.

Que salíamos a pasear. A pasear los zapatos Flanagan,

zapatos diseñados para que sus paseos sean como andar por las nubes.

Zapatos Flanagan, el placer en cada pisada.

Sí, me decía que habían salido a pasear.

SÍ, bueno, salimos a comer antes.

Comer, pero para comer lo mejor, anchoas Angulo,

entran por la boca y salen a muy buen precio.

(TITUBEA) Don David, eh, eh.

Este descubrimiento se puede decir que sostiene las teorías de Einstein.

Sí, de hecho, hay gente que asegura que es el sostén...

Pero para sostén bueno de verdad,

Sostenes Arrieta,

que te suben la moral

y te levantas más temprano.

¿Cómo son las ondas gravitacionales? Use un símil para entenderlo.

Para la gente que nos escuche. Es una especie de colchón.

Colchón, señores, esos colchones.

Colchones Disolvo,

donde podrás echarte la siesta.

Bueno, don David.

Después de atender estos compromisos, me gustaría que se explayara

para que todos los entendamos, acerca del descubrimiento.

Sí, cuando se plantea...

Gracias, don David López, físico por estar con nosotros.

Locutor de ustedes, Herrera Carlos, adiós.

(NARRADOR) Tábanos.

-Ayer estuve con Shakira y Piqué.

-¿Con los dos?

-No, no. Que ayer estuve con Shakira... y piqué.

-Ah.

Anda que no está buena Shakira. -Pero ¿tú qué sabrás?

Si tú no has picado.

-Anda, es verdad.

No había caído yo en eso. No había caído yo, fíjate.

-¿Abú? -Abú, abú.

(IMITAN ALETEO DE MOSCAS)

-Perdón. (Música de cierre)

¿Hay alguie...? (Música de cierre)

(Ladrido y aullido de perro)

(Música de película de espías)

(NARRADOR) James Bond, 007.

(Disparo)

(Chirrido)

(Estrépito)

-Me alegro de verle otra vez por aquí.

Creo que ya nos conocemos, ¿no es así, señor...?

-Mi nombre es...

Bond, James Bond.

-Su nombre es Bond James Bond. O sea nombre Bond,

primer apellido "Llames" y segundo, otra vez Bond.

-No, mi nombre es James. -Me ha dicho que su nombre es Bond.

Lo ha dicho. Si su nombre fuera James, me habría dicho...

-¡No, no!

Le he dicho el apellido Bond antes del nombre.

-¿Cómo el apellido antes del nombre? Primero el nombre y luego apellido.

-Por eso digo: el apellido Bond y luego ya después le he dicho

el nombre completo, James Bond.

Como concepto general.

-Entonces su nombre es James Bond. -Todo junto, no.

James a secas.

-¿Cómo va a ser James a secas? -El nombre es James.

A secas es como decir "na' más".

-¿Y Bond? -Bond, no.

Es meternos en terreno del apellido. Es mejor dejarlo.

James, sí. Bond, no.

-¿No como el doctor? -¿Hay un doctor que se llama Bond?

Hay un doctor que se llama No. -Pues ya te digo que no.

-¿Así que sí? -¿Que sí qué?

-Que si se apellida No como el doctor No, ¿no?

-No, eso sí que no. No quiero que me llamen No.

Quiero que me llames "Llames". Que me llames "Llames".

-¿Te llamo "Llamo"? -No, le llamo "Llamo", no.

Será le llamo "Llames".

-¿Le llame "Llomo" o le "mollo Mallo"?

-Cuidao', cuidao'.

Estamos entrando ya en un terreno que me empieza a no compensar a mí.

El MI6 este.

Tú llámame "Llomo" a mí, yo, que yo ya yo ya me llamo yo.

-¿Y Bond? -Hala, tira. Pon "007".

Si la gente no va al detalle.

Vale, pues cuando esté listo su café, le avisamos, señor...

-Señor...

Bond.

James Bond.

(Estrépito)

-Y nos vamos ahora hasta una vivienda de Tres Cantos,

donde según nos comentan,

se ha producido un hecho único en la historia de España.

-Pues, efectivamente, Marta. Nos encontramos al lado de Ernesto,

un hombre que ha venido a visitar a unos amigos

y atención, porque ha decidido marcharse momentos antes

de empezar a molestar con su visita.

Buenas noches, Ernesto. -Hola, buenas noches.

-También nos encontramos al lado del dueño de la casa, Juan Luis,

y su esposa. Juan Luis, ¿es esto cierto?

-Sí, Ernesto ha venido a tomar un café, estábamos charlando

y cuando mi señora y yo estábamos a punto de agobiarnos por su visita,

ha cogido el abrigo y ha dicho que se iba.

-¿Habéis comprobado que es verdad? Que no es la típica frase impostada:

"Me marcho, que no quiero molestar, pero que luego si puedo me acoplo".

-Es totalmente cierto. Le he ofrecido una cerveza y todo.

-¿Y ni aun así? -Nada, ha dicho que se iba.

-¿Que se iba? -Se iba.

Se iba. -Ernesto, aquí lo tenemos.

Ojo, lo que ha hecho este hombre es absolutamente único en España.

El único que ha decidido marcharse antes de molestar con una visita.

¿Cómo, cómo...? ¿Es algo nuevo para ti?

Cuéntanos. -A ver, yo es que ya me iba.

Quiero recalcar que a mí no me gusta molestar.

De hecho, ya me habría tenido que ir.

-Vamos a pedir, por favor, que te esperes un momentito

porque se agolpan un montón de novedades.

-Si el muchacho se quiere ir, que se vaya.

-Precisamente por eso le pedimos que se espere.

Hay sorpresas importantes. Así es.

Marta, yo creo que adivinas un poco por dónde voy.

Hemos querido que también estén aquí con él, con Ernesto,

su madre y su mujer para compartir un momento

tan emotivo. ¡Es increíble!

Su mujer se abraza, la madre, desde luego...

La emotividad es tremenda. Juan Luis, ¿quieres añadir algo?

La emoción en Juan Luis es absoluta.

Marta, te vamos a pedir, por favor, que no cortes la conexión.

Necesitamos 15 minutos más porque sí.

También quieren estar aquí sus antiguos compañeros del cole.

Aquí les tenemos.

Es una emoción increíble.

El primer hombre que se marcha momentos antes

de molestar con una visita. Estamos viviendo un momento único.

Juan Luis, ¿qué se siente al ser...? -Ya está todo contado.

Ya se ha acabado el reportaje.

-No esperabais una cosa de estas en vuestra casa, ¿no?

No pueden ni hablar, Marta.

Entendemos perfectamente esta situación.

Ernesto, desde luego, no sé si eres consciente

de lo que has hecho. -La verdad, estoy superemocionado.

Nunca me había pasado algo así.

Juan Luis, ya que nos vamos a quedar un ratito más,

ahora sí te acepto la cervecita.

-Le acepta esa cervecita.

Bueno, bueno, Marta.

Bueno, bueno, bueno. Es increíble.

Atención, compañeros.

La mujer de Juan Luis se ha desmayado.

Ha perdido el conocimiento.

Son situaciones de mucha emotividad y comprendemos esta situación.

Desde luego, al borde de la lágrima, ¿no, Juan Luis?

No quiere hablar, Marta.

Es impresionante. El jolgorio es total.

Y despedimos la conexión a estudios centrales.

(NARRADOR) El príncipe.

-Deberíamos decir algo ya, que quedan 30 segundos.

-Lo sé, Fátima. Intento encontrar una solución.

Necesitaría un destornillador. -O una moneda.

-Sí, tengo una de cinco céntimos. -Vale.

-Fátima.

Ay, Dios.

-Menos mal. -Nos hemos librado por pocas.

El...

-Debe de ser Fran. Deberías ir bajando.

-Sí, está en el coche en la calle esperándome.

Bueno.

Bueno.

Fátima.

-Morey. Hola. ¿Qué tal?

-Bien. ¿Y tú? -Bien, muy bien.

-El otro día mucha tensión. -Ay, sí, qué tensión.

-Con la bomba. -Menos mal que logramos desactivarla.

-Con una moneda de 5 céntimos.

-Menos mal que me la diste y que pude...

-Sí, te dejé la moneda de 5 céntimos

que luego la... Hiciste "ras".

Y cerraste.

Cuando me estaba yendo, digo "díselo" y ya me fui.

Se quedó la... -Un momento, Morey.

¿Me pides que te los devuelva?

-¿Los tienes por ahí?

Los 5 céntimos.

Como "ras"...

-Pues no sé dónde lo tengo ahora mismo, no...

-¿Y si miramos en el sofá a lo mejor entre las rendijas?

Que siempre quedan como bolanganas, monedas, siempre hay algo.

-¿En el sofá? -Sí, siempre hay cosillas.

Lo dijo Rubalcaba.

Hay que hurgar. En los sofás hay que hurgar.

Acuérdate. Lo dice el flashback.

Tenemos que hurgar en las rendijas que dejan los cojines en los sofás.

-A ver.

Anda, pues mira.

Tenía razón Rubalcaba. 50 céntimos.

-Pues ya me valen.

50 son buenos. Ya me quedo más tranquilo.

Bueno... -¿Y las vueltas mías?

Lo que... Me debes tú a mí como 45 céntimos.

-No me lo puedo creer.

La que me estás montando por 45 céntimos, maja.

Ahora mismo me pinchan y no sangro.

Lo había dejado aquí arriba, arriba del todo.

Y lo has tenido que tirar todo a la basura por 45 céntimos.

Cuidado. Cuidado.

-Bueno, señor director, vamos a ver.

En general el escolar lo veo en orden.

La biblioteca, bien.

El patio de recreo tiene las dimensiones correctas.

-Como las inspecciones de Educación son tan rígidas,

a ver por dónde hemos...

-Lo único que veo es un pequeño problema.

-Pues dígame. -Tienen 51 alumnos en dos aulas.

Eso es un poco irregular.

Está prohibido tener 26 alumnos en un aula.

-No, eso lo tenemos perfectamente resuelto.

Cumplimos a rajatabla con la ley. Se lo aseguro.

-Ya me dirá cómo. -Permítame.

Son 51 alumnos dividido entre 2.

Esto nos da un "arrojante" de 25,5.

25 alumnos y medio por aula.

Que no 26, que sería donde estaríamos en la zona ilegal.

-¿Me puede explicar cómo hacen lo del medio niño?

-Ahí tiene el medio. Niño,

dile a la inspectora cómo te llamas, hermoso.

-Santa Teresa de Jesús. -¿Cómo?

-Sí, eso es porque en la otra clase está dando literatura.

Es un lince el chaval. En cuanto lo ven...

-Vamos a ver, ¿me está diciendo

que, por ejemplo, le dan matemáticas e historia a la vez?

-Eso es.

Si tenemos a Luis XVI y le restamos Alfonso XII,

¿qué es lo que nos queda?

-Felipe IV.

-Felipe IV, sí.

Dime dos números primos.

-El rey Carlos de Habsburgo.

-Era V de Alemania y I de España.

Cinco y uno, primos. -Y primo de María Tudor.

-Sí, la que inventó la pila eléctrica.

No acaba ahí la cosa. Sabe contar en literatura.

Cuenta. -Unamuno.

Galdós, "Cervantrés", "Torcuatro", "Jacinco"...

-Ya, ¿y "Torcuatro" por "Jacinco"?

-Benavente. -¿Qué conseguimos?

Que el niño esté en Chocotajá y mojar en la pringue.

Como el galgo en las dos bodas. -Ya, ¿el niño aprueba?

¿Llega al 5? -Sí, sí.

Saca un 2,5 por cada aula.

Ahí está el truco.

-¿Y ahora qué?

-Por este lado tiene clase de música y por el otro, de educación física.

Le entran unas materias y le salen otras.

Así que...

(DOBLADOR) Bienvenidos a mi mundo.

Soy un mago mundialmente conocido.

Sin embargo, no olvido mis raíces.

Hace dos años, trabajando en la construcción,

me caí de boca al asfalto.

Y ahí, de repente, vi la luz.

Pronto comprendí que debía dedicarme a la magia.

Desde entonces todo el mundo me conoce como...

(NARRADOR) Andamyo el mago.

(DOBLADOR) Vamos a hacer ahora un poco de magia.

Quiero que me guardes este sobre. Tiene una predicción en su interior.

Y ahora te voy a pedir que escojas un coche del aparcamiento.

-Pero solo hay dos coches. -Sí, pero ¿puedes elegir uno?

-Bueno, pues aquel.

-El que tú has querido libremente. Perfecto, amigo. Acompáñeme.

(RAPEA)

Esta predicción tiene que ver con la matrícula del coche.

¿Podrías abrir el sobre?

Es muy posible que contenga las cifras y letras de la matrícula.

No coincide ni uno.

Si vamos al detalle...

Vamos hablando.

(DOBLADOR) Como ilusionista soy una celebridad mundial.

Sin embargo, sigo disfrutando de ver a magos callejeros actuando.

-50 euros para ti.

-Me recuerdan a cuando yo empezaba.

-Le pintamos una pierna, le pintamos otra...

Y ya tenemos al pescador. Vamos a ver qué carta pesca.

Tu carta era el 4 de espadas.

Atención.

(SILBA)

¿Te gustaría quedarte con ello de recuerdo?

Aquí lo tienes.

(GRITA)

(Estrépito)

(DOBLADOR) Los magos somos muy generosos.

Y compartimos entre nosotros los juegos de magia.

Hola, chicos.

¿Puedes comprobar que se trata de una silla normal?

-Totalmente normal.

-Ya hemos visto que la silla no tiene nada raro.

Y voy a intentar moverla con mi mente.

-Tú tienes más cara que espalda. -¿Eh?

Yeah, I'm Andamyo the magician.

-Siéntese. -Gracias.

Le dejo mi currículum.

-Ya estoy al tanto de él.

¿Tiene graduado en administración? -Sí.

-¿Cuánto tiempo lleva sin trabajar? -15 años.

-¿15 años?

Le hemos llamado porque tenemos un puesto de trabajo para usted.

Se trataría de trabajar descargando cajas de pescado en Mercamadrid.

¿Qué me dice? -¿Eh?

¿En Mercamadrid? -En Mercamadrid.

Empezaría a las 5 y media de la mañana.

Y acabaría a las 2 de la tarde.

-Hm-hm.

Sí, son horarios populares.

-Básicamente es eso.

-¿Y de qué salario estaríamos...? -Serían 2.400 euros brutos.

Al mes.

¿Tiene alguna sugerencia o algo que decir al respecto?

-Sugerencia por decir algo, una pequeña cosa si me lo permite.

-Hable.

-¿Podría entrar a trabajar en vez de las 5 y media de la mañana

a las 12 y media del mediodía?

Si ve que puede ser verdaderamente.

A las 12 y media desayuno hasta la 1 y media.

Y esa media hora, de verdad, es liarme pim-pam, pim-pam.

Y vaciarnos los tres tráilers con lo que hay.

¿Y el sueldo cuánto me ha dicho?

-2.400 brutos. -2.400 brutos.

Fíjese, no se lo va a creer. Yo prefiero que me dé 4.000 al mes.

Trabajar todos los días... Yo es que lo veo una tontería.

Yo vendría el lunes, por ejemplo, y ya hasta a lo mejor el jueves...

Pero, cuidado, más que nada por que no se harte

el empresario de mí.

Y por mí, si está de acuerdo, lo firmamos ya.

-¿Tú eres tonto? ¿O te has dado con un pollete?

-Sabía lo que pasaba.

En cuanto uno defiende sus derechos, el tejido empresarial se derrumba.

Lo estaba, lo estaba viendo.

Viendo venir.

¿Comprende ahora por qué llevo 15 años sin trabajar?

No estáis a la altura.

No estáis a la altura.

-Joder.

-Es muy difícil.

Es muy difícil, hijo de... Ya está.

Me da una pastilla de Lax'n'Busto.

-¿Una pastilla de Lax'n'Busto? ¿Qué te has inventado?

-Está de coña. ¿A que sí?

Así largo, marrón...

-Es que...

-Tráete más sudor, que tiene poco.

-Tiene poco.

Tú estás loco, pero ¿cómo vas a tener poco, cabrón?

Me da una pastilla de Lax'n'Busto y se me pasa.

-No puedo, tío.

¿Con qué me vienes?

-Mira, vamos.

Se me ha metido por detrás la pistola.

Se iba, te lo juro.

Iba ya a medio calzoncillo.

El dinero dimana de la sartén.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Programa 5

José Mota presenta - T2 - Programa 5

04 mar 2016

Programas completos (36)
Clips

Los últimos 529 programas de José Mota presenta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos