Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Fuera de emisión

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3806481
Para todos los públicos Jara y sedal - La Ribera Alta - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Bramidos)

(Música)

(Bramido)

Después del estío,

cuando las primeras lluvias mojan el lomo de los venados,

el rotundo sonido de la berrea invade los montes

y las dehesas de la Ribera Alta.

Esta finca de Ciudad Real de más de 4000 hectáreas

se encuentra caballo entre Almadén y Saceruela,

en el entorno de la sierra Madrona y las Corchas.

En sus límites se pueden encontrar diferentes biotopos

de bosque mediterráneo y una gran variedad de especies.

Su catalogación como zona ZEPA, los récords logrados

y los ocho galardones monteros recibidos en forma de Caracolas

y los ocho galardones monteros recibidos en forma de Caracolas

hablan por sí solos del gran trabajo realizado

durante estos 21 años

y de la firme intención de Jesús Fernández Hijicos

de devolverle el esplendor de antaño.

Lo que era una explotación principalmente vaquera

con una población cervuna en declive y escasa biodiversidad,

se ha convertido en una finca de reconocido prestigio

que ha recuperado la calidad de sus encastes

y que ha conseguido un equilibrio entre rentabilidad económica

y respeto por el medio ambiente.

(Música)

Eladio Muela,

perteneciente a la familia de ilustres cuchilleros,

está visitando la Ribera Alta para disfrutar del espectáculo

que todos los años por estas fechas nos brindan los venados.

La berrea permite a Jesús Fernández Hijicos

ver una instantánea de cómo se encuentra

la población cervuna en este instante

y la evolución de la cabaña en el último año.

Es el momento de comprobar la cantidad y calidad de las reses.

En base a estos datos,

se organizará gran parte de la campaña cinegética del año.

Este es el momento del año que más me gusta.

Por la berrea. Un momento fantástico.

Lo importante no es cazar,

es sentir el espectáculo de la naturaleza, la berrea.

-Nosotros aquí, en la berrea...

Estás trabajando todo el año

y es, si quieres, el test, la prueba

de tu trabajo, del equipo de gente que tienes aquí.

Ahora mismo hay 15 o 20 personas trabajando

por y para la naturaleza,

por y para los ciervos, los venados, los jabalíes...

-Por cierto, ¿cómo viene la berrea este año?

-Está muy bien, está muy bien.

De dos o tres días para acá, están empezando a ponerse fuertes.

La verdad, es un espectáculo. A mí me gusta porque son notas...

El venado en el monte te llena de vida.

O sea, va salpicando con sus bramidos, con su berrea,

y todos los meses son...

No hay ningún mes del año que no me guste,

pero este, especialmente, te va sorprendiendo.

Vas andando por el campo y te va sorprendiendo

un berrido en el barranco de allí, las ciervas corriendo para acá,

las peleas...

Al que le gusta la naturaleza... Esto es un paraíso.

-Yo no puedo dejar de escapar todos los otoños,

al menos, a escuchar la berrea. (ASIENTE)

(Bramido)

Es año a año, la finca también se va haciendo mayor.

Vas recordando y llevo aquí 21 años ya.

-Que son muchas horas de trabajo también.

-Sí, pero al que le gusta...

La gente confunde caza con no ecología y es un error.

Yo creo que la persona más ecológica que hay,

la que más ama la naturaleza, posiblemente,

es el que está aquí todos los días. A mí me encanta el campo,

yo me empapo de naturaleza todos los días.

Lo que pasa es que tienes que dar una salida a los animales,

porque cada año multiplicas en un 50 % tu población de animales.

Tenemos la suerte de que vendemos, tenemos unos excedentes de encaste

y vendemos muchos animales para otras fincas,

para parques nacionales, para el extranjero...

En España nos da vergüenza hablar de caza,

parece que es hablar del demonio. No, no.

España está ahora mismo a la altura de cualquier país de Europa

o del mundo en especies.

Nos dan lecciones los europeos y no tienen nada de caza,

se la cargaron hace un montón de años.

El mayor recurso de caza y de vida que hay en Europa,

es España ahora mismo. -Estoy de acuerdo contigo.

(SUSURRA) -Mira, mira, mira. A la derecha.

Fíjate, el venado...

está embarrado, embarrado, encelado.

Cómo se frota contra la encina.

Estos, desde que empieza la berrea hasta que la terminan,

es fácil que pierdan 20 o 30 kilos de peso.

Fíjate lo que es la naturaleza.

Estos animales, normalmente...

Ahora, porque en la berrea se dejan ver, los ves aquí y tal,

pero dentro de 15 o 20 días o un mes se ha acabado la berrea,

se suben otra vez del monte y no los vuelves a ver,

desaparecen.

(SUSURRA) Vámonos para allá.

(Bramido)

Mira, mira, ese es un buen venado. -Buen venado.

-Ese sí es un macho dominante.

-Es un macho dominante. -¡Buah! Los gruesos que tiene...

-Sí. -La abertura de cuerna.

-La envergadura, el corazón...

No tiene muchas puntas, pero es muy largo.

-Sí, sí, sí. Tiene casi 1,10-1,15 metros de arco.

Es tranquilo, poderoso. -Cada cuerna, perfectamente,

tres kilos puede pesarle. -Sí, sí, sí.

Sin ningún problema. -¿Por qué dices que es dominante?

-A ver, este está tranquilo. -Sí.

-Está... Si te fijas, está rodeando su territorio,

no tiene machos pequeños alrededor... Se nos va, se nos va.

-Sí. -Ya no se ve más que la cuerna.

(Bramido)

Sí.

-Vamos a intentar subirnos un poquito y lo vemos mejor de costero.

-Venga, vamos.

(Música)

La verdad es que está el campo duro, duro.

-Fíjate, como se marcan las truecas.

-Sí, está un poco duro.

Esperemos que las aguas caigan pronto,

las aguas prontas del otoño.

-Fíjate como están todas las hojas secas, secas.

-¡Qué casualidad!

-Este no es para nosotros.

Tiene el control y tenemos que ser muy estrictos.

Me da que está bien.

-Si me permites, Jesús, me dejas que me lo lleve.

Se me está ocurriendo algo. -¿Ah sí? Perfecto.

(Música)

Con la mente puesta en su próximo repecho,

Jesús y Eladio se retiran bañados por la dorada luz del atardecer

y la imponente sinfonía de la berrea.

(Música)

Muchos años han pasado desde que Eladio Muela padre

diera sus primeros pasos en el mundo de la cuchillería.

La familia Muela ha tenido que invertir

mucho tiempo, esfuerzo y sacrificio para que el pequeño taller artesano,

que fundó Eladio Muela padre en Puertollano a principios de los 50,

pase a ser la moderna fábrica que es hoy.

Partiendo del desmove encontrado en la Ribera Alta,

Eladio se dispone a fabricar un cuchillo de remate con sello Muela.

(Música)

Para la hoja se troquelan con una prensa de 100 toneladas

planchas de acero recogido con un alto contenido en carbón.

A continuación, se le da al acero

un tratamiento térmico a más de 1000 grados

para endurecer las piezas troqueladas.

(Música)

Después del revenido, donde el acero gana resistencia,

las hojas pases al rectificado claro para eliminar impurezas

y dejar el espesor del cuchillo con el valor nominal buscado.

(Música)

El siguiente paso es la amoladora de control numérico de cuatro ejes.

Al ser un cuchillo de remate, la amoladura es a dos mesas.

(Música)

Tras un control exhaustivo, el cuchillo ya está listo

para el siguiente paso.

Una vez cortado y lijado el puño, hay que vaciar el desmove

para alojar en su interior la espina del cuchillo.

Ambas partes deben quedar perfectamente alineadas.

Con el asilado y matizado de la hoja termina la primera fase

de la fabricación del cuchillo de remate.

Cada modelo tiene una funda diferente

dependiendo del tipo y del uso que se le dé.

En este caso, además de cuero de primera calidad,

la funda contará con remates en metal para reforzar la seguridad

mientras se porta el cuchillo.

El último paso es el grabado láser de la hoja,

lo que posibilita personalizar el cuchillo a voluntad del cliente.

En este caso, se decide grabar el nombre de la finca

donde se encontró el desmove.

(Música)

Hola, Julián. -Hola.

-¿Qué tal? La funda que te pedí. -Terminándola ahora mismo.

Te ha quedado preciosa, como siempre.

-Bonito, ¿verdad? -Muy bien, muy bonito.

Hasta luego. -Hasta luego.

En Manufacturas Muela llevan toda la vida fabricando cuchillos.

Se han ganado un merecido reconocimiento internacional

por ser capaces de realizar auténticas obras de arte como estas.

(Música)

(Berrido)

(Música)

Antes de que las primeras luces del otoño inunden la Ribera Alta,

el monte ya está lleno de vida, es el momento de iniciar el repecho.

(Música)

Venga, vamos a ver qué mañana tenemos.

Te ayudo a coger los bártulos.

Déjame que te coja el arma. -Gracias.

-Tu arma.

Venga, vamos a ver qué tal.

Ahora es el momento de ver los grandes venados

que bajan del monte

y nos permite eso que has estado esperando todo el año, todo el año,

ese venado, que no sabes cómo no ha venido en la primavera,

y te sorprende con su cuerno nueva,

su marcaje de los dominios,

la verdad es que es un espectáculo, el sonido que tiene.

Vamos a parar un momentito, creo que merece la pena.

Es el canto de la naturaleza.

(Berrido)

Vamos, a ver lo que nos encontramos.

(Música)

(Berrido)

(Música)

(Berrido)

(Música)

Este año la temporada se presenta muy bien

en calidad y cantidad de venados.

Jesús busca tener un equilibrio entre machos y hembras al 50 %,

para lo cual realiza una caza selectiva a lo largo del año.

Te voy a enseñar un poco, Eladio, los límites de la finca

y las zonas que yo creo que tenemos que tenemos que mirar para cazar.

Si te fijas ahí en la cuerda, ese es el límite por ese lado,

¿ves la rabia que baja para abajo?

Hay dos gargantas con dos arroyos, Padilla y El Quejigo.

Vamos a empezar por El Quejigo.

Esa es una zona muy buena de machos monteses,

de venados y de un guarros,

luego iremos a ver berrear los venados.

Tenemos una tirada.

Tenemos piernas.

-Tenemos hectáreas para caminar. -3000 y pico.

Vamos, a ver si tenemos suerte.

(Berrido)

¿Los ves? Bordeando. -Sí.

Va bien armado, fíjate la cuerda negra, negra,

qué bonito es, grueso, grueso.

-Cómo sube, qué fuerza tiene.

-Ahí otro, para arriba.

-Más jovencillo.

-Este sería un venado selectivo

si estuviera a una distancia prudencial.

-Diferencia de un excelente venado, el primero que hemos visto,

grueso, armado, con futuro,

y en segundo, que es un venado selectivo.

No se ha dejado ni apuntarle.

Es un animal que hay que intentar quitar antes de la berrea.

Ninguno de los dos era nuestro, vamos a buscar el nuestro.

La Ribera Alta tiene asegurado el aporte de agua

gracias a que dentro de sus límites

se encuentra el pantano El Quejigo Gordo

y el agua del manantial con la que cuenta durante todo el año.

Esta presencia constante de agua permite abastecer

a toda la fauna de la hacienda a la vez que posibilita

la existencia de un tipo con vegetación

que de otra forma sería imposible.

Esta zona es el barranco de Padilla

y este arroyo, fíjate ahora que no ha llovido nada,

corre el agua, alimenta una de las dos lenguas

del pantano grande por la que hemos entrado.

Esta es la vida de la finca.

El agua es fundamental, si te fijas.

Fíjate como esta todo, han andado las reses,

pero este es el seguro de vida, este es el seguro.

Empieza a hacer calorcito, empieza a apretar.

¿Tomamos un refresco? Sí, te sujeto en el rifle.

-Agua.

-Jesús, voy a aprovechar,

recordarás desde tiempo atrás

te prometí hacerte un cuchillo de remate.

Espero que te guste. -Muchísimas gracias.

Para mí es un honor tenerlo con el nombre de Ribera y todo.

-Seguro que el venado esté por ahí como dando vueltas.

-Espero que lo disfrutes.

-Muchísimas gracias y es un excelente recuerdo.

Continuamos la marcha.

(Música)

La actividad de la guardería en esta época es frenética.

A las labores cotidianas se les añade el conteo de las reses,

el control de los furtivos

y la amenaza constante de los incendios.

Mariano, guardia mayor de la finca, mantiene la alerta en todo momento

y no se separa del walkie ni un instante.

A ver, Mariano, si me recibes. -Adelante.

-Mariano, los ciervos nos acaban de romper la cerca.

Hay que ir a arreglarla.

-Enseguida estoy allí.

(Música)

(Berrido)

Este es valle, que tienen mucha carencia los venados en berrea.

Tenemos una densidad alta.

Es fácil que encontremos algún venado bonito,

con 14-15 puntas.

-Aun así quieres quitarlo. -Sí, vamos a ver si nos deja.

(Berrido)

Por las mañanas, se les oye berrear mucho.

Está muy cerrado y ellos buscan mucho el refugio.

-Parece que se ve algo. ¿No ves una cosa acostada?

Los cuernos, lo que pasa es que está acostada.

¿Les ves las puntas? Está acostado.

Vamos a acercarnos un poquito más.

(Música)

Tiene 14-15 puntas, es un venado bueno.

Hay que ver cuando se levante valorarlo bien.

Estate preparado.

En el momento en que nos vea, se va a levantar.

Apóyate.

(Música)

Tranquilo, tranquilo, que se levante.

Es el que vamos buscando, ahora se levanta.

Ahora, tírale.

Tírale, tírale.

(DISPARO)

Perfecto, perfecto.

-¿Seguro? -Le has dado.

Está tocado.

Enhorabuena, que llevamos todo el día así.

Vamos a esperar cinco minutos. -Me parece bien.

-Vamos recogiendo las cosas, nos vamos por el camino,

que está tocado, pero bien tocado.

Vamos a dejar un poquito.

Me llevo esto.

-Lo hemos conseguido. -Vamos para allá.

-Yo creo que ha sido un tiro perfecto, Eladio.

-Lo he tirado de frente, demasiado de frente.

Se ha levantado y no quería que saliese corriendo.

-Se mete en el monte y ya no lo ves.

-Vamos a ver si lo encontramos.

Vamos a ver, yo le he visto correr al venado.

-Más o menos por ahí.

Ha saltado el arroyo.

-Yo creo que no puede estar muy lejos.

¿Ves? ¿Ves? Ahí le tienes.

Enhorabuena.

Yo creo que está... vamos a ver. -Está muerto, está muerto.

-Estupendo, Jesús. -Vamos a ver.

Qué pedazo de animal. -Precioso.

-¡Qué bonito! El tiro perfectamente encajado.

-Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, 15 puntas.

Muy bien, muy bien, el tiro perfecto.

Muy bonito, muy bonito.

Hemos conseguido el venado, además un venado perfecto.

Ahora vamos a ver cómo lo sacamos de aquí.

Voy a llamar que nos echen una mano.

O bien por ese lado o bien por este.

Nos tocará mojarnos otra vez.

(Música)

(Berrido)

(Música)

Es puro instinto, es tu refugio.

Es tu futuro, es tu gente,

es tu vida, es tu desafío.

"Jara y sedal", la revista de los cazadores.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La Ribera Alta

Jara y sedal - La Ribera Alta

18 nov 2016

Como cada año Jara y Sedal acude puntual a su cita con la Berrea. Este año, acompañaremos a Eladio Muela en un apasionante rececho en la finca La Ribera Alta, en compañía de su propietario Jesús Fernández-Hijicos.

ver más sobre "Jara y sedal - La Ribera Alta" ver menos sobre "Jara y sedal - La Ribera Alta"
Programas completos (180)

Los últimos 182 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios