Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18:00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4843718
Para todos los públicos Jara y sedal - El remonte del rio Alberche - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

(Música)

El invierno ha terminado un año más

en las sierras de Gredos y Guadarrama.

El sol que ya empieza a calentar en las horas centrales del día,

derrite la nieve que aún queda en las cumbres

y alimenta el cauce del río Alberche.

Pese a los numerosos embalses que retienen el agua

durante su trayecto hasta el río Tajo,

el nivel del río aumenta

y limpia de sedimentos los fondos y las orillas.

El agua algo menos fresca y más oxigenada,

avisa a muchos de sus habitantes

de que es el momento de ponerse en marcha.

Las bogas y los barbos

comienzan su migración anual para el desove

y abandonan los fondos oscuros de los embalses,

subiendo en busca de arroyos rápidos

y de agua limpia, donde depositar sus huevos para fertilizarlos.

Con el Alberche en el momento de mayor actividad del año

solo necesitamos encontrar unos buenos aficionados

con los que descubrir cómo pescar en las pozas

y en las brillantes tablas de sus cursos alto y medio.

Y nuestros protagonistas no están lejos,

aunque llegamos demasiado pronto y aún están trabajando.

Pedro y su hermano Óscar,

ultiman las reparaciones en su taller

antes de aprovechar lo que queda de tarde,

en un tramo cercano al municipio madrileño de Aldea del Fresno.

-Venga Perico espabila

que nos tenemos que marchar para arriba.

-Venga vámonos,

que yo creo que con la temperatura que hace

las bogas están en el río ya.

-Venga, vámonos.

-Bueno Perico, parece que está la mañana un poco fresca ¿no?

-A ver si se quitan estos nublados que hay,

y calienta el sol bien, a ver qué tal se da la cosa.

-Yo creo que se va a dar bien, hombre,

porque está saliendo el sol.

Mira qué clarete más bueno hay aquí.

-Aquí es buen sitio, ¿eh?

-Mira, mira, mira allí,

mira qué bandido más majo hay allí.

-Venga pues nos vamos para abajo.

-Madre mía, qué bando hay ahí.

-¡Madre mía!

Este es el tramo medio del río Alberche,

aguas abajo del embalse de Picadas.

Al ser un tramo de caudal regulado,

el nivel del agua va cambiando a lo largo del día.

Ahora está empezando a bajar,

e instintivamente las bogas comienzan a agruparse

en los pozos más profundos.

-Mira, mira, mira, mira dónde están, ahí.

-Yo me voy a poner aquí ya.

Hay zapateras, pero zapateras, zapateras, venga.

-A ver qué tal estreno tiene la caña nueva.

-Como sea como la del pescador...

-El pescador hará lo que pueda, pero la caña hace mucho.

-Cómo se ven pasar ¿eh?

-Sí.

-Mira, mira.

-Y son buenas, son grandecitas.

-¿Cuánto crees que puede haber de fondo ahí?

-Un metro... noventa centímetros o un metro, tiene que andar la cosa.

-Voy a ver...

voy a plomearlo, a ver...

-¿Con qué vas a probar tú, con pan o con gusano?

Yo voy a poner un poquito de pan.

-Yo voy a poner gusano rojo...

-Le dado metro y algo, y mira va perfecta ahí.

-Va bien.

El agua como está tan clara.

-Voy a poner un poquito pan, y veo que...

al pan no entran...

Pan francés y gusano

son los dos cebos que Óscar y Pedro usarán a lo largo del día.

El resto del montaje apenas difiere entre los dos pescadores,

y se caracteriza por lo pequeño de los anzuelos,

del 14 al 18 y por la línea, muy fina,

lo máximo posible para que pase desapercibida

en el agua clara y tranquila de este tramo.

La veleta es otra de las partes claves,

Óscar y Pedro se hacen las suyas

porque las adaptan, por color, forma y flotabilidad

a las condiciones cambiantes de este río.

Más tarde veremos qué sencillos pasos siguen para crearlas.

-Aquí no se ve ninguna,

voy a bajar más para abajo, a ver.

-Ponte aquí.

-Yo creo que voy a dar otro paso más para adelante.

-Lo suyo sería poder entrar desde allí.

Pudiendo entrar desde allí, y lanzar enfrente.

A pesar de ver las bogas a simple vista,

éstas rehúyen al pescador al menor signo de acercamiento,

de ahí la longitud de sus cañas,

que les permiten colocar el cebo desde lejos.

Y como le ocurre a otros ciprínidos en los ríos, como el barbo,

su presencia en los pozos no garantiza la picada.

Sus tiempos de actividad son muy caprichosos,

y suelen coincidir con el aumento de la temperatura del agua,

aunque para nosotros sea apenas perceptible.

-Toda esa chorrera para abajo, se las ve...

...se las ve subir y bajar.

-Es que ahí hay metro y medio de fondo, por lo menos, o dos.

-¡Una!

Esta no se va.

Esta ha tomado bien al gusano.

Esta no es muy grande, yo creo.

-Esa me la has quitado a mí,

yo creo que iba para mí y te has adelantado.

-Me he metido en tu coto. -Ya, ya.

Pedro logra la primera captura de la tarde,

y la rivalidad entre hermanos comienza.

Se trata de una hembra,

reconocible fácilmente durante la época de freza

por su abultado vientre

y por presentar una librea más suave y difuminada que la del macho.

(Música)

-¡Ahí va esta!

-Esa es buena otra vez, te voy a cambiar el sitio, ¿eh?

-Has cogido el agujero.

-Con lo pequeñas que son, lo bravas que están.

-Son muy fuertes, sí.

Es una hembra, ¿eh?

Menuda barriga tiene, esa es una hembra.

-Esta es buena.

-No la aprietes mucho ahora cuando la cojas que...

que te suelta todas las huevas.

-Como mejor me entran, es al gusano rojo.

-Voy a tener que cambiar de táctica.

Voy a renunciar a mis principios...

...con el pan.

-Esa no se puede ir, ¿eh?

-¡Esta no se puede ir!

-¿Qué es un macho o una hembra?

-Muy gordita es.

Muchos pescadores de trucha se sorprenderán

al comprobar la resistencia que presentan las bogas,

y lo que pelean cuando toman el engaño.

-Está áspero.

-Limpito que está, no tiene nada de parásitos.

Esto hace su pesca mucho más entretenida

de lo que podría pensarse,

y garantiza un buen número de picadas

cuando entran en actividad.

-A seguir tu camino.

(Música)

Iniciamos ahora un viaje aguas arriba por el río Alberche,

descubriendo en el camino, puentes, pozos

y toda la vida que alberga en su interior.

Las lluvias de la primavera se suman al agua del deshielo

de las estribaciones de Gredos y Guadarrama

y deja sentir sus efectos en el caudal del río.

Los barbos abandonan los embalses y las aguas tranquilas

de los tramos más bajos

y remontan el río guiados por sus agudos sentidos

en busca de aguas someras y oxigenadas.

Descubrimos en la desembocadura de un pequeño arroyo

el lugar al que logran llegar las bogas.

Una mirada atenta a sus aguas cristalinas

nos descubre a las protagonistas de este programa.

Las bogas han logrado salvar torrenteras y saltos de agua

hasta llegar a este arroyo y están extenuadas.

Apenas les quedan fuerzas, pero ya han realizado las puestas,

éstas pueden verse adheridas entre las piedras, ya fertilizadas.

En unas semanas darán lugar a una nueva generación de bogas,

y muchas ocuparán el lugar que han dejado aquellas

que no han conseguido sobrevivir al remonte.

Muchas se asfixian cuando en su intento por ascender aún más,

saltan fuera del agua.

Tras la freza, los ejemplares supervivientes

regresan a tramos de agua más fresca y tranquila

en los que pasar el verano.

Pedro y Óscar remontan también el río,

en busca de las bogas que están en pleno remonte.

En su afán por subir río arriba,

los cardúmenes de bogas entran en actividad cada cierto tiempo.

-Baja bien de agua el río. -Sí baja bien, sí.

-Con las lluvias que han caído...

parece que va a mantener el caudal.

-Está precioso.

Se ven ya algún bandito de bogas y algún barbo entre medias.

-Ya están empezando a subir. -Sí.

-Y algunas truchejas, parece que se ven por ahí también.

-Fíjate en esa piedra ahí,

lanzar ahí en medio.

-Por esa chorreita para abajo...

-O en esta, ahí para abajo.

-Aquí alguna trucha puedes clavar.

-Sí, porque a partir de aquí, está el río muy truchero.

Siempre remontando su cauce,

los dos pescadores alcanzan el término de Navaluenga,

donde ya conocen alguna buena postura

donde comprobar qué tal se está desarrollando

el remonte durante la temporada.

-Menuda tabla hay aquí.

-Yo creo que por toda esa chorrera de ahí,

tienen que estar subiendo.

Mira, ahí ha brincado una.

-Andan por aquí.

-Vamos a subir un poquito

y ahí a la caída de la chorrera, que ahí se encajona el río.

-Yo me voy a poner ahí.

-Yo me pongo por encima tuya y lo llevamos a la par.

-Vale. -Yo lanzo de aquí para abajo.

-Vale. -Y tú tantea eso de ahí.

-Perfecto.

-¿Qué vas a poner pan o gusano? -Yo pongo gusano.

-Yo uso el pan a ver si funciona mejor,

sino pues cambiamos a gusano.

-Y sino al revés.

-Tú no renuncias a tu cebo favorito, sabes que da resultado.

Cañas de nuevo desplegadas

y los mismos cebos que usaron en el otro tramo del Alberche,

gusano rojo y pan,

y algo de paciencia mientras dura la espera.

-¡Esta es buena!

-Mira, mira cómo se mete ahí en la corriente.

Las bogas están consideradas como peces muy deportivos

porque a pesar de alcanzar solo tallas medias,

oponen una gran resistencia

y son astutas a la hora de tomar el cebo.

-¿Esa que ha entrado al pan o al jamón?

-Está llenita de parásitos, igual que la tuya.

-Están recién subiditas.

-Llevan mucho tiempo en el fondo del pantano.

Vamos a detenernos ahora rápidamente en el capítulo de las veletas

que Óscar y Pedro se fabrican para esta modalidad de pesca.

Todo parte de una varilla de madera de balsa,

a la que da forma en el torno.

Una vez pulida y barnizada, Pedro inserta una argolla

por la que pasará la línea.

A diferencia de otras veletas más grandes o comerciales,

el sedal no va por dentro

sino que sigue por fuera toda la longitud del flotador

hasta el extremo,

donde se fija con un canutillo de silicona.

La argolla se asegura con unas gotas de ciacrilato.

Una fina capa de pintura, que añade el mínimo peso posible

y la parte flotante está terminada.

Pedro fabrica ahora la antena,

que es la parte visible de la veleta,

y la responsable de alertar al pescador de la picada,

por eso su color vivo

sirve para que destaque sobre las aguas del río.

La veleta sirve para alertar de la tímida picada de la boga,

por eso debe reaccionar al mínimo toque en el cebo.

-Esta es zapatera ¿eh?

Cómo tira, mira, mira la caña... cómo se dobla.

-¡Cómo se pone ahí en medio de la corriente!

-Madre mía, si es que me va a partir el hilo.

-Voy a aflojar el carrete.

¡Cómo suelta hilo! ¿eh?

Eso tiene pinta de barbo.

Mira, mira cómo saca hilo.

Se ha metido en la chorrera...

-Aguántale que ya sabes que la línea es muy fina.

Qué cabezón es, mira, mira cómo dobla el puntal

-Dale hilo.

Y se está dejando caer por la corriente abajo.

-Sí, por la chorrera y al final me parte.

Yo creo que ya me hago con él.

-Vete recogiéndole despacito.

Me voy a meter en mitad de ... para luego...

-Ten cuidado con el último arreón cuando le vayas a echar mano que...

-Ya viene entregada.

-Es otra hembra.

Tiene parásitos aquí.

(Música)

Me tienes que dejar los anzuelos del 18.

-¿Sí? -Sí.

-¿Qué llevas, unos muy grandes?

-Llevo uno del 16,

llevaba antes uno finito del 16, pero se me escapaban.

-¡Mírala!

-Esa es buena ¿eh?

-Mira cómo se mete a la corriente. -Qué brava es, también esa.

-¿Qué lleva gusanito rojo o blanco? -Gusanito rojo.

Yo llevo todo el día con el gusanito rojo.

-Yo voy a seguir con el pan.

-Esto es un macho.

Y son más negros que...

y del labio de abajo lo he cogido.

-Es muy negro, sí. -Más áspero.

Tiene aquí un parásito.

-¿Qué tal Perico?

-Están picando de lujo,

lo que pasa es que a mí se me escapan todas, macho.

He sacado alguna, pero se me desclavan.

Tengo un anzuelo de un 16 y es de esos finitos.

-Tengo yo aquí unos del 16.

-No, del 18, pero de los que son duritos.

-¿A ver?

-Los que tienen un poquito más de muerte que los finitos,

que los de carbono.

-¿Estos te valen? -Esos, esos.

No, pero el 18, no el 16.

Eso es.

Déjamelos, los voy a montar ahora mismo porque...

-Yo me voy a poner ahí abajo porque si están entrando...

-Están entrando muy bien.

(Música)

A ver si hacemos una clavada bonita ahí abajo.

-¡Ahí va!, picada.

-A ver esta ¿qué tal es?

¡Qué bonita!

¡Cómo platea!

La pesca de la boga es siempre sin muerte,

puesto que no tiene ningún interés gastronómico,

pero aunque lo tuviera, ya tiene bastantes amenazas

como para que su pesca suponga una más.

Especies depredadoras, como el lucio,

junto a la regulación constante de los cauces de los ríos

provocan una disminución de sus poblaciones año tras año.

En otro tramo del río, no muy lejos de su hermano,

Óscar despliega la caña

con la esperanza de que en este punto,

de aguas mas rápidas, se encuentre algún barbo.

-¡Mira, mira, mira, mira!

Y no tarda en lograr su objetivo.

El equipo responde bien al tamaño y la fuerza

que ejerce el barbo en el sedal, y no se parte.

Por fortuna no hay piedras con las que pueda rozarse.

-¡Vaya barbito majo!

-¡Ahí va!

Pedro obtiene otra picada sin moverse del sitio en el que estaba.

Otra boga, ésta de buen tamaño ha hundido su veleta.

En este tramo,

las bogas comparten las aguas con las truchas,

sin embargo el cebo, del tipo que sea,

no representa un bocado atractivo para ellas.

Como la mayor parte

de los ejemplares capturados hasta el momento,

la boga está infectada de un parásito llamado Lernea.

-Están recién subidas del pantano y por eso...

...tienen estos parásitos.

No es mortal, pero molesta y debilita mucho a los peces

puesto que se alimenta de su sangre.

En unas semanas, la temperatura habrá subido lo suficiente

como para que las bogas detengan su viaje y terminen la freza.

Se las podrá seguir pescando, pero no caminando por las orillas,

sino en algún puesto fijo en algún embalse.

Para entonces Pedro y Óscar ya estarán preparando sus equipos

para la temporada de verano.

(Música)

Jara y sedal - El remonte del rio Alberche

16 nov 2018

La boga es un ciprínido que vive en tramos medios de ríos y en aguas embalsadas si tienen buenas zonas de remonte para reproducirse. El rio Alberche es un lugar muy visitado por el contraste entre sus tramos de corriente y sus zonas embalsadas. Viajamos en la época del desove, en plena migración.

ver más sobre "Jara y sedal - El remonte del rio Alberche" ver menos sobre "Jara y sedal - El remonte del rio Alberche"

Los últimos 211 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios