Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Fuera de emisión

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3842040
Para todos los públicos Jara y sedal - La pesca sobre la espuma - ver ahora
Transcripción completa

Pues después tarde años, no seguí en la pesca.

Subtitulado por TVE.

Galicia siempre ha sido una tierra de grandes pescadores.

Sus costas no son fáciles de recorrer,

y el mar bate con fuerza la mayor parte del año.

Hay zonas a las que no se puede acceder cuando arrecia el nordeste,

un viento que convierte las olas en espuma.

En el pasado, la línea que separa

la pesca profesional de la pesca deportiva

se desdibujaba...

pero las cosas han ido cambiando y lamentablemente hoy

no es tan habitual ver pescadores deportivos jóvenes

lanzando sus cañas desde los acantilados.

Aunque, afortunadamente siempre hay excepciones.

David y Antxo son un ejemplo.

Soy David Morán, me gusta mucho la pesca

por el hecho de que es una manera de desconectar del día de trabajo,

de toda la semana.

Venimos mucho mi compañero y yo porque siempre hay que ir acompañados,

por si algún día pasara algo, que esperemos que no.

Y porque disfrutas más en compañía la pesca.

Y mi pesca favorita es la del sargo.

Por la manera y el atractivo de estar con la boya

y pelear con el pez que nunca se rinde.

Yo me llamo Antxo soy de un pueblo de aquí de Viveiro,

y me afición a la pesca,

aunque ya iba a pescar con mi padre a campeonatos,

a aguantarle la caña, porque aquello no era pescar.

Pues después tarde años, no seguí en la pesca.

Y ahora desde hace unos cinco, seis años,

me volví a enganchar a la pesca.

Más que nada porque es una vía de escape,

hacía liberarte un poco de estar todos los días con la mima rutina.

Y salir a pescar siempre te da buenos momentos.

Y desconectas bastante.

La pesca empieza ya antes de llegar al acantilado...

algunos de los turistas

que se acercan a estas costas en verano

intentan lograr sin éxito alguna captura.

Suelen obviar un detalle fundamental, el cebo.

Qué clavamos en el anzuelo

es la piedra angular de cualquier pesca;

la forma de montarlo o la caña son detalles muy importantes también,

pero menos decisivos.

A lo largo de este programa

David y Antxo nos van a mostrar cómo se pescan diferentes especies,

siempre desde los afilados acantilados de la costa de Lugo.

Sargos, agujas de más de un metro, o maragotas.

Y por supuesto los diferentes cebos que utilizan y cómo conseguirlos.

La pesca de la barbada es una pesca muy antigua,

que pescaban ya los abuelos.

Y la conocimos no hace mucho

y nos parecía una pesca diferente e interesante,

y de vez en cuando por cambiar un poco vamos,

porque además es un pez muy sabroso.

Para la pesca de la barbada,

las horas buenas son el rato antes y después de la bajamar,

y mejor aun si son mareas vivas,

pues quedarán al descubierto

las pozas que habitualmente están cubiertas por el agua.

Casi siempre la barbada está en sitios rocosos donde hay piedras

donde se quedan las pozas

y en esas pozas es importante que el mar entre un poco.

Y que queden los agujeros con algo de agua,

para meter por debajo la caña de bambú

y aprovechar a ver si sale alguna barbada.

La barbada la pescamos con el cebo de tierra,

que es una cosa curiosa, porque al ser un pez de agua salada,

es curioso que te coma en la miñoca de tierra.

Las barbadas no son las únicas que entran a la miñoca,

otras especies de poco valor para la pesca o la cocina

también entran a este cebo, pero éstas se descartan enseguida.

Una pequeña maragota, que por hambre o inexperiencia

ha entrado a la miñoca vuelve al agua.

Aunque parezca sencillo

hay que ir probando una y otra vez con la caña de bambú

hasta dar con las barbadas.

La mejor época es sobre enero.

Y dice la gente que en marzo y abril, no es barbadil.

Así que debe der que no hay que ir a las barbadas, que habrá menos.

Este es el tamaño adulto de las barbadas,

rara vez supera los 30 centímetros.

Se alimenta de pequeños crustáceos y cuando entra a una caña de fondo,

no es raro que escape, ya que al sentirse capturada,

entra a lo más profundo de las lajas y pozas donde vive y rompe el sedal.

Yo voy a seguir aquí. Aquí hay más.

La aguja es un pez que tiene una pesca muy atractiva.

Hay muchos cebos para cogerla,cualquier pescado,

trozos de otros pescados como la sardina, y gambas.

Es una pesca que se puede pescar

con la caña que se utiliza para el fondo,o con la caña del sargo.

Nosotros utilizamos la del sargo

porque es un poco más espectacular la pesca,

porque es un pez que viene peleando mucho.

Y para no andar escamando el pescado en la roca,

pues al levantarlo es mucho más cómoda.

Se pesca con boya también.

Lo atractivo de la pesca de la aguja es cuando pica

y tiene esa época de que pelea mucho.

Es agresiva y da saltos en el mar.

Incluso se echan a los artificiales.

Las agujas son peces pelágicos

y se desplazan en grupos cerca de la superficie,

buscando pequeños bancos de peces o de calamares.

Se acercan a la costa al final del verano y durante el otoño

primero para desovar y después para alimentarse

y recuperar peso antes de regresar a aguas abiertas.

Su pesca es muy divertida entran confiados al engaño

y pelean con fuerza.

Tanta como les permite su tamaño;

los ejemplares más grandes pueden rondar el metro de longitud.

Hay que aprovechar ahora que parece que están entrando.

Con un montaje tan parecido,

en el que solo cambian la profundidad del cebo

y la distancia de la orilla, no es raro que, como en este caso,

entren al mismo tiempo una aguja y un sargo.

El sargo se esconde entre la espuma,

donde baten las olas con más fuerza

y se forman corrientes donde ganan en potencia y velocidad a sus presas

Tardaron en entrar

pero parece que se están poniendo para coger alguna más.

A mi lo que me gusta de la pesca de la aguja es que se pesca,

es muy parecida la manera de armar al sargo.

No hay que meter tanta profundidad y hay que lanzar lejos.

Cuanto más lejos puedas llegar con el flotador mejor,

es un pez que no se pega mucho a la roca.

Tras una mañana de barbadas

y una tarde dedicada con éxito a la aguja,

Antxo y David terminan el primer día de pesca.

Retoman la actividad al día siguiente buscando el cebo

para la próxima modalidad de pesca, la de las maragotas.

Para mi el camarón es el mejor cebo que hay,

para la pesca de la maragota y el pinto.

Aunque mucha pesca también con piaguda,

para mi el camarón es el mejor.

Se cogen en pequeñas charcas que quedan cuando baja la marea

y también en las entradas de las rías.

Se puede coger con una zaranda.

O con esquieiros por las pozas.

Yo creo que todo el mundo que empieza a pescar,

empieza a pescar por la maragota.

También pide que mueva un poco el mar que no esté el mar parado,

buscar los sitios adecuado donde haya mar de fondo.

La maragota, donde mueva el mar

y donde estén las pozas más profundas es donde suele estar, con mucha alga.

Tiene que haber bastante alga,

que es un pez que se esconde por medio de las algas,

para comer camarones, cangrejos, que es de lo que más se alimenta.

Y hay que buscar las zonas más profundas y los pozos.

Las cañas que utilizamos son de cuatro metros y medio

y el aparejo se monta con un bajo de línea,

con un plomo en el final,

y después un ramal de unos 25 centímetros,

hay gente que pone dos,

nosotros en esta costa por lo general ponemos uno,

por no perder alguna pieza por prender con el otro anzuelo.

La pesca en general me gusta,

que la pesca empiece ya cuando sales de casa,

no ir a comprar todo.

Los plomos si que es de mi padre.

El artífice, el que prepara los moldes, y todo.

Y es una comodidad,

porque así preparas tu los plomos del tamaño que quieres.

Y es un ahorro dentro de los que cabe.

El frio y el agua nos recuerdan que estamos en Galicia,

pero todo el esfuerzo se recompensa

con capturas que se suceden, una tras otra,

según va avanzando la mañana.

(Hablan en gallego)

Los pintos comparten espacio con las maragotas,

ambos pertenecen a la misma familia, la de los lábidos

y entran a los mismos cebos en los mismos lugares.

Junto con los sargos y las lubinas,

son también la presa habitual de los pescadores submarinos,

donde los recechan entre las algas.

En los acantilados, frente a la Isla Coelleira,

que en un tiempo llegó a estar habitada,

la costa lucense se precipita al mar entre rocas y praderas de hierba

donde toda la atención del pescador durante el descenso

se concentra en no dar un mal paso.

La pesca del sargo es a lo que nos dedicamos ahora,

que es lo que más nos gusta,

por el hecho de que pescamos con cañas de siete metros,

y la agresividad del sargo

de hundir la boya en el mar cuando pica,

es lo que más nos atrae a esa pesca.

Normalmente la gamba es el cebo que utilizamos,

pero también en ocasiones utilizamos gamusín,

que se puede conseguir aquí en la ría.

Pero es más cómodo la gamba y tiene para mi la misma efectividad.

Según las zonas donde pescamos al sargo y las profundidades que haya

ponemos una medida, unos fondos más o menos.

Si hay mucho calado ponemos unos tres metros, cuatro metros,

si hay menos, según las rocas que haya por abajo,

pues le ponderemos unos dos metros o tres.

Hay veces que si hay mucha profundidad

y el sargo está muy metido hacia abajo,

pues tendremos que poner la medida de la caña de largo.

Los sargos no siempre están activos, como en otras tantas modalidades,

los cambios de marea

suelen afectar al comportamiento de los depredadores

que aprovechan estos momentos para alimentarse.

Nosotrosprácticamente pescamos dos horas ante de pleamar

y dos después de pleamar.

Y tiene que estar el mar picado que mueva, que espume

y donde rompa el mar es donde el sargo puede entrar mejor.

El lastre del bajo de línea,

y el tamaño de la boya dependen de la fuerza del mar.

No es necesario cargar la línea de peso para que llegue más lejos,

porque basta con lanzar a unos metros

donde se forma la espuma.

Cuando se vaya a pescar por las rocas tener mucho cuidado con el mar

el mar no conoce a nadie,

y cuando te despistas un poco y le das la espalda al mar,

te puede venir una ola y te puede llevar,

hay que darle siempre la cara al mar.

Me gustaría también que la gente se concienciara

en tener limpias las costas porque es bonito ver todo virgen,

y por desgracia hay veces que no es así.

Aunque Antxo y David hayan sido capaces

de lograr capturas de barbadas, maragotas agujas y sargos

para hacer un programa completo de Jara y Sedal,

aun quedan muchas más especies y técnicas de pesca

que se pueden realizar desde estas orillas.

Así que es muy probable que dentro de poco tiempo

nos volvamos a encontrar con estos dos jóvenes pescadores.

Yo creo que aquí mucha afición a la pesca no hay.

Va a pescar mucha gente, pero gente joven...

nosotros raras veces coincidimos con gente pescando por ahí fuera.

La pesca es algo bonito e interesante que yo creo que la gente desconoce.

Y me gustaría animarla a que pruebe,

a que pasen un día distinto del día a día.

Que vengan a la costa,

y que disfruten de estas costas que tenemos.

Somos unos privilegiados.

Que mucha gente viene de lejos a pescar,

y nosotros que lo tenemos a cuatro pasos,

pues muchos no sabemos disfrutar de ello.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La pesca sobre la espuma

Jara y sedal - La pesca sobre la espuma

23 dic 2016

En la costa norte de España, la pesca desde acantilado ofrece la posibilidad de capturar muchas especies diferentes, siempre que se conozcan los montajes y los cebos necesarios para su captura. En esta ocasión, dos pescadores jóvenes muestran dónde y cómo pescar sargos, maragotas, agujas y barbadas.

ver más sobre "Jara y sedal - La pesca sobre la espuma" ver menos sobre "Jara y sedal - La pesca sobre la espuma"

Los últimos 182 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios