Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18:00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5025638
Para todos los públicos Jara y sedal - Cambio de generación - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Adiós, Joserra. Hasta mañana. -Hasta mañana.

-Ay mis chicos. -Tía Toya.

Bueno, ya estáis aquí.

Mucho tiempo sin venir. Os voy a dar.

A partir de ahora ya sabéis que vosotros vais a ser mi sustitutos,

vais a hacer lo que yo hacía.

Lo vais a hacer con Joserra,

porque él además está más enterado que yo ahora mismo

y os puede acompañar.

Así que mañana a por los muflones, ¿de acuerdo?

Y aprovechar la berrea, ¿habéis oído la berrea maravillosa?

-Sí, sí.

-Venga, vamos, os necesito para que me echéis una mano.

Para mí la caza es una parte muy importante de mi vida.

He disfrutado mucho.

Ahora cazo menos por unas circunstancias que yo...,

físicamente me encuentro peor, pero, me encanta la caza

y disfruto horrores con lo que cazan los demás, muchísimo.

Muchísimo, no os podéis ni imaginar.

Tanto como si lo cazase yo.

Los campos de La Mancha

con la sierra de Alcaraz en la lejanía,

enmarcan nuestro destino de hoy.

En este rincón de Ciudad Real, encontramos a Toya Patón

una mujer que ha dedicado su vida a la naturaleza.

Me he criado en el campo, he vivido en el campo,

y por eso adoro la naturaleza.

He vivido rodeada de animales,

he vivido rodeada de gente de campo y es lo que me gusta.

Soy hija, nieta y biznieta de agricultores, ganaderos y cazadores.

Desde que soy muy pequeña, tan pequeña como 3 años o 4,

ya me llevaban a las monterías.

Por tanto, la caza me atrae extraordinariamente,

porque además considero que los animales de caza,

son una parte importantísima de la vida agropecuaria de esta tierra.

Muy importante.

Y a la larga será, seguramente,

de las cosas más importantes que tengamos en Castilla La Mancha.

Su pasión por la naturaleza

y las ganas de ayudar a su familia con el ganado,

despiertan su vocación,

hasta el punto que en los años 80 Toya se convierte

en la segunda veterinaria del colegio oficial de Ciudad Real.

Un accidente mientras curaba a un caballo la obliga a retirarse

y la vida la lleva a buscar otras alternativas

hasta descubrir que de nuevo en los animales

estaba su futuro.

A la artesanía cinegética que elaboro

llego, precisamente, porque me gustan muchísimo los subproductos,

por llamarle de alguna manera que deja la caza.

Los huesos, las cuernas, los cuernos,

las cerdas del jabalí...

Todos los subproductos que casi nadie aprovecha.

Y ahí es donde yo entré a hacer mi artesanía.

A sacarle algo muy bonito,

después de comerme la carne del animal que habíamos cazado,

el hueso, que habría que quemarlo o enterrarlo,

con eso hago joyas.

La manera más clara que entendáis que es mi artesanía,

es utilizar todo aquello que no se come ni el hombre, ni los buitres.

Eso es lo más importante.

Lo genial de esto es que este hueso, ya ha hecho un caldo,

ha hecho un cocido.

De tal manera que el aprovechamiento es total.

Tú le compras al carnicero los huesos haces un cocido, una comida,

le sacas el caldo,

y el sabor que es buenísimo,

y posteriormente haces la joyas.

Ya lo hemos pulido, ya lo hemos abrillantado,

está perfecto.

Ahora vamos a montar la pieza.

Ahora cogemos los abalorios como hemos dicho,

vamos a probar a ver cómo queda más bonito,

vamos a coger varios abalorios y vamos a probar.

Ponemos el bastoncillo de plata...

Buscamos una perla...

Después metemos el elefantito...

Y ya está.

Ahora ya, con unos alicates le vamos a hacer el pequeño enganche,

aunque luego después le tangamos que hacer...,

le tengamos que poner otra pieza para colgarlo.

Entonces se hace así...

Pero ya está hecha la pieza.

O sea, que hemos hecho un caldo, hemos hecho la comida...

Y además tenemos una pequeña joya.

Bueno chicos,

ha llegado el día, vais a ir con José Ramón

a cazar dos muflones selectivos.

Estamos en la época de berrea pero es el momento de los muflones.

Entonces vamos a hacer eso y lo vais a hacer vosotros.

Os vais a ir con José Ramón que es un gran experto, ya lo sabéis,

yo ya no tengo edad ni ganas de ir con vosotros

porque ya no puedo,

y él os va a acompañar, ¿de acuerdo?

Así que venga, paso de generación. Besitos.

José Ramón, suerte, hijo. Ten cuidado con ellos, ¿eh?

-Sí, sí.

Nos vamos que ya empieza a despuntar el día y es buena hora, ¿vale?

José Ramón es el ingeniero de la finca,

un experto cazador que acompañará hoy a Gonzalo y Martina,

en este rececho de dos selectivos de muflón

en plena berrea del ciervo.

Voy a hacer una entrada aquí.

-Una cosa, ¿por qué no vamos a cazar un venado?

-Pues mira porque estos ciervos,

tenemos una población bien equilibrada,

además tenemos que dar monterías.

Y sin embargo el muflón normalmente lo cazamos a rececho

y nos interesa tener una población bien equilibrada

y sobre todo, que no haya animales selectivos,

animales con los cuernos al cuello y nada de eso.

-Desapareció un poco la mujer en el mundo de la caza.

Iban a acompañar a los maridos, pero no cazaban ellas.

Y ahora estoy viendo que la gente joven, mi sobrina incluida,

se han picado con la caza y es maravilloso,

porque, estamos volviendo las mujeres a tomar protagonismo,

como casi en todo, pero bueno, aquí también es más difícil.

-Vamos a ir despacio porque hay una cierva ahí

y está mirando.

El venado está muy encelado está tranquilo.

Vienen por ahí los muflones. Me voy a ir para allá.

-Ese cambio generacional que debería haber existido ya hace tiempo,

está pasando en este momento.

Y entonces las mujeres,

están volviendo con una ilusión enorme a la caza

y eso me hace muy feliz.

Y me encanta hablar con ellas porque yo soy la abuela de todas ellas,

claro por la edad.

Es gente de veintitantos, de 20, 25, incluso de 18,

de 16, que aún nos están pudiendo cazar,

pero que se están entusiasmando con la naturaleza.

Y eso me encanta. Me encanta oírlas, hablar con ellas,

que me pongan wasap,

que me pregunten que yo les conteste. Es divertidísimo.

-Vamos.

Vamos a ir por aquí por esta trocha,

y vamos a hacer una asomada en un balcón que hay ahí,

que podemos ver bien.

Es una zona rocosa y a lo mejor hay algún muflón

de los que tenemos visto, ¿vale?

Vamos para allá. Tened cuidado.

-Yo creo que hay que amar antes la naturaleza que la caza.

Tú tienes que saber lo que tiene la naturaleza

y, a base de ir conociendo la naturaleza,

entiendes y comprendes lo que es la caza.

Amar la naturaleza y ser cazador, no solo no es una contradicción,

es lo normal.

-Mirad, veis la querencia en el fondo del valle,

es uno de los sitios donde más animales tenemos avistados.

Vamos a intentar acercarnos a ver si localizamos alguno

que cumpla los requisitos que estamos buscando hoy

y lo podemos abatir, ¿vale? -Perfecto.

-Venga, vamos por allí. -Vamos por allí.

El paisaje de la finca mezcla los campos de cultivo

con el monte bajo.

En plena berrea los ciervos se exponen más

dejándose ver con facilidad en los claros,

no así como los muflones, más huidizos y recelosos.

Saber sus querencias es determinante para su rececho.

Lo que estoy pensando es sentarnos aquí,

y esperar a que vengan.

Vamos a andar hacia allá, a ver si hubiera alguno más.

Vamos a ponernos ahí detrás de ese enebro,

así tenemos más ángulo de tiro

y se puede jugar mejor con uno que hay ahí,

que creo que puede valer.

Vamos a ir agachados y despacito para que no nos vea.

La manada está ahí.

En la esquina del vallado ese...

Ya se ha ido.

Mala suerte, tenemos que intentarlo otra vez.

Vamos a ir a la casa a tomar un café...

Así me quito la chaqueta que ya va haciendo calor...

Reponemos fuerzas y seguimos, ¿vale? -Venga.

-Va a hacer buen día hoy.

A pesar de que no ejerce como veterinaria,

Toya está muy pendiente de la gestión y del día a día

de la finca familiar.

-Vamos a dar una vuelta. -Vamos a dar una vuelta.

Vamos a ver los bebederos.

Vaya año más malo, ¿eh? Gustavo, vaya...

-Tres semanas...

Ese tiene algo de manantial porque el agua está muy limpia.

-Sí, siempre ha tenido, o sea que bendito sea Dios.

Y la berrea está siendo fantástica, ¿no?

-No ha llovido nada. -¿No ha llovido nada?

-Aparte empezó muy pronto.

-Es verdad, porque en agosto cuando estuve aquí que no estaba usted,

berreaban mucho.

Y los muflones, ya están en celo también.

-Sí.

-Venga, vamos.

Gustavo, a ver cómo está esto de agua.

A ver. -Esta profunda, pero aún mana.

-A bueno, pero tiene, sí.

Este es el único manadero que tenemos natural.

Menos mal que aquí tenemos agua,

que esto sigue manando maravillosamente bien

desde mis bisabuelos.

-Y también gracias a los pozos y las mangueras que hemos tirado,

porque hay mucha sequía

y había que hacer ampliación también este año...

-Es verdad. -700 metros ahí en la Mogina.

-Váyase usted a echarles de comer a la zona de los cortijillos

donde usted vea, porque sabe más que yo de esto que está aquí,

y yo me voy a dar una vuelta a disfrutar de la berrea,

a ver si encuentro muflones,

y luego ya me voy para la casa,

así que si ve usted que cuando haya vuelto no estoy en la casa

vaya a buscarme,

que voy a coger mis cosillas

de esas que me gusta buscar por el monte, ¿de acuerdo?

-De acuerdo. -Hasta luego, Gustavo.

La gestión cinegética es tan importante

como mantener un equilibrio entre unas especies y otras

que hay en los cotos de caza.

Mirar mucho qué es lo que tienes para saber lo que puedes criar

y lo que puede mantenerse.

Cuando ya tienes un coto más o menos organizado,

tú tienes que ver si el agua la tienes en suficientes sitios,

y si no, gestionar que ese agua llegue hasta otros ciertos sitios

para que los animales no se acumulen.

Tan importante como el agua por supuesto, es la alimentación.

En los cotos cerrados a veces faltan ciertos alimentos;

hace falta ponerles unos suplementos alimentarios.

Pero luego hay una parte muy importante

que es, la sal, el calcio...

Que no se les puede meter en esa alimentación que se les proporciona,

sino que el animal tiene que buscarla y comerla cuando la necesite,

porque un exceso es malo y un defecto, también.

La caza en sí es una fuente maravillosa

de recursos para las tierras.

Por ejemplo:

Más o menos calculamos que en la provincia de Ciudad Real

la caza da 6.000 puestos de trabajo directos,

y prácticamente permanentes durante todo el año.

Imaginaros los que es eso, ¿eh? Es mucho.

Que tenga claro todo el mundo en España,

que los cotos particulares

y toda la gente que se dedica a la caza,

mantiene un número enorme de puestos de trabajo,

y que a la larga,

será lo que mantenga nuestro patrimonio natural en España.

La berrea es uno de los espectáculos más bonitos de la fauna ibérica.

Por qué, porque te hace disfrutar mucho

y porque ves, cómo el animal, el macho, pelea por tener su harén,

por cubrir a esas hembras,

por reproducirse él, por pasar sus genes a otros,

cómo todo el día está berreando,

lo cual le hace perder muchísimas defensas

y baja mucho en peso;

le crea un problema enorme en todo lo que es la garganta,

porque los ganglios se inflaman,

Y todo eso es para los que lo vemos, una preciosidad.

Y para ellos es prolongar su especie.

-Bueno, pues ya hemos repuesto fuerzas chicos,

vamos a ver si continuamos con el rececho.

Vamos a ver si tenemos suerte.

Con las fuerzas renovadas y algo menos de ropa,

el rececho continúa...

La tarde avanza y el sol no tardará en buscar su ocaso.

Lo ves allí el muflón y allí también hay otro.

Pero yo creo que aquel... -Juntos.

-Espérate, espérate...

Si se pararan en el camino, sí le puedes tirar.

Pocas oportunidades se han presentado

y esta parece que tampoco va a ser fácil...

O el muflón sale al camino

que marca el vallado que protege los cultivos

o se perderá de nuevo en pleno monte.

-Joder... -Les ha dado.

-Les ha dado.

-Me he dado con todo el visor en... -Le has pegado.

Buen tiro, ¿eh? -Gracias.

-Muy bien cazado.

Un animal que era de quitar.

El cuerno va hacia el cuello.

Este animal podría haber tenido una muerte horrible.

Pues vamos a llamar al guarda, para que venga a recogerlo

y vamos a continuar con el rececho. Ahora te toca a ti.

Venga, vamos para allá.

Vaya testón de reses que hay, ¿eh? -Espectacular.

-Hay ciervos...

Mira como va el macho a proteger la hembra.

Debajo de los pinos hay dos muflones...

Hemos visto antes los jabalíes metiéndose al valle.

-Mira como la ha entrado.

-Pero mira, mira...,

como el grande está expulsando al pequeño. ¿Lo veis?

Está enseñando un poquito de respeto.

Tiene su harén y no se lo toca nadie.

A él le tocará más tarde optar a las hembras.

Vamos a hacer la asomada en la zona de los perfumes

que como es un acantilado rocoso ahí suelen ir los muflones.

Ahí también tenemos localizado

alguno de los selectivos que podemos abatir.

En esta parte de la finca el terreno se vuelve más abrupto

y la vegetación más espesa y cerrada,

una dificultad más,

para este primer rececho de muflón de Martina.

El muflón no es fácil cazar porque es un animal

relativamente huidizo.

Y además es que tienes que buscarlo mucho, andar,

entonces el ruido, como oye muy bien...

Suelen estar muy recelosos.

No es nada fácil cazar un muflón a rececho. Nada fácil.

-El muflón se ha escondido detrás de aquellas encinas,

seguramente salga y lo veamos en esos pequeños riscos.

Vamos a entrarle por aquí...

A ver si conseguimos un buen ángulo de tiro,

porque él va a salir allí, ¿vale?

Creo que le podemos disparar bien.

Venga, vamos.

Esta ahí arriba en aquellas peñas.

Lo ves. -Sí.

-Va a subir para arriba.

Vamos a colocarnos ahí.

Tú te pones a mi izquierda y a tu lado pongo el trípode.

Ahí lo tienes. -Perfecto.

-Venga. ¿Seguro?

¿Lo ves? -Sí, perfectamente.

-Tranquila. Ahí, ahí lo tienes. Tírale ya.

-Le has dado. Pero vamos que hay que vistear.

-Saltamos por aquí. -Sí, sí.

Le has pegado bien, ¿eh?

Tiene que estar cerca de aquí. -Está perdiendo muchísima sangre.

-Le has pegado muy bien.

Martina tiene que estar contenta, ha sido un lance largo y difícil,

digno de una experimentada cazadora.

Tiene que estar por aquí cerca, seguro.

-Sí, hay muchísima sangre por aquí.

Mira, sigue por ahí.

Aquí está.

-Ahí lo tienes.

-Que bien, Martina, tu primer muflón.

-Bueno el primero...

-Enhorabuena por tu primer muflón. -Gracias, gracias.

-Bueno pues nada. Como ves es un animal que se le cerraban los cuernos

Muy bien cazado, bien visteado...

Para ser tu primer muflón era un tiro difícil,

y ha estado genial. -Gracias.

-Y como al otro, vamos a precintar el trofeo.

Vamos a llamar al guarda...

Y hacer todo lo que tenemos que hacer con él. Venga, vámonos.

El cambio de generación está asegurado.

Gonzalo sigue cogiendo experiencia

y Martina ha dado cuenta de su primer muflón,

seguro que Toya ha disfrutado hoy viendo cazar a los que más quiere.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

Jara y sedal - Cambio de generación

01 mar 2019

Hay nombres en el mundo cinegético que no necesitan presentación, el de Toya Patón es uno de ellos. Veterinaria, cazadora, artesana, el rececho de dos selectivos de muflón, en plena berrea del ciervo, se convierte en un buen motivo para conocer más de cerca a Toya Patón

ver más sobre "Jara y sedal - Cambio de generación " ver menos sobre "Jara y sedal - Cambio de generación "
Clips

Los últimos 217 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos