Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Fuera de emisión

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3824677
Para todos los públicos Jara y sedal - La becada de Tona - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Esta joya del siglo XI,

mitad románica, mita gótica,

es la encargada de darnos la bienvenida.

La hernita de Lourdes, vigila desde las alturas

la localidad barcelonesa de Tona,

destino del programa de hoy.

Sus algo más de 8 mil vecinos

disfrutan de un pueblo cuidadoso con su pasado,

pero sin dejar de mirar al futuro.

Recorrer sus calles y disfrutar de sus rincones

es un de esas experiencias que sin duda,

son difíciles de olvidar.

Encuadrada dentro de la Plana de Vic en la Comarca de Usona,

Tona es en la actualidad un destino veraniego

para todos aquellos que buscan tranquilidad,

y que hacen de paseo y la conversación, una virtud.

Pero también es el lugar donde se esconde la protagonista

de los próximos minutos.

A medio camino, entre los Pirineos y la Costa Brava,

la Comarca de Osona, se distingue por su diversidad

de recursos históricos,

y por ser una de las zonas preferidas,

de los amantes de las actividades al aire libre.

Osona, es conocida por sus extraordinarios

y bellos paisajes naturales,

y una visita a estas tierras

se convierte en una experiencia para los sentidos.

La dama del bosque encuentra aquí su refugio,

La Becada, es un animal huidizo y enigmático

que encandila a muchos cazadores

por lo difícil y hermoso de sus lances.

Los bosques húmedos y densos con pastos y praderas

que forman esta Comarca,

son el habitad perfecto para está ave.

En España, es posible encontrarla en las zonas boscosas dl norte

aunque, también esta presente en el centro y sur peninsular,

y por supuesto, en los dos archipiélagos,

el canario y el balear,

en esté ultimo, incluso, hay constancia de su cría.

Los rasgos que la caracteriza son su pico largo,

que puede llegar a medir hasta 80 milímetros

y que es extremadamente sensible,

sus grandes ojos negros que le permiten,

una visión de 360 grados,

y su plumaje jaspeado de marrones y rojos

que la hacen pasar casi inadvertida.

La caza de la Becada, en España,

es una modalidad muy extendida entre nuestros cazadores,

en la mayoría del territorio español

es posible disfrutar del rápido vuelo de la Sorda,

huyendo del frío nórdico,

está ave se desplaza hasta nuestra península

en busca de un invierno húmedo y extremo.

Becaderos como Víctor,

aseguran, que son, los primeros días de diciembre,

los mejores para echarse al monte e ir en busca de la Becada.

El éxito o el fracaso de una jornada de caza

de sordas como esta,

grabada en tierras cántabras,

depende en gran medida de los perros que se lleven al bosque.

Las muestra de los perros

es un de los momentos mas espectaculares

de esta modalidad de caza.

Inmediatamente reciben las emanaciones de la Becada,

el hocico de los canes apunta directamente

al lugar donde está o ha estado la chocha Perdiz.

Además, de unos buenos canes

el cazador debe saber los lugares que suele frecuentar la Becada,

por lo general, se acomodan en sitios

donde puedan recibir los primeros rallos de sol,

y a resguardo del viento para evitar que se muevan las plumas.

Los lugares por donde se mueve la Becada

obligan a los perros a separarse bastante metros del cazador.

Poco a poco, los antiguos cascabeles

van dejando paso a las nuevas tecnologías

como el GPS,

que permite saber casi al milímetro,

donde hacen la muestra los canes.

La dureza del terreno

y las largas caminatas en continua alerta

hacen de la caza de la Becada,

una de las más exigentes.

Por lo que, un buen becadero no debe descuidarse,

su forma física.

la Sorda, lo pondrá siempre difícil,

y llegar hasta ella será una autentica aventura.

A veces, llegar hasta el sitio donde marca el animal,

lleva su tiempo,

un buen perro becadero,

aguantará la muesca sin levantar la pieza

hasta que el cazador aparezca.

Llega la hora del disparo

y lo difícil es templar el punto de mira

cuando la Becada sele muy cerca.

Los cañones más habituales son los cilíndricos,

o de cuatro estrellas,

perfectos para zonas boscosas y de cortas distancias.

En cuanto al perdigón utilizado

la mayoría de los becaderos se decanta

por los cartuchos del nueve y del diez,

con taco tradicional.

Hay que estar pendientes.

¡Cobra!, muy bien.

¡Cobra, Peca!

Zonas quemadas como estás,

son lugares donde la gallinata busca gusanos

entre la madera putrefacta.

Las nieves no son un gran problema para la Becada,

es más, hay quien asegura, que con los primeros copos

es cuando mejor se caza.

No solo se resguardan del viento para que su plumaje no se mueva

evitar una nube olfativa

es el otro gran reto de la Sorda

y así evitar a sus muchos depredadores.

Su quietud, ante el peligro,

incluso, ni parpadean,

y su formidable plumaje la hacen casi invisibles a la vista,

de ahí, la importancia de los perros para encontrarlas

a través del sentido del olfato.

No siempre llueve o nieva al gusto de todos,

y cuando lo hace tan intensamente como en esta ocasión,

la lógica y la seguridad,

obligan a retirarse y a esperar,

un mejor momento.

De vuelta en la Comarca de Osona,

nos adentramos en sus frondosos y espesos bosques

acompañados de Juanjo y Toni,

dos cazadores de la zona,

y miembros de un grupo de apasionados de la Becada.

A ver si tenemos suerte y encontramos ahí alguna Becada.

Ellos dos van a empezar a cazar en está parte del bosque,

mientras que sus compañeros de afición,

lo harán justo, al lado contrario.

Tenemos suerte.

A pesar de las fechas en las que nos encontramos

a principios de diciembre,

los fríos invernales no han llegado a estas tierras de Tona,

las cumbres de los Pirineos siguen sin nieve,

y eso dificulta aún mas las cosas

a la hora de encontrar Sordas.

Bosco, Maya y kis, tres Setter ingleses

serán los encargados de seguir el rastro de las Becadas

que estén escondidas

entre la vegetación de estos bosques catalanes.

Me pongo la chaqueta, pero frío poco, eh.

Sí me voy a quitar esto, yo...

Cada vez es más normal ver a los becaderos

acoplar los collares GPS a sus perros,

este sistema no solo permite saber

dónde y cuándo está el perro de muestra,

sino que además,

evita a los cazadores pasar por la dura situación

de poder perder a sus perros.

Calibrar perfectamente estos dispositivos

se está convirtiendo ya en una rutina.

Las nuevas tecnologías también se van haciendo

un sitio importante entre nuestros cazadores.

Toni cazará con una automática de sesenta y seis de largo,

polichoque tilirico y plomo del número diez,

de cuarenta y dos gramos.

Juanjo, lleva una súper puesta de cañones estriados,

el mismo plomo que Toni,

y el gramaje dependerá de lo limpio o sucio

que esté el bosque.

Pues, vamos a ver un rincón de aquí arriba,

Es domingo,

La vemos,

y la cubrimos bien cubierta, eh.

Vale.

O sea, una vez que cubra allí,

en aquella zona de allí,

a ver si tienes encontrado alguna.

Conocedores de la zona y de las costumbres de la Becada

Juanjo y Toni se dirigen a los sitios

donde habitualmente suelen verlas.

La Sorda es un ave que vuelve siempre al mismo sitio

si se la espanta sin mucha algarabía.

En el grupo delos perros

dos veteranos como Bosco y Maya, ambos de siete años,

serán los encargados de llevar el peso de la caza,

mientras que kis, una joven hembra de año y medio

es la novata del grupo.

¡Quieta, muy bien!

¡Quieta!

Muy bien.

¡Bosco, quieto!

¡A ver quieta!

Le has dado. Le he dado.

¡Porta, porta va!

¡Porta, porta!

¡va, busca!

Va, va, va, va. Esta es muy grande.

Va, va, va.

¡Trae aquí!,

¡Eh, Kis, ¡ven aquí!

Joder, máquina, mira quien vive, toma.

Muy bien tío.

Joder.

Que ha quedado bien.

sí, si, eh.

Nos ha sorprendido, eh.

Joder, estaba yo ahí.

Bueno muy bien.

Bueno, otra más.

venga, otra pal bote.

Para sorpresa de todos la Setter mas joven

ha sido la encargada de cobrar,

y Toni, el primero en probar su buena puntería,

Jara, vamos a bajar ahí abajo a ver si tenemos...

Al otro lado del bosque, Diego busca,

la misma suerte que Toni.

Diego es un experimentado cazador de menor,

pero la Becada, es su gran pasión.

Lo acompañan dos bretones Erika, y Go,

sus viejos amigos de aventuras de caza,

juntos han recorrido estos parajes

en largas jornadas becaderas.

Diego agiliza el paso,

Erika parece que está puesta

y no hay que hacerla que esperar.

¡Va, blanca!

Tráela, tráela.

Para desgracia del cazador

La Sorda se les ha adelantado y ya no está,

pero la Bretón ha vuelto a demostrar

que tiene buenos aires.

Este precioso Setter blanco y negro es Sígalo

un macho becadero que Isaac lleva a sus salidas ala monte.

Isaac es el más joven del grupo

de los que hoy se han decidido a salir al bosque.

El gusanillo de la Becada lo lleva desde bien pequeño

y prácticamente no coge su escopeta

mas que para disfrutar de la Sorda.

Sígalo y Diego el Pointer de Ricar, el otro miembro del grupo,

están marcando la Becada,

Isaac que esta cerca corre hasta los perros.

Diría que no.

Estaba muy tapada, eeh

¡Ahh!

Me había puesto aquí, y la tenia bien.

Al igual que Isaac,

Ricard prefiere la Becada a cualquier otra pieza menor,

la dificultad,

las largas caminatas

y la incertidumbre que supone buscar a la chocha perdiz

le tiene enganchado a esta modalidad de caza.

Para Ricard, lograr bajar una Sorda

es disfrutar del encanto del bosque,

por eso, en cuanto puede,

se echa su superpuesta al hombro

y se adentra en formidables parajes toninqueses.

Mira aquí puede ser que halla estado comiendo la Becada,

en esta parte.

No ha vuelto a escucharse un disparo

desde que Toni bajo aquella Becada.

Juanjo sigue a buen ritmo recorriendo todos esos rincones

que tantas sorpresas le han dado en ocasiones anteriores.

A Maca y Kis les ha dado el viento

y Juanjo intenta seguir lo pasos de los dos Setter

no sin alguna dificultad,

el terreno en algunos puntos se pone complicado y exigente.

No puede andar muy lejos la Sorda,

los perros están calientes,

y no paran de encontrar rastros.

Juanjo no pierde detalle de cada sonido

y movimiento del bosque.

Muy bien, ¡va, va!, muy bien.

¡Vamos, va!

¡Va, vea, vea!

Sin nieve en las cumbres difícilmente las Becadas bajan

a buscar refugio en estos montes.

El sol sigue en todo lo alto

y el empeño de Juanjo por seguir buscando

le lleva a no dejar un palmo de terreno sin cazar,

a pesar de lo complicado que es avanzar en algunas ocasiones.

¡Vamos!

Kis, es la primera en marcar la Sorda.

Maca respeta perfectamente la apuesta de Kis.

Kis a pesar de su juventud aguanta la muestra

y se ve que va aprendiendo rápidamente.

¡Porta, porta!, ¡porta!

¡porta, porta, va, busca!

¡Va, va, va, vaaa!

¡Porta!, ¡porta!,

Muy bien, muy bien, porta,

¡Ooh, ooh!, muy bien, muy bien,

muy bien Maca, muy bien, muy bien.

Venga, venga.

Tanto empeño ha tenido su recompensa

y pero y cazador dan por finalizado el día

después de una dura y exigente jornada becadera.

Las dificultades no han sido pocas

pero de todo he sabido que cuando se sale a buscar

a la dama del bosque todo es posible,

incluso verla.

Muy bien.

Esto no es tu nido,

es, tu refugio,

es tu futuro,

es tu gente,

es tu vida,

es tu desafío,

"Jara y Sedal",

la revista de los cazadores.

Subtitulación realizada por Francisco José Fernández Rey.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La becada de Tona

Jara y sedal - La becada de Tona

09 dic 2016

La becada es una de las aves más esquivas y difíciles de cazar. Se necesita una excelente preparación física ya que se peinan grandes distancias de diferentes tipos de terreno hasta dar con ella.

ver más sobre "Jara y sedal - La becada de Tona" ver menos sobre "Jara y sedal - La becada de Tona"

Los últimos 182 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos