Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Fuera de emisión

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3818783
Para todos los públicos Jara y sedal - El gran marlín azul - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Como un enorme imán,

las islas Canarias atraen a todo tipo de turistas del mundo entero

Unos van por el clima de sus playas,

otros por su naturaleza,

su gente y su cultura.

Pero a los espectadores de Jara y Sedal

le interesan especialmente, por su mar y por su pesca.

Las Canarias son un punto clave;

ocupan un lugar destacado en todo en todas las cartas náuticas.

Porque son paso obligado en la navegación

hacia el continente Americano.

Para la gente de mar,

el archipiélago es la última vista tierra firme

antes de aventurarse durante semanas

en el azul intenso del océano Atlántico.

Empujados por los vientos y las mareas

que unen tres continentes.

Esta ruta marítima también la comparten

los grandes pelágicos;

especie cuya pesca atrae el interés de aficionados de todo el mundo.

Sea para la navegación, o para la pesca

en los puertos canarios,

hay espacio para más de siete mil embarcaciones.

Hoy, como en ocasiones anteriores

nos fijamos en un barco en concreto;

el Aura Marina,

y en su tripulación, la de Oscar Pinedo.

¡Vamos!

Ya está todo preparadito, que bien.

Pues nada, ya estamos listos.

Ya hemos compartido con estos tres pescadores muy buenos momentos,

a bordo de este barco.

Con ellos hemos tenido la suerte de pescar en otras ocasiones

y sabemos que vamos sobre seguro.

Hoy el listón lo hemos puesto muy alto,

porque en esta salida lo que buscamos

es el más difícil todavía,

la captura del gran Marlín Azul.

A velocidad de crucero,

Oscar y su tripulación tardarán

unas horas en rodear toda la isla,

desde el sur, en el puerto Marina Rubicón,

hasta el extremo noreste de la isla de la Alegranza.

La salida del puerto a una hora tan temprana, responde,

a un hecho que puede decidir el éxito o el fracaso de la jornada.

Para Oscar es muy importante llegar a la zona de pesca

antes del primer reparo de las mareas;

Es decir, en el momento en el que la marea cambia de alta

a baja o viceversa.

Estos ciclos afectan al comportamiento

de los bancos de pequeños peces,

de los que se alimentan los depredadores más grandes,

y entre ellos, los grandes pelágicos oceánicos;

como el marlín azul,

los de mayor tamaño de la familia de los picudos.

Hoy tengo un buen...

Ahora que hace el repunte que está aclarando.

-Sí estamos en buena hora.

El tiempo está muy bueno,

y a ver si...

A ver si canta el gallo.

La actividad en el barco a estas primeras horas de luz,

se centra, en preparar los aparejos para la pesca.

Usarán cuatro muestras,

en todos los casos, pulpos lastrados con dos anzuelos del doce.

Para el manejo de la caña en la silla,

Scott se ajusta al arnés,

para que el caso de picada solo tenga que ponérselo

y comenzar la lucha.

Las cañas son de mango curvo,

especialmente diseñadas, para la pesca en silla de combate.

Para la pesca de peces del porte del marlín

la fuerza de los brazos no es suficiente.

La ventaja de la silla y el arnés

es poder ayudarse de todo el cuerpo,

aferrado, a un solo punto fijo.

La captura y suelta del pez,

que puede superar los trescientos kilos,

entraña grandes riesgos.

Sí, ¡perfecto!

Por esos los equipos, que se emplean, son muy potentes

y llaman la atención por su robustez y su tamaño.

Largaran dos muestras a mayor distancia,

desde los tangones.

Estos, amplían la envergadura y la altura del barco,

para alejar los engaños entre sí.

En caso de picada, estos se soltarán

y todo el esfuerzo recaerá sobre la caña.

Rubén y Scott largan las muestras que van a popa;

estas irán a una distancia menor

que las que se han suspendido de los tangones.

Oscar ha decidido colocar equipos diferentes;

en los tangones emplea líneas de ciento treinta libras

con cañas muy potentes.

Los equipos de la popa son más ligeros.

Líneas y cañas de ochenta libras.

Merece la pena hacer un alto en el camino

y conocer la historia de Oscar,

este vasco llegado a Lanzarote hace veinticinco años

y cuya vida se ha desarrollado, siempre, mirando al mar.

Y lo hace desde todos los puntos de vista.

La navegación y la pesca le atrajeron a Canarias

y desde entonces, no ha dejado de bucear, en sus aguas

o de salir a pescar.

Conoce bien sus fondos, y todas las especies

que pueblan estas aguas.

Con su mujer, Aura

no quedan lugares a los que no hayan bajado para pescar;

o muchas veces solo por el placer del observar

la riqueza submarina de estas latitudes.

Hace ya unos cuantos años,

que Oscar ha logrado cumplir uno de sus sueños;

vivir del mar y para el mar.

Hace salidas con pescadores experimentados,

que exigen los servicios de un chárter, privado profesional,

para la pesca de altura, jigging o la pesca a fondo.

También con buceadores o con pescadores submarinos,

o gente que quiera ver la isla

desde otro punto de vista: desde el mar.

Para avistar cetáceos

o simplemente experimentar el placer de un baño

en una zona tranquila, como la isla de Lobos.

Pero por encima de todo lo que Oscar transmite

en cada una de las salidas que realiza,

es su profundo respeto y admiración por el mar.

Hace falta haber pescado mucho,

para saber interpretar las señales que da el mar.

La presencia de un grupo de delfines

pone en alerta la tripulación del Aura Marina.

Significa que cerca puede haber algún banco de pescado.

Es lo que también van buscando estos delfines.

Solo su curiosidad les hace distraerse

nadando a pocos palmos de la proa del barco.

A las cañas, hombres, a las cañas, las cañas...

La batalla de la que estamos siendo testigos,

solo puede significa una cosa,

que lo que ha picado es un marlín

y ha juzgar por el esfuerzo, de Scott

debe ser de buen tamaño.

Ya va viniendo, ya va viniendo.

¡Agüita fresca, para refrescarnos!

Scott recupera línea

a la espera de que aparezca el wind on leader,

un tramo de línea doble,

unido mediante un giratorio al bajo.

Una vez que hayan entrado en el carrete unos pocos metros

de este tramo del montaje,

el marlín podrá empezar a trabajarse a mano,

para acercarlo al barco.

Venga, Scotti, dale duro, dale duro.

Bombea ahí.

¡Vamos, niño! Resta ahora huevos.

-Venga, venga, venga. Le estamos ganando ya la batalla.

-Ya queda poco, ya queda poco.

-A un suspiro, patrón.

-Va a salir a la superficie ya ¿eh?

Ya tenemos la doble línea.

Aún le sigue.

¡Para el barco, para el barco! -Se fue.

¡Enhorabuena!

-Lo hemos soltado, pero en plan fácil.

Sin desanzuelar, mira.

Mira donde estaba.

¿Dónde estaba?

-Nada, a tres metros.

-La doble línea dentro.

A ver qué ha pasado.

No ha pasado nada.

Venía cogido por el pico.

-Se ha desanzuelado el solo.

¡Muy bien, muy bien!

-Has disfrutado ¿a qué si?

-Que pena un metro, agarrarlo del pico y...

La actitud optimista, de Oscar hacía falta en estos momentos.

Perder una captura y la posibilidad de ver por fin el marlín

a tan pocos metros de la popa,

es un duro golpe para Scott.

Por eso las muestras, vuelven al agua lo antes posible.

De nuevo, los tangones con dos líneas

y otras dos más a la popa

y la estampa vista desde fuera,

que da la seña, de que el barco está pescando.

Qué, Oscar vamos al mismo sitio de antes.

-Sí, vamos a trabajar donde hemos cogido antes el bicho.

Sigue estando lleno de carnada.

Vemos aquí marcada y la sonda nos marca bien.

Estamos haciendo pasadas en veriles sobre los doscientos

y los setecientos metros de profundidad.

Buscando con la sonda bolas de pescado, a media agua;

y desde cubierta,

atentos a las pajareras que puedan indicar

la presencia de pescado en superficie.

Vamos a ver si pegamos algo.

-Si los delfines están aquí, es por algo.

Empieza de nuevo la acción.

Esta vez ha sido la caña de babor la afortunada

y es el turno de Rubén, en la silla de combate.

La línea sale del tambor a una velocidad de vértigo.

Rubén tiene por delante una tarea titánica.

¿Hemos pillado? -Sí.

-¡A ver!

-Sí, si.

Eso, colocación de línea hace efecto.

Eso es, sigue, sigue.

Muy bien, Rubén. Eso es.

De nuevo las maniobras del barco y el pescador se encaminan

a acercar cada vez más al marlín,

con la esperanza de que dé alguno de los saltos,

que tan famoso han hecho a éste pez.

De momento demasiado lejos siquiera, para verlo,

Oscar mantiene la tensión a bordo,

para que nadie baje la guardia.

¿Se fue?

-Da el avance, Oscar.

¿Se fue? -Sí.

A ver, Rubén hay que darle con más brío ¿eh?

La segunda vez que se nos ha quedado ahí en banda.

¡Venga, a una atacada!

Hay que sacarlo para arriba.

¡Uh, precioso, míralo!

Muy bien...

Seguimos a la izquierda con esa línea.

Eso es, tensión. Perfecto, perfecto.

Un poquito de presión ahí en la línea.

¡Vamos a por él!

¡Muy bien, Rubén!

¡Uuuuh, qué bonito!

Y ahí está el marlín...

saltando sobre el agua y certificando la gran distancia

que aún queda por recortar.

Un magnífico ejemplar, de nada más y nada menos

que un marlín azul;

la captura más deseada por los pescadores de todo el mundo,

y está ahí, a la vista, tan cerca.

Vete recuperándome esa línea.

Venga, bien, bien.

Espera, Rubén te hecho una mano que es un bicho muy gordo.

Esta vez sí,

ha dado tiempo a echarle la mano al hilo,

parece un sueño ver el tamaño de este animal;

un marlín azul que rondará los trescientos kilos de peso,

y una buena noticia...

el anzuelo se ha clavado como esperaba;

en la parte ósea del pico,

de forma que el marlín, no ha sufrido ningún daño.

Avance, despacio.

Vale, vale, vale.

Lo voy a soltar: una, dos...

¡Para el barco, para el barco!

Se va...

¡Impresionante! -¿Qué tal?

El esfuerzo, el esfuerzo... -Es un placer.

-Pues nada, monta y a por otro.

¿Quien se resiste a intentar la captura de un tercero

después de lo que se ha vivido a bordo?

Pero el mar tiene sus tiempos.

La espera se alarga

y el día acaba sin que haya más picadas.

Ni los buenos augurios de las pardelas,

ni la majestuosa presencia de un calderón

observando el barco desde la distancia

son el anuncio de más picadas.

El regreso a puerto será el principio

de la siguiente salida de pesca.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El gran marlín azul

Jara y sedal - El gran marlín azul

02 dic 2016

Este capítulo hace frente a una de las capturas más espectaculares de cuantas pueden practicarse en el mar. Lo llaman Gran Juego, es la pesca del marlín azul, unos gigantes marinos que salimos a buscar en aguas del archipiélago canario.

Histórico de emisiones:
30/11/2012

ver más sobre "Jara y sedal - El gran marlín azul" ver menos sobre "Jara y sedal - El gran marlín azul"
Programas completos (180)

Los últimos 182 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. el pescador

    Oleee! Me encantaria pescar con el aura marina y sobre todo con oscar pinedo muy buen pescador y conocedor del mar. Muy buen programa

    02 dic 2016