Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Fuera de emisión

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas en La  

Dirigido por: Álvaro Benavent

'Jara y sedal' es un espacio dirigido por Álvaro Benavent, que muestra todas las modalidades de caza y pesca que se desarrollan en España, y que informa al espectador de todos los campeonatos, nacionales e internacionales, que se realizan de estos deportes. El programa arrancó hace 23 años con la idea de convertirse en el primer programa dedicado a grabar la riqueza cultural que la caza y la pesca representan en nuestro país.

El programa quiere ser también el espejo en el que se vean reflejados los miles de aficionados que cada temporada recorren los campos, los ríos y los mares de nuestra geografía. Su otro protagonista es la fauna del que probablemente sea el territorio cinegético y de pesca más completo de Europa.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3947787
Para todos los públicos Jara y sedal - Escuela de pesca Naturix - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

No abandonamos La Alcarria y, como en el programa anterior,

las riberas del Tajuña nos dan la bienvenida.

Esta es tierra de labor, sobre todo de cereales,

pero no es extraño cruzarse con extensas zonas de girasoles,

que además de dar sustento económico a sus dueños

ponen una nota de color en estos campos de Guadalajara.

La semana pasada acompañamos a Alfredo y Juan

en la vuelta a su río de infancia.

Descubrimos con ellos el coto de Masegoso

y comprobamos que esta parte del Tajuña

ofrece rincones mágicos que bien merecen una visita.

Para Juan fue una jornada especial

pero le faltó la compañía de sus dos hijos.

En el programa de hoy Alfredo hará realidad la ilusión de Juan:

pasar una jornada de pesca con Rodrigo y Mario

en las instalaciones de Naturix.

Para desarrollar el proyecto Naturix escogimos esta instalación de aquí,

de Valderrebollo,

en primer lugar, por la altísima calidad de agua que tiene;

en segundo lugar, porque la instalación

reúne unas condiciones de cultivo también muy buenas;

y en tercer lugar, por la ubicación próxima a Madrid.

De esa forma, podemos desarrollar el proyecto ecológico multifuncional

basándonos en la comunicación a la familia y al cliente final.

Naturix ofrece tres ventajas dentro de este proyecto.

La principal, en donde nos apoyamos, es la ecológica.

Para hacer un producto ecológico nos basamos en la calidad del agua.

Dicha calidad es, en principio, óptima,

pero viene con ciertos nutrientes.

Nosotros conseguimos, con nuestro modelo,

devolverlo de nuevo al río mucho más limpio de como nos entra.

Luego tenemos la ventaja social,

puesto que generamos empleo en el mundo rural y fijamos población

Y, finalmente, la económica,

sin la cual no habría sostenibilidad en el proyecto,

generando retorno económico a los socios inversores

y a los propios trabajadores.

-Cogéis ahora y con el tambucho...

vosotros os metéis dentro con el separador

y vamos a repoblar el lago para que hoy tengamos truchas suficientes

para los pescadores que vengan, ¿vale?

En esta piscifactoría diariamente se realizan unas tareas

que aseguran la calidad de la trucha que aquí se vende o se prepara

hasta llegar al consumidor.

La actual normativa sobre especies invasoras

que lleva en vigor desde mediados del año pasado

no permite la pesca de la trucha arcoíris.

En este espacio esto es posible

porque lo que se lleva a cabo es la venta al detalle de esta especie.

Los consumidores pueden venir hasta aquí

y comprar los productos ya manufacturados

o pescar la cantidad que quieran llevarse a casa.

-Dale, dale, dale...

Vete cerrando ya, Musta.

Hoy en día la demanda de la pesca en Naturix

se ha aumentado considerablemente

y esto es debido a que en 300 km a la redonda no existe otro espacio

donde se pueda pescar la trucha arcoíris.

Venga, Musta.

Vamos a ir echando, más o menos, 100 o 150 kilos de trucha, ¿vale?

Venga, id echando.

Está muy bonita.

Tiene una forma muy bonita esta trucha, ¿eh?

-Sí.

-Está muy estilizada.

Esta trucha es la que les gusta a los pescadores:

con poca grasa, muy estilizada, muy larga...

-Estupendo, perfecto.

-Detrás de mí tenemos el lago,

lugar de pesca para la familia, el pescador, el aficionado:

donde se puede aprender, donde se pueden practicar nuevas técnicas,

donde se puede quitar el gusanillo y, de esta forma,

pasar un día muy agradable en nuestras instalaciones

y conocer lo que aquí, en Naturix, hacemos.

A su vez, este filtro biológico nos sirve para depurar el agua

que usamos en nuestro cultivo de truchas,

facilitándonos así la labor ecológica que hacemos.

En estas instalaciones se desarrolla una labor de sensibilización

atrayendo a distintos colectivos,

principalmente colegios, universidades y familias

para que disfruten de un entorno natural

y a la vez puedan adentrarse en el mundo de la pesca.

-Oye, si pescamos una trucha muy grande, muy grande, muy grande,

¿nos la vamos a comer?

-Sí.

-Vale, genial.

¿Te apetece comer trucha esta noche?

-Sí.

-Pues vamos a ver si conseguimos la trucha más grande del río, ¿vale?

-Vale.

-¿La quieres sacar tú si la pescamos?

-Sí.

El proyecto que aquí se hace combina la producción ecológica

con la divulgación de la pesca recreativa

lo que hace de esta empresa única en el sector.

-Ven para acá.

Vamos a ver si conseguimos pescar, cógela.

Si pescas una muy grande, muy grande, tendrás que sacarla para comérnosla.

¿Vale?

A ver...

-¿Cuál de estas?

-¿Ya has pescado?

A ver, recoge.

Recoge, corre.

No me lo puedo creer, menuda trucha grande que has cogido.

-Ayúdame...

-Vamos a sacarla, venga, campeona.

Corre, corre, vamos a subirla un poquito.

¡Madre mía, Nora!

¡Menudo pedazo de trucha!

-Quiero pescar otra...

-Claro que sí, vamos a pescar otra.

-Vamos a pescar más...

-Vamos por aquí, al lado del lago,

mejor que por el camino...

A Juan esta vez sí que lo acompañan sus dos hijos.

Rodrigo y Mario tan sólo han ido en una ocasión a pescar

y la experiencia en el río no fue del todo satisfactoria.

Hoy su padre tiene la esperanza

de que con la ayuda y el buen hacer de Alfredo,

estos dos jóvenes se aficionen.

Para empezar van a recibir una clase de pesca con veleta.

Mira, ya está ahí Alfredo preparando todo.

-Hombre, buenos días.

-Buenos días.

Ya estamos por aquí, como dijimos.

-Aquí, os estaba esperando.

-Mira, mis chavales:

Rodrigo...

-Mucho gusto.

-Y Mario...

-Igualmente.

-Que quieren retomar esto de la pesca que lo tenía yo un poco abandonado.

Digo, pues vamos a ver a Alfredo

que nos pone al día y nos da una buena clase.

-Me parece perfecto.

-Así que...

por donde tú quieras.

-Vamos a empezar por lo más básico.

Esto es una caña telescópica adaptada a vosotros en tamaño.

La veleta la tengo puesta.

Pero, claro, se trata de que vosotros aprendáis el manejo de esto,

lo más básico.

Entonces empezamos eligiendo el anzuelo.

El anzuelo es un anzuelo recto,

que se utiliza mucho para este tipo de cebos,

tanto para masilla como para pescar con maíz, etc.

Fijaos en lo que hago yo.

Yo cojo el hilo y hago un bucle hacia abajo

y, coincidiendo con la curvatura del anzuelo,

que también está hacia arriba puesto,

pero el bucle siempre va en la misma dirección,

cojo con estos dedos y lo que hago es...

fijo ahí, tres, cuatro, cinco vueltas, seis vueltas,

fijo con la otra mano los otros dedos

e introduzco el cabo dentro del bucle.

-Chicos, otra cosa importante, atentos.

-Pues ahora yo pregunto, te voy a preguntar a ti, Rodrigo:

¿Con qué quieres que pesquemos?

-Masilla.

-Bueno, pues entonces yo cojo una porción de masilla

y voy rodeando todo el anzuelo con la masilla.

Pero yo os pregunto:

¿Vosotros pensáis que, según he puesto esto, es correcto?

-¿Faltaría algo?

-¿Faltaría algo aquí?

¿Con esto sabéis lo que va a pasar?

Que se va a ir hacia arriba porque no tiene peso aquí.

Por tanto, hay que poner unos plomos.

Utilizo unos alicates para fijarlos:

uno, dos...

Y voy a poner un tercer plomo

porque así va a quedar mucho mejor equilibrada la veleta,

y ya estoy en disposición de pescar.

Entonces yo cojo, llevo el carrete...

Primero, la caña la empuño de la siguiente forma:

dedo meñique, dedo anular entre medias,

e introduzco el soporte de fijación del carrete.

Y los otros dedos quedan libres arriba.

Cuando la veleta ya está muy cerca de lo que es la anilla de punta,

hago así con el dedo índice, la primera falange,

e introduzco el hilo ahí, lo sujeto.

Abro el pick-up del carrete, que es el arito que tiene,

coloco esta otra mano aquí abajo, empuño la caña,

y se trata de hacer un movimiento de balanceo, de detrás hacia adelante,

y si quiero lanzar ahí enfrente, ahí pararía la caña y abriría el dedo

¡Atención!

¡Justo!

Se ha asustado un poquito...

Viene otra, viene otra, viene otra...

La dejamos, la dejamos, la dejamos un poquito más...

¡Ahora!

¿Habéis visto lo que he hecho?

He levantado la caña,

y ahora el freno,

si yo veo que tira mucho, lo regulo para que no se desenganche,

para que salga con más dureza del carrete.

¿Cómo sacamos la trucha del agua?

Este es otro tema.

Atención.

Yo me pongo aquí y voy recogiendo con mucha suavidad,

con mucha suavidad, con mucha suavidad...

Y cuando ya la tengo aquí levanto, levanto, levanto...

Fuera la trucha.

-Hemos empezado bien.

-Y ahora cojo la trucha y la voy a introducir en el rejón que tengo aquí

-El rejón es para mantenerla viva.

En el mismo río se deja, tranquilamente, y sigues pescando.

-La dejo dentro del agua

y ahí la trucha se conserva perfectamente

para después llevárnosla y consumirla en su momento.

Después de esta primera clase teórica les toca a Mario y Rodrigo

poner en práctica todo lo que han aprendido.

Sí, señor, muy bien.

Así se saca la trucha.

-Venga arriba, arriba...

Muy bien.

Dejamos a los dos chavales disfrutando de las picadas

y volvemos con Alejandro y su equipo.

Después de comprobar que los peces están bien

hay que medir los niveles de oxígeno en agua

que hay en cada estanque de la piscifactoría.

-Ven para acá, Mustafá.

Vamos a medir oxígeno y temperatura.

De temperatura estamos a 12

y de oxígeno a 16,4.

Vale, pues vamos a medir el oxígeno del otro estanque.

Venga, id bien pegados a la pared para ir cerrándolas a todas,

que no se escapen.

Esta la vamos a ir tirando para allá, para el tornillo,

para empezar a contarlas.

Venga, chicos, id cerrando para acá.

Musta, ciérrate un poquito más para acá, ahí vamos bien, venga.

Cuando llegues a la esquina, Damián, empiezas a cerrar allí.

Ahora vamos a cerrar el separador hasta el poste.

Ciérralo.

Enciendo la máquina

y pasaremos unos separadores más altos para dar más lámina de agua

para que chupe el tornillo sin fin, pase por aquí la trucha

y vaya cayendo por el tubo al tobogán,

y del tobogán pasa por un contador y ya cae al otro estanque.

Además de no poder oxigenar los estanques

por estar prohibido por la ley,

la cantidad máxima de carga

que se permite en piscifactorías ecológicas como ésta

es de 25 kg de trucha por metro cúbico.

Aquí, no se llega ni a los 15

lo que hace tener un pez menos estresado y mucho más sano.

Damián, van 1525, ahora mismo.

No las apretéis mucho que así van cayendo bien, ¿vale?

Venga.

La alimentación que se utiliza

es pienso ecológico especificado según normativa europea.

El tipo de pienso

y la cantidad que se suministra en los distintos estanques

depende del número de peces y de la altura del agua.

Los bajos niveles de grasa

y la gran cantidad de proteína que contiene este pienso

dan como resultado una trucha estilizada y muy luchadora,

ideal para la pesca deportiva.

Aunque en la instalación contamos con comederos autodemanda

a nosotros nos gusta echarlos a mano,

porque así conseguimos que no haya tanta dispersión;

es decir, que no haya distintos tamaños de pez.

Después de un buen rato pescando con veleta

Alfredo está preparado para la segunda de las clases,

la pesca con cucharilla.

Ahora vamos a pasar a pescar con una cucharilla,

que es un señuelo artificial, como veis, que gira en torno a un eje

e imita a un pez herido,

con lo cual la trucha viene a atraparlo.

Porque esta cucharilla, como vemos, es una cucharilla plateada.

Hoy, según está el día, con mucho sol,

vamos a utilizar esta otra cucharilla que es una cucharilla dorada.

Dorada, como se puede observar,

porque los reflejos no son tan fuertes

y la trucha va a procurar cogerla mejor.

La caña es ésta.

Es una caña más bien corta, telescópica también,

con un carrete de lanzado

y yo lo que voy a tratar de hacer es lo siguiente:

coger el sistema de lance, como antes habéis visto.

Mario y Rodrigo, antes hacíamos así, ¿verdad?

Llevábamos hasta arriba, prácticamente, la veleta,

en este caso es la cucharilla,

yo atrapo con el dedo índice el hilo sobre el puente del pick-up, lo cojo.

-Fijaos, que luego os va a tocar pescar con cucharilla.

-Vuelvo a coger con la mano izquierda, como hacía antes,

la parte de atrás de la caña,

balanceo la caña, abro el dedo, disparo y cierro,

y en este momento empiezo a recoger.

A recoger despacito, despacito, no muy deprisa,

con la punta de la caña más bien baja,

y si la trucha está al lado, intentaremos provocarla.

De momento, no.

Vuelvo a hacer otro lance observando primero...

Ahí veo una que viene, vamos a ver.

La misma operación, se la tiro delante a ver lo que hace.

Viene, viene, viene, viene...

Vamos recogiendo...

Ahora viene otra disparada, disparada, disparada...

¡Ahora está!

Vamos a ver...

¡Fijaos cómo salta!

¡Mira qué bonito!

-Ahora, despacito...

-Despacito, despacito, despacito...

vamos con ella, trasteándola.

Pulsando, pulsando bajo la caña, balanceo hacia arriba.

Ahora ya se trata de coger la trucha.

Dejamos la caña en el suelo

para tener más libertad y poder manejarla mejor.

Como tiene tres anzuelos, lógicamente,

el problema está en sacárselos, con cuidado de no pincharse.

Vamos a lo mismo de antes:

cogemos, recurrimos al rejón,

sacamos el rejón...

-Para dejarla otra vez en su hábitat, en el agua.

-Exacto.

Y de esta manera se queda en el agua y se conserva perfectísimamente.

Al agua, y ahí está...

Después de las explicaciones de Alfredo

ahora son los jóvenes pescadores

los que tienen que lograr engañar a las truchas.

-Ya la tienes.

Muy bien.

Vas recogiendo...

Muy bien.

Déjala.

Deja la caña en el suelo.

Muy bien, campeón.

-Sí.

-¿Qué, vamos a por otra?

Aquí además de producir trucha arcoíris,

se transforma y comercializa el pescado

para la industria alimentaria.

Hasta esta sala de despiece llegan los animales sacrificados

donde personal cualificado

sigue unas rígidas normas de manejo de los alimentos.

Como podéis ver, mi compañero Iván ya ha terminado de eviscerar

y ahora está lavando las truchas para después filetearlas.

Ahora empezaremos el proceso de fileteado.

Lo primero que vamos a hacer es cortar la cabeza.

Como podéis ver, la mayoría de nuestros procesos,

en este caso para ahumar la trucha, son manuales.

Ya hemos cortado la cabeza.

Ahora quitaremos esta parte del hueso de la aleta.

Y obtenemos un estupendo filete.

Ahora vamos a preparar la salmuera para preparar el ahumado

y lo primero que vamos a utilizar es el azúcar.

Vamos a echar el azúcar en el agua, a vehiculizarla.

En este caso, lo que estamos usando es azúcar integral ecológico.

Ya hemos echado el azúcar, ahora vamos a incorporar la sal:

sal marina, ecológica también.

Por último, vamos a agregar el laurel, también ecológico.

Vamos a agitar bien, para que se nos disuelvan la sal y el azúcar

y tengamos homogeneidad en el producto terminado.

El último proceso antes de envasar es el del ahumado

que se hace con virutas de madera de haya

traídas desde otros países europeos.

Mientras el ahumado tradicional

apuesta por un tiempo de cocción reducido pero a altas temperaturas

aquí se hace al contrario,

mucho tiempo de cocción y temperaturas bajas

lo que evita la proliferación de toxinas en el producto final.

-¡Fenomenal!

Muy bien, Rodri.

Despacito, ya sabes el ritmo.

-Hala, vamos.

-Papi, ¿podré volver otro día?

-Por supuesto.

¿Sabes lo que me acaba de decir Rodrigo hace un rato?

-No.

-Que le ha encantado la tarde y que quiere venir otra vez.

Así que, ¿te lo has pasado bien?

-Sí.

-¿Y tú?

-También.

-Pues entonces hay que buscar otro día...

-A Rodrigo lo he visto fenomenalmente bien.

-Pues tenemos que buscar otro día pero, antes de irnos,

¿lanzamos otra vez, que te gusta?

-Vale.

-Venga, pues vamos a hacer otro lance.

Prepárate, que yo ya no te digo nada, tú ya sabes.

Es tu instinto,

es tu refugio,

es tu futuro,

es tu gente,

es tu vida,

es tu desafío.

Jara y Sedal:

la revista de los cazadores.

Jara y sedal - Escuela de pesca Naturix

17 mar 2017

Programas completos (179)

Los últimos 181 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios