www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
1541385
No recomendado para menores de 12 años Isabel - Capítulo 7 - ver ahora reproducir video 01h 14 min
Transcripción completa

¿Qué sabéis, Isabel, qué?

Que vuestra esposa está embarazada de otro hombre.

Necesitamos a Castilla de nuestro lado,

y para eso es preciso que os caséis.

¿Quién es la elegida?

Su nombre es Beatriz, es hija de Juan Pacheco.

¿Qué queréis?

En los acuerdos que firmemos los dos

constará que soy princesa de Asturias,

y como tal, vuestra heredera directa.

Enhorabuena, es un niño muy fuerte.

Tengo a bien comunicar a los presentes

la propuesta de casar a doña Isabel

con su majestad el rey, don Alfonso de Portugal.

No, no me casaré y explicaré al pueblo lo sucedido.

¡Cárdenas! Alteza.

Escribid una carta al rey dejándole claro

que no aceptaré la boda, de acuerdo a los Pactos de Guisando.

El rey de Portugal dice que si volvemos a faltar a su honor

la próxima vez que vuelva a Castilla lo hará con su ejército.

Convocad a Chacón y a Cárdenas.

No hay tiempo para negociaciones, Pacheco.

Y no las habrá.

Cuando lleguen a Segovia, ordenad que les arresten.

¿Qué está pasando aquí?

No me hagáis esto más difícil, excelencia.

¿Sois consciente de que utilizaré la fuerza

si es necesario?

Haced lo que tengáis que hacer.

¡Alto, guardias!

Marchaos, Isabel os necesita.

¡Firmad el consentimiento a vuestra boda!

Ni lo soñéis. No me iré sin vuestra firma.

(Grita): ¿Firmaréis o no firmaréis?

No, no firmaré.

Ni se os ocurra, o sois hombres muertos.

El rey de Francia busca esposa para su hermano,

el duque de Guyena.

El rey Luis estaría encantado de que su cuñada fuera castellana.

Podéis creer en lo que os digo, o no creer y seguir luchando,

pero Francia es un reino fuerte,

que me ayudaría a ganar la guerra que surgiera de vuestra negativa.

Vos ayudáis a mi causa y yo a la vuestra,

y pronto Castilla y Aragón compartirán reyes,

como siempre hemos soñado.

Isabel es el futuro.

Subtitulado por Teletexto- iRTVE.

¿Proponéis que me case con Fernando de Aragón?

Así es, señora.

Sabéis que el rey Enrique me quiere casar

con el conde de Guyena, hermano del rey de Francia.

Sí, lo sé, pero Fernando es el candidato ideal.

Tiene vuestra edad y no solo es príncipe de Aragón,

sino también rey de Sicilia.

Además, con Aragón nos unen costumbres, vecindad, la lengua,

y la sangre; vos misma sois prima de Fernando.

En cambio, ¿qué nos une con Francia?

Carrillo tiene razón, la mejor opción es Fernando.

El rey de Castilla quiere casar a Isabel

con el hermano de Luis de Francia. ¿Cómo lo sabéis?

Si voy a ser rey, mal asunto si no me entero de ciertas cosas.

Ese es el motivo por el que os he hecho llamar.

Si Castilla y Francia se unen en ese matrimonio,

nos aplastarán, como un martillo y un yunque.

¿Qué podemos hacer?

Adelantarnos.

Y hacer que quien se case con Isabel seáis vos.

¿Algún problema? No.

Prefiero casarme con Isabel que con la hija de Pacheco.

Pero, ¿cómo pensáis conseguir que se case conmigo?

Os aseguro que si Isabel decide casar con vos,

nadie la podrá convencer de lo contrario.

Y de eso se encarga Carrillo.

Sí, es cierto, el duque de Guyena es también de vuestra edad,

pero casaros con él supondría alejaros de Castilla.

¿Y si caso con Fernando, no?

Son muchas las necesidades de Aragón,

podemos apretar en ese tema cuando negociemos la boda.

No sé...,

puede que obedecer al rey

sea lo mejor para Castilla y para mí.

Tal vez, si no me opongo,

con el tiempo acabe cumpliendo todo lo firmado en Guisando

y respete que yo sea su heredera.

¿Os vais a volver a fiar de él?

Isabel, ahora no podemos abandonar nuestras ideas,

no después de tantos años de lucha.

Y en tantos años de lucha, respondedme,

¿cuántos hombres han muerto?

¿Cuántos más van a morir

si decido casarme con uno en vez de con el otro?

No puedo cargar con más muertes,

al final los difuntos se me van a acabar apareciendo por las noches

como a mi madre.

Alteza, siempre ha habido y habrá guerras,

lo importante no es la guerra sino que la causa sea justa,

y la vuestra lo es.

¿Vos también creéis que debo casar con Fernando?

Sí, señora.

Qué coincidencia,

creí que solo Enrique podía decidir mis pretendientes

y por lo que veo

tengo a los casamenteros en mi propia casa.

¿Y qué hacemos con Pacheco?

Haceros el sorprendido cuando os de la noticia

del plan de boda de Isabel con el duque de Guyena,

mostraros decepcionado.

Pero que siga creyendo

que queremos casar a Fernando con su hija.

Eso nos ayudará a que no sepa de nuestros verdaderos planes.

Así lo haré, majestad.

Partid para Castilla de inmediato

y cuando Carrillo os avise que es la hora, id a ver a Isabel.

Majestad.

Hijo, tenéis un don con las mujeres.

Por Aragón os lo pido, ganaos a esa mujer.

Sabéis que siempre intento complaceros,

no os preocupéis, Isabel será mi esposa.

Y yo que lo vea.

¿Qué decidís, señora?

Que antes de escoger quién será mi esposo,

necesito saberlo todo sobre él.

Cárdenas, tengo una misión para vos. Sí, alteza.

Partid de inmediato a Aragón y Francia.

¿Con qué propósito? Averiguadlo todo

tanto de Fernando de Aragón como del duque de Guyena.

Enteraos de cuales son sus hábitos, de si gustan de la caza,

los juegos de envite, del vino, si son buenos cristianos.

Traedme informe de todo y yo decidiré quién será mi esposo.

Descuidad, así lo haré señora.

Miradme.

Sois mis ojos.

Recordad que sois sus ojos

y que esos ojos han de preferir al aragonés.

Tengo entendido que el duque de Guyena

y el rey de Francia no se llevan como hermanos.

¿Qué queréis decir con eso?

Que tal vez su boda con Isabel no ayude a que ella se vaya a Francia

sino a que el duque se tenga que venir a Catilla.

¿Es eso cierto?

Mendoza, nuestro interés es que Isabel se vaya

cuanto más lejos, mejor.

No hagáis caso a los rumores,

mis contactos indican que no es como lo cuenta Pacheco.

Vuestros contactos no nos han ayudado mucho últimamente.

Y vuestra manera de negociar las cosas del reino, tampoco.

Calma, caballeros, calma.

Pacheco, casaremos a Isabel con el duque de Guyena,

no se hable más.

Como gustéis.

¿Puedo retirarme, majestad? Sí.

No parece muy contento.

No hagáis sangre, Mendoza.

Nunca se sabe cuándo podemos necesitar a Pacheco.

Buenos días, excelencia. -Lo serán para vos.

Espero que allá donde esté cuiden de él como él cuidó de vos.

Siempre le estaré agradecida,

arriesgó su vida por salvar la mía.

Y lo consiguió,

cada día vengo aquí a recordarle que su muerte no fue en vano.

¿Qué os sucede, alteza?

¿Y si me estoy equivocando?

¿Y si toda mi vida no me he guiado por la razón sino por el orgullo.

Llevo luchando desde niña

y hasta ahora lo único que he conseguido

ha sido ver morir a mi hermano,

ver cómo mi madre perdía la razón.

Señora.

Y ver cómo hay quienes siguen muriendo por mí.

¿Y si al final pierdo por apostar tan alto?

Nunca conocí a alguien con tan buen juicio como vos.

Decidáis lo que decidáis, seguro que es lo mejor para Castilla.

No es solo Castilla, soy yo.

Todo el mundo quiere escoger al hombre

con el que tendré que compartir mi vida,

las decisiones de palacio, las noches de alcoba.

Cómo puedo escoger a un hombre de por vida

al que ni siquiera conozco.

Porque a los que conocéis, no los consideráis dignos de vos.

Gonzalo.

Os repito que hagáis lo que hagáis, estará bien hecho.

Y ahora si me disculpáis, me gustaría estar solo.

Alteza.

Os juro que no he tenido nada que ver.

Tengáis que ver o no, no puedo enterarme por mis contactos.

Si estamos juntos hemos de estarlo para todo,

¿a qué esperabas para informarnos? -A tener todo controlado.

Ya podéis tenerlo,

una boda entre Castilla y Francia pone a Aragón al borde del abismo.

Lo sé, ¿qué creéis, que quiero que mi hija reine en un avispero?

Mal me conocéis, Peralta.

¿Seguís queriendo casar a mi hija con Fernando?

Sí,

y ahí están las condiciones para que la boda se celebre.

Y se celebrará, dejadlo todo de mi cuenta.

He de saber vuestros planes.

Mantendremos nuestro acuerdo en secreto.

Diego Mendoza quiere utilizar la boda de Isabel

para apartarme de Enrique, pero no lo conseguirá.

¿Y después? -Regresad a Aragón.

Si no consigo parar esa boda, haré lo que tenga que hacer

para que media Castilla se levante en armas contra el rey.

Mi hija será reina de Aragón,

pero no de un Aragón derrotado y cautivo de Francia.

Mal padre sería si lo permitiese.

Llaman a la puerta

Pasad.

Os presento a mi esposa, María de Portocarrero.

Encantada, señor.

Os hemos preparado una cena en vuestro honor.

Desgraciadamente acabo de informar a vuestro padre

que debo partir para Aragón, la salud del rey es débil.

El rey Juan es un hombre fuerte, se recuperará.

Es fuerte, pero los años no perdonan.

Llevadle nuestros mejores deseos.

Señor, señoras.

El viejo rey no ha de durar mucho

y entonces mi hija será reina.

¿Qué podéis hacer por mis ojos, rabí? -Puedo vaciar esa catarata.

¿Y podría volver a ver? -Sí.

Pues, hacedlo cuanto antes.

Dejadme que consulte con los astros.

Acercaos, hijo.

Veros no os puedo ver, pero conoceros...

como si os hubiera parido yo y no vuestra madre.

A ver, ¿qué os pasa?

Estáis poniendo vuestra salud en manos de un judío supersticioso.

¿Y qué pretendéis que haga, quedarme ciego?

Padre, habéis de asumir que una larga vida

conlleva los achaques propios de la edad.

Soy un hombre, ¡un rey!

Y me aferraré a un clavo ardiendo para seguir siéndolo.

Si ese hombre me devuelve al vista, me da igual que sea judío, moro o...

o navarro.

Los astros están de nuestro lado, la primera semana del próximo mes

se dará la confluencia propicia para la operación.

Vendré con tiempo para prepararos.

Gracias, rabí, en vos confío.

(Acento extranjero): Su alteza.

(Cuchichea).

Ya está aquí ese tal Gutierre de Cárdenas.

Pues salid vos y hablad con él,

que todo lo que tenía que hablar ya lo hablé con Carrillo.

Y os aviso: ese Cárdenas es sobrino político de Chacón,

y Chacón es como un padre para Isabel,

así que hijo, os lo ruego, debéis causarle la mejor impresión.

¿No os parece humillante que Isabel envíe a alguien

para que me de el visto bueno?

El objetivo es demasiado importante para tener en cuenta ese detalle.

Acercarme ese documento y la lente.

¡Uuuh!

Mi mandato consiste en recabar toda la información posible sobre vos

para mi señora.

El mío pareceros educado, encantador y el esposo perfecto.

Os pido disculpas por esta situación.

Tranquilo, Cárdenas, entiendo que es vuestra obligación.

Preguntadme lo que os plazca.

Os seré sincero.

Todos los que cuidamos de la princesa deseamos que seáis vos el elegido,

así que pocas preguntas os puedo hacer.

Ya que vos no preguntáis, ¿puedo hacerlo yo?

¿Cómo es?

¿La infanta? Pues..., no sé qué deciros.

Empezaremos por lo más sencillo, ¿rubia o morena?

Solo quiero saber cómo es mi futura esposa,

exactamente igual que Isabel quiere saber cómo soy yo.

Es rubia, de ojos azules, como son los Trastámara,

es elegante, pero modesta;

es austera, poco amiga de lujos ni de joyas;

muy cristiana y devota; nunca habla por hablar.

Es muy consciente de los deberes que por cuna le corresponden

y es fuerte. ¿Fuerte?

De carácter.

No he conocido a ninguna mujer y apenas conozco algún hombre

que tengan su fortaleza.

Creedme, es una mujer excepcional.

¿Deseáis hacerme alguna pregunta más?

No, no, es suficiente.

Bien, porque de aquí parto a París a entrevistar al otro candidato.

¿Al duque de Guyena? (Asiente).

Creedme, podéis ahorraros el viaje.

¿No le conocéis? No.

Cuando le veáis, acordaros de mí.

(En francés): Su alteza, el duque de Guyena.

Carrillo. -Peralta.

Gracias por vuestra hospitalidad. -No se merecen.

Sentaos, sentaos.

Ahora lo importante es que nadie sepa que seguís en Castilla,

y menos mi sobrino.

Tranquilo, Pacheco sigue creyendo

que queremos casar a Fernando con su hija Beatriz.

Me gustaría verle la cara cuando se entere de que la favorita

es Isabel.

Si es que ella acepta.

Lo hará, es inteligente y sabrá que es la mejor opción.

Entonces, ¿por qué tanta duda?

Ha tenido que soportar muchas adversidades:

dejar a su madre enferma, la muerte de su hermano,

las traiciones de Enrique y las amenazas de Pacheco.

Pero es fuerte y se recuperará.

¿Y no podría ayudar que hablara con ella personalmente?

Pensad que si los franceses mueven pieza...

Ya pueden mover París de sitio si quieren,

Isabel no decidirá nada hasta que llegue Cárdenas.

¿Y Roma?

Isabel y Fernando son primos,

habrá que contar con la aprobación del papa.

Paso a paso, Peralta, de momento esperemos el sí de Isabel.

Y para obtenerlo,

lo peor que podemos hacer es forzarla.

Con ella no es ese el camino,

además, bastante nerviosa está ya.

Ilumíname Dios Padre, todopoderoso para que tome la decisión correcta.

Haced que mi decisión no acarree más muerte y más dolor.

Os prometo que a cambio, si algún día llego a ser reina,

trabajaré para hacer de vuestro reino en la Tierra

más grande de lo que nunca jamás fue.

Sé que soy egoísta,

no busco solo un buen rey,

sino un buen marido y padre para mis hijos.

No querré nunca a otro que no sea él.

Y cumpliré todos los mandamientos de la Santa Madre Iglesia.

Y mis hijos os servirán, como yo os serviré.

¿Y ahora qué tripa se les ha roto a los andaluces

para no querer pagar?

Señor, los nobles andaluces se quejan de que pagan impuestos

para financiar la guerra contra el infiel, pero no hay guerra.

Pero sí hay infiel.

(Hastiado): Mil veces más fácil sería tratar con los moros

que con todos esos lechuginos andaluces.

Majestad, si en el sur supieran cómo pensáis

entenderían perfectamente por qué no hay guerra.

Me importa un comino.

Los moros serán moros, pero al menos están civilizados.

Si no es por una acequia, es por dos arrobas de aceite,

si no por tres fanegas de trigo; el caso es ¡pelear, pelear!

Pelear por tonterías, nunca estarán en paz.

Con mi hermano Pedro Girón sí lo estaban.

Es que vuestro hermano parecía el rey de Andalucía,

y no yo.

Enviad mensajeros reales, que dejen claro que o pagan

o la siguiente vez quien se presente en Andalucía seré yo en persona,

y con un ejército.

¿Se sabe algo de los franceses? Todavía no.

Pero tal vez Mendoza sepa algo, ya que él inició el asunto.

No empecemos, Pacheco.

Estamos a tiempo de evitar ese error, majestad.

No lo será,

mandaremos a Isabel a Francia y todos tan contentos.

¡Por el duque de Guyena!

El hombre que finalmente me va a quitar un dolor de muelas.

(Ríe): No le digáis esto a vuestra esposa,

seguro que no le gustaría oír hablar así de Isabel.

Descuidad, señor.

Venga, decidme qué pensamiento nubla vuestra cabeza.

Os temo cuando estáis callada.

Me da pena Isabel,

primero un portugués, ahora un francés...

parece una mercancía.

La vi tan ilusionada creyendo que todo iba a cambiar.

¿Por qué no me dijisteis la verdad?

No podía decíroslo,

juré guardar secreto al rey y eso está por encima de todo.

Además, si lo hubierais sabido, ¿no se lo habríais contado a Isabel?

Si me hubierais pedido que guardara el secreto,

nunca se lo habría dicho.

Sois mi esposo y os debo lealtad.

Perdonadme, no os enfadéis.

Definitivamente no puede haber otra elección que Fernando.

Eso ya lo sabemos, el problema es convencer a Isabel.

¿Podréis hacerlo?

Decid, ¿qué os preocupa?

Que, como Santo Tomás, hay que ver para creer.

Explicaos.

Ha dado Dios tan pocas gracias al duque de Guyena

que si las cuento, Isabel no me creerá.

Haced lo que tengáis que hacer, pero convencedla.

Os está esperando en su alcoba para veros en privado.

Sí, excelencia.

Y cambiad de cara, que parece que vais a un velorio.

Salgamos un momento.

Templanza, Cárdenas,

sé que es un momento de gran responsabilidad para vos,

pero os tengo una confianza ciega.

Lo siento, Carrillo me saca de quicio.

Ahora le toca llevar la voz cantante,

sin él Isabel estaría encerrada en una torre o algo peor.

Sí, pero vos tenéis un nuevo proyecto de Castilla en vuestra cabeza

y él es más de lo mismo.

Carrillo será a Isabel lo que Pacheco a Enrique.

¿Creéis que no lo sé?

Ahora toca callar y observar,

apoyar las ideas que tenemos en común;

luego será nuestra hora.

Pero ahora sois vos quien tiene que actuar,

no falléis; tiene que elegir a Fernando.

Si ella hubiera visto lo que yo os aseguro que no tendría dudas,

pero la estamos presionando tanto que creerá que exagero.

¿Os pasa algo?

¿Quién es ese hombre? Un nuevo sirviente, ¿por qué?

¡Voilá!

El hombro derecho más alto y la pierna izquierda más inclinada,

así, un poquito más, por favor, más.

Esperad.

Coged la espada, buen hombre, no caigáis.

Un poquito más inclinada.

¡Voilá!

Alteza, así es el duque de Guyena en persona.

Estáis exagerando.

No, os juro que este buen hombre es mucho más lustroso que él.

Puede que Francia sea grande y poderosa,

pero os aseguro que el duque de Guyena no lo es.

Es más, incluso me quedo corto: las piernas son más deformes

y los brazos como unos alambres sin lustre

y los ojos...,

los ojos de este buen hombre son rayos de luz

en comparación con los ojos perdidos y llorosos del duque.

Gracias, buen hombre, podéis retiraros.

Os estaré eternamente agradecido.

Creedme, alteza, al duque de Guyena

le cuadra más un lazarillo que un escudero.

Claro, y seguro que Fernando es todo lo contrario.

No hay comparación.

Fernando es un hombre joven, de buena presencia,

templado, discreto.

¿Estáis bien?

Por Dios, no se puede estar mejor.

Espero que disfrutéis tanto con Isabel como conmigo.

¿Cómo sabéis que es ella?

Por favor, Fernando, en la Corte todo se sabe.

Todos tenemos amigos, y los amigos tienen orejas.

Y algunas orejas habría que arrancarlas.

¿Por qué no me habéis dicho nada de Isabel

cuando me contaste vuestro enfado y temores

de casaros con Beatriz Pacheco?

No quería enredaros con líos de palacio.

No es por eso

porque no me habéis dicho la verdad.

Es porque la tal Beatriz Pacheco no tiene sangre real,

como no la tengo yo.

Porque no podías entender perderme por alguien igual a mí.

Pero con Isabel es distinto, ¿verdad?

No podéis ocultarme nada, os leo los pensamientos.

Lo siento.

Los dos sabíamos que esto pasaría,

vos gustáis de las mujeres...

mucho.

Pero hay algo que os gusta lo mismo o más:

el poder.

¿O me lo vais a negar?

Ojalá seas feliz con tu infanta de Castilla.

Y bien, ¿qué decidís?

Voy a rezar para que Dios me ayude a elegir.

Esperad, ¿puedo hablaros con franqueza?

Os lo ruego.

Sé que lleváis días rezando a Dios para que os ayude a elegir esposo,

¿no creéis que deberíais dejarle ya en paz?

Todo lo que había de iluminaros, sin duda ya lo ha hecho

y cuanto más dilatéis vuestra respuesta en el fondo,

menos estaréis haciendo caso de su consejo.

Queda de ser escoger a Fernando.

Y escogerle ya, no tenemos mucho tiempo.

Alteza, vos me pedisteis que fuera vuestros ojos

y yo os cuento lo que he visto: Fernando en un príncipe notable,

ingenioso, discreto y de edad igual a la vuestra.

Y que tiene un hijo fuera del matrimonio.

Como veis, no os he ocultado nada.

Y os lo agradezco,

porque es un dato de un cristiano poco virtuoso.

Sí, no lo es, pero hasta el más virtuoso peca.

Alteza, en los tiempos que corren, hasta los obispos tienen hijos.

Carrillo, sin ir más lejos tiene uno.

Además, eso es prueba de salud y de fertilidad

y como visteis con el rey Enrique, eso es algo que necesita la Corona.

¿Y debo perdonar su falta de virtud?

Vos ya sois suficientemente virtuosa.

Es seguro que los hijos que concibáis serán de vuestro esposo,

y no de amantes.

Vos no sois como Juana de Avis.

Señora, para poder ser recta, habéis de permitir que otros tuerzan.

¿Y no he de preocuparme por la reacción de Enrique?

Decidid sin temor.

Jamás, oídme, jamás estaréis sola;

Carrillo, Chacón, Gonzalo, yo mismo, sabéis que daríamos la vida por vos.

El rey, vuestro hermano,

solo desea casaros con quien a él le plazca,

sin tener en cuenta si os place a vos.

Solo desea alejaros de la Corte.

El rey, vuestro hermano, os apartó de vuestra madre,

ha firmado pactos que no ha cumplido

y ha permitido que Pacheco utilizara la fuerza contra vos.

Y ahora, ¿vais a hacer caso a quien tanto daño os ha hecho?

Isabel,

¿aceptáis que sea Fernando vuestro esposo?

Mucho tarda Cárdenas.

No tiene una tarea fácil de resolver.

Peor la tendrá conmigo como no la resuelva.

A veces creo que no sois conscientes de que estamos en el mismo bando.

Sé lo que habéis hecho por Isabel y lo respeto,

pero no menospreciéis mi consejo.

Antes de conoceros,

cuando Isabel y Alfonso apenas dejaron el pecho,

yo les preparé para esto.

Nunca olvidéis que vos y yo estamos juntos.

(Suspira).

Habrá boda.

No sabe Castilla el favor que os deberá siempre,

y el rey de Aragón también.

(Habla en árabe).

¿Podríais hablar en cristiano?

Le estaba diciendo que acercara la silla a la ventana,

necesito luz para la operación.

Hijo, dejadles trabajar.

No me fío de ellos, padre. Pues yo sí,

y soy el que le van a meter una aguja por el ojo.

Sigo pensando que corréis un riesgo innecesario.

No puedo entrar en batalla ciego.

Quizá ya no tengáis edad de entrar en batalla.

Soy el rey, y todavía decido qué puedo o no puedo hacer.

Ya está todo preparado, majestad.

Llevadme hasta la silla, hijo.

¿Podéis apartaros, señor?

(Habla en árabe).

Le he dicho que le sujete la cabeza.

¿Ya? -Aún no, padre.

¿Ya?

Ya, ¿os gusta, padre?

¿Padre?

Estás preciosa.

Todo lo que he hecho en la vida habrá valido la pena

solo por verte convertida en reina.

Cuando lo sea. -Lo será.

Yo solo digo que es muy complicado jugar a ser rey sin serlo,

porque al final siempre son ellos los que ganan

y quienes casan a sus hijos con los de otros reyes.

Madre, ¿por qué siempre tenéis que aguar la fiesta?

¿Han llegado buenas nuevas de Aragón? -Llegarán.

No la hagáis caso.

Nunca me lo hace, es igual que vos.

Tormenta

Se cierra puerta

Espero que el agua que os empapa sea de la lluvia

y no que hayáis tenido un percance con vuestro bote en el río.

Descuidad, el bote llegó sano y salvo... y en silencio.

Pasad y acomodaos, estáis en vuestra casa.

Gracias por vuestro esfuerzo y vuestra paciencia, señor Peralta,

veo que ni siquiera el mal tiempo impide que cumpláis vuestra misión.

Tranquila, alteza,

uno se puede ocultar de Pacheco y el rey,

pero con la lluvia no hay manera.

Tomad, secaros.

Permitid que lo guarde como prenda el primer día que entre en batalla,

y no para secarme la lluvia, alteza.

Creedme si os digo lo feliz que hacéis al rey de Aragón

aceptando a Fernando como esposo,

su difunta madre anhelaba este enlace, vos lo sabéis.

El Señor escribe derecho con renglones torcidos.

Este enlace no puede traer sino bondades a nuestros reinos,

Aragón y Castilla serán más fuertes juntos que separados.

Os he hecho venir para daros mi sí,

pero antes debo mostraros mi preocupación.

Fernando y yo somos primos segundos,

necesitaríamos que el Santo Padre nos concediera una bula

para poder casarnos.

Ni qué decir tiene que sin la bula,

nada de lo aquí hablado tendría validez alguna.

Tranquila, esa bula existe.

¿Existe?

Pero vos me dijisteis que el rey de Aragón

la pidió cuando yo tenía tres años, y se la negó.

La volvió a pedir después.

¿Y por qué no me lo dijisteis?

Por tacto,

no era una bula solo para casarlo con vos,

sino para permitir que Fernando pudiera tomar esposa

entre cualquiera de los miembros de su familia.

Y el difunto Pío II la concedió.

¿El papa Paulo daría por buena dicha bula?

Un papa nunca discute lo firmado por otro.

Véneris se encargará de traerla de Roma.

No sabéis el peso que me quitáis de encima,

ahora mi elección no tiene "pero" ninguno.

Tomad, comunicadle a vuestro rey con esta carta mis mejores deseos

y decidle a mi futuro esposo que ansío conocerle cuanto antes.

Pronto enviaré a Chacón con los detalles del enlace.

Que tengáis un buen viaje, Peralta. Gracias, alteza.

Eminencia.

Amigo, dad recuerdos a vuestro rey

y decidle que espero que se recupere pronto.

Que lo decidido aquí sea lo mejor para Castilla.

Vuelvo a mis aposentos.

¿Esa bula de la que habéis hablado?

El documento existe,

pero su santidad murió antes de firmarlo.

¿Y qué vamos a hacer?

Negociar con Roma, sobornaremos a quien haga falta.

Isabel ha aceptado así,

que no habrá fuerza en la tierra ni en el cielo

que impida que esa boda se celebre.

Llaman a la puerta

Adelante.

Gonzalo, ¿qué hacéis aquí?

Quería pediros disculpas por mi comportamiento del otro día.

Debería ser yo quien os las pidiera a vos,

no debí hablar de mis tribulaciones en la tumba de vuestro amigo.

Vos vais a ser reina, no debéis pedir disculpas a nadie.

Aún no lo soy,

y aún cuando llegue a serlo siempre pediré perdón a Dios,

y como mujer a las personas que aprecio

si es que las he fallado.

¿Habéis hablado con Peralta?

Sí.

¿Y qué habéis decidido?

Casarme con Fernando.

¿Podré seguir contando con vos a mi lado?

Eso solo la muerte podría evitarlo,

y parece que no se me da mal esquivarla.

Alteza.

¿Han apresado a mis mensajeros?

(Grita): ¿Quiénes se creen que son estos andaluces?

Primero no pagan, y luego quieren humillarme;

esto no puede continuar así, se me ha acabado la paciencia.

Voy a ir allí yo mismo,

a ver si se atreven a decirme a la cara que no pagan,

¡a la cara del rey!

No es necesario que emprendáis tan incómodo viaje, majestad,

yo me encargaré.

¡Voy a ir yo mismo, y vos me acompañaréis!

¿No confiáis en mi capacidad para solucionar el problema, señor?

Sí, pero cuatro ojos ven más que dos.

Partimos mañana.

Se abre la puerta

¡Don Diego!

Me alegra veros, decidme que traéis buenas noticias.

Las traigo:

la legación francesa pone fecha para negociar la boda de Isabel.

¿Cuándo?

En tres semanas estarán aquí. ¿Tres semanas?

Entonces, habrá que pasar por Ocaña antes de ir a Andalucía.

¿Tres semanas? -Sí.

Tengo que ir a ver a Isabel. -Ni hablar.

En vuestro estado no estáis para hacer viaje alguno.

Tengo que ir a verla, porque luego se irá a Francia, ¿no?

Muy probablemente.

Entonces es posible que no la vuelva a ver...

nunca.

Lo siento, pero iré a verla.

Padre.

Padre, ¿me veis?

Como no os podía ver desde hace dos años, hijo mío.

Por favor, majestad, no hagáis movimientos bruscos.

Sois prodigioso, rabí, ahora el otro ojo, venga.

No es tan sencillo.

Habría que buscar un día

en el que los astros sean tan propicios como hoy,

dejadme que mire.

Mirad, mirad.

¡Ay, hijo mío!

Cuánto habéis cambiado.

El día adecuado, según los astros, no será hasta dentro de doce años.

¿Doce años?

Vamos, hombre, dejaos de tonterías,

el mes que viene a más tardar.

Majestad,

vuestra falta de respeto a mi fe me resulta ofensiva.

¿Falta de respeto?

Si fuerais cristiano y me dijerais que no me operabais hasta el Jacobeo

os diría lo mismo.

Además, como rey os lo ordeno, y no se hable más.

Se hará como ordenéis, majestad.

Desde luego, hay que ver cómo son esos judíos,

no hay nadie tan preparado como ellos,

pero mira que son susceptibles.

Padre, ahora que podéis ver... Y mejor que veré.

Tengo algo para vos.

¡Peralta!

Pasad.

Majestad, me alegra veros tan recuperado.

Más me alegro yo de veros a vos, os lo aseguro.

Traigo una carta para vuestro hijo.

Ahora que podéis, leedla vos.

¡Felicidades, hijo, lo habréis logrado!

En breve nos enviarán sus condiciones para el enlace.

Eso ahora no me preocupa.

"Mandadme lo que quisierais que haga ahora,

pues es mi deber hacerlo".

¿Veis como os preocupabais en vano por su orgullo?

Esta carta demuestra que Isabel es una mujer humilde

que sabe cuál es su sitio en el matrimonio.

¿No son condiciones un poco excesivas

las que queréis imponer a vuestro esposo?

Ninguna que no sea pro lo que hemos luchado siempre.

Todos me dijisteis que lo importante era mi causa,

porque era justa, y justo es lo que pido.

Escribid: Fernando vivirá en Castilla

y no saldrá de ahí sin mi consentimiento.

La educación de nuestros hijos se realizará en Castilla,

así podré controlar este matrimonio.

Reconocerá a mi hermano Enrique como rey de Castilla.

Pero, señora, si ni siquiera tenemos la seguridad

de que Enrique os considere su heredera.

Lo hará, no quiero más conflictos de los necesarios.

La heredera al trono seré yo, Isabel, no mi esposo.

Tal vez no convenga presionar tanto al principio.

Ya que nos la jugamos, por lo menos que merezca la pena.

De acuerdo, lo que no sé es cómo podremos negociarlo todo.

Aragón nos necesita contra Francia, lo aceptará.

Alteza. ¿Qué ocurre?

El rey Enrique envía mensaje de que viene a veros.

Hay que darse prisa,

eso significa que las negociaciones con Francia han culminado.

¿Qué hacemos?

Mostrar normalidad, hacerle creer que le obedeceréis.

¿Qué os preocupa, Carrillo?

Disculpad señora, pero vos no tenéis práctica en mentir.

Estad tranquilo, sé que mentir es pecado,

pero espero que cuando me confiese,

vos como sacerdote me deis el perdón sin gran penitencia.

Asuntos importantes me llevan a Andalucía,

pero antes de irme quiero concretar ciertos temas.

Hablad.

Antes de tres semanas llegará la delegación francesa

para proponeros condiciones de boda con el duque de Guyena.

La encabeza el cardenal Jouffroy, obispo de Albi.

Serán bien recibidos, si es eso lo que os preocupa.

Señora... Carrillo, basta.

En las negociaciones de Guisando prometí paz y obediencia,

y voy a cumplir con mi parte del trato.

Perfecto.

En nuestra ausencia se encargará de mediar en vuestros asuntos

don Luis de Acuña y Osorio, obispo de Burgos.

Lo haré con mucho gusto, majestad.

No veo necesaria su presencia aquí.

Yo entiendo menos la vuestra, ¿no tenéis nada que hacer en Toledo?

Para ser su arzobispo,

tenéis a vuestros feligreses muy abandonados.

Confío en resolver mis asuntos en Andalucía

a tiempo de llegar aquí,

aunque sea para despedirme de los franceses.

Hasta entonces, Acuña es mi representante

y encargado de hacer que todo llegue a buen puerto.

Así será.

¿Juráis por Dios que os casaréis con el duque de Guyena?

Lo juro por Dios.

Me alegra oír vuestras palabras.

Nada más, entonces.

Que tengáis un buen viaje, majestad.

Os he visto muy callado, Pacheco.

Demasiada amabilidad.

Isabel ha jurado por Dios, mi hermana nunca lo haría en vano,

os lo aseguro.

Majestad, ¿os pidió permiso Cabrera

para que su esposa pudiera venir a ver a Isabel?

(Asiente): ¿Ocurre algo?

Nada, majestad.

Vigiladla, Acuña.

Beatriz de Bobadilla es la mejor amiga de Isabel,

a ella la dirá la verdad de lo que piensa.

Jurar por Dios en vano y engañar a su mejor amiga,

son dos cosas que Isabel no es capaz de hacer,

no sin pensar que va a arder en el infierno.

Tal vez hayáis estado demasiado condescendiente,

¿creéis que no sospecharán?

Tranquilo, ya me ganaré a Acuña.

Vos encargaos de que Aragón acepte las condiciones de boda

y hacedme saber dónde puede celebrarse.

La plaza más segura es Valladolid,

la defiende Enríquez, es leal y familia del propio Fernando.

Allí iré en cuanto pueda.

¿Y qué excusa daréis para abandonar Ocaña?

Dejadlo de mi cuenta,

pero os aseguro que ni Acuña ni el rey en persona lo impedirán,

no he jurado por Dios en vano para seguir presa de Enrique.

Se asignarán a Isabel de Castilla señoríos y rentas en Aragón

y si fuera menester, también soldados.

Se aportará una dote para la novia,

el novio no podrá adueñarse

de propiedades de la Corona de Castilla

ni hacer designaciones sin el consentimiento de Isabel.

Señor...

Todos los decretos se firmarán conjuntamente

excepto los de carácter eclesiástico que serán firmados solo por Isabel.

Nos urge vuestra respuesta,

los enviados del duque de Guyena visitarán próximamente a Isabel.

¿Quién se ha creído que es esa mujer?

¿Cómo se atreve a exigir todo eso?

Al final, sí que es una mujer de carácter,

como lo era vuestra madre. No comparéis, padre, por favor.

Vuestra madre tampoco se arrugaba,

se presentaba en Cataluña o en Navarra

cuando peor estaban las cosas;

las dos son Trastámara, las dos querían unir ambas Coronas.

Vuestra madre siempre quiso casaros con Isabel.

Si estuviera aquí y hubiese escuchado las condiciones,

no pensaría lo mismo.

Acercaos.

¿Veis este collar? Está hecho de rubíes y perlas.

Es precioso.

Se lo regalé a vuestra madre cuando nos casamos

y ahora se lo regalaré a Isabel como dote.

Padre, por favor... ¡Dejadme hablar!

¡Se lo daré a Carrillo porque no tengo otra cosa que darle!

¿Y sabéis lo mejor?

Que lo tenía empeñado a unos usureros valencianos,

lo he tenido que recuperar casi por la fuerza.

Lo teníais empeñado.

Sois el rey de Aragón.

Soy el rey de un reino pobre, hijo, por eso necesitamos esta boda.

Prometo mucho,

pero no tengo ni un florín para darle ahora mismo a Isabel.

Solo este collar...

y a mi hijo.

Lleváoslo, y cuidad de él.

Entendedlo bien, hijo, tenedlo claro.

Si vuestra madre estuviera aquí y viera cómo necesitamos esta boda,

ella hubiera hecho lo mismo y os diría lo que yo os digo.

Aceptadlo todo, hijo.

No sin que ella acepte alguna condición que impongamos.

Isabel sabe la fuerza que ganará en Castilla

con mi presencia a su lado.

Pondremos condiciones, pero aceptad las suyas, Fernando.

Y otra cosa: os vais a casar,

así que resolved lo que tengáis que resolver.

No os preocupéis, esto iba a pasar, ya lo sabía.

No he sido la primera ni seré la última,

de hecho, vos tenéis un hijo.

Y también sé que cuidáis de él.

Si fuera campesino

nunca habría de faltarle un trozo de pan a un hijo mío;

ya que soy rey, con menos razón aún.

No pongáis esa cara, no son malas noticias.

Todo lo contrario, casáis con la princesa de Castilla.

Cuando llegue el día ya nos despediremos.

Animad esa cara,

porque el día de la boda no os lo quita nadie.

Ha costado. -Y todavía nos ha de costar.

No pensaríais que todo iba a ser decir que sí.

En toda negociación ambas partes han de ceder.

Y todo contrato cambia con la realidad del día a día.

Yo solo aviso: no soy manso.

Lo sabemos, y nos alegramos de ello, majestad.

Poco a poco las torres van cayendo,

vos también habéis logrado curar vuestra ceguera.

Es milagroso lo que ha conseguido este rabí.

Ya, pero debo advertiros que corren rumores.

Se dice que los judíos gozan en vuestra Corte

de excesivos favores.

Cuando un cirujano cristiano sepa hacer eso..., hablaremos.

No es incompatible disfrutar del buen hacer de los judíos

y evitar su mala fama.

Sois un hombre de fe, ¿cómo podéis estar seguro

de que el Señor no ha tenido nada que ver con vuestra curación?

Bien, el Señor tiene que ver con todas las cosas, moneñor.

Pues si es así, dadle ese mérito ante vuestro pueblo.

Ya está todo firmado.

Queda por resolver dónde será el enlace.

Valladolid es una plaza segura y la protege Enríquez,

almirante de Castilla y familiar vuestro.

Hay que pensar que Isabel tendrá difícil dejar Castilla,

ya le será difícil abandonar Ocaña.

Yo la corresponderé yendo a Valladolid.

Será un viaje difícil. Lo haré.

Por mucho carácter que demuestre mi futura esposa,

el hombre sigo siendo yo.

Si hay que correr un riesgo seré yo quien lo haga.

Y ha de ser pronto,

Enrique y Pacheco han partido a Andalucía

a apaciguar los ánimos.

Ahora es el momento, entonces.

Lo es, pero Isabel necesitará protección

y la protección cuesta dinero.

Partid con doscientos de mis mejores hombres

y dejaros de tanto dinero.

Necesitaremos veinte mil florines

y armas.

Cárdenas, avisad a Isabel. -Sí.

Y dadle este anillo como prueba de mi compromiso,

es humilde en comparación a todo lo que exige Castilla,

pero decidle que... se lo doy con todo mi corazón.

Y que aguante, que todo saldrá bien.

Así lo haré.

Y dice San Jerónimo: "Una mujer, y más si está casada,

ha de lavarse todas las mañanas manos, brazos y cara".

¿Podemos dejar un momento a San Jerónimo?

Debo pediros un favor, hay algo que me duele en el alma.

Contadme.

Vos sabéis que justo ahora

se cumple el aniversario por la muerte de mi hermano.

Que el Señor tenga en su gloria.

Me gustaría darle una misa con presencia de mi madre.

La mujer está mayor y delicada y no puede desplazarse.

¿En Arévalo?

No sé si no debería comunicarle su viaje a su majestad...,

o al menos al marqués de Villena.

¿No podríais posponer vuestro viaje?

¿Vuestro?

Nuestro, querréis decir, he pensado que vos oficiéis la misa.

Gracias, pero... En una semana estaremos de vuelta.

Bueno, bueno, dejadme pensarlo,

y ahora sigamos escuchando a San Jerónimo.

"Una mujer, y más si está casada,

ha de lavarse todas las mañanas manos, brazos y cara.

Ha de cuidar también sus uñas, dientes y cabello".

Es sabido que en Francia son bastante relajados

con las cuestiones higiénicas, pero eso no ha de servir de excusa.

No se preocupe, monseñor,

ya verá como obliga a los franceses a adoptar costumbres castellanas.

¡Beatriz!

¿Pero qué hacéis aquí?

Venir a veros, que si me descuido no os veo hasta después de la boda.

Monseñor, Beatriz de Bobadilla, esposa de don Andrés Cabrera

y mi mejor amiga, mi hermana diría yo.

Monseñor. -Encantado de conoceros.

Y, por lo que veo,

si llegáis un poco más tarde también conocería a vuestro hijo.

Excusadnos, ella ya está casada

y hay asuntos de mujeres que debemos hablar.

Hablad, hablad pues.

¿La boda dónde va a ser en Francia o en Castilla?

Después dónde viviréis, en Francia, ¿no?

Aunque he oído que el duque y su hermano el rey...,

así que igual hay suerte y os venís a vivir aquí.

Beatriz, tengo que contaros algo: tengo miedo.

¿De qué, señora?

Vos sabéis lo importante que es el sacramento del matrimonio para mí

y no sé si voy a estar a la altura de lo que se me pida.

Isabel, sabréis estarlo, vuestra madre os educó para ello.

Espero tener la misma maña que vos.

¿Por qué sonreís?

Me habíais alarmado,

creía que me ibais a confesar que no os pensabais casar.

No, Beatriz, obedeceré al rey.

Hasta ahora todo han sido penas y lágrimas,

quiero ser feliz, tener hijos en Castilla o en Francia.

Quiero ser mujer y madre antes que reina.

Ojalá seáis feliz,

pero tenéis que obligar a ese francés a lavarse, ¡eh!

¿Estáis seguro de lo que decís? -Sí, monseñor.

Gracias, podéis retiraros.

Habrá que dar misa en Arévalo.

Alteza, ¿estáis preparada?

Sí.

Ya he enviado mensaje a Carrillo para que os recoja en Arévalo.

Gracias, que tengáis suerte.

Cuando todo esto se sepa...

No os preocupéis por mi, estoy en mi casa, en mi tierra;

si es necesario sabré desaparecer.

¡Madre, soy Isabel!

¿Dónde está mi madre?

Señora.

¿Qué ha pasado, dónde está mi madre?

El rey entregó la villa a los duques de Plasencia

y ellos obligaron a vuestra madre a marcharse de aquí.

¿Dónde está?

(Grita): ¿Dónde se la han llevado?

A Madrigal.

Monseñor.

No tenía ni idea, nadie me había dicho nada.

¡Vámonos a Madrigal ya!

Santa Engracia, virgen y mártir local.

Esta imagen estará en le retablo de la basílica

que levantaremos como agradecimiento al milagro de curación de mi ceguera,

fue tocar el clavo y empezar a disiparse las tinieblas.

¿Obrará la Santa también el milagro de la bula papal?

La que tenemos, valer no vale.

Esperemos que Véneris

consiga convencer a Paulo que nos de una de nuevo,

aunque difícil lo va a tener; Enrique tiene bien agarrado al papa.

Si no hay bula, celebraremos una boda ilegal.

Ilegal, pero necesaria.

Estamos engañando a Isabel. Por su bien.

Decidle la verdad, y solo le haréis daño.

No querrá casarse con Fernando y dirá que sí al duque de Guyena;

se irá a París y no volverá nunca a Castilla.

Ni vos ni yo queremos eso, ¿verdad?

Verdad.

Tranquilo, Chacón, sé que es duro para vos,

pero si una cosa he aprendido como rey

es que el tiempo y el dinero pueden hacer legal lo ilegal,

y convertir en verdad la mentira.

Ojalá consigamos esta bula,

encargaré a Véneris que pague lo que sea

para conseguirla inmediatamente, os lo juro.

De acuerdo.

Perfecto, y ya que estamos todos de acuerdo,

quisiera daros algo muy especial para doña Isabel.

Fue de mi esposa, a la que tanto amaba.

Yo mismo se lo llevaré,

a estas horas debe estar viendo a su madre en Arévalo.

Dios sabe que este regalo le levantará el ánimo.

Eso espero.

Y hablando de santos,

que todos ellos os guíen para que Isabel llegue a ser reina,

porque si no, todo nuestro esfuerzo será en vano

y no quisiera haber apostado tan fuerte para nada.

Os lleváis a mi hijo, Carrillo.

Y vuestro hijo, la mejor esposa.

Os lo advierto, señora, vuestra madre no está bien.

¿Madre?

Madre.

Madre, soy Isabel, vuestra hija.

Isabel, mi niña.

No es necesario que trabajéis,

podemos llamar a una criada que haga esto.

No hace falta, yo me basto.

Pero vos sois princesa.

No,

soy su hija.

Señora, tenéis visita..., pero, ¿qué hacéis?

Ya lo haré yo. ¿Quién viene?

Unos caballeros preguntan por vos, son extranjeros,

franceses.

El cardenal Jouffroy,

vendrá a cerrar los detalles de vuestro enlace con el duque.

¿Pero no venían la semana que viene?

Hacedles pasar, pero que esperen un momento,

para ellos sí que soy una princesa.

Ha sido bastante difícil encontraros, señora.

Venimos siguiendo vuestros pasos desde Ocaña.

Lamento las molestias,

es el aniversario de la muerte de mi hermano

y quería pasarlo con mi madre.

Creí que vuestra madre estaba en Arévalo.

Eso también creía yo. Hubo un malentendido.

Pero lo que importa es que estamos aquí.

Y lo que importa sobre todo es vuestra boda con mi señor,

el duque de Guyena.

Es motivo de gran alegría la inmensa felicidad y satisfacción

que en el cielo habrá de experimentar vuestro señor padre,

el rey Juan de Castilla.

Él hubiera sido feliz

viendo cómo nuestros dos grandes reinos cristianos

se unían por el Santo Sacramento.

Sin duda.

Una boda de tan alta alcurnia

requiere largos y cuidadosos preparativos,

capitulaciones, detalles respecto a la dote,

el establecimiento de la casa... En efecto,

son muchos los aspectos a tener en cuenta.

Lamento no poder entrar a valorarlos ahora.

Según las leyes de Castilla,

como heredera, debo consultar con nobles y consejeros

antes de tomar cualquier decisión.

Y mi señor, el duque, respeta las leyes de Castilla.

Gracias.

Pero, quizás sí pudiéramos avanzar respecto a la fecha de la boda,

de aquí a entonces habría tiempo para consultas y negociaciones.

Sí, eso sí.

Lamento no poder complaceros tampoco en ese aspecto.

Ya..., las leyes de Castilla.

Bien, creo que lo mejor será hablar con vuestro hermano, el rey Enrique.

Haced como gustéis,

igual que él ha hecho lo que le ha parecido con mi madre.

Vengo de luchar en Andalucía,

¡me encuentro mi reino manga por hombro!

¿Qué demonios hace Isabel fuera de Ocaña?

Decía de una misa con su madre, por su hermano.

¿Y Acuña, dónde está Acuña?

Estaba con ella en Madrigal.

Majestad, no dudo de vuestra buena fe,

pero por lo que yo he visto

Isabel no tiene ninguna intención de casar con mi señor,

el duque de Guyena.

No hubo manera de sacar de ella el más mínimo compromiso,

ni tan siquiera sobre el lugar de la boda.

Incluso, se negó a hablar sobre ello.

¿Para esto me habéis hecho hacer un viaje tan largo?

Llego a Ocaña y no estáis ni vos ni la novia,

tengo que ir de pueblo en pueblo hasta encontrarla:

Ocaña, Arévalo, Madrigal...

He venido a casar al hermano del rey de Francia,

no de peregrino.

Arévalo,

no debió sentarle bien a mi hermana ver a su madre expulsada de allí.

¿Quién iba a pensar que iba a ir?

¿No os dije que no nos interrumpieran?

Lo siento, majestad,

pero han llegado noticias de nuestros vigías

en la frontera con Aragón.

Y dejadme adivinar: no son buenas noticias.

Viniendo de Aragón, no pueden serlo.

Se han visto hace dos días unas tropas entrar en Castilla,

entre ellos estaban Chacón y Carrillo.

Nos han engañado, a todos.

Fernando e Isabel, ese es el plan.

Es una cría, por el amor de Dios, ¡es una maldita niña

y está haciendo con nosotros lo que quiere!

Solicito una orden para detenerla en Madrigal.

Concedida.

¿Vuestra esposa es amiga de Isabel?

Muy amiga.

¿No sabe nada de todo esto?

Me mintió,

Isabel me mintió.

¿Por qué nadie me dice la verdad?

Isabel se está equivocando.

Rechazar al hermano del rey de Francia,

volver a enfrentarse a Enrique.

¿Y qué va a hacer?

El rey, digo.

Come.

Ha emitido una orden de detención.

Esta vez Isabel... ha ido demasiado lejos.

Padre.

Decidme, hija.

¿Sabéis algo de Fernando?

No, no hay noticias ni las habrá;

nos han engañado.

Te juro por lo más sagrado que Isabel pagará por esto.

Te lo juro.

¿Dónde has estado todo este tiempo, hija?

En Ocaña.

Nadie viene a verme,

¿y tu hermano?

Está muerto, madre.

Él sí vino a verme hace poco.

Señora, el alcalde quiere veros.

¿Qué sucede?

Señora, la Corte ha emitido una orden de detención contra vos.

No os preocupéis, no pienso detener a la princesa;

el pueblo no lo permitiría, os adora.

Y yo os debo un respeto por vuestro padre y vuestra madre,

que siempre me trataron tan bien.

Hay que salir de aquí de inmediato. -No es seguro.

Hay un convento extramuros, muy cerca de aquí.

Allí seguro que nadie entra a detener a la princesa.

Chacón y Carrillo deben estar volviendo de Aragón,

encontradlos y decidles que necesito ayuda.

No os preocupéis por ella, yo respondo de su seguridad.

Madre.

Es tarde ya, ¿no?

Sí, es muy tarde.

Señora, cuanto antes salgamos

antes podré responder por vuestra seguridad.

Clara, despertad al obispo Acuña

y decidle que ha de acompañarme al convento,

que necesito consejo espiritual.

Mejor tenerle cerca y aislado

antes de que se entere de la orden de detención.

¡Un segundo, Clara!

Vos y la comitiva que me ha acompañado, marchad.

Sois la esposa de Chacón, podría haber represalias.

Lo siento, tendrían que matarme para separarme de vuestra madre.

(Susurra): Vamos.

Eso significa que Pacheco y el rey saben lo de la boda con Fernando.

¿Isabel estará segura en el convento?

No lo estaría ni en el Vaticano.

¿Creéis que a mi sobrino le detendrá que esté en un convento

después de lo que le ha hecho a su hija?

Pacheco y sus hombres están más cerca,

llegarán a Madrigal antes que nosotros.

O no, si apretamos la marcha.

Si apretamos la marcha y los encontramos,

será una lucha a campo abierto; no nos interesa.

Un solo jinete podría llegar antes,

y además evitaríamos ese problema.

Es cierto, tengo ese hombre: ¡Mejías!

No, monseñor creo que he de hacerlo yo.

Pero estáis agotado.

Sí, pero soy el único que sabe dónde está el convento

y no tenemos tiempo que perder.

Necesito un caballo que sea rápido y que esté fresco.

¡Mejías!

Cambiad vuestro caballo con el de este hombre.

Llevadla a Valladolid. Así lo haré, señor.

Un momento, Gonzalo.

Decidle a Isabel que el rey de Aragón le envía esto.

Sí, monseñor.

¡Hia!

Cambio de destino, vamos a Valladolid.

Como dice San Pedro Apóstol,

"A Dios le es de mayor estima

el ornato incorruptible de un espíritu afable y apacible

que el de peinados ostentosos o vestidos lujosos".

¿Me escucháis, señora? Sí, padre.

Las mujeres de aquellos tiempos esperaban a Dios

estando sujetas a sus esposos.

Así Sara obedecía a Abraham, llamándole "señor".

Relincho

Y vosotras, sus hijas,...

Señora.

Un presente del rey de Aragón y de su hijo Fernando.

¿Qué sucede, dónde vais?

No debo daros ninguna explicación,

soy libre de elegir mi vida y libre de elegir mi boda,

decídselo a quien se lo tengáis que decir.

(Grita): ¿Dónde está?

Se fue.

¿Se fue, adonde?

¡Necio!

Vuestro tío es arzobispo,

pero la bula que necesitan para la boda

solo la puede dar el papa, y no la dará nunca.

No podéis reuniros con Fernando en Aragón.

Imposible,

dudo que pueda cruzar la frontera sin llamar la atención.

Si yo no puedo ir a Aragón y él no puede venir a Castilla,

¿cuál es la solución?

Siento tener que hablar con vos de esta manera,

pero vuestro rey parece tener ojos y oídos en nuestra Corte.

Esos ojos y oídos son de Pacheco.

El mismo que ha puesto hombres en todos los pasos fronterizos

para impedir que entre en Castilla.

¡Pacheco no es rey, y vos tampoco, eminencia!

Hasta ahora habéis sido el guardián que la defendió de otros hombres,

¿sabréis seguir siéndolo cuando otro hombre ocupe su alcoba?

Pese a lo que dijeron nuestros espías a Fernando,

no se le vio en Cataluña. ¿Dónde está entonces?

No tengo suerte yo con Roma, nada de lo que pido se me concede

pero en esta ocasión tenéis que hacer que se firme esta bula.

Hay que evitar esa boda como sea,

¡hay que matar a la alimaña antes que crezca y nos saque los ojos!

Como nos descubran aquí lo vamos a pasar muy mal.

Tenéis razón,

hasta que no lleguemos a una villa afín a Carrillo

no estaremos a salvo.

¡No habrá bula de Roma! Y sin bula no hay boda.

Conozco a Isabel, jamás haría nada en contra de la Iglesia.

Necesito consejo, padre.

Próximamente voy a contraer matrimonio.

Enhorabuena, hija.

Temo la consumación, padre.

Preparaos, partimos para Trujillo.

¿Ahora? Ahora.

No se puede reinar teniendo miedo a las guerras.

Y tampoco provocarlas con la alegría de una justa entre caballeros:

la gente muere, el país se empobrece.

No pienso heredar un país en ruinas.

Tiene ojos y no ve, no escucha,

cuando se quiera dar cuenta le habrán quitado el trono,

¿queréis hacer más corta la espera?

Es sobre vuestra bula. -¿Habéis decidido ya?

Subtitulación realizada por Cristina Rivero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 7

Isabel - Capítulo 7

12 ago 2013

Isabel, atemorizada y hundida por las amenazas recibidas, no sabe con quién casarse: el Duque de Guyena o Fernando de Aragón. Los dos son de la misma edad. El francés le garantiza evitar más tensiones con su hermano el rey, que la responsabilizaría, en caso de negarse, de una nueva guerra. Mientras tanto, Gonzalo Fernández de Córdoba sigue suspirando por ella y Pacheco trama nuevas conspiraciones para seguir manejando monarcas y nobles a su antojo.

Histórico de emisiones:

22/10/2012

ver más sobre "Isabel - Capítulo 7" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 7"

Los últimos 636 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. carmen levicoy

    Hola soy de Chile y esta serie llego a la Tv abierta, nos ha gustado mucho, pero quiero ver los vídeos de los capítulos completos que vi hace un tiempo y no me lo permite que paso??? sale un franja al darle al vídeo pero no se ven. Por va revísenlo, gracias.

    19 oct 2013
  2. Victoria Nuñez

    Excelente superproducción. Estoy siguiendo por internet, pero últimamente para ver los capítulos me aparecen primero otros vídeos / clips, sin embargo, no los puedo sacar para comenzar a ver el capitulo... alguien me puede ayudar para sacarlos y poder ver el capitulo por favor?!!!

    10 oct 2013
  3. Nelly de Villa Gesell Argentina

    Soy Nelly de Argentina y estoy viendo por internet esta serie fabulosa! muy bien hecha por USTEDES....que mejores! nosotros desde este lugar del planeta tuvimos que estudiarla por el libro de historia... fabulosos los paisajes, castillos y como nos ponen en situacion historica desde sus vestuarios, e intrigas...ME ENCUENTRO con actores de primer nivel que actuaron en AMAR EN TIEMPOS REVUELTOS...mi adorada serie que quisiera con todas mis ganas que hubiera una 8va. temporada...tal es así que tambien estuve viendo CUENTAME COMO PASO la 13a. temporada como ven son campeones con estas series inigualables....y aqui en ISABEL me encuentro con el actor que hizo de cura y que se casa con Inés la hija de los Alcantara y padre de Oriol.... tambien en el equipo tecnico hay mucha gente muy eficiente y conocida...hayyyyyyyy con Fernando de Aragon!! Sancho que bello hombre y que buen actor! a pesar de su pelo y barba renegridos...yo tambien lo hacia mas rubio FELICITACIONES Y FELICIDADES PARA TODOS!

    22 dic 2012
  4. Silvia

    Jo... lo cierto es que me da pena la hija de Pacheco, es una chica simpática e inocente y se había ilusionado con ser reina.

    26 nov 2012
  5. mary merche

    Tremendo elenco. El Rey Enreique IV, interpretado por Pablo Derqui, maganifico, excepcional; borda su papel.

    05 nov 2012
  6. SandraDoral

    Desde Miami felicito esta hermosa obra televisiva, la seguimos con mi esposo todos los capitules, no se si se ajusta fiel a la historia, pero su realizacion es maravillosa.

    29 oct 2012
  7. Chencho

    Me gustaria saber en que historiador, se ha basado el guionista de la serie, cuando pone en boca de Isabel un perjurio tan manifiesto cuando jura por Dios ante su hermano que se casarà con el hermano del rey de Francia, que por cierto según algunos historiadores no era con èl sino con un hijo del rey, el Duque de Berry. He leido la obra de Manuel Fernández Alvarez: "Isabel la Catòlica" en la creo que se basa la serie y, en ningùn momento hace referencia a el citado juramento, ademas de que cuando el rey marchò a Andalucia no esperaba ninguna Delegación francesa, ya que el favorito para casar con su hermana Isabel era el rey de Portugal. Por lo demas la serie me parece muy bien hecha, pero por favor, se ajusten lo mas posible a la historia.

    26 oct 2012
  8. Noble Vascongado

    Ya somos casi cuatro millones de espectadores los que seguimos fieles al lado de Isabel. Habrá detalles en ella que son mejorables (como todo en la vida) pero no negaremos que esta muy bien en todos los aspectos, incluida la banda sonora que acompaña a las imágenes. Bien unida y pegadiza, al menos para mi que acabo silvandola por allá donde vaya sin darme cuenta. Benditos lunes!. Al final uno de los mejores días de la semana para mí en lo que tv se refiere. Un fuerte abrazó a todos!.

    24 oct 2012
  9. Curro

    Una serie que aúna, con elegancia, el entretenimiento y la historia.

    23 oct 2012
  10. M. J. Enríquez

    A ver si ponen a Fernando lentillas de ojos azules, y en vez del pelo tan negro, cambian al doradito carácterístico de la familia. También tenía la barba dorada, para nada era oscura. El color exacto era un castaño dorado tirando a claro. Cada vez que sale en la serie, me vienen esos detalles a la mente. Menos mal, que han estado acertados, con lo de sus familiares los Enríquez de Valladolid. No pretendo molestar a nadie, pero he investigado mucho sobre ellos, sus antepasados y descendientes.

    23 oct 2012