2124776
Programas no recomendados para menores de 12 años (NR12)
cerrar cerrar

Subtítulos de Isabel - Capítulo 24

Almería ha caído en manos del Zagal, ha asesinado a mi hermano. Han llegado tristes nuevas de Almería. Tomaremos su posesión más preciada: Málaga. He ordenado reforzar la defensa; la guarnición de Ronda está en camino. Cuando Ronda despierte desprotegida, verán que están cercados. Los cristianos os han burlado; habéis concentrado vuestras fuerzas en Málaga, pero se dirigen a Ronda. ¿Don Cristóbal Colón? -Sí. El rey os recibirá ahora. ¿Quién os impide llegar a las Indias por el oeste? Solo vos pensáis que es posible. Saquean las haciendas catalanas. Llevaréis dos mensajes: uno para Verntallat y otro para Santángel. Os presento a don Pedro de Arbués, el nuevo inquisidor de Aragón. Señor, los remensas han tomado el castillo de Anglés. ¿Los nobles se han unido? Y se han hecho fuertes, organizan un ejército. Ahora todos saben quienes son los cristianos asesinos. Vuestro familiar morirá, y el dinero se empleará en la guerra de Granada. Habiendo los campesinos de pagar 60 sueldos por más como precio de redención. A cambio, los remensas podrán romper con vuestras tierras, y no podréis hacer nada que no se atenga a derecho. Volved con el Zagal, y llevaos a los vuestros, pero no comprometáis a mi hijo. ¿Qué garantías me dais de que cuando muera el emir y no os hagan sombra en Granada no os desharéis de mí y mis hijos? Ese día os haré mi esposa. Un piloto, que se perdió en una tormenta, viajó más allá de las Azores, dibujó una carta de navegación que está en mi poder. Conocí a un monje que imitaba libros antiguos. Envejecía el papel con líquidos; olían igual que la carta de Colón. No... Abandono Granada, no os volveréis a sentir amenazados por mí. ¡Buscadlos y no paréis hasta que ella y sus hijos estén en la Alhambra! Estoy preñada, y podría suponerme un grave peligro. Perdonadme señor, porque por vez primera voy a ser desleal a mi señora. No volveremos a poner vuestra vida en peligro, no tendremos más hijos, Isabel. El genovés prepara su partida, temo que se dirija a una Corte extranjera. Aún he de vencer en la guerra contra Granada, pero si confiáis en mí, como yo confío en vos, juntos haremos que vuestro sueño algún día se haga realidad. Subtitulado por TVE. Es voluntad del rey expulsar de Vélez-Málaga, a todos quienes no crean en Jesucristo Nuestro Señor. Se consagrarán las mezquitas a la única fe verdadera. Sirva de castigo por vuestra resistencia. Y dad gracias, mayor habría de ser por poner en peligro la vida del rey. Por último, el rey nombra alcaide de Vélez a don Francisco Enríquez, en sustitución del vencido Abul Casin Benegas. A vos, Abul Casin, el rey os encomienda una misión. Id al encuentro del Zagal, relatadle lo ocurrido aquí, pues tal es el futuro que le aguarda. Nada debéis de temer, pues habéis defendido Vélez con honor de esos perros, yo mismo fui incapaz de socorreros. Volved con los vuestros, si así lo deseáis, O quedaros a nuestro lado, la guerra no ha terminado. La próxima vez lo tendrán más difícil. Que Alá os bendiga. Corderos..., dejarse engañar por corderos con fuego en las astas. Siendo de noche, pensaron que era la infantería atacando por el norte. Pero no debieron dejar la retaguardia a su merced. Mi señor, os honra haber dispensado al alcaide. No mentís al decir que resistieron con honor, otros no lo han hecho. -Y serán castigados por ello. Si tenéis noticia del paradero de los alcaides de Benaque, Casis, Laqus y Maro, hacédmelo saber, pagarán su cobardía. ¿Cómo osáis repartiros el reino de Granada con vuestro tío? Negociar con el zagal habrá sido laborioso, me sorprende que conservéis la cabeza. Habéis faltado al juramento de lealtad y obediencia. No os he traicionado, he venido a daros cuenta del acuerdo. Ningún trato con el Zagal tiene validez. He conseguido la mitad del reino sin verter una gota de sangre. Ahora Granada vive en paz. Incauto..., la tregua solo le beneficia a él, ¡mientras reagrupa a sus huestes a la espera de refuerzos! Sabéis que mis huestes no necesitan descanso. Necesito tiempo para recuperar Granada. ¡Vos no decidís cuando os toca descansar, os debéis a las condiciones de nuestro pacto! Nuestros hombres os pusieron a la entrada de Granada con un fin: echar al Zagal de la Alhambra y recuperar el trono para Castilla. Todo lo demás sobra, entendedlo de una vez. Querréis tener antes de marchar un momento con vuestro hijo. Qué ganas tenía de veros. Como veis, le tratamos como a uno más de la familia. No cometáis más errores, Boabdil, mucho depende de vuestras decisiones. Retiraos. ¿Es tan torpe como parece o nos toma por tales? Torpe o no, lo que importa es que rompa el acuerdo. (Reza en árabe). ¿Tan mal os ha ido con los infieles que os ponéis en manos de Alá? No permitirán el pacto con el Zagal, teníais razón. O acabamos con él, o nos enfrentaremos a los castellanos. A los cristianos les conviene que nos debilitemos entre nosotros. Nos empujan a una guerra que destruirá nuestros reinos. No os rindáis antes de hora; aún podéis salvar a Granada. Obedeced al infiel, pero exigid que cumpla su parte; que nos abra paso hasta la Alhambra. Dudo que envíen más tropas, hemos perdido su confianza. Hace que os tomen por su vasallo más leal, les ofreceremos algo a cambio. -Nada nos queda para negociar. Podemos recuperar su confianza y asestar un golpe mortal a vuestro tío. ¿Cómo? Abriéndoles las puertas de la ciudad más rica del reino. Los hombres de Boabdil nos atacaron al rayar el alba. ¿Habéis rechazado la incursión? -Sí, mi señor, Ha sucedido como habíais previsto. Sería un necio si confiara en la palabra de mi sobrino. ¿Había tropas cristianas entre sus hombres? Varias compañías de a pie. Es astuto el rey Fernando: envía a Boabdil a hostigarnos, mientras él prepara la verdadera ofensiva. Que nuestros oteadores estén más alerta que nunca, pronto sabremos lo que pretende. Tenemos al Zagal muy ocupado defendiendo la Alhambra de Boabdil, es nuestra oportunidad. Ha llegado el momento de atacar Málaga. Es su plaza más preciada, la defenderá con uñas y dientes. Primero tendrá que librarse de su sobrino, conquistar Málaga significa derrotar al Zagal. Es ganar la guerra. La campaña se basa en dos pilares: primero asediaremos la ciudad, tomaremos la vega con nuestros ejércitos. Debemos decidir la ruta: por Antequera o por Marbella. Por Antequera, pero tendremos las montañas. Desde Marbella el camino es más accesible, iremos más deprisa. Avanzaremos hacia el sur por Antequera; yendo en línea recta hasta el mar partiremos el reino en dos. Málaga quedará aislada de Granada. Es vital que no reciban ayuda por mar. La flota aragonesa bloqueará la entrada, y nuestras mesnadas lo harán en tierra. El segundo pilar de la campaña es la artillería, ahí entráis vos, Ramírez. Hemos doblado el número de baterías. Bendito sea el fruto de la bula de Cruzada. Ya es hora de hacerlas tronar contra las murallas de Málaga. El problema es llegar hasta allí. Los caminos son poco más que sendas, imposible transportar las piezas por ellos. Solucionadlo. Si es menester, construir nuevos caminos para que los carros lleguen sin contratiempos, aunque haya que retrasar el asedio. De acuerdo. La conquista de Málaga depende de vos, Ramírez. Tenedlo bien presente. Proporcionadle todo lo necesario, debe partir cuanto antes. Ramírez, nos reuniremos frente a Málaga. Deberíamos esperar antes de hacer tantos preparativos. No sabemos cuándo se va a celebrar el matrimonio. El príncipe Alfonso pronto cumplirá 15 años, entonces, anunciará vuestro compromiso. Probemos el vestido. ¿Tanto os aflige vuestra boda? Llaman a la puerta Adelante. Alteza, una dama solicita veros. Todavía no hemos acabado. Es doña Isabel de Solís. Dios mío, que pase. Dejadme sola. Vuestro padre acudió a nosotros desesperado, en busca de auxilio. Ofrecimos rescate al emir, mas de nada sirvió. Os lo agradezco igualmente, mi señora. Hicisteis cuanto estaba en vuestra mano. Desde entonces, estáis presente en mis oraciones. Recuerdo nuestro primer encuentro, vuestra generosidad. Por eso he osado presentarme ante vos, y suplicad vuestra protección. Contad con ella, tenéis mi palabra. Haré cuanto esté en mi mano para que olvidéis tanto sufrimiento. Ojalá tal cosa fuera posible. Ha sido el peor de los calvarios. He vivido aterrorizada, rodeada de infieles, sufriendo humillaciones sin cuento. He llagado a pensar, y que Dios me perdone, en poner fin a mis días. Solo el anhelo de regresar me mantenía con vida, y ahora me da miedo. ¿Teméis el reencuentro con los vuestros? Temo sobre todo a mi padre. ¿Y si no me acepta después de todo lo que he pasado? No podré soportarlo. Permitidme que le escriba, apelaré a sus sentimientos de buen padre y mejor cristiano. Otra vez os agradezco vuestra generosidad. Veréis cómo acude enseguida junto a vos. Beatriz, conseguidla unas ropas más adecuadas. Acompañadme. ¿Os importaría llevarme primero junto a mis hijos? No os inquietéis por ellos, corretearán por el jardín con mis hijos y los infantes. Mi hijo hace lo que puede, alteza, pero el Zagal es fuerte en Granada, necesitamos hombres, artillería... ¿Venís a pedir que tome la Alhambra? No menospreciéis nuestra valía. Sabéis que por separado, ni vos ni mi hijo podréis acabar con el Zagal. Habréis de terminar la tarea por vuestra cuenta, no voy a enviar más huestes a Granada. Lo haréis, cuando hayáis tomado Málaga, ¿o no es vuestro próximo paso? Málaga será cristiana, como Granada lo será un día. Pero es una campaña muy costosa que no podemos afrontar. Muy costosa, sin duda. Nada os garantiza la victoria, pero sufriréis graves pérdidas, a no ser que alguien nos abran sus puertas. ¿Pensáis convencer al Zagal para que nos la entregue? Podemos evitar una sangría, la ciudad caerá intacta, conservando su riqueza y prosperidad. Suponiendo que fuerais capaces de tal cosa, ¿cuál sería el motivo de tal generosidad? La lealtad hacia vos, y también hacia nuestros partidarios en la ciudad. ¿Y a qué esperan para proclamar emir a vuestro hijo? Son muchos los que sufren la tiranía del Zagal, pero no osan rebelarse porque temen por su vida. ¿Ese miedo no le impedirá negociar la entrega de la ciudad? No mientras el Zagal siga acosado en la Alhambra por nuestras fuerzas. Si somos generosos, nos abrirán las puertas. Ahora decidme, ¿qué queréis a cambio? Una vez Málaga en vuestras manos, podréis al mando de Boabdil tropas para tomar la Alhambra. Algo más queréis. Cuando mi hijo sea emir, renegociaremos los términos de nuestros acuerdos. No es poco. Málaga bien lo vale. Abridnos sus puertas, y entonces hablaremos. Padre. (Emocionada): Padre. Creí que os había perdido para siempre. Cuánto he soñado con este momento. Por fin, el Señor ha escuchado mis súplicas. Pasos Estos son mis hijos, vuestros nietos. Habéis traído con vos las pruebas de vuestra deshonra. ¿Cómo os atrevéis? Os lo ruego, padre. Ellos no tienen la culpa. A vos os recibo con los brazos abiertos, pero ellos son infieles, hijos del pecado. Deberían haberse quedado en Granada, con los de su ralea. No me pidáis que me separe de ellos. No os lo pido, os lo exijo. (Llora): Padre..., padre. Castilla planea atacar Málaga. La ciudad será asediada, seréis víctimas de bombardeos, saqueos y enfermedades. Ser el feudo más valioso del Zagal traerá la ruina a sus habitantes. Por fortuna, puede evitarse: sois los hombres más ilustres de Málaga, los comerciantes más prósperos. Os corresponde decidir el futuro de vuestra ciudad, no al Zagal. ¿Qué proponéis? Un pacto que garantiza la vida de vuestras familias, y vuestras haciendas y vuestros negocios. ¿A cambio de alzarnos contra vuestro tío? Entregadnos la ciudad, y el rey Fernando convertirá Málaga en un realengo, con sus beneficios. Se respetarán vuestras costumbres y los preceptos del Islam. ¿Qué ganáis vos con todo esto? El apoyo de Castilla para librar a Granada de las garras del Zagal. Así os lo habrá prometido el rey, sin duda, más cuando entre en Málaga olvidará sus promesas. Tomará cuanto le plazca y perseguirá a los no cristianos. ¿Ponéis en duda su palabra? Debimos ser más cautos cuando la dio en Nápoles; allí la comprometió ante el papa: no habría represalias, y los barones alzados contra el rey Ferrante podían estar tranquilos. Algo de verdad hubo; hoy todos descansan en paz. Yo mismo huí con mi familia para salvar la vida. Y lo ponéis en manos del Zagal, ¿por qué? Nos ha ido bien con él, ha cumplido su palabra. Sus mejores hombres defienden la ciudad, no será fácil que caiga. Pensadlo mejor: un buen acuerdo de paz puede ser tan beneficioso como la victoria. Si lo que traes es la palabra del rey Fernando, conmigo no contéis. Pensaba que con la petición de la reina bastaría. Dios, ¿no acabará el sufrimiento? Calmaos, si fuera preciso, mi señora hablará con don Sancho. Permitid que me vaya. -Quedaos a mi lado, no tenéis de qué escondeos ante la infiel. Confiaba en no volver a veros. Esta dama está bajo la protección de la reina, le debéis respeto. -¿Arrebatándome a mi esposo? Vuestro esposo la raptó, la humilló, esclavizó, la convirtió en su concubina contra su voluntad. ¿Eso cuenta? -Os lo ruego, no la escuchéis. Llegó como esclava, cierto, mi esposo la liberó, y libremente se convirtió en su esposa. ¿Tenía otra opción? Muley jamás obligó a ninguna mujer a estar con él. ¿Negáis que sea una víctima de vuestra barbarie? La víctima de sus mentiras sois vos y la reina. Tomó el nombre de Zoraida, abrazó el Islam de buen grado, y siguió al Mulay en su retiro. ¿Os ha contado que murió en sus brazos, que nadie le lloró como ella? Mi señor, nada... -Callad. Retenedla hasta nueva orden. Acompañadme. Mi esposo perdió la cabeza y ella sacó el provecho que pudo. No os dejéis engañar por su piel de cordero. No parecía tan ambiciosa. Lo es, no cejó hasta que Mulay designó a su hijo como heredero, y pactó con el Zagal que él ocuparía la regencia. ¿Nasser podría disputar el trono a vuestro hijo? Por eso Granada está dividida en dos: Boabdil defiende su legitimidad, mientras el Zagal pretende gobernar en nombre de ese niño. No estaba al corriente. Nasser es una amenaza contra mi hijo, pero también os perjudica a vos. Legitima al Zagal, vuestro enemigo en Granada. Si cayera en sus manos... Tenéis razón, hay que poner remedio, pero no veo cómo. Es preciso impedir que aspire al trono de Granada. Hay que argumentar a todos que el Zagal es un usurpador. Puede que haya una manera, ¿aceptaría Granada ser gobernada por un emir cristiano? Jamás. Traedme a Isabel de Solís. Boabdil intenta que los malagueños nos traicionen. ¿Estáis seguro? Nadie suspira en Málaga sin que yo me entere. Mi sobrino pretende que entregue la ciudad, no se atreverán. Algunos se han reunido con Boabdil, si estalla la rebelión, será difícil defender la plaza. Los infieles atacarán, eso es seguro. No podemos perder Málaga, tenemos que asegurar su defensa. Concentrar todas las tropas, ¡no puedo permitir que caiga en manos de Boabdil! Escribid a nuestros aliados africanos pues el Qaid nos prometió tropas. Que lleguen a Málaga cuanto antes, se harán con el control de la ciudad. Lo pagarán caro esos traidores. Los caudillos de Comares, Nerja y Bentomiz os entregan sus plazas. Sus moradores son vuestros vasallos, tomad estos presentes como muestra de lealtad y sometimiento. Os prometemos que se respetarán vuestras costumbres. Tendréis paz y justicia al amparo de Castilla. Retiraos. Vos no, Boabdil. Esperábamos la rendición de Málaga, ¿vuestros partidarios os han dado la espalda? Lo lamento, alteza, no fui capaz de ganarme sus voluntades. El Zagal continúa en la Alhambra, se suponía que sin su presencia los malagueños pactarían. Ya no lo harán, Zagal ha pedido ayuda a los gomeres, no hay soldados más fieros en África. Se espera su llegada inminente. Ya nadie osará desafiar al Zagal. Retiraos. Los gomeres en Málaga. Eso no va a hacer más fácil su conquista. ¿Qué sabemos de la armada aragonesa? En unos días estará frente a la ciudad, dispuesta a bloquear el puerto. Hay que impedir que desembarquen refuerzos. ¿Y Ramírez, el artillero? Debería estar llegando a Málaga. Todo depende de que plante sus baterías frente a la ciudad. Hemos de partir lo antes posible. Habéis intentado burlarme. Perdonadme, os lo suplico. Os habéis aprovechado de mi confianza y buena fe; no hay perdón que valga. Vos sois madre, os juro que todo lo he hecho para proteger a mis hijos. Dejad de llorar, ya no son cuándo sois sincera y cuándo no. Por Dios, alteza, tened misericordia. Sin vuestro amparo, no tengo adonde ir. Os di mi palabra de que proveería por vos, y voy a cumplirla, más, a partir de ahora se acabaron los embustes. Os exijo obediencia y lealtad, a vos y a vuestros hijos. ¿Mis hijos? ¿Cómo un niño puede demostraros su lealtad? No reclamarán sus derechos como herederos de Muley Hacen. Tenéis mi palabra de que así será. Vuestra palabra de poco vale, que sea Dios, Nuestro Señor, quien garantice este acuerdo. Las tropas de Boabdil no dejan de aumentar. ¡Reorganizad las defensas, y que los hombres descansen por turnos! Sí, señor, los gomeres han desembarcado en Málaga. ¿Cuánto resistiremos en la Alhambra? Tenemos víveres, la posición es segura. Estamos aislados y nunca recibiremos la ayuda que necesitamos, pero en Málaga no deberíamos dejar la oportunidad de los gomeres. ¿Dejaréis caer la Alhambra? Ojalá pudiera conservar ambas plazas, pero temo que siguiendo ese empeño perderemos las dos. Si nos replegáramos a Málaga reorganizaremos nuestras fuerzas. Sea. Partamos enseguida. Disculpad la urgencia de la visita, pero he sabido que pronto regresaréis al sur. Así es. El Zagal es un enemigo temible, queda mucho por hacer. Decid, ¿qué os preocupa? Estoy al tanto de las condiciones impuestas a los vencidos en Vélez. ¿Las juzgáis desmedidas? Bien cara han pagado su resistencia, pero no me corresponde juzgar tal cosa. Además, confío en la magnanimidad de los reyes. ¿Entonces? Dudo que el Zagal acepte pacto alguno, no entregará Málaga por las buenas. -Se rendirá, sea ante Fernando o antes las Jimenas. ¿En qué os afecta todo esto? Temo que la conquista de Málaga se haga avasallando inocentes. No sois hombre de armas, no he conocido contienda en que los inocentes se hayan visto libres de prejuicios. En la Aljama viven varios centenares de judíos. ¿Cautivos del moro? -Cautivos del asedio, sin ser enemigos de Castilla. ¿Tenéis parientes allí? Han mostrado interés en huir de la ciudad. Mi querido Andrés, ¿vos abandonaríais casa, negocios y enseres para que os señalaran como traidor? Lo más probable es que no cruzara la muralla. Según vos, ¿qué puede hacerse por los judíos de Málaga? Por su presente, muy poco, pero los reyes pueden garantizar su futuro. ¿Qué proponéis? Deseo solicitar que no sean perseguidos, ni considerados enemigos. Que tras la victoria se respeten sus bienes y costumbres. Pensáis que el moro va a resistir, y no queréis que los judíos corran su misma suerte. Temo que el encarnizamiento del Zagal agote la benevolencia soberana. Entiendo. Permitidme hacer una consulta antes de acudir a los reyes, dejadlo en mis manos. No veo la artillería, ¿dónde están los hombres de Ramírez? No han llegado. Deberían, salieron mucho antes de la Corte. La artillería debería estar en posición. Voy a enviar un destacamento en su busca. Que deshaga el camino hasta palacio si es necesario. ¡Los quiero aquí cuanto antes! ¡Disparan desde las murallas! El Zagal se nos ha adelantado, ¡vamos! Viendo que Málaga estaba en peligro, he acudido en vuestra ayuda. He abandonado la Alhambra para protegeros. Comprenderéis mi pesar al conocer que algunos habéis prestado oídos a mis enemigos. Cualquier intento de pactar con el infiel es alta traición, y se castiga con la muerte. ¿Y vos, también queréis entregar Málaga? Mi señor, haced conmigo lo que os convenga, pero yo no os he traicionado. Juro que estoy de vuestro lado. Apresadlo. Pronto podréis demostrar si lo que decís es cierto. ¡Llevad a los traidores a las catapultas, y que sean lanzados al campamento enemigo! ¡No, no! Comprendo la inquietud del rabino y no le falta razón. Yo también creo que tomar Málaga costará tiempo y... las vidas de muchos. ¿Sin embargo? Yo no concedería el perdón a los sitiados únicamente por no profesar las creencias del enemigo. ¿Aunque estuvieran atrapados entre dos fuegos? ¿Acaso el rabino puede asegurar que ninguno de sus judíos defiende la Alcazaba junto a los sarracenos? Sería como conceder la absolución antes de escuchar los pecados, sin conocer si hay arrepentimiento: un regalo y un sacrilegio. Debo disuadirle de acudir a los reyes con tal propuesta. No solo eso, debéis hacerle comprender que Málaga no es una villa cualquiera, que muchos lucharon hasta extenuarse para conquistarla. Y que las cosas tras la victoria no podrán seguir igual. Se ha repartido ya el botín, antes de atravesar las murallas. Sabéis que la Corona no solo debe hacer frente a sus compromisos. Además, ha de mostrarse... generosa con sus huestes. ¿También a costa de los judíos? "Ego te baptizo in nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen". (Todos): Amen. Podéis ir en paz. Congratulémonos de este día. Congratulémonos porque la fe verdadera triunfa en su cruzada contra el infiel. Hoy Juan de Granada ha sido bautizado y esa ha sido una gran victoria. Nació bajo el yugo del Islam, y gracias a Dios ha escapado de sus garras. Ha abrazado nuestra fe, y como nuestro hermano en Cristo, le acogemos con alborozo. (Vítores a Castilla y a la reina). Me place que hayáis acompañado a vuestro nieto en jornada tan señalada. Solo cumplo los deseos de vuestra alteza. Y yo lo sabré compensar. Mi señora, no sé cómo expresar mi agradecimiento. Siempre seré vuestra más leal servidora. Vuestra deuda conmigo queda saldada, ahora alejaos de la Corte, no quiero volver a veros. Maldito hijo de perra. Sois testigos. El Zagal ha saqueado las riquezas de la Alhambra, y ha huido, abandonándola a su suerte. ¿Qué importa al tirano salvo su destino? Nada será igual a partir de hoy. Soy el legítimo emir de Granada, y traigo un nuevo modo de gobernar. Mi camino, la justicia; mi fin, la paz. Mi reino, mi razón de ser. No cejaré hasta conseguir que Granada sea libre, libre del tirano. Tenéis mi palabra. Que Alá nos proteja y nos guíe. (Todos): ¡Alá es grande! Hijo mío, sois la cabeza de Granada, la antorcha que nos ilumina en estos tiempos oscuros. ¡Larga vida al emir! Alteza. No os mováis. Os he fallado. Hemos perdido gran parte de las piezas. Nos emboscaron en una vaguada, mis hombres lucharon con fiereza. Descansad y recuperaos, ya nada se puede hacer. ¿Cómo sitiaremos Málaga sin artillería y con el campamento al alcance de sus baterías. Tenemos demasiados heridos, lo primero es recomponer las tropas. Que se caven zanjas de seguridad alrededor del campamento, y doblad las guardias; no quiero más sorpresas. Para el sultán de Egipto, para el de Tremecén, y para el sultán de Turquía. Partid cuanto antes. Confiemos que nos escuchen y envíen refuerzos urgentes. Lo harán, Granada es un bastión clave para el Islam. Si cae, perderán poder en el Mediterráneo. He enviado mensajes a algunos caudillos leales a mi tío, pueden que se unan a nosotros. ¿Cómo podéis ser tan iluso? El Zagal controla con mano de hierro a los suyos, mientras resistan nada harán contra él. Los refuerzos llegarán. Cuanto más resista en Málaga, más débiles serán nuestros enemigos y mayor nuestra fortaleza. No cesa de llegar gente buscando refugio. Huyen de la guerra con los castellanos. Dadles cobijo y alimento, protegerlos como un buen padre. Disponedlo todo para que así se haga. Rezad para que se alargue el asedio de Málaga, que el Zagal y los infieles sufran el desgaste de la guerra mientras aunamos voluntades. Cuando los reyes de Castilla exijan la entrega de Granada tendré junto a mí a todo el Islam, presto para defender nuestro reino. De lo que pase en Málaga el único beneficiado sois vos. Vecinos cristianos de Málaga han rechazado entregar la ciudad a nuestro rey Fernando; el asedio es inevitable. Urge rogar de la misericordia de los reyes... Teneos, por lo que más queráis. Reflexionad. El rey considera que ha tendido la mano a los malagueños, y le han escupido. -Por ofendido que se sienta, no creo que entre en sus planes arrasar a sangre y fuego una de las plazas más prósperas del reino de Granada. Cierto, pero no verterá una lágrima si mueren de hambre y sed. Cristianos o infieles, ¿creéis que será clemente con quienes así le desafían? ¿Quienes son? ¿Hay judíos entre ellos? Lo desconozco, ¿y vos? Sabéis la disposición de la Aljama hacia nuestro bando. ¿Decís que si aceptarían rendir la ciudad? Nada sé de lo que ocurre allí, pero temo adivinar lo que les espera. ¿Me permitís un consejo? -¿Acaso puedo negaros algo? Pensad en el futuro de los supervivientes. Pensad lo que vos podéis hacer con ellos. No esperéis nada de los reyes, lo recibido será una gracia divina en recompensa por vuestros esfuerzos. ¿Qué sabéis que no deseáis compartir conmigo? Nada sé, pero temo adivinar lo que espera a los vuestros. Parecen ratas, corriendo de un lado hacia otro. Recemos para que sople viento de poniente; barrerá los barcos apostados frente al puerto. ¿Creéis que abandonarán el asedio? Si queda libre el acceso por mar, ellos estarán mucho peor. Ordenad que se intensifique los ataques contra sus líneas, hay que seguir rompiendo el cerco, una y otra vez. Que se vayan convenciendo que su ofensiva solo va a fracasar. Los hombres del Zagal burlan el cerco una y otra vez. Entre las tropas no se habla de otra cosa. Debemos atajar sus incursiones antes de que cunda el desánimo. ¿Cómo? Ellos conocen mejor el terreno. Hay que reforzar nuestras líneas: o evitamos que crucen a su antojo, o el asedio agotará nuestras fuerzas. ¿Estáis bien, señor? No hay espacio para tantos soldados, ni comida. Hay suciedad por todas partes, sin remedio, aparecerán las enfermedades. Parte de las tropas deberían replegarse, sería mucho más efectivo. Antes hemos de evitar que el infiel atraviese nuestras filas. Alteza. Tomad asiento. Hubiera preferido que estuvieseis restablecido, pero no hay tiempo. Somos nosotros los asediados, y empeoramos día a día; necesitamos que la artillería les castiguen sin descanso. Solo vos podéis conseguirlo. No tenemos buen ángulo de tiro, señor. Si os acercamos, seremos un ángulo fácil. ¡Hacedlo, Ramírez! O tendremos que renunciar al asedio y regresar humillados a Castilla. Estamos en vuestras manos. Distribuid las provisiones entre los vasallos. Los recién llegados se agolpan a las puertas de Granada, vienen de todas partes buscando el amparo de su emir. Cuantos más partidarios, mejor para nuestra causa. Son demasiados, no podemos garantizar su sustento, apenas quedan alimentos. -Ordenaré comprar más grano. ¿Con qué dinero? Los impuestos son para pagar a Castilla. Mi pueblo no pasará hambre mientras las arcas de Castilla rebosan a nuestra costa. ¿Vais a negaros a pagar? No conviene provocar al infiel, aún no. Son 12.000 doblas de oro. -Quizás haya otra manera. Permitidme que llame de nuevo al físico, nos dará algún remedio contra la calentura. El físico tiene muchos heridos que atender, no vamos a molestarle por esto. Alteza, he dado con la solución. (Tose). Torres de asalto. Las utilizaremos para colocar aquí las lombardas, así conseguiremos el ángulo de tiro para dar en el blanco. Podría funcionar. Lo difícil es construirlas: maderas, sogas, poleas, y en el campamento no hay, las perdimos en la emboscada. Cárdenas, partid hacia la Corte, la reina os proveerá de lo que os pida el artillero. Es vital que construyamos estas torres. Por fin habéis recuperado el gobierno de Granada, os felicito. Es una victoria amarga. Amarga y efímera, lo entiendo. Pues no ha de ser agradable saberse obligado después de porfiar a entregar la plaza. No solo eso nos preocupa. La guerra ha arrasado las cosechas, y una marea de refugiados acuden buscando cobijo y alimento. Necesitamos vuestra ayuda. Aún no sois soberana de Granada, debéis solucionar los problemas como hago yo en Castilla. Cierto, corresponde a Boabdil alimentar a sus súbditos y ofrecerles consuelo y esperanza, pero os conviene que lo consiga, pues de su fracaso se beneficiaría el Zagal. Dudo que esté en condiciones de recibir beneficio alguno. Si mi pueblo pierde la fe en Boabdil, se echará en brazos del traidor. Está acorralado, a nadie puede proteger. Por desesperación, hay quien prefiere la muerte heroica a sufrir miseria. Solo os pedimos una demora en el pago de los tributos; podríamos alimentar a los nuestros y pasar el invierno. Castilla también necesita esos fondos. Tenemos una guerra que ganar y todos los recursos son pocos. No voy a arrastrarme antes vos. Solo deseo que no os arrepintáis de negarme vuestra ayuda. De acuerdo; os concedo seis meses de demora. Alteza. Debo dejaros. ¿Estáis a gusto en vuestra nueva morada, napolitano? Mejor que al otro lado de la muralla, os lo aseguro. Decidme, ¿se encontraba Lidor Dux en la reunión con Boabdil? No, mi señor. -¿Seguro? ¿Y el alcaide Komisa? Mi señor, no estaba, y aunque estuviera, no os lo diría. Pues aunque no hubo pacto con Boabdil, su presencia antes vos nos convertiría en traidores. Tenéis valor, napolitano. Soy hombre de honor. Hoy hemos descubierto túneles que los cristianos cavaban, allí mismo encontraron la muerte, como ratas. Málaga no caerá, napolitano. Si salimos a luchar a descubierto, antes mataré antes a los viejos, mujeres y niños de la ciudad; mis hombres no tendrán que perder cuando les envíe contra el infiel. ¡Mi señor, no lo hagáis! Quizá consigáis detener así a los castellanos, y perderéis para siempre el favor de los vuestros. Quizá, pero pensad, napolitano, si estoy dispuesto a tanto con los míos, a qué no estaré dispuesto con los infieles. Sentaos, parecéis agotado. Os lo agradezco, partiré de inmediato. He sabido de un brote de cólera en el campamento, ¿mi esposo está bien? ¿Ha enfermado? Decidme la verdad. Sufre un enfriamiento, tiene calentura, pero nada grave. Avisad a Badoz, decidle que se prepare para viajar; disponemos de muy poco tiempo. Saldremos mañana al amanecer. Alteza, vos no podéis venir. Mi esposo me necesita. Disculpad mi osadía, pero no podéis, el campamento no es para una reina. No es la primera vez que asisto a un asedio. El rey no lo aprobará. No perdamos el tiempo, quedan muchas tareas por hacer. ¿Qué hacéis aquí? Tomaos esto, os ayudará a bajar la fiebre. Este sitio es peligroso. Estáis enfermo, no podía quedarme en palacio. Es una imprudencia. No es seguro permanecer los dos en el mismo lugar. He traído a alguien que os curará. Regresad a palacio, por el amor de Dios. No insistáis, pienso quedarme hasta que os hayáis restablecido. Ayer la reina de los infieles se presentó en el campamento. Maldita ramera. Muchos malagueños subieron a las murallas, con afán de verla. Corre el rumor de que su aparición siempre precede a la victoria de los suyos. Repetidlo... ¡Repetidlo y os arrancaré la lengua! Seguidme. Se os ve mejorado. Razón de más para que regreséis. Todavía no puedo dejaros. Alteza, alteza, las torres están casi a punto. La artillería estará dispuesta antes de lo previsto. ¿Cuándo podréis disparar? Una jornada a más tardar, bastará ajustar el tiro. Que sea cuanto antes. Alteza. Prometedme que cuando empiece la ofensiva os iréis. No me arriesgaré a que sufráis ningún daño. Está bien. Cuando comience la ofensiva. Voy a daros la oportunidad de brindarme vuestra lealtad. Os lo dije, no soy ningún traidor. Iréis al campamento cristiano en mi nombre, entregaréis un mensaje a los reyes. ¿Pensáis que el rey Fernando recibirá con agrado a un napolitano, enviado por su enemigo? ¿Os negáis? No, mi señor, os serviré de buen grado. Es que tal vez podías escoger a otro más adecuado para tan delicada tarea. Sois cristiano, seréis recibido con menos recelos que cualquiera de mis hombres. Además, estoy seguro de que cumpliréis vuestro cometido. ¡Padre! -¡Marieta, Rosa! No les hagáis daño, a ellas no. Haré lo que sea por vos, pero... Cumplid con vuestra misión y no tendréis nada que temer. Más si fracasáis, vuestra esposa y vuestra hija pagarán las consecuencias. Lo haré, lo haré. Más os vale. No les hagáis daño, por favor, no les hagáis daño. Dios te salve María, llena eres de gracia... Sé que algunos dudabais de mí, de mi buen pulso como gobernante. Pensabais que vendería el reino por un puñado de monedas. Ved aquí una muestra de cuán equivocados estabais. Escuchadme bien: el oro de Granada ya no enriquece a los cristianos. No pagaremos más tributos a Castilla. Parecíamos destinados a morir de hambre, y con este dinero colmaremos nuestros silos. Habrá provisiones para todos, y grano para la siembra. Nadie pasará hambre en Granada por culpa del infiel. Mil veces me enfrentaré a Castilla para salvar a uno solo de los nuestros. Con la ayuda de Alá Granada recuperará su esplendor. Os doy mi palabra. ¿Cristiano y servís al infiel? Mi nombre es Domenico Coppola, soy comerciante en Málaga. El Zagal me ha ordenado que entregue esto para vos. ¿Coppola? ¿De dónde sois? Nápoles, mi señor. El Zagal propone iniciar negociaciones, quiere entregar la plaza. ¿Cuáles son las condiciones? Que la administración siga en manos musulmanas, que se imparta justicia según sus leyes, libertad de culto, respeto al poder el los imanes. No es poca cosa, tampoco esperaba menos. Podremos negociar. Comunicad al Zagal que mañana empezaremos a parlamentar. Pero habrá de venir él en persona. Yo respondo con mi honor por su seguridad. Es nuestro deseo salvaguardar el comercio y la riqueza de Málaga. Os ofreceremos un trato justo. Os lo agradezco en nombre de todos. Altezas, sabed que asistí a la reunión con Boabdil de los notables de Málaga; me equivoqué. Nunca me arrepentiré bastante de no haberle ayudado. Permitid que en bien de mi error..., no confiéis en el Zagal. ¿Cómo decís? Ese perro infiel no alberga intención de entregaros Málaga. La negociación es una treta para ganar tiempo. Pronto llegarán tropas en su auxilio desde Guadix, pretenden atacaros por la retaguardia. ¿Habéis venido en su nombre con intención de burlarnos? ¿Ahora hemos de creeros? Mi esposa e hija están en su poder, me vi obligado a participar en esta farsa. ¿En tan poca estima las tenéis? Siendo desleal, ponéis en peligro sus vidas. Dudo que el Zagal respete nuestro compromiso, su crueldad es infinita, y yo puedo ayudar a acabar con él sin necesidad de un baño de sangre. ¿Dónde está mi breviario, lo habéis visto? Buscadlo entre mis cosas, quiero rezar antes de dormir. Conozco bien la ciudad. Aquí está el puerto, y aquí el polvorín, a la derecha de la Alcazaba. Entre el muro y la fortaleza. Si atacáis el polvorín con la artillería provocaréis un gran incendio. Acudirán a los depósitos de agua, que están aquí. Mientras sofocan el fuego, esta será la puerta más desprotegida, por ella llegaréis directos a palacio. En menos de una hora, Málaga será vuestra. ¿Qué opináis vos? Concentrar la artillería llevará tiempo, pero acertando al polvorín, Málaga será nuestra. Atacaremos al amanecer. Dad las órdenes a vuestros capitanes. Llegaremos a tiempo de liberar a vuestra familia, tened fe. Guardia, procurad a nuestro amigo comida y un buen vino, lo tiene merecido. Si no os importa, prefiero un buen lecho. Napolitano. Señor. ¿Es familiar vuestro el conde de Sarno? No, mi señor, que no os engañe mi apellido, carezco de sangre noble. ¿Confiáis en él? No hay duda de su inquina contra el Zagal, no creo que nos mienta. (Grita). ¡Socorro! ¡Soco... aaagh! ¡Ayuda! ¿Se curará? He hecho todo lo que está en mis manos. Debe salvarse. Esperemos que pase la noche sin que aparezca calentura. "Pater Noster qui es in caelis". Señor, os lo ruego, salvadla, su vida está en vuestras manos. Sois justo y misericordioso, oíd mis plegarias; Beatriz no puede morir. Gracias a Dios estáis bien. Calmaos, Badoz cuidará de ella. Nos ha confundido, iba a por mí. Ha sido una trampa del Zagal, desde el principio estas eran sus intenciones. Y ahora Beatriz está al borde de la muerte por mí. Os juro que pagarán con sangre esta afrenta, cuando atrape al Zagal, deseará no haber nacido. Isabel, debéis volver a palacio de inmediato. Puede que me haya equivocado viniendo hasta aquí, pero ahora no puedo irme. ¿Y os hubieran herido? No estoy dispuesto a ceder. Si me voy, nuestros enemigos creerán que han conseguido su propósito; que nos han asustado y damos un paso atrás. ¿Cómo está Beatriz? Saldrá adelante, con la ayuda de Dios. Alabado sea el Señor. Necesito que me preparen una montura, y que enjaecen mi caballo con los mejores aparejos. No podéis salir del campamento. Voy a cabalgar frente a las murallas de Málaga. Por Dios, Isabel, ¿qué pretendéis? Quiero que los infieles vean que su ruindad es baldía, que estoy sana y salva; que tiemblen al saber que no podrán conmigo. Que ensillen también mi caballo. Iremos juntos. Está viva..., el napolitano ha fracasado. -La ciudad espera vuestra decisión. Solo queda resistir, nos aguarda el martirio. Todavía es posible entregar la ciudad; negociar para salvar a los vuestros no es deshonra alguna. ¡Cómo osáis decirme lo que debo hacer! Pensad en vuestros súbditos, os han servido con lealtad; no merecen morir. Que se preparen a morir por Alá, él sabrá compensar nuestro sacrificio. Gozaremos juntos en la otra vida. Yo no soy Boabdil, ¡jamás seré un trofeo en manos de los reyes de Castilla! Dejadme solo. Preparad mi mejor caballo. Daos prisa. No os pido precisión, tan solo que las pellas superen las murallas, que caiga una lluvia de fuego sobre la ciudad. Si concentramos el fuego en un solo punto, pronto abriremos una brecha y entraremos más fácilmente. Entrar ya no es nuestro primer objetivo, los soldados esperarán hasta que todo esté decidido. ¿Deseáis destruir Málaga? Ofrecimos el mejor de los pactos y nos responden con la peor traición pues que asuman las consecuencias. Morirán muchos inocentes. Inocentes que han preferido ser leales al Zagal. Si no queda piedra sobre piedra, me trae sin cuidado. ¡Han intentado matar a la reina, que no esperen clemencia! La ciudad es vuestra, tomadla sin condiciones. Un poco tarde. Altezas, os lo ruego, en nombre de los habitantes de Málaga, tened piedad de nosotros. ¿No habláis en nombre del Zagal? Ha huido, nadie sabe hacia dónde. Os ha abandonado a vuestra suerte. Altezas, os lo suplico. Apresad a los guerreros, si es vuestro deseo, pero tras esos muros, la mayoría son comerciantes, mujeres, niños inocentes. Los malagueños han decidido su propia suerte, que la afronten con entereza. Tanta crueldad no es digna de los reyes de Castilla. Tenéis razón, la crueldad es más propia de los infieles. Os voy a permitir regresar con los vuestros. Anunciadles que viviréis como esclavos el resto de vuestros días. Pero quien desee comprar su libertad, podrá hacerlo. Habrá de pagar 30 doblas de oro y bautizarse como cristiano. Nadie tiene tanto dinero. No cederé un solo maravedí. Lleváoslo. La victoria nos ha salido cara, pero a partir de ahora ya no habrá más guerra. Solo falta negociar con Boabdil los términos de la rendición. Seamos generosos, Granada es nuestra. Por fin. Cuatrocientos cincuenta... Shalom aleichem. Cuatrocientos cincuenta judíos de Málaga esclavos, la mayoría mujeres. Hablan en lengua arábiga y visten a la morisca. ¿Renegadas? Los convertidos al Islam no figuran en la lista de esclavos, están a disposición de la Inquisición, a la espera de un auto de fe. ¿Es cierto que han asaeteado a dos niños? Se dicen muchas cosas sobre lo ocurrido en Málaga, no todas son ciertas. ¿Qué va a ser de los esclavos? Los que no han podido pagar su rescate con la venta de sus bienes, han embarcado en dos galeras de la Armada. ¿Adónde los conducen? Los desembarcarán en "El bodegón del rubio", de allí los llevarán al alcázar de Carmona. ¿A los calabozos? -No. Los reyes han dispuesto que se construyan unos colgadizos cubiertos de tejas para alojarlos. Creedme, no es lo peor que podría ocurrirles. Se les permitirá seguir con sus actividades, acompañados por continos de la casa real. ¿Hicisteis caso a mi consejo? -En lo que pude. Eso facilitará las cosas. Veinte de los cautivos viajarán a las aljamas de Castilla para recaudar el rescate. Necesitamos vuestra colaboración. Contad con mi fortuna y la de los míos. No, me refiero que habrán de acompañar los judíos castellanos; los de Málaga solo hablan hebreo y árabe. ¿A cuánto asciende el rescate? Calculad, 20.000 doblas de oro. Tardaremos años en reunir esa cantidad, y no contéis con lo que hay en la aljama de Málaga. Las casa ya tienen dueño, incluso la sinagoga. (Lee): Para Fernán Beltrán, junto con otras casas, sabéis que es converso. La aljama de Málaga ya no existe como tal. Apresuraos en reunir el rescate, sé que se han reservado solares para el regreso de algunos. ¿Cuántos? No más de cincuenta. Habrán de empezar de la nada. Cientos de muertos, y los supervivientes convertidos en esclavos, todos, hasta los niños. Hoy es un día de duelo para el Islam. -Y un mal presagio. Sin el Zagal vendrán por nosotros, que Alá nos proteja. No tardarán en pedir que entreguemos la Alhambra. Es nuestra única esperanza: el sultán de Egipto promete apoyarnos, exige a Castilla que respete las fronteras. Y el gran turco nos envía su escuadra, al mando de Kemal Reis, su mejor capitán. Cuando se sepa, se sumarán los sultanes africanos. Y vos conseguiréis que todo el Islam se una por una misma causa: la defensa de nuestro reino. No traicionaré a nuestro pueblo, os lo prometo. Jamás entregaré Granada. ¿Dónde estáis? La desaparición de un niño en La Guardia, en Toledo, la situación es delicada, se acusa a los judíos del asesinato del niño para llevar a cabo ritos espantosos. Se os acusa de sacrilegio. (Sonido de poleas). -(Grita). Completaré el viaje que hizo Marco Polo, pero por mar, rumbo siempre hacia el oeste. El príncipe Alfonso es muy afortunado tomándoos como esposa. Es un placer y un honor. La hora de la paz ha llegado, pronto volveréis con vuestros padres. Hacedla llegar sin demora a los reyes de Castilla. ¡Deteneos! Mis cálculos difieren de Toscanelli en unas 600 millas, por lo tanto... -Por lo tanto, erráis. Si establecen un puente entre África y Granada, cientos de musulmanes acudirán a defender la Alhambra. Su alteza sabrá del crimen que se comete en su nombre. La aljama de Sepúlveda ha sido asaltada. En la vega, los cristianos terminan de levantar una ciudad en piedra. ¿Cuándo entenderéis que no ser irán jamás? Callad. Espero os hayáis convencido de que Boabdil no piensa deponer las armas; habrá que combatir hasta el final. Debemos de ser cautos, no debemos dar otro paso en falso antes de que lleguen los refuerzos. En Castilla debe imperar la paz, y no la habrá mientras sigan tomándose la justicia por su mano. Solo vos creéis en mi inocencia, sacadme de estas mazmorras, os lo suplico. Llegaréis a estas costas. Nuestro reino acogerá la mayor escuadra musulmana que se haya visto en el Mediterráneo. Juan, hijo, ¿qué tenéis? El príncipe es nuestro heredero, vos sabéis igual que yo, quién habrá de ser la siguiente en la línea de sucesión. Subtitulación realizada por Cristina Rivero Moreno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 24

Isabel - Capítulo 24

18 nov 2013

Finalmente, la guerra de Granada puede decidirse si Málaga es sometida. La ciudad más importante del reino, con una codiciada salida al mar, no caerá fácilmente. Mientras el asedio se prolonga, un cristiano originario de Nápoles que vive en Málaga se ofrece para traicionar a El Zagal y abrir las puertas de la ciudad a las huestes de Fernando.

Isabel de Solís vuelve a la corte de Isabel después de su largo cautiverio granadino. Se presenta como víctima del emir y calla su relación con él. Al encontrarse con Aixa junto a Isabel tendrá que dar no pocas explicaciones.

ver más sobre "Isabel - Capítulo 24" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 24"

Los últimos 631 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Elizabeth

    Isabel de Solis es una hipócrita.

    16 oct 2014
  2. manolete

    Hola k ase ? Viendo isabel o k ase ?

    29 dic 2013
  3. Mallin

    ¿Por qué no puedo ver los capítulos en pantalla completa? Estoy en un IPad.

    19 dic 2013
  4. Mercedes

    Vivo en Sarasota,Florida.Gran serie y excelentes actores,da gusto decir que eres española! La recomiendo a todo el mundo.Tengo problemas para ver el cap 24,por favor,arreglenlo!

    08 dic 2013
  5. Patricia

    Hola soy Patricia de Mexico y quisiera saber como se llama la Virgen a la que siempre reza Isabel Saludos

    26 nov 2013
  6. rafael hijano

    enhorabuena por la serie .me ha gustado la mencion de velez.asi como la de mipueblo caxiz,actual cajiz benaque lagos y maro.

    23 nov 2013
  7. Enamorado de córdoba

    Por favor no diga sal perros Regardez vous vous ressemblez aux Arabes donc ne les insultez pas

    21 nov 2013
  8. Benartemi

    Estoy enganchado a la serie, pero se salta el hecho histórico de la conquista de Canarias, en la que si bien Lanzarote, Fuerteventura, la Gomera y el Hierro fueron conquistadas antes de 1430, Gran Canaria fue conquistada oficialmente en 1487, La palma en 1493 y Tenerife en 1496 por encargo de Los Reyes Católicos, ya que el Virrey de Canarias, levemente mencinado en un capítulo anterior, no era capaz por si solo terminar la conquista a pesar de la cantidad de dinero que sacó con la venta de aborígenes canarios como esclavos en Sevilla y Valencia. Los cristianizados formaron parte de las tropas de asalto de Granada y posteriormente en África y América. Es una pena que esta parte de la historia desconocida de España y de mi tierra no salga, pero igualmente seguiré enganchado.

    21 nov 2013
  9. Mir Araoz

    Esta serie además de mostrarnos la historia de una manera espectacular, nos hace reflexionar sobre el desarrolo cívico y la mentalidad individual y social hasta el presente. Una reflexión muy actual en la España "europea" del siglo XXI, es la necesidad de iniciar la separación de poderes en las estructuras de gobierno. Es imposible la buena administraciiön si no se separa la parte legislativa, la ejecutiva y la judicial. Además de separar a la iglesia del estado y de ejercer la igualdad real, una sociedad sin monarquía. Estos cambios estructurales son la medicina para la perpetua crisis de mentalidad y funcionamiento de la sociedad española. El dinero de las Americas o delas Europas son solo paliativos en su contecto histórico. Para desarrollar una España para todos y una España funcional, democrática y estable, hay que empezar por unas estructuras de gobierno que lo permitan.

    21 nov 2013
  10. Miren

    Me gusta la serie pues acerca la historia, parte de nuestra historia a personas que quizás la desconocen o que no tienen una visión de lo que era la vida en el siglo XV donde los conceptos que hoy dia manejamos tenian probablemente otra interpretación. La historia es quizás una desconocida, quizás esta serie pueda servir para que muchas personas se interesen por conocerla, ¿qué ocurrió tras la caida del Imperio Romano? ¿Como se formaron los primeros reinos en Europa? ¿Eran todos ciudadanos de la misma categoria? ¿Como las ideas religiosas transformaron la sociedad?...quizás no se ha cambiado tanto a la vista de lo que sucede en el mundo donde el poder de algunos domina a muchos.

    20 nov 2013
Recomendaciones de usuarios