www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2092767
No recomendado para menores de 12 años Capítulo 22
Transcripción completa

El rey insiste en que vayáis a Aragón

para proceder a la jura del príncipe Juan

como heredero ante las Cortes.

Viajaremos a Aragón cuando yo lo crea conveniente.

Os presento a Beatriz de Galindo.

Esa joven jamás osaría traicionaros, dadle una oportunidad, a ella

y también a vuestro esposo.

De quien espero otro hijo.

Decidme qué tengo que hacer y lo haré.

Basta con que ni yo, ni nadie de mi entorno

vuelva a saber de vuestras correrías.

Si no me respetáis como vuestra esposa,

al menos respetadme como vuestra reina.

Por la gracia de Dios,

el príncipe Juan es declarado por estas Cortes

legítimo sucesor al trono de Aragón.

Es voluntad del rey que nunca más sean aplicados

los malos usos señoriales.

Nunca jamás.

Cabalgad a mi diestra al frente de vuestro ejército de remensas,

y juntos llegaremos a Granada.

¿No obligaréis a los nobles a cumplir vuestras propias leyes?

Uníos a mí.

Habéis traicionado la confianza que he puesto en vos.

Sitiaremos la ciudad,

atraeremos la atención cristiana hacia otro punto de la muralla,

mientras un grupo de nuestros mejores hombres

se deslizan por ese pasadizo.

¡Abrid las puertas de Zahara a las tropas de Alá!

Zahara ha sido tomada por los musulmanes.

No nos quedaremos de brazos cruzados,

cuando en otros lugares se combate contra el infiel.

Queda derogada la abolición de los usos señoriales.

Hemos sido llamados a luchar por la cristiandad

contra el invasor musulmán, como lo hicieron los antepasados.

Habréis de demostrar en el campo de batalla

vuestra lealtad a la Corona

y vuestra fe en Cristo Nuestro Señor.

Ningún abencerraje participará en vuestras intrigas.

¿Cuándo aceptaréis que estamos solos?

Nos hemos jugado la vida por nada. -Estáis en un error,

ya tengo lo que quería.

Se me ha encomendado la misión divina

de hacer la guerra a los infieles

y devolver Al-Ándalus a los musulmanes.

Que Alá no permita que nada ni nadie se interponga en mi camino.

¿Y mi padre? -Ha huido con su familia,

vos sois ahora el emir de Granada.

¿Qué os sucede?

Nuestro hijo, Fernando, ya viene. Avisad al físico, rápido.

Isabel..., amor mío, habéis vuelto.

Alhama necesita refuerzos desesperadamente,

ya no aguantan más, mi señor.

Id y luchad con valor,

y no permitáis que nadie os quite la vida.

Subtitulado por TVE.

De nuevo separados,

y otra vez es la mujer temerosa quien se dirige a vos,

no la reina de voluntad severa,

la esposa rendida a vuestro abrazo,

que de saberlo perdido, nada ni nadie la consolaría.

Pienso en vos, en la batalla,

y ruego a la bendita Virgen, que os ampare bajo su manto,

que os libre de todo mal,

pues no ha de quedar impune la afrenta de Alhama.

Pero no a costa de vuestro dolor, que es el mío.

Permita Nuestra Señora que caiga sobre el infiel

toda la ira de Castilla,

y volváis de la contienda salvo y victorioso.

Ya han partido mensajeros con la noticia,

pronto todo el reino sabrá de la victoria de Alhama.

Los infieles empiezan a retroceder, Castilla debe dar gracias a Dios.

Y a sus soldados.

Sobre todo, a su rey.

Alhama es nuestra.

¿Por qué habéis tardado tanto? Temía lo peor.

El paso es lento cuando el botín es grande.

Ahí tenéis una muestra.

Dios está de nuestro lado,

pero, al parecer, no resta brío a las espadas moras.

Decís bien, necesitaré tres días de sueño.

El marqués cumplió su promesa y se unió a vos.

¿Ha visto la batalla desde la retaguardia?

Nada más lejos, sus huestes han hecho mucho.

Se nota que se curtieron bregando contra nosotros.

Marqués, ¿contamos con vos para la siguiente incursión?

Será en dos semanas, a más tardar,

no hay que perder el impulso de la victoria.

¿Dos semanas?

Suerte si en un mes he rehecho mis mesnadas.

Señora, soy de vuestra opinión, ¿por qué esperar?

¿Queréis restaurar el patrimonio a base de conquistas?

Tenéis mi bendición, pero sin prisas.

De tal imprudencia se beneficiaría el enemigo, no vos.

Disfrutemos de esta victoria, y no apresuremos la siguiente.

Comed y bebed hasta que se ponga el sol.

Vosotros, más que nadie,

debéis alegraros de la derrota de mi padre.

¿Celebráis la pérdida de Alhama?

¿Qué emir se alegra

de la victoria de un cristiano en su reino?

Madre, el Muley solo piensa en vengarse de nosotros.

Nuestra vida depende de que sea vencido.

Tomasteis Granada para salvarla de los cristianos,

no para competir con vuestro padre.

Y los abencerrajes os apoyaron para resistir frente a Castilla.

En su mano está destronaros si no cumplís vuestra misión.

Lo sé perfectamente. -Pues no lo olvidéis,

o un día tendréis a la reina Isabel a las puertas de la Alhambra,

y os encontraréis solo y desvalido ante ella.

¡Parad la música!

Mi Alhama...

Haremos que esta victoria se vuelva contra los cristianos.

¿Cómo?

Sitiaremos la ciudad,

y atacaremos sin descanso hasta que lamenten su toma.

Mantenerla será su ruina.

Y la nuestra.

¿No temeos fuerzas para el asedio?

Dejadnos solos.

Las tendríamos sobradamente

si todos los musulmanes se unieran bajo vuestro mando.

Y eso no será posible hasta someter a Boabdil.

No, no pienso atacar a mi hijo.

No será necesario,

caerá por sí solo al abandonarle los abencerrajes.

Con él están muchos que deberían estar aquí

no solo los abencerrajes.

Pronto me echarán de menos, incluso los que me temen.

¿Qué esperáis?

Vayamos contra él cuanto antes.

Le arrebataremos Granada sin empuñar una espada,

no merece más.

Don Fernando, doña Beatriz.

En tiempos de mi padre,

la casa de Braganza fue leal consejera al rey,

y muchos fueron los beneficios que por ello obtuvo.

Lealtad que vos heredasteis sin merma alguna.

En ello confío, pues la pondré a prueba.

Es mi voluntad que restituyáis a la Corona

parte de vuestras propiedades, plazas y fortalezas.

Pretendéis expoliar a nuestra familia.

¿Después de todo lo que hemos hecho por vos?

Tan solo habéis cumplido con vuestro deber.

Clama al cielo que os ha convertido en la familia más poderosa.

Alteza, recapacitad,

no creéis un conflicto donde no lo hay.

Yo soy el señor de los señores, no el sirviente de los sirvientes.

Cederéis a la Corona todo lo que os demande.

¿De lo contrario?

Seréis juzgados por traición y condenados.

Enhorabuena por vuestra victoria, mi señor.

Cuesta defenderse de esos infieles.

¿Traéis noticias de Aragón?

Todo parece minucia comparado con una guerra,

pero vuestro reino está agitado.

Hace días, naves genovesas recalaron en Barcelona

y saquearon el puerto.

La ciudad reclama armas para su protección.

Las de aquí ya son pocas para la contienda.

Lo lamento, habrán de defenderse por sus medios.

Vuestra campaña contra el infiel es admirable, alteza,

pero también costosa en tiempo y dinero.

Nada que no sepa.

Permitidme un consejo:

confortad a los nobles aragoneses que os sufragan,

aplacad sus ánimos.

Temen que la guerra les arruine, no teniendo aquí interés ninguno.

¿Eso dicen?

Amenazan con retirar sus tropas.

Conocéis a vuestros nobles,

al aragonés poco le importa el valenciano,

y a éste, menos el catalán.

Cada uno rema su propia nave.

Ni siquiera tengo el respaldo catalán.

Traicioné a los remensas a cambio de su apoyo.

Mi señor, el que algo consigue pronto pide más.

No se gobierna teniendo que pedir permiso.

un día ellos me necesitarán, no al revés.

¿Cómo habríais de lograr tal cosa, alteza?

Dad con el paradero de Verntallat.

Teníais razón,

nuestro siguiente ataque no debe esperar.

¿A qué se debe este cambio de opinión?

Los nobles aragoneses apremian,

temen perder sus fortunas si la campaña se alarga.

¿Vais a ceder a sus presiones?

Alhama ha sido una sangría para las tropas,

y más lo será mantenerla.

El apoyo aragonés es vital.

Debo mostrarles que la victoria está a nuestro alcance.

Sois el rey,

exigid que os respalden sin más excusa que la autoridad.

Hoy tal cosa es imposible, pero no será así siempre.

Se acerca el momento de hacer en Aragón

lo que vos en Castilla.

¿Por dónde vais a empezar?

Debo conseguir de Roma que yo designe a los inquisidores;

ayudará a limitar el poder de los nobles.

Es justo,

el papa no podrá negároslo.

Isabel, clamabais por seguir hostigando al infiel,

¿cuento con vuestro apoyo?

Si os guían las prisas de otros, y no vuestro convencimiento,

Llaman a la puerta

no me complace del todo.

En el año 1287 de la Era Hispánica,

termina la Reconquista portuguesa con la toma de Faro.

Dudo que el secreto de ser una buena esposa

esté en conocer a los antepasados de su marido.

¿O acaso espera tal cosa mi prometido?

Querida, es fácil contentar a un esposo.

Habladle siempre con voz dulce,

y recibir con entusiasmo sus ideas,

más aún si son necias o aburridas.

Nada desteta más un esposo

que oír la verdad por boca de su mujer.

Y si además le besáis cuando no lo espere,

se creerá amar como el que más.

Entregarle esto a la reina Isabel haciéndola pasar por vuestra,

os lo ruego, es urgente.

Quizás del amor lo ignore todo,

pero algo he aprendido sobre la prudencia.

¿El rey Juan os ha amenazado?

Su alteza sufre un mal repentino,

ambiciona ser el hombre más poderoso de Portugal,

para eso pretende expoliarnos.

Los Braganza sois muy importantes para que os someta.

Eso es lo que nos convierte en la presa más ansiada de la rapiña.

Por favor,

vuestra madre siente gran afecto por nuestra casa,

y sabrá interceder, por favor.

En siete días atacaremos Loja.

Pero, alteza,

¿no es una incursión arriesgada sin habernos recuperado de Alhama?

No os inquietéis, la ciudad será nuestra.

Con todo el respeto, mi señor, Loja no es una plaza sencilla.

No deberíamos avanzar hacia Málaga.

¿Ponéis en entredicho mi decisión?

Pensaba que después de Alhama tomaríamos Alora.

Un soldado no piensa, actúa a las órdenes de su capitán,

por buen soldado que sea.

Disculpadme, señor, no pretendía ofenderos.

El problema no es la plaza, sino el momento.

¿Por qué no aguardar, como dijisteis?

En siete días atacaremos Loja,

preparad lo necesario para que llegue a buen fin,

y confiad en vuestro rey.

¿Queríais verme? Pasad.

Mi esposo me ha contado que le salvasteis la vida.

Hice lo que cualquier soldado haría al ver a su rey en peligro.

Nunca hemos dudado de vuestra lealtad,

y menos aún vuestra amistad.

Pero mi esposo es el capitán general de los ejércitos

Os sugiero que no contravengáis sus planes en público.

Mi señora, me debato entre la obediencia

y la necesidad de señalar una temeridad.

¿Seguís convencido en que no deberíamos atacar Loja?

Así es.

Loja es una plaza fuerte y bien defendida,

su conquista requiere una preparación y una artillería que no tenemos,

y vuestras mesnadas apenas han recobrado el aliento.

¿Tan clara veis la derrota?

Solo quiero evitaros una humillación.

¿Habéis recibido el listado?

¿De las propiedades que deseáis arrebatarnos?

Al poco de empezar a leer,

decidí que ese papel servía mejor para avivar el fuego.

Os ruego que no insistáis, alteza, bien sabéis que no tenéis derecho.

Yo también pensé en arrojar al fuego esta misiva.

Denunciar mi política ante un rey extranjero es traición,

pero os perdonaré si me entregáis lo que os reclamo.

¿Teméis que la reina Isabel sepa que codiciáis nuestros bienes?

En absoluto, os recuerdo que ella ha expoliado a sus nobles.

Su excusa fue ganarles una guerra, ¿la vuestra?

¿Cómo os atrevéis?

Porque estamos fuera de vuestro alcance, alteza.

Era mi deseo que mi sobrina supiera de vuestras intenciones,

pero los Braganza no necesitamos el amparo de Castilla;

ya lo tenemos.

Gracias a vos.

¿De qué habláis?

De los acuerdos de paz que firmasteis con Castilla.

El Tratado de Tercerías nos señala como tutores de la infanta Isabel.

Y como tales, estamos bajo su protección.

¿Estáis dispuesto a romper el tratado con tal de expoliarnos?

Aún estáis a tiempo de posponer el ataque.

Echándonos atrás conseguiremos infundir dudas en las tropas

y en quienes las ponen a nuestra disposición.

Peor sería ser vencidos.

Y mucho peor perderos.

No debéis preocuparos, tomaremos Loja.

No hay lugar para las dudas.

Roguemos a Dios con fervor,

pues hoy más que nunca,

la vida de los nuestros está en sus manos.

"Pater Noster, qui es in caelis, sanctificétur nomen Tuum,

adveniat Regnum Tuum, fiat volúntas tua,

sicut in caelo et in terra".

(Rezan a Alá en árabe).

Alteza.

Ya han caído bastantes hombres.

Perdonadme,

en Loja he estrellado mis huestes contra un muro.

Sirva la derrota para obtener una lección.

Lección que traigo escrita

con la sangre de valiosos caballeros.

Por ansiar la victoria he diezmado a los nuestros,

cuando más necesarios son.

Teníais razón.

Solo yo soy culpable de este desastre.

No, mi señor, no perdimos por vuestra culpa,

sino por la guerra del infiel,

y porque muchos hombres abandonaban en plena batalla.

¿Por qué motivo?

A nuestro lado luchan más campesinos que soldados,

a ellos nadie les ha enseñado a soportar el miedo.

Deberíamos contar con un ejército de oficio,

con mesnadas que luchen por lealtad

y por un salario.

Exijamos a las Hermandades que se nos unan,

a ellos poco hay que enseñarles.

¿Y nuestras armas en qué pueden mejorar?

Han de ser más dañinas y poderosas.

Las murallas de las plazas árabes a día de hoy son insuperables.

Haremos venir sin demora a Ramírez, el artillero,

él encontrará la manera.

¿Cómo afrontaremos estos gastos manteniendo Alhama a salvo?

¿No es posible?

Alhama exige grandes cantidades de alimento para los sitiados,

y armas y soldados para reemplazar a los que la guardan.

Conservarla impide financiar las mejoras.

¿Pensáis que debemos dejar caer la plaza?

No, me niego a perderla.

Nuestros soldados no solo necesitan armas,

también símbolos que les animen en su lucha.

La resistencia de Alhama será un acicate para ellos.

Pero, ¿de dónde saldrá el dinero para todo esto?

La guerra santa mina las arcas de nuestros reinos,

y de ahora en adelante los gastos serán mayores.

Ya pedimos préstamos a los nobles a cambio de futuras recompensas,

también hemos subido sisas y alcabalas,

pero no es suficiente.

Por ello necesitamos que el papa nos conceda una bula de Cruzada.

Que nuestros súbditos puedan ver sus pecados perdonados

a cambio de un donativo para la guerra.

Quienes nos puedan pagar,

obtendrán la misma gracia si se unen a nuestras huestes.

Armas por almas, lo acostumbrado.

La décima parte de las rentas eclesiásticas

de Castilla, Aragón y Sicilia también financiarán la contienda.

Pero un tercio de ese impuesto irá a las arcas de su santidad,

para la lucha de Roma contra los otomanos.

Haré lo posible por convencer al santo padre.

Hasta entonces,

contad con los bienes incautados a los herejes.

Quizá fuese conveniente acelerar los procesos pendientes,

¿no os parece, fray Tomás?

Que la necesidad de recaudar con un fin justo

no lleve a un inocente a la hoguera.

Descuidad, mi reverencia,

todos sabemos que en los inocentes la llama no prende.

Confiamos en vuestra intervención y sabremos agradecerla.

Podéis marchar.

¿A qué tanta prisa?

Pensaba solicitar al cardenal que intercediera

para reformar la Inquisición en Aragón.

Lo sé, pero no conviene atosigar a Roma,

ni parecer distraídos de una guerra cuya financiación solicitamos.

No hay distracción alguna.

Os prometo que os ayudaré a conseguirla,

pero cuando el momento sea propicio.

Os creía en Aragón.

¿Habéis encontrado a Verntallat? Algún rastro tengo, mi señor.

Pero he sabido de una noticia importante,

de ahí que haya vuelto.

El rey Luis de Francia ha muerto.

Lo supe por un emisario francés que está de camino;

vine a informaros, como es de rigor.

No haberos molestado.

Alteza, escuché comentarios de sus acompañantes

y un rumor llegó a mis oídos.

¿Qué rumor?

Que el rey Luis en su lecho de muerte se arrepintió sinceramente

de haber arrebatado a Aragón el Rosellón y la Cerdaña.

Tras lo cual, dio orden de devolvéroslos.

¿Y bien?

Temo que la regente que le ha sucedido

se niegue a cumplir su voluntad.

Negar la última voluntad de un rey, qué osadía.

¿Pretende impedir que Aragón recupere lo que le pertenece?

Mi señor, olvidad a la regente,

el rey Luis os ha legitimado para tomar de inmediato los condados.

Parece escrito por un romancero:

el rey que antes de morir, confiesa sus pecados.

Mucho peor que eso; me pone en un compromiso.

¿Qué queréis decir?

Sería de ley apoyarse en su arrepentimiento

para reclamar los condados.

Pero no sabéis si la historia es cierta.

¿Y si lo fuera?

No podemos enviar fuerzas a otros frentes.

Fuerzas que ya son escasas.

Pero qué pensarán en Francia si tolero este abuso.

¿Qué pensarán los nobles aragoneses?

Pensarán que renuncio

a los intereses de la Corona de Aragón,

justo ahora,

cuando más necesito imponer mi autoridad.

Teníais razón, alteza,

al marqués de Cádiz le urge rehacer su patrimonio.

Ha partido con un grupo de nobles hacia La Axarquía.

¿Van a atacar sin nuestro consentimiento?

Rogad para que salgan victoriosos, pues no soportaremos más pérdidas.

Ni un solo hombre acudirá en su ayuda

si el marqués fracasa.

Alhama ya tenemos una, no necesitamos más.

Tenedme como único responsable de esta derrota,

de los hombres capturados... ¿A cuántos hemos perdido?

Dos mil.

Los cautivos se cuentan por cientos.

Y el Señor os ha dejado escapar,

cuán injusto.

Levantaos.

Jurad que velasteis más por vuestros hombres

que por el botín de guerra.

Mi señor, asumo las pérdidas... ¡Las asume todo el reino!

¿Cómo afrontaremos la contienda sin esos hombres?

Nunca atacaré por cuenta propia, os doy mi palabra.

No la necesitamos,

porque no obtendríais recompensa alguna.

Y sin ganancia a la vista, vos nada arriesgáis.

La Corona no reconocerá el derecho de conquista

sobre plazas tomadas mediante un ataque

que no haya sido previamente aprobado por los reyes.

Que todos lo sepan, vos el primero.

Pagaré el rescate de los cautivos. Haced lo que consideréis oportuno,

pero no nos expondremos para liberar a los desobedientes.

Y rezad,

porque ahora solo Dios puede impedir que el infiel complete la desgracia.

Han traído un presente para vos.

¿Otra muestra de lealtad?

Abridlo, estoy inspirado;

las palabras brotan solas a esta hora.

Quien lo envía solicita que solo se os muestre a vos.

Vamos, abridlo.

¡Cerrad eso! -¡No!

"Cuando no haya más cuello cristiano que cercenar, iré a por el vuestro".

La firma... -Sé perfectamente de quién es.

Os dije que mi padre me quiere muerto,

pero no pienso esperar sentado a que cumpla la amenaza.

¿Qué queréis decir?

Que pronto ser alguien me quema.

Atacaré a los cristianos,

que todos vean el poder del legítimo emir de Granada.

¿Pensáis entrar en batalla? -Todos me creen débil,

es hora de demostrar que no lo soy.

Una victoria contra el infiel,

y todo el islam defenderá Granada junto a mí.

¿No era ese vuestro deseo? -No hay porqué exponeros,

vuestro es el Gobierno, de los abencerrajes es la resp...

¡Dejad de despreciarme!

Los pueblos solo aman a sus gobernantes

cuando estos vencen con la espada.

¿A qué rey se le admira por sus poemas?

Vuestro padre ha conseguido justo lo que deseaba:

provocaros.

Sois inteligente más que él,

en vuestra mano está entrar en la jugada,

o no.

Altezas, lamento los reveses en la guerra contra el infiel.

Francia respalda vuestra cruzada,

os transmito la admiración de la regente.

No hablemos de nuestros apuros.

Es hora de honrar la memoria de vuestro rey

y enviar consuelo a los vuestros.

Ciertamente.

Decid, monseñor,

¿el rey Luis sufrió mucho antes de morir?

¿Tuvo ocasión de poner su alma en paz?

He venido a informaros del fallecimiento,

pero pensaba evitaros los detalles más luctuosos.

Descuidad, los dos vivimos de cerca la muerte de personas queridas.

Entonces, ¿no dijo nada al despedirse?

Lo usual en estos casos.

¿Seguro?

¿O acaso lo usual en Francia es que un siervo de Dios mienta

sobre las últimas voluntades de su rey?

No sé cómo lo sabéis, pero así es.

Antes de morir,

el rey se arrepintió de la toma de la Cerdaña y el Rosellón.

Será cierto que la regente se niega a devolver los condados.

Siento habéroslo ocultado.

Entended, no deseo otra contienda entre Francia y Aragón.

Seré yo quien decida si reclamo esas tierras por la fuerza,

más no lo haré,

pues para vuestra suerte, la nuestra en el sur es aciaga.

Castilla no puede prescindir de las tropas aragonesas,

pero decid a la regente que recuperaré los condados.

Juro que cumpliré el empeño de mi padre

y él descansará por fin en paz.

Confío que Francia valore la renuncia de mi esposo.

Demuestra buena fe e inteligencia, sin duda.

Como vos, al perdonar a Juana.

Celebro que hayáis permitido su boda con el rey de Navarra,

mi paisano, Francisco de Foix.

Un gesto muy humano,

y más teniendo en cuenta que vulnera vuestros acuerdos con Portugal.

Siento decepcionaros,

pero habéis tomado por cierto un rumor malicioso.

Juana vive ahora en la paz de la clausura,

en cumplimiento del tratado al que aludís.

Dios no quiera que mi indiscreción cause conflicto entre los reinos.

¿Insinuáis monseñor que el compromiso es cierto?

Alteza, el propio rey Juan lo comunicó a la Corte francesa.

Que tenga que enterarme por terceros de que Portugal arriesga la paz...

Enviaré a Sintra a mi mayordomo, que se informe en persona.

Si el rey Juan pretende burlarme,

muestra no saber a quién se enfrenta.

Habéis hecho lo correcto.

La reina reaccionó como habíais previsto;

pronto un emisario castellano vendrá a informarse.

¿Qué le diréis?

Me mostraré desafiante.

Castilla no tardará en reclamar a la infanta Isabel.

Y cuando eso ocurra,

tendré a los Braganza a mi merced.

¿No teméis provocar un conflicto?

La reina es poco dada a tolerar afrentas.

Bastante tiene con la Cruzada que no logra dominar.

Dudo que aspire a más.

Disculpad, pero...,

¿es cierto que Juana y Francisco de Foix se casan?

Ciertamente, monseñor, para su felicidad y la nuestra.

Portugal y Francia unidos en Navarra,

una brecha en pleno corazón de Castilla.

Navarra como punta de lanza,

brillante.

Todos ganamos con esta boda,

menos los Braganza, claro.

Su santidad ha tenido a bien concederos la bula de Santa Cruzada

y ha aceptado, una vez más, todas vuestras condiciones.

No podía llegar en mejor momento.

Sin la bula, la guerra estaba perdida.

El papa, como todo buen cristiano, reconoce el valor de vuestra empresa.

Enviaré a Talavera

a dar cuenta de ella por todo el reino.

Que la recaudación comience de inmediato.

Hacéis bien.

La concesión dura tres años, debéis aprovecharlos.

Reverencia, Castilla está en gran deuda con vos.

La diplomacia es mi otra espada contra el infiel.

¿Podíais empuñarla para que Aragón tenga una Inquisición como Castilla?

Es de justicia que Roma lo permita,

y mi esposo merece una recompensa a su sacrificio.

A pesar de ser la ocasión propicia,

ha renunciado a tomar el Rosellón y la Cerdaña

por no abandonar la guerra santa.

Dejadlo en mis manos, la Inquisición es mi causa.

Os lo agradezco, fray Tomás.

Confío en vos,

y vos confiad en que seréis recompensado.

Seguid la espada, pero sin mirarla.

Concentraos en buscar un hueco por donde atacarme.

¡Más concentrado y más deprisa!

Los cristianos no os darán tantas oportunidades.

¿Habéis visto eso, hijo mío?

Mañana seguiremos practicando.

Perded cuidado,

no dejaré que pise el campo de batalla.

Es de Chacón, desde Sintra.

El rumor era cierto:

Juana se desposará con Francisco de Foix.

Ya ha perdido una guerra,

¿cómo se atreve a romper las capitulaciones?

La cuestión no es el cómo, sino el por qué.

Temo sus intenciones con Navarra.

Sabe que Granada consume todos nuestros esfuerzos.

Y no podemos replicar como es debido.

Ni una lanza se precisa para responder tal desafío.

Nuestra hija volverá a Castilla.

Mientras permanezca el compromiso, el tratado queda roto.

Y el millón y medio de maravedíes que nos cuesta,

se empleará en artillería, que buena falta nos hace.

Aún debemos impedir ese matrimonio.

Pediremos a Roma una bula para que no abandone el convento.

Eso evitaría esta boda y la amenaza de otras.

La solicitaremos.

Mientras tanto, recuperemos a nuestra hija.

Madre...

¿Dónde está la niña que dejé marchar hace cuatro años?

Doña Beatriz,

os doy las gracias por acompañar en tal largo viaje a mi hija.

Temo no estar aquí por ese motivo.

He aprovechado el viaje de la infanta para salir de la Corte.

Al romperse el Tratado de Tercerías,

los Braganza hemos quedado desamparados,

tal y como el rey Juan quería.

No os entiendo.

Lleva tiempo tratando de cercenar nuestro poder,

y ahora podrá hacerlo.

¿Decís que sin saberlo he servido a los planes del rey contra vos?

Desconozco si anunció con tal fin el desposorio de Juana,

pero la jugada ha dado el fruto que él perseguía.

No sé qué va a ser de mi familia ahora.

Castilla es vuestra casa,

menos no puedo hacer,

habiendo ocasionado sin querer vuestra ruina.

Gracias, alteza.

Haré venir a mi hijo, y a cuantos puedan huir de Portugal.

¿Dónde está mi padre, acaso no quiere verme?

Debí adivinar que se trataba de un ardid.

Comprendo vuestro rencor, pero os pido que me escuchéis

lo que tarda en beberse un terrazo de vino.

Antes, pedidme perdón a mí y a los que traicionasteis.

Sé que nunca lo haréis.

Perdonadme.

He venido a deciros lo que ya sabéis:

que autoricé los malos usos

porque necesitaba en Granada en apoyo de los nobles.

Pero las cosas han cambiado.

Roma nos ha concedido una bula que deja su ayuda en minucia,

ahora soy libre de obrar sin su respaldo.

¿Y qué les va a mi gente en vuestras cuitas?

Vuestras pretensiones son justas.

Mi primera decisión en vuestro favor

será daros licencia para reuniros libremente.

Poco menos que una limosna.

Somos esclavos debidos a los malos usos.

Si los mantenéis,

nos levantaremos en armas contra los señores.

Mi segunda decisión será permitir ese levantamiento.

Lo haré por los remensas, pero también por mí.

Que los nobles vengan arrodillados a pedir mi ayuda.

¿Cómo sé que decís la verdad?

Porque os estoy dando mi palabra.

Lo juro por el alma de mi madre,

a quien tanto amamos vos y yo.

Supongo que vuestro servicio os ha anticipado

la razón de mi visita.

Organizo la recaudación según la bula de Cruzada de Roma.

¿No os basta con saquear a los conversos

antes de prender la hoguera.

Los autos de fe no se hacen con fines recaudatorios.

El fin siempre es el mismo, querido amigo,

que no os engañen las diligencias.

Sé que no compartís la causa de la Inquisición,

¿tampoco la guerra santa?

¿No escribisteis vos un catecismo bien intencionado

para conversos descarriados?

Bienintencionado,

y quizás ingenuo.

Toda causa, por justa que sea, conlleva injusticias.

Vos que sois converso y letrado, deberíais saberlo.

En mi ingenuidad, pensaba convenceros para que apoyéis la Cruzada

de quien fue vuestra discípula.

(Resopla): Intentadlo.

El turco amenaza Europa,

y Castilla es el muro que puede contenerlo.

O contribuimos todos, o acabaremos en manos del Islam.

Decid mejor que la reina de Castilla no puede tolerar

que el islam haga sombra a su grandeza.

(Tose).

Mi sirviente os entregará la cantidad que hayáis dispuesto.

¿Estáis convencido,

o tan solo pretendéis libraros de mí?

Coged las 30 monedas antes de que me arrepienta.

Sois menos ingenuo y bienintencionado de lo que aparentáis.

Son tan gratas, madre.

También son dos zascandiles que apenas dan descanso.

Con lo dulce que erais vos, y lo seguís siendo.

Cada noche, antes de dormir, me acostaba con vuestro recuerdo.

Cada noche, durante todos estos años.

Yo traté de olvidaros.

¿Para qué seguir amándoos?

Creí que solo así podría ser feliz lejos de aquí.

Pero no sé forzar mis sentimientos.

Madre, me habéis hecho tan dichosa librándome de esa condena.

Alteza,

las huestes de Boabdil han atacado Lucena.

¿Boabdil?

¿Boabdil nos ataca? Por primera vez.

Dicen que anda escaso de talento militar,

pero sabe escoger el momento.

No podía ser más inoportuno,

bastante tenemos con mantener Alhama.

Y aún es pronto para convertir el dinero de la bula papal

en armas y hombres.

¿Proponéis que la dejemos caer, sin más?

No es posible arrebatarles Lucena por la fuerza,

pero quizá hay algún objetivo a nuestro alcance.

Deseo participar en la batalla.

Aprovechad la distancia y aprended.

¿Dónde están las temibles tropas castellanas?

Ninguno de esos soldados cristianos me causa ningún respeto,

parecen torpes y desorganizados. -No os confiéis,

tanta facilidad es sospechosa.

¡Mirad, se retiran!

(Habla en árabe).

¡He ganado!

¿Donde vais, mi señor?

Tengo que disfrutar de mi primera victoria.

Quedaos aquí, ¡señor!

¡Señor, huid!

Maldita sea, ¡huid!

¡Rápido!

¡Descabalgad!

Daos preso en nombre de Castilla.

Sepa Granada que ha perdido a su emir.

Han llegado noticias de vuestro hijo.

Se diría ansioso por daros la razón.

Josuf, hijo mío, enviad un mensajero de Lucena;

necesito tener noticias del combate.

¿Vos?

Boabdil ahora es prisionero de Castilla.

Y este alcázar vuelve a su legítimo dueño,

como Granada entera.

Os ruego que mi final no sea tan cruel como prometisteis.

No prolonguéis mi agonía,

si conserváis un recuerdo agradable de nuestra vida juntos.

Ojalá viváis cien años de destierro y deshonra.

Esposo mío,

¿os encontráis bien?

Soltadle,

que se presente ante mí por su propio pie.

Sabía que podía confiar en mis mejores hombres,

ellos solos han decantado la guerra a mi favor.

Que una torre le acoja y diez soldados le guarden.

Hemos perdido Lucena,

pero nunca una derrota había sido tan provechosa;

gracias a vos.

No os daré mucho tiempo para el descanso,

debéis ir al encuentro de Muley.

Se abre la puerta

Alteza.

¿Cómo habéis osado?

¿Disculpad?

¿He de creer que la muerte de Francisco de Foix es casual,

justo antes de casar con Juana?

La noticia me desconcierta,

y más que sospechéis que tengo algo que ver.

Solo beneficia su muerte a los Braganza.

Qué pretendíais si no custodiar a la infanta de Castilla

y seguir bajo su protección.

Lo lamento por ese joven, y lo celebro por los míos.

Deteneos.

Si pensáis que la fortuna va a apartarme de mi empeño,

os equivocáis.

¿Me habéis hecho llamar?

Que Dios me perdone,

pero he de daros con alivio la noticia de un fallecimiento:

el de Francisco de Foix.

El prometido de Juana.

¿A manos de quién?

De un destino que vio injusticia en las consecuencias del casamiento.

¿Debo volver a Portugal con vuestra hija?

No,

hasta que Roma decrete la clausura de Juana.

¿Quién sois?

Quiero saber si el tiempo ha borrado de la memoria mi voz.

No, nunca podría, padre.

No sabéis cuánto he echado de menos este lugar.

Si vais a matarme, ahorradme la poesía.

Os tengo por un hombre lúcido.

Nos matamos entre nosotros, mientras el infiel nos amenaza,

¿por qué?

No luchar unidos es ir en contra de Alá.

La unión no garantiza la victoria, los cristianos son aún temibles.

Esta tarde recibiré a un emisario castellano,

le ofreceré un acuerdo de paz tan generoso

que no podrá rechazarlo.

Castilla quiere echarnos al mar, nunca aceptarán.

Tampoco nosotros.

Durante la tregua nos rearmaremos,

llegarán tropas desde África.

Luchamos por nuestra fe, todo el islam se unirá a nosotros,

¿seréis vos el único en quedar al margen?

El emisario de Castilla.

Vuestro esposo tendrá su recompensa,

y Aragón la Inquisición que él reclama.

Nos habéis hecho gran servicio.

¿Su santidad no protestó por abusar de su generosidad?

Al santo padre no le quedan fuerzas para protestar,

está en sus últimos días, me temo.

Decidme, ¿cómo podría agradecéroslo?

Su santidad ya lo ha hecho,

nombrándome inquisidor general de Aragón y Castilla.

Os felicito, lo merecéis.

¿Y de Juana dijo algo?

En breve, Roma enviará a Portugal la orden de reclusión en clausura.

¿No os satisface?

Mi hija habrá de volver a Portugal.

(Llora): Mi señora,

el rey Juan ha matado a mi hijo Diego,

ha encarcelado a toda mi familia.

Os lo agradezco.

No hay sacrificio sin recompensa.

Trataré de convencer a los nobles aragoneses,

que acepten la Inquisición sin alentar más conflictos.

¿Qué os sucede?

(Suspira).

Roma ha concedido el encierro a Juana,

nuestra hija habrá de volver a Portugal.

Temo por ella,

el rey no tiene escrúpulos para asesinar a quien le incomoda.

No creo que arriesgue su vida haciendo daño a nuestra hija,

pero podemos romper el compromiso.

¿Y permitir que Juana pueda desposar a otro príncipe?

Le faltaría tiempo para reclamar su derecho, o el de sus hijos,

al trono de Castilla.

Llaman a la puerta

Adelante.

Disculpad, altezas.

El emir de Granada nos ofrece la paz.

La oferta, a su entender, es generosa:

rentas, vasallaje,

y la liberación de los presos de Loja y Axarquía.

¿Y las condiciones?

Solo una.

Exigen la liberación inmediata de su hijo Boabdil,

lo considera un traidor.

O bien que Castilla se comprometa a encarcelarlo de por vida.

Aceptando al Muley como vasallo,

consentimos que haya en Castilla un reducto musulmán.

Sería faltar a nuestro compromiso con Roma y con el Altísimo.

Una tregua nos vendría muy bien para rearmarnos, la necesitamos.

Esa es también la intención del emir.

Así es.

Hay muchos infieles dispuestos a dar su vida

por el reino de Granada.

Desde África podrían llegar miles.

Para ellos también es una guerra santa,

nunca han renunciado a reconquistar Al-Ándalus.

¿Cuál es hoy el peor enemigo del emir?

La división de los propios nazaríes,

por eso quiere la cabeza de Boabdil.

Eliminando un contendiente legítimo, reagruparía a todos bajo su mando.

Entonces, habremos de alimentar la discordia.

Me encerráis en una torre, hacéis que vista como un mendigo;

la comida es miserable...

Yo os respetaría como gobernantes.

Vos ya no lo sois.

En Granada vuelve a reinar vuestro padre.

¿Qué ha sido de mi madre? No es asunto que nos incumba.

A vuestro padre le ha faltado tiempo para hacernos una oferta de paz,

y muy generosa.

Vais a pactar con quien provocó esta guerra.

¿Con quién si no?

Tenemos gran interés en terminar esta contienda,

y está en nuestra mano aceptar las condiciones.

El emir solo exige vuestra cabeza.

No nos es grato cercenar la cabeza de un indefenso,

pero si ello nos trae la paz...

Y rentas, y liberación de cautivos.

Os traicionará, lo sabéis.

Ayudadme a luchar contra él y conseguiréis la paz anhelada.

Vuestro propio padre os considera un traidor,

¿por qué habríamos de confiar en vos?

Si yo prometo paz, paz tendréis.

Pondré mis huestes a vuestro servicio y os compensaré generosamente.

Así será,

pues una vez tomada Granada habréis de entregarla a Castilla.

Gobernaréis sobre los vuestros, pero no en Granada.

Habéis de elegir entre perder la Alhambra

o vuestra cabeza.

(Con la ayudad de Castilla echaremos a mi padre de Granada.

Duras son las exigencias que nos imponen,

pero no estoy en condiciones de negociar.

Ya habrá ocasión, si todo termina como pensamos.

Debéis acudir con mi hijo Ahmed sin tardanza;

a cambio de mi libertad he de ceder la suya).

Ahmed.

(Emocionado): Hijo.

Si mi hijo sufriera algún daño... Descuidad,

es el heredero de un vasallo y aliado.

Y os será devuelto en cuanto rindáis Granada.

Tan solo es una garantía de vuestra buena fe

y de que confiáis en la nuestra.

Lleváoslo.

Debimos acabar con Boabdil cuando hubo ocasión.

Ahora tendremos dos frentes abiertos.

Mi hijo y los infieles, apoyándose unos a otros.

Sois el emir, ¡sois el padre del traidor!

¡Debeos enfrentaros a él y que vean que muere como un perro!

Callad, os lo ruego, callad.

¡Hermano!

¡Ayuda!

¡Rápido!

He dado aviso a Peralta,

veo llegado el momento de recuperar el Rosellón y la Cerdaña.

Destinaré parte de nuestras mesnadas a la conquista;

es una oportunidad que no podemos desaprovechar.

¿Vais a debilitarnos abriendo nuevos frentes?

Confiad en mí, la campaña no durará.

Roma podría anular la bula de Cruzadas,

si sospechase que sirve para guerrear entre cristianos.

Lo negaremos. No tenemos trato con el nuevo papa.

Le costará más creernos que retirarnos su apoyo.

No os escudéis en Roma.

Siempre antepongo el interés de vuestro reino al mío,

y he derramado más sangre que vos por Castilla.

He convocado las Cortes para proponer la invasión,

y vos no lo vais a impedir.

Las damas dicen que habéis enojado a mi padre.

Al rey de Aragón más bien.

Doña Beatriz dice

que si queréis hacer feliz a un esposo,

debéis siempre darle la razón,

la tenga o no.

Pero yo sé que jamás me aconsejaríais tal cosa.

Sentaos.

Hija mía,

debo deciros algo.

Vuestro compromiso con Alfonso de Portugal se mantiene.

¿Tan poco os importo,

que no dudáis en enviarme a la Corte de un asesino?

Viviréis aquí

hasta que vuestro prometido sea mayor de edad.

Yo misma he impuesto esa condición.

Un castigo aún mayor, pues contaré los días que me quedan.

Llaman a la puerta

Pasad.

Alteza, ¿os encontráis bien?

¿Vuestro viaje ha sido provechoso, avanza la recaudación?

Los fieles han sido muy favorables con la causa.

En una de las etapas he visitado al arzobispo Carrillo,

y el encuentro me ha dejado preocupado.

Ha puesto obstáculos,

como acostumbra con todos mis propósitos.

No, alteza.

Lo que me preocupa es que se está muriendo.

Eminencia.

¿Qué queréis?

La reina, ha venido a veros.

¿Qué debo decirle?

Que espere.

Sentaos.

(Tose).

¿Cómo os encontráis?

Aunque viva encerrado y pida que no me hablen de vos,

no puedo evitar que me lleguen noticias de vuestras hazañas.

Ninguna de ellas libre de sufrimiento y sacrificios.

¿Os pesa la corona?

No habréis venido a culparme de haberos convertido en lo que sois.

No.

Tampoco para reprocharos lo mucho que os esforzasteis

porque dejara de serlo.

Ah..., los buenos tiempos.

Muchos fueron mis pecados,

pero también alcancé grandeza, aunque poco se me reconoció.

De nadie aprendí más que de vos:

me enseñasteis astucia y ambición.

Tan buen maestro fui

que acabé convertido en vuestra víctima.

Durante años me esforcé por reconciliarme con vos.

De haber aceptado,

no viviríais solo y apartado del mundo.

He de ser fiel a mí mismo,

a pesar de que eso me cueste morir en la desdicha.

Sois reina, sabéis que el deber se impone al deseo.

A pesar del daño propio y ajeno.

¿Qué importancia tiene eso?

A veces temo que por cumplir mi deber,

y por orgullo,

acabe convertida en vos.

¿También camináis sobre mis pisadas?

A veces eso creo.

Sandeces,

a vos todavía os queda mucho tiempo.

Yo voy a morir como he vivido, si me lo permitís.

(Tose).

Espero que ese día tarde en llegar.

Poco falta, y lo sabéis.

Por eso estáis aquí.

Descansad, mi señor, pues yo velo por vos.

Aún es de noche, ¿por qué no hay luz alguna prendida?

¿Qué ocurre?

¿Qué ocurre?

Dormid, amor mío.

Dormid. -¿Qué está sucediendo?

Prended las velas, quiero veros.

Prended las velas.

¿Llego a tiempo?

No si habéis venido a impedir que convoque las Cortes.

He venido para celebrar la sesión con vos.

Que Aragón sepa que Castilla os respalda

en la lucha por los condados.

He depositado en vuestra armería

una muestra de los avances del artillero.

Mostradlos a vuestros nobles,

se convencerán de la seriedad de la campaña.

Sin duda ayudará.

Necesitáis su pleno respaldo,

solo así libraréis a Castilla de aportar recursos para la causa.

Seguís pensando que no es buen momento.

Así es,

pero no quiero ser injusta con vos.

Ya lo he sido con nuestra hija y el dolor casi me parte en dos.

Lamento de debáis presenciar este hecho humillante, alteza.

Mi señor, será preciso desconvocar las Cortes.

¿Por qué motivo?

Aragoneses y valencianos anuncian que no acudirán.

¿Y los catalanes? Votarán en contra.

Están indignados

por vuestras concesiones a los remensas.

Anunciad que no habrá invasión, pero que las Cortes se celebrarán.

¿Con qué fin?

Para anunciar la reforma de la Inquisición en Aragón,

bajo mi mando

y con Torquemada como inquisidor general.

Y de vos solicito un favor más.

Que no vuelvan a Castilla las armas que habéis traído.

Es solo una muestra,

Castilla os envía un carro entero como regalo.

El rey espera que ahora confiéis en su palabra.

Difícil negarse.

Doblegad a los nobles como se merecen.

Su alteza tiene mucho de lo que ocuparse en el sur;

no podrá acudir en su defensa.

Se abre y cierra la puerta

Pasos

Zoraida, ¿sois vos?

Soy yo, hermano.

Los cristianos han atacado Álora.

Parto sin tardanza hacia la batalla,

os prometo volver victorioso.

Siento no poder defender mi reino junto a vos,

pero no le digáis a mis hombres que he perdido la visión,

la recobraré.

Si Alá lo permite, los guiaré en la próxima batalla.

Ciertamente, hermano.

Os he estado buscando.

Vuestro padre acaba de partir hacia Álora.

Unámonos en un rezo para que Dios Nuestro Señor

le acompañe en la victoria y vuelva pronto.

Alteza,

el arzobispo Carrillo ha muerto.

"Anima Christi, sanctifica me.

Corpus Christi, salva me.

Sanguis Christi, inebria me. ¡Por Castilla!

Aqua lateris Christi, lava me.

Passio Christi, conforta me".

Nuestros espías han sabido que las huestes cristianas

se disponen a tomar Málaga.

Vais a llevar dos mensajes:

uno para Verntallat y otro para Santángel.

¿Don Cristóbal Colón? -Sí.

El rey os recibirá ahora.

Hemos de tomar la plaza antes de que llegue el Zagal.

Que Alá nos perdone, Ronda será para los cristianos.

Pactaré con el diablo si es preciso.

Disculpad mi atrevimiento,

pero puede que Castilla esté a punto de perder una gran oportunidad.

¡Es nuestro enemigo! ¿Quién mató a mi hijo?

Sentimos gran pesar por vuestro dolor.

Han llegado tristes nuevas de Almería.

Ahora que están acorralados se acuerdan de su rey.

Los cristianos os han burlado.

¿Quién os impide llegar a las Indias por el oeste?

(Grita).

Perdonadme, señor,

porque por vez primera voy a ser desleal a mi señora.

Nos han burlado,

Boabdil y sus hombres se dirigen a Granada.

¿Quién detendrá ahora a Zagal, quién evitará que os mate?

Estoy preñada,

y podría suponer un gran peligro para mí.

¡Por Castilla! -(Todos): ¡Por Castilla!

(Grita): ¡Buscadlos!

¡No paréis hasta que ella y sus hijos vuelvan a la Alhambra!

Subtitulación realizada por Cristina Rivero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 22

Isabel - Capítulo 22

04 nov 2013

La guerra contra Granada acaba de comenzar. Isabel y Fernando necesitan fondos para sufragar su particular cruzada contra el infiel y harán lo que sea necesario para conseguirlos. ¿Cómo reaccionará el reino Nazarí? ¿Conseguirá Boabdil mantenerse en el trono? Los espectadores lo sabrán este lunes en un nuevo capítulo de 'Isabel', la ficción histórica de La 1 de TVE que acaba de ser galardonada con una Antena de Oro y un Premio Ondas a Michelle Jenner por su interpretación de la reina Isabel.

División en el bando musulmán

Los primeros éxitos en la guerra contra Granada animan a realizar ataques de mayor envergadura. Sin embargo, la falta de medios aconseja prudencia. Fernando, no obstante, se ve forzado a lanzar una ofensiva para contentar a los nobles impacientes. Por fortuna para Isabel y Fernando, el bando musulmán está dividido. A pesar de la carencia de efectivos, un plan de Gonzalo Fernández de Córdoba contra el bando de Boabdil dará la vuelta a la contienda.

En Portugal el rey Juan ha decidido acabar con la hegemonía de la nobleza. Sus primeras víctimas serán los Braganza, la familia que custodia a la infanta Isabel. Un nuevo frente de preocupaciones se abre para la reina.

ver más sobre "Isabel - Capítulo 22" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 22"
Programas completos (55)
Clips

Los últimos 636 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fabiola Muñoz

    ¡Que gran capitulo! Me dio pena la muerte de Carrillo y como se vistió antes de ver a Isabel, como para demostrarle que el seguía siendo digno. Hermosa la pequeña Juana y bella escena la del reencuentro de Boabdil con su esposa, madre e hijo. Quiero que continue para siempre esta serie!! Saludos de Venezuela!!

    19 ago 2015
  2. Pilar

    Vivo en USA, no comprendo porqué no somos capaces de exportar una serie como Isabel que es de mayor calidad que cualquier serie americana.. Y en este caso con mayor interés ya que liga la historia de ambos continentes... Debemos aprender a vender como los americanos, sin perder nuestra creatividad. Pongan subtítulos y vendala a Netflix..

    27 dic 2013
  3. ariadna

    Me encanta la serie

    12 dic 2013
  4. laverdadtodalaverdad

    yo no sabia que estaban enterrados en granada y cuando entre en la catedral y vi el túmulo sentí un escalofrio de estar en presencia de la grandeza

    03 dic 2013
  5. Angel Gonzalez

    Yo no se que habéis hecho con el video interactivo, pero en dispositivos móviles no se puede poner a full screen y además no permite la emisión en AirPlay de Apple. Antes si. Esto es un atraso por favor pones un repositorio de los capítulos en mp4 normal para que se pueda poner en móviles

    26 nov 2013
  6. Gemma

    La serie fantastica! La oracion q reza la Reina al final del capitulo 22 junto a su hija es de San Ignacio de Loyola y en ese momento todavia no habia nacido Enhorabuena a todos los actores por sus interpretaciones

    13 nov 2013
  7. M Carmen

    Soy M Carmen . Se me hace la semana larga por el deseo tan fuerte que tengo de poder vivir ,como si yo estuviera dentro de las escenas, todo lo que acontece en ellas. Es tan magnifica la interpretación de casi todos los personajes que parece que yo estoy dentro de la película viviendo con ellos todas sus aventuras y desventuras. Por fin, !!!hoy es lunes!!! Puedo ver Isabel en mi casa todo el mundo está callado, nadie se mueve del sillón.Felicidades a todo el equipo que compone la serie. Excelente trabajo .

    11 nov 2013
  8. Miguel Rodriguez

    Coincido con todos los comentarios. Una serie que magnífica !! Seguid así.

    11 nov 2013
  9. Dea

    Desde que empezé a ver esta serie espero al lunes para seguir encantandome... Muchas gracias a todos por la opportunidad para todos nosotros de descubrir la historia de España y tambien aprender el espanol! Felicitaciones de Italia!

    07 nov 2013
  10. Colette

    Este serie me encanta....los actores buenisimos todos pero me preferido est Gonzalo... Soy francesa y vivo la mitad del tiempo en Espana y el invierno en Francia...Para me es un chapuzon en la historia espanola y ademas un curso de espanol fantastico -sigo estudiendolo -pero dificultoso pues me hace falta escuchar el capitulo 2 o 3veces -que conozco casi de memoria-para entender y distinguir cada palabra y ademas busco mas detailles en internet.... Espero cada lunes con impaciencia.... Muchas gracias a todos.

    07 nov 2013