www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2018579
No recomendado para menores de 12 años Capítulo 15
Transcripción completa

Juro servir y seguir a nuestra señora, doña Isabel.

Y de igual,

al muy alto y poderoso príncipe, rey y señor nuestro,

señor don Fernando, como su legítimo marido.

Os recuerdo que en Cervera, antes de casaros,

accedisteis a que ella fuese soberana.

Pero no accedí a que me faltara al respeto,

ignorándome al subir al trono y usurpando mi condición.

A mi esposo le ocupan asuntos en tierras aragonesas,

pero pronto me acompañará aquí, en Segovia.

¡Mi señor, entramos en tierras de Castilla!

Seréis los primeros en jurarme obediencia

como nuevo rey de Castilla.

Ya lo hicimos hace días, ante vuestra esposa, la reina Isabel.

Convendría que Fernando llegase lo antes posible,

para que Castilla os viera respaldada por Aragón.

Necesitamos a Carrillo.

¿Me acusáis de no haber proclamado a Juana?

Os conmino para que hagáis algo para solucionar eso,

cuanto más tiempo pase,

más ajustada estará la corona en la cabeza de Isabel.

Colmaré vuestras expectativas por ambiciosas que sean.

No presto oídos a promesas vanas,

si no vais a poneros al frente de esta empresa, decídmelo.

Sé a qué puertas debo llamar, y, creedme,

tras ellas hay mucho más poder que entre estas cuatro paredes.

Fernando acaba de darse cuenta de que con Isabel está perdido.

Necesita un guía, alguien con astucia, con experiencia.

¿Qué puedo hacer por vos? -Invadir Castilla.

Padre, no podemos dejar pasar esta oportunidad,

nos están abriendo las puertas de Castilla desde dentro.

Conseguid el compromiso de vuestros aliados

y venid a verme de nuevo, hablaremos entonces.

Por cierto,

he sabido del nuevo embarazo de vuestra señora Mencía,

con este ya contaréis tres vástagos.

Es absurdo suplicar vuestro apoyo

cuando un grande de Castilla ya me lo ha dado.

Alonso Carrillo.

Para que yo arriesgue mis recursos, exijo un plan más convincente.

Juro servir y seguir a nuestra señora doña Isabel

como reina y señora natural de nuestros reinos.

Al parecer, ha hecho un alto en Turégano...,

más bien se ha instalado en el palacio del conde.

Acabo de mandar un soldado a Segovia para anunciar nuestra llegada.

¿Cómo que "de acampar a las puertas de Segovia"?

La ciudad se prepara para recibiros como merecéis, alteza.

Al rey de Portugal le faltan ánimos,

pero se antoja fácil de convencer.

El que parece más dispuesto es el arzobispo Carrillo.

Carrillo...

Isabel está ingobernable,

el recibimiento es solo una excusa para haceros esperar.

Quiere volver a dejar claro quién manda en Castilla y quién no.

Se está gestando una insurrección contra vos,

y Diego Pacheco presume de tener a Carrillo en su bando.

Jurad que no habéis conspirado contra Isabel.

Veo que ya no me necesitáis, alteza.

Isabel y Fernando han firmado un acuerdo en Segovia.

Su unión ahora es muy sólida, y están decididos a gobernar.

Castilla nunca dejará que un extranjero corone a su reina.

Lo hará, si tomáis por esposa a vuestra sobrina.

Vuestra incursión no sería la de un extranjero,

sino la de un rey que reclama el trono para su esposa.

Subtitulado por TVE.

La reina y el rey, de igual tamaño y rango.

Por la gracias de Dios,

protegidos por el águila de San Juan.

No sobra metal para acuñar las nuevas monedas.

Dios proveerá.

¿Os complace el lugar?

¿Pensáis trasladar el Alcázar?

Sabed que aquí, cuando sea posible,

erigiré una ermita dedicada a San Juan Evangelista,

pues bajo su protección quería que supieseis

que en mi vientre ya vive otro hijo vuestro.

El Señor nos bendice de nuevo.

Quería contároslo, lejos de todos,

disfrutar de la ilusión que veo en vuestros ojos.

Os lo agradezco, nada podía hacerme más feliz.

Si nos concede un varón... Le llamaremos Juan,

como vuestro padre.

Que su nacimiento traiga paz a nuestras tierras,

y pueda heredar un reino unido y próspero.

Así lo quiera Dios.

¿Sabéis algo de vuestro hermano?

¿Alguna novedad de nuestra embajada ante el rey Alfonso de Portugal?

Aún no, mi señor,

la única certeza es que el rey ha tomado partido por Juana.

Confiemos en haber encontrado el modo de traerla de vuelta,

sin enemistarnos con el rey que la protege.

Que así sea.

Castilla espera buenas nuevas,

y va a tenerlas.

La reina y yo esperamos el nacimiento de otro hijo.

En verdad, es una gran noticia, mi señora.

Enhorabuena.

Roguemos a Dios para que nos conceda un varón,

y con él,

la dinastía de nuestros reinos se afiance.

Querido marqués,

¿qué se les ofrece a mis amigos castellanos?

Mis señores, Fernando e Isabel,

os hacen llegar sus deseos de paz y prosperidad.

Largo viaje os han ordenado para expresar tales deseos.

¿No hubiera servido una carta?

Mis señores solicitan del rey de Portugal

que permita regresar a Castilla a la princesa Juana,

para velar por su futuro

y acordar un matrimonio adecuado a su rango.

Agradeced a vuestros señores sus buenos deseos y generosidad,

y decidles que siempre serán muy queridos y amados por nos.

Y decidles también

que la princesa Juana está bien cuidada y atendida

en casa de su tío, el rey, que ya ha velado por su futuro

y le ha compuesto un matrimonio digno de su alta posición.

Comunicad también a vuestros señores que me complacería contraer nupcias

con tan distinguida infanta aragonesa,

de no ser que mi matrimonio ya ha sido concertado.

Tenéis que saber vos, y por vos vuestros señores,

que la princesa Juana pronto será mi esposa.

Ella será reina de Portugal, y yo rey de Castilla.

Debéis recordar, señor, que Catilla ya tiene reyes,

y que defenderán su reino contra cualquier amenaza

con todos sus poderes.

Así debe hacer un rey,

no tanto el que pretende serlo.

Abrazad en nuestro nombre a mis primos, Isabel y Fernando,

reyes de Sicilia y príncipes de Aragón.

Alteza, vuestro padre me ordena volver cuanto antes a Aragón.

Id con Dios, bien sabéis que siento veros partir.

El emisario ha traído otra noticia, señor.

Vais a ser padre.

No os preocupéis,

Aldonza está al cuidado del rey don Juan.

Procurad que la nueva regrese con vos a tierras aragonesas

yo decidiré cuándo se momento de que se sepa en Castilla.

¿Qué sabemos del rey de Francia? -Nada, mi señor.

¿Hasta cuándo hemos de esperar su respuesta?

Hasta que a mi parecer, sea oportuno.

Castilla es una fruta madura, solo tenemos que ir y cogerla.

De necios sería empezar una guerra

sin estar seguros de que va a ganarse.

Vos calculasteis la suma de nuestras fuerzas,

castellanos y portugueses unidos,

¿por qué dudáis entonces, Bragança?

Puedo calcular cuántos iremos, pero no cuántos volveremos,

ni cómo ni cuándo.

Lo cierto es que cada día que pasa Isabel en el trono,

es más reina de Castilla a ojos de todos.

Señores, temo que ni mi padre ni el duque

sean los aliados que precisan; busquen en otra parte tal vez.

¡Basta de boberías!

Primero me desposaré con Juana,

después recuperaremos el trono de Castilla.

Y esa boda, ¿cuándo tendrá lugar?

Cuando consigáis la bula de Roma. -¿Aún la bula?..., ¡padre!

¿Pretendéis provocar en casa

lo que Isabel se ha buscado en Castilla?

Su audacia la ha llevado al trono,

¡mientras Juana aguarda que sus partidarios dejen de hablar

y empiecen a actuar! -Pues que aguarde, y vos con ella.

Yo no voy a permitir que se dude de mi legitimidad,

ni voy a enemistar mi reino con Roma.

Cuando llegue la bula me desposaré con Juana.

Para entonces, ya sabremos del rey Luis.

Por la bula no debéis preocuparos, con Roma todo es posible,

si se puede garantizar algún beneficio.

Ocupaos de la negociación, Carrillo,

por oro no será.

Mi señora, me habéis mandado llamar.

¿Deseáis confesión?

Así es, reverencia, pero no con vos.

¿Conocéis a fray Hernando de Talavera?

Conozco sus escritos.

Es mi deseo que sea mi confesor.

Pero alteza, sabéis que yo... Fray Hernando tiene fama

de hombre virtuoso,

no es mi deseo distraeros de vuestras obligaciones,

y más ahora, que tenéis otro hijo al que atender.

Negarme vuestra confianza es el mayor castigo a mis pecados.

Reverencia, no podría encontrar consejero más fiel y leal que vos.

A ciegas os confiaría cualquier asunto de Gobierno.

Pero no haré lo mismo con los que atañen a mi alma,

poniéndola en manos de un clérigo que incumple sus votos.

Obrad como os plazca, mi señora.

A nadie libraréis de sus faltas por mentarlas,

pero cuán nociva puede ser la intransigencia

para quienes os son leales.

En poco he de estimar la lealtad de quien no aprecia

que esta reina decida según su fe.

Como consejero y no como clérigo os recuerdo

que no es este el tiempo para despreciar cualquier lealtad,

por menguada que sea... No insistáis.

Obedeced, hablad con fray Hernando.

Os deseamos un buen regreso a Castilla,

y esperamos que nos encontremos pronto allí.

Nos unen los mismos deseos, alteza.

Hacéis bien en despediros de la princesa,

la próxima vez que la veáis ya será reina.

Es hora de partir, queda un largo viaje hacia Alcalá.

Os acompaño.

Pensaba que ibais a comer con nosotras.

Hoy comeré en mi cámara, venía a decíroslo.

Una reina ha de saber comportarse ante su futuro esposo.

¿No os dais cuenta?

Solo él puede devolveros lo que la usurpadora os arrebató.

Correspondedle como merece.

Juana.

Pensé en fray Hernando por el libro que me ofrecisteis.

Solo mis obligaciones me han apartado de su lectura.

Sabía que os agradaría.

Pero habéis sido muy estricta con el cardenal Mendoza.

¿Tampoco vos me entendéis?

Entiendo que no se puede cambiar a las personas de un día para otro.

No procuro tal cosa, pero no aceptaré

que un hombre de Dios lleve una vida...

También es un hombre de Estado,

y antes que todo, un hombre.

Los príncipes de la Iglesia son miembros de poderosas familias.

No hay en ellos la vocación de retirarse del mundo

y consagrar su vida a la contemplación;

de eso ya se ocupan otros. Que cuentan con toda mi devoción.

Y así debe ser,

pero la Iglesia también necesita hombres como Mendoza

para dirigirla y agrandarla.

Y hay que tolerar lo que entendéis como debilidades.

¡Jamás!

Cuanto más alto es nuestro rango, más alta debe ser nuestra virtud.

Hemos de ser un ejemplo para los que gobernamos.

Mal ejemplo damos ofendiendo a quienes son leales.

¡Ofendido o no, no volverá a confesarme!

Isabel.

Buenas noches, hija.

Dios os escucha, decid.

Padre, me acuso de haber pecado.

Una mujer en Aragón espera otro hijo mío.

¿La reina lo sabe?

La reina sabe que todos somos pecadores,

y que debemos suplicar perdón.

Dios en su infinita misericordia concede el perdón

a aquellos que muestran arrepentimiento

y propósito de enmienda.

Su alteza la reina, sin embargo, no parece dispuesta.

Creedme, la reina perdona, aunque no olvide.

Eso no impide que me ame.

Igual que confía en vos y estima vuestra lealtad.

Yo no le he prometido obediencia para ser luego objeto de ofensa.

Si es voluntad de la reina que yo caiga en desgracia

para que un fraile cualquiera ocupe el lugar que...

A Isabel le complacen mucho los escritos de ese Talavera,

pero no os inquietéis,

no va a haceros sombra en la Corte.

Reverencia,

a nadie le conviene otro Carrillo.

Confiándoos lo que me atormenta, estoy en vuestras manos.

¿Acaso no apreciáis el gesto en lo que vale?

Traed a ese fraile, la reina os lo agradecerá.

En cuanto a mis pecados...

Dura penitencia os espera cuando lleguen a oídos de su alteza.

No añadiré más.

"Ego te absolvo in nomine Patris...".

¿Tan graves son las nuevas, marqués, que no pueden esperar?

(Lee): Y yo, Juana, cumpliendo con la voluntad del rey,

mi señor y padre,

fui jurada en Cortes como sucesora de estos, mis reinos,

sin lo cual nunca princesa alguna,

será reina sino usurpadora.

Y la reina de Sicilia y su esposo Fernando,

por codicia desordenada de reinar,

acordaron en dar ponzoña a mi señor el rey, mi padre.

Que después falleció, apropiándose de sus reinos,

dejándolos al desorden y la ruina.

Por todo ello y más, según derecho divino y humano,

la herencia de estos reinos pertenece justa y debidamente a mí.

Firmado: "Yo, la reina".

No será Juana la única que pague por sus palabras,

sino los traidores que guiaron su mano al escribirlas.

Un campesino respondería de manera más contundente

a una afrenta la mitad que esta.

Pero vos sois la reina, y de vos depende Castilla.

Tenéis razón,

ni soy un campesino, y menos una asesina,

diga lo que diga la... muchacha.

Que nadie en Castilla la trate de alteza

ni de excelentísima señora a partir de ahora.

Así se hará, todo el documento es una provocación.

Es una declaración de guerra.

Con Portugal a su lado,

su ejército será muy superior al que podamos reunir.

¿Podemos impedir esa boda?

Necesitan una bula del papa, podemos intentar retrasarla.

Señores, debemos contar con que ese matrimonio es cosa hecha.

Ofrecimos generosidad a quienes así tratan de ofendernos,

ya hemos negociado de más.

En Castilla solo hay una reina, y esa reina soy yo.

Entonces..., ¿guerra?

Guerra, Cárdenas, guerra.

No temáis la derrota, como no la temo yo.

Dios solo puede estar de nuestra parte.

El futuro de Castilla está en nuestras manos,

y en las de Dios.

Han decidido arrebatarnos Castilla,

y nosotros solo contamos con un puñado de leales.

¿Podremos vencer?

Presionaremos a Roma.

Buscaremos alianzas con quienes no han decidido el bando

y le convenceremos para que sumen sus fuerzas a las nuestras.

Tenemos una misión divina, Isabel,

no podemos flaquear.

Doy gracias a Dios porque estéis a mi lado.

Descansa.

Más tarde, debo escribir a Carrillo.

Nos ha traicionado,

¿por qué tanto empeño en reconciliaros con él?

Es mucho lo que le une a mí.

No voy a dar por perdido su favor sin hacer lo que esté en mi mano.

Debo conseguir su apoyo,

o al menos, que se mantenga al margen.

Oídme bien.

Hoy declaro la guerra por mar y por tierra

contra el rey de Portugal y contra todos mis desleales.

La lealtad de Asturias y Vizcaya es incuestionable.

Pero Castilla, Andalucía y Galicia van a estar divididas.

Todo aquel que pueda poner sus armas a nuestra disposición,

será requerido,

si tiene cuentas con la justicia, se le perdonarán.

Y Aragón,

¿podemos contar con el apoyo de vuestro padre?

No mientras persista su conflicto con los catalanes.

Id y cumplid con vuestro deber.

Por Castilla. (Todos): Por Castilla.

Zamora, Toro y Ciudad Rodrigo serán mías.

Seréis rey de toda Castilla. -Pero también señor de estas plazas.

Es mi deseo cobrar las deudas

y disponer de ellas a título personal.

Alteza, ¿no os basta?...

Lo añadiremos a lo acordado para Badajoz.

Al este de esa ciudad, hacia mi señorío de Villena,

yo ejerceré la autoridad en vuestro nombre.

¿Os place? -Concedido.

Pero Galicia pertenecerá a la Corona de Portugal.

Queda por decidir qué haréis con los dominios de los Mendoza.

¿Os estáis repartiendo el reino de mi hija?

No consentiré que lo hagáis a sus espaldas.

Juana, la princesa es solo una niña. -Y aún no es reina.

Más vale que lo sea pronto,

veremos si vos podéis seguir siendo marqués.

Dejadnos, Pacheco.

Os fiais del que vende la piel del oso

antes de haberlo cazado.

Comprendo que como madre veléis... -Comprended mi inquietud, hermano.

El futuro de mi hija depende de que os desposéis con ella

y que en adelante seáis vos quien vele por sus intereses.

Sosegaos.

En cuanto Carrillo consiga la bula... -¿Acaso esperó Isabel?

No, igual que no esperó para quitarle el trono a mi hija.

Abrid los ojos, hermano.

Con Roma no basta el oro;

si hay boda, la bula llegará.

¿Habéis amenazado a la reina con retirarle nuestro apoyo

porque no desea confesar con vos?

Pero cómo se os ocurre.

¿Debo aceptar que la reina me juzgue con mayor severidad que a Carrillo,

que ha holgado y traicionado como pocos?

¡No, soy un Mendoza!

¡Sois un cretino!

Y además sois mi hermano,

y me comprometéis con vuestros devaneos.

Abandonamos a Juana a su suerte, Dios nos perdone,

por el bien de Castilla.

Y porque nos convenía.

Quiera Dios que Isabel no sea derrotada,

porque los Mendoza perderían mucho más

que el privilegio de escuchar a la reina en confesión.

Tenéis razón,

no debí sembrar dudas sobre nuestra lealtad.

Cumplid la petición de la reina,

que sepa que sois vos quien le proporcionáis al tal...,

fray Hernando.

Y del bastardo aragonés, ni mención.

Es secreto de confesión.

Por ahora.

Mirad ahora cuanto os plazca,

en pocas semanas este vestido servirá solo para forrar un cabezal.

No digáis tal, señora, que aguardará en un baúl

hasta que vuestra figura vuelva a su ser.

Si Dios quiere.

Dar hijos al esposo es prueba de amor.

Sí, dura prueba es para ambos.

Aunque hay quien dice

que no hay mujer más bella que la mujer encinta.

¿Vos qué opináis, mi señor?

Que es gran verdad.

Y más si al cabo nace un heredero a la Corona.

Perdona.

Si os referís a mi disputa con el cardenal,

no os falta razón.

Como cristiana sigo pensando igual,

pero como reina debí tener más tacto.

Sabéis que soporto mal estar enojado con vos,

y peor aún que vos lo estéis conmigo.

Descuidad, no hay razón.

Mendoza ha citado a vuestro nuevo confesor,

hoy podréis conocerle.

¿Veis? No hay razón.

Nada debe interponerse entre nosotros ahora.

Debemos estar más unidos que nunca, por Castilla y por nuestros hijos.

Fray Hernando,

vuestra labor como prior en el Monasterio del Prado

es muy apreciada.

Os señalan como un hombre temeroso de Dios,

austero y consagrado a la vida espiritual.

Reverencia, no son atributos destacables

en un hombre entregado a servir al Altísimo.

A buen seguro sabréis que no soy amigo de lisonjas,

y mucho menos de acertijos.

Os ruego me digáis por qué me habéis hecho llamar.

La reina precisa un confesor.

Vuestra virtud os hace idóneo para dar cometido.

Pero, reverencia,

mi lugar está al lado de mis hermanos y no en la Corte.

¿Os dais cuenta del honor que se os hace?

Y ojalá supiera expresar mi gratitud de mejor modo,

pero no es el afán de honor lo que me ata a este mundo.

Acabemos con esto.

¿No hicisteis acaso voto de obediencia?

La reina os espera;

lo que queráis vos o quiera yo no viene a cuento.

Alteza, permitidme que os presente a fray Hernando de Talavera.

Cuánto deseaba conoceros, fray Hernando,

aunque apenas he podido leer unas páginas de vuestro libro.

Siempre ha sido así, mi señora:

cuanto mayores son las obligaciones terrenales,

más se descuidan las espirituales.

Pues no está en mi ánimo que eso ocurra.

Reverencia, os agradezco de corazón vuestros buenos oficios.

Veo que puedo seguir contando con vos.

Para cuanto gustéis, alteza.

Habrá tiempo de hablar de vuestros escritos,

ahora es mi deseo que me escuchéis en confesión.

¿Empezamos?

Os ruego que os arrodilléis, alteza.

¿Pedís a la reina de Castilla que se arrodille ante vos?

No ante mí, señora,

sino ante Dios.

Durante el sacramento, este es el tribunal de Dios,

y yo soy su representante.

Así que vos permaneceréis arrodillada,

y yo sentado.

Dios no os ve como reina,

sino como pecadora.

Es a él a quien confesáis vuestras faltas.

Y para perdonaros exige de vos un acto de contrición,

y, sobre todo, humildad.

Salid.

Creo que sois vos quien debe tomar

un buen plato de esa humildad de la que habláis.

No es mi intención faltaros al respeto.

A cada uno nos ha dado Dios una misión en la Tierra,

y debemos poner nuestro mejor empeño en cumplirla.

Que el Señor os permita llevar a cabo la vuestra.

Fray Hernando.

Espero que estéis a la altura

de la ilusión que habéis hecho nacer en vuestra reina.

Que Dios os ayude también a cumplir esta misión.

Sois la reina de Castilla, mi amor,

la que toca ahora no será la peor de las obligaciones.

Juana,

un hijo podrá al rey siempre de vuestro lado,

asegurará vuestra posición.

Dejaos hacer, y acabará pronto.

Pasos

Salid todos.

¿No me habéis oído? ¡Todos fuera!

Tranquila,

no debéis temer nada.

A los ojos de Dios y de todos, ya sois mi esposa.

Ahora dormid.

¿En qué pensáis?

Pensaba en que..., si algo sucediera...

No debéis temer por mí.

No hay negocio menos seguro que la guerra.

¿Qué sería de la princesa..., y de mí?

Sé cuáles son mis obligaciones,

como rey, como esposo y como padre.

Prometedme que seréis prudente.

Os lo pide la reina, pero os lo suplica vuestra esposa.

Dad por seguro que regresaré.

No hay fuerza en este mundo que pueda separarme de vos.

No creo que sea demasiado temprano para un fraile.

Descuidad, señor, estoy a vuestra disposición.

¿Deseáis confesar?

Requiero de vos otro tipo de servicio,

fray Hernando.

Quiero que escribáis mi testamento.

Si el grueso de vuestro ejército continúa su avance por Extremadura,

hacia mis dominios,

toda Castilla, al sur del Tajo, será nuestra.

No contáis con los nobles de Andalucía.

Los que se resistan, se les reducirán sin dificultad.

¿Dejaríais que Isabel se hiciera fuerte

en el corazón de Castilla?

Con nuestras espaldas cubiertas,

avanzaríamos hacia el norte sin dificultad.

Hay otra manera.

El ejército francés entrará por los Pirineos,

Luis de Francia nos ha dado su palabra.

Vayamos a su encuentro desde el valle del Duero.

Zúñiga nos es favorable,

con Burgos a nuestra disposición, Isabel estaría rodeada.

Estamos ocupados en asuntos de Estado.

¿Acaso no lo es la consumación de vuestro matrimonio?

No se gana una guerra ganando batallas a medias, hermano.

Juana es una niña. -¿Y si morís sin la bula?

No seáis agorera, hermana. -¿Qué sería de Juana?

Concededme la regencia.

Si la fortuna os es adversa, que no lo sea para Juana.

Yo velaré por ella hasta que pueda reinar.

¿Pretendéis usurpar mi derecho al trono?

Veo que es costumbre contagiosa.

Reinaríais en Portugal, sí,

pero los castellanos no os aceptarían;

sois un niño en un cuerpo de hombre.

Tendréis lo que pedís de mi puño y letra.

¡Padre!

¡No moriré en los campos de Castilla!

Y aún menos, vivir entre disputas.

Sosegaos, lo que menos necesitamos es perder el favor de vuestro padre.

¡No y no!

No iremos a la guerra

para que se lo quede la puta de mi tía.

No lo hará, os lo juro.

Es, sin duda, el testamento de un gran rey.

Fernando nombra a nuestra hija heredera de Aragón y de Sicilia,

y le pide a su padre, el rey Juan,

que cambie la ley par que pueda reinar siendo mujer.

"Y así unidos los reinos de Aragón con estos de Castilla y León

haya un príncipe, rey y señor, gobernador de todos ellos".

Más no podría pedirse a un rey, ni tampoco a un padre.

En verdad, reitera el amor por vuestra hija.

Pero atended a su palabras,

un gran amor, reforzado por ser "hija de reina y madre tan excelente"

Tan excelente me considera

que me pide cuidar de sus hijos naturales.

Y de sus madres; ¿qué he de hacer?

Señora,

bien es cierto que el rey ha pecado,

pero no es menos cierto que fue antes de ser su esposo.

Y este documento no solo muestra el gran afecto que os profesa,

sino la responsabilidad que asume sobre sus actos y sus consecuencias.

El rey va a ir a la batalla,

y precisa todo el apoyo de su esposa amada.

Debemos predicar con el ejemplo.

Pero, ¿es esta la nueva moral que necesita el reino?

En la medida que asegura vuestro reinado,

este testamento es indispensable para implantarla,

pues solo podrá hacerse

si el reino lo gobiernan las personas adecuadas.

Según leí el documento,

me preguntaba por qué el rey os eligió a vos para escribirlo.

Ahora lo sé.

Si quisierais, seríais buen hombre de Estado.

A veces me asusto de lo que os amo.

Tanto, que me veo capaz de aceptar

lo que no debería aceptar mujer alguna.

Partís a la guerra y no pienso en mi reino,

sino en vos.

Siento vergüenza de sentir así.

¿Y no ha de ser de esta manera?

Apenas nos quedan unas horas, y sois mi esposa.

Ahora no habla la esposa, ni la reina, habla la mujer.

Habla el miedo a perderos.

Y los celos.

Y el temor a que si la naturaleza manda en mí de tal modo,

cómo no lo hará en vos, siendo hombre.

Habláis de otras mujeres en vuestro testamento,

y sé que son pasado,

pero las temo.

Porque no sé si encontráis en mí lo que ellas os han dado.

Ninguna mujer puede darme más que vos.

Por una poderosa razón:

solo a vos he amado,

y solo a vos amaré.

Que me perdone Castilla,

pero si Dios nos niega la victoria y os permite volver,

podré seguir viviendo solo con saber que estáis junto a mí.

No os voy a fallar, Isabel,

por muy adversas que sean las circunstancias.

¿De dónde habéis sacado eso?

De Plasencia, madre.

Los reyes parecen un matrimonio joven y bien avenido.

Sois la única reina de Castilla.

Si no lo creéis vos, cómo van a hacerlo los demás.

¿Os encontráis mal?

Madre.

Madre.

Madre.

No es nada.

Juana,

vuestra única preocupación debe ser cumplir vuestro destino.

Hoy partiréis para recuperar lo que os han robado.

Venid conmigo.

Vos debéis ocupar vuestro lugar y yo el mío.

Aguardaré en Castilla vuestro regreso.

(Llora): Acompañadnos, os lo suplico.

Temo por vos.

(Gemido).

¿Estáis bien?

Estoy bien.

Hija,

todo lo que he hecho ha sido pensando en vos.

Espero que podáis perdonar mis errores.

Madre.

Vos sois la única hija del rey Enrique.

Pase lo que pase nunca lo olvidéis.

Vos sois la reina, nuestra señora.

Tenéis mi bendición.

Ahora partid, os esperan.

Adiós, madre.

Coraje, Juana.

Allí van los mejores hombres para luchar por la mejor causa.

Esos caballeros y su reino no decepcionarán a Catilla

ni a su reina.

Rogad a Dios

para que nos los devuelva victoriosos y salvos.

Que preparen mi montura,

y una pequeña guardia para acompañarme.

Señora, ¿dónde pensáis ir?

A buscar a Carrillo, que no responde a mis cartas.

Pero señora..., ¿en vuestro estado?

Solo yo, su reina, puede convencerle,

y lo sabéis.

Señor, la ciudad de Toro ya es vuestra.

Considerarla como la puerta de Castilla entera.

(Todos): ¡Por Castilla, Castilla!

Eminencia. -¿Qué ocurre?

Es la reina, está llegando a Alcalá.

¿La acompaña un ejército?

Apenas unos hombres, señor, la reina viene de paz.

¿Traéis noticias del arzobispo?

Sus palabras, señora son

que si la reina entrase por una puerta a Alcalá,

el arzobispo saldría por otra.

Son miles los infantes venidos de Asturias,

y numerosos los arqueros vizcaínos.

El conde duque de Benavente se nos ha unido con 1.800 lanzas;

hemos reunido una fuerza considerable, señor.

No me preocupa el número de nuestros hombres

sino su desorganización.

Cada noble ha traído a sus tropas,

que solo responderán a las órdenes de su señor,

y estos se mezclan con la guardia real

y con las peonadas malpertrechadas que han enviado villas y ciudades.

Aún así, es un gran ejército.

Alfonso se ha hecho fuerte en Toro,

y nosotros carecemos de maquinaria para sitiar la plaza.

No debemos caer en engaño, el enemigo es más poderoso.

Solo venceremos si comete un error y sabemos aprovechar la ocasión.

Mi señor,

Zamora se ha declarado a favor del rey Alfonso.

Podrán recibir refuerzos por el oeste.

Esto no mejora nuestra situación.

¿Qué sabemos de la frontera con Francia?

Ningún ejército la ha cruzado.

Si Alfonso ha llegado hasta aquí desde Extremadura,

es que ha convencido al rey Luis para que intervenga.

Tenemos que impedir

que los portugueses vayan a su encuentro.

Podemos cortarles el paso.

Con Toro a nuestras espaldas, estaríamos entre dos fuegos.

Queda León, alteza.

Mientras se mantenga leal.

Si cae en sus manos, nos habrán arrinconado.

Pretendéis lo imposible,

que León esté a bien con los dos bandos.

¿Y qué debería inclinarnos hacia vos y el rey de Portugal?

Que vamos a ganar esta guerra.

¿Querréis estar entre los vencidos cuando esto acabe?

La escribió la reina Isabel de su puño y letra.

En alta estima ha de tenerme para haberlo hecho.

Isabel os ha escrito,

y el rey Alfonso me ha enviado en persona.

¿Aún dudáis de quién os estima más?

Si uno mi suerte a la de Isabel y Dios le da la victoria,

mi futuro será otro.

Lo tengo por escrito.

¿Cuánto dinero os pide a cambio?

El rey Alfonso no necesita el oro de nadie para vencer,

y cuando acabe,

sabrá ser muy generoso con quienes le han sido fieles.

Con Toro y Zamora de nuestro lado,

si León nos apoya, la guerra durará dos días,

¿no sois capaz de verlo?

Necesito garantías de la generosidad del rey Alfonso.

¿Garantías? Quiere garantías.

Está bien, ponedlo por escrito y hacédselo llegar.

Y acompañadlo de un anticipo.

Mañana, Castilla entera puede ser nuestra,

¡vayamos a la batalla!

No vamos a aventurarnos

hasta que los franceses den señales de vida.

Entonces iremos a su encuentro.

El príncipe tiene razón,

las puertas de Castilla están abiertas de par en par.

¿Van a cerrarse porque esperemos unos días?

No hay prisa.

Padre... -Ya he dicho lo que tenía que decir.

Esperaremos noticias del rey Luis.

¿Tenéis noticias de mi esposo?

No ha habido movimientos, alteza.

Se os ve preocupado.

¿Qué ha ocurrido, pues?

El alcaide de León, no responde a nuestras misivas,

y tampoco llega el tributo que le solicitamos para la guerra.

Tanta tardanza solo tiene una explicación.

¿Él no declarado la ciudad a favor de la muchacha?

No, aún no.

De haberlo hecho la guerra estaría perdida.

Y la vida de vuestro esposo correría grave peligro.

Ya no podemos contar con León.

No me costaría meter en cintura al alcaide.

Si me lo ordenáis, acudiré con mis hombres.

¿Y dividir nuestras fuerzas? Eso nos haría más vulnerables.

¿No podemos conseguir refuerzos? ¿De dónde?

No hay más hombres que los que hemos reunido.

Con León y Zamora en sus manos,

Alfonso tiene vía libre hasta Galicia,

de allí le llegarán soldados y suministros.

Son más fuertes, están mejor pertrechados,

pero no plantean batalla, ¿por qué?

¿Vos no lo haríais en su situación?

Sin duda.

Si no atacan es porque no están tan convencidos de la victoria.

Alfonso es un hombre precavido.

Ahí está el talón de Aquiles de nuestro enemigo.

Tengo una idea.

Desesperada, pero es nuestra única posibilidad.

¿Venís a discutir la capitulación?

Alteza, traigo un mensaje del rey Fernando.

¿Y qué desea de mí vuestro señor?

Sabiendo que la contienda está igualada,

el rey quiere evitar el derramamiento de sangre.

Sabiendo también que vos sois caballero,

propone que sea Dios quien decida en esta disputa.

Y reta a vuestra alteza a un combate singular entre ambos.

Bien, no es propio de caballeros rechazar un desafío.

¿Pensáis aceptar?, todo esto no es más que una celada.

Perdonad a mi hijo,

su bisoñez le lleva a hablar cuando debería escuchar.

-Esperad fuera,

pronto os llegará la respuesta del rey.

Somos muy superiores a ellos, vos lo sabéis,

y este desafío demuestra que Fernando lo sabe.

Soy un caballero. -Alteza, el príncipe tiene razón,

no debéis dejaros engañar.

¿Y cómo un caballero puede continuar siéndolo

si reúsa un desafío?

Señor, no podéis reusarlo.

Pero, como caballero que sois, tenéis derecho a exigir condiciones.

Llaman a la puerta

Adelante.

¿Hay algo en lo que pueda ayudaros?

Se trata de la reina.

Hablad.

Es..., es una noticia que ha llegado de Aragón,

de la que mi esposo me ha hecho partícipe y...,

no sé si la reina debería saberla o no.

Si le concierne y vos la sabéis, ¿cómo podéis dudar?

Vos sabréis mejor que yo qué hacer,

la reina os tiene en gran estima y atiende vuestro consejo.

¿Pero qué ha ocurrido?

El rey, ha tenido una hija en Aragón.

Volved a Aragón,

y agradeced a mi padre que se haya ocupado de todo.

El portugués acepta, con una condición:

la reina y la muchacha deben estar presentes;

el vencedor se queda con ambas damas.

Alfonso ha sido bien aconsejado,

sabe que nunca aceptaré tal condición.

Han salvado el honor evitando el desafío.

Estamos en manos de Dios, alteza.

No es poca su tarea si quiere darnos su favor.

Esta reina ya no puede ordenaros nada,

solo suplicaros que entendáis la voluntad de una mujer,

agonizante,

cuya última preocupación es el futuro de su hija,

y por ende, de Castilla.

Que Dios os permita llegar a tiempo.

Y acudo a vos como príncipe de la Iglesia,

pero, sobre todo,

como hombre conocedor de la Corona.

Estáis en los cierto,

el asunto puede traer graves consecuencias,

y sois consciente de la delicada situación de los reyes

Yo he contribuido a que la reina crea que las faltas del rey son pasado.

¿Sentís que la habéis engañado?

Sentiré que la engaño si no revelo lo que sé.

Entiendo...,

no se trata entonces de un problema de lealtad,

sino de conciencia.

Reverencia, en este caso no veo cómo diferenciarlos.

En vuestra opinión,

¿qué valdrá más ante Dios, nuestro Señor,

la lealtad a vuestra conciencia o la de la Corona de Castilla?

Del buen entendimiento de los reyes dependen los destinos

de miles de almas.

¿Os imagináis el cataclismo que provocaríais

si el matrimonio de Isabel y Fernando en plena guerra estallara,

en pedazos?

No es tal mi intención. -Pues entonces callad.

Y si no podéis vivir con vuestra zozobra,

os escucharé en confesión.

No será necesario.

Aporrean la puerta

(Grita): ¿Qué ocurre?

Es la reina señor, la reina Isabel está en León.

(Vítores a la reina).

¡Viva la reina! -(Todos): ¡Viva!

¡Viva Isabel!

¡Viva la reina! -(Todos): ¡Viva!

¡Viva la reina! -¡Viva, viva!

Alcaide, a mi servicio cumple que me entreguéis mi plaza.

Vuestra siempre ha sido, alteza.

Descansad del viaje,

y permitid que junte mis gentes y pertenencias.

Alcaide, a mí place que saquéis todo lo vuestro,

pero no cumple mi servicio

que salgáis de aquí

sin haberme apoderado de mi fortaleza.

Vítores a Isabel y Fernando

Salid y explicad a mi ciudad

si estáis con su reina o con el invasor portugués.

Siempre he sido un leal vasallo de vuestra alteza.

Isabel ha entrado en León y la ha puesto de su lado.

¿Con qué ejército, de dónde lo ha sacado?

Solo un puñado de hombres han ido con ella.

Esa Isabel más parece varón que mujer.

Alteza, el ejemplo de León no nos conviene,

dará que pensar a los indecisos.

Con tanta espera, padre, perdemos nuestra ventaja.

No ha lugar para más dilaciones.

Tenéis razón, no cabe esperar más.

Cuán lejos parece lo andado, ahora que vamos de vuelta.

Debimos descansar más tiempo en León.

Mi señora, con vuestra gesta habéis protegido a vuestro esposo

y con él, a Castilla entera,

pero tantas jornadas a caballo en vuestro estado...

quizá deberíamos detenernos.

Dios quiera que tantos pesares sirvan

para obrar el milagro de nuestra victoria.

Acercaos.

Así me veo,

que solo mi peor enemigo puede ser ahora mi mejor aliado.

Debéis descansar, señora... -No hay tiempo,

¿no veis que me estoy muriendo?

Ayudadme a dejar este mundo en paz.

¿Queréis confesión?

Debéis jurarme que cuidaréis de mi hija Juana,

que haréis de sus intereses los vuestros propios.

Solo vos podéis convertirla

en la reina con la que Castilla sueña.

¿No lo hicisteis con Isabel?

Hacedlo ahora con Juana, no os defraudará.

No os defraudará.

Os lo juro, señora.

No estéis enojado conmigo, fray Hernando,

el viaje a León era necesario, y ha sido provechoso.

Nadie lo duda, alteza.

Entonces, ¿a qué esa cara?

¿Y a vos qué os ocurre?

¿Qué le ha pasado a Fernando? Nada, alteza.

Perded cuidado.

Algo pasa, decid qué ocurre.

¡Hablad, os lo ordeno!

El rey ha tenido una hija en Aragón.

Salid, dejadme sola, os lo ruego.

(Gime).

¡Beatriz!

¡Beatriz!

¡Ay, señora!

¡Ayuda!

¡Ayuda!

La reina ha demostrado gran valor con lo conseguido en León.

Ahora Alfonso debe elegir: o nos ataca, o se retira.

No hay duda de que están dispuestos para la batalla.

El momento que tanto temíamos ha llegado.

Alteza, aún cabe negociar.

Alfonso codicia... O la reina es Isabel o es Juana.

Poco se puede negociar en este asunto.

Si presentáis batalla, la derrota es segura.

Nuestro ejército será aniquilado.

Isabel ha tomado León con las manos desnudas.

A mí me respaldan miles de hombres, ¿y no debo presentar batalla?

Perded el ejército y habréis perdido la guerra,

vuestra alteza lo sabe tan bien como yo.

¿Puede un rey tomar esta decisión sin malograr su honor?

Levantad el campamento,

volvemos a Segovia.

Salvad a mi señora, por lo que más queráis,

que no muera.

Decid,

¿hembra o varón?

Varón.

(Hablan en voz baja).

¡Callad!

La reina ha muerto,

la Corte está de luto.

Recemos juntos para que se cumpla la última voluntad de vuestra madre.

Ahí llega.

¿Va el rey?

Solo es la vanguardia del ejército, señora.

Que los primeros caballos que lleguen a las murallas

sean alanceados. ¡Isabel!

Señora, esos hombres han luchado por vos.

Si hubiesen luchado,

volverían derrotados, pero con honra,

y al pie de la muralla hubiesen encontrado a su reina,

en vez de lanzas.

Que todos sepan cómo son recibidos los cobardes en Castilla.

(Grita): ¿Así recibe a su ejército la reina de Castilla?

Podéis pensar que la mujeres no tenemos seso para juzgar,

pero no podéis negar que tenemos ojos para ver.

Y veo unas tropas que vuelven vencidas y humilladas

sin haber entrado en combate. ¡Vos esperáis un milagro

y los tiempos de Jericó ya han pasado.

¡La prudencia es Dios en batalla!

Las guerras no las ganan los hombres que piensan,

sino los que actúan.

¡Dad, señora, a las ansias del corazón reposo,

que el tiempo y los días os traerán tales victorias!

¡Esperaba de vos palabras de ánimo y consuelo,

más las mujeres siempre son de tan mal contentamiento,

especialmente vos, señora,

que por nacer está quien contentaros pueda!

¡Salid!

Dejadnos solos.

(Grita): ¿Hubieseis preferido que regresara cadáver?

¡Isabel! (Grita): No os acerquéis.

Isabel.

Era un varón,

nuestro heredero.

Nacido muerto, mientras vos volvéis humillado,

y con una hija en Aragón.

Dijisteis que no me fallaríais.

En el peor momento para vos y para el reino

os he hecho la mayor afrenta.

Daría lo que fuera por evitaros este sufrimiento,

por volver a ser digno de vos.

Ya que no podéis perdonar al hombre,

perdonad al rey.

Como rey os digo que solo juntos podemos salvar este reino.

Os prometí que pondría Castilla a vuestros pies

y moriré para cumplir esa promesa.

Y tened por seguro

que solo el bien de Castilla ha guiado mis decisiones.

Como hombre...

poco puedo añadir para conseguir vuestro perdón.

Sabéis que os amo,

y que deseaba ese hijo tanto como vos.

Y mi vida...

solo vale si vos estáis en ella.

Trujillo, Madrid, Toledo...,

las plazas que sufren el desgobierno de los rebeldes.

Si alzan los pendones legítimos de Castilla,

pasarán a ser realengos.

Castilla debe saber

que el legítimo esposo de su legítima reina

va a liberarla de los usurpadores.

El enemigo sigue siendo más poderoso y mejor abastecido.

Recuperar Burgos es nuestra única opción.

Garantizo a todos los burgaleses que no habrá pillaje ni altercados.

Os protegeré de los maleantes,

y recaerá la máxima pena a quien osare cometer crímenes.

¡Alteza!

El rey Alfonso y sus tropas están a solo dos jornadas de distancia.

Mi señora reclama de Roma un compromiso con su legítima causa.

Y dinero.

No puedo dejar a mi esposo al mando de un ejército

que le dará la espalda si la paga no llega.

Hay que conseguir dinero como sea.

Mi señor, la ciudad está en llamas,

hasta el arco de San Gil arde. -(Grita): Lo sé.

Mis hombres y yo podemos retrasar su avance.

Hemos redoblado los bombarderos, debe rendir la plaza.

La entregará.

Seré franco, fray Hernando, no me fío de vos.

Deberíais, nada tengo que esconder.

Es la reina, tendrá sus razones. -¡No deja de ser una traición!

No quiero otra cosa que la paz para Castilla.

Pero tratáis de imponerla por la fuerza.

Hay que tomar una decisión: presentamos batalla o nos retiramos.

Partimos hacia Burgos, el rey me necesita.

Pero, mi señora. Disponedlo todo.

Subtitulación realizada por Cristina Rivero Moreno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 15

Isabel - Capítulo 15

16 sep 2013

Fernando e Isabel están de enhorabuena...¡la reina está embarazada! Un varón traería un poco de tranquilidad al reino, la sucesión estaría garantizada. Pero la guerra contra Portugal y los problemas matrimoniales de Isabel y Fernando pondrán en peligro a la Corona...¡Isabel será más implacable que nunca!

Mientras tanto, en la corte de Portugal, se vestirán de luto...

ver más sobre "Isabel - Capítulo 15" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 15"
Programas completos (55)
Clips

Los últimos 636 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Yadira Jimenez

    Hola no se me permite ver ni la segunda, ni la tercera temporada. Ni aqui ni en el canal de you tube. Por favor permitanos disfrutar de tan buena serie. Saludos desde Mexico

    26 jul 2018
  2. Rosa Irivarren

    Quien me ayuda por favor quiero ver la segunda temporada y sale mensaje que no se puede ver en mi territorio soy de Lima Perú.¿¿

    01 jul 2018
  3. Arianna

    Cómo hago para ver la segunda temporada? me sale un mensaje que en mi territorio no está disponible. Vivo en Costa Rica en Centroamérica.

    17 may 2018
  4. Vikocita

    No sé reproduce, como puedo hacer para ver la serie???

    06 abr 2018
  5. Justine

    No se puede ver la segunda temporada en Colombia, arreglen eso por favor

    19 feb 2018
  6. Justine

    NO se puede ver la segunda temporada en Colombia, por favor arreglenlo

    19 feb 2018
  7. Justine

    No se puede ver en Colombia la segunda temporada, arreglar por favor.

    19 feb 2018
  8. Rafa

    Como se soluciona el problema para seguir viendo la serie? No carga, no tuve ningún problema para ver la primera parte. Gracias.

    05 ago 2017
  9. Ger Gertzen

    ¡A mí a humilde no me gana nadie! ¡Jolín con la reina de castilla que no se arrodilla ante su (supuestamente) adorado Dios! Bueno, finalmente lo ha hecho. Le ha venido bien la lección.

    18 jun 2017
  10. Christian

    No sirve la segunda temporada, porfavor reparar

    17 ene 2017