1589115
Programas no recomendados para menores de 12 años (NR12)
cerrar cerrar

Subtítulos de Isabel - Capítulo 13

El papa ha muerto. Es hora de nombrar un cardenal castellano. ¿Tenéis alguna preferencia? No, nombraré a quien vos elijáis. Elegiréis entre Carrillo, el arzobispo de Toledo, o el que proponga el rey. ¿Otra vez tenéis que ir a Aragón? Debo hacerlo. ¡Debéis vivir en Castilla, es el acuerdo que firmasteis! El enviado de su Santidad desembarcará en Valencia he de recibirle. De este viaje depende que seáis reyes, y yo cardenal. ¿Creéis que no sé que cuando vais os veis con Aldonza de Iborra, catalana de Cervera? ¿Creéis que no sé que tenéis un hijo con ella? Apoyaréis a Mendoza. Creí que Carrillo era amigo vuestro. Y lo es; pero no vuestro ni de Isabel. Supongamos que su Santidad decidiera nombrar cardenal a Pedro de Mendoza. Tendría siempre al rey de Castilla de su lado. Os traigo algo de su parte. Carrillo no será cardenal, vamos a apoyar a Mendoza. Es la oportunidad de quitarnos a Carrillo de encima, no quiero ser un matrimonio de a tres. ¿Estáis seguro de que Carrillo es el elegido, padre? Parecen uña y carne. Es un falso y un hipócrita, si no, no hubiese llegado donde está en Roma. ¿Qué planes tenéis si accedéis al trono? Hay una misión por encima de todas: conquistar Granada. Mi recomendación al Santo Padre será que vos seáis ordenado cardenal. Agradecédselo a quien ha sido vuestro valedor desde el principio: Fernando de Aragón. A los ojos de Dios ya sois marido y mujer, dejad que todo el mundo lo sepa. El cardenal Borja ya me lo adelantó antes de partir, pero me pidió silencio. No sé lo que Carrillo creerá saber, pero el cardenal será Mendoza. ¡Hijo de mil putas! (Asombrado): El papa les ha concedido la bula. ¿Seguís pensando que contamos con el apoyo del papa? Desde el primer momento apoyamos a Mendoza. ¿Lo sabíais desde el principio? (Sorprendido): Cárdenas, ¿qué hacéis vos aquí? Vengo en nombre de Isabel. Os amo. Y yo a vos. Y no amaré jamás ni yaceré con otro hombre. Y no aceptaré de buen grado que vos estéis con otras mujeres. Subtitulado por Teletexto-iRTVE. Castilla vive tiempos de cambio, ya nada es como era y nadie sabe cómo será. Y no solo Castilla. El príncipe Fernando ha de marchar una vez más a Aragón reclamado por su padre, el rey Juan. Confío que vuestra presencia calme de una vez a los catalanes, estoy harto de conflictos que no acaban nunca. Parece el sino de nuestra condición. En Castilla el horizonte clarea. Y no estoy allí. Podéis ser príncipe de dos reinos, pero es difícil que podáis estar en los dos reinos a la vez. Y os necesito aquí, y ahora. Lo sé, padre. Pero en cualquier momento hemos de reunirnos con Enrique, y no estoy allí. ¿No creéis a Isabel capaz de lidiar la situación? La creo demasiado capaz. Y es que doña Isabel, si bien es consciente de su papel como princesa, a menudo no parece serlo del de mujer. Cada vez que aparto la mirada ha puesto los pies en Aragón. Tiene obligaciones allí, señora. Sí, y aquí, y no solo como príncipe. Isabel, no es momento de anteponer los problemas personales a los de Estado. Vuestra lucha de años, de toda una vida, es por Castilla. Y el momento ha llegado. Alteza, cada día son más las ciudades leales al rey que están descontentas. Gobierna el desorden, cuando no lo hacen Pacheco y sus secuaces, lo cual es aún peor. Tras la visita del cardenal Borja, los Mendoza está abiertos a dialogar. Nunca olvidarán el apoyo de vuestro marido para que don Pedro González de Mendoza fuera elegido cardenal en lugar de Carillo. Algo que nos traerá no pocos problemas, os lo aseguro. En toda negociación siempre hay que ceder: nosotros ya lo hemos hecho, ahora les toca a ellos. Y lo harán. ¿De verdad creéis que el rey querrá hablar conmigo? Es cuestión de días, os lo aseguro. Pues cuando llegue el día, acudiré. Convendría avisar a vuestro esposo. Yo sola me basto y sobro. ¿Podemos contar con Cabrera? Por favor, escuchadme. (Suspira). Las cosas no son como os las pinta Pacheco, majestad. El vandalismo aumenta, no solo contra los judíos. La gente se siente desprotegida. Es terreno abonado para la causa de Isabel. ¿Qué sugerís? Recibidla. Carrillo ya no manda. Apartad a Pacheco y seréis vos y ella. Sois hermanos, vuestra sangre es la misma, queréis lo mismo para Castilla. Es más lo que os une que lo que os separa. ¿Y por qué habré de pensar que no es una estratagema para libraros de Pacheco? Porque los Mendoza no necesitamos librarnos de él. (Lee): "No hay más castillos y sí guerra sin sentido". No se sabe su procedencia, pero está en todas partes. Toledo, Murcia, León, Valladolid; todas están hartas. Unas de venganzas por haber apoyado a Isabel, otras de saqueos a manos de hombres de Pacheco. Yo... Pacheco no me había dicho nada de esto. ¿Recibiréis a doña Isabel, señor? (Suspira y asiente). Y el rey Enrique y doña Isabel concertaron un encuentro, libres ya de la influencia nociva del marqués de Villena uno, y del arzobispo de Toledo otra. Os veo muy concentrado escribiendo, amigo Palencia. Pongo al día mis crónicas. ¿Habéis llegado ya a la farsa sobre el arzobispo que iba a ser nombrado cardenal y que al final fue humillado por Roma? Ahora mismo pensaba escribir sobre tamaña injusticia. Espero que no tengáis que relatar cómo he sido apartado como un leproso por quienes tanto luché. Eso no sucederá jamás. Sin vos todo esto se vendría abajo; vos sois el verdadero arquitecto de esta causa. Monseñor Carrillo, que como Ícaro, se acercó demasiado al sol y cayó víctima de su orgullo y su ambición. Un hombre que se creyó rey, y que ahora es un cadáver andante. Uno más de los muchos que deambulan por los campos de Castilla. Majestad, majestad. ¿Os encontráis bien? (Titubea): Una indigestión. ¿Queréis que avise al médico? No, no ya..., me purgué. ¿Queréis algo, marqués? He oído que vais a recibir a Isabel. Habéis oído bien. Cometéis un error. Vos cometisteis uno peor ocultándome lo que pasa en mi reino: cómo vuestros hombres de confianza se enriquecen a costa de nobles y campesinos. Esos hombres son las patas de vuestro trono. No han hecho si no lo que les pedisteis. Será lo que les pedisteis vos. Siempre por vuestro bien, ¿o es que ahora también vais a renegar de mí? Porque yo estoy en el mismo lugar: a vuestro lado. ¿Dónde estáis vos? Donde esté el bien de Castilla. Es curioso: todo el mundo habla del bien de Castilla para justificarse. Pero qué demonios es Castilla, ¿me lo podéis decir vos ya que sois su rey? ¿Qué es Castilla? ¿Los campesinos muertos de hambre? ¿Sus curas que viven de la sopa boba? Un rey no se pliega a negociar con una usurpadora. Voy a verla. Pues vedla, pero exigir a su hija como garantía. Mientras esté en nuestro poder no se atreverá a... ¡Ya basta! Es esa la única manera en la que sabéis hacer las cosas. Estoy cansado y estoy harto. (Lamento). Veré a mi hermana, es mi decisión. ¿Puedo haceros una pregunta? ¿Los hijos de puta de los Mendoza saben que veréis a Isabel? Ahora lo entiendo todo. ¿Vais a ir con vuestra hija? Quiero que el rey la conozca, es su tío. Me conmueve el amor de la familia. Lo entiendo, siempre habéis sido un hombre de buen corazón. ¿Y qué vais a negociar? No pienso negociar. Me atengo a lo acordado en Guisando; él es el rey y espero que por muchos años. ¿Y vos esperaréis hasta que muera para sucederle? Así es. Mal negocio el de esperar en Castilla, y peor estando Pacheco de por medio. Puede que no esté muy en medio. -Pacheco siempre está en medio. Enrique quiere ganar tiempo, si no cumplió con Guisando, tampoco cumplirá ahora. Lo veremos. Enviad aviso a mi esposo, que sepa que en tres días me reúno con el rey en Segovia. No mandéis mensaje, id vos en persona. Bastante se enojará ya cuando se entere que va sin él. Parto de inmediato. Y decidle que debe ir a Segovia sin demora. Muy seguros estáis de que Fernando os hará caso. ¿Habéis perdido la fe en vuestros amigos aragoneses? He perdido la fe en todo. Pero, ¿vendréis a Segovia? Iré. Entraréis de noche; Isabel ya habrá visto al rey y no sospechará nada. ¿Nos llevamos también a la hija? Y quiero que las dejéis separadas: su hija será la garantía para que Isabel haga lo que se le ordene. Más vino. Escoged media docena de hombres, no más. ¿Cómo entraremos en el Alcázar? -Entraréis. ¿Cómo sabremos en qué habitación se encuentra Isabel? Lo sabréis; tengo gente dentro. Las puertas se os abrirán como al buen ladrón se le abrieron las puertas del cielo. ¿Se nos abrirán? ¿Y vos dónde estaréis? Para no levantar sospechas iré a Extremadura; quiero ver a Juana de Avis. Quiero que sepa que nosotros somos la única posibilidad de su hija. ¿Todo claro? Tranquila, ya están aquí. Relincho ¡Beatriz! Es igual que vos. Espero que tenga mejor vida que su madre. Todo eso ya pasó, estáis aquí. Lo sé, pero Enrique no ha venido a recibirme. Ya sabéis que le gusta hacerse de rogar. Lo sé, pero la primera vez que vine a Segovia tampoco me recibió. Y mira todo lo que ha pasado después. Tranquila. Las cosas han cambiado, y Pacheco no está. Se ha ido para no veros. ¿Y don Andrés, vuestro esposo? Pacheco le ha estado haciendo la vida imposible, menos mal que... No me refería a eso. ¿Cómo estáis con él? ¿Qué tal esposo es? Todo lo que una soñó de niña. ¿Así de feliz os hace? Más de lo que os podáis imaginar. ¿Os acordáis de cuánto llorabais cuando vuestro padre os casó? No me lo recordéis, por favor. ¿Y vos? ¿Qué tal esposo es Fernando? Perdonad, no quería... Es maravilloso, siempre que está conmigo. El problema es cuando no está. Por Dios, qué mujer. ¿No podía esperar a que volviera para ver a Enrique? Era la oportunidad de ver al rey. Además, con el debido respeto: la sucesora al trono es ella. Pero su marido soy yo. Ahí no me meto. ¿Pero? Vos ya sabéis cómo es. ¡Estoy harto de estos condes catalanes! Hablas y hablas y cuando crees que ya está todo hablado, siempre se sacan otro asunto de la manga. ¡Es el cuento de nunca acabar! Tened paciencia con ellos, padre. Les hemos vencido, ¿por qué tantos miramientos? Porque nos tienen que ver como a sus reyes, no como enemigos. Y malos reyes seríamos si avasalláramos a los súbditos. Peores reyes seríamos si mostráramos cariño con quienes se rebelan continuamente. Es el momento de la paz, de ayudarles a reconstruir lo arrasado por la guerra. Que los catalanes vean que nos preocupamos por ellos, y serán nuestros mejores aliados cuando Francia vuelva a atacar. Que no tardará. Negociad, padre. No podemos tener enemigos en todas partes. De acuerdo, id a Pedralbes y... Me temo que no podré ir. El rey Enrique quiere reunirse con Isabel para zanjar diferencias; he de partir a Segovia. Peralta puede sustituirme en Cataluña. ¿Peralta? Donde no podré sustituirle es en Segovia, majestad. No hemos hecho todo lo que hemos hecho para olvidarnos ahora de Castilla. Majestad, es bueno tener a Castilla de vuestra parte, por si vienen los franceses. ¡Haced lo que estiméis conveniente! Vais a ser rey, ¿no? ¡Yo ya soy demasiado viejo para tener tantos líos en la cabeza! (Cuchichea). Majestad. Hermana. Hermana. ¡Hermana! Cuánto tiempo. Mucho. Demasiado. Venid conmigo. ¿Y vuestro esposo? Después de lo que me hicisteis sufrir..., ¿al final no le voy a conocer? Tuvo que marchar a Aragón para asuntos urgentes. Parece que no es Fernando el único ausente. Cierto, ¿dónde estará Pacheco? Razones urgentes le han hecho ausentarse de la Corte. Espero que no sea nada grave. Muy preocupado os veo. Uno siempre debe preocuparse por la familia. ¿No debería estar presente por lo que se pueda hablar? ¡No! Seguro que habláis de política. Y esto no es una reunión política. Hoy es un día especial: mi hermana ha vuelto. Señor, tengo una sorpresa para vos. Dejadnos solos, ¡fuera, fuera, fuera! Dios mío, si es igual que vos cuando erais niña. Y es una niña bien educada. Que no os engañe; tiene un carácter de mil demonios. Lo dicho, igual que vos. ¿Puedo cogerla? Por favor. Ven. No sabéis lo afortunada que sois pudiendo ver crecer a vuestra hija. Habría dado cualquier cosa por tener esa suerte. Habría dado cualquier cosa porque mi vida hubiera sido otra. No podemos cambiar el pasado, pero sí el futuro. Hace tiempo que no visitáis Segovia, ¿verdad? Vos sabéis que así es. Mañana quisiera que de nuevo pasearais por sus calles. Y si me lo permitís, me gustaría acompañaros. Será un honor. Quiero que la gente me vea pasear junto a mi hermana. (Tararea). (Gime). ¿Estáis bien? Majestad. ¡Ah! Solo..., solo estoy cansado. Pues descansad. Y os guste o no, veréis a los médicos. Señora, permitidme que os acompañe a vuestra habitación. No es nada, solo que no se cuida. Para que vea a un médico hay que obligarle, y es difícil obligar a un rey. Os aprecio, Cabrera. Siempre habéis sido leal a vuestro rey, y aún así me habéis ayudado a mí. Cuando hasta hace poco yo era su enemigo y el vuestro. La mejor manera de ser leal a Enrique es ayudar a Castilla, y eso solo se consigue dialogando. Siempre os estaré agradecida. Agradecédselo a mi esposa Beatriz; si no hubiera hecho esto..., me falta tierra y Castilla para huir de ella. ¿Buscabais a alguien? Rendíos si queréis vivir. ¡A por ellos! Dejad a este vivo, tiene que contarnos muchas cosas. Tomad. ¡Aaag! Con este brebaje, ¿pensáis que puedo sanar? Son hierbas, ningún mal pueden haceros. Con este sabor, provocarme el vómito. Eso no, pero que tengáis el vientre más ligero, eso seguro. Debéis ser más comedido en vuestras comidas: no tomar carne de caza durante unas semanas. Majestad, y no purgaros vos mismo sin mi consejo. ¿Me haréis caso alguna vez? Sí, lo haré. Eso espero, porque a mí podéis engañarme; pero a vuestra salud no. ¿Ha confesado vuestro prisionero? -No, nunca denunciará a Pacheco. Prefiere morir, cosa probable, por cierto. Parece que temen al marqués de Villena más que al propio rey. Esa es su estrategia: la intimidación y el miedo. ¿Cómo sabíais que intentaría secuestrar a Isabel y a su hija? Tengo a mi servicio a uno de sus criados. Tanto tiempo al lado de Pacheco me ha enseñado a usas sus tretas. Sabía del plan antes de que llegara Isabel, y la cambié de alcoba. Esto no puede seguir así, Castilla no puede depender de hombres como Pacheco. ¿Qué insinuáis? ¿Qué creéis que está haciendo Pacheco en Extremadura? ¿Contar fanegas de trigo? Ha ido a ver a la reina Juana, seguro. Tenemos que extirpar la mala hierba de cuajo. ¿Isabel sabe algo de todo esto? -No. Mejor, que ni ella ni su gente sepan nada. ¿Y el rey? Tampoco sabe nada, excelencia, pensaba informarle esta mañana. No lo hagáis, ya lo sabrá a su debido tiempo; este asunto es cosa nuestra. Dejemos que Enrique siga feliz por haber recuperado a su hermana. Siempre os agradeceré este gesto, majestad. Tal vez debería haberlo hecho antes. Todos ellos desearían estar donde nosotros, ser reyes, príncipes y princesas, sin saber que por serlo no somos más felices. Fijaos, nos miran y sonríen. Porque están hartos de luchas, disputas y guerras. Igual que yo, hermana. Disputé la Corona con mi padre, luego con mi hermano Alfonso. Debemos acabar con esto, Isabel, para siempre. (Sorprendida): Fernando. Majestad. Señora. Os presento a Fernando, rey de Sicilia y príncipe de Aragón. Por fin os conozco. Estuvimos a punto de conocernos antes, si no hubiera esquivado a vuestros soldados camino de mi boda, en Valladolid. Veo que sabéis hacer bromas hasta de los momentos más ingratos. Es su naturaleza; ya le iréis conociendo. Bienvenido seáis. Si gustáis de pasear a nuestro lado. Será un honor. ¡Viva Isabel! -(Todos): ¡Viva! ¡Viva Fernando! -(Todos): ¡Viva! ¡Viva Castilla! -(Todos): ¡Viva! ¡Viva Isabel! -(Todos): ¡Viva! Parece que el pueblo os quiere, hermana, a vos y a vuestro esposo. No más que a vos, que sois su rey. Vítores Sin duda, este es un gran día. ¿Por qué tenemos que hablar con él? ¿Por qué le dejamos siquiera entrar en nuestra casa? Os lo ruego. Este hombre es la mano derecha del rey, si no manda más que el propio rey. Es el causante de este exilio, de que no veáis a vuestra hija. ¿Qué puede ofrecernos que nos interese? Algo que no os incumbe en absoluto. Vais a tragaros vuestras palabras. Ponedme una mano encima y tendréis una muerte lenta y dolorosa. ¡Pedro! Dejadnos solos. Por favor. Sed breve. Contad, ¿qué queréis? Que vuestra hija sea reina de Castilla, y lo tiene más difícil que nunca. ¿A qué os referís? Isabel está reunida con vuestro marido en estos momentos; él mismo la ha llamado para llegar a un acuerdo. Debemos actuar. Vos y yo tenemos asuntos pendientes, pero debéis tener claro que nadie va a defender los derechos de vuestra hija Juana como yo. ¿Qué me pediréis a cambio? Que habléis con vuestro hermano, el rey de Portugal, para que nos ayude. Si no lo hace, Aragón tendrá en Castilla el peso que podría tener Portugal. ¿Preparáis una guerra? Preparo una demostración de fuerza, y si no es suficiente, lo que haga falta. ¿Qué me respondéis? Os respondo que estoy harta de intrigas, y que no dudo que el rey me odia, pero mi hija tiene el apoyo de los Mendoza. Los Mendoza no son de fiar. Y si los Mendoza no son de fiar, ¿de quién se puede uno fiar ya en Castilla? ¿De vos? Música cortesana ¿Cómo tiene la poca vergüenza de estar aquí tras haber intentado secuestrar a la princesa? Sed discreto. Mirad al rey, es feliz y está emocionado. Todo va bien. ¿Y vuestro padre no frecuenta la Corte últimamente? Será porque no le gustan las falsedades, como a mí. Cambiad esa mala cara, que estamos de celebración. ¿Quién iba a decirnos que llegaríamos a esta situación después de tanta penuria? No cantéis victoria, aún no hemos firmado nada. Todo un detalle bailar para mí, Isabel. Es solo una pequeña muestra de lo feliz que me siento. Más feliz me siento yo, os lo puedo asegurar. Y espero que también los que nos acompañan. Quiero brindar por los presentes, porque olvidemos las malas experiencias del pasado y juntos trabajemos por una Castilla mejor. Y también quiero levantar mi copa por vos, Fernando. Siempre hemos sido familia, pues primos somos. Cierto, aunque ya sabemos que en las familias reales muchas veces nos olvidamos de esas cosas. Apenas nos conocemos. Y ahora también somos cuñados. Y por fin os recibo como familia, y no como enemigo; algo de lo que no os imagináis cuánto me alegro. Por vos. Yo también quiero levantar mi copa por Fernando, rey de Sicilia y príncipe de Aragón. Vos me tratasteis con cariño y hospitalidad en Valencia cuando nos visitó su eminencia el cardenal don Rodrigo Borja. Sabed que aquí sois igualmente bienvenido; por vos. Apoyo vuestro brindis. Por Fernando. -(Todos): Por Fernando. Parece que ahora sois vos quien no tiene buena cara. ¿Os pasa algo, Carrillo? Disculpadme, necesito que me de el aire. Disculpadme a mí también, majestad. ¡Esperad! Os ruego que volváis a la cena. ¿Que vuelva? Sí, pero con una condición. Juradme que no habéis maniobrado a mis espaldas. Vuestro silencio confirma mi sospecha. Fernando apoyó a Pedro Mendoza y no a mí para ser cardenal en Roma. ¡Y vos lo sabíais! ¡Y Cárdenas, que estaba con Fernando, también lo sabía! (Grita): Y lo habéis guardado en secreto. Lo supe después de que ocurriera, pero no pido perdón por ello. Porque era necesario. ¿Para que los Mendoza apoyaran a Isabel y Fernando ante el rey? ¿Os parece poco? Vos habríais hecho lo mismo. Decidme, después de todo lo que he hecho por Isabel, ¿creéis que merezco esta humillación? Vos les humillasteis imponiendo lo que tenían que hacer; os avisé y no me hicisteis caso. Sin mí jamás habríais llegado hasta aquí, ¡jamás! Y ahora me pagáis con esto. Isabel y yo iniciamos esta causa para que Castilla fuera gobernada por sus reyes, no por sus validos. No podéis estar por encima de la reina, y eso es lo que queréis: ser el nuevo Pacheco. Bien, todo está claro. Decidle a Isabel que no vuelva a contar conmigo nunca más. ¿Por qué no se lo decís en persona? Porque no se lo merece. Parece que ya no gobernaremos de a tres. Carrillo siempre ha sido un buen aliado, y lo hemos perdido. No le necesitamos como amigo. Ni como enemigo, os lo aseguro. No me preocupa ningún enemigo si estamos juntos. ¿Qué queréis decir? No podíais haber esperado que yo volviera de Aragón para venir a Segovia? Las negociaciones con el rey lo exigían. Sabéis que Cárdenas vino a la Corte con ese objetivo. Además, antes de casarnos acordamos que no... que no podría abandonar Castilla si mi presencia fuera necesaria; lo sé. Pero no puedo dejar Aragón, si me necesita. Ni yo Castilla. ¿Creéis que no me hubiera gustado venir con vos? Vuestra presencia me hubiera ayudado a no recordar la primera vez que vine a la Corte, aquí, en Segovia, cuando me apartaron de mi madre. No, no soy yo quien no quiere que estéis a mi lado; sois vos el que me dejáis sola. Yo solo os pido que contéis conmigo, y que si estoy fuera me tengáis informado de vuestras acciones. Y así lo hice: os mantuve informado. Tal vez debería pediros otra cosa: que dejemos de discutir, que os olvidéis de malos recuerdos. Ya es hora de que seamos felices. Porque seremos reyes de Castilla y Aragón, y juntos conseguiremos todo lo que nos propongamos. Pero tenemos que estar juntos, no podemos tener secretos. Debemos ser el uno para el otro, y el otro para el uno. Isabel y su hija tendrían que estar encerradas, ¡qué ha pasado para que no sea así! Alguien debió verles entrar. Si hicieron lo que les ordené, nada debería haber fallado; alguien debió avisarles. -Lo dudo. Si no, ¿por qué no han tomado represalias contra nosotros, padre? Mis hombres no han dicho nada, y si lo han hecho, Enrique se ha cagado de miedo: el rey me teme. Esa es nuestra baza: su miedo y sus emociones. Es un blando, no tiene carácter, es un melancólico enfermizo. Basta recordarle su infancia, cuando yo era su doncel, para que haga lo que yo quiera. (Grita): ¡Mierda de rey! ¿Y a vos cómo os ha ido con la reina? De momento no he conseguido nada, pero ya vendrá a nosotros como un corderito cuando le vea las orejas al lobo. Siento decirlo, padre, pero os veo muy optimista. Si hubierais estado en las celebraciones a la llegada de Fernando; todo era alegría, todos parecían uña y carne: los Mendoza, Isabel, Fernando, el rey. Solo Carrillo parecía fuera de lugar. ¿Fuera de lugar? Don Pedro Mendoza brindó por la hospitalidad de Fernando en Valencia, cuando Borja vino de Roma. Carrillo se levantó y abandonó la sala. Otro al que han engañado. Nos ha jodido bien el obsceno de Borja: ha conseguido unir a los Mendoza con Isabel. Creo que es el momento de visitar a mi tío. Veo que os seguís encerrando con vuestros alambiques cuando las cosas os van mal. ¿Para qué habéis venido? Para recordaros las veces que os aconsejé que abandonarais a Isabel. Sin vos, ella ahora no sería nada porque estaría encerrada en una torre, o muerta. ¿Os ha valido la pena tanto esfuerzo? Tampoco parece que vuestro esfuerzo con el rey se haya visto muy recompensado. Estamos en las mismas, sobrino. Reconocedlo: estamos los dos derrotados. ¿Os vais a dejar vender? No puedo creer que no tengáis deseos de venganza, como los tengo yo. ¿Vais a dejar que los Mendoza se salgan siempre con la suya? ¿No os hiere que Pedro Mendoza sea cardenal y no vos? ¿Que una niña que ha crecido protegida por vos os desprecie y engañe? Uníos conmigo para conseguir que la princesa Juana sea reina de Castilla. Para que lo sea ya. Quitémosle al cabrón de Enrique su Corona. Me estoy haciendo viejo, Pacheco. Estoy agotado. Como vos, aunque no queráis daros cuenta. Necesito descansar. Solo una cosa: ¿alguna vez volveréis a apoyar a Isabel? Nunca. Con eso me vale. Descansad, os avisaré cuando llegue el momento. Decidme para qué me habéis hecho venir. Lo sabéis tan bien como yo. Enrique no os convoca para hablar del tema sucesorio. Así es, llevamos semanas en Segovia. Y cuanto más tiempo pasa, más fuerza le damos a nuestros enemigos; no me fío de Pacheco. ¿Tanto os preocupa el marqué de Villena? No hay peor enemigo que aquel al que no puedes enfrentarte cara a cara. Seamos claros, don Diego. Vos negasteis el pan y la sal a Isabel, apostasteis por la hija del rey como sucesora; es hora de que hagáis algo a nuestro favor. Y más cuando bien sabéis que si vuestro hermano ha llegado a cardenal, ha sido por mi intercesión con Borja y la de mi padre con Roma. Debéis hablar con el rey. Es complicado; basta que le insistas a hacer algo para que haga lo contrario. Tal vez vuestra alteza tendría más éxito que yo si hablarais con él. Esa es la última carta, no me hagáis quemarla antes de tiempo. Os aseguro que cuando reine en Castilla premiaré cada gesto que se haya hecho a mi favor. pero no olvidaré a quienes no me apoyaron. Decidid de qué lado estáis. ¿A qué tanta prisa? ¿Acaso no doy muestras de cariño y hospitalidad? Sí, es cierto, pero Castilla necesita estabilidad y orden, y este es el momento oportuno. ¿No habéis sentido el cariño del pueblo cuando os ha visto con Isabel y Fernando? ¿O es que acaso hay algo en ellos que no sea de vuestro agrado? No, no lo hay. Entonces, ¿por qué no dar el paso? Cuanto más tiempo pase, mayor margen daremos a intrigas y desconfianzas. Podéis hablar en confianza; sabéis de mi lealtad. Estas últimas semanas me he sentido feliz y triste a la vez. Feliz por recuperar a mi hermana, a mi sobrina; mi propio cuñado, Fernando. Y triste porque hay otra parte importante de mi familia que es ajena a esa alegría. Y se puede ver... perjudicada por esa negociación a la que me apremiáis. ¿Vuestra hija? ¿Queréis un consejo? Pensad en lo mejor para Castilla. ¿Qué es lo mejor? Lo mejor es Isabel: os garantiza lealtad. Ha cedido en que mi hermano, uno de los vuestros, sea cardenal en lugar de Carrillo. Su boda con Fernando os asegura que con la unión con Aragón Castilla se fortalezca. Sí, sí... Pero, ¿y mi hija? ¿No quisisteis casarla con el hermano del rey de Francia para preservarla su futuro y su rango? Podemos imponer en las negociaciones con Isabel que se comprometa a celebrar la boda de vuestra hija con alguien de alcurnia. ¿Vos garantizaríais eso? Os lo juro por mi vida. Sabéis del cariño que profeso a la princesa Juana. Decidle a Isabel que mañana mismo nos reuniremos. ¡Padre, padre! (Grita): ¡Padre! ¡Padre, padre! Juro que me comprometo a que vuestra hija tenga un digno matrimonio, fiel a su condición de hija de rey. Sin duda, es una petición humana y de buen padre la que nos hacéis. Me alegra oír vuestras palabras. Entonces, pasemos a otros puntos que tratar. Creemos que uno muy importante es la residencia de Isabel y Fernando. Podéis quedaros a vivir aquí, en Segovia, si os place. Nos place. Me encantará saber que no estoy solo y que mi familia está aquí. Habrá que disponer de alcobas y despachos para esta nueva situación. Cabrera se encargará de ello. Con respecto a la sucesión, poco tenemos que añadir a lo hablado en Guisando, que vos revocasteis. En este sentido, nos reafirmamos... ¿Qué ocurre, Cabrera? Perdonad que os interrumpa, alteza, pero es importante. Si es tan importante, ¿a qué esperáis? ¡Hablad! Don Juan Pacheco, marqués de Villena, ha muerto. (Tartamudea): ¿Juan ha muerto? Anoche, majestad. ¿Cómo ha sido? Los médicos dicen que fue un acceso en la garganta, tenía úlceras sangrantes. ¡Aaah! ¿Os encontráis bien, majestad? Tal vez sea mejor suspender la reunión. Os lo ruego. Necesito..., necesito estar solo. Esperaba veros en el entierro de mi padre. ¿Qué hacéis aquí ahora? Curioso, esa es la misma pregunta que os iba a hacer a vos. Estoy revisando sus documentos. Mi padre no contaba nada de lo que hacía y después de la muerte de mi madre ni se ocupaba de las propiedades. ¿Creéis que es esto lo que hubiera querido que hicierais? Dejadlo inmediatamente. ¿Y vos sabéis lo que mi padre hubiera querido? Sí; allá donde esté os querría ver al lado del rey, os querría ver como digno sucesor suyo y no como un funcionario ordenando papeles. (Suspira): Oportuna muerte la de vuestro padre. Y con la misma enfermedad de la que murió su hermano, don Pedro Girón. ¿Qué queréis decir? -Nada que pueda probar. Pero parece que Dios ha elegido el mismo camino para llevarse a los dos a su lado. O eso, o que el veneno era el mismo. ¿Insinuáis que mi padre fue envenenado? Creo que las casualidades son más propias de hombres que de Dios, y que en este caso benefician a la misma persona: Isabel. (Suspira): Estoy cansado, pero la muerte de vuestro padre me obliga a reaccionar. Id a ver al rey y que os de sus condolencias. Apretadle en sus emociones, y os dará un puesto a su lado. ¿Y cuales son vuestros intereses para venir a darme consejo? Los mismos que los de vuestro padre; los mismos que los vuestros. Evitar que Isabel sea reina. ¿Enrique se ha ido a Madrid? Así es, no se encontraba bien. Pero si apenas habíamos comenzado. La salud del rey es lo primero. Además, me ha dado plenos poderes para seguir negociando y redactar un documento que a su vuelta firmará. Creo que es una prueba evidente de buena voluntad por parte del rey. Este cuento ya me lo han contado muchas veces. Por si acaso, redactemos el documento a la mayor brevedad posible. Tranquilo, yo me encargaré de hacerlo. Mañana mismo estará. Siento la tardanza. ¿Y Enrique? Tenemos que daros una mala noticia. Y yo a vos otra. ¿Volvéis a Aragón? Los franceses han vuelto a entrar en Cataluña. Maldita guerra que no se acaba nunca. Os necesito aquí conmigo; Enrique podría volver en cualquier momento. Mi padre y mi pueblo me necesitan allí, Isabel. Debo ir a defender Cataluña, o si no pensarán que no merezco ser su próximo rey, que no merecemos ser sus próximos reyes. Lo siento. Lo siento mucho. Os juro que lo que más deseo en este mundo es estar junto a vos. No pongáis esa cara, os lo ruego, volveré pronto. Tenedme informado de cuanto acontezca, y me presentaré aquí si es necesario. Vos lo habéis dicho: "si es necesario". ¿Queríais verme, majestad? Necesito que seáis mis ojos en Castilla hasta que vuelva. ¿Acaso no confiáis en vuestra esposa? Obedeced y no hagáis preguntas. Pobre Juan. Aún recuerdo cómo me enseñó a utilizar una lanza. No era muy bueno en eso. Pero yo era casi un niño, aún no me daba cuenta de nada. Mi padre me hablaba a menudo de aquella época, majestad. Siempre lo hacía con mucho cariño y respeto hacia vos. El mismo que le tenía yo a él. Teníamos nuestras disputas, algunas muy graves, pero son muchas las cosas que le debo a don Juan Pacheco, y me hubiera gustado estar en los momentos finales a su lado para decírselas. Nos pasamos la vida luchando por el poder y la riqueza, pero cuando la muerte nos llama nos impide llevarnos nada de eso... al más allá. Tal vez, entonces, mi padre os hubiera dicho lo triste que estaba por vuestro trato en los últimos tiempos. Ser rey es complicado, Diego. Muy complicado. Y a veces no se puede tener contento a todo el mundo; pero os juro que me hubiera gustado arreglar nuestras disputas. Cierto. Bien, yo ya he cumplido el objetivo de mi visita. Con vuestro permiso, majestad. Esperad. Sé de algo que hubiera satisfecho a vuestro padre. Él quería que estuvierais a mi lado, y lo estaréis: le sucederéis en todos sus cargos. Sería un honor, majestad. Y para mí un alivio que aceptéis. Llamaré a un notario de inmediato porque desde ahora os nombro maestre de la Orden de Santiago. (Llora). Hermano, ¿qué sucede? Carta del rey. Ha nombrado al hijo de Pacheco maestre de la Orden de Santiago. Pero... ese cargo solo se hereda de rey a príncipe. Y además debe ser sometido a votación de los miembros de la Orden. El rey hará que eso no sea necesario; ya lo hizo con Beltrán de la Cueva. Debéis ir a Madrid a hablar con el rey. Y si vos no lo hacéis, iré yo. No podemos tener los mismos problemas con el hijo que con el padre. Además, ¿no es la Orden de Santiago la que más riquezas otorga? Así es. Entonces, ese cargo debe ser para vos. ¿Cómo se le regala al hijo de Pacheco un cargo de tanta alcurnia? Parece que se ha dado más prisa en hacer ese nombramiento que en volver para firmar los documentos de sucesión. Cabrera, ¿qué gente de confianza tenéis en Madrid? A don Rodrigo Ulloa, contador del reino, y a don Garci Franco, miembro del Consejo Real; ellos son mis ojos allí. Pues enviadles mensaje de que nos informen inmediatamente de lo que el rey decida; si pueden antes de que lo decida. Pasará lo de ahora: que sea demasiado tarde. No es mi obligación mediar en estos casos ante el rey. ¡Por Dios, Cabrera! Si ya lo habéis hecho. Os lo ruego, don Andrés. Sé que os debo mucho, pero si esto sale mal todo lo que hemos trabajado no valdrá para nada. No podemos permitir otro Pacheco junto al rey. Así se hará. Habrá que informar de esta noticia a Fernando. Si vos lo deseáis, le puedo escribir yo mismo. Haced lo que os plazca. ¿No podemos dejar las cuentas para otro momento, Ulloa? Es urgente, majestad. Si el rey decide que sea para otro día, será para otro día. Gracias, Diego. ¿Queréis acompañarme a cazar? Por supuesto, majestad. Si queréis, majestad, puedo poneros al día de camino al coto de caza. Otro día, Ulloa, ¡si vamos a cazar, vamos a cazar! (Gruñe). ¿Alguna novedad, Rodrigo? No, no hay manera de acercarse a él. Tenemos que vigilar, como nos pide Cabrera. El rey parece cada día más débil, y Diego Pacheco es capaz de cualquier cosa. ¡Ya están ahí! -¡No podéis conmigo! Majestad. ¿Os encontráis bien? Majestad, debéis guardar reposo. No quiero, estoy bien. No estáis bien, hacedme caso. Debéis descansar y no comer nada sólido en unos días. ¡Para qué os pago! ¿Para que me atormentéis? Pero... Fuera. ¡Fuera os digo! Tal vez deberíais hacerle caso. ¿Vos también me vais a dar órdenes? Yo estoy aquí para obedecer la vuestras. Entonces, ordenar que me preparen la cena; tengo hambre y me apetece un asado. ¿Un asado? Un asado. (Suspira). He pensado que quizá os agradaría ver a vuestra hija Juana. No sé si ella tendrá muchas ganas de verme. Siempre que está conmigo le prometo algo que luego no puedo cumplir. Tal vez en esta ocasión sea diferente. Con vuestro permiso, majestad. Don Diego, si queréis comer algo... No, no, gracias. Os veo muy desmejorado. ¿Habéis viajado hasta aquí con el frío que hace para preocuparos por mi salud? No es solo por eso. Pero tal vez sea mejor esperar a mañana para hablar a solas. No, hablad ahora. Está bien, lo haré. Hay malestar en Castilla por el nombramiento del nuevo maestre de Santiago. Yo decido y mando; ¿no es eso lo que siempre me aconsejáis que haga? ¿Que muestre decisión y carácter? ¿Acaso me vais a aconsejar ahora lo contrario? No, no. Solo os aviso que el hombre al que le habéis otorgado tal cargo planeó el secuestro de vuestra hermana Isabel y de su hija en Segovia la misma noche que la recibisteis. ¿Es cierto lo que dice? No es cierto, os lo juro. Además, si lo fuera, ¿por qué se ha esperado a acusarme? Yo os diré por qué. Los Mendoza quieren que Isabel herede la Corona, en vez de quien debe hacerlo: vuestra hija doña Juana. Es ese el pacto, ¿no? ¿De qué pacto habláis? Fernando e Isabel apoyaron a Pedro Mendoza para que fuera cardenal en Roma, a cambio de su apoyo para sucederos. Sois un intrigante como vuestro padre. (Grita): ¡Estoy harto! ¿Es que no puedo cenar en paz? Dejadme solo, os lo ruego. (Gemido). ¿Os encontráis bien? Sí..., pero cuando os vayáis estaré mejor. Estoy harto de intrigas, de consejos, de palabras; ¡me va a estallar la cabeza! Quiero estar solo, que es como mejor estoy. Qué agradable recordar viejos tiempos. Y los que vienen serán mejores, ya lo veréis. He perdido muchas cosas por el camino: la infancia junto a mi madre, a mi hermano, la cercanía de Gonzalo de Córdoba; incluso a Carrillo, que pese a su ambición tantas cosas buenas hizo por mí. Y eso sin contar a quienes perdieron la vida por mi causa en el campo de batalla. ¿Os arrepentís de ello? No. Nunca, al contrario, todo eso me hace más fuerte. Si dudo, si titubeo, todas esas pérdidas no habrán servido para nada. He luchado para eso, he vivido para conseguir ese objetivo. Y que Dios me perdone, pero incluso cuando mi hermano Alfonso vivía pensaba que yo sería mejor reina que él. Debe ser duro vivir pensando en eso, en vez de en vuestro esposo y en vuestros hijos; en ser una mujer feliz. Quiero ser reina. Debo serlo. Aunque eso suponga hacer y pensar cosas que mi corazón critica. ¿Queréis jugar? Ya es demasiado tarde para jugar. Debí haberlo hecho hace mucho tiempo. ¿Merece la pena ser rey? No..., no merece la pena. ¡Aaah! (Jadea). Majestad..., majestad. ¡El rey ha muerto! ¡El rey ha muerto! Marchad, por favor. Debemos convocar una junta que decida quién hereda la Corona, si su hermana Isabel o su hija Juana. No será necesario. El rey me dijo antes de morir que su heredera natural es Juana. ¿Hay algo escrito que de fe de ello? Algunos criados pudieron oirlo. Castilla no puede depender del testimonio de unos criados. ¿Dudáis de mi palabra? -Dude o no..., vuestra palabra no es la que va a decidir quién reina en Castilla. ¡Habrá una semana de luto! Luego se reunirá una junta en Segovia que decida quién es la reina. ¡Nadie debe dar un paso en falso! Debemos proceder pensando en el futuro de Castilla. ¡Y en acabar con las rencillas que la han mancillado estos años! Ahora dejadme a solas, quiero rezar por él. Qué buen rey habrías sido, Enrique, si alguna vez... hubieras querido serlo. Creía que de un padre se heredaban los rasgos, la voz y las deudas; pero no la ambición y el descaro. Esas cosas se aprenden, y sin duda tuvo un buen maestro con don Juan Pacheco. Vamos, hay que dar la noticia a Isabel. ¿Sabéis si antes de morir mi hermano dijo algo o firmó algún documento sobre quién heredaría su Corona? No, alteza. ¿Daréis fe de vuestras palabras? No tengáis duda de ello. No hay tiempo que perder. Chacón, preparadlo todo. Perdón, alteza, hay una cosa que debéis saber. Diego Hurtado de Mendoza ha convocado una junta para dilucidar quién es heredera de la Corona. Vos o doña Juana, la hija del difunto rey Enrique. No hay nada que dilucidar. Se acabó tener paciencia, ya he tenido bastante. Pero alteza, tal vez deberíais esperar la decisión de esa junta. Al contrario, razón de más para darse prisa. Muchas cosas hemos pedido los Mendoza y apenas nos dieron migajas. Pero... No esperaré, Cabrera. Os ruego que deis a estos caballeros ropa seca y comida caliente, luego convocad al comendador, a jueces y a regidores. Ese es el protocolo, ¿no es cierto? ¿Qué os preocupa? Vuestro marido. ¿Qué opinará de no estar presente en vuestra reclamación? Fernando lo entenderá, él también ha luchado para que llegara este momento. ¿Y si no lo entiende? No tiene menos carácter que vos. Entonces, aprenderá algo que es muy importante: él mandará en Aragón, pero quien manda en Castilla soy yo. Aclaman Don Rodrigo de Ulloa, contador mayor del reino; don Garci Franco, miembro del Consejo real; ¿juráis por Dios que el rey don Enrique ha fallecido y que estuvisteis allí para saberlo? (Los dos): Juro. ¿Dijo el rey en sus últimas palabras o dejó escrito alguno que fijara legítimo heredero que reinase en estos reinos? Juro que ni habló ni escribió sobre el tema. Así también lo juro. Apelo al derecho de la infanta Isabel a suceder al rey Enrique en la Corona como hermana legítima y heredera universal que es por los Pactos de Guisando. Y puesto que aquí se halla su alteza, aquí debe ser proclamada, según las leyes de estos reinos. ¿Alguien se opone a ello? Que así sea. Aclamaciones Vítores ¿Está todo preparado? Sí, majestad. Vos id a mi lado, que bien merecido lo tenéis. Por fin vais a tener vuestra Corona. Y vos vuestra venganza. En voz y nombre de los aquí presentes, con su consentimiento y el vuestro, ¿juráis guardar y proteger a vuestros súbditos? Sí, juro. ¿Juráis obedecer los mandamientos de la Santa Madre Iglesia y mirar por el bien común de vuestros reinos unificándolos y pacificándolos? No juraré solo por eso. También miraré de acrecentarlos con todas mis fuerzas. Sí, juro..., y amén. Y vosotros: nobles, caballeros y clérigos; ¿juráis servir a Isabel como vuestra reina? (Todos): Sí, juro y amén. Que así sea. Dejadme vuestra espada. Caminad delante, con la espada de la justicia como símbolo. Se está mostrando detrás de la espada que simboliza la justicia; eso significa que será ella quien imponga penas y castigos. ¿De qué os extrañáis? Eso nunca lo ha hecho una mujer. Entonces, es que ya iba siendo hora. ¿Cómo habéis podido hacer esto? Una junta debía haber decidido quién era la reina. Castilla hubiera entrado en crisis ante el vacío de poder; ya sabemos qué pasa cuando ocurren estas cosas. Hubiera sido mejor guardar las formas. Siempre habrá quien nos pueda reprochar que os habéis hecho con la Corona de una forma injusta. Vos habéis sido testigos de mis reuniones con el rey; solo cumplo con lo pactado en Guisando. Pero solo era cuestión de esperar una semana para saber la decisión de la junta. Habríais sido elegida reina en ella; ¡os lo juro! En Castilla no hay nada seguro, excelencia, bien lo sabéis. No dudéis de la palabra de un Mendoza, amigo Cárdenas. Pero si es verdad que si iba a ser elegida reina en esa junta, no he hecho más que evitar que perdáis el tiempo. ¿Sois leales a mi causa? Sí, majestad. Entonces, debéis jurar lealtad. Cárdenas, acercadme una Biblia. ¿Juráis servirme como a vuestra reina? Juro. Juro. ¿No soy yo acaso su marido; no tengo derechos de sucesión en Castilla? ¿O es que solo voy a ser su consorte? No solamente se ha atrevido a proclamarse sola, también ha hecho desfilar delante de ella la espada que simboliza la justicia. ¿Isabel se ha erigido en la que imparte penas y castigos en Castilla? No hay ninguna mujer que haya hecho lo mismo en ningún otro reino cristiano. Esta vez ha llegado demasiado lejos. Os acompaño en el sentimiento, majestad. Majestad..., bien sabéis que ya no lo soy. Lo es esa usurpadora de Isabel. Por eso he venido a veros. Debemos pensar en el futuro, en el vuestro y en el de vuestra hija. ¿Y qué podréis ofrecerme vos en el futuro? Que vuestra hija sea reina, con la ayuda de vuestro hermano, el rey de Portugal. Tiene que mandar un ejército lo más rápidamenteposible. ¿Hablaríais con él? Lo haré. Perfecto. Si Isabel quiere el trono, tendrá que pelear por él. Debemos prepararnos para atender problemas que, sin duda, pronto aparecerán, majestad. Contad. Uno es vuestro marido, conociéndole sé que no estará muy feliz por no haberse coronado con vos. Dejad que los problemas con mi esposo los resuelva yo sola. ¿Algo más? Se ha visto a Carrillo estos días por Madrid, y a Juana de Avis en la Corte para los funerales del rey Enrique. Parece que pedirán ayuda al rey de Portugal para defender los derechos de la infanta Juana. Tal vez deberíamos apresurarnos en buscar un buen esposo para Juanita en alguna Corte europea. Eso no bastará. A ella tal vez sí, pero a su madre y a Carrillo no. Entonces, será difícil evitar una guerra. Nos esperan tiempos difíciles, majestad. ¿Alguna vez han sido fáciles, Chacón? Ojalá nunca ocurra. Negociaré con Carrillo, y con el diablo, si hace falta, para que no mueran más hombres en el campo de batalla. Pero no seré débil como mi hermano Enrique. Si quieren guerra, la tendrán. Porque todos en este reino tienen que tener algo muy claro: que yo, Isabel, soy la reina de Castilla. Y solo Dios podrá apartarme de este trono. Subtitulación realizada por Cristina Rivero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 13

Isabel - Capítulo 13

02 sep 2013

¡Último capítulo de la temporada! Y el episodio trece viene cargado de grandes momentos. Veremos morir a dos de los personajes principales de la trama y a Isabel proclamándose reina ¿A qué retos se tendrá que enfrentará la reina de Castilla ahora que tiene la corona en su poder?

ver más sobre "Isabel - Capítulo 13" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 13"

Los últimos 631 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fabiola Muñoz

    Pobre Enrique. Llore cuando se entero de la muerte de Juan Pacheco y cuando murió, viéndose a si mismo de niño :( ¡Que gran serie! Saludos de Venezuela!!!

    06 ago 2015
  2. Paula Ordóñez

    Excelente serie, lo tiene todoo. Enhorabuena y besos desde Mérida España

    10 dic 2014
  3. Giovanni

    Izabel,Una exelente serie estamos esperando la segunda temporada desde hace meses pero Nada. Un silecio absoluto. Que paso con la serie ?Saludos desde Toronto Canada.

    30 jun 2014
  4. Carmen KL

    Felicitaciones a TVE por una serie de excelente calidad. Me sienta afortunada de haber podido seguir los capítulos de la primera temporada desde Malasia y confío en que pronto pueda ver la segunda temporada. Veo comentarios de seguidores desde meses atrás solicitando la disponibilidad de esos capítulos a través de su aplicación. Si no fuera posible, dónde pueden conseguirse?

    15 abr 2014
  5. Ricardito

    No puedo creer que la gente lleve meses solicitando una explicación y TVE no responde. Qué falta de respeto a sus espectadores!

    20 mar 2014
  6. Javier Gutiérrez

    Y de que sirve tanta súplica, petición, ruego, exigencia, cabreo, etc. Si RTVE permanece en silencio absoluto, que pena, la verdad, parecían una empresa honesta.

    14 mar 2014
  7. Luis Hernandez

    Por lo menos deberian dar una explicacion. Silencio absoluto. Una obra tan buena por parte de la produccion y actores y un desastre en la parte administrativa. Favor oidnos.

    05 mar 2014
  8. Natalia

    Veo que estamos todos en la misma!! Estoy en Argentina y me quede en la primer temporada, veo q muchos avanzaron con la segunda, yo tengo q arrancar en el capitulo 13, donde lo puedo ver?! Gracias !!!

    28 feb 2014
  9. Martina

    Acabo de terminar de ver la primera temporada de Isabel y me ha encantado. No esperaba que fuera tan buena. PERO qué pasó con la segunda? Cuándo se va a poder ver? Enhorabuena por la serie... La mejor serie española sin duda.

    26 feb 2014
  10. Juani Alcocer

    Buscar Isabel televisión española en goggle y podréis ver todos los capítulos, yo también lo veo fuera de España, y he visto el último capitulo de la serie 2 , capitulo 26. Espero que os sirva de ayuda. Buena suerte.

    02 feb 2014