www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
1584715
No recomendado para menores de 12 años Isabel - Capítulo 12 - ver ahora
Transcripción completa

¿Habéis decidido ya?

En lo más profundo de mi corazón nada me complace más

que el matrimonio de dos príncipes como Isabel y Fernando,

pero no puedo perder el favor del rey de Castilla.

Lo siento, no hay bula.

Os acaban de desheredar,

y el rey ha hecho público que nuestra bula ¡era falsa!

No pidáis que me quede mirando sin hacer nada

mientras vos escribís cartas.

Tenemos que hablar alto y claro a los que piensen en apoyarla.

Nos obliga a mantener a nuestra caballería

para que sirvamos a su ejército, pero todo a nuestro cargo,

bajo amenaza de perder nuestra condición de caballeros.

Habéis venido a averiguar si merece la pena apoyarnos,

y yo os daré razones para que sigáis siendo leales.

No lo llaméis engaño, llamadlo estrategia.

Ha prometido un ejército que ni tenemos ni tiene.

No perdáis de vista a Carrillo.

Carillo nunca nos traicionaría.

Os lo repito: preguntadle a Gonzalo,

creo que de él no tenéis dudas.

¿Podéis negar lo que se os imputa?

No, como tampoco puedo negar que Pacheco me ofreció cargos

a cambio de traicionaros.

Y no los acepté.

Desgraciadamente, no podéis contar con testigos de vuestras palabras.

Sí puede; yo doy fe de ellas.

¡Degolladles! A todos menos a él.

Que informe al rey de Aragón que si quiere seguir siéndolo

deje de expoliar a su pueblo.

Debéis ir a Medina de Rioseco a ver a mi hijo.

También iréis con 50 hombres de mi guardia,

los mejores.

Podéis contar con mi lealtad, si es eso lo que os quita el sueño.

¿Y con vuestra fidelidad?

Podéis contar con ella.

No podemos pagar a los soldados,

nadie quiere pagar impuestos;

nos está desangrando.

Firmado.

No pienso estrechar vuestra mano manchada de sangre.

¿Qué significa esto? ¡Eh, eh!

¿Y cuál será nuestro siguiente paso?

El definitivo para minar su moral: Sepúlveda.

El ataque se efectuará de aquí a dos días,

al amanecer y por sorpresa.

(Grita): ¡Por Isabel y Fernando!

Conocían nuestro plan, nos esperaban.

Dedicamos mucho tiempo y esfuerzo en hacer creer que está acabada,

ahora sus hombres nos han derrotado y todo el mundo lo sabrá.

Deberíamos ir pensando en cambiar la estrategia.

Os dije que os demostraría que os amaba;

espero que ahora estéis convencida de ello.

Lo estoy.

En Aragón una amante le ha dado un hijo varón,

una tal Aldonza; no llega a los dos años.

Debió tener una buena despedida antes de casarse con Isabel.

(Ríe).

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Son infieles,

pero no cabe duda de que son buenos artesanos.

Cierto,

en Castilla no se producen objetos así.

Quizá no se produzcan porque no sean necesarios.

Pensé que os gustaría,

para alegrar un poco esta casa.

Lamento que os parezca triste nuestro hogar.

Supongo que encontraréis más alegría en vuestros viajes a Aragón.

Nada me hace más feliz que estar junto a vos y nuestra hija.

Y porque me acuerdo de vos os traigo este presente.

Dijo un poeta griego

que la belleza se refleja en el bronce pulido,

y el alma en el vino.

Tanta es mi alegría por vuestra vuelta, Cárdenas,

como mi desacuerdo con vuestras palabras.

Contemplar la belleza propia nos distrae de contemplar a Dios.

¡No señora!

Los árabes dicen que romper un espejo trae años de desgracias.

¿Además supersticioso?

No, no lo soy, pero no conviene tentar a la suerte.

El papa ha muerto.

¿Cómo ha sido?

Se atragantó con un trozo de fruta.

Chacón, decretad luto en la casa.

Monseñor, oficiad misas en su memoria.

(Susurra): Vamos a hacerle más caso a un muerto

del que él nos hizo en vida.

A ver si este nos da algo, porque lo que es el difunto...

¿Quién es, qué sabemos de él? -¿Sixto IV?

Es franciscano, genovés, muy pío... -¡Ha! Como todos.

Muy generoso con los suyos... -Como todos.

No fue elegido por unanimidad. -¡Ah, eso es bueno!

Necesitará apoyos.

Planea una Cruzada para liberar Esmirna.

Vais a ir a Roma.

Sacad el dinero de donde sea, pero llevádselo para esa Cruzada.

Lo que sea, pero hay que conseguir la bula para Fernando.

Bien,

la bula y su apoyo para que él y su mujer

reinen en Castilla.

(Ríe): Desde luego..., no somos nadie.

Todas sus riquezas, todo su poder...,

y morir atragantado con un trozo de melón.

Bueno, esa es la versión oficial.

Las malas lenguas dicen

que nuestro Señor le llamó a su seno mientras yacía con un paje.

¡Qué inoportuno nuestro Señor!

¿Así que no fue con melón?

¡Que fue con pepino!

Ahí te pudras, viejo puto.

Creedme, su Santidad, cuando os digo

quemi rey derramó lágrimas de dolor por vuestro antecesor.

Una pérdida irreparable.

Alegrémonos por él, que está ahora con nuestro Señor.

Mi señor os ofrece todo su apoyo en la Santa Cruzada

que ha de expulsar al infiel de Esmirna,

cuna del mártir Policarpo.

¿Todo su apoyo?

Todo.

Su Santidad,

su majestad, el rey Juan de Aragón, está preocupado

por los derechos de su hijo y nuera al trono de Castilla.

Pues es hora de atender esa preocupación.

Véneris, vos conocéis el problema. -Así es.

Quiero que pongáis al día al cardenal Rodrigo Borgia;

traedlo aquí, es compatriota vuestro.

Del reino de Valencia.

(Gemidos).

¡Adelante!

Cadenal.

Monseñor.

Tenemos que hablar.

La cosa es así: necesito el apoyo de Aragón, pero...

No podéis enemistaros con Enrique de Castilla.

¿A quién apoyamos a doña Isabel o a doña Juana?

Vuestro antecesor, Paulo, lo tendría claro:

a quien más nos de.

¿Vos no sois de la misma opinión?

En parte.

Santidad, creo que debemos apoyar a quien más nos de:

Aragón o Castilla.

Pero hay cosas más importantes que obtener dinero rápido:

la estabilidad político y social, el equilibrio de fuerzas.

La guerra en Castilla debería parar.

Esa es la idea;

es hora de nombrar un cardenal castellano.

¿Tenési alguna preferencia? -No.

Nombraré a quien vos elijáis.

Elegiréis entre Carrillo, el arzobispo de Toledo,

o el que proponga el rey.

Quiero que viajéis a Castilla y habléis con ambas partes;

quiero que seáis mis ojos.

Elegid al cardenal que nos interese,

según la princesa que nos interese.

De acuerdo, partiré mañana mismo para Valencia.

Respecto a Aragón,

¿puedo hacer algo para contentar a vuestro rey, Juan?

Parece muy dispuesto a aportar a la Cruzada.

Con poco que hagáis,

haréis más que vuestro predecesor.

¿Tan poco caso le hizo? -No le hizo ninguno,

y buen dinero se llevó.

Muchas veces le pidió la bula para la su hijo

y ni le escuchó.

Pues si ese es el mayor de los problemas,

yo haré esa bula.

Vos la llevaréis a Castilla, y sacadle partido;

la Iglesia que tiene muchas necesidades.

Bebed,

no os vaya a pasar como al pobre Paulo.

¿A mí? Lo dudo.

Hay cosas que me cuestan comprender.

Si os referís al misterio de la Santísima Trinidad,

a mí me ocurre lo mismo.

No seáis tan irrespetuoso.

Lo que no entiendo es algo más terrenal:

¿por qué un vividor como vos apoya a un papa como yo?

Porque después de vos, el próximo papa seré yo.

¿Aragón, otra vez tenéis que ir a Aragón?

Debo hacerlo. ¡Debéis vivir en Castilla!

Ese es el acuerdo que firmasteis. El enviado de su Santidad

desembarcará en Valencia; he de recibirle.

Os recuerdo que además de vuestro esposo,

soy príncipe de Aragón. ¡Pero antes pasáis por la Corte!

He de ver a mi padre.

¿Seguro que esa es la única razón?

Podéis retiraros. Señora, su...

Si tenéis algo que decir, decidlo.

Soy mujer, soy prudente;

pero, por Dios, no soy tonta.

¿Creéis que no sé que cuando viajáis allí

os veis con Aldonza de Iborra, catalana de Cervera?

(Grita): ¿Creéis que no sé que tenéis un hijo con ella?

¿Acaso lo negáis? No lo niego,

pero eso fue antes de casarme con vos.

¿Cuánto, un mes..., dos?

Porque ese niño no es mucho mayor que nuestra hija Isabel.

¿Es que el matrimonio no significa nada para vos?

¿Cómo podéis decirme eso?

Me jugué el cuello para venir a casarme con vos.

¿Soy mal padre acaso? ¿Soy mal marido?

¿Cómo os podéis tener por tal

cuando os falta tiempo para meteros en otra cama?

(Grita): ¡Soy un hombre!

Y soy rey.

¿Y eso os da derecho para pecar contra la ley de Dios?

Él dijo: "No cometerás adulterio". ¡Bah, Él dijo muchas cosas, Isabel!

Si hasta los curas lo hacen: mirad Carrillo.

Los papas tienen hijos y no los ocultan:

los nombran cardenales. ¡Yo solo os pido respeto!

Y yo os respeto. ¡No!

Respeto es lo que yo hago:

¡dormir con mis damas para evitar maledicencias!

¿Qué más queréis de mí, Isabel?

Juradme que no volveréis a hacerlo.

No.

¡No volveréis a verla!

Veré a quien me plazca.

¡Cárdenas irá con vos! ¡Que venga quien quiera!

Gracias, hijo.

Mantén siempre los pies en la tierra,

reyes y príncipes rara vez lo hacen.

Enrique es un buen ejemplo de ello.

Descuide, padre, no se lo diré.

Me temo que ya se lo he dicho yo demasiadas veces,

y, sin embargo, sigo aquí.

¿Por qué? Porque me necesita.

Los que son como él siempre necesitan a los que son como nosotros.

Hoy soy yo,

mañana seréis vos.

Porque sigáis siendo vos durante mucho tiempo.

Nosotros sabemos por qué hacemos las cosas,

y las cosas solo se hacen por dos motivos:

honra o beneficio.

Y en el fondo es lo mismo,

porque la honra a la larga comporta beneficio,

y el beneficio nos trae la honra.

El rey nos espera.

(Reza en hebreo).

Se producen acosos y agresiones cada día en Segovia,

los judíos tienen miedo de salir a la calle;

majestad, pido vuestro amparo.

Son castellanos leales. Es de lamentar.

¿Qué aconsejáis que haga?

De momento nada, majestad.

Sabéis que la situación es injusta.

Sé que el papa busca fondos que financien la Cruzada de Esmirna.

Borja dará el nombramiento de cardenal con una mano,

pero en la otra trae el cepillo de pedir.

¿Podemos aportar?

Más de lo que ya le damos, no.

¿Y qué pensará su Santidad si le negáis ayuda,

pero dejáis negocios y dinero

en manos de quienes traicionaron a Nuestro Señor?

Entiendo que estéis preocupado por vuestra gente.

¿Mi gente?

Soy cristiano, Pacheco.

¿Acaso tengo que recordároslo?

Solo intento que en Castilla no haya injusticias.

Por supuesto,

lo que quiero decir es que necesitamos el apoyo de Roma,

justamente ahora. Señores, señores.

Creo...

que será mejor esperar.

Cabrera, seguro que las aguas vuelven solas a su cauce.

Señor,

el hombre que promovamos como cardenal

debería esperar al enviado papal en Valencia.

Estoy de acuerdo con vos.

Me permito sugeriros que ese hombre sea

monseñor Alonso de Fonseca, arzobispo de Sevilla.

Ha prestado grandes servicios a la Corona.

También había pensado en monseñor Pedro de Mendoza,

arzobispo de Sigüenza.

Si es por favores de la Corona, los Mendoza los han prestado.

Consideraréis al menos mi propuesta.

Por supuesto.

¡Majestad, su eminencia el arzobispo de Sigüenza!

Majestad. Monseñor.

Rodrigo Borja es vividor y mujeriego, además ambicioso,

como buen Borja o Borgia, como les llaman en Roma.

Así que estoy seguro que sabréis ganároslo.

Agradezco vuestra confianza en estos momentos, Carrillo.

De este viaje depende que vos e Isabel seáis reyes,

y yo, cardenal.

He oído que vuestro padre va a partir a Barcelona.

La ciudad está sitiada,

esperamos la rendición para negociar condiciones.

Habrá que apurar,

si queremos llegar a la Corte antes que su partida.

Apurad, sería un pena no pasar por la Corte.

¿Cuento con vuestra bendición para este viaje?

Como en todos.

Que Dios ilumine vuestro camino y guíe vuestros actos.

Por eso no os preocupéis; estaréis informada.

Cárdenas os dará buena cuenta de los pormenores.

No dudo que vos también.

Por supuesto, Isabel.

Id con Dios,

y suerte. La voy a necesitar.

¡Hia!

Entonces, a lo que decís,

los que de verdad mandan en cada mando son:

el marqués de Villena y el arzobispo de Toledo;

no el rey Enrique ni la princesa Isabel.

Así es.

Que además son tío y sobrino. -Sí, pero pese a ser familia,

se sacarían los ojos si fuera menester.

De eso sabemos bastante aquí, en el Vaticano;

no me costará adaptarme.

Decidme sus defectos, sus virtudes.

Nunca se sabe por dónde se debe tirar del hilo

hasta deshacer la madeja.

Se parecen mucho: los dos son ambiciosos.

Pero mientras monseñor Carrillo es directo, brusco quizá;

Pacheco es sibilino y desleal.

Pero los dos buscan lo mismo: reinar sin ser reyes.

¿Y Enrique e Isabel consienten?

Enrique es errático y advenedizo.

A Isabel no le cabe otra opción;

ha tenido que sobrevivir sin más apoyos.

Habladme de Isabel y Fernando, cómo son.

Él, además de su habilidad para mandar ejércitos,

es un político.

Astuto, como su padre:

sabe dar un paso atrás si se le permite dar tres adelante.

¿Y ella?

Una mujer de fe: pía, prudente, muy religiosa.

Hija de una mujer de misa diaria.

¿Y qué hace siendo princesa en vez de monja?

Ya sé que a vos no os gusta precisamente ese tipo de mujeres,

pero convendréis conmigo

en que no son malas cualidades para una reina cristiana.

No lo dudo, Véneris, no lo dudo.

Como tampoco dudo

de que vuestros consejos me serán de gran ayuda.

En Castilla no saben que voy allí a hacerles un examen,

porque no tengo nada decidido.

Fernando, Enrique, Isabel, Mendoza, Carrillo, Pacheco...,

nadie es más que nadie para mí ahora mismo.

Del talento de cada uno,

de su capacidad para construir el futuro,

dependerá a qué bando apoye.

Del talento y de la generosidad.

Generosos serán todos, ya lo veréis.

Pero no olvidéis nunca una cosa:

para ser generoso basta con tener riqueza.

Para ser talentoso hace falta algo más complicado:

ser inteligente y capaz;

y eso no está al alcance de cualquiera.

Temíamos no llegar a tiempo y que hubierais marchado a Barcelona.

No hay prisa,

estamos dejándoles cocer en su propio jugo.

Cuanto más sufran la derrota,

más abrirán la boca a la hora de las capitulaciones.

No les dejéis cocer demasiado, solo un hervor.

¿Qué queréis decir?

Si humilláis a los catalanes serán vencidos, pero enemigos.

En cambio, si os mostráis magnánimo puede que obtengáis aliados.

¡Vaya pájaro tengo por hijo!

Lo aprendí de vos.

Dejadnos solos un momento.

A vos os tocará acabar con esto.

A mí o a mis hijos.

Enrique va a proponer a Pedro de Mendoza para cardenal.

No os preocupéis, conseguiré que sea Carrillo.

No; apoyaréis a Mendoza.

Creí que Carrillo era amigo vuestro.

Y lo es, pero no vuestro ni de Isabel.

¿Me equivoco?

Carrillo pertenece a otra época, como yo, como Pacheco;

somos el pasado.

Isabel, vos, el cardenal Borja; vosotros sois el futuro.

El mundo está cambiando,

y no pueden seguir gobernándolo los mismos.

Hay que acabar con guerras y afrentas;

hay que superar el pasado.

Y para conseguir esto

necesitáis contar con el apoyo de los Mendoza.

Porque ellos son la llave para gobernar Castilla.

Así se hará.

Y seguro que lo haréis bien.

¿Qué tal con Isabel?

Bien.

No hace falta que os hable de la importancia de este viaje.

Lo sé,

siempre quisisteis tener un cardenal en la familia.

Sabéis que es más que eso:

si os eligen a vos, el nuevo papa apostará por el rey.

Pero si eligen a Carrillo... -El futuro es de Isabel.

Sé discreto, no carguéis contra el enemigo.

Pensad que en Palencia os recibirá el rey Juan,

o, quién sabe, si el propio príncipe Fernando.

Es lógico, es su reino. -Sí...,

pero aprovecharán el ser anfitriones para arrimar el ascua a su sardina.

Pese a que son rivales, tratadlos con cordialidad.

Hablad caballerosamente del rey Juan,

sobre todo de Fernando si os preguntan.

Faltar al contrario es muestra de debilidad

y habla muy mal de quien lo hace.

Diego, lo sé,

vos mismo me lo enseñasteis de pequeño.

Y en Roma he aprendido a sonreír al enemigo

aunque el odio sea a muerte.

No fallaré.

Estaré orgulloso de vos pase lo que pase.

Partid con Dios.

Campanas

Monseñor.

Es un honor recibiros.

Espero que no os extrañe que esté presidiendo el encuentro.

Sois príncipe de Aragón y estamos en Valencia,

¿por qué habría de sorprenderme?

Tal vez porque soy parte interesada.

Lo importante es que su eminencia, el cardenal Rodrigo Borja,

sea recibido en Aragón como se merece;

como luego lo será en Castilla.

Excelencia, no temáis:

la princesa y monseñor Carrillo esperarán la visita del cardenal.

Los Mendoza siempre han jugado limpio,

y os prometo que nosotros haremos lo mismo.

Como podéis observar,

esta noche habrá una cena de bienvenida

al cardenal Borja.

Estaríamos honrados con vuestra presencia.

Muy bien, aquí estaré.

¿Bien?

Ni mucho ni poco; lo justo.

A Borja le gusta la música.

A Boja le gusta todo.

También.

Más vino.

No.

Me temo que monseñor cree

que estoy intentando ganaros para mi bando.

Lo que me extraña es que llevamos ya media cena...

y aún no habéis empezado a hacerlo.

Y aunque cenarais conmigo tres días seguidos no lo haría.

¿De verdad no vais a contarme aquellas cosas

que se supone no debo saber de monseñor?

No las hay.

Ningún bien nacido puede hablar mal de los Mendoza.

Creí que eran enemigos.

La lealtad y la nobleza se han de valorar,

incluso, entre aquellos que luchan en nuestra contra.

Y los Mendoza por encima de todo son leales a la Corona.

En Castilla, donde todos cambian de bando por interés,

es algo a valorar.

¿Os referís a Pacheco?

Nunca hablo mal de alguien

a quien no puedo mirar a los ojos en ese momento.

Pero hay dos Castillas:

una antigua, anquilosada en las viejas formas,

y una nueva que quiere deshacerse de ellas.

En este viaje conoceréis ambas.

Vos decidiréis quién pertenece a cada una de ellas.

Supongamos que su Santidad decidiera nombrar cardenal

a Pedro de Mendoza.

Tendría siempre al rey de Castilla de su lado.

Siempre.

Si vos e Isabel llegarais a ser... Siempre.

Hablando de su Santidad, os traigo algo de su parte.

Viniendo de su parte será bien recibido.

No lo sabéis bien.

Pero no lo haréis público hasta que vuelva a Roma.

¿En Alcalá de Henares?

Es lo más conveniente, está muy cerca de la Corte.

Si la impresión causada por Mendoza es buena,

no le durará demasiado cuando nos vea.

Y sin ánimo de faltar, mis posesiones en Alcalá

están más a la altura de la visita de un cardenal

que esta casa.

No falta quien dice verdad.

¿Algo más? No, señora.

¿Y vos, queréis algo?

Isabel, sé que no es de mi incumbencia,

pero noté cierta tensión entre vos y Fernando al despediros.

La hay.

Lamento escuchar.

Vuestro enlace parecía sacado de una novela de caballería.

Así es, pero parece ser que esas novelas se escriben

solo para gusto de los hombres y no de las mujeres.

Pero no os preocupéis,

se distinguir a la esposa de la princesa.

No es la princesa la que me preocupa.

Monseñor,

acompañadme.

Me parece

que ya he monopolizado bastante a nuestro invitado.

Os dejo en buenas manos.

Señores.

Un hombre interesante.

¿Le conocéis bien?

Conozco más a su esposa. -¿Y qué podéis decirme de ella?

Es hija de rey, y como tal ha sido educada.

Es prudente, inteligente y con carácter.

He oído que es religiosa. -Muchísimo.

Estoy sorprendido,

vine esperando un combate a espada y me encuentro unos juegos florales.

Don Fernando se ha pasado toda la cena

hablando excelencias de vos y vuestra familia.

Dudo que entre los vuestros encuentre defensa mayor

de vuestra candidatura.

Debo reconocer mi sorpresa.

Me agrada que así sea entre nobles cristianos.

Monseñor. -Eminencia.

Nos vemos mañana.

Monseñor.

Quisiera pediros disculpas,

pensé que querías sacar provecho de vuestra condición de anfitrión,

pero...

No seré yo quien ataque a un Mendoza por la espalda.

Ni vos lo merecéis ni yo soy tan vil.

Pese a lo que hayáis oído de mí.

Ya os dije que nunca jugaríamos sucio con vos.

Suceda lo que suceda, todos buscamos lo mismo:

vos, vuestra familia, mi esposa, yo.

No queremos que Castilla se divida.

Por encima de las personas queremos lo mejor para el reino,

aunque ahora estemos en bandos contrarios.

Me sorprende y me alegra escuchar vuestras palabras.

Quizá hayamos hablado poco.

O quizá haya habido gente que ha hablado demasiado.

Quizá.

Mi familia y yo estaríamos muy honrados

de recibiros como invitados a vos y a la princesa en casa.

Es un honor.

Pero puede que sea demasiado pronto, ¿no os parece?

Tal vez algún día...,

quién sabe.

Sí, quién sabe.

Monseñor.

¿Todo bien? Perfecto.

No se parece en nada a Roma, allí es todo color, luz.

Las pinturas parecen cobrar vida.

Imita a la naturaleza.

Os envidio, aquí la tradición es muy importante;

lo antiguo se valora mucho.

Sí, ya lo veo.

En Castilla la luz se la dejamos al sol,

y el color a los ríos y a los bosques.

Preferimos la naturaleza a lo que intenta imitarla.

Todo tiene su encanto, excelencia, no me cabe duda.

Si os parece, los Mendoza nos esperan.

Su Santidad está muy preocupada

porque las diferencias por la sucesión al trono de Castilla

deriven en una guerra entre cristianos,

cuando deberíais aunar fuerzas contra los enemigos de la fe.

Estoy de acuerdo con su Santidad.

No es hora de dividir, sino de sumar.

Sin duda alguna, contad con nosotros para ello.

Su Santidad debe ser consciente que siempre ha sido esa nuestra idea.

Podríamos haber derrotado a nuestros enemigos

en el campo de batalla,

pero el rey se apiadó de su hermana ofreciéndole negociar el futuro.

Lo sé.

Y que esas negociaciones se sellaron en Guisando.

Pero Isabel,

con su continua desobediencia y orgullo rompió esos Pactos

al casarse con Fernando de Aragón sin nuestro consentimiento.

También lo sé.

Como también sé

que no fue la única que se saltó lo pactado.

Señores,

iniciemos una nueva etapa.

Evaluemos el pasado y busquemos una solución.

Estoy de acuerdo.

Esto es lo que haremos:

en nombre de su Santidad escucharé a ambas partes en comisión.

En representación de los intereses de doña Isabel

estará su principal valedor: monseñor Carrillo.

Por doña Juana..., vos.

Pero monseñor Carrillo... Así se hará.

Así se hará.

¿Estáis completamente seguro que se trataba de ese documento?

Lo vi con mis propios ojos.

Eso significa que Roma está de nuestra parte.

Seréis reyes, y yo seré cardenal.

Hay que hacerlo público, que la gente sepa...

Prometí que no se sabría nada hasta que Borja no partiera a Roma.

Pero...

No creo que favorezca vuestros intereses

que Borja vea incumplidas sus instrucciones.

Tenéis razon, así será.

¿No os alegráis?

Por supuesto,

es lo que tanto tiempo hemos estado buscando, ¿no?

Pues no lo parece.

Bastante alegría ha mostrado Carrillo.

Mal hace en estar tan alegre.

¿Qué ocurre?

Carrillo no será cardenal,

vamos a apoyar a Mendoza.

Es la oportunidad de quitarnos a Carrillo de encima,

no quiero ser un matrimonio de tres.

¿Estáis de acuerdo?

Sí.

Pero no podéis decírselo a nadie, ni siquiera a Chacón.

Pero Cárdenas lo sabe. Y ha prometido no decir nada.

¿Guardaréis silencio?

Claro.

Tengo mucha suerte de tener una esposa como vos.

¿Qué sucede?

Continuad si lo deseáis.

No, así no.

Os juro que no la he visto,

como que no he estado con mujer desde que me casé con vos.

Preguntadle a Cárdenas si no me creéis.

Con vuestra palabra me basta.

Entonces, ¿qué demonios pasa, Isabel?

Que yo tampoco quiero ser un matrimonio de tres.

¡Sobrino!

Monseñor. -¿Cómo estáis?

No tan bien como vos, por lo que veo.

Tengo entendido

que os hacéis acompañar por vuestro hijo Diego,

¿estáis instruyéndole?

¿Acaso tenéis intención de retiraros ya?

Es obligación de todo padre formar a su hijo.

Y hacerlo lo mejor posible.

Si queréis enviarlo conmigo..., así evitaríais un fracaso

como el intento de casar a vuestra hija

con Fernando de Aragón.

Tened cuidado, las buenas cartas no siempre salen.

A no ser que las conozcas de antemano.

Si lo que se busca es una unión que refuerce los reinos cristianos

hay otra opción.

¿Cuál?

Casar a doña Juana con alguien de la Corte aragonesa.

Don Enrique Fortuna, sobrino del rey Juan.

Dejaos de tonterías; si queréis unir Castilla y Aragón

ya lo tenéis hecho con Fernando e Isabel

porque se casaron: doy fe.

Ni Isabel es la heredera ni ese matrimonio es válido.

Marqués, tanto si queréis casar a doña Juana con Alfonso de Portugal,

como con el sobrino del rey Juan, necesitaréis una bula.

Pero el Santo... -¡Marqués!

Dejad que del Santo Padre y de sus asuntos me encargue yo,

que para eso soy su enviado.

Si en su día no os hubierais esforzado tanto

en desprestigiar a doña Juana,

hoy no tendríamos necesidad de esta comisión.

¿Acaso no jurasteis ante notario que ella no es hija del rey?

¿De qué lado estáis? -Siempre del de Castilla.

¡Esto es una farsa!

Carrillo aliado con un Mendoza; por favor, Pacheco.

Carrillo sabe algo, me lo ha restregado por la cara.

¿Pero qué os dijo?

Que tenía la partida ganada, que conocía las cartas.

Vuestro tío siempre fue un poco fanfarrón.

Mendoza ha estado en contra de todo lo que he propuesto;

¡de todo! ¿Lo veis posible?

¿Los Mendoza y Carrillo? Agua y aceite.

A veces creo que vivís obsesionado con vuestro tío,

veis cosas que no son.

Puede ser, pero no voy a volver a esa reunión.

¡No me gusta estar donde me menosprecian!

Decidme, Carrillo, ¿qué queréis de mí?

Ya sabéis lo mucho que nos podéis dar a mí y a Isabel.

Y vos sabéis que lo que deseáis de mí también lo desean otros.

Lo sé, solo quería... -Ahora no, excelencia.

Cuando os visite hablaré con vos de todo lo que haga falta.

No rompamos el protocolo ni despreciemos la cortesía del rey

para tramar contra él.

Pero tened claro que de todo tomo buena nota,

y la actitud del marqués de Villena abandonando la reunión

no me será fácil de olvidar.

Llevad mis saludos y bienaventuranzas a Isabel,

tengo entendido que es de costumbres muy religiosas.

Lo es, eminencia.

Hasta pronto. -Hasta pronto.

Buen viaje, Carrillo.

¿Pacheco abandonó la comisión? Menuda torpeza.

Se encontró con un ambiente hostil, y no le gusta perder.

En eso se parece a vos,

debe ser algo propio de vuestra familia.

El cardenal Borja no simpatiza con él.

Y con esa actitud menos.

Pero mejor, así estará de nuestra parte.

Borja es valenciano,

y vuestro padre, como buen amigo mío,

le habrá dado buena información sobre mí.

Sin duda.

Sí, pero... quedan los Mendoza.

Los Mendoza acatarán, como siempre.

Estoy deseando ver la cara de esos arrogantes

el día que me ordenen cardenal.

No podemos dejar cabos sueltos.

Señora. Monseñor.

Recibiremos a Rodrigo Borja coincidiendo con la Nochebuena:

oficiará la misa del gallo en mi capilla privada.

Yo le asistiré y vos estaréis allí.

Debéis solucionar vuestros problemas, Isabel;

no podemos desaprovechar esta oportunidad.

Monseñor, no os consiento... Hasta un ciego puede ver

que están surgiendo desavenencias en vuestro matrimonio.

Rodrigo Borja os juzgará como heredera

y debéis estar a la altura como princesa y como esposa.

No os permito dudar de mi esposa.

Con lo que nos estamos jugando, dudaré de todo...

¡Pues de ella no!

Ha sido educada para esto;

para ella es un deber, no una ambición como lo es para vos.

Siempre ha estado a la altura y siempre lo estará.

¿Dejaríais nuestro futuro en sus manos?

Antes que en las mías.

Por el bien de todos espero que no os equivoquéis.

Partimos para Alcalá mañana por la mañana.

Música cortesana

(Susurra): ¿Estáis seguro, padre, de que Carrillo es el elegido?

Parecen uña y carne.

Es un falso y un hipócrita,

si no, no hubiese llegado donde está en Roma.

Es igual;

Carrillo está en el bando enemigo, y los Mendoza nos odian.

Difícil obtener honra entonces.

Pues si no hay honra... habrá que obtener beneficio.

Quiero proponer un brindis por nuestro invitado.

Para que el Altísimo ilumine su misión.

Lamenté vuestra ausencia en la comisión.

Mi presencia no era necesaria;

nadie como los Mendoza para defender los intereses de la Corona.

Además, doña Juana es muy importante para ellos,

casi como una hija, ¿no es así?

Así es.

El rey os la confió con buen criterio,

el mismo que demuestra

proponiendo a vuestro hermano como cardenal.

Nadie puede dudar nunca de la fidelidad de un Mendoza,

ni de su fe.

Cardenal,

los castellanos somos un pueblo creyente.

Y en estos tiempos,

los cristianos ven cómo otros que no lo son

gozan de mayores privilegios.

Eso es preocupante. Eso no es cierto, marqués.

Eso es lo que percibe el pueblo, majestad.

El dinero está en manos de los judíos,

o de quienes se dicen cristianos,

pero privadamente reniegan de nuestro Señor.

Por eso saludo la presencia de un Mendoza,

siempre fiel,

siempre creyente.

¿Necesitáis algo más, señora?

No, gracias Catalina.

Podéis retiraros.

Señora.

Señor.

Quería daros las gracias por lo de antes.

No tenéis porqué.

No me arrepiento de lo que he hecho

ni de lo que probablemente haré.

¿Por qué decís eso?

Porque conozco cómo soy,

y os conozco a vos.

Nunca os trataré como a una niña.

Quiero que sepáis que sé lo afortunado que soy.

¿Por qué?

Porque estoy seguro de que no hay príncipe ni rey

en todo el mundo

que tenga la suerte de estar con una mujer como vos.

Buenas noches.

Lamento retirarme tan pronto, pero mañana viajo.

¿A Alcalá? Es un viaje corto.

Sí, pero este endiablado invierno castellano vuestro

puede hacerlo eterno.

Vuestra hija es una niña encantadora,

ayer la vi,

y su educación es propia de una futura reina.

Gracias,

el mérito es de la familia Mendoza; se crió con ellos.

Fue un honor.

Por desgracia, no he podido conocer a su madre.

¿Vuestra esposa?

(Titubea): Se encuentra de viaje.

Ha ido a visitar a su hermano, el rey de Portugal;

hacía tiempo ya que no se veían, mucho.

Una lástima, presentadle mis respetos.

Eminencia.

Eminencia.

¿Me permitís un momento a solas?

¿Cuándo vais a parar, Pacheco?

No sé de qué me habláis.

Os juro

de que si continuáis sembrando maledicencias...

¿Qué?

¿Qué vais a hacerme?

Os puedo hacer desaparecer con un gesto.

No sois nadie, Cabrera, nadie.

Esto os viene grande.

Por cierto, ¿por quién juráis?,

¿por Cristo o por Yahveh?

¿Sucede algo, eminencia?

He de haceros una confidencia,

pero es preciso que me prometáis guardar el secreto.

Por supuesto.

Mi viaje a Alcalá es una mera formalidad.

El elegido para cardenal es Pedro Mendoza.

Esa es una gran noticia.

Nunca ha habido ninguna duda,

pero recordad: ni una palabra hasta que sea oficial.

Si se supiera antes de tiempo,

el Santo Padre podría cambiar de parecer.

Descuidad.

No ha de saberlo ni el propio Mendoza.

Confiad en mí.

Gracias.

¿Puedo comunicarle a su Santidad

que cuente con vuestra aportación para la Cruzada?

Contad con ella.

Majestad. Ahora no, Cabrera.

Necesito que me escuchéis. No, no es el momento.

Estabais equivocado con monseñor Borja, Pacheco,

mucho.

¿De qué hablaba?

Decidme,

¿y la reina partió hace mucho a Portugal?

¿A Portugal?

No tan lejos, está en Extremadura.

Pero el rey y la reina hace tiempo que no viven juntos.

¿A no? ¡Vaya!

La repudió,

y cuando quiso que volviera, ya tenía mellizos con otro hombre:

un noble castellano.

¿Prefirió a un noble antes que a un rey?

Prefirió a un hombre;

el rey apenas hizo uso de ella.

Apenas lo justo para tener a su hija.

Según algunos, ni siquiera.

Dicen que no es hija de él

y que obligó a Beltrán de la Cueva a preñarla.

Un cardenal como vos debe estar escandalizado.

Hija, si vos supierais...

¿Por qué no dejamos las palabras y volvemos a los actos?

Eminencia..., es un milagro.

No seáis irreverente.

Un placer volver a veros. El honor es mío.

Permitidme que os presente a don Gonzalo Chacón.

Eminencia.

Eminencia, bienvenido a vuestra casa.

Gracias, monseñor.

Quería hablar con la princesa, ¿no ha venido?

Cascos de caballos

Ahí está.

Eminencia.

Levantaos, por favor.

Querréis hablar con mi esposa.

Mejor que os dejemos a solas.

Demasiado peso para una niña.

Confiad en esta niña, monseñor.

¿Paseáis conmigo, eminencia?

¿Tenéis frío?

Soy valenciano, y vengo de Roma...,

no, no consigo acostumbrarme a este tiempo.

Soy castellana y esta es mi tierra,

la amo.

Escuchad... el silencio.

Cuando nieva se puede oír el silencio.

Una tierra dura la vuestra.

El suelo y el cielo; y entre ambos solo Dios.

Me hablaron que eráis muy religiosa. Así me educaron.

Y lo sois más que muchos prelados;

creedme, vengo de Roma.

Sí, conozco muchos casos.

¿Y qué pensáis de ello?

El Señor los ha puesto ahí,

no soy quién para dudar de los designios de Dios.

Pero sí creo que no deberían entrometerse

en asuntos de Estado.

Un clérigo debe rezar, no gobernar.

Vengo de la Corte, he hablado con vuestro hermano,

he conocido a su hija. Es una niña preciosa.

¿Por qué deberíais ser vos la sucesora y no ella?

Porque así se acordó.

Así firmó el rey y yo cumplí con mi parte del trato.

¿No será porque vos sois la hermana del rey

mientras no sabemos si doña Juana es su hija?

Soy su hermana y ella es su hija;

y yo soy la heredera.

¿Qué planes tenéis si accedéis al trono?

Cuando eso suceda,

-Dios guarde a nuestros reyes, que sea dentro de muchos años-,

hay una misión por encima de todas: conquistar Granada.

¿Sería eso distinto si no fueseis vos la reina?

El rey ha tenido mucho tiempo y nunca lo ha intentado.

No veo por qué su hija, teniendo los mismos asesores,

haría algo distinto.

Elegí a mi esposo porque quería unir Castilla y Aragón

y porque quería que fuera el principio

de un Estado fuerte, unido y cristiano.

Me preguntáis cuál es mi plan, pues este es.

Qué va a querer Pacheco: poder.

A costa mía; yo no soy enemigo.

Sois tesorero.

Manejáis los tesoros de Madrid y Segovia.

Él está perdiendo peso en la Corte, quiere vuestro puesto.

Quiere tener acceso a las arcas, y él no es honesto como vos:

las emplearía en su propio beneficio.

No, el rey no puede hacerme eso.

El rey cambia de opinión como una veleta.

Pacheco apelará a vuestros orígenes, a vuestra familia,

a lo que haga falta.

Quiere quitaros de en medio.

Tenéis que defenderos; es él o vos.

¿Qué queréis que haga?

Hablad con Isabel. -¡No!

Seríais el puente ideal entre ella y el rey.

Serviría para unir los dos bandos, os desharíais de Pacheco

y estaríais a salvo. -¡No!

El rey podría verlo como una traición.

Yo soy leal, él lo sabe.

Si cree que dejo de serlo...

no valdré nada.

Corpus Christi. Amén.

Corpus Christi. Amén.

Que no os preocupe su inexperiencia; para eso estoy yo.

Todas las decisiones que Isabel y Fernando tomen

son de acuerdo conmigo.

¿Estáis seguro?

Así se acordó.

Esa boda se celebró gracias a mí, y ellos lo saben.

No se atreverían a dar un paso sin mi consentimiento.

Por ello,

si su Santidad me concediera la gracia

de ser... cardenal...,

podría tener por seguro que las decisiones en Castilla

se tomarían de acuerdo a sus intereses.

Seguro que lo agradecerá.

Que tengáis un buen viaje, eminencia,

y que el Señor ilumine vuestras decisiones.

Levantaos, por favor.

Ha sido un placer conoceros, princesa.

Será Mendoza.

Procurad que sepa de la bula. Descuidad.

Monseñor, gracias por vuestra hospitalidad.

Gracias a vos por concederme el honor.

Tomad; vos sois quien más ha luchado por esto.

Gracias, eminencia.

A los ojos de Dios ya sois marido y mujer;

dejad que todo el mundo lo sepa.

No creí que llegaran hasta aquí.

Sí, las mentiras llevan ya mucho tiempo de boca en boca

por toda la ciudad.

Pero ahora esas mentiras están escritas

y han alcanzado la categoría de libelo.

Y lo escrito siempre tiene más visos de verdad que las palabras.

Si fueran ciertos los rumores

no quedarían niños vivos en toda Segovia.

Hay que hacer ver a la gente que es mentira.

Los gentiles creen lo que quieren creer.

Llevamos tiempo conviviendo juntos;

ellos saben que no nos dedicamos a secuestrar niños y a crucificarlos.

La gente tiene hambre;

les dicen que el dinero lo tienen los judíos

y quieren acabar con nosotros.

Es la historia de nuestro pueblo. -¿Qué puedo hacer?

Hablad con el rey.

(Suspira): Ya lo he intentado y...

Volved a intentarlo.

Ha habido muertos; nadie está a salvo.

También son vuestra familia.

Lo sé, rabino.

Lo sé.

No os prometo nada, son tiempos especialmente difíciles.

Sé que haréis todo lo que podáis.

¿Ocurre algo?

A la gente no le gustan los judíos. -Pero son muy poderosos.

Por eso no le gustan.

Así que démosle a la gente lo que quiere,

y de paso cojamos nosotros lo que queremos:

dinero para enfrentarnos a Carrillo.

¿Sucede algo? -Señor, tenéis visita:

su eminencia el cardenal Rodrigo Borja.

Eminencia, es un honor.

No me detendré más que un momento.

Hay algo que quiero que sepáis

y prefería que lo escucharais de mi boca.

Excelencia,

mi recomendación al Santo Padre será que vos seáis ordenado cardenal.

Os estoy inmensamente agradecido. -No me lo agradezcáis a mí.

Agradecérselo a quien ha sido vuestro principal valedor

desde el principio:

Fernando de Aragón.

Confío que en el futuro de Castilla no quepan los rencores,

y que vuestras alianzas sean las correctas.

He de proseguir viaje.

Enhorabuena. -Eminencia.

Catalina. Señora.

Las mujeres debemos ser fieles a nuestros maridos, ¿verdad?

Debemos.

¿Y los maridos a las mujeres?

Deberían, pero no lo son.

¿Y por qué no debemos exigir el mismo trato?

Debemos exigirlo,

pero también debemos ser conscientes de que no lo vamos a conseguir.

¿Y por qué?

Es una batalla perdida.

Y vos sabéis mejor que yo

que hay que elegir las batallas que se puedan ganar.

El mundo es así.

Recordad que para certificar la hombría del rey, nuestro señor,

pidieron testimonio

de las prostitutas que frecuentaban Segovia.

Todo el mundo lo vio como lo más natural,

y, sin embargo, mirad lo que dicen de la reina.

La reina es una desvergonzada.

¿Veis? Vos la primera.

Reyes, príncipes, hombres de Iglesia...,

todos son infieles: tienen amantes, hijos naturales.

El mundo está hecho así.

¿Qué debo esperar de un marido que además es príncipe y joven?

Y guapo.

Y guapo.

¿Y ardiente?

¿Creéis que me ama?

No solo os ama; os admira.

Y eso es algo que muy pocas podemos siquiera soñar.

Esto cambia las cosas. -Ya lo creo que las cambia.

De momento,

voy a invitar a Fernando e Isabel a mi ordenación; jaque.

No sé, no sé, no sé.

Debemos ser leales al rey,

e Isabel es su enemiga y la de su hija.

¿Y qué es ser leales al rey?

Vos sabéis mejor que yo lo que pasa en la Corte:

Pacheco está cada vez más desprestigiado

y vos mismo dijisteis

que llegado el momento habría que rematarlo.

¿Bien? Pues el momento ha llegado.

Mate.

No solo Pacheco ha caído en desgracia;

si Fernando os ha apoyado,

eso implica que también ha caído Carrillo.

Esto abre...

una nueva era.

Y la pregunta para esta nueva era es:

¿se puede apoyar a Isabel sin traicionar al rey?

¿Me habéis llamado, señor?

Os llamo para deciros algo que ya sabía

pero que no os podía comunicar.

Estabais equivocado, Pacheco. Sobre qué, majestad.

Sobre vuestro tío, el arzobispo de Toledo.

El cardenal Borja me lo adelantó antes de partir,

pero me pidió silencio.

No sé lo que Carrillo creerá saber, pero el cardenal será Mendoza.

¿No os alegráis?

En casos así es un placer errar.

Roma sigue estando de nuestro lado;

han elegido a Mendoza y no a Carrillo

y elegirán a Juana, no a Isabel.

¿Qué os dije? Estáis obsesionado con vuestro tío.

Me pregunto cómo se lo habrá tomado Carrillo.

¡Hijo de mil putas!

Hipócrita, traidor, falso, ¡Judas!

(Grita): ¡Ojalá te pudras en el infierno!

Creedme,

soy sensible a los problemas de la comunidad judía,

y lo que contáis es una injusticia evidente,

pero no es el momento. ¿Y cuándo es el momento?

¿Cuando les degüellen por las calles? ¡Cabrera!

Os pido disculpas, majestad.

Yo solo os pido que impartáis justicia.

También son castellanos y muchos de ellos notables:

el rabino Abraham Seneor

es uno de los principales apoyos financieros de la Corona.

Y familiar vuestro. -¡Mucho más lejano

de lo que vos sois de monseñor Carrillo!

Cabrera os comprendo, os comprendo;

pero comprendedlo vos también: se trata de una razón de Estado.

No podemos jugarnos el apoyo de Roma.

Deben ver que nos mantenemos firmes en cuestiones de fe.

Demasiado tarde: este documento estaba clavado

en la puerta de una iglesia de Alcalá.

Pero hay más repartidos por toda Castilla.

(Asombrado): La bula.

El papa les ha concedido la bula.

¿Seguís pensando que contamos con el apoyo del papa?

¿Qué esperabais?

¿Ganaros a Roma por la fe?

No habéis tomado Granada,

vuestra esposa vive y tiene hijos con su amante

mientras que Isabel es de misa diaria.

Y permitís que los mayores tesoros de la Corona

estén en manos de judíos o de falsos cristianos.

Majestad,

es cuestión de Estado.

¿Os han invitado?

¿Los Mendoza han tenido la indignidad de invitaros

a la ordenación de Pedro como cardenal?

Monseñor, sabéis que lamento lo sucedido,

pero puede que sea una buena ocasión para dialogar con el rey.

¡Y para humillarme aún más! No iremos.

Lo que han hecho con vos es injusto y nos duele a todos.

Nadie ha luchado tanto por nuestra causa como vos.

No dudo que las intenciones de los Mendoza al invitarnos

sean buenas. Yo sí.

Pero sea como fuere,

asistir sería injusto para con vos.

Lo entendemos y no lo haremos;

es lo menos que podemos hacer por vos.

Gracias.

No podíamos ofenderle más.

Un animal herido es aún más peligroso.

Quizás haya llegado el momento de hacer partícipe a mi tío

de lo nuestro.

Desde el primer momento apoyamos a Mendoza.

¿Lo sabíais desde el principio?

Sí.

¿Y no me habéis dicho nada?

No.

Bien hecho.

Entonces, señora, ¿cuál es el siguiente paso?

Puede que sea el momento de volver a acercarnos al rey.

Necesitamos un puente, ¿quién podría ser?

Los Mendoza nos han abierto la puerta.

No, demasiado pronto.

Cabrera; hay que hablar con él.

Señora, creo que sé quien puede encargarse de ver a Cabrera.

Es alguien eficaz y discreto.

Pero señor, ¿por qué?

¿Acaso he fallado en mis cometidos?

¿No he seguido vuestras órdenes?

¿No confiáis en mí? No tenéis motivos para pensar eso.

Señor,

no atendéis mis consejos ni mis súplicas,

y ahora me apartáis del tesoro de Madrid...

¡Cabrera, ya basta!

No tengo porqué daros explicaciones, ¡por Dios, soy el rey!

Aún mantenéis el tesoro de Segovia, dad gracias por ello.

¿Quién llevará ahora el tesoro de Madrid?

Los reyes creen que son ellos los que toman las decisiones,

pero no sabrían ni llevarse la comida a la boca

si no lo hicieran por ellos.

Nunca se dan cuenta cuándo lo hacemos nosotros en su lugar.

¿Y si se enteran?

No les gusta y toman represalias.

Entonces, ¿qué hay que hacer cuando eso pasa?

Aguantar los golpes y retirarse de la escena,

pero no muy lejos,

porque tarde o temprano volverán a necesitarnos.

Y volverán a hacer lo que nosotros queramos.

Señor.

Andrés, hay alguien que quiere veros.

¿El rabino?

No sé qué decirle,

más no puedo hacer.

¡Cárdenas!

¿Qué hacéis vos aquí?

Vengo en nombre de Isabel; tenemos que hablar.

¿Qué miráis?

No puedo imaginar princesa ni reina mejor.

¿Y esposa?

Tampoco.

Os amo.

Y yo a vos.

Y no amaré jamás ni yaceré con otro hombre.

Y no aceptaré de buen grado que vos estéis con otras mujeres.

Pero sois mi esposo.

Esposo de quien será reina de Castilla.

Y vos su rey.

Toledo, Murcia, León, Valladolid; todas están hartas.

Unas de venganzas por haber apoyado a Isabel;

otras de saqueos a manos de hombres de Pacheco.

¿No creéis a Isabel capaz de lidiar la situación?

La creo demasiado capaz.

¡Cada vez que aparto la mirada ha puesto los pies en Aragón!

Tiene obligaciones allí, señora. Y aquí.

Sin vos, todo esto se vendría abajo;

vos sois el verdadero arquitecto de esta causa.

Enviad aviso a mi esposo;

que sepa que en tres días me reúno con el rey en Segovia.

Un rey no se pliega a negociar con una usurpadora.

Voy a verla.

¡Beatriz!

La sucesora al trono es ella. Pero su marido soy yo.

Vos y yo tenemos asuntos pendientes, pero debéis tener claro

que nadie defenderá los intereses de vuestra hija Juana como yo.

Hoy es un día especial.

Mi hermana ha vuelto.

¿Isabel sabe algo de todo esto? -No.

Quitémosle al cabrón de Enrique su Corona.

Quiero ser reina, aunque eso suponga

hacer y pensar cosas que mi corazón critica.

Os presento a Fernando,

rey de Sicilia y príncipe de Aragón.

Juradme que no habéis maniobrado a mis espaldas.

Escoged media docena de hombres, no más.

¿Cómo entraremos en el Alcázar? -Entraréis.

¿Nos llevamos también a la hija?

(Pacheco): Y quiero que las dejéis separadas,

su hija será la garantía para que haga lo que se le ordene.

Subtitulación realizada por Cristina Rivero.

  • Capítulo 12

Isabel - Capítulo 12

02 sep 2013

26 de julio de 1471: muere el papa Paulo II en Roma. Unos días después, se elige papa a Sixto IV. Es el momento de desbloquear la situación de la bula de Isabel y Fernando. Juan II de Aragón envía a su fiel Pierres Peralta a hablar con el nuevo Papa. La influencia de Aragón en territorios italianos es de interés primordial para Sixto. También, la provisión de fondos y la idea de una cruzada anti-turca. Peralta lleva parabienes económicos (sacados a duras penas de las mermadas arcas aragonesas: es una apuesta a todo o nada cara al futuro) a Sixto y le habla de que contará siempre con Aragón en todo... a cambio de la bula papal del matrimonio de su hijo Fernando con Isabel. 

Sixto acepta: es tiempo de cambiar. Para ello pide consejo a un cardenal que él bien conoce por ser valenciano (y pertenecer al Reino de Aragón). Rodrigo de Borja. Y lo envía a Castilla y Aragón a conocer los problemas de primera mano y con dos objetivos: dar la bula a Isabel y Fernando y decidir a quién elegirá como nuevo cardenal en nombre de Castilla: Pedro González de Mendoza (hombre del rey Enrique) o Carrillo (hombre del bando de Isabel), una decisión que marcará el apoyo de Roma a un bando u otro.

ver más sobre "Isabel - Capítulo 12" ver menos sobre "Isabel - Capítulo 12"
Programas completos (55)
Clips

Los últimos 636 programas de Isabel

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Cristina

    El capitulo se queda trabado en el minuto 34:46. Tengo buena conexión e inclusive puedo ver otros vídeos de RTVE. Por favor, si lo pueden solucionar. Gracias

    05 jul 2013
  2. Verónica

    Sigue fallando este capítulo y el 6 también, me hice al dolor de perderme el 6 y leí el resumen para seguir, pero el penúltimo capítulo no quiero perdérmelo también, veo que no soy la única con estos problemas y espero que los arreglen para que podamos terminar la serie los que no hemos podido completarla. Gracias

    30 jun 2013
  3. Virginia Palacios

    Hay muchos fallos en esta serie en todo lo relativo a asuntos eclesiásticos. Dicen "dar" misa (no "celebrar", que es lo correcto), hablan de "ordenar" a Mendoza de cardenal (los cardenales son nombrados, no ordenados, pues no reciben sacramento alguno); citaron la festividad de san Isidro, cuando éste fue beatificado un siglo y medio después y no existía, obviamente, dicha festividad; pusieron al Papa de blanco, un siglo antes de que los papas vistieran así, etc. También hay laísmos, han llegado a decir "andasteis" (no "anduvisteis") o han citado la palabra "lazarillo" como guía de ciego un siglo y pico antes de que se escribiera la novela que hizo crear esta acepción. En fin, un poco de rigor en todo esto no estaría mal.

    17 feb 2013
  4. Lily

    Yo lo vi por internet sin ningún problema!!! Soy de Argentina!!

    06 dic 2012
  5. Melitta

    Pues yo he visto el capítulo muy bien, deben haberlo arreglado.

    04 dic 2012
  6. Elisabeth Macarulla

    Hoy es martes 4 de diciembre y sigue sin poder verse el capítulo 12 de la serie, el 13 todavía no esta colgado. ¿Que pasa en rtve a la carta? Ya va siendo hora de que lo solucionen.

    04 dic 2012
  7. Guillermina Pellegrini

    Desde Argentina, pude ver el capítulo 12 en esta dirección http://www.rtve.es/alacarta/videos/isabel/isabel-capitulo-12/1584715/, sin ningún inconveniente.

    03 dic 2012
  8. Salva t

    Salvat No puedo ver por internet el capitulo 12.

    03 dic 2012
  9. Ester

    No puedo ver el capítulo 12, es la primera vez que tengo problema. He visto toda la serie por internet. Por favor solucionar el problema, no me quiero perder los últimos capítulos.

    01 dic 2012
  10. Marisol

    Desde el martes estoy tratando de ver el capitulo 12 y no puedo abrirlo "no disponible en su localizacion" . Yo lo veo desde Florencia, Italia. Otras veces me ha pasado pero lo mas por un dia. Ahora es ya casi una semana.. Por favor!! Arreglenlo!!

    01 dic 2012