www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3264498
Para todos los públicos Insuperables (Final) - 31/08/15 - ver ahora
Transcripción completa

Yo te miro, se me corta la respiración.

Cuando tú me miras, se me sube el corazón.

Y en silencio tu mirada dice mil palabras

la noche en la que te suplico que no salga el sol.

Bailando.

Bailando.

Tu cuerpo y el mío llenando el vacío,

subiendo y bajando.

Bailando.

Bailando.

Ese fuego por dentro me va enloqueciendo,

me va saturando.

Con tu física y tu química, también tu anatomía,

la cerveza y el tequila, y tu boca con la mía.

Ya no puedo mas. Ya no puedo mas.

Con esta melodía, tu color, tu fantasía.

Con tu filosofía mi cabeza esta vacía.

Y ya no puedo mas.

Ya no puedo mas.

Yo quiero estar contigo, vivir contigo,

bailar contigo, tener contigo una noche loca.

Ay, besar tu boca.

Yo quiero estar contigo, vivir contigo,

bailar contigo, tener contigo

una noche loca

con tremenda nota.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

(Aplausos)

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

Oh-oh-oh-oh.

(Aplausos)

(Aclamaciones)

¡Gracias, Zaragata, Raya Real, Residual Gurus, Matías Marré

y a Los Vivancos! ¡Muchísimas gracias!

¡Muy buenas noches y bienvenidos a "Insuperables"!

Hoy no es un programa cualquiera,

esta noche es la gran final

del mayor concurso de talentos de Televisión Española.

(Aplausos)

Tras superar un casting entre 1500 aspirantes,

hoy se enfrentarán los diez mejores.

Por fin sabremos quién es el artista total,

aquel que asombre al jurado

y que se meta al público en el bolsillo.

En esta gala seremos testigos

de las actuaciones de diez artistas increíbles

que llevarán su número al límite. Pero solo puede quedar uno.

A partir de ahora, entramos en el último tramo de la carrera

para conocer al Insuperable y llevarse el premio de...

(PÚBLICO) ¡30 000 euros!

¡30 000 euros!

(Aplausos)

Pero los que también vienen dispuestos

son los miembros de nuestro jurado de lujo.

Hoy hacen su última entrada triunfal.

¡Ana Milán, Santiago Segura y Pitingo!

(Aplausos)

Mi rubia.

Miembros del jurado, ya hemos llegado al final.

Hoy sí que es lo realmente difícil

porque hay que elegir al Gran Insuperable.

Ana, ¿notas el peso de la responsabilidad?

Absolutamente. O sea, me parece...

Me siento incapaz de elegir uno

entre estas diez maravillas que nos van a acompañar hoy.

Es como... ¿Uno? ¿Solo uno?

Te entiendo, porque es muy difícil.

Santiago, ¿has notado en tu día a día

que ha cambiado algo tras tu paso por el programa?

Realmente, mi tristeza, que ha ido incrementándose,

y por fin ha llegado el momento que tanto temía:

el fin de las vacaciones.

(Risas)

Se acaba el programa, se acaba el verano.

Voy a llorar. ¿Nos vamos de vacaciones ahora, Pitingo?

Yo, después de todo, tengo que reconocer, chicos,

incluso a ti, Santiago, que os voy a echar de menos.

¿En serio? Sí.

Se me hace raro, pero sí. Qué maja.

Pitingo, dime una cosa.

Después de probar todas, o casi todas las disciplinas

que han pasado por este escenario, ¿qué hay de cierto

en los rumores que te relacionan con el Circo del Sol?

Ahí estamos con el contrato.

Dicen que soy un fenómeno haciendo todo.

Porque como me habéis hecho hacer de todo...

Lo has demostrado, y creo que los tres

habéis aprendido un montón de cosas.

Sí. Ellos más.

Ahí tengo que decir que ellos lo han probado todo.

Bueno, veremos, porque nos queda mucha noche por delante.

El trabajo que han hecho los finalistas

para llegar hasta aquí ha sido muy duro.

Han caído grandes artistas por el camino,

pero entre todos nos han regalado momentos muy mágicos.

¿Os parece si vemos los mejores momentos de la temporada?

Vamos allá. Venga.

(Música)

A ver, Santiago, tienes que mirar qué actuaciones, qué artistas hay

en la Galería de los Insuperables. Son insuperables ya.

En tu mano está...

el destino de Germán.

Cuesta, ¿eh, Carolina?

Porque tenemos cada vez el listón más alto.

Tenéis que aprender muchísimo aún.

No me hagáis esto, por Dios.

Los artistas realmente luchamos mucho por estar aquí.

-Sabiendo lo que me cuesta actuar delante del público,

cuando veo que sale bien, me emociona también.

¿Qué ha pasado? ¿Se ha removido todo por ahí dentro?

Date cuenta que, no cantando mal, no cantas bien.

¿Sabes qué pasa? No es un programa de segundas oportunidades.

Parecía que iba a ser una gran cosa,

y al final se me ha quedado en algo más fojillo.

Si llegamos al final del programa y aún sigues ahí arriba,

es que hemos hecho un programa bastante flojo.

Piensas que lo estás haciendo estupendamente bien.

Yo, como jurado, te digo que a mí no me lo parece.

(Música dramática)

Ha hecho volar nuestra imaginación y nos hemos dado cuenta

de hasta qué punto el esfuerzo y el sacrificio

hace posible lo imposible.

La música necesita aires frescos y con personalidad.

Y tú la tienes, desde luego.

A mí me has puesto los pelos de punta,

y me han entrado unas ganas de llorar de pura emoción.

Me quito el sombrero ante vosotros.

O sois perfectos o estáis muy cerca.

Tengo el cuerpo erizado.

Sois bárbaros. Sois increíbles.

Insuperables.

La verdad es que hemos vivido momentos maravillosos.

Qué pena haber llegado al final.

Os voy a contar la mecánica, que es muy sencilla.

Las diez mejores actuaciones de la edición se batirán

en cinco espectaculares duelos.

De cada uno de ellos saldrá un vencedor

que subirá, temporalmente, a la galería.

Pero ya sabemos que solo uno de ellos

se coronará como Insuperable al final de la noche.

Después de los duelos, los cinco concursantes vencedores,

que ocuparán los palcos en ese momento,

deberán abandonarlos para batirse en un gran duelo final

de todos contra todos.

Después de ese gran duelo, el jurado elegirá a tres finalistas.

Y, entre ellos, el público del plató

votará al artista Insuperable y el ganador de esos 30 000 euros.

Es decir, que la última palabra

para decidir quién es el Insuperable definitivo

la tendrá el público.

(Aclamaciones)

Y para una gran final de este nivel necesitamos una madrina

con la experiencia y las tablas necesarias

para poner al jurado en su sitio.

¡Un aplauso para María del Monte!

(Aplausos)

Qué mona, hija. Ven aquí conmigo, María.

Qué paseo de allí para acá. Sí, es largo, ¿eh?

Qué mono, qué mona, qué todo.

Lo vamos a hacer varias veces esta noche.

¿María, vienes preparada para la gran final?

Vas a ver el nivelazo que tenemos aquí esta noche.

Sí. ¿Vienes preparada?

Sí, vengo. Mira qué jurado.

¿Contenta de estar con nosotros? A Santiago lo conozco.

A ella la conozco.

Y a él lo conozco. Olé.

Y a ti te conozco. A mí también.

A la que no conozco es a mí.

(Risas, aplausos)

Lo que no conoces de ti, María, lo que te aseguro que no conoces

es todo lo que vas a llegar a hacer esta noche.

¡Oh! Insuperable.

Por favor, coge fuerzas y ocupa tu asiento,

que tenemos una larga noche por delante.

Ahora sí, ha llegado el momento.

El primer duelo de la noche viene lleno de fuerza,

ritmo y pasión por mejorar día a día.

Cada ocasión han ofrecido algo nuevo creando sus propias coreografías.

El jurado lo va a tener más que difícil.

Y si no, juzguen ustedes mismos.

Brodas Bros nace en el 2006

y está formado por un núcleo de dos hermanos y dos hermanas.

Y lo que bailamos es hip hop, danza y cultura urbana.

-Nuestra idea es mostrar la danza urbana

inspirada en cosas externas. Queríamos homenajear al kung-fu.

(Música)

Me lo he pasado fenomenal con vosotros.

Rozáis la perfección.

Me encanta cómo habéis incluido el saxo en directo en el baile.

Y los kimonos también. Yo tengo una bata parecida.

Yo os admiro, os respeto

y me quito el sombrero ante vosotros.

Habéis convertido el plató en una película de ciencia-ficción.

Dame un beso, a ver.

¡Olé!

(Silbido)

¡Pero mira qué bigote! ¡Es el forzudo del circo!

-Estos humanos, cómo son.

No habíamos visto nunca, yo creo, ningún robot flamenco.

Transmitís muy buen rollo, tenéis una energía increíble.

Mucho mejor con estas pintas que con el pijama de chino

que me llevabais que no me gustaba nada.

Hay algo que me maravilla, y es que, desde el último programa,

os habéis superado.

El ganador, que podrá acceder directamente a la final, ha sido...

¡Brodas Bros!

¡Street Squad!

Hacíamos música con el corazón.

Estamos en la final de "Insuperables".

Hemos hecho dos shows muy diferentes.

Y el tercero va a ser también muy diferente.

Brodas Bros, Street Squad.

¿Por qué creéis que debéis convertiros en insuperables?

Yo creo que Street Squad y Brodas son amigos y compañeros.

Cualquier de los dos grupos merecería un puesto de insuperable.

En nuestra defensa diremos que hemos hecho muchas coreografías

para este programa, y hemos traído dos nuevas coreografías muy buenas,

y esperamos poder enseñar las dos. La segunda va a ser buenísima.

¿Vuestro alegato para estar en la final?

La verdad que nosotros hemos arriesgado mucho.

Hemos intentado en cada programa

enseñar una cosa muy diferente de Brodas.

Hoy va a ser también muy diferente. Sobre todo, hemos intentado dar

un trocito de nuestra alma al público, como hacemos siempre,

y hoy intentaremos hacerlo también.

Bueno. Pues, ¿preparados? ¡Que empiece el duelo!

Aquí hay mariposas. Todo se mueve, todo se mueve.

Estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí,

y con muchas ganas de mostrar el último show.

Tenemos muchas ganas y tiene mucha energía

y mucha potencia.

(Aplausos)

(Música)

(Palmas)

(Aplausos)

Durante la actuación, muy bien.

La gente enseguida se ha puesto con nosotros.

Se han puesto en pie, han bailado, han disfrutado.

Los invito a todos a que vengan a vernos al teatro.

Qué buen ritmo, qué buen ritmo para empezar.

Creo que el jurado va a sudar tanto como vosotros

para tomar una decisión esta noche. ¿Cómo lo habéis visto? Santiago.

Bueno, impresionante.

Además, veo que ha crecido la familia.

Habéis traído a todos los primos ya, sois como Pitingo.

(RÍE)

Exactamente. Este chico es nuevo, ¿no?

Esta es la nueva generación de los Brodas.

Tiene 21 años y lo está dando todo, así que bienvenida a la familia.

(Aclamaciones)

Lo he visto mítico. Además, de verdad que...

siempre intentáis sorprender. No solo con el vestuario,

la otra vez que trajisteis aquellas armaduras de robots...

Cada vez nos habéis sorprendido, no solo cambiando la coreografía,

sino cambiando todo los adminículos, digamos,

e incluso el acompañamiento. Del saxofonista del primer día

nos habéis traído todo un grupo de percusión.

Ganas nos os faltan, y talento tampoco. Os sobra.

Así que muy bien. Muchas gracias.

(Aplausos)

Ana.

Bueno, realmente habéis llenado de energía

este comienzo de la gran final. Os merecéis mucho estar aquí.

Como decía Santiago, habéis hecho tres propuestas

totalmente distintas. Es el equivalente a mucho esfuerzo,

a mucho trabajo, a darle muchas vueltas a la cabeza.

Me alegra mucho que estéis aquí y os he disfrutado mucho.

Enhorabuena. Gracias.

Pitingo.

Es una pasada veros.

Aparte, me ha gustado mucho que traigáis música en directo.

Para mí es superimportante.

Nos lo pediste y te lo hemos traído. Sí, lo recuerdo.

Yo creo que es el número más espectacular que he visto vuestro.

Los otros son maravillosos, pero os habéis superado cada día.

Y solo puedo deciros que enhorabuena.

Estoy impactado. Gracias.

Bueno, vamos a ver qué opina vuestra madrina de esta noche.

María. A mí me ha impresionado.

Si hubiesen tenido una aguja de estas de hacer punto...

ellas dos, hubiesen hecho diez o doce bufandas

para cada uno de nosotros con los pies.

Mira, mira, mira. Y ni se cae.

Olé.

Vamos, que no estoy aquí para hablar. Los que hablan son los soberanos.

¿Cómo han estado?

(PÚBLICO) ¡Bien!

Olé. Han estado bien.

-Muchas gracias.

Te pidieron música en directo, ¿no?

En su día te lo pidieron. Yo creo que María hoy

tenía también una petición. Sí, sí.

¿Podéis acercaros mientras voy cogiendo...?

¿Nosotros? Sí, claro.

Miembros del jurado, por favor, vamos a estrenar con vosotros

esta noche el escenario. Venid aquí conmigo.

A ver. No vayáis a asustaros.

A ver María qué propone.

A ti te voy a dar el tambor porque te pega.

Muchas gracias. No te escondas.

Podías haber estado más alto. Que me trato de esconder...

No hay mensaje en una botella.

Botella con mensaje, que no es lo mismo.

Las palmas.

(Risas)

La idea es que esta gente baile con esta mierda

en vez de con esta maravilla. Exacto.

Quiere decir que bailan con cualquier cosa.

Oye, vamos a hacer una cosa, María. Tú eres la madrina esta noche.

Yo te cedo... ¿Cómo tienes tanto morro?

Yo te lo cedo, que eres la presentadora.

No, no, no. Yo tengo que ver y disfrutar.

Venga, va. ¿Prefieres una pandereta?

Tengo pandereta también.

María, vosotros vais a hacer música...

Nosotros vamos a hacer lo que podamos.

Y los Brodas tienen que bailar. Exacto.

¿Aceptáis el reto y el desafío?

También os digo que tienen que votar.

Yo aceptaría. ¿Sí?

(Palmas)

La verdad es que nosotros estamos acostumbrados

a bailar en calle también.

Y allí cualquier cosa es un instrumento,

cualquier persona nos puede hacer un ritmo

y nosotros nos ponemos a bailar con ellos.

Así que toda improvisación es buena. Es un reto también para nosotros.

Y después de este momento,

turno para el segundo duelista de la noche: Street Squad.

Cuando vinimos al programa, lo único que queríamos

es demostrar lo que sabíamos hacer y que fuera lo que tuviera que ser.

Estar en la final nos alegra mucho, nos motiva.

Ahora, además, a ver si conseguimos ser los mejores,

los más insuperables.

(Aplausos)

(Hip hop)

(Palmas)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

Yo creo que ha salido muy bien.

Y, dentro de lo que cabe, técnicamente, bien.

La actitud del público, otra vez increíble.

Nos gusta poder transmitir tanto con nuestro baile.

¿Valoración general? Pues a mí me ha gustado.

Yo, cuando disfruto las cosas, creo que salen bien.

Chicos, ¿habéis llegado a un acuerdo?

¿Qué haríais con esos 30 000 euros?

Bueno, creo que con esos 30 000 euros haríamos igual...

un viaje para competir internacionalmente

y ver qué tal nuestro trabajo fuera.

Bueno, muy bien.

Lo van a reinvertir en seguir creciendo y mejorando.

Me parece muy buena idea. Ana.

A mí, una vez más,

sin ser los más técnicos ni los más perfectos,

me emocionáis, me divertís, me hacéis que esté pendiente...

Oye, me falta uno, ¿no?

¿Por qué? Se lesionó en el último ensayo.

¡¿Qué?!

Es que es duro lo que hacíamos. ¿Y dónde está?

Lo tenemos aquí detrás. ¡Pero que salga ahora mismo!

(Aclamaciones)

Bueno, por lo menos ha estado.

De otra manera, pero ha estado también en la final.

Pero lo habrás pasado fatal viendo a tus compañeros bailar.

He disfrutado como nunca. No te lo crees tú ni borracho.

Te lo prometo. Si no es indiscreción,

¿se puede saber qué te ha pasado?

Probando una de las acrobacias, caí mal. Pero bueno.

A mejorarse. Sí.

Seguro que para la próxima edición de "Insuperables".

Si os convertís en insuperables, volveréis;

y si no, podemos volver a intentarlo.

Pitingo, por tu cara, creo que estás encantado con lo que han hecho.

¿Cómo no voy a estar encantado?

Aparte, nos han dado momentazos en los programas.

Y nos han dado otro momentazo ahora mismo.

Me encanta la expresividad que tenéis de la cara.

Eso es lo que genera aquí...

Habéis visto cómo se ha puesto el público.

Loco, ¿no? Eso es lo que vale. Eso es lo que vale.

Y destacar que acertáis siempre con la ropa,

que vais hecho un pincel... Siempre, no.

Acuérdate cuando vinieron vestidos de chinos con el pijama.

A mí me gustaba.

Es que nos han crecido muy bien en el programa.

A mí me gustaba. Porque tienes una bata.

Porque tengo una bata igual. Se piensa que es mona.

No. Maravillosa.

Te digo yo que no. Bueno, vale.

El primer día íbamos en homenaje a Pitingo con la bata.

El segundo, de azul, como ibas tú. Y hoy vamos con Santiago.

¿Qué tiene que ver con Santiago? Vamos de granate.

¡Ah, el color! La gama cromática.

Además, Santiago es... Yo soy muy...

Soy de la calle un poco.

Santiago, por alusiones. Tu valoración.

Yo, efectivamente, no solo la gama cromática,

sino que yo soy muy... O sea que me...

Llevo el swing de la calle impreso en mi ADN.

Yo, de verdad,

creo que sí que os habéis superado.

Este número me ha gustado más que los anteriores.

Desde el primer día me habéis caído salaos,

pero ahora ya es impactante.

Y además, que se haya lesionado un compañero en el último ensayo

está bien porque tocáis a más de los 30 000 euros,

pero también, de alguna forma, os perjudica. O sea que no...

(Aplausos)

Tener este nivelazo cuando no deja de ser...

vuestro hobby o afición,

porque estáis trabajando, estudiando...

Y esto lo hacéis para divertiros.

Y divirtiéndoos vosotros, divertís a la gente.

Eso me parece muy impresionante.

Me parece una muy buena valoración para vosotros.

A ver, María, ¿qué opinas?

Cuéntanos tu valoración, tu opinión, cómo has visto a los chicos...

Me gustaría verlos de espaldas.

De espaldas. ¿Por qué?

Es curioso, pero ni uno tiene un nombre en cristiano.

Eso digo yo. Wolf, Cadoer, Josh, Andrinho...

¿Y ahora?

Ahora, Santiago ha dicho que os habéis superado.

Verdaderamente, este es el punto en el que son insuperables.

Qué monos de espaldas.

(Aclamaciones)

Y digo yo, María, báilate algo con los chicos.

¡Venga! Claro.

El movimiento, de toda la vida, se ha demostrado andando.

Una pregunta. No me tienen que coger en brazos, ¿no?

No. Se están jugando mucho.

Por si acaso necesitan refuerzos, Pitingo, por favor, y Santiago.

Yo quiero valorar esto. Si también lo vas a valorar.

Venid aquí.

Si hay que coger a María, la cojo. ¿Qué tenemos que hacer?

Bailar con los chicos. Por favor, un poquito de música.

(Música)

Hale, todo vuestro. Y ahora, ¿qué?

(Palmas)

Yo voy a mi bola.

Dame la mano.

¡Ya me he entregado!

¡Vamos allá!

(Aclamaciones)

¡Anda con él, anda con él!

Menos mal que está lesionado.

Vamos a recuperar los sitios, por favor.

Recuperemos la compostura. Gracias al jurado.

Gracias a la madrina de esta noche.

Gracias también a vosotros por este momento.

Pero tengo que pedir, para conocer la decisión del jurado,

que, por favor, los Brodas Bros nos acompañen al escenario.

(Aplausos)

Primer duelo de la noche,

primer momento difícil y de tensión de la noche.

Hay que quedarse con una de las dos actuaciones.

Pitingo.

Mira, a mí me han parecido las dos actuaciones impresionantes.

Y os he cogido mucho cariño a todos. Ya sois como de la familia.

¿Cómo está tu padre? (RÍE)

Bien, mejorando. Vale.

Pero me tengo que decidir.

(Música tensión)

Me tengo que decidir.

Sabes que me pones muy nerviosa cuando haces eso, ¿no?

Sí, lo sé, pero es que...

Bueno, no lo voy a alargar más. Brodas Bros.

(Aplausos)

Tenemos un voto...

para los Brodas Bros.

Ana, vas como tragando saliva.

No. No, no, no.

No, Ana. Lo siento. Te toca, hija.

Es tu turno. No me voy a pasar toda la noche

diciendo que todas las actuaciones son maravillosas

porque estamos en la final, con lo cual, todas son maravillosas.

Ya lo has dicho. Pero lo he dicho una

para no decirlo todo el rato. Ah, vale.

A ver si ahora que Santiago no se mete conmigo vas a empezar tú.

Entonces...

Me parece que va a ser la noche de "todas las actuaciones

son maravillosas", porque lo van a ser, pero...

Pero hay que quedarse con uno de los grupos.

Yo le voy a hacer caso a mi emoción y me voy a quedar...

con Street Squad.

(Aclamaciones)

Santiago, no te voy a decir, porque lo sabes de sobra,

el peso y la responsabilidad que tienes sobre ti.

Sobre todo porque son muchos. Esto me parece mal.

¿Tú por qué no dices lo mismo?

No. Todas las actuaciones son maravillosa...

(Risas)

No, es verdad. Estáis a un nivel muy alto.

Y ya es como tirar una moneda al aire casi.

Brodas Bros, creo que sois muy profesionales.

Sois un lujo. Sois, además, mucha calidad

en las coreografías, la imaginación...

A mí es que me puede la calle y por eso digo Street Squad.

Pero solo por eso.

Entonces, tu voto es para Street Squad.

Van a ocupar el primer palco.

Muy buenas sensaciones.

El hecho de pasar de clasificatorias es un premio para nosotros.

Ahora que estamos aquí, si antes teníamos espíritu de lucha,

ahora ya es hasta la muerte y hasta el final.

Para nosotros ha sido un placer teneros. Gracias.

Muchas gracias. ¡Nos vemos por los teatros!

Gracias.

Os vais con este aplauso.

Siempre hay caídas, y te tienes que levantar y continuar.

El día que te pares...

El segundo duelo de la noche enfrenta a dos auténticos virtuosos.

Sus disciplinas son diferentes,

pero demostraron controlar los nervios

y ofrecernos lo mejor de su arte. Este fue su paso por el programa.

¿Qué te pasa, mi vida? Estoy muy nervioso.

No lo puedes controlar. No.

Lo que menos me gusta de ser artista es los nervios que paso

cuando me subo al escenario. Está atacado.

La gente está preocupada por mí. Lo haces maravillosamente bien.

Confía en ti. Ven aquí.

(Música emotiva)

¿Has ensayado mucho? Sí.

¿Cuánto? Mogollón.

Este es Trompi, mi peluche.

Me lo regaló mi abuela y me da mucha suerte.

Yo sé que tú has dicho que para ti bailar es como fluir.

Como dices tú, fluye. ¡Fluye mientras puedas!

Olé por tu esfuerzo, olé por tu trabajo.

Lo haces realmente bien, Martina.

Lo que ha hecho Martina a mí me ha dejado estupefacto.

Martina es abracadante.

Es impresionante verte, de verdad.

Es que tengo una sensación cada vez más fuerte, Fran,

de que nos estás vacilando. Estoy muy nervioso.

Es que rozas, o tienes, la perfección más absoluta.

¡Tú eres insuperable!

Voto a Martina. Tengo que elegir a Martina.

Yo voto a Fran. Lo de Fran hoy ha sido increíble.

Te acaban de dar el pase directo a la final.

Estoy en la final, no me lo creo. Estoy superfeliz y contento

de haber llegado hasta aquí. -Voy a la final a por todas.

Fran Diábolo, Martina Miró.

A ver, contadme,

¿por qué creéis que os merecéis ser insuperables?

Pues pienso que...

Después de todo el esfuerzo que llevo ensayando estos años atrás...

Por eso mismo.

Yo estoy encantada de que me lo cuentes,

pero te tienen que oír allí. Espérate, vamos a hacer una cosa.

Espera un momento, Fran. Te doy el abrazo por adelantado.

(Aplausos)

Como ya llevamos...

Este es el tercer programa que te abrazo.

Así como para que te baje ya todo. Ya está, ¿no?

Sana, sanita... Ya está.

Bueno, el "sana, sanita" cuando haya terminado.

Se podrá relajar del todo.

(Aclamaciones)

Martina, ¿por qué crees que tienes que ganar?

Porque, lo pequeña que soy, sé que puedo hacer cosas muy grandes.

(Aplausos)

¿Qué te parece?

Bueno, pues ahora, ¿sabéis lo que hay que hacer?

Tenéis que darlo todo. Le pasa como a mí.

Con lo grande que soy, puedo hacer cosas pequeñas.

Cada uno tiene su estilo.

Ahora os toca darlo todo. Que empiece el duelo.

Las manos las tengo supersudadas. Es una cosa que no puedo remediar.

Esto me afecta, porque los palos del diábolo

son como una especie de esponja y se moja todo.

Puede ser un desastre. Pero bueno, se intenta controlar.

(Música animada)

(Palmas)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

Sí, sí. Desde la primera actuación, que estaba superatacado,

a esta, que he estado más relajado, yo lo he notado.

Me he puesto nervioso también, pero lo he notado en mi interior.

Más tranquilidad.

Muchos nervios, muchos nervios, pero, efectivamente,

lo has clavado otra vez. Carolina.

A ver, Santiago.

Me preocupa mucho la salud de la criatura esta.

Fran, ¿no te importa?

(Latidos)

Pero ¿esto qué es? Los nervios, los nervios.

Pitingo, ven aquí. A ver cómo estás tú.

¿Yo? Estupendamente.

Es por comparar un poco. Lo tuyo es impresionante.

Joder, hermano.

(Música animada)

(Palmas)

Cada uno lleva su propio ritmo.

(Latidos)

Se va calmando.

Pues nada, tómate cada ocho horas una tila.

Impresionante.

Lo que me faltaba por ver, a Santiago ejerciendo de médico.

Que Santiago haya sacado el estetoscopio ha sido muy gracioso.

No sabía que me iba el corazón tan acelerado.

(SUSPIRA) Santiago, Santiago, Santiago...

Empezamos con tu valoración. ¿Mi valoración? Mira...

Fran, sabes que te considero un cachondo,

además de un genio del diábolo.

Al final, nervios, no nervios, pero tú empiezas

y está todo el público pendiente del diabolillo

a ver si cae, no cae... Y nunca cae.

Haces que levite, haces que flote, haces que vuele,

te rodea como si fuera un asteroide...

Eres el maestro del diábolo. Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Ya está, relájate. Ya lo has hecho.

Tenemos la primera valoración. Vamos con la segunda, Ana.

Vamos. Fran, me maravilla ver cómo te has superado a ti mismo

y no con el diábolo, sino con los nervios.

Sí, sí.

Hay que tener mucho arte para, con un par de diábolos y una cuerda,

poner entero un plató de pie. Enhorabuena.

Muchas gracias.

Por no hablar de lo guapo que estás con esa camisa.

Estás muy guapo con camisa. Muchas gracias.

Pitingo. Sin camisa, no veas.

(Risas)

La próxima, si llegas al duelo final...

No te vendas así. Dice: "No tanto".

No te vendas así, que te estarán viendo.

Pitingo. Alucino en colores, porque...

todo lo ha aprendido solo delante de un ordenador, ¿no?

Te has puesto a ver cosas. Luego, practicando tú solo,

sin que te enseñe nadie. Sí, viendo vídeos de YouTube y tal.

Vídeos de YouTube. Sí.

¿De verdad?

Eres un ejemplo de constancia, de superación...

Y nada, simplemente, darte mi enhorabuena.

Y decirte que eres un genio.

Un genio que tenemos aquí, en España, señores.

(Aplausos)

María. Además...

¿Qué te parece? Además, un gran ejemplo

que demuestra que el Internet no vale solo para el autoalivio,

sino para muchas cosas. (RÍE)

Yo no he comprobado si eso tiene imanes o está amarrado...

¿Quieres probarlo? ¿El qué?

El diábolo. Venga.

No, hombre. No. ¿No me has dicho que lo pruebe?

No. Ah.

Fran. Yo me atrevo con todo.

Enséñale. Dile cómo hacer. María, arráncate.

Que me voy a acordar de una cosa. Espérate, Fran.

¡Mira! ¿Te has quedado muerta?

¡Mira! ¿Te has quedado muerta?

¡Anda! ¡Ya va a estar en el suelo!

(Aplausos)

Y si ya lo lanzas, ¿qué?

(Aclamaciones)

Ya está enredado entero. Mira, ni se me cae.

¡Ni se me cae, mira! ¡Mira, Carolina! ¡Mira!

¡Mira! ¡Mira!

Qué arte tienes, hija. Te has quedado muerta.

Y tú también, ¿verdad?

Que quiero decirte que la razón tiene un camino, nunca tuvo dos.

Enhorabuena. -Muchas gracias.

Bueno, María del Monte con el diábolo,

todo es ponerse poco a poco. Pero muy bien, muy gracioso.

Fran, ya te hemos visto,

pero vamos a ver ahora la actuación de tu rival.

¡Martina Miró!

Antes de ir a la final, no tengo nada de nervios.

Porque ya ves, soy una máquina.

(Aplausos)

(Sonidos robóticos)

(Aplausos)

(Pitidos)

(Música electrónica)

(Palmas)

(Aplausos)

(Aplausos)

He aprendido a no estar tan nerviosa en un plató tan grande de televisión.

Martina, enhorabuena. Una vez más, has estado maravillosa.

Iluminada y maravillosa.

A ver, Pitingo.

(Música tensión)

Haces así, diciendo: "No encuentro las palabras

para decir todo lo bonito que se me ocurre".

Martina me tiene enamorado desde la primera vez que la vi.

Pareces un robot de verdad. Cuando has empezado, es alucinante.

Tienes precisión, con finura...

Me llama la atención, cuando das las vueltas,

que no se escucha ni los pasos. Es como una cosa...

Es increíble lo tuyo. A mí me tiene enamorado.

Desde el principio, ya lo sabes. Gracias.

(Aplausos)

Santiago.

En eso estoy totalmente de acuerdo con Pitingo.

El primer día me la hubiera llevado a mi casa,

pero sus padres me hubieran denunciado.

Pero es que me gustaría verla todos los días.

Los movimientos que hace son tan limpios, tan perfectos.

Luego, tiene tanta alegría y hace las cosas tan difíciles que hace

como el que lava, como que no le da importancia.

Y a eso se llega trabajando, trabajando, trabajando...

Tu padre ha hecho un excelente trabajo, Martina,

y vas a llegar adonde quieras. En el baile funky

o en cualquier tipo de baile. Gracias.

(Aplausos)

Ana.

Martina, hoy estás especialmente alegre.

Te he notado más risueña que nunca, más relajada que nunca...

Supongo que ya te sientes en casa, ¿no?

Es la tercera vez que pisas este escenario,

y es una alegría para nuestros ojos,

porque, como han dicho mis compañeros,

tu precisión, tu técnica y tu nivel de perfección es altísimo.

Enhorabuena, Martina. Muchas gracias.

¿Tú estás contenta de cómo lo has hecho?

¿Sí? Sí.

A ver, María. Sin palabras.

Sin palabras, ¿eh? ¿Está entera?

¿Has comprobado que no se ha dejado nada en el camino?

Impresionante.

Me ha llamado mucho la atención. Es de las pocas mujeres

a las que he visto la tableta de chocolate.

Yo no sabía lo que era hasta estos momentos.

(Aplausos)

Carolina... Además, está muy trabajado.

¿Quién te ha hecho esto? Mi padre.

Pues tu padre lo ha hecho muy bien. Va con esas lucecitas...

¿Es electricista tu padre? -No.

¿No? Si no es electricista,

ha hecho un gran trabajo con las lucecitas.

Pareces un arbolito de Navidad, está muy bien.

Aquí más vale ir demostrando cosas y comprobando.

Hay que ver que me tenéis como en misa.

Levántate, siéntate... A ver.

Santiago, ven. A ver, María, ¿qué nos traes?

Una cosa muy sencilla. Ven. ¿Qué quieres que haga?

Ven, Santiago. Ven. Ponte, ponte.

Pitingo, también te toca.

No puedes dejar a Santiago solo. A estas alturas ya...

¿No? Pili y Mili, donde va uno está el otro.

Toma, Pitingo, esto para ti. Desenróscalo bien.

¿Qué hacemos? Martina, vente conmigo.

Así lo ves desde aquí. ¿Qué hay que hacer?

Vamos a hacer la Martina, para que se vea lo triste

que somos nosotros y lo buena que es Martina.

Siempre hacemos el ridículo.

Pitingo... Espérate, que me estoy vistiendo.

Te va a dar un calambrazo. Esto lo carga el diablo.

Lo quería hablar con el padre de Martina para que me haga un traje.

¿Por qué no les enseñas a hacer un saltito pequeñito? Algo fácil.

Una cosa chiquitita. Dame, mi vida.

Muy fácil, Martina, que...

Esto se ha aguantado aquí. A ver, Martina.

No, Martina, ¿eso tenemos que hacer? Martina, otro...

Uno fácil. Te han dicho uno fácil. Otro muy fácil.

Enséñame uno fácil. Enséñame algo, a ver.

Martina. Hombre, esto sí, ¿no?

Santiago, las manitas para abajo. Las manitas para abajo.

(Aplausos)

Yo les he enseñado el saltito lo mejor que he podido,

pero no funciona.

Que empiece la clase. Música, por favor.

(Música)

(Risas)

Bravo.

Oh, yo con los tacones, que no me acordaba que tengo tacones.

¡Que tengo tacones!

-María, Santiago y Pitingo tienen que practicar más

lo de hacer de robot.

A ver, Martina. ¿Qué te ha parecido?

Martina, evalúalos.

Bueno... Oh...

(Risas)

Yo no he venido. Primero Pitingo.

¿Qué le tienes que decir? Di la verdad, ¿eh?

Muy soso.

(Aplausos)

¿Qué ha dicho? No me he enterado.

¿Y a Santiago?

(TITUBEA) Bien...

¿Cómo que bien? Pobrecita...

Oye, la muchacha tiene criterio.

Estáis presionándola.

¿Qué crees que tendría que mejorar Santiago, además de todo?

Pero algo... En general...

¿Algo en concreto?

Que parece una patata.

(Risas)

Que parece una patata...

Santiago es una patata porque no lo hace bien.

Las brujas de ellas te están aconsejando mal,

porque ahora te tengo que valorar yo a ti y ya verás ahora.

¿Patata?

Me has llamado tubérculo, es una cosa terrible.

Hemos tenido que llegar a la final de "Insuperables"

para que alguien te llame patata.

Patata...

Pero es que además, al lado de estos es verdad,

parezco una patata blanca. Son de la misma tribu.

No sé de dónde han sacado a esta gente tan morena.

(Aplausos)

¿Qué decimos de María? ¿De María qué?

Muy loca. Muy loca, María.

¿Que yo soy muy loca? Esto es verdad.

Me encanta, me encanta. Tienes toda la razón.

Vamos a dejarlo aquí.

¿Puedo ser yo el loco y ella la patata?

A mí no me ha gustado... ¡La patata te la quedas tú!

Tú eres patatero. Vamos, ellos aquí y nosotros allí,

¿porque ahora sabes qué viene?

¿Puntuación? Ajá.

Ahora viene el de las patatas y te dice si te quedas o te vas.

Por favor, Fran, que entre con nosotros,

porque hemos llegado a un momento importante.

(Aplausos)

Fran.

Fran...

Sí, ¿eh?

¿Cómo van los nervios? Un poco más relajado ahora que antes.

Pues mira. Hay cuatro sitios libres, pero solo una actuación puede pasar.

Era por quitar tensión.

Ya...

A ver, Santiago.

Pues mira...

Martina, es como si te dijeran que a quién quieres estar

un año sin ver, a papá o a mamá. ¿Qué dirías?

Te quedarías así. A mí me pasa igual.

Fran lo que hace es buenísimo, pero es que tú...

Soy muy fan tuyo.

¿Qué es lo bueno de ser el primero puntuando?

Que da igual lo que puntúes, porque el marrón es para los compañeros.

Entonces yo la verdad es que...

te veo mucho más segura, mucho más adulta que a Fran,

por eso voy a votar a Fran, para que no le dé un infarto.

(Aplausos)

Bueno, tenemos un punto para Fran. Pitingo.

Fran, sabes que te quiero. Que eres un fenómeno. Genial.

No fenómeno, sino genio. Muchas gracias.

Fíjate lo que estoy diciendo, ¿no? Es la palabra máxima que puede...

tener un artista, ¿no? Genial.

Pero claro, amo a Martina muchísimo. Desde el primer día que la vi.

Me pareció su precisión, su dedicación con lo pequeña que es.

Entonces, bueno, mi voto es para Martina.

(Aplausos)

Gracias. Martina.

Ana, me parece que tienes que decidir

qué actuación, qué artista sube a la galería

para formar ese segundo ganador.

Este momento me encanta, porque sé que Ana está

sufriendo un poquito.

Lo paso tan mal, que no me puedo creer que dejéis que haga esto.

Bueno...

Fran.

Sabes que es un placer verte actuar.

Eres muy sorprendente. Esos dos Fran que viven en el mismo Fran.

El que se pone muy nervioso y el que es preciso y perfecto.

Martina, creo que tienes... una carrera por delante,

que empieza ahora con una mudanza, me he enterado, ¿no?

Sí.

Vas a ir a una escuela muy prestigiosa en Portugal,

¿me equivoco? Sí.

¿Sí me equivoco? No...

(Aplausos)

Que sí que se va.

Realmente...

Espero que dejen entrar a Trompi, si no, no vamos, ¿no?

Trompi va con ella a todas partes. Sí.

Enhorabuena a los dos. Ha sido fantástico teneros aquí.

Y mi voto...

es para Fran.

Pues Fran. Enhorabuena.

Disfruta de este aplauso.

Disfruta de estar en la galería de los insuperables

y de ver a todo el público de pie. Por favor.

Sube a la galería. Accede a ese segundo puesto.

Pase lo que pase, yo estoy muy contento, pero claro,

si ganara, madre mía.

No me lo puedo imaginar, la verdad.

Martina, hay que seguir trabajando.

Tus papis te van a llevar a una escuela maravillosa

y yo te invito a que nos encontremos en algún escenario

y me enseñes todo lo que has aprendido, ¿sí?

Sí. Ha sido un placer estar contigo.

¿Me das un beso?

Enhorabuena.

Mira qué aplauso, para ti.

(Aplausos)

Aunque sea pequeña, sí que he hecho cosas grandes en este programa.

Y llega un duelo de altura, literalmente.

Los dos números dejaron sin palabras al jurado por su técnica

y la poesía en su ejecución.

Prepárense para dar un paseo por las nubes

con nuestros próximos artistas.

Su paso por el programa nos ha dejado siempre

con la boca abierta.

Cuando hay una actuación que combina estética, arte,

pericia y encima el riesgo de la vida, nos impacta mucho.

Soy una persona muy segura de sí misma,

pero que ha sido muy insegura.

Esto es como un bloque más que me afianza a mí

como artista.

-Pensar que algo pueda funcionar, y que realmente funcione,

es muy gratificante, porque te das cuenta de que es por ahí el camino.

Teneros aquí es una sorpresa, un placer

y algo muy especial para los sentidos.

Calais muy hondo, ¿eh?

No salgo los fines de semana. No puedo permitirme descansar.

Este muchacho, que hace todo eso y más con su cuerpo,

después de una vida de sacrificio y dedicación.

De vez en cuando me permito salir con alguna chica.

Pero yo te aconsejo, te voy a decir una cosa,

que ligues con una muchacha, que estás muy hermoso tú.

La altura da miedo y respeto,

pero vosotros hacéis que parezca una cosa hasta sencilla.

La respuesta del público me ha llenado mucho.

Realmente es como una droga. Una vez que lo pruebas, ¿no?

Como que lo necesitas. Unos insuperables, de verdad.

Para mí es un sí descomunal.

Sí, sí, sí. Sí, sí, sí.

Mi voto es para Air Show.

Consideramos como cuarto insuperable de hoy a Diego.

La final va a ser muy muy trallero... y a full.

-Yo he estado a punto de llorar.

Diego Arias, Air Show.

Los artistas más espectaculares que han pasado por aquí.

Es el momento de que hagáis ese alegato

de por qué merecéis ganar "Insuperables".

Comenzamos contigo.

Es una pregunta un pelín difícil, ¿no?

Si de algo sé yo es de trabajo duro y sacrificio, mucho sacrificio.

No solamente por este programa, sino en toda mi vida.

Todo es para poder llegar a un escenario

y poner al público en pie, que es lo que voy a intentar hoy.

Entonces creo que debería estar porque mi trabajo es mi pasión

y mi pasión es mi vida.

Oh...

¿Tenéis algo que decir para convencer al jurado?

Bueno, yo creo que nosotros somos insuperables

porque hemos preparado tres números diferentes,

con tres técnicas diferentes y todos de un alto nivel técnico.

Bueno. Pues dicho esto...

Que empiece el duelo.

Estoy bien, estoy nervioso, ¿no?

Se vuelve a contagiar esa energía y esos nervios del plató,

pero estoy muy guay. Estoy contento con lo que he hecho hasta ahora.

Y seguro de mí mismo, ¿no?

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Ovación, aplausos)

Mi número, desde mi punto de vista, creo que ha sido perfecto.

Creo que ha estado en música, que todo ha ido genial.

Creo que ha estado muy guay. Yo me he sentido muy bien también.

Diego. Lo primero, enhorabuena.

Lo segundo...

¿me puedes volver hacer volar como la otra vez?

Claro que sí. Sí, sí.

Ana, lo siento, te voy a poner los dientes largos.

¡Serás traidora, desertora!

Te voy a dejar que te tomes tu tiempo,

porque antes de volar yo, esto que has hecho que era como un péndulo,

yo te estaba viendo, que además has ido hacia Ana,

y he pensado:

"Es que Pitingo tiene que estar tan gracioso haciendo el péndulo...".

Vamos, Pitingo.

Con esa carita y esos ojitos achinaditos haciendo el péndulo.

Tiene que estar...

Yo soy el bombero torero. Sí.

Todo lo hago.

Y así Fran va cogiendo fuerzas... ¿Pero qué queréis que haga?

A ver, que nos explique. ¿Cómo lo hacemos?

A mí me ha gustado lo del final.

A mí me ha gustado esto del péndulo. El péndulo hacia Ana.

Escúchame, a la altura de las habas.

(Risas)

Vamos a hacerlo con... -Espera, espera, espera.

Espera, que yo también pienso, Carolina.

Vamos ahí. Este es el detalle que te faltaba a ti.

¿Me cabe? Porque la verdad,

no es porque sea él, pero es un ángel.

¿Ah, sí? La verdad que eres más bueno...

Es un angelito. Venga.

Yo me voy a quitar de en medio. Con plumas y todo. A ver.

Vamos a hacer una cosa. Tú vas a venir por aquí atrás.

Escucha, ¿tú sabes frenar, verdad, corazón?

Espera, espera, espera...

Enséñale primero a frenar y luego que se lance,

anda, rey.

Ahora tienes que ir corriendo, corriendo, corriendo hacia Ana.

¿Cómo corriendo, corriendo? Sí, corriendo, corriendo, corriendo.

Hombre, a ver si le voy a matar. Que no, no vas a llegar

No pasa nada. Tú dale, dale.

(Risas, aplausos)

Ana.

Ponte ahí.

Más inteligente por tu parte, ¿eh? Dale, dale.

Espera, espera. ¿De verdad? ¿No me vas a dar?

Ponte ahí, que si no no me... meto en el papel.

No te inspiras. No me inspiro.

Ya... Como vengas con el pie por delante verás.

¿Pero qué le doy, muy para atrás?

Bájame un poquito que me llega de puntillas.

(Risas)

Vas a ser un poco como Cupido. Corre, corre, corre.

Eso es.

Vale, vale. ¿Ahora qué hago?

Ahí, ahí, ahí. Es como un mini James Bond.

Te tengo, te tengo, te tengo. No...

¿Cuesta? Muchísimo.

Cómo era esa imagen de "párame".

Carolina. Te diré que hoy estás insuperable también, ¿eh?

Yo hoy no me voy sin mi capricho de volver a volar.

Tienes que volar, sí. Te entiendo, querida.

Les recomiendo a todos que lo hagan en sus casas.

Eso es. ¿Ponerse unas alas?

En la lámpara del salón. En plan colgaos. Ya sabéis.

Al llegar a casa os colgáis de la...

Baja un poquito, que quiero volar... Pero yo sola aquí no.

Yo quiero lo de la otra vez. Vale.

¿Quién me coge el micro? Las plumitas.

¡Ay, qué gracioso! Qué arte.

Esto hay que guardarlo.

Encantado, ¿cómo estás? -Jo, ya ves, yo pasaba por aquí...

María, no sabes lo que te pierdes. No sabes qué sensación, de verdad.

Si yo más pena es por él. ¿Tú crees que él va a remontar vuelo conmigo?

(Risas)

Estamos en las finales. Él puede con las dos.

Le vamos a hundir el número. -Vale, vamos allí.

-No, a mí no. A mí dejadme tranquila.

Dale. ¿Así o así? ¿Así?

Mira ella qué fina para volar. ¡Arriba!

¡Qué buena sensación!

Espera, que aterrizamos. ¡Qué bonito!

Espera, que aterrizamos. Es tan bonita la sensación.

Espera, que aterrizamos.

Es muy fuerte que Carolina te mire a los ojos y te diga:

"Hazme volar".

Es genial, ¿no?

Creo que soy de las pocas personas que pueden decir eso... Espero.

Vamos con las valoraciones.

Ana.

Bueno, Diego.

Antes has dicho que tu vida ha estado marcada por el esfuerzo,

y se nota.

Quiero decirte desde este sitio que se nota y es bonito.

Es bonito verte y es bonito lo que has hecho con tu vida,

en este aspecto. El resto no lo conozco.

Eres todo armonía, fuerza.

Es muy estético verte.

Tengo la sensación de que vas a llegar muy lejos, de verdad.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Gracias.

Santiago.

Efectivamente, se nota que tu vida ha estado dedicada al esfuerzo.

Si hubieras llevado a María, más todavía.

Te has resistido, pero ella se ha resistido más.

Yo no lo entiendo. Si me subía hasta yo.

¿Qué va a depender que este muchacho gane o no, de mí?

Claro, claro. Cógeme.

A mí no me mires así que yo también estoy asustada, ¿eh?

María se viene arriba... Me subo a caballito...

No, que me puedo caer. Y Diego se viene abajo el pobre.

Esto es muy complicado... Yo no he venido a jugarme la vida.

Tú me has dicho: "Vente, que te lo vas a pasar bien".

María, te prometo que va a ser de las sensaciones más bonitas

que hayas tenido en tu vida. Pues vuela tú.

Pero si... Yo encantada.

Yo lo hice el otro día.

No puedo decir lo mismo para Diego.

No creo que sea una de las mejores sensaciones, Diego.

Espero que conserves tus brazos después de este ejercicio.

¡Espera que...!

Para, para, para...

¿A ti te habían cogido así alguna vez?

¿Eh?

¿Cómo te contesto yo?

Es buenísimo el chiquillo. Espérate.

Lo mejor ha sido la carita descompuesta diciendo:

"Para, para, para...".

Y yo diciéndole: "Para, por Dios".

Y él: "Si estoy en ello".

Qué lástima, hijo. Enhorabuena.

Esto se merece que lo tengáis en cuenta, ¿eh?

Qué sensación más agradable.

Impresionante.

Qué gracilidad. Qué estética, de verdad.

Cómo salía humo de las poleas arriba del motor.

Que decía: "Hasta aquí hemos llegado".

Impresionante, María. Súbete, súbete tú.

No, si yo ya me he subido. Tanto lerele no.

Que yo me subí también. Poco lirili.

Cuéntaselo, Diego, que me he subido hasta yo.

Se subió conmigo. -¿Sí, no?

Pero tenías que haberlo dejado arriba.

(Aplausos)

Eso es verdad.

Pitingo, nos falta tu valoración.

Yo pensaba que era imposible que hicieses algo más.

¿Te acuerdas que te lo dije el otro día?

Qué te podías currar diferente. Y lo has hecho.

Has hecho nuevas figuras, nuevos trucos.

Te tengo que dar mi enhorabuena, de verdad, porque me ha encantado.

Y a parte, no os podéis imaginar el ratito que yo he estado

y me duelen los brazos ya.

Los tengo como si hubiese ido al gimnasio,

porque se te quedan en tensión, se te quedan como dormidos.

Increíble, de verdad.

Muchas gracias. Gracias.

Enhorabuena. Y suerte también, porque ha llegado ahora

el turno de los siguientes duelistas. ¡Air Show!

Los días previos estaba insoportable. A él lo he machacado

por todas partes. Hoy estoy un poquito nerviosa, sí.

Pero estaba peor antes. Sí, sí que es verdad.

Hoy estoy un poco nerviosa por un truco que...

Que hay un poquito de riesgo. En lo que hacemos nosotros

siempre hay un poquito de riesgo, pero ya le añadimos el hecho

de que no hemos tenido tiempo de ensayar y el cansancio físico

y aumenta un poquito. Pero intentaremos que vaya todo bien.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Aplausos, ovación)

He tenido algunos fallos al principio.

Me he enredado un poquito con la tela.

Me he puesto bastante nerviosa, pero una vez que he pisado el suelo,

he sentido el calor de la gente y me he metido complemente

en la película de "Moulin Rouge".

Ha sido bastante envolvente la energía.

Me ha salido dentro la rabia que me sale y hasta el final.

No sé exactamente qué ha pasado todavía.

Pero bueno, creo que ha salido bastante bien.

De verdad. Mi más sincera enhorabuena.

Se nota el trabajazo que hay detrás de un número como este.

Pitingo, ¿qué opinas?

Pues una obra de arte, la verdad.

Me parece increíble. Es un regalazo para la vista.

Lo hacéis de una manera que parece que no os cuesta.

Esas caras, ¿verdad? De relax.

Yo estoy impactado, de verdad.

Todos los números que habéis hecho durante todos los programas...

me han impactado, y este ha sido maravilloso.

Mi más...

Mi más enhorabuena, porque es increíble.

Muchas gracias.

Ana.

Yo...

Ángela, Fran. Voy a ser muy breve.

Si este número hubiera estado incluido

en la película "Moulin Rouge"...

hubiera ganado mucho. No tengo más que decir.

Santiago. ¿Qué te pasa, que tienes esa cara?

No, no...

Es muy impactante. Me ha gustado mucho el número.

Además, Ángela, yo sé que tuviste un accidente en un momento

y que tenías miedo a las alturas. Lo has superado...

Sé además que en el ensayo habías utilizado una colchoneta.

Ahora has pasado de ella.

Me parece... alucinante. Muchas gracias.

Me ha llegado mucho porque realmente tener una caída,

que dentro de nuestro mundo es bastante normal,

pero la mía fue bastante fuerte.

Me costó mucho superar ese miedo. Para mí es una superación personal.

Yo creo, Santiago, que...

Hemos mirado a Pitingo para hacer el péndulo.

Yo creo, Santiago, que tú deberías poder hacer algo con esto, ¿no?

Yo te voy a decir...

Además vas un poquito hasta conjuntado.

Yo con esto lo que puedo hacer es asomarme como si fuera una cortina.

¡Cucú!

Mira, yo hago así y digo: "Hola".

Algo que pueda hacer yo...

Que me siente aquí. Sí, siéntate.

¿Ves? Yo como que no lo veo, ¿no?

Me estoy sentando en una telita.

Ay, ay, ay... Ay, ay, ay...

(Canción en inglés)

(Aplausos)

¡Ay, que te enredas! Que te enredas, Santiago.

Sí, sí, sí. ¿Has visto?

Se enreda uno...

Pero tenemos que decir que Santiago se ha agrandado.

Ha empezado a echarse para atrás cuando han bajado un poco la altura.

No, no, si...

Si ahora ya me siento seguro. El micro, espera, espera...

Por favor, solo profesionales.

No lo intentéis en casa, amigos.

(Aplausos)

Bueno, venid conmigo.

Nos falta por escuchar la opinión de María.

María, estás muy calladita. Estoy muy callada porque...

Qué agradable es lo bonito.

Es tan difícil transmitir ese romanticismo que han transmitido.

A mí me han impregnado. Yo he visto un número, a parte de fantástico,

de un esfuerzo, de una cantidad de horas de ensayo,

pero de un romanticismo, de una ternura, de...

que me han dejado emocionada. Me han dejado tierna, tierna...

(Aplausos)

Bueno, pues tierna, tierna...

No sé si vas a estar ahora, porque viene otro gran momento.

Por favor, Diego Arias. Que nos acompañe al plató.

(Aplausos)

Tenemos que escuchar el veredicto.

Miembros del jurado, yo no quisiera estar en vuestra piel.

Tenemos dos clasificados en la galería para ese duelo

todos contra todos y ahora necesito un ganador del duelo.

Santiago.

Dentro de la dificultad que esto tiene,

yo te digo, Diego, que he visto en ellos lo mismo que en ti.

Fuerza, elegancia, estética por duplicado.

Con al dificultad que conlleva confiar la vida del otro,

o sea, la compenetración. Eso es un plus también.

Yo aquí me quedo con el Show.

(Aplausos)

Air Show... ¿Ana?

Pues...

Chicos, ya sabéis que me parecéis algo asombroso y no le quito

todo lo que os ha alabado Santiago lo opino igual,

pero yo esta vez me voy a quedar con la frescura de Diego.

(Aplausos)

Gracias.

Entiendo perfectamente, Pitingo, tu cara de circunstancia.

La entiendo...

Tienes que elegir un ganador de este duelo.

Pues lo tengo claro, ¿eh? Lo tengo claro...

¿Lo tienes claro?

Aunque me duele mucho, pero lo tengo muy claro.

Air Show.

Air Show, enhorabuena.

Os acabáis de convertir en los terceros clasificados.

Por favor, subid a la galería.

No me lo esperaba.

Encima ella se ha emocionado y me lo ha pegado...

Pues hombre...

Saber que estás a un paso de... de llevarte el premio...

Produce más presión que antes.

Y, bueno, a la misma vez, yo, para mí, ya hemos ganado.

Qué decirte. Un millón de gracias.

Gracias a vosotros. Hemos disfrutado.

He disfrutado, en particular. Y el público ha disfrutado...

Te hemos visto volar.

Nos has transmitido unas sensaciones maravillosas.

Tienes a todo el público de pie también.

Al jurado...

Has estado con nosotros en la final.

Muchísimas gracias por habernos acompañado, de verdad. Gracias.

En la despedida, el público se ha levantado,

el jurado se ha levantado. Todo el mundo se ha levantado.

He salido por la puerta y...

todos los compañeros se han levantado.

Me han abrazado. Ha sido una despedida muy brutal.

Ha sido genial, ¿no?

Entonces ha sido una despedida calurosa.

Ha sido una despedida, pero como un premio también, ¿no?

(SUSPIRA) ¡Ay, ay, ay!

¡Ay, qué difícil!

Nos quedan dos duelos por delante. Tenemos tres clasificados.

Con lo cual, nos faltan todavía dos para luego poder llegar a ese duelo

de todos contra todos.

Hay que continuar. El cuarto duelo de esta gran final

pone frente a frente a dos números que merecen estar aquí,

sin lugar a dudas.

El baile eléctrico de dos mellizos contra la sincronía poderosa

de una pareja brillante.

Es absolutamente delicioso veros bailar, porque sois uno.

Hemos logrado fusionar las acrobacias del break dance,

siguiendo las líneas del ballet.

-Como fuimos también a trabajar a un circo,

íbamos juntos, vivíamos juntos, ahí empezamos como pareja.

-El roce hace el cariño.

Sois maravillosos, de verdad. Estoy emocionado.

Qué bonito, la verdad. Y luego a parte también, es que yo,

como buen gitano que soy, me encanta el color oro.

(Risas)

Vamos, que me ha encantado todo.

Yo lo que he visto es perfecta sincronía, mucha energía,

mucha fuerza y me impresiona mucho.

Me ha encantado.

Si nos enfadamos por algún caso o por lo que sea,

¿para que nos vamos a pelear y discutir?

Bailamos, cada uno por su lado, y nos desahogamos ahí.

Mucho mejor que pegarle una torta.

-Somos hermanos, ¿qué queréis? ¿Que nos peguemos cada día?

No...

Fuerza, equilibrio, estética...

Vuestro arte va desnudo. Creo que no necesita de nada más.

Insuperables.

Estoy muy impresionada con vosotros porque no hay trucos.

Pues con este pleno de síes podéis acceder

al primer palco de los insuperables.

¡Acrodreams!

Acrodreams, enhorabuena.

Detrás de tanto trabajo, ves la recompensa,

ves que a la gente le gusta y eso es lo más bonito de lo que hacemos.

(Aplausos)

Impact Brothers, Acrodreams.

Es vuestro momento. Tenéis que convencer al jurado

y al público también por qué merecéis ganar.

Bueno, yo creo que hemos trabajo mucho. Nos lo hemos currado mucho

durante 12 años que llevamos en este mundo.

Y por suerte o por desgracia, siempre...

como ya saben, totalmente autodidactas.

Creemos que es una buena oportunidad para poder darnos la formación

que nunca hemos tenido.

(Aplausos)

Nosotros queremos transmitir el sentimiento que tenemos al público

y, obviamente, al jurado.

(Aplausos)

Bueno... Muchísima suerte para los dos y que empiece el duelo.

Ese nervio está ahora. Justo cuando salgamos al escenario,

los nervios se van y empieza lo fuerte,

que es como somos nosotros.

(Instrumental)

(Aplausos)

(Aplausos)

Muy satisfecho con lo realizado.

Desde el primero momento hasta el final de la coreografía,

tal cual lo teníamos. Lo hemos hecho correctamente, creo.

Creo no. Sí... Lo hemos hecho correctamente.

Y nosotros ya no podíamos hacer nada más que esperar

a la votación del jurado.

Enhorabuena, chicos. Habéis estado increíbles.

Gracias. Jurado, atención.

Porque quieren hacer algo con vosotros.

Vaya por Dios. Cómo no.

Vosotros es mucha gente.

Bueno, vamos a ir entonces sobre los seguros.

Santiago, Pitingo, por favor, acompañadme.

Sobre los seguros... (RÍE)

Le explicas... Y depende de lo que vea Ana,

veremos si se tira a la piscina o no.

(Aplausos)

Mira, Santiago viene ya... Con cara de...

Vosotros porque no le veis, lo cogéis de espaldas,

pero viene ya con cara resignado, de resignación.

A ver... ¿Con quién de los dos?

Con Santiago...

Quien quiere no. ¿Lo harán los dos, no?

Primero uno y luego otro.

Hacemos una voltereta hacia atrás. Una voltereta hacia atrás.

Mira, eso.

No, no, no. Sí, sí.

Bueno, mira, Ana, déjalo... Tú no, ¿eh? Tú no.

Yo es que si no es doble no me sale...

Con un poquito de ayuda.

Una cosa. Si yo lo hago, ¿me dais los 30 000?

(Risas)

15... Bueno, entonces venga.

Tú mantente erguido. ¿Cómo me voy a mantener erguido?

A ver... Como tu puedas.

Pero mantente rígido todo el rato. ¿Todo el rato?

Ay, ay, ay.

Eh... Espera, espera...

A ver, cómo es.

Me quedo quito, venga. Tened cuidado, ¿eh?

(Aplausos)

Qué sensación, ¿eh?

Venga, venga. Santiago, te toca.

Después de ver al Pitingo he decidido que no.

Quítate las gafas.

Yo soy una persona mayor. ¿No puede ser hacia delante?

Santiago, es muy fácil, ¿eh?

Pero qué va a ser muy fácil, si te he visto la cara de terror.

De los 15 000 míos te doy una parte. Trato hecho.

Es que os he visto con Pitingo, que no pesa nada... A ver...

¿Para delante o...? Trato hecho.

Santiago, confía en los muchachos, hombre.

Que les he visto que está... Ha sido todo muy... confuso.

Confía, hombre. Abre los brazos.

Ay, ay, ay...

Yo tengo que reconocer que a mí me da un poco de...

María directamente se va. María, ¿dónde vas, hija?

(Aplausos)

¡Eh!

Bueno...

Y ahora que ya sabéis lo que es hacer una voltereta,

y mira que ha sido sencilla la vuestra, ya podéis...

Esto es asistido. Lo que vosotros hacéis es alucinante.

Me da igual si ganáis, perdéis... Lo que hacéis es alucinante.

Ya está, lo digo, ya está. Eso es.

Ahora ya podéis hablar con propiedad.

Teníamos que habernos ido así... Esto es para vosotros.

Vamos a comenzar con Santiago. Tu valoración.

De verdad, no sé por qué.

Si es que sois mellizos, si tenéis una morfología similar.

La sincronía o cuando hacéis movimientos reflejos, así de espejo,

es perfecta, es alucinante.

Yo... Este además ha sido vuestro mejor número para mí.

Muchísimas gracias.

Ana asiente... ¿Hacías así?

Asiento porque yo creo que no son mellizos,

yo creo que son dos relojes suizos recién comprados.

Es una cosa absolutamente alucinante verlos tan de cerca,

que es donde más se puede apreciar un fallo y no los hay.

Entonces, bueno...

Yo desde aquí escuchaba vuestros cuerpos golpeando el suelo

e impresionaba mucho porque hay mucho esfuerzo.

Sois absolutamente maravillosos, de verdad.

Muchísimas gracias.

Pitingo.

Coincido con lo que dicen los dos.

Y la sensación, sobre todo al principio,

cuando habéis empezado uno delante del otro, uno al lado del otro,

parecía que había un espejo, ¿sabes lo que te digo?

porque ibais perfectos, clavaos.

Y nada, que mucha suerte. Muchísimas gracias.

-Carolina. Solamente voy a decirles una cosita y ahora...

Ha sido cosa de dos que han sabido ser uno.

Olé. Bonita frase.

Gracias.

Han venido a por todas y se lo van a poner muy difícil

a los próximos duelistas de la noche. Acrodreams.

Estaba muy complicado, hay mucho nivel,

pero eso es lo que nos hace ir con más energía.

(Instrumental)

(Aplausos)

(Aplausos)

Íbamos con un poco de nervios porque los chicos que han ido antes

la verdad que lo han hecho muy bien, entonces pues...

Pero bueno, la adrenalina esa también nos venía bien.

Íbamos con fuerza.

Espectacular

Muchas gracias. Lo que es indiscutible es que,

ganéis o no, sois la pareja de oro del programa.

Muchas gracias.

Yo, no sé tú, Ana, pero yo estoy sin palabras.

Yo también, así que lo llevamos fatal.

Pues me tienes que hacer la valoración.

Pues la valoración... Es que yo no sé qué más deciros

que os haya dicho...

Yo creo que sois dos personas a las que más he alabado en mi vida,

porque me parecéis preciosos como pareja,

me parece que sois uno en el escenario,

que la fuerza de este hombre, por el amor de Dios,

que habría que clonarte y que cada mujer tuviera uno así en su casa,

que la subiera y la bajara, ¿no?

Que luego ya nuestros maridos, pero tener uno para ti de:

"Manolo, bájame eso de ahí arriba" y que lo baje.

Podemos clonar a Fátima también... Hombre, claro.

A Fátima habría que clonarla porque es una preciosidad

y porque tiene un cuerpazo, que yo lo estaba mirando y pensaba:

"Claro, cómo no lo va a tener". Es maravilloso veros.

Sois poesía pura, arte puro, esfuerzo puro.

Para mí es un privilegio haber sido testigo de vuestra actuación.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Santiago.

Poco que añadir a lo que ha dicho Ana.

Solo que desafiáis las leyes de la gravedad

y también de la flexibilidad y la elasticidad.

Yo, de verdad...

Tomás me parece que es impresionante la fuerza que tiene,

pero lo de Fátima es maravilloso, porque también tienes esa fuerza,

pero tienes equilibrio y una flexibilidad...

Como una bailarina clásica, y luego tienes esa fuerza,

esa musculatura.

Sois eso, de tarta.

Sois una paraje para poneros así en la tarta de bodas

y que hagáis unos numeritos arriba. Es impresionante.

Gracias.

Pitingo.

¿Qué voy a decir que no os haya dicho ya?

Mira, pese a ser un número que necesita una fuerza sobrehumana,

lo hacéis con una delicadeza...

Luego, a parte, nos hacéis meternos en vuestra historia, ¿no?

Nos olvidamos de dónde estamos, nos olvidamos de la gente,

nos olvidamos de que estamos en un plató.

Para mí eso es maravilloso. Sois insuperables.

(Aplausos)

Y por último...

Necesitaríamos tu opinión. La necesitas...

¿Qué te voy a decir? Cosas bonitas.

Cosas bonitas no, preciosas. Yo es que, de verdad.

Y te voy a decir una cosa. Qué ventaja tienes.

Qué buena es esta muchacha para el invierno.

Qué bufanda.

(Risas)

He visto una bufanda impresionante. De verdad, de verdad...

Yo no sé, pero lo que has hecho ahí de levantarte a pulso...

Es lo más complicado. -No, hacemos cosas más complicadas...

Pero nos cuesta bastante. Mucho esfuerzo.

-¿Es lo más difícil? Cuando la has subido con una mano.

Pitingo, ven un momento. Haz el favor.

Pero siempre soy yo... ¡Ay, el pobre!

Mira, he llegado primero...

Claro, el que llega aquí primero...

Pitingo, tienes el cielo ganado, ¿eh?

Has llegado a tiempo.

-Toma, que se te ha caído algo. -Una perla.

-Gracias. Que me gusta el oro.

¿Qué podíamos hacer con Pitingo?

Lo de la bufanda. Que haga lo de la bufanda.

¿Estamos locos o qué?

Que compruebes la vista de doble altura.

¿Que compruebe la vista de doble altura?

De doble altura. -A subirte aquí.

Que compruebes cómo se ve desde más arriba.

Yo te agarro. -No, ¿quién me agarra?

Ah, ¿tú encima? -Súbete a la mesa.

No, él encima no, Pitingo.

Lo que se hace con los niños en Semana Santa.

Una cosa, me quito los zapatos, ¿no? Que te voy a reventar.

No, sí, te hago daño. Me quito los zapatos.

Yo creí que era sentado... ¿Es sentado?

No, no. De pie.

(RESOPLA)

Dame las manos. -Ten cuidado, por Dios.

Nunca va a ser más alto. Impresionante.

Pitingo, cuidado. Cuidado, hijo mío.

Qué estirón has dado, Pitingo.

¡Qué harte tiene! Suelta, confía.

Mira qué actitud más buena, ¿eh? ¡Ay!

¡Bravo!

Qué fuerza tienes, hijo.

Lo ha hecho bastante bien. Pensaba que iba a temblar muchísimo.

Entonces me hace el trabajo mucho más complicado,

peor se ha puesto bastante rígido y duro y no ha sido tan complicado.

No arriesguemos más porque el riesgo,

si alguien lo tiene que asumir ahora son ellos.

Por favor, que vengan los Impact Brothers.

Venid aquí conmigo.

Porque necesitamos a un cuarto clasificado,

a un ganador de este duelo.

Pitingo.

Lo tengo bastante ya asimilado.

Es un marrón, porque es un marrón, porque me encantáis los dos,

no te puedes imaginar de qué manera.

Porque por eso estáis aquí.

Nos habéis gustado a los tres.

Y habéis llegado hasta aquí por vuestro esfuerzo.

Pero...

yo quiero ver en el duelo final a AcroDreams.

Santiago. No, no, no.

No me puedes dejar otra vez. Me lo habías prometido.

No te lo he prometido, he dicho que lo negociaríamos.

Ana, tú eres la que mejor decide estas cosas.

Yo, de verdad, son dos parejas, dos tipos de amor así, tal cual,

y de amor fraternal, son desplazamientos vertical

y en horizontal, es sincronía, es fuerza y es estética.

Son números muy parecidos. Y los dos son maravillosos.

Así que sería incapaz de echar con mi voto a ninguno de los dos.

Prefiero que lo haga Ana, así que me quedo con Alejandro y Marcos.

Te anticipabas a una situación que iba a llegar.

Y estás en ella. Tienes que resolver, Ana.

Bueno, yo lo tengo bastante claro.

Chicos, es maravilloso veros, ya os lo he comentado antes.

Y espero que esta formación que tanto deseáis

llegue de vuestra mano o llegue también de alguien que os vea aquí,

pero no puedo evitar darle mi voto a AcroDreams.

AcroDreams, cuartos clasificados de la noche.

Enhorabuena.

AcroDreams, por favor, subid al Palco,

a esa Galería de los Insuperables.

Impact Brothers están despidiéndose del jurado.

Es que es como una recompensa al trabajo, es algo muy bonito.

-Es un reconocimiento de duro trabajo, de muchos ensayos,

mucho sudor y muchas horas.

Muchísimas gracias, gracias. Me llevo también estos besos.

Y enhorabuena por haber llegado hasta aquí, hasta la final.

Gracias. Gracias.

Estamos un poco tristes, entre comillas,

por no haber conseguido ese premio, pero estamos muy contentos,

porque hemos hecho el trabajo correctamente.

-Orgulloso de nosotros mismos, ¿verdad que sí?

Nos queda uno.

Quinto y último duelo de la noche y además, de lujo.

La música les une pero sus estilos no pueden ser más distintos.

El flamenco y la ópera.

Un bailaor acompañado de su guitarra y un cantante

frente a todo un coro lírico.

Desde que llegaron, los dos han triunfado.

Eres todo lo sexy que puede llegar a ser el flamenco.

La cantidad es equiparable a la calidad.

O sea que sois todos muy buenos.

Yo soy muy supersticioso.

¿Qué llevas en el bolsillo? Llevo el patuco, el anillo,

llevo mis estampitas.

Me parece que tienes una presencia maravillosa.

Uno de los principales objetivos es popularizar la ópera

y para eso, lo que hacemos es sacarla de los teatros.

Ha sido un placer escucharos para todos los sentidos.

De verdad, enhorabuena.

Me ha gustado mucho tu actuación, Alberto, te felicito.

Enhorabuena por ese riesgo y por hacer las cosas así.

Muchísimas gracias.

La sensación que he tenido era de estar en el cielo.

Un coro de ángeles, de verdad.

Viéndoos, lo único que puedo pensar es que el ser humano es capaz

de hacer cosas extraordinarias. Sois increíbles.

Será el público el que votará al quinto y último finalista.

Me voy a quedar con el coro Agao.

Me voy a quedar con el coro Agao.

¡Alberto el Romero!

Siempre bailo, es mi forma de vida.

-Si para algo está la música, es para emocionar.

Y si hemos conseguido emocionar al público, misión cumplida.

Pues ya estoy con el Alberto el Romero

y con el coro de Agao.

A ver, ¿por qué tenéis que ganar y ser los Insuperables?

Contadme.

Porque hemos estado trabajando mucho para llegar hasta la gran final

y porque quiero cumplir una cosita que tenía pendiente,

conocer a mi sobrino, y si tengo la suerte de ganar,

pues voy a conocerlo, que tiene dos años ya y no lo conozco.

(Aplausos)

¿Y vosotros?

Nosotros creemos que nuestro punto fuerte puede ser la emoción,

la emoción de un grupo humano, que es increíble cómo lo han dado todo

en estos días y que van a transmitir toda la emoción.

Y la emoción de una forma de cantar especial

que igual nos distingue un poquito de todo lo que hay aquí

que es la emisión lírica que realmente llega al corazón

y a las tripas directamente y esperamos que sea para bien.

Bueno, pues dominar esos nervios.

Suerte para todos y que empiece el duelo.

Yo voy a utilizar los nervios para soltarlos encima del escenario,

echar todo lo que tengo dentro de mí en ese momento

y a disfrutar de las dos actuaciones que son las dos últimas,

o espero que sean dos, así que a disfrutarlas al máximo.

(Palmas, quejíos)

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño.

El tiempo va sobre el sueño hundido hasta los cabellos.

Ayer y mañana comen oscuras flores de duelo.

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño.

¡Agua!

(Aplausos)

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño.

(Aplausos)

Esta actuación, bien.

Está bien, la verdad que contento con el resultado de la actuación,

porque yo he salido contento del escenario, tanto Juan como Luís.

El público estaba en pie y con eso me quedo.

Bravo.

Gracias. Bravo.

A ver qué opina el jurado. Pitingo.

Alberto, el mejor número que has hecho, de verdad.

Muchas gracias.

Maravilloso.

Los pies se te han escuchado muy claros, muy limpios.

Me ha parecido también superbonito

que hayas metido la guitarra eléctrica

y luego la guitarra española con el delay, muy novedoso.

El cante de Juan San Juan que quita el sentido

y la guitarra de Luís Amador, también que es otro fenómeno.

Y un olé para ti y un olé para los tres.

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

¿Van bajando los nervios? Sí.

Santiago.

Pues, Alberto, la verdad es que...

Ya, tu complicación básica era cuando te traes a un cantaor

y a un "tocaor" de esta calidad, estar a la altura ya es difícil.

Te digo que no solo has estado a la altura, sino que chapeau.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Ana.

Bueno, Alberto, a mí me sigues pareciendo muy sexy,

cosa que yo sé que te gusta que te lo diga

aunque mi favorito es Juan, Superjuan, que no San Juan.

Y es un placer verte porque estás lleno de arte y de raza

y de poderío y siempre me impresiona tenerte aquí, enhorabuena.

Muchísimas gracias.

Un poco más tranquilo. Las valoraciones son muy buenas.

No podía ser de otra manera tampoco.

María. Impresionante.

Lo de los pies de esta gente yo no lo comprendo.

Es como una metralleta.

Y no hay quien lo haga. No se puede hacer ni con la boca.

Cualquier sonido onomatopéyico eres tú capaz...

De eso no hay manera.

Y con lo que tú eres, María,

un taconeo con él sí que te marcas, ¿no?

Vamos a ver, vamos por partes. -Eso está claro.

Claro.

Que sí, mujer.

De cualquier manera,

ellos, que es de los que estamos hablando,

son artistas de los pies a la cabeza. Y tienen hecha una canción...

¿Ah, sí?

Pícalo, pícalo. A ver.

Nosotros nos picamos, pero va dedicado para Ana.

Además que hablamos de ella y todo. Bueno, que no se salva nadie.

Pitingo y Santiago... Y tú también estás.

Pues yo quiero escuchar esa canción. Y yo.

Vamos.

Dale, dale.

Yo no canto.

Insuperables, insuperables, insuperables.

Nosotros somos insuperables.

Insuperables, insuperables, insuperables.

Nosotros somos insuperables.

Santiago Segura está en el jurado y también Ana Milán,

y Pitingo que es muy flamenco, ellos nos van a juzgar.

Insuperables, insuperables, insuperables.

Carolina también es insuperable.

Insuperables, insuperables, insuperables.

Nosotros somos insuperables.

Insuperables, insuperables, insuperables.

¡En la primera! Nosotros somos insuperables.

Pero oye, qué temazo.

¡Olé!

¡Qué bien, qué bonito! Qué bonita.

Los derechos de autor son nuestros.

Yo no digo nada. Yo os lo dejo de sintonía,

pero al menos traerme a un programita de la siguiente edición.

Bueno, después de este momento de subidón y de alegría,

turno del último duelista de la noche.

El coro de Agao.

Pues bastante nerviosos, pero preparados,

preparados para este gran momento, para darlo todo.

Y bueno, para intentar emocionar al público que es nuestra...

Nuestro principal objetivo.

(CANTAN "NESSUN DORMA", PUCCINI)

Yo creo que el resultado ha sido muy energético, muy emocionante

y yo creo que el público ha estado encantado.

Enhorabuena, porque ha sido impresionante.

Vamos con las valoraciones. Ana, que vas diciendo no, ¿no qué?

¿No te ha gustado? Nada.

¿Qué ha pasado? Nada, pues que les he notado

cortitos de voz y he dicho: "Ay, si hubieran ensayado...".

Les ha faltado voz, ¿eh? Chicos.

Es que creo que me habéis visto secarme las lágrimas.

He empezado a llorar contigo, me he fusionado ahí, y bueno...

Es que no os puedo decir más que que me faltan las palabras,

que en mí, eso es rarísimo. Cierto.

Me faltan, con vosotros, me faltan.

(Aplausos)

Muchas gracias. Santiago.

Mira, de verdad, chicos.

Solo por el hecho de haber dejado muda a Ana Milán ya...

Estoy en deuda con vosotros. Mi gratitud será eterna.

Deberíais venir más a menudo.

No, bromas aparte.

Ana es una mujer sensible y la habéis emocionado,

habéis hecho saltar las lágrimas. Yo os veo que sois muy inteligentes.

El Brindis de "La traviata", luego "O, sole mio"

ahora el "Nessun dorma", o sea, tocáis la fibra sensible.

Sí que realmente queréis acercar la ópera al gran público.

Y me parece muy loable, pero es que lo hacéis además muy bien.

Yo también me he emocionado, menos que ella,

porque no he llegado a llorar, pero casi casi.

Se me ha humedecido un ojo. Muchas gracias.

Pitingo.

Yo sí me he emocionado. Se me han caído cuatro lagrimones

como garbanzos. Como garbanzos.

Como garbanzos, sí, sí. Es impresionante, de verdad.

Yo creo que cuando uno tiene esta reacción, solo existe eso.

Ya no miro ni la técnica ni la afinación ni nada.

Simplemente la emoción que me habéis hecho sentir.

Enhorabuena. Muchas gracias.

(Aplausos)

Quien estoy segura que ha disfrutado ha sido María, ¿verdad?

Sí y mucho.

Sí y mucho.

Pero por eso, porque creo que te remueven todo.

Son capaces de erizarte la piel. Ha habido un momento que estabas

con los ojos cerrados y estabas en otro mundo.

En otro mundo. Son capaces de trasladarte,

de transportarte y de hacerte sentir cosas que no se suelen sentir.

Y de verdad, enhorabuena,

porque parecéis todos sobrinos de Espinete.

Lo digo por lo de los pelos de punta.

-Muchas gracias.

Oye, María.

¿Tú te animarías a cantar algo con ellos?

Yo sí, yo os sorprendo. ¿Qué tienes aquí montado?

Vengo preparada.

Voy a coger el naranja que parece que venimos a juego.

A ver, María.

¿Qué es eso? Tráete los globitos.

¡Butano, butano!

¡Butanero! No, no, butanero, no.

"Juranderos", venid para acá.

-En el momento que he visto la botella y los globos,

digo, esto va a ir del helio y me encanta,

porque a mí esa voz de pitufo que se pone de repente es fantástica.

-A ver, tenéis que aspirar el aire que hay aquí y cantar lo que queráis.

Ay, no puedo. ¿Qué podemos cantar?

¡Ulti!

Venga...

Venga.

Pero ¿qué hay que cantar? Dale.

¿Qué queréis que cante?

Sigue, sigue, pero canta.

¡Pero canta!

(RÍE) Es que...

Ahora se te queda la voz así. Pero... Ah, no, ya.

Pero si yo tengo la voz de Paco Umbral, cómo se va a quedar.

A ver, pero es que no sé qué cantar. Rebaña, rebaña un poco.

¿Qué cantamos? "Que te calles, que te calles".

Lo que tú quieras.

(CANTA CON VOZ AGUDA) "Granada...

tierra soñada por mí.

Mi cantar se vuelve gitano cuando es para ti.

Mi cantar...". Dale, dale.

Chupa más, chupa más.

Tienes que chupar más.

(CANTA CON VOZ AGUDA) "Soy gitano y vengo a tu casamiento

a partirme la camisa, la camisita que tengo".

Sigue, sigue.

(CANTA) "Ay, ay, Ana Milán. Ay, te quiero yo.

Ay, más que a la madre que te parió".

Es Joselito, es Joselito.

¿Y qué canto? Canta "My way".

Ay, por Dios.

(CANTA CON VOZ AGUDA "MY WAY")

Sentir cómo Pitingo se convertía en Papá Pitufo

y Santiago Segura en el pitufo gafitas ha sido muy divertido.

Vamos a centrarnos. No puedo veros con los globitos.

Hay que hacerlo muy serio. A ver.

En cuanto se pase, tengo que pedir, por favor, a Alberto el Romero

que pase, que nos acompañe al escenario.

Porque con tonito o sin tonito,

ha llegado el momento de escuchar el veredicto del jurado.

Tenemos cuatro actuaciones clasificadas

en la Galería de los Insuperables.

Necesitamos una actuación más.

Y me tenéis que decir quién es el ganador de este duelo

para tener a los cinco clasificados.

Ana. Alberto.

Bonico.

Que eres muy bonico. Muchas gracias.

Lo eres.

Y eres un pedazo de artista.

Un artista que me ha hecho ser un poco flamenca.

Pero me tengo que rendir ante la emoción.

La emoción es algo que no se puede negar.

Y no puedo evitar que la mía tenga que ver con el coro Agao.

Votación de Ana para el coro de Agao.

Pitingo.

Vamos a ver cómo lo explico.

Yo he tenido la misma emoción, la mismísima.

Me he emocionado, he llorado.

Pero también me he emocionado mucho con ellos.

Con Alberto, muchísimo.

Y luego es un...

Y quizá pueda ser egoísta por mi parte,

pero es un arte que yo amo, que yo adoro,

que si no fuese por este tipo de programas,

no veríamos flamenco en España, es la verdad.

Hay muy pocos espacios para este arte que es el flamenco.

Y voy a votar...

sobre todo por y para el flamenco a Alberto el Romero.

Muchas gracias.

Bueno, Santiago, no hace falta que te explique tu situación.

No hace falta que me lo expliques, ya me percato yo mismo.

O sea, un marrón.

Porque los dos competidores son pata negra.

Lo pasas realmente mal. El quinto clasificado es...

Dímelo tú, Carolina. No, yo no puedo.

Yo no puedo, te tienes que mojar.

También es verdad que has llegado a la final

y el peso de la responsabilidad te tenía que llegar, Santiago.

Que me parece bien.

Lo que pasa que de repente me ha dado así como un...

Y digo, a ver si hago algo mal, porque igual lo hago mal.

El quinto clasificado para subir a la Galería es...

Pensarlo: vosotros sois tres odiándome y estos serían cuarenta.

Aunque solo sea por eso, que pase el grupo Agao.

Pues coro de Agao. Enhorabuena.

Sois los quintos clasificados.

Nuestro contrincante ha sido fantástico.

Se le veía con una fuerza, con una energía,

con una precisión, con un arte... Estábamos así.

Y bueno, creo que eso también ha sido positivo en el sentido

de que nos ha hecho dar más aún de nosotros mismos.

Quiero decirte que muchísimas gracias.

Ha sido un placer tenerte,

que nos hayas dejado disfrutar de tu arte...

y que todo esto es para ti.

Muchas gracias. Enhorabuena por llegar a la final.

Enhorabuena, gracias por acompañarnos.

Hombre, rabia te da, muchísima.

Muchísima porque yo quería realmente ganar

por ver a mi sobrina.

Era lo que más ilusión me hacía, incluso más que...

Me hace ilusión ganar el programa, obviamente,

pero mi sobrina y mi hermano iban por encima de todo.

Bueno, habrá que esperar un poquito más.

Ha llegado la hora de afrontar la recta final del programa.

Tenemos a los cinco grandes ganadores

de los duelos más difíciles de la historia de este programa.

Ellos son Street Squad.

Fran Diábolo.

Air Show.

AcroDreams.

Y coro de Agao.

Todos vosotros estáis un paso más cerca de convertiros

en insuperables.

Pero todavía queda el último reto. Es el momento del ahora o nunca.

Para ello tendréis que desplegar

todas vuestras armas en el Duelo Final.

Todos contra todos.

Tras las actuaciones,

el jurado se quedará con tres finalistas

y el público elegirá al Insuperable.

¿Estáis listos?

¿Sí?

Pues que comience el Gran Duelo Final.

El duelo la verdad es que va a salir superbien porque lo hemos montado,

es un número que funciona superbien, que es muy power

y teníamos un montón de ganas de hacerlo.

-Nuestro punto fuerte es la complicidad que tenemos.

Lo que transmitimos, esa historia que dicen.

-Estoy supernervioso. Es el duelo final, la recta final

y aquí todo. Entonces aún más presión.

-Como siempre, yo creo que con muchísimas ganas.

Lo nuestro es batallar, entonces, que vengan duelos.

Y si esto no fuera la final, también nos gustaría.

-Yo creo que podemos ganar. Llevo diciendo que podemos pasar

a la siguiente... ¿Podemos ganar? Yo creo que sí.

-Hombre, a mí me gustaría ganar.

Para eso he venido y para eso le he tirado tantas horas a esto

y tantas horas sin dormir.

-A por todas, ya es la última. A por todas.

-Controlar los nervios al máximo

e intentar hacerlo lo mejor posible de todas las veces.

-Estamos con la adrenalina de salir al escenario con muchas ganas.

-Todo lo que tenemos como grupo, cada uno.

Todas las energías, todas las emociones

hay que juntarlas en una y darlo todo.

Que acabe y digas: "Ahora sí, ahora ya está.

Hemos hecho un buen trabajo".

(Música)

(Aplausos)

Esta ha sido una apuesta muy arriesgada y ha salido muy bien.

Hemos salido supercontentos

porque teníamos ganas de demostrar lo que teníamos,

algo diferente y bueno, un poco más sentimental.

(Música)

(Aplausos)

La actuación ha ido como yo quería.

Ninguna vez se me ha caído y con eso ya estoy supercontento.

Y me voy a mi casa contentísimo.

(Música)

(Aplausos)

Muy contentos por el trabajo que hemos hecho.

Y nada, ganemos o no nos llevemos el premio.

Supersatisfechos y supercontentos de estar donde estamos.

(Música)

(Aplausos)

La verdad, nos hemos sentido muy a gusto,

además sabiendo que era ya la última, hemos ido con muchas ganas.

Yo me he sentido muy bien la verdad.

(CANTAN "LE TORÉADOR", BIZET)

(Aplausos)

Sentimos que hemos hecho lo que teníamos que hacer.

Hemos cantado, hemos disfrutado. Al público creo que le ha encantado,

lo cual demuestra que a la gente le gusta la ópera.

Estoy con los cinco duelistas finales.

Miembros del jurado,

es el momento de vuestra valoración.

Pitingo.

Bueno, yo quiero hablar de Street Squad.

Nos habéis enseñado el significado de la palabra compromiso,

de la constancia y del esfuerzo.

Y nos habéis traído el arte de la calle a este programa.

Maravilloso, lo habéis hecho genial.

Mi más sincera enhorabuena y enhorabuena por estar en la final,

porque os lo merecéis.

Muchas gracias.

Ana.

Yo quiero hablar de Fran.

Fran, tu pasión te ha movido más de media vida.

Nos has enseñado la cara del Fran que se pone muy nervioso,

como un niño cuando va a actuar,

y que luego se transforma en un maestro del diábolo

poniendo a todo el público en pie.

Enhorabuena por haberlo hecho, porque no todo el mundo lo consigue.

Muchísimas gracias.

Santiago.

Pues quiero hablar de mis amigos de Air Show,

que desde que vinieron el primer día con el primer número,

he visto que han llenado el programa de poesía aérea.

Todos los números han sido redondos.

Primero con el aro, luego con los straps,

ahora las telas, acabando con este número final

de la bola de discoteca humana que es maravilloso.

Habéis conseguido que lo imposible parezca fácil.

Felicidades. Muchas gracias.

Ana.

Yo quiero hablar de los chicos de oro, de AcroDreams.

Nos habéis emocionado muchísimo.

Os presentasteis al casting, porque queríais cumplir un sueño.

Espero que lo hayáis cumplido. Queríais vivir una nueva experiencia

y creo que estando en la final es maravillosa.

Yo poco más puedo deciros. Gracias por haberlo hecho.

Gracias por habernos dejado a los tres disfrutar

de tanta magia y tanta poesía con vuestros cuerpos.

Gracias de verdad. Gracias a vosotros.

Y por último, Pitingo.

Coro de Agao.

Sois 40 voces que nos han hecho vibrar,

pero no solo a nosotros, sino vibrar nuestros corazones,

que eso es lo más importante.

Os mueve vuestra pasión por la ópera,

vuestro amor por la ópera y nos lo habéis contagiado.

Enhorabuena, sois fantásticos.

Y disfrutarlo.

Pues ahora sí.

Ha llegado la hora del último veredicto del jurado.

De estos cinco concursantes, vais a escoger a tres

como últimos finalistas. Y, de esos tres,

el público decidirá quién se convertirá en Insuperable

y se llevará los 30 000 euros.

Ana, Santiago, Pitingo.

Debéis quedaros con tres artistas. Ha llegado el momento.

Santiago.

(Música tensión)

Pensad que estáis aquí, ya sois insuperables.

Lo nuestro es una opinión.

Una opinión más. Muy subjetiva, además.

Que nada de lo que nadie os diga os pare.

Sois insuperables y quiero que seáis imparables.

Yo me quedo con Acrodreams.

¡Acrodreams!

(Aplausos)

Tenemos los primeros finalistas.

Por favor, subid al palco.

Subid a esa galería. Enhorabuena.

Atención.

Atención al público, que es quien tiene que decidir

quién es el Insuperable de la noche,

defenderán el color rojo.

Ana.

Yo voy a ir al grano, porque me voy a morir de un infarto esta noche.

Y me viene fatal, la verdad. Así que mis insuperables...

¡Son el coro Agao!

¡Coro de Agao!

(Aplausos)

¡Segundos finalistas!

Por favor, podéis subir al Palco de los Insuperables.

Por favor, acceded al palco.

Enhorabuena. Atención al público.

El coro de Agao defenderá el color azul.

Y por último, Pitingo, tercer finalista.

Bueno, para mí...

Mi insuperable, o mis insuperables,

claramente, lo tengo más que pensado.

Son Air Show.

¡Air Show! Enhorabuena.

Por favor, acceded al palco.

Y competiréis con el color verde.

Chicos, por favor.

Venid aquí conmigo.

Quiero daros la enhorabuena, de verdad.

Sois también unos grandes insuperables,

y quiero que os vayáis con este fortísimo aplauso.

Tanto del jurado como del público.

(Ovación)

Lo habéis hecho genial, nos habéis hecho disfrutar.

Nos habéis hecho sonreír. Seguid triunfando

de la manera que lo habéis hecho. Enhorabuena.

Y muchísimas gracias por venir a compartir vuestro talento

con nosotros. Muchísimas gracias.

A lo mejor, tristeza. Un poquito.

Este esfuerzo nos ha llevado hasta cierto punto,

pero no hasta el final. Bueno, hemos disfrutado mucho.

Pues nada, no ha podido ser. Yo estoy contento

con la reacción de la gente. Que no se me cayera el diábolo,

que era lo que quería. Y bueno, una experiencia inolvidable.

El jurado ya está liberado de responsabilidad.

Esto os gusta, ¿eh? (SUSPIRAN)

Pero llega el momento de más tensión en toda la edición del programa.

La proclamación del ganador.

Antes del veredicto del público, Ana, Pitingo, Santiago...

¿Queréis ver cómo ha sido vuestro paso por el programa?

(RÍE) No lo sé. Vamos a verlo.

No puedo bajar a nadie donde veo... ¡Oh!

(Risas)

Un día te voy a montar la del 2 de mayo.

Cada vez que hablo, me interrumpe. No lo puede evitar.

Esta votación... Yo el pelómetro lo tengo estropeado.

Le admito a él lo que no admito a mi marido.

Es alucinante. Pobre criatura.

Un aplauso para el marido de esta persona,

que la aguanta todos los días.

¿Me vas a interrumpir? Es para coger carrerilla...

Probablemente. En cuanto digas una memez,

te interrumpo. ¡Una memez!

¡Una memez, tesoro! ¡Qué bofetón!

(RÍE) Bueno...

¡Hala, venga! ¡Vamos, vamos!

Soy el primer gitano que está haciendo estas cosas.

Dice: "Agárrate fuerte, que te puedes caer". ¡Chiquilla!

(GRITA) ¡Olé!

No me soltéis, por vuestro padre.

¡Ay, ay, ay!

¡Ay, ay, ay!

¡Ay!

Voy a pedir al programa un plus de peligrosidad.

Van a parecer dos periquitos. ¡No, no, no!

¡Me encanta!

¡Esto está muy bien para echar la tarde!

¡Esto está fenomenal!

(GRITA)

¡Ah, qué guay!

¿Queréis quitar la música de circo, por el amor de Dios?

(CANTA) "¡Le canto de corazón!".

(Aclamaciones)

(Música cómica)

No puedo darle la vuelta.

Mira a cámara, Pitingo. Los tres juntos.

Diego, me has hecho volar. Sin escoba por primera vez.

Sin escoba por primera vez, efectivamente.

Es más obediente y se porta mejor que tú, Santiago. ¡Mira!

(Aplausos)

Chicos, qué bien lo habéis pasado, ¿eh?

La verdad es que sí. Sí.

Para lo mal que lo pasamos ahora. Para compensar.

Todos los que se han ido eliminados,

en vez de insuperables, nos llaman a nosotros insoportables.

Los insufribles. Con lo fácil que sería...

Acrodreams, abajo actuando. Air Show, arriba.

Y estos, cantando. Y se dividen los 30 000 euros.

(Aplausos)

Al público le ha gustado. Nos encantaría,

pero, como dijimos, solo puede quedar uno.

Pero tranquilos, porque ahora vais a hacer

lo que más os gusta hacer, dejar el marrón al público.

Y es que el juez que va a dar el veredicto definitivo

va a ser el público en plató. Él tiene la última palabra.

Mirad bien sus caras. Estas casi 250 personas

serán los últimos jueces de vuestro paso por el programa.

Como siempre, tenéis un pulsador a vuestro lado.

Y a cada artista le hemos asignado un color.

Atentos. Rojo para Acrodreams.

Azul, coro de Agao.

Verde, Air Show.

Ya solo me queda desearos suerte,

daros las gracias por todo, por tantos buenos momentos,

y estoy segura que el público va a hacer justicia.

Que empiece la votación.

(Música tensión)

El público ha votado.

La suerte está echada.

Vamos a empezar viendo la gráfica.

Los puntos que ha obtenido el ganador.

168 puntos.

El ganador de "Insuperables" y, por lo tanto,

de los 30 000 euros de premio es...

¡Acrodreams!

(Aplausos)

¡Enhorabuena!

¡Felicidades! ¡Son los Insuperables!

María del Monte, por favor.

Hazle entrega de esos 30 000 euros.

Ese gran cheque. Enhorabuena.

¡Se convierten en los primeros Insuperables del programa!

Enhorabuena. -Muchas gracias.

-Enhorabuena.

Felicidades, enhorabuena. Esto es vuestro, ¿eh?

-No nos lo creemos.

La verdad que estamos todavía en shock.

-Estoy....

Estoy muy contenta, muy feliz, pero todavía no...

me llego a creer que ha acabado todo, que hemos ganado...

Es que no me lo creo. Muy fuerte.

¡Muchas felicidades!

Al resto, muchísimas gracias por acompañarnos.

Y a ustedes, muchísimas gracias por estar ahí, en TVE.

¡Gracias por ser Insuperables!

  • Insuperables (Final) - 31/08/15

Insuperables (Final) - 31/08/15

31 ago 2015

Insuperables llega a su gran final con una defensora de excepción para los concursantes: María del Monte.

Ana Milán, Pitingo y Santiago Segura juzgarán las actuaciones de los diez finalistas que compiten por ser el artista ""Insuperable"" y ganar un premio dotado con 30.000 euros.

 

ver más sobre "Insuperables (Final) - 31/08/15" ver menos sobre "Insuperables (Final) - 31/08/15"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 152 programas de Insuperables

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios