'Ingeniería romana' es una serie documental sobre las prodigiosas obras que se construyeron en las ciudades del Imperio romano. El acueducto de Nimes, el teatro de Cartagena o los magníficos monumentos de Roma son algunas de las infraestructuras que permiten comprender los desafíos a los que se enfrentaron los ingenieros romanos.

3333445 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
Para todos los públicos Ingeniería Romana - Las Ciudades (1) - Ver ahora reproducir video 50.56 min
Transcripción completa

TVE participa en la serie documental "Ingeniería Romana".

Una gran producción que mostrará las obras de ingeniería

más importantes de todo el Imperio.

Dos episodios tratarán sobre las ciudades romanas,

y TVE ofrece ahora el primero de ellos,

donde Tarragona y Cartagena son protagonistas.

Roma era ambiciosa.

Deseaba ser una gran ciudad y progresar hasta alcanzar

la máxima expresión.

Y lo logró con tal éxito y eficacia, que sirvió de modelo

e inspiración para la fundación del resto de ciudades del Imperio.

El progreso y el bienestar romano actuaron con mayor fuerza

que las victorias en el campo de batalla.

Esta fue, seguramente, el arma de romanización más poderosa

que jamás existió.

La decisión de fundar una ciudad y dónde situarla,

obedecía a una estrategia militar, logística o comercial.

Pero el emplazamiento exacto dependía de factores

y condicionantes muy variados.

He aquí los principios primordiales en la formación de una ciudad.

En primer lugar, se seleccionará un terreno totalmente favorable.

Un terreno elevado y abierto, despejado de nieblas

y con una orientación que no sea ni calurosa ni fría,

sino templada.

Se evitará además la proximidad a terrenos pantanosos.

De esta forma, Marco Vitruvio Polión,

arquitecto romano, describe en su tratado sobre arquitectura

los factores que se deberían tener en cuenta para elegir

el emplazamiento de una ciudad.

En él, considera multitud de factores,

como por ejemplo, que la cuadrícula de la ciudad

debía estar orientada según los puntos cardinales.

Pero que esta orientación debía ser alterada

según la dirección de los vientos dominantes.

Y así continuaba con muchos detalles,

como la orientación respecto al sol.

La distribución alternativa según fuera una ciudad de interior

o de costa y un largo etc.

Pero para los romanos había un condicionante crítico

y fundamental por encima de todos los demás, el agua.

Los romanos sabían que el agua era un elemento fundamental

de progreso y bienestar y que debía llegar

abundantemente hasta el corazón de la ciudad.

Cayo Plinio Cecilio Segundo, escritor, científico,

naturalista y militar romano,

más conocido como Plinio el viejo, no pudo ser más explícito y rotundo

cuando dijo: "Son las aguas las que hacen la ciudad".

Era inconcebible que una ciudad, por pequeña que fuera,

no dispusiera de agua potable y de baños públicos.

Pero ¿dónde encontrar grandes caudales de agua,

cuya calidad sanitaria estuviera asegurada?

Los pozos ofrecían agua de gran calidad,

pero de escaso caudal.

Los ríos, aunque pudieran ser caudalosos,

no ofrecían las garantías sanitarias exigidas por los romanos.

Y lo mismo sucedía con los lagos y las presas.

El agua de estos lugares podía contaminarse fácilmente.

El agua de lluvia podía ser almacenada, pero no para beber.

Porque el agua retenida acaba siendo fuente de enfermedades.

Solo había una solución posible.

Captar el agua en los ricos y poderosos

manantiales de las montañas.

Por lo tanto, antes de fundar una ciudad

y escoger su emplazamiento definitivo,

era fundamental certificar la existencia de manantiales,

suficientemente potentes y constantes,

que, con independencia del clima y las estaciones,

asegurasen un suministro ininterrumpido

de agua de calidad a los habitantes.

Y determinar si la altura y la distancia

a la que se encontraban, permitía canalizar el agua

hasta el emplazamiento deseado para la ciudad,

mediante la construcción de uno o varios acueductos.

Solo una vez certificado esto, el emplazamiento de la ciudad

podía confirmarse.

Con el emplazamiento confirmado,

se procedía a la delimitación del terreno,

mediante un ritual que los romanos habían heredado de los etruscos.

Un augur confirmaba si el lugar resultaba propicio para los dioses.

En cualquier caso, el augur confirmaba un emplazamiento

ya escogido por los ingenieros.

Luego se procedía con la "inauguratio".

En un punto central del espacio elegido, se abría una fosa

y se introducían en ella ofrendas y tierra

del lugar de origen de los fundadores.

Después se marcaba el perímetro de la ciudad con un arado

tirado por una yunta de bueyes guiada por un sacerdote.

Sobre este perímetro se situaría la muralla defensiva de la ciudad.

Después un mensor calculaba y delimitaba las zonas

en el interior de este espacio.

Finalmente, un sacerdote oficiaba la consagración

mediante un sacrificio en honor a la triada capitolina

formada por los dioses Júpiter, Juno y Minerva.

La ciudad romana estaba articulada normalmente

sobre dos ejes principales.

El cardo o "Cardō Maximus", la calle que se orientaba

más o menos de norte a sur, y el "Decumanus Maximus",

la calle perpendicular a esta que atravesaba la ciudad

de este a oeste.

El trazado del resto de las calles se realizaba en paralelo a ambas,

formando manzanas.

El núcleo de la ciudad era el foro.

Se trataba de una gran plaza porticada,

por lo general, rectangular,

donde se hallaban los principales edificios cúbicos.

La curia, o sede del senado local,

las basílicas o edificios civiles donde se celebraban

procesos públicos y operaciones comerciales,

y los templos, especialmente los consagrados

a la tríada capitolina.

En las proximidades del foro se encontraban los mercados.

Y más allá, los edificios públicos dedicados al ocio

y a los espectáculos, tales como las termas, el circo,

el anfiteatro y el teatro.

Este era el modelo ideal de ciudad romana.

Heredado del modelo hipodámico griego.

Este modelo se puede comprobar fácilmente

en muchas de las ciudades que han logrado conservar su huella

en el territorio, gracias a las imágenes de satélite.

Por ejemplo, en Miletus, de origen griego,

cuyo trazado reticular fue planeado por hipódamo de Mileto,

convirtiéndose en el arquetipo del diseño urbanístico

que seguirían las ciudades clásicas.

O en Timgad, también llamada Thamugadi, en Argelia.

Colonia romana.

Se aprecia perfectamente el perímetro amurallado.

El Cardō Maximus, el Decumanus Maximus,

el foro en el núcleo de la ciudad y en sus cercanías el teatro.

Pero el modelo ideal podía ser alterado.

Podemos verlo en muchas ciudades, por ejemplo en Pompeya, en Italia.

Esta ciudad se desarrolló sobre el terreno sin una cuadrícula

claramente hipodálica.

También en Palmira, Siria. De origen Nabateo,

capital de la reina Zenobia, que finalmente fue conquistada

y ampliamente romanizada.

Cuenta con magníficas avenidas columnadas,

pero su perímetro es muy irregular y la distribución urbana

no tiene una estructura claramente cuadrangular.

Pero en ocasiones, el modelo podía alterarse considerablemente.

Cuicul, colonia romana en Argelia, es un buen ejemplo.

O Cirene. Colonia griega en Libia, distribuida a lo largo de una calle

en el castro.

O Éfeso, de origen griego y muy transformada por Roma,

sin avenidas perpendiculares entre sí,

pero con una gran calle principal y una enorme avenida porticada

hacia el puerto.

La mayoría de las ciudades romanas eran obras colosales

que abarcaban enormes extensiones.

Pero a lo largo de 2000 años, todas estas ciudades

han sufrido catástrofes naturales, saqueos, destrucciones premeditadas,

siendo muchas de ellas prácticamente borradas de nuestro presente.

A pesar de ello, importantes restos han logrado perdurar

hasta nuestros días.

Pero resultó que el emplazamiento escogido para unas ciudades romanas

fue tan idóneo y ventajoso, que tras la desaparición del Imperio,

nuevas ciudades fueron construidas exactamente en el mismo lugar.

Algunas de estas ciudades han perdurado hasta nuestros días

y son el resultado de una evolución urbanística

de más de 2000 años.

En la actualidad, estas ciudades

son maravillosos yacimientos arqueológicos.

En ellas, la interpretación de los antiguos restos romanos

supone un enorme y apasionante desafío.

Año 218 a. C.

El ejército cartaginés al mando del general Aníbal Barca,

emprende una gran campaña contra Roma.

Para ello decide cruzar iberia y el sur.

Su objetivo es atravesar Los Alpes para dirigirse directamente a Roma.

Para cortar la vía de suministro al ejército cartaginés,

Roma decide desembarcar en la antigua Iberia.

Era fundamental cortar los suministros y las comunicaciones

entre Aníbal y su retaguardia, para así aislarlo.

Pero para ello debe encontrar un emplazamiento militar

estratégico en la costa mediterránea.

El general Cneo Cornelio Escipión dirige a las lecciones romanas

con la misión de encontrar este lugar idóneo.

Y lo halla en una elevación costera desde la que se dominaba

una bahía propicia para construir un puerto.

Allí se levantó un campamento y luego una ciudad.

Es la aparición de Tarraco, la puerta de Roma en España.

Estas ventajas tan evidentes para el emplazamiento de una ciudad

perduraron a lo largo de los siglos y el resultado es Tarragona.

Una placentera y próspera ciudad mediterránea española.

Tarragona, que ha heredado su nombre de la antigua Tarraco,

es una ciudad moderna levantada sobre múltiples ciudades antiguas.

Pasear por Tarragona es algo muy especial.

El hecho de que Tarragona esté en el mismo emplazamiento

que la antigua Tarraco,

hace que al caminar la historia te salude a cada paso.

En los próximos minutos, asistiremos a un gran espectáculo

en el que comprenderemos la grandeza y esplendor

que se oculta tras cada una de estas piedras.

Unas excavaciones arqueológicas en el centro de la ciudad

pusieron en evidencia estos restos.

Se trata de dos filas de columnas con 14 de ellas en cada fila.

Restos mejor conservados de otras ciudades

permitieron comprender que estos restos corresponden

con los de una basílica.

Era un gran edificio de tres naves.

La nave central estaba más elevada que las laterales,

hecho que favorecía la iluminación del interior.

Esta basílica era la basílica jurídica.

El lugar donde se formalizaban los temas legales,

como contratos y juicios, pero también actos de culto

al emperador.

Se trataba de un edificio integrado en el corazón de la ciudad,

el foro local.

Este contaba también con una plaza de unos 58 por 52 metros.

A su alrededor, se abría un pórtico de unos seis metros de anchura,

formando así la zona comercial más importante de Tarraco.

La excavación arrojó evidencias de la proximidad de un capitolio.

El templo principal de la ciudad hace unos 2100 años

dedicado a los dioses Júpiter, Juno y Minerva.

Si pudiéramos ahora contrastar lo que acabamos de conocer

con la realidad, vislumbraríamos rápidamente

que la Tarragona actual tendría dificultades

para competir en grandeza y esplendor

con la antigua Tarraco.

En el norte de Tarragona encontramos un bonito y tranquilo parque

llamado Campo de Marte.

Es un lugar que nos traslada al pasado y nos ofrece paseos

silenciosos y reflexivos.

Este parque está situado al pie de las antiguas murallas romanas

de Tarraco.

Estas murallas son excepcionales por diversas razones.

Primero, porque son una de las construcciones romanas

más antiguas conservadas fuera de Italia.

Segundo, porque, a pesar de esta antigüedad,

son de las mejor conservadas del mundo.

En su diseño se emplearon en los tres primeros metros

unos megalitos que sirven como refuerzo

para los impactos de las máquinas de guerra

y también para constituir una excelente cimentación.

Impresionan estos tremendos bloques de piedra

y sobrecoge pensar cómo fueron trasladados hasta aquí

y colocados en su sitio.

El peso de alguno de ellos debe sobrepasar las 30 toneladas.

En la parte superior,

el diseño contempla una obra de sillares regulares.

Bien ajustados, unidos en seco y sin mortero.

Es el llamado "opus quadratum".

Muchos de estos sillares presentan marcas que recuerdan

obras similares alzadas en Italia.

Veamos la técnica constructiva.

La base de la muralla tiene unos cinco metros de ancho.

A ambos lados se situaban los megalitos y el interior

se rellenaba con piedras gruesas y tierra.

Después se situaban los sillares.

Bien trabajados, perfectamente ajustados

y unidos en seco.

Cada pocos metros se colocaban otros transversalmente,

formando muros interiores.

Con esta técnica, se lograba un esqueleto interior

que reforzaba y aumentaba considerablemente

la resistencia de la obra.

Se creaban, además, compartimentos independientes

que no comprometían al resto de la muralla,

en caso de que se abriera una brecha.

El interior se rellenaba inicialmente

de piedras pequeñas y cascotes de menor tamaño.

Y después se extendían capas de adobes

de unos 10 por 30 por 45 centímetros.

La altura total de la muralla alcanzaba los 10 o 12 metros,

y la anchura en la parte superior unos cuatro metros.

Suficiente para habilitar una zona de vigilancia conocida

como paso de ronda.

A distancias hábilmente estudiadas, se levantaban torres.

En ellas se situaban los soldados, a veces armados con escorpiones,

cuya misión era defender la muralla.

La distancia entre estas torres estaba normalmente determinada

por el alcance de estas armas.

En la cara interior, rampas inclinadas

permitían el acceso rápido y eficaz de personas y máquinas de guerra

al paso de ronda.

En la actualidad, la parte conservada

de la muralla de Tarragona envuelve solo parcialmente

el núcleo antiguo, pero en su momento,

se extendía a lo largo de todo el perímetro de la ciudad.

Unos cinco kilómetros.

La adaptación de Tarraco a un terreno en pendiente

y siendo una ciudad de costa,

condicionó su distribución.

Esto la sitúa, claramente, en el grupo de ciudades

que se apartan del modelo ideal romano.

También contribuyó el hecho de ser una ciudad tan importante

como lo era una capital de provincia.

Tarragona es una ciudad de gran hospitalidad

y con un maravilloso clima mediterráneo.

Parece que esto ya era así hace 2000 años,

porque los textos antiguos ya hablan de que Tarraco tenía

una población cordial y su clima parecía

una eterna primavera.

Así, la población de Tarraco era importante.

Tenía un gran comercio y muchos visitantes.

Los edificios de espectáculos

estaban dimensionados en consecuencia.

En el extremo oriental de esta calle encontramos hoy

restos de la muralla medieval de Tarragona.

Este es un sector de la ciudad que ha estado ocupado

durante mucho tiempo y hasta la época moderna

por fortificaciones militares que han aprovechado

los restos romanos.

Por fortuna, sin malograrlos gravemente.

Así que, tras estos muros tenemos una agradable sorpresa.

Aquí tenemos los tres únicos arcos que han sobrevivido

de los 55 que formaban la fachada del circo.

Tienen siete metros de altura.

Realmente impresionantes.

Podemos ver que la fachada está construida con sillares

trabajados con esmero.

En el interior, otros más pequeños de tipo sillarejo.

Y las bóvedas vemos que están elaboradas

con el famoso hormigón romano.

Estos arcos estaban, normalmente, cerrados con rejas

que se abrían al público con ocasión de los espectáculos.

Estos espacios abovedados servían para diferentes usos.

Este, en concreto, tenía unas escalinatas

para el acceso a las gradas superiores.

Desde este lugar podemos ver los arcos que se conservan.

Y desde aquí tenemos las cimentaciones

de los que no han conseguido perdurar.

Encontraríamos algunas más de estas cimentaciones

si levantásemos esta calle y muchas más debajo de esas casas.

Allí se insinúa claramente la forma de las gradas.

Esta es la Plaça de la Font.

Una turística y bonita plaza llena de terrazas.

Al fondo, podemos contemplar el ayuntamiento de la ciudad.

Donde ahora la gente toma café, antaño corrían los caballos.

Así que nos encontramos justo en la arena del circo.

Esta plaza ocupa, aproximadamente, un 20 % de la superficie del circo.

Eso nos da una idea del tamaño original que tenía

esta enorme construcción.

Las casas del lado sur de la plaza se apoyan

en las cimentaciones romanas, y cuando fueron construidas,

su ancho quedó condicionado por las bóvedas originales

del circo.

Por eso, sus dimensiones son tan similares.

Muchas de estas casas no solo conservan los cimientos romanos.

También aprovechan gran parte de las paredes y de las bóvedas.

Entremos en esta sucursal bancaria para comprender con claridad

lo que estamos hablando.

Aquí podemos ver que este local ha heredado el hueco

de una bóveda, concretamente la 28 de la fachada del circo.

Con acierto y mucho gusto,

esta entidad bancaria tuvo en cuenta todo esto a la hora de plantear

su decoración.

Y en las paredes han dibujado el perfil de las gradas.

Didáctico y precioso.

Y esto ocurre en multitud de locales y casas.

La mayoría de ellos privados.

Muy cerca, en la llamaba Plaça dels Sedassos,

otras excavaciones han dejado al descubierto

nuevos y esclarecedores restos del circo.

Estamos frente al graderío norte.

Aquí se levantaba un muro de sillares,

que es donde comenzaban las gradas.

Por lo tanto, ahí abajo estaría el nivel de la arena.

También podemos ver parte de las bóvedas que soportaban las gradas.

Y cómo las casas de la calle superior están construidas

sobre ellas.

Podemos ver ahora con mayor claridad que nunca cómo las casas

aprovechaban las cimentaciones romanas.

Este es un pasillo que transcurre por toda la parte norte del circo.

Paralelo a las gradas y debajo de ellas.

Antaño debió abarcar toda la longitud que el circo tenía.

Pero actualmente solo se conserva como un tercio del total.

Docenas de estancias aprovechando los espacios de las bóvedas,

debían servir de almacén para la operativa

y la logística del circo.

Podemos observar la gran cantidad de hormigón romano

empleado en esta obra.

Su solidez era vital, pues debía soportar el peso

de miles de espectadores.

El circo de Tarraco era un edificio impresionante

con una longitud de unos 310 metros y una anchura de entre 100 y 120.

La arena estaba dividida por un amplio muro,

euripus o espina, decorado con elementos escultóricos

y arquitectónicos.

Su capacidad era de unos 23 000 espectadores.

En él se celebraban los "ludi circenses",

sobre todo las carreras de carros.

Una gran torre se encontraba en cada extremo del circo.

La torre del lado este, llamada actualmente

torre del pretorio, se conserva, aunque considerablemente alterada,

debido a diversas reconstrucciones en el tiempo.

Desde ella, las vistas de la ciudad de Tarragona

son imponentes.

Podemos vislumbrar la grandeza que antaño tuvo que tener

el circo romano de Tarraco.

Nos encontramos en la torre del pretorio.

Aquí, en su base, tenemos pistas importantes

de cómo continuaba la ciudad en la parte superior del circo.

Sobre este muro original romano,

tenemos una decoración con pilastras.

Y aquí abajo, un indicio de dónde se situaba realmente

el nivel de los cimientos.

Uniendo esta información con la que arrojan otros hallazgos

y por el conocimiento que tenemos de las ciudades de otras partes

del Imperio, podemos reconstruir el elemento arquitectónico

al que pertenece.

La plaza de representación y de administración de la provincia.

Se trataba de una plaza increíblemente grande.

Quizás la segunda más grande de todo el Imperio romano.

Medía 265 metros de largo y 145 de ancho.

Las construcciones perimetrales acogían los equipamientos propios

de la administración provincial.

Archivos, tesorería, aulas de reunión...

El interior de la plaza estaría, seguramente, adornado de jardines,

puentes, inscripciones honoríficas y numerosas estatuas.

Una escalera monumental se situaba en el lado noreste.

Una escalera que coincidía, aproximadamente,

en la misma posición que esta.

Hoy en día, estas escaleras dan acceso a esta plaza,

donde se encuentra la catedral de Tarragona.

En época de Tarraco, aquí estaba el recinto de culto imperial.

Otra gran plaza.

Esta vez de 156 por 133 metros.

En el centro, coincidiendo aproximadamente

con la posición actual de la catedral,

se encontraba el templo dedicado al culto del emperador,

levantado en honor a Augusto.

Ahora podemos tener una imagen bastante precisa

de cómo debió ser la parte alta de Tarraco,

lo que constituía la sede monumental del concilio provincial.

El área de mayor prestigio de la ciudad.

Toda esta área de más de 18 hectáreas

está ocupada actualmente por el casco antiguo de Tarragona.

La zona alta de Tarraco era una zona destinada

a las élites políticas y económicas de la ciudad.

Actualmente está ocupada por el casco urbano de Tarragona.

Así que hace 2000 años,

exactamente en este lugar, paseaban políticos romanos

entre exuberantes fuentes, jardines y estatuas de mármol.

Es imposible no pensar acerca del destino de las enormes

y lujosas estructuras que aquí se encontraban.

En muchas casas, la mayoría de ellas de poco más

de un siglo de antigüedad, encontramos pistas

que pueden dar respuesta a estas preguntas.

Antiguos pedestales de estatuas con su inscripción original en latín,

que han sido empleados como material vulgar de construcción.

La parte alta de Tarraco sirvió como aprovisionamiento

de materiales para otras construcciones,

algo que ha ocurrido durante más de 1500 años

hasta hace muy poco.

Los restos de Tarraco son tan parciales

que se precisan de cuidadosos estudios para ser interpretados.

Ya que, por sí solos, no ofrecen una imagen de lo que antaño fueron.

Pero hay una bella excepción, el anfiteatro.

El anfiteatro de Tarragona se ha conservado lo suficiente

para darnos una imagen bastante aproximada del edificio que fue.

A ello han contribuido diversas restauraciones.

(Música)

Los técnicos romanos aprovecharon la vertiente del promontorio

para cortar en ella parte de las gradas.

En las zonas donde el terreno no lo permitió,

las gradas se levantaron sobre bóvedas.

La obra que destaca en la arena son los restos de una basílica

del siglo VI y de un templo románico del siglo XII.

Tanto la basílica como el templo se levantaron con bloques de piedra

del propio anfiteatro, por lo tanto, estos restos no pertenecen

a la obra original.

En ese lugar estaba la tribuna.

Es una gran bóveda que antaño estaba profusamente adornada

y estaba destinada a las autoridades que presidían los juegos.

Podemos ver unos fosos

que cruzaban transversalmente y longitudinalmente la arena.

Originariamente estaban cubiertos con tablones de madera.

En ellos se encontraban espacios de descanso y de culto

donde los gladiadores invocaban a la diosa protectora Némesis.

Un gran acceso a la arena permitió la entrada solemne

de los gladiadores.

La "Porta Triumphalis".

Otro, la salida de los vencidos en combate,

la "Porta Libitinaria".

Unos enormes mástiles sostenían y tensionaban

un ingenioso sistema de cuerdas ideado para recoger y desplegar

a voluntad una enorme carpa, el velarium.

Su misión era proteger a los espectadores

del sol en días calurosos.

Este anfiteatro tenía una capacidad aproximada de 12 000 espectadores.

El espectáculo representativo de los anfiteatros

consistía en la lucha de gladiadores y caza de animales.

En contraste con la imagen habitual que el cine nos ha ofrecido

sobre las luchas a muerte, durante la mayor parte del Imperio,

ser gladiador era una ocupación lucrativa y duradera.

Muchos gladiadores tenían familia y no perdían la vida en la arena.

Los vestigios encontrados del anfiteatro

y del circo romano de Tarraco han sido importantes.

Arrojando mucha luz de cómo fueron estos edificios originariamente.

Sin embargo,

del teatro de Tarraco,

el edificio de espectáculos que nos queda por ver,

solo se ha conservado la cimentación

y parte de las cinco primeras gradas.

Para poder imaginar cómo fue el teatro de Tarraco,

debemos trasladarnos a otra parte del Imperio.

A una ciudad similar a Tarraco en la que su teatro romano

haya conseguido perdurar en mejores condiciones.

Año 209 a. C.

Roma, de la mano del general Escipión,

ha conseguido cortar las provisiones a Aníbal,

pero solo controla la costa nororiental.

El ejército de escipiones muy inferior numéricamente

al ejército del cartaginés Asdrúbal Barca,

situado al sur de Hispania, lo que preocupa a Roma

y desmoraliza a sus tropas.

Pero el general Escipión decide, sin recibir órdenes de Roma,

e, inesperadamente, invadir la Iberia cartaginesa.

Su estrategia es atacar a Qart Hadasht,

la capital cartaginesa en Iberia, en una operación relámpago.

La flota romana transporta los equipamientos más pesados,

permitiendo al ejército de tierra avanzar a gran velocidad.

Qart Hadasht cae en poder de Roma y es bautizada con el nombre

de Carthago Nova.

Carthago Nova se convertirá en una de las tres capitales

de la hispania romana, junto a Tarraco y Corduba.

Al igual que sucedió con Tarraco, el emplazamiento de Carthago Nova

era tan ventajoso, que a lo largo de los siglos,

se ha mantenido una ciudad en el mismo lugar.

Esta ciudad es la actual ciudad española de Cartagena.

Antiguamente, la ubicación de Cartagena

era una península en medio de una bahía

ideal para los barcos.

Un gran puerto natural rodeado de colinas

que facilitaban su defensa.

Un lugar muy privilegiado que fue rápidamente escogido

por los cartagineses.

Desde entonces, nunca ha dejado de ser un emplazamiento

estratégico y militar, convirtiendo a la Cartagena actual

en un crisol de multitud de épocas y culturas

y un gran centro cultural y turístico.

El monumento antiguo más impresionante

que la ciudad conserva de todos sus siglos de historia

es el teatro romano de Carthago Nova.

Sus restos han sido magistralmente integrados

en el tejido urbano de la actual Cartagena,

ofreciendo a la ciudad un magnífico espacio museístico.

El museo está concebido brillantemente,

ofreciendo como última sala de visita el propio teatro.

Todos estos restos y la estructura conservada

del teatro romano de Cartagena,

son suficientes para imaginar cómo debió ser antaño esta construcción.

Las representaciones teatrales tenían lugar en el proscenio.

A sus pies, se encontraba la orquestra,

un semicírculo destinado a las autoridades y la orquesta.

Envolviéndolo todo, estaba la cávea,

estructura semicircular que albergaba las gradas.

Cerrando el recinto, había un espectacular

frente escénico

compuesto de un doble orden de columnas de mármol

de más de 16 metros de altura.

Al igual que en los anfiteatros,

para proteger a los espectadores del sol,

se podía desplegar el velarium.

Tras el frente escénico, había un gran espacio ajardinado.

Según Vitruvio, en este lugar se refugiaban los espectadores

en caso de lluvias imprevistas y los actores

realizaban preparativos.

Los teatros romanos eran edificios emblemáticos

en los que se representaban obras clásicas y romanas.

Su destino principal era como el de los demás edificios

de espectáculos, el ocio ciudadano.

En el teatro romano de Carthago Nova cabían 6000 espectadores

que se situaban en la cávea en un orden establecido

según su rango social.

(Música)

Carthago Nova fue una ciudad muy parecida a Tarraco

en importancia y en número de habitantes.

Y la planta del teatro romano de Tarragona es muy similar

a la planta del teatro romano de Cartagena.

Por lo tanto, a pesar de la escasa información que de este disponemos,

podemos atrevernos a reconstruir el teatro romano de Terraco.

Con la incorporación del teatro, nuestro modelo de la antigua Terraco

se completa sustancialmente,

solo faltando el puerto y la ciudad residencial para ser completado.

Pero conocer la ciudad residencial de Terraco

es extremadamente difícil, ya que el espacio que ocupaba

en tiempos de Terraco está actualmente ocupado

por la parte moderna de Tarragona.

Cuando paseamos por la parte residencial y moderna

de Tarragona, hay edificios que llaman la atención

por su curioso diseño.

Aquel edificio, por ejemplo,

tiene el parking destinado a los coches elevado

y no subterráneo, como es lo habitual.

Este diseño no es caprichoso, tiene una poderosa razón.

Aquí, bajo el edificio, se encuentran restos

de la parte residencial de Tarraco. Restos que aparecieron

en las excavaciones realizadas para construir estos edificios

y que el ayuntamiento de la ciudad obligó a preservar

para su futuro estudio.

Son solo cimentaciones, pero todas juntas nos ofrecen

una imagen clara.

Una imagen de cómo se estructuraba la parte residencial de Tarraco.

Calles con aceras formando manzanas ordenadas a su vez

sobre una retícula ortogonal.

Ahora podemos ver con claridad cómo se estructuraba la ciudad.

Una calle principal atravesándola transversalmente.

El foro en el corazón de la ciudad.

En la parte alta, la zona administrativa, el circo

y fuera de las murallas, el anfiteatro.

Coronándolo todo, el recinto de culto.

Y en el sur, con toda la seguridad, el puerto.

Un puerto hipotético basado en el conocimiento adquirido

de otras ciudades, ya que, hasta la fecha,

no se han encontrado vestigios que nos indiquen cómo fue

realmente el antiguo puerto de Tarraco.

La imagen final de Tarraco sobrecoge y eclipsa a la actual Tarragona.

Estamos al final de nuestro episodio.

En este documental hemos comprendido la importancia que tuvieron

las ciudades romanas para el éxito del imperio.

Hemos visto los condicionantes que determinan dónde y cómo se funda

una ciudad romana y hemos comprendido que los restos

de muchas de estas ciudades antiguas permanecen sepultados

bajo algunas de nuestras ciudades modernas.

Hemos asistido al espectáculo de interpretar los restos antiguos

de una ciudad romana y enfrentarlos a una ciudad moderna.

De esta forma, hemos reconstruido

el gran teatro romano de Carthago Nova.

Y la gran Tarraco.

Tarraco era una gran ciudad,

pero empequeñece con las ciudades más grandes del Imperio.

En nuestro próximo episodio viajaremos

a algunas de estas ciudades para conocer y comprender

muchas de las cosas que nos quedan por ver.

Los baños públicos, las casas romanas,

los sistemas de alcantarillado, la estructuración del territorio,

las villas romanas

y cómo no, la grandiosa Roma.

Nos vemos en la segunda parte de "Ingeniería romana, ciudades".

Ingeniería Romana - Las Ciudades (1)

50:56 31 dic 2015

Documental que explica cómo Roma sirvió de modelo para el resto de ciudades del Imperio y cómo se fundaba una ciudad: la decisión de su ubicación, los rituales, el marcado de su perímetro, la parcelación o el reparto entre los colonos. El capítulo primero se centra en la antígua Tarraco.

Histórico de emisiones:
24/10/2015

Documental que explica cómo Roma sirvió de modelo para el resto de ciudades del Imperio y cómo se fundaba una ciudad: la decisión de su ubicación, los rituales, el marcado de su perímetro, la parcelación o el reparto entre los colonos. El capítulo primero se centra en la antígua Tarraco.

Histórico de emisiones:
24/10/2015

ver más sobre "Ingeniería Romana - Las Ciudades (1)" ver menos sobre "Ingeniería Romana - Las Ciudades (1)"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Leonor

    Es lo mejor que he visto en televisión desde hace mucho tiempo. Animo a RTVE a seguir ofreciéndonos este tipo de documentales. Así da gusto sentarse en el sofá y coger el mando. Perfecto material didáctico para las aulas ¡Bravo!

    09 abr 2016
  2. Ignacio

    De lo mejor que he podido tener la ocasión de ver en televisión... Celebraremos que se pueda seguir con la emisión de los restantes documentales. Enhorabuena a RTVE y a todo el equipo que está desarrollando este proyecto.

    12 ene 2016
  3. Félix M. Morón Ramírez

    Me parece una aberración la cantidad de series absurdas, ñoñas y de guiones absurdos e interminables con 6 o 7 temporadas y, programas de prensa amarilla de 9 h diarias y, ésta maravilla, que, inesperadamente, me llevó a ALUCINAR en mi sofá, no esperaba un documental de tal calidad, no se haya continuado por, no puede haber otro motivo, falta de audiencia. En fin, tenemos lo que merecemos en este país, en cualquier ámbito.

    11 ene 2016
  4. txus sandino

    Excelentes! Adictivos! Para cuando los siguientes?

    10 ene 2016
  5. Noys

    Magnífico documental. Interesantísimo y de alta calidad. Vi por casualidad los dos episodios emitidos el 24/10/2015. Me sorprendió que no contaran con la publicidad que se merecían. El sábado siguiente no continuaron con la serie. ¿Por qué motivo? Nuevamente lo emitieron sin avisar el día 31 de Diciembre. Felicito a Isaac Moreno y al resto de personas que han hecho posible este gran trabajo. Espero que emitan la serie completa y que permanezca en "A la carta" sin límite de tiempo. De momento, solo pueden verse en youtube. Este tipo de contenidos merece estar aquí de forma permanente.

    08 ene 2016
  6. Noys

    Magnífico documental. Interesantísimo y de alta calidad. Vi por casualidad los dos episodios emitidos el 24/10/2015. Me sorprendió que no contaran con la publicidad que se merecían. El sábado siguiente no continuaron con la serie. ¿Por qué motivo? Nuevamente lo emitieron sin avisar el día 31 de Diciembre. Felicito a Isaac Moreno y al resto de personas que han hecho posible este gran trabajo. Espero que emitan la serie completa y que permanezca en "A la carta" sin límite de tiempo. De momento, solo pueden verse en youtube. Este tipo de contenidos merece estar aquí de forma permanente.

    08 ene 2016
  7. Silvia Latre Solé

    ¿Cuándo volverán a emitir el resto de los reportajes? Sólo hay disponible dos, aquí y en You Tube. No entiendo como otros reportajes no hay límite de tiempo y éstos tan interesantes sólo están unos quince días. Además en ningún sitio se anuncian cuando los volverán a emitir. Hicieron el primero el pasado jueves y el segundo el pasado viernes, y ¿los demás? Díganme algo, por favor, para que no se me vuelva a pasar como en octubre. Gracias

    07 ene 2016
  8. TOMÀS BIOSCA ESTEVE

    Magnífico trabajo muy útil para las clases de la ESO i de Bachillerato de los institutos de Tarragona. Muchas felicidades a la Televisión Pública. ¡¡ Ésta es la que queremos!!

    07 ene 2016
  9. Filomena Barata

    Belíssimo trabalho. Os meus cumprimentos por ele.

    04 ene 2016
  10. elena

    perdon cuando volveran a poner los segundos capitulos que alguien responda por favor. gracias

    03 ene 2016

Los últimos 12 documentales de Ingeniería romana

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Acueductos (1)

    Acueductos (1)

    57:03 01 ene 2016

    57:03 01 ene 2016 Los romanos decidieron la ubicación de acueductos en algunas de las ciudades más importantes del Imperio. Nos centramos en especial en la ciudad de Nîmes, la antigua Nemausus, y el magnífico reto que supuso dotarla de uno de los más espectaculares abastecimientos de aguas de la antigüedad. Muestra a través de precisas y elaboradas simulaciones por ordenador la obras y la ingeniería necesaria para hacerlo realidad: las técnicas que los romanos emplearon para perforar las montañas, salvar los valles y desfiladeros y distribuir el agua a la ciudad. Histórico de emisiones: 24/10/2015

  • Las Ciudades (1)

    Las Ciudades (1)

    50:56 31 dic 2015

    50:56 31 dic 2015 Documental que explica cómo Roma sirvió de modelo para el resto de ciudades del Imperio y cómo se fundaba una ciudad: la decisión de su ubicación, los rituales, el marcado de su perímetro, la parcelación o el reparto entre los colonos. El capítulo primero se centra en la antígua Tarraco. Histórico de emisiones: 24/10/2015

  • 00:56 20 oct 2015 En la web de Ingeniería Romana del Laboratorio de RTVE.es te puedes convertir en un auriga o en un gladiador del Imperio romano gracias a los vídeos 360 grados que recrean Tarraco. Amplía tu conocimiento y experiencia de la Antigua Roma y de cómo se levantaron los grandiosos monumentos e infraestructura de hace 2.000 años.

  • El teatro de Cartagena

    El teatro de Cartagena

    1:23 24 oct 2015

    1:23 24 oct 2015 Los restos del teatro de Cartagena son uno de los monumentos por los que pasa el documental Ciudades I de Ingeniería Romana. En este representativo teatro tenían lugar las representaciones teatrales. Se intuye cómo fue su frente escénico, ahora reconstruido en 3D, con columnas de más de 16 metros de altura.

  • 1:25 15 oct 2015 El acueducto romano que llevaba el agua a Nimes (Francia) tenía más de 1.500 metros de túneles con pozos de registro. En este vídeo, el ingeniero Isaac Moreno explica cómo se construían y revestían estos túneles, cuyo objetivo era asegurar que el agua llegara en las mejores condiciones a Nimes.

  • 1:30 15 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. El foro era el corazón de las ciudades romanas porque en él se hallaban los principales edificios de la administración social y política. El de Tarragona, donde aún perduran restos del foro, fue uno de los mayores de Hispania y el segundo del Imperio romano, con ocho hectáreas de extensión (el equivalente a 61 piscinas olímpicas de 50x25 metros).

  • El circo de Tarraco

    El circo de Tarraco

    1:09 15 oct 2015

    1:09 15 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. El circo, otro de los edificios de ocio de las ciudades romanas junto al teatro y al anfiteatro, estaba dedicado a las carreras de caballos. Eran el equivalente al fútbol hoy en día: el espectáculo que movía masas en el Imperio romano. Los carros que competían podían estar tirados por dos, tres, o cuatro caballos, lo que se conocía como bigas, trigas y cuadrigas.

  • 00:52 15 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. Los recintos de culto ocuparon un lugar preeminente en las ciudades romanas. Tarragona contaba con un gran recinto en el que las élites provinciales rendían culto imperial. En el extremo norte, un edificio al estilo de un templo albergaba la sede de la asamblea romana. En el centro de la plaza se hallaba el impresionante templo dedicado al emperador Augusto.

  • El anfiteatro de Tarraco

    El anfiteatro de Tarraco

    00:47 15 oct 2015

    00:47 15 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. El anfiteatro era el recinto que acogía en la Antigua Roma la lucha de gladiadores y de bestias, uno de los espectáculos más atractivos de la vida urbana. Tarragona, como ciudad clave de Hispania Citerior, contaba con su propio anfiteatro. Construido a comienzos del siglo II d.C., estaba ubicado fuera de murallas, junto al mar y tenía una capacidad para unos 14.000 espectadores.

  • 00:46 09 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. Para que el agua llegara en las mejores condiciones a Nimes, se construyeron más de 2.600 metros de canalizaciones sobre trece arquerías de distintas características y dimensiones. Asimismo, se crearon más de 1.500 metros de túneles con pozos de registro, es decir, depósitos que reciben el agua y la distribuyen. La colosal obra se encontró con retos como el del cañón del río Gard. En ese punto se alzó una de las arquerías más representativas del Imperio Romano, que se conoce como acueducto de Nimes. Tenía una altura de 49 metros y 360 metros de distancia, que se cubrieron con 11.000 bloques de piedra, cada uno de ellos con un peso de 6 toneladas para resistir los embates del viento y del agua.

  • 00:35 08 oct 2015 Web de Ingeniería Romana. En Tarraco, su gran circo romano se construyó en tiempos del emperador Domiciano, hacia el año 100 d.C., donde hoy se encuentra la Plaza de la Font, presidida por el ayuntamiento. De planta alargada, el recinto medía 310 metros de largo por unos 120 metros de ancho. La pista para las carreras, llamada arena, se encontraba en el centro de la plaza actual; medía 290 metros de largo y hasta 77 de ancho. 

  • 3:11 13 oct 2015 Ingeniería Romana es una serie documental sobre las prodigiosas obras que se construyeron en las ciudades del Imperio romano. El primer capítulo, titulado Ciudades I, muestra cómo se levantaba una nueva ciudad romana a través de Tarraco (la Tarragona romana). En el segundo capítulo, Acueductos, se ve cómo se abastecía agua a las ciudades romanas gracias al ejemplo del acueducto de Nimes.

Mostrando 1 de 1