www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4173730
Para todos los públicos Informe Semanal - 19/08/17 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, saludos a todos y gracias por acompañarnos

en este programa especial de Informe Semanal,

que hemos titulado "Terror en Cataluña".

Duelo por los muertos y heridos, cariño con sus familiares

y firmeza policial con los asesinos y quienes los amparan.

El yihadismo fanático ha atacado Cataluña

en una acción terrorista coordinada que ha sacudido España,

apenas sobrepasada la mitad de agosto.

Todas las Administraciones, desde el Gobierno central

a la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona,

han afrontado este atentado de forma coordinada.

De nuevo Europa, de nuevo España, ha sido el objetivo

del terrorismo yihadista.

De Barcelona a Cambrils, trazamos el relato del terror,

pero también de la solidaridad y del coraje.

El día más doloroso.

La noche más triste.

De los brillantes récords

que jalonan la historia de Barcelona al 17 de agosto de 2017,

la ciudad se convierte en la más triste del mundo.

Calles vacías, ciudadanos y turistas confundidos,

todavía no repuestos del terror.

Miedo, confusión, rabia.

En los límites de la zona cero del atentado

algunos buscan volver a casa o encontrar reposo

en la cama del hotel.

Nosotros llevamos aquí más de una hora.

Nos han dicho que tenemos que esperar hasta que ellos

nos digan para ir al sitio donde tenemos que ir,

y espero que podamos conseguirlo pronto porque estamos cansados,

así que estamos esperando, no podemos hacer otra cosa.

Creo que están haciendo un buen trabajo.

¿Qué piensas de todo esto?

Gente estúpida haciendo cosas estúpidas, es lo que pienso.

Yo donde quiero ir es a Rambla, 36, mi hotel.

¿Y qué es lo que te han dicho, que tienes que esperar,

que tienes que hacer algo?

Me dicen que hay un terrorista, que tienen pistola,

que tienen esto todo.

¿Cuánto tiempo llevas aquí esperando?

Estaba en la fiesta con otro amigo de mi país, he venido ahora.

He venido por la tarde también,

pero dicen que no podía entrar por aquí

y ahora he venido y dicen que tampoco puedo entrar.

Hemos ido preguntando a diferentes policías,

porque íbamos a entrar por Universidad

y nos han mandado hasta aquí y luego por plaza Cataluña lo mismo,

por ningún sitio se puede entrar.

¿Qué sentimiento tenéis: rabia, tristeza, enfado?

Todo junto, un dia muy raro, muy difícil.

La noche va a ser larga.

La amenaza sigue presente.

De Las Ramblas, por la tarde,

al Paseo Marítimo de Cambrils, de madrugada.

Cinco terroristas son abatidos después de herir a siete personas.

Una de ellas fallecerá al día siguiente.

Bien entrada la madrugada, la alcaldesa se muestra consternada.

Ha sido, está siendo una noche muy larga y muy difícil para todos

y, desde aquí, pues dar un soporte a todas las personas,

a todos los afectados.

Amanecerá tras la noche más triste.

Con la esperanza de que el día siguiente lo sea menos,

lo menos triste posible.

En la víspera del atentado,

la noche se tiñe inquietante en Alcanar, Tarragona.

Una enorme explosión nocturna destruye una vivienda

de una urbanización.

Una persona muere y siete resultan heridas.

La policía halla restos de bombonas de butano y explosivos.

Los Mossos d'Esquadra atan cabos

y concluyen que todo lo que vino después empezó aquí.

No se le dio importancia, si se la hubieran dado,

probablemente, en ese momento se hubieran activado ya

todas las alertas antiterroristas, precisamente, en previsión

de que se cometiera un atentado de esta naturaleza.

Imaginemos lo que hubieran significado

esas 20 bombonas cargadas, bien en un pequeño camión

o en esas dos furgonetas que se habían alquilado.

Finalmente, hubieran causado una auténtica matanza

y destrozos inimaginables.

Da la impresión de una planificación muy orquestada,

probablemente, un par de grupos separados;

por una parte, el de Tarragona, por otra,

y una cosa sofisticada, porque ya estamos viendo

cómo se está realizando desde los Mossos d'Esquadra

esa explosión previa que se produce unas horas antes

del atentado de Barcelona y esa actuación previa

que incluye la posibilidad

de que estuvieran manejando explosivos,

por lo cual no es descartable que fuera un triple golpe

lo que pretendían hacer.

Es, ciertamente, un terrorismo que busca generar un amplio impacto

en términos de conmoción, de intimidación,

de respuestas de pánico, incluso,

pero sin utilizar medios técnicos sofisticados

y sin aplicar destrezas especiales a la hora de actuar con violencia.

Cinco menos diez de la tarde.

Una furgoneta baja desde la plaza de Cataluña

por el centro de la Rambla de Barcelona,

recorriendo seiscientos metros en zigzag.

Por el camino siega la vida de 14 personas.

Un centenar resultan heridas.

El terrorista que conducía el vehículo

ha tratado de hacer el mayor daño posible.

Las escenas de terror y confusión

se suceden durante las horas siguientes al atentado.

En el momento en que pasó yo estaba aquí

porque estaba mirando un problema que tenía con la puerta,

y, de repente, vi una furgoneta que estaba bajando

a una velocidad que no entendía y se metió por allí

y ya empezó a atropellar a gente, niños,

todo lo que había por delante.

Entonces, lo primero que se nos ocurrió hacer

con la seguridad que tenemos aquí,

es coger a toda la gente que pudimos,

la gente que había estado herida allí, meterla para dentro,

y a toda la gente que nos entró darle acogida

y que estuvieran resguardados.

Había gente muy asustada, gente que tenía mucha ansiedad, llorando,

pero, sobre todo, a mí lo que más me impactó

fue la cantidad de niños que había y que, cuando bajó, hizo daño,

esa imagen no se me borra de la cabeza.

Justo a la hora del hecho estaba en casa.

Escuché gritos de personas,

me asomé por la ventana y vi mucha aglomeración,

las personas corrían de aquí para allá, gritando, el pánico.

¿Qué pasó, qué pasó?

Bajé.

Llegué hasta esta esquina

y fue cuando vi el panorama de los hechos.

Heridos, la policía, de aquí para allá, no me dejaba pasar.

Nos decía a todo el mundo que despejáramos la zona

y fue cuando me volví, intenté entrar por el otro callejón

y me encontré con el otro suceso que estaba la policía persiguiendo,

estaban los heridos, sangre...

Realmente no pude acercarme más, y fue cuando me di cuenta

de que estábamos en un momento de pánico.

Un cordón de seguridad se establece en la zona del atentado.

Los distintos cuerpos policiales instalan puestos de vigilancia

en entradas y salidas.

Los heridos son trasladados a los hospitales más cercanos.

Familiares y amigos se interesan por su estado.

Ha muerto su tío, su tía, creo que la están operando,

y, simplemente, pues eso...

Nos ha pillado, nosotros nos hemos enterado por las noticias,

hemos llamado, ostia, ¿qué ha pasado?

Nos ha parecido que era tu tía, nos ha dicho que sí.

Hemos venido.

Nos ha cogido un poco de sorpresa

y nos enteramos de las noticias ayer a última hora

y, claro, aparecía gente cercana o del pueblo en el que vivimos,

tampoco sabíamos bien hasta que ya nos hemos enterado

y hemos venido enseguida.

Enfrente justo de este hotel se detuvo la furgoneta

tras su recorrido sanguinario.

Sus instalaciones se convirtieron en un refugio.

El atentado alteró por completo

la gestión de algunos hoteles de Barcelona,

con el fin de poner sus instalaciones

a disposición de los afectados por el atentado.

Nosotros habilitamos el hall del hotel

para resguardar a la gente.

La consigna más importante que teníamos

era la de dar tranquilidad a todos los clientes

y, en ese sentido, les ofrecíamos todo aquello

que estaba en nuestras manos: bocadillos, tilas, cafés, agua,

incluso alguna habitación para aquellos que lo necesitaron.

La verdad es que todo fue rapidísimo.

Lo único que podíamos ver y escuchar eran gritos y desolación

por todas partes.

Automáticamente, cuando ya nos enteramos del atentado,

intentamos habilitar todas las habitaciones disponibles,

tanto de Torre Cataluña como del Hotel Expo Barcelona,

para poder acomodar todos los desvíos que nos indicaban.

Toda la gente que no se alojaba en los hoteles del centro,

pues venían derivados aquí.

Después, otro paso en nuestro protocolo

es contactar con todos los huéspedes para ver si estaban bien

y, si no, los llamábamos a su número personal para confirmarlo.

La angustia de los familiares

tratando de buscar a los desaparecidos

fue una de las escenas más desgarradoras tras el atentado.

Situaciones que ponen al ser humano a prueba

sobre su capacidad para superar las peores circunstancias.

Cuando pasó, que eran casi las cinco o sobre esa hora,

cuando ya tenía a toda la gente que podía coger posible,

vino la policía y me dijo: "sobre todo, baja la puerta ya,

que no se te cuele nadie, es super importante".

Entonces cerré la puerta.

Me dijeron que los pusiera en la planta de arriba,

lo más lejos posible de las ventanas,

por si acaso había alguna bomba, lo que fuera,

para que no impactara tan cerca.

Entonces los puse en la planta de arriba,

los intenté tranquilizar.

A la gente que a lo mejor tenía la ropa manchada de sangre,

que tenía heridas, los puse a un lado, los niños a otro,

y la plantilla, que estaba muy nerviosa.

Y la mayoría se pusieron a llorar, los puse en otra sala

porque así no transmitíamos el nerviosismo,

que era lo que menos necesitaban en ese momento.

Al poco de ocurrir el atentado, Mariano Rajoy y Carles Puigdemont

mantienen su primera conversación telefónica.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado,

los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona

participan en las tareas de auxilio a las víctimas

y de investigación del atentado.

El Gobierno y los partidos activan el pacto antiterrorista.

Lo que ha ocurrido en Barcelona no cambia una tendencia,

es parte de una tendencia que ya existía

y que se demuestra, entre otras cosas, por el hecho

de que desde 2014 se han producido varias decenas de atentados

en países europeos.

En este caso, afortunadamente, han sido auténticamente chapuceros,

sí se me permite la expresión coloquial.

Afortunadamente, muy chapuceros,

no han sido profesionales en absoluto,

han cometido grandísimos errores, pero, como digo,

la dirección estaba muy clara, el objetivo estaba muy claro

y esos no son objetivos que se marquen personas

sin ninguna vinculación con relaciones terroristas,

sino que claramente son dirigidas para que actúen en ese momento

y en ese lugar tan concreto.

Las banderas de las instituciones europeas en Bruselas

ondean a media asta por Barcelona.

Los máximos responsables de la Unión han expresado su firme colaboración

con las autoridades españolas.

La canciller alemana y la primera ministra británica

han expresado su cercanía con los españoles.

El terrorismo nos puede causar momentos amargos

y profundamente tristes, como ahora sucede en España,

pero no nos derrotará.

El Reino Unido está hombro con hombro con España

para combatir y someter el azote del terrorismo.

Francia ha expresado su apoyo a España.

El ex primer ministro Manuel Valls nació en Barcelona.

Donald y Melania Trump expresaron sus condolencias

nada más conocer lo ocurrido.

La prensa estadounidense se hacía eco

de que oficiales estadounidenses de contraterrorismo

se mantenían en contacto con sus homólogos españoles.

El coordinador de la lucha contra el terrorismo

de la Unión Europea, Gilles de Kerchove,

alertaba esta semana sobre la actividad

de un califato virtual en Europa,

tras su desmoronamiento en Irak y Siria.

La Unión Europea advertía el miércoles

No sabemos aún si entre los que participaron

en los atentados de Barcelona hay retornados,

personas que se desplazaron a luchar a Siria e Irak

y que han regresado para continuar la lucha aquí.

Lo que sí sabemos es que la movilización yihadista

que se produjo hacia Siria e Irak desde el año 2012 en adelante,

ha sido la más importante de la historia de este fenómeno.

Y que hay un flujo, efectivamente, de personas que han retornado

o están intentando retornar,

y que eso constituye un factor de riesgo importante añadido

a otros problemas que Europa afronta en relación a la amenaza yihadista.

Ellos no tienen bombarderos de largo alcance,

no tienen misiles estratégicos, no tienen submarinos,

obviamente utilizan, como digo, los medios

que tienen a su disposición, y el ciberespacio se lo brinda,

y, además, es muy difícil combatirles.

El Estado Islámico, a pesar de estar debilitado,

sigue siendo muy activo en las redes sociales,

sigue siendo muy activo en la mensajería instantánea,

y en cualquier página, en cualquier web de Internet

lo estamos viendo constantemente y, por lo tanto, como digo,

hay que batirles en ese frente porque hay que tener en cuenta

que estamos ante algo muy psicológico, muy mental,

no solamente es algo físico, es algo que hay que combatir

desde el punto de vista de la psicología.

Ahí tenemos otro potencial enemigo,

por eso yo creo que hay países en Europa

qué están haciendo un esfuerzo tremendo económico

porque esto, al final, es una cuestión de economía

y de recursos para hacer frente a esa otra gran guerra que tenemos,

no solo la física de los atentados, sino la guerra en el ciberespacio.

España ha sido pionera con el CNPIC, el Centro Nacional de Inteligencia,

con otras herramientas para afrontar, detectar

y, sobre todo, proteger con escudos protectores

las infraestructuras críticas del Estado.

El cibercalifato es el nuevo escenario de confrontación,

sin lugar a dudas, pero no solamente para los grupos terroristas,

lo estamos viendo en los enfrentamientos

que hay entre los Estados, entre Rusia, China,

EEUU, Corea del Norte...

Es un escenario de confrontación moderno

y, por lo tanto, los terroristas también saben emplearlo muy bien

y, sobre todo, teniendo en cuenta que es una estrategia militar,

ellos emplean aquellos medios que tienen a su disposición.

La célula yihadista de Cataluña preparaba desde hace meses

un atentado con explosivos.

Sus planes se frustraron el miércoles

por la explosión en su base de Alcanar.

Lo que les indujo a un cambio de planes.

El resultado fue el atentado de Barcelona.

Las últimas detenciones se producían hoy en Ripoll.

Hasta ahora y en total, hay siete terroristas muertos,

cinco detenidos y uno más huído.

La Rambla de Barcelona no era la de un día más

al comenzar la jornada que siguió al atentado.

A primera hora estaba semivacía.

Poco a poco, comenzó a recobrar el pulso.

Los trabajadores de la zona no han podido quitarse de la cabeza

lo sucedido hace apenas unas horas.

Al mediodía, el corazón de la ciudad latía al compás del silencio

de más de cien mil personas.

Después del silencio, se escucharon tres palabras:

"No tenemos miedo".

El mundo se detuvo un minuto en torno a Barcelona.

Los sentimientos más íntimos aflorarían a continuación.

Quiero representar al islam, lo que soy,

y realmente me siento dolido, crispado, enfadado, enrabiado

y doblemente dolido porque me ha dolido como persona,

como catalán, como barcelonista

y, especialmente, me han dolido mis creencias, mis principios,

y por eso me siento doblemente crispado.

Más que un minuto de silencio fue un cuarto de hora de unidad,

de coraje y de emoción.

Tienes mal cuerpo porque estás aquí, vienes todos los días,

ves a la gente y, no sé, ayer fue una situación muy dura

y yo no se la deseo a nadie, fue ver a la gente gritar,

no saber que estaba pasando, y el hecho de que nos unamos hoy

es demostrar ese rechazo,

creo que es necesario que todos vivamos con tranquilidad

y que podamos salir a la calle sin miedo y viviendo a gusto todos

y también demostrarles que la vida sigue, que seguiremos adelante,

viniendo a trabajar, saliendo a la calle,

y que no pueden detenernos esto.

Ha pasado en Barcelona, nos toca de cerca, es nuestra ciudad,

es la ciudad que queremos, pero también hay otra gente en el mundo

que lo está pasando muy mal.

Estos atentados están pasando en Barcelona.

Hay muchas guerras.

Queremos venir a decir que no estamos de acuerdo

con ningún tipo de actividad terrorista.

El presidente del Gobierno y el de la Generalitat

se encontraron antes del acto en la plaza de Cataluña.

Después comparecieron juntos públicamente.

Nos hemos levantado determinados,

determinados a ganar la batalla del terrorismo.

Con las mejores armas que tiene nuestra sociedad:

la solidaridad, la convivencia, la libertad, el respeto.

Creo que es importante no solo la coordinación

entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad,

sino también la coordinación

entre el resto de las Administraciones

y también la coordinación entre los políticos,

porque esto es lo que desea la gente,

y sobre todo y lo que es también muy importante,

lo que nos hace ser más eficaces de cara en el futuro.

Los asistentes en la plaza de Cataluña al minuto de silencio

se dirigieron después a La Rambla, la zona cero,

donde se encuentra la Oficina de Turismo,

desde la que su responsable fue testigo de excepción

de lo ocurrido.

Hubo mucho caos, mucha confusión,

gente que no encontraba a sus hijos pequeños,

abuelos que no encontraban a sus nietos, no sé, terrible,

terrible ver cómo puede pasar esto a gente

que es que nuestras vidas; aunque nos quiten nuestras vidas

no va a cambiar nada en el mundo, o sea, es que no es nuestra guerra

pase en el país que pase, de verdad, en la ciudad que pase,

los ciudadanos no.

No es nuestra guerra lo vivido aquí ayer, no...

no lo puedo expresar con palabras, es terrible.

Los autores del atentado eligieron Barcelona

como antes Niza, Londres y Berlín, debido a la alta posibilidad

de que las víctimas sean de varias naciones y así obtener mayoreco.

Los 14 muertos eran de España, Portugal, Italia, Alemania,

Bélgica y Estados Unidos.

Entre el más del centenar de heridos hay personas de 35 nacionalidades.

Barcelona, visitada el último año por treinta millones de personas.

Barcelona, visitada el último año por treinta millones de personas.

El catorce por ciento de su PIB es fruto de la actividad turística.

Los días pasan.

Son pocos aún para que la herida cure.

Desde el balcón, así vista,

es esa ciudad capaz de cambiar a quien la quiere;

la misma a la que jamás cambiará la semilla del odio.

La noche más triste nos desnudó

y el día, exigente, nos contempla íntegros.

  • Informe Semanal - 19/08/17

Informe Semanal - 19/08/17

19 ago 2017

Terror en Cataluña

El ataque fue perpetrado por un joven islamista que, a los mandos de una furgoneta, arrolló en pleno corazón de Barcelona a personas que paseaban por la zona peatonal, dejando al menos 14 muertos y más de 100 heridos. Las condenas al atentado y las muestras de solidaridad con la capital catalana han llegado desde todo el mundo.

Los Mossos arrestaron a dos sospechosos, pero el conductor de la furgoneta se mantiene huido. A las 2:00 horas de la madrugada del jueves al viernes, los Mossos abatían a cinco islamistas en la localidad de Cambrils, que fuentes policiales vincularon con el atentado de Barcelona.

Informe Semanal’ reconstruye todo lo ocurrido a través de los testimonios de Fernando Lázaro, experto en seguridad y terrorismo; Pedro Baños, magister en Defensa y Seguridad por la Universidad Complutense de Madrid y colaborador del Parlamento Europeo de Bruselas como asesor militar; y Luis De la Corte Ibáñez, director de Estudios Estratégicos e Inteligencia ICFS-UAM.

ver más sobre "Informe Semanal - 19/08/17 " ver menos sobre "Informe Semanal - 19/08/17 "
Programas completos (474)

Los últimos 3.113 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos