www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5466234
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 14/12/19 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Informe Semanal.

Hoy también analizaremos las claves y las consecuencias

del resultado electoral en Gran Bretaña.

Y si una cosa ha quedado clara en la Cumbre del Clima de Madrid

es que a la hora de reducir emisiones,

el coste de no hacer nada es mucho más alto que el de actuar.

Y nos iremos más cerquita, a El Bierzo, en León.

Ahí hemos visto cómo funcionan

dos procesos de transición hacia la industria más ecoeficiente

que están en marcha.

Pero empezamos con ese otro viaje del que les hablaba al principio.

El que empiezan muchos emigrantes cuando llegan a España

y no tienen documentos.

El viaje a la integración.

A veces, igual de largo, difícil e incierto

que el que inician cuando dejan sus casas

pero igual que aquel, también posible.

Daouda, con tan sólo 18 años,

tiene la sensación de haber recorrido ya varias vidas.

La del hijo mayor que -aun siendo niño y solo-

se tuvo que ir de Guinea.

La del chaval pegado al móvil que tardó un año

en llegar a Marruecos.

La del adolescente que, en una patera junto a otros 55,

fue rescatado por Salvamento Marítimo.

Y la del joven que, ahora, dos años y 5.000 kilómetros después,

quiere terminar su proceso de regularización.

He visto el cambio de mi vida.

No ha cambiado completamente, pero ha empezado, ha empezado.

Nosotros los inmigrantes tenemos una palabra:

que cada uno tiene su camino.

Daouda sabe que hay tantos caminos como destinos probables.

Pero él cuenta con las herramientas para poder construir el sueño

por el que un día emigró a Europa.

Antes de sentarse a la mesa,

comparten una oración de agradecimiento.

Es la casa de acogida, en la parroquia de La Merced

de Valladolid,

a la que son derivados jóvenes inmigrantes

cuya mayoría de edad ha sido certificada de manera oficial.

Unos pueden haber llegado en patera.

Otros han podido saltar la valla.

Todos, siguen siendo vulnerables.

Ahora, en esta "casa abierta al mundo",

como dicen ellos,

viven 5 subsaharianos y 3 marroquíes.

Y, cada día, con las tareas que tienen asignadas,

ponen a prueba la convivencia.

Si a uno se le olvida poner la mesa, pues no podemos comer.

Si a uno se le olvida ir a por la carne o a por el pan,

pues lo mismo,

es un proceso que tienen que ir aprendiendo poco a poco.

Aquí se les dice, tenéis que trabajar como un equipo.

Y el equipo es la casa de acogida de La Merced.

Y hay que trabajar así y hacérselo entender.

La frase típica que suelen decir es que cada uno tiene su camino

y cada uno sus problemas

y siempre tenemos que insistirles en lo mismo:

sí, cada uno sois diferentes, especiales,

pero ahora habéis convertido en un mismo sitio

y tenéis que aprender a convivir los unos con los otros.

Se juntan nacionalidades distintas, distintas formas de vivir

hasta la religión porque aunque son todos musulmanes

cada uno lo vive de una forma diferente.

Entonces, tienen que aprender a convivir, limar sus asperezas.

¿Qué alguna vez pueden surgir conflictos?

Pues como pueden surgir en tu casa o en la mía.

Esto es así, lo que hay que aprender es a mediar el diálogo, la empatía.

El tratar de entender al otro,

es una de las cosas que se trabaja mucho con ellos.

Siempre están presentes Fernando y Susana, la otra educadora.

Y con ellos Vanesa, trabajadora social.

Durante los 3 semestres

que puede durar este programa humanitario,

velan por que todo salga bien

y los chavales que tutela la Fundación

puedan obtener el permiso de residencia, el arraigo,

que exigirá 3 años de estancia en España

y un contrato de trabajo de jornada completa.

Lo principal, no cometer delitos.

Porque si cometes un delito

pues evidentemente te has cargado el arraigo.

Y el problema que nos encontramos es que la policía,

cuando les para,

se encuentran en una situación irregular,

que mucha gente dice ilegal, no, no, son irregulares,

las personas no son ilegales.

El presente o podemos usar el pasado, ¿también?

El pasado, lo que tú quieras.

Si lo que quieres es trabajar tendrás que aprender el castellano,

cursos de formación, actividades que se planteen.

Necesitas adquirir unas capacidades y unas habilidades

que te permitan ser una persona autónoma: tener un trabajo,

mantenerlo, cumplir con los horarios,

relacionarte con las personas.

Hacer unos cursos que me ayuden a hacer un trabajo digno y legal,

hacer un trabajo para poder vivir y ayudar a mi familia.

Un reto es la aceptación social,

a la que a veces no contribuye ni la atención mediática

ni el revuelo político en torno a situaciones

como las que se viven

en el masificado Centro de Primera Acogida

del barrio madrileño de Hortaleza.

Pues sí les puede afectar seguramente,

porque ellos de alguna manera se identifican con las personas

que están allí.

No hemos de olvidar que cuando ellos hablan de CIES

o de CETIS o de centros de menores

ellos se refieren con el término de prisión,

para ellos es como una prisión.

Lo que están viviendo no creo que esta era la vida que querían.

No era por esa vida por la que salieron de su país.

Estamos en un momento en el que la sociedad

está muy polarizada con determinados discursos

que tienen que ver con la inmigración,

con los menores no acompañados,

pero tenemos la obligación de ser capaces

de respetar los Derechos Fundamentales.

La Administración Pública ha de vertebrar

el camino de la integración.

Al menos, eso es lo que piensa el Ayuntamiento de Valladolid,

que acaba de lanzar un Plan de Convivencia Intercultural

para facilitar la inclusión

y evitar, especialmente, el rechazo a los inmigrantes.

Valladolid y, en general, Castilla y León está muy envejecida

y nos aportan mucho en todos los ámbitos.

Queremos que se queden

y que Valladolid sea una ciudad acogedora

para estas personas que vienen

y, por tanto, hay que gestionar esta diversidad

y lo que supone para la ciudad tener personas

de culturas diferentes y de etnias diferentes

porque también hablamos de población gitana.

En la ciudad hay 53 parroquias católicas,

33 comunidades evangélicas, 2 mezquitas, 2 centros ortodoxos.

Se quiere poner especial atención en zonas

como el populoso barrio obrero de Las Delicias,

donde la población extranjera que alcanza el 10 %

y es mayoritariamente joven y con más hijos,

es más vulnerable al paro, a la precariedad y a la exclusión.

Valladolid dispone, por ejemplo,

de un Observatorio de Derechos Humanos.

Ahora también, de una concejalía de Convivencia y Mediación

que, entre otras cosas, tratará de desmontar bulos.

Los datos que tenemos es que sólo el 5 %

de los recursos sociales, de las ayudas sociales

se destinan a esta población.

Es decir, que ellos no vienen aquí a vivir de los recursos sociales,

sino que vienen a trabajar.

Integración es compromiso

y algunos empresarios así lo entienden.

Falta información y sobran prejuicios.

La burocracia tampoco ayuda.

Luis, que estuvo trabajando 7 años en Bélgica, no tenía dudas.

Te das cuenta de que es difícil salir de tu país

y trabajar en otro ambiente,

con gente que te considera extranjero.

Y cuando abrí el negocio sí que tenía claro

que me gustaría tener gente de fuera

y ofrecerles la oportunidad de trabajar aquí.

Tenemos gente de Marruecos, de Venezuela, de Colombia,

de Angola, españoles claro,

y es una experiencia enriquecedora para todos.

En ACCEM dan asistencia psicológica y jurídica.

Y facilitan la inserción laboral, especialmente a personas

que han solicitado protección internacional.

Últimamente, muchos venezolanos.

Fátima, casada y con 4 hijos, lleva 10 años en Valladolid.

En su día necesitó la ayuda de esta ONG.

Hoy, ya totalmente integrada, acude como voluntaria.

Me piden una cita con alguien que no habla español,

para que haga la traducción.

O si necesitan ir al hospital, por ejemplo, o ir a una oficina

para hacer los papeles, voy con ellos.

Al otro lado del escritorio,

Moussa, que también ha superado todo tipo de barreras.

Con 17, hace una década, llegó a España desde Mali.

En patera.

Y llegó a pasar, entre otros,

por un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes,

hasta obtener la tarjeta de residencia.

Sus consejos a los que inician el camino

están cargados de experiencia:

Imposible para mí en la vida no existe.

Mientras que uno siga vivo y tenga salud, imposible no existe.

Para Mussa,

el duelo migratorio es para siempre,

pero el arraigo, asegura, es como renacer.

Y, ahora más que nunca,

siente que Valladolid es su lugar en el mundo.

Aquí, ha nacido hace unos días su primer hijo, Oumar

El día de mañana, cuando él crezca un poco

y vaya viendo lo que es esta vida,

que se entere de lo que yo he vivido.

Que no todo en la vida es fácil.

Que hay cosas que hay que sufrir

que hay que luchar para conseguirlo.

La cumbre del clima de Madrid ha evidenciado la gran brecha

que hay entre la presión social y la falta de una respuesta

más ambiciosa de los gobiernos para combatir la crisis climática

y la reducción de gases contaminantes.

En palabras del Secretario general de la ONU, Antonio Guterres,

no hay suficiente voluntad de parar la guerra al planeta.

Tenemos la tecnología, pero falta determinación.

Un equipo de Informe semanal ha viajado a León

y ha visitado una cementera

y la central térmica de Compostilla II,

en proceso de desmantelamiento.

Queríamos ver cómo se hace esta transición

de contaminante a limpio, o al menos, a menos contaminante.

Y algo muy importante,

cómo afecta esta transición a las personas.

No por anunciado, el cierre inminente e irreversible

de la central térmica de Compostilla II en el Bierzo,

es menos doloroso.

Para sus trabajadores,

inmersos en un proceso de recolocación,

"Si hablamos de una transición justa y de una España vaciada

están haciendo que la España vaciada se cumpla,

pero la transición justa no existe."

También para la comarca de El Bierzo en su conjunto,

que entona el definitivo adiós al carbón,

motor del desarrollo en los últimos cien años,

junto al resto de combustibles fósiles.

Eso sí, a cambio de unas emisiones de CO2 inasumibles para el Planeta

"La ciencia también es muy clara necesitamos reducciones de emisiones

de un 7,6 % anual

y no se está dando seguimos todavía creciendo las emisiones.

En la Cumbre del Clima de Madrid,

un neologismo ha servido para nombrar el cambio urgente

y radical al que nos enfrentamos:

descarbonizar la economía, es decir,

avanzar hacia un modelo de energías limpias para frenar a 1'5

la subida de la temperatura global de la Tierra.

"Este modelo productivo y energético está caminando

hacia una conversión clarísima

y se han dejado para el último momento las decisiones o de cierre

o las decisiones políticas de organizar los planes.

¿Quién paga el pato de todo esto?

La sociedad, los trabajadores"

En un recinto cerrado

las delegaciones de los casi 200 países presentes en la Cumbre

han debatido sobre la complejidad de la transición

Que se debe acometer

sin perderde vista los múltiples daños colaterales.

Mientras el ímpetu de las nuevas generaciones

se ha sentido con fuerza dentro y fuera de este espacio.

Para exigir a los poderosos, como ellos los llaman,

pasar de una vez por todas de las palabras a los hechos

¿y ahora qué?

La presencia en Madrid de la joven activista sueca

ha eclipsado la de otros líderes y mandatarios en la Cumbre.

El abrumador poder de convocatoria de Greta Thunberg

ha sorprendido incluso a la protagonista

Que ha insistido en que su protesta individual

por la emergencia climática,

con la que empezó todo hace 15 meses en Estocolmo,

se ha convertido en un movimiento global,

cuya fuerza radica precisamente en la presión del conjunto

"Desde que empezamos hemos estado batiendo

los récords de movilizaciones, que cada vez van a más

y aun así siguen haciendo oídos sordos.

Mientras que los discursos que están dando aquí dentro

dicen que es a nosotros a quienes hay que escuchar,

a nosotros,

me refiero a todas las voces de la sociedad,

pero es algo que no están cumpliendo."

En el ecuador de la COP25, una manifestación multitudinaria

en Madrid acreditó esa brecha por ahora insalvable

de la que tanto se ha hablado en la Cumbre,

entre los que toman las decisiones y el resto de la sociedad

"Todos estos movimientos les obligan a hacer cosas

porque si no nadie les va a votar."

"Reducir el uso de petróleo y que los políticos

puedan hacer algo"

"Tenemos que apoyar todos,

cada uno a nuestro nivel y demostrar que entre todos

podemos conseguir el cambio."

"La central térmica Compostilla II es también inaugurada

por su excelencia.

Está situada en el punto de unión de los sistemas hidroeléctricos

norte y noroeste"

Medio siglo después de la inauguración de la Central

el carbón es cosa del pasado, como las imágenes del NODO.

En sus mejores tiempos Compostilla,

que producía electricidad con carbón,

estuvo en el centro de la actividad económica de El Bierzo,

y proporcionó empleo de calidad a miles de trabajadores.

"Es un icono, aquí se creó Endesa.

Entonces es como una especie de pérdida sentimental

más allá de los problemas que pueda traer o no traer.

Entonces lo que nos hace a la comarca del Bierzo es un roto,

un feo que nos deja en unas condiciones

bastante lamentables."

El año pasado Endesa encabezó el listado de las empresas

más contaminantes de España.

Arrojó a la atmósfera el 9% de las emisiones totales en España,

según el Observatorio de la Sostenibilidad.

El cierre de las centrales de Compostilla y Teruel,

que ya eran económicamente inviables,

formaría parte de la estrategia de ENDESA para reducir

sus emisiones.

"El plan estratégico son 7.700 millones de euros

de los cuales 3.800 millones de euros

van destinadosa renovables.

Y 2.000 millones de euros van destinados a la red

que es uno de los habilitadores fundamentales de esa transición."

Una transición que los trabajadores de la central y sus familias,

así como el resto de la comarca de El Bierzo,

viven con incertidumbre.

Son los principales damnificados de la transformación

para cumplir con el objetivo de reducir a cero

las emisiones de CO2 a la atmósfera en el año 2050

"Que estas instalaciones pudieran ser un ejemplo de lo que es

reconvertir una instalación industrial de las antiguas

tipo carbón a ser, podría ser

un emblema dentro de las energías renovables,

aprovechando estas instalaciones"

"Creemos que aquí quien debe apostar es Endesa

y quien debe dar las alternativas en estas instalaciones es Endesa

y si esos proyectos existieran y son viables

ahí tenemos 10 polígonos que están medio vacíos

que podrían acometer esos proyectos y que se podían desarrollar."

De vuelta a la Cumbre, otra de las grandes cuestiones

ha sido cómo financiar esa inmensa tarea de "descarbonizar"

el planeta para no precipitarnos hacia el desastre.

Y hacerlo sin dejar a nadie atrás y sin impedir el crecimiento

de los países menos desarrollados.

"Los países en desarrollo que son los menos responsables

del problema

son los que ya están sufriendo de una manera más acuciante

los impactos del cambio climático.

Además, a ellos les estamos pidiendo que se desarrollen

sin contribuir al aumento de las emisiones.

Por tanto, la financiación de los países industrializados

hacia los países en vías de desarrollo es clave."

También es clave cómo reducir las emisiones de CO2,

sin dañar los ecosistemas

Para entender esta controversia, nos fijamos de nuevo en el Bierzo.

Sin carbón,

la industria agroalimentaria es una solución de futuro

gracias a sus ocho denominaciones de origen.

La historia se complica porque una cementera,

que por ahora emplea residuos de carbón como combustible,

está obligada por la Unión Europea a reducir las emisiones.

Una alternativa es alimentar sus hornos con neumáticos usados.

Su combustión, según los ecologistas,

podría perjudicar los cultivos y la salud.

"Un material como los neumáticos es mucho más contaminante

en cuanto a lo que son los compuestos orgánicos peligrosos

y sustancias como las dioxinas y los foráneos

en cuanto afectaciones para la salud de las personas que vivimos aquí.

Y no nos parece justo que esto ocurra."

La cementera argumenta que se trata de una combustión controlada

y sostenible.

Porque al quemar los neumáticos a temperaturas muy elevadas,

unos 2000, se eliminan gran parte de las partículas potencialmente

peligrosas y se reduce el CO2.

A un paso de obtener la licencia defienden que las 10 cementeras

más eficientes de Europa utilizan neumáticos usados como combustible.

"Los países más desarrollados en la parte medioambiental

este debate se superó ya hace más de 25 años

y tenemos ejemplos de perfecta convivencia de sectores agrícolas

con fábricas de cementos que utilizan combustibles alternativos

en la zona del champán, en amplias zonas de vino

en zonas de huerta

y la experiencia desde hace másde 25 años

demuestran que no hay ningún tipo de incompatibilidad."

Es decir, que los intereses cruzados dificultan el camino a seguir

a pequeña escala, y más todavía entre países.

Ni Estados Unidos, ni China ni India,

grandes emisores de CO2,

se han sumado a la iniciativa de la COP25 de revisar al alza

sus planes de recorte de emisiones en 2020.

Sí lo han hecho otros 84 países, entre los que se encuentra España.

"España está a la vanguardia en objetivos a 2050

y en ese objetivo a 2030 también.

Nosotros planteamos eliminar una de cada tres toneladas

que estamos emitiendo ahora mismo a la atmósfera al año 2030

y eso requiere un gran esfuerzo no solamente de voluntad política

sino también un esfuerzo en nuestro sistema industrial

y de todas nuestras empresas."

Han hecho falta 25 años con sus respectivas cumbres

de la ONU sobre el clima,

para que los que deben tomar las decisiones

sientan más cerca que nunca el aliento de la presión social.

Que exige a todos los países mucha más ambición

porque la Ciencia así lo ratifica.

En 2020 la COP26 se celebrará en Glasgow

y quizás, esta vez sí, sea la definitiva.

Boris Johnson, el controvertido primer ministro de Reino Unido,

lograba esta semana la victoria más abrumadora

para los conservadores británicos en más de 30 años.

No ha sido una sorpresa y sí una señal clara

que allana su salida de la Unión Europea.

De ser una de las democracias más estables del mundo,

el país es ahora una de las naciones más polarizadas.

Un equipo de Informe Semanal ha seguido estas elecciones

para ver cómo los británicos podrán dejar atrás

la división generada por el Brexit.

Boris Johnson, 55 años: excesivo, directo,

hijo de la educación elitista británica,

periodista eurófobo en Bruselas, exalcalde de Londres

y agitador del Brexit, ha conseguido lo que quería.

O, por usar su lenguaje, "se ha salido con la suya"

en forma de 365 diputados.

"Tenemos un mandato abrumador de estas elecciones para conseguir

el Brexit y cumpliremos ese mandato el 31 de enero"

"Boris Johnson es un político, que no es un político al uso.

Y es un político en el que tú hablas con los británicos

y en la propia calle te dicen, no confío en él,

sé que está mintiendo, pero confío en él."

Jeremy Corbyn dejará de ser el líder de la oposición

después de obtener el peor resultado para su partido

desde 1935.

"Me quedaré hasta que elijan a alguien que me sustituya

y entonces, me iré"

Buena parte de la derrota de Corbyn se debe a la pérdida de apoyos

en el centro y el norte de Inglaterra,

las regiones obreras tradicionalmente laboristas

pero también favorables al Brexit, y que por esta razón

se han inclinado a favor de los Conservadores.

"Mis abuelos votaban laborista, mi padre votaba laborista,

pero todo ha cambiado.

La gente quiere lo mejor y no cree que Jeremy Corbyn

sea lo mejor".

Más al Norte, en Escocia, los nacionalistas de Nicola Sturgeon

han arrasado a todos sus rivales:

55 diputados y la tercera fuerza política en el Parlamento

auguran una colisión,

un posible relanzamiento del proceso de independencia

frente a un Gobierno conservador contrario

a cualquier cesión.

"La gente de Escocia ha dicho basta.

Es hora de que Boris Johnson empiece a escuchar."

Chapel Market, Londres, un día antes

de las elecciones británicas.

Leo Heath Whitakker, nacido en el mismo barrio,

vende chaquetas y abrigos en el mercadillo.

Hace una pausa para atender al equipo de televisión española

y define así el Brexit.

"El Brexit es la manera inglesa anticuada de vivir a la que, ojalá,

sólo le quede una generación antes de que se extinga."

Al término de la entrevista, un hombre increpa

a Leo Heath Whitakker.

- Lo que has dicho es una vergüenza.

- ¿Qué parte? - Todo.

- No has escuchado nada de lo que he dicho.

Tienes que acercarte, debes de estar sordo.

- No, no estoy sordo.

Los curiosos contemplan la escena, y finalmente, desde otro puesto,

comienzan a cantar para pedir armonía.

David vende árboles de Navidad en el mismo mercado.

Quiere un gobierno que culmine el divorcio con Europa

y ponga límites a la inmigración.

"Nosotros damos la bienvenida a los inmigrantes.

No soy en absoluta racista, pero los extranjeros tienen

que venir por una buena razón.

Hay gente que viene porque consigue bonos de comida gratis,

o porque le dan casas.

Eso está mal.

Si te quieres venir aquí, tienes que darle algo al país,

no quitárselo".

El Brexit y su discurso de cierre de fronteras

y dureza contra la inmigración ha corrido paralelo al aumento

de los crímenes de odio.

Según datos de la policía de Inglaterra y Gales,

en los últimos cinco años han aumentado en 123%.

Justo después del referéndum, entre 2017 y 2018,

hubo más de 94 000 casos.

Antonio es un español que ha construido su vida

en el Reino Unido.

Dirige Spain Now!, una iniciativa para dar a conocer

el arte y la cultura españolas contemporáneas en Londres,

la ciudad en la que ha vivido los últimos 27 años.

Cree que el Brexit ha hecho florecer divisiones sociales que ya existían,

por ejemplo entre la capital cosmopolita y el campo conservador.

"Esa fractura social creo que se ha hecho

mucho más evidente, y digamos que lo único

que están haciendo estas campañas y la cobertura, quizás, mediática

por parte de ciertos sectores es acentuar esa fractura."

"¿Tienes la sensación de que has perdido el país

en el que has construido tu vida?"

"Sí, he perdido ese sentimiento de estar en casa.

Sí, y es triste.

Es triste, la verdad, aunque a mí no se me pide

que me vaya después de febrero".

La mayor comunidad inmigrante del Reino Unido es europea

y viene de Polonia.

Casi un millón de polacos reside en el país.

Varios cientos de miles, en Londres,

en lugares como el barrio de Hammersmith.

"Cuando empezamos a ser una gran comunidad,

la gente hablaba de los fontaneros polacos,

los obreros polacos.

Estereotipos, ¿sabes?

Y no necesariamente malos, porque la gente también decía:

"mira cómo trabajan los polacos".

Pero luego también es cierto que en las comunidades

donde nunca habían visto a inmigrantes llegando

en estas cantidades, especialmente en las regiones

del campo, creo que eso generó más tensiones".

Tensiones que también se vivieron en la cosmopolita Londres:

aquí el centro de Cultura Polaca, que pretende precisamente acercar

la cultura del país centroeuropeo a los británicos,

sufrió pintadas xenófobas dos días después

del referéndum del Brexit.

"Recibimos una respuesta fantástica por parte de los británicos.

Nos llenaron el Centro de flores, tarjetas y regalos.

Muchos nos decían que estaban avergonzados

por lo que había ocurrido.

Fue una respuesta increíble.

Nos llegó al alma y nos hizo pensar que hay, efectivamente,

siempre están los típicos intolerantes y xenófobos,

pero que Londres, en realidad, es otra cosa."

Esa contradicción enrevesada entre el rechazo y la solidaridad

ha crecido en los últimos años, antes y después del referéndum

para salir de la Unión Europea.

Celia Maza, periodista, cubre la realidad británica

para medios españoles.

Ha sido testigo de cómo las tensiones se han acrecentado

en un clima de incertidumbre.

El Reino Unido es ya uno de los pocos países del mundo

que da la bienvenida a su frontera.

En la capital multiétnica y multicultural

votaron mayoritariamente quedarse en el referéndum,

y el jueves fueron más los electores laboristas.

Pero también es cierto que hace tres años,

en Londres el 40% dijo Brexit, y aquí fue alcalde Boris Johnson.

La contradicción es la fuerza motora de este proceso.

El Brexit es una realidad que se ha ido abriendo paso a paso

para ir cerrando las puertas.

Hemos llegado al final.

Trabajamos para ustedes, así que es bonito saber

que han escogido compartir un momento de información

con nosotros.

Gracias y ya saben, ahí está nuestra web

por si quieren volver a vernos.

Acaben de pasar un feliz fin de semana.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 14/12/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 14/12/19

14 dic 2019

Caminos de integración
Cada año miles de personas llegan a España sin papeles para intentar iniciar aquí una nueva vida. Daouda, que ahora tiene 18 años, llegó en octubre de 2018 a Motril, en una patera. Ahora vive en una casa de acogida en Valladolid.

¿Y ahora qué?
La Cumbre del Clima avanza hacia su final entre las tensiones de los que apremian para actuar frente a la emergencia climática y que se urja a los países a presentar planes de recorte de emisiones más ambiciosos a partir de 2020; y los que quieren alargar los plazos, entre los que están algunos de los que más contaminan.

Mayoría para el Brexit
El primer ministro británico, Boris Johnson, ha obtenido un rotundo triunfo en las urnas frente a la derrota de los laboristas de Jeremy Corbyn, la peor desde 1935. La mayoría absoluta que Johnson tendrá en el parlamento abre la puerta a la aprobación parlamentaria del Brexit, previsto para el 31 de enero, según el último acuerdo alcanzado con la Unión Europea.

ver más sobre "Informe Semanal - 14/12/19" ver menos sobre "Informe Semanal - 14/12/19"
Programas completos (591)

Los últimos 3.591 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos