www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4936584
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 12/01/19 - ver ahora
Transcripción completa

El consenso en la lucha contra la violencia de género

ha sido puesto a prueba esta semana por los dirigentes de Vox.

Primero, condicionaron su apoyo a un Gobierno del PP,

y Ciudadanos, a que se derogara la ley andaluza

que protege a las mujeres frente a las agresiones machistas.

Luego, retiraron esa exigencia que, sin embargo,

ha reabierto un debate que había cerrado una ley

que obtuvo, hace ya 14 años, la unanimidad del Congreso.

Más de un centenar de organizaciones feministas

se han manifestado contra Vox.

Y en un manifiesto con el lema "¡Ni un paso atrás!",

aseguran que "los derechos de las mujeres no se negocian".

Hoy también estaremos en el norte de Marruecos,

donde se ha incrementado la presión migratoria.

Y escucharemos las demandas de los extremeños,

hartos ya de tantas averías en sus trenes

y de promesas incumplidas.

Será en unos minutos,

porque empezamos con el debate sobre la violencia de género.

La oleada de agresiones machistas empaña el arranque de 2019.

El tres de enero amanece con la primera víctima mortal.

Rebeca, asesinada presuntamente por su pareja en Laredo,

tenía 26 años.

Poco después de conocer la noticia, sale a la luz la denuncia

de una nueva "manada" en Alicante.

Cuatro hombres son detenidos, supuestamente,

después de violar a una joven de 19 años.

Los casos de violencia de género se suceden,

uno de los últimos es el de esta mujer de Murcia.

Su marido la habría retenido durante varias horas

en una despensa, después de darle una paliza.

Todos estos casos de agresiones machistas

marcados por un nuevo contexto político,

con la irrupción de Vox en Andalucía, desatan la polémica.

Las exigencias de la extrema derecha

para derogar la ley de violencia de género

activan de nuevo la lucha contra el machismo.

No vamos a dar ni un solo paso atrás.

Solo podemos ir hacia delante, hacia la igualdad real,

la igualdad efectiva entre hombres y mujeres,

que es lo que va a consolidar de verdad nuestra democracia.

El pasado miércoles, más de cien organizaciones

presentaban un manifiesto en veintitrés ciudades españolas.

Bajo el lema "¡Ni un paso atrás!" anunciaban el arranque

de movilizaciones continuas.

Las mujeres ponían encima de la mesa datos oficiales

para desmontar los argumentos de la extrema derecha.

El machismo causa el cincuenta por ciento

de los asesinatos de mujeres.

El cincuenta por ciento de las mujeres en este país

que son asesinadas, son asesinadas por violencia de género.

Solo denuncia el treinta por ciento,

únicamente se denuncia un treinta por ciento de la violencia de género

que padecemos y sufrimos las mujeres.

Solo el 0,01% de denuncias son falsas;

de más del millón de denuncias

que se formularon en los años 2009-2017,

únicamente noventa y seis casos han sido casos de denuncia falsa,

no llega ni al uno por ciento.

A mediados de semana, Vox llega a un acuerdo

para que el PP presida la Junta de Andalucía.

La extrema derecha

renuncia a eliminar la ley de violencia de género,

pero sigue defendiendo su discurso.

Para este partido, las agresiones contra las mujeres

no son diferentes a otras del ámbito doméstico.

Muchas veces, la mujer es la débil en una relación, efectivamente,

pero, otras veces, es un niño o es un anciano.

Entonces, lo que tenemos que conseguir

es acabar con la violencia.

El objetivo tiene que ser acabar con la violencia,

no tiene que ser solo hablar de género,

y lo que vemos es que en algunas instituciones públicas

se han dedicado millones y millones de euros

a hablar de género, y eso no ha sido eficaz.

En una sentencia reciente,

el Tribunal Supremo afirma que la violencia contra la mujer

en el ámbito de las relaciones, es de género.

El Gobierno también lo tiene claro.

Esto no es violencia doméstica, la violencia de género

no es violencia en el ámbito intrafamiliar,

es otro tipo de violencia,

una violación de los derechos humanos,

una violencia estructural que se produce contra las mujeres.

En medio de la polémica, surge entre los populares

un sector opuesto a las medidas de Vox.

Las voces más críticas llegan desde Galicia y el País Vasco.

La dirección del PP se ve obligada a hacer "malabares"

para que no peligre el pacto.

No nos deis lecciones al Partido Popular.

Un partido que cree y que firmemente ha defendido a las mujeres,

y dos, que no politicemos esta gran lacra que es la violencia,

que la saquemos del debate político, que no banalicemos.

Porque ahora mismo

nos están viendo muchas mujeres, niños, mayores, jóvenes

que son y que sufren cualquier tipo de violencia,

la de género y cualquier tipo de violencia.

Mientras, Ciudadanos, el otro socio clave

para los populares en Andalucía, mantiene su postura intacta

contra el rearme machista.

Ciudadanos se va a quedar con la Consejería de Igualdad,

con lo cual, por nuestra parte, tiene el firme compromiso

de seguir luchando contra la violencia machista,

que sigue siendo un mal que existe en nuestra sociedad.

Desde Andalucía, por supuesto que vamos a exigir,

bueno, en este caso vamos a trabajar para que este pacto se cumpla

y para que las ayudas lleguen a las mujeres,

que es a quienes tienen que llegar.

Para Podemos, el único grupo parlamentario

que no suscribió el pacto de Estado porque lo consideraba insuficiente,

Vox no va a conseguir romper el consenso con sus provocaciones.

Ladran, luego cabalgamos.

Precisamente porque están radicalizando y verbalizando

un discurso que muchas veces no se atrevían algunas personas

a decir en alto.

Esas personas siempre han estado ahí

y, por suerte, esas personas no son quienes acaban decidiendo

la historia que queremos escribir.

Al margen de las negociaciones políticas,

las cifras sobre violencia de género hablan por sí solas.

Desde 2003, en España, los hombres han matado casi a mil mujeres,

194 fueron asesinadas en Andalucía.

En 2018, esta comunidad se situó a la cabeza

en la trágica estadística, con doce víctimas mortales.

En el caso de Macarena, ella tuvo más suerte.

A sus cuarenta y nueve años,

se ha pasado la mitad de la vida sufriendo maltrato.

El día antes de la boda fue la primera agresión física,

que fue por una tontería, porque fue por el color

de la puerta de un mueble de la cocina.

Yo la compré de un color y él la quería de otro.

Por ahí estalló, a base de empujones, bofetadas,

tirones de pelo, y luego viene el pedir perdón,

y, nada, este es el calvario.

Hace cinco años que no pudo más y denunció a su maltratador.

Gracias a la ley, consiguió una orden de alejamiento.

Ahora ayuda a otras víctimas, a las que anima a denunciar.

Yo, gracias a la ley de violencia de género,

lo primero que he conseguido ha sido libertad.

Libertad el poder levantarme,

el poder despertarme temprano por las mañanas

y despertarme tranquila,

y saber que no tengo a esa persona a mi lado,

saber que esa persona está, como mínimo,

a trescientos metros de mí.

Que no va a ponerse en contacto de ninguna manera,

ni conmigo ni con mis hijos.

Para Macarena, al igual que para muchas otras mujeres,

la vida volvió a empezar el día que cambió su casa

por una de acogida.

En los últimos treinta años, por los centros de acogida andaluces

han pasado más de cincuenta mil mujeres.

Aquí llegan, solas o acompañadas de sus hijos;

están en alto riesgo de muerte por violencia de género.

La violencia de género sigue estando ahí,

lo vemos diariamente, y los casos que nos llegan,

muchas veces, te dejan espeluznada.

Esta misma semana hemos tenido el ingreso

de una mujer que venía totalmente morada,

con los ojos negros e inflamados y que se había llevado toda la noche

atada a la pata de una cama,

y le estaba dando con un palo toda la noche,

y fueron los vecinos los que tuvieron que ir a rescatarla.

La ley de violencia de género, aprobada por unanimidad en 2004,

ha permitido muchos avances.

Una veterana de la lucha por la igualdad

es Ana María Pérez del Campo.

Participó activamente en la preparación de la ley

y compara la negación de la violencia de género

con la negación del Holocausto.

No se legisla por lo excepcional,

se legisla por los fenómenos sociales,

y el fenómeno social es que las que mueren asesinadas

son las mujeres.

Cada cinco horas hay una mujer que es violada en este país.

Es que ya se han multiplicado por tres las "Manadas"

que están en la calle.

Según el barómetro del CIS, la violencia de género

no está entre las preocupaciones más graves de los españoles.

El dato pone de manifiesto

que algo ha fallado en las políticas de igualdad.

Algunas voces críticas creen que la ley

se olvidó de trabajar en el origen de esta violencia: el machismo.

Se tenía que haber hecho

lo que se hizo en el Ayuntamiento de Jerez hace veinte años.

Montar programas y campañas dirigidas a convencer a los hombres

de que la igualdad era una reivindicación democrática

de la que ellos, al final, también salían ganando.

Las agresiones machistas han aumentado en los últimos años.

Los datos de la OMS reflejan que tres

de cada 10 mujeres en el mundo sufrirá en algún momento de su vida

violencia de género en la pareja.

La mayor concienciación de las mujeres

ha provocado un rearme machista.

España es una sociedad muy machista,

como lo son el resto de las sociedades del planeta.

Esta transformación asimétrica,

liderada por las mujeres a favor de la igualdad,

sin la incorporación de los hombres,

está llevando a que los hombres se sientan cuestionados,

incluso atacados.

la clave está en entender que ningún hombre

puede imponer, puede exigir, puede amenazar a la mujer

para que esta lleve a cabo lo que él considera.

El planteamiento de un escenario sin la ley de 2004

iría en contra de los tratados internacionales,

que obligan a España a cumplir con unos derechos

que para el Gobierno son innegociables.

Hemos ratificado en el año 2014 un compromiso internacional,

que es el compromiso de Estambul, que es un documento vinculante,

un instrumento vinculante que la Constitución

nos obliga a aplicar de manera directa,

y es obligatorio para todos los órganos

y para todas las fuerzas políticas y para todos los poderes públicos.

En este instituto de Salteras, Sevilla, llevan diecisiete años

trabajando en relaciones afectivo-sexuales.

La iniciativa pretende erradicar comportamientos

de dominio y dependencia.

¿Qué dos personajes dijimos que nos venden constantemente

a chicos y a chicas, para los niños los superhéroes o los héroes,

y para las niñas las princesas.

En la medida que vamos adquiriendo lenguaje,

vamos adquiriendo mundos dicotomizados

de lo masculino y lo femenino,

y vamos aprendiendo las estéticas del cuidado

o las estéticas de la agresividad o las estéticas de la autoridad,

si es en masculino o es en femenino.

Esto se aprende de una manera inconsciente desde muy pronto.

En concreto, este taller pretende evidenciar

cómo funcionan las normas de género

a través de los insultos, que es donde se marca la sanción,

cuando te estás saltando la norma.

Ahí es donde se evidencia cómo funciona la norma.

Entonces, me interesa trabajar con los insultos.

En esta clase, la tarea consiste en apuntar qué acepciones

se asocian al uso de determinados insultos.

Pues estamos diciendo palabras por las que nosotros

llamamos a la gente puta.

Por ejemplo, por prostituirse, por lucir su cuerpo,

por perrear, por seducir, por joder a alguien.

Estamos escribiendo frases con las palabras,

como qué significa cuando se dice que una persona es maricón.

Cuando juegas con muñecas o bailas, o le gusta otro chico, se pinta.

Antes, por alguna de las razones, como pintarse las uñas,

yo creía que sí, que sí que lo era, o por ponerse, por ejemplo,

ropa de una niña, pero, gracias a este taller,

ya pienso de otra manera, ya no pienso igual que antes.

Hoy, cuando regresen a sus casas,

muchos de estos adolescentes lo harán siendo un poco más iguales.

Marruecos ha multiplicado las redadas en el norte del país

para evitar la salida masiva de inmigrantes.

Pero su gobierno se queja

de que solo no puede controlar el flujo

de los que quieren cruzar como sea el Estrecho.

Y reclama más ayuda de la Unión Europea

para una crisis que alcanzó en 2018 cifras récord.

Más de 54 mil emigrantes llegados en partera a las costas españolas,

aunque otros muchos, al menos 750 según la ONU,

perdieron la vida en el intento.

Es viernes.

Día de visitas en el cementerio musulmán de Tánger.

Las familias honran a los muertos.

Aunque en este camposanto,

cada vez hay más tumbas a las que nadie se acerca.

Lápidas sin nombre.

Casi todas

de inmigrantes que murieron intentando cruzar a Europa,

y cuyos cuerpos nadie ha podido identificar.

Mohamed lleva 37 años enterrando a los muertos.

-En este sitio hemos enterrado a uno, dos, tres, cuatro.

Conoce bien el cementerio.

Tan bien, que cada día se las ingenia

para encontrar un sitio a los nuevos muertos,

para dar sepultura a esos cuerpos sin nombre,

la mayoría, subsaharianos,

que la marina marroquí recogió del agua

a mitad de camino entre Marruecos y España.

-Cada semana la cifra de muertos es diferente.

Hay días en que llegan dos cadáveres, otro día 10 cuerpos,

otra semana otros 5 cadáveres.

Esta última semana han llegado dos cadáveres cada día.

Nos hemos acostumbrado a esto.

En 2018, España vivió la mayor crisis migratoria

en la frontera sur.

54.000 personas llegaron por mar a las costas de nuestro país.

Según la ONU, más de 750 murieron a mitad de camino.

Aunque sólo el fondo del mar sabe

el número exacto de vidas migrantes perdidas para siempre

en la fosa del Estrecho.

Bokhalev y Mesnana son dos barrios de Tánger

creados a golpe de inmigración.

Estas imágenes son de junio,

cuando cientos de subsaharianos paseaban por sus calles

sin demasiado temor.

Hoy, recorriendo esos barrios,

no vemos a una sola persona de color.

Hay miedo, básicamente, por esto.

Desde el verano, la Policía marroquí ha multiplicado las redadas

en los barrios de inmigrantes

de las ciudades del norte de Marruecos.

Quienes no tienen papeles,

son trasladados masivamente lejos de las costas,

a ciudades del sur del país.

Desde agosto, las ONGs calculan

que más de 7000 personas han sido trasladadas contra su voluntad.

Es parte del operativo de Marruecos

para evitar la salida masiva de inmigrantes.

-En el caso de estos inmigrantes subsaharianos,

las autoridades marroquíes están violando, constantemente,

sus derechos humanos.

Hay mujeres embarazadas, no se les puede dejar ahí,

en cualquier lugar, sin ningún tipo de ayuda.

En Mesnana, Camile Ademayo, camerunés,

pierde el miedo a salir de su casa

para mostrarnos cómo actúa la Policía marroquí.

Este edificio está cerrado con un candado,

después de que los agentes irrumpieran

para llevarse a unos 30 inmigrantes.

Así que Camile ha tenido que esconderse en otra casa.

Un pequeño cuarto, donde el invierno ha entrado sin preguntar.

Aquí esperan, hasta reunir el dinero necesario

para poder pagar un billete en una patera.

-No tengo dinero.

Si lo tuviera, después de un año, me iría a Europa,

porque quedarme aquí y vivir en estas condiciones,

no merece la pena.

Si tuviera los medios, me iría en patera a Europa,

porque no puedo vivir en estas condiciones.

Marruecos ha regularizado en los últimos años

a más de 50.000 inmigrantes, más que ningún otro país africano.

Pero el cierre de la vía Libia hacia Europa

ha incrementado la presión migratoria sobre este país.

Hoy el reino alauí pide más medios a Europa,

porque se siente desbordado.

-La cuestión migratoria es muy compleja

y requiere que se conjuguen los esfuerzos

de los países de origen, de los países de tránsito,

y de los países de destino.

De manera que, un país solo no puede controlar ese flujo.

El puerto de Larache y el oficio de la pesca

han dado de comer a cientos de familias

en esta ciudad del antiguo protectorado español.

Pero desde hace años,

la juventud marroquí ha puesto sus ojos en España.

Ni el invierno, ni el mal tiempo, impiden que, casi a diario,

salga alguna patera con destino a la costa española.

-Ya todo el mundo se va.

Incluso en algunos barrios aquí, ni siquiera hay jóvenes.

Y tenemos el caso aquí de un café que ha cerrado

porque no hay clientes.

Todos los jóvenes de ese barrio se han ido en pateras.

Larache, como Tánger, Nador o Tetuán,

está llena de dramas a cuenta de las pateras.

Y en este pequeño callejón, hay uno que indigna al barrio.

Youssef el Amrami ha salvado su vida de milagro.

Hace unos meses, este menor acompañó a un grupo de jóvenes

que iba a partir en patera.

Para compensar el peso de la embarcación,

el piloto lo invitó a subir gratis.

Y él, no lo pensó.

-Me llamó Yousssef por teléfono, diciendo:

madre, madre, estoy dentro de una patera,

pide a Dios que me ayude. Y se cortó la llamada.

La Marina marroquí abortó ese viaje con una ráfaga de disparos.

Una bala atravesó el cuerpo de Youssef.

Sobrevivió a duras penas,

pero ese incidente no ha variado sus planes.

-Seguro que vuelvo a intentar emigrar.

Sólo espero recuperar un poco de salud,

tener un poco de fuerza.

Pero volveré a intentarlo, porque mi sueño es ir a España.

Cada día, jóvenes marroquíes suben vídeos como estos

a las redes sociales.

Imágenes de chicos en medio de la travesía

o a punto de llegar a España,

que están teniendo un efecto llamada entre sus compatriotas.

El Gobierno marroquí asegura que en 2018

evitó más de 70.000 salidas desde sus costas.

Y recuerda que hace lo que puede, que no mira para otro lado.

-Desde 2014 hasta 2015,

Marruecos ha logrado detener el flujo migratorio

desde el sur de la rivera mediterránea hacia el norte.

Hemos disminuido las salidas en un 93 %, y ¡nadie habla de eso!

Junto a la playa de Tetuán,

un grupo de jóvenes habla de presente y futuro,

de expectativas de vida.

-Los jóvenes emigran

porque no encuentran un trabajo digno en Marruecos.

Y si encuentran trabajo está mal pagado y las condiciones son duras.

Por eso prefieren vivir la aventura de la emigración.

-Hemos visto que han muerto, últimamente,

entre 100 y 200 inmigrantes en esta costa de Tetuán.

Todo esto pasó por culpa de la pobreza

y la falta de puestos de trabajo.

Aquí no hay lo más mínimo, ¿me entiendes?

-Sinceramente, vivimos una injusticia,

no encontramos lo más mínimo.

Si llega la oportunidad de emigrar, me voy de aquí.

Me iré a Europa, a Bélgica o a Francia para buscar trabajo

y una vida mejor.

La ruta del Mediterráneo occidental, es hoy, más que nunca,

una trampa mortal.

Y pese a todo, una encuesta reciente afirma

que 6 de cada 10 marroquíes están dispuestos a emigrar.

Pese a todo, miles de inmigrantes subsaharianos

siguen llegando a Marruecos,

dispuestos a jugárselo todo cruzando estas aguas.

El año comenzó con una avería, la enésima, del tren

que cubre la ruta Badajoz Madrid.

un tren al que los extremeños han bautizado

como el de la vergüenza.

Llevan años denunciando promesas incumplidas

y numerosas incidencias: fallos eléctricos,

continuos retrasos

y hasta un incendio en una de sus locomotoras.

Una línea vieja, de vía única, sin electrificar,

y trenes antiguos.

son parte del problema para el que plataformas de ciudadanos,

instituciones y empresarios,

piden una solución urgente.

Una docena de pasajeros espera en la estación de Plasencia

la llegada del tren procedente de Cáceres.

No tiene nada de extraordinario

y la puntualidad debería ser la norma

Pero en el caso de los trenes extremeños,

los retrasos hasta de varias horas son constantes,

según el relato de los viajeros

La última que me pasó fue llegando aquí a Monfragüe

a la estación de Monfragüe

que tuvo que venir un autobús a recogernos.

Y desde allí en el autobús nos llevaron a Plasencia

ya con muchísimo retraso.

En Torrijos si pasas Torrijos es que el viaje va a seguir bien

porque cuando llegas a Torrijos

muchas veces se queda ahí parado como media hora o cuarenta minutos

y no sabes si va a continuar o qué va a suceder.

En Extremadura

ninguno de los 725 kilómetros de la red ferroviaria

que atraviesan la región están electrificados.

No hay doble vía

y en algunos tramos hay traviesas de madera del siglo XIX,

las más antiguas de España.

Esto había que reformar toda la vía, porque las vías están muy mal

porque vas en el tren

y parece que vas en un taca, taca, pegando saltos

botes a todas horas.

Conozco estos trenes desde hace 18 años

que no se han renovado para nada.

Y pasas por vías que tienen que ir parando y frenando.

Por la zona de Illescas ves pasar los conejos a las madrigueras

y entonces los trenes tienen que ir frenando,

frenando porque las vías son inestables.

O sea, es que es tercermundista.

Son vídeos que grabaron en la madrugada del 2 de enero

algunos pasajeros que viajaban a Madrid desde Badajoz.

Una avería grave provocó que el tren se detuviera en mitad de la nada.

Ciento sesenta y tres personas permanecieron varias horas

sin luz ni calefacción,

hasta que un autobús acudió a rescatarlos

Fueron once horas de viaje

para recorrer una distancia de 400 kilómetros,

con el consiguiente escándalo social.

Lo del Puente de Fin de Año

ha sido la gota de agua que ha colmado todos los vasos.

Pero hubo un puente de vergüenza en el mes de octubre

que había sido algo descomunal

Porque además los trenes este verano se han incendiado las maquinarias,

se han parado porque se les han estropeado los frenos,

se ha quedado un tren hasta sin gasoil

que es absolutamente incomprensible.

"Milana Bonita"

es una de las asociaciones que desde hace años

reclaman un tren digno para Extremadura.

Con Juan Carlos recorremos Monfragüe,

antiguo nudo ferroviario al norte de la comunidad.

La decadencia empezó en los 70

y se acentuó al suprimirse la Ruta de la Plata en 1984

Después se abandonó el proyecto de un AVE hasta Lisboa

a través de Extremadura, prometido hace 20 años.

La apuesta por las infraestructuras por carretera

dejaron al ferrocarril extremeño en el olvido.

Hemos puesto todos los huevos en la misma cesta

y la misma cesta era hacer desde Plasencia hasta Badajoz

y un tren de altísima velocidad

pero que no era la solución que necesitan los extremeños

para un tren que de verdad solucionara los problemas

Si echamos un vistazo a la Red de Alta Velocidad,

el mapa evidencia el aislamiento del suroeste español.

Extremadura espera la Alta Velocidad desde 2010.

Adif el gestor público de infraestructuras ferroviarias,

asegura que trabaja para terminar en 2019

el tramo entre Plasencia y Badajoz

por el que circulará un tren de altas prestaciones.

De los mil cuatrocientos millones de euros que hay previstos

desde Plasencia hasta Badajoz

hay más de mil millones de euros invertidos.

Lo cual quiere decir que se está trabajando constantemente

para llegar a esa puesta en servicio,

en una primera fase de trenes, no de alta velocidad,

serán unos trenes diesel,

pero en una segunda fase

se electrificará y se irá avanzando constantemente

hasta poder contar con una línea con todas las garantías

de la alta velocidad.

La continuación de la Alta Velocidad hasta Madrid tardará años.

Y mientras llega, Adif afirma

que sigue con la sustitución de vías y traviesas obsoletas,

como estas que grabó un vecino de Llerena,

en un vídeo que se hizo viral.

Respecto a los trenes,

por la red convencional de Extremadura

circulan dos tipos de máquinas con hasta 15 años de antigüedad

Renfe asegura haber puesto en marcha un plan para actualizar la flota.

La parte mas profunda del plan y más costosa

es la renovación de 40 motores en la serie 598.

Es el 50 por ciento de los motores de la flota.

En ello estamos.

Hasta ahora solo hemos cambiado ocho trenes.

Pero bueno vamos a seguir cambiando motores

hasta yo espero dijimos que a mediados de 2020.

Yo espero que al final de año lo tengamos, lo anunciaremos así.

A bordo del tren el escepticismo y el hartazgo

reinan a partes iguales.

Los viajeros se quejan

de que los vagones no cumplen con unos mínimos exigibles:

No hay cafetería y las máquinas que surten de bebidas y aperitivos

fallan con frecuencia.

Según los usuarios

la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano

no funcionan correctamente.

Los políticos son los que tienen que hacerlo.

Son los que tienen que poner pies en pared y solucionarlo.

Ellos son los que lo tienen que hacer

que para eso les pagamos a todos a todos ellos.

Para eso.

Manifestación que ha habido en Madrid,

manifestación a la que hemos ido,

pero yo he llegado a la conclusión de que no existe manifestación

que obligue a Renfe a solucionar esto.

O sea, es un tema de plantarse y decir venga ya está.

Pero claro, los que no podemos viajar de otra manera,

no tenemos más remedio que coger el tren."

La presión de los extremeños a través de plataformas sociales

a las que se han unido empresarios y sindicatos

ha logrado que los partidos políticos hayan tomado nota.

La reivindicación de un tren digno

que miles de extremeños gritaron por las calles de Madrid

y Cáceres

se ha colado como prioridad en la agenda política.

A Extremadura se la ha tenido siempre en el furgón de cola

nunca nos han dicho lo que se invertía en el resto de España.

Quizás como decía algún articulista

estos días hemos sido consecuentes con la Constitución,

hemos hecho lo que teníamos que hacer como españoles

y se nos ha olvidado que estábamos aquí en un rincón de España.

Estamos hablando de un tren que sea social,

que lo pueda coger todo el mundo.

Que sea con precios asequibles, que sea rápido, que sea seguro,

que sea sostenible,

y bueno que las infraestructuras ferroviarias

estén al día del siglo XXI

que no estamos pidiendo más

que lo que tienen el resto de comunidades autónomas."

En marzo de 2016 el Pacto por el Ferrocarril

aglutinó a partidos, sindicatos, empresarios y federaciones

de municipios.

El verano pasado Podemos abandonó el pacto

al entender que se debe incluir a las plataformas cívicas.

Después lo hizo el Partido Popular,

tras acusar al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara,

de falta de firmeza en sus exigencias

al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,

ambos del Partido Socialista.

Los populares creen que las palabras deben dejar paso a las acciones.

Hay que hablar de una responsabilidad

si queremos ser justos compartida.

Es decir todos tenemos una cuota de responsabilidad

pero también es verdad

que ha habido presupuestos que no se han ejecutado

se ha prometido mucha licitación y luego se ha ejecutado muy poco

y es verdad que ha habido un impulso en los últimos años

y ha habido un olvido que ha sido la tónica general.

En esta España que estamos construyendo entre todos

no tenemos un problema creo a mi juicio

de banderas o de identidades.

Tenemos un problema de desigualdad

y eso es lo que tiene que corregir este gobierno

y todos los gobiernos que puedan venir detrás

tienen que corregir la desigualdad que ese es el verdadero drama

que tiene este país.

Faltan pocos minutos

para que el tren procedente de Cáceres con destino Madrid

haga su entrada en la estación de Plasencia.

Cuando llegue a la de cercanías de Atocha

habrán transcurrido cuatro horas

para recorrer una distancia de menos de 300 kilómetros.

Y eso contando con que no haya retrasos.

Hay muy pocos horarios.

Yo me tengo que ajustar a los horarios del tren

y con los horarios que yo tengo de universidad

pues a lo mejor no me convienen.

Y a lo mejor tengo que venir un día que no quiero venir

o que podía haberme ido en el día antes.

Y fastidiarme y aprovecharme a estar más tiempo con mi familia en casa

porque los horarios ya te digo son súper ajustados.

Muy poquitos trenes

Un ferrocarril que no funciona perjudica a los viajeros

y sobre todo supone una enorme desventaja

para el desarrollo turístico, comercial, económico de Extremadura.

La comunidad con la tasa de pobreza más alta de España

que clama por dejar de ser el vagón de cola.

Hasta aquí el programa de hoy.

Recuerden que pueden ver de nuevo los reportajes de Informe Semanal

en la web de RTVE.

Gracias por acompañarnos.

Hasta la próxima semana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 12/01/19

Informe Semanal - 12/01/19

12 ene 2019

Rearme machista
La exigencia de Vox, luego retirada, de derogar la ley andaluza sobre violencia de género a cambio de su apoyo al gobierno de coalición de PP y Ciudadanos ha puesto a prueba el consenso sobre la lucha contra la violencia de género. Más de un centenar de organizaciones feministas han publicado un manifiesto bajo el lema "¡Ni un paso atrás!" en el que aseguran que "los derechos de las mujeres no se negocian" y que no van a "permitir ningún retroceso".

Cruzar a toda costa
‘Informe Semanal’ ha estado en el norte de Marruecos donde los inmigrantes esperan su oportunidad para intentar cruzar. Desde el verano pasado, la policía traslada a los que no tienen papeles a ciudades del sur, lejos de la costa. Según las ONG 7.000 inmigrantes han sido desplazados en contra de su voluntad.

Extremadura, vagón de cola
Las averías de los trenes y las promesas incumplidas agotan la paciencia de los extremeños. El año comenzó con un nuevo percance en la ruta entre Badajoz y Madrid. Los extremeños han bautizado al tren que la cubre como “el de la vergüenza”.

ver más sobre "Informe Semanal - 12/01/19" ver menos sobre "Informe Semanal - 12/01/19"
Programas completos (539)
Clips

Los últimos 3.399 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos