Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4379893 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Imprescindibles - Vida y comedia. Compañía Alba Caba Gutiérrez Escolar - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(LLORA) ¡Un poco de ayuda, por favor!

¡Un poco de ayuda!

(Música)

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

Él dijo:

(Música tensión)

"Sporting-Real Sociedad".

(Trueno)

(Música)

Me echó las cartas, ¿sabes?

Y salió el as de espadas.

-Qué suerte.

-El as de espadas significa desgracia.

(Música)

(GRITA)

¡Fuera!

¡Fuera esta mancha!

¡Fuera, digo!

(Música)

Si yo no he salido a la calle hace 50 años,

desde que me quedé viuda,

no ha sido por capricho, sino porque me daba vergüenza

que me vieran todos los vecinos que estaban asomados a los balcones

para criticar a los que salían.

(Música)

Debes comprender que si a veces estoy violenta contigo

es por lo mucho que te quiero,

porque me da pena que un hombre que vale lo que tú

lo traten como a un cualquiera y le den un sueldo ridículo.

Te hubieras abierto camino en cualquier cosa y cualquier sitio.

(SOLLOZA) Toma, suénate.

(Música)

"Doña Irene, ¿usted es de las derechas?".

Otras, alguien pregunta: "¿Usted es de la izquierda?".

Y yo respondo a todos con la sonrisa en puerta:

"Tan solo soy dos cosas,

una actriz y una abuela".

(Música)

¿Llegó ya la niña de mi alma?

-No. -¿No?

Pero ¿es que son los carnavales?

¡Uh! ¡Cómo tengo la cabeza!

Si yo creí que íbamos para la Semana Santa.

(Música)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

Es cuando tengo 30 años, en realidad, sobre los 30 años,

cuando empiezo a tomar en serio la idea de empezar a investigar

de dónde viene la familia y cómo lo hago, ¿no?

Yo creo que lo que me movía era, realmente, una cosa...

realmente, un motivo investigador.

Saber exactamente qué había pasado,

por qué rechazaron unas cosas y no habían rechazado otras,

por qué se habían dedicado a un género y no a otro,

por qué mi abuela era de una manera y mi bisabuela era de otra.

Y, sobre todo,

un afán de dejar, en un país que habitualmente

no tiene memoria para casi nada, dejar la memoria de las cosas, ¿no?

Mi bisabuelo estaba por aquí.

(Música alegre)

Esta saga surge desde el bisabuelo,

que... creo que era linotipista o no sé exactamente

qué oficio tenía, pero que empezó a hacer teatro.

(Música)

Él hace su meritoriaje teatral en alguna compañía en Valencia

y luego pasa a Madrid. Y, entonces ya mi bisabuelo

prácticamente ya todas las temporadas

las hacía en Madrid.

(Música)

Y... ya sus dos hijas...

tanto Leocadia Alba, que era tía abuela nuestra,

o Irene Alba, que era nuestra abuela,

empezaron con él a trabajar...

Y, de pronto, se va a América, se va a América con mi tía Leocadia,

con Leocadia Alba.

Y cuando vuelve entra a formar parte

de la compañía del teatro Maravillas de Madrid

y ya se dedica, prácticamente,

se dedican, prácticamente, al género chico.

(CANTA)

El cura me ha dicho que no haga diabluras,

que no hable a mi novio de noche ni a oscuras...

La mejor cantante, evidentemente, era Leocadia

y la que estrena mejores personajes en todas las zarzuelas de esa época

y en todas las obras de género chico.

(CANTA) "Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad...".

¿Era cantante o era actriz?

En esa época eran... cantan... Sí, hacía las dos cosas,

pero en ese momento, bueno, ya antes, desde 1887... cantaban.

La gran pieza que estrenan las dos,

es decir, Irene y Leocadia es: "La verbena de la Paloma".

Se estrena en Madrid, en el teatro de Apolo,

en el antiguo teatro Apolo...

(Música)

(CANTA) "¿Dónde vas con matón de Manila?

¿Dónde vas con vestido chiné?

A lucirme y a ver la verbena

y a meterme en la cama después".

(Música)

Y luego, bueno, cuando o perdían la voz

o perdían la oportunidad o las facultades,

eso ya no sé por qué razón, pasaban a hacer

el género que se llamaba "de verso",

que no es que fuera en verso, sino que qué era, claro,

texto nada más.

Cuando mi abuela se casa con mi abuelo, con Manuel Caba,

se van a Buenos Aires y ahí permanecen hasta 1902.

Y mi tía Leocadia se tiene que ganar la vida sola, claro.

Está en un momento en que ya la voz empieza a fallarle,

porque ya no es joven,

y de ahí inmediatamente pasa al teatro de Lara.

Al teatro de Lara porque en el teatro de Lara

es donde ella va a estar desde 1901...

uno o dos, hasta 1933, que es cuando se retira.

Nunca va a ir a otra compañía más que a esa.

Va a estar ahí siempre.

Es decir, es inamovible.

Cosa que a mi abuela no le pasa. Mi abuela... Mi abuela...

en cuanto se casa se va a Buenos Aires,

allí están en distintas compañías con mi abuelo,

empieza a tener hijos...

La abuela, que tenía mucho prestigio en comedia

formó compañía con un actor de entonces, Juan Bonafé.

Era una compañía que tenía éxito y...

y que se mantenía muy bien y era una época, digamos...

(RÍE) ...gloriosa dentro de la familia.

Pienso muchas veces lo que debió ser para...

para mi abuela y para su hermana, para Leocadia y para Irene

ser actrices en el siglo XIX...

siendo mujeres.

Lo difícil que debió ser para ellas abrirse camino.

-Y han sido mujeres luchadoras, fuertes, cabezas de familia

eh...

y con una grandísima vocación

y siempre subidas a un escenario.

(Música)

Mi abuela tenía un cariño especial por Barcelona

y Barcelona lo tenía por ella.

Y eso era mutuo. Y cuando ella muere allí, la ciudad

la acompaña hasta el último momento de una manera...

muy tumultuosa, quiero decir que hay entierro muy tumultuoso

en las Ramblas y pasa el féretro delante del teatro Poliorama, etc.

(Música)

Mi abuela está enterrada en el cementerio viejo de Barcelona,

en Montjuic, en una tumba que pertenece a Luisa Campos.

Luisa Campos era la Susana de "La verbena de la Paloma".

Mientras que mi abuela hacía la Casta, ella hacia la Susana.

(Música)

El caso es que allí, en esa tumba, están enterradas mi abuela,

Luisa Campos y la que hacía la señora Antonia, es decir,

están la Casta, la Susana, y la señora Antonia, las tres.

(Música)

Cuando muere mi abuela, no solamente muere mi abuela,

muere la economía de la familia.

Porque, claro, mi madre pasó a hacer sus personajes, pero no...

no tiene la misma categoría artística ¿no?

Pero no solo por eso, sino porque llevaban un repertorio,

un repertorio largo que había que estudiar.

Quiere decirse que podían llevar siete u ocho funciones montadas.

No es como ahora, que se hace gira, pero con una sola función.

Y sacar adelante como pudieran aquellos espectáculos,

que, a su vez, en muchos lugares de los que estaban contratados

ya no los admitían porque la figura central había desaparecido,

me parece terrorífico.

Un mes después de la muerte de mi abuela

muere otra hermana.

Pepita se llamaba, la más pequeña de todos.

Muere en Valencia un mes después, o sea que, bueno, es una debacle.

Ese año 30, hasta el 31, que ellos llegan a Madrid,

al mes de mayo al teatro de la Zarzuela,

es un auténtico calvario.

Deambulan por cientos de lugares de España

haciendo teatro, pero en unas condiciones tremendas.

Y luego, con el peso tremendo de dos muertes muy importantes,

sobre todo la de mi abuela.

(Música)

Desde el 32 al 36 hay otra época bastante buena

porque, claro, es una época en la que en el Lara

se estrenan cosas estupendas. Hay una compañía magnífica.

Gentes como Antonio Vico, como Carmen Carbonell,

como las Noriega, forman parte de la compañía,

es decir, que tenía una compañía espléndida.

Está mi tía Leocadia, que se ha retirado ya,

mi madre ocupa un lugar muy destacado en la compañía,

está mi tía también, mi tía Julia,

y es una época muy feliz económicamente,

se recuperan un poco.

Mi madre empieza a hacer cine. Hombre, qué bien, ¿no?

Doña Rita.

Hace "El bailarín y el trabajador",

hace "Madre Alegría"... Esto va estupendo, ¿no?

(Timbre)

18 de julio de 1936 y se acabó.

(Sirenas y bombas)

Se suspenden las representaciones,

se suspenden los rodajes, se suspende todo.

Y los teatros no llegan a reabrirse hasta marzo del 37.

Es decir, todos esos meses

la verdad es que no sé cómo sobrevivió mi familia.

Mi madre decidió quedarse en Madrid, naturalmente.

Ella era de Buenos Aires.

Eh... Tenía la oportunidad de... de...

de que la embajada argentina la sacase de aquí,

pero ella no quiso de ninguna manera, claro.

Y se... sin... porque los hombres no podían salir, claro.

Ni mi abuelo, ni papá...

Mi madre dijo: "No, nos quedamos en Madrid,

naturalmente, y lo que pase...

pues pasará para todos".

(Música melancólica)

Es lo primero que recuerdas de tu vida...

y no es fácil.

Mi madre durante esa época rueda una película insólita

que se llama "Nuestro culpable",

una película hecha por los anarquistas...

en Madrid.

Es un musical que no tiene nada que ver con la guerra,

ni siquiera con el mundo anarquista.

Tiene usted hasta a los fotógrafos de prensa esperando.

-¿Para qué? -Para que nos retraten juntos.

Y luego ya, cuando acaba la Guerra Civil,

bueno, hace, sí, hace "El nacimiento de Salomé",

hace "Santa Rogelia"

y... hace otra que se llama "Lluvia de millones",

esas son las tres películas que rueda en Italia

en dos años diferentes, en el 39 y en el 40.

Una vez que vuelve del 40, que es cuando ya, prácticamente,

Italia está a punto de entrar en guerra o entra en guerra en mayo,

ella vuelve aquí y se incorpora, precisamente,

a la compañía de este teatro, del Infanta Isabel.

Y ya sigue aquí toda su vida, hasta que fallece en el 57.

Eso se debe, fundamentalmente,

a algo que es muy importante resaltar,

cuando yo nazco en 1942, mi madre trata de encontrar una compañía

que esté el mayor tiempo posible en Madrid.

Y la compañía que está mucho más tiempo en Madrid

de casi todas las que hay, que hay varias titulares,

es la del Infanta Isabel.

Y por eso ella decide quedarse aquí, en este teatro, claro.

También fue por nosotras.

Piensa que cuando salían de gira nos llevaban,

pero a mi madre le interesaba que estuviéramos en Madrid

por muchas razones, por mantener la casa, porque estudiáramos...

Irene y yo.

Aparte de que también, estando en Madrid,

había la oportunidad de poder hacer cine.

El cine se hacía en Barcelona o en Madrid...

exclusivamente casi, ¿no?

En ese momento se hacían dos representaciones aquí al día,

se ensayaba a las cuatro y media de la tarde y, naturalmente,

quien hacía cine debía hacerlo por la noche.

Después de acabar la función de noche

los estudios de Madrid es cuando tenían energía eléctrica

para poder rodar películas,

porque durante todo el día la...

escasísima energía eléctrica que había

se dedicaba a la industria.

Entonces, eso obliga a que las actrices y actores

hagan jornadas verdaderamente agotadoras.

Y no le gusta mucho al empresario de aquí que eso se haga,

pero no tiene más remedio porque los sueldos

no son como para dedicarse en exclusiva.

Te gusta soñar a solas con que vuelves a Luzmela,

¿no es eso? Cría cuervos y te sacarán los ojos.

¿Es que no te trato como una madre?

Ella tiene un encontronazo con Arturo Serrano

rodando "La niña de Luzmela"

porque la autoriza verbalmente, pero luego le surge

una temporada en Barcelona

a Arturo Serrano para hacer en teatro,

entonces la dice que tiene que ir a Barcelona

y dice que ella tiene comprometida "La niña de Luzmela".

Y este, ni corto ni perezoso,

la denuncia al Sindicato del Espectáculo.

Con que ibas a desheredarme, ¿eh?

Ibas a llamar al notario.

Anda, llámale, ¿a qué esperas?

(GIME) Si quieres, iré yo misma.

(Música tensión)

Eso es lo que origina el corte

en el que ella se va a otra compañía distinta,

que es la de Catalina Bárcena.

Catalina Bárcena es la antítesis total

de lo que yo he visto hasta ese momento en teatro.

Es una mujer encantadora,

absolutamente abierta a todo.

Con sus manías, porque las tiene, ¿no?,

pero en la que en la compañía todo el mundo brilla.

Cuando Catalina Bárcena...

ya hace muchas giras y todo,

otra vez se encuentra mi madre con el problema de la educación mía.

Y vuelve, regresa otra vez a la compañía del Infanta Isabel.

Aquí es donde ya se produce

el último periodo de su vida profesional.

La última obra que estrena es "Un trono para Cristy",

de López Rubio, de José López Rubio, donde mi hermana Julia

tiene su primer papel, digamos, casi protagonista,

porque ella hace Cristy, y donde mi madre

hace su último trabajo en este teatro.

Era una cosa muy normal en aquella época que las familias,

si eran matrimonio, pues entrasen en las compañías.

O sea, se contrataban casi, casi las familias.

(RÍE) Era una situación teatral muy distinta.

Y se podían desarrollar las compañías de repertorio

porque convivían mucho tiempo juntos, hacían diferentes obras,

diferentes papeles...

Por tanto, el actor, los primeros actores,

los más mayores de las compañías enseñaban a los jóvenes,

era su obligación, y los jóvenes aprendían.

Mi madre empezó así.

-El empresario le dijo...

le dijo a mi madre: "¿Las niñas no quieren salir en algo de esto?".

(RÍE) Irene enseguida se apuntó a salir, yo no.

Yo no me atrevía.

En el año 57 vino la otra gran catástrofe,

que fue la muerte de nuestra madre,

y que una vez más se llevó no solo...

su... su personaje de madre,

sino... la base económica también, puesto que era ella

la que estaba mejor colocada.

Si mi abuela era la que mantenía realmente a la familia

con su prestigio y con su sueldo, pues algo pasa igual con mi madre.

El mayor sueldo que llega a casa es el de mi madre.

Cuando ella fallece, pues... queda un poco todo inestable.

Mi hermana Irene acaba de casarse,

mi hermana Julia todavía no se decide a...

vamos, no se decide, sigue en este teatro,

pero siempre haciendo papeles muy secundarios,

y mi padre ya está prácticamente en retirada.

Yo recuerdo que noté la amargura física...

en la garganta el día del entierro de mi madre.

Me acuerdo que yo decía: "¿Qué me pasa que me arde la garganta?",

eso que dicen: "Qué amargura tengo",

esa tenía yo

ante lo que se me presentaba, ¿no?

Y, sobre todo...

por su desaparición.

-¿Puedo llevarme a calentar la comida del señorito?

-¡No! Que coma frío, así vendrá a su hora.

-"¡... María y José!". -"¡Pero qué me dice!".

-"Lo sé de muy buena tinta". -A lo que íbamos,

yo conocí a unos Villanueva que eran de Cádiz...

-Pero ¿los Villanueva, Villanueva? -Un primo fue teniente de navío.

-¡Ah! -A lo mejor...

-Mi tía Julia...

hizo mucho cine. Ella estaba encantada de hacer cine

y de no hacer teatro. A ella el teatro...

(RÍE) No quería estudiar,

le aburría mucho estudiar

y decía que el cine era un invento fantástico.

-Pero, mujer, anímate...

En su primera película, "El crimen de la calle Bordadores",

que hace un papel muy pequeño de reclusa,

cambia el tono, de una palabra a otra

pega un giro en la frase. Eso es dificilísimo de hacer.

Eso pasa pronto. Ya ves, a mí no me quedan más que dos años

de estar en la cárcel. Claro que mi crimen

no tuvo la importancia del tuyo, pero también fue crimen,

tan crimen como el que más, y aquí me tienes, tan campante.

Yo cuando veo a mi tía en esas películas

y veo como...

(RÍE) ... la veo llorar, etc., recuerdo mucho su lado personal,

su lado humano.

Me compraba bocadillos de jamón, me llevaba al cine por la tarde

los días de diario a butaca, a los cines de la Gran Vía,

que era el no va más en aquel momento en Madrid.

Era tremendamente despistada y... Julia...

(RÍE) Y nos hacía reír mucho.

Y porque vivía también en este mundo suyo de fantasía

y de comodidad.

Mientras el resto de la familia sufría...

(RÍE) ... ella vivía una vida muy cómoda.

Entonces siempre: "Y vamos a ir a casa de la tía Julia la Poderosa".

(RÍE) Me decía mi madre.

(RÍE) Sí, bueno, porque tenía

(RÍE) ... más poder adquisitivo.

Supongo que por eso la llamábamos la tía...

Nuestra tía la Poderosa la llamábamos, sí.

(RÍE) Pero ella lo sabía y se reía mucho.

¿No es este el tercero derecha? -El tercero, que es cuarto,

el nuestro. -Pero ¿cómo el suyo? El nuestro.

Aquí está. El que nos dio... -Mire.

Cual, soy yo, tu Concheta.

Si siempre me has querido.

Di que sí, Pascual. Di que sí.

-Ni habla.

-No está bien que una chica decente venga sola a casa de su prometido.

No porque no nos fiemos de vosotros, claro, que sois los dos muy serios,

sino porque en el pueblo podían empezar a chismorrear.

Nunca pensó que al cabo de los años ella podría estar haciendo cine

y además en la cantidad y en la calidad con que lo hizo.

(Música alegre)

Un cielo azul, limpio, sin humos.

¿Y todavía queda eso? (ASIENTE) -Creo que sí.

-Entonces, vamos.

-Vamos.

(Música)

Lo de las vocaciones y todo eso es muy bonito,

es muy hermoso de decir, pero no es así, ¿eh?

Mi madre no tiene ninguna vocación teatral, se ve arrastrada

por las necesidades de trabajo y porque hay que vivir

y porque si no te tienes que casar con un tío y aguantarlo.

Pero, realmente, la liberación que produce para ella

ganar dinero con su trabajo eso es lo único que la compensa,

pero vocación de matar por hacer un papel

no lo tiene mi madre. Tampoco lo tiene mi tía Julia, ¿no?

En mi familia quienes realmente han sido grandes vocacionales

han sido mi abuela Irene, o sea, mi abuela Irene Alba,

ha sido mi hermana Irene Gutiérrez Caba

y es mi sobrina nieta Irene Escolar.

No mires.

Nosotras, gracias a Dios, somos unas personas decentes.

-¿Crees que una persona decente lleva esa fortuna en el bolso?

-¿Es decente que una mujer de tu clase

vaya con el anzuelo tras un hombre?

-¡Mi padre no es como estos infames

que venderían su alma por media bolsa de oro!

(Música)

Las Irenes y las Julias y las Leocadias

han sido las conocidas, las famosas,

las que más has brillado en nuestra familia,

hasta que llegó Emilio

y se convirtió en también famoso.

(Música)

Los hombres en nuestra familia han sido...

no son conocidos, pero son admirables, muy admirables.

Y por eso, seguramente,

porque son hombres que respetaron mucho el trabajo de sus mujeres

y dedicando y apoyando a sus mujeres en su carrera.

Todos sabían en la familia que quien mandaba artísticamente

era mi madre, pero mi padre nunca tuvo celos de eso.

Él tenía su trabajo y lo hacía muy bien

y estaba muy contento con lo que hacía.

Clave su mirada en la mía.

¡Fijamente!

(Música alegre)

Así.

Yo le juro que esos fantasmas,

esos espectros que usted ve

son falsas imágenes que solo existen en su cerebro.

Son tus ojos dulces,

bella tu mirada...

Mi padre...

Me emociona todavía.

(RÍE)

Me emociona mucho.

Mi padre era... eh...

hijo de un farmacéutico de Sevilla.

Algo le sucedió en su cabeza que, sin decírselo a nadie, dijo:

"Yo nada de farmacia, yo lo que quiero es ser actor".

Su familia cuando se enteró le rechazó.

Le... Vamos, su padre le desheredó, nunca más le volvió a hablar...

prohibió a sus hermanos que hablaran con él

y mi padre se quedó solo en la vida porque había decidido ser actor.

-Yo sirvo hoy la última espada de mi vida.

-No digas tonterías. -Me tiene usted muy mal acostumbrado.

Y si puedo, no vuelvo a los toros ni de aficionado, ni de nada.

En caso de haber beneficios, y de momento no parece fácil,

estos se destinarán a mejoras de las instalaciones,

que lo están pidiendo a gritos, a becas escolares...

-Lo que tenía era un gran baúl de ropa.

Y en esa época los actores llevaban su propio vestuario

y, entonces, él tenía la suerte de que pudo trabajar mucho

porque tenía un gran baúl.

Y además era un galán, entonces, él siempre hacía de galán

y siempre tenía, pues la...

muchos, muchos cambios

y eso le dio muchos papeles y fue donde conoció a mi abuela,

en una de esas funciones.

Y cuando conoce a mi hermana Irene, en realidad mi cuñado

está por encima artísticamente de mi hermana Irene.

Es decir, tiene más salario

y está más considerado como intérprete que mi hermana.

En el caso de Julia con Manuel Collado,

que era un actor que se había formado en Alemania,

un hombre cultismo que hablaba...

que pronunciaba el alemán mejor que los alemanes...

Él llegó a interpretar en Alemania

y llegó a dar clases a actores alemanes de dicción.

-Él me enseñó...

muchas cosas de este oficio

que no solamente son las de actuar, ¿no?

-¡Aquí se hace lo que yo mando!

Ya no puedes ir con el cuento a tu padre.

Hilo y aguja para las hembras,

látigo y mula para el varón.

-No iba con la moral de la época

tampoco esa rebeldía de las mujeres de Lorca.

Y para interpretarlo desde dentro...

tus...

tu abuela, tus... todas tus antepasadas

tenían, de alguna manera, que sentir,

porque Lorca, si no sientes, no ocurre,

tenían que sentir eso, tenían que sentirlo como una batalla...

como una batalla propia. -Todas ellas...

de mi familia, Nuria también, forman su propia compañía.

Entonces, yo sí que tengo mucho el recuerdo de oír decir

que eso era lo que te daba de comer y que había que aguantar.

No te podías poner enfermo, no podías...

acabar una función, no podías...

Bueno, y mi abuela estuvo trabajando muy enferma de cáncer ya.

-Bueno, hacían lo que decía la Xirgu. La Xirgu decía:

"A un ensayo solo se puede faltar

con el papel de defunción en la boca".

-El teatro...

no lo puedo calificar más que como eso,

como una parte de nuestra vida.

O, mejor dicho, era la vida porque lo que respirábamos

o lo que veíamos, lo que escuchábamos,

de lo que vivíamos...

era de la profesión.

(RÍE) -Exactamente eso, era una consciencia,

era lo que te daba de comer, pero además era un...

coño, una obligación moral. -Era el deber. Sí, sí, sí.

-Yo les tengo una... una profunda, una de admiración.

Lo cierto es que a ti entrar en un escenario

te daba menos miedo que entrar en una cámara frigorífica,

me imagino. No te daba ninguno. (RÍE) -Sí.

Es como algo cercano, como casa, como normal.

¿No? Y, claro, luego siempre hay una cosa, pero...

pero sí, es como "Estoy cuidada". -Estás cuidada.

-"Estoy bien, aquí no pasa nada".

-¿Te protege? -Sí.

(RÍE)

(Música alegre)

Yo...

Yo creo que no me atrevía a entrar en este oficio.

Me parecía...

que no iba a saber hacerlo, sencillamente.

Julia en un principio nunca tuvo vocación teatral.

Mi hermana Julia es una estupenda dibujante

o era una estupenda dibujante.

Estuvo trabajando en una casa de modas

y, realmente,

le causaba terror salir a un escenario, ¿no?

Por fin salí,

se apagó la luz... ese día.

Se apagó, porque había muchos apagones,

y yo sabía que iba a pasar algo...

(RÍE) ... el día que yo pisara un escenario.

Y, efectivamente, nos quedamos a oscuras, pero bueno.

Cuando yo salí de... mi gran actuación,

de salir de una puerta y marcharme por la otra,

el regidor de teatro me dijo:

"Has dicho muy bien esa palabra que tienes, estupenda.

Muy bien, Julita.

No te ha oído nadie, pero has dicho muy bien".

(Música suave)

Yo sabía que el teatro era la base de mi trabajo

y eso es lo que procuraba defender...

eh... como fuese.

Lo que sí empecé a hacer yo por mi parte fue cine.

No muy pronto

porque el cine nunca me ha llamado demasiado

y yo tampoco he llamado nunca a su puerta,

pero ya en el año 60, estando en el Infanta Isabel,

vino Juan Antonio Ba... No vino él, vino del representante,

el hermano de Rabal, Damián Rabal,

a...

a decirme que Juan Antonio Bardem quería

quería hacer una película en la que yo...

le gustaba que interviniese.

Y bueno, al final fui, hice la prueba.

Y cuando volví al teatro a hacer mi función de tarde,

todos me preguntaban, los compañeros: "¿Qué tal la prueba?".

Digo: "Pues no sé, yo creo que como no la voy a hacer,

no sé nada". Pero me equivoqué, Juan Antonio me llamó.

Y, efectivamente, trabajé en esa película con Rabal...

de pareja. Rabal entonces era ya una estrella.

¿No sabes a qué hora vas a volver?

Me gustaría que no vinieses tarde.

Saldríamos a cenar cualquier cosa.

Y luego, al cine.

Y después a casa, los dos solos. -Perdóname.

(Música)

Yo creo que la verdadera vocación, bueno, vocación...

El verdadero interés por el teatro empieza

cuando yo voy al instituto de San Isidro, en Madrid,

y me encuentro con una persona, que es Antonia Llora.

Dije: "El teatro es algo más que una diversión".

Cosa que parece que el pueblo español no tiene muy clara.

(Música)

Que anda...

dócilmente colocando mal los pasos...

Y muchísimas razones.

-Mi tío es ese ser especial

y, bueno, del que yo aprendo mucho cuando le veo trabajar.

Es esa especie de combinación perfecta

entre la más absoluta naturalidad,

pero con una técnica impecable.

Pero no, no, no, no es posible, no. Debo contarlo.

Ya no puedo arrastrar esta carga durante más tiempo, ¡debo contarlo!

¿Era tan buena actriz como dicen?

Sí, sí que lo era, sí. Apasionada y con mucho talento.

Además, una de las mujeres más atractivas que he conocido.

(Música)

Mi madre era una tímida fuera del escenario,

pero cuando subía al escenario y la miraban,

se transformaba.

Para mí era otra persona completamente distinta.

Yo, cuando la veía entre cajas,

sabía que, en el momento en el que ella accedía,

claramente no era mi madre, sino que se había transformado.

Que es una gran virtud, primero, de los buenos actores, claro,

y de nuestra familia.

Empezó haciendo el papelito de criada, dos frasecitas,

y, bueno,

fue creciendo, claro, como actriz fue creciendo,

fue creciendo...

(Música)

En los años 60, la figura del director de escena cobra peso.

Y los directores de escena empiezan a ser

los que escogen a los repartos y ya empieza a haber más movimiento.

Ya no hacías las funciones con quien estaba en tu compañía,

sino que determinados directores de teatro

solicitaban a determinadas actrices

y ese es el momento en el que tanto Julia como Irene destacan.

-Alberto Closas, con el que coincidí en una película,

"Usted puede ser un asesino",

en un descanso del rodaje me dijo:

"En cuanto tenga la oportunidad, te voy a contratar".

Y dije: "Pues cuando quieras me llamas".

(Teléfono)

¿Sí?

¡Ah! ¡Carlos! ¿Cómo está usted? Me alegro mucho de oírle.

¿Qué tal por ahí? -Muy bien.

No, no, bañarme no. Eso queda para los jóvenes.

Julia, ¿de qué humor está hoy el jefe?

-Me dijo un día: "Tienes que formar compañía".

Nos dijo: "Tienes que formar compañía.

Porque así yo, cuando me vaya a América...",

porque él iba y venía con frecuencia, "cuando me vaya y vuelva,

pues trabajamos de nuevo juntos". Es verdad que lo hicimos.

Yo trabajé mucho tiempo con él,

trabajé como siete años con Alberto Closas.

-Un día, Paco Martínez Soria le dijo a mi padre:

"Oye, he oído que tu mujer es muy buena actriz

y debéis formar compañía". Y le puso un cheque en blanco.

A mi padre le dijo: "Toma. Lo que necesites".

A mí hubo una obra que hizo mi madre que me impresionó mucho,

que era "Viejos tiempos" de Harold Pinter.

Un texto tan sutil, tan difícil,

tan poco habitual para el teatro

que se hacía en ese momento en España,

y consiguió que Paco Rabal y Lola Cardona hicieran la función.

Paco, mi madre y Lola era...

Vamos, si Pinter hubiera entendido español,

nunca hubiera dejado que nadie más le hiciera.

(Música)

Ella el teatro lo vivió

de una forma absoluta.

Y...

Y es cierto que fue de una honestidad trabajando

y de una...

entrega a su trabajo...

fácil por su parte, porque...

porque...

porque sí tenía clarísimo que esa era su vida.

-¡Chinchín! (AMBAS) ¡Catapúm chinchín!

¡Somos invencibles! -¡Somos fabulosas!

(A LA VEZ) ¡Y juntas hasta el fin!

Estábamos haciendo una función juntas, junto con Amparo Baró,

éramos las tres,

y, bueno, se puso mala y...

-Ella nunca supo que tenía un cáncer.

Ni mi padre lo supo, nunca se lo dije.

Solo lo supimos Emilio y yo.

Y ella estaba haciendo una función, que era suya.

Y yo le dije: "Mira, vas a tener que dejar la función

porque, a lo mejor, esto que te duele no es tan eso".

Y ella lo único que piensa es: "¿Cómo voy a dejar...?

¿Vamos a dejar de pagar a nuestros compañeros?

¿Vamos a dejar sin trabajo a nuestros compañeros?".

Tremendo.

A ella no le importaba nada su salud, no le importaba nada nada,

le importaban sus compañeros,

que no se quedaran sin trabajar. Me tuve que enfadar con ella

para decir: "No, vamos a dejar la función ahora mismo".

-Ella asumía su papel de hermana mayor

y yo la seguía como un cordero.

Entonces, éramos como un bloque: jugábamos juntas,

íbamos al colegio juntas, compartíamos habitación...

Eh...

Era la protección para mí.

Y...

Cuando llegó el momento de su desaparición,

se llevó todo eso.

-Aquí, la única que escribe soy yo.

Y llamadas telefónicas, de Pascuas a Ramos.

Supongo que tendréis muchas cosas que contarme.

Irene era una actriz absolutamente versátil,

quiero decir, podía hacer todo tipo de personajes.

Tanto te hacia lo cómico como dramático y lo hacía muy bien.

Julia era y es muy personal.

O sea, Julia impregna los personajes de su personalidad,

los personajes pasan a ser ella.

Dime, cariño, ¿cómo era Hollywood antes del sonoro?

-Pues justo igual que cuando tú llegaste

en una carreta de colonos.

-Al menos yo iba dentro, no tirando de ella.

-En el futuro, nos aguarda el triunfo, creedme.

El futuro será púdico, austero, austerísimo.

-Llega la televisión, lo mismo,

estos directores de escena son los primeros que dirigen televisión

y, bueno, pues la llaman, claro, les llaman porque eran los actores

con los que estaban acostumbrados a trabajar.

-Ahora que ya lo sabes todo,

no olvides que esto supone complicidad

y que los cómplices no deben hablar nunca.

No lo olvides, Charlie.

-No juegues con eso, que te vas a hacer daño.

-¿Por qué comes chicle? -Para olvidar.

Pues ya ve usted, aun con ser tan poco lo que dan,

el autor se ajustaría de buena gana para hacer por el mismo precio

todas las funciones que necesitase la compañía.

Eso populariza a Irene, a Julia y a Emilio,

de manera que pueden empezar a pensar

en que van a atraer espectadores al teatro.

-¿Y qué más da?

Hace un momento pronunciaste la palabra "deber"

y, sí, tienes un deber,

pero no para esa chica, que es una perdida, ni para su hijo.

-Vaya por Dios, no debería haberlo hecho.

(SUSPIRA) Que puta soy.

-Entonces, fuiste hacia ellos y les pegaste.

Sí, con una silla.

Qué barbaridad. Pero ¿por qué con una silla?

Pues porque no pude levantar la mesa.

Les encantaba la televisión.

A mi madre le encantaba, le encantaba el directo.

Se sentían tan seguros haciendo directos,

que eran tan difíciles, que hoy serían imposibles de hacer.

Para ellos era, realmente, ganar mucho dinero trabajando muy poco,

porque no tenían que hacer estas dos funciones.

-¡Nunca he representado semejantes obras!

¡Y déjame tranquila de una vez!

-Fue Jaime de Armiñán el primero que me llamó para hacer televisión.

Y la hice.

El paseo de la Habana.

En ese lugar...

pequeño,

en el que todos servíamos para todo,

los cámaras te ayudaban a abrocharte el zapato si te hacía falta,

o tú le ayudaba al cámara a mover lo que quisieras.

-¿Oiga?

Aquí, en la sierra. Sí.

Todo marcha bien.

Creo que es feliz,

que le podré hacer mucho más feliz desde ahora.

¿Manda algo más?

-Desearías ser grande,

pues no careces de ambición,

pero te falta el instinto del mal para apoyarla.

No querrías hacer trampas,

pero aceptarías una ganancia ilegítima.

Morir...

Dormir...

He ahí un final apetecible.

Dormir...

Tal vez soñar.

Yo irrumpo en un momento en el mundo del espectáculo

en el que la televisión se potencia mucho,

los años 60, el arranque de la segunda cadena de UHF.

No es posible.

Si el orgullo es una religión, yo me declaro ateo de esa doctrina.

Cásese conmigo. -No puedo.

Estoy ya casada.

Estoy allí porque... ¿Con quién?

A través de Julia, porque es la que está haciendo una serie

con Adolfo Marsillach, y Adolfo dijo:

"Pues que venga a verme, porque voy a empezar una serie".

Yo fui a ver a Adolfo y le pareció bien

y, entonces, me incorporé a "Fernández, punto y coma".

(Música)

(Grito de pánico)

¡Ricardo, ahora te abrimos!

Es que... Es que con la emoción y con...

(Música tensión)

No.

Así no. Escóndela,

porque si te la descubrieran, te la quitarían para destruirla.

Pero ¿qué es?

Toma.

(TITUBEA) Es... una sonrisa.

Uno de los grandes guionistas

y que marca mucho mi carrera al principio

es Narciso Ibáñez Serrador, con las "Historias para no dormir",

que es ahí, naturalmente, donde también me afianzo mucho.

Mi madre no tuvo suerte en el cine, desgraciadamente,

porque hubo muchos papeles que no le llegaron,

papeles en los que hubiera estado estupenda.

No, Tula, no me caso. Ni tú tampoco, Tula,

con lo majísima que eres.

-Pero ¿qué sabrás tú, Herminia, qué sabrás tú?

La gran ventaja que tiene mi hermana Irene

es que termina su carrera en cine y casi su carrera...

Sí, su carrera en cine, con una película redonda,

que la hace con Mario Camus y que es "La casa de Bernarda Alba".

Cuando yo fui contratado para hacer...

para hacer esta película,

la productora tenía ya un compromiso

para hacerla con una actriz inglesa,

Vanessa Redgrave.

Dije yo: "Es muy respetable, pero que yo no...

Yo no la veo haciendo Bernarda.

Pues prescindid de mí".

Finalmente, lo hizo Irene.

-Mi sangre no se junta con la de los Humanes

mientras yo viva.

-Trabajó su... De donde le salía el aire

y consiguió esa voz que a mí me aterrorizaba, ¿eh?,

que yo nunca había oído en mi madre. Tremenda.

-Y tú te metes en los asuntos de tu casa.

Aquí no se vuelve a dar un paso que yo no sienta.

-Yo, de esa Bernarda,

recuerdo una cosa que a mí me lleva inmediatamente a Gades.

Curiosamente, me lleva a Antonio Gades,

que es una manera de cortar el aire.

Y yo recuerdo la mirada de ella, la mirada de Bernarda,

mirando a las hijas y cortando el aire,

que el cine no siempre recoge y en ese momento estaba muy recogido.

Eso es una imagen que me volvía cada vez.

(Música)

Lo que pasa...

Lo que pasa es que... Ya no aguanto más. ¿Te enteras?

Todo ha terminado así, tranquilamente.

¡Y no me importa nada, ni mi hijo ni nada!

-Julia sí tuvo más suerte.

Julia tuvo la suerte de que Juan Antonio la...

Bueno, se entendiera muy bien con ella y la llamara muchas veces.

Y tuvo una carrera en cine, por lo menos los primeros años,

estupenda, sí.

-Ese dinero no es tuyo y será de alguien.

A estas horas habrá avisado a la Policía

y estarán buscando al ladrón por todas partes.

Hacía mucho tiempo que no me acompañaba

ningún hombre a casa. -Pues no lo comprendo, la verdad,

porque fuera del Ministerio está usted muy guapa.

-Es la primera vez que me dice una galantería.

-¿Le molesta que fume? -Al contrario, se lo agradezco.

Desde niña me encanta el olor del tabaco.

La vida no es tan difícil de llevar.

Hay que dormir a la hora de dormir,

hay que comer y beber a la hora de comer y de beber.

-Lo hacía todo muy fácil, ¿no?

Y cuando decías tú: "Qué barbaridad, cómo me he complicado la vida yo,

cuando, en realidad, todo es tan sencillo".

Pero es problema de, insisto, de esa sabiduría

que tienen desde que empezaron a trabajar.

-Esta nunca había visto el mar.

-¿Y tú cómo lo sabes? -Porque me lo ha dicho.

-¿Qué le parece? -Le parece muy grande.

Lo mismo que a mí.

(Música)

¿No querría salir conmigo el domingo?

Puede ser que sí, pero lo más seguro es que no.

A ver cuándo me contestas otra cosa.

Como siempre me preguntas lo mismo...

Algún día me darás más importancia.

Sí, pelmazo, cuando te laves la cara.

Esta película la consigo gracias

a la buena recomendación de dos actores,

que son José Morales,

que es el hermano de Gracita Morales,

y Jesús Guzmán, que hablan con Luis César Amadori

y les pide consejo de si conocen a un chico joven

que pueda hacer esa obra y hago esa película,

que es la primera.

Y luego ya empiezo a hacer pequeños papeles,

hasta que llega el 65 y ahí hago tres protagonistas seguidos.

En "La llamada", que es una película de Javier Setó,

que se rueda en enero,

luego hago "Nueve cartas a Berta", que se rueda en abril,

y luego ya "La caza", en julio de ese año.

Son tres películas que hacen un año de esos de no tocar,

es decir: "Dejadme ese año, que lo compro".

¿Me acompañas, Luis? Voy a cazar un conejo con esto.

Como no tenga la peste... Te apuesto lo que quieras

a que antes de irnos cobro una pieza.

Eso es porque me quiere.

Ya no dejaremos que se marche.

Gente pobre no necesita criados.

Nadie ha dicho que traigas nada. ¿Os han dado morcilla de tigre

en la casa de Burgos, o qué? Muy gracioso.

(LLAMA A LA PUERTA) -¿Qué pasa? ¡Nada, no pasa nada!

(RESPIRA AGITADAMENTE) ¡Ah!

Empezaremos por unos ejercicios de resensualización, ¿entienden?

¿Tiene usted relaciones sexuales? No.

Hasta te hicimos una fiesta de bienvenida.

¡Ah!

¿Y cómo nos la pagas? ¡Ah!

Yo estaba preocupado, porque después del premio

de interpretación masculina venía el de interpretación femenina

y yo quería saber quién lo había ganado.

Entonces, me acuerdo que estaba preguntándole a los periodistas

que quién había ganado el premio, porque ya se sabía abajo,

y en ese momento, sí, se abrió la puerta y entró Julia.

(Música triunfal)

Sí. Primero salió él.

Y después no se sabía lo que iba a pasar.

Pero también tuve la suerte de tener el Goya.

Me faltaba Irene.

Aunque hubiera sido en el público sentada, pero bueno.

Pero para los dos fue un momento estupendo.

Yo creo que en ese momento los dos nos acordamos de ella.

Fundamentalmente, de Irene.

La merecedora, realmente, de alguno de las dos Goyas,

o de los dos.

(Música)

Este es el campamento que tenemos organizado

para el rodaje de la serie de televisión "Jack Ryan".

El personaje de Jack Ryan por primera vez llega a televisión,

el personaje que creó Tom Clancy,

y estamos rodando en Marruecos,

por eso tenemos todos estos vehículos,

que nos sirven para, como casi el circo,

movernos y tener camerinos, lugares donde maquillar,

oficinas de producción, dónde comer...

Esta es nuestra vida, somos...

El cine, al final, es muy parecido al circo,

lo que pasa es que, en vez de carpa, utilizamos sitios reales.

(Música)

En la compañía de mi madre,

cuando había que interpretar a un niño en los primeros años,

cuando yo ya tenía, me parece, entre 8 y 12,

pues yo tenía que hacer el personaje de niño.

Era la tradición familiar y, además, estaba ahí

y, bueno, formaba parte de la...

Del ritual.

Y yo no me encontraba muy a gusto en el escenario,

no era algo que me atrajera mucho.

Quizá fuera por vivirlo tan de cerca y vivirlo desde que nací,

pues a lo mejor es el puro rechazo del joven, ¿no?,

que quiere hacer otra cosa.

Pero no me atrajo nunca el salir a un escenario.

Empezó a interesarse en la parte de técnica del teatro

y luego pasó al cine y, bueno,

tuvo unos vuelos enormes, porque es un trabajador enorme

y, además, de una competencia gigantesca, ¿no?

Él intentó...

un pequeño rechazo para no seguir la saga

y no pudo con ello, terminó haciéndose productor,

ayudante de dirección, es decir,

cuidando a los seres que hacían esa cosa

que él había vivido en su casa y que se llamaba interpretar,

se llamaba teatro, se llamaba cine, de una manera...

a la Gutiérrez Caba, es decir, muy artísticamente.

-Con esta necesidad mía de trabajar, yo le insistía mucho a mis padres.

Dijeron: "Mira, nuestro compañero Paco Martínez Soria

hace una película cada año, vamos a hablar con él

a ver si te puede meter ahí y trabajas".

Y yo entré como meritorio en "Vaya par de gemelos".

Y el primer día que llegué a aquella oficina,

tenía 17 años, completo desconocido en el cine,

no lo había vivido tanto como el teatro,

me sentaron al lado del ayudante de dirección,

que estaba en ese momento haciendo esto que hacemos nosotros,

que es desglosar un guion. Fíjate, de pronto vi:

"Bueno esto es lo que me gusta, mi cabeza es...

Está preparada para esto". Había algo en eso que sí me interesó.

-¡Guau! ¡B-51, el Cadillac del cielo!

(RÍE)

¡Guau!

-Si tuviera que decir la película que marcó...

Que me marcó, que marcó eso, el "ah, por aquí es por donde quiero ir

y así es como creo que se deben hacer las cosas"

fue "El imperio del sol", de Steven Spielberg.

Me dijeron que estaban buscando las localizaciones

para "El imperio del sol", estaban buscando por todo el mundo.

Pues nada, me puse manos a la obra, y conseguí...

Encontramos un sitio ideal que existía en España,

que eran las marismas de Guadalquivir.

(Música)

"La pasión turca" significó...

De las primeras películas españolas que salían fuera de España,

que ya se atrevían a salir de nuestro entorno,

a salir de nuestro lugar de confort

y nos fuimos a Turquía a rodarla.

Eso hizo que en los Premios Goya del siguiente año

se valorara el trabajo de una producción española

que se había rodado prácticamente fuera de España.

-José Luis Escolar por "La pasión turca".

-Bueno, pues el mejor director de producción este año es...

José Luis Escolar por "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto".

-Creo que es la mejor película que he hecho.

Como historia, como contenido, y es una película entrañable

y de la que estoy enamorado.

En "Nadie hablará de nosotras" creo que reconocieron eso.

-Y el Goya es para José Luis Escolar por "Perdita Durango".

-Nos pasó de todo, tuvimos todos los problemas del mundo,

era una película dificilísima de hacer.

Quemamos a Javier Bardem, tuvimos una...

Bueno, un accidente un día de rodaje,

una explosión se nos fue de las manos

y se le fue de las manos a la persona de efectos especiales.

-Películas tan famosas como "El coloso en llamas"...

Dime tú cómo es esto. -Coloso en llamas

con Javier en llamas. -Javier en llamas.

Qué gracioso, yo no me río. -Durante mucho tiempo,

"Perdita" era la película española que mejor se vendía fuera de España

porque parecía una película americana.

(Aplausos)

Y el ganador es...

José Luis Escolar.

-Es una película hecha maravillosamente.

En el presupuesto, en el tiempo... Bueno, como hay que hacer las cosas.

Y yo creo que por eso tiene ese aspecto

que se puede comparar a "La caída del Imperio romano",

a las películas más grandes de romanos, "Ágora" se puede comparar

y es una película hecha por un grupo de españoles,

algún inglés que nos ayudó y muchos malteses.

Y con talento español sobre todo, sí.

(Música)

Yo había visto a Irene con su padre y muy pequeña

cuando yo no sabía, y puede que ella tampoco,

que iba a ser actriz.

Me parece que ese eslabón es importante,

porque él lo recibió de su madre y de su tía y de toda su familia

y se lo supo pasar con esa calidez.

-¡Nosotros nunca nos mudamos! ¡Esa casa, en esa calle,

la gente hablaba de mí, me miraban, me señalaban!

¡Perdí a todos mis amigos! ¡Yo sí conservé mi nombre!

¡Yo tuve que quedarme con mi nombre! ¡Yo sí lo revivo cada día!

-A mí hay veces que me...

Que me impresiona mucho ver a mi hija

y ver que es exactamente igual que su abuela,

exactamente igual encima de un escenario.

Yo, que he vivido eso como hijo y como padre, de pronto digo:

"Bueno, algo ha pasado por mí,

que, evidentemente, yo no he recibido,

pero que, efectivamente, existe".

-¡Ah!

-Lo de mi hermana era como una cosa natural

y lo de Irene es más de estudio,

de estudio profundo de todo lo que hace, de...

Irene no era así, Irene...

era como...

como normal en su vida el oficio.

(Música)

Yo nazco en el seno de una familia que todos se dedican al teatro

o al cine y he crecido en el teatro.

He crecido yendo a ver a mi abuela

al teatro los domingos a hacer su función,

siendo muy pequeña

y viviendo allí, como...

como si la vida en el teatro fuera lo normal.

Yo tenía nueve años cuando hice "Mariana Pineda"

y en ese momento yo no sabía qué era...

quién era Lorca.

Lo que sí recuerdo muy bien es que yo

me aprendí la función de memoria.

No quería olvidarla.

A mí me da mucho respeto

hablar de Lorca contigo. -Y a mí mucha vergüenza.

(RÍEN) Hablar de Lorca contigo.

-Me da mucho respeto, me da respeto. -Partiendo de eso...

-Porque, claro,

yo empecé con nueve años haciendo "Mariana Pineda",

este es mi primer contacto, pero, al margen de haber visto

y escuchado mucho a Nuria, que también es otra persona

muy importante en relación conmigo en descubrir a Lorca

y con mi abuela,

habiendo visto muchas veces "La casa de Bernarda Alba",

es hasta que no trabajo contigo en Venecia

que no vuelvo a poner en voz...

-A ponértelo en boca. -A ponérmelo en boca.

Intento recoger eso que yo aprendo ahí,

como es "Grito hacia Roma", escucharte a ti "Grito hacia Roma".

Y yo poder hacerlo en "Leyendo Lorca"

gracias a haberlo descubierto contigo y...

Y vivirlo contigo.

Pero el hombre vestido de blanco

ignora el misterio de la espiga,

ignora el gemido de la parturienta,

ignora que Cristo puede dar agua todavía,

ignora que la moneda quema el beso de prodigio

y da la sangre del cordero al pico idiota del faisán.

El ruiseñor...

¡Dios mío! ¡Dios mío, el ruiseñor!

Àlex me abrió las puertas de un mundo teatral

que yo también desconocía.

Y ahí es donde empiezo a formar mi primera otra familia,

descubriendo el teatro, otro tipo de teatro,

muy diferente al que había hecho mi familia.

Y...

Y que me gusta mucho.

La primera función que hago ya siendo más adulta,

con 17 años, es con Àlex Rigola, en La Abadía también,

haciendo "Días mejores".

¡Por eso ha estallado la revolución!

¡El director de escena abrió los escotillones

y la gente pudo ver cómo el veneno de las venas falsas

había causado la muerte verdadera de muchos niños!

¡No son las formas disfrazadas las que levantan la vida,

sino el cabello de barómetro que tienen detrás!

Y unos cuantos años después, vuelvo a La Abadía con Àlex,

ya no como una niña que empieza, sino como una mujer que...

que está haciendo ese cambio,

de la mano del mismo director, en el mismo teatro...

Y, en ese sentido, sí tenía la sensación de cerrar un círculo.

-Me siento muy orgulloso de que Irene tiene la...

Ha cogido lo bueno de Nuria y lo bueno de Irene.

O, por lo menos, lo intenta, ¿sabes?

Y es tremendamente activa, tremendamente trabajadora,

madruga como yo,

no hace esta vida de cómico que hacía mi abuelo, por ejemplo.

-Mi padre tiene o siente

y siempre me ha transmitido gran gran pasión por el cine.

¿Y si te besa?

-Pues le beso.

-¿Y si te toca?

-Pues le toco.

-Nos casaremos en América. -América...

Pero ¿qué os espera en América, hija? -¡Ya está bien, coño!

¡En América nos espera lo que sea, da igual!

-"¿Sabes que me estoy follando a una tía de 25 años?"

"¡Ah! ¿25 años? ¡Pero qué bien!

Cómo me alegro por ti". "Me sorprende

que te lo tomes tan bien". "Pues claro que sí, si es que...

La vida está para vivirla. Mira, yo, sin ir más lejos,

que me he follado ya a casi todo mi gimnasio".

Haces una prueba, de pronto te cogen y esto resulta que es interesante

por lo que sea y vas haciendo, pero hasta...

Sí que es verdad que hasta los últimos dos años

yo no había tenido en cine una oportunidad real

de construir un personaje,

de llevar el peso de una historia, tener un personaje que fuera sólido,

un personaje que estuviera ahí y que yo tuviera que dar vida.

Oye, Ane,

¿tú crees que Diego se vendría conmigo a Berlín?

-¿Quieres que te diga lo que pienso?

-En cambio, con "Un otoño sin Berlín",

con "La corona partida",

ahora con "Bajo la piel de lobo",

son tres personajes protagonistas

y, claro, esto es una gran experiencia.

El rey ha muerto.

Irene garantiza, entre comillas, la continuidad a medio plazo

de nuestra familia, no se sabe si a largo.

A mí, cuando me preguntan a veces:

"¿Y si no? ¿Y si no sigue la saga?". Digo: "Pues no va a pasar nada".

Seguirá saliendo el sol, llegará el invierno,

la primavera, el verano...

-Quiero compartir este premio con mi familia.

-También a Manuel, a mi familia... A mi familia,

que me enseñaron a amar y a respetar esta profesión.

Y a los cómicos os quiero a todos mucho.

-Y con mis padres. -Que todavía están conmigo.

A las cómicas y cómicos de mi familia.

Tan bello y tan duro a veces. -Con los que están

y los que no están. -Por último, acordarme de mi familia.

-En la vida y en la muerte, tantas veces lejos de casa.

(Música créditos)

Imprescindibles - Vida y comedia. Compañía Alba Caba Gutiérrez Escolar

59:59 18 dic 2017

Imprescindibles cuenta la historia de una saga de cómicos que lleva más de 140 años en las tablas. Una vida dedicada a la "comedia". Seis generaciones marcadas por la entrega y el respeto a un Oficio al que se han dedicado siempre con absoluta coherencia y profesionalidad.

La historia de esta saga es la historia del Teatro en España en este último siglo y medio. Gracias a la investigación que Emilio Gutiérrez Caba lleva realizando en los últimos 40 años y a los recuerdos y anécdotas de Julia Gutiérrez Caba y José Luis Escolar hemos podido hacer un recorrido por la biografía de esta dinastía actoral cuyo futuro está garantizado con la joven Irene Escolar.

Imprescindibles cuenta la historia de una saga de cómicos que lleva más de 140 años en las tablas. Una vida dedicada a la "comedia". Seis generaciones marcadas por la entrega y el respeto a un Oficio al que se han dedicado siempre con absoluta coherencia y profesionalidad.

La historia de esta saga es la historia del Teatro en España en este último siglo y medio. Gracias a la investigación que Emilio Gutiérrez Caba lleva realizando en los últimos 40 años y a los recuerdos y anécdotas de Julia Gutiérrez Caba y José Luis Escolar hemos podido hacer un recorrido por la biografía de esta dinastía actoral cuyo futuro está garantizado con la joven Irene Escolar.

ver más sobre "Imprescindibles - Vida y comedia. Compañía Alba Caba Gutiérrez Escolar " ver menos sobre "Imprescindibles - Vida y comedia. Compañía Alba Caba Gutiérrez Escolar "

Los últimos 376 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 59:44 ayer Documental biográfico sobre la personalidad y las facetas como escritor, periodista y cineasta de Gonzalo Suarez, un acercamiento a su peculiar forma de hacer ficción. Histórico de emisiones: 19/12/2016

  • 54:24 14 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Debido a su compromiso político tuvo que huir de España tras la Guerra Civil, recalando primero en México, donde se desarrolló como cartelista antes de asentarse en Alemania, país en el que continuó con su carrera artística. Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 2:56 10 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Son muchos los motivos por los que Josep Renau es un imprescindible de nuestra cultura. Cartelista fotomontador, teórico del arte, pintor, muralista, dibujante de películas de animación... hablar de Renau es hablar de un hombre del Renacimiento solo que nacido en los albores del siglo XX. En el diseño gráfico introdujo novedades como el uso del aerógrafo y tras dejar atrás su etapa como artista “decó” se sumergió en las aguas de las primeras vanguardias situándose así como cabeza visible en España de movimientos como el constructivismo ruso o el dadaísmo alemán. Su compromiso político le llevó muy pronto a abandonar su fulgurante carrera y los trillados caminos del mercado del arte para zambullirse en la producción de obras abiertamente políticas y muy críticas con el fascismo que acechaba Europa. Su colaboración con importantes revistas del momento de carácter anarquista como Estudios, Orto o Nueva Cultura así lo demuestran. Josep Renau, el lunes, 14 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 2:30 10 may 2018 Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 3:37 09 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

  • Salvador Espriu

    Salvador Espriu

    57:13 07 may 2018

    57:13 07 may 2018 Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias. Histórico de emisiones: 01/12/2013

  • 2:21 17 abr 2018 En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 1:54 17 abr 2018 “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • Jardiel Poncela

    Jardiel Poncela

    56:25 26 mar 2018

    56:25 26 mar 2018 Inverosímil, Jardiel Poncela, bucea en la creatividad de un autor, que para el dramaturgo Sergi Belbel, es uno de los grandes del teatro de todos los tiempos, un out sider avanzado a su tiempo. Jardiel fue un escritor con una abundante producción literaria, poco comprendido, incluso censurado, tanto por la II República, como por el franquismo "fue también director de cine en Hollywood, escenógrafo, director de actores, diseñador de un edificio teatral". Nos lo cuentan, entre otros, sus nietos, Paloma Paso, Enrique Gallud y Carlos Dorrell, Gil Parrondo, Román Gubern, Jesús García Dueñas Además, Pepe Viyuela interpreta las palabras de Jardiel. Histórico de emisiones: 19/12/2014

  • 57:07 12 mar 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público.

  • 2:34 06 mar 2018 Un emotivo homenaje al hombre que consiguió cambiar la mentalidad de los españoles en relación con el medio ambiente Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de marzo No te pierdas el especial de RTVE.es sobre Félix Rodríguez de la Fuente Estreno: el lunes 12 de marzo a las 21.00 horas, en “Imprescindibles” de La 2 Pre-estreno el martes 6 de marzo, a las 20.30 horas, en Cineteca Madrid La 2 ha preparado una programación especial dedicada a Félix para toda la semana del 12 al 18 de marzo

  • 00:35 01 mar 2018 La obra que le catapultó fue “el hombre y la tierra” una serie de documental que estuvo en antena desde 1974 hasta 1981, un año después de su muerte. “el hombre y la tierra” se divide en tres grandes bloques: las series venezolana y americana primera y última respectivamente y la ibérica considerada por muchos su obra magna.

  • 00:24 01 mar 2018 Félix Rodríguez de la Fuente fue una de las personalidades más influyentes de la segunda mitad del siglo XX hasta el punto de marcar con su trabajo a un par de generaciones de españoles.

  • 00:29 01 mar 2018 A Rodríguez de la Fuente se le conocía como al amigo de los animales, una apreciación que su hija Odile considera errónea “él sentía una profunda admiración por la humanidad y lo que más le preocupaba era la capacidad de la raza humana para hacerse daño a si misma”.

  • 00:35 01 mar 2018 “Su verdadero público eran los niños, porque pensaba que la juventud el día de mañana se dejarían de tanta palabra y pasarían a los hechos” explica su viuda Marcelle Parmentier. Rodríguez de la Fuente sembró intencionadamente la conciencia ecológica, tan pronto llegó a la televisión se dio cuenta de su poder de seducción, de su talento para comunicar y supo sacarle partido en una España que sólo distinguía a su fauna en función de si era una buena pieza de caza o que sólo valoraba sus paisajes y ecosistemas por la rentabilidad económica de sus recursos…. “Querido amigo Félix (….) pienso que Dios ha puesto en el mundo a los animales para que los veamos correr y crecer y no para matarlos, por eso me gustan mucho sus programas” (Carmen, 1976) Este fragmento corresponde a una carta enviada a Rodríguez de la Fuente por una niña de 8 años. El documental ha tenido el privilegio de hurgar en el archivo personal del naturalista: miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público infantil y adulto. Como cuenta el profesor de historia de la ciencia Carlos Tabernero “esas cartas tienen un valor histórico incalculable porque en ellas se puede ver el nacimiento de la cultura ecologista con Félix como inductor desde su posición mediática”

  • 00:45 01 mar 2018 Un fragmento del documental "El animal humano", dedicado al gran Félix Rodríguez de la Fuente.  El gran naturalista defiende al lobo ibérico, para salvarlo de la extinción y ganar el cariño de los espectadores.

  • 2:16 27 feb 2018 ¿Quién fue la primera mujer que osó franquear la entrada de una redacción? ¿Cuánto ha cambiado el oficio desde entonces? Josefina Carabias (1908-1980) fue la primera periodista todo terreno tal y como hoy lo entendemos. Su vida ilustra perfectamente lo que significó para una mujer entrar en el mundo laboral. El retrato de Josefina Carabias, el lunes, 5 de marzo, a las 21.00h. n La 2

  • Jaume Plensa

    Jaume Plensa

    58:10 26 feb 2018

    58:10 26 feb 2018 Este documental es un recorrido por la obra del escultor español Jaume Plensa, conocido internacionalmente por su compromiso con el arte en espacios públicos y por ser uno de los máximos exponentes de la escena escultórica actual. Histórico de emisiones: 11/11/2010 14/03/2014

  • 58:52 22 feb 2018 Documental que abarca la extensa y productiva biografía del dibujante Antonio Fraguas Forges, contada en primera persona y apoyado en el análisis de su trayectoria. Histórico de emisiones: 04/02/2013 16/01/2017

Mostrando 1 de 19 Ver más