Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

3084764 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Imprescindibles - Mary Santpere, la reina del Paralelo - ver ahora
Transcripción completa

¿Saben quién está hoy con nosotros?

-¿Saben quién nos acompaña?

(TARAREAN) "Tariro, tariro".

¡La reina del humor! ¡Mary Santpere!

(Música triunfal)

(Aplausos, vítores)

(Continúa la música)

(Música animada)

¿Autobiografía?

¿Memorias? No, ni mucho menos.

Esto de la autobiografía suena demasiado trascendental.

Y las memorias te convierten enseguida en una pieza de museo.

Claro que, bien visto, si considero personalmente mi vida,

resulta que es lo más trascendental que conozco.

Y disculpen ustedes la perogrullada.

Mary Santpere era una mujer auténticamente popular

y cautivaba al público porque se mostraba así...

(IMITA) Tal cual.

-Para mí, Mary Santpere, es...

la gran mujer "show-women",

en el amplio sentido de la palabra.

La gran mujer, como mujer, y la gran mujer del espectáculo.

-La definiría como un puñado de ilusión

y como una payasa en el mejor sentido de la palabra.

-Yo la definiría como una genialidad,

como una comunicadora, como una artista nata,

que estaba fascinada por su profesión y es lo que más amaba en este mundo.

Mary era la mujer más querida y popular que he conocido

y que ha habido en este país.

-Yo definiría a la Mary Santpere

como una... persona innovadora, valiente,

que fue capaz de... salir sin vergüenza en los escenarios

para hacer reír a sus congéneres, a los demás, con mucho cariño y amor.

-Una persona... que hacía reír.

Es decir, no que hacía reír en el escenario, que por descontado;

ella hacía reír en la vida privada.

-Profesional con...

Como la copa de un pino. Con la P de profesional.

-Mary Santpere es una gran cómica...

En el sentido profundo, honesto y explosivo

que tiene esa expresión en la cultura escénica española.

-Mary era una persona excepcional.

Aprovechar ese físico para ser... todo un espectáculo de risa

es algo realmente insólito.

-Mary Santpere, como artista, tan grande como persona.

-Única y maravillosa.

-La reina del Paralelo.

(Música)

El 1 de septiembre de 1913,

de poco fue que saliera a escena por primera vez

al mismo tiempo que me parían. Mi madre, la Rosita,

me llevaba dentro de la barriga durante las representaciones

de la opereta "La casta Susana".

Así la profesión ya me venía de dentro.

Nací en el seno de una familia del barrio del Ensanche de Barcelona.

Josep Santpere fue uno de los grandes nombres

del Paralelo de su época.

Un hombre en una generación con nombres como Elena Jordi

o Pepe Marqués, que hicieron de la comicidad una clave

de autenticidad y de conexión con un público.

-El teatro es el arte más democrático que hay.

Fue importante Josep Santpere porque sigue esta tradición...

del teatro que, a veces, parece que se pierde en aras

de unos intereses, quizá, literarios, intelectuales, políticos...

Pero que el teatro siempre, como dice Federico García Lorca,

un teatro bien hecho es la expresión del pueblo.

Los Santpere eran la expresión del pueblo.

(Música)

El Paralelo de la época de Josep Santpere

era un Paralelo en transformación, en una ciudad en transformación.

Barcelona había empezado a acoger mucha emigración.

La demografía de la ciudad había multiplicado por tres,

en muy poco tiempo, sus habitantes.

Y... Josep Santpere tuvo el mérito de acercar a toda esa gente

que llegaba a la ciudad, a un punto de conexión ideológica

con el teatro, con un teatro popular,

con una... con un imaginario y una comicidad determinante,

que puedo aglutinar realmente y dar un sentido de pertenencia única

a una ciudad y a una cultura a gente que venía de procedencias dispares.

Mi padre, indiscutiblemente, ha sido el actor más completo

que ha dado Cataluña. Abrazaba todos los géneros,

lo mismo te cantaba una opereta, como te hacía un drama,

como te hacía una obra cómica. Tenía una personalidad única.

A mí, me gustaría que la gente no solo lo recordara,

como lo hace siempre, por su etapa de artista del vodevil.

Josep Santpere fue el actor, por excelencia,

de la gran época del teatro catalán. Fue uno de los intérpretes

del Teatro Íntimo del famoso Adrià Gual.

Hizo tantas y tantas cosas...

(Música)

(HABLA EN CATALÁN)

El Paralelo, en aquellos días, era una ascua de luz.

Teatros por aquí, teatros por allá, cines, cinerama...

Y mi padre...

siempre me comentaba, pues... el pueblo decía:

"¿Dónde podemos ir este sábado?". Pues ¿por qué no vamos al Paralelo?.

¿Pero qué hay en el Paralelo? ¡Es igual!

Porque siempre hay cosas buenas y en algún teatro u otro entraremos.

Venirse a divertir, era venirse aquí, al Paralelo.

(CANTA EN CATALÁN)

(Música)

En los años 20, los felices 20, el Paralelo había acumulado

la memoria de lo que había sido la neutralidad española

en la I Guerra Mundial.

Una neutralidad que produjo, en el Paralelo,

una importante revolución económica. Las grandes fortunas europeas,

que se encontraban los casinos de Biarritz o los de París

o los de Alemania cerrados, habían desplazado al Paralelo.

El Paralelo había reducido sus espacios escénicos

para aumentar sus espacios vinculados a la ruleta o a la prostitución.

Los años 20 fueron la época gloriosa de la revista musical del Paralelo,

fue la época gloriosa de la zarzuela y, especialmente, de la zarzuela

en lengua catalana. En una época en que también alrededor

de la Exposición Universal de 1929 en su vecino barrio de Montjuic,

la burguesía catalana y la burguesía europea habían acudido

a descubrir Barcelona y a descubrir esos barrios bajos portuarios,

llenos de elementos exóticos para una ciudadano de la parte norte

de la ciudad y muchos más exóticos para un inglés, francés o alemán.

El Paralelo, en esta época, llega a tener un 73 % de superficie física

vinculada a las artes escénicas. No hay otra avenida en el mundo,

ni Broadway ni Montmartre, donde la concentración

de espacios escénicos por metro cuadrado sea tan elevada

como la que encontramos en el Paralelo en esta época.

Yo era una chica desgarbada,

larga, delgada, fea...

Era un poco patito feo.

Una mujer de 1,76 y 50 kilos de peso.

Con el pelo rubio, ojos verdes... No era muy normal.

Y cogí un complejo horroroso. Además, fui de las primeras mujeres

que llevé aquí, en España, el aparato este, de ortodoncia.

Y claro, iba por la calle... Y un día, incluso me dijeron:

"Mira si es fea, que incluso le han puesto bozal".

(HABLAN EN CATALÁN)

La Mary tenía un don especial para hacer reír al público

al instante. Creo que era una habilidad innata,

era su propia personalidad. Además, practicaba un arte muy interesante,

y muy sano a la vez, que era reírse de ella misma.

Y salía a jugar al escenario y eso se contagia en el momento.

-Una actriz, donde la propia consciencia

de autoironía, por su propia corpulencia y fisicidad,

le dio un instrumento único.

Y, sobre todo, la conexión con un sentido del humor.

Yo, de hecho, soy modista y sombrerera.

Y bueno, vi que sí. Que cuando salía yo al escenario,

sin querer, la gente me miraba y eso que al principio salí nada,

haciendo papelitos.

El primer papelito que recuerdo que se fijaron en mí,

fue en una obra de Alfons Roure, que se llamaba "Mariano de la O".

Y yo salía vestida de gitanita, imagínate, ¡de gitanita!

1,76 metros, rubia... ¡de gitanita!

(Música)

A un gitanillo moreno, que me entró por la pestaña.

Yo lo pesqué con la caña de mi cuerpito juncal.

(Zapateado)

(Risas)

Y ahora lo tengo en un puño.

Y la que manda es mi menda.

Él va de compra a la tienda y ha de guisar y planchar.

¡Ay, mi Pepa Calzones, por Dios! ¡Con peineta y tacones, mi amor!

¡Olé, flamenco!

¡Ay, mi Pepa Calzones, ay, sí! ¡Le saldrán sabañones por mí!

Y si sigue queriéndome así...

¡Me voy a morir!

(Música)

¡Y olé!

(Aplausos)

(Música)

Para todo el mundo, fue el rey del Paralelo;

pero, para mí, fue mucho más que esto.

Fue mi padre, fue mi mentor.

Al terminar la guerra, toda la familia quedó tocada.

El enorme, el único e irrepetible Josep Santpere

desaparecía lentamente. Encima del escenario,

era una fuerza de la naturaleza.

¿Cómo puede desaparecer una fuerza de la naturaleza?

Le eché mucho de menos cuando se fue.

Y aún le echo de menos ahora.

No tengo capacidad ni derecho

a saber exactamente lo que tenía dentro Mary Santpere de su padre,

pero sí puedo decir que cada vez que hablaba con ella, cada día,

citaba a su padre. En cada detalle, en cada acontecimiento,

en cada noticia, en cada actuación... No había día en que Mary no citara

a su padre. Esto lo tengo clarísimo.

-Al ser él un gran artista,

un hombre completo como actor, como cantante

y como... llamémosle, como se dice ahora, "showman",

pues influyó mucho en ella. Ella comentaba que había aprendido

muchísimo de su padre porque era una fuente de sabiduría.

-Creo que tenía un gran maestro en su padre.

Y eso a ella le vino fenomenalmente bien.

Empezó desde muy jovencita, eran tiempos difíciles

y yo creo que Mary lo consiguió, como muchas de nosotras,

a base de currárselo mucho.

Después de un golpe tan duro,

me resultó muy difícil volver a los escenarios.

Mi padre fue mi referente,

moría el rey del Paralelo.

Y yo no creía estar preparada para ser su heredera.

Pero, gracias a la confianza de mi amigo Ignacio Iquino,

volví a creer en mí. Y no solo volví al mundo del teatro,

sino que me adentré también en el universo del cine.

(Música)

¡Espiando!

-¡Dale fuerte!

(Redoble)

¿Te has hecho daño, pichoncito mío? -No.

-¡Pues toma!

(Música)

Antes, se coincidía mucho en los tranvías.

Siempre coincidíamos la misma gente a la misma hora.

Yo iba hablando con mi hermana, pero al mismo tiempo,

me levantaba y jugaba. Y la gente, se ve, que se lo pasaba bomba.

Decían: "¡Esperemos el tranvía de aquella chica fea, que reiremos!".

Y mi marido cogía también el 29 y decía:

"Mira que es fea, pobrecita. Pero qué simpática".

Hasta que un día nos encontramos en casa de unos amigos y dijo:

"¡Mirad! ¡La chica del tranvía!".

Y me convertí en la señora Pigrau.

(Música)

Bueno, había un gran productor de cine, llamado Ignacio F. Iquino,

que fue quien le habló a mi padre, precisamente, sobre Mary Santpere.

"Mira, que hay una chica, que es muy graciosa,

que tiene un gran dominio de las tablas,

que ha hecho varias películas conmigo...".

Y es que Iquino la tenía contratada en exclusiva.

Entonces, mi padre dice: "Bueno, vamos a probar".

Y la contrató, pero no cobraba Mary; cobraba el señor Iquino.

Hasta que mi padre vio el éxito que tenía Mary y la aceptación,

no solamente en Barcelona, sino en Madrid, fue un exitazo

en el Teatro de La Zarzuela, que ya pagó el traspaso,

como si fuese un futbolista. Y ya se la quedó...

Pues, fíjate, estuvo con mi padre 18 años.

(Música)

La relación profesional, al principio, como siempre que uno

empieza en un sitio a trabajar, era de empresario-artista.

Cuando fueron pasando los años, pues ya fue de amigo-amigo.

Acabaron ya tuteándose porque se hablaban de usted.

Y ya, pues nos íbamos de vacaciones, la familia Pigrau,

que era Francisco y Mary, y mi padre y mi madre,

mi hermana y yo nos íbamos por ahí con los coches

a hacer ruta y ya fue una relación pues familiar.

Mi hermana, por ejemplo, se pasaba muchos ratos,

cuando venía al teatro, en el camerino de ella

porque aquello era, con mi madre también,

era el centro del punto. Porque Mary sabía muchísimo,

muchísimo de punto y de confección. Bueno, pues ya fue una familia.

Yo soy Mary Santpere de nacimiento.

Y la señora Pigrau es otra cosa.

Pero nos llevamos muy, muy, pero que muy bien.

Somos dos partes de la misma persona.

Tampoco somos tan diferentes.

Mary es de fábrica y sabe hablar y hablar arriba del escenario.

Sabe hacer chistes.

Y la señora Pigrau es más o menos lo mismo,

pero en familia.

Y allí, me hacen un poco menos de caso,

que ya están acostumbrados.

Sin la Mary, no habría la señora Pigrau.

¿En qué se hubiera fijado Francisco si no es en mis bromas?

Lo grande de Mary...

Mary era grande, ¿no? En todos los sentidos.

Era grande y era grande, pero lo más grande de Mary

es que entre la Mary artista y la Mary persona

casi no había diferencia. De hecho, no había diferencia.

La Mary que te saludaba cuando la veías en el restaurante,

era la misma Mary que saludaba al público y tenía el mismo tono,

la misma alegría, la misma forma de hablar

y la misma personalidad. Mary era Mary

desde que se levantaba hasta que se iba a dormir.

-Hombre, yo tuve la suerte

no solo de trabajar con ella

en el "Un, dos, tres". Muchas veces,

la entrevisté para Antena 3 Radio, cuando yo hacía la mañana.

Y Mary llegaba, llegaba allí, a Antena 3,

y se metía a todo el mundo en el bolsillo.

Porque era muy simpática, muy dicharachera...

Inmediatamente, empezaba a hablar con la gente joven, con todos...

Además, como era una invitada que te daba todo,

que no tenías más que hacerle la pregunta y dejarla que contestara,

pues era una gozada, de verdad. Es que era muy normal fuera de...

fuera de la pantalla, fuera de todo. Era normal, era ella.

-Era lo mismo verla personalmente

que verla arriba de un escenario. Era de esas mujeres

que con su sola presencia llenaba todo un teatro.

Era de esas mujeres que no te cansabas nunca de verlas.

Sus espectáculos, que podían durar dos horas y media o tres,

te hubiera gustado que no se terminaran nunca.

(Música)

La Mary Santpere de los escenarios

y escudo visible de la señora María Pigrau,

fue el personaje que me lanzó por las noches locas

del espectáculo y los varietés.

Mi padre dejó su huella grabada en el Paralelo

y la puerta abierta de sus teatros para dejarme entrar a mí

por la puerta grande años después de sus éxitos.

Mary Santpere actuó en todos los teatros de Barcelona.

Porque su capacidad de hacer géneros diversos fue infinita.

La puedes encontrar en el teatro dramático,

la puedes encontrar en el vodevil, en la comedia musical,

la puedes encontrar en la revista, en la opereta vienesa,

la puedes encontrar como cómica, la puedes encontrar como "vedette"

del Molino, la puedes encontrar en cualquier parte.

Y ese es el gran patrimonio que nos ha dejado

una actriz singular y única como Mary Santpere.

-En su época, el humor era un monopolio

casi exclusivo de los hombres. Como catalana,

también ha dejado un gran legado. Porque iba por todo el Estado,

por toda la Península, ejerciendo de catalana.

-Realmente, el sentido del humor tiene siempre un epicentro

muy idiosincrático. Las cosas que hacen reír a un alemán,

no son las mismas que hacen reír a un italiano

y las cosas que hacen reír a un sevillano,

no son las mismas que hacen reír a un catalán.

Mary Santpere tuvo la fortuna de hacer reír a España entera,

pero tuvo un punto de identificación muy singular con el espíritu

y el sentido del humor propios del catalán porque era heredera

de una enorme tradición, que venía desde el sainete del s. XIX catalán.

-Era una mujer... que amó a Cataluña.

Y era una mujer que hablaba en catalán.

Y yo la entendía porque yo entiendo el catalán.

No lo hablo, no tengo el placer de poder hablarlo,

pero sí lo entiendo perfectamente. Le dije: "No te preocupes, Mary,

si... si entiendo. Me has llamado 'guapo' en catalán 70 veces". (RÍE)

-Has trabajado con muchos galanes.

¿Te han hecho reír los galanes o te han hecho llorar?

-No. Ya veía que estaban para mojar pan.

-¿Sí? -De verdad.

Porque he trabajado con Amedeo Nazzari, Walter Chiari...

Que son señores nada despreciables, no nos engañemos.

Y los galanes españoles.

¿Para qué vamos a nombrar extranjeros?

Vamos a nombrar españoles. Había un Jorge Mistral, que estaba...

Un chico, que no veas cómo estaba. Un Alfredo Mayo...

En los pequeños no me fijaba tanto. -¿Porque no podías verlos bien?

-No, porque los veía solo la calva. (RÍE)

(Risas)

¿Y hacías escenas de amor o escenas de risa?

-Bueno, casi siempre a mí me buscaban...

Me ponían el papel que yo era la que buscaba al hombre

y el hombre... me despreciaba olímpicamente.

-¡Qué injusticia! -Hombre, como siempre he sido

la fea del cine español... Lo que es curioso es que

cuando era joven, era más fea que ahora.

Y la gente, cuando se va haciendo mayor, dice:

"Ay, esta de joven debía ser muy guapa".

¡Pues no! De joven, era más fea que ahora.

Después de un descanso en el mundo del teatro,

en los inicios de los años 70, volví a los escenarios

con el estreno en el Romea de un montaje de "Don Juan Tenorio",

que protagonicé con el inestimable Joan Capri

y que fue dirigido por un joven Ventura Pons.

(HABLA EN CATALÁN)

¡Dejadme salir, don Juan!

-¿Que os deje salir?

¡Justo ahora que os tengo en mi finca sobre el Guadalquivir!

No, no... No este cuidado por don Gonzalo,

porque ya... dormir tranquilo le hará la carta que le he enviado.

-Con Lloll Bertran quisimos hacer un homenaje a Mary Santpere

en el centenario de su nacimiento. Entonces, buscamos esta obra,

que es una de las más representativas del teatro cómico.

El Tenorio, aparte de ser el gran Tenorio de Zorrilla,

ha sido también, en la tradición, un espectáculo jocoso y divertido.

Hay muchísimas versiones del Tenorio divertido.

-Oh, Inés mía... (RESPIRA FATIGADO)

¿No es verdad...? -Ah.

(MURMURA) -No es verdad, ángel de amor,

que en esta apartada orilla más pura la luna brilla

y se respira mejor. -¡Ah!

-¡Eh!

-La versión de "Don Juan Tenorio" que hicimos con Joan Pera,

fue una locura deliciosa.

Más que una imitación de Joan Capri y Mary Santpere,

fue un homenaje y un guiño.

Podíamos hacer el gamberro y hacer el contrapersonaje

de don Juan y doña Inés.

Nunca don Juan era como Joan... (IMITA) "Pero...". Capri.

Ni doña Inés era como Mary Santpere o como servidora.

(IMITA A MARY) "Eh, eh, don Juan, ven aquí".

Y fue, realmente... (RÍE) Muy, muy, muy divertido.

-Ay, este don Juan, cuánto tarda.

(Hélices)

(Risas)

¡A ver, Fermín! ¡A las 7 y media!

¡Doña Inés! ¿Qué traje es ese? Parecéis un ATS.

Una, dos y tres. Una, dos y tres.

¡Aquí está don Juan Tenorio en busca de doña Inés!

-¡No son horas de llegar!

-Que me ha "costao" aparcar.

(Risas)

Doña Inés, chiquilla mía, está Sevilla mortal.

Mucha gente "desaboría". He dejado el pajarito

en la puerta de la Giralda y me han "dao" el papelito

en cuanto he vuelto la "esparda". -Hace siglos que no os veo,

¿dónde metéis la cabeza?

-Pues debajo del sombrero, que pensar me da pereza.

-Don Juan, qué porte, qué estilo... Ay, qué "serif",

qué cara guapa. Soy como el Sesto... Camilo.

(Música flamenca)

Qué bien os sienta la capa. -Eso es cierto, torre mía.

Un trapillo que me pongo, me da fuerza y energía,

que me pongo muy "pindongo"...

Cuando trabajamos juntos en teatro, fue un año muy especial,

fue el año que murió Franco.

Yo era un chavalín todavía.

Y... tengo una anécdota de esa actuación

que creo que vale la pena recordarla. Un buen día, Mary me dijo:

"He ido al médico porque me ha salido una mancha negra en el pecho

y no sé de qué es". Entonces, fue al médico.

El médico le dijo que no sabía de que era

y, cuando hicimos la función, al terminar me llamó al camerino

y dijo: "Ya sé de qué es la mancha. Que cuando cantamos la zarzuela,

me aprietas el pecho y tengo aquí un 'morao' que es culpa tuya".

Mirad qué noche, Inesita. -Arde mi alma, palpita.

-La tenéis tan elevada que no me entero de nada.

-Hacedme vuestra, me alquilo. -Por lo menos, son cien kilos.

Yo, en un momento, me arranco. -¿Por qué no vamos al barco?

-En todo estáis, doña Inés. -Es que... me duelen los pies.

-Esta compra unos zapatos, que ha que pagarlos a plazos.

-Por aquí, gordilla mía.

-¿Por qué tan nervioso os veo? -Doña Inés, es que me meo.

Mary era un "clown" y era un "clown" que daba igual

lo que dijera, sino que lo importante era cómo lo decía y cuál era

el filtro humano por el que pasaba. Y como a ella le divertía divertir,

divertía aunque no le entendieran las palabras, el idioma...

Tenía unos ojos enormes... La cara y la facciones,

como todo el mundo sabe, pues grandes cuando no había mujeres grandes.

Consecuentemente, era un "clown" y era un "clown"

que luego hacía teatro, pero, sobre todo, era un "clown".

He hecho cine, circo, varietés, comedia...

Yo creo que lo único que no he hecho es tragedia griega,

pero yo no me veo de Salomé con siete velos.

Me dediqué, un poco quizás por egoísmo porque era más fácil

y llegaba más al público, a hacer la cosa cómica.

Pero me hubiera gustado mucho hacer un poco de tragicomedia.

(Música)

Cine, circo...

televisión, radio, teatro...

Mary era polifacética, camaleónica, volcánica... Un todoterreno.

-Un todoterreno.

Mary era una mujer que ha trabajado

en plazas de toros, en la calle, en los teatros...

donde le echaran. Porque era una mujer tan sumamente grande

como artista que ella podía con todos y con todo el mundo.

Era una profesional que lo mismo

cantaba, hacía un papel cómico,

se reía de ella misma, hacía reír a los demás...

¿Por qué su éxito? Pues porque comunicaba.

Tenía una humanidad que traspasaba la cámara.

En esta vida, en la televisión, en el cine,

tú tienes que pasar más allá de la cámara y Mary hacía eso.

-Es difícil quedarse con una Mary.

Realmente, Mary fue siempre en cualquiera de los medios.

Lo que pasa es que creo que una actriz como ella,

donde verdaderamente se la podía medir en su auténtico tamaño,

era en el escenario. Yo creo que ella improvisaba mucho.

Hacía una serie de juegos sobre la improvisación

y eso en teatro quedaba mucho mejor que en cine o televisión.

-Mary era Mary siempre.

Haciendo teatro, yo la vi de chico... vamos, de adolescente,

en el Teatro Cómico en Barcelona y... reía como loco.

En el cine, ha hecho cosas francamente divertidas.

(Risas)

(CANTA EN FRANCÉS)

Cuando me hablaste de... que yo recordara a Mary,

puse en el ordenador y me salieron dos cosas de Youtube.

Un chotis, de un programa de Madrid, que era francamente mondante;

y un cuplé, que se llamaba "Cocaína".

Cocaína...

Sé que al fin me has de matar.

Me asesinas...

pero calmas mi penar.

Si me dejas,

todo es sombra en el vivir.

Sé que al fin me has de matar...

pero yo... quiero morir.

(Risas)

(Música)

(ESNIFA)

(Risas)

Cocaína...

Sé que al fin me has de matar...

Me asesinas...

pero calmas mi penar.

Si me dejas,

todo es sombra en el vivir.

Sé que al fin me has de matar...

pero no... no me haces sufrir.

(Aplausos)

¿Te ofendes, Mary, si te llaman payasa?

-No.

Porque la gente lo dice con un tono despectivo.

Dice: "Qué payaso, no sabe hacer más que el payaso".

Hacer el payaso es muy difícil,

no creáis que lo puede hacer todo el mundo.

(Música)

Yo creo que la Mary Santpere, en la vida, era un "clown"

porque tenía todos los atributos de un "clown".

Era alta, elegante, esbelta... señora, por decirlo de alguna manera.

En cambio, en la pista, tomó el rol del augusto y el "clown",

que es el contrapunto absoluto.

Y creo que lleva a los dos de forma fenomenal.

De todas las maneras, yo estoy muy agradecido

que se haya acercado a mi mundo, que es el mundo de los augustos.

¡Lo puedo decir con mucho orgullo!

Fui la primera mujer, no solamente en Europa,

creo que en todo el mundo, que hice de augusto.

Los payasos, en realidad, son dos: el "clown" y el augusto.

El "clown" es el de cara blanca y el augusto es el tonto,

que casi siempre es el más listo.

Muchas mujeres han actuado de "clown", pero no de augusto.

Fue una experiencia que no olvidaré nunca.

Creo que Mary Santpere triunfó haciendo de payaso

porque fue capaz de meterse en el rol de la pista redonda,

donde todas las emociones llegan de golpe,

que es distinta que el mundo del teatro,

del mundo... en las diferentes artes escénicas.

Es, quizá, un poco donde se va a buscar el elixir de las cosas,

del elixir de la comicidad. Y ella se metió en el rol

de payaso augusto, que es un rol difícil de hacer.

Incluso con su edad, con su estatura, con su... humanidad,

por decirlo de alguna manera. Esto la llevó a encontrar

una cosa distinta y con ella que triunfó

porque todo el mundo tenía ganas de verla.

-En la pista del circo,

ya le podías poner un elefante o un tigre al lado,

que quedaban disminuidos a su lado. Y el circo es...

verdaderamente muy difícil de interpretar.

Porque la gente del circo nace en el circo.

-Creo que le marcó muchísimo porque se dio cuenta, seguro,

que lo podía hacer todo. En decir, hacer teatro es difícil,

hacer cine es difícil, pero hacer circo es... muy difícil,

aunque creamos que es fácil. El circo es...

Hay que tener mucha técnica. Hay que comunicarse.

Tienes gente a la derecha, a la izquierda...

Creo que en este momento Mary fue la artista completa.

-El mundo del circo es especial. Se trabaja en medio de la gente.

Dicen que el teatro convierte en verdad todo lo que es mentira

y que el circo convierte en mentira todo lo que es verdad.

Y ahí los payasos podemos encontrar lo mejor de nosotros mismos.

A partir de estas caracterizaciones, que son más del mundo de la máscara

y del títere, podemos hablar de los seres humanos

desde un punto de vista que no es de ser humano

porque no estamos dentro de ese rol. Y, a partir de ahí,

poder hablar de cosas muy profundas. Y esto es lo que Mary Santpere

consiguió cuando se metió en el circo.

(Música)

Siempre digo que en mi vida ha habido tres hombres.

Mi padre,

que señaló el camino que debía seguir;

Gasa, que me hizo internacional;

e Ignacio Iquino, que creyó en mí desde el primer momento.

No se haga el distraído, usted tiene la culpa

de que yo sufra del corazón. -¿Yo?

-Usted.

Usted... -Bueno, bueno...

Vamos a ver esas cosas que tiene usted por dentro.

-¡Vamos!

-Respire fuerte.

(RESPIRA)

(SUSPIRA)

-¡Señora, haga usted el favor de taparse!

¡A mi marido no tiene usted que enseñarle nada!

-¿Qué? Me está examinando. -Pues que la examinen

en la universidad. -¿A qué viene esto?

Mi gabinete es un santuario de la ciencia.

-¡Tú eres un cínico, un fresco y un aprovechado!

¡Fuera de esta casa! ¡Fuera he dicho!

¡Fuera!

-Perdone usted que hablen tan bajo,

lo hacen para que yo no me entere. -¡Se terminaron las visitas

a las mujeres guapas! -Pero Paz, es que tú...

-Nada, nada. Desde mañana, no visitarás más que niños.

-¡Eso nunca!

-Yo tuve el placer y el honor

de interpretar con ella una película

que se llamaba "La viudita naviera". Había que tener mucho cuidado

con ella en los planos porque podías estar hablando,

pero un gesto de ella te robaba el plano.

Esa era Mary Santpere. Era... rodar a su lado

y ya podías decir lo que sea, hacer lo que sea,

que con una sonrisa de ella o una mirada, te robaba el plano.

No había nada que hacer. Yo recuerdo...

La he visto muchísimas veces en el Paralelo, en el Victoria...

Rodaba con otro, digamos, interpretaba en la revista

con otro magnífico actor, que era Eladi.

Verlos a los dos... improvisar. Porque yo pienso que Mary

no decía una palabra, digamos, del libreto.

Yo creo que no decía ninguna palabra, cuando salía improvisaba.

Era un animal del escenario.

Era... No existirá nunca nadie como Mary Santpere... Lo dudo mucho.

(HABLA EN CATALÁN)

-La verdad es que estos temas, se expliquen como se expliquen,

son una porquería.

(HABLA EN CATALÁN)

-Controle sus lecturas, señor alcalde,

no deje que caigan en sus manos autores y doctrinas

que podrían dañar su joven cerebro. -No sé quién puede haberle dado

esos libros. Y esto, ¿dice que todos los autores son extranjeros?

-Extranjeros, desconocidos y ateos.

(Música)

Yo cantaba muy bien y tenía una voz muy bonita,

pero se me hizo un callo, que le llaman nódulo,

que queda más mono.

Se me hizo un nódulo aquí, en la cuerda vocal,

que es muy frecuente en gente que habla mucho.

Y mi vicio es este.

Aquí tienen, ustedes...

a mi persona.

De guapa, no presumo.

Ni de "chuelona".

Mas si quisiera

dejará de ser pronto

la violetera, la violetera...

Cómpreme, usted, es ramito,

que no vale más que un real.

Cómpreme, usted, este ramito,

llévelo usted, señorito,

pa' ponerlo en el... ojal.

(Música)

"Madre e hijo, Sociedad Limitada" fue una serie que hicimos para TVE,

que escribió Terenci Moix. Recuerdo que la primera entrevista

que tuvimos Mary y yo con Terenci, Mary puso condiciones muy estrictas.

"Ay, no quiero que me hagas decir esas tonterías y excentricidades

que tú dices, yo eso no lo quiero hacer".

A medida que iba avanzando la cena, la mujer se fue animando

y acabó contando los chistes más procaces que os podáis imaginar.

-¡Por papá, por papá!

-Ella era la madre, la madre de Enric Majó, que hacía el hijo,

y yo era la criada. Entonces, ella era una madre...

pues muy pegada al hijo, muy controladora

y, digamos, bastante celosa de esta criadita, que era yo,

que corría por allí. Así que se producían

situaciones muy divertidas a raíz de todo esto.

La Mary, entre cajas, la recuerdo divertida, simpática...

y con una vitalidad extraordinaria. Era muy generosa,

tremendamente generosa con los actores que estaban con ella.

Y muy... muy sincera. Tenía una genuina sinceridad

que para actuar era fantástica.

-Llegaba y le decía: "Bueno, Mary, ¿preparamos un poco...".

(IMITA A MARY) "No, no, no...". Decía: "Tú, pregunta lo que quieras,

hazme lo que quieras...". Para mí era genial,

porque yo... esta locura también la llevo.

O sea, la improvisación. Esto la hacía a Mary grande.

(HABLAN EN CATALÁN)

Recuerdo una anécdota, que para mí fue genial.

Estábamos trabajando en Cornellá de Llobregat

y a las seis, a las siete de la mañana,

que ya había trabajado todo el mundo, ella estaba trabajando

y yo había terminado. Ella cerraba, evidentemente,

y se le presentó un perro en el escenario, en exterior.

El perro empezó a ladrar y a Mary no se le ocurre más que decirme:

(IMITA) "¡Mágic, Mágic! Sal y hazme desaparecer al perro".

Claro, la gente se partía el pecho de risa.

Entonces, yo salí. Le hice así con las manos...

Y el perro aún corre ahora. Esto fue, vamos,

que ni que lo hubiéramos preparado. La gente se rió muchísimo

y Mary y yo nos reímos que casi, casi tenemos que cerrar el espectáculo

porque no podía hablar, fue muy divertido.

Nosotros actuamos con Mary Santpere docenas de veces.

Había unos espectáculos que iban de pueblo en pueblo

en la fiesta mayor, en la fiesta del pueblo.

Y, generalmente, las estrellas de ese espectáculo

éramos nosotros cantando y Mary haciendo sus monólogos,

que ella hacía monólogos mucho antes de que se pongan de moda.

Y hacía unos monólogos de media hora larga

en que no parabas de reírte. O sea, que sin recordar exactamente

el día, seguro que fue en un camerino, un poco cutre,

de un escenario, de un entoldado, con unas lonas un poco cutre,

pero con ella eso era maravilloso.

(HABLAN EN CATALÁN)

(Risas)

¡Ozú! Eres más larga que el piropo de un tartamudo.

(Risas)

(Aplausos)

Yo pensé: "Madre mía, Mayra... Mira dónde has llegado,

que entra Mary Santpere y va a hacer una escena contigo".

Se me pusieron mariposas en el estómago.

Porque esa mujer, a la que yo había admirado

y respetado tanto, que iba a trabajar con ella.

Eso era todo lo que podía pensar.

(Aplausos)

(Música)

Buenas noches. -Buenas noches.

Haced una fotografía, chicas.

Esta mujer ser una "typical spanish castellana girl".

Usted llevar el traje típico de manchega, ¿no?

-No, no... Yo... De verdad, creo que de manchega no tengo nada.

-Yo veo una machita aquí.

(Risas)

(RÍE) Es el micrófono. -Ah, perdón, yo no ver bien.

Usted, por su acento, debe ser gitana de Granada.

-No, no... tampoco. Nací en La Habana.

Bueno... las dos ciudades están en "Catalonia".

(RÍE) -Pero, ustedes tres, ¿qué tienen que ver con "Mujercitas"?

-Pues nosotros ser intérpretes de esa famosa novela llevada al cine,

"Mujercitas". Las tres ser mujercitas.

-Ah, pero ustedes rodarían esa película hace muchos años

porque de mujercitas ya les queda poco.

-Usted... está... llamándonos ¿viejas?

-Chicho y Mary tenían una relación de respeto mutuo.

Me acuerdo del primer día que vino al ensayo que él

la llamó "señora Santpere". Entonces, ella le contestaba

"señor Ibáñez Serrador". (RÍE) Entonces, ahí empezó...

Nos reímos todos, se rompió el hielo y seguía siendo de respeto,

pero con mucha complicidad.

-Mary era un pozo de anécdotas, era un no parar.

Porque ella, en cuanto le pedían colaboración,

decía sí a cualquier cosa, sí a todo. Recuerdo un día que teníamos

que rodar, pero ella, el día antes, estaba en Canarias

presentando unos Carnavales. De regreso, pasó por Mallorca

porque su amigo Xesc Forteza le había pedido una colaboración.

Apareció en el rodaje a su hora en punto,

con el papel superaprendido, hizo su plano...

Y, después de 48 horas sin dormir, pilló una silla y se quedó dormida

como un pajarito esperando para la nueva secuencia. Así era.

-Recuerdo que un día me dijo que su padre le decía a ella

que la única excusa para llegar tarde a una ensayo o a una función,

era estar muerto.

-Bueno... Cuando haces un programa de televisión como el que hacíamos

y que buscábamos artistas, figuras que viniesen...

en un programa de humor, además, evidentemente,

en la lista estaba Mary. Porque sabías que te daría un programazo.

En el programa, "Tariro, Tariro", que se vio en toda España,

recuerdo que hicimos algo que fue como un honor,

nos disfrazamos todos de payasos, porque Mary era una payasa

en el sentido más positivo de la palabra, un "clown".

Entonces, ella nos dio lecciones de qué tienen que hacer los "clowns"

porque es una lección magistral. No sé si tenéis imágenes de esto,

bueno, a lo mejor las ponéis y todo. Recuerdo que nos reímos mucho, mucho

todos disfrazados de "clown".

-Bueno, ¿qué? ¿Estamos bien preparados?

-Sí. -Pues va, ¡los aparatos!

-A ver... -¿En qué sentido?

-En el sentido de la música, nene. De tocar.

A ver, ¿dónde tengo yo mi bombo? -¡El bombo!

Mira, está aquí.

-A mí lo que me gusta hacer estos números es porque los pies

no me duelen. (RÍE)

(Risas)

Aquello de ponerse los zapatos... Espera.

Así, así...

-Sí, cómodo sí que se va, ¿eh? -No, cómodo sí.

Y si te pisan, no saben nunca si te pisan el callo o te pisan...

-Ahora. -Ahora.

Ahora, dame el globo este. Bueno... Ahora tenemos que ir a tocar.

¿Dónde? ¿Aquí? ¿A quién hay que tocar?

(Risas)

Vamos aquí a tocar allí.

(Música circense)

(Música)

Tenía un mundo... interno...

de una persona que ha pasado por mucho.

Que tuvo mucho éxito, pero que también sufrió mucho

y entendía el sufrimiento de los demás.

Se podía hablar con ella de todo.

(HABLAN EN CATALÁN)

Lo que hacía más especial a la Mary era su capacidad para que la gente

la quisiese, es decir, hay artistas que lo hacen muy bien,

pero que no consiguen que la gente les quiera.

A lo mejor, les admiran. Pero a Mary, la admiraban,

les hacía reír y la quería. Los que la conocíamos

y todos los que no la conocían la querían.

Cuando se dice que era un personaje querido,

Mary era el emblema de lo que es un personaje querido.

-Era una persona muy familiar. Le gustaban mucho todos los asuntos

relacionados con la familia. En la última etapa de su vida,

que yo sepa, su gran pasión era jugar,

era jugar al bingo y jugar a otra serie de juegos de azar.

A mí eso no me parece mal, ni mucho menos.

Porque yo creo que una persona que había llegado a los años

que había llegado ella, realmente, hay que jugar un poco con la vida.

No me parece mal en absoluto que tuviera esa gran pasión.

-¡Cuántas veces he trabajado con ella!

Empezaré por la última. Fue en el Molino,

que al poco tiempo ya la podre murió, y con Nicole Blanchery, Mary Santpere

y la Maña... ¡Vaya trío! (RÍE)

Y recuerdo que cantábamos las tres: (CANTA) "Somos las tres viuditas

sin amor. 'Porrómpopopon'..."

(Música)

Al pasar de soltera a casada,

necesitas de preparación.

Óyenos porque somos viudas

y sabemos nuestra obligación.

(Música)

Es muy duro y, por eso, yo te lo aseguro.

Y muy pronto, y muy pronto lo vas a saber.

El derecho,

el derecho,

el derecho que tiene el marido

sobre su mujer.

Lo de morir viajando, supongo que tiene cierto sentido.

Siempre he sido un culo inquieto yo. Yendo de ciudad en ciudad,

de escenario en escenario, aunque no me entendieran.

Hablando con signos si hacía falta.

No he sido Liza Minnelli ni... Barbra Streisand.

Eso que ahora llama "show-woman",

no sé si lo digo bien, pero es algo así.

Pero, en realidad, hace muchos años que hago esto yo.

Este género, estar una hora o dos horas,

en una sala de fiestas, en un escenario,

tú sola ante el público...

Pues ahora, siento que me tocará hacer lo mismo,

pero allá arriba y para siempre.

El público me reclama.

Me da un poco de miedo.

Los nervios de salir a escena, un clásico.

Pero, en el fondo, sé que lo conseguiré,

que podré, que los haré reír.

Quizás, Francisco, mi marido, también se reirá al verme.

A ver si al ir en avión me acercarán un poco más,

que si me toca subir por las escaleras sería un martirio.

Yo ya no coincidí con ella en su etapa final,

pero Mary tuvo un final, no ya artístico, sino personal,

que yo envidio muchísimo.

Mary subió un día a un avión, se durmió

y, cuando el avión llegó, la azafata fue a despertarla

y vio que ya estaba muerta.

Esa muerte tan dulce de dormirte y morirte,

se la envidio y creo que se la merecía.

-Recibimos la noticia de la muerte de Mary con mucha pena.

Había estado con ella pocos días antes; pero, luego,

pensamos todos, aunque sea triste decirlo,

qué buena forma de morir. En un avión, dormida...

Firmando un contrato con Antonio Mercero,

que es otro de nuestros grandes referentes,

y sabiendo que iba a trabajar en una cosa que le gustaba.

Por lo tanto, dentro de la desgracia de perderla,

me pido una muerte igual.

-Las cosas buenas no se olvidan nunca, jamás.

Y Mary Santpere era buena, prueba de ello es que murió

muy cerca del cielo, con eso está dicho todo.

(Música)

Bueno, el legado que nos deja Mary Santpere es que fue

la primera payasa que existió en Cataluña y, probablemente,

también la primera que existió en el Estado español.

-Mary ha sido, es... aquella actriz para el pueblo

que quiso ser para el pueblo, y, al decir pueblo,

digo para toda la ciudadanía. Porque el teatro bien hecho

es para todos los públicos. -Yo creo que es una referencia

para todo artista que quiere llegar arriba. Mary era grande.

-A Mary Santpere se la recordará como lo que era, una gran artista,

una gran persona, un gran corazón, siempre dispuesta a ayudar a todos,

como lo demostró que fue la que batió el récord

de los festivales benéficos de toda España.

-Es el recuerdo de una señora que nada más aparecer

y sin decir una palabra y sin mover un músculo ya hacía reír.

-Yo desearía que la recordáramos mucho.

Hay un problema en este país, que cuando la gente desaparece,

los que la recordamos porque la conocimos,

pero las generaciones nuevas no tienen suficiente información

para conocerla. Os felicito por este documental

porque esto ayudará a la gente que no la vio en su momento,

pueda ver lo grande... que era en todos los sentidos.

-El "show" tiene que continuar.

Pues ese es el legado que nos deja o nos debe dejar Mary Santpere.

No solo que nos ha hecho reír, sino lo bien que lo hacía

al hacernos reír. -Recordará como una mujer...

muy gamberra, muy simpática, con ganas de vivir

y, sobre todo, se la recordará por su humanidad.

-Mary Santpere nos ha dejado un alma conectada con la suya,

que es lo mejor que puede dejar un artista,

una artista de las escenas, de las tablas...

Esa alma está conectada con la suya porque fue un receptáculo

de una enorme tradición de cómicos, una enorme tradición

que hizo de su honestidad, de su compromiso,

de su forma de defender en momentos muy difíciles,

su compromiso personal con la escena, una tabla de salvación de muchos

que, si no, no sabían hacia dónde mirar.

-Todavía está la sombra de Mary Santpere,

con el Paralelo.

(Música)

Soy la "vedette" que "arrivé" de París.

Oh là là!

Oh là là!

C'est magnifique.

Regardez bien

y a ver qué me decís.

Oh là là!

Oh là là!

C'est magnifique.

Je suis, je suis...

la reina del Folies.

Oh là là!

Oh là là!

C'est magnifique.

Y au revoir,

ya se puede rascar...

el que le pique.

Estoy "très" bien.

Un bien por bien. "Très" bien.

Oh là là!

Oh là là!

C'est magnifique.

Dansez, chantez...

y juntos "disfruté".

Oh là là!

Oh là là!

C'est magnifique.

Y encuéntrate en el...

en el París.

Tariro, tariro.

¡Eh!

(Risas)

(Aplausos)

Imprescindibles - Mary Santpere, la reina del Paralelo

57:35 10 abr 2015

Una producción que desvela la especial personalidad de la artista, ligada al teatro desde incluso antes de nacer y que terminó siendo historia imprescindible del mundo del espectáculo español.

Una producción que desvela la especial personalidad de la artista, ligada al teatro desde incluso antes de nacer y que terminó siendo historia imprescindible del mundo del espectáculo español.

ver más sobre "Imprescindibles - Mary Santpere, la reina del Paralelo" ver menos sobre "Imprescindibles - Mary Santpere, la reina del Paralelo"

Los últimos 378 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Remedios Varo

    Remedios Varo

    58:35 02 jul 2018

    58:35 02 jul 2018 Remedios Varo és un documental que mostra una anàlisi basat en la vida i obra d’aquesta pintora surrealista, recolzat en testimonis personals d’alguns que van compartir amb ella molts moments. Remedios Varo va ser una de les primeres dones que van estudiar a la Real Academia de Bellas Artes de Sant Fernando, de Madrid. Una pintora surrealista, escriptora i artista gràfica, nascuda a Anglès, que va marxar a França, però que amb l’arribada dels nazis al 1941 es va exiliar a Mèxic i mai va tornar a Espanya. Remedios Varo va viure la vida amb molta intensitat, trencant els límits de l’Espanya provinciana de l’època que li va tocar viure. Es va inventar una boda amb el seu millor amic per a ser lliure i poder independitzar-se legalment de la seva família. La seva obra creativa evoca un món sorgit de la seva imaginació on es mescla Ciència, misticisme, esoterisme i màgia. Va ser una creadora amb reconeixement internacional, especialment a Mèxic i els Estats Units, però a Espanya és una absoluta desconeguda. Va morir jove, quan encara el seu talent estava en ple creixement. No va tenir gaire temps per a gaudir de l’èxit i sense poder imaginar el prestigi que assoliria la seva obra. Fitxa tècnica: Producció: Moo, en coproducció amb TVE Any de producció: 2017 Direcció i guió: Toni Espinosa

  • 1:49 23 may 2018 En los años 60, 70 y 80 La Chana fue una de las más grandes estrellas del mundo del flamenco. La bailaora gitana autodidacta irrumpió en los escenarios en plena edad dorada del flamenco, deslumbrando el público gracias a su estilo innovador caracterizado por sus novedosas combinaciones rítmicas, nada tradicionales, y por su velocidad, expresión y fuerza sin precedentes. Sus actuaciones se anunciaban en colosales carteles alrededor de todo Madrid. Peter Sellers, con el cual actuó en la película The Bobo (1967), la invitó a Hollywood. Pero nunca fue. Repentinamente, en la cúspide de su carrera, desapareció de los escenarios. Siguiendo el backstage de la última importante actuación de La Chana, en 2013, se desenmaraña la historia de una vida turbulenta para revelar el secreto que truncó su prometedora carrera: fue víctima, durante 18 años, de abusos domésticos por parte de su primer marido. LA CHANA no trata sobre una vida que pudo haber sido, sino de la increíble fuerza de La Chana que le permitió superar las complicadas circunstancias de su vida. Es una historia sobre los procesos de creación y su fuerza, sobre el amor, la amistad y la reinvención. La Chana nos lleva a la esencia de su pasión, revelándonos una historia poética e inspiradora, cristalizada en los inevitables conflictos de una vida extrema y contradictoria; entre el artista encima del escenario y la mujer detrás del telón. Gracias a una amiga en común, la flamencologa y músicologa Beatriz del Pozo, conozco a La Chana en el 2012 y en seguida iniciamos el proyecto documental. A medida que me empieza a explicar su historia de vida, empieza también a exponer las conexiones entre su necesidad de crear y las duras circunstancias vitales por las que pasó. La mujer poderosa en el escenario se yuxtapone a una mujer con las alas cortadas detrás del telón. La Chana se encuentra en un momento de su vida donde se enfrenta a su vejez y a la imagen de mujer y bailarina que una vez fue. Su particular confrontación con esta situación la hace aún más bella e impresionante como personaje. El lunes, 28 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 59:44 21 may 2018 Documental biográfico sobre la personalidad y las facetas como escritor, periodista y cineasta de Gonzalo Suarez, un acercamiento a su peculiar forma de hacer ficción. Histórico de emisiones: 19/12/2016

  • 54:24 14 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Debido a su compromiso político tuvo que huir de España tras la Guerra Civil, recalando primero en México, donde se desarrolló como cartelista antes de asentarse en Alemania, país en el que continuó con su carrera artística. Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 2:56 10 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Son muchos los motivos por los que Josep Renau es un imprescindible de nuestra cultura. Cartelista fotomontador, teórico del arte, pintor, muralista, dibujante de películas de animación... hablar de Renau es hablar de un hombre del Renacimiento solo que nacido en los albores del siglo XX. En el diseño gráfico introdujo novedades como el uso del aerógrafo y tras dejar atrás su etapa como artista “decó” se sumergió en las aguas de las primeras vanguardias situándose así como cabeza visible en España de movimientos como el constructivismo ruso o el dadaísmo alemán. Su compromiso político le llevó muy pronto a abandonar su fulgurante carrera y los trillados caminos del mercado del arte para zambullirse en la producción de obras abiertamente políticas y muy críticas con el fascismo que acechaba Europa. Su colaboración con importantes revistas del momento de carácter anarquista como Estudios, Orto o Nueva Cultura así lo demuestran. Josep Renau, el lunes, 14 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 2:30 10 may 2018 Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 3:37 09 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

  • Salvador Espriu

    Salvador Espriu

    57:13 07 may 2018

    57:13 07 may 2018 Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias. Histórico de emisiones: 01/12/2013

  • 2:21 17 abr 2018 En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 1:54 17 abr 2018 “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • Jardiel Poncela

    Jardiel Poncela

    56:25 26 mar 2018

    56:25 26 mar 2018 Inverosímil, Jardiel Poncela, bucea en la creatividad de un autor, que para el dramaturgo Sergi Belbel, es uno de los grandes del teatro de todos los tiempos, un out sider avanzado a su tiempo. Jardiel fue un escritor con una abundante producción literaria, poco comprendido, incluso censurado, tanto por la II República, como por el franquismo "fue también director de cine en Hollywood, escenógrafo, director de actores, diseñador de un edificio teatral". Nos lo cuentan, entre otros, sus nietos, Paloma Paso, Enrique Gallud y Carlos Dorrell, Gil Parrondo, Román Gubern, Jesús García Dueñas Además, Pepe Viyuela interpreta las palabras de Jardiel. Histórico de emisiones: 19/12/2014

  • 57:07 12 mar 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público.

  • 2:34 06 mar 2018 Un emotivo homenaje al hombre que consiguió cambiar la mentalidad de los españoles en relación con el medio ambiente Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de marzo No te pierdas el especial de RTVE.es sobre Félix Rodríguez de la Fuente Estreno: el lunes 12 de marzo a las 21.00 horas, en “Imprescindibles” de La 2 Pre-estreno el martes 6 de marzo, a las 20.30 horas, en Cineteca Madrid La 2 ha preparado una programación especial dedicada a Félix para toda la semana del 12 al 18 de marzo

  • 00:35 01 mar 2018 La obra que le catapultó fue “el hombre y la tierra” una serie de documental que estuvo en antena desde 1974 hasta 1981, un año después de su muerte. “el hombre y la tierra” se divide en tres grandes bloques: las series venezolana y americana primera y última respectivamente y la ibérica considerada por muchos su obra magna.

  • 00:24 01 mar 2018 Félix Rodríguez de la Fuente fue una de las personalidades más influyentes de la segunda mitad del siglo XX hasta el punto de marcar con su trabajo a un par de generaciones de españoles.

  • 00:29 01 mar 2018 A Rodríguez de la Fuente se le conocía como al amigo de los animales, una apreciación que su hija Odile considera errónea “él sentía una profunda admiración por la humanidad y lo que más le preocupaba era la capacidad de la raza humana para hacerse daño a si misma”.

  • 00:35 01 mar 2018 “Su verdadero público eran los niños, porque pensaba que la juventud el día de mañana se dejarían de tanta palabra y pasarían a los hechos” explica su viuda Marcelle Parmentier. Rodríguez de la Fuente sembró intencionadamente la conciencia ecológica, tan pronto llegó a la televisión se dio cuenta de su poder de seducción, de su talento para comunicar y supo sacarle partido en una España que sólo distinguía a su fauna en función de si era una buena pieza de caza o que sólo valoraba sus paisajes y ecosistemas por la rentabilidad económica de sus recursos…. “Querido amigo Félix (….) pienso que Dios ha puesto en el mundo a los animales para que los veamos correr y crecer y no para matarlos, por eso me gustan mucho sus programas” (Carmen, 1976) Este fragmento corresponde a una carta enviada a Rodríguez de la Fuente por una niña de 8 años. El documental ha tenido el privilegio de hurgar en el archivo personal del naturalista: miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público infantil y adulto. Como cuenta el profesor de historia de la ciencia Carlos Tabernero “esas cartas tienen un valor histórico incalculable porque en ellas se puede ver el nacimiento de la cultura ecologista con Félix como inductor desde su posición mediática”

  • 00:45 01 mar 2018 Un fragmento del documental "El animal humano", dedicado al gran Félix Rodríguez de la Fuente.  El gran naturalista defiende al lobo ibérico, para salvarlo de la extinción y ganar el cariño de los espectadores.

  • 2:16 27 feb 2018 ¿Quién fue la primera mujer que osó franquear la entrada de una redacción? ¿Cuánto ha cambiado el oficio desde entonces? Josefina Carabias (1908-1980) fue la primera periodista todo terreno tal y como hoy lo entendemos. Su vida ilustra perfectamente lo que significó para una mujer entrar en el mundo laboral. El retrato de Josefina Carabias, el lunes, 5 de marzo, a las 21.00h. n La 2

Mostrando 1 de 19 Ver más