Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4292345 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Imprescindibles - Lola Herrera, vivir en el aire - ver ahora
Transcripción completa

(Piano)

Carmen llega a mi vida en un momento muy determinado.

Eran los años 75-76, recibí en mi casa un guion

que era una versión de "Cinco horas con Mario", la novela de Delibes,

para teatro, y que el formato era un monólogo.

Estaba en esos 45 años, que miras atrás y dices:

"¿Qué he hecho yo, vamos a ver, con mi vida?".

Entonces hay una fusión de la problemática de Carmen

con mi propia problemática y mi propio balance.

Ahí empieza una guerra conmigo misma,

porque Carmen y yo somos dos personas muy distintas.

(Música)

Es una Paganini, no es española.

(Radio distorsionada)

(RADIO) "Lola Herrera en... -'Vivir en el aire'".

(RADIO) "Se parecían a los viajeros solitarios".

(Música)

Cuando entré en el enorme ascensor de Gran Vía 32,

y apreté el botón del sexto piso, temblaba como un flan.

A los 15 días de llegar a la radio, Remedios de la Peña,

una directora muy conocida, salió del estudio y dijo:

"La de Valladolid, que pase".

Me quedé muy parada,

parecía enfadada,

dijo: "Vas a sustituir a Matilde Vilariño, que está enferma.

Si lo haces bien, el papel es tuyo".

Ese día empezaba un nuevo serial, se titulaba "Segundo piso".

Por primera vez oí a través de un aparato de radio:

"La Sociedad Española de Radiodifusión presenta a...

Daniel Dicenta y Lolita Herrera en... 'Segundo piso'".

(RADIO) "Tú dirás, Irene". (RADIO) "Muchas gracias

por haber venido, Carlos".

(LEE) "El chico que hacía el papel de protagonista

era un actor joven muy conocido,

venía de una saga importante del teatro, los Dicenta.

Qué lejos estaba de imaginar que aquel flacucho descarado,

con un pronto impertinente, sería el padre de mis hijos.

En un nuevo proyecto, 'El campanero',

me repartieron un personaje estupendo, muy dramático.

Se había hecho una versión del mismo texto para representar en el teatro,

Manuel Dicenta encabezaba el reparto,

uno de los mejores actores del país.

Me propusieron hacer el personaje

que interpretaba en la radio en el teatro, hicieron una prueba,

y la pasé con éxito.

Debuté en el Teatro de la Comedia de Madrid,

no me lo podía creer creer".

(Aspirador)

Ella pasa a hacer lo que los grandes maestros, digamos así,

están haciendo ya en América, y están haciendo en Europa también.

Ella sale de esa corriente tan declamatoria del teatro,

que se declamaba, más que otra cosa.

Se hacían las cosas anticipando,

porque se hacía un molde, en el que tú entrabas,

pero porque en el fondo no hay misterios, hay sentido común,

hay talento, hay capacidad de creación.

Y luego hay quien es capaz de analizar esa capacidad de creación,

y estructurarla. Tú la puedes estudiar, y puedes bucear en ella,

pero si tú no la tienes, nunca te va a valer de nada.

El trabajo con Lola es...

primero, la energía con la que ella llega a la sala de ensayo,

eso es algo admirable.

Casi siempre lo que yo le propongo,

que puede ser a lo mejor partir de una emoción,

o de una energía,

para ella todo es fácil, ella nunca dice que no a nada, todo lo prueba.

(MEGAFONÍA) "Desconecten sus teléfonos móviles,

va a dar comienzo la representación. Muchas gracias por su colaboración".

(Murmullos)

¿Quién coño anda ahí?

En "La velocidad del otoño" hay un momento

que a mí me parece muy, muy, muy brillante.

Ella compara la vida, el total de la vida,

con una visita a un museo.

Era algo muy difícil de abordar, porque es muy conceptual.

Y es entonces

cuando te das cuenta

de que son muy diferentes a como las viste en la distancia.

Ahora puedes captar las texturas,

las pinceladas,

los matices.

Y si miras atrás,

la obra que admirabas minutos antes abajo, en la escalera, ha cambiado.

Ahora tú vuelas muy por encima,

y eres capaz de ver

su pequeño lugar

dentro del gran conjunto.

(LLORA) ¡Mamá, mamá, mamá!

Yo quise hacerlo porque... Bueno, estoy en la edad

de protestar como protesta Alejandra, tenemos una edad...

Ella tiene 79, Alejandra, pero yo me he puesto 81,

que son los que yo tengo.

Me parece que está muy bien hablar desde un escenario,

tener esta plataforma para hablar del respeto al tiempo,

y a las decisiones de la gente mayor.

Porque vivimos un mundo donde los viejos no cuentan para nada,

y como yo soy vieja, protesto desde mi lugar.

¿Sí? ¿Qué?

Ahora cenamos, sí. Bueno, tengo amigos: Cristina, Bea...

(Música)

(LEE) "En enero de 1979 me llegó una adaptación teatral de la novela

"Cinco horas con Mario", de Miguel Delibes, un monólogo.

En aquella época los monólogos eran poco habituales,

el director me confesó que el texto había pasado antes

por cuatro actrices de primera línea,

y que ninguna lo había aceptado.

Me pareció normal, a lo largo del camino el 90 % de mis trabajos

me han llegado de rebote".

(Piano)

El Día de Reyes teníamos pensado la compañía

irnos después de la función a Navacerrada,

y yo me llevé el texto de "Cinco horas con Mario",

y me lo leí aquella noche.

Me quedé tan alucinada, pensé en aquel momento

que no sabría cómo meter mano a aquel texto,

pero que tenía que hacerlo.

Me quedó clarísimo que tenía que hacerlo, me fascinó.

(LEE) "Nací en la mesa de la cocina de casa, sobre una sábana blanca,

tan blanca como eran las páginas de mi vida en aquel momento.

Me envolvieron en una toalla blanca, y mi primer baño

fue en una palangana de porcelana blanca también.

Debió de librarse una importante batalla en el útero de mi madre,

parece que luché hasta donde pude, no quería salir,

quería quedarme en aquel lugar cálido, al abrigo de tantas cosas".

(Música)

(LEE) "Mi padre, entre la angustia de ver a mi madre tan grave,

y saber que yo no era un niño,

me hizo muy poco caso en los primeros momentos.

Al día siguiente empezó a prestarme atención,

y a pasearse conmigo por el pasillo de la casa.

En lugar de cantarme nanas,

me acunaba con tangos.

Esos tangos son la banda sonora de nuestra más tierna infancia".

(Acordes tango)

Yo empecé... Había concursos de posguerra,

y me presentaron entre los vecinos, mis padres y tal,

porque yo cantaba cosas de Irma Vila,

y parece ser que la calcaba.

Irma Vila era un prodigio de voz.

Hacía unos falsetes limpísimos, luego tenía unas canciones...

de todo tipo, porque, claro, desde "La llorona"

hasta corridos mexicanos.

¡Aaaahhh!

(Aplausos)

Gané el premio.

(Aplausos)

(Ambiente callejero)

Lola había hecho con Miguel Delibes la obra de "Cinco horas con Mario",

y entonces empiezan a encontrarse aquí ellos dos,

aquí, en mi restaurante.

En el año 86 creé la sala de Miguel Delibes,

y Lola estaba en ese momento en un momento espectacular.

Me aconsejó él que se lo dedicara...

Yo le dije que iba a hacer comedores a personajes de Valladolid,

dice: "Lola tiene que tener su comedor aquí".

"Cinco horas con Mario" yo creo que ha sido una de las obras que...

Identifica mucho los vallisoletanos, como eran los matrimonios entonces,

los maridos de casino, que vivían su vida, y las mujeres,

lógicamente, como Menchu, ¿no?

Porque eso en Valladolid, hasta hace cuatro días.

Luna que te quiebras sobre las tinieblas de mi soledad...

Al principio me parece Menchu una mujer chocante,

que dice un montón de disparates todos seguidos,

que culpa a todo el mundo de sus desgracias,

que está muy apegada a todo lo que ha aprendido,

y que es muy reaccionaria con muchas cosas.

Todo eso es lo que está ahí, ¿no?

Que las rondas no son buenas,

si hacen daño,

que dan pena,

que se acaba...

por llorar.

(Aplausos)

Yo, como mujer,

a medida que voy estudiando a Menchu, está...

En la construcción del personaje de Miguel

ahí hay unos vacíos, hay un...

Hay unos sentimientos que tienen que estar detrás de ese personaje,

y que no se le ponen palabras. Las palabras que se ponen,

son todo lo contrario de lo que yo creo que esa mujer siente.

(Piano)

(LEE) "Se iba a ensayar en verano, y el estreno estaba previsto

para septiembre en El Escorial.

En los ensayos fui descubriendo que el director era un vendedor de humo,

el desencuentro en la manera de trabajar y de entender la historia

fue cada vez más grande.

Nunca comprendí por qué cuando Menchu hablaba de la guerra,

caían desde el telar 200 metros de tul negro sobre ella.

O cuando confesaba a Mario su encuentro con Paco,

tenía que llevar una falda con una abertura lateral,

que dejara un muslo visible, porque Menchu, según él, era una puta.

Fue terrible, una batalla continua.

El día del estreno, en el Carlos III del Escorial,

me arrojé a un pozo sin fondo, al final llegaron los aplausos,

los "bravos", el público en pie...

Pero yo tenía muy claro que así no quería hacer más

"Cinco horas con Mario'".

(Piano)

Ahí vino ya todas las conversaciones después con Miguel Delibes,

entonces él me hizo preguntas, yo le expliqué lo que había pasado,

y en lo que estaba en desacuerdo. Al final de la conversación me dijo:

"La información que tengo de los que han visto la función en El Escorial

coincide con lo que me estás diciendo.

Lo dejo en tus manos, y busca la persona idónea para hacerlo".

(Música)

(LEE) "Muchas veces pienso en mi abuela Jacinta,

nació en la última década del siglo XIX,

en un pueblo pequeño de Soria,

en el seno de una familia muy humilde.

Se quedó huérfana de padre y madre con solo 12 años,

siendo ella la mayor de cuatro hermanos.

A todos los repartieron entre la familia,

y a la mayor, que era mi abuela, la pusieron a trabajar,

tenía que ganarse el pan.

Se casó muy joven, con un chico del pueblo de al lado,

supongo que con el deseo de crear una familia,

y poner en ella todo el amor que tenía.

El matrimonio fue un fracaso,

mi abuela sufrió malos tratos desde siempre,

brutales palizas de aquel hombre al que no quiero llamar abuelo.

Lo reconozco como un ser horrible,

el maltratador.

Uno de los refugios de mi abuela era el teatro:

ella y sus tres hijas, aunque estuvieran en muy mal estado,

se iban como podían a refugiarse en otras historias,

y a descansar un par de horas de su realidad.

Cuando empecé a trabajar en el teatro, mi abuela se alegró mucho,

y me repitió en muchísimas ocasiones lo importante que era mi trabajo".

Este teatro yo lo pisé por primera vez, el escenario, con 12 años.

Se hizo un festejo muy importante, pro-campaña de Navidad,

para recaudar fondos, y vinieron de Madrid muchas personalidades

del cine, del teatro, de todo, ¿no?

Yo salí representando a Valladolid,

porque acababa de ganar un premio aquí, en un concurso.

La sensación que tengo de aquel recuerdo es maravillosa,

porque me parecía tan inmenso...

¿Quién me iba a decir a mí que pasados tantos años...

(LLORA) ...iba a estar aquí?

(SUSPIRA)

(EMOCIONADA) Han pasado muchos años,

han pasado muchas cosas.

(Piano)

(LEE) "Empecé a sentir esa mágica sensación de pisar el escenario

y entrar en el juego de ser el personaje,

cruzar el límite, ser tú o ser la otra.

Renuncié a la seguridad de unos ingresos fijos en la radio

a cambio de algo que no podía explicar

con claridad eficiente, pero que tenía mucha fuerza.

Entonces, no sabía que era el comienzo de una pasión...

que me acompañaría siempre".

(Música)

"Daniel pasaba por los ensayos de 'El campanero'

con muchísima frecuencia.

Empecé a ver a otro Daniel,

a conocer otra parte de su personalidad.

Yo notaba que le gustaba y supongo...

que me dejé llevar por su simpatía arrolladora...

Cuando quise darme cuenta,

estaba colgada.

Pero colgada por completo. Nos hicimos novios".

(RÍE)

A todos nos llega el momento, ¿no? Pero no así, hijo, no así.

Yo pensaba que la vejez...

se... sería una época de reconocimiento,

la suma de lo aprendido a lo largo...

de tres cuartos de siglo.

Ahora, con 81 años,

me doy cuenta de que envejecer...

es una caja de sorpresas.

(Música)

(LEE) "La boda se celebró en Madrid el 31 de diciembre

a las cuatro de la tarde en la iglesia de San Sebastián.

A las seis, me fui al Teatro Reina Victoria,

donde estaba trabajando para hacer la primera función.

Cuando terminé de vestirme de novia,

me miré al espejo...

y empecé a llorar sin consuelo.

Lloré tanto que tuve que maquillarme de nuevo.

Creo que fue una intuición.

Algo me advertía que estaba al borde de un precipicio,

de un enorme precipicio por el que me iba a caer...

rompiéndome el alma". Ponte cómoda.

No puedo. Vale, mamá...

-Bueno... ¡Vale, vale! "Stop". Hasta ahí, hasta ahí, Juanjo.

Aparece un representante en mi vida, que es Manuel Collado,

que era el representante por excelencia de la gente del teatro.

Me dice que con quién me gustaría trabajar y yo le digo

que con Tina Gascó. Fue muy bonito porque...

necesitaban a una dama joven.

Y me contrataron a mí.

Y estrené tres obras con ellos y fue una etapa

de mucho aprendizaje.

Porque Tina era una primera actriz y directora

y Pepe Bódalo, un primer actor y director de la compañía.

Entonces, nos pasamos la vida en el teatro.

En aquella época, hacer teatro era estar

a las 3:30 de la tarde en el teatro porque había, casi siempre,

ensayo antes. Luego, estaba la función de la tarde.

Luego, la función de la noche y, luego te ibas a tomar algo

al Gijón o al Teide o... al sitio de moda del...

Y, luego, a tomar una copa más trasnochadora, ¿no?

O sea, que fue una etapa donde estábamos todos muy jóvenes

y muy sanos y, bueno, con muchas ganas de vivir, ¿no?

Porque era también una época muy oscura de este país.

(Música)

Mira, es que yo creo que es muy casual que el tiempo

transcurrido fuera de escena...,

suficiente para que Enrique me explique todo esto,

coincida exactamente con la duración de esta escena.

(Música)

¿Faltan nombres en Madrid con cuya hacienda y apoyo

me case sin ese ardid?

(LLORA) Desde hace algún tiempo, pienso mucho en tu infancia.

Que si a vos os repugna ver en mí una madrastra,

a mí no me repugna menos ver en vos un hijastro.

Usted habla siempre mucho de su madre, ¿verdad?

Cuando descubrí mi vocación por la danza y penetré en el teatro,

creí franquear los umbrales de un templo.

¿Usted no se ha dado cuenta de lo que les hacen a los corderos?

¡Son azules! Como mi abuela era del norte...

Si los corderos mordieran, ya vería usted

como los trataban con más respeto. No tenemos un céntimo en el banco.

Y le acepté al pie de ese rosal.

(ACENTO ANDALUZ) ¿Qué es lo que quiere usted saber, pedilón?

(RÍE) Y él no se ríe.

Hum... Está buenísimo. ¿Qué has puesto?

Una pastilla de jabón, salud y agua clara a mano vengan penas.

(RÍE)

La moral es sencillamente la actitud que tomamos con las personas...

por las que no sentimos simpatía.

(CANTA) "Que vengo a decir te quiero".

(TARAREAN)

(RÍEN)

(Música)

¿Ve usted qué bonita es?

(SUSPIRA) Preciosa...

Cariño...

Ah, qué terrible destino el tuyo.

Mi madre cuenta, por ejemplo, que en "Seis personajes...",

que lo dirigió Vergel, que había una toma muy complicada

en la que ella descubría a su hermana pequeña ahogada,

la historia de Pirandello... Entonces, en la toma era...

"cinco y acción", arrancar gritando y subiendo por el plató número 11

de TVE, por aquellas escaleras que llevan a control.

Y ella... Eso es muy complicado para una actriz, para cualquiera...

Que te pidan "cinco y acción", grita, vuélvete loca

y ponte a correr, ¿no?

(RÍE) Por lo visto, cuenta mi madre, que no lo recuerdo, ¿eh?

Yo estaba tumbadita en aquel estanque,

haciéndome la dormida, en este caso, pero se supone que estaba muerta

y parece ser que cuando le dijeron "cinco y acción", yo le dije:

"Piensa que me he muerto de verdad". Y volví a cerrar los ojos.

Bueno, mi madre salió corriendo, gritando...

(RÍE) Pobrecita.

(GRITA)

"Seis personajes en busca de autor", "Verano y humo"...

Tú no tienes una madre que se preocupe de estas cosas...

-Y entre los hombres... -Luego, hubo una novela,

aquellas novelas que se hacían maravillosas,

"Selma Lagerlöf", donde también interpretaba a Selma cuando era niña.

Yo vi un día volar una estrella. Y tenía dos salas.

En todos los casos, fue mientras no coincidiera con estudios.

De manera que, para mí, fue... aún era un juego.

Que recuerde, lo primero que hago como protagonista es

"El séptimo cielo", que era un texto maravilloso.

Con siete decorados en aquel estudio pequeño

del Paseo de la Habana. Llegabas al plató y...

las cámaras, quiero decir, que en aquella época apenas

se movían. Los actores éramos los que teníamos que dirigirnos

y ponernos en posición de las cámaras.

Tenías que ir a unos puntos determinados,

que eran los muebles, que eran los sitios...

Y eso obedecía a que no te podías enfilar

con el resto de los compañeros. Era muy difícil estar en tu sitio

y que eso fuera de una manera natural.

¡Hala, vuelve a control! -Oye, Lola...

Dime. Procura ir por tu derecha...

-Dime. -Si tú lo enfilaste porque...

Mira, mira cómo ibas, ¿comprendes? -Sí, sí.

-Oye, por favor, callad. Que no oigo al resto. ¡Dime!

Yo nunca di grandes zancadas.

Yo ya te digo que ha sido... ha sido

una carrera de fondo... siempre. Había un grupo no muy grande

de actrices, más o menos, de la edad mía que contaban

con ellas para todo porque, realmente, eran las que tenían

más brillo, las que funcionaban... se conoce que mejor, ¿no?

Bueno, luego, como ellas no podían hacer todo,

las que veníamos detrás hacíamos el resto.

Claro, a veces equivocaban y dejaban algo por ahí suelto

que nos venía bien.

¿Tú pasas por aquí todos los días?

Y dale con el "tú".

Ni que hubiéramos mamado de la misma teta.

(RÍE) Casi, Pepeta.

(Pájaros)

Rosario...

Son actores que van... Ponen el alma y la vida en lo que hacen.

Van a sacarlo adelante.

Y puede pasarles...

Se puede morir alguien de su familia, pueden tener la gripe,

estar fatal... A punto de... Bueno, con dolores,

como sea, pero salen al escenario, se transforman y los sacan adelante.

Era tarde para su costumbre.

Pero al abrir las contraventanas, aún pensé que pudiera estar dormido.

Me chocó su postura sinceramente.

Porque Mario solía dormir de lado y con las piernas encogidas.

Que le sobraba la mitad de la cama.

De larga, claro, que de ancha...

a mí cohibida.

Hay un concepto del método que vino aquí con el nombre de William Layton

y ya estaba Josefina en las clases de Layton.

Ya se empieza a trabajar sobre el alma del actor,

de la propia verdad del actor. Eso se ceñía, en aquella época

en España, en que la marea de lo que llamamos los stanilaskianos,

entre los cuales yo me encontraba, invadíamos o fuimos invadiendo,

de alguna manera, durante esos años, y movilizando un teatro de otro tipo

que se iba haciendo. Pero, claro, cuando luego te encuentras con gente,

te voy a decir nombres, que te vas a quedar... boquiabierta.

Por ejemplo, Amparo Rivelles, Berta Riaza, Concha Velasco,

Cristina Hoyos, Lola Herrera...

Te das cuenta que ellas hacían el método 200 veces antes

de que apareciera por aquí el señor Layton.

Es para ti.

El otro día se lo vi puesto a una muchacha en el hospital

y me gustó.

Llévatelo.

La semana que viene podríamos ir al zoo.

En mi casa no había libros, no había más que un libro de misa

y nadie iba a misa. O sea, te quiero decir

que era una cosa chocante, pero no había...

Entonces, nunca hice un Bachiller, nunca...

O sea...

Claro, todo eso es muy costoso.

Porque si no tienes las herramientas,

te resulta muy difícil... O sea...

De verdad, abrir una lata sin abrelatas... es muy duro.

Yo le paso muchos textos.

Sobre todo, textos que puedan irle a ella por sus características.

Yo se los doy y ella los elige. Es decir, la relación es muy clara.

Toda la relación que tengo con los actores y, en especial,

con Lola, es que les tiene que apasionar el texto que hagan.

Tienes un corazón débil.

¡No quiero que te pase algo por hacer un trabajo estúpido!

¿Me estás escuchando?

Norman, háblame, por favor. Sé adulto por una vez en tu vida

y atrévete a hablarme. ¿Por qué este año es diferente?

¿Qué es lo que tienes en la cabeza?

Estoy llegando a la última página, Ethel.

Bueno... Y mientras tanto, puedes coger fresas, pescar,

leer libros... ¡Hacer lo que sea!

Cuando empiezo a escribir la película, el guion,

pienso, desde el primer momento, en Lola Herrera.

Porque Lola Herrera, para mí, ha sido... mi mito.

Ha sido...

Y creo que no entiendo por qué ha hecho muy poco cine.

Además, tiene un maravilloso primer plano.

Recuerdo que hay una secuencia muy difícil

en la que en una habitación de matrimonio están

las tres generaciones tumbadas sobre la cama y, de repente,

empiezan a cantar una nana en francés.

Pero es una nana que realmente les enseñó Manuela.

Pero Manuela no está... en ese punto, Manuela no está en esa cama

con ellas. Manuel está en la puerta, observándolas, sin que se den cuenta.

De repente, la tristeza invade a Manuela.

Se da cuenta de que ha pasado algo que las ha alejado,

que las ha distanciado. Es ahí, en esa secuencia,

cuando se mira en el espejo, de repente,

cuando ves a través de sus ojos todo el alma de ese personaje.

(Música)

Carmen llega a mi vida en un momento muy determinado.

Estaba en esos 45 años, que miras atrás y dices:

"¿Qué hecho yo, vamos a ver, con mi vida?".

Claro, digamos que mi asociación con Carmen, a la hora de bucear

dentro de ella y de mí, pues... se enriquece y se acelera.

Indudablemente, empiezan a pasar cosas extrañas.

En lo que se simula que es el Mario muerto,

pues yo veo a mi ex.

Hay sensaciones muy raras.

Estiré la mano como si me hubiese quemado.

Fue Delibes el que dijo que esto tenía que ser un monólogo,

que tenía que ser ella la que hable. Todo está basado en el lenguaje.

Por eso, no se puede hacer en cine. -José Sámano me llamó.

Me dijo si quería dirigirla. Nos pusimos Sámano y yo

a hacer la versión nueva, el monólogo..., en 15 días, ¿eh?

En 15 días hicimos todo. -Realmente, como dijo alguien,

no me acuerdo dónde, dijo: "Si esto no es una cosa de debutantes,

nadie lo hubiera hecho". Porque nadie creía en ello,

nadie creía en ello. -¿Cree que es una obra feminista?

-¿Usted qué opina? -Bueno, en cierto modo, sí.

Porque al devolvernos la imagen de esta mujer

un espejo deformante, nos da una realidad bastante lamentable

de lo que ha sido... este país, esta sociedad

durante muchos años.

-Tanto Lola como yo queríamos dar una versión femenina,

ni siquiera te digo feminista, femenina de la obra.

Carmen Sotillo no era la mala de la función,

era una víctima.

O sea, en el espacio escénico de "Cinco horas con Mario",

había dos víctimas... Una era Mario difunto,

que estaba simbólicamente representado por una especie de caja,

una caja figurada, ¿no? Porque el decorado no era realista,

era una abstracción. Estaba cerrado,

el decorado estaba cerrado, tenían paredes, que eran de tela.

Entonces, eso daba la impresión de que era un ataúd

dentro de otro ataúd.

Y para marcar clarísimamente que íbamos a hacer la disección

de dos personas que se sentían a disgusto en la vida.

(Música)

Un monólogo era equivalente a ladrillo, a pesadez,

a cosa imposible... De pronto, pues en ensayos generales

se nos dormía el empresario del local, su mujer...,

el que ponía las luces, que ya era una cosa tremenda, ¿no?

La gente que estaba en ello... Tuvimos más moral...

(LEE) "Muy pronto, Daniel se despidió de Radio Madrid.

Nunca supe la razón.

A partir de eso, empezaron los problemas económicos

y de todo tipo.

La situación era preocupante.

En un principio, me resistí a aceptar el fracaso.

No podía entender que, después de un largo

y maravilloso noviazgo lleno de amor y de proyectos,

nuestra relación se pudiera estropear de esa manera".

Tú te has comprometido en la vida... O sea, te has comprometido

con un hombre. Luego, has traído hijos al mundo...

y resulta que, en un momento determinado,

pues te dejan sola. Y en un país donde las leyes no estaban para eso.

Eras como un mueble, no podías firmar ni coger una casa alquilada

ni comprar un... ¡Nada! No podías hacer nada absolutamente

sin autorización de... del marido, ¿no?

Se pensaban que es que, bueno, las mujeres, cuando estábamos solas,

teníamos que estar muy tristes y muy desconsoladas

y dispuestas a consolarnos con cualquiera, ¿no?

Hemos terminado. Hemos terminado...

¡Hemos terminado! ¿Eso qué quiere decir?

Que hemos terminado. Cuando algo se dice tres veces seguidas

es porque es definitivo.

(LEE) "El siguiente contrato fue la bomba.

Trabajar en la compañía de Vicente Parra,

el galán de cine más importante del país.

Me dieron un papel precioso en la obra 'Cheri', de Colette.

Los tres jóvenes de la compañía nos hicimos inseparables.

Jesús Molina, Vicente Parra y yo.

Vicente era un ser... maravilloso.

Creo que su enorme éxito se debía a una mezcla de fortaleza

y fragilidad.

Poco... frecuente en los galanes de la época

y en los hombres a general.

La siguiente obra que representamos juntos fue

"Rebelde", de Alfonso Paso,

que estrenamos en el Teatro de la Comedia de Madrid.

Yo estaba embarazada de tres meses".

(Proyector)

La función fue un éxito... "Rebelde", de Alfonso Paso,

fue una cosa... Un año con el cartel cruzado

de "no hay billetes" en el Teatro de la Comedia...

Bueno, maravilloso. Cuando quise darme cuenta,

estaba de ocho meses. Normalmente, me quedaba entre función y función

en el teatro. Para descansar un poco,

me quitaba aquella coraza que yo me ponía y tal.

Un día se quedó Vicente en su camerino y me llamó.

"Lola, ¿estás ahí?". "Sí".

"Pues baja y nos tomamos algo aquí, en el camerino".

Y yo bajé con mi bata y mi tripita.

Claro, Vicente, cuando vio, dijo:

"Pero esta noche, no pues hacer la función".

Y dije: "Pero si estoy así desde hace mucho tiempo, Vicente".

"¿Pero cómo puede ser?". Bueno, por la noche,

cuando me puse a hacer la función, ya empezaron las risas.

Porque Vicente decía que teníamos una escena

en la que teníamos una bronca muy grande

y yo terminaba abofeteándole y todo esto...

Entonces, cuando le gritaba, él decía que pensaba que un día

iba a salir la criatura por allí, por lo apretada que estaba.

No, la verdad es que yo no sé cómo se podían ver estas cosas, ¿eh?

Pero no había más remedio, había que trabajar.

Y la verdad es que no tenía mucha solución.

Había que trabajar.

Y estuve dos meses y pico, casi tres,

sin ver a mi hija recién nacida.

No te quiero decir...

Fue una cosa... Lloré por ese norte de España...

(Murmullo)

¿Cómo se siente Miguel Delibes ante este debut?

-Bueno, estoy relativamente tranquilo porque yo tengo una confianza plena

en Lola Herrera, como intérprete, y a Josefina Molina, como directora.

Lo que pasa es que más que en los valores intrínsecos

de la obra, confío en los que la van a llevar a la escena.

-Los estrenos son muy duros.

Primero, porque, en este caso, Lola no había tenido mucho tiempo

de reposar la letra y tiene toda la letra.

Ahí sí que no había nadie que pudiera ni responderle ni apoyarse en él.

Ella estaba, durante una hora y 20 minutos,

sola en el escenario para decir solo su texto.

El estreno fue...

Yo, tal y como lo sentí, fue... Bueno, fue flojo.

Yo me tiré de cabeza en un pozo que aquello no sabía

si iba a salir... Aquello... Josefina estaba tirada

por un sitio con un guion, Sámano por otro.

Sabíamos la responsabilidad que teníamos

y los ojos que nos estaban mirando... con lupa.

Para sorpresa de todos, fue como una bomba expansiva

lo del estreno porque...

empezó a haber unas colas en el Marquina impresionantes

y a no haber entradas para ningún día de los 15

que íbamos a estar ahí. Claro, pues esto fue una sorpresa.

Y cómo reaccionaba el público.

Se ponían de pie como si...

les pincharan al final de la función, ¿sabes?

Era una cosa que a mí me asustaba un poco.

Porque era una cosa de arrebato.

(CANTA EN INGLÉS)

Muy bien, muy bien, muy bien. Guapísima.

Cuidado con la nariz. Vale.

(CANTA EN INGLÉS)

Preciosa.

Mi abuelo se jubiló de la Renfe, se prejubiló de la Renfe,

para poderse venir ellos a Madrid y cuidar de nosotros

y que mi madre pudiera currar.

(CANTA EN INGLÉS)

Entonces, mis abuelos también eran una pareja divertida.

Mi abuelo era inventor, era un señor que reparaba todo...

Luego, empezó a reparar juguetes para el Corte Inglés, para Galerías...

Por eso, en nuestra casa, había un montón de juguetes

que el abuelo reparaba. Era como ser Pinocho y Geppetto.

(CANTA EN INGLÉS)

Mis padres, claro, me estaban ayudando

porque yo me había quedado sola. Porque cuando te separas

no es lo mismo que cuando te quedas viuda.

Cuando hay un muerto de por medio, todo el mundo entiende

mucho más las cosas; pero cuando el que se va está vivo,

la gente no entiende tanto las cosas.

(CANTA EN INGLÉS)

El yayo nos acunaba con tangos. Mi abuela, la yaya,

a mí me quitaba las rabietas de pequeña bailándome zarzuelas.

Entonces, ella cantaba la zarzuela, con una voz maravillosa que tenía,

y bailaba y hacía girar esa falda. Y ella convertía mi rabieta...

en un ataque de risa.

(CANTA EN INGLÉS)

Al entrar en la música, hay un poco de liberación

en ese sentido porque, efectivamente, no tienen con quién compararme.

Todo el mundo me lo decía. Es que has abierto una vía artística

en la que esa especie de... rémora, ¿no?

Que va todo el rato ahí... Aquí, no hay por dónde sacarla.

(RÍE)

Y es maravilloso.

Es una liberación, es genial. De verdad, es muy divertido.

¡Muchísimas gracias por esta tarde-noche bellísima!

(LEE) "Cuando llegó la tranquilidad

y pude trabajar a fondo con Menchu, empecé a quererla.

Dejé que fluyeran los sentimientos escondidos

en sus palabras,

en los silencios...

Pero esta mañana estaba bocarriba, enteramente normal,

igualito que dormido.

Cuando le toqué en el hombro y le dije:

"Vamos, Mario, se te va a hacer tarde".

Retiré la mano como si me hubiese quemado.

(LLORA)

Yo me quedaba al final de la función tirada en el suelo, desesperada,

con ese rompimiento tan grande y que esto fuera roto

por una ovación, bravos... Todas estas cosas...

Era como... No te daba tiempo a volver de todo eso, ¿sabes?

Todos habláis en clave como si pretendierais volverme loca.

Nos fuimos a Barcelona a hacer tres meses en el Teatro Barcelona.

Hacíamos dos funciones diarias.

Y se llenaban las dos funciones.

Fue una cosa que nos sobrepasó.

Yo caí en una depresión...

no consciente de que caía en ella,

pero yo me fui arrinconando y escondiendo.

Quería estar dentro de mí misma, ir al teatro buscar...

Porque en el teatro empecé a encontrar cosas, en el escenario,

a través de la historia de Carmen,

yo estaba encontrando cosas mías.

Preguntas que no tenían respuesta en mi vida.

(Música)

Pero no solo la noche de bodas,

la noche de bodas,

la noche de bodas...

(Golpe)

¡Telón, por favor! -Se ha caído.

-¡Telón! La luz...

-En el estreno en Barcelona,

ella se desmayó al principio de la obra.

O sea, dijo 20 palabras y se cayó redonda al suelo.

Claro, creímos que le había dado un ataque al corazón.

Bueno, no sabes el pánico, no te puedes imaginar

el pánico que nos entró a todos. -Ese día estaba yo allí.

La vi, la vi cómo se cayó. Vi cómo llamaron

a un médico en la sala, vi cómo echaron telón.

Entonces...

Claro, me llevó a unas reflexiones que yo nunca...

nunca había contemplado. Me hizo ver el hecho teatral

de otra manera. Por primera vez, vi en una actriz cómo el oficio

y la vida se conectan de una manera tan... brutal

hasta el punto de perder el conocimiento.

-Mejor Actriz Protagonista... ¡Lola Herrera por "Solas"!

(Aplausos)

(Música)

Si yo no hubiera hecho "Solas" con Natalia Vicenta,

con esa interpretación que hace, yo creo que este premio

no me lo habríais dado.

(FARFULLA)

Tienes muchos cojones, ¿no?

-En el escenario, las dos, ellas tienen un entendimiento...

técnico, teatral. Entonces, yo creo que les daba igual

que fueran madre e hija o... O sea, en los ensayos.

Ellas trabajaban con una perfección técnica tremenda.

En el caso de Natalia, que era estupendo,

porque era la fuerza, la rabia... Y Lola, todo lo contrario,

aplacando, dando cariño y ternura en esa rebequita...

-Ya es un momento de mucha experiencia,

de muchos viajes, de muchas giras, de mucho...

mucho vivido también en la vida, ¿no? Mucha vida vivida.

Y eso viene muy bien para afrontar personajes de ese calibre.

Mujeres de hondo calado,

mujeres que están viviendo la parte más...

(PIENSA) ...más precaria de esta sociedad.

Partimos de muy distintos lugares, ¿no?

Pero nos encontramos en uno que es común,

que es vaciar la verdad.

(LLORA)

(LEE) "Silencio, vacío, soledad...

y búsqueda.

Creo que de una manera inconsciente...

me dejé caer".

A mí, todo me ha costado mucho más...

porque yo he sido una mujer muy acomplejada.

(LEE) "Habían pasado unos 15 años desde que Daniel

y yo nos separamos".

Hasta hace nada, que he descubierto que no tengo que tener complejos,

que tengo que tomar una parte activa.

O sea, que tengo que decidir cuál va a ser mi vida.

Yo no he hecho nada por mí,

he hecho para los demás.

"La película era una larga conversación

entre los dos. Estuvimos encerrados

dos largas horas intentando encontrar respuestas

a nuestra lejana separación".

Nos reunimos a comer... los tres.

En esa comida, les dije: "Bueno, lo he pasado muy mal.

Perdonadme, he estado un poco aislada,

pero es que no podía estar de otra manera.

Creo que ya estoy mejor, pero me ha pasado esto y esto...".

Entonces, les expliqué... La catarsis que estaba sufriendo

en el sentido de asimilar la vida de Carmen a su propia vida.

Josefina, en esa conversación, dijo a Sámano:

"Esa es la película que quiero yo hacer".

Sámano y yo nos miramos y dijimos: "Bueno, pues esta es la película".

Yo quiero hacer esta película, yo quiero hablar de mi generación.

Y ella puede ser un catalizador de la situación.

(Piano)

Fue un noviazgo muy bonito, Daniel.

(SUSPIRA) Sí, fue un noviazgo muy bonito.

¿Pero fue sincero? Fue muy sincero.

-Ella tuvo una conversación con Daniel donde ella le planteó

la separación... y allí hablaron.

15 años habían pasado sin hablar.

-Yo pensé exactamente ante determinadas formas

de actuación tuyas,

a nivel de cama, me refiero...

Que esa virginidad no existía ya.

(IRONIZA) Ah, qué bonito, qué bonito lo que acabas de decir...

O sea, era lo que decían las mamás, había que mostrarse

como una puritana... No, no, no... Cuidado,

que te estás yendo mucho más lejos. ¡No, por Dios!

Estuvimos dos horas y pico.

Daniel, sudando todo el tiempo, pobre.

Secándose con todas las toallas que había por allí

y mojándose la cara y todo...

Y yo, helada de frío,

con una bata de terciopelo y helada de frío, completamente...

Yo salí... Cuando terminó aquello, estaba como si hubiera salido

de una nevera. No sé a qué infiernos bajé,

no sé lo que me pasó, pero...

Y, luego, no tenía una conciencia clara

de lo que habíamos hablado. No sabía,

es como si me hubiera pasado un tren por encima...

A medida que Lola fue aprovechando la ocasión para decir a Daniel,

con testigos, lo que no se había atrevido a decirle

sin testigos... fueron ocurriendo cosas.

Porque se estableció la comunicación entre los dos.

Lo único es que llegó un momento en que la conversación se hizo...

tan agobiante y yo fui incapaz de que sufrieran más

porque entraban ya en un terreno de sufrimiento

que, a mí, no me gustaba. Entonces, yo corté.

Sámano me dijo: "¿Sí? ¿Hemos cortado? ¿Tenemos material para hacer esto?".

Y yo le dije: "Sí, sí, creo que sí".

(Música dramática)

Nos emocionamos mucho todos.

Daniel, Lola, Josefina y yo...

nos abrazamos.

Fue una cosa enormemente emotiva tanto para los que estábamos...

Además, Teo Escamilla siguió rodando.

Teo Escamilla estaba en una de las cámaras, siguió rodando

y está rodado eso. -La obsesión era que las cámaras

pudieran rodar desde fuera estando ellos dentro.

Mira, te lo voy a dibujar porque yo creo que es lo más fácil

para entenderlo, ¿no? Se nos ocurrió el sistema

de los espejos estos que, desde un lado, se ve

y desde el otro lado no se ve. Aquí situamos, fuera del decorado,

dos cámaras aquí, aquí había otras dos cámaras...

Una cámara en este espejo y, digamos, otra cámara en este.

Otra cámara aquí y otra cámara aquí.

Y ellos no veían nada. Ni cámaras ni micrófonos ni nada.

(Música)

Porque yo pensé que ese encuentro podía ser bueno para los dos.

Porque era poner las cosas en su sitio.

Pero, claro, yo quería poner las cosas en su sitio.

No fui lo suficientemente prudente como para pensar que, a lo mejor,

Daniel no las quería poner... y él no las quería poner.

No era su momento.

Entonces, yo creo que eso le hizo más daño que otra cosa.

Él me ayudó a mí, pero yo no le puede ayudar a él.

Y él tampoco pudo ayudarse a sí mismo.

No era su momento.

Yo...

soy una mujer...

que no he sentido un orgasmo en mi vida.

(SUSPIRA) Entonces, me has engañado muy bien.

(ASIENTE)

Ninguno de nosotros creíamos que era lo escandaloso lo que buscábamos.

Buscábamos una disección de un determinado momento

de la sociedad desde el punto de vista femenino.

-No es lo mismo eso que gritó Lola y que contó Lola

mientras Josefina la estaba filmando, que si ella lo hubiera hecho

en su casa. No es lo mismo. Porque hay una serie de decisiones

que convierten ese acto maravilloso que ella hizo en arte.

-La vida... la vida, Lola, nos ha estafado.

¡La vida nos ha estafado! ¡A nuestra generación

nos ha hecho mierda!

Por tener que bailar el agarrado o el suelto

y porque si te metías mano en el Retiro, venía un guardia,

y te pegaba un tiro de sal en el culo.

Donde el amor era prohibitivo y donde todo era prohibitivo

y todo estaba prohibido. ¡Y estaban coartando y jodiendo

a toda una generación y varias generaciones!

-Vas un día al cine y te enteras de cosas de tu familia que no sabías.

Vas a ver una peli y te enteras. Entonces, fui con mi padre a ver

el primer pase privado y yo vi una película muy intensa,

oí cosas muy duras, vi llorar a mi madre...

Te hablo desde los 13 años.

Vi a mi padre querer hacerse explicar y no poder...

Vi muchas cosas, oí cosas duras y tal...

Entonces, desde esa edad,

no estaba yo para computar qué les había pasado a ellos muy bien.

-Lo que entonces en este país espantó, ahora,

con las cosas puestas en su sitio, se dan cuenta de que es

un ejercicio muy, muy valiente, de que es un ejercicio maravilloso

de cine y de vida, sobre todo, de vida.

Compañeros de profesión que me retiraron el saludo,

que me llamaron exhibicionista, que...

Bueno, el camino fue duro, durísimo, pero...

Yo creo que, de ahí, me hice ya fuerte para siempre.

(LLORA) Que pienso que los hombres son muy débiles

y que hay que decirles... "Yo me siento una mierda, siempre".

Entonces, pienso que se tienen que sentir muy contentos

y muy satisfechos y muy hombres ante esa mujer.

Entonces...

Yo no quería eso, Lola, yo te amaba.

Te lo juro.

O sea, me creó una fortaleza dentro de mí y una independencia...

y un ser yo por encima de todo.

Y una soledad alimentada.

(Música)

He elegido una profesión que me ha dado mucha vida.

Me ha dado mucha vida.

Vivir en el aire tiene su aliciente.

Poder vivir y poder transitar por tantos personajes,

por tantas historias a lo largo de tantos años

en algo que te fascine.

Yo lo he encontrado todo, todo, todo, todo lo he encontrado

en mi profesión.

(Música)

(Música créditos)

Imprescindibles - Lola Herrera, vivir en el aire

57:17 06 nov 2017

El documental de Imprescindibles “Vivir en el aire” cuenta como si de una radionovela se tratase la peripecia vital de Lola Herrera desde la primera vez que pisa un escenario con la compañía de Manuel Dicenta, hasta el día de hoy que a sus ochenta y dos años continua subida a las tablas con “La velocidad del otoño”, una obra que reivindica el derecho a decidir de la gente mayor.

El documental se sumerge en la memoria de esta gran dama del teatro para transitar por el alma de todos los personajes a los que ha dado vida en el teatro, la televisión y el cine.

El documental de Imprescindibles “Vivir en el aire” cuenta como si de una radionovela se tratase la peripecia vital de Lola Herrera desde la primera vez que pisa un escenario con la compañía de Manuel Dicenta, hasta el día de hoy que a sus ochenta y dos años continua subida a las tablas con “La velocidad del otoño”, una obra que reivindica el derecho a decidir de la gente mayor.

El documental se sumerge en la memoria de esta gran dama del teatro para transitar por el alma de todos los personajes a los que ha dado vida en el teatro, la televisión y el cine.

ver más sobre "Imprescindibles - Lola Herrera, vivir en el aire" ver menos sobre "Imprescindibles - Lola Herrera, vivir en el aire"

Los últimos 375 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 58:49 ayer ‘La verdad sobre el caso Mendoza’ propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas: Eduardo Mendoza. Más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el Premio Cervantes, el documental explora los años de iniciación del autor, de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Por ese motivo, el documental se detiene en 1975, fecha de la aparición de ‘La verdad sobre el caso Savolta’, que significó su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. Contenido disponible hasta el 8 de mayo de 2018.

  • 2:21 pasado martes En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 1:54 pasado martes “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 54:41 16 abr 2018 El documental está dedicado a las claves de la internacionalización de la obra de Sorolla con el encargo de ‘Visión de España’, para la Hispanic Society of America en Nueva York En 1911 el hispanista Archer Milton Huntington le hace el encargo de su vida: la decoración para una de las salas de la Hispanic Society of America, labor que desarrolló a lo largo de 8 largos años en los que realizó casi 70 metros lineales de decoración con un altura de 4 metros, distribuidos en 14 paneles de grandes dimensiones, sobre su visión de las provincias de España. Sorolla fue el primer artista español en lograr fama en los Estados Unidos de América a principio del siglo XX. A lo largo del programa, BLANCA PONS SOROLLA, el pintor ANTONIO LÓPEZ y los historiadores del arte FELIPE GARÍN y TOMÁS LLORENS, junto con el cineasta JOSÉ LUIS ALCAINE, desvelan las claves de la pintura del natural, el lenguaje del artista y sus logros en el mercado del arte europeo y norteamericano. El documental profundiza en los rasgos de modernidad y en el lenguaje que alcanzó su pintura, influido por las vanguardias del tránsito de siglo, por la fotografía e, incluso, por el incipiente arte cinematográfico. Contenido disponible hasta el 1 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 08/05/2017 23/10/2017

  • 59:41 09 abr 2018 Jose Lusi Sert fue el primer arquitecto de vanguardia español de fama internacional. Apóstol del racionalismo en España, decano de arquitectura en Harvard durante casi dos décadas; Sert fue un hombre lleno de contradicciones, un verso libre en un mundo dominado por la reproducción seriada. Contenido disponible hasta el 24 de abril de 2018.

  • Jardiel Poncela

    Jardiel Poncela

    56:25 26 mar 2018

    56:25 26 mar 2018 Inverosímil, Jardiel Poncela, bucea en la creatividad de un autor, que para el dramaturgo Sergi Belbel, es uno de los grandes del teatro de todos los tiempos, un out sider avanzado a su tiempo. Jardiel fue un escritor con una abundante producción literaria, poco comprendido, incluso censurado, tanto por la II República, como por el franquismo "fue también director de cine en Hollywood, escenógrafo, director de actores, diseñador de un edificio teatral". Nos lo cuentan, entre otros, sus nietos, Paloma Paso, Enrique Gallud y Carlos Dorrell, Gil Parrondo, Román Gubern, Jesús García Dueñas Además, Pepe Viyuela interpreta las palabras de Jardiel. Histórico de emisiones: 19/12/2014

  • 57:07 12 mar 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público.

  • 2:34 06 mar 2018 Un emotivo homenaje al hombre que consiguió cambiar la mentalidad de los españoles en relación con el medio ambiente Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de marzo No te pierdas el especial de RTVE.es sobre Félix Rodríguez de la Fuente Estreno: el lunes 12 de marzo a las 21.00 horas, en “Imprescindibles” de La 2 Pre-estreno el martes 6 de marzo, a las 20.30 horas, en Cineteca Madrid La 2 ha preparado una programación especial dedicada a Félix para toda la semana del 12 al 18 de marzo

  • 00:35 01 mar 2018 La obra que le catapultó fue “el hombre y la tierra” una serie de documental que estuvo en antena desde 1974 hasta 1981, un año después de su muerte. “el hombre y la tierra” se divide en tres grandes bloques: las series venezolana y americana primera y última respectivamente y la ibérica considerada por muchos su obra magna.

  • 00:24 01 mar 2018 Félix Rodríguez de la Fuente fue una de las personalidades más influyentes de la segunda mitad del siglo XX hasta el punto de marcar con su trabajo a un par de generaciones de españoles.

  • 00:29 01 mar 2018 A Rodríguez de la Fuente se le conocía como al amigo de los animales, una apreciación que su hija Odile considera errónea “él sentía una profunda admiración por la humanidad y lo que más le preocupaba era la capacidad de la raza humana para hacerse daño a si misma”.

  • 00:35 01 mar 2018 “Su verdadero público eran los niños, porque pensaba que la juventud el día de mañana se dejarían de tanta palabra y pasarían a los hechos” explica su viuda Marcelle Parmentier. Rodríguez de la Fuente sembró intencionadamente la conciencia ecológica, tan pronto llegó a la televisión se dio cuenta de su poder de seducción, de su talento para comunicar y supo sacarle partido en una España que sólo distinguía a su fauna en función de si era una buena pieza de caza o que sólo valoraba sus paisajes y ecosistemas por la rentabilidad económica de sus recursos…. “Querido amigo Félix (….) pienso que Dios ha puesto en el mundo a los animales para que los veamos correr y crecer y no para matarlos, por eso me gustan mucho sus programas” (Carmen, 1976) Este fragmento corresponde a una carta enviada a Rodríguez de la Fuente por una niña de 8 años. El documental ha tenido el privilegio de hurgar en el archivo personal del naturalista: miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público infantil y adulto. Como cuenta el profesor de historia de la ciencia Carlos Tabernero “esas cartas tienen un valor histórico incalculable porque en ellas se puede ver el nacimiento de la cultura ecologista con Félix como inductor desde su posición mediática”

  • 00:45 01 mar 2018 Un fragmento del documental "El animal humano", dedicado al gran Félix Rodríguez de la Fuente.  El gran naturalista defiende al lobo ibérico, para salvarlo de la extinción y ganar el cariño de los espectadores.

  • 2:16 27 feb 2018 ¿Quién fue la primera mujer que osó franquear la entrada de una redacción? ¿Cuánto ha cambiado el oficio desde entonces? Josefina Carabias (1908-1980) fue la primera periodista todo terreno tal y como hoy lo entendemos. Su vida ilustra perfectamente lo que significó para una mujer entrar en el mundo laboral. El retrato de Josefina Carabias, el lunes, 5 de marzo, a las 21.00h. n La 2

  • Jaume Plensa

    Jaume Plensa

    58:10 26 feb 2018

    58:10 26 feb 2018 Este documental es un recorrido por la obra del escultor español Jaume Plensa, conocido internacionalmente por su compromiso con el arte en espacios públicos y por ser uno de los máximos exponentes de la escena escultórica actual. Histórico de emisiones: 11/11/2010 14/03/2014

  • 58:52 22 feb 2018 Documental que abarca la extensa y productiva biografía del dibujante Antonio Fraguas Forges, contada en primera persona y apoyado en el análisis de su trayectoria. Histórico de emisiones: 04/02/2013 16/01/2017

  • 2:07 12 feb 2018 Una creadora con reconocimiento internacional, especialmente en México y Estados Unidos, pero que en nuestro país es una absoluta desconocida, a pesar de haber nacido en un pequeño pueblo catalán llamado Anglès y de haber desarrollado los primeros años de su carrera en Madrid y Barcelona antes de marcharse para no regresar jamás, por culpa de la guerra y la dictadura. En nuestro país es una absoluta desconocida Quizá sea demasiado aventurado por mi parte decir esto, pero en mi opinión Remedios Varo se hubiera marchado de todos modos de España. Porque lo que a ella le atraía de París era la ciudad cosmopolita, moderna y los personajes que en ella habitaban. Su incontenible talento necesitaba romper los límites de una España provinciana que se le quedaba pequeña. Por eso, después de varios intentos, acabó viviendo en la ciudad del surrealismo, por eso se inventó una boda con su mejor amigo, para ser libre y poder independizarse legalmente de su familia, pero también de un país rancio y gris.

  • 55:35 12 feb 2018 Els Comediants, con el sol en la maleta es un recorrido por los 40 años de historia de la compañía teatral. El hilo conductor es un cuento narrado por un personaje disfrazado de aviador de los años 40, a través del cual se irán mostrando imágenes de archivo, entrevistas a los miembros de la compañía y a los personajes relevantes de su historia. Para el desarrollo del cuento, se emplean las diversas técnicas teatrales que han utilizado Els Comediants a lo largo de su carrera: títeres, sombras chinas, actuaciones teatrales con máscaras, demonios y cabezudos, entre otros. Dirigido por Héctor Muniente y Elisenda Dalmau, y escrito por ambos junto a los miembros de Els Comendiants Joan Font y Jaume Bernadet, el documental intercala entre la narración entrevistas a diversas personalidades del mundo de la cultura entre ellos el cantautor Joan Manuel Serrat, el ilustrador Mariscal, el publicista Lluís Bassat, y el expresident de la Generalitat y exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall. Histórico de emisiones: 20/10/2013

  • Brava victoria

    Brava victoria

    57:20 05 feb 2018

    57:20 05 feb 2018 El documental nos muestra el recorrido vital de una de las más grandes intérpretes del "Bel Canto", Victoria de los Ángeles, sus aspiraciones, sus anhelos y sus éxitos, pero por encima de todo , su peculiar forma de ver la vida y la interpretación musical.

Mostrando 1 de 19 Ver más