Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4781150 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - La línea de la sombra. Alberto García Alix - ver ahora
Transcripción completa

Sucedió hace muchos años.

Una tarde de primavera.

Una mujer joven fue a sentarse junto a mí en un bar.

Entablamos conversación favorecidos por esa proximidad.

Me preguntó primero por mi ropa

y le dije que la había comprado en Londres.

Entonces me dijo que...

su sueño era conocer mundo y viajar. Ella solo conocía El Aaiún.

Yo le pregunté inmediatamente si su padre era funcionario militar,

y ella dijo: "Era militar".

Y le pregunté por el cuerpo.

Entonces me dijo que era de la legión.

Yo dije: "Puta madre la legión".

Y ella dijo: "La legión una puta mierda".

Y entonces... intenté...

hablar, pero ella se... se lanzó...

y empezó a contar barbaridades sobre su padre.

Era muy desagradable oírlas y...

hubo un momento que le dije: "Mira,

tu padre está muerto ya, era un cabrón,

así que déjalo ya en paz".

Y ella dijo: "Muerto no, que lo matamos".

Yo supe que era verdad.

Sentí miedo.

Me dije muchas cosas a mí mismo:

"Esta mujer está loca, ¿qué me está contando?".

Todo era demasiado escabroso, ¿no?

Me... debió de tener un poco de...

de pudor, y entonces me contó cómo había sucedido.

Me contó que una noche,

el padre al regresar borracho a casa un sábado,

ella y la madre habían forcejeado con él

y había caído por el hueco de la escalera.

Recuerdo que cuando ella...

hablaba y no me miraba,

yo la miraba a ella y también...

que cuando ella me miraba a mí, yo miraba sus manos.

No era capaz de mantenerle la mirada.

Ella debía sentir bastante pudor...

al darse cuenta de la confesión que había hecho...

y no estaba tranquila, se levantó...

y se despidió de mí,

y al despedirse le pregunté que por qué lo había contado,

y me dijo que yo no era el enemigo, y que además lo olvidaría.

Pero no, no lo he olvidado.

Salí del bar en trance... y regresé a mi casa...

preguntándome por el hipotético retrato

de aquella joven mujer.

Y como una revelación supe inmediatamente

que aquel retrato me estaba prohibido.

Recuerdo que me asaltaron torturantes preguntas...

que me mostraban con todas sus caras mis limitaciones...

y la de la fotografía, tal como yo la soñaba,

si yo no vi el pecado, con la cámara aún menos.

Me pedía demasiado a mí

o le pedía demasiado a la fotografía.

Aún no tengo respuesta.

Pero desde entonces aprendí...

y con dolor,

que siempre hay algo que no puedo atrapar...

y que siempre hay algo que no quiere salir.

Ahora, Marta, cuando puedas, ve cerrando los ventanales.

Déjame el fotómetro.

Enfoca.

Ya tira.

Otra vez.

Otra vez.

El payaso antes de la función.

Me la hice en París en un momento de quiebra personal.

Autorretrato hecho para el proyecto "Un horizonte falso".

Me vi inmerso en una ciudad imaginaria

llamada San Carlos.

Autorretrato letras chinas.

Una doble exposición hecha en Pekín

mientras preparaba el proyecto de donde no se vuelve.

Colocón en Manila.

Con esta imagen está todo dicho.

Experiencia en Caracas.

Camino al Gólgota.

En ese camino sabía

que me encaminaba a mi propio Gólgota.

Me tatué una estrella para que no se me cayera.

Tras una máscara.

Siempre tras una máscara.

Buscando a Sila.

Mi yo convertido en alter ego.

Es una fotografía amaneciendo en la intimidad de mi habitación.

Autorretrato premio.

Acababa de recibir el Premio Nacional de Fotografía.

Una fragmentación de mi cuerpo.

Mi mano como autorretrato.

Una vez más...

ese día volví a reencontrarme con la heroína.

Un hombre triste.

Angustia.

Noche de carnaval en Badajoz.

Mi lado femenino.

Una pequeña historia de amor.

Tenemos algo en común.

Estaba superando un mono en Barcelona en casa de un amigo.

Mi pecho.

Los malheridos.

Lo que más me gusta es la fuga del camino.

Encuentro con Mao.

Es una foto de primeros de los años 80...

cuando empecé a emplear el medio formato.

Mi primera noche en Italia.

Un encuentro en Turín con dos travestis.

Uno de mis primeros autorretratos.

Entonces solo tenía un objetivo angular de 28 milímetros.

De la misma época.

Autorretrato en Toulouse.

En Barcelona.

De esta foto hice dos versiones:

una de frente y otra de espaldas.

Recibí un pinchazo en la ingle en una pelea con un grupo fascista.

Lleva por título: "Autorretrato con el cuerpo herido".

Mi cocina.

También me servía de cuarto de baño.

Mi habitación en un hotel en Barcelona.

Se alquilaba por horas para mujeres.

Autorretrato en moto.

Le pasé la cámara a mi amigo Fernando

para que la tirase...

y casi me mato.

El mismo día con la moto.

En una Vespino robada.

Mi primer autorretrato.

Tenía entonces 20 años.

Yo empecé haciendo fotos porque quería hacer fotos de motos.

Año y medio después ni moto ni nada, solo tenía delante de mis ojos...

la vida que tenía.

Y me servía...

para aprender a mirar.

Entonces no miraba, aprendía.

Yo no hacía nada...

en todo el día.

Y un ácido que me tomé me había dado...

me había dado mal.

Pensé que mi vida... Que qué estaba haciendo.

Me dio miedo.

Además, fue un ácido que aún me acuerdo

que vi como un pasillo muy largo y había muchas puertas,

y yo sabía lo que me esperaba tras cada puerta.

Creo que vi más de lo que recuerdo, pero...

eso lo recuerdo,

las puertas, lo que había detrás, no.

El caso es que cuando al día siguiente decidí

que para...

para hacer algo me iba a meter en el laboratorio.

Entonces, Fernando me había dicho los líquidos que necesitaba:

"Alberto, revelador, paro y fijador".

Al principio, claro...

Un churro, ¿no?

Todas oscuras...

Claro, Fernando...

era de los que te decía: "Oye, ¿qué diafragma pongo?".

"El que quieras".

Tenía razón.

Baja el tiempo... Lo que quieras.

Aquello me desconcertaba.

Tanto número...

Luego los líquidos, la dilución,

el tiempo que tenía que estar en el...

Y me salían, de repente, pues claro, negras, grises, grises, grises...

Y poco a poco...

fui encontrando...

Cuando entramos en la casa,

Fernando se hacía fotos, yo entonces, no.

Montó un laboratorio.

Montó un laboratorio fotográfico y...

mira por dónde en ese laboratorio me di...

La primera vez que me puse un chute de heroína

fue dentro de ese laboratorio, antes de haber hecho ni una foto.

Hicimos fiesta un día después del Rastro...

y de repente fui a la cocina y oí dentro del laboratorio voces,

y al abrir vi a Fernando y a unos amigos con una jeringuilla.

¿Qué hacéis?

Y me dijeron:

"Pasa, pasa, calla, calla, no digas nada,

que no se te oiga".

Pasé y dije: "¿Eso lo puedo probar?".

Me dijeron: "Pues sí".

Y me pusieron un... una dosis.

Y así empezó todo.

A los pocos días...

le pregunté a Fernando:

"Oye, eso que probamos el otro día tan rico,

¿no se puede volver a encontrar?".

Entonces era muy difícil encontrar.

Luego Fernando... se lio con una chica americana,

se llamaba Peggy,

que ella era una adicta y tenía mucha experiencia.

Bueno, nos fuimos liando todos.

Uno tras otro.

Nos fuimos cambiando hasta la novias.

Pero cuando conozco a Tere... y comienzo mi relación con Tere,

pues empezamos a comprar un poco para poder financiar nuestro vicio.

Comprábamos dos, tres gramos...

y vendíamos otros dos o tres gramos, lo parcelábamos.

Vendíamos cuartos...

En papelas, claro.

La verdad es que éramos muy poca gente en aquella época

que nos pusiéramos narcóticos, ¿no?

Antes que yo estaba la pandilla de Teresa, ¿no?

Teresa era una mujer mayor que yo, cinco años mayor que yo.

Y toda la pandilla, que yo llamaba de Pozuelo,

Jorge y Tomás... Bueno, toda la pandilla, ¿no?

Yo por entonces, qué cosa más curiosa,

era de los más jóvenes.

El caso es que, claro, al poco tiempo...

pues estábamos enganchados.

Yo también me enganché.

Realmente en los primeros momentos de... aquella...

Lo que yo llamo el "underground",

antes de "la movida",

el grupo que venía por mi casa era Eduardo Aro,

Miguel Ángel Arenas,

Jorge Muñoz, Gloria,

Chito, Maggie, y podría seguir con muchos.

Nos reuníamos en una comunión continua,

donde la heroína era lo consagrado.

No había otra cosa que gastar el día.

La búsqueda de la espera, porque la espera era...

Siempre es la droga la espera, ¿no?

A mí me siguieron otros, ¿no?, como su hermano y su pandilla.

Mi hermano militaba en el partido de la Joven Guardia Roja de España,

partido de extrema izquierda,

Yo creo que ya estaban todos, estas juventudes,

muchos hartos del partido y de tanto dogma. No lo sé.

El caso es que vinieron a mi casa,

les use allí bien sentados, unos porritos,

y al segundo: "¿Eso qué es?

Vamos,

el primer cambio fue que se compró una chupa de curo.

Al poco tiempo pues también lo probó y le gustó.

Y le gustó con más vicio que a mí.

Mi hermano tenía... Vamos, era mucho más...

intenso que yo para eso.

Tenía una gran propensión pasarse.

Tengo la imagen grabada en la cabeza de una fiesta...

en nuestra casa en Chamberí, vivíamos en Chamberí él y yo,

y vino Sonia, la china, y me dijo: "Alberto, Willy está morado".

"¿Cómo que morado?".

Fui para allá y estaba, pues claro,

con pérdida de conocimiento totalmente pasado,

que es cuando te pones morado.

Le había invitado a una fiesta,

le tuve que hacer la respiración artificial,

golpearlo, moverlo, darle dos hostias... "Willy, Willy".

La gente empezaba a coger el abrigo y oía las puertas cómo se cerraban

y se iba yendo la gente...

de la fiesta...

Todo el mundo dijo: "Un muerto". Yo también.

Yo le arrastraba por el pasillo al cuarto de baño, y Tere me decía:

"¡Suéltalo, está muerto, ya no se puede hacer nada!".

Y yo decía: "¡No!".

Y lo arrastré y lo metí en la bañera.

con agua fría y, de repente, oigo: (JADEA)

Digo: ¡Ya está!".

Luego, claro, le hicimos devolver con café con sal.

No puedes dejar que se quede otra vez dormido

porque vuelve a entrar en el coma ese.

El Santos me montó ese mismo numerito muchas veces.

No solo mi hermano.

Yo lo monté una vez.

También. Todo hay que decirlo, yo lo monté una vez.

De darle la noche a los amigos, ¿no?

Es una época donde...

hasta nosotros mismos nos alimentamos de esa épica.

De la épica de la heroína, ¿no?

Me es muy difícil explicar...

que hasta uno se enamora del alma de yonqui, ¿no?

¿Cómo explicarlo? No me planteaba lo que sucedía a mi alrededor.

Porque, claro,

empezaron los problemas, empezaron las muertes,

y con las muertes, las enfermedades y...

Bueno, empezó a convertirse en una autodestrucción.

La heroína anestesia toda las emociones, ¿no?

Anestesia todos los dolores.

Dolores morales y físicos, ¿no?

Cuando murió mi hermano fuimos todos al día siguiente al entierro.

Íbamos todos puestos.

No había dolor.

Sí nos dolía, pero...

Es el dolor, pero el dolor...

tapado por la venda de la droga, ¿no?

Es un...

La heroína es un narcótico.

Narcotiza. El dolor se narcotiza también.

Cuando vi a mi hermano muerto en el anatómico forense,

le vi embalsamado de blanco con la corona de flores,

los cirios... Era...

Le redimía, le hacía bueno.

Le vi... y pensé: "Esta es la foto que quiero".

Esta foto...

tuya y mía, Willy.

Pero no.

Lo vi y no.

Además, fue muy...

El poder de la imagen...

El deseo de capturar... lo que vive la imagen...

anestesia hasta el dolor.

Yo me acerqué a la venta del Anatómico Forense,

que era una ventana redonda, como de un barco,

con el corazón hecho polvo...

Y según vi... eso...

lo... obvié el dolor y me puse a pensar: "Joder, qué foto".

"¡Hostia, Willy!".

Hasta lo de "los que no te olvidan" en la corona...

con el lacito... Digo: "Joder...".

Además, supe que era una gran foto.

Pero claro, pensé:

"Ahora corro a casa, cojo el trípode,

cojo la cámara, cojo carretes, vuelvo corriendo en un...

en un taxi con todo el equipo,

y ahora llego y les echo a todos, que yo quiero hacer una foto".

Y me sonó dificilísimo en mi cabeza.

No, no fui capaz.

Rabiaba por dentro, ¿eh?

Fíjate, concentrarse en enfocar sobre el cadáver de mi hermano...

Con qué sentimiento no me hubiera puesto allí...

a mirar en su rostro, ¿no?

A mirar en su rostro mi propio rostro.

El propio dolor de la pérdida

posiblemente hubiera sido mi mejor...

mirada sobre él.

Luego, años más tarde,

hice una foto...

Un retrato de él con su camisa.

Y con la foto de él y un dibujo que le había hecho mi hermano,

quise hacer un retrato de ausencia.

Le dije a Javier y a Esteban: "Coge la camisa y ese dibujo,

y vente conmigo. Ponla aquí en el suelo".

Nos hicimos la foto allí, en un descampado al lado de mi casa.

Eso también es tener el momento, ¿no?

Puedes estar mirando la camisa y no te dice nada,

la puedes arrugar y darle dolor a los pliegues...

y te dice más.

Y sabía que la foto iba a ser buena

porque lo que estaba buscando era un retrato de mi hermano.

Y si pienso en mi hermano me viene a la cabeza mi foto...

por una reverberación.

En el año 81, cuando salgo de la mili,

me encuentro con un estallido,

que es el estallido del Madrid de la movida.

Se nota de repente que algo está pasando en el aire.

Estamos todos jóvenes.

Lleno de inquietudes... Por primera vez nos sentimos...

hasta propietarios... de nuestra propia vida.

(Tav Falco "Tobacco road")

Me encanta el cuadro con los caballos.

¿Por qué hay siempre en estos sitios tantos cuadros con caballos?

Sácate eso.

La sudadera y el pantalón.

A ver, baja la cabeza, Dominique. Más.

Gírala más hacia aquí. Más, más, más, más, más, más, más.

Más todavía.

Más hacia aquí. Ahí.

Ahí.

Quieto. Voy a empezar. Vale. Voy a empezar ahí.

Quieto un segundo.

Vuelve otra vez la cara hacia aquí.

Vuelve ora vez la cara hacia aquí.

Déjate caer un poco hacia adelante a ver qué va pasando. Más todavía.

Todavía un poco más.

Ahora ve girando los hombros hacia mí.

Mete ese codo.

Hacia dentro. No, no, no.

Mantén... Mete el codo hacia dentro.

El codo hacia dentro, así. No, no, tú déjame a mí.

Mete el codo, Dominique. Quieto un momento, a ver.

Es toda una posición, a ver.

Quieto.

Mírame.

Ahí.

Ahí.

Bien. Voy a hacerla.

Levanta más la cara hacia aquí, a ver.

Más, más, más todavía. Ponte más interesante.

Por qué poco. Quieto ahí. Mírame.

Perfecto. Quieto.

Quieto.

Sube las piernas un momento arriba. Apoya aquí los talones.

No, normal. Sube, sube las dos.

Ahora, échate hacia adelante a abrazarlas.

¿Qué pone aquí?

¿Qué pone aquí? Carlos.

Espera.

¿Entiendes lo que dice, Dominique? ¿No entiendes nada?

Él dice de que...

todo está en la mirada que tú pongas para la foto.

Y que tienes que tener una mirada así...

Sí, pero habrá que hacer algo con el cuerpo bien. Vamos a ver.

Deja caer la espalda para atrás. Ve dejándote caer para atrás.

No. No. Arriba. Dominique.

Vamos a bajar la cámara un poco a ver qué pasa.

De este.

Bueno.

Tiene otra importancia ahí ya.

A ver.

A ver.

Bien.

Bien, vamos a meter... Espera.

Métele... métele la pantalla a ver.

Vamos allá.

Ocho, once... ahí.

Ocho, once, cinco.

Me aguanta ocho, once, cinco. Me aguanta.

El primer vicio cuando era agosto y viviendo en... París.

Comencé escribir mirando en mi interior,

no mirando fuera.

Inicié... en esos momento en París,

un viaje introspectivo por una parte.

Los horizontes que me rodeaban eran desconocidos.

Estaba en un espacio... donde no sabía ni el idioma.

"Cuando paseo por estas calles...

nada hay que me una a ellas".

"No se despiertan ecos...

ni de mis rencores ni de mis afectos".

"No los conozco".

"No tienen nombre".

"No son retratos".

"No pasa nada".

"No debe".

Se llama "Mi alma de cazador en juego"

porque yo por las mañanas salía por las calles de París

y me llevaba la Leica colgada al cuello.

y me daba muchos paseos. No tenía nada más que hacer...

que esperar a que llegara el tratamiento...

a no drogarme con nada.

Empecé a hacer fotos por las calles de París con la Leica...

sabiendo que estaba subiendo el Gólgota.

Por eso hay una foto que se llama "Camino del Gólgota".

Yo sabía que en unos meses...

me daban la medicación, el interferón, y que...

Bueno, que iba a iniciar un...

un viaje al infierno, ¿no?, al infierno propio.

Me lo temía y así fue.

Por ejemplo, me buscaba en esas imágenes que hacía.

Lo que veía desde...

desde mi cama, ¿no?

Estaba en una buhardilla.

Fue la primera vez que las fotos me interesaron

por una narrativa interior.

Es una época que por un lado...

lo que es interesante es mi viaje interior

que produce esas obras, pero...

es un viaje donde tampoco yo me siento muy trabajador,

ni muy...

Luego he visto lo que significaba.

Yo cuando veo esas fotos me veo reflejado,

lo que yo sentía, ¿no?

Este es el sitio.

Para empezar la historia, ¿no?

Para empezar una vez más un viaje introspectivo.

De donde no se vuelve.

Es un trabajo que camina hacia adelante constantemente.

El presente siempre está en movimiento.

Por eso es el empleo de... del vídeo.

El pasado siempre está en esas fotografías.

"Camino cegado contra un sol poniente".

"Sobre mi cabeza...

una tupida red de araña recorta el cielo".

"Cables, postes,

miles de ramas árboles negros y sus sombras".

"Sus sombras rotas".

"Una trepidación en el alma".

"En esta luz que me deslumbra está escrito mi ayer".

"Los recuerdos han sido olvidado

atrapados en esta tupida red de araña".

"Otros tiempos abisman

entre las líneas que mutilan el cielo".

"Los excesos del pasado".

"Vapores de opio donde el tiempo es sombra".

"Vapores de opio sueñan letras chinas".

Recuerdo que iba en un taxi y se había muerto Quico Rivas.

Había hecho fotos...

en homenaje a Quico desde mi ventana

cuando me llamaron y me dijeron que había muerto.

Y por lo que fuera, yendo en...

desplazándome en taxi,

me quedaba siempre mirando esas masas negras, oscuras,

de los edificios en...

Cómo se recortan en el espacio allí, en Pekín, ¿no?

Y de repente me dio por... ir poniéndoles nombres,

pero al tercer nombre que dije,

de repente hay algo en mí que dice: "Para".

"Apunta la idea. Es esta".

"Masas grises se levantan en el horizonte".

"Parce cajas de zapatos de pie en el espacio".

"Fernando decía que lo que aprendió en sus últimos diez años de vida,

cabía en una caja de cerillas".

¿Qué cabrá en estas?

"A mayor gloria,

de norte a sur,

o de este a oeste,

masas oscuras buscan el cielo".

"Lo desafían".

"No le temen".

"Masas oscuras jugando entre ellas sobre el espacio".

"Persiguiéndose".

"Parecen un desfile de tumbas".

"De este a oeste:

Willy,

Fernando,

Teresa,

Rosa,

Chito,

Maggie.

"Y de norte a sur:

Johnny,

Sonia,

Jacinto,

Blanca,

Santos...

y Quico Rivas.

"Un inmenso cementerio que también persigo con mis ojos".

Sí, me dice que me queda un año de vida porque soy seropositivo.

Juran que soy seropositivo... y piensan eso, ¿no?

Yo no era un hombre que me hubiera afectado mucho,

que me hubiera deteriorado, que tal, pero...

la vida que llevaba,

yo seguía drogándome y seguía con todo.

Bueno, yo sabía que no era verdad.

Eso lo sabe uno en su interior.

Por lo menos yo entonces lo sabía.

No quita... que no sintiera angustia o miedo alguna vez.

Pero no...

Le di valor más al tener que ir a contárselo a las amigas,

a las personas que podían estar involucradas.

Menos mal...

que nunca tuve un problema.

He tenido siempre, jo,

siempre he tenido un ángel de la guarda.

En eso me doy cuenta.

A partir de ahí,

seguía tomando drogas, pero empecé a tomar menos,

pero bueno, me mentiría, no sé si menos o más son palabras

que ahora mismo... Depende del día.

Dependía del día.

Pero bueno.

Pasa un año, paso otro, paso otro, paso otro,

luego apareció la teterapia, me dieron la teterapia,

me funciona perfectamente, me dice...

negativo al virus y todas estas cosas. Perfecto.

Nunca me afectó gran cosa, realmente...

creo... que no me afectó mucho en el sentido que me...

cambiara el miedo, ¿no?

Con el hígado ya fue diferente.

Porque ahí ya sentí... malestar.

Ya me sentí mal, ya me sentí débil, ya me sentí...

Cuando parecía que...

todo aquello ya no era nada, de repente...

el hígado se hacía presente.

Y cuando me hago el tratamiento de interferón para...

quitarme la hepatitis C,

que llevaba arrastrando desde los años 80,

lo que pasa es que se detona...

en el 2002.

Además, con eso ya no puedo tomar nada de nada.

Por eso es uno de los motivos por los que me voy a París.

Me voy a escapar, ¿no?

Yo sabía que si estaba en Madrid,

y estaba deprimido y en tratamiento,

que podía volver a las andadas.

Con un quiebra sentimental, doble motivo.

Tenía que escapar.

y la única manera de escapar que encontré era irme a París.

Y allí,

empezar el tratamiento

y, además, abandonarlo todo.

¿Cuánta droga me metí en París?

Bueno, un día me metí ayahuasca.

Justo antes del tratamiento hice una sesión ayahuasca

de casualidad.

De casualidad. Y me sentó bien, ¿eh?

Me sentó bien. Me vi a mí mismo como soldado.

Me sentí fuerte.

Para afrontar lo que venía.

Después de aquello,

hace...

La vida sigue su curso, ¿no? Me curé el hígado...

Y hace unos meses me detectaron un tumor en las cuerdas vocales.

Yo creo que el miedo es un viaje que solo le pertenece a uno.

Para, para. Para, para ahí.

Imprescindibles - La línea de la sombra. Alberto García Alix

57:06 07 oct 2018

Retrato de uno de los fotógrafos más importantes del panorama artístico nacional y referente de toda una generación. Un testimonio directo de las luces y sombras que Alberto García-Alix ha tenido que atravesar para encontrar su camino.

Plantea un recorrido vital en el que el espectador se convierte en testigo privilegiado que acompaña al artista desde la intelectualidad underground de los años 70, pasando por los años de la Movida madrileña, hasta la madurez artística y el reconocimiento internacional.

La proximidad privilegiada del director, Nicolás Combarro, comisario de García-Alix en sus proyectos más significativos de la última década, ha permitido generar un diálogo directo y sincero sobre algunas de las partes más complejas del periplo biográfico del artista.

Contenido disponible hasta el 22 de octubre de 2018.

Retrato de uno de los fotógrafos más importantes del panorama artístico nacional y referente de toda una generación. Un testimonio directo de las luces y sombras que Alberto García-Alix ha tenido que atravesar para encontrar su camino.

Plantea un recorrido vital en el que el espectador se convierte en testigo privilegiado que acompaña al artista desde la intelectualidad underground de los años 70, pasando por los años de la Movida madrileña, hasta la madurez artística y el reconocimiento internacional.

La proximidad privilegiada del director, Nicolás Combarro, comisario de García-Alix en sus proyectos más significativos de la última década, ha permitido generar un diálogo directo y sincero sobre algunas de las partes más complejas del periplo biográfico del artista.

Contenido disponible hasta el 22 de octubre de 2018.

ver más sobre "Imprescindibles - La línea de la sombra. Alberto García Alix" ver menos sobre "Imprescindibles - La línea de la sombra. Alberto García Alix"

Los últimos 381 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 57:13 pasado domingo El documental repasa la intensa vida artística y pública del artista vasco Agustín Ibarrola, mediante conversaciones con personas relevantes del mundo del arte y de la cultura. Contenido disponible hasta el 29 de octubre de 2018

  • 57:06 07 oct 2018 Retrato de uno de los fotógrafos más importantes del panorama artístico nacional y referente de toda una generación. Un testimonio directo de las luces y sombras que Alberto García-Alix ha tenido que atravesar para encontrar su camino. Plantea un recorrido vital en el que el espectador se convierte en testigo privilegiado que acompaña al artista desde la intelectualidad underground de los años 70, pasando por los años de la Movida madrileña, hasta la madurez artística y el reconocimiento internacional. La proximidad privilegiada del director, Nicolás Combarro, comisario de García-Alix en sus proyectos más significativos de la última década, ha permitido generar un diálogo directo y sincero sobre algunas de las partes más complejas del periplo biográfico del artista. Contenido disponible hasta el 22 de octubre de 2018.

  • Remedios Varo

    Remedios Varo

    58:35 02 jul 2018

    58:35 02 jul 2018 Remedios Varo és un documental que mostra una anàlisi basat en la vida i obra d’aquesta pintora surrealista, recolzat en testimonis personals d’alguns que van compartir amb ella molts moments. Remedios Varo va ser una de les primeres dones que van estudiar a la Real Academia de Bellas Artes de Sant Fernando, de Madrid. Una pintora surrealista, escriptora i artista gràfica, nascuda a Anglès, que va marxar a França, però que amb l’arribada dels nazis al 1941 es va exiliar a Mèxic i mai va tornar a Espanya. Remedios Varo va viure la vida amb molta intensitat, trencant els límits de l’Espanya provinciana de l’època que li va tocar viure. Es va inventar una boda amb el seu millor amic per a ser lliure i poder independitzar-se legalment de la seva família. La seva obra creativa evoca un món sorgit de la seva imaginació on es mescla Ciència, misticisme, esoterisme i màgia. Va ser una creadora amb reconeixement internacional, especialment a Mèxic i els Estats Units, però a Espanya és una absoluta desconeguda. Va morir jove, quan encara el seu talent estava en ple creixement. No va tenir gaire temps per a gaudir de l’èxit i sense poder imaginar el prestigi que assoliria la seva obra. Fitxa tècnica: Producció: Moo, en coproducció amb TVE Any de producció: 2017 Direcció i guió: Toni Espinosa

  • 1:49 23 may 2018 En los años 60, 70 y 80 La Chana fue una de las más grandes estrellas del mundo del flamenco. La bailaora gitana autodidacta irrumpió en los escenarios en plena edad dorada del flamenco, deslumbrando el público gracias a su estilo innovador caracterizado por sus novedosas combinaciones rítmicas, nada tradicionales, y por su velocidad, expresión y fuerza sin precedentes. Sus actuaciones se anunciaban en colosales carteles alrededor de todo Madrid. Peter Sellers, con el cual actuó en la película The Bobo (1967), la invitó a Hollywood. Pero nunca fue. Repentinamente, en la cúspide de su carrera, desapareció de los escenarios. Siguiendo el backstage de la última importante actuación de La Chana, en 2013, se desenmaraña la historia de una vida turbulenta para revelar el secreto que truncó su prometedora carrera: fue víctima, durante 18 años, de abusos domésticos por parte de su primer marido. LA CHANA no trata sobre una vida que pudo haber sido, sino de la increíble fuerza de La Chana que le permitió superar las complicadas circunstancias de su vida. Es una historia sobre los procesos de creación y su fuerza, sobre el amor, la amistad y la reinvención. La Chana nos lleva a la esencia de su pasión, revelándonos una historia poética e inspiradora, cristalizada en los inevitables conflictos de una vida extrema y contradictoria; entre el artista encima del escenario y la mujer detrás del telón. Gracias a una amiga en común, la flamencologa y músicologa Beatriz del Pozo, conozco a La Chana en el 2012 y en seguida iniciamos el proyecto documental. A medida que me empieza a explicar su historia de vida, empieza también a exponer las conexiones entre su necesidad de crear y las duras circunstancias vitales por las que pasó. La mujer poderosa en el escenario se yuxtapone a una mujer con las alas cortadas detrás del telón. La Chana se encuentra en un momento de su vida donde se enfrenta a su vejez y a la imagen de mujer y bailarina que una vez fue. Su particular confrontación con esta situación la hace aún más bella e impresionante como personaje. El lunes, 28 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 59:44 21 may 2018 Documental biográfico sobre la personalidad y las facetas como escritor, periodista y cineasta de Gonzalo Suarez, un acercamiento a su peculiar forma de hacer ficción. Histórico de emisiones: 19/12/2016

  • 54:24 14 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Debido a su compromiso político tuvo que huir de España tras la Guerra Civil, recalando primero en México, donde se desarrolló como cartelista antes de asentarse en Alemania, país en el que continuó con su carrera artística. Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 2:56 10 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Son muchos los motivos por los que Josep Renau es un imprescindible de nuestra cultura. Cartelista fotomontador, teórico del arte, pintor, muralista, dibujante de películas de animación... hablar de Renau es hablar de un hombre del Renacimiento solo que nacido en los albores del siglo XX. En el diseño gráfico introdujo novedades como el uso del aerógrafo y tras dejar atrás su etapa como artista “decó” se sumergió en las aguas de las primeras vanguardias situándose así como cabeza visible en España de movimientos como el constructivismo ruso o el dadaísmo alemán. Su compromiso político le llevó muy pronto a abandonar su fulgurante carrera y los trillados caminos del mercado del arte para zambullirse en la producción de obras abiertamente políticas y muy críticas con el fascismo que acechaba Europa. Su colaboración con importantes revistas del momento de carácter anarquista como Estudios, Orto o Nueva Cultura así lo demuestran. Josep Renau, el lunes, 14 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 2:30 10 may 2018 Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 3:37 09 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

  • Salvador Espriu

    Salvador Espriu

    57:13 07 may 2018

    57:13 07 may 2018 Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias. Histórico de emisiones: 01/12/2013

  • 2:21 17 abr 2018 En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 1:54 17 abr 2018 “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • Jardiel Poncela

    Jardiel Poncela

    56:25 26 mar 2018

    56:25 26 mar 2018 Inverosímil, Jardiel Poncela, bucea en la creatividad de un autor, que para el dramaturgo Sergi Belbel, es uno de los grandes del teatro de todos los tiempos, un out sider avanzado a su tiempo. Jardiel fue un escritor con una abundante producción literaria, poco comprendido, incluso censurado, tanto por la II República, como por el franquismo "fue también director de cine en Hollywood, escenógrafo, director de actores, diseñador de un edificio teatral". Nos lo cuentan, entre otros, sus nietos, Paloma Paso, Enrique Gallud y Carlos Dorrell, Gil Parrondo, Román Gubern, Jesús García Dueñas Además, Pepe Viyuela interpreta las palabras de Jardiel. Histórico de emisiones: 19/12/2014

  • 57:07 12 mar 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público.

  • 2:34 06 mar 2018 Un emotivo homenaje al hombre que consiguió cambiar la mentalidad de los españoles en relación con el medio ambiente Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de marzo No te pierdas el especial de RTVE.es sobre Félix Rodríguez de la Fuente Estreno: el lunes 12 de marzo a las 21.00 horas, en “Imprescindibles” de La 2 Pre-estreno el martes 6 de marzo, a las 20.30 horas, en Cineteca Madrid La 2 ha preparado una programación especial dedicada a Félix para toda la semana del 12 al 18 de marzo

  • 00:35 01 mar 2018 La obra que le catapultó fue “el hombre y la tierra” una serie de documental que estuvo en antena desde 1974 hasta 1981, un año después de su muerte. “el hombre y la tierra” se divide en tres grandes bloques: las series venezolana y americana primera y última respectivamente y la ibérica considerada por muchos su obra magna.

  • 00:24 01 mar 2018 Félix Rodríguez de la Fuente fue una de las personalidades más influyentes de la segunda mitad del siglo XX hasta el punto de marcar con su trabajo a un par de generaciones de españoles.

  • 00:29 01 mar 2018 A Rodríguez de la Fuente se le conocía como al amigo de los animales, una apreciación que su hija Odile considera errónea “él sentía una profunda admiración por la humanidad y lo que más le preocupaba era la capacidad de la raza humana para hacerse daño a si misma”.

Mostrando 1 de 20 Ver más