www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3502324
Para todos los públicos Imprescindibles - Joaquín Díaz, palabras contra el olvido - ver ahora
Transcripción completa

(Gaitas)

Joaquín Díaz es de esos personajes que, de no haber existido,

habría que inventarlo urgentemente.

-Tiene todos los premios,

pero creo que hay que darle más premios todavía

porque creo que es el hombre de las rosas en nuestras letras castellanas.

-Joaquín Díaz para mí es un maestro en todo.

Un amigo

que ejemplifica como nadie

la realización de ese ideal de vida

que consiste en conjugar la discreción con la excelencia.

En toda la quintana

no queda nadie,

no queda nadie.

Solo el polvo y la arena

que lleva el aire,

que lleva el aire.

Que lleva el aire, sí.

Que lleva el aire, no.

Que lleva el aire.

14 de mayo de 1947, Zamora.

Fecha y lugar de nacimiento de un gran historiador de nuestra música,

Joaquín Díaz,

viajero infatigable,

conocedor de nuestro folclore hasta la saciedad.

Joaquín, ¿cómo nació tu vocación por el folclore?

-Mi vocación, mi afición por el folclore nació en el ámbito familiar.

Escuché las primeras canciones y los primeros cuentos

de mis abuelos y de mis padres.

Posteriormente, evolucionó

al entrar en contacto con la realidad de las canciones

y los temas tradicionales en el campo.

Al saltar el arroyo dijo la liebre:

"Ayudadme, patucas, que el galgo viene".

Así.

(Música)

A partir del año 64,

que es precisamente cuando salgo del colegio,

yo creo que ya tengo decidido que quiero ser músico.

Quiero ser cantante

o cualquier cosa relacionada con la música.

-Él supo desde que era prácticamente un niño, un adolescente,

que este iba a ser su camino.

Él se empeñó en no acabar una carrera universitaria, que no la acabó.

Aunque ya con 28 años

le dieron, curiosamente,

fue doctor honoris causa por una universidad americana,

que esto es algo paradójico.

-Yo seguía cantando,

había dejado el grupo,

cantaba como solista

y, bueno, aprovechaba cualquier circunstancia

o cualquier oportunidad para poder cantar delante de un público.

Cantaban los ruiseñores, cantaban los ruiseñores

y creí que me llamaban.

Fueron, probablemente, cientos de actuaciones en esos colegios mayores

donde el público era muy diverso.

Pero casi siempre muy participativo. -Hacia 1964,

yo, recién llegado de Japón,

Joaquín estaba de paso en un colegio mayor y ahí nos conocimos,

hace más de medio siglo, casi.

Y ahí pues me impresionó mucho

su modo de actuar, su manera de pensar.

Su manera de tratar con los amigos.

-El año 65, por ejemplo, canté en televisión,

en un programa matinal canté la canción de Bob Dylan

"Blowin in the wind",

que en aquel momento no conocía nadie, claro.

Ni tenía ninguna importancia Bob Dylan en España

ni casi en los Estados Unidos.

-Un innovador mato.

Cuando él empieza, es que nadie está haciendo folclore en plan serio.

-Folk, como tal folk, yo creo que no existía, no había nada.

Eso le podemos responsabilizar a Joaquín, por supuesto.

(Guitarra)

Esta melodía que acabo de interpretar

pertenece a un estilo denominado en Estados Unidos

"country music", o sea, música del campo.

Y en él que son verdaderos maestros

dos personas llamadas Doc Watson y Merle Travis.

-El gran folk americano se difunde de verdad a nivel comercial

a partir del festival de Newport de 59,

que es el festival donde se descubre a Joan Báez.

Un par de años después empezó a grabar Bob Dylan

y está el Kingston Trio,

está Peter, Paul and Mary,

está toda una generación de gente joven que empieza a difundir,

por un lado, las viejas canciones,

y por otro, los nuevos textos con compromiso político,

pero basados en melodías o en formatos folk.

Y todo eso es lo que en España no sabíamos nada

porque seguíamos con las rancheras

y empezaba a funcionar ya Paul Anka y los Beatles,

todo eso que lo introdujo en España,

primero nos lo dio a conocer y luego nos lo dio a admirar y a amar,

fue Joaquín Díaz.

-Yo recuerdo en gira por Estados Unidos

que tenía una cara entre Abraham Lincoln, mormón, amish,

era un físico extraño

para la mayoría de los extranjeros

que pensaban que España era gente morena, baja,

obviamente, sentimental, etc., etc.

-Joaquín viajaba mucho, venía, iba,

iba a Estados Unidos, volvía...

Me regalaba un banjo, me enseñaba tocar el banjo...

-Tuvo la suerte Joaquín

de conocer en Estados Unidos a Pete Seeger

y a otros muchos grandes folcloristas norteamericanos.

-La primera carta o la primera relación con Pete Seeger

no lo recordaría.

Me parece mentira porque

durante mucho tiempo a mí me parecía un personaje,

bueno, que estaba dentro del mito

de lo que uno podía aspirar a ser en la vida,

un cantante que, además, decía cosas

y que podía transmitir algo más que música.

-Cuando Pete Seeger le conoció

y le cantó algo,

dijo que estaba muy bien, pero por qué no cantaba lo...

Sus canciones, ¿no? Las de aquí.

Báilalo de lado, del otro costado,

de la delantera y también la trasera.

Ahora sí que te quiero, morena,

ahora sí que te quiero de veras.

Yo todavía no había descubierto todo ese material

que mi madre o que mi abuelo o que mi padre

me habían cantado y me habían transmitido.

Yo no le daba importancia porque, a veces, cuando está tan cerca de ti,

no tienes esa sensación

de que con ese material puedes hacer algo importante

o algo interesante.

Y, entonces,

el que alguien con autoridad me dijera en un momento dado:

"Oye, que tú tienes al alcance de la mano

un repertorio que puedes usar y en el que vas a estar más cómodo",

pues, evidentemente, fue la señal de aviso, como digo,

para que me dedicara a otra cosa, a otro tipo de música que era la mía,

la española.

-Ha recuperado también ese patrimonio cantando de una manera

no arqueológica, sino con un sentido artístico.

De hecho, se pueden seguir escuchando discos antiguos de Joaquín

sin que haya pasado el tiempo de una manera negativa por ellas.

-Las canciones que canta Joaquín, ¿cuándo se compusieron? Hace siglos.

Sin embargo, aún las escuchas hoy

y es como si hubieran salido hoy, esta mañana.

Yo me arrimé a un vino verde

por ver si me consolaba.

Y el vino, como era verde,

al verme llorar, lloraba.

No llores, niña, no llores.

Teniendo un pasado como teníamos en España

y una riqueza de repertorio tan grande,

podía atender eso y podía, digamos, hacer un trabajo,

no solamente de recuperación de un repertorio tradicional,

sino de incorporación de cosas nuevas a ese repertorio,

que es lo que hice, al fin y al cabo. -No era lo habitual.

Lo habitual eran los grupos pop, los grupos rock,

las orquestas grandes, los solistas,

y el camino de Joaquín estaba muy definido,

que era el rescate del folclore con el mayor respeto posible.

-Éramos explotados por las casas discográficas siempre.

Pero ahí descubrí su trabajo

sobre la canción castellana, el folclore, todo ese trabajo.

Digamos, el Menéndez Pidal de la canción vino a ser Joaquín Díaz.

Y después ya le seguí sus pasos

a nivel discográfico, a nivel de discos que salían de él.

-Joaquín entonces empezó, no solo a cantar él, a investigar él,

a grabar él,

sino que comenzó a buscar gente que pudiera

traducir sus ideas sin que fuera personalmente el intérprete.

Así nace nuestro pequeño mundo. -Ángel Álvarez, que era...

aquel dios que hacía "Caravana" y "Vuelo 605",

reunía a muchísima gente, había socios.

Entonces, aquello era un teatrito muy bien,

con un tamaño muy adecuado, con un buen escenario,

y allí nos juntábamos y cantábamos.

-Me encargó que, de todos los que cantaban por las mañanas

en "Caravana" y en otros programas que él tenía,

que hiciera con grupo con ellos.

El grupo se formó, yo lo presenté a la casa de discos

en la que entonces estaba

y, a partir de ese momento, todo fue sobre ruedas.

-Joaquín nos ayudó a arrancar, aparte de enseñarnos temas,

nos ayudó materialmente también a tirar para adelante.

-Sale a la venta aquel disco de "Nuestro pequeño mundo"

y tienen un éxito increíble

porque no existía este tipo de música y a la primera dieron en la diana.

-La formación de un grupo de gente joven con chicos y chicas,

yo creo que era muy novedoso.

Yo creo que no habíamos pasado del Dúo Dinámico.

En formación grupal.

La plaza de Tánger la van a tomar.

También han tomado la de Tetuán.

La plaza de Tánger la van a tomar.

También han tomado la de Tetuán.

Joaquín era nuestro Pete Seeger,

el hombre que no solamente hizo una gran carrera,

sino que enseñó a mucha gente hacia dónde caminar,

por dónde dirigir sus pasos cuando se querían meter el folk,

y era capaz a la vez de tener la máxima pureza

con el folclore castellano que él investigaba,

como con el folclore internacional, que era capaz de modernizar.

-Y así arrancamos pero, desde luego, el folk en España no había.

Luego salieron muchísimos grupos, montones, montones.

-Sin su tarea en los años 60,

no existiría el movimiento de folk ni los festivales folk

ni los grandes grupos.

No estaría Nuevo Mester de Juglaría, no estaría Vino Tinto,

no estaría Lobos, no estaría Jubal...

Tiene la tratara unos pantalones

que de arriba a abajo todo son botones.

La tarara sí, la tratara no,

la tratara, niña, que la bailo...

Todo el mundo tenía fe ciega

en la opinión que en algún momento les pudiera aportar Joaquín,

todos los grupos, hasta Jarcha.

Andaluces, andaluces, andaluces.

Yo conocí a Joaquín

a través de Ángel Corpa cuando tenía... 17 años, 18.

En Huelva.

Y Ángel fue el fundador de Jarcha.

Y, claro, yo lo conocía

porque él empezó dando pequeños recitales con su guitarra

y cantaba "Los mozos de Monleón", el "Conde Olinos"

y algunos romances,

y también cantaba "La molinera y el corregidor",

que fue el primer tema recogido por Joaquín que grabó Jarcha

y después ya yo entré en Jarcha y lo estuve cantando también.

Entonces ya me interesó mucho la figura de Joaquín.

-Recuerdo haberle visto allí entre bambalinas, saludarle:

"Hola" y tal,

normal, esperar y decir: "Mira, es Joaquín".

Claro, Joaquín era una personalidad

y nosotros empezábamos a tocar la guitarra antes de ayer.

-En su primer disco,

el primer disco que grabó Joaquín, que se llamaba "Recital",

eso iba a ser un directo.

-Yo creo que todavía España no estaba preparada para la música de Joaquín.

-"Aurtxo seaskan" entierra dentro de sí las virtudes más importantes

del pueblo vasco,

que son fortaleza y ternura.

Por favor, los que la sepan, pueden ayudarme a cantarla.

(Euskera)

La idea era demostrar que en la península ibérica

existía una variedad

y que esa variedad respondía a culturas distintas,

culturas y lenguas distintas.

-No se valoró tanto como se debiera,

pero sí que fue un impacto.

-Ahora mismo, cuando oyes las explicaciones que daba,

te parecen un poco rígidas y no te...

Por lo menos, a mí me parece que eran como un poco envaradas.

Pero, bueno, era también la costumbre de la época

y tampoco las cosas eran tan naturales como deberían haber sido.

-Joaquín en ese sentido es un precursor

de la libertad, de la búsqueda de la libertad,

con todo el mérito que tiene ser un precursor.

De los cuatro muleros,

de los cuatro muleros,

de los cuatro muleros, mamita mía,

que van al río, que van al río.

Joaquín acababa de publicar su primer LP

con Movieplay, me parece que era,

donde había una canción, "En el frente de Gandesa",

que, bueno, fue una canción muy controvertida durante muchos años

y, cuando lo publicó Joaquín, reverdeció esa controversia

y nosotros en la radio

empezamos a poner el disco, aquel LP.

-Hubo muchas protestas, o sea, hubo gente que llamó,

militares diciendo que eso no podía ser,

que se había ganado la guerra para algo...

Sí, todo ese tipo de cosas.

Claro, yo tampoco...

Lo de "En el frente de Gandesa"

y algunas otras canciones que cantaba de la Guerra Civil,

pues...

Yo tampoco lo hacía por herir a nadie ni por...

No, pero mi intención era, en algunos casos,

demostrar que se había cantado y mucho,

a pesar del ambiente,

o precisamente por ese ambiente tan terrible

de los combates y de la muerte tan cercana y todo eso,

era una manera de olvidar.

Pero también

yo quería demostrar que esos dos bandos,

aparentemente tan distintos y tan opuestos,

tenían un pasado común.

Y ese pasado común se manifestaba

en que muchas veces la música de esas canciones era la misma

y lo que cambiaba era la letra,

que cada uno arrimaba a su sardina correspondiente.

-En el año 1968

todavía Franco... Franco todavía es Franco.

Franco todavía mandaba muchísimo.

Y todo lo que sonara a la guerra y que pudiera significar...

Él lo hizo muy bien

porque nadie le puedo decir que esa canción era republicana

ni nadie le pudo decir que esa canción era franquista.

"En el frente de Gandesa" se cantó en los dos bandos,

variaba la letra nada más.

Y tuvo el acierto de entrar de lleno Joaquín

con ese tema que fue de gran repercusión.

-Gandesa es un pequeño pueblo español

que fue escenario en los primeros días de agosto del año 38

de una cruenta batalla,

que sería el principio del fin de nuestra Guerra Civil.

(Música)

Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero.

Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero,

en el frente de Gandesa, primera línea de fuego.

Lo que sí que hice fue,

si no recuerdo mal, meter dos canciones sefardíes porque

me pareció ya en ese momento

que el repertorio sefardí se adecuaba muy bien

al estilo y a la forma de cantar y de componer un recital

y entonces metí una canción tradicional

y metí una canción con la música mía

sobre un texto, "A tierras ajenas".

De lágrimas mías mis cartas van llenas.

A tierras ajenas quién me truncó a ellas.

Yo vivo muriendo por verme extranjero

y en ver que muero, más muero viviendo.

No alcanzo ni entiendo a contar mis penas.

A tierras ajenas quién me truncó a ellas.

Esa idea de que hay que volver a una patria

de la que se salió en un momento dado

y que esa patria se vuelve o esa idea se vuelve a renovar

cuando los judíos salen de España

y esa Sefarad se queda como un lugar,

en cierto modo, mítico, al que se puede volver algún día,

pues está expresado en ese texto.

-Reivindicar eso fue también

otro desafío porque España entonces

no estaba

perfectamente incorporada

a lo que era una visión del mundo hebreo,

como ya tenían nuestros países del entorno.

España se había alineado

con Alemania,

Alemania había sido la precursora y ejecutora del holocausto

y, entonces, aquí los judíos eran tolerados,

pero sus costumbres,

hablar de Salónica, hablar de periódicos en ladino,

intentar recuperar todo lo que hicieron en el norte de África,

en la cordillera del Atlas, en Tánger,

con esa música y esa cultura mantenida cinco siglos después,

pues era una verdadera sorpresa.

-Para mí lo más importante de la canción

es la intimidad del sentimiento.

Y yo creo que hay una canción concretamente

en la que se nota esto perfectamente.

Es una canción sefardita cantada en ladino

que se titula "Abre tu puerta cerrada".

(Guitarra)

Abre tu puerta cerrada

que tu mano está la llave.

El amor a ti te vela.

Partemos rosa, partemos de aquí.

(TARAREA)

La población judeocristiana en Estados Unidos

le prestaron mucho apoyo a Joaquín.

Y, entonces, él divulgó allí

lo que aquellos hombres y mujeres

tenían simplemente como legado,

sin saber que todavía quedaban vivos esos cantos y esa cultura en España.

Y fue Joaquín el eslabón que unió unas cosas y otras.

(CANTAN)

Un día fuimos juntos en Madrid para grabar el disco.

Y fue una gran de emoción

porque Joaquín estuvo con nosotros.

Nos ayudo muchísimo

en todo lo que era la preparación de las canciones.

Es una de las personas más importantes

de nuestra carrera, de nuestra vida artística,

porque ha sido el primero que ha dicho que podíamos grabar un disco.

-Joaquín es totalmente sorprendente en esta etapa de su vida

en la que era directivo de la compañía.

Tanto así que, después de tantos años,

de repente sale un nombre de un artista

y dices: "Ya me acuerdo de fulano",

y te dice: "No, ese le fiché yo y le produje el primer disco".

Y a lo mejor era un artista de pop

que no tenía nada que ver con lo que hoy día relacionamos con Joaquín.

-Procuraba seleccionar lo que me gustaba más

y, si había posibilidad de editarlo, que no siempre era así,

pues trataba de sacarlo, claro,

para que se conociera cosas de otros países en España.

-Consiguió, digamos, traer ese contrato a España

y empezó a editar las cosas de Pete Seeger, de Woody Guthrie...

-Cuando tengo la posibilidad de editar cosas de Pete Seeger,

veo que era lo más interesante que se podía hacer.

Y sacamos esos dos discos de Weavers.

En aquel momento nadie reconocía que eso podía ser importante

porque éramos cuatro los que nos dedicábamos a eso

y las ventas también están ridículas.

Que era algo que siempre me echaban luego en cara.

"¿Para qué sacas estos discos? Si luego resulta que se venden 200".

Bueno, pues 200,

pero esos 200, al fin y al cabo,

estaban deseando que aparecieran y los tenían.

(Música)

Yo me acuerdo que la primera grabación que tuvimos,

bueno, una persona súper educada, súper correcta,

siempre en su sitio, con una elegancia estupenda.

Y traía unos instrumentos muy raros.

Claro, muy raros porque eran instrumentos realmente folclóricos.

-Lo llevaba todo tan bien preparado,

que en una sola jornada grababa dos LP's.

-A él no le gustaba repetir una segunda grabación.

Creía que con la primera, que es la que él llevaba en mente,

era más que suficiente

y así salía el disco, a la primera toma.

-Recuerdo en una ocasión

empezamos a grabar el disco a las 9 de la mañana,

que no lo hace nadie, o a las 9:30,

que ningún cantante del mundo canta a esas horas,

pero Joaquín, como se levanta a las 5:30,

a esas horas ya ha desayunado tres veces

y está fresco como una flor.

Entonces, empezamos a grabar como a las 9:30.

Grabamos toda la primera parte del disco.

A las 11 nos fuimos a una presentación de un libro

que tenía en una librería,

hicimos la presentación, volvimos,

y a la hora de comer nos fuimos con el disco acabado,

que esto es una cosa, vamos, excepcional al 100 %.

Esta noche los mozos

tienen quimera

por la cinta del pelo

de una morena.

No voy sola, no.

Voy con mi amante,

que me han dicho que es firme

hasta la muerte.

No voy sola, no.

Lucero, lucero de la mañana, leiró.

La niña, la niña duerme en la cama, leiró.

Lucero, lucero de la mañana, leiró.

La niña, la niña duerme en la cama, leiró.

En las Ramblas de Barcelona

hay al lado, en la calle Conde de Asalto, se llamaba entonces,

un gran palacio modernista.

Yo pasaba por allí

y encontré que salía música de este lugar.

Me asomé y allí estaba...

Televisión Española estaba filmando un concierto de Joaquín Díaz.

Han pasado tantos años y lo recuerdo como algo extraordinario

porque veía en directo a este cantante que yo había seguido,

que yo había seguido por diferentes revistas.

Una revista que se llamaba "Mundo joven", "Fans"...

-Él tenía una página semanal, aparte de las entrevistas que le hicimos,

porque él en "Mundo joven" salió en varias ocasiones entrevistado.

Era un chavalín que acababa de dejar la universidad,

pero ya sabía, conocía la historia del folk norteamericano.

La conocía a la perfección.

Y, claro, él decía: "Esto hay que hacerlo en España también".

-Pues me dio por decir:

"Si tenéis algo que comunicar,

pues me escribís a la revista 'Mundo joven' y no sé qué".

Pues, efectivamente, llegaban cientos de cartas, no exagero nada.

Recibí una carta de una chica que decía

que quería... Que cantaba...

Como casi siempre yo la cité

en el apartamento que tenía en Madrid.

Cuando la escuché cantar y demás, me pareció estupenda.

Yo en el verano iba a Santander a dar unos conciertos

y recuerdo que le dije: "Bueno, si quieres venir,

cantas tú unas canciones y yo canto otras".

Lo hicimos así

y durante un año y pico, si no recuerdo mal, o casi dos años,

yo, dónde iba, le llevaba

y hacíamos una especie de...

de concierto a dúo.

Al son del clarín tan solo baila el que quiere.

Al son del dinero dime quién no se mueve.

La ósmosis y la catarsis que había entre...

Cuando Joaquín conoce a Cecilia,

yo la conozco indirectamente de la facultad.

Pues empezamos a hacer proyectos disparatados

de dónde tocar, cómo tocar...

Sucedería en el tiempo

hasta su trágico final

y ha marcado de una forma natural

y muy íntima, yo creo, que la vida de Joaquín

y en parte mi vida.

-Cantábamos muchas veces juntos, la verdad.

(Música)

(CANTA) "Mira ese lirio que el tiempo lo consume

y esa fuente que lo hace florecer.

Mira ese lirio, que el tiempo lo consume

y esa fuente que lo hace florecer.

Tú eres el lirio, dame tu perfume.

Yo soy la fuente, déjame correr".

Hay una cosa que yo siempre me ha parecido admirable.

Él tuvo éxito al comienzo, y un éxito creciente

en ese terreno de las actuaciones en vivo. También de los discos.

Hubiera podido tener una carrera musical y comercial,

y digámoslo así, mucho mayor.

Pero se retiró de las actuaciones públicas.

-En el 72 o 74 fue cuando dejó de cantar

de una manera sorprendente para quienes sabíamos que subía allí

y lo hacía con una gran facilidad.

-Después de muchos éxitos,

porque Joaquín hace muchos años que tuvo una carrera importantísima,

muy reconocido a nivel no solo nacional, sino internacional.

A lo mejor en algún momento se cansó de tanto jaleo,

de tanto ir y venir y no parar.

Joaquín es un hombre tranquilo.

Creo que él siempre ha sido bastante tímido.

No le gustaba hacer espectáculo y quería otra cosa.

Es una decisión discutible,

pero, en todo caso, digna de elogio porque renunció

a dinero, fama, popularidad, etc., para hacer lo que le gustaba.

-Tampoco creo que su misión fundamental fuera la de cantante.

Creo que él es un sabio, fundamentalmente.

Es un sabio y...

Está como...

Conservando y cuidando los tesoros.

-Caramba. Este hombre se sube a un escenario... En fin.

Tendría un caché...

Él nunca ha querido seguir ese camino.

Creo que ha tenido una vida relativamente cómoda,

pero no ha sido una vida de acumular ganancias y ganancias.

Es una vida de ir acotando toda la maleza

que estaba en torno a las tradiciones, en general,

depurándolas, y ofreciéndolas renovadas al pueblo del que procedía,

por otro lado.

-Se puso al servicio de la canción,

al servicio de la sociedad, en el fondo.

Cultura a la gente. Es como una vocación, ¿no?

-Joaquín ha vivido en una época, la nuestra,

en la que no ha sido tan fácil encontrar informantes

como en la época de don Ramón Benítez Pical,

que iba en burro con su mujer buscando recitadores de romances.

En Castilla y León,

lo que era antiguamente Castilla la Vieja y el Reino de León,

se encontraban todavía muchísimas personas,

en Asturias también, cómo no, que podían recitar canciones,

versiones de romances,

y Joaquín ha hecho una labor de campo importantísima.

- ¿Y eso lo puede cantar?

-Ahora mismo. -Sí.

(CANTA) "Madre, deme usted la ropa,

que me voy a la corrida,

a ver aquel toro bravo y a ponerle banderillas".

(CANTA) "Permita al Dios de los cielos

y la Virgen del Rosario,

que si a la corrida vas, que te traigan en un carro".

-Hacía un trabajo...

Un trabajo que eso tampoco se aprecia...

Lo que él ha podido recorrer es increíble.

Y de dormir por cuadras,

dormir por sitios increíbles.

Persiguiendo a sus viejucas.

-Fulanita cantaba y la otra decía: "Es que no termina ahí el romance".

Entonces intervenía Joaquín.

El romance quizá continuara con estas palabras y las cantaba a Joaquín.

Efectivamente.

Así es como continuaba, porque lo cantábamos de chicas.

(CANTA) "Fuentecilla que corres

clara y sonora.

Ruiseñor que en la selva cantando lloras.

Mientras la cuna

se balancea.

A la nanita nana...

nanita era".

-La labor de Joaquín en cuanto a recopilación,

aunque sigue en ello,

fue muy importante porque fue en un tiempo

en que la tradición de nuestra región se iba perdiendo.

No se transmitía de padres e hijos.

Creo que fue un momento en el que recogieron muchísimas cosas

que si no se hubieran perdido.

-Ha sido un grandísimo folclorista a la antigua,

en el sentido de con su grabadora en la mochila y camino adelante.

-Joaquín en aquella época me sorprendía mucho.

Viajaba en tren siempre.

Iba a estos sitios en tren.

Y supongo que a los pequeños pueblos en autobús.

En una mano una maleta y en otra el magnetofón.

-Que por cierto, es un magnetofón que yo tengo un modelo similar.

Se llama portátil porque tiene asa, pero le podían haber puesto rueda

porque pesa que es imposible trasportarlo.

Con ese magnetofón Joaquín se recorrió

regiones españolas en busca de música.

-La canción que voy a cantar ahora me recuerda un poco

a la manera en que comencé a cantar canciones tradicionales,

que fue por influencia de la familia,

influencia en la etapa infantil y juvenil.

Es una canción francesa, a mi juicio, de las más hermosas

que tiene el folklore francés, titulada "À la claire fontaine".

Actualmente, es una canción para niños.

(CANTA EN FRANCÉS)

La cultura no es solo algo académico, que hay que abrir la ventana

a lo que pasa por la calle

y sentir el aire fresco, lo que se respira,

cómo la gente juega, canta y se divierte.

En ese sentido, Joaquín me parece que ha hecho un papel...

ha jugado un papel impagable para la recuperación de tantas cosas.

-Eso es lo que hacemos nosotros, eso es lo que nos enseñó Joaquín.

Es algo que...

que queremos que la vía oral permanezca de padres a hijos

y de hijos a nietos.

-Tengo diferentes versiones recogidas.

Una aquí, en el magnetofón,

que es la versión de Peñafiel en Valladolid.

-Ponla, ponla a ver cómo suena. -Sí.

(CANTAN) "En Madrid hay una niña

que se llamaba Isabel,

que se llamaba Isabel".

-Es el tema de Isabel,

que defiende su honra contra una persona que la rapta.

Este tema que aquí está recogido en Peñafiel,

yo le he recogido en otra versión, por ejemplo en Sanabria.

En la zona de Sanabria se canta, más o menos...

con este ton.

(CANTA) "En Madrid hay una palacio que le llaman de oropel,

y en él vive una señora que le llaman "la Isabel".

Por ejemplo, ¿no?

(Gaita)

-Yo veo una cierta de desmemoria del pasado histórico

en todo el mundo, ¿no?

Creo que para nosotros lo importante es eso.

Conocer nuestros antepasados

y transmitir las costumbres a nuestros descendientes.

-Yo decía: "Pero cómo van a recopilar

si yo soy de pueblo y allí la gente canta y...

¿qué hay que recopilar?".

Pero lo comentaba el otro día con Joaquín.

Me decía... y es verdad: "Siempre hay algún testigo,

algún testimonio inesperado".

Algo que de pronto aflora.

Eso me pasaba con mi madre a veces.

Que de pronto...

Mira que cantamos en mi casa.

Mis hermanos, mi madre, mis padres.

Siempre hemos cantado muchísimo.

Pero de pronto salía con una canción que nunca habíamos oído.

"Mamá, ¿y esa canción de dónde sale?".

"Ah, no sé".

(CANTA) "Solo pa engañar, pa engañar, tengo una guitarra.

Solo pa engañar, pa engañar, sin cuerdas ni nada".

-Yo tuve la suerte de escuchar a mi "aitete" y a mi "ama"

tocar la pandereta, verles bailar.

Eso me atrapó, ¿no?

Ni una pandereta suena igual, ni una...

Es...

Esta es diferente porque es con tres hileras.

Todo este mundo es apasionante...

O esta hecha con chapas.

No suena ni una sola igual. Muy curioso.

Y luego fíjate. Fíjate estas ya...

Esta de Verdiales. Fíjate qué pasada.

Fijaos la de mi abuelo,

que no la he querido arreglar ni nada. La he dejado aquí...

Estamos todos aquí, yo creo, los que nos dedicamos a esto

gracias a esas generaciones, a esas músicas que han llegado

a nuestro tiempo por algo.

Por eso yo admiro mucho a Joaquín, claro.

Por haber sido pionero, aventurero y...

viajero, ¿no?

-Hicimos una recopilación en el lago de Sanabria.

-Ahí había estado viviendo Joaquín.

Los padres de Joaquín habían estado destinados en Sanabria.

En labores de ingeniero de montes. -Sí, sí, sí.

-A él luego le reconocían.

Y adiós puebla de Sanabria,

ventanas y corredores.

Ventanas y corredores.

Recogimos muchas canciones ahí, en Sanabria,

pero una de ellas, Joaquín la arregló de una manera

y nosotros de otra manera.

Él acentuaba "dime ramo ve...". Y nosotros "dime ramo ve...".

La balseábamos.

Dime ramo verde, ¿dónde vas a dar?

Dónde vas a dar, porque si te pierdes, yo te iré a buscar.

Es la búsqueda de la eterna juventud.

Y la hace con una voz joven,

porque hacer esto con una voz de viejo, como sería mi caso,

ya no tiene tanta gracia.

Es una canción melancólica.

Aquí es una premonición

de lo que le va a ocurrir a uno en la vida

y la afirmación de que siempre buscarás esa juventud

donde estaba, adonde haya ido.

Y eso hecho desde la solidez de la voz de un joven

resulta enormemente conmovedor porque te da el sentido

de lo que es realmente la vida humana.

-Donde si te pierdes yo te iré a buscar.

-Este un... fuso de hilar.

-¿Y el vellón ese otro? -Esta es la lana de la oveja.

Aquí por Sanabria hay poco de esto, esto es más bien de Portugal.

Y gallego...

-No sé si fue el romance de...

que cantaste tú, el del conde Flores.

¿Cuál era?

-Al conde Flores

nombraron de capitán general. -Sí, ese, ese...

(CANTA) "Dame una limosna, conde, tú, que me la puedes dar.

Que vengo de las Siberias y no traigo qué gastar".

Ven acá, que vamos a cantar.

Canta, que después sale en el cine.

-Joaquín lo que hace es ir a las fuentes

y transmitir las fuentes con una autenticidad

como no tiene ningún otro cantante que yo conozca.

Lo digo así de claro porque así lo creo.

Sé que es muy tremenda la afirmación.

¿Quién podría pensar en un paralelo? Quizá en un Pit Singer, por ejemplo.

Pero no muchos más.

-Tengo especial afecto por una persona...

Un norteamericano, Pit Singer,

que creo que es muy popular en este país

y prácticamente en todo el mundo.

Es buen amigo.

Así mismo, pero menos popular, tal vez, Alan Lomax

y la hija de Alan Lomax, Ana,

con quien he trabajado aquí en España en el campo

recogiendo canciones tradicionales.

-¿Podrías explicar a qué cosa dedicas tu esfuerzo de investigación?

-Fundamentalmente al folklore,

pero no solamente a la música folklórica,

sino también a todos los temas referentes al folklore,

como pueden ser costumbres, tradiciones, leyendas, cuentos.

(CANTA) "Toma la licencia y vete en busca de esa doncella.

Toma la licencia y vete en busca de esa doncella,

que con un soldado menos también se gana la guerra".

-El romancero no solo existía en los libros,

sino que existía en la memoria y en la voz de mucha gente.

-Otros utilizarán otras versiones, porque, precisamente,

el romancero, eso lo explica muy bien Manuel Espinal.

Como es cultura tradicional, es como los guijarros de los ríos,

que pasa el agua y las va puliendo.

Por definición, la cultura tradicional tiene variantes.

No es la cultura académica que se fija por escrito.

Es algo transmitido oralmente.

-No solamente ha recogido romances.

Es que ha recreado romances.

Los ha renovado con música propia, pero que uno firmaba.

-Joaquín eso lo hace muy bien.

Cuando compone, que después se sabe que...

que son suyas, cuando descubre que son suyas.

-Creo compartir con Joaquín Díaz este placer...

por la trasgresión en el folklore y el respeto.

Yo creo que de estas dos cosas sale una tercera,

que es la realidad y que es lo que hacemos, que es la vida.

Y lo vuelvo a repetir, la transgresión con el respeto.

Transgredir dentro de una amabilidad.

No hablo de...

destruir, sino transgredir y respetar.

De ahí sale esa tercera cosa, es la realidad que vivimos musical.

El sonido de este momento. Lo que te queda.

Esto es interesante en el folklore.

-Ahí nos encontramos.

A nivel de voluntad,

de ofrecer a la gente algo que les va a llenar de vida,

les va a llenar el alma.

-Tuvo una temporada Joaquín que era un pedazo de estrella

en la televisión.

-Yo recuerdo de las primeras cosas que veía en televisión,

recuerdo a Joaquín como una figura muy especial

y una forma muy suya de hacer una actuación en directo

en esas televisiones de blanco y negro.

Y le recuerdo cantando sus canciones de ciegos, de pícaros, de...

Canciones infantiles o de navidad.

(Música)

Los auroros del rincón,

con alegría y con cariño,

que estamos en navidad,

vamos a cantarle al niño.

Vamos a cantarle al niño,

ay, qué niño tan hermoso,

que a todos causa alegría

su nacimiento glorioso.

Cuando empecé a trabajar, me acordé de Joaquín,

mi amigo Joaquín.

Fui con mi equipo de la televisión japonesa

a filmar las canciones de Joaquín.

-Joaquín.

Hemos venido aquí para que nos cantes las canciones

para nuestros televidentes en Japón.

-Joaquín tuvo mucha popularidad entre mis televidentes.

Un día me llamaron de una agencia de viajes de Tokio

y me propuso un viaje colectivo con los televidentes.

Este viaje se repitió...

No sé. 20 o 30 veces.

Yo llevaba a los televidentes a conocer a Joaquín en directo.

-Yo le entiendo.

Cuántos más años va teniendo uno,

más va entendiendo...

Le gusta su tranquilidad, su vida pausada.

Creo que por eso eligió un poco Urueña, ¿no?

Sobre todo por la tranquilidad, ¿no?

-Comencé a coleccionar instrumentos musicales.

Primero los instrumentos con los que tocaba.

Poco a poco, al ir empezando a visitar pueblos

y personas que podían tener otros instrumentos.

Yo siempre decía que intentaría hacer una colección,

los primeros años, de recogida por los pueblos,

e intentaría hacer una colección y estaría algún día en algún lugar.

-Ha creado en Urueña un centro que es fundación que lleva su nombre,

fundación Joaquín Díaz, que también he de reconocer que es insólito.

Es como la fuente o un manantial.

El que tenga sed y venga a beber,

se irá al manantial.

Pero tiene que existir el manantial, porque si no, ¿dónde va?

Es lo que ha hecho Joaquín.

Alguien que quiere saber qué le gusta y le interesa

la canción castellana,

incluso para escucharla y tener el conocimiento y la existencia

de la canción castellana, irá a servirse a ese manantial,

que está en Urueña.

(CANTA) "Llevarles a...

beber agua.

Llevarles a...

Beber agua.

A la fuente

de la peña".

-Uno de los grandes atractivos que empieza a tener Urueña

son los primeros conciertos que se empiezan a producir en este pueblo.

En este pueblo se produce un concierto de campanas que, a su vez,

trae consigo lo que es un museo de campanas.

Único en su género y único en España.

Y se trae a gente de primer orden, como Marina Rossell,

como gente de primeras filas aquí a tocar.

A un pueblo pequeño de Castilla,

y empezábamos con una cifra de 150,

nos llegábamos a 500, nos triplicábamos a 2000.

-Y me encanta seguir viéndolo con tantas ganas.

La fundación siempre está sacando cosas.

La revista de "Folklore" sigue adelante.

Urueña se está convirtiendo en un lugar mágico donde hay que ir

si uno tiene ganas de saber de dónde venimos y a dónde vamos,

con respecto a nuestra música.

Realmente la labor es maravillosa.

-Joaquín se retiró hace tantos años de los escenarios,

pero, sin embargo, nos da sopas o cantos con onda a todos.

>>Hay que ver la cantidad de discos que ha grabado.

-Él sigue trabajando de una manera ingente.

-Si tenía ochenta y tantos discos. -No sé cuántos, pero muchísimos.

-Creo que rozan los 100.

-Federico Moretti...

Federico Moretti es un hallazgo de cultura.

Es un hallazgo de cultura musicológica.

Lo mismo ocurre con muchos de estos.

Canciones populares del siglo XVI de Salinas.

Son ejemplos de tratamiento, de música culta.

-Joaquín es miembro de esta academia de San Fernando.

Tengo que decir que aquí, que nos dedicamos a las artes,

el predominio de las artes son las artes plásticas.

Artes que están realizadas en un soporte durable.

La música no tiene ese soporte estable.

¿Dónde vamos a encontrar esa sonoridad?

En lo que llamamos patrimonio sonoro y material en la tradición oral.

Lo que se ha transmitido oralmente.

En eso Joaquín ha sido pionero. Eso hay que reconocérselo.

Pionero no solamente en España,

sino también en el mundo entero.

-Se ha especializado también en cuestiones de ilustración popular

de romances de ciego.

Todo ese tipo de literatura volátil que desaparece y él se ha preocupado

por estudiarla, e incluso coleccionarla, catalogarla.

-Era la música en Galicia

y me ofrecieron un tema.

Hay una muiñeira y se conoce como "La muiñeira de los vascos".

Se llama "A Cruz de Lobeira".

Óscar empezó a tocar el tema y yo le dije: "Espera".

Yo le toque sin saber la segunda y la tercera parte.

Era un tema que yo tocaba aquí siempre.

Gracias a esas diferencias nos hemos podido acercar,

pero sabiendo que muchas veces hay cosas en común

y cosas que compartimos.

-La circulación de las culturas en este momento...

Creo que hemos de estar hermandados culturalmente.

Es muy importante la hermandad.

Joaquín Díez siempre la ha practicado.

La ha cantado en catalán,

ha recopilado canciones en catalán.

No ha excluido este mundo.

-La obra de Joaquín está muy al principio

de sus posibilidades todavía.

Va a dar mucho más movimiento, mucho más inspiración

a la gente en el futuro, del que podemos imaginarnos hoy,

que ya es mucho.

-Va a ser un testigo que va a ser tomado por las nuevas generaciones

de manera indudable.

- No es porque la gente de repente no le guste ir a bañarse, ir a la playa,

que va a desaparecer la playa. La playa está ahí.

Para una próxima generación que sí le gustaría ir a la playa.

La playa está esperando a la gente.

Y la canción exactamente lo mismo.

-Hay canciones importantísimas que no se pueden perder.

A lo mejor hay que pasarlas por el tamiz del tiempo,

un tamiz musical o personal del artista, en concreto,

pero tienen que estar ahí.

Tienen que estar presentes para que la gente

pueda entender el futuro, hay que entender el pasado.

Hay que buscarlo y con todo el respeto y el mimo,

como él ha hecho toda su obra.

(CANTAN)

Ha sabido dar vida a algo que estaba a punto de morirse.

-Siempre por el camino más difícil,

pero con una convicción de que lo que estaba haciendo era bueno

y alguien lo tenía que hacer.

Y gracias a que alguien, que ha sido él, lo ha hecho,

eso va a quedar como un testimonio.

-Yo siempre lo comparo con un río, el cauce del río,

que tiene una forma en cada sitio.

Lleva siempre una cantidad de agua, pero muchas veces varía

según avance o según esté en determinadas zonas geográficas,

que es el tiempo, al fin y al cabo.

Yo creo que el folclore va a evolucionar no sé hacia dónde,

porque no soy adivino,

pero en las manos de todos está el considerar la tradición

o la cultura tradicional como algo válido, positivo todavía,

que se puede utilizar en este siglo, a pesar de toda la tecnología

que nos venga encima, yo no lo considero incompatible, en absoluto.

Depende de todos nosotros hacia qué sitio va a evolucionar.

Vengo de la mar, de la mar del río.

La sociedad de hoy tiene muchas más posibilidades que a lo mejor tuvieron

nuestros padres o nuestros abuelos, nuestros antepasados,

pero no quiere decir con eso que la libertad personal,

es decir, que la capacidad o la posibilidad de elegir algo

haya mejorado porque hay demasiados temas que no han cambiado.

Creo que la política social, la política económica,

son asignaturas pendientes.

El movimiento del 68 que tanto éxito tuvo

son la revolución de los pijos, de los niños mimados.

Mira el fruto que ha dado. Les pasa de todo.

-Hemos fracasado en crear una sociedad mejor,

hemos fracasado en llevarnos mejor,

hemos fracasado en un montón de cosas por las que, cuando yo tenía 15 años,

pensaba que se podía luchar y se podía trabajar.

Y a las corrientes el agua levántate.

A las corrientes el agua

y de los campos, las flores.

Si me quieres escuchar,

dame la mano de amores.

Levántate.

Dame la mano de amores

que la tienes demandada.

Por la mañana verás

un ramito a tu ventana.

Levántate.

Un ramito a tu ventana

de rosas y de claveles.

Para cuando te levantes

de mis amores te acuerdes.

Levántate.

De mis amores te acuerdes.

Los tengas en la memoria.

Con ese ramo de flores, derecha vas a la gloria.

Levántate.

Derecha vas a la gloria,

derecha te vas al cielo.

Los amores que tú tienes

fueron los míos primero.

Levántate.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Joaquín Díaz, palabras contra el olvido

Imprescindibles - Joaquín Díaz, palabras contra el olvido

26 feb 2016

El documental analiza la figura del músico que lleva más de 50 años trabajando para salvaguardar el pasado común. Sus palabras y su música sirven para conocerlo, así como el testimonio de músicos como Marina Rossell, Kepa Junquera o Martirio, escritores como Andrés Amorós o Luis Alberto de Cuenca, o periodistas como José Ramón Pardo, que se adentran en muchos aspectos poco conocidos del protagonista, y en la importancia de la música popular y las raíces en estos tiempos de mundialización acelerada.

ver más sobre "Imprescindibles - Joaquín Díaz, palabras contra el olvido" ver menos sobre "Imprescindibles - Joaquín Díaz, palabras contra el olvido"

Los últimos 345 programas de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios