Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4815073 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - Iñaki Gabilondo, el afán por entender - ver ahora
Transcripción completa

(Flauta)

(MEGAFONÍA) "Salida del vuelo de Iberia 8916"

Yo estoy en activo.

No paro de hacer cosas y estoy haciendo cosas

que me están proporcionando una extraordinaria satisfacción,

porque me permiten viajar por todo el mundo,

conocer a gente que se mueve en la frontera del conocimiento,

avizorar, más o menos, lo que se intuye por ahí

que asoma en el tiempo que viene,

el mundo que será cuando yo no esté.

Y aprendiendo y escuchando y...

En fin, hacerte mayor sin dejar de seguir aprendiendo,

seguir conociendo, me parece un auténtico regalo.

Yo he sido contemporáneo, pero contemporáneo de todo.

Cuando nace ETA, tenían mi edad.

Cuando Mayo del 68, yo estaba recién casado,

viviendo con Maite en París, en mayo del 68.

Cuando los Beatles llegaron a España,

yo era de la edad de los Beatles.

Cuando Franco se murió, yo tenía 33 años.

Yo me acuerdo, no. Era un hombre con tres hijos.

Cuando el 23-F, yo era director de Informativos de la televisión.

Cuando el 11-M, yo estaba haciendo un programa de radio.

Es como si, de pronto,

todos los elementos que están siendo ahora contabilizados

como muy básicos en la historia de nuestro país,

que tanta gente ha vivido,

yo los hubiera vivido también, como tanta gente,

pero o en la edad o exacta

o en el momento exacto o en la posición especial.

Yo creo que los donostiarras estamos enfermos de narcisismo.

Yo creo que somos una comunidad enamorada de su ciudad,

absolutamente,

digamos, embelesados con nuestra ciudad,

lo cual nos da un cierto...

un cierto toque,

por un lado, especialmente crítico y, por otro, anticrítico.

Somos un poco...

señoritos

y un poco aldeanos a la vez.

Y, sobre todo, es una sociedad

que está, políticamente, muy subdividida.

Yo nací en 1942. La guerra ha terminado hace 3 años.

Estamos, por lo tanto, creciendo en una posguerra muy al rojo vivo,

en carne viva,

en una sociedad que, además, estaba extremadamente herida,

dividida,

con una gran capa de silencio sobre la ciudad.

Yo creo que la palabra que podría titular

nuestra infancia, no solo de mi familia, sería "ixo".

"Ixo" quiere decir "chist, no habléis, silencio".

Mi casa era... ¿Cómo diría yo?

Yo he pensado siempre que, si el cielo existe,

el que seguro que está es el vecino de abajo de mi casa.

Bueno, era un piso amplio

y con muchas habitaciones.

Pero éramos tantos

que casi nos poníamos en 15 personas

con mucha facilidad.

Hay que recordar que también vivían los abuelos, y hasta mi bisabuela.

¿Para mí sabes lo que significa este parque?

Es el recuerdo de ver a tus padres viniendo al mercado de la Bretxa.

Cruzar en oblicuo este parque... Sí.

...y hacerlo sistemáticamente.

Ellos se irían a trabajar a las 5:00 o las 6:00

y yo a ellos no los veía.

Venían destrozados de la carnicería,

para subir al cuarto piso,

92 escalones, de una casa sin ascensor.

Una idea de comunidad enorme.

Aquello era una escuela de vivir con otros.

Y tú y mis hermanos, Luis y estos, qué banda de piratas erais.

Éramos más tipo científicos.

Vosotros erais de humanidades, los mayores.

Un día vimos que debajo de la mesa habíais puesto un micrófono.

y que en el cuarto de al lado oíais lo que decíamos.

Con una caja de cartón... Con unos elementos de electrónica.

Tú organizabas las fiestas en Navidades.

Y nos hacías cantar a los demás o el teatro o lo que tocase.

Pero toda esa parte de iluminación y tecnológica

estaba en nuestras manos.

Y la gamberrada que hicisteis, que bajasteis

desde el cuarto piso, por fuera,

por el balcón. Eso era fácil.

Cuando nos enteramos, nos dio un ataque al corazón.

Yo creo que mi madre no se enteró. Si se lo decimos, se muere.

Además, se producía una cosa mágica con nuestra tía María Luisa.

Y era que, cuando había alguna duda de quién había hecho algo,

te cogía de la mano, al igual que mi madre,

y te llevaba al comedor nuevo, que llamábamos en aquella casa,

donde había un Sagrado Corazón

con una luz encendida perpetuamente,

siempre encendida la luz.

Y cuando te ponías debajo del Sagrado Corazón y te preguntaban,

era imposible mentir.

Yo jamás pude mentir de niño,

porque, en esa tesitura, allí delante,

era imposible.

Entonces, en aquella casa, había como una especie de...

de organización militar

en la que yo, como hermano mayor, actuaba como sargento de semana.

Entonces, cuando salíamos por la calle

o cuando venían los "aitas" baldados del puesto,

para que hubiera una mínima disciplina, yo era el encargado

de mantener la disciplina de aquella tropa juvenil

bastante bruscamente.

Es decir, les he dado muchas leches yo a mis hermanos.

Muchas, muchas, muchas.

Aquí estamos ya frente al portal.

Yo nací ahí.

Las habitaciones y el mirador. Nacíamos en casa.

Te he traído una cosa, que es un recuerdo...

entrañable. ¡El cuerno!

(RÍE)

El cuerno de los Reyes. El cuerno de nuestro "aitona".

El día de Reyes,

nuestro "aitona", imagínate, aquí, en la calle Churruca, tocaba.

Tocaba varias veces, además.

Y a esa hora, salíamos todos de la cama...

Enfilados. Nos poníamos en fila.

Tu madre controlaba la puerta.

¡Qué días más entrañables!

Paco querido... ¡Qué recuerdos!

Ya ves...

Mira que yo he conocido gente, y he conocido gente

de todo tipo, gloria y condición, con galones hasta en las orejas.

No he conocido a nadie más importante que mis padres.

Pero en serio, ¿eh?

Hablando de peso específico, tonelaje humano, calidad. No.

Mi padre era de Urrestilla, de Azpeitia,

y viene a aprender carnicería donde los padres de Iñaki Gabilondo.

Aprendía carnicería y vivía en casa con ellos.

Y yo suelo decir que en esa calle Churruca número 5,

en la casa de los Gabilondo,

es donde se educó mi padre

y esa educación que les dieron los Gabilondo

a mis padres

es la que nos han dado a nosotros y es una educación

y unas formas y maneras que son las que yo voy a llevar

hasta el último segundo que esté en esta vida.

Hemos sido educados en los afectos.

Muy contagiosamente, no nos han dado conferencias sobre afectos.

También, un valor extraordinario, el trabajo.

Luchar en la vida para salir adelante,

para depender también de tu propio trabajo.

Luego, un concepto que a mí me gusta mucho de la austeridad.

Una cierta idea de la austeridad,

siempre lejos de toda idea de derroche o de malgasto.

Bien, bien...

¡Iñaki, campeón!

Hermano... ¿Cómo estás, bien?

Nivel super-Dios, como dice mi hija de ti.

Andas con las "casheras".

Aquí, visitándolas. Saludando.

A mi amiga Emeteri. Ah, sí, Emeteri.

"Kaixo, Emeteri!".

Gente joven con triple garrote. Estas son unas luchadoras.

Esto es una anticipación feminista.

Nunca hemos dicho los "casheros".

Siempre las "casheras". No, no.

Los "casheros" almorzando en el bodegón con el "aitatxu"

y las "casheras" trabajando siempre.

Fíjate, yo creo que son, para mí,

los santos lugares en la historia de nuestra vida.

Siempre que vengo por aquí, me tengo que acercar al mercado.

Todos los recuerdos de la familia...

Yo creo que el corazón de mi familia

está aquí, es este sitio.

El puesto de los "aitas".

Ahí. El vuestro también, ¿no?

Siempre digo que esta es la mejor universidad que tenido, de lejos.

Es curioso, siempre que vengo a Donosti, tengo que pasar por aquí.

Además, cuando vengo aquí, se me pone de pie toda mi vida.

Sí, sí.

Bueno, le conocemos Maite y yo, porque en aquella época,

en Donosti, se ligaba

paseando por la avenida, lo llamaban "el tontódromo".

Las chicas paseábamos por un lado, los chicos por otro.

Y, un día, nosotras nos sentamos en un banco

al final de la avenida, casi en la Concha.

¿Te acuerdas... de este banco?

(RÍE)

Txarito...

¿Te acuerdas, en este banco sentados?

Ay, Dios mío...

Nosotros os veíamos pasar por aquí, tonteando.

"Joer, qué monas las chavalas".

Y yo decía: "A mí me gusta mucho esta".

Y entonces, a Maite, que no sabíamos que se llamaba Maite,

mis amigos la llamaban "el amor platónico de Gabi".

Entonces, hicimos todo el asedio...

Para preparar...

...para que yo me sentara al lado de Maite.

Y cuando nos marchamos, me acuerdo que Maite estaba enamoradísima.

Decía: "Ese chico, Iñaki...".

Ya no me acuerdo de si sabíamos cómo se llamaban y tal.

Ella estaba entusiasmada.

Me acuerdo que le dije: "Chica, pues no es para tanto".

Le dije yo, me acuerdo, y bueno, ella estaba entusiasmada.

Empezaron a salir enseguida, vamos.

Maite era una chica que no solo era guapa,

sino que era una tía estupenda

y yo creo que luego lo demostró

porque tuvo, no sé, en lo que yo conocí,

tuvo un saber estar en su enfermedad importante,

sí.

Yo la recuerdo con muchísimo cariño a Maite, muchísimo cariño,

aparte de que era mi queridísima amiga.

(Música coral)

Estos chicos son del Orfeón, ¿no? Sí, sí.

Unos cuantos. Cuando saben que vienes,

es tensión para verte.

¿Por qué no me hacéis un favor?

A ver, si es barato...

¿Os puedo pedir una canción?

Disco dedicado.

Sí, sí, sin duda.

Si la sabemos.

La sabéis.

¿Estás seguro? Seguro.

Sí, bueno. "Maite".

(CORO) # Maite, yo no te olvido

# y nunca, nunca te he de olvidar,

# aunque de mi te alejen

# leguas de tierra, de tierra y mar.

# Maite, si un día sabes

# que muero ausente de tu querer,

# del sueño de la muerte

# para adorarte despertaré. #

(Graznidos)

En nuestra familia, nadie había ido a la universidad.

Mis padres me dijeron:

"¿Quieres trabajar en la carnicería?".

Y dije que me gustaría seguir estudiando.

"Pues muy bien".

Y yo dije: "Quiero... quiero ser periodista".

Como ser periodista en el año 60 no era nada,

vamos, no era nada en mi tierra,

en mi mundo, en la mente de nuestra familia.

Para mi madre, periodista era el que vendía los periódicos.

¡"Diario Vasco"!

"¿Cómo periodista?".

Me precipité a decir: "Y filosofía y letras"

como para que... ¿No?

Iñaki era una persona brillante, de buenas notas,

iba a ir a estudiar fuera de casa, mis padres se esforzaron mucho,

iba a ir a Pamplona, a la Universidad de Navarra,

y casi estaban como esperando a que hiciera un carrerón, ¿no?

Si hubiera habido un sitio donde se estudiara radio,

hubieran entendido mejor.

Para mis padres y para mi familia,

era una especie de salto... extraordinario, ¿no?

Encima pues saliendo de casa, tenía un carácter formidable,

yo... yo tenía, sobre todo, la intención de no defraudar, ¿no?

De no defraudar a las expectativas de mi familia, ¿no?

Que me mandaba a la universidad, ¿no?

Yo creo que siempre se sintieron orgullosas,

por ejemplo, mi madre también de la trayectoria de Iñaki,

de cuando Iñaki estudia,

tiene un título universitario,

se va a París de corresponsal,

se casa...

Eso inaugura un nuevo tiempo en nuestra familia.

Tenía muchos problemas la emisora, entonces nos preguntaron a nosotros

y Jon enseguida dijo: "Iñaki".

Era un equipo muy majo, éramos muy poca gente,

con muy pocos medios, que se complementaba bastante bien

y, sobre todo, teníamos una ilusión y unas ganas de cambiar el mundo...

Ahí yo hice una de las jugadas que luego la SER me contó,

porque pasé a Radio San Sebastián. Sí, a la SER, sí, sí.

Dos emisoras de dos cadenas diferentes

en la misma ciudad. Sí.

Cuando me llamó la SER, me dijo: "Nos estáis haciendo polvo".

"Te queremos fichar, porque nos estáis haciendo polvo".

La SER lo notó. Sí, sí, sí.

Enseguida me echó el lazo. Sí, sí, sí, enseguida.

Y ahí empezó un poco tu... porque era tu ilusión, ¿no?

Sí, era mi ilusión. La SER.

Sí, yo me había criado en... La SER era... Sí, sí.

Era mi ilusión, era la radio más grande.

(TXARO) Él, yo creo que cuando fue a la SER,

empezó también a cambiar la SER,

o sea, Radio San Sebastián,

empezó a hacer muchas cosas que no se hacían hasta entonces,

a hacer cosas en euskera, ir a los pueblos,

retransmitir desde los pueblos, las fiestas, etcétera.

Para entonces, ya había un gran compromiso social y político

en el país.

La forma de respuesta que en aquel momento teníamos

era salir a la calle,

entonces, un día sí y otro no, estábamos delante de los grises.

"El Consejo de Ministros ha declarado el estado de excepción

durante tres meses".

"Comienza por fin el interrogatorio de los procesados".

Nosotros recibimos una orden del Gobierno Civil

para comunicarnos que tal día tenía que ondear la bandera española

en el mástil del balcón de la emisora

y recibimos una carta de ETA

diciendo que como pusiéramos una bandera de España en el balcón,

nos iban a volar la emisora.

Yo creo que fue un momento

en el que sí la gente tomó conciencia

o más conciencia de la situación en la que estábamos

y ese rechazo, digamos, al franquismo

y a todo lo que eso suponía salió más a la calle.

Aquel día había en la emisora un técnico muy mayor

y aquel técnico aquel día, aquel 3 de diciembre,

miraba el balcón, la calle, y me decía:

"Iñaki, esta es la atmósfera

que había en España cuando empezó la guerra".

"Había una atmósfera tremenda,

absolutamente tremenda de cargada".

Entonces eso, era una España

que ya no podía controlar el régimen

porque se le escapaba de las manos,

pero tenía todavía el poder para controlar

y que en el caso de Euskadi concretamente

y en San Sebastián concretamente

el 3 de diciembre, el día del Juicio de Burgos,

estaba viviendo una tensión tremenda.

Era el Juicio de Burgos que luego se convirtió prácticamente

en el gran patinazo del franquismo,

fue prácticamente cuando ahí el franquismo perdió

la batalla de la propaganda digamos, ¿no?

Se tiene la "auctoritas" o la "potestas",

puedes tener las dos cosas,

Iñaki ha tenido las dos cosas,

pero Iñaki tenía primero la "auctoritas",

es decir, porque lo que decía...

era normalmente algo tan sensato, tan razonable,

tan... bien estructurado, tan bien pensado

que no tenías más remedio que hacerle caso siempre, ¿no?

Yo era director de Radio San Sebastián,

de mi ciudad,

de la emisora que había soñado siempre

que fuera mi casa,

vivía allí con una chica de San Sebastián,

teníamos tres niños de San Sebastián

y estaba en mi casa,

pero hubo un accidente, un accidente violentísimo de coche.

Y Manuel Alonso Vicedo muere en este accidente

y hay que sustituirle

y hay que sustituirle con alguien con peso.

(Graznidos)

(Música ambiental)

(Trinos)

Bueno, Radio Sevilla era una emisora muy importante,

una emisora de una enorme solera histórica

para mal

como la emisora en la que Queipo de Llano

había, en fin, mandado sus discursos

y para bien, como la cabecera en Andalucía de la Cadena SER.

(RÍE)

¡Uf!

¿Te acuerdas de la primera vez?

¿La primera vez que vine aquí?

Sí. No me acuerdo muy bien.

"Y de pronto, aparece Iñaki Gabilondo,

que, de verdad, yo recuerdo su entrada

en el patio de la radio,

primero la impresión,

porque quiero decir que era muy guapo,

y primero la impresión, tan joven, con una fuerza,

entró como si hubiera venido del día anterior a la radio, ¿no?".

Y luego pasaron muchas cosas prodigiosas

que efectivamente confirmaron que había que alegrarse

cuando entró aquel vasco por la puerta.

Me pasé 20 días desconcertado,

pero de pronto, parece como que le pillé el punto,

se metió en mi vida, me transformó de una manera tal,

hasta el punto que suelo decir

lo que Gerardo Diego dijo un día, ¿no?

"Sevilla, la ciudad en la que habita mi otro yo,

mi yo de enfrente".

Por otro lado,

había una vigencia de unos feudalismos

que yo no... no había nunca conocido.

En aquella ciudad, en esta ciudad, había un grupo pequeño de gente

que... que se creía con autoridad para mandar en la ciudad.

(MARÍA ESPERANZA) Desde luego, era un ilustrado

y eso era muy importante, enormemente importante,

porque estimulaba la gana de ilustración, ¿no?

Venía yo, como todo el mundo,

con una idea un poco tópica de lo que era Andalucía,

no era un lugar donde había vivido,

pero durante un mes y pico,

me fui cada día a un pueblo de Sevilla.

Y luego, era un ciudadano con un sentido cívico...

verdaderamente espléndido y contagioso

y claro, eso merecía respeto, ¿no?

Nosotros decidimos hacer una apuesta durísima por Andalucía,

fuerte, flagrante y clamorosa.

Nosotros, en cada hora, el indicativo de la emisora

se hacía con un eslogan que yo inventé que decía:

"Andalucía es una tierra grande, hermosa, vieja y sabia,

siéntase orgulloso de ser andaluz".

(Música de piano)

"Españoles,

Franco... ha muerto".

Había un plan...

de emergencia

ante la previsión de que Franco se muriera

de que todas las emisoras de Andalucía iban a emitir

una única posibilidad, una hipótesis, hipótesis

de que se agrupan todos los contenidos informativos

en un punto

que si en un primer momento solo se iba a hacer

a través de Radio Nacional,

habían decidido también por la historia de la emisora

salvar la antena de Radio Sevilla

y que la gente de Radio Sevilla y yo con ellos

íbamos a participar en esa hipótesis.

"¿Usted qué me está diciendo?".

"¿Cómo sabe que participaría en esto?".

Y dice: "No está previsto que usted se pudiera negar".

Nos reunía a todos una vez a la semana

y nos hacía hablar de la radio,

de la ciudad, de lo que pasaba, de cómo queríamos nosotros

hacer que la gente se enterara de lo que pasaba,

qué era nuestro oficio.

Nos enseñó lo que era nuestro oficio.

Salí de aquí siendo mucho mejor de cuando yo llegué.

Sufrí mucho, lo pasé mal, aprendí mucho,

no perdí ni un gramo de mi condición de vasco,

pero ni un gramo.

Yo creo que soy más vasco cada minuto que pasa en mi vida.

Pero me dio además, un complemento

que lo considero un auténtico valor,

yo soy un hombre agradecido,

absolutamente agradecido a Andalucía.

Lola es una mujer muy valiente, muy valiente

y bueno, se enamoró, perdidamente, de Iñaki,

como Iñaki de ella. Su historia es una historia de amor.

Absoluto, o sea, Lola, y además esto lo cuentan,

porque cuentan cuando se conocieron

y cómo fue la relación cuando empezaron a trabajar juntos,

cuando Lola empezó a trabajar con Iñaki.

Entonces, esa historia,

toda la historia de amor en aquel momento,

o sea, es una historia muy peculiar.

-Y Lola ha sido, es, será siempre,

bueno, un sostén imprescindible de Iñaki,

pero, al mismo tiempo, una compañera que se mide.

Quiero decir, ella no está, en fin,

ahí al servicio de la estrella.

Yo era una cría, una cría que trabajaba, me interesaba todo,

salía, entraba, viajaba y, bueno,

llegaron a casa tres niños que podían incluso

no haber irrumpido, si su madre hubiera tenido la suerte

de vivir más años.

-Nosotros éramos unos niños en la preadolescencia

que acabábamos de sufrir un trauma grande,

un trauma además acrecentado por un cambio de ciudad.

Vinimos a Madrid que era una gran, gran urbe.

Creo que no pasó nada que no fuera habitual

y es, yo creo, que unos niños que no reconocen la legitimidad

de quien no es su madre.

Esta familia es un poco no ortopédica,

yo era como, yo era un apéndice.

Si vamos bien y despacio, no se nos nota,

como salgamos corriendo, esto se cae.

Lola hizo un esfuerzo titánico,

pero yo también y mis hijos también.

Y esto no hubiera salido bien si una de las partes

no hubiera puesto toda su generosidad.

Lola puso toda su generosidad, mis hijos también.

Lola ha tenido un papel como madre

mucho más decisivo que el de nuestra madre de verdad.

Pasamos todas las vicisitudes que te puedas imaginar,

todos los "no puedo",

"esto es imposible" que quieras soñar.

Esto no es una película de la Familia Trapp,

esto no es un juego de Disneylandia, ha sido muy duro.

Pero ha salido muy bien porque Lola es extraordinaria

y mis hijos también.

"En la hora final, si no fuera en mi tierra,

me gustaría que la muerte me encontrara en Sevilla,

en un banco de la plaza de San Lorenzo,

bajo la lluvia de abril".

Yo entonces era Director de Informativos de la Ser,

pero era muy difícil rechazar

la posibilidad de ser Director de Informativos de la Televisión,

en un país con una sola televisión,

era el lugar más especial que podía haber allí.

-Claro, hay que situarse en el año aquel, año 81,

pero bueno, se trataba de hacer una televisión plural

y dirigida a la sociedad independiente.

Yo fui designado, y me honra decirlo,

por unanimidad de los entonces grupos políticos

que tomaban la decisión,

que eran la UCD, el PSOE y el Partido Comunista.

Yo no creo que se pueda pasar peor,

mira que he pasado rachas, ¿eh?

Dificilísimo. Fernando era un tío formidable,

el equipo era muy bueno, pero todo era muy difícil,

el país estaba histerizado: el atentado al Papa,

el secuestro a Quini,

la Casa de Juntas de Guernica con el lío al Rey.

O sea, cada día había un asunto

que ponía patas arriba al Ejercito, al Gobierno,

a la Oposición. Era una situación escalofriante.

"¡Silencio todo el mundo!".

Yo creo que fui uno de los pocos

que vi el asalto al Congreso en directo.

(Disparos)

En el despacho, a tres despachos de aquí,

tenía los monitores encendidos

y uno de los monitores estaba recibiendo la señal

del Congreso de los Diputados, y vi en la televisión

aquello que estaba ocurriendo.

Yo me quedé completamente aturdido:

"¡Encended los monitores! ¡Mirad! ¡Es un asalto, no sé quién es!".

Vimos cómo la cámara que había sido puesta en negro

por Pepe Marín, el realizador, seguía grabando el Golpe de Estado.

De ahí, cuando pudo ser, salieron dos cintas de video.

El máster me lo entregaron

y yo lo que hice fue, pues guardar,

eh, ese máster debajo de mi asiento.

Se me ocurrió que era el sitio más seguro.

Aunque luego, después, yo pedí a alguien que cogiera un ejemplar,

una copia, y que saliera con ella

con rumbo exterior, por si acaso, aquel,

aquel Golpe de Estado triunfaba,

para que el mundo supiera lo que había pasado.

Al poco rato llegó el Comandante de la Fuerza

que me dio orden de supresión de informativos

y que el tomaba el mando de la casa.

Cuando vemos que se van los militares,

inmediatamente, vengo yo aquí, me encuentro con Elpica,

viene Eduardo Sotillos con Fernando:

"¿Qué hacemos? Se han ido todos". "¿Qué pasa? No sé".

Entonces decidimos, dice Fernando:

"Bueno, pues nosotros vamos a comenzar a informar".

"Buenas noches. en el contexto de los hechos

ocurridos esta tarde en el Congreso de los Diputados,

Televisión Española quiere informar".

¿Por qué fue Iñaki Gabilondo el que apareció?

Pues por una orden directa mía.

A mí me parecía que el acontecimiento requería

que no fuera un locutor, entonces había locutores

que presentaban los informativos,

sino el responsable máximo de los informativos

que contara lo que había pasado.

"A las 9:10, dichas fuerzas militares

abandonaban el recinto de RTVE".

Al acabar aquella experiencia yo dije:

"Yo ya no quiero nunca más ser directivo;

no quiero tener despacho, no quiero tener secretaria,

quiero triunfar con mis aciertos, fracasar con mis errores".

O sea, yo me triunfo y yo me fracaso,

pero a mí no me triunfa ni me fracasa esta formidable

liada que es el tema de ser directivo de algo.

Él empezó dirigiendo, muy jovencito,

y después se puso delante de un micrófono.

En el 86 cuando se pone delante de los micrófonos

de "Hoy por hoy" no era una persona conocida

en España en esa materia, le conocíamos dentro de la profesión

y después, algún oyente empezó a atar cabos:

"Este es el chico que salió la noche del 23F

y le vimos anunciando el asunto".

-Se tenía que retirar, a las 9 se retiraba de todo acto.

Él decía: "Lo siento, pero tengo un programa de radio,

comprenderéis que me vaya". Y el tío se largaba.

Vaya vida. -En eso es espartano, totalmente.

Yo creo que tiene un punto asceta, monje,

es muy poco dado a los lujos, en general.

Ha sido muy poco exigente en lo material,

tiene muy poco apego a las cosas materiales.

Eso es así en su vida. Como padre, lo hemos vivido.

Yo creo que también se vanagloria de ello

porque se siente poco esclavo de las cosas.

(LOLA) Por supuesto, una de sus características básicas

es la enorme responsabilidad. Puede terminar muchas cosas

porque no le preocupa el pequeño detalle y la pijotería

que le haría perder tiempo. No se dispersa.

Su enorme poder de concentración no se dispersa,

con lo cual abarca una enorme cantidad de trabajo.

Iñaki es un hombre de una, no está histérico casi nunca,

no pierde los papeles, pero avanza, avanza, avanza,

y remata.

Es absolutamente imprescindible.

Yo tengo la sensación de que llevo escuchándole toda la vida,

desde que nací, porque los momentos clave de este país

que uno ha vivido, siempre han sido transmitidos por él.

(LOLA) Iñaki es un hombre, sobre todo,

honesto, inteligente, leal,

difícil, reflexivo,

apasionado, muy apasionado, debajo de toda esa reflexión,

de todo ese equilibrio que comunica,

que transmite y que de verdad lo tiene,

siempre eso se ha movido por una pasión.

Iñaki es un vehemente nato. Muchísima gente no conoce

que es ese hombre impertérritamente serio,

que no admite un sentido del humor,

y a veces da esa impresión porque es profundamente tímido.

Iñaki es un hombre

con un sentido del humor maravilloso.

Es un gran contador de chistes.

A mí no me hacía ni gracia, pero ni gracia.

A ver, tenía algunos buenos. -¿Sí? ¿De verdad?

Qué iba a tener chistes buenos. -Tenía chistes buenos.

En medio de toda la batalla te contaba un chiste y te sonreías.

Había algunos malos.

Yo creo que el 95 % eran chungos.

-No lo recuerdo. -Y decías:

"No me lo cuente, porque no me río y cada día quedo peor, de...".

Sí usaba el humor como muchas veces como yo lo he visto usar,

para crear una situación distendida,

para quitar hierro, quitar nervios.

Con mucho sarcasmo, con ironía.

-Ironía. -Muy fino.

-A veces, decías: "¿Me está vacilando? ¿Me está regañando?".

Iñaki es una persona

que sabe disfrutar de la vida...

en todos los órdenes.

Él disfruta mucho con la cultura

en sus diferentes expresiones, ¿no?

Yo he dicho alguna vez que lo encuentro un poco romano,

un romano clásico.

Porque, por un lado, es muy sensual.

Le gusta la sensualidad de la vida.

Pero luego disfruta,

pues eso, con esos placeres...

pequeños, a los que, a lo mejor,

no solemos darles importancia,

pero que, finalmente, son los más importantes.

(Música ambiental)

Él siempre ha dicho

que, cuando estudió...

en la Universidad,

él estuvo rodeado de mujeres.

Y eso a él le marcó.

Él es algo que yo creo que le debe de venir en un gen.

Porque yo, desde que lo conozco, no ha tenido que hacer...

no solo el menor esfuerzo para...

Esto con lo que las mujeres todavía batallamos.

A mí me parece ridículo a estas alturas.

Sino que...

además, le es...

lo aplica, lo siente, no lo tiene ni que defender.

Tengo la suerte de tener una centinela de primer orden,

que es Lola,

que me quiere mucho, pero que...

tampoco te creas que es fácil andarle con bromas

en este capítulo.

(Música ambiental)

(MUJER) ¡Venga, empuja! ¡Venga, empuja!

¡Que está saliendo! ¡Empuja un poco más!

¡Ya está aquí, venga! ¡Empuja!

Anímala, Juan. ¡Venga, empuja!

-¡Ay! Ya está, ya está.

-Un chico. ¡Qué valiente, Teresa! ¡Qué tía!

¿Sabes cómo se va a llamar? -No.

-Lucas. ¿Lucas?

-Lucas.

-¡Ay, bonito! -(EL BEBÉ GIME)

¡Hijo mío!

-Toma.

TVE ha tenido la mejor gente que ha habido nunca en la televisión.

Ha hecho lo mejor que se ha hecho nunca en la televisión española.

Al tiempo, también ha sido

la organización más maltratada que yo he conocido.

Los poderes públicos nunca le han dado, efectivamente,

una gran gran gran oportunidad, salvo excepcionalmente.

(Música ambiental)

Como tocábamos temas sociales,

me empezaron a llamar Teresa de Calcuta.

(HOMBRE) Juan.

Pero ¿cómo teníamos capacidad de hacer cada semana

un invento con ese lío?

El equipo era espectacular.

Buenas noches. "Good evening".

(ISAÍAS) La clave de sus entrevistas

es que las tiene en su cabeza.

No en su papel.

Y eso le permite mirar

al entrevistado.

Él sabe muy bien lo que tiene que preguntar

y él sabe muy bien que una entrevista

es un organismo vivo.

Y eso, unido a su preparación,

a su manera de ver las cosas, a su manera de afrontar el mundo,

yo creo que es lo que le ha convertido

en uno de los mejores entrevistadores.

Hay que preguntar teniendo interés en escuchar la respuesta.

Cuando se dice que lo más importante es saber escuchar,

hay que explicar qué significa escuchar.

Escuchar no es poner cara de escuchar.

Escuchar es querer entender,

querer intentar entender.

Y yo, que me he pasado la vida queriendo intentar entender,

todavía voy en primero de Escuchar,

porque es dificilísimo y no se aprende nunca.

-Hola. Hola.

Presidente, buenas noches. Buenas noches.

El GAL está en el centro de toda la actualidad.

Fue una entrevista en un momento especial.

Y por eso, de todas las que he hecho,

es la que, seguramente, ha tenido más impacto

porque era absolutamente extraordinario el momento.

Era muy extraordinario.

Me va usted a permitir que le pregunte directamente.

¿Organizó usted el GAL, señor González?

Jamás se me habría ocurrido. Soy demócrata.

No tenía esa entrevista muchas posibilidades de ser diferente.

¿Cómodo? No.

Ni para el presidente ni para mí.

Pero no tenía más escape.

Fue muy... muy tensa.

Sobre todo, si ahora se oye, no parece que sea tan tensa,

pero, si uno recuerda que 20 minutos de telediario

que la precedió versaban sobre ese asunto

y que tuvo 8 000 000 de espectadores, quizá se entienda

en qué contexto se desarrolló esa conversación.

(Sirena)

Me ha acompañado siempre algo

que a toda la gente que me ha conocido

le ha llamado la atención.

Y era mi conciencia de que el tiempo pasa,

de que la vida pasa,

de que el día de hoy nunca más volverá,

que llegará la enfermedad, que llegará la muerte.

Y me he enfrentado a eso con una naturalidad muy grande.

Mis compañeros, que han trabajado conmigo mucho,

te podrán decir cuántas veces les sacaba a la terraza

y les decía: "Mirad, este es un día...".

"Es el último 14 de mayo del año 2004 que habrá en la vida".

"Y estas son las últimas seis y diez horas

de la mañana de este día".

"Es el último segundo del día que se va".

Os diré que jamás subí con Iñaki a ver un amanecer.

-Yo alguno. -Cuando salía por ahí,

cuando salíamos fuera... -De viaje.

Pero de casualidad te podría pillar por el camino.

-Pero en la radio jamás subí. -Él no lo perdonaba.

Pero estabas en esa vorágine, con el programa ya empezado, que dices:

"¿Voy a ver el amanecer? ¡Qué dices!".

A mí me decía:

"¡Qué suerte! ¡7:58!".

"¿Sabes qué vamos a hacer? Ver amanecer".

Y yo decía: "¿En serio? ¿Tenemos 30 conexiones por delante

y vamos a ver amanecer?". Y veíamos amanecer.

(Trinos)

(Música ambiental)

A mi padre le interesaba mucho la música.

Recuerdo que compró un frigorífico una vez...

y le dijeron: "Como regalo, un disco".

Y vino con un disco de los Beatles.

Mi padre me dijo: "Son muy buenos músicos".

Y se compraba los discos de los Beatles.

Tenía un gran paladar musical.

Y, cuando... cuando era pequeño,

estaba abonado a los conciertos de la orquesta Santa Cecilia.

Una orquesta que hacía conciertos

en el Victoria Eugenia, y me llevaba.

Y con cinco años iba con él a los conciertos.

(Música ambiental)

En ese punto, sitúo...

el comienzo de mi enganche musical.

Y, además, me apetece que esté ahí,

porque yo sí creo que ahí estaba la semilla de...

de mi afición a la música.

(Música ambiental)

Todos los domingos organizaba él con los hermanos...

unas visitas culturales fijadas, fijas,

a un museo permanente en Madrid.

Hemos visitado muchas veces los museos permanentes de Madrid.

(Música ambiental)

(HOMBRE) Él tiene muy claro que la sociedad civil

debe comprometerse con las instituciones culturales.

Y lo ha hecho. Se apuntó al Teatro Real

desde el primer momento, en el año 1997.

Cuando se reinauguró ese teatro como teatro de ópera,

tuvo claro que era un proyecto cultural enorme

y que necesitaba el apoyo de las instituciones públicas,

por descontado, pero que con esto no bastaba,

que la sociedad civil debía implicarse con el teatro.

Ya el 75 % de la financiación es privada.

¿Eh? Solo el 25 es pública.

Han hecho un gran esfuerzo para extender

la búsqueda de cómplices y de socios en todas las direcciones.

Pero, cuando se inició,

yo, creyendo que nos apuntaríamos muchos...

Y descubrí que éramos tres.

Y en el programa nos ponían y ponía: (RÍE)

"Pepito, Luisito y Manolito".

Tres, bueno...

Este es un país muy raro, ¿eh?, no me digas.

(Música ambiental)

Mi trabajo ha tenido bastante que ver

con dirigir una gran orquesta, ya que estás dando instrucciones.

Sí, la música es la...,

de todas las cosas que hay en el mundo,

la que más profundamente me ha tocado y me toca.

Yo creo que la música es un lenguaje que yo

creo que entiendo. No digo que entienda de música.

Tengo la impresión de que entiendo su lenguaje.

La música me.. me... me atraviesa desde que era pequeño.

Me acompaña por completo.

(Música ambiental)

Cada vez que yo he tenido que contar un atentado,

he sentido los desgarrones...

máximos y más variados que se pueden producir.

Por un lado, el puramente profesional.

El alboroto que monta en un programa...

la irrupción de un relámpago poniéndolo todo patas arriba.

Como ser humano,

la sensación de... de... de...

de incomprensión, de rechazo absoluto,

de abominación de aquello.

Y, como vasco, la vergüenza.

La sensación de estar siendo...

humillado, además.

Que eso se estuviera haciendo en nombre de mi pueblo.

Que lo estuvieran haciendo personas de mi pueblo,

invocando nuestro pueblo, nuestro derecho y libertad,

me ha producido siempre un dolor físico,

un dolor físico.

(Música ambiental)

Cuando empieza "Hoy por hoy", en el año 1986,

se estaba ya confirmando

la incorporación definitiva de España

a la normalidad europea.

Habíamos sido un país extraño, raro.

Empezábamos a ser como los demás.

"À la ville de Barcelone", España.

(Ovación)

"Ha sido un privilegio estar aquí para poder hablar

a todos los oyentes de la Cadena Ser de esta reacción".

"Cuando se ha conocido la designación,

un estallido de aplausos, una tremenda ovación

y ha empezado a rodar el cava".

Como, efectivamente,

si se estuviera metiendo en el horno

la España que iba a salir tan sabrosa después...

y tan... tan luminosa y tan exuberante el año 1992.

(TV) "Ahí tienen ustedes".

"¡Nuestros atletas!".

Nosotros comenzamos el programa

con la intención justamente...

de vivir eso y convivir eso con los oyentes.

Lo que nos interesaba era ser los primeros en contar

lo que estaba pasando ese día en el que estábamos emitiendo.

"Hoy por hoy", Cadena SER.

Iñaki Gabilondo.

Buenos días, señoras y señoras.

Es jueves día 9 de diciembre.

Yo decía eso.

Luis del Olmo...

ofrece un extraordinario espectáculo radiofónico.

Invita a los oyentes a asistir...

a una gran fiesta radiofónica.

Y yo me lo planteaba de otra manera.

Vengan ustedes aquí...

y vivamos juntos lo que este día nos depare.

La sensación de que todo lo que estaba...

pasando

estaba constituyendo una sucesión extraordinaria

de estrenos, de novedades, etc...,

y era lo que yo quería contar.

Iñaki era un ser que se sorprendía, como todos nos sorprendíamos,

de un cambio que era un cambio profundísimo, ¿no?

Desde el punto de vista periodístico...,

la conciencia de estar asistiendo desde un balcón...

en una posición privilegiada al mayor espectáculo...,

el de este país y su cambio.

La gran clave de Iñaki es, primero...,

que tiene una opinión formada sobre casi todo...

y que si no la tiene se la trabaja.

Y, en segundo lugar...,

el gran éxito de Iñaki es que tiene un punto de vista diferente.

Un nivel de exigencia brutal...

para un nivel de excelencia...

como yo no he vuelto a ver, ¿eh?

Es que la exigencia la tenía con él mismo.

Sí.

Yo creo que era bastante más exigente con él

que con los demás.

¿Recordáis cuando decía que se levantaba a las 4:00?

A leer. -Eso, a leer.

Y para leer media hora antes poesía o un ensayo o un tal...

Sí.

...y tener ese momento de relajación.

A ver, ¿quién hace eso? -Nadie.

¡Yo qué sé!

Un soldado, como un soldado, ¿no?

Sí, llamaba a las 3:00 para conocer exactamente

la última hora,

lo que había pasado y que fuese última hora.

Yo una vez le pregunté:

"Pero, Iñaki, ¿qué estás haciendo?".

Y me dijo: "Estoy leyendo poesía japonesa".

Claro.

(RÍEN)

Una cosa que la gente no sabe,

pero en la radio se ve mucho al oyente, ¿eh?

Se ve mucho al oyente.

El oyente no es invisible, es muy visible.

...a los compañeros y compañeras que siguen ahora con ustedes.

Escuchamos la frase seleccionada hoy

para la despedida.

Algunos oyentes nos envían frases.

Elvira, yo creo que ahí

nosotros vivimos su enfermedad. -Sí.

Y...

y yo creo que precisamente fue el respeto al oyente

lo que le hizo día a día,

pese a 'quimios' y pese a su malestar físico,

ir cada día a la radio, ¿eh?

Cuando él tuvo su enfermedad,

yo descubrí una nueva dimensión de su persona.

Y... creo que era una dimensión bastante irreal.

O sea, yo no concibo esa fortaleza...,

esa fuerza, esa disposición tan enorme...

como la que tuvo durante ese período.

Y eso...

No sé, era Mazinger Z. ¡Yo qué sé!

Yo nunca hablé mucho del asunto

porque tampoco me parecía que fuera...

necesario.

Bueno, en algún momento, luego me dijeron

que no era malo contarlo y yo lo conté.

Pasamos un tiempo difícil porque tuve un cáncer muy serio.

Me habría podido llevar al otro barrio.

Y es curioso porque los...

la etapa esa vivida

la recordamos como una etapa emocionantísima.

Fíjate qué curioso.

Decidimos que no había que esperar a que se curara para vivir.

Yo lo recuerdo como una de las mejores épocas de nuestra pareja.

Operaciones, radio, 'quimio',

eh... sondaje, segunda operación...

O sea, muy duro y conseguimos reírnos mucho,

hacer planes...

No esperamos a vivir cuando se curara.

Yo creo que eso fue una estupenda decisión.

(RADIO) "En Atocha ha habido una bomba en el tren

y hemos tenido...".

(Gritos)

(Música dramática)

Y llama una becaria que habíamos mandado a Atocha.

Entonces, empieza a contar un panorama

de muerte y destrucción que finalmente se confirmó.

Entonces, le contamos a Iñaki lo que cuenta esta chica.

Y, entonces, Iñaki hace así.

"Serenemos, ¿no? Vamos a confirmarlo todo".

Y el...

Cómo he aprendido yo de ese gesto.

Lo de: "No tienes que ser el primer en contarlo".

"Contémoslo bien".

(RADIO) "Es jueves 11 de marzo del 2004,

un día negro, un día para la historia...,

un día para el dolor de nuestro país".

"Según fuentes oficiales, hay entre 30 y 40...".

(Música dramática)

Yo recuerdo que estaba en el control y llamó Arnaldo Otegui

para decir que no había sido ETA...

y que quería entrar en antena para decir que no había sido ETA.

Iñaki le dijo que no, que ojalá hubiera llamado...

todas las veces que sí había sido ETA...

o todas las veces que se había sospechado

y que no le iba a meter en antena para esto.

¡Uf!

Yo lo que descubrí es que...

yo creo que fue de las primeras veces que noté claramente

la intuición de Iñaki.

Es decir, hay algo que le hizo frenar

y yo veía la cara de una persona a la que lo que estaba pasando

no le estaba cuadrando por algún motivo

cuando él, cuando lo veía, lo veía claramente,

lanzaba la noticia, buscaba la repercusión,

y yo de repente vi a una persona que...

dudaba.

Había algo que le hacía dudar. -No se creía lo que estaba pasando.

Como ninguno, ¿eh?

Sí, sí, pero no era "no me lo creo por las dimensiones",

sino "no me lo creo porque hay algo que no me cuadra

y que no encaja en el puzzle".

Yo ahí vi la verdadera intuición de Iñaki.

Yo la vi ese día, era un fenómeno.

Tratando de sujetar las emociones, tratando de sujetar la ira,

tratando de encauzarla en la dirección

en la que pudiera resultar menos útil

a los intereses de los terroristas.

Este 11 de marzo ya está en la historia negra de España.

Martin Baron, el director del "Washington Post",

ha confirmado mucho un punto de vista

muy básico, muy sencillo y muy pequeñito

que yo tengo hace mucho, ¿no?

Y es que estamos tan preocupados por lo que pasa

que no estamos mentando lo que queda.

¿El periodismo tiene que cambiar? Por supuesto.

¿Tiene que incorporarse a todas las novedades

y los desafíos tecnológicos?

Desde luego que sí; si no, se morirá.

Pero... como se le vaya a olvidar

que lo que le sostiene y le sostendrá siempre...

tendrá que ser estos elementos básicos estables

que son la independencia, la calidad...,

los protocolos a cumplir con exactitud...,

la decencia, la honestidad...

Como se le olvide eso,

o sea, como se crea que uno se actualiza...

subiéndose a surfear sobre las olas de todo lo que pasa,

perdiendo esa referencia de base, está seco.

(Bullicio)

Yo he sido muy crítico con el periodismo.

Muy crítico.

Creo que el periodismo es un oficio que se ha autocriticado poco.

Yo creo que cuando el periodismo se considere a sí mismo

responsable de controlar el poder,

debe controlar también su poder...

y debe controlar el poder de las empresas periodísticas.

Hace unos días he estado con el director del "Washington Post"

y cuando él me decía que la clave de todo es la independencia,

la independencia, la independencia, yo le hice una pregunta:

"El límite de la independencia se producirá

cuando alguien pueda...

hacer unas revelaciones

contra la empresa propietaria del medio en el que trabaja".

Y me dijo el director del "Washington Post":

"Lo hemos hecho".

"Lo hemos hecho, lo hemos hecho".

Yo pensé: "Ese es un capítulo en el que nosotros...

no hemos avanzado".

Me siento un absoluto privilegiado.

Pero, sobre todo, estoy intentando...

hacer bien mi vida.

Hacer bien mi vida.

Porque... es de lo que yo más contento estoy.

A mí me han dado muchísimos premios.

El mayo premio que yo...

tengo para mí...

es haber logrado que nuestra familia...

Lola y yo nos queramos...,

mis hijos y yo nos queramos, mis hijos quieran a Lola,

Lola quiera a mis hijos...,

que el recuerdo de Maite esté presente...

en el sitio en el que tiene que estar...

(Música vitalista)

Estar a la altura de lo que he creído.

O sea, no...

no defraudarme a mí mismo

respecto a lo que he creído toda mi vida, ¿no?

Me gustaría hacer muy bien esto, muy bien.

Y me voy a esmerar.

Imprescindibles - Iñaki Gabilondo, el afán por entender

56:13 28 oct 2018

El afán por entender' descubre al periodista que de niño soñaba con trabajar en la radio y con 27 años ya dirigía la emisora más importante de su ciudad: Radio San Sebastián, donde impuso un estilo de radio diferente, conectado a lo que sucedía en la calle. Un periodista que creció profesionalmente en Sevilla y terminó en Madrid, al frente de un programa líder de audiencia, para convertirse en la cara de la credibilidad y la templanza.

Referente del periodismo español de los últimos 50 años, ha sido director de informativos de la Ser, de TVE y director de 'Hoy por hoy'. Sus entrevistas están en la memoria de los ciudadanos que le siguen desde el comienzo de la Transición para formarse su propio criterio. El protagonista de 'El afán por entender' es contemporáneo de los acontecimientos determinantes en la reciente historia de España, pero el documental también pretende descubrir la cara más desconocida de Gabilondo de la que hablarán sus familiares y amigos.

El documental cuenta con un inédito fondo documental, fotos de su infancia y del archivo de RTVE, y entrevistas con su mujer y sus hijos, que descubren al Gabilondo más personal.

El afán por entender' descubre al periodista que de niño soñaba con trabajar en la radio y con 27 años ya dirigía la emisora más importante de su ciudad: Radio San Sebastián, donde impuso un estilo de radio diferente, conectado a lo que sucedía en la calle. Un periodista que creció profesionalmente en Sevilla y terminó en Madrid, al frente de un programa líder de audiencia, para convertirse en la cara de la credibilidad y la templanza.

Referente del periodismo español de los últimos 50 años, ha sido director de informativos de la Ser, de TVE y director de 'Hoy por hoy'. Sus entrevistas están en la memoria de los ciudadanos que le siguen desde el comienzo de la Transición para formarse su propio criterio. El protagonista de 'El afán por entender' es contemporáneo de los acontecimientos determinantes en la reciente historia de España, pero el documental también pretende descubrir la cara más desconocida de Gabilondo de la que hablarán sus familiares y amigos.

El documental cuenta con un inédito fondo documental, fotos de su infancia y del archivo de RTVE, y entrevistas con su mujer y sus hijos, que descubren al Gabilondo más personal.

ver más sobre "Imprescindibles - Iñaki Gabilondo, el afán por entender" ver menos sobre "Imprescindibles - Iñaki Gabilondo, el afán por entender"

Los últimos 387 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 56:23 pasado domingo Maestro de maestros, Oíza dejó en las aulas de la Escuela de Arquitectura de Madrid la esencia de su pensamiento, definido por él mismo como contradictorio. Francisco Javier Sáenz de Oíza, nació en Cáseda (Navarra) pero se crió en Sevilla. Su padre, también arquitecto, pidió el traslado a Madrid, con toda la familia, para que Oíza pudiera estudiar arquitectura. No te mueras sin ir a Ronchamp entra en la leyenda del personaje y en la estrecha relación que mantuvo con el escultor y poeta Jorge Oteiza, a quien conoció a principios de los años 50 en Aranzazu, y cuya relación se mantuvo hasta el fin de sus días. Fue precisamente Oteiza quien, en los últimos meses de vida del arquitecto, le dijo que visitara la capilla que Le Corbusier había levantado en el noroeste de Francia y dio origen a esta frase mítica “No te mueras sin ir a Ronchamp”. Personaje polémico y polemista, creador de obras distantes entre sí en el estilo y en la valoración del público. Si Oíza tenía razón y la arquitectura es como la grafología, quizá adentrándonos en Torres Blancas, en el Banco de Bilbao o en el Palacio de Festivales de Santander podamos conocer el universo que rodeó a Oíza, y a un Oíza más allá de su obra. Histórico de emisiones: 26/12/2014

  • 57:41 02 dic 2018 El nombre de Javier Reverte va unido inevitablemente a la idea de viaje, a la literatura de viaje, a la literatura en general. Visitar los lugares en los que nacieron o vivieron los escritores que admira es el motor de los relatos del escritor. Por esa razón, el documental 'Javier Reverte, el amigo de Ulises' se estructura en torno a un viaje. El documental está rodado en Madrid y en Valsaín, escenario de sus veranos de infancia, donde sigue refugiándose para dar forma al material previamente recopilado en sus viajes. También en Grecia, primero en Atenas, cuna de la cultura occidental, después en Missolonghi, donde se instaló y murió Lord Byron, en Lepanto, para evocar la figura de Cervantes y de otros poetas soldados y, finalmente, en Patras, para embarcar hacia Ítaca. El viaje es el envoltorio de sus reflexiones sobre la literatura y el oficio de escritor, de sus recuerdos como periodista primero y corresponsal después, de enviado especial al Bloody Sunday en Irlanda y a la guerra de los Balcanes, antecedentes de su plena dedicación a la escritura, que hizo posible el éxito de su libro 'El sueño de África'.

  • 56:48 18 nov 2018 Documental que indaga en el mundo creativo de la coreógrafa y bailaora de flamenco María Pagés. Cada una de sus obras ha profundizado en el conocimiento del arte flamenco experimentando con otras disciplinas artísticas que le otorgan la categoría de universal.

  • 53:14 11 nov 2018 Chiquito de la Calzada fue un artista, curtido en los tablaos como cantaor de acompañamiento, que sin pretenderlo revolucionó la forma de hacer comedia. Más de 20 años después de su debut como humorista, su lenguaje surrealista sigue presente en nuestros hábitos sociales. Chiquito falleció el 11 de noviembre de 2017 y, justo un año después de su muerte, 'Imprescindibles' le rinde homenaje con este documental. "Chiquito, el cantaor de atrás" es la historia de alguien que estuvo en esa parte de atrás del escenario poco iluminada por los focos y la fama y que durante años tuvo que sudar mucho arte para poder llevar un jornal a casa.

  •  ¿Qué significa fistro?

    ¿Qué significa fistro?

    00:32 07 nov 2018

    00:32 07 nov 2018 ¿Qué significa “fistro”? Ni el surrealismo de los Chanantes o el malagueñismo de su amigo y colega, Manolo Sarria, pueden atinar con una definición más o menos sensata para “fistro”. Eso es lo de menos para el escritor Javier Pérez Andújar, para él lo importante de Chiquito es que construyó un lenguaje propio al que todos hemos recurrido en algún momento.

  • 57:07 04 nov 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público. Histórico de emisiones: 12/03/2018

  • 56:13 28 oct 2018 El afán por entender' descubre al periodista que de niño soñaba con trabajar en la radio y con 27 años ya dirigía la emisora más importante de su ciudad: Radio San Sebastián, donde impuso un estilo de radio diferente, conectado a lo que sucedía en la calle. Un periodista que creció profesionalmente en Sevilla y terminó en Madrid, al frente de un programa líder de audiencia, para convertirse en la cara de la credibilidad y la templanza. Referente del periodismo español de los últimos 50 años, ha sido director de informativos de la Ser, de TVE y director de 'Hoy por hoy'. Sus entrevistas están en la memoria de los ciudadanos que le siguen desde el comienzo de la Transición para formarse su propio criterio. El protagonista de 'El afán por entender' es contemporáneo de los acontecimientos determinantes en la reciente historia de España, pero el documental también pretende descubrir la cara más desconocida de Gabilondo de la que hablarán sus familiares y amigos. El documental cuenta con un inédito fondo documental, fotos de su infancia y del archivo de RTVE, y entrevistas con su mujer y sus hijos, que descubren al Gabilondo más personal.

  • 58:54 21 oct 2018 Considerada como la gran dama de la cocina mundial, Ruscalleda es la mujer con más estrellas Michelin del mundo: tres por el Restaurante Sant Pau de Sant Pol de Mar, embrión del Sant Pau de Tokio que tiene dos, y otras dos el Moments de Barcelona. En total siete, y muchos galardones y reconocimientos. Nos metemos en la vida y en la cocina de Carme Ruscalleda. Es imposible conocer y entender el éxito de la cocinera con más estrellas Michelin del mundo sin su marido Toni. El Sant Pau de Sant Pol está situado en el Carrer Nou, en el corazón del pueblo, justo enfrente de su casa. En el verano de 1988 Carme y Toni crearon el Sant Pau: ella en los fogones y él en la sala. La primera estrella llegó a los dos años y medio. Un empresario japonés se presentó en Sant Pol a comer y les propuso montar un restaurant en ´Tokio. En 2004 abría el Sant Pau de Tokio, réplica exacta del de Sant Pol, con la diferencia que en lugar de tener enfrente el mar tiene un jardín. El matrimonio Ruscalleda-Balam viajan un par de veces al año a Japón y hay una relación diaria via 'Skype'. Unos años más tarde llegó la oferta de llevar el restaurant Moments situado dentro del Hotel Mandarín Oriental de Barcelona. Al frente del mismo se encuentra su hijo Raúl Balam, primer seguidor de la cocina de su madre. Carme Ruscalleda es inquieta, es tenaz, no descansa. Asistimos a la presentación de su última investigación "Paleta de colores" que presentó en uno de los congresos más prestigiosos de gastronomía que tiene lugar cada año en San Sebastián. Histórico de emisiones: 11/12/2015 15/05/2017

  • Remedios Varo

    Remedios Varo

    58:35 02 jul 2018

    58:35 02 jul 2018 Remedios Varo és un documental que mostra una anàlisi basat en la vida i obra d’aquesta pintora surrealista, recolzat en testimonis personals d’alguns que van compartir amb ella molts moments. Remedios Varo va ser una de les primeres dones que van estudiar a la Real Academia de Bellas Artes de Sant Fernando, de Madrid. Una pintora surrealista, escriptora i artista gràfica, nascuda a Anglès, que va marxar a França, però que amb l’arribada dels nazis al 1941 es va exiliar a Mèxic i mai va tornar a Espanya. Remedios Varo va viure la vida amb molta intensitat, trencant els límits de l’Espanya provinciana de l’època que li va tocar viure. Es va inventar una boda amb el seu millor amic per a ser lliure i poder independitzar-se legalment de la seva família. La seva obra creativa evoca un món sorgit de la seva imaginació on es mescla Ciència, misticisme, esoterisme i màgia. Va ser una creadora amb reconeixement internacional, especialment a Mèxic i els Estats Units, però a Espanya és una absoluta desconeguda. Va morir jove, quan encara el seu talent estava en ple creixement. No va tenir gaire temps per a gaudir de l’èxit i sense poder imaginar el prestigi que assoliria la seva obra. Fitxa tècnica: Producció: Moo, en coproducció amb TVE Any de producció: 2017 Direcció i guió: Toni Espinosa

  • 1:49 23 may 2018 En los años 60, 70 y 80 La Chana fue una de las más grandes estrellas del mundo del flamenco. La bailaora gitana autodidacta irrumpió en los escenarios en plena edad dorada del flamenco, deslumbrando el público gracias a su estilo innovador caracterizado por sus novedosas combinaciones rítmicas, nada tradicionales, y por su velocidad, expresión y fuerza sin precedentes. Sus actuaciones se anunciaban en colosales carteles alrededor de todo Madrid. Peter Sellers, con el cual actuó en la película The Bobo (1967), la invitó a Hollywood. Pero nunca fue. Repentinamente, en la cúspide de su carrera, desapareció de los escenarios. Siguiendo el backstage de la última importante actuación de La Chana, en 2013, se desenmaraña la historia de una vida turbulenta para revelar el secreto que truncó su prometedora carrera: fue víctima, durante 18 años, de abusos domésticos por parte de su primer marido. LA CHANA no trata sobre una vida que pudo haber sido, sino de la increíble fuerza de La Chana que le permitió superar las complicadas circunstancias de su vida. Es una historia sobre los procesos de creación y su fuerza, sobre el amor, la amistad y la reinvención. La Chana nos lleva a la esencia de su pasión, revelándonos una historia poética e inspiradora, cristalizada en los inevitables conflictos de una vida extrema y contradictoria; entre el artista encima del escenario y la mujer detrás del telón. Gracias a una amiga en común, la flamencologa y músicologa Beatriz del Pozo, conozco a La Chana en el 2012 y en seguida iniciamos el proyecto documental. A medida que me empieza a explicar su historia de vida, empieza también a exponer las conexiones entre su necesidad de crear y las duras circunstancias vitales por las que pasó. La mujer poderosa en el escenario se yuxtapone a una mujer con las alas cortadas detrás del telón. La Chana se encuentra en un momento de su vida donde se enfrenta a su vejez y a la imagen de mujer y bailarina que una vez fue. Su particular confrontación con esta situación la hace aún más bella e impresionante como personaje. El lunes, 28 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 59:44 21 may 2018 Documental biográfico sobre la personalidad y las facetas como escritor, periodista y cineasta de Gonzalo Suarez, un acercamiento a su peculiar forma de hacer ficción. Histórico de emisiones: 19/12/2016

  • 54:24 14 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Debido a su compromiso político tuvo que huir de España tras la Guerra Civil, recalando primero en México, donde se desarrolló como cartelista antes de asentarse en Alemania, país en el que continuó con su carrera artística. Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 2:56 10 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Son muchos los motivos por los que Josep Renau es un imprescindible de nuestra cultura. Cartelista fotomontador, teórico del arte, pintor, muralista, dibujante de películas de animación... hablar de Renau es hablar de un hombre del Renacimiento solo que nacido en los albores del siglo XX. En el diseño gráfico introdujo novedades como el uso del aerógrafo y tras dejar atrás su etapa como artista “decó” se sumergió en las aguas de las primeras vanguardias situándose así como cabeza visible en España de movimientos como el constructivismo ruso o el dadaísmo alemán. Su compromiso político le llevó muy pronto a abandonar su fulgurante carrera y los trillados caminos del mercado del arte para zambullirse en la producción de obras abiertamente políticas y muy críticas con el fascismo que acechaba Europa. Su colaboración con importantes revistas del momento de carácter anarquista como Estudios, Orto o Nueva Cultura así lo demuestran. Josep Renau, el lunes, 14 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 2:30 10 may 2018 Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 3:37 09 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

  • Salvador Espriu

    Salvador Espriu

    57:13 07 may 2018

    57:13 07 may 2018 Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias. Histórico de emisiones: 01/12/2013

  • 2:21 17 abr 2018 En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

Mostrando 1 de 20 Ver más