Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4032499 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
Para todos los públicos Imprescindibles - Chicho Ibáñez Serrador: "Historias para recordar" - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE

Otra vez en Televisión Española,

otra vez en Prado del Rey, otra vez en un estudio como este,

en el que has estado durante muchas, muchas horas.

¿Qué sientes?

¿Qué siento?

Pues una cantidad tan grande de recuerdos...

Aquí empezaron los primeros programas míos,

que el público aceptó con una sonrisa

y me permitió seguir durante muchos años.

Chicho es, ha sido y será un genio malcriado.

Chicho Ibáñez Serrador es un animal único.

Uno de los mejores realizadores directores que yo he conocido.

Es de los que lleva la palabra maestro por méritos propios.

Es un gran maestro de la televisión,

a quien yo quiero como si fuera mi hermano mayor.

Un pura raza, un pura sangre, un caballo ganador,

un campeón olímpico televisivo y un provocador de emociones.

Es un referente, es un clásico, es uno de los más grandes directores

que ha habido en este país.

Tiene una varita mágica que te toca y hacemos todos los artistas...

Nos enseñó a amar el cine de terror.

Marca una página brillante de la historia

de la televisión en España.

El gran maestro de todos los tiempos.

Yo aún guardo uno de esos álbumes

que se les regala a los bebés recién nacidos.

Y entonces, en esas páginas, mamá escribía, me escribía cosas,

yo era un niño, un bebé, y me pedía perdón por llevar la vida

que llevaban mi padre y ella, porque eran épocas muy duras

de ir de cómicos.

Yo era un niño muy triste, porque padecía una enfermedad

que se llama púrpura hemorrágica, que es parecida a la hemofilia.

Entonces no podía jugar al fútbol, en los recreos, yo no podía salir,

me tenía que quedar en clase, y eso fue creando un ser

que asimiló que nunca podría ser nada.

Eso llevó, lógicamente, a una especie de complejo de inferioridad grande

y a encontrar amigos en los libros y a leer mucho, mucho, mucho

desde muy pequeño.

Entonces me hice una especie de autopsicoanálisis

y comprendí que, o yo vencía esa timidez,

o el mundo se me comía.

Y fui un día a ver a mi madre, bueno, me desperté y le dije:

"Oye, mamá, que me voy mañana a El Cairo".

Entonces, mi madre, que era una mujer muy inteligente, me miró y dijo:

"Me parece muy bien".

Intuyó lo que iba a pasar.

"Ten cuidado al cruzar la calle".

Y allí me quedé, en Egipto, una larga temporada viviendo de muchas cosas.

Mis padres se separaron cuando yo tenía cuatro o cinco años

y mi madre tuvo que hacer de madre y de padre al tiempo.

Nunca fue una madre tierna, ni de besitos, ni de caricias,

fue una madre autoritaria, seca, inteligentemente seca,

que me fue formando sin que yo me diera cuenta de ello.

Después de morir, tres días después,

por debajo de la puerta me pusieron una carta,

yo la abrí y era una carta de mi madre

que empezaba diciendo:

"Nene, siempre te he dicho que soy mejor actriz que tú.

Yo sé que me voy a morir".

Entonces me daba una larga,

larguísima serie de consejos para la vida,

y terminaba diciendo:

"Recuerda que siempre en tu vida todo debe parecerte un milagro.

Que tengas suerte. Mamá".

El teatro es mi origen, el teatro es mi escuela,

el teatro es mi universidad.

El teatro son mis padres, mis abuelos,

mis bisabuelos, mis tatarabuelos...

En teatro aprendí todo lo que luego he aplicado a televisión o al cine.

Mi madre hizo una cosa muy buena

que fue hacerme aprender la carrera desde abajo,

o sea, yo he sido acomodador, he sido taquillero,

he sido electricista, maquinista, regidor, he sido de todo en teatro.

La tradición por el mundo del teatro de Chicho se remonta a 1800.

Entonces, imaginaos, por vía paterna, por vía de Narciso Ibáñez Menta,

su padre, Narciso Ibáñez Cotanda, y su abuela, Consuelo Menta Agreda,

tenían una compañía de variedades en España.

En 1920 se fueron a Argentina, donde Narciso Ibáñez Menta

tuvo un tremendo éxito con el nombre de Narcisín.

Su madre, Pepita Serrador,

también pertenecía a un linaje de actores valencianos y catalanes

que habían triunfado, sobre todo en el Cono Sur.

Y, claro, Chicho desde pequeño se crió entre bambalinas,

o sea, se crió encima de un escenario.

Pues sí, el teatro, indudablemente, ha influido mucho,

pero luego fui descubriendo que lo que más me atraía

era, primero, escribir y, luego, dirigir,

por lo que me he convertido hoy en día, podríamos llamarlo,

en un autor que dirige o un autor que realiza.

A Chicho le encanta jugar, le encanta probar a la gente,

le encanta hasta dónde puede llegar.

Mi padre volvió al teatro en 2001 con "Aprobado en castidad".

Yo nunca le había visto y sé que era uno de sus sueños

que sus hijos le viesen por primera vez en teatro,

ya que fue el origen de toda su carrera laboral.

Hace años que el doctor no me pregunta nada,

ni yo he querido hablarle de estas novedades.

¿Sabes por qué?

Porque, si le hablase, ese viejo estúpido

pensaría que he empeorado y empezaría otra vez

con interrogatorios absurdos y con inyecciones.

Y como actor, ¿qué me ha enseñado?

Que, encima de un escenario, no puedes hacer camelo,

no puedes mentir.

El público lo nota, siempre, el público lo nota todo.

Y el respeto, que es el mismo respeto que él ha trasladado al espectador,

que está en casa, en su sofá.

Es para quien trabajamos, es quien paga la entrada,

es quien te deja que tú sigas trabajando en esta profesión.

Si perdemos ese respeto, ese amor, ese cariño hacia la gente,

lo perdemos todo.

El comienzo de Chicho en Argentina es bastante singular,

porque yo creo que él tiene la suerte de poder trabajar en televisión

bastante joven, apenas tiene 22 años, y va a entrar de la mano de su padre,

Narciso Ibáñez Menta.

En este momento, Narciso Ibáñez Menta es una de las personalidades

del ámbito de la cultura más importantes de Argentina,

es un actor bastante conocido y director teatral también.

Ellos establecen esta especie de relación de colaboración,

de forma que Narciso Ibáñez Menta se encarga de la dirección artística,

la relación con los actores, la selección de temas,

y Narciso Ibáñez Serrador se va a encargar de los guiones

y del apartado, podemos decir, más de realización.

¿Y usted... usted que... qué quería?

Perdone, señor, esta carta es para usted.

Así que tú eres el hijo menor de mi hermana Marta.

Sí, sí, señor. -Creí que se había muerto.

Hace casi veinte años que no la veo.

Chicho empieza haciendo producciones para la televisión pública,

salta muy rápidamente también a la televisión comercial,

vive algunos éxitos absolutamente espectaculares.

En este período en que trabaja en televisión en Argentina,

entre 1958, aproximadamente, y 1963, en esos cinco años,

él va a realizar muchísimos trabajos.

Va a trabajar en el prime time, va a trabajar por la tarde,

va a hacer obras de géneros absolutamente diferentes

y eso, evidentemente, le va a permitir poder hacer una adaptación

y una exploración del lenguaje televisivo muy rápido.

¿Le ocurre algo?

¡Pero ustedes no oyen nada!

¡No les servirá de nada, no les servirá de nada,

no les servirá de nada, de nada!

Chicho Ibáñez Serrador se va a encontrar en Argentina

con un contexto que es muy favorable

a alguien con mucha creatividad, con mucho talento

y con muchas ganas de trabajar y de explorar la televisión

como es él, ¿no?

Chicho llega en 1963 a España con un par de cintas

que ha conservado de su etapa en Argentina

Lo que tengo aquí es una de las reliquias

que tenemos en la productora, que es la bobina

con la que vino mi padre de Buenos Aires.

Contiene uno de los episodios de "Mañana puede ser verdad",

que es lo que presentó en Paseo de la Habana,

en Televisión Española, para emprender su aventura

por la televisión en España.

En Televisión Española quedan totalmente alucinados,

De hecho, aparecen ya artículos en revistas como "Tele Radio"

hablando de la llegada a televisión de uno de los sabios

de la televisión argentina y, por tanto, de la americana.

¿Qué es lo que yo me encontré en el año sesenta y pocos?

Pues me encontré con una televisión privada,

una televisión que nadie, salvo los técnicos,

había enseñado a hacerla.

Entonces, mi contribución no es otra que trasladar aquí

lo que yo había aprendido allí.

Claro, me adjudicaron todas esas cosas nuevas.

"Qué listo es este chico, que cosas nuevas trae".

Yo no traje nada nuevo, me limité a hacer lo que había aprendido.

Aportó eso que traía de Argentina, su bagaje de Argentina,

más adaptarlo a la mentalidad española.

La llegada de Chicho fue parecida a la llegada de Valerio,

con "El irreal Madrid", y fue ruidosa,

ruidosa porque constituyó siempre éxito.

Fue...

Una dosis de vitaminas a la televisión.

Cuando llegó Chicho a Televisión Española, en el año sesenta y tres,

era una cadena primigenia, apenas llevaba unos años,

había empezado en el cincuenta y seis,

y estaba afrontando una etapa decisiva,

que era la de intentar dar un paso más allá.

Llega Chicho y se encuentra con unos realizadores

que vienen todos de la escena teatral,

como Juan Guerrero Zamora, como Gustavo Pérez Puig.

Las cámaras se colocaban según la necesidad de la escena,

pero no había una realización televisual.

Chicho, con la experiencia que traía de Argentina

y con todo lo que había visto en América,

ahí se veía mucho telefilm americano, decide hacer una televisión

completamente novedosa.

Cuando empecé en televisión, que empecé muy joven

tuve la enorme suerte de poder equivocarme mucho

y hacer verdaderos desastres, pero con un público casi inexistente,

entonces los fracasos y las equivocaciones

no te perjudicaban.

De repente, noté que los programas dramáticos necesitaban aire,

necesitaban calle, necesitaban exteriores,

y, como no nos podíamos llevar las cámaras de televisión fuera

porque las unidades móviles estaban para otras cosas,

cogí una cámara de dieciséis y comencé a rodar

y a incrustar secuencias de exteriores en los interiores.

Recuerdo que un crítico de televisión,

que luego fuimos grandes amigos, Enrique del Corral,

me llamaba realizador espurio porque echaba mano de otro medio,

que era el cine.

Y discutía desde "ABC" para qué se necesita un exterior

en los programas de televisión.

(VOZ EN OFF): Por favor, no hable, no piense.

Diviértase.

"NN23", a pesar de que mucha gente cree que pertenece

a "Historias para no dormir", forma parte de esa primera serie,

"Mañana puede ser verdad",

y es la primera vez que se realiza en Televisión Española una distopía.

¡Veinte mil, veinte mil personas

desconectaron anoche su telencéfalo!

¡Anoche veinte mil personas hablaron!

¡Hubo veinte mil personas que pensaron!

¡Así, así es como nacen las revoluciones!

Y fíjate qué tonta era la censura de aquel entonces

que lo que le está diciendo ese directivo

a ese señor que tiene enfrente es: "tantos miles de seres pensaron,

tantos miles de seres no nos vieron", atrás hay una especie de pseudo Mao,

y por el hecho de decir "camarada", aquello pasaba.

Nos tomábamos también libertades

porque no estábamos en la pura ideología,

y nuestras libertades eran un poco...,

eran un poco... de sacar los pies de las alforjas, nada más.

No era la gran libertad política, que esa era otra cuestión.

El primer programa que se conserva de Chicho es del año 1964,

es "El último reloj", protagonizado por su padre, Narciso Ibáñez Menta,

y Manuel Galiana.

Esta carta es para usted, señor.

Así que tú eres el hijo menor de mi hermana Marta.

Y me dijo: "vas a hacer 'El último reloj",

una adaptación de "El corazón delator", de Allan Poe.

"Esto es lo mejor que yo me he escrito para mí", dijo él,

"pero yo ya no quiero ser actor y creo que eres tú el indicado

para poder hacerlo".

Te puedes imaginar cómo estaba yo.

Y nos pusimos a ensayar, y fue todo muy emocionante,

muy emocionante.

(TAÑIDO DE RELOJ)

Si comparas "El último reloj" con cualquier dramático de la época,

es que es absolutamente moderno.

Hay una planificación,

hay unos decorados adecuados a la acción televisual,

hay momentos en que la cámara está por debajo del suelo,

yo no puedo imaginar cómo sorprendió eso a los espectadores,

acostumbrados a una realización casi de teatro.

El público se entusiasmó.

Televisión Española se incorporaba a Europa

y competía con otras televisiones mucho más potentes que la nuestra.

Eso se lo debe a Chicho.

-Narciso, ¿cuántos premios internacionales llevas ganados?

Pues, mira, he tenido el honor y también la suerte, claro,

de que concediesen once premios

a programas realizados por mí.

-¿Qué crees que significan para Televisión Española

estos premios?

Pues estos premios son el resultado del alto nivel

que Televisión Española alcanza día a día,

y también son la prueba de que en pocos años hemos pasado

de ser una televisión prácticamente ignorada en el extranjero

a ser una de las productoras de más éxito internacional.

A principios de los años sesenta,

Televisión Española está intentando colocarse a nivel internacional,

hasta ese momento, no contaba para nada.

El Gobierno, por primera vez,

después de haber ninguneado a la televisión,

se da cuenta de que, además, puede servir para sus propósitos,

que es demostrar que España no está tan mal,

que la dictadura no es tal cosa.

¡Es que ese hombre se hunde cada vez más,

hay que darse prisa!

No se preocupe, todo está previsto.

Un azul, solicitud de tramitación de urgencia,

por triplicado.

Supuso, sobre todo, un reconocimiento internacional,

una acción política de Rosón o de Suárez,

grandes negociadores de la libertad, negociadores de la política

de la entrada en Europa.

Y eso se notó luego en los medios porque creo que, incluso,

eso supuso una mayor aportación económica

del Estado a la televisión.

"El asfalto" es uno de los recuerdos más impactantes de mi infancia,

esas cosas que, de pronto, veías en la tele

y decías: "¿qué es esto?, y está hecho aquí, ¡qué bueno!".

¡Sáquenme!

¡Por favor, sáquenme de aquí!

¡Sáquenme!

¡Vamos, vamos, chicas, que ya ha mordido!

"Historia de la frivolidad" es un proyecto

que forma parte de la Operación Premio,

pero que, realmente, va más allá.

Chicho aprovechó todos los medios que le daba Televisión Española.

Venía de ganar varios premios con "El asfalto",

y entonces Televisión Española decide que a este hombre

hay que dejarle hacer lo que quiera.

Puede rodar en cine, en 35 mm., con todos los actores de la época.

Por ejemplo, su padre sale, irreconocible, como un vikingo,

él mismo y Armiñán salen también en una orgía,

hace algo completamente distinto.

Estoy dándole vueltas a la cabeza sobre qué es lo que se podía hacer

para llamar la atención y traerles un premio, y, claro, se me ocurrió

que lo que llamaría la atención fuera de España

era aquello que no esperaban que viniese de España.

Y era un alegato en broma, con humor, en contra de la censura

escrito al alimón por Jaime de Armiñán y por mí:

"Historia de la censura".

Empezamos a rodar y ese rodaje se paró, se censuró.

Era demasiado.

Entonces hubo que transformarlo en una cosa un poquito más tenue,

menos directa, que se llamó "Historia de la frivolidad".

"Historia de la frivolidad"

era tomar lo que de mojigato había en la sociedad española

y que, posiblemente, no tenía la sociedad argentina,

y lo percibió perfectamente Ibáñez Serrador.

Somos, somos puritanas, hermanas, hermanas.

Usamos tijeras, usamos tinteros,

llevamos sombrero.

Y la "Historia de la frivolidad" se emitió en Televisión Española

una noche deprisa y corriendo para que nadie se enterase,

y fue y ganó.

El censor de esto dijo que, si se emitía,

él dimitía como censor.

Y, cuando volvía con los premios, me lo encontré por el pasillo

y digo: "¿qué, dimitiendo?".

Dice: "no me haga usted bromas. Le voy a preguntar una cosa:

La Ninfa de Oro, que es un premio muy importante, no importa,

a mí el que me importe es este otro".

Entonces le enseñé una palomita que tengo en casa.

El premio Ondas.

"¿Y eso qué es?".

El premio que da el Vaticano, ¿cómo me lo explica?

Y me dijo: "¡allá ellos!".

El gran escándalo, como pudo ser el striptease de Irán Eory

en "Historia de la frivolidad", era pulcro, era muy pulcro,

o sea, cuando el sexo es más perverso es cuando es limpio.

"Historia de la frivolidad"

es algo que, cuando se lo pones a alumnos universitarios hoy,

cosa que yo hago todos los años en mis clases,

la cara de estupefacción, de sorpresa y de quedarse maravillados

es algo que te sorprende.

"Historia de la frivolidad" es una de las cosas más modernas

que se han hecho y que se podrán hacer nunca

en Televisión Española.

¡Hasta siempre!

Yo fui, como tú recordarás, director de Programas,

y acepté porque sonaron las campanas de la apertura.

Lo más aparatoso, sorprendente, quizá, fue a su aire,

donde se rompió con el plató, y el momento más curioso,

interesante y recordado es con Rosa Morena

cuando fue llevada a un cuartel.

Creo que todos se creyeron que podían cambiar TVE

y, en el momento en que vieron que no lo consiguieron,

hubo un retroceso.

Poco tiempo después, llegó la orden de que había que volver a cerrar.

Yo no, yo me negué porque no podía contradecirme.

Terminé "El televisor", que es una crítica

no solo a la televisión, sino a la programación

que yo había puesto en marcha, y me fui de España.

"El televisor" pasó sin pena ni gloria

y, además, tuvo unas críticas terribles,

porque lo que se decía desde allí era: "cuidado con la tele

que puede imbuir de violencia, sobre todo a los niños".

No, Enrique, dentro solo hay ilusión.

Y la ilusión no es mala.

Yo recuerdo irme a dormir y, desde la cama,

escuchar la sintonía, con ese grito tan fuerte y estridente

de una mujer al cerrarse una puerta.

Y solo eso me provocaba un terror absoluto.

Siempre he creído que las historias de terror

son como cuentos para mayores.

Y creo que a los mayores, los adultos,

nos hace bien, de vez en cuando, sentirnos niños otra vez.

Y nos sentimos niños cuando nos cuentan historias de miedo,

como cuando de niños nos contaban historias de brujas o de gigantes.

Ay de aquel ser adulto que no se sienta niño

o que haya matado a ese niño que todos llevamos

o debemos llevar dentro.

Fue un shock en la época.

Yo era muy pequeño pero lo recuerdo perfectamente

aquellos episodios de terror que te abrían a un mundo

que no estábamos acostumbrados.

Un éxito absoluto.

Nadie quería dejar de ver la historia que tocaba esa semana.

Y yo aun sabiendo los trucos ha habido un momento

que me ha corrido un escalofrío.

¡Despertarás!

Estábamos expectantes todo el equipo porque íbamos a hacer

un cadáver en descomposición.

Nunca lo he visto en televisión.

¡No disparéis!

¡No seáis idiotas!

En la casa donde estábamos era ametrallada por la policía.

Fue un acontecimiento, sacar la mano por la tumba.

Era fantástico.

Al lado de Chicho todo es fantástico.

Creo más en el miedo de lo que no se ve

que en el miedo de lo que se ve.

Creo que el monstruo en cuanto lo vemos

que es verde y le salen mocos que tiene orejas y pelos

ya no asusta.

Asusta más el presentir la presencia del monstruo.

Mi padre siempre ha dicho que asustar es fácil

pero dar miedo es lo complicado y mi padre sabía dar miedo.

Quizá en esto tan simple radique en una de las claves

del terror o del suspense, en hacer que ustedes

no vean algo en concreto sino que lo imaginen.

Aguarde un momento.

¿No oís?

¡Está viva!

¡Vive!

Llegaremos a tiempo.

A los que amamos el cine de terror, yo creo que le debemos muchísimo,

sobre todo como maestro, como profesor,

como introductor a un género y sus películas son inolvidables.

Yo creo que el caso de Chicho es extraordinario,

que con solo dos películas consiguiera el estatus

que ha conseguido como director de cine.

Realmente todos hemos echado en falta que Chicho no hiciera más películas

porque los dos ejemplos que tiene son extraordinarios.

(GRITOS)

En aquella época yo era muy amigo y sigo siéndolo de Juan Tebas,

y Juan me hizo llegar un relato de unos muchachos en un colegio,

en una época anterior a lo de "La Residencia"

y me apoyé en esa historia de Juan Tebas, hice este guion,

lo hice con mujeres y así nació "La Residencia".

La Residencia es una de las mejores películas

que se ha rodado nunca en este país.

Tiene una fuerza extraordinaria,

unos personajes que en aquella época eran absolutamente rompedores.

Era un innovador, un transgresor y todo eso con éxito de público.

Lo que hay en el cine de Chicho y está muy presente en "La Residencia"

es el lenguaje cinematográfico exquisito.

Cómo se mueve la cámara, cómo convierte a la cámara en algo...

que observa a los personajes,

creando una sensación de voyerismo extraño, oscuro.

Es algo avasallador, es realmente apabullante.

"¿Quién puede matar a un niño?" es una película diferente,

es una película que marca un nuevo tipo de cine o abre el cine moderno

pertenece a un nuevo tipo de cine de terror,

que estaba 20 años adelantado a su tiempo.

Lo que Stanley Kubrick intentó hacer con "El resplandor"

lo había hecho años antes Chicho Ibáñez Serrador,

que situó una historia de terror, a pleno sol,

con una fotografía luminosísima de José Luis Alcaine.

¿Qué es lo que me lleva a hacer esa película?

Pues, tal vez el reto de limpiarla de tópicos.

No hay tormentas, no hay truenos, no hay oscuridades, no hay sustos.

Solo con dos películas, Chicho cubre un enorme espectro del cine de terror

"La Residencia" es un buen ejemplo de cine de terror clásico,

y "Quién puede matar a un niño"

es un buen ejemplo del cine que va a venir, que todavía no se ha rodado.

En ese sentido, por supuesto, es un precursor.

Todo el mundo sabe quién es Chicho y todo el mundo es consciente

de la importancia de su figura en el cine español,

pero sin embargo no es una figura

que haya tenido el reconocimiento que se merece,

teniendo en cuenta que ha sido el director

que ha influenciado en toda una generación de cineastas,

un montón de directores aprendimos a amar el género, gracias a él.

Tres, dos, uno, cero.

Hace años, cuando me presentaban a alguien, ese señor o señora decía:

Hombre, Ibáñez Serrador, el señor que hace cosas de miedo y cosas de terror

¿Usted, debe ser muy morbosillo? ¿Debe tener un cerebro muy raro, eh?.

Chicho tiene un sentido del humor muy inglés.

Sarcástico, puede llegar a ser hiriente.

Esa mezcla de humor y terror de Chicho siempre me ha fascinado.

Cómo es capaz de coger lo que aparentemente es siniestro,

oscuro, sombrío, darle la vuelta y convertirlo en humor,

eso me parece algo maravilloso y es muy de maestro, de Chicho.

En "Mis terrores favoritos" yo vi cosas fantásticas,

recuerdo..y es que recuerdo mil cosas

¡Ahhhhhhhh!

Sus presentaciones eran alucinantes, me recordaban a Hitchcock.

Mi querida esposa que en paz descanse me repetía y repetía constantemente

que usted y sus guiones le hacían perder la cabeza.

Por lo tanto he decidido que si ella la perdía, usted la encontrase.

Chicho alimentaba y fomentaba su propio personaje.

¡Hasta el viernes!

El tipo de humor español que le gusta es de los humoristas de "La codorniz"

de los humoristas de los años 50, Mihura, Jardiel...

¿Porque no nací en los Cárpatos, serrana, vas y te quejas?

Ese humor que deriva después en Tip y Coll, en Gila,

un humor basado en el absurdo pero a la vez un humor muy elegante.

A esos críticos injustos, les recuerdo que como realizador,

tengo cuerda para rato... Buenas noches.

Él se supo crear muy bien un personaje un poco maquiavélico

pero también sabía reírse de su propio personaje

y hacer autocrítica.

Ay de aquellos que se toman a sí mismos demasiado en serio.

Dos, uno, cero.

Autocrítica consigo mismo

y autocrítica incluso con el futuro de la televisión.

Va por ustedes.

(GRITO)

¿Qué alarido tan extraño, verdad?

Pero señor Ibáñez, ¿si este hombre no era un vampiro?

No, no, por supuesto que no,

era un telespectador al que nunca le gustó el "Un, Dos, Tres".

Todos esos años del "Un, Dos, Tres"

es una larga cadena con una interminable serie de eslabones,

de maravillosos recuerdos, de gentes, de equivocaciones, de aciertos,

y sobre todo de amigos, casi familia.

Mi padre me decía, estas loco si vas a hacer un concurso,

¡que horror!, ¡que vergüenza! ¡que espanto! No lo hagas,

¡te vas a hundir!

Pero luego vi que ese niño que había nacido, tenía muchas posibilidades.

Hay recetas que están tocadas con la magia.

Hay recetas que son parte de la gracia divina

y el "Un, dos, tres" fue una de ellas.

Me dan la capa y esto trae una tarjetita aquí dentro.

Es nuestra memoria emocional,

si tuviera que definirlo, sería como nuestra memoria emocional.

Era total, tenía todo.

Tenía música, tenía risa, tenía actores, tenía de todo, de todo.

Y un gran genio como Chicho Ibáñez Serrador.

Aquí estamos con ustedes.

El "Un, Dos, Tres" tiene todos los elementos que gustan a Chicho.

El Chicho teatral está en el "Un, Dos, Tres",

el Chicho juguetón está en el "Un, Dos, Tres",

hay elementos de trilero, hay momentos de concurso de cultura,

de azar, físico, es que lo tiene absolutamente todo.

Conseguía agarrarte por la pechera y no soltarte durante todo el programa.

Eso está al alcance de muy pocos.

Hombre por favor, vas a arruinar mi carrera.

¡Hombre, por favor!

¿Qué más se le puede pedir a un concurso?, lo tenía todo.

Era una especie de ensaladilla rusa muy bien condimentada

y que no se pasaba de nada, tenía lo justo de cada cosa.

Escuchemos la voz de los Supertacañones.

Esa idea de hacer un programa familiar que reuniese

en torno al televisor en blanco y negro, aún, a toda una familia,

y todos a la vez, eso es algo único, ¿eh?

A mi muchas veces me han preguntado si yo y el equipo éramos conscientes

de que el programa iba a pasar a la historia.

Rotundamente, no.

Hola Buenas noches y muchas gracias también a todos ustedes

por estar de nuevo en "Un, dos, tres"

Estamos hablando del año 1982, cuando yo voy a presentar el "Un, dos, tres"

En aquel momento ninguna mujer, en ninguna televisión del mundo,

presentaba un programa concurso pero Chicho es tan listo,

primero puso que todas fuéramos mujeres,

no solo las azafatas, las Tacañonas,

toda la responsabilidad la puso en mujeres.

Son amigos y residentes en Badajoz.

Justo el año en que nosotras participamos en el concurso,

nos quitamos las gafas, nos soltamos la melena y empezamos a hacer

números musicales de los que se estaban representando en Broadway.

Pero hubo un momento que yo me sentí tan en el papel,

que me emocioné cuando él decía

que algunas de nosotras seríamos seleccionadas y otras no,

me emocioné y empecé a llorar.

Recuerdo a "Chorus line" ese número musical se rodó de manera magistral,

con cámaras por todos los lados

y haciendo una realización extraordinaria.

Es una pieza maestra de la televisión española, ese número musical.

Chicho convirtió un concurso de gran éxito en un espectáculo de superéxito

Llegamos a tener 24 millones de audiencia,

cuando éramos solo 38 millones de españoles.

La calidad de los premios fue aumentando

con la pérdida de ingenuidad de la audiencia con el paso de los años.

De esos primeros premios que eran un pequeña cocina

que ahora pueden parecer insignificantes

a los coches famosos, en la etapa de Mayra,

a los apartamentos en Torrevieja.

El "Un, dos, tres" el primer producto 100 % español que se exportó.

Para todos nosotros era un orgullo saber que,

en vez de nosotros comprar ideas, esta idea se la llevaban fuera.

Era un honor para todos, para Chicho el que más.

¡Empiece ahora mismo!

Una de las cosas de las que yo estoy más satisfecho del "Un, dos, tres"

es que ha sido un magnífico trampolín.

¿Cuál era el nombre del Cid Campeador?

Gracias a él, el cine de Tacañón nunca tuvo que ensuciarse.

Porque la muñeca se parece a la tía Zaroca.

Usted ¿se va acostar ahora?

¡Bonita mía!

Ha sido exclusivamente producto de su imaginación.

Dos respuestas acertadas a 200 pesetas, 400 pesetas.

El hombre realmente si lo piensas, está obsesionado con taparlo todo.

Me gustan los ricos, me gustan los pobres.

En todos los sentidos, Chicho una de las grandes virtudes que tenía

era un olfato maravilloso

para saber que iba a funcionar con el público y qué no.

Un, dos, tres, responda otra vez.

Ese talento de descubrir quién tiene talento es un talento en sí mismo

y Chicho lo tenía pero para aburrir.

Veía una persona trabajar y automáticamente lo veía en el plató

del "Un, dos, tres" y entonces él, con lo que estaba viendo

sabía si allí, le iba a funcionar o no.

¿A mi me vas a decir tu, cómo estaba la plaza?

La plaza estaba abarrotá.

El "Un, dos, tres" era un programa de amplísimo espectro

y que a veces tenía un humor más ácido, a veces más barato,

más asequible, más facilón.

Porque aquí, no pasa nada.

Piticlín, picticlín, piticlín.

Oye, no se le vaya a olvidar ¿eh?

esoou oejurno pñvitarlojei tenía un ssuieisp jardisno sim bolaca

El cogía a un cómico y aunque fuera estupendo, él lo moldeaba

a lo que sabía que le iba a llegar al público.

¡Oh, hermosa Mayrelo, la más rubia musa de los concursos y las subastas!

En su casa se leía, se marcaba, quita eso, añade eso, ajusta,

lee, pum, nos llevábamos ya el texto el domingo por la tarde noche.

El lunes estudiábamos, el martes ensayábamos por la mañana

y grabábamos por la tarde

y así durante años.

Detrás de mi, hay muchísima gente,

nos dedicamos al programa los siete días de la semana

y a veces, como hoy que es un día de montaje

tenemos sesiones de 20 horas seguidas de trabajo.

Aquí nos dejamos la piel y nos la dejamos con cariño,

pero eso de alguna manera se intuye.

Chicho también es criticado,

por la forma de trabajar, por la forma de ser,

pero yo me identifico mucho con esa forma de trabajar.

Decía el ensayo es tan importante o más, que lo que es la grabación,

tiene que quedar perfecto.

Se repetía las veces que hiciera falta.

Un, dos, tres, responda otra vez.

El nivel de calidad exigido por Chicho con todo lo que hacía

era muy alto y a ti te hacía estar en alerta constante.

Lo más difícil era mantener el tipo a pesar de las broncas de Chicho,

que la gente no las veía, pero claro a veces con el plató lleno de gente,

te pegaba unas broncas que te quedabas muerta.

(OFF): Corten por favor. Corten.

(OFF): Vamos a ver nena, si aprendes a poner el coche...

Él ha sido siempre muy muy exigente pero muy misericorde.

El que no funcionaba no le daba tercera oportunidad,

puede que segunda, pero tercera, no.

Tenía ese lado malévolo, esa psicología que él utilizaba

que si te ponía al límite, tu ibas a crecer y a dar lo mejor de ti.

Pero no todo el mundo sabe estar al límite.

Pero de todo eso, incluso de esas broncas, aprendes.

Porque no te echaba la bronca sin sentido.

Esa azafata que corría por los platós y le decía es que nunca me sacas,

Chicho es que a mi no se me ve.

Ah nena, es verdad, ponte aquí.

¿Estoy bien aquí Chicho? ¿Se me ve bien?

No, ponte un poquito a la derecha, un poquito más a la derecha.

Chicho pero si ya me estoy saliendo de plano...

No, ahora baja ese escalón.

Chicho ¿pero, si ya no se me ve?

Y ahora vete a tu casa y no vuelvas.

Así era.

Vámonos a ella, a por la tarta.

Y un día abro el periódico y leo que vuelve el "Un, dos, tres",

pero que vuelve con otras personas, que no lo hago yo.

Creo que me merecía una llamada de teléfono

porque estaba en todo su derecho, era su programa,

el jefe no me falla, me falla el amigo.

Jordi, Jordi, Jordi.

Miriam, Miriam, Miriam.

A Chicho le gustaba mucho innovar.

Cada etapa era diferente, primero con Kiko, luego con Mayra

y pensó ¿por qué no formar una pareja a ver que tal iba a funcionar?

Creo que acertó. Acertó en la receta de Estadella - Díaz Aroca,

porque los dos le aportábamos un color diferente al programa.

Chicho eligió volver con el "Un, dos, tres, a leer esta vez"

y no "responda otra vez" que era lo que históricamente le hubiera tocado,

porque Chicho tenía claro que los libros fueran protagonistas.

2004 en la última etapa del "Un, dos, tres"

el programa empezó logrando una audiencia estratosférica,

11 millones de espectadores, pero luego el programa se fue desgastando,

porque en la actualidad,

la televisión de hoy tiene otros ritmos,

y también recuerdo que Chicho

en la primera reunión que tuvimos todo el equipo,

después de aquellos datos, inolvidable,

nos dijo: No creáis que esto va a ser siempre así,

ahora nos toca ir hacia abajo porque es lo que toca, por ley de televisión

El "Un, dos, tres", ha tenido un equipo detrás, maravilloso.

El personal humano que estaba detrás, era de una calidad infinita.

El éxito del concurso además de, por supuesto, de la cabeza pensante

que es Chicho, es toda la gente que ha estado detrás, aguantando,

soportando y celebrándolo también.

Todos los que hemos trabajado con él, llevamos su sello,

y su sello es: disciplina, responsabilidad, profesionalidad,

toda esa gran familia que es Televisión, llevan el sello.

El problema de Chicho, es que el "Un, dos, tres" nos marcó tanto,

que ha hecho sombra a otros formatos que estaban muy bien,

como "Hablemos de sexo"

¿Que opinarían sobre la emisión por TVE, cada semana,

de un programa de información sexual?

Magnífico porque eso orienta a las masas y sobre todo a la juventud.

Me parece una guarrería, que eso no está bien.

Ya es hora que en España se haga algo de eso.

El programa se llama "Hablemos de sexo"

y tiene por objetivo que podamos hablar de sexo de manera más natural

y eso me parece que es muy sano, muy necesario.

Lo puso en marcha porque sabía que tenía que ponerlo en marcha,

pero él tenía ahí sus cosillas, esto ¿cómo se va a recibir?

¿esto, cómo se va a comunicar?, ¿esto cómo lo llevo yo a la pantalla?

Yo que dudo tanto y que tanto miedo tengo, antes de ese programa,

cuando tanta gente me veía, ha dicho:

ahora si que te quemas, ahora si que te estrellas,

esto no se puede tocar en España, esto es una barbaridad.

No debe ser tanta barbaridad

puesto que programas sobre sexualidad y sexo hay varios en el mundo.

Lo que tenía Chicho Ibáñez Serrador es que tenía tanta mirada propia,

que lo transmitía en todos los programas,

da igual que fuera una película, un programa divulgativo,

o un concurso pequeñito como "Waku, Waku".

El "Waku, Waku" era un formato que estaba en marcha en otros países

un formato, que ya en América se estaba haciendo y en otros países.

¿Cómo consiguen los monos sacar esa manzana del tubo si no hay un palo?

Los monos ya no tienen hambre. (RISAS)

Chicho es un prestidigitador que aquello que toca con la varita

lo convierte en mágico y el "Waku, Waku" era mágico.

Pues yo creo que "Waku, Waku" cuando yo entré, ya era fórmula testada,

porque ya lo había hecho Consuelo Berlanga, con muchísimo éxito,

era un programa familiar, era blanco, se hablaba de animales, era curioso,

creo que tenía todos los ingredientes

para ser un programa que tuviera éxito.

Nada era gratuito, él sabía cuales eran los programas

que se estaban haciendo por ahí, estudiaba lo que se hacía aquí

y pensaba si había una casilla sin rellenar, él se daba cuenta enseguida

¿Qué es "El Semáforo"? pues es un programa de humor

un extraño programa de humor con una fórmula, y eso es difícil,

absolutamente nueva.

¿Qué es lo que va a ver el público?

Una serie de actuaciones, de gentes desconocidas,

que vienen a hacer lo que les divierte hacer,

vienen por eso que nos pasa a todos, o a casi todos,

de que queremos salir por la tele,

a la gente le encanta salir por la tele y "El Semáforo" funciona.

Es un éxito de público brutal.

La crítica le pone a parir, porque no entiende ese juego

que él tiene con el concursante

y cree que se está riendo descaradamente de él.

Yo creo que este programa si ayuda a perder el sentido del ridículo,

pues buena cosa es.

Yo estuve en un par de grabaciones de "El Semáforo"

y pude ver cómo estaban metidos en ese ambiente del espectáculo

que por fin podían pisar y les daba igual que les abuchearan,

por eso muchos famosos, como Cañita Brava, José Failde,

repiten porque no se consideran insultados.

Yo creo que él ponía el alma en todos los proyectos que hacía

y desde luego a mi, así me lo mostró cuando estuve haciendo el Waku Waku

era su prioridad absoluta.

Lo que más me divierte en mi trabajo, no es si un programa es bueno o malo

si es un programa de terror o sexo, si es un programa musical o concurso,

me divierte mi trabajo.

Para mi un control de televisión es como un juguete maravilloso,

como un tren eléctrico maravilloso.

y para aquellos aficionados al psicoanálisis,

piensen que yo me siento en un control de televisión,

como muy protegido, como dentro del claustro materno.

Vamos a apagar la tarta Pepa, tu nos vas a ayudar,

tu hermano no puede, porque él aún no sabe soplar, ¿me vas a ayudar?

¿las apagamos? A la una, a las dos, coge fuego.

El señor Ibáñez Serrador es un señor tímido que duda muchísimo de si mismo

una persona que gracias a esas dudas y esa falta de confianza,

las cosas no le salen mal.

Mi padre nunca ha sido un buen padre. Ha sido un buen director,

tanto para la gente que trabajaba con él,como para la familia.

Tanto es así, que cuando íbamos de vacaciones no paraba de grabar,

era un constante Alejandro cuenta 10 y sal por la puerta de la habitación.

Me he perdido muchas cosas, en la época grande de "Un, dos, tres"

de las 18 horas diarias, los 7 días por semana,

mehe perdido algo imprescindible, que es estar más tiempo con mis hijos

que tenían seis, siete años.

Lo que más recuerdo de mi infancia, de mi padre,

es que siempre nos contaba alguna historia,

sobre el camarero que nos ha servido la comida o la señora que estaba ahí,

las monjas que han cruzado la calle, se inventaba una historia

o una canción que luego la improvisaba en el coche

y todos cantábamos la canción que se ha inventado sobre esa persona.

Yo me acuerdo de una que era el ermitaño,

un hombre que vivía en una playa y se comía a gente

pero mi padre era un gran contador de historias.

Que hable de mis manías, de mis virtudes y mis defectos.

Manías muchísimas, tengo multitud de pequeñas supersticiones.

De mis virtudes no quiero hablar porque me parece falta de modestia.

De mis defectos muchos y entre ellos, esa timidez, soy tremendamente tímido

y me parece que aquellos que no me conocen,

toman, captan a un señor muy seguro de sí mismo, muy pedante,

muy grandilocuente y no es así.

En contra de lo que puede parecer a la gente que no lo conoce,

que tiene esa pantalla de persona muy segura de sí misma,

muy controlador, Chicho tiene grandes lagunas en ese sentido,

Chicho, no se fía mucho de él.

Siempre es muy perfeccionista y sabe que las cosas las puede hacer mejor

y siempre su valoración de su trabajo es "lo he hecho mal",

"lo podía haber hecho mejor".

El más cruel, el más exigente, el más terrible, el más ácido

de mis críticos, soy yo mismo.

Él vivió su fama pero no se da cuenta que esa fama y esa influencia

aún perdura en los programas que se hacen hoy

y en las películas que se hacen ahora en el cine.

¿A qué tiene miedo? y ¿qué es aquello que no puede imaginar?

Pues yo creo que si hicieras esa pregunta a mucha gente, la mayoría

te respondería que a la muerte y yo no le tengo miedo a la muerte

tengo miedo al prólogo, a la enfermedad, a la postración.

¿Y qué es lo que no puedo imaginar?

Pues no me puedo imaginar hoy un mundo sin esta señora.

Es un padrazo en ese sentido,

en los momentos que hacía su vida familiar y eso era increíble,

eso compensaba un poco, su ausencia como padre en el día a día.

Pero no estoy nada insatisfecho de lo que ha sido mi vida,

es más si pudiera haber un auténtico milagro,

querría volverlo a vivir todo.

Creo que no se puede hacer nada importante, ni sincero,

sin contar con el cariño, con el amor, con la amistad del equipo.

La admiración está bien, pero es mucho más importante sentirse querido

A don Narciso Ibáñez Serrador, por su trayectoria profesional

de excepcional relevancia como creador

de un lenguaje televisivo permanente,

recoge el premio su hijo, Don Alejandro Ibáñez Nauta.

(OFF): Con todos ustedes Chicho Ibáñez Serrador.

Chicho Ibáñez Serrador no tiene amigos, tiene deudores,

y eres acreedor de tantos servicios tantos favores, tantas enseñanzas,

que no tiene amigos, tiene deudores.

Este programa y esta mi pequeña aportación, es poco,

para el homenaje que se merece el hombre

que prácticamente inventó la televisión

que hoy en día conocemos en España.

Bueno, pues esto es todo.

Yo le agradezco una vez más a Televisión Española,

que me haya permitido despedirme de ustedes, de mi público.

Gracias por la atención que habéis puesto en las cosas que yo he hecho,

sobre todo porque las he hecho, no lo duden, para ustedes,

siempre para ustedes.

Subtitulado realizado por Virginia Sander y Elda Hidalgo.

Imprescindibles - Chicho Ibáñez Serrador: "Historias para recordar"

57:05 22 may 2017

Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho.

Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho.

ver más sobre "Imprescindibles - Chicho Ibáñez Serrador: "Historias para recordar" " ver menos sobre "Imprescindibles - Chicho Ibáñez Serrador: "Historias para recordar" "

Los últimos 346 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 1:00:48 pasado lunes Un nombre esencial del cine español, Miguel Picazo, redescubierto por una joven estudiante de cine que, decidida a investigar en su vida y obra, descubre lo avanzado de sus películas y las razones para que semejante talento se concentre en una filmografía tan reducida como llena de joyas. Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2017.

  • 51:16 12 jun 2017 Este documental pretende descubrir a un genio de la arquitectura que durante muchos años ha estado oculto tras una cortina. Josep María Jujol, más que discípulo, fue colaborador de Gaudí. Un hombre que creaba arte con muy pocos recursos. Fue uno de los primeros recicladores. Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2017.

  • Juan Goytisolo (Medineando)

    Juan Goytisolo (Medineando)

    1:00:05 05 jun 2017

    1:00:05 05 jun 2017  Juan Goytisolo, último escritor galardonado con el Premio Cervantes, es una de las grandes figuras de la literatura española. El documental traza el recorrido hacia el sur, primero en España y después en Marruecos, que ha marcado la biografía sentimental e intelectual del autor y las sucesivas rupturas y reconstrucciones que han convertido a Goytisolo en un "imprescindible" de la cultura española y universal. Histórico de emisiones: 25/06/2015

  • 57:05 22 may 2017 Documental que repasa la trayectoria vital y profesional de un auténtico genio de la televisión en España. Contamos con el testimonio de aquellos que han estudiado su obra, pero sobre todo con el de sus amigos y de la gente que ha trabajado muy estrechamente junto a él a lo largo de tantos años. Directores de cine, como Alex de la Iglesia o Juan Antonio Bayona, nos hablan de la enorme influencia que, con tan sólo dos películas, ha ejercido Narciso Ibáñez Serrador en toda una generación de cineastas españoles. Mientras que el testimonio de su familia nos ayuda a descubrir el lado más desconocido y personal de Chicho.

  • 1:01:02 15 may 2017 Considerada como la gran dama de la cocina mundial, Ruscalleda es la mujer con más estrellas Michelin del mundo: tres por el Restaurante Sant Pau de Sant Pol de Mar, embrión del Sant Pau de Tokio que tiene dos, y otras dos el Moments de Barcelona. En total siete, y muchos galardones y reconocimientos. Nos metemos en la vida y en la cocina de Carme Ruscalleda. Es imposible conocer y entender el éxito de la cocinera con más estrellas Michelin del mundo sin su marido Toni. El Sant Pau de Sant Pol está situado en el Carrer Nou, en el corazón del pueblo, justo enfrente de su casa. En el verano de 1988 Carme y Toni crearon el Sant Pau: ella en los fogones y él en la sala. La primera estrella llegó a los dos años y medio. Un empresario japonés se presentó en Sant Pol a comer y les propuso montar un restaurant en ´Tokio. En 2004 abría el Sant Pau de Tokio, réplica exacta del de Sant Pol, con la diferencia que en lugar de tener enfrente el mar tiene un jardín. El matrimonio Ruscalleda-Balam viajan un par de veces al año a Japón y hay una relación diaria via 'Skype'. Unos años más tarde llegó la oferta de llevar el restaurant Moments situado dentro del Hotel Mandarín Oriental de Barcelona. Al frente del mismo se encuentra su hijo Raúl Balam, primer seguidor de la cocina de su madre. Carme Ruscalleda es inquieta, es tenaz, no descansa. Asistimos a la presentación de su última investigación "Paleta de colores" que presentó en uno de los congresos más prestigiosos de gastronomía que tiene lugar cada año en San Sebastián. Histórico de emisiones: 11/12/2015

  • 56:13 24 abr 2017 Documental que acompaña al pianista y compositor en sus giras mientras recuerda su trayectoria y su obra. A lo largo de la cinta se escuchan además declaraciones del músico dominicano y de quienes han trabajado con él, como el director de cine Fernando Trueba, las pianistas Katia y Mariele Labèque, el guitarrista Tomatito o el director de orquesta, Jesús López Cobos, entre otros. Histórico de emisiones: 14/11/2014

  • Martirio

    Martirio

    56:44 17 abr 2017

    56:44 17 abr 2017 Martirio es una película autobiográfica que habla de la evolución artística de una cantante protesta de los años 70 a icono transgresor de los años de la movida. Hoy su carrera se desliza hacia la copla, jazz o latino y jazz-flamenco. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2065. Histórico de emisiones: 27/02/2015

  • 57:22 27 mar 2017 Historia de una escalera' de Buero Vallejo fue un estreno de tal éxito que su vida y la historia del teatro español dieron un giro de 180 grados. Durante casi treinta años fue el número uno indiscutido de la dramaturgia española, con un teatro comprometido y sin abandonar sus convicciones. ¿Cómo lo consiguió en plena dictadura franquista? Imprescindibles ahonda en la figura del autor de la mano de familiares, amigos y compañeros de profesión. En el caso de Buero Vallejo conocer su biografía es esencial para entender su obra. El documental repasa su vida vinculada a algunos de sus textos, como 'La fundación', ambientada en un presidio, 'La doble historia del doctor Valmy', que trata la tortura y que no se pudo estrenar hasta 1976 por la censura, y 'El sueño de la razón', que resucita al Buero pintor. Para muchos expertos, Buero Vallejo es el tercer gran dramaturgo del siglo XX tras Valle Inclán y García Lorca. Durante el franquismo fue el número uno, algo que resulta paradójico dada su procedencia política. Grandes nombres del teatro como Mario Gas, Juan Mayorga o Juan Carlos Pérez de la Fuente analizan este aspecto. En el plano personal, Buero Vallejo tenía fama de ser una persona seria, pero nada más lejos de la realidad. Para el documental se desempolvarán viejas fotos que muestran a un hombre divertido y curioso, que muestran su amor por el baile y que fue uno de los primeros yoguis de España. Su mujer, la actriz Victoria Rodríguez, y su hijo Carlos, recordarán cómo era el dramaturgo en las distancias cortas.

  • Ole, ole, Lola Flores

    Ole, ole, Lola Flores

    57:30 20 mar 2017

    57:30 20 mar 2017 Una visión contemporánea de "La Faraona" para descubrir a Lola Flores a través de la visión de artistas y familiares que la conocieron bien, como sus nietas Elena Furiase y Alba Flores; Estrella Morente y Miguel Poveda interpretan temas en exclusiva para este documental, con los que se compone parte del hilo argumental. También participan Joan Manuel Serrat, Paco Cepero o Curro Romero. Histórico de emisiones: 15/01/2014

  • 56:47 13 mar 2017 El documental repasa las tres facetas que conformaron la vida y la obra del compositor Xavier Montsalvatge: su personalidad, su época de crítico musical y su trabajo como compositor. Xavier Montsalvatge es, indudablemente, una de las personalidades musicales más importantes del período que recorre desde la República hasta la transición democrática española. Pero Xavier Montsalvatge también es una personalidad intelectual de primer orden que se relaciona con los artistas y pensadores más significativos delo siglo XX, tanto a nivel catalán, como a nivel español e internacional. Lúcido crítico musical de La Vanguardia y el Semanario Destino, revista clave de la posguerra española y de la que llegó a ser director, a través de la figura de Montsalvatge se puede vislumbrar de manera lúcida el paisaje cultural de la preguerra y posguerra en España, un periodo inevitablemente opaco de nuestra historia. Este documental sobre su vida y obra pretende situar la figura artística en el lugar que le corresponde, contextualizando su obra con la evolución artística, política y social de la época que le tocó vivir, tanto a nivel español como internacional, así como aclarar determinados aspectos poco conocidos de su biografía. Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2061. Histórico de emisiones: 01/04/2012

  • 1:01:19 06 mar 2017 Con setenta años de profesión, Imperio Argentina lo fue todo para el cine y la canción española, siendo reconocida como una estrella indiscutible en el mundo entero. Nació a principios del siglo XX con una mentalidad fuera de su tiempo y supo llegar de la nada hasta lo más alto. Su forma valiente y diferente de afrontar la vida la hizo única, inagotable, dinámica, optimista, luchadora, exigente, soberbia y ante todo, perfeccionista. El documental ahonda en la vida de una artista irrepetible que supo cómo ninguna interpretar la canción española. Nos descubre a través de los que la conocieron una personalidad fuerte, plagada de matices artísticos, sus películas, su intensa vida personal y su lucha final ya sin los escenarios. Histórico de emisiones: 29/01/2012 15/12/2013

  • Joaquín Achúcarro

    Joaquín Achúcarro

    51:09 23 ene 2017

    51:09 23 ene 2017 El programa recorre la trayectoria vital y profesional del pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro, a través de una larga entrevista, en la que nos desvela los secretos de su depurada técnica con el piano. Histórico de emisiones: 07/12/2012

  • Forges

    Forges

    58:52 16 ene 2017

    58:52 16 ene 2017 Documental que abarca la extensa y productiva biografía del dibujante Antonio Fraguas Forges, contada en primera persona y apoyado en el análisis de su trayectoria. Histórico de emisiones: 04/02/2013

  • 57:07 09 ene 2017 Roberto Bolaño es uno de los escritores latinoamericanos más importantes de los últimos tiempos. Pero su vida y su realidad no fueron la de un escritor de éxito, más bien lo contrario. En este documental nos adentramos en la vida itinerante de Bolaño a través de entrevistas con las gentes más cercanas a su entorno, centrándonos sobre todo en sus últimos años en España, cuando paralelo al comienzo de un cierto respeto en los entornos literarios, siguió llevando una vida de austeridad cercana a la pobreza. Histórico de emisiones: 21/10/2010 09/09/2011 13/06/2014

  • 54:58 26 dic 2016 El documental de Imprescindibles "Mariposas Blancas" es la historia de una pasión, del amor de la soprano Ainhoa Arteta al mundo de la lírica. Desde sus comienzos en la Coral Eresoinka de Tolosa hasta el estreno de la Ópera Manon Lescaut en el mítico teatro Bolshoi de Moscú.  

Mostrando 1 de 24 Ver más