Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4316078 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - Azorín. La imagen y la palabra
Transcripción completa

(Música cabecera)

El Mediterráneo puso en mi obra infinita claridad,

no puede ver el mar la vieja Castilla,

con sus vetustas ciudades, sus catedrales, sus conventos...

En octubre la tierra castellana tiene un encanto especial.

La llanura inmensa, infinita,

enrojecida por los últimos resplandores, oro, nácar, escarlata,

de uno de estos largos, inacabables crepúsculos castellanos.

(Música)

Las lagunas de Ruidera comienzan a descubrir,

entre las vertientes negras,

sus claros, azules, sosegados, limpios espejos.

(Música)

Los molinitos de Criptana andan y andan.

(Continúa música)

La soledad verde es la soledad del paisaje

en la lejana y solitaria Galicia.

Con los ojos del espíritu veo esas verdes soledades,

y me empapo voluptuosamente de silencio.

El cielo, como casi siempre en París, nos muestra su ceniza.

Los árboles expanden su follaje en el ambiente dulce.

El Sena se desliza manso, de color acerado.

(Música)

"La ruta de don Quijote"

es uno de los más hechiceros libros que he leído.

Aunque hubiera sido el único que escribió,

él solo bastaría para hacer de Azorín

uno de los más elegantes artesanos de nuestra lengua,

y el creador de un género en el que se alían fantasía y observación,

la crónica de viaje y la crítica literaria,

el diario íntimo y el reportaje periodístico,

para producir, condensada como la luz en una piedra preciosa,

una obra de consumada orfebrería artística.

Don José Ortega Munilla, director de "El Imparcial",

y padre de Ortega y Gasset,

me encargó en 1905 una serie de crónicas

sobre la ruta de don Quijote, con motivo del tercer centenario.

Abre un cajón, saca de él un chiquitito revolver,

y lo pone en mis manos.

Le miro atónito, no sé qué decirle.

Me dice el maestro: "No le extrañe a usted,

no sabemos lo que puede pasar.

Va a viajar solo por campos y montañas,

y ahí tiene usted ese chisme, por lo que pueda tronar".

(Música)

¿De qué suerte Argamasilla de Alba, y no otra cualquier villa manchega,

ha podido ser la cuna del más ilustre,

del más grande de los caballeros andantes?

(Música)

Don Quijote de La Mancha había de ser

forzosamente de Argamasilla de Alba.

Oídlo bien; no lo olvidéis jamás:

el pueblo entero de Argamasilla es lo que se llama un pueblo andante.

Yo no he conocido jamás hombres más discretos, más amables,

más sencillos que estos buenos hidalgos.

Cervantes, al final de la primera parte de su libro,

habla de los académicos de Argamasilla,

ellos pueden ser considerados como los actuales académicos.

Si estoy dispuesto a creer firmemente

que Cervantes era manchego,

en cambio, me resisto a secundar la idea de que don Quijote

vivió en este lugar manchego.

Y entonces, don Cándido, uno de los académicos,

me mira con ojos de un mayor espanto,

de una más profunda estupefacción,

y grita extendiendo hacia mí los brazos:

"No, no, por Dios, señor Azorín, llévese usted a Cervantes,

lléveselo en buena hora, pero déjenos usted a don Quijote".

Yo descubrí a Azorín cuando era estudiante universitario, en Lima,

y gracias a un libro, "La ruta de don Quijote",

que leí con tanto entusiasmo,

es un libro tan contagioso,

en el cariño, en la admiración hacia lo que representa "el Quijote",

que yo había intentado leer cuando era estudiante de colegio,

y no pude, me sentí rechazado porque no entendía las palabras,

porque las frases tan largas me confundían.

Solo fue después de leer ese precioso libro de Azorín,

es un reportaje en realidad a La Mancha,

a todos los lugares de La Mancha que aparecen en "el Quijote",

que volví por segunda vez a intentarlo, y esta vez sí,

lo leí con la fascinación y la admiración con que uno lee

ese libro capital de nuestra lengua.

(Música)

Ya sabéis que don Alonso Quijano

dicen que era el hidalgo don Rodrigo Pacheco.

Hoy, en la iglesia de Argamasilla, puede verse un lienzo patinoso,

que es un voto que el caballero hizo a la Virgen,

por haberle librado de una gran frialdad

que se le cuajó dentro del cerebro.

Ante nosotros aparece, vetusto y formidable,

el castillo de Peñarroya.

Subimos hasta él,

aún perduran de la fortaleza antigua un torreón cuadrado,

sólido, fornido, indestructible,

y las recias murallas que la cercaban.

Y cuánta casta de pintorescos tipos de gentes varias,

de sujetos miserables y altos,

no debió de encontrar Cervantes en esta venta de Puerto Lápice,

en las veces innumerables que en ella se detuvo.

En Criptana no hay don quijotes,

Argamasilla se enorgullece con ser la patria

del caballero de la Triste Figura.

Criptana quiere recompensar y compendiar el espíritu práctico,

bondadoso y agudo del sin par Sancho Panza.

(Música)

El Toboso es un pueblo único,

estupendo.

Ya podéis ver la torre cuadrada, recia, amarillenta, de la iglesia,

y las techumbres negras de las casas.

(Música)

¿Dónde estaba la casa de Dulcinea?

¿Era realmente Dulcinea esta Aldonza Zarco de Morales

de que hablan los cronistas?

La casa de la sin par princesa se levanta en un extremo del poblado,

tocando con el campo,

aún perduran sus restos.

(Música)

Quiero echar la llave

en la capital geográfica de La Mancha a mis correrías.

¿Habrá otro pueblo, aparte de este,

más castizo,

más manchego,

más típico,

donde más íntimamente se comprenda y se sienta la alucinación

de estas campiñas rasas,

el vivir doloroso y resignado de estos buenos labriegos,

la monotonía y desesperación de las horas que pasan y pasan lentas,

eternas, en un ambiente de tristeza, de soledad y de inacción?

La figura de Azorín no está suficientemente valorada en España.

Pero, sobre todo, es lo que más me preocupa,

no está suficientemente leída su obra.

Hoy en día se lee muy poco,

se lee muy poco a la generación del 98 en general,

y se lee muy poco a Azorín, en concreto.

Con lo cual se ha perdido un nivel,

se ha bajado un grado en la calidad de la literatura.

Hay muy pocos escritores paisajistas en la actualidad,

yo salvaría solo a Julio Llamazares.

-El libro de Azorín ayudó muchísimo a difundir la imagen de La Mancha,

y el propio libro de "el Quijote", de Cervantes.

El paisaje, contra lo que tradicionalmente se ha creído,

no es un telón de fondo del escenario donde se desarrolla la vida.

El paisaje es ese espejo en el que nos reflejamos,

condiciona nuestra manera de ser, e influye en nuestra forma de ser.

"La ruta del Quijote" de Azorín es un libro fundamental

y fundacional, sin duda ninguna.

(Música)

Nací en Monóvar, provincia de Alicante,

el domingo 8 de junio de 1873,

a las tres y media de la madrugada.

Esta parte de la provincia de Alicante es la central,

montuosa, de paisaje desnudo,

de coloraciones grises,

con grises que van desde el ceniciento oscuro

hasta el claro tenue.

Nada más difícil de pintar.

(Música)

Recuerdo la callejuela de la torre, con sus devanaderas,

que al son de una cancioncilla,

entrelazaban los bolillos de sus encajes.

(Música)

¿Cómo iba yo a la escuela?

¿Por dónde iba?

¿Qué emociones experimentaba al entrar?

¿Qué emociones al verme fuera de las cuatro paredes hórridas?

Era una familia hacendada, donde el único disidente,

por así decirlo, era Azorín,

que se negó a estudiar la carrera de Derecho,

para dedicarse a lo que verdaderamente le gustaba,

que era ser periodista y escritor.

El padre de Azorín era abogado, diputado provincial de Alicante,

fue también alcalde de Monóvar,

y era la persona que administraba los bienes de la familia.

(Música)

Estudié en un colegio de religiosos en Yecla, provincia de Murcia,

allí estuve ocho años.

De un reino, el de Valencia, pasé a otro, el de Murcia.

(Música)

Lo que da la medida de un artista

es su sentimiento de la naturaleza, del paisaje.

Un escritor será tanto más artista

cuanto mejor sepa interpretar la emoción del paisaje.

Al tener que describir el despertar de una ciudad,

lo primero que hice fue levantarme mucho antes del alba,

subir a un cerro, e ir anotando,

a la luz de una lamparita de bolsillo,

todos los pormenores del amanecer.

A lo lejos una campana toca lenta, melancólica,

el cielo comienza a clarear indeciso.

La niebla se extiende en larga pincelada blanca sobre el campo,

poco a poco la lechosa claror del horizonte

se tiñe en verde pálido.

Si uno comienza a leer "La voluntad", posiblemente esa sea la obra,

porque es una obra canónica, la que se estudia en las universidades.

Si comienza leyendo esa, uno se da cuenta de que está viendo cine,

porque el comienzo de "La voluntad" es muy cinematográfico.

Una cámara quieta, que va captando el amanecer,

una panorámica, luego un travelling, atraviesa el pueblo,

llega a una casa, entra por un zaguán, llega a un patio

y se detiene ante unos personajes.

Yo, pequeño filósofo,

he cogido mi paraguas de seda roja,

y he montado en el carro para hacer, tras largos años de ausencia,

el mismo viaje a Yecla que tantas veces hice en mi infancia.

"Las confesiones de un pequeño filósofo"

lo escribí en una casa del campo alicantino castizo,

en el collado Salinas.

(Música)

Su situación es al pie de una montaña,

el monte está poblado de pinos olorosos y de hierbajos ratizos.

En la tierra llana aparece una sucesión,

un ensamblaje de viñedos y de tierras paniegas,

entre unos y otros, se esconde la casa.

Azorín es un escritor que tiene muchos valores.

Fue un gran mediador entre los clásicos

de la literatura española y los lectores contemporáneos,

ese valor de Azorín sigue vigente hoy en día.

Pero lo que caracteriza quizá de manera más singular

a José Martínez Ruiz, Azorín, es el estilo literario.

Es un estilo aparentemente minimalista,

pero dotado de una precisión, de una economía de medios,

y de una eficacia poética extraordinaria,

su vigencia es incuestionable.

(Música)

En 1888 me trasladé a Valencia para estudiar la carrera de Derecho,

aquí vivía hasta 1896.

(Música)

En las puertas de la Universidad pone en letras de bronce:

"Universidad Literaria".

Y recuerdo que, adorador yo de la literatura creadora,

literatura de imaginación, verdadera literatura,

ese rótulo me irritaba sordamente.

Azorín, José Martínez Ruiz, como se llamaba entonces,

se trasladó a Valencia.

Las primeras correrías de Azorín en Valencia

es por la calle La Nave, la calle Bonaire,

por la calle de Las barcas, alrededor de la Universidad Literaria.

Él se dedicaba, digamos, a pasear, a no estudiar,

era mejor... estudiante que estudioso,

de hecho, no consiguió aprobar.

Tuvo que trasladar la matrícula a Granada,

porque allí había, posiblemente, algún catedrático más fácil,

que podía hacer un aprobado general,

después lo intentó también en Salamanca.

Pero él en Valencia, desde el primer momento,

decide ser periodista, no abogado.

En Valencia escribía artículos periodísticos en "El Pueblo",

que dirigía Blasco Ibáñez,

y "El Mercantil Valenciano",

y publiqué algunos folletos literarios.

Comencé a llevar en el bolsillo un cuadernito

en que iba apuntando los detalles de lo que veía.

Blasco Ibáñez trabajaba incansablemente,

nuestras estéticas se oponían,

las relaciones que nos ligaban se enfriaron,

volvieron a ser cálidas y sinceras años después.

(Música)

En el ateneo mercantil pronuncié un discurso que titulado

"La crítica literaria en España", se editaría en forma de libro.

Azorín describe con la pluma los paisajes, muchas veces,

como si pintara un cuadro.

Entonces, es bueno haber tenido cerca algún cuadro de Sorolla,

y de esa manera podemos aprender cuál era la paleta

que utilizaba Azorín para describir.

Hay dos vertientes: una es el paisaje que podríamos llamar estático;

otra es el paisaje dinámico, el que evoluciona a lo largo del día.

Azorín utiliza el paisaje que ve, inmediato,

para describir lo que son sus formas, sus elementos,

los componentes que tiene ese paisaje,

y los colores que le caracterizan, en cualquier hora del día.

(Música)

No conocí a Sorolla en Valencia, sino en Madrid, mucho más tarde.

(Continúa música)

Valencia es la tierra de los pintores,

y de los pintores desposados con la luz.

Yo creo que Joaquín Sorolla es un gran pintor,

pintor sereno y dueño de sí en época de afrentosas veleidades.

Pintor dueño de sí, de su mente y de su mano,

al tiempo que otros caían en complacencias infantiles.

El mar,

las velas blancas,

los árboles,

la mesa alba en la floresta,

la barca humilde,

todo, en fin, lo tocado por el pincel de Sorolla,

cobra inefable carácter etéreo.

(Silbato tren)

(Música)

Vine a Madrid en el otoño de 1896,

había yo pasado en Valencia diez años, estudiando Derecho.

(Música)

He guardado mucho tiempo un calendario

en el que había señalado yo los días, para mí harto memorables,

en que no tuve más nutrimiento que el siguiente:

un panecillo por la mañana y otro al anochecer.

(Música)

(Bullicio callejero)

Me encuentro frente al rastro, van y vienen gentes apresuradas,

gritan los vendedores.

¡Cositas buenas de caballero!

Al borde de la acera se extienden los puestos,

llena la calle rumor de gritos,

toses, rastreo de pies.

En esta trastienda del rastro hay una barraca de libros viejos,

y a ella voy los domingos,

a sentarme un rato, mientras curioseo en los sobados volúmenes.

(Música)

El Retiro es un bello parque,

hay en él, como en los paisajes de Troyon, seculares árboles.

(Música)

Recuerdo los paseos silenciosos por El Retiro junto a Pío Baroja.

(Continúa música)

No podemos imaginar Madrid sin Lhardy.

(Continúa música)

Lhardy resume la aristocracia y las letras,

y a su vez, es resumido por el espejo del fondo,

con marco de talla dorada.

(Música)

La plaza mayor de Madrid es una hermosa plaza,

en sus soportales se dan cita distinguidos ciudadanos,

hay gorrerías, o si se quiere aupar el concepto, sombrererías.

Ya tenemos aquí a Azorín.

Empieza a escribir en "El País", y él confiesa, dice:

"Yo estuve durante todo un año escribiendo de noche,

sin cobrar, un artículo cada noche,

sin cobrar durante todo un año".

Y después, con el tiempo confesaría que era lo mejor

que a su parecer había escrito nunca.

Por una crónica un poco incendiaria sobre la familia cristiana, etc.,

lo expulsan del periódico.

Y lo mismo del matrimonio, propiedad de la mujer,

que se tiene como se tiene una máquina:

exclusivismo del goce sexual en determinada hembra,

institución que se mantiene por la fuerza.

Voto por el amor libre, por la desaparición del matrimonio.

El director del periódico decía que esto no podía continuar,

que los suscriptores se quejaban.

Uno de ellos decía que yo era un loco, o que no tenía hijas.

No, no tenía hijas, ni nada.

Tras "La ruta de don Quijote" propuse un viaje por Andalucía.

Estuve en Sevilla, en Lebrija,

donde charlé con jornaleros del campo

que me contaron cómo eran sus condiciones de vida.

(Música)

Todos estos hombres, todos estos enfermos que hemos visto,

son pobres, necesitan carne, caldo, leche.

Y la miseria va creciendo, extendiéndose, invadiéndolo todo.

Envié varios artículos a "El Imparcial",

no se publicaron más que contados.

Se acabó la Andalucía trágica,

y yo descendí confuso de la cumbre del gran diario.

(Música)

No debe el periodista ser prolijo ni confuso,

debe escribir breve, complemento de la concisión es la claridad.

En vano ser breve, si no se fuera también claro,

es decir, comprensible para todo el mundo.

El arte del periodista es el de saber contar,

el de saber narrar los hechos, y de explicar las frases, los matices,

los pormenores de un problema político o social.

(Música)

En las redacciones, el escritor deja algo y saca algo,

deja las adherencias superfluas del estilo,

y saca la limpieza de ese estilo.

Como hay que escribir rápidamente, sobre la marcha,

pasada la medianoche,

en tanto que las máquinas marchan ya,

se apartan los arrequives impertinentes,

y se escribe de un modo rápido y directo.

(Música)

No habrá existido director de periódico más obseso con el suyo,

don Torcuato Luca de Tena piensa en todo,

lo prevé todo, lo perfecciona todo.

Cuando Torcuato Luca de Tena le ofreció a Azorín

empezar a colaborar en "ABC", él se sorprendió,

y lo primero que le dijo es que era republicano

confeso y convencido.

Torcuato Luca de Tena le dijo que él no le contrataba

por sus ideas políticas, lo único que le pedía,

él quería a los mejores escritores, y lo único que le pedía

es que lo que contase fuese cierto, estuviese bien escrito,

y lo hiciese rápido.

Tal vez con un poco de malicia,

la primera función que le encargó Torcuato Luca de Tena a Azorín

fue seguir en su viaje al joven rey Alfonso XIII a París.

Ahí salió su famosa crónica del atentado de París,

que es un ejemplo para el periodismo.

(Música)

En mi juventud fui inquieto,

en mi vejez, sosegado.

En la juventud quise singularizarme,

y en la vejez, pasar inadvertido.

Todo cambia en la vida, nada hay más contradictorio que la vida:

a los 20 años pensamos de una manera,

y de otra cuando la edad ha ido transcurriendo.

El padrino de Azorín, y el crítico que más respalda a Azorín

a lo largo de su primera etapa es sobre todo Leopoldo Alas, Clarín.

Azorín pensaba que como Pepe Martínez Ruiz no iba a triunfar

a lo largo de su carrera literaria,

y por lo tanto iba buscando un seudónimo parecido a Clarín,

un seudónimo que fuera sonoro y atractivo a nivel periodístico.

(Música)

Soy otro.

Antaño fui un hombre escritor llamado Ahrimán y Cándido.

Luego, otro hombre escritor que firmaba sus obras

con el nombre de José Martínez Ruiz,

y después otro, Antonio Azorín,

y poco más tarde otro, Azorín a secas.

Todos ellos esencialmente distintos entre sí,

todos entre sí otros.

(Música)

Los políticos no son una clase aislada en un país,

una crítica fácil y amiga de zafarse de las responsabilidades,

echa sobre los políticos la culpa de todos los males de un país.

Los políticos no son ni mejor ni peor que las demás clases sociales.

Azorín es un gran renovador del género de la crónica parlamentaria.

Se convierte en un periodista moderno,

que ya utiliza técnicas que han quedado en el periodismo.

Realmente es un periodista visual, en su crónica aporta imagen.

Hasta que llega Azorín, las crónicas y las informaciones de los periódicos

eran sobre todo un resumen de los extractos de los discursos.

Azorín realiza una crónica parlamentaria,

y por supuesto no alude tanto al contenido de los discursos,

al contenido político, sino que se fija con los comportamientos

de los diputados, de las personas que están contemplando como invitados

desde las tribunas las sesiones parlamentarias,

y reproduce gestos, y lo hace con cierto humor.

Desmitifica la figura del político, y no solo eso,

es el primer periodista que cuando cubre una crónica parlamentaria,

no se queda solo en el hemiciclo, en lo que pasa allí dentro,

sino que es como un cámara, que se la pone al hombro,

y sale también a los pasillos, a los otros escenarios del edificio

del Congreso de los Diputados,

y escribe sobre cosas que oye fuera del hemiciclo.

Escribe sobre esos comportamientos,

y se convierte en un periodista indiscreto.

Hasta tal punto se involucra en política,

que acaba siendo cinco veces diputado del Partido Conservador.

(Música)

En la literatura española,

la generación de 1898 representa un renacimiento.

Un renacimiento es la fecundación del pensamiento nacional

por el pensamiento extranjero.

Los tres éramos Ramiro de Maeztu, Pio Baroja y yo.

Nos llamábamos "Los tres",

así figuramos en artículos periodísticos.

Los tres éramos el grupo del núcleo literario

que se disponía a iniciar una acción social.

Azorín fue el que consagró la denominación generación del 98

en varios artículos periodísticos del año 1913.

Esa idea de una generación venía de atrás,

una generación no es una especie de campo de concentración

donde hay que meter a los escritores, de buen grado, o por la fuerza.

No, una generación es, sobre todo, el resultado de un fenómeno

que se produce en la sociedad, y que todos podemos comprobar.

Las personas nacidas en torno a unos mismos años

experimentan la realidad de la existencia individual y colectiva

desde unos parámetros muy similares.

Por otra parte, los escritores se reúnen entre ellos

en su época de iniciación, publican revistas,

se relacionan a través de tertulias, lanzan manifiestos,

organizan actos, pelean entre ellos, se reseñan los unos a los otros...

Todos esos factores ayudan a configurar la cohesión de un grupo,

que en el caso del grupo español al que nos referimos,

además tomó la denominación del año 98,

el año de la pérdida de las últimas colonias españolas.

(Música)

Galicia estaba lejos,

Valle-Inclán y Camilo Bargiela

nos servían de enlace espiritual con Galicia,

el viaje era entonces interminable.

A la otra parte del mundo, en los confines de la tierra habitada,

estaba ensoñadora y neblinosa, Galicia.

(Música)

La Pardo Bazán tenía una excelencia sin la cual no se puede ser artista:

la curiosidad.

Azorín fue miembro de la Real Academia Gallega,

y además mantuvo una buena relación con doña Emilia Pardo Bazán,

la fundadora, por así decirlo.

Doña Emilia era la presidenta de la sección literaria

del ateneo de Madrid,

y Emilia Pardo Bazán trabajó mucho a favor de los jóvenes autores,

contratándolos, y animándolos a seguir.

Azorín fue el gran propagandista de Rosalía de Castro,

es decir, fuera de Galicia era una persona escasamente conocida.

Fue Azorín el que defendió y subrayó

la enorme importancia de aquella autora.

A Rosalía, la desdeñada,

le gustaba yo más en su lengua nativa

que en el volumen castellano

"En las orillas del Sar".

En su lengua vernácula, Rosalía se explaya

y entrega toda ella con fluidez y graciosidad.

Amaba ansiosamente Rosalía el mar.

En el mar veía un reflejo de su espíritu solitario

y en perpetua inquietud.

(Música)

El color atrae a los escritores de 1898.

Viven esos escritores en un ambiente de pintura.

En el grupo figura Pablo Ruiz Picasso.

El Greco ha sido revelado al público de España por ese grupo.

(Música)

Ver el adusto y duro panorama de los cigarrales de Toledo

es ver y comprender los retorcidos y angustiados personajes del Greco.

Este divino Greco me hace llorar de admiración y de angustia.

(Música)

Sus personajes alargados,

retorcidos,

violentos,

penosos.

(Música)

En negruzcos tintes,

azulados violentos,

violentos rojos,

dan la sensación angustiosa de la vida febril,

tumultuosa,

atormentada,

trágica.

Toledo es una ciudad sombría,

desierta, trágica,

que me atrae y me sugestiona.

Salgo a la plaza de Zocodover y doy una vuelta por los soportales.

No me siento precisamente necio,

pero me atrae más una toledana comprando mazapán

que los libros del cardenal Sancha.

La catedral es fina, frágil y sensitiva.

La dañan los vendavales, las sequedades ardorosas,

las lluvias, las nieves.

Las piedras areniscas van deshaciéndose poco a poco.

Encuentra Azorín en Castilla justamente la expresión

de esa identidad, de esa identidad general,

no del castellano, sino de esa identidad de España.

De todas maneras, Castilla queda sublimada,

precisamente, por ser ese eje.

Hay un momento en el cual Azorín escribe algo

que a mí me impresiona cada vez que lo releo,

y es que no puede escribir la palabra Castilla

sin sentir una profunda emoción.

Azorín va destapando como cofres, va abriendo cajas

según va por el paisaje.

Unas son olorosas, otras son acústicas,

porque oye el canto de los pájaros, el zumbido de las abejas,

el rumor del río,

porque huele el aroma de las jaras

o de las retamas

o los olores propios del romero en el campo de esa Castilla.

(Música)

La luz de Segovia es más reverberante y fina

que la luz de las otras ciudades españolas.

La torre de la catedral es cuadrada,

recia, con resaltes en las esquinas.

(Música)

En el azul del cielo,

sobre el amontonamiento de las viviendas,

resaltan lo amarillo de la torre de la catedral

y lo ceniciento de las techumbres del Alcázar.

(Música)

Ávila es, entre todas las ciudades españolas,

la más siglo XVI.

Las murallas, con sus 88 torres,

ciñen el caserío y forman un ámbito perfectamente cerrado.

Los más bellos palacios son del siglo XVI.

El ambiente es aristocrático.

Y hay un momento en la vida de Ávila

en que esta modalidad culmina en una fórmula viva y espléndida,

Teresa de Jesús.

La prosa de él es una prosa limpia, precisa,

en el que no hay más adjetivos de los absolutamente necesarios.

Y es una prosa, además, que juega con el tiempo;

de alguna manera, paraliza el tiempo.

Uno tiene la impresión de que el mundo que describe Azorín

es un mundo por el que no transcurre el tiempo,

en el que no hay usura, desgaste, decadencia.

Creo que Azorín, gracias a esa prosa,

y gracias a esa curiosidad por las cosas pequeñas, menudas,

por los pueblecitos, por las aldeas,

por lo pequeño, lo insignificante, lo marginal,

dignificó todo un mundo de cosas,

de personas, de lugares

que hasta entonces pues no tenían, digamos,

ese protagonismo en la literatura.

(Música)

Las nubes nos dan una sensación de inestabilidad y de eternidad.

Las nubes son como el mar,

siempre varias y siempre las mismas.

A estas nubes que ahora miramos las miraron hace 200,

500, 1000, 3000 años otros hombres con las mismas pasiones

y las mismas ansias que nosotros.

Azorín. -Excelente escritor.

Lo que pasa es que no sabía el castellano,

escribía en catalán.

Decía: "La puerta es verde", punto.

"El cielo es azul", punto.

"Ese señor tiene la nariz grande", punto. Esto no es castellano.

El lenguaje castellano es la frase larga

que se termina, generalmente, en cola de pescado.

-La relación de Azorín con Cataluña es una relación de muchísimos años,

puesto que Azorín estuvo trabajando con más de 200 artículos

en el "Diari de Barcelona" a principios del siglo XX

y, posteriormente, en el diario "La Vanguardia"

desde 1910 a 1918.

Azorín piensa en todo momento que la mejor imagen de España

en Europa se llama Cataluña y así lo defiende en muchos momentos.

Es más, en plena dictadura de Primo de Rivera, en 1924,

Azorín, junto a Gregorio Marañón y otros intelectuales,

firman un manifiesto en favor de la lengua catalana,

cuando estaba absolutamente perseguida,

y los catalanes hacen un manifiesto también elogiando esta defensa

que ha venido haciendo Azorín y el resto de intelectuales.

(Música)

Cada vez admiro más a Cataluña.

La mejor imagen de España en Europa se llama Cataluña.

En Barcelona no se lee, se investiga,

se está al tanto de las nuevas tendencias estéticas,

de la evolución filosófica.

(Música)

Recordamos a Maragall,

sus ojos pensativos, un poco tristes,

y su barba corta y desigual.

Había en su persona un ambiente de recogimiento

y de sensitiva nerviosidad.

Juan Maragall ha sido el poeta más fino y delicado

de la España contemporánea.

Cataluña,

tus costas luminosas atraen nuestra mirada,

la mirada de nuestro espíritu.

(Música)

Lo que nos une aquí son ideas,

sentimientos y anhelos

que todos llevamos en nuestro espíritu

y por los que todos suspiramos.

Se trata, más que de celebrar una persona,

de reiterar y afirmar una tendencia.

(Música)

No volveré a la Academia.

Ese es un propósito firme en mí.

Fui elegido académico por unanimidad,

después de varios fracasos.

Hice el discurso de entrada con verdadero cariño.

Pero hay una causa que es un obstáculo

para mi asistencia:

la hora de las juntas o sesiones, las ocho.

A esa hora hago mi postrera refracción

y media hora después estoy metido entre sábanas.

Y al comienzo de la madrugada, principio a trabajar.

(Música)

¿Quién ha traído la República?

¿Por quién ha venido la República?

El cambio de régimen se ha producido por un cambio del espíritu público

a lo largo de 30 años gracias a la lenta labor

de la legión de trabajadores intelectuales.

La República la han hecho posible los intelectuales.

Azorín se exilia por razones puramente psicológicas,

ya que no podemos hablar de razones políticas,

porque él siente el temor a la represalia de los dos bandos.

Por un lado, había apoyado a Juan March con unos artículos

y, por otro lado, se había declarado republicano

y él considera que puede ser represaliado.

Por otro lado, también el temor a no poder publicar

le impele marcharse, a huir, hacia el exilio.

(Música)

Otra vez en París, pero esta vez de un modo penoso.

Salí yo de Madrid con Julia en un tren de la noche

en octubre de 1936.

Hice el viaje por Valencia y entré en Francia por Cerbère.

(Música)

Estoy perdido en París.

Perdido en todos los conceptos.

No sé por dónde me ando, porque mi espíritu está ausente.

Me encuentro materialmente en París, pero mi espíritu está en Madrid.

Una de las actividades que realiza también Azorín,

una actividad humanitaria, es la de agente de canjes;

intenta convertirse en un adalid de la tercera España,

intenta el intercambio de prisioneros de ambos bandos.

Y Serrano Suñer es quien nos presenta un memorial

en el que el propio Azorín habla del encuentro, que dirige a Franco,

y en el que plantea un encuentro entre las tres Españas:

entre el bando nacional, el bando republicano

y escritores e intelectuales españoles

que se encuentran en el exilo.

(Música)

¿Cuál será la actitud de un ciudadano fuera de su patria?

¿Cuál ha sido la actitud del autor de este libro en París?

Por mucho que conozcamos el carácter de un pueblo,

siempre, al llegar a cierto límite, habremos de detenernos.

No podemos pasar más adelante.

Nos es imposible el penetrar en la entraña

del pueblo en que vivimos fuera de nuestra patria.

"París" es un libro de memorias de Azorín.

Su actualidad radica en que podemos visitar

los jardines que visitaba Azorín,

los lugares en los que se encontraban las librerías,

los museos en los que permanecía tanto tiempo Azorín

o las estaciones de metro.

En la obra de "París" vamos a encontrar esa guía sentimental

con la que nos vamos a identificar como viajeros,

porque cuando consultamos esa guía

estamos leyendo una obra literaria

y, al mismo tiempo, estamos paseando por una ciudad como es París.

(Música)

En París hay infinitas librerías.

Por todas partes se ven libros.

Vayamos recorriendo los puestos de libros viejos

a lo largo de los malecones del Sena.

(Música)

La Torre Eiffel está en el centro de París

y está en todos los lugares de París.

Cuando menos lo pensamos, aparece ante nosotros.

(Música)

El Louvre es inmenso.

Más completo museo no lo habrá.

Llevamos más de 50 visitas.

Nos conocen los guardianes.

Llegamos con apetencia de ver cuadros,

famosos cuadros,

y al cabo, nuestra glotonería nos produce náuseas.

(Música)

El metro es esencial en la vida de París.

No puedo pasar sin permanecer dos horas,

por lo menos, en el metro.

Se estudia en el metro la vida de los ciudadanos,

el andar de los ciudadanos.

Se induce por el gesto la vida;

se imagina por la vida la novela de la vida.

El mercado nos ayuda a comprender una ciudad.

El mercado es vivero de lingüística y concierto de color.

En el mercado los ojos se complacen en la visión del color

que nos ofrecen los frutos de la tierra.

En París existen intramuros,

en plena ciudad, tres grandes cementerios:

el de Montparnasse,

el de Montmartre

y el de Père-Lachaise.

(Música)

Altas casas de vecindad dominan este último cementerio.

Desde ellas se está viendo constantemente

el espectáculo de las tumbas.

(Música)

En París hay grandes jardines y chicos jardines.

Los chicos son nuestras glorietas.

El encanto de París, en lo tocante a jardines,

casi más reside en las glorietas

que en el Luxemburgo o en el Monceau.

Cuando acaba la guerra civil, pues prácticamente

él ya tiene una edad, tiene más de 60 años,

y se esfuerza en volver a España.

A partir de ahí toma contacto con Serrano Suñer,

el cuñadísimo de Franco,

y prepara su vuelta a España

y cuando regresa pues creo que tiene 66 años

y, como todos sabemos, viene con ganas de no tener complicaciones

y eso es lo que hace

que ese Azorín de la parte del franquismo

se va mucho a la vena literaria, pero, a veces, también entra

en algún juego del régimen, siguiendo desde la prensa

algunas consignas o algunas orientaciones.

Es cuando escribe artículos sobre la División Azul

o sobre José Antonio.

En 1937,

se radió por la estación de la Torre Eiffel

mi obra "Angelita".

La comedia fue interpretada por una compañía

denominada "La Petite Scène".

Los actores estuvieron muy acertados.

Sentado yo a un lado del salón, aplaudía de cuando en cuando.

(Música)

He hecho teatro sin sensiblerías ni filosofías,

nada de decorados, nada de mobiliario;

cuatro paredes desnudas, unas cortinas...

Y basta.

La palabra, la palabra lo es todo en el teatro.

Azorín llamó a su teatro "superrealista".

El superrealismo para Azorín no es ni una escuela

ni un movimiento ni un estilo, sino el espíritu de una época.

El espíritu de una época que necesita

una nueva manera de expresión.

Y esa nueva manera de expresión

la encuentra en esta forma de teatro experimental;

un teatro que estaría por encima del realismo,

que superaría al realismo para, bueno, llegar a aquellos aspectos

de la vida humana que el realismo no llega.

-¿Dejando la isla de San Fernando tan sola cuando se va?

(Música)

He visto en tres años unas 600 películas.

No es mucho.

Algunas, deliberadamente o por las circunstancias,

las he visto dos, tres o más veces.

Es un enamorado del cine. ¿Ve muchas películas, Azorín?

-Veo muchas. La última que he visto con gusto

es la titulada "El culpable inocente".

El protagonista es Henry Fonda.

(Música)

Nos encontramos en un momento terminal en la historia del arte.

Acaba un mundo, comienza otro.

Cuanto amamos en literatura está en vías de desaparecer.

El libro que tenemos sobre la mesa

ya no significa lo que significaba antes.

Azorín es un artista, Azorín es un creador.

El porqué: porque él ha creado un mundo.

Ha creado un mundo que, muchas veces,

cuando vamos al de nuestra experiencia, pensamos:

"Esto es como en los libros de Azorín".

No, no, es que Azorín nos hace ver el mundo de esta manera.

Ha suscitado en nosotros una manera de situarnos ante el mundo,

que es algo suya, propia y que lo hemos aprendido en él.

Cavilar y contar, ese es el oficio del cuentista.

Yo creo que le debo contar al lector punto por punto, sin omisiones,

sin defectos, sin lirismos,

todo cuanto hago y veo.

(Música)

90 años son una vida muy larga.

Si no se olvida el agravio, no se puede hacer nada,

ni en literatura ni en política.

Olvidar es lo supremo

y lo más delicado que puede hacer un hombre.

(Música créditos)

Imprescindibles - Azorín. La imagen y la palabra

57:53 20 nov 2017

El documental busca ofrecer la visión de uno de los escritores más modernos, innovadores y vanguardistas que ha dado la literatura española. Se darán a conocer aspectos desconocidos del Azorín escritor, periodista, parlamentario y, en especial, de su faceta humanista.

Su propia obra y las intervenciones de especialistas en la misma conducirán al espectador por la senda que irá desvelando a uno de los grandes desconocidos de la literatura española, que dio nombre a la Generación del 98 y cuya ingente obra literaria y periodística despierta cada vez más pasiones y controversias.

‘Azorín. La imagen y la palabra’ ha sido grabado en distintas localizaciones de Alicante y Madrid, así como en Castilla-La Mancha, Castilla y León y Galicia o las ciudades de Barcelona y París, escenarios por las que transcurrió la vida del escritor. El documental está planteado como un viaje sentimental, con Azorín como guía, para descubrir que cien años después, las imágenes de la España que Azorín describió son idénticas a cómo las retrató hace un siglo.

Contenido disponible hasta el 5 de diciembre de 2017.

El documental busca ofrecer la visión de uno de los escritores más modernos, innovadores y vanguardistas que ha dado la literatura española. Se darán a conocer aspectos desconocidos del Azorín escritor, periodista, parlamentario y, en especial, de su faceta humanista.

Su propia obra y las intervenciones de especialistas en la misma conducirán al espectador por la senda que irá desvelando a uno de los grandes desconocidos de la literatura española, que dio nombre a la Generación del 98 y cuya ingente obra literaria y periodística despierta cada vez más pasiones y controversias.

‘Azorín. La imagen y la palabra’ ha sido grabado en distintas localizaciones de Alicante y Madrid, así como en Castilla-La Mancha, Castilla y León y Galicia o las ciudades de Barcelona y París, escenarios por las que transcurrió la vida del escritor. El documental está planteado como un viaje sentimental, con Azorín como guía, para descubrir que cien años después, las imágenes de la España que Azorín describió son idénticas a cómo las retrató hace un siglo.

Contenido disponible hasta el 5 de diciembre de 2017.

ver más sobre "Imprescindibles - Azorín. La imagen y la palabra" ver menos sobre "Imprescindibles - Azorín. La imagen y la palabra"

Los últimos 378 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Remedios Varo

    Remedios Varo

    58:35 02 jul 2018

    58:35 02 jul 2018 Remedios Varo és un documental que mostra una anàlisi basat en la vida i obra d’aquesta pintora surrealista, recolzat en testimonis personals d’alguns que van compartir amb ella molts moments. Remedios Varo va ser una de les primeres dones que van estudiar a la Real Academia de Bellas Artes de Sant Fernando, de Madrid. Una pintora surrealista, escriptora i artista gràfica, nascuda a Anglès, que va marxar a França, però que amb l’arribada dels nazis al 1941 es va exiliar a Mèxic i mai va tornar a Espanya. Remedios Varo va viure la vida amb molta intensitat, trencant els límits de l’Espanya provinciana de l’època que li va tocar viure. Es va inventar una boda amb el seu millor amic per a ser lliure i poder independitzar-se legalment de la seva família. La seva obra creativa evoca un món sorgit de la seva imaginació on es mescla Ciència, misticisme, esoterisme i màgia. Va ser una creadora amb reconeixement internacional, especialment a Mèxic i els Estats Units, però a Espanya és una absoluta desconeguda. Va morir jove, quan encara el seu talent estava en ple creixement. No va tenir gaire temps per a gaudir de l’èxit i sense poder imaginar el prestigi que assoliria la seva obra. Fitxa tècnica: Producció: Moo, en coproducció amb TVE Any de producció: 2017 Direcció i guió: Toni Espinosa

  • 1:49 23 may 2018 En los años 60, 70 y 80 La Chana fue una de las más grandes estrellas del mundo del flamenco. La bailaora gitana autodidacta irrumpió en los escenarios en plena edad dorada del flamenco, deslumbrando el público gracias a su estilo innovador caracterizado por sus novedosas combinaciones rítmicas, nada tradicionales, y por su velocidad, expresión y fuerza sin precedentes. Sus actuaciones se anunciaban en colosales carteles alrededor de todo Madrid. Peter Sellers, con el cual actuó en la película The Bobo (1967), la invitó a Hollywood. Pero nunca fue. Repentinamente, en la cúspide de su carrera, desapareció de los escenarios. Siguiendo el backstage de la última importante actuación de La Chana, en 2013, se desenmaraña la historia de una vida turbulenta para revelar el secreto que truncó su prometedora carrera: fue víctima, durante 18 años, de abusos domésticos por parte de su primer marido. LA CHANA no trata sobre una vida que pudo haber sido, sino de la increíble fuerza de La Chana que le permitió superar las complicadas circunstancias de su vida. Es una historia sobre los procesos de creación y su fuerza, sobre el amor, la amistad y la reinvención. La Chana nos lleva a la esencia de su pasión, revelándonos una historia poética e inspiradora, cristalizada en los inevitables conflictos de una vida extrema y contradictoria; entre el artista encima del escenario y la mujer detrás del telón. Gracias a una amiga en común, la flamencologa y músicologa Beatriz del Pozo, conozco a La Chana en el 2012 y en seguida iniciamos el proyecto documental. A medida que me empieza a explicar su historia de vida, empieza también a exponer las conexiones entre su necesidad de crear y las duras circunstancias vitales por las que pasó. La mujer poderosa en el escenario se yuxtapone a una mujer con las alas cortadas detrás del telón. La Chana se encuentra en un momento de su vida donde se enfrenta a su vejez y a la imagen de mujer y bailarina que una vez fue. Su particular confrontación con esta situación la hace aún más bella e impresionante como personaje. El lunes, 28 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 59:44 21 may 2018 Documental biográfico sobre la personalidad y las facetas como escritor, periodista y cineasta de Gonzalo Suarez, un acercamiento a su peculiar forma de hacer ficción. Histórico de emisiones: 19/12/2016

  • 54:24 14 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Debido a su compromiso político tuvo que huir de España tras la Guerra Civil, recalando primero en México, donde se desarrolló como cartelista antes de asentarse en Alemania, país en el que continuó con su carrera artística. Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 2:56 10 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937. Son muchos los motivos por los que Josep Renau es un imprescindible de nuestra cultura. Cartelista fotomontador, teórico del arte, pintor, muralista, dibujante de películas de animación... hablar de Renau es hablar de un hombre del Renacimiento solo que nacido en los albores del siglo XX. En el diseño gráfico introdujo novedades como el uso del aerógrafo y tras dejar atrás su etapa como artista “decó” se sumergió en las aguas de las primeras vanguardias situándose así como cabeza visible en España de movimientos como el constructivismo ruso o el dadaísmo alemán. Su compromiso político le llevó muy pronto a abandonar su fulgurante carrera y los trillados caminos del mercado del arte para zambullirse en la producción de obras abiertamente políticas y muy críticas con el fascismo que acechaba Europa. Su colaboración con importantes revistas del momento de carácter anarquista como Estudios, Orto o Nueva Cultura así lo demuestran. Josep Renau, el lunes, 14 de mayo, a las 20.50 horas, en Imprescindibles de La 2

  • 2:30 10 may 2018 Filmado entre Valencia y Alemania, “Josep Renau. El arte en peligro” pasea por la infancia del artista en las calles del Cabañal para luego viajar hasta lo que era la República Democrática Alemana, donde desarrolló los murales que todavía se encuentran en la ciudad de Halle-Neustandt. El trabajo recoge las voces y testimonios de Marta Hoffman, artista y amiga del creador; José Miguel G. Cortés, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno; Fernando Bellón, biógrafo de Renau; Manuel García, crítico de arte y Doro Balaguer, amigo y fundador de la Fundación Josep Renau, entre otros.

  • 3:37 09 may 2018 Josep Renau (1907-1982), multifacético artista valenciano, activista político e intelectual comprometido fue nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1936, jugó un gran papel en la salvaguarda y evacuación de las colecciones artísticas antes de los bombardeos y su encargo a Picasso, derivó en la realización del “Guernica” para el pabellón español de la Exposición Internacional de París de 1937.

  • Salvador Espriu

    Salvador Espriu

    57:13 07 may 2018

    57:13 07 may 2018 Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias. Histórico de emisiones: 01/12/2013

  • 2:21 17 abr 2018 En el Día de las Letras, el día de Sant Jordi, el Día del Libro, en Imprescindibles estrenamos este documental sobre el destacado escritor barcelonés. “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • 1:54 17 abr 2018 “La verdad sobre el caso Mendoza” no es un documental dedicado a relatar la brillante trayectoria de Eduardo Mendoza. De hecho, nuestro relato se detiene en 1975, fecha de la aparición de su primer libro, La verdad sobre el caso Savolta, que significó a la vez su debut literario y su consagración como uno de los autores más populares y respetados de la literatura española. Porque más que el relato de una exitosa carrera literaria, cuajada de reconocimientos, de éxitos de crítica y público, de traducciones a decenas de lenguas y coronada por el premio Cervantes, queríamos explorar los años de iniciación del autor, años de formación, de búsqueda y de aprendizaje. Averiguar, en la medida de lo posible, quién y cómo era Eduardo Mendoza antes de alcanzar la notoriedad. Basado en un relato autobiográfico escrito ex profeso por el autor y en una serie de entrevistas y revisiones de su archivo personal, el documental nos permitirá conocer algo de los orígenes familiares del escritor, de sus primeras lecturas, los balbuceos de su vocación, el deseo de escapar de una España gris y asfixiante, sus estudios en Londres, así como las circunstancias que concurrieron en la concepción, la redacción y la edición de la novela con la que alcanzaría una inesperada notoriedad con apenas treinta y dos años. “La verdad sobre el caso Mendoza” propone una mirada íntima y cercana, no exenta de humor, a uno de los autores capitales de la cultura española de las últimas décadas.

  • Jardiel Poncela

    Jardiel Poncela

    56:25 26 mar 2018

    56:25 26 mar 2018 Inverosímil, Jardiel Poncela, bucea en la creatividad de un autor, que para el dramaturgo Sergi Belbel, es uno de los grandes del teatro de todos los tiempos, un out sider avanzado a su tiempo. Jardiel fue un escritor con una abundante producción literaria, poco comprendido, incluso censurado, tanto por la II República, como por el franquismo "fue también director de cine en Hollywood, escenógrafo, director de actores, diseñador de un edificio teatral". Nos lo cuentan, entre otros, sus nietos, Paloma Paso, Enrique Gallud y Carlos Dorrell, Gil Parrondo, Román Gubern, Jesús García Dueñas Además, Pepe Viyuela interpreta las palabras de Jardiel. Histórico de emisiones: 19/12/2014

  • 57:07 12 mar 2018 El documental retrocede en el tiempo y llega a los recuerdos infantiles de espectadores que se pegaban al televisor para ver y escuchar al carismático divulgador y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en unos programas que cambiaron la mentalidad de los españoles en relación con la naturaleza. 'El animal humano' cuenta con testimonios de su hija menor, Odile, su viuda Marcelle Parmentier, compañeros de trabajo y reconocidos científicos y naturalistas como Luis Miguel Domínguez o Carlos Tabernero, profesor de la historia de la ciencia. Además, ha profundizado en el archivo personal del naturalista donde se encuentran miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público.

  • 2:34 06 mar 2018 Un emotivo homenaje al hombre que consiguió cambiar la mentalidad de los españoles en relación con el medio ambiente Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de marzo No te pierdas el especial de RTVE.es sobre Félix Rodríguez de la Fuente Estreno: el lunes 12 de marzo a las 21.00 horas, en “Imprescindibles” de La 2 Pre-estreno el martes 6 de marzo, a las 20.30 horas, en Cineteca Madrid La 2 ha preparado una programación especial dedicada a Félix para toda la semana del 12 al 18 de marzo

  • 00:35 01 mar 2018 La obra que le catapultó fue “el hombre y la tierra” una serie de documental que estuvo en antena desde 1974 hasta 1981, un año después de su muerte. “el hombre y la tierra” se divide en tres grandes bloques: las series venezolana y americana primera y última respectivamente y la ibérica considerada por muchos su obra magna.

  • 00:24 01 mar 2018 Félix Rodríguez de la Fuente fue una de las personalidades más influyentes de la segunda mitad del siglo XX hasta el punto de marcar con su trabajo a un par de generaciones de españoles.

  • 00:29 01 mar 2018 A Rodríguez de la Fuente se le conocía como al amigo de los animales, una apreciación que su hija Odile considera errónea “él sentía una profunda admiración por la humanidad y lo que más le preocupaba era la capacidad de la raza humana para hacerse daño a si misma”.

  • 00:35 01 mar 2018 “Su verdadero público eran los niños, porque pensaba que la juventud el día de mañana se dejarían de tanta palabra y pasarían a los hechos” explica su viuda Marcelle Parmentier. Rodríguez de la Fuente sembró intencionadamente la conciencia ecológica, tan pronto llegó a la televisión se dio cuenta de su poder de seducción, de su talento para comunicar y supo sacarle partido en una España que sólo distinguía a su fauna en función de si era una buena pieza de caza o que sólo valoraba sus paisajes y ecosistemas por la rentabilidad económica de sus recursos…. “Querido amigo Félix (….) pienso que Dios ha puesto en el mundo a los animales para que los veamos correr y crecer y no para matarlos, por eso me gustan mucho sus programas” (Carmen, 1976) Este fragmento corresponde a una carta enviada a Rodríguez de la Fuente por una niña de 8 años. El documental ha tenido el privilegio de hurgar en el archivo personal del naturalista: miles de documentos entre los que destaca la correspondencia que mantuvo con su público infantil y adulto. Como cuenta el profesor de historia de la ciencia Carlos Tabernero “esas cartas tienen un valor histórico incalculable porque en ellas se puede ver el nacimiento de la cultura ecologista con Félix como inductor desde su posición mediática”

  • 00:45 01 mar 2018 Un fragmento del documental "El animal humano", dedicado al gran Félix Rodríguez de la Fuente.  El gran naturalista defiende al lobo ibérico, para salvarlo de la extinción y ganar el cariño de los espectadores.

  • 2:16 27 feb 2018 ¿Quién fue la primera mujer que osó franquear la entrada de una redacción? ¿Cuánto ha cambiado el oficio desde entonces? Josefina Carabias (1908-1980) fue la primera periodista todo terreno tal y como hoy lo entendemos. Su vida ilustra perfectamente lo que significó para una mujer entrar en el mundo laboral. El retrato de Josefina Carabias, el lunes, 5 de marzo, a las 21.00h. n La 2

Mostrando 1 de 19 Ver más