www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3844961
Para todos los públicos Imprescindibles - Ainhoa Arteta - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Canto lírico)

"29 de mayo de 2003.

Querido Juanito:

Perdona que te escriba en papel reciclado,

pero no tengo en casa más que los faxes

y documentos que tú me mandas.

Qué desastre de tía.

Las tres de la mañana, y sin poder dormir.

Cuando pasan cosas verdaderamente serias,

es cuando uno siente la necesidad de valorar lo que tiene

y ha conseguido en la vida.

No sé qué pasará con todo esto.

Gracias a Dios, no es nada que tenga que ver con mi existencia,

pero de alguna manera sí con mi manera de vivir hasta ahora.

He intentado ir a la cama

y conciliar el sueño junto a mi hija Sara,

y pensaba: 'Dios mío, con todo lo que me queda por hacer.

¿Y si las cosas se tuercen? ¿Y si falla todo?'.

Ya sabes, las dos, dos y media, tres...

Son horas donde todo se ve muy negro.

Creo que también la oscuridad de la noche no ayuda".

(Canto lírico)

(Canto lírico)

La voz es el único instrumento vivo que existe.

Todos los demás instrumentos están hechos de material inerte.

Y la voz, sin embargo, es un instrumento vivo.

Yo dejo de latir, y esta ya no funciona.

La voz es un instrumento mucho más fuerte de lo que pensamos

si le tratamos como ella quiere.

El problema es que muchas veces le tratamos como queremos nosotros,

y a la voz hay que tratarla como ella quiere.

Y cuando consigues hacer esto,

no te puedes ni imaginar hasta dónde te puede llevar.

Es impresionante.

-Un poco de articulación a la octava. -Vale.

Venga usted, doña Marta.

Hola, Ainhoa. Encantada. Hola, mi chica.

A ver, Marta. ¿Qué me has traído?

"In quelle trine morbide". Guau.

De Manon Lescaut. Manon Lescaut.

Por la voz hablada, veo que eres una soprano

ya con mimbres de soprano spinto.

Venga, te escucho, y luego vamos a ver.

Igual me tienes que enseñar más tú a mí que yo a ti,

porque yo en este repertorio he empezado hace poco,

hace como cinco años.

(Música)

(CANTA LÍRICO)

No es una foto, es una pintura, un retrato, de Maria Callas

con el pelo corto,

como se llevaba en aquella época, en los 60.

Con seis años, me lo regaló mi padre.

Teníamos un tocadiscos, y me impactó tanto...

Primero me impactó la voz de ella.

Y luego, obviamente, la obra.

"Carmen" es una maravilla.

Y yo, que me encantaba además...

No sé por qué, soy del norte, pero me gusta muchísimo

todo lo andaluz y todo lo que tiene sabor muy del sur.

Y con seis años, mi juego era cantar y bailar "Carmen".

("L'amour est un oiseau rebelle", "Carmen")

Yo quería traeros aquí también para presentaros al aita,

y sobre todo esta casa, que para mí es parte de mi...

La mitad de mi ADN está en esta casa,

porque yo tengo mitad guipuzcoana, pero tengo mitad vizcaína.

Además, esta casa es muy especial para mí,

porque se hizo con el esfuerzo de mi bisabuelo,

el abuelo de mi padre,

que es una historia muy bonita porque él también fue a América,

y cuando yo decidí ir a América,

de alguna manera me inspiré mucho en la historia del bisabuelo,

que coincidió además con las cosas que me habéis ido contando,

que cuando yo nací, al poco de nacer, me bautizaron,

y murió él al día siguiente. Al día siguiente murió él.

Falleció él.

Esta casa tiene para mí una connotación

que es casi como un santuario.

Con mi padre yo estudiaba música sí o sí. A ver, cuenta.

Que venía del colegio de los sacramentinos

y aquello era la educación de... Bueno, yo estudié...

Con el tortazo te entra, ¿eh? No.

Hombre, aita, por favor. Unos cuantos soplamocos me has dado.

¿Unos? Ah, mira. O sea...

Unos cuantos. Muchos soplamocos.

(Aplausos)

(LOCUTOR) A continuación, la segunda intervención

de la Coral Eresoinka, de Tolosa, Guipúzcoa.

Interpretarán "Aurtxoa seaskan". Autor, Gabriel Olaizola.

Dirige el coro, de la misma manera que antes,

don José Ramón Arteta.

Su solista será Ainhoa Arteta.

-Su voz era muy bonita, muy bonita. La de Gerardo también.

Ah, la de Gerardo también. Era como una flauta.

Y le gusta cantar aún. Es más, en cierta ocasión...

Mi hermano y yo a veces cantábamos juntos

y no sabías quién era uno y otro. En uno de los concursos,

un solo, ella; y la contestación del otro solo, el hijo, Gerardo.

No supo nadie distinguir una voz de la otra.

Era una flauta, igual que yo. Preciosa la voz del niño también.

(Canto lírico)

-Anteriormente, mi padre, cuando había sido joven,

había sido director de coros. Tenía esa afición.

Y de la noche a la mañana dijo que quería montar un coro en Tolosa,

y fue por las escuelas haciendo pruebas a los chavales

e invitando a los chavales a que vinieran al coro.

A nosotros, a Ainhoa y a mí, nos dijo que teníamos que ir al coro.

No hubo ni un problema.

Lo montó para que yo y mi hermano pudiéramos cantar en el coro.

Claro, éramos los hijos del director,

y había que cantar y había que ser muy disciplinado.

En ese sentido, aprendí una cosa muy importante de él,

a estudiar música.

Se quedan extrañados de cómo cantan.

¿Por qué estas niñas, con esa facilidad,

alcanzan las notas que otras niñas no alcanzan,

desentonan y tal?

Él tiene, y sigue teniendo, el método del cinco, como digo yo.

Repetir una cosa cinco veces. Cinco veces, cinco veces.

Unía todo al final. Otras cinco veces, y santas pascuas.

Yo al tercer día les quitaba los papeles.

(Inglés)

(Ópera)

(CANTA LÍRICO)

(CANTAN LÍRICO)

(Piano)

(Canto lírico)

Los ensayos están siendo muy intensos.

La verdad es que me sorprende la intensidad

con la que trabajan en este teatro.

Son tremendamente disciplinados.

(HABLAN EN INGLÉS)

Manon Lescaut para mí es un grandísimo personaje,

una grandísima heroína.

Puccini es un compositor...

que concreta mucho.

Es un compositor muy figurativo a la vez que es verista,

pero es un verista impresionista.

Él, prácticamente, en todos los acordes,

en todas las notas, en todas las flexiones musicales,

hay un nuance, hay algo que tiene que ver con Manon.

Yo siempre digo que los personajes femeninos en Puccini, no sé por qué,

pero están muy bien construidos.

(HABLAN EN INGLÉS)

No sabe la música...

y a mí me viene a dar clases de dónde está la música.

¿Qué tal? Muy bien.

Coincidimos aquí cuando los dos vinimos a estudiar.

Yo vine a hacer la carrera, y ella venía a hacer su carrera también.

Estamos hablando del año 88.

Vinimos a Nueva York, coincidimos en el Centro Vasco en Nueva York,

que era un centro neurálgico de la gente que venía de visita.

Y nos hicimos amigos desde el primer día.

De hecho, tenía 19 años o algo así.

Entonces...

Claro, lo primero que hice fue echarle los tejos descaradamente.

Sin saber que estaba casada, claro.

Me viene aquí con lo puesto, como se dice.

Además, entré de ilegal,

por eso conozco bien la vida de los ilegales.

Entré de ilegal.

Recuerdo...

el periodo nuestro de la transición, donde aún las cosas estaban...

Iban bien, pero iban lentas. Ayudas había muy pocas.

Y viene aquí con una mano delante y otra detrás prácticamente.

No sabía tampoco hablar inglés.

Económicamente no tenía mucho dinero,

tampoco tenía para pagar las clases.

Vine aquí, pero no tenía para pagar las clases.

Como llegues tarde..., bronca que te echa.

Además, no se corta un pelo.

(Canto lírico)

Es un proceso lento, pero al principio piensas:

"Bueno, estoy más cansada que normalmente".

Yo pensé que también era porque había tenido a Sara,

y es verdad que cuando tienes un embarazo, tu voz crece.

Las hormonas cambian mucho a la voz.

Y cuando nació Sara, verdaderamente me encontré

con una voz que no se correspondía a lo que yo...

estaba trabajando, y me descontrolé bastante.

Y me estaba empezando a fallar el pasaje del centro,

que es donde la voz empieza a romperse,

empieza a ser áfona,

porque es el pasaje más delicado que hay para la voz.

Y cuando los músculos no están bien,

la primera cosa que empieza a fallar es ahí.

Cuando veo a un colega que tiene problemas ahí,

digo: "Cuidado, que algo te está pasando".

(Canto lírico)

Fui adonde el doctor en Viena.

Lo que veía es que al haber estado tanto tiempo sin ejercer,

como habían sido nueve meses,

lo que tenía era una falta de tonicidad en las cuerdas.

Él pensaba que haciendo el primer día cinco minutos,

el segundo día, seis, el tercer día, siete...

Para llegar al punto de que no se canse la voz.

Yo empezaba y trabajaba lo que estaba acostumbrada a hacer,

una hora. Claro, a la media hora mi voz ya no podía más.

Como estás cantando, muy bien, pero mucho más...

Menos abajo. Más arriba.

Por ejemplo, al principio...

(CANTA LÍRICO)

No tienes esa necesidad. ¿Son esas notas?

(Piano)

(CANTA LÍRICO)

No tienes esa necesidad.

Además, esta aria es...

Ella...

Esta aria es ella soñando...

Porque Manon Lescaut,

sabemos todos un poco la historia, ¿no?

Llega esta chica,

y su hermano la maneja de arriba abajo.

Es una niña inocente.

El hermano la coge, la manipula, la lleva a París para casarla

o para que él pueda hacer sus business con un ricachón.

¿Pero qué le pasa?

Que se encuentra con Des Grieux y se enamoran.

(CANTAN LÍRICO)

(HABLA EN ITALIANO)

"Madre mía, ¿qué era aquello?".

¿No?

Bueno, a ver...

El pasaje central en la voz es un pasaje importantísimo

porque es un pasaje que hay que pasar con mucha delicadeza.

Va creciendo poco a poco cuando lo haces correctamente.

Entonces, para que sea igual que el resto de la voz...

La voz de pecho debe tener la misma cantidad de voz de cabeza

que cuando vas a la voz de cabeza y debe tener la misma cantidad

de voz de pecho. Un equilibrio, ¿no?

Y justo esas notas son las que inclinan la balanza.

Cuando el instrumento está cansado o está mal tratado,

en esas notas es donde se rompe.

(CANTA LÍRICO)

Otra vez.

Yo creo que nosotros tuvimos mucha suerte en la vida

en el aspecto de Ainhoa.

Primero, se encontró con su padre,

que tenía unas nociones para todo ello.

Cuando su padre ya no se atrevió,

entonces surge que yo tenía contactos con directores de orquesta,

y ellos, sobre todo el italiano,

dice: "Yo conozco un profesor italiano muy bueno, muy bueno".

Era nada más y nada menos que Campogalliani.

Yo no le conocía para nada.

Era el profesor que había sido el gran profesor

de un montón de gente de la lírica.

Empezando por Renata Tebaldi, la famosa Renata Tebaldi.

La contrincante de Maria Callas.

Y le pregunto: "¿Cuánto va a costar cada clase?".

"Cada clase va a costar 2000 pesetas".

Inmediatamente saco los cálculos.

Mi mujer trabajaba en la peluquería, yo de profesor...

Pues todos mis dineros, hacia ella.

Campogalliani era un profesor a la italiana,

de los de toda la vida.

Y a mí lo que me enseñó Campogalliani es la ópera.

O sea, la esencia y el estilo de la ópera italiana,

que es muy importante.

Eugene nos espera en el lobby.

Yo esto ya me lo tomo a...

¿Cómo estás? Veo menos que un gato de escayola.

Muy bien. Cómo te gusta mi ciudad.

¿A que es guapo mi Eugene?

Qué guapo. Y tenemos nuestra edad.

Pero mira quién está hablando. Pero tenemos nuestra edad, ¿verdad?

Bienvenida. Gracias.

Bienvenida. Yo ya conocía este sitio.

¿Ya has estado aquí? Sí, alguna vez.

Eugene ha preparado prácticamente a todos los cantantes.

Ahí está con Pavarotti. Fíjate qué pequeño era.

Este cuadro se lo regaló Renata Tebaldi.

Este se lo regaló la Callas.

Este se lo regaló la nieta de Zinka Milanov.

Eugene es parte de la historia de la ópera de este país

y del mundo, porque ha trabajado con los más grandes.

¿No, Eugene?

Estoy diciendo que eres parte de la historia de la ópera.

El edificio. Y tú.

Tú eres parte de la historia de la ópera.

Por ser muy viejo. De eso nada.

No, porque cuando yo empecé... Mira, si era un niño.

Era un niño.

(Canto lírico)

Hay que estar abierto.

Para cantar hay que estar abierto físicamente.

Hay que estar abierto mentalmente.

No sé, creo que el canto requiere...

tener mucha tranquilidad espiritual.

Nuestra vida requiere una gran tranquilidad espiritual.

Estar muy centrado, con los pies en el suelo.

Un día aquí, otro allí, un avión aquí, otro allí...

Pasando del charco, hay que estar conectado con uno mismo

y conectado con los otros seres humanos

para poder desarrollar esta actividad que tiene tantísimo de espiritual.

Lo que te hace más virtuoso en la vida es la necesidad, creo yo.

Y creo que muchas veces me lo he planteado.

Y creo que soy cantante por necesidad más que por talento.

Porque la propia necesidad me ha hecho ser virtuosa de...

De mi instrumento, porque, al final,

cuando perdí la voz, yo decía: "¿Y qué hago?

No sé hacer otra cosa. Es lo único que he estudiado en mi vida.

Ahora, ¿qué empiezo, de cero otra vez?".

Entonces, dije: "No, lo tengo que sacar como sea.

Me tengo que recuperar de esta historia".

Para volver a construir la voz, tuve que destruirla entera.

Olvidarme de lo que había hecho hasta entonces.

(CANTA LÍRICO)

Y bueno, empecé a trabajar...

cosiendo, pero ¿qué me pasaba?

Que me pagaban tan poco que para conseguir el dinero

para una clase, tenía que coser muchísimo,

y llegaba a la clase muerta.

Entonces, mi profesor me dijo: "Así no puedes estar.

Te doy una clase al día a cambio de que cuides a mi hija".

Y eso me dio opción que a los seis o siete meses

de estar aquí, gané un concurso entre 2000 aspirantes,

que era una beca de estudios americana durante tres años.

En la Opera Theatre... MTI, Music Theatre International.

Durante dos años estuve simultaneando

la MTI con el trabajo. No te cuento...

Yo salía de casa a las 7 de la mañana

y volvía a mi casa a las 12 de la noche,

y no había tenido ni tiempo para comer muchas veces,

porque no paraba.

El concepto que se tenía de mí en España era un poco...

de desconfianza, ¿no?

Como que no era una artista que se había formado aquí.

Era un artista que se había formado en Estados Unidos.

En ese sentido, sí me costó entrar tanto en el Teatro de la Zarzuela

como en el Teatro Real. Pero tuve la grandísima suerte

de tener un agente maravilloso aquí, en España, Juan Carlos Sancho.

Se me propuso el hecho de hacer algún recital con ella.

Y en dos años estábamos prácticamente en órbita.

Había una solicitud, una demanda, que no había ocurrido nunca,

porque el recital de soprano con piano

aquí, en España, no se prodigaba mucho.

Y sí, fue un camino de rosas, hasta que vinieron las espinas.

Ainhoa, en principio, quizá porque ella había oído

que era una soprano más bien ligera,

tenía una tendencia que tampoco le ayudó mucho

en los primeros años de su carrera,

y era querer hacer una voz artificial,

querer hacer una voz más grande de la que tiene.

De la que tenía.

¿Qué ocurre? Que eso te trae problemas.

El problema siempre viene en que si tú haces

un centro artificial y lo anchas más de lo debido,

el agudo o lo gritas o está calante.

Y un cantante, no una soprano, cualquier cantante, sin agudo,

descanse en paz.

Mi rutina empieza el día anterior.

Que normalmente me acuesto pronto.

Duermo tarde, ¿eh?

Veo algo la televisión o veo series.

Pero estoy en silencio ya desde el día anterior.

Y el mismo día duermo como hasta las 12 o así,

del mediodía. Me levanto sin despertarme mucho.

Me levanto, como algo no muy pesado

y vuelvo a dormir.

Yo tengo que estar normalmente en el teatro a las seis.

A las cinco me despierto,

me ducho y tal, empiezo a despejarme ya,

y entro en el teatro y lo primero que hago es vocalizar.

Hasta entonces, no sé si está o no está.

Es que ni hago un sonido normalmente.

Pero siempre está.

(Aplausos)

El río Guadalquivir,

entre naranjos y olivos.

Los dos ríos de Granada.

Amor que se fue por el aire.

Esta la hicimos la última vez

en un concierto en Toro que estuvo Antón.

Sí, estuvo Antón.

Y nos dio su bendición como compositor.

Que eso es algo que es muy importante,

porque estamos haciendo música de un compositor actual

y que él nos dice por dónde tenemos que ir.

-Hay que decir que estas canciones,

concretamente las tres canciones que escribí sobre textos

de Federico García Lorca, las que canta Ainhoa,

estas canciones las hice cuando prácticamente

era todavía un estudiante de composición.

Es una de mis primeras canciones.

Ainhoa en el mundo mío musical, especialmente en el mundo lírico

y en el mundo de la canción, ha representado y representa

algo convertido en un ideal. ¿Por qué?

Porque yo sin conocer a Ainhoa, no la conocía personalmente,

descubrí en varias ocasiones por distintos sitios

de España viajando, me encontraba con algún afiche de publicidad

en un concierto de Ainhoa donde aparecían canciones mías,

y no nos conocíamos.

Para mí eso significaba algo muy especial.

Ella dice que canta mi música porque le es natural,

pues me ocurre lo mismo cuando yo oigo su voz en mis canciones,

que me parece que está escrito para ella lo que está cantando.

Es un artista de gran magnitud espiritual.

Amor que se fue por el aire.

Olé.

En el caso de Ainhoa,

la verdad que siempre es una locura maravillosa

salir al escenario con ella porque es una persona

que domina mucho el escenario, se siente como en su casa

en el escenario, y eso ofrece muchas posibilidades en directo.

No olvidemos que un concierto es voz y piano y nada más.

Entonces, bueno, el pianista tiene que colorear mucho,

colorear quiere decir darle esos matices de pianos,

de fuerte, que la voz necesita en cada momento.

Tienes que estar presente, pero no tan presente

como para tapar a la voz.

Mi regla fundamental es la de escuchar siempre el texto.

Si yo estoy escuchando el texto, sé que es la medida buena de volumen.

Amor que se fue por el aire.

Olé.

Yo creo que tiene más cosas detrás. No me sale un "olé" detrás.

Ainhoa no lo sabe porque he estado sin escribir

prácticamente desde que falleció mi mujer, no me he acercado al piano.

Y ahora he empezado a sentir un aleteo de mariposas blancas

por mi mente y ese aleteo me ha llevado a empezar

a componer un texto que me entregó Ainhoa

sobre las mariposas, las mariposas blancas.

Ainhoa tiene una historia muy bella sobre su propia madre.

Y entonces este aleteo de mariposas está ya conmigo,

ya no me deja, me están rodeando continuamente

y están apareciendo brotes y mariposas por la partitura.

Ainhoa todavía no lo sabe.

(CANTA LÍRICO)

(Aplausos)

Yo he tenido tres profesores así importantes en...

Tres, cuatro profesores importantes, pero uno de ellos fue,

obviamente, el primero Campogalliani,

que fue la etapa italiana que me dio el estilo.

El segundo fue Franco Iglesias, que cuando vine a Nueva York,

quizá fue el que me dio el coraje y las ganas de luchar

y salir adelante.

Y ya la tercera o la cuarta maestra grande para mí ha sido Ruth.

Ruth ha sido la que me trajo la técnica

y la que me salvó un poco la voz.

(CANTA LÍRICO)

(CANTA LÍRICO)

"Manon Lescaut" lo preparé precisamente con mi profesora Ruth.

Y siempre hemos sido, tanto Ruth como yo,

muy, muy cautas porque sabemos lo peligroso que puede ser

cuando te pasas un poco, como digo yo,

cuando cantas con toda la cilindrada un rol,

porque ya el músculo no tiene el poder de regeneración

que tiene con veintitantos años.

(SUSURRA) Aquí esperando para salir.

Mientras estoy escuchando a la orquesta.

(Orquesta)

Estas son las tripas del teatro.

La gente no ve.

Mira ese coso de arriba.

El caso de un cantante creo que tiene que tener paciencia.

Mucha paciencia para saber escoger el rol que le corresponde

en cada momento.

Creo que hay muchas tentaciones.

Enseguida, en cuanto un cantante canta bien

o canta muy bonita un aria, enseguida hay muchas tentaciones

de darles grandes roles que siempre han soñado cantar,

pero es como un regalo envenenado,

porque en realidad eso acorta mucho la carrera de una persona.

Y esto es un caso de Ainhoa. Ainhoa es justamente lo contrario.

Es una mujer paciente, es una mujer que incluso sabe

que determinados roles que le han ofrecido,

como "I due Foscari", por ejemplo, y que luego ha dicho que no lo canta.

Y tomar esa decisión no es nada fácil.

El concurso del Metropolitan

era porque yo quería seguir estudiando

y quería entrar en el programa de "Young Artist Program"

que es el del Metropolitan.

Me presenté durante tres años consecutivos al concurso.

Entonces, el tercer año yo me presenté

y tenía la final y ya podía ganar el concurso,

pero no me lo podían garantizar.

Y si ganaba, eran 10 000 dólares, y en la otra mano ya un contrato

de 10 000 dólares por hacer Michaela's en Montecarlo.

Y claro, yo tenía que decidirme porque eran las mismas fechas.

Y si hacía el concurso, no podía hacer el trabajo,

y si hacía el trabajo, no podía hacer el concurso.

Gané, pero no entré en el "Young Artist Program",

entré en la casa directamente.

Con dos contratos, que eran "Bohème" y "Traviata".

Y yo no quería, yo rogaba.

Y me fui a hablar con la directora del "Young Artist Program"

y le dije: "Por favor, yo lo que quiero es seguir

formándome y estudiando, y luego ya me meto en la ópera si queréis".

Yo debuté con la Mimí, con la Mimí.

Y sin haberla cantado nunca antes.

Y la primera vez que la canté fue ante el público

en el Metropolitan y sin haber tenido ensayos en el teatro.

Simplemente en los ensayos estuve en una sala

y nunca con la orquesta.

No me había preparado para semejante salto, ¿no?

Y sin embargo lo pasé, y lo pasé con nota, ¿eh?

Luego me quedé 11 años más en el Metropolitan.

(Canto lírico)

(Aplausos)

Mademoiselle Ainhoa Arteta.

(Aplausos)

Después de ganar el del Metropolitan,

a los 15 días gané el concurso,

el primer concurso que se hizo de Plácido Domingo,

que ahora se llama Operalia.

Y de alguna manera me ponía a mí en la palestra,

tanto en Estados Unidos como en Europa, ¿no?

De una cantante emergente...

(CANTA LÍRICO)

(Aplausos)

La competencia Operalia, que es la más importante del mundo

para cantantes de ópera, tienen un panel de jueces

que son los responsables de la organización

de las temporadas de las casas de ópera

más destacadas del mundo.

Y aprecian capacidades de actor o actriz

en la joven cantante, pero hay unas cosas

que son más difíciles de distinguir y buscar,

que es el carisma, la personalidad.

Y quién tiene a través del timbre de la voz

el sonido, el tono, la capacidad de conmover a la gente.

¿Me cantas un trocito de "Manon Lescaut"?

(CANTA LÍRICO)

La tendencia de todos los directores de escena

y de los directores de teatro es, ya que tiene

una buena presencia física, vamos a darle un rol de envergadura, ¿no?

Es que una cosa es mi físico y otra cosa es mi vocalidad.

Y hay veces que, claro, cuando tú no eres nadie en el business,

no puedes enfrentarte a la gran máquina, ¿no?

Entonces, intenté hacer estas cosas sin dañarme,

o dañándome lo menos menos posible, pero su "damage",

como dicen en inglés, lo tuve.

Porque bueno, luego lo pagué.

(Canto lírico)

(CANTA LÍRICO)

(CANTA LÍRICO)

(HABLA EN INGLÉS)

(CANTA LÍRICO)

Lo que me convence de ella

es que encima con sus 70 y tantos años está sentada,

no ha vocalizado, y te hace eso ella.

(RÍE) Entonces, claro, ahí no hay argumentos que valgan.

Dices, lo hace ella con esa edad, y encima sentada y sin vocalizar,

espabila que algo estás haciendo mal.

(Canto lírico)

Mi madre cuando llega a casa no puede estar mucho con nosotras

o nosotros, porque tiene que estar descansando porque ha estado,

imagínate, en Tokio, y está cansadísima.

Entonces, para cuando ya ha descansado,

tiene que volverse a ir.

Yo de pequeña lloraba mucho cuando se iba,

y entonces yo lo odiaba, lo odiaba,

pero cambié la opinión cuando...

Posiblemente tendría ya... 10 años.

Cuando empecé a ver los sitios, me empecé a dar cuenta

de los sitios que podía visitar gracias a ella

y ya empecé a no odiar mucho su profesión.

Venga, tú vete a por las servilletas,

que están en el antiguo cuarto de Feli.

Vale, perfecto.

Yo me voy a la sala del piano a ver si encuentro algún plato aquí,

porque a saber qué ha hecho el "aita" con las cosas.

Yo quería que estuvieras aquí para que supiera la gente

que detrás de mi carrera y de mi historia y de mi vida

y de mi trabajo, pues he tenido un hermano y tengo un hermano,

que precisamente por mi carrera no ha podido vivir,

ni he podido vivir ni compartir mucho tiempo con él,

porque yo me marché con 18 años, tú tenías 15.

Y yo los únicos recuerdos que tengo contigo

era de que eras un niño superbueno,

que jugabas muchísimo con tus cromos,

tus futbolistas...

Y cuando ya me aburría, te chinchaba muchísimo.

Él tenía mucha paciencia mi hermano.

Yo me marché y no tuve más relación contigo,

pero obviamente había una relación con la familia

y estabas tú detrás, siempre eras la sombra.

Es cierto que también por tu parte,

pues yo creo que tanto al "aita", a la "ama" y a mí,

pues también nos has agradecido un montón de veces.

Y es cierto que has sido muy generosa siempre.

Todo lo que he podido.

En ese sentido, la verdad es que cuando la "ama" se marchó,

se fue, sentí que nos unimos muchísimo más.

Siempre hemos estado unidos, a pesar de la separación

y la distancia.

Sí que es cierto que cuando falleció la "ama" sí,

pero también de alguna manera se ha perdido el nexo.

La "ama" era el motor, era el eje, era...

Siempre, cuando se va una madre...

La historia de las mariposas que tengo yo

es una cuestión de que cuando murió mi madre, no sé cómo,

me di cuenta de que algo pasaba con las mariposas,

sobre todo mariposas blancas.

Y, bueno, es una cosa muy personal mía.

Desde que murió ella casi siempre, casi todos los días veo una

o me rodea alguna y mi jardín está lleno de mariposas blancas.

Y es muy curioso porque son blancas, cuando es algo para mí,

o para mi hija, o para alguien...

Y si son de colores, es que le va a pasar algo bueno

a alguien que está alrededor mío.

(Música)

Cuando yo me muera,

enterradme con mi guitarra

bajo la arena.

Cuando yo me muera,

entre los naranjos

y la hierbabuena.

Cuando yo me muera,

enterradme, si queréis,

en una veleta.

Cuando yo me muera.

Mi voz ha evolucionado positivamente desde el día que empecé a escucharla

y empecé a respetarla.

Y a hacer lo que ella quería hacer, no lo que yo quería hacer.

(Canto lírico)

(Aplausos)

Debuté en año y medio ocho roles importantes.

Terminé agotada emocionalmente.

Vocalmente muy bien, mi voz había madurado,

había hecho ya ese escalón.

Era la manera de enseñar a los teatros

y al mundo de la lírica dónde vocalmente estaba yo.

(Canto lírico)

(HABLA INGLÉS)

Gracias.

Una emoción muy grande.

Siento ganas de llorar, pero de llorar de emoción

y de llorar por todos los sentimientos

que se tienen después de hacer un rol así,

que son sentimientos muy fuertes.

Pero en general llorar de emoción,

me acuerdo de todos los que no están conmigo,

pero son parte de mí y que han estado conmigo detrás

de todos estos meses, de todo este tiempo de ausencia

y lo han vivido conmigo, me acuerdo de ellos.

(LEE) "Para vivir no quiero islas, palacios, torres.

Qué alegría más alta vivir en los pronombres.

Quítate ya los trajes, las señas, los retratos.

Yo no te quiero así, disfrazada de otra.

Hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre, irreductible, tú.

Sé que cuando te llame entre entre todas las gentes del mundo,

solo tú serás tú.

Y cuando me preguntes quién es el que te llama,

el que te quiere suya,

enterraré los nombres, los rótulos, la historia.

Iré rompiendo todo lo que encima me echaron desde antes de nacer.

Y vuelto ya al anónimo eterno del desnudo, de la piedra,

del mundo, te diré:

'Yo te quiero, soy yo'."

De Pedro Salinas, "La voz a ti debida".

Imprescindibles - Ainhoa Arteta, mariposas blancas

26 dic 2016

El documental de Imprescindibles "Mariposas Blancas" es la historia de una pasión, del amor de la soprano Ainhoa Arteta al mundo de la lírica. Desde sus comienzos en la Coral Eresoinka de Tolosa hasta el estreno de la Ópera Manon Lescaut en el mítico teatro Bolshoi de Moscú.
 

ver más sobre "Imprescindibles - Ainhoa Arteta, mariposas blancas" ver menos sobre "Imprescindibles - Ainhoa Arteta, mariposas blancas"

Los últimos 346 programas de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. mario humberto baquero c

    Hermosa su canción bella voz

    27 dic 2016
  2. mario h Baquero c

    Hermosa canción

    27 dic 2016
Recomendaciones de usuarios