www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3977299
No recomendado para menores de 7 años iFamily - Capítulo 7 - ver ahora
Transcripción completa

El resultado es...

(Móvil)

Ay, un segundo...

Hola, Charo.

¿En serio? ¿Cómo puede haberte dicho algo así?

No me puedo creer lo que me estás contando.

No, no, de verdad que no.

Que no, tía, que no, de verdad.

Pero así, sin más de la noche a la mañana,

¿pero cómo puede tener tanto morro?

Sí...

-¿Ya? ¿Ya qué?

Me sacasteis sangre para algo, ¿no?

Laura, no es el momento de hacer preguntas.

Ya, pero necesito una respuesta. Laura...

No tenéis claro de quién soy hija, ¿verdad?

Hay una duda que se resolverá en breves momentos.

Yo sé quién es mi padre. ¿Ah, sí? ¿Quién?

Lo que sepas o creas no es relevante.

Lo que es relevante son los análisis.

Laura, no creo que sea bueno que estés aquí.

-¿Pero qué me estás contando?

Lo que pasa es que no me puedo creer lo que me estás contando.

Me parece fortísimo.

-Niña, ¿pasa algo? -Esto es una mierda.

-¿El qué, exactamente?

-Todo.

-Pues sí que estás positiva hoy.

Madre mía... ¿sabes tú lo que le pasa a Laura?

A quién he ido yo a preguntar...

Sí...

Sí, sí, luego te llamo.

Llama tú a Sofi, que cuando se entere, no se lo va a creer.

Yo ya te dije que este chico... ¡Ay!

Charo, vete a la mierda un rato.

La imbécil de tu amiga tiene que trabajar.

Gracias... ¿Perdona?

¿Quieres recuperar el móvil tal cual está

o lo quieres recuperar después de que lo aplaste

con mis brillantes zapatos?

(Click on cámara)

¡Quita la cámara! ¡No!

¡Dámela! ¡Trae "pa'ca"! Que no.

# No estamos juntos, tampoco separados.

# No somos uno. No estamos compinchados.

# Aquí hay de todo y no nos falta de nada.

# Una familia de lo más interesada.

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

# iFamily.

# iFamily.

# iFamily.

# Los Molina son así. No hay nada más que decir.

# "Welcome to iFamily".

Cómo se nota que lo tuyo con Patricia

va viento en popa... "Oh, l'amour".

-¿Qué le pasa a Laura?

Me he cruzado con ella, le he querido preguntar

un par de cosas y me ha bufado. -¿A que sí? Está muy mal.

Tiene que ver con algo que está pasando

en el despacho de vuestro padre. Menudo careto se gasta.

-Pero eso no es ninguna novedad.

Siempre tiene el mismo careto de estreñida.

-Mira que sois malos, ¿eh?

(Quejido)

Un momento, chicos, voy a ver qué pasa.

-Le voy a demandar, que lo sepa.

¡Es un monstruo!

¡Un monstruo!

-Eh, ¿qué pasa? ¿Qué ha pasado ahí dentro?

-Lo siento, no puedo decir nada, es confidencial.

¿Confidencial? ¿El qué? ¿Está bien Luis? ¿Es grave?

-Sí, ¿no lo sabías?

Le quedan semanas.

-Mierda...

Nada de violencia.

¿Estás bien?

Ha salido... Lo que ha salido.

Ya, ya, pero... ¿Qué?

Bueno, que yo... Tú...

Bueno, ya lo sabes. Cambiaste los botes.

Exacto. Si ha salido que Kike es el padre,

es que tú eres el padre. Perfecto, Laura es tu hija.

Ya estarás tranquilo, ¿no?

No las tenía yo todas conmigo.

Lo sé, pero al final, se ha impuesto la verdad.

Qué locura.

No sé cómo he podido dudar yo...

Kike, el padre de Laura, ¿eh? Qué locura.

Hombre, es que la carta de tu difunta esposa...

Daba pie, daba pie.

¿Qué quieres decir? Yo no quiero decir nada.

Sí, quieres decir mucho, estás insinuando claramente

que mi difunta y Kike... Yo digo lo que dice la carta.

Y según tú, ¿qué pone en la carta que haga pensar que él es su padre?

Tú eres el que has cambiado el bote porque no estabas seguro, ¡tú!

Tú, no yo. Sí, yo lo cambié.

Hombre, perfecto, es que pensé que nos habíamos vuelto locos.

No, no lo estamos, yo lo cambié. ¿Por qué?

¿Por qué lo cambié? Porque la carta insinuaba

que Kike era el padre de Laura, no tú, ¿no?

Sí. Bien.

¿Qué estoy yo diciendo que no sea lo que tú crees?

Que ese tipo de cosas, las infidelidades, es cosa de uno.

Íntimo y solo lo puedo pensar yo, única y exclusivamente yo.

No hay infidelidades. Tu difunta esposa, Marta,

estaba con Kike antes que contigo.

Pero no lo digas así, que parece que te gusta.

Qué tocapelotas eres, las intimidades son algo

que uno se guarda para dentro, ¿queda claro?

No. Bueno, es igual.

Lo importante de esto es que ya sabemos que soy su padre.

Y no Kike.

"Buon giorno, signore". Agua. Con hielo.

¿Agua? Sí, agua, Clara.

Vale... ¿Me vas a cobrar por agua también?

Jo, hijo, cómo está el patio hoy...

El patio está mal, muy mal.

¿Qué? ¿Qué pasa?

Pasa que todo es una mierda, eso es lo que pasa.

Y aparte de ese profundo y filosófico pensamiento,

¿qué pasa, a ver?

Pues mira...

Tú, imagínate que supieras o creyeras

o estuvieras firmemente convencido de que una cosa es lo que es,

y luego no lo es.

Vale, ¿y?

¿Cómo que "y"? Lo que te estoy contando es jodido,

más de lo que crees y estoy hecho polvo.

¿Eso qué es? ¿Vodka?

¿Qué vodka ni vodka? Agua del grifo.

¿Que se ha pedido agua del grifo? Sí.

Clara, tráeme dos chupitos de whiskey del bueno, no garrafón.

Coño, muchas gracias. Son los dos para mí.

Muchísimas gracias. De nada, no te preocupes.

Cuéntame qué pasa, que ahora mismo, estoy para dar consejos gratis.

¿Tú? Viniendo de ti, ni de coña, que a saber qué se te ocurre.

Kike, si no te fías, es por algo.

Que no, que no, Curro, que tú de esto, no.

Me estás provocando, ¿eh?

Joder, te mosqueas a la mínima. No, no me moqueo a la mínima.

Yo me mosqueo cuando huelo carne y se me escabullen, ahí me mosqueo.

¿De cuánto estamos hablando? ¿Cómo que de cuánto?

Qué va a haber dinero de por medio.

Coño... ¿Qué?

Claro que hay pasta de por medio. Lo sabía.

Ya sabía yo que había pasta. Ponle, ponle un chupito.

Muy bien, hombre.

Cuéntame, ¿cuánta pasta?

No.

¿No me vas a contar? No.

¿Cómo que no? No.

Trae para acá, hombre, te quedas sin esto.

¿Y para qué están los amigos?

Para compartir. ¿De qué amigos hablas?

Qué frase más memorable viniendo de ti, Currín.

Que no me llames Currín, coño.

Este mamón es capaz de dar un pelotazo y dejarme fuera.

Llama a mi hija inmediatamente, hazme el favor.

Venga.

¡Ey! -Gracias por venir.

-Tía, ya sabes que para hacer pellas, siempre me tienes.

-Tengo la cabeza hecha un lío.

-Yo, desde bebé.

Nací del revés, o sea, con la cabeza como así, ¿sabes?

Mira.

-¿Nunca se puede hablar contigo en serio o qué?

-Que sí, tía, pero es que eres una pesada.

Es que, después, no es para tanto.

-No es para tanto no saber quién es tu padre.

-¡Hostia! ¿No es seguro?

Pero a ver, ¿la quiniela cuál es? -Kike o mi padre.

-Kike... Kike, Kike.

Madre mía, qué movidón, ¿eh?

Mira, esto lo llevamos a un programa de televisión,

lo contamos

y tía, es que nos sacamos una pasta.

-¿Y sabes lo peor?

Que me da igual, ya me da igual quién sea.

No me creo a ninguno de los dos como padre.

A uno, no lo he tenido durante 16 años y el otro...

En fin... -¿Tú quién crees que es?

Lo sabes, ¿verdad? -Me voy a dar una vuelta, ¿vale?

-Te acompaño.

¡Laura!

Joder...

No es justo. Primero, la madre y luego el padre...

Pobres niños...

Así que, oficialmente, el resultado de la prueba ha dado negativo.

O lo que es lo mismo: oficialmente, el mamón de mi hermano es su padre.

Claro, porque tú cambiaste la analítica.

Exacto.

Entonces, Laura es tu hija, ¿y qué?

¿Y qué?

Para ser mi abogado y defender mis intereses,

te veo un poco corto de reflejos. ¿Por?

Girón, Hacienda.

¿Qué hemos estado haciendo durante estos meses?

Poniendo tus bienes y patrimonio a nombre de tus hijos,

especialmente, de Laura. Exacto.

Si oficialmente Kike es su padre,

¿a quién pertenece el control de las propiedades

hasta que la niña sea mayor? A su padre.

A su padre. A su padre.

A su padre, Girón, a su padre.

Que te veo ahí, tranquilito, como si no pasara nada.

Hay una cosa en Derecho que se llama

falta de garantías en la cadena de custodia de una prueba.

En este caso, y teniendo en cuenta lo ocurrido,

tenemos serias dudas de que todo se haya hecho

con las garantías suficientes.

Y se le pide a un juez que repita la prueba.

Exacto.

Girón, voy a decirte algo que nunca te he dicho.

Te quiero.

Yo no. Afortunadamente.

Hola. -Buenas.

Niña, ven para acá. ¿Qué pasa?

Eso me gustaría saber. ¿Qué?

Kike está tramando algo.

Solo se le ponen los ojos brillantes

cuando trama algo de pasta, de mucha pasta.

¿Pasta? ¿Qué pasta? Si Kike está canino.

Estará canino, pero va a dejar de estarlo.

No se deja fuera de los negocios a los amigos, coño.

¿Qué amigos, papá?

¿Cómo que qué amigos? Yo, yo, yo soy el amigo.

Sí, tú solo eres su amigo cuando a ti te interesa.

Sí, bueno, no me toques las narices, ¿eh?

Entérate de qué pasa con Kike.

¿Qué trama?

¿Qué son esas miraditas? ¿Por qué os hacéis esas miraditas?

Hala, venga, a trabajar.

Que no estáis a lo que estáis.

Lo vi en la tele, los espíritus nunca están en coma.

Lo que está en coma es el cuerpo. -¿Y?

-Pues eso, yo no lo entiendo bien.

-¿El espíritu de papá no está en coma?

-No.

-Cada vez que os veo juntos es que algo va a pasar.

-¿Tú sabes dónde está el espíritu de papá?

-¿El espíritu de vuestro padre?

O sea, que lo sabéis.

Es que soy la última en enterarme de todo.

No me consideráis nada en esta casa.

Pero nada, soy el último mono.

-¿Qué le pasa a África?

(SILBA)

(Llanto)

¿Pasa algo?

Pasa algo, pasa algo, pasa algo.

Soy la cocinera, pero soy alguien, ¿vale?

Pobrecito, de verdad...

Pobrecito, ¿quién? ¿Cómo se puede ser tan insensible?

No se te ocurra volverme a pedir un café nunca más, nunca más.

De verdad, en esta casa, cada día están peor de la cabeza.

(SILBA)

Joder...

Girón, van a hacer un muñeco para Halloween con tu cara.

Tenemos que hablar.

¿Un poco de lomo? Caviar no me queda.

Eso no es tuyo. Yo creo que sí.

Y a partir de mañana, voy a tener más.

¿Qué quieres decir? Lo que quiero decir.

Dile a mi hermano que, si quiere algo de mí, ya sabe dónde estoy.

(Pulso)

Aquí no veo nada. -Yo tampoco.

-El espíritu es lo importante,

eso dicen en la tele. -¿Pero dónde está?

-Está en algún sitio.

Tiene la misma forma que papá, pero no sé dónde.

Si pudiera hablar, lo sabríamos,

con el alma sí se puede hablar. -¿En serio?

-Yo sé de alguien que nos puede ayudar.

Hola, ¿está Kike?

Ey, ¿qué te pasa? -Kike, Kike, Kike...

Mira, es que no quiero ni oír hablar de Kike.

Se está muriendo su hermano, y él, como si oyera llover.

-¿Luis se está muriendo?

-Tampoco es tan raro pasar del coma a cascarla, ¿no?

-A ver, qué ganas tienes de que muera la gente,

la semana pasada decías que Kike se iba a morir,

ahora se muere su hermano...

África, eres un poco exagerada. Creo que es "too much".

-Lo de Kike tenía su lógica,

tú misma lo dijiste, que iba a ver al cura,

¿sí o no? -Que sí, sí, sí...

-Pues eso, reunión seria en el despacho...

Enfermera sale y me dice que el señor se va a morir.

Todos salen con cara de funeral. Laura maldiciendo su suerte

y los niños preguntando por el alma de su padre.

¿Qué más quieres? ¿Un certificado de defunción?

En algún sitio tiene que estar.

¿Qué buscaban? ¿Que qué buscaban?

Mi alma, mi espíritu. ¿Qué?

Lo que oyes. ¿Cómo que tu alma? No entiendo.

Pues yo tampoco.

Pero alguien les habrá dicho o en la tele o yo qué sé...

Que el cuerpo y el alma son cosas distintas.

Como no pueden hablar con mi cuerpo,

están buscando mi alma.

¿Se puede saber qué te hace tanta gracia?

¿Qué pasa? ¿Crees que yo no tengo alma?

Pues la tengo, como todo el mundo y bien bonita.

No, es que me estaba acordando de un chiste de almas

que me contó el otro día mi cuñado.

Bueno, vamos a lo importante. No, no...

Tu hermano. Que no, que no...

Que no, ¿qué? Cuéntame el chiste.

Yo no sé contar chistes. Venga, va Girón...

Que no, que no sé contar chistes.

Me has despertado el gusanillo, cuéntamelo.

Que no, que no sé contar chistes.

Que me lo cuentes, que me cabreo de verdad.

Dice... "Oye, te veo asustado.

Es que vi un alma. Pero si las almas no existen.

El "alma" con el que me "asaltalon" "ayel"...

Maldito chino. Lo sé, soy "telibre".

Dios... Eres malísimo contando chistes.

El chiste es malo, pero lo tuyo ya no tiene nombre.

Venga, anda, lo de mi hermano.

Creo que tu hermano sabe que Laura tiene

parte de tu patrimonio.

¿Y qué? ¿Eh?

¿Y qué? Que lo sepa. El padre soy yo, es lo que hay.

Pues nada, es lo que hay.

¿Quieres darle?

No, no... Venga, que sí, hombre, dale.

Que no... Que te quedas super a gusto.

Le das y... Venga, va.

Venga. ¿Eso le vas a dar? Dale bien.

Vamos, ahí.

Vamos, ahí, vamos, ahí.

Para, para, para, Girón... ¡Para, que te vas a matar!

Es que me he cegado.

Maldito chino, dice...

Hola, león, ¿cómo estás? No podría estar mejor.

¿Qué pasa?

Que me he quitado un peso de encima y voy a sacar mucha pasta, eso.

¿A qué peso te refieres?

A ver, prueba de ADN y el padre de Laura es...

¿Quién? ¿Ya lo sabes?

Yo. ¿Tú?

¿Tú eres el padre de Laura? No, joder...

Kike, aclárate porque me estás volviendo loca.

¿Eres o no su padre? Oficialmente, sí.

¿Oficialmente?

En la analítica ha dicho que yo soy el padre.

No sabía que te tomarías tan bien lo de la paternidad.

Que no soy el padre, aunque pensé que lo era.

Pero no lo soy.

¿No has dicho que la analítica...? Cambié los botes de los análisis.

Sustituí el mío por el de mi hermano.

Si la analítica ha dicho que yo soy el padre,

es que el verdadero padre de Laura es Luis.

No sabía que tenías tanto miedo a ser padre.

Pues sí, estaba aterrorizado.

Tenía pánico, pero ha pasado lo que ha pasado, ya está.

No soy el padre, perfecto. Hay algo que no pillo.

Vamos a ver, Inesita...

Puedo ejercer de padre con los beneficios que eso supone,

pero sin serlo de verdad, ¿entiendes?

Cero responsabilidad y mucha pasta a cambio, ¿es eso?

Exacto.

Estás cayendo muy bajo, que lo sepas.

Y te estás olvidando de algo muy, muy importante.

¿El qué? ¿La cantidad? La cantidad, no, de Laura.

¿Qué va a decir Laura de todo esto?

No sé, todavía no la he visto.

¿Qué le vas a decir?

No soy tu padre, pero sí lo soy por la pasta, ¿qué te parece?

Yo qué sé, Inesita, ya veré a ver cómo lo hago.

Muy mal...

Coño, pues a mí me parece genial.

Y encima, tu hermano se está muriendo.

En fin...

Fatal...

¿Que mi hermano se está muriendo?

Hola, chicos.

Miguel, ¿cómo te va?

Siento mucho por lo que estáis pasando.

Si me necesitáis, sabéis que estoy en el bar de mi padre.

-¿Podemos ir contigo? -¿Al bar? "Ok, let's go".

-¡Eh, eh, eh!

¿Dónde van ustedes, señoritos? -Conmigo.

A dar una vuelta, ahora te los traigo.

-Un paseo.

-¡Adiós!

No hay que enseñar las cartas.

Si las jugamos bien, no solamente boicoteamos su relación con Laura,

sino que lo ponemos de patitas en la calle para siempre.

Atención, Kike en tres, dos, uno...

Hola.

¿Qué quieres tú?

Miss Simpatía, quería hablar con mi "brother",

a ti te tengo muy visto. ¿Qué quieres tú?

¿Estás bien? Vaya, ¿y esa preguntita?

A ver, ¿estás bien o no estás bien? Estoy como me sale de las pelotas.

De verdad, hermano, no hay manera de hablar contigo.

Y por cierto,

¿no me vas a dar la enhorabuena? La enhorabuena, ¿por qué?

Venga, va, va. Va, ¿qué?

Bueno, no sé, ADN, "and the father is...".

Qué alegría, ¿no? Pues sí, mira.

Enterarte que eres padre tiene su rollo.

Tiene su rollo... Sí.

¿Cuáles son tus planes como recién bautizado padre?

Lo primero, establecer una buena relación con mi hija.

Muy bien.

Enterarme de cuál es el estado patrimonial de mi hija.

Genial. Y tercero, hablar de "business"

de tú a tú con el tío de mi hija.

¿El tío de tu hija?

Luis... ¿Qué?

Contente. Sí, contente; además, otra cosita.

¿Además de tocarme las pelotas? Sí, además.

¿Qué?

Que tú estás bien, ¿no?

Quiero decir, que no te vas a morir ni nada.

No, si lo digo por celebrarlo, que es que...

Últimamente tengo tantas buenas noticias,

que eso ya sería la leche. Girón...

Contente. Que no, la pregunta iba en serio.

Dímelo, hermano.

Total, si te vas a morir de verdad, ya da igual, ¿qué más da?

Pues sí, se va a morir.

Le quedan unas pocas semanas.

¿Contento?

Ya ves... Me voy a morir.

Pero a ver, ¿estáis hablando en serio?

Totalmente.

Qué alegría, ¿no?

Pues sí, sí...

Pero no te creas, un poco de penita sí que me da.

Un poquito de penita...

De todos modos, antes de que la palmes, digo yo que...

Habría que solucionarlo todo, ¿no?

Sin prisa pero sin pausa, ¿no?

Buenas. -Hola.

-¿Y estos dos churumbeles?

-¿Has visto en qué buena compañía estoy?

-Ahí está. Ahora venimos.

-¿Dónde se van?

-Pobrecillos, se está muriendo su padre.

¿Qué? ¿Quién se está muriendo? -El hermano de Kike.

¿Luis?

No es tan raro, está en coma.

Ahora lo entiendo todo, claro. -¿Qué?

Por eso está contento Kike, por eso tiene esa alegría.

Si la palma su hermano, es probable que herede.

¿Qué te ha contado? Nada.

¿No te ha contado nada? ¿Por qué no haces caso a tu padre?

Para una vez que podemos sacar pasta

y no estás a la altura. ¿Qué te ha dicho tu padre?

Que le tirases de la lengua.

Soy tu hija, no un banco.

¿Se puede saber qué es eso de que me muero?

¿Y por qué pelotas Kike me ha hecho esa pregunta?

¿Qué pasa, Girón? Hay algo que sabéis y no me habéis dicho.

Lagarto, lagarto... Luis...

Girón, dime la verdad.

¿Me voy a morir? ¡Que no te vas a morir!

¿Qué tontería es esa? ¿Seguro?

Bueno, sí, te vas a morir. ¿Ves? Lo sabía.

Como todo el mundo. ¿Cuándo? Ni idea.

Según tú, ya. Vale ya, por favor...

No si... Desde un tiempo en esta parte noto un...

Te lo digo en serio, noto como unas punzadas en el...

Yo creo que es el páncreas, no te digo más.

Hace tiempo que no soy el que soy, y el cuerpo te avisa,

el cuerpo las hace, las paga y cuando te avisa...

¿Sabes las punzadas que tengo, que me falta el...?

¡Ay, ay, ay! ¡Luis!

Que no te vas a morir, que era una trola, ¡una trola!

Mírame a los ojos. También lo has notado.

Están amarillos. No te voy a dar bola con esto.

Si me muero, un poco de culpa es tuya.

Podré vivir con ese peso en la conciencia, tranquilo.

Piensa que Kike le va a contar a Laura que es su padre.

Y también va a contarle a los niños que te estás muriendo.

Que es una trola, no te estás muriendo.

¿Vale?

¿Y?

Cuando Laura se entere, no solamente

de que Kike no es su padre, sino que, además, está

intentando aprovecharse de la situación contigo muriendo,

que no te estás muriendo, ¿eh?,

entonces...

¿Eh?

Entonces va a ser Laura

la que eche a Kike de casa personalmente.

Eres jodido, eres maquiavélico, tienes una mente perversa,

tienes una mente... ¡Eres una mente maravillosa!

¡Te quiero, Girón!

Es el segundo beso que me das hoy.

Al tercero, empezaré a pensar mal.

¿Qué te pasa?

-¿Cómo que qué me pasa? Me lo podías haber dicho, ¿no?

-¿Decir, qué?

(Timbre)

Hola, Carmen, Laura no está. -Ya, ya, por eso vengo.

No me contesta el teléfono y quería saber si estaba aquí.

-¿No te contesta? -¿Pasa algo?

-Tu hermana, que está "missing".

Esta mañana ha salido del despacho rebotada, muy rebotada.

Diciendo que todo era una mierda, normal, claro...

Con lo que le ha pasado a tu padre...

-¿Qué le pasa a mi padre?

-¿Cómo que qué le pasa a tu padre?

¿Lo saben tus hermanos pequeños y tú no sabes nada?

-¿De qué hablas?

-Mira, pregúntale a él, que yo no soy nadie para decirte nada.

-¿Qué le pasa a mi padre? ¿A tu padre? Nada.

Bueno, sí...

¿Qué?

Digamos que está muy delicado.

Está en coma.

Algo más delicado.

¿Qué es más delicado que estar en coma?

¿De verdad?

La esperanza es lo último que se pierde, Carlitos.

(Alarma)

Hola, papá.

Perdona por no haber venido antes a verte.

Y perdona por no haber venido más veces esta semana.

No sabía que estabas tan mal.

No...

No puedo soportar que no sigas aquí con nosotros.

No puedo...

Joder...

Joder, joder, de verdad, ¿eh?

Con la ideíta...

¿Qué?

La madre que lo...

¿Se puede saber qué haces a plena luz del día en bata y vivo?

¿Te has vuelto loco? Se acabó el plan.

¿Qué plan? El de decir que me estoy muriendo.

Demasiado tarde, ya lo saben, ¿quieres volver a tu habitación?

He dicho que no, se acabó. ¿Por qué? Es un buen plan, Luis.

Porque no se puede ser tan cruel, coño.

Que casi me da algo cuando ha venido el niño

a darme un abrazo y un beso y a despedirse de su padre.

Ay, ay, ay, eres un blando, Luis.

Y tú, un psicópata. Ya me dirás cómo arreglamos esto.

Me lo dirás tú. Tú lo has liado, tú lo arreglas.

Como comprenderás, no puedes ir por ahí, a saltitos por la casa.

Me da igual, no vuelvo a pasar por esto otra vez.

¿Te queda claro? Primero ha sido Carlos, después Laura...

Después el chico, la chica... Vale, vale, pero era un buen plan.

¡Tú eres un psicópata!

Seré un psicópata, pero te he sacado las castañas del fuego siempre.

Por cierto, le he solicitado al juez

otra prueba de ADN.

Bueno, bien, no está mal, eso está muy bien, ¿eh?

Me voy para adentro. Por favor...

Hace frío y a ver si me voy a poner malo

de entrar y salir solo con la batita y...

Como me entre fiebre, que sepas que es por tu culpa.

No te pongas así, que como a ti no te duele la cabeza...

Otra cosa, echo mucho de menos a Isa

y que sepas que eso también es por tu culpa...

Todo es culpa mía, todo es culpa mía...

¿Quieres irte a tu habitación ya? ¡Que vuelvas! Que te...

Qué frío, leñe...

(Alarma)

Solo quería entrar a despedirme.

Ya sé que entre usted y yo no ha sido para tirar cohetes,

pero se va a morir y un poco de lástima sí que tengo, la verdad.

Pero mi mayor pena es ver a esos niños sin madre, sin padre...

En fin...

Uy, pues sí que se nota, sí.

Está hasta la cara más fría y todo.

Ay, qué pena...

Qué mal rollito me está dando a mí todo esto...

Hola. Uy, qué sorpresa.

Sí, es que quería hablar contigo. Ven.

Siéntate. Gracias.

Bueno, pues tú dirás.

Pues verás, es que...

Es que parece ser que mi hermano se está muriendo.

Vaya, lo siento mucho.

Sí, yo también, mucho, muchísimo.

El ADN dice que yo soy el padre de Laura.

Sí, la verdad es que Laura siempre lo ha pensado.

Ya, sí...

¿Qué necesitas? Ayuda.

¿Ayuda? Sí, ayuda.

¿Tú? Sí, yo.

Bueno...

Si mi hermano se muere, que yo tengo mis dudas,

¿yo cómo quedo? ¿Cómo que cómo quedas?

Es decir, soy el padre de Laura. Eso parece, sí.

Pues si mi hermano se muere...

Económicamente, ¿me hago cargo de lo de Laura, de lo de todos

o solo de ella? Lo digo porque yo soy el tutor.

Eso es lo que te interesa, ¿no?

Hombre, Lola, es importante. Sí.

Sí, es importante, Kike, pero no es lo más importante.

Piensa en cómo debe sentirse Laura. A lo mejor esa es la prioridad.

Si eres el padre, como dice la analítica,

empieza a ejercer.

Ya lo he intentado y no me ha salido.

Deberás seguir intentándolo porque esto no es un juego.

Laura es tu hija. Bien, pero no sé cómo hacerlo.

Día a día, no hay ningún título que diga cómo ser el padre perfecto.

Ya...

No sé qué me da a mí que a ti lo de ser padre no te va, ¿no?

Ya, y si fuera el padre, pero no lo fuera...

A ver, ¿cómo es eso? Es decir, yo soy el padre, pero...

Sí, eres el padre, ¿pero?

Bueno, mira, déjalo, nada.

Bueno, sí, otra cosa, estoy pensando

que tienes unos ojos preciosos.

Y tú. Gracias.

Adiós, hasta luego. Vete, por favor.

Joder...

Boba, qué boba...

¿Qué? ¿Habéis resuelto todas vuestras dudas?

-Más o menos. -Más o menos...

Hala, pues vamos para casa.

(Timbre)

Bueno, ¿qué tal ese paseo?

-Ya sabemos lo que hay que hacer.

-¿Sobre qué?

¿Dónde han ido? -A ver al cura.

-¿A ver al...?

Madre mía, de verdad, me dan una pena...

Y la mayor, sigue sin aparecer. -¿Laura?

-Sí, hija, sí, el barco se hunde.

-¿Tú crees? -Hombre, tú me dirás.

El padre a punto de cascarla; la madre, muerta;

y cuatro criaturas... -Está Kike.

-Estás de broma. -¿Qué?

-Pues que Kike es Kike. -Yo conozco muy bien a Kike.

Kike acabará pensando las cosas... -Sí, claro, claro, claro...

Ya me conozco yo a los de su ralea, me los tengo más que calados.

-Yo creo que Kike tiene buen fondo. -Sí, de armario.

El de su hermano, no te fastidia.

Madre mía, cuatro niños sin nadie.

-Estás tú.

¿No?

-Inés, legalmente, yo no soy nadie.

Emocionalmente, los quiero como si fueran míos, pero...

-Ya está. -Ya está, ¿qué?

-Tú te casas con Kike y asunto resuelto.

El cura ha dicho que rezando igual funciona,

y los curas saben de eso. -¿Tú crees?

-¿Cómo era?

-Padre Nuestro, creo. -Eso.

Padre nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre...

Pero, pero... Un momento, chicos.

A ver, tengo que deciros algo muy importante.

¿Qué? Así que miradme y escuchad.

Tu padre no se va a morir, ¿entendido?

Repetidlo.

Tu padre no se va a morir.

Mi padre, no, vuestro padre no se va a morir.

Tú también, mudito.

Nuestro padre no se va a morir. Eso es.

¿Se iba a morir? Sí.

No, vamos, quiero decir, se iba a morir, pero ya no se muere.

Por eso estabais rezando.

Bueno, por lo que rezabais no me importa,

lo que sí importa es que vuestro padre está muy bien.

Está genial. ¿Ya no está en coma?

Sí, vamos a ver...

A pesar de estar en coma, no se va a morir.

Nosotros, lo que queremos es hablar con su espíritu.

Que no te enteras.

Joder, que no entre nadie más por esa puerta diciendo

que me voy a morir o rezando porque ya no aguanto más.

Joder con la ideíta que tuviste. Pues era muy buena idea.

Ah, ¿sí? Muy buena idea.

La próxima vez, te mueres tú, ¿vale?

No te pongas así, que no es para tanto.

¿No es para tanto? No, estar ahí tumbado...

Con los ojos cerrados, no... Ah, ¿sí?

Venga, túmbate tú. Que no...

No, túmbate, pon cara de muerto. No.

Venga, túmbate, no es tan fácil, túmbate.

Hala, ¿ves? ¿Qué misterio tiene esto?

Padre nuestro, que estás en los cielos...

Santificado sea tu nombre...

¡Oh, Señor! Apiádate de esta alma.

Ayúdala a cruzar... Bueno, vale, vale ya.

Ahora, ¿qué? ¿Eh?

¿A que te va entrando como un mal rollo en el cuerpo

que no se aguanta? Bueno, se acabó ya.

Porque tú quieres, ya...

(Alarma)

¿Ese quién es?

¡Ese es Curro! ¿Y qué viene, vestido de negro?

Lo siento. ¿"Lo siento"?

Ya solo falta que venga "España Directo".

Que no me rece, ¿eh?

¡Hola!

¿Ha llegado Laura?

Vale, no me contestéis los dos al mismo tiempo

porque si no, yo no... ¿entendéis?

¿Hola?

Después de todo lo que me has robado, Luis,

el colmo sería que no me dejases nada en herencia.

Pero no te preocupes, que lo vamos a solucionar.

Esto vale una pasta.

Vamos a dar el cambiazo rápidamente.

La corbata esta, que es de palo, vamos a buscarnos una mejor.

A ver esta, a ver esta... Esta, mira qué elegancia.

Bueno, bueno, bueno, son de charol, qué preciosidad.

Y de remate...

Unos pelucos y hala.

Como te decía, querido Luis,

te voy a recordar que te conozco desde que eras un crío.

Escúchame. Yo sé que me estás oyendo.

Si por casualidad te despiertas y no me pagas lo que me debes,

te vas a enterar, lo voy a conseguir sí o sí.

Vamos, soy capaz de robarte hasta el ataúd.

Como me llamo Curro.

¿Me has oído? Pero si no puede oírle.

Cuidadín, cuidadín que la gente como este son muy listos.

Bueno, yo me voy ya. Lo noto así como distinto.

Será por el dolor, la pena que... No, no, no.

Me refiero a su aspecto.

No sé... Perdona.

Tengo una llamada...

Una cosa, el señor no se va a morir.

Repito, no se va a morir, falsa alarma.

¿Cómo que no? ¿Y eso?

¿Qué pasa? ¿Le molesta que no se muera?

Claro que no, pero así, de repente, sin avisar ni nada,

no he visto ningún médico, ¿qué ha pasado? ¿Cómo lo sabe?

Lo sé, con mi palabra le basta.

Ah, que ahora es médico también.

África, comuníquelo al resto de la casa.

Gracias...

Yo flipo...

¿Tú qué haces aquí?

Que quería saber si había llegado Laura.

No, y no responde al móvil, ni nadie sabe nada de ella

desde esta mañana.

Y ese repentino interés por Laura, ¿a qué se debe?

Pues se debe a que Laura es mi hija.

¿Tu qué? Mi hija.

¿Laura? Sí.

¿Laura es tu hija? Sí.

¿Pero hija, hija? Hija, hija, hija de hija, sí.

No... ¿Qué?

No, no, no, Laura no se merece eso. No, ¿qué?

Hombre, muchísimas gracias. Madre mía...

No me extraña que no quiera volver.

¿Crees que no quiere volver porque sabe que soy su padre?

Hombre, yo no volvería. Pero tú no eres Laura.

En estos momentos, doy gracias a Dios de no serlo.

Bueno, vale ya, ¿no?

Esta casa hoy no termina de dar sorpresas.

A ver lo que me queda todavía.

Tu padre no se va a morir.

Ah, y Laura es hija de Kike.

-¿Qué? -Lo que oyes.

-¿Laura es tu hija? Sí.

Y mi padre no se va a morir. Ah, ¿no? Mierda, qué lástima.

Quiero decir que... No sé, eso.

-Si ves el espíritu de papá, nos lo dices, ¿vale?

-¿Se puede saber qué está pasando aquí?

"¿Sí, hola?

Que no, que has caído, deja tu mensaje, un beso".

-Laura, soy África, llámame, por favor.

Son las once y no sé nada de ti. Llámame, anda.

Y lo siento mucho, ¿eh? De verdad...

¿Qué hace usted aquí, señorita?

-Tengo sed. ¿Tú alguna vez has visto a un espíritu?

-Sí.

El de mi abuela.

Estaba en el dormitorio de mi madre, tan tranquila,

y va y me dice:

"hola, África, estás muy delgada".

Y se fue.

-Cómo mola, se lo voy a contar a mi hermano.

-Estos niños se lo creen todo.

Laura, soy Lola, llámame cuando puedas, ¿vale?

Gracias, un beso, chao.

(Móvil)

Pablo, dime.

Corre, porque voy conduciendo, ¿vale?

¿Hoy? No, hoy estoy cansada.

No, otro día, ¿vale? Vale, venga, un beso, chao, chao.

(Móvil)

Kike, dime.

¿Hoy?

Pues no sé, es un poco tarde, ¿no?

(Claxon)

Iba a ir a casa a descansar.

Bueno, venga, vale, voy.

Vale, chao, te dejo, chao.

(Claxon)

¡Bueno, vale, ya va, ya va! ¡Qué paciencia!

(Claxon)

Esta ciudad...

(Portazo)

(Móvil)

"Joder, tía, por fin".

-Hola, Carmen, lo siento, lo tuve todo el día apagado,

necesitaba estar sola. -"¿Estás bien?".

-Mejor.

-"Tía, que con dos, o tres o cuatro padres,

ya sabes que yo soy tu colega".

-Ya, pero es que a nadie parece que le importe

lo que yo sienta u opine o...

-"Ya, eso no mola nada".

-Creo que me voy a largar de casa. -"¿En serio?

Eso sí mola". -No es en broma, ¿eh?

Lo estoy pensando totalmente en serio.

Es que esto es una mierda, mira:

mi padre y mi tío... Mi padre y Kike...

Que ahora puede ser mi padre y que... Mira...

Hablamos mañana, ¿vale? Es que estoy cansada.

-"Vale, hasta mañana y no le des más vueltas al coco, anda".

¿Papá?

No... No soy papá.

¿No? No.

Soy... el espíritu de tu padre.

Y el espíritu de tu padre te dice que te vayas a la cama.

Ya.

¿Tú qué opinas de Kike?

Difícil pregunta es... No es de fiar, hijo.

No es de fiar.

¿Te puedo tocar? ¡No!

Si me tocas, corres el riesgo

de convertirte un en espíritu como yo.

Venga, a la cama.

¿Cómo podemos saber si estás dentro o fuera de papá?

¿Eh?

Ah, una señal.

Cuando veas que se mueve el dedo índice,

es que estaré dentro de tu padre. ¿Te quieres ir a la cama ya?

¿A los espíritus les gusta el jamón?

No digas tonterías, ni... ¡No!

¿Cuándo has visto tú a un espíritu comer jamón?

Lo que pasa es que la vida del espíritu es muy dura

y nos gusta olerlo de vez en cuando.

A la cama.

¿Te puedo dar un beso?

No...

No, hijo, no puedes.

¿Qué pasa, Clarita? ¿Y tu jefe? Tenía jaqueca...

¿Jaqueca? Ya, que le das unas palizas de aquí te espero.

¿Palizas? Palizas, palizas.

No te pases.

Mira quién fue a hablar... Ponme un par de gin tonics.

¿Quién paga? Paga ella.

¿Qué hago aquí? Nada, tomarte un gin tonic conmigo.

¿Para qué me has llamado, Kike?

Pues mira, Lola, que...

Estoy hecho un lío.

Bueno, de eso ya hemos hablado, ¿no, Kike?

Sí...

¿Ha aparecido Laura? No, no lo sé.

¿Cómo que no lo sabes? Vaya estreno de padre.

Bueno, ya es mayorcita. No, no...

No es mayorcita, es adolescente y tiene la cabeza hecha un lío.

Sí, y yo también.

Tú eres un tío de casi 40 años

que parece un adolescente que solo piensa en la pasta.

No solo pienso en la pasta. ¿No? ¿En qué más piensas?

Si puede saberse...

Bueno, pues ya te lo he dicho, que estoy hecho un lío.

Pero estás hecho un lío, ¿de qué tipo?

¿Qué pasa?

-Los gin tonics. Eh... Gracias.

Lo siento, no sé qué ha pasado. Gracias.

-Ya...

Qué calor hace. No es normal, parece verano.

¿Por qué me has besado?

Lo siento, Lola, no sé, me ha salido así, sin pensar.

Me he dejado llevar.

Ah, así, de repente, sin pensar...

Ah, vale, vale... Bueno, más o menos...

Me tengo que ir.

¿Cómo? ¿Ahora? Sí, sí, sí. Ahora, sí...

¿Y el gin tonic?

Me voy a ir. No, no, no, me voy.

Ya...

(Pulso)

La niña...

Hola, papá.

Bueno, si eres mi padre.

No sabes lo que me gustaría que ahora me pudieras responder.

Poder hablar contigo...

Y con mamá...

Saber si tú lo sabías.

Si lo sabías, muy mal.

Y si no, pues...

Mira, no sé lo que habrá salido en las analíticas.

Pero tengo una intuición.

Igual me equivoco, pero sé quién es mi padre.

¿Qué haces a estas horas despierto?

Y ese plato de jamón, ¿para quién es?

(Puerta)

(Móvil)

(Mensaje)

(Mensaje)

(Mensaje)

(Mensaje)

Para una vez que quiero hablar contigo no se puede.

Esto es una mierda.

Buenas noches.

(Móvil)

Mierda, no lo cojas, no lo cojas, no lo cojas, ¿para qué?

¿Para qué lo ibas a coger? ¡Ay!

Dime, Kike.

"Hola, Lola, ¿nos vemos?".

Buenos días. Hombre, sabe decir "buenos días".

También sé mandar a la mierda. Ah, ¿sí?

Tú no me tomas en serio, ¿verdad? Sí, mucho.

¿Crees que no tengo la capacidad para joderte la vida

y mucho, además? Sí.

Pero una ya no se puede aguantar, qué se va a hacer, Girón.

Tú me tocas los ovarios, yo te toco las pelotas.

He decidido que sea así y que sea lo que Dios quiera.

Ah, ¿sí? Así está el patio.

¿Quieres guerra? Me encanta...

Visto como están las cosas por aquí de revueltas,

salen padres, hijos, muertos que resucitan,

cocineras rebeldes... Tú y yo, ¿qué más da?

Abogado...

Me gusta...

-Buenos días, ya me ha dicho África que papá está bien.

Bueno, que al menos, no está peor. Bien, ¿no?

¿Y qué es eso que mi hermana no es mi hermana? ¿Hija de Kike?

Pues eso, una tontería. África no se entera de nada.

(Timbre)

-¡Buenos días!

Qué ganas tenía de besarte, ¿nos vamos?

-Vamos, "bye", Girón. "Bye", afortunado muchacho.

¡La puerta!

La que faltaba...

"Inspirando, eleva los brazos por encima de la cabeza.

Espirando, flexiona tu tronco hacia los pies.

Pon las manos en los pies".

Que las manos, ¿dónde?

"Inspira... Espirando, lleva la pierna derecha atrás.

Mantenla recta". ¡Ay!

¡Hostia, hostia, hostia!

"Mantenla a 90 grados, la rodilla, por encima del tobillo".

No te preocupes, que no pienso pasar por esta puerta.

Solo quiero que me devolváis la maleta que os traje.

Puedes ir tú misma.

No, a ver si vas a creer que soy una ladrona, gracias.

Fue un malentendido. Fue una mierda.

La maleta, por favor, la necesito, me voy de viaje.

¿Por qué no pasas, eh?

Mira, vamos a dejarlo.

Que me la envíen a mi oficina, por favor, y rapidito.

Isa, yo creo que...

"Inspira, espirando, lleva tu pierna derecha entre las manos".

¡Isa!

¡Isa, Isa!

"Busca en tu interior...". ¿Qué busque en el interior?

Lo que me interesa está en el exterior, idiota.

"Todo está bien, inspirando, eleva los brazos por encima de la cabeza.

Espirando..."

¿Qué estás haciendo? No podía estar más sin ti.

¿Una ladrona? No dije que lo fueras.

Lo has dicho. ¡No!

¡Sí! ¡No!

Da igual, largo del coche, hemos terminado.

Luis, fuera del coche. No.

¡Luis! No.

Voy a arrancar y te va a ver medio país, tú sabrás lo que haces.

Dame un beso. Una mierda.

Una mierda no, un beso. Luis, fuera del coche.

No. Fuera del coche ya.

Isa, fue un malentendido. Creíste que yo era una ladrona.

No, yo eso no lo creí. ¡No! Sí, lo creíste. ¡Sí!

¡Que no! ¡Que sí!

¿Vas a estar todo el día sí o no? Tienes razón, qué tontería.

Sí, no, sí, no... ¿por qué no vamos al dormitorio y lo resolvemos?

¿Crees que soy imbécil o qué?

¿Vas a arrancar y vas a dejarme tirado?

Ni lo dudes, voy a contar hasta tres y quiero que salgas del coche.

No... ¡Una!

Dos... Y tres.

Soy el espíritu de vuestro padre.

He salido a tomar el aire.

Tengo prisa, ¡adiós!

¡Lo ves! Te dije que lo había visto.

-¿Los espíritus toman el aire?

He estado hablando con Isa y...

¿Luis?

¿Luis?

No habrás sido capaz...

Calma, Girón...

Solo es un ataque de ansiedad provocado por la falta

de sentido común de Luis, que nos puede llevar a la cárcel.

¿Se puede saber de dónde vienes?

¿Eh? ¡Que de dónde vienes!

Vengo de intentar solucionar

lo que tú eres incapaz de solucionar,

aunque la has liado tú.

¿Eh? ¿De qué hablas? Isa, vengo de ver a Isa.

¿Has salido a hablar con Isa? Sí.

¿Así? ¿A plena luz del día? Sí.

Lo tengo todo controlado. ¿Sabes lo que hago?

Salgo por la puerta de atrás, me escondo en los cubos de basura.

¡No me ha visto nadie!

¿Estás loco? No, me estoy volviendo loco.

Bueno, ¿te ha visto salir alguien?

Sí. ¿Sí?

La cagamos. Que no, no tiene importancia.

¿Quién? Mis dos hijos pequeños.

Genial. Creen que soy un espíritu.

¿Qué? ¿Un espíritu? ¿Tú?

Sí, yo, ¿qué pasa?

Perdona, aquí donde me ves, soy una persona muy espiritual.

Y tú, ¿qué querías?

Por favor, esta tarde van a venir a hacer la analítica

con gente del juzgado

para asegurarse de que los análisis estén bien custodiados.

Bien, Girón, bien. ¡Muy bien!

Por fin vamos a acabar con todo esto.

Por fin, ya era hora de que dieras señales de vida.

Me tenías preocupada, ¿eh?

-Lo siento, necesitaba estar sola y tener el móvil desconectado.

-No me extraña, me toca a mí tener un padre como Kike

y me tiro por el balcón.

¿Qué? -¿Qué has dicho?

-Que me tiro por el balcón. -No, lo de que Kike es mi padre.

-¿No lo sabías? -Entonces, es él...

-¿Cómo que entonces es él? ¿No lo sabías?

¡Laura!

-Sí, sí lo sabía, sí.

-A ver, aclárate. ¿Lo sabías o no lo sabías?

-Menuda manera de enterarme de quién es mi padre.

Me voy al instituto, llego tarde. -Laura, espera...

-No tengo tiempo. -Espera un momentito.

Porque llegues tarde un día no te va a pasar nada.

Laura, Laura, hija, alguna pista.

Algo de chicha para que yo me pueda hacer a la idea.

-África, eres una plasta.

Buenos días. Buenos días.

-Muy bien, ahora que estáis los dos,

¿me puedo enterar de la versión completa?

Oye, Laura, ¿podríamos...? -Me tengo que ir.

Llego tarde.

¿Qué? ¿Tú qué miras?

¿Un café?

Pues mira, sí, me vendría bastante bien.

Pues va a ser que no. O hablas o no hay café.

Ya... Y tú, ¿qué quieres saber?

No, no, no, no me pongas esa carita.

¿De dónde vienes a estas horas siendo un padre de familia?

A alcohol no hueles.

No, a alcohol precisamente no.

Con tostada, cruasán, doble de café, y doble de azúcar,

que tengo que reponer energías. ¿Reponer energías?

¿Después de estar durmiendo toda la noche?

Durmiendo, durmiendo, tampoco. ¿Con quién? ¿Cómo?

Eso te va a costar un café todas las mañanas

en los próximos tres meses.

Te estás pasando tres pueblos, ¿no, chaval?

¿Quién es ella?

¿Y a ti qué te importa?

¿A qué viene tanto interés? ¿Interés?

Es solo... curiosidad.

Ya...

Suelta, suelta. Café, café.

(Timbre)

Hola. -Hola.

Venimos a hacer la analítica para la prueba de ADN.

Somos del juzgado. -Muy bien, adelante.

-¿Enrique Molina? -Ahora le aviso, pase por aquí.

¡Kike!

Kike, se acabó la siesta.

¡Kike! ¿Qué? ¿Qué pasa?

Creo que vienen a sacarte sangre.

¿Hacienda? Diles que estoy pelado.

Va, venga, que no tengo toda la tarde.

Son los del juzgado, para la prueba del ADN,

sacarte sangre por el lío ese de quién es el padre de Laura.

¿Qué? Eso dicen.

¿Otro análisis? No. ¿No?

No, no.

¿Tienes miedo a las jeringuillas?

Diles que no estoy en casa y que no volveré en varias semanas.

Tienes más miedo a las jeringuillas que yo.

Me cago en mi hermano, maldito Girón...

Me tengo que ir, no pienso hacerme ningún análisis.

Es un pinchacito de nada. No, es algo más.

Muchísimo más.

Ahí está.

¿Por qué no se quiere hacer otra vez la prueba? ¿Qué más le da?

Si está convencido de que es el padre.

Atención, va a salir por la parte de atrás.

¡Ahora, ahora! ¡Ya, ya, ya, ya!

Mierda...

Sí. -¿Dónde vas a ir, a ver?

-Tengo algo de pasta.

-De verdad, ¿por qué no me dejas que me vaya contigo?

-Porque no tiene nada que ver contigo.

-Ya me gustaría a mí tener dos padres.

Ahora que lo pienso, no sé yo.

-No se trata de tener dos, sino de no tener ninguno.

Me salen padres por todas partes y ninguno está a mi lado.

Tanta prueba y tanta historia... -¿De verdad sabes quién es?

-No necesito una prueba de paternidad para saber quién es mi padre.

-¿Quién? -No se trata de quién sea.

Sino si de verdad quiere serlo. Y yo creo que no.

-Vale, pues...

(AMBAS) Que les den.

¿Cuándo? -Esta noche.

Cuando estén todos dormidos.

-Madre mía...

-Venga, ayúdame. -Va.

¿Esto? -Eh... Sí.

Gallina, que huyes de todo.

Has huido de tu vida, huiste de Marta,

huyes de todo lo que sean responsabilidades.

Porque eres un ga-lli-na.

Hola, Lola, ¿tienes cinco minutos para hablar?

¿Cómo que se ha ido? No sé, está en un bus.

Me ha dicho que quiere respirar y ha colgado, ¿qué hacemos?

¡Coño! Un ladrón, me cago en...

Huele distinto.

Hola, soy yo. -Ay, hola.

-Todo el mundo tiene crisis. -Es algo más que una crisis, Pablo.

Déjame disfrutar del momento, coño.

De la libertad, la calle...

¿Mi hermana no está con vosotras? -Ha hecho pellas.

Laura, la gente ya está preguntando dónde estás, ¿qué digo?

Diles que...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 7

iFamily - Capítulo 7

12 abr 2017

Los resultados de la analítica son concluyentes. O no. Porque Luis y Kike han hecho trampas. El enredo está servido y en medio de él, una confusa Laura, desconcertada y harta de la situación que decide que lo mejor es poner tierra por medio.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2065.

ver más sobre "iFamily - Capítulo 7 " ver menos sobre "iFamily - Capítulo 7 "
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 53 programas de iFamily

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos