www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3937239
No recomendado para menores de 7 años iFamily - Capítulo 1 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué narices estás haciendo?

Espabila.

Joder, Inés.

Tengo casi 40 años, he perdido lo poco que tenía

y medio mundo me quiere muerto. Estaré como quiera.

Mira, no seas melodramático.

Sé realista. Di: "Soy un imbécil que ha vuelto

a cagarla jugando al póquer con quien no debía".

(Disparos)

O salimos de aquí... ¡Qué manía tienen con los petardos!

No son petardos. Son disparos.

(IMITA DISPAROS)

(IMITA DISPAROS) Muy graciosa.

(Disparo)

Dime que llevas los pasaportes.

Eh... sí.

¡Venga, Kike, vamos!

Espera.

(Disparos y cristales rotos)

¡Ay! ¡Vamos, venga!

# No estamos juntos. Tampoco separados.

# No somos uno. No estamos compinchados.

# Aquí hay de todo y no nos falta de nada.

# Una familia de lo más interesada.

# ¡"iFamily"!

# ¡"iFamily"!

# ¡"iFamily"!

# Nuestras vidas son así. No hay nada más que decir.

# Welcome to "iFamily". #

Accidente de tráfico. No reacciona a medicación.

Sin fracturas importantes, pero sigue inconsciente.

-¿Me puede decir su nombre? ¿Me oye?

(Pitido intermitente)

Lleva así más de tres días y eso suele ser una señal muy clara:

puede estar en coma cinco meses, cinco años, toda la vida...

Es una respuesta que no puedo darle. -Chicos, ya podéis pasar.

Comprendo.

Sus constantes vitales son correctas,

pero su estado de coma imposibilita saber nada sobre su recuperación.

Si es que vuelve a estar consciente. Gracias.

-¿Papá?

Papá. ¿Se ha quedado sordo?

Ana, tu padre no te escucha.

-Eso no es ninguna novedad. -Cómo te pasas.

-No me paso, Carlos. Es la verdad.

Sé que es un palo, pero no veo la diferencia con antes.

-Tú eres imbécil. ¿No ves cómo está papá?

-¿Quién va a cuidar de nosotros?

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

¿La familia Molina? Hola, ¿qué tal?

Soy la trabajadora social.

Me gustaría hablar con vosotros. ¿Puede ser?

Vamos, acompañadme. -Sí, vamos.

Soy Pedro Girón, abogado de la familia.

Ah, encantada. Después hablo con usted.

-¿Puede salir, por favor?

No.

¿No? ¿Es usted sorda o tonta?

¿Es usted idiota o imbécil?

Lárguese, por favor. Cuando la necesite, la llamo.

Perdone, pero se equivoca.

Mi cliente es accionista mayoritario de este hospital.

Dese por despedida, señorita Gómez.

Me imagino que señora no es.

No creo que haya un tipo que tenga las agallas de soportarla.

Eh, aquí falta.

Quédese con el cambio. Gracias.

Este es el lugar más sagrado de la Tierra.

El centro del universo: ¡el Curro!

¿Qué pasa, Clarita?

No soy ningún fantasma. -¿Kike?

No puedo creerlo.

Toca donde quieras, que soy yo.

Ya te gustaría a ti.

Sorpresa. ¿Qué sorpresa?

Y no sabes de qué tamaño.

¡Tachán!

El Kike "return".

Pero bueno, no me jodas.

¿Qué pasa, tío? ¿Sigues igual, con esa cara de...?

Cuidadín, Kike, que te arranco la cabeza.

¿Dónde está mi hija?

No tengo ni idea. La última vez que la vi se lio

con un domador en Bali.

¿No sabes nada de ella? Que dónde está mi hija.

Hola, papá.

"Hola, papá". ¡Me cago en todo, desgraciada!

Te vas sin decir nada, y de repente apareces otra vez...

Dime algo: explícame qué pasa aquí.

Te envié una postal. ¿Una postal?

¿En siete años? Me cago en... Oye.

¡Quieto! Papá, estás en el lado oscuro.

Y bien. Donde me sale de los cojones.

Donde me sale de los cojones. ¿Tú vienes por lo de tu hermano?

¿Mi hermano? ¿Qué se me ha perdido con él?

Ah, ¿que no lo sabes?

¿Qué? Que tu hermanito,

el empresario famoso, tuvo un accidente y está en coma.

¿Que está en coma?

¿En coma, inconsciente, que no se acuerda de nada y eso?

Yo no estoy inconsciente y me acuerdo de todo, fíjate.

Anda, ven aquí. Contigo hablo después.

Sí, no pongas caras.

Hala, bienvenido. ¿Y esto qué es?

Es lo que me debes. Apuntado con fechas.

Detallado. No me jodas.

Esto prescribe. Qué bienvenida. ¡Qué prescribe!

Qué tiempos aquellos.

Aún no sabíamos lo canallas que seríamos con los otros.

Unos más que otros. Eh, ¿qué pasa?

¿Tienes una partidita ahí? Anda que avisas.

Este es el mejor sitio para arruinarse. Tu timba, querido.

Mierda. ¿Qué pasa, Vladimir? (ACENTO RUSO) Coño, Kike.

Cuánto tiempo sin vernos. Ya te digo, mogollón.

¿Aquí nadie sufre Alzhéimer o qué? -Papá.

¿Estas llaves son de tu coche? Sí. ¿Por?

Te quiero. Hostias, cuidado.

Ahora estáis sin un tutor legal.

Sin padre ni madre. -Nuestro padre está...

-Está inhabilitado legalmente hasta que salga del coma.

Su situación es la que es,

y yo estoy aquí para ayudaros, aconsejaros...

-¿Y cuándo sale del coma?

-Pues no os voy a mentir.

Pueden ser unos meses, o puede no salir nunca.

-¿Entonces? -Si examinando su documentación

o el testamento hubiera instrucciones

sobre qué hacer con vosotros, habría que cumplirlo.

-Espero que no. A saber lo que ha podido dejar escrito.

Lo siento, Luis. Mala suerte.

Ah.

¿Luis?

¡Luis!

¿Te quieres estar quieto? Luis. Pero... has vuelto.

¡Esto es genial! ¿Estás bien? Sí.

¿Estás bien? Sí.

Dijeron que estarías mínimo 5 años en coma.

¿Te duele algo? No.

¡Esto es un milagro, Luis! ¡Ah!

¡Quita! ¡Perdona!

Es un hospital, ¿verdad?

Sí. Pues mi ropa, que nos vamos.

¿Sabes por qué nunca he comprado ninguna acción de un hospital?

¿Por qué? ¿Lo sabes?

¿Por qué? Porque no soporto los hospitales.

Ni eso ni esta forma de vestir. Así que mi ropa.

Me parece que no va a poder ser.

¿Cómo que no podrá ser?

¡Está detrás, corre!

(HABLAN EN RUSO)

¡Mi padre me mata, Kike!

¡Dale!

(Derrape)

(HABLAN EN RUSO)

Vladimir no va a parar hasta que te encuentre.

¿Qué hacemos? ¿Adónde vamos?

Kike.

(SILBA) ¿Eh?

Si simulamos que sigues en coma,

tus delitos y tus líos con Hacienda prescriben.

Si sales del coma, estarás 12 años en la cárcel

y arruinado.

La Fiscalía y Hacienda fueron muy claros en este sentido.

Tú decides, Luis.

No me jodas. Debe haber otras alternativas.

O eso o la cárcel.

No es posible que haya una sentencia favorable.

Así de claro y de duro. Esto también puede salpicarme a mí.

Es algo muy serio, y lo sabes. Joder. Joder.

Considéralo como una oportunidad que se te presenta.

Un golpe de suerte.

¿Un golpe de suerte? ¿A esto lo llamas así?

Pues sí, totalmente.

Prescribirán todos tus delitos y saldrás de algo muy negro.

Tú decides.

No. Lo siento, pero no. No soporto los hospitales.

No tienes por qué estar aquí. ¿Y dónde voy a estar?

Pues en tu casa. Lo consulté.

Es como estar en una residencia de lujo.

No, en una cárcel de lujo.

Tendré que estar tirado en la cama todo el día. Mal panorama.

Pero estarás en tu casa. Te levantarás cuando quieras.

No podré. Allí viven mis hijos.

Es muy arriesgado.

Pues les mandas a un internado hasta que pasen estos años.

O eso o la cárcel. Decide.

¿Mandarlos a un internado?

No les hará mucha gracia.

Si tienes una solución mejor, bienvenida sea.

Girón, por Dios.

Hablamos de mis hijos.

(Llaman a la puerta)

Sí, un momento.

¡Decide!

(Vuelven a llamar)

¡Un momento, por favor!

(SUSURRA) Tápate.

¿Estás? Adelante.

¿Sabe si su cliente guardaba documentación para estos casos?

Seguro que sí. Ahora no sé toda la documentación

que había hecho,

pero el señor Molina era un...

Perdón, es un hombre muy precavido.

Perfecto. Vuelvo con los niños.

¿Cuánto vale un café? Dos euros.

¿Dos euros? No me jodas. ¿Y un cortado vale igual?

Vale, vale. Un café.

Inesita, te necesito.

Que ya sé cómo pagar a Vladimir.

Muy bien.

Por aquí. Eso es, con cuidado.

Hasta el fondo a la izquierda.

Vuestro padre necesita reposo, silencio y tranquilidad.

¿Eh? Espero que os encarguéis de la situación.

Vaya palo. -Saldremos adelante.

Muy bien, por aquí. Hasta el fondo a la izquierda.

-Tampoco tiene tan mala cara, ¿no?

Pues... esta es la lista de enfermeras

muy recomendables que pueden cuidarlo 24 horas al día.

Muchas gracias. Ahora lárguese. ¿Perdone?

Que saque su feo culo fuera de aquí, por favor.

¿Le han dicho que...? Muchas. Adiós.

Oh.

Bueno...

Pues por lo menos no estamos en un hospital. Algo es algo.

Tendrá que venir un médico de vez en cuando, pero tú tranquilo.

Mi cuñado es médico y le saqué de varios apuros.

Me debe mucha pasta. Hará el paripé.

Seguro que es de fiar, ¿no? Yo también estoy metido en esto.

Los documentos.

Los documentos.

Esto es.

No sé. No estoy convencido con este tema.

Tendrán los mejores colegios, la mejor educación y el mejor futuro.

Siempre ha sido así, ¿verdad? Siempre lo ha sido.

Y la situación es la que es. Es la que es.

Nunca les ha faltado de nada.

Nunca les faltó de nada. Girón,

deja de repetir y de darme la razón como a un gilipollas.

Gilipollas.

Sí, vale. Eh... firma.

Entonces, esto es lo que me ha dicho

la enfermera que me dejó ahí de material para Luis.

-O eso o Vladimir.

-Dame el boli. ¿Dónde firmo? -Aquí.

Hola.

África, un repartidor. Hola. ¿Qué traes?

Traigo mucha mala leche.

Soy Kike, hermano de Luis. Quiero hablar con él.

Kike.

¿Kike Molina?

¿Kike?

"Yes". "Mi hermano".

Kike aquí.

¿Qué hace aquí? ¿No estaba en Vietnam, en Laos o...?

Te digo una cosa: Kike significa problemas.

Siempre fue así, y así será.

No tiene por qué. Simula estar en coma y se irá.

Cuando reaparezca, estarás recuperado.

Sangre fría. Sí.

Sangre fría. Sangre fría.

Sangre fría. Sangre fría.

Tú eres el tío Kike, ¿no?

Me lo dijo África.

Tío Kike.

Sí, ese soy yo, sí. ¿Tú la conociste?

Sí la conocí, sí.

Murió cuando yo nací.

Todos decían que mi madre molaba un montón.

Pues sí que molaba, sí.

Molaba muchísimo.

Mi padre no mola tanto como mi madre, ¿no?

No, desde luego que no. Él es un...

Eh... Es un gran hombre.

¿Tú la conociste mucho o poco?

¿A quién? A mi madre.

La conocí mucho. Mucho, pero muchísimo.

Respira.

Respiramos.

Ana, tienes que ir a bañarte, venga. -Pero...

-A bañarte.

Ana, venga. -Vale.

El famoso tío Kike del que tanto he oído hablar.

Si lo has oído por tu padre, ya te digo yo que...

De mi padre no me fío.

Si a él le caes mal, a mí me caes bien.

Tía lista. Tú y yo nos llevaremos bien.

¿Y a qué has venido?

No te importa. Lo que pase aquí me importa.

Laura, ¿me dejas solo con tu tío unos minutos?

No es mi tío.

¿Y bien?

¿Qué le trae por aquí, después de tanto tiempo?

No sé quién es usted. Quiero hablar con mi hermano.

Me parece que eso va a ser difícil.

(Pitido)

Ahí le tiene.

Está en coma.

Dicen que puede estar así años.

Tendrá que tratar los asuntos que quiera conmigo.

¿Cómo que está en coma? ¿En serio?

No tenía ni idea. Acabo de llegar de viaje y...

No me había enterado.

Joder...

Vaya palo.

A ver cómo salgo ahora del embrollo.

¿Embrollo? ¿A qué se refiere?

Que le presté a mi hermano un pastizal

porque tuvo un problema de liquidez, y yo

tenía dinero y... Joder, somos hermanos, ¿no?

Hoy por ti y... mañana por mí.

Ya. No tenía información al respecto.

Cuando uno está en apuros, no lo va contando. Ya me entiende.

Pero... ahora el que está en apuros soy yo y...

Y necesito que me devuelva el dinero que le presté en su día.

¿Y tiene documentación que acredite la deuda?

¡No, por Dios! ¡Somos hermanos! ¡Un poquito de...!

Entre hermanos no existen ese tipo de formalidades.

¿Y de qué cantidad estaríamos hablando?

98.000 euros exactamente.

(LLORA)

Eh...es una cantidad importante.

(Móvil)

Un momento, debo contestar.

Ahora vuelvo.

¿Sí? Mi pobre hermano...

No, no, no, no, no.

No te quejes, hermanito. No te quejes.

Podría haber dicho muchísimo más:

200 o 300. Para que veas que soy un tío legal.

¿Qué? ¿Y ahora qué, eh?

¿De qué te ha servido tanta pasta y tanta historia?

Maldito cerdo.

Me robaste a Marta, la mujer que más he querido.

Luego quisiste joderme la vida. ¡Pues ahora toma, que te den!

¡Mira, mira!

Mira qué cara de pringadete se te ha quedado.

Mamón. Que eres un ma-mo-na-zo.

No te la merecías. Nunca te la mereciste.

Joder. Joder. Te has despertado del coma solo para darme una hostia.

Pero ¿qué haces? ¡Nos van a descubrir!

¿Qué? ¿Qué pasa aquí?

¿Qué haces aquí? Tú, el imbécil de mi hermano,

la última persona a la que querría ver.

¿De qué te llevo yo a ti 98.000 euros?

¿Yo a ti, que eres un muerto de hambre?

Pero ¿qué es esto? No es momento de dar explicaciones.

¿Cómo que no? Este tío estaba en coma.

Me has intentado sablear casi 100.000 euros.

¡Oye!

¿Queréis comportaros, por favor?

Joder, qué movidón. ¿Qué tipo de persona eres tú,

capaz de insultar a un tío en coma?

¿Qué coma? Me has dado un puñetazo.

Pero no lo sabías. Estaba en coma.

Pero ya no estás en coma. No.

¡Ya te puedo atizar!

¡Oye! ¡Que paréis!

¡Ya!

Ese encendedor...

Ese cenicero... Esto es mío, del salón.

Ya estamos con lo de siempre. Aquí todo es tuyo.

¿Estaba en tu bolsillo? Sí. Llevo mi cenicero y mi mechero.

Soy muy maniático. ¡Oye, que es mío!

¡Ni se te ocurra! ¡Dámelo!

(Mordisco)

¡Ah!

Escúchame bien, Kike.

No pintas nada ni en esta casa

ni en esta familia. ¿Te queda claro? Así que fuera.

Vamos. No, no, no. Para, para.

Para, para, para.

¿Tú te crees que el Kike es tonto?

Girón,

asegúrate de que no entra nadie y de que nadie escucha.

Bueno, tranquilos.

Vamos, hermanito, que te conozco.

¿Qué pasa, que has hecho alguna pifia

y quieres escaquearte con el rollo de que estás en coma?

¿Desde cuándo, hermanito, te doy yo a ti explicaciones?

Muy bien, de acuerdo.

Pues tú pagas... y yo me callo.

Mírame bien, Kike.

No, así no.

Un poquito más cerca.

Más.

¿Ves?

¡Hostias! ¡Hostias!

¿Desde cuándo te gustan a ti las manzanas?

Ese logopeda no te hace nada, ¿no?

Porque sigues igual de parlanchín que siempre.

Anda, siéntate ahí.

A ver, explícame a mí qué te hace el logopeda ese.

Porque ni hablas más ni haces nada nuevo.

Igual es que tienes un trauma infantil.

Te pasó alguna cosa de pequeño

y se te ha quedado atascado en esa cabecita tuya.

Di.

Sí, alguna cosa traumática.

Viste a tu padre en bolas.

O te tiraron a la piscina y no sabías nadar.

O peor todavía:

te enteraste muy pronto de que las niñas no tienen pito.

¿Es eso?

Bueno. Por lo menos sonríe el niño.

¿A que te arreglo yo esto sin logopedas ni leches?

A ver, Miguel, cariño.

Voy a pensar que estás disgustado conmigo.

Dime algo y así sabré que no lo estás.

Pues menuda respuesta. No me vale.

¿Estás disgustado conmigo, sí o no? -No.

-Bueno.

Tienes una conversación la mar de interesante. Que lo sepas.

Anda, súbete a tu cuarto y a jugar con los trabalenguas.

¿Eh?

Mucha sonrisa, pero de hablar, ni pío.

(RÍE)

¿Con quién te has peleado? Nada...

El abogado de mi hermano. Es un tipo duro.

Y tanto. Joder.

¿Y funcionó? Ya te digo. Están "cagaos".

Les tengo pillados.

¿Y tu hermano cómo está?

Eh... bueno, está en coma, pero le ves y parece que está bien.

Es un coma de esos muy bien llevados. Ya me entiendes.

No entiendo. No hay nada que entender. El hielo.

(Llaman a la puerta)

(ANA) ¿Puedo entrar?

-Pasa.

-¿Puedo dormir contigo?

-Sí. Va.

Vamos.

-Huele a tabaco.

-A dormir.

Venga. Aquí, con Lucy.

-El tío Kike dice que conoce muy bien a mamá.

-No es tu tío. -Nadie me habla mucho de mamá.

Vosotros porque erais muy pequeños cuando murió.

Papá... Bueno, papá no habla de nada.

-Pues ahora menos. -El tío Kike dice...

-No te fíes de él. Seguramente no le veas más.

-Quiero que me cuente cosas de mamá. -Va.

A dormir, venga.

"Joer". -"Joer" ¿qué?

A dormir. Y olvídate del tío Kike, ¿vale?

Venga, dame un beso de buenas noches.

(SUSURRA) Venga.

A dormir, pequeña.

Hasta luego. Buenas noches.

¿Y mi coche? Ahí fuera.

Depósito vacío, pero perfecto. ¿Y mi hija?

En casa de una amiga.

¿Por qué no está aquí conmigo? Después de tu recibimiento,

qué ganas tendrá de verte.

Ya sabe cómo soy. Sí, todo amor y cariño.

Cuidado, que vas a cobrar hoy.

Vale, vale. Me han dicho que el ruso se ha ido fuera

porque la pasma le andaba cerca. Eso parece, sí.

Si al final vas a tener suerte en la vida.

En las cartas no.

Exacto. Mañana te devuelvo lo que te debo, y con intereses.

Venga ya. Que sí, coño. Mañana seré rico.

A ver, me llamo Curro. Soy Curro.

Tú sabes que estás hablando con Curro.

¿No me crees? Pues no.

Vale. Cuando ponga en tu mano de orangután

los billetes, ya me contarás. Dinero limpio.

Lo de mano de orangután ya lo hablaremos.

El significado de "limpio" no lo conoces.

Si sabes que soy legal. Tú no eres legal, Kike.

Pero no me tengas tanta tirria. Mi hermano sí te la jugó bien,

pero lo mío son minucias. ¿Que lo tuyo son minucias?

Vale, ahora ya en serio, Curro: por los viejos tiempos.

¿Puedo? Si te abro esa puerta, sabemos...

Que estoy en racha. Siempre dices eso, y luego...

Luego cometes locuras. No cambiarás nunca.

(Puerta)

(Música)

Todo el mundo pone a parir a mi padre en Internet.

No es mala persona, ¿no? -Claro que no.

¡Chis! Eh.

(Móvil)

¿Qué te parece?

-¿Quién es ese? -No deja de enviarme guarradas.

Está por mí. -¿Ese?

-¿Qué pasa, es demasiado guapo para mí o qué?

-No. -Ah.

Tú no sabes el potencial que tengo.

No lo sabes tú bien.

Yo es que doy morbo, morbo.

-¿Tú sabes lo que es eso? -Pues no.

-Mira, ya llegó el locutor de radio.

Miguel.

-¿Y tú crees que Girón nos cuidará?

-Mira la cara de susto de tu hermano.

Por Dios, claro que no.

Girón es el ayudante y abogado de vuestro padre,

no alguien que sepa cuidar criaturas. -Eso es verdad.

-Hombre. Habló el oráculo.

Desayuna.

(LLAMA A LA VENTANILLA)

¡Vamos!

"Good morning".

Como mi padre no vea el coche, me corta las pelotas.

Si yo siempre sospeché que no eras una tía.

Has vuelto a jugar, me dijo mi padre. Estoy en racha, querida.

¿En racha? Me ha dicho mi padre

que te has endeudado con un tío peligroso y que has perdido todo.

Eres un genio, Kike. No sé cómo lo haces

para hacerlo cada día peor. No es asunto tuyo.

Tienes razón.

No es asunto mío, ni lo será nunca.

Bueno, venga, va, Inesita.

Va. Va, Inesita, va.

Kike, soy amiga tuya. No tienes remedio.

Lo de las cartas acabará contigo.

Que lo voy a devolver. Sí.

Y todo eso se acabó. Hoy... va a ser un gran día.

En internados distintos.

Carlos en uno, Miguel en otro distinto y especial,

Ana en otro para niñas pequeñas

y yo en otro para chicas rebeldes.

Nos separa.

-¿Cómo lo sabes? -Vi unos documentos en su despacho.

-Papá no haría eso.

(Timbre)

Buenas.

¿A qué has venido? A hablar con... el llorón ese.

-Girón. Sí, ese. ¿Me pones un café?

-Pues no. ¿Cómo que no?

Es que no me sale. ¿Estás de broma o qué?

A ver, mírame bien. ¿Ya estamos otra vez con eso?

¿Tú me ves con cara de broma?

Kike, ¿puede venir un momento?

¿Quieres bailar un chotis o qué?

(Móvil)

(Alarma)

Buenos días.

Con medio millón me conformo. Para que veáis que vengo

con buenas intenciones. Girón, esto está amargo.

Como África se piensa que es para mí, pues...

Sacarina, Girón.

Sacarina. Sacarina.

Hablemos claro:

en las últimas horas nos hemos informado

de su vida y andanzas, sus turbias relaciones con prestamistas.

En fin: su vida vale poco, querido Kike.

Nuestra oferta es la siguiente,

sin formalidades:

te salvamos la vida pagándote las deudas y tú nos lo agradeces

y te estás calladito.

Nada más valioso que la vida de uno.

¿Verdad, hermanito?

¿Esa es la oferta?

Y no estoy regateando.

Piénsalo bien. Porque si tú hablas,

nos jodemos todos. Los dos. Tú también.

Porque yo terminaré en la cárcel,

pero tú acabarás muerto.

Pero es que yo debo mucho, pero que mucho dinero.

Al menos dejadme algo para empezar. Estoy desesperado. En la ruina.

Estando así se hace cualquier cosa. Ese siempre fue tu estado natural.

Ya sabrás salir adelante.

(Alarma)

¡Métete en la cama, corre!

Tápate.

Toma, toma.

¿Es verdad que nos vais a mandar a un internado

y vamos a vivir todos separados?

Es de mala educación interrumpir a los mayores.

¿Es verdad? No te responderé a eso ahora.

Mañana, cuando vengan de la notaría. Entonces es verdad.

Acabo de acordarme de que debo preparar unos papeles.

Ahora vengo.

Pero vamos a ver, ¿cómo puedes hacer eso?

¡Me estás escu...!

¿Tú crees que nos oye?

Le diría que eso que hace está mal.

¿Estás seguro que no oye ni siente nada?

No. Nada de nada. Mira, ya verás.

Ya verás cómo no siente nada. Mira.

Mira.

Na-da. ¿Ves? Como si estuviera muerto.

Toma, dale tú. Ya verás.

Me gustaría decirle qué pienso de sus planes.

Pero tú dale primero.

Ya verás cómo no siente na-da de na-da.

¿Eh? Hermanito.

Ana, antes os he dicho que vuestro padre

necesita reposo y tranquilidad.

Vete, que te espera el profe de inglés.

Nuestra reunión ha terminado.

Gracias. Un momento.

Lo mato.

¡Lo mato!

Lo mato, lo mato, lo mato, lo mato, lo mato.

Lo mato, lo mato, lo mato.

(Timbre)

Total, si ya está comatoso.

Hola. -Hola.

Perdona. Venía a por una documentación que me falta.

-Ahora mismo aviso a Girón.

Siéntese por ahí. -Gracias.

(GRITA)

(Silencio)

(GRITA) ¿Me puede abrir alguien?

Escúchame. Ábreme la puerta, que desde aquí...

Voy a ver si veo a alguien. ¡Que no! ¿Que espere...?

Tranquilo, Kike,

porque todo lo que tiene de pibón lo tiene de idiota.

Eh...

Ah. Hola, gracias.

Soy Kike.

Lola, la idiota. Encantada.

Encantado. Déjame que lo remedie.

Te invito a cenar.

Venga, va.

Hay un estudio de la universidad de...

Da igual, una americana.

Dice que todos los encuentros que empiezan mal acaban en la cama.

Y es una verdad absoluta. Está demostrado.

En serio.

¿Tengo que decirlo yo todo? Pon un poco de tu parte.

Hay otra universidad que dice que hay muchos imbéciles

y que acabas encontrándote con uno o con dos a lo largo del día.

Ya. Es un tema interesante, pero no conocía ese informe.

Tengo cosas que hacer

mucho más importante que perder el tiempo con usted.

También he dicho... ¿Qué?

Que estás muy, pero que muy buena.

Joder. ¿Este pendiente es tuyo?

¿Qué pendiente? Ese. Parece que vale un pastón.

No.

Ahí lo tienes. Otro imbécil.

¿Cómo? No te estoy escuchando. A ver, di.

Tú puedes. Dime: "Ábreme, por...".

-Pero tú...

Perdone, ¿eh?

¿Y tú qué, no la ves encerrada? ¿Por qué no le abres?

¿Yo, por qué?

-La próxima vez no le abriré la puerta.

Le tiraré... cacahuetes.

-En la cocina tengo una bolsa bien grande.

(Clics de fotos)

¿Cómo fue? Pues duro. Me ha costado.

La cosa se puso fea, pero me he impuesto

con un par. Han tragado.

Les tenía K.O.

Este, mucho abogado y mucha historia,

pero conmigo no valen los trucos. Genial.

¿Cuánto le has sacado?

Bueno, la negociación no está cerrada.

¡Ana!

¡Ana, va! ¡Venga, pequeña!

Déjate de travesuras.

-¡Ana! ¡Ana, deja de jugar!

¡Ana!

Ana, cariño. Venga, pequeña.

(ÁFRICA) ¡Ana, por favor!

¿Ya estamos lejos de mi casa?

(Chirrido)

¿Qué hace esta aquí?

-Se ha debido colar mientras me hacía un "selfi".

¿Qué narices estás haciendo aquí?

-Me he escapado de casa, y no iré a ningún internado en Suiza.

A ver, a mí eso me parece estupendo,

pero ¿qué tengo que ver con eso?

Huimos juntos, ¿no?

Por eso eres mi tío y conocías a mi madre.

¿Quién es esta? Su sobrina.

Es una tocapelotas. -¿Qué es una "tocapelotas"?

Pero ¿qué hace con vosotros? ¿Quién te dio vela en este entierro?

No, contigo no voy a hablar. Tu amigo suele meterse en líos.

Le busca media ciudad, y viene aquí

con la hija de su hermano, con el que no se habla.

Pero ¿qué pasa, la vais a secuestrar?

Buena idea. Tu padre al final piensa.

¿Cómo que de cuánto hablamos? ¿Qué pregunta es esa?

Estamos hablando de cientos de miles.

Sí. Luego le digo la cantidad exacta.

Un momento.

Dice que la devolverán en dos horas si pagamos un dinero.

Es mi hermano. No lo sé. No se ha identificado.

No me gusta, Girón. No me gusta.

Ah, una cosa: en "cash" y en billetes pequeños.

Eso es. Muy bien.

Vale.

¿Qué?

Oye, hija, ven un momento. Verás.

¿Qué?

Que cada minuto que pasas con ese tipejo lo pierdes.

Y la vida es muy corta. Pero mucho.

Tanto como él. Es un buen tipo.

Que no. Te tiene engañada.

Es un impresentable. Te meterá en líos toda la vida.

Le conozco desde que tenía 12 años. Y a su hermano, que es peor.

Pero ¿qué te pasa con ese tío? No, dímelo. ¿Es tu novio?

Pero ¿qué dices, papá?

La pregunta del millón: ¿qué coño hace mi hija

con ese tipejo?

Me cae bien, me lo paso bien. Nunca me aburro con él.

Siempre estuvo cuando lo necesité.

Me respeta y me trata como a una colega.

Solo le pierde el juego. El juego,

las mujeres, el dinero, los líos en los que se mete.

¿Sigo? Porque puedo seguir. Nadie es perfecto.

¿Qué? -En casa de los Ramírez no está.

¿Le habrá pasado algo?

Girón dice que la pudo secuestrar el tío por dinero.

¿Crees que puede hacerle algo?

-No creo. No sé.

-Voy a llamar a la mamá de Lucía.

Venga, va. Desayunas y para casa. No.

¿Cómo que no? Yo ya tengo suficientes problemas.

No quiero ir a ningún internado en Suiza.

Y tú tampoco estabas de acuerdo. No, no.

Un momento: dije que me parecía una cerdada

que os separaran a todos.

Mejor que estéis todos en la misma casa que separados.

Pues eso. Pues eso ¿qué?

Que no estás de acuerdo.

Vamos a ver: que yo esté de acuerdo o no

con lo que tu padre haga no es mi problema.

Sí es tu problema. No.

-Alucino. Alucinas ¿qué?

Que discutes con una mocosa. -No soy ninguna mocosa.

-Sí lo eres. Alucino. Discutes con una mocosa.

Mira, dejémoslo ya.

Devuelve a esta cosa y resolvamos nuestros marrones.

-Eres mi tío. Es tu problema.

No. Yo solo tengo el título, pero no ejerzo.

A mi madre no le gustaría lo del internado ni que nos separen.

-Mírame. Eh... Mírame, Kike.

Mírame. Mírame.

Deja de escuchar a esta manipuladora de medio metro.

Arreglemos nuestra situación, y ponte las pilas.

O resolvemos lo de la pasta o nos matan.

Vuelve a la realidad ya. Vale, tienes razón.

-¿Puedo ir al baño? -Está por allí.

-Gracias, Inés. Vete donde te dé la gana.

Si no, ahí tienes un árbol.

En el baño no está. ¿Quién?

La enana. Pero no me jodas.

¿Cómo no va a estar? Habrá que encontrarla. Una niña sola...

Tiene razón. Hay que encontrarla, pero ya.

Que cada uno vaya por un lado.

Venga, hala. ¿Qué miras?

Estoy orgullosa de ti.

¿Que estás...? Claro. Vete tú...

Vete tú con este. Yo voy por detrás, venga.

¿Tú qué haces aquí? No quiero volver a casa.

Pero a ver, Ana. No puedes ser tan rebelde siendo tan enana.

Me tenías preocupado.

Mierda.

Ven aquí.

Y ahora para casa, va.

Esto es para ti.

¿Y esto?

África me ha dicho que eres un muerto de hambre.

(Monedas)

Para que no te mueras de hambre. Vale, gracias.

Lo cogí por si necesitamos dinero para el viaje. Ya sabes.

Ya.

Bueno, Ana.

Ahora necesito que me guardes un secreto

que solo sabremos nosotros. Bueno, e Inés.

Sí, bueno. Inés también. ¿Qué?

Que tú y el tío Kike... bueno, e Inés también,

a estas horas jamás estuvisteis por ahí.

Te fuiste tú sola porque estabas cabreada por mandarte fuera.

¿De acuerdo?

Si no, ¿sabes qué pasa?

Que al tío Kike le puedes meter en un buen lío.

OK.

Hala, vamos.

¿Ana?

-¡Ana! ¡Ana, por fin! ¡Qué alegría!

¿Dónde estabas, eh? -Me perdí paseando.

-Lo importante es que estás aquí.

-Ay, madre. -Ya está.

-Ven aquí, enana.

Mira, tu hermano. Anda, corre.

¿Qué?

¿No la habéis encontrado?

Tranqui, Ana ya está en su casa. ¿Cómo que está en su casa?

¿Estáis tontos? Perdona, Antonio. ¿Estáis tontos?

Es donde debe estar una niña.

Sí, claro. Las niñas deben estar en su casa.

Es lo que hacen las niñas. Podríais haberme avisado, ¿eh?

Me gusta que te preocupes, pero está bien.

Bueno, me alegro. Ten más consideración con tu padre.

Lo podíais haber traído y le daba de desayunar.

Ya había desayunado. Ah, ya desayunó.

¿A comer? A esas edades se come mucho.

Que se tiene mucha hambre, quiero decir.

Cada día le entiendo menos.

¿Qué estáis haciendo?

¿Eh?

¿Qué?

¡Ah!

Estoy estudiando, y hacéis ruido.

Tengo examen mañana.

-Bueno, chicos. Se acabó la fiesta.

Vamos a recoger.

¡Nos atacan! -¡Toma, toma!

(SILBA)

Este documento está firmado por vuestro padre.

Deja claro los deseos de vuestro tutor

ante una eventual situación como la ocurrida hace unos días.

-Pues me da igual. ¿A ti? -También.

-¿A ti, Miguel?

No hay más que hablar.

Chicos, comportémonos como adultos. -No somos adultos, somos niños.

Quizá es hora de que dejéis de serlo.

Vamos a ver. Lo único que se os está diciendo

es que iréis a un internado en Suiza

donde tendréis una exquisita educación

y os prepararán. ¿Qué hay de malo en eso?

-Como representante de Asuntos Sociales,

discúlpeme, mi deber es velar por el bienestar de estos menores,

y creo completamente necesario que sean escuchados.

Laura, ¿tienes algo que decir?

-No queremos vivir separados ni irnos de casa.

Nos necesitamos en estos momentos.

Laura, es el deseo de vuestro padre.

Ya. Pero a mi padre siempre le dio igual nuestra voluntad.

Y aun en estado vegetal quiere seguir jodiéndonos la vida.

Abstente de usar ese soez vocabulario en esta reunión.

Que te den.

Laura. ¡Laura!

-Discúlpeme.

¿Fumas? ¿Y te dejan?

-¿Quieres hablar o echarme un sermón?

-Laura, ¿por qué no queréis marcharos al internado?

-Nos necesitamos todos juntos ahora. Ninguno se quiere ir.

-Ya.

Oye, a ver.

La voluntad de tu padre es determinante, ¿vale?

Pero si no está y hay algún pariente cercano que pueda

hacerse responsable de los niños, podría buscarse otra solución.

Siempre que todos los hijos estéis de acuerdo.

¿Cómo lo ves?

-No. Olvídalo.

Mi madre era hija única,

y mi padre tiene un hermano que... no.

No hay posibilidades, no.

-Pues lo siento.

Te lo tenía que decir.

Laura, vamos a hacer una cosa. Te voy a dejar mi tarjeta,

y si necesitáis cualquier cosa,

cualquier cosa, me llamas.

¿Eh?

-Gracias. -De nada.

Cuídate.

"Todo va bien".

Las empresas y acciones están pasando a nombre de tus hijos.

El plan se cumple a rajatabla.

Lo de mis hijos no va tan bien.

Ya se acostumbrarán. Son buenos centros. Son caros.

¿De qué se quejan? No quieren estar separados.

Tonterías. Así se harán más fuertes.

Lo importante es salir del marrón y seguir con el plan previsto.

Tus hijos no serán un obstáculo. Centrémonos en lo importante.

No lo veo, Girón.

No lo veo.

Tú tienes la última palabra,

pero piensa en el tiempo que queda de estar en coma con tus hijos aquí.

Todo está perfectamente planeado y previsto.

Solo te pido una cosa: cuando tengas dudas,

piensa en la cárcel.

Tú, solo, en una celda. 12 años.

¿Se puede?

No sé cómo te puede gustar ese muñeco tan feo.

-Se llama Lucy. -Ya sé que se llama Lucy.

Oye, Ana, hay una cosa que no deja de rondarme la cabeza.

¿Dónde fuiste cuando te escapaste?

-Ya te lo he dicho, estuve paseando.

-Ya. Tú sabes que yo siempre te pillo cuando mientes, ¿no?

Estás mintiendo.

¿Y si le pregunto a Lucy?

Oye, Lucy, ¿dónde estuvisteis anoche?

-Ella no vino con nosotros.

-¿Con nosotros?

Ana, va. Cuéntame qué pasó.

Ana. -Vale, pero prométeme

que no se lo dirás a Kike.

-Kike.

¿Puedo decirte algo? No. Sé lo que vas a decir.

Que no se trata de tener pasta, sino de montárselo diferente.

Mira, con pasta o sin pasta,

como sigas con lo de siempre, acabarás como siempre o peor.

Tú eres la versión desagradable de Pepito Grillo.

Lo que tú digas, pero sabes que tengo razón.

Como sigas igual, tendremos que irnos del país. Y esta vez te irás tú solo.

Yo no pienso acompañarte.

Necesito un respiro, y contigo parece imposible.

Venga, va, Inés. ¿Ya te has cansado de mí?

Con lo que tú te diviertes.

Kike, puedes cambiar. Aunque creas que no, puedes.

Y sobre todo: debes cambiar.

Oh.

Oye, eres una gran amiga. (RÍE)

Una pena que no tengamos sexo. Sería perfecto.

Vete a la mierda.

¿Y tú qué haces aquí? -Tenemos que hablar.

No te equivoques, que no.

Nos podemos ayudar. Nuestros intereses convergen.

¿Ves cómo habla? Parece un mafioso.

Tú no tienes un duro.

Eh, no te pases. Es verdad.

-"Totally". No.

-Te ofrezco un lugar donde esconderte, dormir y comer.

Hasta que acabe tu mala racha.

¿A cambio de qué? Tú te ofreces

a tener la custodia de los cuatro.

¿Como si fuera vuestro padre? Solo en los papeles.

En esta casa no decidirás nada. Bueno, una cosa sí:

no nos separaremos y no iremos a ningún internado.

Eso es lo único que decidirás.

De lo demás, nada de nada.

Te limitarás a comer, dormir y callar.

Creo que es lo que mejor sabes hacer.

Ya. ¿Y?

Eres tú la que me necesita a mí, no al revés.

¿Seguro? Absolutamente. No tengo problemas.

Vladimir, Kike. Quiere saber si estás aquí.

¿Qué le digo? Que luego me tomo una copa con él.

Ah, qué gracioso estás hoy, ¿no?

Una copa con Vladimir. Me descojono. Le digo que estás aquí.

Que no, coño.

¿Y por qué le digo que no estás aquí?

¿Qué gano yo con eso? Te estoy salvando el pescuezo.

Un segundito. Ven aquí, coño.

A ver, Curro.

Que estoy negociando. No lo jodas todo.

¿Esa quién es? ¿A ti qué te importa?

¿Que no me importa? Llamamos a Vladimir.

Que... Que no. Para, para.

Es Laura, hija de mi hermano. ¿Esta...?

Pero eres un genio, Kike. Vamos a pedir un rescate, claro.

Pero ¿qué rescate? Vamos a pedir un café,

y que no me joda más. Escucha.

Que ahí hay muchísimo dinero en juego.

Y si me sale bien, te llevarás un buen bocado.

Porque no se me olvida que te lo debo. ¿Vale?

Vladi. Sí, oye...

No. Me dicen que se ha ido del país.

Otra vez, sí. Ya sabes cómo es.

No, pero hablamos tú y yo.

Venga, hasta luego.

Siempre puedo decir que era un rumor

eso de que estás fuera. Date cuenta de eso.

Y también que este tiene varios muertos a sus espaldas.

Eso lo sabes. Sí, lo sé.

No se te olvide.

No.

(AMBAS) ¿No? ¿Por qué? Pues porque no.

-Eres más idiota de lo que suponía.

Solo si se cumplen un par de condiciones.

¿Qué condiciones?

Yo haré mi vida, y nadie se meterá en lo que yo haga.

No molestaré a nadie, pero que no me molesten.

Y sobre todo: no seré el títere de cuatro mocosos.

Bueno, me lo pensaré. Debo consultar con mis hermanos.

Tampoco te lo pienses mucho. Puedo cambiar de opinión.

Quizá no ha sido una buena idea.

-Laura. -Adiós.

Eh... Laura.

Dale un beso a tu hermana Ana de mi parte.

Tengo malas noticias. A ver, ¿qué?

Tus hijos han tenido una iniciativa que no te gustará nada.

¿Qué haces así? Lola está al llegar. Si te ve así, se acabó.

Aquí tiene un informe con sus actividades,

chanchullos y garitos que frecuenta, donde hay timbas.

Ya sabe, juego ilegal.

Te han salido granos.

He ganado. Cara de terror.

Muchas estarían conmigo, y tú me dejas.

-La gente deja de quererse y no pasa nada.

-Sí pasa. Yo no soy cualquiera. A mí no me dejan.

Entonces África hace todo por "money", ¿no?

-Yo no he dicho eso.

Un día me haréis llorar.

Estos tíos son peligrosos. Saben dónde vives.

¿Cómo que saben dónde vivo? Por el coche, que lo destrozaste.

Te enfadas por un deportivo de mierda.

¿Deportivo de mierda? ¡De mierda!

Yo no soy un criminal. A grandes males, grandes remedios.

Dispara. ¿A qué esperas?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 1

iFamily - Capítulo 1

07 mar 2017

Luís, un conocido empresario, ha sufrido un accidente y ha quedado en coma. Su mujer murió hace unos años por lo que sus cuatro hijos se quedan huérfanos. Lola, asistente social, les ayuda a encontrar una solución. Y la solución parece ser Kike, el hermano "golfo" de Luis.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2065.

ver más sobre "iFamily - Capítulo 1" ver menos sobre "iFamily - Capítulo 1"
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 53 programas de iFamily

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. lourdes

    ya no hacen la serie??? la suspendieron??

    03 may 2017
  2. ana laura puebla

    Me gustó mucho!! Saludos desde Cd de México!!

    13 mar 2017
  3. Elena Gonzalez

    Me encanta esta serie , aunque no es tan buena como cuentame pero esta bastante bien . ENHORABUENA.

    13 mar 2017
  4. Carmen MoragonP

    Me habian comentado que Berdardo de 6 hermanas era el protagonista de esta serie y tenia ganas de verla....Despues de un intenso 8 de marzo y del continuo rechazo por parte de la mayoria de la sociedad de conductas machistas y vejatorias hacia la mujer que provocan tantas muertes de mujeres a manos de hombres, Cómo se permite y peor aun, en clave de 'humor' comentarios como los que he escuchado a ese personaje desagradable que es el abogado?Le dice a la enfermera: Es usted sorda o tonta? Y fabulosa su respuesta: Es usted idiota o imbécil? Sin embargo despues de la retahila q el abogado le suelta, ella llorosa, sumisa, se va (al menos vuelve con la policia, mujer!) El abogado suelta: "Mi cliente es accionista mayoritario de este hospital. Dese por despedida señorita Gómez (Y aquí le toda la placa!Mujer NO te dejes) Porque me imagino que señora no es. NO CREO QUE HAYA UN TIPO QUE TENGA LAS AGALLAS DE SOPORTARLA A Ud." Señores guionista este vocabulario es INTOLERANTE. Si a ustedes les hace gracia, a mi me parece desagradable y machista. Ustedes reproducen un tipo de hombre inaceptable en este siglo. Cambien por favor. Eso se lo sueltan a una enfermera alemana o sueca y el abogaducho se enfrentaria a condenas por tocarla, por amenazarla y por insultarla. PERO la siguiente escena en la casa cuando el abogado le dice a otra enfermera "Lárguese....( y aqui le coge del brazo y le empuja fuera: Mujeres NO nos dejemos tocar!) Que saque su feo culo fuera de aquí" ALUCINO, NO lo creo

    11 mar 2017