'Hundidos' es una serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

4937679 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Hundidos - Santa María Magdalena - ver ahora
Transcripción completa

Mira, ya está subiendo. Está subiendo.

¡Es una pasada!

Está lleno de vida.

¿Ha entrado mucha agua?

Está claro que ha entrado.

-Yo creo que no me voy a morir sin bajar ahí a verlo.

(MÁSCARA) "Esto parece un jardín". Qué bueno.

Se te ponen los pelos de punta cuando estás ahí,

dentro del agua.

(NARRADOR) "Hace 200 años, una tranquila playa de Galicia

vivió uno de los mayores dramas humanos de nuestras costas:

el naufragio de la fragata Santa María Magdalena".

En la madrugada del 2 de noviembre de 1810,

en esta playa de Covas, en Viveiro, aparecieron más de 500 cadáveres.

La fragata Magdalena sufrió un terrible temporal

y se fue a pique. El capitán, Blas de Salcedo,

apareció muerto abrazado junto a su hijo, que era guardiamarina.

(NARRADOR) "Padre e hijo protagonizaron aquella noche

una historia que conmocionó al país y que sigue emocionando hoy día.

La propia Armada tomó medidas para que ninguna familia

volviese a sufrir una tragedia como aquella.

La fragata Santa María Magdalena

era uno de los buques insignia de la Armada española en su época.

Medía 45 metros de eslora y portaba 38 cañones.

Durante 35 años navegó en diversos mares,

dando apoyo a misiones científicas y militares.

En 1810, un temporal la hizo naufragar

en la playa de Viveiro, Lugo, llevándose al fondo del mar

la vida de más de 500 personas.

Después de tanto tiempo, la Magdalena es el pecio del siglo XVIII

mejor conservado de nuestra costa".

En pocos años el mar deshace la madera de los barcos hundidos.

Por esta razón, es muy difícil encontrar

pecios anteriores al siglo XX que conserven su estructura.

El Magdalena se construyó de una madera especial,

más resistente. Por eso se conserva mejor.

Hoy vamos a bucear en uno de los pecios del siglo XVIII

mejor conservados de nuestras costas.

Es un pecio excepcional.

(NARRADOR) "El pecio de la Magdalena

se encuentra a escasos metros de la playa de Covas

y a solo siete de profundidad.

Eso alimenta la primera incógnita.

¿Por qué, estando tan cerca de tierra,

apenas hubo tres supervivientes?".

Estamos como a...

un cuarto de milla del punto, ¿no? Sí, sí.

Vamos ya llegando.

Tenemos el mar en calma, con lo cual,

el fondeo va a ser sencillo. Sí.

Hoy tenemos un día perfecto.

(NARRADOR) "La Magdalena es un auténtico tesoro

de nuestra historia.

Construida en Ferrol en 1773,

intervino con éxito en la lucha contra los piratas y corsarios

en el Mediterráneo, en el Atlántico y en el Caribe.

Además, participó en una misión geográfica fundamental:

la confección de las cartas náuticas más completas

de la costa española en su época.

Charly tiene que fondear con especial cuidado.

El ancla debe caer cerca del pecio,

pero con la distancia suficiente para no dañarlo".

Voy a dejar el barco lo más cerca posible,

pero siempre tenemos que buscar

una zona, porque con el ancla

no se puede fondear encima de un barco

de estas características.

Primero, porque enganchas.

Y puedes tener problemas para perder el ancla.

Y segundo, porque puedes hacer daños, incluso, ahí.

Además, hay restos de madera que están más o menos conservados.

Claro. Y si trincamos con el ancla...

Claro.

(NARRADOR) "En 1810, Napoleón había invadido España.

El ejército español quería combatir a las tropas francesas en el norte

y, para ello, creó una escuadra conjunta con la Armada inglesa.

La llamaron 'la expedición cántabra'.

Se componía de 12 buques de guerra, 20 de transporte

y 2.000 combatientes.

Entre ellos estaba la Magdalena".

¿La profundidad?

Siete o siete y medio.

Siete y medio. Vamos a poner la sonda ya.

En cuanto levante un poquito, tiene que ser.

¿Te das cuenta que el fondo es muy regular?

Porque el fondo es de arena o fango. En cuanto nos acerquemos,

va a subir. Mira, ya está subiendo.

Mira. Aquí tenemos una oscilación

casi de dos metros, ahí estamos. Sí, clavado.

Ahí marcó. Ahí hay...

Ahí hay barco, ¿eh? Vale.

Chicos, el Magdalena está prácticamente aquí,

así que nos vamos equipando, vamos preparando todo.

¡Que nos vamos al agua!

(NARRADOR) "El 23 de octubre de 1810,

la escuadra cántabra sufrió un fuerte temporal

en las inmediaciones de Santoña, en Cantabria.

Los buques se dispersaron por alta mar

intentando soportar el temporal.

Cuatro días después, la escuadra se reagrupó en Viveiro, Lugo.

Sin embargo, en la madrugada del 2 de noviembre

se desató sobre la ría una galerna,

una tormenta explosiva que causaría el hundimiento de la Magdalena

y la muerte de más de 500 personas.

Pero ¿cómo es un temporal en Viveiro?

El pescador Manuel Méndez

ha sobrevivido a varios".

¿Cómo son las tormentas en esta zona?

Muy grandes.

Vientos de 80 o 90.

Y olas de nueve metros también. O de más.

(NARRADOR) "En los años 60, Manuel vivió una terrible galerna

que podría compararse con la sufrida por la Magdalena 150 años antes".

Cuéntame sobre esa galerna, ¿en qué año fue la galerna?

En el año 61. ¿En el 61? ¿Esa fue fuerte?

Fue muy fuerte. Muy fuerte.

¿Y ahí estabas tú o...?

Éramos cinco barcos de aquí, del puerto.

¿Estabais...? Estábamos juntos los cinco.

Estábamos pescando antes de meternos, pero como ya escucharon por radio

que venía un temporal muy grande,

empezamos a escapar. El temporal, donde nos cogió, fue de noche.

¿Cómo eran las olas ahí?

No sé, porque no las veíamos.

Os escapasteis. Pasó uno junto a nosotros

y cubría el barco.

El patrón tenía que procurar no hacerle frente a las olas

y escapar. Claro.

Porque es de madera.

Te pega un golpazo de esos y te rompe el barco.

(NARRADOR) "Desatada la galerna, los buques de la escuadra

se hicieron a la mar para capear el temporal.

La situación era de confusión y extrema gravedad.

El capitán Blas de Salcedo hizo todo lo posible

por salvar la Magdalena, pero no pudo evitar la tragedia.

El barco fue despedazado contra las rocas.

En pocas horas, la playa de Covas se cubrió con cientos de cadáveres.

El pecio de la Magdalena reposa a solo siete metros de profundidad.

Óscar y Luca ajustan sus equipos

para las condiciones que esperan encontrar".

La visibilidad hoy no va a estar muy buena.

No tenemos sol,

tenemos unas microalgas de agua dulce,

que ha llovido estos días, también.

Y vamos a tener que ajustarnos un poco

cuando estemos en el fondo.

(NARRADOR) "Karlos quiere aprovechar la escasa profundidad

para hacer el primer reconocimiento en apnea,

una técnica de buceo que no requiere botellas,

sino que se hace a pleno pulmón.

Antes de lanzarse al agua

debe realizar unos ejercicios de preparación.

La relajación profunda aumentará el tiempo

que pueda aguantar bajo la superficie".

¿Listo?

(NARRADOR) "En esta ocasión, el buzo de seguridad de Karlos

no es Luca, sino Teresa.

Ella es una experimentada submarinista de esta modalidad.

En apnea, la equipación que usan los buzos

es distinta a la que emplean cuando bucean con botellas.

Las aletas son más largas

para generar mayor velocidad con cada patada".

Venga, suerte.

(NARRADOR) "Los dos buzos se dirigen a la boya de fondeo.

Desde este punto harán las sucesivas inmersiones.

Aquí, Karlos puede descansar y tomar aire antes de cada descenso.

No hará menos de 20 bajadas.

Será un esfuerzo grande que se irá acumulando.

Por eso, la boya es como tener un ancla, pero en superficie.

Cuando está listo, se zambulle de golpe, casi en vertical.

En su primer descenso constata que el agua está bastante turbia,

tanto en los primeros metros como en el fondo.

En superficie, Teresa observa lo que hace su compañero.

Ante cualquier indicio de que algo va mal,

solo necesita un segundo para acudir en su ayuda.

Los días previos ha llovido cerca de Viveiro.

Cuando eso ocurre, el río arrastra arena y sedimentos

que acaba vertiendo al mar. Eso siempre enturbia el fondo.

Además, las algas en descomposición

se convierten en partículas que reducen también la visibilidad.

Karlos temía que algo así pudiera pasar.

Hoy no es el mejor día para una exploración del pecio,

pero servirá para localizar los restos con precisión".

Tenemos una capa, los cuatro primeros metros,

de haloclina.

Eso significa que hay una mezcla de agua dulce con agua salada.

Debe ser por los ríos que desembocan aquí.

La haloclina dificulta todavía más la visibilidad,

así que tenemos un poco más de complicación aún

para encontrar el Magdalena.

(NARRADOR) "Con el primer intento apenas ha podido distinguir algo.

En cambio, le ha servido para comprobar

cómo son las condiciones del fondo.

Ahora ya sabe lo que le espera y cómo debe dirigir la búsqueda.

Entre las gorgonias, las algas y las rocas

trata de adivinar alguna forma que no sea natural,

alguna madera o algún hierro.

Sin las botellas, Karlos resulta mucho más aerodinámico.

Su cuerpo ofrece menos resistencia al agua y avanza más rápido".

Hay una serie de pequeñas oquedades

donde está lleno de vida.

Hay muchos pólipos grandes y amarillos, estrellas de mar...

Está siendo superinteresante.

(NARRADOR) "Karlos y Teresa vuelven a la boya

para preparar el siguiente descenso.

Bajar sin botellas, a pleno pulmón,

es un gran esfuerzo que no está al alcance de cualquiera.

Un banco de fanecas nada junto a lo que puede ser

una roca o un pedazo de la Magdalena.

Karlos se aproxima a examinarlo.

El submarinista busca en los recovecos por si distinguiera

un fragmento con forma de madera.

Pero no. Es una roca.

Mientras Karlos toma aire, parece que nuestro cámara, Óscar,

ha encontrado algo. ¿Será esta vez la Magdalena?

Cuando vuelve a sumergirse, ambos salen de dudas.

Es la fragata que buscan.

Las secciones están tan fragmentadas y cubiertas de concreciones

que resulta imposible afirmar con toda seguridad

qué son estas piezas.

Karlos y Óscar están viendo algo

que muy pocas personas han podido contemplar:

el pecio de uno de los naufragios más trágicos de nuestra historia.

Es la huella de un terrible drama humano

cuyo eco llega a nuestros días".

El pecio está justo aquí. Aquí tenemos el Magdalena.

El fondo está a unos siete metros y medio

y aquí sube, aproximadamente, a cinco.

Creo que tenemos localizado el barco.

Y tenemos la suerte de que, en el fondo,

hay un poquito más de visibilidad.

La verdad es que esto se pone interesante.

(NARRADOR) "Doscientos años han pasado sobre este yacimiento,

lo que un día fue una orgullosa fragata.

Esos salientes parecen unas cuadernas,

el esqueleto sobre el que se fijaba

el forro exterior de madera del casco.

Estas maderas, que recorrieron tantas millas y tantos mares,

reposan para siempre en las aguas de Viveiro.

Después de 20 inmersiones,

Karlos decide poner fin a la jornada de hoy.

Volverán. El Magdalena aún no ha dicho su última palabra".

¿Esa es la proa? Es espectacular, está superchulo.

Lo que me ha encantado es la vida. ¡Es una pasada! Está lleno de vida.

Como no hay mucha visibilidad,

creo que lo mejor sería hacer la inmersión con botellas.

Así buscamos de una forma más tranquila y más segura.

¡Va, Charly! ¡Va!

(SUSPIRA)

Después de... No sé cuántos hemos hecho, 20 o 25 descensos.

Objetivo cumplido.

Con la apnea hemos determinado exactamente dónde está el pecio,

pero vamos a bucear con botellas para verlo muchísimo mejor.

(NARRADOR) "Aquel fatídico 2 de noviembre de 1810

solo ocho personas consiguieron llegar con vida a la playa de Covas.

Sin embargo, en pocas horas, cinco de ellas murieron

por las heridas que habían sufrido.

Entre los cientos de cadáveres, dos llamaban la atención.

Eran el capitán de la Magdalena, Blas de Salcedo,

y su hijo, un guardiamarina de 14 años.

El joven había llegado a salvo a la playa,

pero se volvió a lanzar a las olas para tratar de rescatar a su padre.

Lo hizo, pero sin el éxito esperado.

Los dos perecieron ahogados.

Los encontraron abrazados en la playa,

ofreciendo una imagen que resumió perfectamente

la tragedia que se vivió aquella noche.

Desde entonces, la Armada española no volvió a permitir

que dos familiares directos sirvieran en el mismo barco.

La historia de la Magdalena ha llegado con intensidad

y dramatismo hasta nuestros días.

Pero recientes investigaciones apuntan a que, tal vez,

no conozcamos la historia completa de este buque".

¿Cuántos muertos reales

hubo en el Magdalena? Muertos reales nunca se va a saber.

Es imposible saberlo.

Sabemos que, según las fuentes de la época,

son sobre 510 o 550, dependiendo de a quién leamos.

Pero entre ellos no se cuenta al personal que embarcó en Gijón.

En Gijón embarcaron voluntarios asturianos

y prisioneros franceses. En las demás fragatas de la escuadra,

en el libro de embarque constan, pero el de la Magdalena se perdió.

(NARRADOR) "Tras el naufragio,

los restos de la Magdalena cayeron en el olvido.

En 1951, Antonio López,

un pescador de Covas al que todos llamaban 'Almanegra',

encontró lo que parecían los restos de un barco

muy cerca de las rocas de Os Castelos.

Cuando las autoridades investigaron el hallazgo,

no tuvieron duda: era la antigua fragata.

La nieta de Almanegra, Mercedes, estuvo muy unida a su abuelo".

¿Cómo descubrió tu abuelo la Magdalena?

Él salía todos los días a pescar.

Tenía una caja que la llamaba "ojo de buey"

y que lo miraba todo,

miraba el fondo del mar. Él vio como un palo, se extrañó

y era muy amigo del comandante de Marina

que había aquí en Viveiro y lo llamó

para que viniera a confirmarlo.

Descubrió que sí que era el pecio de la fragata Magdalena.

¿Qué supuso para tu abuelo descubrir la Magdalena?

Él se creía el rey del mundo, porque claro... (RÍEN)

Imagínate un pueblo pequeño como este

y que seas tú el primero que encuentre ese hallazgo.

Pero, claro, hasta años después no se le dio el mérito que tenía.

¿Por qué llamaban a tu abuelo "Almanegra"?

Porque era un "traste" de pequeño.

Era "traste". Entonces, una tía de él decía:

"Eres tan 'traste' que parece que 'tes alma negra'".

En gallego. ¿Y hacía reflejo

el nombre de Almanegra a él o realmente era un buen hombre?

No, era muy buen hombre. (RÍE)

¿A ti te gustaría volver otra vez donde se encontró

el Magdalena? Hombre, por supuesto que sí.

Sería un buen recuerdo para ti, ¿no? Sí.

A lo mejor me sumerjo con vosotros. Eso sería fantástico.

(RÍEN)

(NARRADOR) "Los restos de la Magdalena

resistieron un siglo en el fondo de la bahía

hasta que Almanegra los descubrió en bastante buen estado.

El buque había sido construido con maderas de ultramar

como la teca, que son muy resistentes a la corrosión del agua de mar.

Sin embargo, tras su descubrimiento comenzó el expolio

y la Armada decidió sacar los cañones y algunas piezas

para hacer un museo en Ferrol.

Curiosamente, otro de los barcos que está hecho con madera de teca

es el Eureka.

Con un buen pronóstico de tiempo,

el Eureka navega de nuevo hacia la playa de Covas.

Mercedes está deseando llegar a ese punto junto a Os Castelos

que está tan unido a su infancia".

¿Qué te parece? A ver.

Los archiperres que tenemos aquí.

Me parecen ahora muy modernos.

Para la época en la que mi abuelo bajaba o miraba

a través de su caja de cristal, como él la llamaba...

Estas cosas no las tenía tu abuelo.

No, no existían de aquella.

Estamos aquí frente a Os Castelos. Ajá.

¿Hace cuánto tiempo que no vienes por aquí?

Yo creo que hace ya sobre 30 años, más o menos, ¿eh? Muchísimo.

¿Treinta años? Sí, porque mi abuelo hace ya 20

que se murió.

Y ya no nos pudo traer aquí. ¿Qué te parece estar ahora

encima, justamente, de este pecio? Es muy emocionante.

¿Y tú metías la cabeza

con el visor este de cristal? Sí, sí.

Imagínate ahora

si cogemos, conectamos la cámara con superficie

y ves el Magdalena en directo. Ay, me encantaría.

Me encantará verlo.

(NARRADOR) "La Magdalena se hundió el 2 de noviembre de 1810

en la playa de Covas.

Sus restos reposan a siete metros de profundidad

y es el pecio del siglo XVIII

mejor conservado de nuestra costa".

Y, ahora, vamos a ver el Magdalena en toda su extensión.

Mira, Mercedes. Este robot va a ser tus ojos

debajo del agua.

Cuidado con las hélices, capi.

Ponte estos cascos.

(MÁSCARA) "Estoy ahora mismo encima del pecio, Mercedes.

Se identifican perfectamente los restos de madera

que hay aquí. Es increíble ver esto".

Es increíble que esté a tan poca profundidad y tan cerca.

Y que se mantenga después de tantísimo tiempo, ¿verdad?

(MÁSCARA) "Parece mentira que un pecio de tantos años

todavía tenga restos aquí, debajo del agua".

A ver si encuentras alguna chapa

de cobre.

¿Chapa de cobre, por qué? Porque, supuestamente,

venía rodeado de chapas de cobre que las echó el mar hacia la orilla

y la gente del pueblo andaba buscándolas.

Y las vendían. (MÁSCARA) "Mercedes,

estoy quitando el sedimento que hay encima de la madera

y se identifica perfectamente que es el Magdalena".

Genial. (MÁSCARA) "Me encantaría

que estuvieras aquí abajo conmigo, Mercedes.

¡Es increíble!". Bajo, bajo.

(MÁSCARA) "Después de 200 años,

está la madera superbién conservada. Parece increíble".

Es increíble, con el paso del tiempo,

que se conserve todo. Fíjate cómo está todo.

Ahí. Sí.

Está cubierto de algas.

¿Tú lo veías así, de alguna manera, cuando mirabas por la lupa grande?

Veía como si fuera un palo, que puede ser incluso ese.

Mira, son como bolas o...

(MÁSCARA) "Estoy en la zona media del pecio

y aquí determino una serie de bolas.

Parecen piedras redondas.

Esto debe ser el contrapeso que tenía este barco

para mantener la estabilidad.

Yo creo que hay más de 100 bolas, incluso hasta 200".

Esas bolas, ¿crees que son

el contrapeso?

(MÁSCARA) "Sí, parece que son las bolas de contrapeso

para que el pecio tuviera estabilidad".

Yo creo que no me voy a morir sin bajar ahí a verlo.

Claro que sí.

(MÁSCARA) "Entre las bolas hay distintos tipos de peces.

Parecen bentónicos, están apoyados en el fondo.

Y un poco más adentro, a ver qué es esto.

Estoy viendo un centollo

muy grande dentro de las bolas".

Ha visto ya dos centollos. No me digas.

Bueno, pues voy calentando el...

Me parece que no. La olla, ¿no?

Si tenemos que comer de lo que saque Karlos...

Nada.

(MÁSCARA) "Ahora mismo estoy en una zona que está repleta

de gorgonias de todos los colores.

Tenemos gorgonias de color morado,

gorgonias blancas, amarillas...

Esto parece un jardín.

La verdad es que es precioso estar aquí abajo viendo esto. Me encanta".

¡Qué bueno!

(MÁSCARA) "Ahora mismo estoy en frente

de una gorgonia naranja bastante grande.

Es un espectáculo ver estos animalitos aquí,

porque las gorgonias son animales.

Estoy en la zona más alta del pecio.

Parece ser lo que está encima de la popa

y está totalmente tapizado.

Parece un arcoíris. Hay colores amarillos, verdes,

rosas, morados... Es alucinante estar viendo esto".

Que sepáis que a Mercedes y a mí nos estáis dando mucha envidia.

Nos gustaría estar ahí abajo con vosotros.

(MÁSCARA) "Lo siento.

En otra ocasión buceamos juntos".

(NARRADOR) "La Magdalena se encuentra

diseminada en un espacio de varios metros cuadrados.

No son demasiados, pero algunos fragmentos permanecen ocultos

por las gorgonias y las concreciones. No siempre es fácil identificarlos".

(MÁSCARA) "Ahí al fondo veo un banco de peces tremendo.

Hay mucha vida por esta zona de aquí".

(NARRADOR) "De pronto, Óscar, el cámara subacuático,

sube a superficie antes de lo previsto.

Al parecer, algo ha sucedido con la cámara".

(RADIO) "Karlos, subíos a la superficie".

(MÁSCARA) "Vamos para arriba".

(Pitidos)

(NARRADOR) "Es un problema grave.

Ha entrado agua en la caja estanca que protege la cámara.

El agua salada es el peor enemigo de los circuitos electrónicos".

No sé yo.

A ver si sale agua o no.

-Sale de los botones.

-Sale por aquí. -Sale, sale.

¿Ha entrado mucha agua? Sí.

¿Ha entrado por la parte de arriba?

Ha goteado aquí.

"Clon, clon...". Entonces, ha entrado.

He grabado bien,

pero cuando he empezado a bajar,

ha hecho la pantalla... (IMITA UN CRUJIDO)

(NARRADOR) "Los potentes focos de Óscar

no pueden acoplarse a la cámara de reserva.

Y, sin ellos, resulta imposible grabar

con la visibilidad que hay en el pecio.

El equipo, de nuevo, debe improvisar".

Hemos hecho este apaño, hemos puesto los focos.

A ver si conseguimos ver

los restos del Magdalena.

(NARRADOR) "Los buzos se lanzan al agua.

Aún queda mucho Magdalena por grabar.

¿Funcionará el sistema que han ingeniado?

Aunque la solución de los focos ha sido rudimentaria,

el resultado funciona a la perfección".

(MÁSCARA) "En la popa tenemos algunas oquedades

donde seguro que encontramos más vida.

Estoy viendo un congrio. Hay un congrio enorme aquí,

dentro de una cueva, una cuevita pequeña.

Hay un congrio gigante.

Tiene una cabeza que es

casi como mi muslo.

Y, además, justamente en la entrada hay dos gambitas vigilando.

Estamos viendo muchos bancos de peces pequeños".

Algo encontró.

(MÁSCARA) "Aquí tenemos

como unas formaciones metálicas. No sabemos lo que es".

(NARRADOR) "Esa pieza metálica probablemente es una palanqueta.

Las palanquetas eran proyectiles

diseñados para romper los mástiles de los barcos enemigos.

Se componían de dos bolas unidas por una cadena

o por una barra de hierro.

Una vez disparadas por los cañones, giraban hasta encontrar su objetivo".

(MÁSCARA) "Hay muchas zonas en el fondo

que están llenas de estrellas de mar.

La verdad es que son superbonitas, de color amarillo.

También hay gusanos tubícolas, hay espirógrafos.

También acompañan a estos restos.

Estoy yendo a otra zona distinta

donde veo muchos espirógrafos.

Estos gusanos tubícolas

son bastante curiosos, porque, en cuanto te acercas, se esconden.

Parece que ha entrado una corriente un poco más fría.

Debemos estar ahora mismo a 15 grados.

Está corriente, por lo que sea,

también está trayendo agua más sucia.

La visibilidad cada vez es peor aquí abajo.

Mercedes, después de 200 años está la madera superbién conservada.

Parece increíble".

Bueno, es increíble que esto pueda estar así.

Parece mentira. Después de pasados tantos años.

Y que todavía se mantenga. Sí, sí.

(NARRADOR) "La voladura que efectuó la Armada

para evitar el expolio de la fragata

dejó la madera más fragmentada y expuesta a la erosión del mar.

Esta era una técnica habitual

para proteger el patrimonio subacuático,

pero hace tiempo que dejó de emplearse".

(MÁSCARA) "En esta zona identifico muchos restos de madera.

Y no paro de pensar en toda la gente que murió

en esa tormenta en 1810".

Parece mentira, ¿verdad?

Estando a siete metros, estando al lado de la playa

y que muriera tanta gente. Sí.

Es increíble,

porque la playa llegaría a lo que es la mitad del pueblo,

pero claro, había muy poquitos habitantes también.

Y la tormenta los encalló

hacia las rocas, yo creo.

Y luego, en aquella época, no todo el mundo sabía nadar.

Que va. Claro.

Si no, es increíble, porque tú te echas a nadar...

Lo piensas y si sabes nadar

llegas a la orilla.

(MÁSCARA) "Vamos a ir hacia la zona de proa,

porque estoy viendo claramente

que hay unas cuadernas que salen hacia arriba".

Mira cómo se nota perfectamente la estructura del barco.

Sí, sí.

(MÁSCARA) "Estoy llegando justamente a esa estructura.

Parece como unas cuadernas que salen del fondo.

Lo mejor de todo es que está supertapizado de pólipos.

Pólipos bastante grandes. Son casi como mi dedo gordo.

Es increíble ver esto totalmente tapizado de estos pólipos.

Está lleno, está totalmente lleno.

Está tapizadísimo de pólipos.

Ahora están algunos cerrados, otros abiertos...

Es increíble ver

cómo están tapizados todos los restos del Magdalena".

Fíjate.

Parecen ramos de flores, ¿a que sí? Sí, parecen flores.

(NARRADOR) "Karlos da por terminada la inmersión.

La Magdalena ha revelado su presencia y la fauna y la flora que la rodea".

¿Qué tal, Karlos?

¿"OK"?

¿"OK"?

Le hacía fotos a la pantalla.

¿Qué tal, te ha gustado? Muchísimo.

Yo creo que lo que hace falta es un abrazo de Mercedes.

Sí, ahora cuando te cambies. ¡Aunque te mojes un poco!

Objetivo cumplido.

Le hemos mostrado a Mercedes

el fondo donde está el Magdalena

y seguro que ha rememorado

esos momentos de cuando su abuelo lo descubrió.

La verdad es que ha sido superemocionante, ¿verdad?

Mucho.

(NARRADOR) "La grabación de la Magdalena

ha sido para los buzos del Eureka una ocasión muy especial.

No solo por el valor de las imágenes que han obtenido,

sino por lo que significa:

un pecio con 200 años de antigüedad en un estado de conservación único

y con una dramática historia detrás".

Pensar

que ese pecio lleva ahí 200 años

y luego pensar, también, en la tragedia que hubo

con esas 500 personas muertas...

Se te ponen los pelos de punta cuando estás ahí, dentro del agua.

Es una sensación increíble, la verdad.

(NARRADOR) "Karlos y su equipo han logrado su objetivo.

La Magdalena se suma a otros 12 pecios

que los miembros del Eureka han grabado

llenos de curiosidad y entusiasmo.

Pecios fascinantes que aún es posible imaginar

navegando y con vida a bordo.

Barcos tenebrosos

como fantasmas de esas profundidades pobladas de misterios y leyendas.

Antiguos buques que cayeron víctima del acoso invisible

de los submarinos alemanes en la Primera Guerra Mundial.

Objetos que han resistido al paso del tiempo y a la codicia humana.

Grandes tragedias en las que bastaron solo unas horas

para que las olas se tragaran cientos de vidas.

Situaciones hipnóticas

donde se confunde la frontera entre lo posible y lo imposible.

Santuarios de metal

que han ofrecido sus huesos inmóviles como cobijo a la vida submarina.

Pero España tiene 6000 kilómetros de costa,

donde miles de barcos han encontrado su final

desde que los hombres se echaron por primera vez a la mar.

Aún quedan muchos tesoros hundidos por explorar".

Hundidos - Santa María Magdalena

48:34 13 ene 2019

La fragata Santa María Magdalena, hundida en 1810, es el pecio de su época que mejor se conserva en nuestras costas. Sus restos se encuentran en la playa de Covas, en la ría de Viveiro, Lugo.

La fragata Santa María Magdalena, hundida en 1810, es el pecio de su época que mejor se conserva en nuestras costas. Sus restos se encuentran en la playa de Covas, en la ría de Viveiro, Lugo.

ver más sobre "Hundidos - Santa María Magdalena" ver menos sobre "Hundidos - Santa María Magdalena"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Eritro

    Por favor, que este sea el último capítulo..... os la han colado.

    26 ene 2019

Los últimos 14 documentales de Hundidos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Santa María Magdalena

    Santa María Magdalena

    48:34 13 ene 2019

    48:34 13 ene 2019 La fragata Santa María Magdalena, hundida en 1810, es el pecio de su época que mejor se conserva en nuestras costas. Sus restos se encuentran en la playa de Covas, en la ría de Viveiro, Lugo.

  • Participation

    Participation

    48:57 06 ene 2019

    48:57 06 ene 2019 En 1918 el carguero italiano Participation era hundido frente a las aguas de Villajoyosa por el submarino alemán que comandaba Robert Moraht. Karlos y su equipo tratan de encontrar los paravanes que llevaba el buque en cubierta, unos sistemas para detectar y destruir minas submarinas. Tras un primer intento en el que no encuentran el pecio, en la segunda inmersión logran su objetivo.

  • Sirio

    Sirio

    49:29 30 dic 2018

    49:29 30 dic 2018 El equipo de Hundidos sale a la caza de uno de los pecios con más historia de nuestras costas, el Sirio, también llamado el Titanic del Mediterráneo. Un trasatlántico italiano hundido frente a las costas de Cabo de Palos, en Murcia. Una delas mayores tragedias de la historia de España e Italia. Una catástrofe que costó la vida de aproximadamente 500 personas, muchas de ellas inmigrantes ilegales camino del nuevo mundo, que no constaban en los registros. Karlos y su equipo trabajan para rememorar a estas víctimas, en un pecio espectacular a casi 70 metros de profundidad.

  • Mardinian

    Mardinian

    49:53 23 dic 2018

    49:53 23 dic 2018 El nuevo objetivo de Carlos y su equipo es el Mardinian, un carguero británico hundido por un submarino alemán el 19 de mayo de 1917, cerca de la isla de Tabarca, en Alicante.

  • Cavour

    Cavour

    50:05 16 dic 2018

    50:05 16 dic 2018 Carlos y su equipo se embarcan tras la pista de un barco maldito, el Cavour. Un trasatlántico de 115 metros de eslora, que unía Europa con el nuevo mundo. Este barco se ganó a pulso su fama de gafe, puesto que durante años todos los barcos con los que se relacionó fueron hundidos, incluso colisionó con dos de ellos. Finalmente se hundió en 1917 frente a las costas españolas cerca de Tarragona, al colisionar con otro barco. Allí va a su encuentro el equipo de Hundidos que no tiene miedo a su posible maldición.

  • HMS. Serpent

    HMS. Serpent

    49:09 09 dic 2018

    49:09 09 dic 2018 Los buzos de Hundidos se lanzan esta semana en busca de un pecio cuya tragedia salvó miles de vidas en el futuro. El Serpent, un buque militar de la Armada británica, que se hundió, en 1890, en Punta do Boi (Galicia), dejando 172 víctimas.

  • Coila

    Coila

    50:31 02 dic 2018

    50:31 02 dic 2018 Carlos y su equipo se introducen en el mundo de los espías durante la Primera Guerra Mundial para investigar el hundimiento del Coila. Un carguero británico hundido por un torpedo alemán en 1917 frente al puerto de Sagunto (Valencia).

  • Don Pedro

    Don Pedro

    49:27 25 nov 2018

    49:27 25 nov 2018 Carlos y su equipo se embarcan en la busqueda de un espectacular trasatlántico, el Don Pedro, al que llaman el Titanic gallego. Una catástrofe que causó 90 víctimas en su hundimiento en 1895 contra los bajos de Corrubedo, en las costas de Galicia.

  • Stanfield

    Stanfield

    49:21 18 nov 2018

    49:21 18 nov 2018 El stanfield, era un imponente carguero con 115 metros de eslora y 15 de manga, desplazada más de 3 toneladas y una tripulación de 29 personas. En el momento de su hundimiento transportaba carbón para el ejército italiano desde EEUU.

  • El Carbonero

    El Carbonero

    49:31 11 nov 2018

    49:31 11 nov 2018 Hoy os hablaremos de los ases de la guerra submarina, en concreto del comandante que hundió el barco por el que hoy vamos a bucear, conocido como El Carbonero y que naufragó durante la 1ª Guerra Mundial.

  • Skyro

    Skyro

    49:14 04 nov 2018

    49:14 04 nov 2018 El objetivo de Hundidos esta semana es el Skyro, un carguero inglés construido en 1880 y hundido once años después frente a los bajos de Os Meixidos en A Coruña. La esperada recompensa del esquipo en esta inmersión: lingotes de plomo y rescatar la leyenda del mítico buzo Ángel Erostarbe.

  • RMS Soleay

    RMS Soleay

    50:18 28 oct 2018

    50:18 28 oct 2018 Nuestro equipo de buzos, con Carlos a la cabeza, sale en busca del Solway, un vapor inglés construido en 1841, hundido a 20 metros de profundidad en los Bajos de Baldaio, en A Coruña.

  • Cisneros

    Cisneros

    49:28 21 oct 2018

    49:28 21 oct 2018 Carlos y su equipo se embarcan a la aventura para realizar una inmersión en el Cardenal Cisneros. Uno de los mayores cruceros de la armada española, hundido el 28 de octubre de 1905 a la altura de los Bajos de Os Meixidos, frente a la localidad de Muros.

  • 1:10 03 sep 2018 Serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

Mostrando 1 de 1