'Hundidos' es una serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

4907987 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Hundidos - Mardinian - ver ahora
Transcripción completa

Vamos a tener

visibilidad prácticamente nula.

A lo mejor encontramos un cañón. O más.

Todo el equipo aquí

corre cierto peligro.

La linterna me ha golpeado en la cara, me he hecho

un pequeño corte.

Tenemos un mar de fondo importante.

Sobre todo, 16 millas de navegación.

Hoy vamos a bucear en el Mardinian, un mercante británico

que fue hundido en 1917 por un submarino alemán.

Es un pecio increíble que, además, nos permitirá conocer

cómo actuaban y eran los U-Boot,

los primeros submarinos de guerra de la historia.

(NARRADOR) "El Mardinian era un carguero británico a vapor

de casi 100 metros de eslora y más de 3.000 toneladas de peso.

Contaba con un motor de triple expansión

que desarrollaba una velocidad de crucero de 10,5 nudos,

unos 20 km/h.

El 19 de mayo de 1917,

mientras hacía la ruta de Calcuta a Londres,

fue hundido por un submarino alemán a 4 millas de la isla de Tabarca,

cerca de Alicante.

No se tuvieron que lamentar víctimas.

Tras unos días de trabajo perdidos por fuertes tormentas,

el equipo de "Hundidos" se lanza en busca del Mardinian.

Pero en el mar todavía quedan reflejos de la furia desplegada".

Si observáis, ahora tenemos una ola

mucho más amplia.

Cuando hay temporal, las olas

son mucho más puntiagudas.

El viento hace que las olas crezcan

y tengan mucha más fuerza que esta.

Esta ola mucho más plana, mucho más amplia,

es debido a que el temporal

ha caído, se va relajando el viento y queda este tipo de ola.

Una ola mucho más larga y mucho más plana,

pero incómoda para poder navegar.

E incluso incómoda para estar debajo del agua.

Si tenemos una ola muy amplia,

más o menos a 20 o 30 metros podemos notar ese mar de fondo,

que es como se llama la situación que tenemos ahora.

(NARRADOR) "Al Eureka le espera un viaje incómodo

y la tripulación lo sabe".

Tenemos un mar de fondo

importante y, sobre todo, 16 millas de navegación.

(NARRADOR) "16 millas significan

dos horas y media de navegación a través de un mar revuelto".

Con este mar de fondo que tenemos,

todo el equipo aquí corre cierto peligro,

así que tenemos que asegurarlo.

Para eso ponemos plomos, para que las botellas no se muevan.

(NARRADOR) "El equipo está inquieto.

Las condiciones para inmersión pueden ser bastante duras".

Puede ser que bajando, por las características de la zona

y por la lluvia que ha hecho, hasta los 30 o 35 metros

vamos a tener visibilidad prácticamente nula.

Y luego sí que puede abrirse.

Está abriendo y eso, a lo mejor,

nos facilita un poco...

Puede entrar un poco más de luz.

Pero ya sabemos que no tiene nada que ver.

Si tenemos mala visibilidad, la luz da igual.

(NARRADOR) "En esta zona tan complicada, en la estrecha franja

formada por la isla de Tabarca y la costa de Alicante,

es donde reposa el Mardinian.

Y no es por casualidad.

El Mardinian parte en la primavera de 1917 de Calcuta

con una carga indeterminada rumbo a Londres.

Tras su paso por el canal de Suez,

comienza su navegación por el Mediterráneo,

que aun estando plagado de submarinos alemanes,

era la mejor opción por ser la ruta más corta

hacia las islas británicas.

A las 10:45 es hundido por un submarino alemán,

el U-34, frente a las costas de Alicante.

El Mardinian tardaría 50 minutos en hundirse".

A mi espalda está la isla de Tabarca,

frente a la costa de Alicante.

En esta franja, en la Primera Guerra Mundial,

los submarinos alemanes

hicieron un gran bloqueo a los países aliados

para intentar asfixiar el comercio de los barcos mercantes

que iban hacia las islas británicas. En esta zona

aún quedan muchos barcos hundidos sin localizar.

(NARRADOR) "Para comprender bien este bloqueo y lo que supuso

la labor de los submarinos en la Primera Guerra Mundial,

Karlos visitó a Omar Inglese, un historiador que conoce bien

los sucesos de esa época".

¿En qué consistía

el bloqueo de los submarinos alemanes

en la Primera Guerra Mundial?

El primer bloqueo fue un bloqueo inglés a Alemania,

que como tenía una superioridad naval muy grande en aquella época,

bloqueó a Alemania.

Un bloqueo que incluso hoy en día se sigue pensando que es ilegal,

porque impedía que llegaran incluso barcos neutrales a Alemania.

Alemania a esto responde de la única manera que puede,

haciendo un contrabloqueo.

¿Esto qué significa? Que la única manera que podían hacerlo

era con submarinos, porque su flota era peor.

Y los que podían escapar a ese bloqueo eran los submarinos.

¿Realmente estos submarinos eran efectivos?

¿Cuántos barcos hundieron?

Pues según las estimaciones del Almirantazgo inglés,

sobre unos 5.700. Hay que pensar que estas estimaciones se hacen

con el registro de la Lloyd's.

La Lloyd's no tiene en cuenta

los buques de menos de 100 toneladas.

Probablemente hundieron muchísimos más.

¿Cuántos U-Boot había?

Activos se calcula que habría unos 60, normalmente.

¿Cuántos había aquí, en la zona del Mediterráneo, más o menos?

Aproximadamente unos 10.

¿Se puede considerar que el U-Boot

fue la primera arma de guerra submarina?

Lo que los historiadores militares consideramos submarino, sí.

Probablemente fueron los U-Boot, porque ya tenían baterías eléctricas,

combustible de gasoil,

autonomía bajo el agua y demás características

que para los historiadores y para la guerra

hacen que se les pueda llamar

lo que hoy entenderíamos por un submarino.

¿Realmente eran tan eficaces como decían?

Para destruir el comercio eran lo más avanzado

y lo más perfecto que tenían. Casi les hacen ganar la guerra.

(NARRADOR) "Ante el peligro que suponían los submarinos alemanes,

los aliados desarrollaron estrategias de todo tipo,

algunas de ellas bastante ingeniosas".

En esa época

había mercantes que les ponían un cañón

y los llamaban "mercantes artillados".

Pero había otro tipo de buques, los llamados "buques Q".

Estos buques eran más o menos

barcos de guerra camuflados.

Hacían de mercantes. Iban despacito para confundir a los submarinos

con que eran cargueros o mercantes.

Entonces, cuando el submarino se acercaba,

descubrían todas sus armas

y atacaban al submarino.

(NARRADOR) "Estos buques trampa, los buques Q,

sirvieron sobre todo en el Atlántico Norte

para aliviar la presión de los submarinos alemanes

en las islas británicas,

pero es posible que alguno cruzara el Mediterráneo".

No sabemos lo que es el Mardinian.

A lo mejor tiene un cañón en proa o en popa.

Es lo que vamos a buscar.

En esta primera inmersión vamos a ir hacia la proa a buscar el cañón,

pero también vamos a investigar si a lo mejor tiene algún tipo

de parte oculta donde podían llevar más armamento, más cañones.

¿Se puede entrar dentro del barco? Hay una parte donde...

podemos penetrar. Además, creo que va a ser interesante,

porque ahí quizá sí que podemos determinar

si era artillado o no, si había, a lo mejor,

algún otro cañón más, quién sabe. A lo mejor encontramos un cañón.

O más.

(NARRADOR) "Los objetivos están claros,

el equipo está motivado y el Eureka se acerca al pecio".

¿Cómo vamos, Charly? Vamos bien.

¿Cuánto falta? Nada, muy poco.

Mira.

Dos millas y cuarto. ¿Quince minutos?

Como mucho, sí.

(NARRADOR) "A veces las prisas pueden jugar una mala pasada.

Luca sufre una herida en la cara".

Metiendo la botella,

la linterna me ha golpeado en la cara.

Me he hecho un pequeño corte,

pero no pasa nada, podemos bucear.

Charly, Luca está, ¿eh? Vale.

¡Al agua!

(NARRADOR) "Nada puede parar

las ganas del equipo por descubrir nuevos pecios".

Vamos a ver qué es el Mardinian.

Estoy, ¿eh? Venga, al agua.

(NARRADOR) "Los buzos se lanzan al agua.

Su misión: determinar qué tipo de barco era el Mardinian

y buscar el posible armamento con el que había sido artillado".

Ya está.

¿Ya está? Sí.

(NARRADOR) "El equipo desciende siguiendo el cabo.

La visibilidad es buena y no hay corriente.

No saben lo que les espera a 45 metros de profundidad.

A su lado el Sibiu Nano les ofrece

un punto más de seguridad en su inmersión.

Al cabo de un par de minutos llegan a la cubierta del pecio.

Lo primero es tratar de identificar

en qué parte exacta del barco se encuentran.

La visibilidad no es suficiente para ver el extremo del pecio,

así que no saben en qué dirección está la popa o la proa.

Estos pequeños peces tan abundantes reciben el nombre de "tres colas".

En el Mardinian son los dueños de estos hierros abandonados.

Los buzos avanzan siguiendo la borda.

Aún no saben si es la de estribor o la de babor.

Estos primeros instantes hacen pensar al equipo

que este no es un buque Q, sino un mercante auténtico.

Pero entonces podía ir artillado.

Deben confirmarlo encontrando el cañón que llevaría en cubierta.

En su avance pasan junto a una escotilla

que unía la bodega con la cubierta.

Sobre la cubierta se levanta lo que queda

de la estructura trasera del puente.

Aquí se ubicaban varias estancias, justo detrás del puente de gobierno.

Los buzos ya tienen claro que están avanzando hacia la proa,

siguiendo el lateral de babor.

Los pequeños tres colas se multiplican a su alrededor.

De pronto cruzan por el antiguo baño.

El inodoro y la bañera se mantienen en muy buen estado.

Es el vestigio más claro de la vida diaria a bordo.

La investigación del pecio continúa.

Siempre hacia adelante, siempre con los ojos bien abiertos

para buscar el cañón y disfrutar de la belleza de lo que están viendo.

Las diferentes estructuras del barco se han colapsado unas sobre otras.

De momento ni rastro de cañones.

Una vieja red de pesca permanece enredada en el pecio.

Los pequeños peces tres colas esquivan a su enemiga

sin demasiados problemas.

Los buzos se introducen entre los hierros.

Imaginan estas estancias con sus paredes y con sus muebles.

Los marineros se movían por estas habitaciones

sabiéndose acechados por el peligro de los submarinos alemanes.

¿Qué les movía a emprender un viaje tan peligroso?

¿El patriotismo? ¿El salario?

Durante la Primera Guerra Mundial

el mar fue un campo de batalla, como lo fueron las trincheras.

El Mardinian es un barco bastante grande,

de 95 metros de eslora, y que, como pueden comprobar nuestros buzos,

se conserva muy bien.

Después de un siglo,

aún es posible identificar las barandillas y otros elementos.

En las antiguas estancias del barco ha desaparecido la madera,

pero aún es posible reconocer las vigas de metal

que enmarcaban las paredes y el techo de los camarotes.

Karlos encuentra lo que queda

de lo que pudo ser uno de los respiraderos de la cubierta,

Apenas un conducto de medio metro de diámetro.

Los hierros deformados por el mar y los peces cautivan a Óscar,

que no deja de grabar.

Después de diez minutos de inmersión, el equipo llega a la proa.

Este es el extremo delantero del barco.

La proa conserva su forma puntiaguda inconfundible,

pero los mamparos que cubrían el esqueleto como una piel

han desaparecido.

Tal vez se han desprendido y están en el fondo.

Los buzos no bajarán para buscarlos.

Tienen una misión más importante: encontrar cañones.

Desde este punto emprenden el regreso,

cerciorándose de que no están esos cañones,

ni a un lado ni al otro, en esta parte del barco.

Karlos le dice a Óscar

que en esta parte del pecio no está el cañón.

Descartada esta posibilidad, deciden buscar un punto

para penetrar en el pecio.

La inmersión no puede durar más de 20 minutos en el fondo.

Con lo que han consumido ya no tienen tiempo de seguir buscando.

En la cubierta, junto a una de las bodegas,

encuentran una maquinilla.

Era el motor que permitía izar las cargas

para introducirlas en las bodegas.

Tal vez, la bodega que hay frente a la maquinilla

puede ser un buen lugar para intentar la penetración.

Desde el interior del puente, Óscar observa a Karlos y a Luca

mientras buscan un lugar seguro para llegar a la entrañas del pecio.

Siguiendo el camino que ha abierto Óscar,

Karlos decide intentar una penetración en este punto.

Esta gran circunferencia es la chimenea.

Eso indica que unos metros por debajo está la sala de máquinas y calderas.

Animado por la cercanía de la chimenea

y de las posibles calderas, Karlos busca la forma de adentrarse aún más.

Los peces han desaparecido.

Es un mundo distinto al de la cubierta,

como si fuera otro barco.

Los hierros se estrechan.

Karlos debe estar muy atento

para evitar enganches o cortes con los bordes.

Karlos indica a Óscar que le siga en otra dirección.

El buzo quiere encontrar alguna abertura

que le permita descubrir el corazón mismo del pecio.

Tras recorrer todo el espacio que encuentran despejado,

no les queda más remedio que salir a cubierta.

El tiempo de inmersión está a punto de terminar.

Apenas les quedan un par de minutos para regresar al cabo de fondeo,

pero ¿dónde está el cañón?

El cámara ha encontrado unos nuevos compañeros de inmersión

y no parece dispuesto a abandonarlos.

Los pecios son refugios de vida marina.

Aquí los tres colas se han adueñado de las barandillas,

de los camarotes, del puente y de cada rincón

de la cubierta del Mardinian.

Finalmente, Óscar se une a Karlos y Luca,

que ya han comenzado a regresar al Eureka.

El equipo está aparentemente satisfecho.

Han podido inspeccionar una gran parte del barco,

pero el objetivo principal sigue oculto.

En la siguiente inmersión, su objetivo será la popa.

¿Estará allí el cañón que buscan?".

Están saliendo. Sale Óscar,

sale Luca

y sale Karlos.

¿Qué? Muy bien.

Buen fondeo.

Me alegro. Si no es el Mardinian...

El fondeo está muy cerca de la proa.

El primer objetivo que teníamos, que era investigar la proa, conseguido.

Pero ahí no hay ningún cañón.

Así que mañana investigaremos la popa.

Tenemos el barco muy bien localizado.

(NARRADOR) "El Eureka vuelve a puerto

para prepararse para una nueva expedición.

Antes de regresar al punto de inmersión,

Karlos aprovecha para recorrer con detalle el interior de un submarino".

Estoy en el submarino español S-61, también llamado el Delfín.

Construido en los años 70.

Desde 1917, han cambiado mucho las cosas.

Aunque por dentro estos submarinos son similares.

El ambiente que hay aquí es superestrecho.

(NARRADOR) "Y estrecha es la relación entre la historia de España

y la de los submarinos.

En 1861, Narcis Monturiol creó un prototipo denominado Ictineo,

diseñado originalmente para recolectar coral.

Su prueba, realizada en el puerto de Alicante,

fue satisfactoria,

pero las ayudas al proyecto nunca llegaron.

28 años después, en 1889, se probaría con éxito

el archiconocido submarino de Isaac Peral.

Pero hay una página de la historia de los submarinos

mucho menos conocida, pero muy interesante".

Siempre hemos oído

que el submarino de Isaac Peral

fue el primero que se construyó en España.

Pero realmente eso no fue así, ¿verdad?

El de Peral fue el primer submarino realmente moderno y eficaz,

con propulsión eléctrica para la inmersión,

tuvo lanzatorpedos con periscopios.

Pero antes hubo otros intentos muy meritorios

y muy ingeniosos.

Y de los primeros de los que tenemos constancia

es de un mecánico, Cosme García Sáez,

que lo probó con éxito varias veces.

(NARRADOR) "En las profundidades del puerto de Alicante

descansa un antecedente decimonónico del arma

que tantos estragos causó en el mar durante la Primera Guerra Mundial.

El invento del ingeniero riojano Cosme García, el Garcibuzo".

¿Cómo era el Garcibuzo?

¿Cómo era este submarino? En primer lugar

era un barco sorprendente porque el casco era de metal.

En una época en la que todavía los barcos solían ser de madera.

Se anticipó muchísimo a otros proyectos,

tenía timones de profundidad

para los movimientos verticales,

para subir y bajar.

Otros submarinos mucho más modernos han tardado mucho en tener eso.

El problema era que dependía todavía de la propulsión humana

porque en la época la única propulsión mecánica posible

era el vapor.

Y en un buque era una inversión... Las calderas, el humo...

Era prácticamente imposible.

¿Se llegó a construir el Garcibuzo y a probarlo?

Sí, por supuesto.

Se construyó en La Maquinista Terrestre y Marítima,

una empresa de Barcelona, luego se llevó hasta Alicante.

Lo probaron el inventor y su hijo,

era un barco pequeñito, relativamente, siete metros de largo.

Tuvo unas pruebas oficiales y se conservan los testimonios

del comandante del puerto, ingenieros...

El submarino funcionó perfectamente,

estuvo más de tres cuartos de hora sumergido sin ningún problema

y de ahí, probablemente,

está el que fue el primer submarino probado con éxito en España.

(NARRADOR) "Años después, el propio hijo del inventor,

al no poder hacerse cargo

de los gastos de mantenimiento del Garcibuzo,

lo hundió deliberadamente en el puerto de Alicante,

donde fue cubierto, según parece, por sucesivas obras de ampliación.

El Eureka se prepara para un nuevo intento

de desvelar los secretos del Mardinian".

El objetivo de hoy es hacer la popa,

de la mitad del barco hacia la popa.

Aunque hay que centrarse más en la zona pura de la popa

que es donde en principio estaba el cañón.

Si encontramos el cañón, que debería estar ahí,

entonces tendremos claro que es un mercante artillado.

Sería bueno buscar también municiones.

Claro.

Por eso la emoción también de esta segunda inmersión

en el Mardinian.

Investigar si hay munición penetrando en la popa.

(NARRADOR) "El equipo está preocupado

por los posibles problemas de visibilidad

que puede presentar la zona donde está el pecio.

La previsión del tiempo es incierta.

Luca y Óscar, basados en su experiencia,

aportan consejos útiles para el equipo

en cuestiones de seguridad y grabación submarina".

Cuidado con una cosa:

si hay menos visibilidad,

tampoco se ven claramente redes y cosas

que pueden representar un problema.

Recordamos:

en caso de problema, hacemos señales verticales

con la linterna. Vale.

Óscar, ¿cómo quieres que nos situemos

para el tema de las imágenes?

Ir por encima de la cubierta, en el lateral que consideréis,

Luca va detrás, vas iluminando

los pies de Karlos.

Karlos, tú como ayer, con la linterna muy bien,

iluminando por donde tú vas pasando,

y ya vamos a la popa directamente.

Si encontramos el cañón,

ahí haremos diferentes planos para asegurarnos bien

de que es el cañón,

que no esté rodeado de amasijos de hierro, que puede confundir.

(NARRADOR) "Las premisas están claras,

el equipo está preparado, no hay tiempo que perder".

¡Al agua!

¡Óscar va al agua! ¡Venga!

(NARRADOR) "Esta nueva inmersión

comienza con un pronóstico poco definido.

La claridad del agua en superficie es aceptable.

Sin embargo, en cuanto descienden unos metros, las condiciones cambian.

Metro a metro, la visibilidad se reduce.

Seguir ese cabo con estas condiciones

sin saber adónde se dirigen,

requiere mucha experiencia y sangre fría.

Karlos, Óscar y Luca no se separan del cabo.

La oscuridad se va cerrando sobre ellos.

El cabo se clava en esa profundidad tenebrosa.

¿Qué condiciones encontrarán en el pecio?

Oscuridad.

La visibilidad no supera el metro de distancia.

El cabo de fondeo ha caído sobre la cubierta del Mardinian,

pero todo queda oculto por ese muro impenetrable.

El origen de esta agua turbia son los sedimentos del fondo,

que al levantarse forman una cortina de partículas en suspensión.

Esa pieza les es familiar, ayer pasaron junto a ella.

Luca pide a Karlos que les dé instrucciones

en esta situación inesperada.

Es inútil.

La visibilidad es igual vayan donde vayan.

Karlos decide abortar la inmersión y volver al cabo de fondeo.

Los tres regresan al Eureka, mucho antes de lo previsto.

No podían imaginarse un desenlace como este.

El mar ha vuelto a imponer sus condiciones imprevisibles

a los submarinistas.

Ahora toca replantear la estrategia.

Deberán regresar mañana, pero el fondo está tan revuelto

que nada les garantiza que vaya a estar mejor.

Sin embargo, no pueden abandonar la zona

sin haber intentado alcanzar su objetivo:

localizar el cañón del Mardinian".

Esto es que ha terminado la inmersión.

Ahora, ¿por qué? es lo que no sabemos,

porque han terminado casi 20 minutos antes.

"De momento, lo primero es dar las malas noticias

al resto del equipo".

¿Que no se ve nada? No se ve nada.

No se ve nada y habéis terminado la inmersión.

Nada.

Está el agua blanca, como si se buceara

en leche. No se ve nada.

En el descenso,

teníamos 15 minutos.

La peor inmersión que he hecho en mi vida de visibilidad.

No se ve nada.

Volvemos a puerto.

(NARRADOR) "El equipo está tocado.

El esfuerzo para desvelar los secretos del Mardinian

está siendo supremo.

La corriente y la mala visibilidad

complican muchísimo todos los procesos del buceo.

El Eureka vuelve a puerto para descansar,

pero en la cabeza de los buzos solo hay una idea:

volver a intentarlo.

El Mardinian era un carguero inglés de casi 100 metros de eslora.

Durante su ruta de Calcuta a Londres, en su paso por el Mediterráneo,

fue hundido por un torpedo alemán,

el 19 de Mayo de 1917, frente a las costas de Alicante.

Un día más, un nuevo viaje.

Karlos intenta mantener el ánimo del equipo

para que el desgaste no afecte a la moral de la tripulación".

Bueno, otro intento en el Mardinian.

Vamos a por ello. Venga.

Que no decaiga. Malo será, como dicen los gallegos.

(RÍEN)

Aquí parece que pinta bien,

pero... Todavía nos queda.

El agua verde blanquecina va a marcar

si tenemos una buena inmersión o no.

Yo creo que estará un pelín mejor,

pero no creo que esté en buenas condiciones.

Son ideas, suposiciones, porque no tenemos ningún dato.

Hasta que no estemos abajo, no se sabe.

(NARRADOR) "Un tercer asalto.

Karlos y su equipo contra el Mardinian

y las malas condiciones del mar.

Un único objetivo, encontrar el cañón.

Un solo final posible, victoria o derrota.

La visibilidad en superficie es mala,

pero los buzos no pierden la esperanza.

Quizás en el fondo mejore.

Karlos y Luca descienden con los ojos bien clavados en el fondo,

esperando ver una mejora en la visibilidad.

Lejos de mejorar, las condiciones empeoran.

La oscuridad crece.

Por un segundo, los buzos casi parecen astronautas

flotando en el negro vacío del espacio.

Finalmente de la nada surge el pecio.

Sus vigilantes eternos, los peces, siguen montando guardia.

Pero la visibilidad está al límite de lo posible

para una inmersión de búsqueda.

Karlos indica la dirección que tienen que seguir los buzos

para dirigirse a la popa.

El perfil del pecio, en estas condiciones, es tétrico.

Los hierros toman formas terroríficas.

Las terribles condiciones del fondo confunden a nuestros buzos.

Karlos y Luca intentan comunicarse bajo el agua.

Es muy difícil, pero nuestros buzos se conocen a la perfección.

Una boca de aire asoma por la cubierta del pecio.

Pero el objetivo es encontrar el cañón,

y no hay tiempo que perder.

Un pequeño espía les observa.

Este tímido crustáceo prefiere ocultar su identidad

bajo un manto de camuflaje.

Otro detalle fascinante del pecio salta ante ellos.

¿Sería una puerta?

El equipo no puede detenerse.

Decenas de figuras comienzan a brotar desde la superficie del pecio.

Karlos se fija en algo

e insiste a Luca para ir a investigarlo.

Una figura misteriosa se encuentra atrapada en esta red de pesca.

¿Qué puede ser?

Parece uno más de los cientos de hierros

que conforman este galimatías submarino.

Por fin se aproximan a la popa.

Está terriblemente colapsada.

Hierros, tubos y cuerdas se entrelazan entre sí

rozando el abstracto,

haciendo muy difícil el reconocimiento de figuras completas.

De repente, el equipo se fija en una figura

que emerge entre el caos.

Karlos se acerca.

Es el cañón.

La prueba de que el Mardinian era un carguero artillado.

Oscar recorre la envergadura

de esta pieza de artillería de 70 milímetros,

que lleva aquí esperándoles más de cien años.

Con la mala visibilidad, el equipo no puede arriesgarse más.

El tiempo es muy limitado

y tienen que encontrar el cabo para iniciar el ascenso.

El camino hacía el fondeo es casi como una vuelta de honor.

Los buzos regresan vitoreados por la vida marina

que rodea el Mardinian.

Karlos tiene claro el primer gesto para el equipo en superficie.

Hay cañón".

Ha salido ya Óscar.

Ahí está Karlos.

¡Bien!

Ha habido cañón.

¡Cañón!

¡Bien!

En los últimos minutos

que teníamos de tiempo en el fondo,

en la popa, que estaba totalmente colapsada,

y la visibilidad era supermala,

hemos encontrado el cañón.

Estaba apuntando un poco hacia arriba,

y hemos conseguido el objetivo.

Yo creo que podemos decir que el Mardinian

era un mercante artillado porque hoy, en la última inmersión,

hemos encontrado el cañón.

Felicidades a todos. Buena inmersión.

¡Muy bien, chicos!

(NARRADOR) "Un nuevo objetivo cumplido.

El Mardinian ya forma parte de la vitrina

de los éxitos de Karlos y su equipo.

Tres días, tres inmersiones,

una batalla sin cuartel como la que se produjo

en las aguas del Mediterráneo durante la Gran Guerra.

Una victoria más para el recuerdo

de las miles de historias casi olvidadas,

ocurridas en nuestras costas".

Hundidos - Mardinian

49:53 23 dic 2018

El nuevo objetivo de Carlos y su equipo es el Mardinian, un carguero británico hundido por un submarino alemán el 19 de mayo de 1917, cerca de la isla de Tabarca, en Alicante.

El nuevo objetivo de Carlos y su equipo es el Mardinian, un carguero británico hundido por un submarino alemán el 19 de mayo de 1917, cerca de la isla de Tabarca, en Alicante.

ver más sobre "Hundidos - Mardinian" ver menos sobre "Hundidos - Mardinian"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Narval

    José Ángel R, interesante tu teoría. ¿Que te hace pensar que navegaba de Londres a Calcuta y que navegaba en lastre?

    31 dic 2018
  2. José Ángel R

    Muy dramatizado. Cuando peor es la visibilidad es cuando encuentran el cañon? Poco creible. Ah! el Mardinian navegaba de Londres a Calcuta y no de Calcuta a Londres. Y navegaba en lastre, esto es, sin carga. El cañón que llevaba era de 75 mm.

    30 dic 2018

Los últimos 14 documentales de Hundidos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Santa María Magdalena

    Santa María Magdalena

    48:34 pasado domingo

    48:34 pasado domingo La fragata Santa María Magdalena, hundida en 1810, es el pecio de su época que mejor se conserva en nuestras costas. Sus restos se encuentran en la playa de Covas, en la ría de Viveiro, Lugo.

  • Participation

    Participation

    48:57 06 ene 2019

    48:57 06 ene 2019 En 1918 el carguero italiano Participation era hundido frente a las aguas de Villajoyosa por el submarino alemán que comandaba Robert Moraht. Karlos y su equipo tratan de encontrar los paravanes que llevaba el buque en cubierta, unos sistemas para detectar y destruir minas submarinas. Tras un primer intento en el que no encuentran el pecio, en la segunda inmersión logran su objetivo.

  • Sirio

    Sirio

    49:29 30 dic 2018

    49:29 30 dic 2018 El equipo de Hundidos sale a la caza de uno de los pecios con más historia de nuestras costas, el Sirio, también llamado el Titanic del Mediterráneo. Un trasatlántico italiano hundido frente a las costas de Cabo de Palos, en Murcia. Una delas mayores tragedias de la historia de España e Italia. Una catástrofe que costó la vida de aproximadamente 500 personas, muchas de ellas inmigrantes ilegales camino del nuevo mundo, que no constaban en los registros. Karlos y su equipo trabajan para rememorar a estas víctimas, en un pecio espectacular a casi 70 metros de profundidad.

  • Mardinian

    Mardinian

    49:53 23 dic 2018

    49:53 23 dic 2018 El nuevo objetivo de Carlos y su equipo es el Mardinian, un carguero británico hundido por un submarino alemán el 19 de mayo de 1917, cerca de la isla de Tabarca, en Alicante.

  • Cavour

    Cavour

    50:05 16 dic 2018

    50:05 16 dic 2018 Carlos y su equipo se embarcan tras la pista de un barco maldito, el Cavour. Un trasatlántico de 115 metros de eslora, que unía Europa con el nuevo mundo. Este barco se ganó a pulso su fama de gafe, puesto que durante años todos los barcos con los que se relacionó fueron hundidos, incluso colisionó con dos de ellos. Finalmente se hundió en 1917 frente a las costas españolas cerca de Tarragona, al colisionar con otro barco. Allí va a su encuentro el equipo de Hundidos que no tiene miedo a su posible maldición.

  • HMS. Serpent

    HMS. Serpent

    49:09 09 dic 2018

    49:09 09 dic 2018 Los buzos de Hundidos se lanzan esta semana en busca de un pecio cuya tragedia salvó miles de vidas en el futuro. El Serpent, un buque militar de la Armada británica, que se hundió, en 1890, en Punta do Boi (Galicia), dejando 172 víctimas.

  • Coila

    Coila

    50:31 02 dic 2018

    50:31 02 dic 2018 Carlos y su equipo se introducen en el mundo de los espías durante la Primera Guerra Mundial para investigar el hundimiento del Coila. Un carguero británico hundido por un torpedo alemán en 1917 frente al puerto de Sagunto (Valencia).

  • Don Pedro

    Don Pedro

    49:27 25 nov 2018

    49:27 25 nov 2018 Carlos y su equipo se embarcan en la busqueda de un espectacular trasatlántico, el Don Pedro, al que llaman el Titanic gallego. Una catástrofe que causó 90 víctimas en su hundimiento en 1895 contra los bajos de Corrubedo, en las costas de Galicia.

  • Stanfield

    Stanfield

    49:21 18 nov 2018

    49:21 18 nov 2018 El stanfield, era un imponente carguero con 115 metros de eslora y 15 de manga, desplazada más de 3 toneladas y una tripulación de 29 personas. En el momento de su hundimiento transportaba carbón para el ejército italiano desde EEUU.

  • El Carbonero

    El Carbonero

    49:31 11 nov 2018

    49:31 11 nov 2018 Hoy os hablaremos de los ases de la guerra submarina, en concreto del comandante que hundió el barco por el que hoy vamos a bucear, conocido como El Carbonero y que naufragó durante la 1ª Guerra Mundial.

  • Skyro

    Skyro

    49:14 04 nov 2018

    49:14 04 nov 2018 El objetivo de Hundidos esta semana es el Skyro, un carguero inglés construido en 1880 y hundido once años después frente a los bajos de Os Meixidos en A Coruña. La esperada recompensa del esquipo en esta inmersión: lingotes de plomo y rescatar la leyenda del mítico buzo Ángel Erostarbe.

  • RMS Soleay

    RMS Soleay

    50:18 28 oct 2018

    50:18 28 oct 2018 Nuestro equipo de buzos, con Carlos a la cabeza, sale en busca del Solway, un vapor inglés construido en 1841, hundido a 20 metros de profundidad en los Bajos de Baldaio, en A Coruña.

  • Cisneros

    Cisneros

    49:28 21 oct 2018

    49:28 21 oct 2018 Carlos y su equipo se embarcan a la aventura para realizar una inmersión en el Cardenal Cisneros. Uno de los mayores cruceros de la armada española, hundido el 28 de octubre de 1905 a la altura de los Bajos de Os Meixidos, frente a la localidad de Muros.

  • 1:10 03 sep 2018 Serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

Mostrando 1 de 1