'Hundidos' es una serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

4857804 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Hundidos - Don Pedro - ver ahora
Transcripción completa

La verdad es que empieza a asustar esta situación bastante.

¿Eh?

¿Lo estás diciendo en serio, el bucear?

Aquí hay desgracias cada dos por tres.

Yo con esto diría que el pecio no está ahí.

¡Capitán! Da la vuelta ya, anda.

Hay algo, no sé qué, pero algo.

Hay naufragios míticos como el del Titanic.

Hoy vamos a descubrir la historia

de otro transatlántico, el Don Pedro,

que se hundió en 1895 aquí, en la ría de Arousa.

Él unía España y Francia con Sudamérica,

descubriendo los sueños de mucha gente,

el Nuevo Mundo.

En una dorna como esta,

un pescador fue el héroe nacional, jugándose la vida

salvando a muchas víctimas del Don Pedro.

(NARRADOR) "El Don Pedro era un lujoso transatlántico

que unía Francia con América.

En su larga navegación recalaba en España,

donde repostaba y recogía pasajeros que se dirigían al Nuevo Mundo.

Era un imponente buque de 100 metros de eslora y 12 de manga.

Su naufragio se produjo el 27 de mayo de 1895,

cuando chocó contra los bajos de Corrubedo, en Galicia.

Hubo 90 víctimas de las 130 personas que había a bordo.

(NARRADOR) "El día del naufragio,

el Don Pedro navegaba por un océano en calma.

El Eureka, en cambio, no disfruta de la misma tranquilidad".

Tenemos una hora hasta Sálvora. Sí.

A partir de ahí ya es mar abierto, ¿no?

Sí, ahí ya pasas las islas de Sagres...

De ahí, ¿cuánto tenemos más o menos

hasta las marcas del Don Pedro? Hasta el Don Pedro, hora y media.

¿Tú cómo lo ves, Charly?

Yo lo veo mal, yo lo veo mal.

Para ir a Corrubedo lo veo mal.

¿Qué viento afecta más a esta costa?

Suroeste. Justo tenemos suroeste, ¿no?

Sí.

Es que mira las olas que hay.

Es imposible. Acabamos de salir,

bueno, estamos dentro casi del puerto y...

Ya, pero ponemos el morro fuera y vamos a ver, a lo mejor...

La previsión parece que mejora. ¿Lo dices en serio, el bucear?

¿Eh? ¿Lo están diciendo en serio, bucear?

Vamos a mirar.

De aquí a que lleguemos a Sálvora, llegamos una hora casi.

Una vez que lleguemos allí, si vemos que tal, damos la vuelta.

Déjate, pero cualquier fallo

con la inmersión, tenemos que salir con la boya

y se hace de noche, ¿qué pasa?

A mí no me hace gracia salir así. Ya no hay viento.

Yo esperaría a ver qué hay detrás de las islas de Sálvora.

(NARRADOR) "Aunque el mar está picado,

el pronóstico de las próximas horas no está claro.

Eso divide al equipo".

El paraíso.

Estamos aquí el equipo positivo

y el equipo negativo. (RÍE)

Qué irresponsables, ¿no?

Están obsesionados por tirarse.

¿Qué sentido tiene jugársela de esta manera?

La verdad es que no hemos recorrido ni la mitad de la ría

y las olas han subido un metro y medio.

Ya se darán cuenta, digo yo, cuando lleguemos.

Está clarísimo. Ya estamos en dos metros y pico de ola, ¿eh?

Mira esto.

(NARRADOR) "Antes de salir de la ría

ya pueden sentir la fuerza del viento.

Las olas no dejan de crecer".

Estamos viendo que los barcos están entrando en puerto

y somos los únicos que estamos saliendo.

No, de momento no salimos, que yo tonto no soy.

Estamos dentro de la ría

al abrigo de todas las islas que hay por fuera,

que es donde está... Al abrigo.

Estamos al abrigo. Todavía al abrigo.

¡Capitán!

Da la vuelta ya, anda.

(NARRADOR) "Si las condiciones son así antes de salir de la ría,

¿cómo será donde el océano choca contra los bajos,

el lugar donde deben zambullirse en busca del Don Pedro?

El Eureka se cruza con un barco de pesca que regresa a puerto".

¡Vaya pesquero!

Es grande. ¿A qué hora suelen volver?

Este sale los lunes y vuelve quizá el miércoles o el jueves,

hace una descarga y vuelve a salir y vuelve el viernes.

Pero cuando vienen de arribada es que hay muy mala mar.

¿Ese dices que ha salido hoy? Tenemos un pesquero

que está entrando y que, según el capi,

ha salido hoy temprano y está volviendo.

Son las 17:40 y tenía que estar hasta el miércoles pescando.

Se está dando la vuelta.

La verdad es que empieza a asustar esta situación bastante.

Este nos está viendo y está diciendo: "Estáis locos".

Sí, mira con qué cara nos mira.

(NARRADOR) "Los pescadores les hacen una señal

aconsejándoles que den la vuelta".

Hay que dar vuelta, creo que hay que dar vuelta.

Lo han dicho los del pesquero. Pero vamos, ¿no le habéis visto?

¿Habéis visto? (RÍE) Nos lo está diciendo él.

¿Qué ha hecho, así? Así.

Así. Sí.

Normalmente se avisa entre barcos, ¿sabes?

Ellos vienen de fuera y saben las condiciones que hay fuera.

Nosotros estamos saliendo... Karlos.

Me da la idea que...

Lo ha dicho, lo ha dicho. Sí, que lo ha dicho.

(NARRADOR) "Las señales de los marineros

han sido inequívocas.

Continuar más adelante sería imprudente".

Entonces, Charly...

Después de lo que nos ha dicho el pesquero, ¿qué?

Damos vuelta, vamos detrás de él.

Venga.

El pesquero nos ha indicado con esta seña

que nos demos la vuelta, que dónde vamos, si estamos locos.

Hay que darse la vuelta.

(NARRADOR) "El 27 de mayo de 1895, a las 17:00,

el Don Pedro enfilaba hacia la ría de Arosa.

Le esperaban en el puerto de Carril, donde debía embarcar

a 200 emigrantes que buscaban fortuna en el Nuevo Mundo.

Era una tarde apacible de primavera.

Los pescadores habían salido a faenar con sus pequeñas dornas

en torno a los bajos de Corrubedo.

Al tener poco calado,

pasaban por encima de las piedras sin peligro.

El capitán del Don Pedro se confió al ver las barcazas

y cambió el rumbo para enfilar más directo hacia la ría.

El golpe contra las rocas fue atronador".

(RADIO) Los está llevando hacia fuera de la ría.

Entonces, a ver si os podéis acercar para comprobar que estén bien,

que no tengan ningún problema".

(NARRADOR) "En la radio del Eureka se recibe una petición de auxilio.

Una embarcación está teniendo problemas por el temporal".

Charly,

¿has tenido algún rescate con este barco alguna vez?

No. Bueno, con este no. Pero de estar así atento,

porque cuando hay una llamada,

si estás cerca, reportas: "Yo estoy a 20 millas, a 10".

Y si ven que estás más cerca que nadie,

pues te dicen: "Vete".

Pero bueno, con este barco, no. Con otros, sí.

Y en la Cruz Roja del Mar, pues imagínate.

(NARRADOR) "El Eureka está lejos de la zona de rescate.

Otros barcos acuden a la llamada de auxilio".

¿Cómo te sientes, qué tensión tienes cuando haces un rescate?

Hombre, vas en tensión.

Pero tú vas como más positivo, vas más lleno de fuerzas

que el que se está ahogando, que tiene un problema.

Yo he quitado a gente que estaba paralizada.

Pero ¿de qué? ¿De frío, de miedo? No, de miedo.

Un día estábamos trabajando en Coruña

donde la refinería, y vimos caerle

un palo a un barco. Llamé yo a los compañeros.

"Subid" y tal. Se iba a las piedras el barco.

Íbamos con un pequeño remolcador que teníamos

y no nos cogían ni el cabo.

Estábamos: "Coged el cabo" y estaban sentados.

No reaccionaban.

Qué miedo. Tuve que saltar al remolcador

y empezaron a reaccionar.

Dije: "Ayudadme a levantar la vela". Empezaron y reaccionaron,

pero se iban a las piedras del miedo.

(NARRADOR) "El Don Pedro era uno de los primeros transatlánticos

que inauguraron la edad dorada de este tipo de buques.

Para muchos era una forma de escapar

de una Europa empobrecida y miserable.

Para otros era un viaje de placer donde hacer gala de sus riquezas.

El don Pedro, como otros barcos similares, tenía suntuosos salones,

salas de música y atracciones para el entretenimiento

de los pasajeros más pudientes".

Imaginad la tragedia, ¿eh?

La gente en aquel tiempo no sabía nadar.

Claro. Sí, sí.

Y no había los dispositivos de seguridad

que tienen los buques de hoy.

Y lo más curioso de esto

es que, realmente, cuando hay un naufragio, no se respeta

el nivel de la gente que va a bordo,

porque aquí va gente humilde a buscarse la vida a Argentina

y gente muy rica francesa que iba a darse una vuelta

a ver cómo estaban esas tierras.

Y murió gente muy pudiente y gente muy humilde.

Es que al mar le da lo mismo. Al mar le da igual.

(NARRADOR) "Algunos cadáveres que llegaron a la orilla

pertenecían a ricas señoras francesas con joyas de gran valor.

Sin embargo, lo que más llamó la atención

a las mujeres que recogieron los cuerpos

fueron los delicados y pesados bordados de los trajes.

Los mismos trajes opulentos que les impidieron nadar

y que las enviaron al fondo del mar.

El investigador Javier Mosquera ha estudiado al detalle

la historia de estos primeros transatlánticos".

Eran barcos con una primera muy lujosa, absolutamente;

y en el resto de las categorías,

los servicios iban decayendo hasta lo más popular,

que era la tercera pura y dura.

¿Cuántas categorías había?

Era primera, segunda,

tercera preferente y tercera.

Para atraer a los pasajeros, algunas compañías anunciaban,

por ejemplo, en las terceras

que a los pasajeros les suministraban pan fresco todos los días, vino,

que tenían un cocinero haciendo comida española

y que las camas tenían sábanas limpias todos los días

y cuartos de baño con dos espejos.

Era una manera de atraer, porque las condiciones en las que viajaba

la gente a América eran bastante penosas.

Algún especialista comentaba

que hasta finales del XIX eran peores

que las condiciones de los barcos negreros,

con el inconveniente de que los negreros

debían llevar a los pasajeros en perfectas condiciones

y los emigrantes podían pasar todas las penurias.

Estamos hablando de viajes largos, de 20 días, de 18 días de travesía

y con unas condiciones realmente, a veces, muy duras.

Había mucha diferencia

entre clases, ¿no? Absoluta.

Tanto es así que el precio, que era terrible para la época,

eran 2.000 pesetas en primera y 500 en tercera.

Y las rutas que venían, por ejemplo, de Francia, ¿recalaban en Galicia?

Aquí llegaron a operar 24 compañías transatlánticas

y había meses de 80 transatlánticos.

O sea, en un mes entraban 80 transatlánticos

con destino, básicamente, a La Habana, Brasil y Argentina.

Muchos de ellos viajaban gratis,

porque eran para repoblar zonas, sobre todo de Brasil.

El gobierno fletaba barcos

y todo el que quería se apuntaba y viajaba gratis.

Era un poco de colonos, alguna historia, ¿no?

Se calcula que el 50 % de la inmigración

que salió de España para América salió de aquí.

(NARRADOR) "Una de las personas que viajó

desde Francia a Argentina en el Don Pedro

fue Charles Romuald Gardés. Tenía entonces dos años.

Tiempo después se cambiaría el nombre por el de Carlos Gardel

y se convertiría en el cantante de tangos más famoso de la historia.

Muy poca gente conoce su ascendencia francesa

y que estuvo vinculado poco antes con el transatlántico Don Pedro".

La verdad es que después de la previsión que había para hoy,

que no ha sido muy acertada,

yo creo que es mejor

que Charly nos comente qué opciones tenemos, ¿no?

Para ver si podemos bucear mañana o el jueves o...

El parte estaba bastante mal en general toda la semana.

Si los modelos no funcionan,

y lo han demostrado hoy, no funcionan,

el marinero local sí. El capitán local sí.

¿A lo mejor él tiene más intuición para esto?

Vamos a preguntarle a Charly. ¿Vamos y lo comentamos?

Tú tienes experiencia ya en esto. ¿Crees que con el parte que hay,

mañana podemos hacer algo o hay que esperar?

Yo mañana madrugaría y lo intentaría a primera hora, porque dan...

Estamos en tiempo de verano, si estuviéramos en invierno

ya sería otra cosa, pero en verano...

¿Y cómo lo ves? Es que todavía no ha amainado.

Yo veo todo lleno de gaviotas, la tierra,

por ahí todas las gaviotas, ¿sabes qué significa eso?

A ver. Que por ahí viene.

"Gaviotas á terra, mariñeiros á merda".

(RÍEN)

Yo lo que veo, las gaviotas están todas ahí reunidas,

se ve que están ahí... Que no salieron afuera tampoco.

Esas son... Esas sí saben de mar. Son listas.

(NARRADOR) "El día en el que el Don Pedro naufragó en Corrubedo,

algunas barcas de pescadores estaban faenando en la zona.

La gente que cayó al agua, sin saber nadar y presa del pánico,

trató de subirse a las barcas, haciéndolas zozobrar.

Días antes de la inmersión, Karlos navegó en una dorna

para comprobar por sí mismo como son estas barcas tradicionales".

Esto es una dorna, embarcación típica

de los pescadores de esta zona.

Es una embarcación pequeña, parece que no muy estable.

Las víctimas del Don Pedro, al intentar salir del agua,

se enganchaban aquí, al borde.

Con el miedo de que zozobrara,

los pescadores golpeaban a muchas de ellas con los remos.

Pero hubo un pescador,

Juan José Romano, que sí permitió subir a bordo a estas víctimas.

Incluso, este hombre salvó a muchas de ellas

haciendo varios viajes a la costa. Realmente fue un héroe nacional.

(NARRADOR) "Juan José Romano rescató a 9 de los 30 supervivientes.

Su bisnieta Clara guarda algunos recuerdos de su bisabuelo

y del agradecimiento que recibió

por parte de aquellos a los que llevó a tierra".

O sea, Juan José, tu bisabuelo... Sí.

Hizo varios viajes trayendo supervivientes.

Y cuando venía de la ayudantía,

pues se tiraron todos, que estaban sentados en el suelo

y donde podía, había así como un asiento también.

Se tiraron de rodillas con las manos levantadas...

No se explicaban, o sea, el idioma no se entendía.

Porque eran franceses, ¿no? Sí, sí.

Y luego los llevaron a Riveira y los tuvieron allí

hasta que avisaron a la compañía y a las familias,

que les vinieron a recoger.

Muchos vinieron a recoger también a los muertos,

otros no han hecho caso y los enterraron por ahí.

Y para ti, ¿tu bisabuelo fue un valiente?

Pues, hombre, arriesgarse a que le hundieran la barca,

pues yo pienso que sí. El hombre tendría también sus...

No sé, era buena persona.

(NARRADOR) "El coraje de Juan José Romano

le valió una recompensa del gobierno francés.

Además de una medalla, le entregaron

un salvoconducto para él y su familia,

que les permitía viajar por Francia y sus territorios.

De los 90 muertos que hubo aquel día,

el mar solo llegó a devolver seis cuerpos.

Uno de ellos fue el del médico de a bordo:

Gilbert Prosper Lacroix, de 57 años.

Al contrario que otras víctimas,

él no fue repatriado y fue enterrado en Queiruga.

La suya es una de las pocas tumbas con nombre

que dejaron los naufragios del siglo XIX en la Costa da Morte.

Al día siguiente, la borrasca ha remitido.

El mar parece que les dará una tregua

en su búsqueda del pecio del Don Pedro".

Hoy, como podéis ver, el mar está muchísimo mejor,

pero tenemos una previsión de tiempo

que dentro de unas tres horas y media o cuatro,

la cosa empeora.

Entonces, no sabemos si realmente vamos a poder realizar la inmersión.

(NARRADOR) "En el timón, Charly explica a Luca

el respeto que infunden los bajos de Corrubedo

a los marineros gallegos".

Esto es Corrubedo, los bajos de Corrubedo.

Aquí, hace poco hubo una desgracia también.

Aquí hay desgracias cada dos por tres.

Es una zona muy muy mala.

Mala por todo. Por eso hay tantos barcos hundidos.

Y los que habrá que no se sepa.

Las condiciones del mar

empiezan a cambiar, cada vez hay más olas

y esto empieza a preocupar.

¿Aquí estamos al abrigo todavía?

Bueno, no te fíes. A veces hace más "trapallada" de mar que fuera.

¿Más qué? "Trapallada".

"Trapallada". ¿Qué significa?

Es una palabra del diccionario de Charly.

"Trapallada" es que no tiene "xeito".

¡Me lo has arreglado, guapo!

"Trapallada" o "xeito" es que no tiene sentido el mar,

el viento, porque esto está chocando diferentes piedras.

El mar está "trapalleiro"

es que viene una ola de un lado, otra de otro y eso quiere decir

que estamos en una zona de muchos bajos, ¿sabes?

Y afuera a lo mejor está mejor.

A medida que salimos

y avanzamos más en la ría, la cosa se está complicando un poco más.

Tenemos cada vez más olas.

Aquí se ve claramente por dónde tenemos que salir.

Ahí tenemos las indicaciones:

esa baliza roja y la verde.

Este es el canal de salida de estos peligrosos bajos.

(NARRADOR) "Estos bajos están solo un par de metros bajo la superficie.

Con el mar en calma, como el día en que chocó el Don Pedro,

su existencia no se percibe.

El mar agitado, en cambio, genera espuma sobre las rocas.

El Eureka casi ha llegado a los bajos de Corrubedo,

donde les espera el monumental transatlántico".

Ya estamos llegando a la zona del Don Pedro.

Ya estamos... ¿Ya estamos, Charly?

Sí. Mira, el bajo está ahí, ¿ves? Pegó en aquel.

Donde está ese botecito.

¡Y el bajo tiene solamente un par de metros de agua!

Ahí está el problema.

Las piedras aparecen de repente,

porque tú date cuenta que desde aquí hasta Finisterre no hay nada.

En el viaje del Don Pedro no había esta tecnología.

Claro, pero aunque la hubiera, ya te digo yo.

Ahora se siguen dando barcos contra estas rocas.

O sea, que el capitán lo que vio fue que había barquitas

pescando y eso fue lo que le dio la tranquilidad.

Barcas, sin ver los bajos y con el mar más o menos planchado.

Se lo comió.

(NARRADOR) "El capitán del buque era Vincent Marie Créquer, de 46 años.

Era un marino de gran experiencia

que había hecho esta ruta docenas de veces.

Eso hace aún más sorprendente su error de cálculo.

Cuando regresó a Francia, el tribunal que le juzgó

aceptó su versión de que la roca contra la que chocó

no estaba en la carta náutica y fue exculpado del naufragio.

Cuando llegan a los bajos de Corrubedo,

comienzan a sondar en busca del pecio.

Inmediatamente constatan que encontrarlo no va a ser fácil.

Según tenemos la sonda, no pinta bien.

Yo con esto diría que el pecio no está aquí.

Que no está. No, ahora de repente no se ve nada.

Yo seguiría por aquí

a ver si tenemos la suerte de volver a ver el puntito que ha saltado.

Tener la suerte, Teresa. Hablamos de un barco de 100 metros.

Ya, eso es lo raro. Tendría que tener una extensión...

Tendríamos que encontrar, al menos, la señal de las calderas,

que levantan cuatro o cinco metros. Y eso tiene que dar

otro tipo de color en la sonda y no está dando nada.

(NARRADOR) "Nada. La perspectiva de encontrar algo no es optimista.

Al parecer, unos años después de su naufragio,

el Don Pedro fue parcialmente desguazado bajo el agua.

Quizá por eso la sonda no percibe grandes elevaciones".

Es el momento de tomar una determinación,

porque se nos mete el tiempo. Entonces, vamos a localizar

la mínima marca que teníamos antes con la señal amarilla

y lo que hacemos es tirar el ROV,

investigar y nosotros, mientras, nos vamos cambiando.

Porque al final, si no,

se nos echa el tiempo encima.

Así que, ¿vale, Luca? Sí.

¿Óscar? ¿Teresa, te parece bien? Sí.

Me preparáis ahí el ROV.

Vamos. Capitán.

Ahora, ahora. Por ahí da un poco.

¿Ves? Aquí da un poco, mira cómo levanta.

Ahí está un poco... Pues fija ese "waypoint",

Teresa prepara el ROV

y nosotros nos cambiamos. Aquí levantó.

Está mejor y ahí tenemos un poco de marca amarilla.

Ahí está. ¡Vamos!

(NARRADOR) "Cada uno sabe qué debe hacer

para encontrar el Don Pedro.

Pero ¿darán con él?

¿Podrán disfrutar de la grandeza de este transatlántico

descansando sobre el lecho marino?".

Es el único sitio que ha marcado.

Acaba de encontrarlo otra vez.

Charly acaba de tirar el fondeo ahora mismo.

Vamos a ver si realmente ha acertado.

Ahí, ¿ves? Con lo que tenemos ahí...

Según él, parece que sí.

¿Qué? Mira.

Ahí hay algo, no sé qué es, pero algo es.

(NARRADOR) "Charly y Teresa usan el Sibiu Nano

para comprobar si la elevación

que ha detectado la sonda es el pecio.

A 50 metros de profundidad

no pueden realizar varias inmersiones el mismo día.

Deben estar seguros de lo que les espera".

Estamos en 20 metros, ¿vale? Vale.

Vamos a mitad de camino entonces.

(NARRADOR) "El Sibiu Nano envía las primeras imágenes.

A primera vista no hay restos del pecio".

¿A cuánto estás? A 45.

Bueno, a 44 y pico. No hay mucho clareo, ¿no?

No, no se ve nada. ¿A ver?

(NARRADOR) "De pronto, el pequeño robot submarino

muestra una estructura extraña.

Parece la pieza de un barco".

Ahí, baja ahí.

Ahí hay barco. ¡Ahí hay resto!

¡Oye, hay barco! Venid. ¡Chicos, sí!

Venid a verlo.

Mira. Baja, Teresa.

Vámonos. Míralo, ahí está.

Eso es un mástil, ¿eh? Ya hay clareo.

Luego, en puerto, una cerveza... Eso son restos del pecio, venga.

¡Míralo, si está ahí! Mirad ahí.

(NARRADOR) "Ahí está el Don Pedro.

La primera fase de la expedición se ha cumplido.

Ahora deben preparase para lanzarse al agua".

Según el ROV,

el pecio está aquí. ¡Vamos a por él!

(NARRADOR) "El transatlántico Don Pedro

se hundió en los bajos de Corrubedo en 1916

por un error en el rumbo marcado por el capitán.

De las 130 personas que iban a bordo, 90 murieron aquel día.

El pecio del Don Pedro se encuentra a 50 metros de profundidad,

entre rocas y arena.

En el momento de su hundimiento contaba con salones de lujo

y todo tipo de comodidades,

pero Karlos ignora qué queda de aquella gloria pasada.

En cuanto se sumergen, comprueban que la luz es escasa

y la corriente muy fuerte.

En esa oscuridad, el agua parece más densa.

Al llegar a los 50 metros de profundidad,

comprueban con satisfacción

que los primeros restos del Don Pedro están ahí.

El Sibiu Nano no se equivocaba.

A su lado el ancla del cabo de fondeo se agita por la fuerte corriente.

¿Podrán vencer la fuerza del agua para explorar

el inmenso transatlántico y sus ricos salones?

La cubierta se muestra ante ellos.

La madera no ha resistido el paso del tiempo,

pero las vigas que la sustentaban sí.

Es una prueba del magnífico tamaño que tenía el buque.

Era una verdadera embarcación de lujo,

donde los pasajeros adinerados podían caminar de un lado a otro

durante las largas semanas que duraba la navegación hasta América.

El casco exterior ya no existe,

como si la superficie del barco descasara sobre la arena.

Pocos años después de su hundimiento se extrajo el metal que lo revestía

para venderlo como chatarra.

Por eso era tan difícil detectarlo con la sonda.

Junto a las vigas encuentran la primera pieza de la maquinaria.

Este es uno de los chigres

utilizado para operar la grúa de la bodega de proa.

Este, en concreto, servía para moverla de un lado a otro.

Esta imponente figura que se alza sobre el fondo es la caldera.

Debido a la repentina entrada de agua fría explotó,

convirtiendo a los maquinistas

en las primeras víctimas del Don Pedro.

Karlos y su equipo cruzan en dirección opuesta,

yendo de babor a estribor.

La corriente les obliga a hacer un esfuerzo extra y a consumir más aire.

En estribor encuentran otro chigre.

De pronto algo llama la atención de los buzos.

Es un cabo blanco, largo y moderno.

Esto no estaba aquí en 1895 cuando se hundió el Don Pedro.

¿De dónde viene?

La explicación a este hallazgo no se encuentra bajo el mar,

sino en la hemeroteca.

En 2002, el SEPRONA de la Guardia Civil

actuó contra un grupo de buzos que, presuntamente,

estaban expoliando el pecio del Don Pedro.

Francisco Sánchez fue uno de los agentes de ese operativo".

¿Se sabe si esos buceadores extrajeron algo?

Lo que sabemos que han quitado,

porque lo tuvieron que entregar en el juzgado,

eran unas muestras de cerámica.

Eran unos azulejos, en realidad,

que tenían por el anverso la flor de lis.

Eso les valía para decir:

"Es francés, es el Don Pedro".

Y luego, una especie de discos gruesos

que creemos que eran piedras de afilar.

Y una botella también.

O sea, sacaron varias cosas. Sí.

¿Qué pasa? Que ellos buscaban

algo más. No sabemos el qué,

pero yo sé que en un momento determinado, cuando los buceadores

estaban haciendo la parada de descompresión y tenían la bolsa

con esos objetos, el compañero que estaba arriba,

que había tenido un accidente,

se dirige a la cámara y dice:

"Mis compañeros traen un regalito.

Espero que en las próximas imágenes

podamos mostrarle oro, diamantes y botellas de champán".

¿Puede ser que, a lo mejor, como se suponía que en ese barco

iba gente pudiente, rica,

alentara más a que los buceadores intentaran buscar algo de joyas?

Todos esos barcos eran mixtos, llevaban carga general

y llevaban también pasajeros.

Y además servían de correos, o sea, podía haberse hecho

un envío de dinero para algún sitio o un comerciante

podía estar trasladando diamantes, por ejemplo.

O podía haber una valiosa carga de botellas de champán

que creyeran ellos que podían venderlas ahora.

(NARRADOR) "El cabo blanco que ha encontrado Karlos

es el que los buzos, presuntamente expoliadores,

colocaron en 2002 de proa a popa

para orientarse en las sucesivas inmersiones.

Junto al chigre se amontonan tres anclas.

Estos objetos son siempre un trofeo visual para los buceadores.

Una de ellas parece más pequeña que las otras dos.

Tal vez pertenezca a uno de los barcos que,

a finales del siglo XIX, comenzó a extraer metal del transatlántico.

Inspeccionada la proa, Karlos indica a Luca y a Óscar

que le sigan hacia la parte central del barco.

¿Encontrarán allí restos del lujo que ofrecía este buque?

A los pocos metros descubren la hélice de respeto.

La hélice de repuesto que el buque llevaba en la cubierta.

Karlos y su equipo siguen buceando.

La corriente no les da un minuto de tregua. Es un esfuerzo es enorme.

Viendo estas piezas cuesta imaginar

la gloria pasada de este lujoso transatlántico.

Esta tímida nécora es el único pasajero que hoy queda en el buque.

Entre los tubos de metal aparece uno verde de plástico.

Seguramente formaba parte de una máquina

que aspira la arena del fondo

y que se usa para buscar objetos valiosos en los barcos hundidos.

¿Sería del grupo del 2002 o de otro?

Estas cañerías indican a los buzos

que están cerca de la zona de máquinas.

Efectivamente, ahí está

una de las grandes máquinas de propulsión del barco.

Mide casi cinco metros de altura.

El Don Pedro contaba con dos máquinas de propulsión,

cada una capaz de desarrollar 1.300 caballos de potencia.

A plena velocidad alcanzaba 11 nudos.

En esta soledad, rodeado de agua y arena, este conjunto mecánico

resulta aún más imponente.

Cuando el transatlántico chocó contras las rocas,

el agua fría entró en contacto con las calderas calientes.

El contraste hizo que las calderas explotaran,

causando numerosas víctimas y aumentando el pánico a bordo.

Desde aquí el equipo continúa hacia la popa.

Son 104 metros de eslora.

Hay mucho pecio por recorrer.

De pronto, una pieza brillante llama atención de Karlos.

Es un azulejo.

Parece intacto, en un magnífico estado de conservación.

No muy lejos aparecen más azulejos, aunque rotos.

Parece que están buceando en la zona noble del barco,

tal vez donde se ubicaban las mejores estancias y salones.

Algo llama la atención de Karlos en el fondo.

Son los cristales de algunas botellas.

Una de ellas parece lista para ser descorchada en una cena de gala.

¿Sería champán para brindar por la travesía?

Este era el lujo que disfrutaban

los pasajeros de primera clase del Don Pedro.

Los minutos de inmersión han concluido.

Los buzos deben regresar al Eureka.

Ha sido un buceo complejo y complicado.

Los buzos ascienden con la satisfacción

de haber recorrido los restos de este transatlántico legendario,

el Titanic gallego.

A la salida, los buzos están exultantes con su éxito".

OK.

Ya. Se veía muchísimo en el ROV

que había corriente.

Esto significa debajo del agua que hay corriente.

Si señalas y así, hay corriente.

Bastante corriente abajo. De visibilidad no estaba mal,

pero la corriente hacía la inmersión muy incómoda.

Había poco mar de fondo, ¿no?

Pero la corriente ha dificultado mucho la inmersión.

Y luego el ancla se ha soltado

y hemos perdido la referencia del pecio.

Hemos tenido que salir como cuatro o cinco minutos antes,

porque nos derivaba mucho ya.

Pues ahora la mala noticia.

Hay que bajar a por el ROV. ¿Se ha quedado enganchado?

No hay condiciones para bajar. Y uno solo, imposible.

(NARRADOR) "Se necesitan dos buzos

para realizar esta inmersión.

Karlos, Óscar y Luca

no pueden por la descompresión

a la que acaban de someterse.

Charly y Teresa deberán encargarse

de recuperar el Sibiu Nano".

Se nos ha quedado el ROV abajo.

Charly ahora va a bajar a intentar desengancharlo.

Va a bajar por el cable del ROV,

va a seguirlo para poder localizarlo y desengancharlo.

Y Teresa le va a dar cobertura en el fondo.

Así que los dos van a hacer la maniobra de sacar el robot

que se ha quedado enganchado en el fondo.

Charly y Teresa

han bajado a 50 metros a recuperar el ROV.

Es un descenso muy rápido

para intentar, en el menor tiempo posible, liberarlo de las redes.

(NARRADOR) "La tensión en cubierta es palpable.

Charly y Teresa llevan más tiempo de lo esperado bajo el agua.

Karlos y Óscar no apartan la mirada de la boya de fondeo,

esperando ver salir a sus compañeros".

Ahí. ¡Ah!

Tienen el ROV.

Además han salido los dos juntos

y han recuperado el ROV,

así que esta inmersión exprés

ha sido un éxito. Espera, espera.

(NARRADOR) "A pesar de tener todo en contra,

el equipo ha conseguido su objetivo.

Han superado una borrasca,

una dura inmersión luchando contra la corriente

y la pérdida del robot subacuático".

¡Bueno!

¡Chicos!

El equipo ha funcionado una vez más.

(NARRADOR) "Una cosa ha quedado clara en su expedición.

El lujo y el esplendor

no valen nada contra la acción del mar".

Hundidos - Don Pedro

49:27 25 nov 2018

Carlos y su equipo se embarcan en la busqueda de un espectacular trasatlántico, el Don Pedro, al que llaman el Titanic gallego. Una catástrofe que causó 90 víctimas en su hundimiento en 1895 contra los bajos de Corrubedo, en las costas de Galicia.

Carlos y su equipo se embarcan en la busqueda de un espectacular trasatlántico, el Don Pedro, al que llaman el Titanic gallego. Una catástrofe que causó 90 víctimas en su hundimiento en 1895 contra los bajos de Corrubedo, en las costas de Galicia.

ver más sobre "Hundidos - Don Pedro" ver menos sobre "Hundidos - Don Pedro"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Dom Pedro

    Los azulejos ¿¿¿¿¿¿¿¿, hay miles amontonados en hileras, unos encima de otros, no son parte de la decoración del barco como decís, son parte de la carga. Vamos que no tenéis ni idea.

    11 dic 2018
  2. Juan

    Buenas tardes. Respecto al Dom Pedro, del pasado domingo: El cabo blanco, aparte ser imposible que permanezca impoluto desde 2002, NO est¿ tendido de proa a popa. Est¿ vertical y desde la arena, cruza un costado del barco. Es un cabo abandonado de nasas u otra arte de pesca. El tubo azul, para pertenecer a la m¿quina que dicen, deber¿ tener conexiones y otros elementos. No es tan simple. Sin embargo, s¿ puede ser una tuber¿a de cobre (oxida en verde azulado), o m¿s probablemente, un simple tubo de PVC de fontaner¿a, que los pescadores usan para atravesar el poliuretano con el que construyen algunas boyas para nasas. Hay otro tubo igual debajo de las grandes anclas de respeto. Es una l¿stima, pero restos de artes de pesca hay en todos los pecios (ya lo saben bien, que se van enredando en ellas a menudo) A lo que llaman tuber¿a, es el eje que va del motor a la h¿lic e. No es que el barco est¿ plano porque se le haya extra¿do el caso exterior, sino que est¿ enterrado. Una h¿lice (la principal) que mide tres metros, sobresale de la arena apenas 60 cm. No obstante, son visibles grandes tramos de su casco y armaz¿n. Una investigaci¿n seria no establece primero las conclusiones y luego manipula los documentos (en este caso la basura ca¿da por el pecio), para que se ajusten a aquellas. Gracias por su atenci¿n. Un saludo

    01 dic 2018
  3. Karlos simon

    Y el azulejo que?

    29 nov 2018
  4. Buzo-principiante

    Más errores de principiantes. El repertorio se va ampliando capítulo tras capítulo. Con una sola fuente de gas no se puede bajar a 50 metros. Lo saben hasta los openwater recién certificados. Qué gran ejemplo dais.

    26 nov 2018
  5. Fernando

    A ver si los "investigadores" tan buenos del programa pueden explicar al público como es posible que un cabo utilizado por expoliadores en el año 2002 puede estar mas de 15 años bajo el agua y mantener el mismo aspecto que si hubiera sido colocado específicamente para el programa. Que en el documental se diga que el eje de transmisión de la Hélice es una tubería no deja de mostrar el nivel de aficionados de todos lo internivientes en este programa que sólo puede cautivar a ignorantes de las barbaridades que se dicen y se hacen en este programa. Una pena que hayan perdido una gran oportunidad de hacer un programa serio y riguroso tal y como debería corresponder a un televisión pública.

    26 nov 2018
  6. Damián

    A ver si alguien puede explicarme porque en el programa hundidos han dado dos fechas distintas del hundimiento del Don Pedro. 1895 y 1916.

    25 nov 2018

Los últimos 14 documentales de Hundidos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Santa María Magdalena

    Santa María Magdalena

    48:34 13 ene 2019

    48:34 13 ene 2019 La fragata Santa María Magdalena, hundida en 1810, es el pecio de su época que mejor se conserva en nuestras costas. Sus restos se encuentran en la playa de Covas, en la ría de Viveiro, Lugo.

  • Participation

    Participation

    48:57 06 ene 2019

    48:57 06 ene 2019 En 1918 el carguero italiano Participation era hundido frente a las aguas de Villajoyosa por el submarino alemán que comandaba Robert Moraht. Karlos y su equipo tratan de encontrar los paravanes que llevaba el buque en cubierta, unos sistemas para detectar y destruir minas submarinas. Tras un primer intento en el que no encuentran el pecio, en la segunda inmersión logran su objetivo.

  • Sirio

    Sirio

    49:29 30 dic 2018

    49:29 30 dic 2018 El equipo de Hundidos sale a la caza de uno de los pecios con más historia de nuestras costas, el Sirio, también llamado el Titanic del Mediterráneo. Un trasatlántico italiano hundido frente a las costas de Cabo de Palos, en Murcia. Una delas mayores tragedias de la historia de España e Italia. Una catástrofe que costó la vida de aproximadamente 500 personas, muchas de ellas inmigrantes ilegales camino del nuevo mundo, que no constaban en los registros. Karlos y su equipo trabajan para rememorar a estas víctimas, en un pecio espectacular a casi 70 metros de profundidad.

  • Mardinian

    Mardinian

    49:53 23 dic 2018

    49:53 23 dic 2018 El nuevo objetivo de Carlos y su equipo es el Mardinian, un carguero británico hundido por un submarino alemán el 19 de mayo de 1917, cerca de la isla de Tabarca, en Alicante.

  • Cavour

    Cavour

    50:05 16 dic 2018

    50:05 16 dic 2018 Carlos y su equipo se embarcan tras la pista de un barco maldito, el Cavour. Un trasatlántico de 115 metros de eslora, que unía Europa con el nuevo mundo. Este barco se ganó a pulso su fama de gafe, puesto que durante años todos los barcos con los que se relacionó fueron hundidos, incluso colisionó con dos de ellos. Finalmente se hundió en 1917 frente a las costas españolas cerca de Tarragona, al colisionar con otro barco. Allí va a su encuentro el equipo de Hundidos que no tiene miedo a su posible maldición.

  • HMS. Serpent

    HMS. Serpent

    49:09 09 dic 2018

    49:09 09 dic 2018 Los buzos de Hundidos se lanzan esta semana en busca de un pecio cuya tragedia salvó miles de vidas en el futuro. El Serpent, un buque militar de la Armada británica, que se hundió, en 1890, en Punta do Boi (Galicia), dejando 172 víctimas.

  • Coila

    Coila

    50:31 02 dic 2018

    50:31 02 dic 2018 Carlos y su equipo se introducen en el mundo de los espías durante la Primera Guerra Mundial para investigar el hundimiento del Coila. Un carguero británico hundido por un torpedo alemán en 1917 frente al puerto de Sagunto (Valencia).

  • Don Pedro

    Don Pedro

    49:27 25 nov 2018

    49:27 25 nov 2018 Carlos y su equipo se embarcan en la busqueda de un espectacular trasatlántico, el Don Pedro, al que llaman el Titanic gallego. Una catástrofe que causó 90 víctimas en su hundimiento en 1895 contra los bajos de Corrubedo, en las costas de Galicia.

  • Stanfield

    Stanfield

    49:21 18 nov 2018

    49:21 18 nov 2018 El stanfield, era un imponente carguero con 115 metros de eslora y 15 de manga, desplazada más de 3 toneladas y una tripulación de 29 personas. En el momento de su hundimiento transportaba carbón para el ejército italiano desde EEUU.

  • El Carbonero

    El Carbonero

    49:31 11 nov 2018

    49:31 11 nov 2018 Hoy os hablaremos de los ases de la guerra submarina, en concreto del comandante que hundió el barco por el que hoy vamos a bucear, conocido como El Carbonero y que naufragó durante la 1ª Guerra Mundial.

  • Skyro

    Skyro

    49:14 04 nov 2018

    49:14 04 nov 2018 El objetivo de Hundidos esta semana es el Skyro, un carguero inglés construido en 1880 y hundido once años después frente a los bajos de Os Meixidos en A Coruña. La esperada recompensa del esquipo en esta inmersión: lingotes de plomo y rescatar la leyenda del mítico buzo Ángel Erostarbe.

  • RMS Soleay

    RMS Soleay

    50:18 28 oct 2018

    50:18 28 oct 2018 Nuestro equipo de buzos, con Carlos a la cabeza, sale en busca del Solway, un vapor inglés construido en 1841, hundido a 20 metros de profundidad en los Bajos de Baldaio, en A Coruña.

  • Cisneros

    Cisneros

    49:28 21 oct 2018

    49:28 21 oct 2018 Carlos y su equipo se embarcan a la aventura para realizar una inmersión en el Cardenal Cisneros. Uno de los mayores cruceros de la armada española, hundido el 28 de octubre de 1905 a la altura de los Bajos de Os Meixidos, frente a la localidad de Muros.

  • 1:10 03 sep 2018 Serie documental que combina aventura y documentación histórica y que se adentrará en el misterio y la belleza de las profundidades marinas. De la mano del experto en buceo Karlos Simón, descubrirá la historia de 13 grandes barcos hundidos.

Mostrando 1 de 1