www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4996998
No recomendado para menores de 12 años Hospital Valle Norte - Capítulo 6: "De padre e hijos" - ver ahora
Transcripción completa

Es una esquirla.

"Debió moverse en la extracción".

"Le ha perforado el páncreas".

"Su padre dio su consentimiento escrito".

Porque le presionaron.

No le dejaron claros los riesgos.

Cometimos un fallo y fue nuestro. ¿Nuestro?

Fue culpa mía, Paula.

"Te traigo esto".

¿Qué es?

Lo que debí hacer

desde el principio.

EMMA: Si entregas ese informe,

el efecto dominó llegará a todos.

Incluida tu protegida.

(Frenazo y grito)

¿Estás bien? -¿Tú quién eres?

-(LE FALTA EL AIRE) -¡Laura!

¡Fuera!

¿Laura Guevara?

-(RÍE) Sí.

Puedo ayudarte a superarlo, quitarte eso de la cara.

Cuando despiertes,

serás un hombre nuevo.

-(RÍE)

Se incorpora la Dra. Julia Rubio,

"de las cirujanas de reconstrucción facial más importantes".

(CONTRARIADO) Una nueva. Cojonudo.

(LE DAN ARCADAS)

¿Estás bien?

(SUSPIRA)

¿Él es Andrea? Sí.

"Las cosas no son tan fáciles".

(Suave chapoteo)

¡Vamos, Fran, dale caña a esos pedales!

-¿Qué queréis, mamones?

Me he tirado estos meses haciendo "sillonball".

-Que tenga que decírtelo un pobre jubilado...

¿Vas a jubilarte con 55? -Prejubilar.

No me dieron muchas opciones en el banco.

Eso o trasladarme a una sucursal lejos de aquí,

de mi familia, de mi vida,

con la niña empezando la universidad y Carmen... con lo de su madre.

-Oye, creo que voy a vomitar, ¿eh? -Qué exagerado.

Te costará coger el ritmo, pero luego,

serás el de siempre,

con la misma motivación, ya verás.

-Mi única motivación ahora

es el cordero con muchas patatas fritas que vamos a comernos

en el mesón en cuanto lleguemos.

(SUSPIRA FATIGADO)

Oye, no puedo más.

No puedo más.

Quiero que sepáis

que, para mí, este viaje ya es un gran avance.

Gracias por acompañarme.

-(RÍE)

Venga, chavales. -Vale.

-Yo marco el ritmo. ¡Vamos! -(RESOPLA)

(Gritos y lamentos)

(Frenazo y ladridos a lo lejos)

Ah...

-(RESPIRA DIFICULTOSAMENTE)

(TOSE)

-(RESPIRA ENTRECORTADAMENTE DE LA ANSIEDAD)

Tenemos que volver.

-No, por favor, papá.

-Es mi responsabilidad, la asumiré. Sé lo que hago.

-Si volvemos... -¡Lo haremos como diga!

¡Ya la hemos jodido bastante!

-(SOLLOZA)

-(FATIGADO) Tranquila.

Si no volvemos, es peor. Es omisión de socorro.

-Están bien, papá, seguro.

-No sé. -(RESPIRA ENTRECORTADAMENTE)

-Joder, joder, joder...

Joder, joder, joder...

(RESPIRA ENTRECORTADAMENTE Y ANGUSTIADO)

(RESOPLA Y JADEA)

-¿Papá?

¿Qué te pasa, papá?

¿Papá?

-(SE ASFIXIA) -¡Papá! ¡Dime algo!

¡Papá!

¡Papá, dime algo!

¡Papá!

¡Papá, por favor, no te mueras! ¡Papá!

(DISIPÁNDOSE LA VOZ) ¡Papá, no me dejes sola!

¡Papá!

¡Papá!

Chicos, ¿qué os parece si mañana vamos al baloncesto?

Son los playoffs y hace mucho que no vamos.

Luego me lleváis a esa hamburguesería

de la que tanto habláis. ¿Podrás seguro?

Claro, o no lo diría. ¿Qué os parece?

De puta madre.

¿Eso te enseñan en el colegio?

Tú también lo dices. No digas eso.

¿No te apetece?

-Siempre pasa algo y nunca hacemos nada.

Tengo reunión. ¿Les llevas al colegio?

-Claro. Por cierto, esta noche llegaré tarde.

Tengo firma de contrato a última hora.

Últimamente están muy de moda las firmas nocturnas.

Los clientes mandan.

Ponen los horarios, como tus pacientes.

Bien que te quejas.

Pero saco tiempo para todo.

¿No tenías tanta prisa? Mañana lo dicho. ¿Eh?

Habla bien. -(RÍE)

-¿Qué os pasa? -Papá está raro.

-¿Por?

-Quiere hacer planes con nosotros.

-Siempre quiere, pero no siempre puede.

Coged vuestras cosas, nos vamos. -Vamos.

Mañana partidazo, ¿eh? -Sí.

¡Héctor!

¿Cómo va? ¿Qué? ¿A trabajar?

Turno de urgencias. Alguien tiene que hacerlo.

¿No?

¿Y tú qué haces aquí tan temprano?

Estoy sin coche. Hm.

Un gilipollas me dio por detrás en el parquin del supermercado.

Llamé al seguro y no tenían vehículo de sustitución.

Total, necesito que Elena me lleve a una visita.

¿Está en casa? Claro.

Héctor.

Bueno, no te lo había dicho nunca antes, pero...

te admiro mucho, Héctor.

En serio, me parece increíble lo que haces.

Ya, gracias.

Salvar vidas.

Eso sí es un trabajo de verdad

y no... vender casas.

En fin...

¿Sabes qué?

Me encantan tus chaquetas.

¿Qué es eso? Quiero plantar tomates en el balcón.

Huerto urbano, que está de moda.

¿Eso se come luego?

Me aburro, ¿vale? Vale.

Más que nada lo hago por decorar, pero se puede comer.

Me parece genial todo, pero por favor,

ni se te ocurra mover esos sacos de tierra solita.

Vale. Se te pueden saltar los puntos.

Lo plantamos luego, si quieres. Vale.

Aunque... pensándolo bien, creo que tengo el reloj adelantado...

seis minutos.

¿Seis? Ok. ¿Vale?

Me sobran dos. (RÍE)

(RÍE) Y si se me saltan los puntos, mejor...

que me pille un cirujano cerca, ¿no?

Sí.

(SUSPIRA NERVIOSA)

Por favor, por favor sé original y dime algo diferente.

(SUSPIRA)

Por favor, por favor...

(SUSPIRA CONTRARIADA)

Mierda.

(Sirena)

¿Cuánto queda? -Estamos en siete minutos.

-Vale, vamos a verle la tensión.

A ver... Vale. 9-6.

(Sirena)

Estamos llegando.

JUANA: "Espera, ¿qué quieres decirme?".

¿Que os acostasteis solo una noche y fue superrápido?

Sí. Si al menos hubiera disfrutado un poco más.

Joder con el Dr. Fuentes, menuda puntería.

Cada vez que salgo de casa compro un test de embarazo.

Ni sé cuántos me he hecho.

¿Y qué vas a hacer?

No lo sé.

Y cada vez que pienso que estoy embarazada,

me viene la canción esta... ¿Qué canción?

La de Sergio Dalma, la de... "Ave, Lucía,

tu Predictor se tiñe de rosa en el cuarto de baño",

algo así. Qué mal rollo de canción.

Muy mal rollo. Y creo que era porque en el colegio de monjas,

se empeñaban en hacer el baile de esa canción.

Yo quería hacer la de Onda Vaselina.

Pues ellas empeñadas en esa canción.

Y entre eso, el embarazo, lo de Santi...

estoy teniendo una especie de regresión.

Vale, vale... Marta, para.

¿Por qué no te dejas de tanto test y le cuentas la verdad?

No es buen momento.

No lo era antes y menos ahora con Cristina convaleciente.

Están viviendo juntos, Juana. Debe saberlo.

O no.

Además, si se lo dijera, ni sabría cómo.

Bueno, si...

Si miramos el lado positivo, siempre has querido tener un niño.

Pues sí.

Pero no así.

Ya.

No con tantos problemas y...

Y con el padre teniendo novia. (RÍE RESIGNADA)

No sé qué hacer.

Ahora mismo tienes todas las opciones en tu mano.

Pero Pablo debe saberlo.

(Busca)

(RESOPLA)

(Sirena)

¡Llega la ambulancia!

-¡Vamos, señores, con energía!

Tiene conmoción cerebral y traumatismo torácico y abdominal.

Tensión: 9-6. Está crítico. ¡A quirófano!

Encargaos de los otros. ¡Vamos, señores, con energía!

-¡Vamos!

¿Todo listo?

¿Y bien?

¿Se le ha administrado algo?

Oxígeno, bisoprolol y manitol. Muy bien.

Empecemos. Bisturí, por favor.

Gracias.

(Pitidos intermitentes y respirador)

Aspiración.

¿Necesita compresas? Aún no.

Dame el separador.

(Pitidos acelerándose)

Neumotórax derecho a tensión secundario

por rotura traumática de bulla pulmonar.

Menos mal que lo ha descomprimido.

¿Alguien puede quitarme el puñetero sudor?

Gracias. Gracias.

Resequemos la bulla y exploremos el resto del pulmón.

¿No tiene otros puntos de fuga? No parece haberlos,

así que resecamos bulla y cerramos la toracotomía.

Perdone, doctor, ¿no deberíamos colocar un tubo de tórax antes?

Sí. Claro, por supuesto. Bien visto, Narváez.

A ver.

¿Te duele? No.

¿No?

Aquí sí, ¿no? Un poco.

Bueno... (SUSPIRA Y CARRASPEA)

Pupilas normorreactivas.

Pediremos análisis completo y radiografía de tórax.

Hola, Daniela. ¿Cómo estás?

Bien. Sí, yo la he visto bien.

¿Y mi padre?

Ha sufrido un derrame cerebral y está en quirófano.

Pero ¿se pondrá bien?

Eh, bueno, es pronto para decirlo, pero sí, haremos todo lo posible.

Me dicen que eres menor. Debemos avisar a tu familia

para que no estés sola e informarles de todo.

Solo estamos mi padre y yo. Mi madre murió.

¿Y algún pariente cercano?

Aquí ninguno.

Pero mientras tu padre no pueda,

alguien deberá hacerse cargo y luego...

¿Luego qué?

Eh...

Luego tendrá que responder ante la justicia y ahí ya no sabemos.

Bueno, tú no te preocupes, yo...

te cuido hasta saber a qué atenernos. ¿Vale?

Me llamo Paula.

Avísame cuando estén los análisis y la radiografía, por favor.

Si me necesitáis, estoy en mi consulta.

Bueno...

(Pitidos intermitentes muy distanciados)

(Pitidos rápidos y continuos)

La hipertensión intracraneal ha provocado

una herniación transtentorial. No tiene buena pinta.

La gasa, por favor.

(SUSPIRA PREOCUPADA)

La tensión sube. Y la frecuencia cardiaca se acelera.

Tiene tripletes de extrasistolias ventriculares.

¿Es hipertenso? -No.

¿Es normal la saturación de oxígeno? -Sí, se ha mantenido todo el rato.

-Voy a ponerle 25 mg de labetalol. ¡Vamos!

¡Vamos!

La frecuencia se normaliza.

La tensión arterial se ha estabilizado.

De acuerdo. Narváez, sigamos. -Vamos.

¿Habrá sido suficiente? -Sin duda.

Con la mentoplastia y la rinoplastia notarás una gran mejoría.

-Esperad.

-Igual no es el mejor momento para fotografías.

Espera a que le retire todo y baje la hinchazón.

-Toda la vida con la misma cara las dos,

hoy será la primera vez que nos veamos distintas.

Es un momentazo. Belenchi, no te importa, ¿no?

-Hazme la foto luego. Estás molestando a los médicos.

-No seas sosa. No la subo al Insta.

-Haz lo que quieras. -¿Sabes? Voy a acabar de retirarle

la escayola primero.

Gracias.

Vamos a ver el resto.

(Disparo fotográfico)

Ya estarías.

-¿Tan mal estoy?

-Te dije que no me parecía buena idea.

-¿He quedado mal?

-En absoluto. Mírate.

-Ha quedado genial. Muchas gracias.

-¿Ahora cuál de las dos es más guapa?

-¡Olga, tía! -Qué poco sentido del humor.

No sonrías, no vaya a estropeársete la cara nueva.

(Coches y murmullos)

(Risas)

Pero, Manu, si estabas dispuesto

a ser el mejor Youtuber de Medicina de España.

Y uno de los mejores Europa. Eso decías.

-Es más fácil decirlo que hacerlo. -Pero ¿qué te ha pasado?

-Nada, que con la carrera podía compaginarlo.

Con la residencia, no tengo tiempo de nada.

-Ya.

-Además, hablar de pacientes reales es mucho más difícil.

Por tema de permisos y demás. -Quizá alguno te da su aprobación.

O puedes hablar de manera anónima. -Que no, Ale, está decidido.

Voy a dejar de subir vídeos.

Cuando tenga tiempo o algo interesante que contar,

subo un especial. Eso sí, haré uno para despedirme.

He creado un borrador, mira.

Álex.

(Frenazos y bocinazos)

-Perdón, ¡ya está! -(GRITA)

-¡Álex! Vale, vale. Tranquilo.

Tranquilo. Perdón... -Cuidado.

-Perdón. -¡Casi lo atropello!

-¿Estás bien? Ven aquí. Ya está. ¿Estás bien?

¿Eh? ¿Sí?

Tranquilo. Vamos a ayudarte. -(RESPIRA FATIGADO)

-¿Vale? Estás a salvo. ¿Cómo te llamas?

Dime, ¿cómo te llamas?

-Álex, creo que es sordo.

-Bueno, ya está.

Ya está. Ya está.

(SUSPIRA)

Buenas. Buenas.

La operación ha ido bien, pero sigue estando grave.

Lo siento mucho. (SUSPIRA) Pobre Fran.

Justo ahora.

Ha pasado dos años deprimido desde que se divorció.

Los hijos se pusieron de parte de la madre y no lo llevó bien.

Rompió lazos y se dejó ir.

Lo que hizo fue encerrarse. No quería vernos a nadie.

No salía de casa ni para ir al trabajo,

como si la vida se hubiera terminado.

A los hijos no ha vuelto a verlos desde entonces.

Tiene edad para rehacer su vida. De hecho, estaba mejorando.

Se veían progresos. Iba a terapia.

De hecho, nos había prometido dar la vuelta a España en bici.

¿Verdad, Ramón?

-(RESOPLA)

-Por eso entrenábamos.

Les aseguro que haremos lo posible para que siga con su vida.

-Ya. Pero ¿y si se muere? ¿Eh? Luego lo dejan

en homicidio involuntario y omisión de socorro.

Ni pisan la cárcel. -Deberían retirarles el carné.

-Deberían meterlos en una celda y tirar la llave.

Eso tendrían que hacer.

Les sale barato hundirle la vida a la gente.

Ahora que como lo dejen libre, me va a encontrar. ¡Te lo digo yo!

Buenos días.

Perdón.

¿Puedo robarte un momento? Por supuesto.

En cuanto haya novedades, vendré a avisarles.

Tenemos en el hospital al responsable del atropello.

Ah, ¿y está herido? No por el accidente.

Sufrió una hemorragia cerebelosa y le opera la Dra. Hoz.

Muy bien. ¿Iba solo? Con su hija.

Ella está bien. He visto muy cabreados a los de las bicis.

¿Qué? Los de las bicis.

Ah, bueno, sí, están cabreados. Es normal.

Ya, pero recuerda lo que nos pasó con los padres del fútbol.

Estaré pendiente, ¿de acuerdo?

Le subiré a otra planta para evitar problemas.

Me parece muy bien. Sí, ve.

Lo encontramos en la calle desorientado y en shock.

-Creemos que es sordo.

Aunque puede ser por la conmoción. Entiendo que los socorrierais,

pero ¿por qué lo traéis en vez de llamar a la Policía?

-Como no habla, no sabemos si le ha pasado algo.

Quizás tuvo un accidente y nos pareció bien

hacerle un chequeo. Vale. Está bien.

Le haré un reconocimiento rápido y llamáis a la Policía.

-Sí, sí.

Eh...

¿Cómo te llamas?

¿Me oyes?

Si me oyes, haz sí con la cabeza.

Nada. A ver.

(HACE ESFUERZOS) A ver. (CARRASPEA)

La auscultación es normal.

Tomadle el pulso y la tensión.

Cada vez que entráis en mi consulta no me dais más que trabajo.

(SUSPIRA HONDO) Juana, te necesito en la consulta.

Sí, cuanto antes, por favor.

Gracias.

¿Cómo habrá acabado aquí?

Llamaré a la Policía, por si han denunciado alguna desaparición.

(ASIENTE)

¿Estás bien?

¿Tienes hambre?

¿Hambre?

¿Sí? Mira, esto sí lo ha entendido.

Eh... ¿Por qué no lo lleváis a comer algo?

Claro.

Ahora nos vemos, chavalote.

(RÍE) -Venga, vamos.

Alejop. Muy bien.

En un rato, tenemos el careo con el demandante. Estad tranquilos.

Haced vuestro trabajo, yo me encargo del resto.

¿Quieres que esté presente o no? No hace falta.

Vendrán del gabinete jurídico y Emma representará a la junta.

¿Y vais a seguir alguna estrategia?

Bueno, les entregaremos copia de los informes médicos del paciente,

de los informes quirúrgicos... si lo aconsejan los abogados.

¿Ah, sí? Pero Emma dijo que no era buena idea. Insistió mucho.

Ya. En eso, hemos cambiado un poco el punto de vista.

Ahora pensamos que no vamos a ocultar nada

puesto que nada hay que ocultar.

Pues tendrá consecuencias. Héctor,

la cirugía es una práctica de riesgo,

todo el mundo lo sabe, también los jueces.

Hm, así que vamos...

Que voy a juicio. Tú no vas a ningún lado.

(SUSPIRA) Y aunque así fuera, tranquilo, todo acabará bien.

Lo estoy. ¿No se me nota? Yo no lo veo claro, Gerardo.

No porque me parezca mal que se entregue copia de los informes

sino porque Emma insistió en no hacerlo

que no entiendo el cambio de estrategia.

No sé si nos estamos perdiendo algo.

(RÍE) No, no estás perdiéndote nada.

(Busca)

Tú confía en mí. Es cuanto te pido.

Cuanto os pido a los dos. Lo siento, tengo que irme.

"Sigo dando vueltas"

a mi discurso de despedida del canal y no me convence.

-Manu, es un canal de Youtube, no la asamblea de la ONU.

-¿No eras mi amiga, la sensible?

-Tu amiga, que ha escuchado las cinco versiones anteriores...

-Tres. -En las dos últimas horas.

Pero venga, enséñamelo.

¿Ha comido bien? Sí.

-Si le dejamos, se come la máquina entera de vending.

A saber desde cuándo llevaba sin comer algo.

Vamos a intentar hablar con él. El hermano de Juana es sordo.

¿Qué dice?

-Espera, va muy rápido. Se llama Lucas,

se fue de casa porque no encontraba a sus padres, tenía mucha hambre,

y hace mucho que no les ve y no sabe dónde están.

Joder.

Dile que no se preocupe por nada,

que aquí hay juguetes y tele

y además, puedescomer todo lo que necesites.

Encontraremos a tus padres.

Lo primero sería llamar a la Policía, ¿no?

O a Servicios Sociales. Déjame hacerle pruebas

y ya vemos. Vale.

Muy bien. Entonces estamos hablando de una rinoplastia

y de una mentoplastia. -Sí.

-Muy bien, Belén. -Soy Olga.

-Olga. Perdóname. Perdóname.

(Tecleo)

Doctora Rubio. -¿Algún problema con tu hermana?

-No.

Bueno, en realidad, sí. -¿Qué pasa?

-Ahora está mejor que yo.

-Perdona, pero no... No te estoy entendiendo.

-Pues que antes éramos iguales.

Pero ahora parecemos la hermana guapa y la fea.

Y eso tampoco es. -Exacto.

-Hm. -Total, vistos los buenos resultados

con tu hermana...

Ha decidido operarse. -¿Ah, sí?

-Sí. -Sí.

-(RÍE) -(RÍE) Quiero la misma nariz.

-(ASIENTE) -Exacta.

-Sí. -Y su barbilla.

-No te preocupes, volverás a ser una fotocopia de tu hermana.

Por algo te pones en las mismas manos.

-Espera. Olga, ¿te importa salir un momento?

Necesito hablar con mi compañero.

(AMBOS RÍEN)

(AMBAS) Gracias.

-¿En serio estás pensando hacer esto?

-En serio, ¿por? -Porque Belén se operó

para diferenciarse de Olga.

¿Cómo convertirlas de nuevo en gemelas idénticas?

-¿Quién te ha dicho eso? Que sepa,

Belén jamás dijo que quisiera diferenciarse de su hermana.

Se operó por razones estéticas, punto.

-No, punto no. En esta historia hay más que razones estéticas.

Basta saber leer entre líneas. -Ah... Perdón, perdón.

Que tú sabes leer entre líneas. No sabía que fueras pitonisa.

-Tenemos que hablar con Belén

antes de tomar esta decisión. -La verdad, no lo veo necesario.

Es un hospital,

una paciente mayor de edad quiere operarse y estamos aquí para eso.

-Los pacientes no solo son narices, orejas, mentones...

¿Entiendes? -Sí.

Hasta ahí llego. También son personas que pagan.

Así que dejemos la conversación. -No, no tienes la última palabra.

-¿Y tú? Creo que tampoco.

-¿Puedo pasar ya?

-Por supuesto.

En la documentación aportada

están los informes del equipo de trasplantes

y del cirujano que realizó la intervención previa.

Si lo repasan con atención, verán que no hubo irregularidades.

-Bueno, tendríamos que estudiar estos documentos con más calma.

-Si creen que esto acaba entregando unos papelitos, van listos.

Pienso ir hasta el final y les vamos a machacar.

-No esté tan seguro y deje de hacerse el digno

jugando al hijo que quiere hacer justicia por la muerte de su padre.

Sabemos que solo quiere dinero.

-Juanfran.

Perdonen.

Juanfran.

Tranquilízate y no pienses que todo es tan fácil.

-Te pago para que saques algo.

-Y estoy haciéndolo, pero necesito tiempo para estudiarlo a fondo.

Sin pruebas y sin asideros sólidos

ninguna demanda será admitida a trámite.

-(SUSPIRA CONTRARIADO)

-Y al final, todo esto te costará más dinero del que vas a sacar.

(RESOPLA)

Disculpen.

Ya me pondré en contacto con ustedes.

-Cuando quiera. Estamos a su disposición.

-Gracias. -Señora.

-Bueno, yo también tengo que irme, tengo otra cita.

-De acuerdo. -Adiós.

-(RESOPLA PREOCUPADO)

No sé si hemos tomado la mejor decisión.

-Era la única posible. Hemos hecho lo que debíamos, créeme.

-No estoy tan seguro.

-No es momento de echarse atrás. -Sí, tienes razón.

Hemos tomado una decisión y tengo que asumirla.

Pero es la última vez que me obligas a algo así.

¡Jamás volveré a firmar un informe cuyo contenido no sea exacto!

-Ya está hecho.

Gerardo, estamos en el mismo barco

y no permitiré que lo hundas por problemas de conciencia.

Hey. Buenas.

Mm...

Que... Creo que estás

con el tipo que atropelló a los ciclistas, ¿no?

Sí. Sí, sí.

(ASIENTE) Y tú con la hija, ¿no?

Sí.

No es nada grave. ¿El padre cómo está?

Bueno, ese tipo de heridas tiene un índice de mortalidad

más alto que otro ictus... Ya.

...así que las próximas horas son clave para el pronóstico.

(ASIENTE) Bueno...

Pablo, necesito hablar contigo.

Es importante.

Claro.

Vale. ¿Nos vemos luego después del turno en el Lion?

Sí. Sí, te veo allí.

Genial. Vale.

"Mira el lado bueno".

¿No querías adelgazar? -(RÍE)

-Con la dieta del hospital, seguro que lo consigues.

-Soy capaz de engordar hasta con alimentación intravenosa.

-(RÍE)

-Pensé que no salía de esta, ¿eh? -Pero vas a salir.

Como saliste de la depre. ¿Quieres que avise a tu familia?

-¿Qué familia? Yo ya no tengo familia.

-Tienes hijos, Fran. Seguro que querrán saber de ti.

-Seguro que ya se han olvidado de mí.

-Pero ¿por qué crees eso? -No fui un buen padre.

Ni un buen marido. -Deja de fustigarte tanto.

Hacías lo que podías. Tu matrimonio se acabó, no el mundo.

-Déjalo, Julio. Me hubiese gustado que las cosas fuesen de otra manera,

pero ese tren ya pasó. -Ten en cuenta una cosa.

La muerte llega sin avisar, la has visto de cerca, una cabrona.

Un día estás aquí y al siguiente al otro lado.

Y te vas con todo pendiente. -(SE ESTREMECE DE DOLOR)

-Fran... ¡Fran!

¡Un médico! ¡Un médico!

¡Un médico, por favor! ¡Por favor, un médico ahí!

Fran.

(Busca)

Aún no ha despertado, pero así le ves.

Seguro que tienes ganas. Claro.

Muchas gracias por cuidarle. Es nuestro trabajo.

Si me faltase, no sé qué haría. Solo le tengo a él.

Sabes que cuando salga de esta

deberá enfrentarse a un problema muy serio, ¿verdad?

¿Puedo quedarme aquí con él? Quiero estar cuando se despierte.

Bueno, pero aquí quieta.

Si necesitas algo, pides que me avisen.

-Dra. Díaz, el paciente del atropello ha entrado en crisis.

¿Qué tiene? Disnea, dolor abdominal, defensa.

Todo sugestivo de peritonitis.

¿Y el Dr. Salgado? No responde a los avisos.

Fractura de páncreas con rotura de conducto

y salida de jugo pancreático a cavidad.

Hay que realizar resección pancreática.

Siento el retraso.

Lárgate de aquí. ¿Qué?

Límpiame la bipolar del brazo 2.

Perdóname, pero estaba...

Hemos estado llamándote 40 minutos y no has hecho ni puto caso.

He empezado sin ti, acabaré sola.

Tenía que hacer... No, tenías

que contestar a un aviso de urgencias. Para eso estás aquí.

Para hacer tu trabajo.

Si no te importa,

te agradecería que me dejaras concentrarme.

Y los demás, se acabó la función.

Volvemos al trabajo.

Doctor.

Debería ver esto.

"El informe de ORL"

es de una sordera de transmisión por perforación timpánica bilateral

que debió pasar desapercibida. La sordera es operable.

-(SUSPIRA SORPRENDIDA) Esto sí es una buena noticia.

-Pues sí. -Mira, al final podremos hacer algo

por este niño, que no parece haber tenido suerte en la vida.

No.

Bueno, si le hacemos el preoperatorio hoy mismo,

mañana podemos operarle... Espera, espera.

No podemos hacer nada sin autorización paterna.

¿Ves a alguien aquí que se corresponda con esa descripción?

Ya, pero no significa que no exista.

Si existen, no tienen gran preocupación por su hijo.

Sobre todo, considerando el estado en que lo hemos encontrado.

No conocemos su situación.

No, lo más probable es que estén tan preocupados

que lo han mandado a la calle

a un curso de supervivencia. Vale, vale.

Eres libre de tener tu opinión, yo también la tengo.

Pero no es nuestra decisión y además, no sabemos si la operación

puede salir bien o no. -Bueno, a ver.

Mi madre es otorrino y cirujana.

A lo mejor podía darnos una segunda opinión.

No lo sé. ¿Qué perdemos?

-¿El tiempo de esta señora? No.

Adelantaremos las gestiones.

Si aparecen los padres y lo autorizan, operamos.

¿Sí? Eh...

Por favor... Déjame este último intento.

Si no, hacemos tu opción. ¿Es un trato?

Es un trato.

-(RÍE)

-(RÍE)

(Pitidos cada vez más frecuentes)

¡Papá!

¡Papá!

¿Qué te pasa?

¡Papá!

¡Ayuda! ¡Ayuda, por favor!

¡Mi padre! ¡Enfermera, ayuda, por favor!

-Espera fuera.

¡Avisa a la Dra. Hoz y llévatela!

-¡Papá! -Por favor.

-¡Papá! ¡Papá!

-(SUSURRANDO) ¡Belén, Belén! -No tienes derecho a hacer esto.

-¿Que no? No puedes impedírmelo.

-¿Se puede saber qué pasa?

Es un hospital. Hay que mantener la calma.

-¿Es cierto que va a operar a mi hermana?

-Sí. Bueno, hemos tenido una consulta.

-Pero no puede ser. -¿Por qué no?

¿Por qué no ponerme tu nariz? -No es la nariz.

Todo lo haces igual que yo. Me compro un abrigo, te lo compras.

Me voy a Noruega y te encuentro en Oslo.

Alquilo un piso, te vas al portal de al lado.

¡No te basta con ser igual! Tenemos que vivir la misma vida.

¡No puedo más!

-Bueno, es evidente

que esto no es solo un problema estético.

¿Y si lo habláis las dos tranquilamente y cuando lleguéis

a un conclusión nos la comunicáis?

¡Carga a 200!

(ANGUSTIADA) ¡Vamos!

¡Carga a 250!

¡Ahí va! Venga, venga, venga.

¡Carga a 350!

¡Venga, joder!

¡Carga! Doctora, no.

(Pitido continuo)

(SUSPIRA RESIGNADA) Hora de la muerte.

18:24.

(RESOPLA)

Sí, efectivamente.

Hipoacusia de transmisión por perforación timpánica bilateral

que no se trató en su momento.

Pero bueno, con una timpanoplastia de ambos oídos podría resolverse.

He tenido varios casos así.

¿Podría realizar la intervención? No es mi especialidad.

No me llames de usted, no soy tan mayor.

¡Sí! Sí, podría hacerlo.

-Estás yendo muy rápido. Ya lo hemos hablado, no podemos hacer nada

sin autorización. Tenemos una cirujana...

No voy a discutir.

No podemos hacer nada, lo sabes.

No sé qué te ha dado con este niño.

Disculpad.

-Perdona, tu compañera tiene razón.

No es posible operarlo hasta aclarar su situación.

El hospital podría tener graves problemas.

(SUSPIRA CONTRARIADO)

¿Qué ocurre?

Mi paciente acaba de morir.

¿Lo sabe su hija? No, quería hablar contigo primero.

Se quedó sin habla de repente, así como tieso.

Y otra vez al quirófano.

Qué mala suerte tiene este hombre. -Mala suerte no.

¡Mucho hijo de puta suelto hay!

Atropellarnos y salir corriendo, ¡joder!

Hay que tener mala entraña.

Como Fran no salga de esta, te juro que le reviento.

Es que lo revien...

-¿Qué pasa?

¿Cómo está mi padre?

No...

(SOLLOZA) No. ¡No!

(LLORA DESCONSOLADA)

(TV) "Hay que tener cuidado de no obsesionarte tanto".

-"Es verdad, Lucrecia, a ver si al final acabas..."

-Pasa. -Gracias.

Eh.

Hola. Hola.

Los padres eran toxicómanos.

La Policía los ha encontrado muertos en una habitación de la casa.

¿Y cuándo ha sucedido? Creen que llevaban días muertos.

Había ropa del niño y por eso le buscaban.

-¿Y hay algún familiar que pueda hacerse cargo?

-No parece que haya nadie cercano, pero siguen investigando.

¿Entonces qué pasa con el niño?

De momento, y hasta que se aclare, deberá ir a un centro de acogida.

Hey. Trae, déjame un segundito.

Ahí está.

Mire, este es mi número de contacto.

Me gustaría saber qué pasa con él. Vale.

Vamos, tienes que venirte conmigo, Lucas.

Vamos. Ah, no, espere un segundito.

¿Esto?

No te preocupes, todo va a ir bien.

(SUSPIRA RESIGNADO)

A veces me daba clases de conducir en carreteras vacías.

Yo quería sacarme el carné en cuanto cumpliera los 18.

Siempre soy muy prudente, pero esta vez no vi el stop.

Se iba a inculpar por mí.

Iba a decir que conducía él.

Pero no.

Mi padre era un hombre bueno.

Nunca le hizo daño a nadie.

No merece irse con esta mancha.

¿Llegaremos a la salida

sin discutir? -No.

No creo, pero tengo la bici en la salida principal

y por Urgencias es mucha vuelta.

-Pues tendremos que arriesgarnos. -Muy bien.

-Estás cabreado, pero no intenté imponerme con lo de las gemelas.

-¿Y cómo llamas a lo ocurrido?

-Sabes que hemos hecho lo que debíamos.

-Lo que has querido porque mi opinión no ha contado.

-Porque ibas a tomar la decisión equivocada.

-Vale, Julia, tenías razón. -(ASIENTE)

-Este rollito de sobrada, ¿es con todo el mundo o solo conmigo?

-Mira, dejé mi trabajo porque la clínica se vio envuelta

en una estafa de blanqueo de dinero y cerraron.

Me fui a África con MSF para superarlo.

Ahora solo intento volver a la aburrida rutina.

A la tranquilidad, tener cierta paz, ¿entiendes?

-Sí. Sí. ¿Por qué me cuentas todo esto?

-Para que dejemos de jodernos.

Tú eres muy bueno en esto. -Sí, lo soy.

-Sí, sí, pero yo también.

-Hay que verlo. -Bueno,

¿no podemos simplemente trabajar en equipo? ¿Codo con codo?

-Me parece bien. ¿Nos tomamos unas cervezas,

te invito, firmamos la paz?

¿Qué te parece? -(RÍE) Pues... Me parece bien.

-¿Sí? -Sí. Me apetece.

Pero mejor otro día.

Estoy reventada, quiero llegar pronto a casa.

-Perfecto. Todo bien, ¿eh? -¿Nos vemos mañana entonces?

-Ahí nos vemos, Dra. Rubio.

No, Jon, no te metas ahí. Ella es el enemigo, no es de fiar.

Bastante tienes ya.

¿Por qué piensas en voz alta y no en silencio como todos?

Eso no está bien.

Ya te he dicho que la bicicleta está en el otro lado.

Hola. ¡Hey!

¿Cómo estás? Bien. Bien, bien.

Bueno, mentira, estoy algo nerviosa.

He quedado con Pablo ahora. Vamos a hablar.

Joder, Marta. ¿Qué pasa?

Que no hace falta que me mientas.

Si no te ves con fuerzas, no pasa nada, es normal.

Pero no me mientas. (RÍE) ¿Por qué iba a mentirte?

No tengo motivos.

Entonces algo no me cuadra. Pablo me ha dicho que iba para casa.

¿No te habrá dado plantón?

¿Quieres que vayamos a tomar algo? No.

No, mejor me voy a casa.

Pues cámbiate rápido. Te acompaño, ¿vale?

(SUSPIRA)

Siempre has sido la buena, la que daba ejemplo.

Total, porque naciste dos minutos antes.

-No será por eso. -¿Cómo que no? ¡Dos putos minutos!

Estábamos juntas, ¿por qué saliste primero?

-Estás muy mal. -Déjame en paz.

-Te voy a dejar en paz, sí.

Llevo tiempo pensándolo, iba a decírtelo después, pero ya está.

-¿Ya está qué? -Pediré traslado a otra provincia.

-¿Adónde? -No voy a decírtelo

porque vendrías corriendo.

-No puedes hacerme eso. -Es lo mejor,

Olga, aunque ahora no lo veas, terminarás dándote cuenta.

-Pero ¿qué voy a hacer? -Aprender a vivir sin mí.

A ser tú misma.

-(SUSPIRA)

-Mira, Olga.

Lo conseguirás, ya verás.

Y con el tiempo, más adelante, podemos volver a intentarlo.

(RESOPLA NERVIOSO)

"Queridos matasanos: todo llega a su fin".

"Y bueno, hoy subo mi último vídeo".

El trabajo médico es muy importante.

Quizá el más importante y necesito poner mis cinco sentidos en él.

Poner todas mis energías para aprender de los doctores

y de mis compañeros, que son unos máquinas.

Hoy... han coincidido en el hospital

los causantes y las víctimas de un accidente en carretera.

A todos los hemos atendido por igual.

Al que atropelló y salió huyendo, al atropellado...

Porque todas las vidas eran igual de valiosas

y por todas hemos luchado igual.

Y es que esa es la idea, joder. Bien clara.

Estamos aquí como los guardianes de la puta galaxia,

para salvar vidas. Nada más.

Y nada menos. (RÍE SUTILMENTE)

Hola.

No sabías que venías.

Y... supongo que quieres... No. No.

No es lo que supones.

No he venido a hablar de lo de la otra noche.

Fue...

lo que los guionistas llamamos un "cliffhanger",

así que no preocupes. Por ahora.

(RÍE) No estoy preocupada.

Pues... tenías que haberte visto la cara al acercarte.

Pero ni he venido a decirte que ha renacido nuestro amor,

ni a pedirte explicaciones,

ni me hago ilusiones ni nada parecido.

Pasó lo que pasó, pero ya pasó.

No sé si me explico. Perfectamente.

Toma. Quiero devolverte esto.

¿Es...? Sí,

la pasta que has estado prestándome en efectivo.

¿De dónde la has sacado?

¿Eso importa? Sí, en tu caso importa

Me da que no me cuentas algo. Siempre hay algo que no te cuento.

Bueno...

Bueno. Bueno.

¿No quieres pasar a ver a Alba? No, ya la he visto un momento.

Ah, y... he saludado a Fernando y su chico.

¿Qué?

Muy majo.

-Piña. -No, con piña...

Bueno, con piña será. (RÍEN)

-Pero la de atún...

(Portazo)

Fernando, tú y yo habíamos quedado en algo, ¿verdad?

-Sí, Paula.

Pero es mejor... ¿Para qué esperarme

fuera pudiendo entrar en mi casa y hacer lo que quieras?

¿Por qué eres siempre tan dramática? ¿Y tú tan egoísta?

-Mamá, le llamé yo. Es mejor para todos

normalizar... Alba, no te metas. Te lo dije.

Creo que también es problema mío. No, es mi vida.

-Mira, Paula tienes razón. Mejor me voy...

Por favor. -¡No, no! Andrea, tú te quedas.

De aquí no se va nadie porque somos una familia y lo solucionaremos

de una manera u otra.

Porque Andrea es ahora mi pareja. Vivo con él y es parte

de esta familia. Y Samuel parece

que no tiene problema con ello.

¿Hm?

Cuando estábamos juntos, hablabas de los distintos tipos de familias

sin ningún problema, delante de los niños, y eso me encantaba.

Me encantaba. Ya.

Entiendo que te haya sorprendido, pero por favor,

¿no podemos calmarnos y hablarlo con un poquito de normalidad?

¿Normalidad? Sí.

Quieres hablarlo con normalidad, pues se habla.

Cuéntame, ¿cómo os conocisteis? ¿Qué tal es este chico? ¿Eh?

¿Cómo es en la cama? Cuéntame. -Eh...

-Por favor. Eh...

Paula, no hablaré de mi intimidad delante de los niños.

Quiero a Andrea y a ti y no cambiaría nada de lo que vivimos.

tenemos un hijo maravilloso,

pero ahora, con Andrea, es algo... (TITUBEANDO) Es diferente.

¿Qué coño quiere decir "diferente", Fernando?

Cuéntame. Por favor...

-Mamá, ya. Alba, estamos hablando.

¿O solo puede hablar él? Te estás pasando.

¿Me paso? ¿Y vosotros? Sí.

¿Por qué todos esperáis

que reaccione como si nada de un día para otro?

¿Ni siquiera vais a darme tiempo para entenderlo y asimilarlo?

Me estáis haciendo sentir como una retrógrada

solo porque sigo reaccionando.

Yo te quería mucho, Fernando.

A mi manera, mejor o peor, pero te quería.

Y me da igual si estás con un hombre o una mujer,

porque esto no tiene que ver contigo.

Tiene que ver conmigo, con cómo estoy en este momento.

También necesito encontrarme

y reconectar antes conmigo de poder hacerlo con los demás.

Bien. Perdóname, siento si te he presionado.

Perdóname por haber hecho todo esto en tu casa sin permiso.

Solo intentaba calmar las cosas y aclararlas cuanto antes.

Pero no entiendo por qué buscas mi aprobación.

Yo no hago eso. Sí lo haces.

Porque necesitas sentirte cómodo con esto

porque sabes que no lo has hecho bien.

Y yo sé que no puedo cambiar

lo que eres ni lo que pasó y que acabaré encajándolo,

pero por favor, necesito tiempo. ¿Podéis dármelo, por favor?

Todos.

Sí.

Mi amor, esto no tiene nada que ver contigo.

Son cosas de mamá.

¿Quieres conocer a Andrea y pasar más tiempo

con papá y con él? -Sí. Claro.

Pues ya está. Eso es lo único que importa.

(Grillos)

(RESOPLA)

(GRUÑE)

(SUSPIRA)

¡Elena!

¡Elena!

Héctor, ¿qué haces aquí?

Sorpresa.

-Héctor... ¿Héctor qué?

-César, déjame a mí.

(RESOPLA AGOTADO)

¿Te alegra verme o es por enmarcarte el póster?

Las dos cosas. (RÍEN)

Pero ¿no habrás traído toda esta compra a cuestas?

¡Qué pesado!

Tranquilo, he hecho un pedido online.

Aun así, cariño,

tienes que trabajar menos y descansar más.

Ya has hecho demasiado.

Si quieres cenamos una latita de atún y no preparo todo esto.

No es eso, estoy encantado con todo esto,

pero quiero que te recuperes bien, de verdad.

Que sí. Doctor, tranquilo porque tomo mi medicación

y me hago mis curas.

Bueno...

¿Qué te pasa? ¿Hm?

Te noto cansado. (DUBITATIVO) No...

Nada, que no quiero hablar de cosas tristes, déjalo.

Bueno, pues igual hay algo

que puede gustarte. ¿Hm?

Mira debajo de la servilleta.

(SUSPIRA)

Tranquilos, seguro que el propietario nos autoriza

a hacerles una buena oferta.

¿Tienes algo que comentar de esta puta mierda?

Lo siento. (RÍE)

Algún día tenías que saberlo. ¿Cómo has llegado a esto?

Yo no quería. (RÍE CON SARCASMO)

¿Es culpa mía?

(RÍE NERVIOSO)

¿Cuánto llevas riéndote de mí? ¿Que me río de ti?

Pero ¿qué dices? Me paso las semanas sola y te da igual.

Hacemos que hablamos, pero nunca hablamos

de lo más importante, joder. (RÍE)

¿O sea que todo esto es para llamar mi atención? ¿No?

No. A mí César me gusta.

Me da lo que me falta, lo que tú no me das.

Pero no significa que ya no te quiera.

Y digo yo: antes de meterte en la cama con otro,

y dejarle entrar a mi casa,

¡y sentarle a mi mesa con mis hijos!,

¿no pudiste comentarme qué mal te sentías?

¿Cuándo, Héctor? ¿Por qué no reconoces algo por una vez?

¡Porque me mato a trabajar! ¡Te matas a trabajar!

Es lo único que haces.

Pero no vives para nosotros. Si nos dieras tu vida, tu tiempo,

pero no lo haces, Héctor.

No entiendes nada.

Vete con él.

Vete con él.

Que te da todo lo que necesitas.

¿O sea que ahora quieres casarte?

Sí que quiero.

Lo que me ha pasado me ha hecho ver la vida con perspectiva.

Y yo no quiero perderte, Pablo.

Si nos queremos, tenemos que ir a por todas.

Estoy de acuerdo, cariño, pero...

no sé si puedo comprometerme contigo si no quieres tener hijos.

Si los quieres, estoy dispuesta.

No quiero que seas madre si no quieres.

(SUSPIRA) Es que ahora veo las cosas de diferente manera.

Si esos hijos son contigo, entonces sí quiero.

Boda y niños. (RIENDO) Sí.

Eso es.

Pablo Fuentes...

¿Quieres casarte conmigo?

Eh...

La verdad es que soy yo ahora quien necesita pensárselo.

Mañana mismo. ¿El qué?

Que mañana mismo me casaría contigo.

Sí... quiero.

(RÍE EMOCIONADA)

A ver, ¿cómo es esto?

¡Ay, la herida! Ay, perdón, perdón...

(RÍE) Perdona.

¿El padre estaba dispuesto a ir a la cárcel por ella?

Cualquier padre hubiera hecho lo mismo, ¿no?

Cuando tienes un hijo,

eres capaz de lo que sea para protegerlo.

Ya, pero ¿y ella que tenía toda la vida por delante?

Podría haberse callado.

No sé, su padre ya había muerto, nadie la vio conduciendo...

Nadie iba a decir nada. ¿Por qué confesar cuando no hace falta?

También habrá hijos que harían lo que fuera

para honrar a sus padres.

¿Sabes qué?

Que lo voy a tener.

Con Pablo o sin él, me da igual.

Pero lo voy a tener.

Para tener un hijo, me basto y me sobro, ¿no?

Pues entonces sí vas a tener que decírselo a Pablo.

Coño, no me jodas el momento, ahora queda anticlimático.

Vale, perdona. Joder.

Perdona, ¿te canto la canción de Sergio Dalma para compensar?

No. La de Onda Vaselina.

Es que Onda Vaselina no era de mi generación.

¿Estás llamándome vieja? No, mujer.

(RESOPLA)

Papá, ¿te vas?

Pero ¿no estabas durmiendo?

Me ha surgido

un tema de trabajo. Fuera.

Algo de última hora.

Pero ¿y nuestro plan?

Sigue en pie. Claro que sí, pero tendrá que ser cuando vuelva.

Te lo prometo.

Te quiero mucho, hijo.

(LE BESA) Mucho. (SOLLOZA)

Venga, a la cama.

¿Y qué estás estudiando ahora? -Ingeniería. Estoy en segundo.

-Ah, qué bien. ¿Qué especialidad?

-Teleco. -Oh, Teleco.

-(ASIENTE) -Muy bien. ¿Y tu hermana?

-Acaba de empezar el bachillerato artístico. Quiere ser actriz.

-(RÍE)

-(RÍE) -Maneras no le faltan.

¿Te acuerdas de los festivales que nos hacía?

-Como para olvidarlos. Diez veces repitiendo la misma canción.

Hasta que la daba por buena.

-Menuda era.

-Lo sigue siendo, papá.

Lo sigue siendo.

Mamá dice que...

cuando te recuperes, podemos hacer una comida juntos.

Para celebrarlo.

Bueno, si quieres, claro. -Claro que sí.

Ven aquí. (SOLLOZA)

(LLORA EMOCIONADO)

-Podemos ir al restaurante

del pantano, donde íbamos los domingos, ¿te acuerdas?

-Sí.

(RÍE Y LLORA)

¿Qué cojones pasa?

-Una va a parir.

-(ACENTO AFRICANO) ¡Mucho dolor!

(Crujido y grito de dolor)

¿Te has liado con Gerardo?

Gerardo. -¿Sí?

-Tienes mala cara.

El que pueda traernos problemas, se queda.

Buenos días.

"¿Salimos ya?".

¿Por qué no paramos?

¡Eh! ¡Ven aquí, pedazo de cabrón!

"Je ne sais pas comment".

-(LLORA E IMPLORA AYUDA)

(GRITA) ¡Ayuda! -¡Aguanta!

Es el que peor está. Inconsciente.

-Marta, te llevas al de la columna. Tolosa.

"No papeles", "no dinero".

¿Con esto tengo que cortar?

"Hay que hacer legrado uterino".

"Y exploración ginecológica".

La atropina está provocándole taquicardia

con hipertensión.

Hay que reducir presión arterial.

Si quieres hacerte el duro, piensa otra cosa.

No podéis quedaros esperando un milagro. O lo hacemos nosotros

o no lo hace nadie. ¿Tú "hace" milagro?

Hay que esperar 48 horas a su evolución.

Parece como una moneda de dos euros.

Uve. ¿Pasa algo? Sé que está grave.

¿Qué significará?

A Vikingo33 han tenido que abrirle la cabeza.

Aún no ha despertado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 6: "De padres e hijos"

Hospital Valle Norte - Capítulo 6: "De padres e hijos"

18 feb 2019

Un grupo de ciclistas es atropellado por un coche en una carreta de montaña. El vehículo no se detiene. En él viajan un padre con su hija de 17 años. A los pocos kilómetros, el padre sufre un derrame. Todos acabarán encontrándose en el ‘Hospital Valle Norte’. Tanto los ciclistas como el dueño del coche son ingresados en el hospital. Los médicos hacen lo posible por salvar la vida de los implicados en este accidente.

Por otro lado, Alex y Manu encuentran en la calle a un niño perdido. Parece tener alguna dolencia, por lo que deciden llevarlo al hospital para que Pablo le haga una primera exploración. Entre el niño y él se establece un vínculo especial.

Y mientras, Emma sigue adelante con su plan para hacerse con el poder dentro del hospital. En lo personal, Marta resuelve llevar adelante su embarazo con independencia de Pablo al cual, de momento, ni siquiera informa de su estado.

ver más sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 6: "De padres e hijos"" ver menos sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 6: "De padres e hijos""
Clips

Los últimos 72 programas de Hospital Valle Norte

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos