www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4167560
Historia de nuestro cine - Vivir en Sevilla (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Contracultura, hedonismo, deseo libertario, folklore

y activismo político,

se mezclan formando un cóctel verdaderamente explosivo

en "Vivir en Sevilla",

segundo largometraje de Gonzalo García Pelayo.

Carta de amor, a una ciudad,

pero también heterodoxa guía de viaje

a través de sus claroscuros y aristas.

La película fue una de las propuestas más radicales

del cine de la Transición.

No se que me pasa.

No logro encontrarme a mí misma.

Me siento impresionado por toda la ciudad.

por la locura de esta gente.

Ya no estoy con ella.

Antes de ayer me dijo que,

nos separábamos,

ya encontraré a otra.

Yo te quiero.

(Cantan)

Ya veremos lo que ocurre con Miguel.

Solo me siento capaz,

de amar un solo hombre a la vez.

tengo que decir ¡olé!,¡olé! y ¡olé! ¡hija!

Eres muy granuja.

Si yo me estoy buscando la vida igual que tu.

Siento que la vida estalla en está primavera de Sevilla.

(cantan)

Buenas noches Jordi, ¿qué tal? Muy bien.

En primer lugar, vamos a definir está película tan particular

"Vivir en Sevilla", ¿cómo la definirías tu?

y no la habeos hecho en este programa nunca,

porque es una película muy difícil de definir.

Por un lado, yo diría, que tiene espíritu

de película manifiesto,

pero, luego es una película que se transforma

constantemente a si misma,

y es muy difícil, sobre todo, preparar al espectador

sobre lo que se va a encontrar,

sino ha tenido noticia de "Vivir en Sevilla",

porque realmente es una de las películas mas radicales

y más valientes y más revolucionarias en su lenguaje

del cine español de la Transición.

En la película, Gonzalo García Pelayo, combina

en el documental la ficción

pero también combina lo narrativo con lo poético,

incluso con lo ensayístico,

todo eso acompañado de una banda sonora

que realmente me parece exquisita,

una banda sonora en la que suena Pablo Guerrero,

escuchamos y vemos ver bailar a Farruco,

suena también Azahar, Benito Moreno...

Que son todos, figuras que han sido de la labor

ya muy importante, muy avanzada, muy sofisticada,

que había llevado a cabo García Pelayo,

como productor musical.

El es uno de los motores de la contracultura,

contracultura sevillana,

y de hecho había sido pionero en el mestizaje de sonido.

Yo he tenido siempre un, sentido pionero en cualquier arte,

Y no tengo que recordar, a tantísima gente que ha salido,

y pienso que si la expresión ya no arte, en fin, por lo menos,

por la mera expresión de que el siglo XX, es el cine,

era lógico que en Andalucía hubiera un intento

de hacer algo característico y autónomo,

porque siempre tiene una características

que creo muy diferenciado ahora de lo que son el resto

no solo de España sino del mundo entero.

El hilo conductor narrativo de la película

son las historias de amor que tiene su protagonista,

La primera de las cuales le abandona,

para tener una relación con un pintor exiliado,

que ha vuelto a Sevilla, después, a su ciudad natal,

después de la dictadura.

En la película realmente hay una carga muy vitalista

el hedonismo y el sensualismo de García Pelayo,

Creo, también hay una carga ideológica muy importante,

y en el fondo, lo que viene a decir está película,

cabe casi de todo, todos los registros y todo los tonos,

es que, cualquier aspecto de la vida tiene una dimensión política.

¿Y cómo se manifiesta esa ideología en la película?

Para empezar, bueno, apropiándose

de un modelo de lenguaje visual heredado Godard,

García Pelayo, ya está sumiendo que las imágenes están ahí

para que discutamos con ellas,

nos interroguemos que es lo que hay detrás,

Cuál es la ideal y cuál es la ideología

detrás de las imágenes.

En la cuestión amorosa que aborda la película

se habla por ejemplo, se intenta poner en cuestión

los modelos de relación tradicional,

se habla de la inconveniencia de mezclar el amor

con la idea de la propiedad privada.

que sería el matrimonio.

en los que la película se interrumpe,

los miembros del equipo reflexionan y debaten sobre esos temas.

Lo importante es, la mujer, o sea, la mujer en general.

Quitándola ya del contexto de posesión

y de, de sociedad privada.

en la que cosas que pasaban durante el rodaje se integran,

como al ocupación de la Giralda por parte de los trabajadores

que habían sido despedidos de los astilleros.

"Vivir en Sevilla", lo que intenta es,

retratar Sevilla en toda su literogeniedad,

y lo que hace es,

salvo en el escenario sevillano,

o sea, Sevilla donde empezaba a brotar una contracultura,

de hecho es, que habla también de, de como, lo utópico,

y lo revolucionario se manifiesta en lo cotidiano,

en ese sentido, no es tampoco una película ideológica al uso,

no es una película de tesis que,

quiere imponer dogmáticamente un discurso.

La película está llena de atrevimientos formales.

¿Cuáles te resultan a ti más significativos?

Bueno, cuando la película se hizo

llamó muchísimo la atención, todo esto,

o sea, porque la gente se esperaba un planteamiento de película

que un planteamiento de un nuevo desenlace

y no algo que está cambiando de piel casi en cada escena.

En la película hay entrevistas,

como algunos artistas destacados del momento,

de la realidad sevillana del momento,

y también hay monólogos absolutamente explosivos

y volcánicos de Miguel Ángel Iglesias,

que era una figura bastante celebré en la radio,

y de repente, bueno, pues hay momentos

en que su voz irrumpe como una ametralladora

y ocupa la banda sonora por entero.

Todas estás peculiaridades a las que hacías referencia

¿Calaron en el espectador de finales de los 70?

No, lo que ocurrió es que, Gonzalo García Pelayo,

tuvo que armarse de paciencia,

de hecho, después de unas cuantas películas más,

abandonó el cine,

se consagró a la producción discográfica

o sea, es que bueno, Gracia Pelayo,

es que es miembro de "Los Pelayos",

de ese grupo que también fue inmortalizado en una película

por su técnica de,

De juagar a la ruleta. De juagar a la ruleta.

aprovechándose, de los, pues eso, de los diseños peculiares,

de cada ruleta de casino.

Y no volvió hasta hasta el 2013,

con "Alegrías de Cádiz",

y ese regreso de García Pelayo, estuvo enmarcado

en un contexto de reivindicación crítica de su figura,

y de reconocimiento internacional.

El Liceo del Conde París, dedico una retrospectiva

y ahí en los escritos de catálogos se definía como el eslabón perdido

entre el cine de Luís Buñuel y el de Almodóvar.

No se si es una manera muy justa de definirlo,

pero si de remarcar y subrayar la singularidad de García Pelayo.

Bueno, con está película, "Vivir en Sevilla",

frente al mar, y con corridas de alegría,

compuso uno de los trípticos más, llamativos y mas radicales

del cine español de la Transición.

Que era, curioso por tres motivos

por un erotismo que no era nada rijoso,

por esa ansia de mezclar géneros y ponerlos en cuestión,

y también por esa carga utópica, ideológica y libertaría

que, incluso en esa España entusiasmada por la Transición,

Gracias Jordi. A vosotros.

Disidencia, libertad y locura marcan la pauta

en un trabajo que abrió caminos

que el cine español todavía tardaría varias décadas

en asumir y recorrer.

Os dejamos con "Vivir en Sevilla",

una guía de viaje indispensable para practicar el turismo interior

es decir, para viajar al interior mismo,

del alma sevillana en los albores de la democracia.

  • Vivir en Sevilla (presentación)

Historia de nuestro cine - Vivir en Sevilla (presentación)

16 ago 2017

Clips

Los últimos 939 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios