www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3410383
Historia de nuestro cine - Mi querida señorita (presentación) - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

"Mi querida señorita",

título elegido para esta noche de miércoles.

Supuso uno de los éxitos más sonados de nuestro cine

en la década de los 70.

Se trata de la tercera película de Jaime de Armiñán,

quien encontró en Borau y López Vázquez

la complicidad necesaria

para hacer ese retrato social de la España de provincias,

en los últimos años del franquismo,

a través de un personaje

que está a punto de descubrir su verdadera identidad sexual.

¡Pero, Adela!

¿Le ocurre algo, señorita?

Señorita, ¿qué le pasa?

Yo tengo los nervios deshechos.

Usted es para mi como si fuera mi madre.

-Yo nunca he tenido novio.

A mi, nunca me ha querido nadie.

-Porque los hombres son idiotas, Adela.

-Necesito consejo.

Hay un problema, padre.

Yo me afeito. -¿Qué?

-No sé si soy una mujer normal.

-Qué buena, ¡pero qué buena es usted, señorita!

-Sería mejor que consultases a un médico.

-Yo te quiero, Adela.

-Le agradeceré que me hable sin rodeos.

-No es usted una mujer.

No lo es.

"Mi querida señorita", menudo título de nuestro cine,

¿qué tal, Luis? Muy bien.

Y aquí estamos, ante la unión de dos talentazos,

como era Armiñán y Borau, importantísimos en nuestro cine.

Sí, importantísimos porque ahora son considerados grandes autores,

sin embargo, ellos empezaron su carrera

haciendo como un cine muy comercial, muy para el público.

Y de repente, ellos se unen, con la intención

de hacer una película que fuese muy bien, comercialmente,

que llegase al público.

Pero, querían hacer también una película que impactase.

Era arriesgada, desde luego.

Era arriesgada

porque era un tema muy fácilmente de ser prohibido por la censura.

Es la típica película que la censura hubiese prohibido,

porque está cuestionando cosas, aparentemente incuestionables, ¿no?

Entonces, ellos se juntan,

alcanzan esta idea y empiezan a trabajar,

y se dan cuenta de que para que la censura no se la corte,

tienen como que bajar el tono, bajar el tono,

y llegan a hacer hasta 5 versiones del guión.

Pero, sobre todo, para ellos,

la piedra angular era conseguir un gran actor,

un actor que atrajese a la gente

y que mostrase como que surgía una película aparentemente normal.

Y deciden que sea José Luís López Vázquez,

que acepta el papel, porque es un papel impresionante,

muy difícil, muy lleno de matices,

pero después se arrepiente

porque es un papel también muy difícil

y decide renunciar al personaje,

de tal forma que Armiñán y Borau deciden que o es con él o no es.

-Yo creo que tenía miedo de todo.

Tenía miedo de hacer el ridículo, evidentemente,

de disfrazarse de mujer... y hacer el ridículo,

y tenía miedo de que...

yo no fuera capaz de dominar a ese personaje

y que..., pues estuviéramos haciendo otra cosa,

que estuviéramos haciendo una patochada.

-Y lo hice a condición de que estuviéramos todos atentos,

¡vamos!, como si fuera un ojo de cíclope encima de mi...

-(Gracias a la unión de estas 3 personas,

Armiñán, Borau que hace de productor, de coguionista,

incluso un pequeño personaje,

José Luís López Vázquez sale la película).

Había dejado de ser tercer talento, pero ya que le has citado,

vamos a analizar el trabajo que hace aquí López Vázquez,

tan fino, tan especial...

Es verdad que ya le habíamos visto

fuera de su registro habitual, en esos años,

pero esta película es decisiva.

Sí, él seguía siendo conocido, sobre todo, como un actor de comedia.

Ya había hecho "Peppermint Frappé" y "El bosque del lobo",

pero aquí hace un papel que es mucho más difícil,

no tanto por el personaje, que es un personaje que...

es un hombre, pero que se cree que es una mujer y...

digamos, actúa como un hombre creyendo que así actúan las mujeres.

Es un personaje muy complejo.

Pero, sobretodo, lo difícil es la forma que él tiene de actuar,

que es la absoluta novedad.

En "El bosque del lobo", él todavía tenía algo de histriónico,

de meterse mucho en el personaje.

Aquí es un personaje muy contenido, muy natural, ¿no?

un personaje como que está bajando el listón continuamente.

Muy sencillo, en cierto modo,

y esa es la dificultad,

porque actuar vestido de mujer no es sencillo,

actuar con un corsé no es sencillo, mucho menos moverse.

Esas manos, esa forma... esa suavidad en la dicción...

hace un personaje muy creíble.

Entonces, de repente, se demuestra

que José Luís López Vázquez es capaz de ser un gran actor,

incluso en un registro que no es el suyo.

Es una película que habla

de cómo ese personaje encuentra, finalmente, su identidad sexual,

pero yo creo que finalmente,

de lo que habla es de la represión de un momento,

de una época, de un tiempo.

De un tiempo muy oscuro donde no hay información

y todo era confuso, entonces, en realidad está entrando ahí,

en ese terreno, digamos...

en esa represión emocional, sexual y educacional.

No podemos dejar atrás

a un personaje clave en esta historia

que es el que interpreta Julieta Serrano,

que también hace un trabajo maravilloso

y es la clave de lo que va a suceder.

Sí, a mi me admira mucho el trabajo de Julieta Serrano en esta película

porque está haciendo un personaje, aparentemente muy ingenuo,

pero al final te demuestra que no es ingenuo.

Supuso un auténtico exitazo, en su momento,

yo creo que por esa curiosidad que despertó en el espectador.

Tuvo muchísimo éxito comercial,

que era lo que ellos pretendían al principio.

Hicieron una película muy rara

que al final consiguió tener éxito comercial.

La fueron a ver más de dos millones de personas.

Además, fue nominada al Oscar a la mejor película extranjera,

un año en que lo ganó Luis Buñuel.

De hecho, Armiñán dice...

¿Todo queda en casa?

Armiñán dice que fue muy tranquilo a Hollywood

porque él iba a hacer turismo,

porque sabía que el Oscar iba a ser para Buñuel,

pero bueno, es un reconocimiento muy grande,

sobre todo porque la escena de López Vázquez afeitándose

se ha convertido en una imagen icónica del cine español.

Y no solo del cine español,

sino de un tiempo nuevo que estaba empezando a nacer.

Gracias Luis, disfrutad de la película

y preparaos para un final fascinante.

Tanto que el mismísimo George Cukor,

director de la mítica "Historias de Filadelfia",

llegó a decir que la última frase de aquel guión

era la más afortunada de la historia del cine,

tras la inigualable "nadie es perfecto"

de "Con faldas y a lo loco" de Billy Wilder.

Casi nada... Así os dejamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mi querida señorita (presentación)

Historia de nuestro cine - Mi querida señorita (presentación)

16 dic 2015

Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.064 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios