www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4248402
Historia de nuestro cine - La portentosa vida del Padre Vicente (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Milagros delirantes

Tentaciones carnales y sermones

con alto sentido del espectáculo,

definen la heterodoxa propuesta de...

La portentosa vida del padre Vicente

Opera prima del valenciano Carles Mira.

Acercándose al territorio de las vidas de Santos,

con una irreverencia puramente mediterránea,

una de las obras más provocadoras del cine español de la transición.

¿Fue Carles Mira tan irrespetuoso con la figura de San Vicente Ferrer

como en su momento sostuvieron

los muchos de detractores de la película?

Enseguida se lo preguntamos a nuestro compañero Jordi Costa.

(Ladridos)

Son muchas las mujeres que no son otra cosa que diablos disfrazados.

¿Qué queréis de mi?

A ti te quiero Vicente.

El padre Vicente y su compañía han llegado al pueblo.

Él y tres más vienen a comer aquí, en casa.

¡Mirad! cómo os traigo a mi mujer enloquecida

y fuertemente atormentada por el demonio.

¿Quién sois?

-Ya o no mi.

Ahora ya no hay duda,

nos acercamos a las puertas mismas del fin del mundo.

¿Qué tal Jordi? Buenas noches.

En su momento, muchos detractores de la película

dijeron que Carles Mira en ella, había sido irrespetuoso

con la figura de San Vicente Ferrer.

¿Estás de acuerdo?

Pues no, yo creo que no es tan irrespetuoso,

lo que pasa es que sí tenía una lectura muy concreta

sobre el personaje y la figura histórica de San Vicente Ferrer.

Carles Mira siempre fue un cineasta

muy apegado a lo popular, a la cultura popular y al folklore.

En este caso partió de "Los Miracles" de Los Milagros,

unas representaciones teatrales, hechas por niños

sobre los milagros de San Vicente Ferrer,

que siguen teniendo lugar en las conmemoraciones del santo valenciano.

tenía una dimensión política bastante importante.

Fue una figura muy importante en el compromiso de Calpe,

y en la reconstrucción de la cristiandad

durante el Cisma de Occidente

y Carles Mira lo asociaba a una tendencia bastante segregacionista.

Se le atribuye la creación de las juderías y de las morerías

y cuando hablaba de los seguidores de San Vicente Ferrer

Carles Mira hablaba de un ejército de ocupación.

Lo que hace Mira en esta película

es arrebatarle a los poderosos el santoy devolvérselo al pueblo.

La iglesia debe exigir respeto para lo que tiene de respetable

y debe darse cuenta que aquello que no es respetable en toda su historia

puede ser atacado, puede ser puesto en duda,

y como ha hecho la película, puesto en polémica, al menos.

¿No crees Jordi, que alguno de esos milagros a los que hacías alusión

son un poco excesivos?

Son muy delirantes.

No es muy normal que un Santo resucite a un niño estofado.

Se lo ponen estofado, para darle al Santo lo mejor que tenían en casa.

Carles Mirá, decía que los santos castellanos eran muy aburridos

pero los santos mediterráneos eran dados a este tipo de excesos.

La película lo cuenta de una manera bastante fragmentaria,

adopta casi la estructura de un cantar de ciegos,

se van enumerando esos milagros...

La película tiene un sesgo político en dos escenas concretas:

Una en la que San Vicente Ferrer

planea el sentido del espectáculo de sus sermones...

-¿Cómo se encuentran los moros?

Uno de ellos muy mal.

¿Puede andar?

Podríamos intentarlo.

Que salga, pero que no se azote.

En todo caso que enseñe las heridas

y si han de ayudarlo, que sea un chiquillo quien lo haga.

Y luego otra escena en la que vemos a unos poderosos

hablar de lo que les costará contratar al Santo

y de la importancia del Santo en ese impulso segregacionista.

-Recurrir al padre Vicente es mucho más limpio, más popular.

¿Y por cuánto nos puede salir?

Últimamente entre alojamiento, ropa, víveres y limosnas

sobre unos 400 escudos.

Para mi una de las cosas más interesantes de la película

es ver a Albert Boadella, que no se ha prodigado tanto en el cine,

y tengo entendido que la película coincidió

con todo el problema que tuvieron con La Torna, Els joglars,

obra que fue censurada.

Consejo de guerra incluido.

La película no podía aparecer en un momento más oportuno

pero también más conflictivo.

La Torna era una obra, que en clave de pantomima

Els Joglars hablaba de la ejecución de un delincuente alemán

que fue ajusticiado,

al mismo tiempo que Salvador Puig Antich

para restarle relevancia política a la ejecución de Puig Antich

y fue una obra merecedora de consejo de guerra

y llevó a presidio a buena parte de la compañía,

entre ellos a Boadella, que se fugó

y cuando llegó el momento de estrenar la película y de promocionarla,

y cuando llegó el momento de estrenar la película y de promocionarla,

Boadella era un prófugo de la justicia.

Si a mi me hubieran dicho cuando estaba haciendo La Torna

que tenía que acabar con mis huesos en la cárcel

por un tribunal militar que me pedía seis años,

yo no lo habría hecho.

Yo no asumía ninguna culpa en la cárcel,

y desde el primer día que yo entraba en la cárcel,

iba mirando las distintas cancelas, para ver las posibilidades de salir.

Boadella en la película está bastante comedido,

durante todo el grueso de la acción, salvo en el sermón final

donde da rienda suelta a su lado más histriónico.

¡Señoooorrrrr!

Justicia de aquella traidora de madre mía,

que me mató y no recibí el bautismo.

Carles Mira en alguna ocasión

ha hablado de una crítica que hicieron en el New York Times,

y que hablaban cuando se estrenó la película,

que en España, había vuelto la Inquisición.

El crítico del New York Times decía

que la película había despertado al inconsciente inquisidor de España.

Y todo fue así.

Es increíble seguir todo el proceso.

Todo empezó con un reportaje sobre el rodaje

publicado en Fotogramas

que motivó que un matrimonio

mandara una carta al diario Las Provincias

en la que pedían directamente

la intervención del Cardenal Tarancón

de una película que todavía no se había hecho.

Que el Cardenal Tarancón interviniera para que esto no se estrene.

El sector más radical de la derecha valenciana,

se le denominaba coloquialmente el bunquer barraqueta,

que fue haciendo una campaña bastante encendida sobre este tema,

pero no consiguió que la película fuera prohibida por el ministerio.

Y cuando llegó el momento del estreno en el cine Goya de Alcoy

hubo la explosión de un artefacto explosivo,

hubo daños materiales, no daños físicos,

pero tuvo una consecuencia terrible,

que los exhibidores valencianos se asustaron.

La película no llegó a estrenarse oficialmente en Valencia

hasta noviembre de 1981,

cuando ya se había hecho en el resto de España.

Hay gente que tiene todavía vocación de Inquisición

y que persigue de oficio.

La portentosa vida del padre Vicente

se persiguió de oficio, por una serie de personas.

Hace poco que se ha estrenado en Valencia,

con eso yo pienso que se ha cerrado el capítulo

y que los que la hayan visto

y conozcan la campaña que se promovió contra la película

hayan podido conocer mejor a los que promovieron la campaña.

¿El viernes te espero en el coloquio?

Para hablar de los cinco títulos de la semana, Jordi.

Escatológica, sensual, fantástica y controladamente esperpéntica,

La portentosa vida del padre Vicente

le da la vuelta al imaginario religioso

para desvelar los claroscuros de una figura de poder

y entregar al pueblo el espíritu de la fiesta.

Descubramos pues, la primera película de un autor,

que en realidad siempre fue

un firme creyente en el poder liberador del cine popular.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La portentosa vida del Padre Vicente (presentación)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - La portentosa vida del Padre Vicente (presentación)

04 oct 2017

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.162 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios