www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4822598
Historia de nuestro cine - Platillos volantes (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

¿Qué tal? Bienvenidos un viernes más a Historia de nuestro cine.

A partir de un hecho real ocurrido en Tarrasa

a principios de los años 70, Osca Aibar

dirigió una película

donde los platillos volantes en realidad son

el pretexto para hablarnos

de unas vidas grises

en una ciudad del extrarradio de Barcelona

donde sus ciudadanos buscan algo a lo que aferrarse aunque,

ese algo, esté en el espacio exterior.

Joder, la leche que le han dado ¿has visto esto?

-Tienen la misma forma,

fíjate en eso la misma forma que en la carta.

-¿Qué carta?

-VKTS

Él lo sabía.

-Yo estoy en contacto con ellos.

Ya está aquí. Ya vienen, ya vienen.

Solo quedan dos meses, Juan.

-¿Para qué? -Para el final.

-Hay unas luces. -¿Lo ves?, te lo dije.

-¿Qué hacemos?, vamos. -Venga vamos.

Son ellos.

¿Qué tal Luis? Bienvenido. Muchas gracias.

Vamos a hablar de Platillos Volantes,

y yo creo, que lo primero que tenemos que hacer es,

decirles a los espectadores quien es su director Oscar Aibar,

que ya ha estado en el programa

y que después de la película estará también con nosotros

para contarnos su experiencia. ¿Quién es?

Pues para mi es uno de los directores más interesantes

y también más desconocido, de esa hornada de directores jóvenes

que empezaron a hacer cine en los años 90

Es muy interesante, porque además es uno

de los que emplean en sus películas elementos de la cultura popular,

como pueden ser los TBOS.

El empezó estudiando Bellas Artes, en Barcelona

y empezó escribiendo guiones para comics,

para revista como Makoki o El víbora.

Y en una de estas revistas, en Makoki, de hecho,

escribe una serie que se llama Atolladero,

que dibuja Miguel Ángel Martín y que él decide

adaptar al cine,

y de ahí, hace su primer largometraje,

que es esa película que se llama, Atolladero.

Pasa bastante desapercibida,

y hace que Oscar Aibar,

esté mucho tiempo sin rodar un nuevo largometraje,

hasta que decide,

le propone a Pedro Costa hacer esta segunda película,

que es, Platillos Volantes,

con la que ya empieza a encauzar su carrera,

y después de Platillos Volantes hace películas tan significativas

como El gran Vázquez o El Bosque.

¿La realidad supera a la afición? Lo decimos muchísimas veces

y estamos hablando de una trágica historia real.

Está basada en el caso que se conoció como los suicidas de Tarrasa,

ocurrió en el año 1971 donde una pareja de amigos.

De amigos, pero con mucha diferencia de edad,

que se llevaban más de 25 años,

deciden suicidarse dejando una nota diciendo

que es que, una voz del más allá,

los extraterrestres han decidido, han decidido llamarlos, a su lado.

-Los extraterrestres nos llaman.

Pertenecemos al infinito.

-Realmente en esa España, en esos años,

había mucha afición a lo paranormal, a los ovnis.

Mucha gente que creía haber visto ovnis

y es de lo que trata sobre todo la película.

De ese caldo de cultivo que hace que dos personas crean más

en los extraterrestres que en la vida real.

Efectivamente, la película habla de los ovnis,

pero no estamos hablando de ciencia ficción;

hay mucha ternura, hay mucho humor.

Sí, de hecho es una de las cosas

que para mí es más importante que la película,

que la película te está contando en clave realista ,

la historia de unos hombres que no piensan en clave realista.

Es decir, lo más importante para Oscar Aibar

era contar el contexto

donde pueden surgir este tipo de personas,

obsesionadas no con la vida extraterrestre.

-Pretendo que el público sienta envidia por ello.

Es decir, es mejor creer en eso que no creer en nada.

Entonces, su vida pasa de ser una vida,

durante la película da vida al gris, insignificante, vacía

en una ciudad industrial, en principio de los 70

a ser una vida maravillosa.

Tenemos a Ángel de Andrés y a Jordi Vilches

que son los protagonistas de la película,

y a mi me parece un acierto total. Como están de fantásticos.

Bueno, a mí es que, Jordi Vilches me gusta especialmente.

Es que es el gran acierto de la película

porque los protagonistas no solo tenían que ser amigos

sino tenían que ser muy diferentes

y ya físicamente son muy diferentes ¿no?

Tenemos a un hombre muy gordo, a otro muy delgado;

a uno alto a otro muy bajito.

A uno con carisma a otro más apocado.

Y están perfectos, ambos, tanto Ángel de Andrés

como Jordi Vilches,

porque en ambas interpretaciones

ellos consiguen depositar como un poso de tristeza,

y junto a ellos, resaltemos también a los secundarios.

A mi me gustaría resaltar sobre todo a dos.

A esos amigos y compañeros que son José Luis Alseias

y Macarena Gómez mucho antes de ser la actriz famosa que es ahora.

Hubo como en los toros, división de opiniones.

Sí hubo críticos que dijeron que era una mala película.

Hubo críticos que dijeron que era una muy buena película

pero con un final muy equivocado

y hubo críticos que pensaban que era una obra muy compleja,

como nuestro amigo, Fernando Méndez Leite.

Y yo estoy de acuerdo con eso.

Para mí es una de las mejores películas de esos años

sobre todo porque tiene algo de ajuste de cuenta,

que no llega a ser vengativo porque sobre todo

tiene una mirada tierna.

Vamos a ver que le parece a los espectadores.

Gracias, Luis. A ti.

Platillos Volante es una película con toques de ciencia ficción,

pero también de costumbrismo, de humor, de drama,

y de película de época,

pero ante todo es una historia enternecedora,

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Platillos volantes (presentación)

Historia de nuestro cine - Platillos volantes (presentación)

02 nov 2018

Clips

Los últimos 1.072 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios