www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3864379
Historia de nuestro cine - Los nuevos españoles (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Buenas noches.

"Los nuevos españoles" son hombres vitales,

fascinantes, triunfadores, seguros de sí mismos

y capaces de llevar la vida más allá de la muerte, casi nada.

Pues ni más ni menos, ese es el reto que les espera

a los cinco protagonistas de la película de Roberto Bodegas,

pasar de ser unos oficinistas vagos y catetos

a convertirse en agresivos y entusiastas

vendedores de seguros.

La Bruster está instalada en cuarenta y cuatro países.

Y ahora en España.

No cambia nada, seguimos en el ramo del seguro.

Hablar de hombres Bruster es hablar de hombres de hoy,

vitales, seguros, agresivos, fascinantes, triunfadores.

Ortiz, José Ortiz, de la Bruster & Bruster.

Aquí, mi señora.

A sus pies, señora. -Mucho gusto.

Vosotras tenéis que hacer felices a vuestros maridos

porque si ellos son felices, rendirán más en el trabajo.

"Hoy se abre el concurso de ventas en homenaje a William Bruster II.

Buena suerte y que gane el mejor".

¿Qué tal, Javier? Buenas noches. Buenas noches.

Ya sabes que esta semana la dedicamos a los productores

y, al citar a José Luis Dibildos,

tenemos que mencionar la Tercera Vía,

aunque ya hemos hablado de ella en el programa.

Sí, estamos a principios de los años setenta

y Dibildos, que había empezado su carrera en el cine como guionista

y que había fundado productora propia, Ágata Films, en 1957,

llega a la conclusión de que el cine español

necesita una serie de películas en las que haya un equilibrio

entre lo crítico y lo popular, entre lo comercial y lo intelectual.

Un poco, para entendernos, a medio camino

entre las producciones herederas del nuevo cine español

y las producciones de Elías Querejeta

y las películas del landismo, en el otro lado.

A mí los que me interesaban eran los seres humanos de entonces.

Dije: ¿qué pasa, cuáles son los problemas

y los deseos nuestros, de los españoles, de nosotros,

de los que vemos por la calle y nos encontramos?

¿Qué carencias tenemos, qué ambicionamos, qué sufrimos?

Esta es la cuarta película de lo que se llamó Tercera Vía.

Las dos primeras, de Roberto Bodegas,

"Españolas en París" y "Vida conyugal sana".

Y una tercera, que era "Tocata y fuga de Lolita",

de Antonio Drove.

Esa película también es de Roberto Bodegas,

que siempre tocaba temas de actualidad,

que interesaban a la gente.

"Españolas en París" se acerca a las figuras

de las chicas y mujeres que se iban a vivir a Francia

para trabajar como internas para todo

en las casas de la burguesía francesa.

La segunda película, "Vida conyugal sana",

habla de la nueva sociedad de consumo

y de los excesos de la publicidad.

Y aquí, en "Los nuevos españoles", habla de la llegada

de las grandes multinacionales americanas a la vida española.

Bodegas abogaba, sobre todo, por un cine de clase media,

sobre la clase media y para la clase media,

y ahí entra muy bien "Los nuevos españoles".

¿Quiénes con los nuevos españoles?

Es fácil reconocerlos.

Son miembros de una comunidad en desarrollo,

hay una palabra que los define: evolución.

"Los nuevos españoles" no es, ni más ni menos,

que un eslogan que tenía Iberia,

que decía: "los nuevos españoles viajan en avión".

Fueron los años setenta.

Entonces pasábamos del vagón de tercera, de madera,

que fuimos los emigrantes que nos fuimos de España,

a los nuevos españoles, que viajaban en Iberia.

La confianza ha sido vendida

a la Bruster & Bruster Assurances Company.

¿Y eso qué es?

La Bruster & Bruster es una compañía de seguros importantísima

creada en Denver, Colorado.

Y aquí nos presenta dos mundos casi opuestos, el español y el americano.

Lo que lleva a los momentos más cómicos de la película,

como esa secuencia maravillosa en la que los americanos

no alcanzan a entender para qué sirve y a qué se dedica

un ordenanza, por ejemplo.

¿Cuál es, exactamente, su trabajo?

Pues verá, por la mañana, nada más entrar, recoger la prensa

y, luego, que si falta un sello, que si una póliza,

hasta las once, que es el bocadillo.

El guion, que es de Dibildos, del productor,

de Bodegas y de José Luis Garci,

que, antes de debutar en la dirección,

estuvo trabajando de guionista para José Luis Dibildos,

incide mucho en ese contraste entre el modo de vida estadounidense

y el modo de vida español.

Unos, con el triunfo y el sueño americano como gran meta,

cuando la gran meta de los españoles, probablemente,

sea trabajar lo menos posible y con un sueldo lo más alto posible,

con lo cual ese contraste lleva a momentos muy graciosos.

A ver si es usted capaz de decir esto tan rápido como yo:

sobre el triple trapecio de Trípoli

trabajaban, trigonométricamente trastocados,

tres tristes triunviros trogloditas, tropezando atribulados

contra trípodes, triclinios y otros trastos

triturados por el tremendo tetrarca trapense.

Una de las cosas que más puede interesar

a los espectadores de esta película

es que los que en los años setenta parecía increíble,

hemos visto que, con el tiempo, realmente en muchas empresas

se ven ese tipo de prácticas.

Este tipo de prácticas que aquí parecían exageradas.

Nos referimos, por ejemplo, a esa visión

del magnate de la empresa casi un dios al que hay que adorar,

a esas reuniones de fin de semana para confraternizar,

a los campeonatos de venta entre los trabajadores,

a esa búsqueda de la homogeneización de la imagen,

en la que todos tienen que ser muy semejantes,

no solo en la forma de vestir, sino, incluso, en la mirada,

que juegan mucho con lo de la mirada de la empresa.

¡Atentos!

¡Mirada Bruster!

Es importante que el espectador no vea en todo momento el realismo.

Esta película también tiene mucho de alegórico.

Es una alegoría.

Yo creo que, desde el principio, incluso la música,

que es de Carmelo Bernaola, marca muy bien ese tono

de representación alegórica de una realidad.

Y que el espectador no la vea como realista y verosímil

porque no lo es en su totalidad.

En realidad, estamos ante una farsa

donde se mantiene una cuota de credibilidad,

pero los comportamientos se llevan hacia la caricatura

y hacia lo grotesco.

Incluso el plano final, que no desvelaremos,

también lleva a la alegoría.

Ese plano final es la alegoría pura.

Roberto Bodegas siempre acaba sus películas muy bien.

Me fascina el último cuarto de hora de "Españolas en París",

me gusta el final de "Vida conyugal sana"

y me encanta este último plano, que no desvelaremos,

de "Los nuevos españoles", que resume muy bien esa imposibilidad

del español medio para adaptarse a las condiciones de los americanos

y hacia dónde le lleva.

Y habla también bastante de la deshumanización del trabajo

ese último plano.

Muchas gracias, Javier. De nada.

Más de cuarenta años después, podemos ver "Los nuevos españoles"

como un interesante documento sociológico de un tiempo

y podemos comprobar también que muchas de las prácticas

y comportamientos que entonces resultaban increíbles

los hemos terminado copiando de otras culturas

como, por ejemplo, la americana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los nuevos españoles (Presentación)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Los nuevos españoles (Presentación)

11 ene 2017

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.162 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios