www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3346215
Historia de nuestro cine - Muerte de un ciclista (presentación) - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

En una semana en la que nos interesa fijarnos

en cómo algunos de nuestros cineastas

han reflejado en su películas el tiempo que les ha tocado vivir,

hemos elegido "Muerte de un ciclista"

una parábola sobre la realidad española del momento,

una cinta estrenada en 1955

y que le ocasionaría no pocos problemas a su director,

Juan Antonio Bardem, enseguida Javier Ocaña

nos cuenta cómo Bardem logró sortear una vez más, a la censura.

-Tengo miedo.

-¿Por qué?

Nadie nos ha visto.

-¿Estás seguro?

-Chantaje. Te he visto.

Hora, cinco y media, lugar, carretera de Francia,

vehículo, FIAT. ¿Algún amante?

-Podíamos irnos enseguida.

Escaparnos.

-¿De qué? -De todo.

-¿Qué vamos a hacer?

-Nadie sabe nada. -Él sí, ese hombre sabe.

Estoy muy asustada.

Ha hablado de asesinato.

Gritos

Yo te quiero, Miguel, yo te quiero. -No, tú no me quieres.

Bienvenido una semana más, Javier. Qué tal.

"Muerte de un ciclista" es un prodigio de precisión

ya desde el comienzo de la película.

Yo creo que la primera secuencia

forma parte de la historia del cine español

por razones muy fundamentas.

Es un prodigio de puesta en escena

y es un prodigio de sutileza en el texto.

Ese plano en contrapicado desde el punto de vista del ciclista moribundo

con el paisaje desolado al fondo, sin que se vea nunca al ciclista,

que eso es importante.

Y ese texto que es ausencia de texto

porque el personaje de Lucía Bosé, por ejemplo, sólo dice...

-¡Juan!

-Y un par de segundo después... -¡Juan!

-Si hubieran entrado en la verborrea de intentar explicar

porqué se tenían que ir de allí, hubieran estropeado la secuencia.

Estamos hablando del año 1955 y ya Bardem podíamos decir

que era uno de los directores importantes y respetados

dentro del cine europeo, no sólo español.

Sobre todo a partir de "Muerte de un ciclista",

en muy pocos años, hace seguidas cuatro películas,

y con "Muerte de un ciclista", que es la cuarta,

va al Festival de Cannes, no participa el la sección oficial

porque ya se había comprometido a ser jurado de el concurso

y no puede participar pero, sin embargo,

el único premio que sí que le podían otorgar

que es el premio de la crítica a la mejor película del Festival

se lo dan en un Festival que por poner ejemplos,

estaba "Los amantes crucificados", estaba "Al este del edén"

y ese premio lo gana "Muerte de un ciclista".

Mediados de los años 50 primaban películas más religiosas,

folklóricas y sin embargo, aquí Bardem, una vez más

se compromete, hace un cine más comprometido.

Esto es muy distinto, una película en la que por ejemplo,

hay una crítica muy muy brutal de la burguesía ociosa

que había hecho mucho dinero con los tejemanejes con el estraperlo

esa burguesía ociosa que era capaz de cualquier cosa

por mantener su estatus, como le pasa al personaje de Lucía Bosé.

Una película en al que se habla del enchufismo

a la hora de conseguir ciertos trabajos

simplemente porque tus familiares sean del régimen.

-Yo quería contar las relaciones entre los seres humanos

de esa sociedad española, del año 55.

-Lo más terrible, visto hoy y supongo que visto entonces,

también de ciertos sectores, es que la censura estaba

absolutamente empecinada en que los dos personajes se arrepintiesen,

pero no que se arrepintiesen

por haber dejado al pobre ciclista allí muerto,

sino que se arrepintiesen por el adulterio.

Terminada la película, rodada y montada

Bardem introduce la gran frase del arrepentimiento y la introduce

en boca de Alberto Closas de espaldas simplemente porque esa frase

ni estaba en el guión ni se había rodado.

-Cada vez que la veo ahora me escalofrío.

Digo, no sé si las nuevas generaciones entenderán

ese horrible diálogo que no corresponde en absoluto con la imagen

ellos están muy fríos, él diciendo, Closas,

cuando le decía, al final era un diálogo

que no decía nada más que te quiero, te quiero o una cosa así,

y entonces dice preveo para nosotros un final horrible, dice,

eso fue lamentable.

Fantásticos los tres actores pero qué distintos, ¿no?

Muy distintos y muy distintos las procedencias de cada uno también.

Lucía Bosé, italiana, Alberto Closas, que era hijo de un exiliado político

alto cargo de la Generalitat,

que se había tenido que ir tras la guerra a Argentina

y ya era una estrella en Argentina y era su primera película en España.

Y luego Carlos Casaravilla que está tremendo, odioso

en ese papel de crítico de arte y que según cuenta Bardem en sus memorias,

estaba inspirado en el crítico de cine,

mítico crítico de cine Alfonso Sánchez.

-De nuevo con los Oscars,

ya hemos cumplido muchos Oscars en esta vida,

aunque en el fondo parece que nos faltan Oscars,

no pasan Oscars por nosotros.

Muchas gracias, Javier. Nada, un placer.

El triunfo de la película en su paso por Cannes

y ese apoyo de la crítica internacional

supondrían un trampolín para Bardem y el nuevo cine español,

y lo más importante, abrirían un camino de esperanza

a quienes como él trataba de hacer un cine más comprometido

y alejado de la temática folklórica y religiosa

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Muerte de un ciclista (presentación)

Historia de nuestro cine - Muerte de un ciclista (presentación)

03 nov 2015

Los últimos 673 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios