www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3946504
Historia de nuestro cine - Miedo a salir de noche (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches.

Qué mejor sinopsis para la película que veremos,

que su propio título: "Miedo a salir de noche".

Trata del temor del hombre medio español

de finales de los 70 a salir de su casa por la noche

debido a la inseguridad que se vivía en las calles de muchas ciudades.

Una película con la que Eloy de la Iglesia

quiso ir más allá para hablarnos del miedo a vivir en libertad.

Atraco a tres gasolineras.

Según todos los datos se trata de los mismos autores:

cuatro jóvenes con barba, ¡y armados!

Qué espanto, qué espanto.

Qué espanto, qué espanto.

Encima, dos chicas violadas anoche en Logroño.

¿En Logroño? Vaya, hombre, con el buen vino que hay allí.

Pues ahora también hay violadores.

¡Cuantas ambulancias! Seguro que ha habido otra desgracia.

¿Usted también tiene miedo, Paco? -Pues empiezo a tenerlo.

A principio me reía de mi madre

y de toda la gente que no se atreve a salir de noche,

pero empiezo a verle las orejas al lobo.

Les parecerá ridículo, ya lo sé, pero...,

pero me resultaban ustedes sospechosos.

Usted a nosotros también, ya ve.

Que la Virgen les proteja,

que por muy de marrón que se vistan,

falta les va a hacer. -Mamá, por favor, vámonos.

¿Qué tal, Luis? Buenas noches.

Buenas noches.

Al hablar de Eloy de la Iglesia

rápido nos viene la imagen del cine quinqui,

pero la película que vamos a ver es anterior al cine quinqui.

Efectivamente,

la película se podía considerar una anomalía

dentro de la anomalía que es el cine de Eloy de la Iglesia.

Y está un poco entre medias de sus dos grandes bloques,

por decirlo así, de su cinematografía.

Está por un lado lo que le precede, el cine más radical,

donde tocó todos los tabúes que se podían tocar

de la sociedad española.

Hablo de "La mujer del ministro", "La criatura", etc,

que va desde la homosexualidad, la zoofilia; todo le interesaba.

Pero todo con una vocación y voluntad rupturista,

pero también con una necesidad de ofrecer a la sociedad

todo aquello a lo que no quería o se podía enfrentar.

Mis películas son un reflejo cómo yo soy,

cómo yo pienso.

Y de qué postura más o menos tengo ante la vida.

Ante la vida en todos los niveles:

ideológicos, de comportamiento, personal...

Eso escandaliza a la gente porque son actitudes atípicas.

Es cierto que antes de que él hiciera sus películas,

antes de "Navajeros",

"Perros callejeros" había sido rodada en el 77 por Antonio de la Loma,

que de alguna forma es el inaugurador del cine quinqui.

Y qué lugar ocupa entre unas películas y otras.

De esta película lo primero que hay que decir

es que es una comedia, a su modo, porque es muchas más cosas.

Pero también es una comedia que se mueve muy bien

entre lo trágico y lo grotesco.

Una familia que empieza a poner puertas blindadas,

que empieza a contratar vigilantes,

que empieza a tener espray antiviolación,

y que de alguna forma se va convirtiendo

en prisionero y esclavo de su propio miedo.

Y lo que vemos, como bien has dicho al principio,

es todo lo que estaba masticando, lo que se estaba gestando

al principio de la democracia,

está ahí explayado de una forma muy inteligente.

Con las manos arriba le veo

cuando lleguen los de la pistola y la metralleta,

porque aquí vendrán.

¡Caray, señor, vaya lunes! El Madrid palmando en casa

y usted dándonos ánimos.

Es una película que a la vez que es comedia,

porque se está riendo de todo,

pero también tiene un punto trágico,

y también tiene un oído muy fino.

Hay una secuencia donde se les ve, ahora mismo se ve la secuencia ahí,

se ve pasear por Madrid, en el Templo de Debod,

a José Sacristán y a Tina Sáez, el protagonista y su secretaria,

donde hace una serie de comentarios que uno los escucha

y podían valer perfectamente para hoy.

Yo no me fío de la política y de los políticos menos,

esos todos van a lo suyo.

Especialmente curiosas son esas ensoñaciones que atenazan

al personaje protagonista interpretado por José Sacristán.

Sí, es un recurso narrativo del director,

si se quiere hasta cierto punto tosco,

pero que le funciona muy bien.

Es decir, dentro del ambiente extraño

que el personaje no se sabe bien qué es

cuál es el miedo real.

El miedo es, por supuesto, real,

pero si viéramos el objeto de su miedo,

si existe o no existe,

en esa paranoia colectiva que se está viviendo:

el miedo a que nos roben, a que nos atraquen,

a que la sociedad se venga abajo,

de repente el protagonista, José Sacristán,

rompe la narración lineal

para imaginarse las cosas de otra manera.

No es la primera vez que José Sacristán

trabajaba con Eloy de la Iglesia ni sería la última tampoco.

(Asiente) José Sacristán realmente tiene la virtualidad

de convertirse un poco en cualquiera de nosotros.

Y en el cine de Eloy de la Iglesia toma unos riesgos

que pocos actores estarían dispuestos a tomar,

y él los toma con todas las consecuencias.

Además lo hace en un punto realmente peligroso,

o que un actor podría considerar peligroso.

Consigue por un lado plena identificación con el público,

todos nos sentimos reflejados en él,

y uno de los grandes motivos que es tan fácil acompañar

esta pequeña odisea del protagonista,

es porque es José Sacristán haciendo de José Sacristán,

que es tanto como hacer de cualquiera de nosotros.

Alarma de coche

Yo siempre dejo la alarma puesta,

así que si usted la oye, puede obrar en consecuencia.

Duerma tranquilo, don Francisco,

que si suena la sirena, sea el que sea, no se me escapa.

Muchas gracias, Agapito, muchas gracias, puede marcharse.

Por otro lado,

llevando a su personaje a unos extremos complicados,

que es precisamente el sello de Eloy de la Iglesia,

que hace que el espectador esté forzado a ir un poco más allá.

José Sacristán rara vez no está perfecto,

incluso cuando hace ahora las películas con Carlos Vermut,

"Magical girl", o Kike Maillo,

se ha mantenido en sus trece

de ser el actor que mejor nos representa,

y entonces ya estaba en ese papel de forma clara.

Interesante ver la película 32 años después

porque algunos miedos han cambiado, pero siguen en nuestra sociedad.

Eloy de la Iglesia ha sido siempre el gran cronista

que no se ha querido contar de la transición.

Cuando estábamos todos muy obcecados en contar

lo bien que nos iba con el AVE, los JJ. OO., etc,

pues la cámara de Eloy de la Iglesia volvía hacia otro lado,

que eran los olvidados, por decirlo de alguna manera,

en ese camino hacia Europa al que se disponía España.

Por eso creo que ha sufrido con el tiempo,

por eso de alguna forma se reivindica de muchas maneras

porque la situación también es muy difícil,

pero también ha sido postergado.

Es decir, nadie quiere mirar hacia donde miraba su cámara.

La gran virtud es que pasado el tiempo

nos vuelve a hablar de muchos miedos que tenemos ahora.

Y con toda esa carga trágica o ridícula que tiene.

Precisamente, la enseñanza de esta película

no puede ser más actual,

porque lo que dice es

cómo afrontar esos miedos de forma correcta

sin dejarse avasallar por ellos.

Y ande con cuidado porque esta noche las cosas pueden andar muy mal.

No hay que acojonarse, Paco, eso es lo que quieren.

Interesante el personaje de Antonio Ferrandis.

Gracias, Luis. A vosotros.

Muchos críticos tacharon una vez más de oportunista a Eloy de la Iglesia

por mostrar en la película una realidad palpable

en la sociedad española del momento:

la de los atentados, atracos, violaciones e inseguridad.

Críticas que en ningún caso afectaban al director vasco,

empeñado en llevar al cine aquellos temas de actualidad

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Miedo a salir de noche (Presentación)

Historia de nuestro cine - Miedo a salir de noche (Presentación)

16 mar 2017

Programas completos (5)
Clips

Los últimos 1.056 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios