www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3937138
Historia de nuestro cine - Fedra (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Buenas noches.

"Esta tragedia es tan vieja como el mar latino",

dice la introducción de "Fedra",

quinto largometraje del gallego Manuel Mur Oti

que se convirtió en la película española más taquillera de 1956.

Un paisaje de alma ancestral acoge esta turbulenta revisión de un mito

que ha recorrido la historia

abordando el eterno conflicto entre el deseo y la ley.

-Esta tragedia es tan vieja como el mar latino.

Pero el amor, el deseo, el pecado y la muerte

siguen teniendo el prestigio dramático y bello

de los siglos de Ulises.

-Estrella, ¿dónde vas, guapa?

-Si me das un beso le pongo tu nombre a mi barca.

-¿Qué tendrá esa mujer que no tengamos las demás?

-Ya lo ves:

poca ropa y mucho orgullo.

-¡Mira!

-¡Así te ahogaras

y te vieran con sus ojos todas las mujeres honradas de la playa!

-Te quiero.

-Así te agarren por las piernas

todos los ahogados que murieron en pecado mortal!

-Ha llegado un hombre nuevo a la playa:

se llama Fernando.

-¡Olvidas que soy la mujer de tu padre!

-¡Eso es lo que no quiero olvidar!

-¡Fernando!

-¡Calla!

-¡No!

No callo, no.

Te quiero a ti.

Qué tal, Jordi, cómo estás.

Muy bien.

Vaya por delante que me ha fascinado la película;

creo que ha sido un descubrimiento total.

¿Para ti también?

Para mí también.

Bueno, vamos a ver cuál es la visión que del mito de Fedra

hace el director de "Cielo negro".

En Fedra, Mur Oti lo que intenta es reivindicar

es la eterna vigencia del relato trágico y del mito.

Lo ambienta en un contexto en el que conviven lo inmemorial,

un poco encarnado por esa caracola

con la que el padre ciego de la protagonista

guía a las embarcaciones,

con elementos contemporáneos,

y lo sitúa en un pueblo imaginario de la costa levantina que se llama Alcor

La verdad es que Mur Oti,

la megalomanía y los excesos de Mur Oti dieron mucho que hablar,

y yo creo que la película

es una buena ilustración de las luces y las sombras

de esa figura a la que llamaban "El genio Mur Oti".

Por un lado, el texto con el que empieza la película

yo creo que es un poco afectado y ampuloso

pero luego, la tendencia al exceso que tenía el Mur Oti director,

le sienta muy bien a esta película

y a esta historia de un conflicto entre una mujer deseada

por todos los miembros de la comunidad,

pero que finalmente se sentirá atraída por el único objeto de deseo

que va a ser imbatible, que va a ser imposible para ella.

La tragedia, por definición, es catarsis y desbordamiento,

como bien demuestra una película bastante reciente

como "Las furias" de Miguel del Arco.

Y yo creo que podría decirse

que los espectadores que descubran la película esta noche,

no podrán olvidar el clímax emocional y absolutamente excesivo

al que llega la película.

Es importante ese pulso que la película mantuvo con la censura.

¿A qué tuvo que renunciar Manuel Mur Oti?

A pesar de todo, Manuel Mur Oti salió bastante vencedor de ese pulso.

Uno de los informadores de la Junta de Clasificación y Censura

en su informe acababa diciendo:

"no podemos censurar a Séneca".

Para ellos, para la censura, lo más problemático era justamente

que estaban obsesionados con que la figura,

que para ellos encarnaba una figura, pues eso, pecadora,

fuera de alguna manera sancionada moralmente.

-Tuve problemas, en principio, porque el argumento de "Fedra"

lleva implícito, naturalmente, el suicidio de ella al final.

Y yo quería que se suicidara.

Y la censura me dijo que esto era imposible.

Y entonces me mandaron a un sacerdote

que me dijo que quedaba muy bien, incluso sin que se suicidara;

que podía arrepentirse, por ejemplo.

Y yo le dije: "pero no es Fedra".

Quizá esta sea la película

en la que Emma Penella derrocha mayor sensualidad,

pero no podemos dejar atrás a Vicente Parra

que interpreta también un papel absolutamente apasionante.

Vicente Parra, "Fernando", que es el Hipólito de la tragedia clásica.

Ese personaje teñido de rubio platino y consagrado a la doma de caballos

nos puede parecer como una especie de extraña excentricidad

dentro de esa película,

y hoy lo percibimos como un personaje claramente homosexual,

algo que Mur Oti no podía decir de manera explícita en la película

y que tampoco los críticos de la época podían decirlo claramente.

Y es muy interesante ver todos los circunloquios y eufemismos

que utilizaban al hablar de esta figura.

-Tengo críticas que decían:

"Vicente Parra se ha equivocado al teñirse de rubio platino",

o "este chico por qué se tiñe de rubio platino".

Y yo me decía:

"pero serán tontos estos críticos".

O sea, creían que yo, un chico que empezaba,

tenía la fuerza suficiente para decirle al director:

"mire usted, que quiero hacer esta película

y me voy a teñir de rubio platino".

-Luego Emma Penella la verdad es que está desbordante de sensualidad

pero creo que es importante decir que no solo es un cuerpo voluptuoso,

sino que es básicamente un deseo

que transgrede contra las leyes de una comunidad

que es la comunidad que Mur Oti

define como oscurantista y tremendamente cerrada.

A fin de cuentas,

es una mujer que finalmente, a pesar de ser deseada por todos,

decide a quien entregarse, a pesar de que esa elección resulte trágica.

-Yo en "Fedra" conocí al director que ha hecho más por mí,

que es Mur Oti.

A mí Manuel Mur Oti es el que me ha dado seguridad en mí misma.

Me decía mucho, mucho, la palabra "hermosa".

Cuando íbamos a rodar un plano y yo ya estaba colgada de una peña,

entonces me decía:

"¡Hermosa!"

"Eres la Fedra más hermosa que podría haber soñado el Olimpo".

Y todas esas cosas...

Manolo Mur Oti, no sabes cuánto lo he recordado

y cuánto te lo he agradecido.

Hablábamos de "Fedra" como una tragedia intemporal.

¿Entronca, de alguna manera,

con el gusto de Manuel Mur Oti por el melodrama?

¿Qué momentos de la película destacarías tú?

La verdad es que en la película hay momentos

que son perfectas ilustraciones de lo que es el pulso trágico.

Esa persecución final de las mujeres del pueblo en el acantilado,

yo creo que es un momento puro de tragedia clásica.

Pero luego, por supuesto, hay mucho exceso

que también tiene que ver con el melodrama.

Otra escena inolvidable es la escena de los latigazos

con esas frases que suelta el personaje de Estrella como:

"llévame corriendo a tu lado como un perro".

-¡Átame a tu caballo, pero llévame!

-¡No sabes lo que dices, estás loca!

-Yo creo que podrían rivalizar con cumbres del melodrama sadomasoquista

como "La reina Kelly", de Erich von Stroheim

o "Duelo al sol", de King Vidor.

Para mí el exceso de la película realmente me gana y me deslumbra.

¡Qué grande era Mur Oti!

Gracias, Jordi.

El amor, el deseo, el pecado y la muerte

están en la "Fedra" de Manuel Mur Oti,

como lo estaban también en la tragedia de Séneca,

obra en la que está inspirada la película.

Os podemos asegurar que estamos ante una magnífica historia

que desafió a la censura española

para hablarnos de las pasiones humanas

de un modo descarnado y violento.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Fedra (presentación)

Historia de nuestro cine - Fedra (presentación)

07 mar 2017

Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.066 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios