www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4057560
Historia de nuestro cine - El disputado voto del Sr. Cayo (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad RTVE.

Para un político no es bueno ver demasiado ni demasiado lejos,

se dice en esta adaptación de la celebrada novela de Miguel Delibes

donde la sabiduría ancestral de la vida campestre dialogaba

con el seductor horizonte de posibilidades de la democracia.

En El disputado voto del sr Cayo,

Antonio Giménez Rico elaboró una particular puesta al día

de la alabanza de aldea y menosprecio de corte,

reflejando el desencanto de la Transición española.

¿Te acuerdas

de aquel viaje que hicimos con él durante las primeras elecciones?

¿De qué va ir hoy el rollo?

Lo de siempre.

Oye macho, y ¿a qué llamas tú lo de siempre?

Lo primero que debemos decirle es que estas elecciones,

la elecciones del día 15, son fundamentales para el país.

Ya.

Y qué va a votar.

Lo más seguro

es que vote que sí.

A ver si todavía vamos a andar con rencores.

Los amos y los jefes.

Pero, ¿usted no es jefe? -No.

Ciertamente no, sr Cayo.

Pero, va para jefe, ¿no?

El sr Cayo puede vivir sin Rafa.

Pero, Rafa...

no puede vivir sin el sr Cayo.

Qué tal, Jordi, buenas noches.

Muy buenas noches.

El disputado voto del sr Cayo es la segunda adaptación

que Giménez Rico hace de una novela de Delibes.

¿Hay mucha distancia entre la novela y la adaptación?

Pues la verdad es que hay una distancia sobre todo muy interesante,

porque Miguel Delibes escribe esa novela, la publica en el año 78,

justo cuando está recién estrenada la democracia española.

pero Giménez Rico no rueda su película hasta el año 86

y tanto él como Manuel Matji, el coguionista, decidieron jugar

con esa distancia temporal de una manera, yo creo, que muy productiva

y muy inteligente.

Manolo y yo estuvimos pensando la clave de la adaptación

y de repente un día nos preguntamos,

qué habría sido de aquellos 3 jóvenes políticos

que en el año 77 se lanzaron a hacer la campaña electoral

con toda la ilusión del mundo a conseguir votos.

Y respondiendo un poco a esa pregunta es como encontramos la clave

de la adaptación.

Por eso, la película narra toda la novela,

evidentemente, todo lo que es la novela,

pero hay un añadido nuestro que es un poco la evolución de esos personajes

al cabo de 9 años.

En la novela, Miguel Delibes no especifica

de qué partido político está hablando,

pero en la película sí que se desvela que es el PSOE.

La película cuenta el viaje de un diputado del PSOE

durante los días previos a las elecciones del 77

que viaja a una zona rural, a un pueblo apartado de Burgos,

para conseguir conquistar unos votos ahí en tierra tan remota.

¿Podríamos hablar un momento con el señor alcalde?

Yo soy el alcalde.

Lo que es el contenido de la novela de Delibes aparece en la película

en unos flashback que sí que están rodados en color,

entonces, bueno, esa distancia cromática establece

una especie de contrapunto entre el color esperanzador de esa democracia

que se abría con una posible utopía,

y luego el blanco y negro del desencanto.

Aquel viaje le abrió los ojos,

le hizo ver demasiado.

Para un político no es bueno ver demasiado.

La película también nos permite ver como muchas de las cosas

de los problemas que estaban por resolver

en esos primeros años democráticos, siguen siendo cuentas pendientes.

En ese sentido, toda la conversación en coche

en la que Lidia Bosch intenta hablar del patriarcado

frente a un Juan Luis Galiardo que siendo muy progresista,

no puede evitar que se reflejen inercias machistas en su discurso,

de repente es también muy curioso

porque seguimos un poco en el mismo territorio.

Hay que cambiar la mentalidad de una sociedad patriarcal.

Pero si hay un reducto de ese viejo patriarcado, ese está aquí Víctor,

en esos pueblos.

¿Cómo coño vas a llegar a ellos desde las Cortes?, di.

Tanto la presencia de Paco Rabal, como protagonista de esta historia,

como el sr Cayo, como la estructura narrativa de la película

nos remiten a otra película también basada en una novela

de Miguel Delibes, Los santos inocentes,

poco tiempo anterior a esta.

Sí, Los santos inocentes de Mario Camús, yo creo

que es una de las grandísimas adaptaciones de Delibes

a la gran pantalla.

En la adaptación cinematográfica, Paco Rabal se hacia cargo

de ese personaje inolvidable, de Azarías.

El sr Cayo es una figura completamente distinta,

a pesar de que Paco Rabal sigue manteniendo

la misma autoridad interpretativa.

Ahí me fascina, por ejemplo, la presentación del personaje,

con esa disertación sobre las abejas.

Déjelas quietas, no las hostigue.

Joder, no las hostigue, y si me pica.

Que han de picar, la abeja enjambrada no pica.

Se adentran.

Es alucinante.

Una vez que entra la reina, todas detrás.

El sr Cayo de la película es una sabio de terruño,

con un gran conocimiento y con perfecta armonía con ese ambiente

que justamente recibe la irrupción de estos emisarios políticos

que Delibes percibía, pues eso, como emisarios de un progreso

que él consideraba, como mínimo modulado así,

lo consideraba una opción equivocada.

Yo estuve en Valladolid viviendo todo aquel carnaval preelectoral,

las calles regadas de octavillas, la actividad de los partidos,

y a las 2 semanas justas, pues me encontraba en mi retiro de Sedano

y entonces aquel choque brutal, de aquel fervor y tal

que había visto la ciudad y aquella paz absoluta y aquella lejanía

con que se veían estos acontecimientos,

pues me inspiró la idea de poner en contacto estas dos culturas.

Sabrá usted que hay elecciones el día 15, ¿verdad?

Algo oí decir la otra tarde, sí señor.

Y aquí tenemos a Paco Rabal que está muy bien respaldado,

aquí también hay una..., un duelo interpretativo, por ejemplo,

con Juan Luis Galiardo que está estupendo también.

Una película con Paco Rabal parece que Paco Rabal imanta de repente

toda la atención, pero creo que en este caso se podría hablar

de un duelo de titanes, porque creo que está muy bien.

Además toda la película se estructura a partir del contrapunto

y el diálogo entre esos dos personajes.

Juan Luis Galiardo en el papel de Víctor

que es este político socialista que al conocer al sr Cayo

sufre una profunda crisis ideológica, está estupendo.

O sea, la manera en la que modula esta especie de arrogancia machista

y patriarcal del principio, con la fractura ideológica

que tiene al final, creo que es soberbio.

No sé lo que me pasa en estos últimos tiempos.

Todo por lo que he luchado y en lo que he creído se me va de las manos.

Y a su lado están Lidia Bosch

que es uno de sus primeros papeles importantes en cine,

y luego, Iñaki Miramont, al que le toca un poco el personaje

menos generador de empatía de todo el conjunto.

Yo no me estoy escornando de la mañana a la noche

para que la gente se muera de hambre, te lo prometo.

Para eso se bastaban los de antes.

Pero los dos suponen un muy buen contrapunto

a esta batalla de gigantes y a este duelo de autoridades

entre Paco Rabal y Galiardo.

Pues muchas gracias, Jordi.

A vosotros.

Decía Miguel Delibes que para hacer una buena novela solo necesitaba

un ser humano, un paisaje y una pasión.

El sr Cayo, pueblo castellano de Cureña y la política son

los 3 vértices sobre los que pivota El disputado voto del sr Cayo,

la segunda de las 3 novelas del escritor vallisoletano

que Giménez Rico llevó al cine.

  • El disputado voto del Sr. Cayo (Presentación)

Historia de nuestro cine - El disputado voto del Sr. Cayo (Presentación)

08 jun 2017

Clips

Los últimos 766 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios